Está en la página 1de 268
INTRODUCCION A LAS tecnicas de Investigacion social INTRODUCCION A LAS TECNICAS DE INVESTIGACION SOCIAL Por Ezequiel Ander-Esg eora quién se escribid este libro? Sobre el tema existen numerosas obras, pero ésta tiene uno particular signiti- cacién; es un MANUAL recl- mente INTRODUCTORIO es- crito con el pensamiento pues- to en los técnicos que reali- zon toreas en el compo del desarrollo social como AGEN- TES DE CAMBIO; es decir, esté dedicado especialmente o quienes ponen su énfasis en la PRAXIS, més que en io “in~ vestigacién pura’’ propiomen- te dicha. fl campo especifico del AGENTE DE CAMBIO —el asistente social en primer lu- gor y el trabajador social en ‘et sentido mds amplio— se sitde en el plano de le AC- CION, y es con vistas o eso ‘accién que debe realizar con frecuencio investigaciones y studios pora los cuales este libro le ofrece os elementos fundamentales. No se trata pues, de refinamientos en mu- chos casos inocuos, sino de ro @ una ACCION EFI- accion que adquiere a icada cuando tiene sen- tido de servicio. El contenido del libro es rigurosomente cientifico, pero seleccionado, elaborado y pre- sentodo en una forma didéc- tica muy clara, que ho de ser sumamente apreciada por los estudiontes y por cuantos ne- cesiten por sus tareas “‘intro- ducirse” en el tema de lo investigacién social “con fina- lidodes précticos inmediots. EZEQUIEL a a Doctor en Ciencias Politicas Profesor de la Universidad ae Argentina INTRODUCCION A LAS — TECNICAS DE INVESTIGACION | SOCIAL ae j 4 4. \ i a - . : i Primera Parte ALGUNAS CUESTIONES GENERALES ACERCA DEL METODO CIENTIFICO EN LAS CIENCIAS SOCIALES | CAPITULO 1 EL METODO CIENTIFICO 1, Coracteristicas del método cientifico. Si el conocimiento cientifico difiere del conocimiento vulgar por el modo de conocer y los instrumentos que utiliza, todo ello configura un_método; es oportuno entonces sefialar aquellas caracteristicas que suclen considerarse escnciales al mismo, He aqui las que nos parecen fundamentales, pero entendidas cada una de ellas en conexién y armo- nia con las otras. ~ . : a, Es fdctico: en cuanto se _cifie_a los hechos, es decir, tiene_una referencia cmpirica. Sin embargo, va més alla de los datos em- piticos, pero ‘/prescindiendo de consideraciones valorativas 0 ideo- légicas. Trasciende los hechos: si bien parte de ellos tal como son, me- .diante un “salto del nive] observacional al tedrico”, los trascien- de, “Los cientificos exprimen_la_realidad_para_ir mas alla de las, apariencias” (1). Seguin la conocida y repetida frase de Huxley, “aquéllos qué renuncian a ir. més alla de los hechos, raramente. obtienen otra cosa que Jos hechos”. ©. Se vale de Ja verificacidn empirica, para formular respuesta a los problemas. planteados y para apoyar “sus propias afirmaciones; s exis Constante confrontacién con la realidad que: lleva a una tizacién aun lo ya admitido, No cabe en el método cientffico lo que Merlau Ponty ha denominado el “dog- matismo del sentido comin”. i d. Esta permanente confrontacién hace que el método cientifico sea ademés, atitocorrectivo_y_progresivos ‘es_autocorrectivo en cuanto va_rechazando_o ajustando las_propia: clusiones; es progreivo_ya que af no Tomar sus eondlugones como inflibies y finales, est_abierto a nuevos aportes y a la utilizacién-de_nue- vos_procedimientos ‘y de nuevas técnicas. “As{ como la ciencia antigua tenfa la apariencia de algo completo, en la que Ja nocién ‘1 12 EZEQUIEL ANDER-EGG de progreso no era esencial, la ciencia moderna progresa hacia el infinito” (2). Podrla decirse que la ciencia es en algon modo un proceso. “La razén de ello es obvia, E) saber, Ja conclusién de les hechos de la ciencia, raras veces constituyen una verdad final.. Nuevas experiencias, datos adicionales como prueba, ¢ sons- tantemente los cambian” (3). : ae Sus formulaciones son de tipo general: la cosa en pericut ° el hecho singular interesa “en la medida en que éste es miem- bro de una clase’ o caso de- una ley; mas atin, presupone que todo hecho es clasificable y legal”. No se trata de que el métods Gientifico “ignore Ia cosa individual o el hecho irrepetible, lo que ignora es el hecho aislado" (4). Es objetivo en la medida “que busca alcanzar Ja verdad factica”, independientemente de Ja escala de valores y Jas creencias del cientifico. La objetividad no es —como se venfa diciendo— lo- grar el objeto tal como es, evitando Ia distorsién del sujéto que conoce mediante los cuidados correspondientes. Si Ja fisica cvdn- tica y el principio de incertidumbre manifiestan que 1a intcr- vencién del observador es Jo suficientemente importante como para no hablar de objetividad tal como se venfa entendicndo *, el problema se presenta més agudamente en Jas ciencias sociales. La objetividad en el sentido tradicional —objetivismo ingenuc— olvida que ‘todo conocimiento es asumido “desde” un sujeto que sirve como telén de fondo o receptor, y qué‘tiene una determi- nada estructura mental, determinada’ por su. procéso de sociali- zacién, por sw cultura, por sus concepciones y, valores. .E] cono- cimiento cientifico no emerge aislado y desconectado como un apéndice independiente de ‘la biografia del cientifico; la obje- tividad del método cientifico no puede prescindiy de su raiz existencial, En sutha:, un hecho es un dato real y objetivo. Pero es un dato que se da a alguien; y sf es dado es Yecibide, una” piedra no se da a una piedra; yn hecho se da a un espititu, Jo cual equivale a decir que es discernido y juzgado” (5). Esto nos Mleva a desechar Ia opinién expresada en algunos libros de me- todologia, segiin la cual es posible realizar un trabajo cientifico independientemente de los valores y sentimientos del hombre; decimos “desechar”, no porque no sea deseable, sino porque - Se ee ee ee eee eee eee eee ‘tdfica como estilo de BL MéTODO CIENTIFICO 13 se_puede ser objetivo tanto como lo permite la naturaleza hu- mana... ~~ 2, Elementos s del cientifico, El método cient{fico opera dentro de determinados marcos y con ciertos elementos que proporcionan los recursos ¢ instrumentos inte- lectuales con los cuales se ha de trabajar para construit el sistema ted- rico de la ciencia, estudiar ‘los hechos que son objeto de la misma y comunicar los descubrimientos. El_sistema conceptual, hipotesis, defi- niciones, variables ¢ indicadores, suelen ba- sicos del método cientifico. ~ aes eeeevee Hee Al sélo efécto “de facilitar su comprensién, podriamos representar graficamente los elementos basicos del método cientifico y sus relaciones con la teorfa y Ia realidad, en el siguiente esquema: TEORIA CONCEPTOS HIPOTESIS: " DEFINICIONES VARIABLES INDICADORES. REALIDAD SOCIAL a. El sistema conceptual. Sin conceptos, 0 para ser més prccisos, sin un_sistema -A>partir de un “backgraund” en el que se ordenan [as siste- ‘fiMizaciones tedricas que interesan a la investigacién, se formu- Jan los problemas ¢ hipétesis, se recogen los datos y se ordenan, sistematizan y analizan con tanta exactitud como sea posible. Para recoger datos utiliza los instrumentos adecuados que puede hallar, y emplea los medios mecdnicos que ayudan a Ja exactitud de la observacién humana y el registro y comprobacién de datos. — La investigacién es légica y objetiva, empleando todas las pruebas posibles pad eT contol cise de Tos datos recogidos y los prode- dimientos empleados. ‘ — La investigacién_intenta organizar los datos en _términos cuanti- tativos, en cuanto esto sea posible. — Por tiltimo, Ja investigacién, istra_y se expresa en un informe, documento o estudio. Se indica la metodologia utilizada, se docu- mentan las referencias bibliogrdficas, se precisa la terminologla utilizada, se reconocen los factores limitativos y se expresan los resultados registrados con la mayor objetividad, Esto conduce por Ultimo 2 Tas conchisiones y generalizaciones. 3. El campo de Ia investigacién social. Por lo dicho hasta aqui, nos resulta facil sintetizar los alcances de la investigacién social, para indicar el campo de la misma, Podemos decir resumidamente, que la investigacién social es 30. utilizando la metodologia_cientifica, imientos. en. ¢l campo de Ja realidad social. 24 BZEQUIEL ANDER-EGG Segan el American Journal of Sociology, el campo de la investiga- cién social sbarca: 1. Naturaleza y personalidad humanas. 2. Pueblos y grupos culturales 3. La familia 4. Organizacién social e institucién social 5. Poblacién y territoriales: b. ecologfa . La comunidad rural 7. La conducta colectiva: a, el periddico b. recreos, conmemoraciones, festivales 8. Grupos antagénicos y de ajuste: a. sociclogla de la religin b. sociologia de Ja educacién c, tribunales y legislacién d. cambio social y evolucién social 9. Problemas sociaies, patologia social y adaptaciones sociales. a. pobreza y dependencia b. crimen y delincuencia c. salud d. enfermedad mental e. higiene 10. Teoria y métodos: a. estudio de casos individuales b. teoria socioldgica e historia Este esquema hoy debiera ser “reajustado”, pero a los efectos de nuestro trabajo cumple con Ia finalidad propuesta de ilustrar sobre Jos campos de Ja investigacién social. 4. La reciprocidad de funciones entre teorie oa La teorfa y la investigacién empirica no son elementos contrapues- tos, puesto que la teorfa que no se basa en la realidad degenera fatal- mente en utopias, y la investigacién sin los “iluminantes contactos” de Ja teorfa acumula hechos sin darle significado alguno. Una teora explica la significacion de los hechos y las relaciones LA INVESTIGACION SOCIAL 25 existentes entre ellos, vale decir, los discieme y los juzga. Ninguna ciencia trabaja con hechos aislados, pues no hay hecho que tenga sig- nificado cientifico por si mismo. Cualquiera sea la_cs hechos y datos que se acumulen, éstos no producen_por sf mi: 1a_cién- cia; ésta sélo puede darse en_una reciprocidad de func vestigacién. Frente a_este_problema_los_socidlogos-se han_movido. —o: indica Mcrton— en_términos de _una_alternancia entre dos opuestas: — La hipersistematizacién de los que tratan de generalizar_y hallar cuanto antes el Gaming hacia Ta formulacién de leyes sociolégicas, bus- cando la gtandeza de las sintesis globales y huyendo de la “trivialidad” de la observacién_detallada. - —EI hiperfactualismo de Jos que no se n_ demasiado por descubrir las inferencias de sus investigacionés, confiados- y seguro’. de que_la_informacién que suministran es verdadera, Para el primer grupo —afiade Merton— Ja consigna parecerfa ser: “Nosotros no sabemos si lo’ que decimos es cierto, pero por lo menos es significative”, Para los otros, los empiristas radicales, el lema podria ser: “Esto és demostrable asi, pero no podemos sefialar su signifi- cacién”, : No basta decir, seguimos parafraseando ‘a Merton, que la investi- gacién y la teorfa deben unirse si se pretende que. la Sociologia pro- duzca frutos legitimos. No solamente deben ambas pronunciar votos solemnes de unién eterna; deben también saber cémo seguir adelante a partir de ese momento. Sus funciones reciprocas deben_ser definidas con claridad (2). : a. Funcién de la teorta respecto dela investigacién empirica. Los hechas, como Jo afirma Gurtvich, “no son flores que* brotan en los campos y no exigen mds que ser recogidos” (3), por el contrario, dentro del “totum revolutum” que presenta la realidad social, ‘es nece- sario saber qué se busca y hacia dénde se orienta la biisqueda; ello implica la necesidad de escoger a fin de no perderse en detalles y ele- git lo importante de‘lo accidental. : Tres de las principales obras(*) de, metodologia de la investiga- * Véanse las obras de Merton; de Goode y ‘Hatt; y de Selltiz, Jahoda, Deutsch, Cook. 26 EZEQUIEL ANDER-EGG cién social, resumen el papel dela teorfa respecto de la investigacién empirica, en las siguientes funciones: La teorfa orienta la investigacién: en cuanto : los hechos sig- nificativos que han de estudiarse y orienta Ja formulacién de. preguntas. Ofrece un sistema conceptual y de clasificacién: él anélisis concep- tual no es teoria, pero la teoria conduce a Ja elaboracién de un sistema concoptual que permite abordar Ia realidad y clasificar Tos hechos ob- servados. eee aera Sistematiza los hechos: mediante generalizaciones cmpiricas_y_sis- tema de Télac entre proposiciones; el. trabajo cientifico consiste al- gunas veces en la recopilacién’ de datos expresados en generalizaciones cmpiricas resumidos en interrelaciones teédricas, simples‘o complejas. Permite la prediccién de hechos: en la medida que cstablece uni- formidades y genéralidades, mas alld de los hechos particulares o singu- Jaces, se pueden conocer los factores que causan determinados hechos, en cuanto se crce_que esos Factores seran_hallados. en Ja nueva situacién. Aunque se trate de leyes probabilisticas o tendenciales, es posible pre- decir ciertos hechos. Por ultimo, la teorfa indica dreas no exploradas del conocimiento; ten cuanto la teoria resume el contenido de hechos € indica lo que no ha sido obseryado, puede sefialar una laguna del conocimiento o indicar la necesidad de que la investigacién ée oriente en la busqueda de hechos adicionales, b. Funcidn de la investigacién empirica respecto de la teoria. Si la base referencial de toda ciencia social positiva es la observa- cién, Ja investigacién de los hechos es inseparable de la teorfa. La in- vestigacién empirica no tiene solamente el papel de comprobar hipétesis como algunos todavia parccen presumir; por el contrario, le corresponde una parte significativa e insustituible en el desarrollo de la teoria, y cumple por lo menos tres funciones principales: Tnicia la teoria: es lo que Merton denomina el proceso “serenditi- co” (Serendipity pattern), Se da cuando en el_transcurso de una in- vestigacin, un dato inesperado (no previsto cuando se inicié Ja inves- tigacién), anémalo Cen _aparente incongruéncia’ con Tormillaciones te6- ticas vigentes), y estratégico (porque conduce a la formulacién_de nue- vas hipétesis y tiene implicaciones tedricas), impulsa a iniciat la teorfa. LA INVESTIGACION SOCIAL 27 Es lo que podria Hamarse descubrimiento casual y que algunos meto- délogos denominan “formas no planificadas de iniciacién de la teoria”. La investigacién Ieva a_la aceptacién, reformtlacién o rechazo de Reade’ eines ce eed ang la teoria: Ja verificacién empirica —que slo puede realizarse mediante Ja investigacién— es la que confirma una teorfa, la reformula dentro del mismo marco, o la rechaza_porque sus formulaciones no estaban ajustadas a los hechos; en“Gonsecuencia, no hay posibilidad de formu- lar una teoria que no involucre la investigacién. La investigacién empirica_permite esclarecer_la_teoria, arrojando Juz sobre aspectos. no ésiudiados 9 profundizando lo ya conocido, En resumen: Ja opinién vulgar contrapone -teoria y realida suelen utilizar expresiones como: ésta: “no sirve porque es una formu- Jacién teérica”, cuando en verdad si no sirve no es por ser teorfa, sino por ser una mala teorja; La ciencia se basa‘en una intrincada e insepa- rable relacién mutua ‘entre teoria y hecho, mediante Ja investigacién empirica. Mas atin, toda ciencia avanza en Ja medida en que se da ese proceso de realimentacién. (feed-back) entre teoria e investigacién. Para evitar lo que Wright Mills lama “la ceguera de los datos em- piricos sin tcoria y el vacio de la teoria sin datos empiricos” (4), el inves- tigador social debe “aceptar las responsabilidades del cicntifico: ver el hecho en Ja teorfa y la teoria en cl hecho” (5). Investigacién bésica e investigacion aplicado, Cuando, se habla de investigacién, se sucle_hacer wpa, distincién que algunos consideran arbitraria, pero que vamos a formular sin en- trar a discutir sobre su validez, pues la consideramos util; se trata de la diferenciacién de dos tipos de investigacién: la investigacién_bésica, nts ign. aplicada, denominada_también_pura_o fundamental, y Ta investiga constructiva o utilitaria, . La investigacion basica busca el progreso cientifico, acrecentar los conocimientos tedricos, sin’ intéresarse“directamenite en sus posibles apli- caciones © consecuencias prdcticas, es mis Formal y perslgue TS FENC- ralizaciones con vistas al desarrollo de una teoria basada en principios y leyes. Por su parte, Ja investigaciér. aplicada_guarda intima relacin con la_anterior, pues depende de los descubrimientos_v_avances de lg in- vestigacién basica y se entiqucce con ellos, pero se caracteriza_ por su 28 EZEQUIEL ANDER-EGG interés en Ja aplicacién, utilizacién y consecuencias practicas de los co- nocimientas, La investigacién aplicada busca el conocer para hacer, para actuar, para construir, para modificar; le preocupa 1a aplicacién inmediata sobre una realidad circunstancial, antes que el desarrollo de teorfas de valor universal; ¢s el tipo de investigacion que ealiza de ordinario el trabajador social. ears ——— BIBLIOGRAFIA CITADA EN EL CAP{TULO 3 1, BEST, John W.: Como investigar en educacién, Edit, Morata; Madsid, 1961. 2. MERTON, Robert: Teoria sooiolégicn e investigacién enrpirica. Cusderno de Sociologia N° 13. Instituto de Sociologia. Universidad de, Buenos Aires, 1961, 3. ue George: Tratado de sociologia, Edit. Kapelusz, Buenos Aires, 1964, 4. WRIHGT MILLS, La imaginacion sociolégica. F.C.E, México, 1961. 5. GOODE, W. y HATT, P.: Methods in Social research, Mc, Graw Hill, Booh. Co. New York, 1952. CAPITULO 3 ESQUEMAS © NIVELES DE INVESTIGACION. U DEL PROBLEMA. METODOLOGICO™ La distincién de difcrentes niveles 0 esquemas de investigacién, tiene particular interés al analizar el problema desde Ja perspectiva en que nos hemos situado en este trabajo, En efecto, el técnico ocupado en la accién social, necesita realizar determinado tipo de investigacién, pero la indole de su trabajo ro le exige —de ordinario— realizar estu- dios para la comprobacién de hipétesis. Duverger distingue tres niveles de investigacién: desctipcién, cla- sificacion y explicacién: Selltiz, Jahoda, ee y Cook hacen refe- rencia a tres esqu i vos o exploratorios, hipétesis causales: Nos vamos a atener a esta ultima distincién, ha- ciendo algunas consideraciones sobre cada uno de estos tipos de es tudios, 1 Est No siempre es posible iniciar el estudio de un aspecto de la realidad social si no se cuénta con una problemética suficientemente formulada; de ah{ la necesidad de estudios formulativos 9 exploratorios, lamados a veces inyestigaciones preliminares, Selltiz et. al., sefialan las siguientes funciones de este tipo de es tudios: — formular problemas; — desarrollar hipétesis; — familiarizar al-imvestigador con el fenémeno que desea estudiar; — aclarar conceptos; — establecer preferencias para posteriores investigaciones; — reunir informacién acerca de posibilidades practicas para evar a cabo investigaciones en marcos de vida actual; — proporcionar un censo de problemas considerados como urgentes ios formulativos o exploratorios. 29 30 \ BZEQUIBL ANDER-EGG por personas que trabajan en un determinado campo de las cien- cias sociales (1). El estudio exploratorio comporta dos aspectos principales: el estudio de Ja docum ién y | to con la problemética a estu- diar. Amibas tareas pueden realizarse simulténeamente, mas atin, en la préctica es probable que mientras se establecen los contactos directos se realice a la vez la busqueda de documentacién. No obstante, existen motivos que indicarfan como més conveniente consultar alguna docu- mentacién antes de hacer los contactos personales, pues el estudio de la literatura pertinente puede ayudar a planificar el trabajo evitando duplicaciones y entrevistas innecesarias, llamando la atencién sobre de- terminados aspectos 0 indicando de algtin modo las personas de interés para entrevistar. La investigacién preliminar se realiza, como hemos dicho, por los siguientes medios: “~ °° aoa ~estudio de la documentacién; -—contactos directos. Trataremos brevemente cada uno de ellos, a. Estudio de la documentaciéa- “Una de las formas més sencillas de economizar esfuerzos en yna investigacién, es el “‘repaso y recon: Tén_del trabajo realizado por otros" (2), La apelacién a las fuentes Tistéricas, a las ectadisticas oficiales y privadas, a los archivos, informes, estudios, y a todo tipo de docu- mentacién, es indispensable para el logro de los objetivos sefalados pre- cedentemente como funcién del estudio exploratorio, Por ello, “antes de comenzar una indagacién de campo deberd realizarse un minucioso examen de todas las fuentes documentales que sirven de soporte a la investigacién proyectada. Esto es importante a fin de evitar duplica- ciones de trabajo, para sugerir procedimientos de acceso, evitar ciertos errores, orientar la busqueda de informacién, etcétera. Ademiés, con a objeto de poder realizar estudios comparativos con investigaciones sobre el mismo objeto, es conveniente conocer los procedimientos seguidos em ‘otros casos”, El texto de Lundberg que acabamos de citar, es suficientemente claro acerca de la importancia de las fuentes documentales; el problema prdctico que suele ptesentarse al investigador es el de la localizacién de esas fuentes. Ello depende —afiade el autor citado— de las habilida deg del investigador, de su experiencia y capacidad para descubrir los ESQUEMAS © NIVELES DE INVESTIGACION 31 indicios que permitan ubicarlas. De los contactos con las personas po- drén surgir a menudo informaciones utiles sobre posibles fuentes, espe- cialmente privadas (familias antiguas de la comunidad, quizés descen- dientes de los fundadores, personajes representativos, etc.). ¢Qué utilizacién debe hacerse del material de documentacién?; ¢en qué medida es necesario recurrir a él? “La suma de material documen- tal aprovechable o apropiado variar4, naturalmente, de acuerdo con la indole de la investigacién. Un estudio sobre algun aspecto contempo- réneo de una pequefia comunidad local, como por ejemplo un examen de opinién publica, ha de exigir muy pequefia indagacién de fuentes documentales 0 -histéricas, salvo quiz4 la necesaria para hallar estudios comparables en otras comunidades que contengan sugestiones sobre métodos o resultados, Otros estudios, en cambio, como por ejemplo un andlisis de la tendencia de los salarios reales en un perfodo de 15 afios, o Ja evolucién de una institucién desde su fundacién hasta el presente, requerirdn una amplia investigacién documental”. “Ningun texto puede suministrar reglas detalladas para determinar qué datos son importantes pata un problema dado. La persona que formula y estudia un problema debe juzgar qué datos son competentes y apropiados para su solucién” (3). Principales tipos de documentos(*): entre los principales tipos de documentos que puede consular el investigador, mencionaremos los siguientes: — fuentes histéricas; — fuentes bibliogréficas; — fuentes estadisticas ; — informes y estudios; — material cartogréfico; — archivos oficiales; — archivos privados; — documentos personales; : a — la prensa; — documentacién indirecta Cobras literarias). b. Contacto directo con la problemdtica a estudiar. “Probablemente sélo una pequeiia parte del conocimiento existente, as{ como de la experiencia, se halla dispuesta en forma escrita” (4); de ello surge la necesidad de establecer contactos directos con quienes se ha- * Véase el capitulo 14 “La recopilacién documental”, 32 EZEQUIEL ANDER-EGG Jlan en condiciones de proporcionar informacién sobre el tema de es tudio del investigador. Esta labor consiste cn “ocupar el campo” con el fin de lograr una primera aproximacién al problema, mediante el contacto directo con el mismo. Esto se puede realizar bajo dos modali- dades. diferentes, que se denominan contacto global y contactos indi- viduales. ‘ El contacto global tiene por finalidad captar las caracteristicas.més salientes del hecho pot investigar, Por ét'sé logra “uita primera intuicién sintética” como la lama Lebret, que si bien no puede dar en modo alguno’ ni rigor cientifico, ni certeza, permite en cambio una impreg- nacién “del paisaje natural, econémico, residencial y humano”. Para ello es necesario —en el caso de estudiar una regién— observar el relieve, Ja vegetacién, “experimentar” en lo posible el clima, visitar las: explota- ciones agricolas y las industrias, observar la forma exterior de las vi- viendas y su acondicionamiento interior, descubrir la estructura’ de los centros urbanos y, si fuera posible, sobrevolar la regién en estudio, Si se trata de una comunidad que no es bien conocida porel inves- tigador en cuanto a costumbres, usos sociales, hdbitos de vida y modos de pensar, ser4 necesario visitar los mercados’ y negocios observando lo que compran los habitantes, asistir a fiestas y espectéculos publicos, bailes, oficios religiosos, participar en la vida cotidiana de una familia, y estable- cer contacto con los medios més dispares, no como observador pasivo, sino participando en la medida que Jo permitan las citcunstancias en la situacién que se trata de estudiar. Sin duda, esta tarea de observacién multiple se veré muchas veces limitada por razones de tiempo, lo cual es de \amentar. La amplitud y profundidad de este dependeré, de todos modos, del objeto y 4mbito_ menor conocimiento que el investigador_posea chos que estudia, de los medios con que se cuente y, como hemos dicho, del tiempo de que se disponga (5). Finalmente, queremos hacer tres tecomendaciones de tipo general que nos sugiere la obra de Lebret, a saber: — conviene hacerse acompafiar por una persona del lugar que se estudia, evitando que sea siempre la misma para no ser influen- ciado en un solo sentido, lo cual distorsionaria la observacién; como es frecuente realizar investigaciones para organismos oficia- les, la persona que acompajia al investigador suele pertenecer a una institucién vinculada con el tema que va a estudiar, por ello hay que buscar el camino para ver otras cosas que las que nos quieren mostrar; ESQUEMAS O NIVELES DE INVESTIGACION 33 — se aconseja utilizar un cuaderno o libreta de notas, y, en lo po- sible, recurrir a dispositivos mecanicos (maquina fotogrdfica, fil- madora, grabadora magnetofénica, etc.) ; — todo este trabajo preliminar de “impregnacién” de la realidad debe ser realizado “con atencién pero sin tensién”, pues no se trata de-Ilegar a un conocimiento exhaustivo de la realidad, sino de percibir sus caracteristicas y estructuras més salientes, elabo- rar las primeras grandes hipétesis de la investigacién, y elegir y delimitar el posible contenido de los formularios; si es posible se procederd a la eleccién de datos pertinentes y a una cierta sistematizacién de los mismos. Los contactos individuales quizs hayan podido establecerse en el transcurso dél contacto global en la peagen personas representa- tivas de la comunidad, acompafiantes de observacién, etc, En general las fuentes de informacién mds importantes y utiles son los lderes de diferentes niveles, los funcionarios y técnicos de la administracién pu- blica, los ditigentes de las fuerzas vivas y los especialistas vinculados con el tema de investigacién. En muchas circunstancias conviene realizar entrevistas individuales con dirigentes politicos y responsables politicos de Ta administracién pu‘ blica; ‘ells permed establecer la “factbilidad” no técnica, sino politica de la aplicacién de la investigacién que se va a realizar. Es frecuente que se cOntraten trabajos de investigacién, que los mismos responsables de la administracién publica que los han encomendado —o al menos han fitmado el contzato— no tienen intencién de poner en practica, Si se tuviese en cuenta esta recomendacién los trabajos de investigacién serian mucho més realistas. En estos contactos individuales, no se trata de “conversar” con personas que se supone representativas; el didlogo debe estar encauzado a la, ob- tencién de determinada informacién, manteniendo al mismo Sempo la necesaria flexibilidad™pata que las personas interrogadas puedan intro- ducir una problemética diferente a la planteada por el investigador, Los contactos en mesa redonda conviene realizarlos después que se haya establecido relacién directa con diversas personas. El conocimiento de las mismas permitir4 reunir un. grupo integrado por especialistas en un determinado aspecto, o bien por individuos capacitados o experimen- tados para aportar datos € informacién sobre alguno de los problemas que interesa indagar. En estas reuniones de mesa redonda, con la parti- cipacién de 15 a 30 personas, segiin las circunstancias, se trataran cuestio- nes que interese conocer con cierto detalle. En la medida de lo posible 34 EZEQUIEL ANDER-EGG —y esto es muy conveniente— las preguntas se formularén por escrito y con suficiente antelacién. Si la actitud de los: participantes lo permite, se les puede solicitar concurrir con un breve informe escrito sobre el terna que ha de tratarse y proporcionar la documentacién e informacién que tengan disponible. Las instituciones y los organismos gubernamentales suelen poseer mucha documentacién que sdélo exige un examen critico y una sistematizacién y andlisis adecuado para que adquiera validex en funcién de ciertas investigaciones. 2. Estudios descriptivos. Consisten_fundamentalmente en describir un fenémeno o una si- tuacién, mediante el estudio del mismo en una circunstancia temporo- espacial determinada, “Una gran cantidad de investigacién social se ha ocupado de la descripcién de las caracteristicas de las comunidades. Una puede estudiar la gente de una comunidad: su distribucién por edades, su origen nacional o racial, el estado de su salud fisicn o mental, nivel cultural que poseen —la lista podria ser extendida indefinidamente. Otra investigacién puede estudiar Jos servicios comunes y su utiliza- cién: las condiciones de alojamiento, en qué extensién se utilizan las dibliotecas, el indice de cyiminalidad en varias vecindades —de nuevo la lista es interminable, Se puede tomar como objeto, describir a estruc- tura de Ja organizacién social en la comunidad, o las formas principales de conducta..., otro extenso cuerpo de investigacién se ha octipado de la estimacién de la proporcién de personas que en una determinada poblacién mantienen ciertos puntos de vista o actitudes o actian en cierto sentido... Otros estudios se ocupan de predicciones concretas. . .; y otros, del descubrimiento o comprobacién de la probable -asociacién de variables” (6). Sin ser exhaustiva, esta lista nos da una idea de los diferentes tipos de investigaciones descriptivas que pueden realizarse, casi todas ellas de interés directo’ para el trabajo social. Los estudios formulativos o exploratotios y los estudios descriptivos son Jos dos niveles en los que habitualmente han de trabajar quienes estén preocupados por Ja accién, puesto que permiten elaborar un marco de estudio a partir del cual se deduce una problematica ulterior, o bien formular un diagnéstico con el fin de conocer carencias esenciales y su- gerir una accién posterior. ESQUEMAS O NIVELES DE INVESTIGACION 35 3. Estudios de comprobacién de hipétesis cousales *, Aqui nos encontramos en el nivel de la explicacién, cientifica y con- secuentemente de la previsién. La explicacién conduce a Ja formulacién de leyes, pero ello sélo es posible, “en los sectores mas avanzados de la investigacién, que en las ciencias sociales, todavfa subdesarrolladas, son poco numerosos” (7). Como es obvio, e] trabajador social —por la indole de su tarea— no ha de trabajar a este nivel, ello no obsta para hacer algunas referencias al tema. La relacién causal —en cuanto orden de sucesién determinado— nos plantea el problema del determinismo social. Como bien lo sefala . Duverger, en la ciencia no se habla de deterininismo causal, si se da A (causa) se dard B (efecto); sino del determinismo funcional, en el cual las relaciones entre fenédmenos “son anélogas a las relaciones que en- Jazan dos variables de una funcién: a todo valor de x corresponde un valor de y”. Se ha introducido también {a nocién de determinismo “'sto- cdstico”, a cada valor de x corresponde una serie de valores de y que van de un méximo a un minimo, sin posibilidades de prever qué valor se dar4 en cada circunstancia” (8). Esta modalidad de las ciencias sociales contemporaneas, en el an lisis de las relaciones entre fenémenos, es paralela con 1a superacién de la 6ptica unileteral de explicar Jos fendmenos por un solo factor. Asi aparece la terminologfa de las condiciones necesarias y suficientes; con- diciones contribuyentes, condiciones contingentes y condiciones alter- nativas, : “Una condicién necesaria, como el término implica, es la que” debe ocursir si el fenémenio del que es “causa”, se da-en efecto. Si x ef'una condicién necesaria de y, entonces y nunca se dar4 a menos que ocurra la condicién de x...”. ae “Una condicién suficiente es la que siempre es seguida por cl fe- némeno del que es “causa”. Si x es una condicién suficiente de y, siem- pre que se dé x ocurriré y...”. “Una condicién puede ser a la vez necesaria y.suficiente paca la ocurrencia de un fendmeno. En tal caso, y nunca se daré a menos que x ocurra, y siempre que x ocurra también se dard y. En otras palabras, no habré ningiin caso en que x o y aparezcan solos... .”. “Una condicién contribuyente es la que aumenta las probabilidades de que ocurra un determinado fenémeno, pero no lo hace seguro. . Las condiciones bajo Jas cuales una determinada variable es causa * Véase en el capitulo 6 Jo referente a la formulacién de hipétesis. EZEQUIEL ANDER-EGG contribuyenie de un fenomeno dado, son Iamadas condiciones contin- gentes... El conocimiento de la multiplicidad de causas contribuyentes Neva también a un interés por las condiciones alternativas que pueden hacer mas verosimil la ocurrencia de un fenémeno...” (9). 4. Ubicocién del problema _metodolégico, Un hecho frecuente en el campo de la investigacién social, que podrfamos extender a todo el campo de las ciencias sociales, es la no explicitacion de los supuestos de que se parte, Supuestos que rebasan el marco de la ciencia misma y su quehacer investigativo, Esta simaciéu es bien palpable particularmente en ¢l problema metodoldgico que, en Ultima instancia, cuando se lo examina con espiritu critico, conduce a la Filosofia. En efecto, los problemas metodoldgicos tienen un nivel me- tafisico y un nivel propiamente técnico, Por cierto que las ciencias sociales, como todas las ciencias parti- culares, si bien se apoyan en supuestos que son propios de a filosofia, deben prescindir en su seno de toda-vonsideracién filoséfica. La Socio- logia —y esto vale para las otras disciplinas sociales— no es “cristiana”, ni “marxista”, no es “tomista’, ni “cartesiana”, ni “existencialista”. Como ciencia puramente empirica que estudia la realidad tal como se da, no debe tener ninguna connotacién religiosa, filos6fica 0 ideolégica. Sin embargo, nada de ello obsta para reconocer que las ciencias sociales parten de supuestos que ellas mismas no pueden justificar, supuestos que existen aun cuando se niegue.toda metafisica y toda filosoffa, “El saber cientifico es saber con supuestos, el saber filosdfico no sélo carece de supuestos, sino que dedica gran parte de su esfuerzo a Ja dilucidacién de los supuestos cientfficos” (10). El problema de la metodologia —que es el que aqui nos ocupa— es un problema que ‘leva implicito “indagaciones de cardcter gnoseolé- gico, metaffsico y aun de concepcién del mundo” (11). Para ubicar el problema metodolégico tenemos mos que tomar cia de cinco clases de implicaciones, saber: a. Las im tologico, que se refieren a la naturaleza del objeto soci de realidad que ees la sla idad social. Estas implicaciones condicionan a Tas demés, “Si un“imé- todo es, en efecto, un modo de acercarse a Ja realidad, la concepcién de la realidad seré determinante para el método” (12). Es lo que hace Durkheim en las “Reglas del método sociolégico” en Jas que, antes de indagar el método que conviene para el estudio de los hechos. sociales, establece qué es un hecho social. ESQUEMAS © NIVELES DE INVESTIGACION 37 b, Las implicaciones de caracter_gnoseoldgxo, 9 la aptitud para el conocimiento cientifico, que establecen o determinan las relaciones ‘entre idad y el. pensamiento, 0 conocimiento en general. c. Las implicaciones de cardcter légico, que se refieren a los mé- todos propiamente dichos, esto es, a los caminos y procedimientos del espiritu humano que desde un punto de vista general se, siguen en el conocimiento cientifico. Las implicaciones epistemoldgicas, que se refieren a la estructura formal de las ciencias, incluyendo las del hombre y naturalmente a las ciencias sociales, Estas implicaciones atafien a los fundamentos de la metodologfa, ilustfacién histérica de los temas, la verdad cientifica, etc., pero aplicados —como lo advierte Germani— “a lo ya producido, al fruto de fa experiencia cientifica, tal como se ha dado y se est4 dando en este momento, Se tratard siempre de un anflisis critico referido a un cuerpo que ya existe, y que s6lo en tanto existe puede ser tomado como objeto. Ahora bien, Jas discusiones epistemoldgicas que se realizan en ambientes intelectuales en que existe ya una tradicién y una actividad cientifica real, que ha alcanzado cierto volumen y que, sobre todo, po- see ya la capacidad de lo que podriamos Hamar “desarrollo autososte- nido”, adquiere sentido por completo diferente del que suelen recibir en aquellos lugares donde, por el contrario, la actividad cientifica con- creta (productiva y no sdlo critica), no existe o es apenas inci- piente” (13), e. Las cuestiones bdsicas_o. de fundamenio-de las ciencids sociales en cuanto tales, Las implicaciones a que hemos hecho referencia mas arriba, configuran dentro de las ciencias sociales, cuestiones que se re- fieren a sus bases o fundamentos y principios cientificos: esfera de los objetos propios, campos de trabajo, naturaleza, limites, problemas; al- cance, limitaciones, indole y posibilidades del conocimiento social, etc. Importancia de los fundamentos en las Ciencias sociales En todas las ciencias sociales las cuestiones basicas precedentemente sefialadas son de gran importancia —siempre que haya actividad cienti- fica real, repetimos con Germani—, porque de la respuesta que se dé a ellas depende la estructura de la ciencia, sus limites, sys problemas, la conexién entre éstos, los métodos y, naturalmente, el progreso y los resultados cientificos. Muchas ciencias han trabajado con los mismos fundamentos durante siglos (la Fisica clasica, Ja matematica, la biclogia, etc.), hasta que los investigadores se han puesto a revisar criticamente 38 EZEQUIEL ANDER-EGG estas cuestiones bdsicas o de fundamento de sus respectivas ciencias, aguijoneados por problemas y estados criticos insolubles, La correccién de esos fundamentos, su reemplazo’ por otros, ha traido gran fecundidad en la investigacién cientifica y, muchas veces, el cambio de la estruc- tura formal de una ciencia (la reforma einsteniana, la de Lobachevski, la de la \égica simbélica, ete.). Son todas éstas —las cuestiones referentes a los fundamentos— pro- blemas de Ja mayor importancia, Si la Sociologia, por ejemplo, es todavia una ciencia inmadura, inquieta, es porque no ha conseguido ain dar una respuesta estable a aquellas cuestiones, y también —aunque parezca paraddjico— porque se han gastado muchos esfuerzos y energias en las “cuestiones previas”, en lugar de hacer sociologfa. 5. , be distincién entre métodos y técnicos. cet geese sees Ubicado el problema metodoldgico como cuestién que rebasa el campo propio de las ciencias sociales, creemos necesario distinguir dos conceptos diferentes que a menudo se usan indistintamerne: método y* técnica. eee ae cane EE a. Método, Método significa el camino a seguir mediante una serie de opera- ciones y reglas prefijadas de antémano aptas para attamzar-et-resultado propuesto. “E] método se halla ya inclate @ el mane iaber vulgar, pero es en el cientifico y el filoséfico donde alcanza su madurez. El método del saber vulgar es un método donde la regla se halla reducida a su minima expresién y no alcanza casi nunca ‘més que un fin muy circunscripto y limitado; el método cientifico y filoséfico, en cambio, procura establecer firmemente los procedimientos que deben seguirse, el orden de las observaciones, experimentaciones, experiencia y razona-~ mientos y Ja esfera de los objetos a los cuales se aplica” (14). b. Técnica. La técnica no es el camino-camo e} método, sino el, arte o manera de recorrer ese camino. El sentido que aqui le damos, es él” propuesto™ por el socidlogo Alfred Espinas, designando con esta palabra, “como lo hacfan los griegos, las prdcticas conscientes y reflexivas en cierto grado en oposicién con las practicas simples o costumbres que se establecen esponténeamente anteriores a todo andlisis” (15). ESQUEMAS © NIVELES DE INVESTICACION 39 La confusién entre uno y otro concepto —“que es prueba de ung peligtosa indjgencia conceptual— es algunas veces indice de forma- lismo operatorio y de una lamentable separacién entre la teorfa y la prdctica sociolégica” (16). BIBLIOGRAFIA CITADA EN EL CAP{TULO. 4 SELLTIZ et al: Métodos de investigacién en las relaciones sociales. Rislp. Madrid, 1965. . Idem. LUNDBERG, George: Técnica de la invectigacin social.. F.C.E., México, 1949. DUVERGER, Maurice: Método de las ciencias sociales. Ariel, Barcelona, 1962. LEBRET, Luis: Manual, de la encuesta social. Edit, Rialp, Madrid, 1961. SELLTIZ ‘et al: Op. cit. DUVERGER, Maurice: Op. cit. Idem. SELLTIZ et al: Op. cit. ' . ROMERO-PUCCIARELLI: Op. cit. FERRATER MORA, José: Diccionario de Filosofia. Ed. Sudamericana, 4* ed, 2958. Idem. . GERMANI, Gino: La sociologia en la América Latina, Problemas Y pers pectivas. Eudeba, Buenos Aires, 1964. FERRATER MORA, José: Op. cit. ESPINAS, Alfred: “Les origines de la technologie”, en Revue Phlowphique, Parfs, 1890, GRANAL, George: “Técnicas de investigacién social”; en Tratado de Sociologia, dirigido por George Gurtvich. Ed. Kapelusz, Buenos Aires, 1962, CAPITULO 4 LA MEDICION EN LAS CIENCIAS SOCIALES 1. Mateméticos y ciencias sociales. La preocupacién por el estudio matemético de los fenémenos so- ciales es de vieja data: en el siglo XVII Spinoza, Descartes, Leibnitz, Siissmilch, més tarde Malebranche, Hobbes, Quételet y otros, trabaja- ron en la cuantificacién 0 medicién de los hechos sociales. A fines del siglo XIX, Francis Galton y Karl Pearson dan particular impulso a esta corriente. : Ya entrado el siglo XX, el reconocimiento de que la aplicacién de Ja matemética ha hecho posible —particularmente en las ciencias F{sico- naturales— gran parte de Jos adelantos e invenciones cientificas, el deseo de precisién y la preocupacién por eliminar Jas afirmaciones sin con- tenido, dio nuevo auge al problema de la medicién en las ciencias socia- Jes, Cabe mencionar en particular los nombres de Moreno y Lewin, los neo-positivistas Lundberg y Dood y el ala matemitica de esta ul- tima corriente que ha !legado indudablemente a la “metroman{a”, situa- cién que ha merecido agudas criticas de Pitirim Sorokin. “Durante las ultimas décadas —dice Sorokin— con detrimento de las ciencias psico- sociales, esta preocupacién metrofrénica ha progresado rapidamente en el campo de los estudios psico-sociales y amenaza ahora anegar en sus sombrias aguas muchas investigaciones no cuantitativas, asi como mu- chas que son realmente cuantitativas. Actualmente la matea es tan alta que se puede llamar con toda propiedad la edad de la quantofrenia y de Ja numerologia. Esta enfermedad se manificsta en muchas formas y en cada regién de la sociologia, psicologfa, psiquiatrfa y antropologia” (1). En las actuales circunstancias las exageraciones se han atenuado; dificilmente se afirma que “no hay verdad cientifica sino en aquéllo que puede cuantificarse”, y pocos podrén sostener con Lord Kelvin, como Jo hacia a fines del siglo pasado afirmando: “cuando uno puede , medir y expresar numéricamente lo que dice, conoce algo de ello; pero mientras no pueda uno medir nj expresarse en nimeros, su conocimiento es escaso y poco satisfactorio”; o con Lundberg, que en 1936 afirmaba 41 42 LA MEDICION EN LAS CIENCIAS SOCIALES que “la generalizacién cientifica es siempre y necesariamente cuantita- tiva”. Sin embargo, es igualmente dificil que se encuentre un cientffico social que no utilice Jas mateméticas y no considere oportuno medir todo. aquello que es medible y no procure perfeccionar Jos instrumentos y técnicas existentes, 2. Qué es medir En términos generales, la medicién consiste en Ja recopilacién de datos y su utilizacién mediante “el empleo de una serie de normas adop- tadas. Esto no repre‘enta mayores inconvenientes si se trata de medir Jos aspectos materiales y morfolégicos de Ia sociedad, ntimero de habi- tantes, edades, profesiones, viviendas, etc.; la dificult€d aparece cuando se desea expresar numéricamente aspectos mAs evanescentes: opiniones, actitude:, preferencias, intereses, idcales, sentimiento$ o prejuicios de un determinado grupo o colectividad. Mucha discusién inutil acerca del problema de la medicién en Jas ciencias sociales, se ha Cerivado por no haber precisado previamente que se entiende por medir. Una acepcién mds moderna de Jo que es medir permitiria salvar muchas dificultades, Wehl, por ejemplo, expresa que el unico aspecto decisivo de todas las mediciones es Ja representacién simbolica (2); los nameros no son de ninguna manera Jos tnicos sim- bolos utilizables, aplicables a objetos de acuerdo con normas, Partiendo de csta concepcién podria afirmarse que lo cualitative puede expresarse simbélicamente v que, por Io tanto, los fendmenos sociales que no ad- miten la expresién numérica pueden ser mensurables en forma simbs- lica. Con este alcance la médicién no es otra cosa que una forma de observacion; en otras palabras, la ciencia es cuantitativa porque se basa en observaciones registradas y representadas en simbolos. En conse- cuencia, medicién y cuantificacién na es Jo mismo; la cuantificacién es una de las modalidades de la medicién. A pesar de esta distincién. se nos plantea un interrogante: , se dedican a la recoleccién y elaboracién, de datos estadisticos. “El uso de los datos estad{sticos disponibles requiere que el sientifico social se familiarice con las mejores fuentes conocidas de tales datos y ecuda con cierto espiritu ingenuo al descubrimiento de otros materiales menos condeidos” (3), - ¢. Los informes y estudios. Juntamente con las fuente: estadisticas, este tipo de documento suele cons- LA RECOPILACION DOCUMENTAL 135 tinsie una de las fuentes més importantes 2 la que debe y puede recurir el investigador. Los informes, estudios 0 encuestas que son de la misma indole que Ja investigacion proyectada, proporcionan un elemento de comparacién y ua punto de partida de-gran vegan widen. d. Las memorias o anuarios de los Ministerios. Es muy frecuente en los patses latinoamericanos que los diferentes Ministerias y Secretarfas de Estado, presenten memorias anuales en las que se bace un inven- tatio de las diferentes actividades realizadss: fa informacién que suelen tence las memorias es sumamente amplia y de utilidad, con una documentacién de primer orden para el esnidio de jroblemas del desertollo econémico y socal. ¢. Los diarios de sesiones de los Congresos. Los debates parlamentarios que contienen los discursos de sesiones, no sélo seen ta diferentes xetaiones goles y el aivel de los guns y smu dores, sino también la evolucién de los. diversos partidos, las preocupaciones domi- nantes en Ja vide de un pals, y otra serie de aspectos, todos ellos de utilidad para investigaciones, peincipalmente del campo de la ciencia politica. £, Archivos oficiales. De ordinario poco asequibles, los archivos oficiales podrian ser una fuente de Primera mano para realizar investigaciones, Duverger dice que las ciencies sociales ~y especialmente la ciencia politica arian grandes progresos si lox archivos oficiales pudiesen disponerse libremente, Las memorias sélo suplen parcialmente Ja documentacién de los archivos. g. Archivos privados. Se hellan en instituciones de orden privado Csociedades, partidos politicos, clubes, centros, cimaras, etc.), o bien en domicilios perticulares. Los hombres que han tenido una destada actuacién en la vida piblica o intelectual suelen disponer de importantes arcinvos, El problema ests en que los archivos privados no siempre resultan accesibles y | ‘a veces presentan el inconveniente de ser par- ciales incompletos. h. Documentos personales. pape oa, se Led especialmente cuando se realizan sarong psico-social; los corrientes son las cartas personales, autobiograties, asa rae acontccimientes familiares, diatios, cuadernos personales, etc. ‘i, La prensa. La prense escrise (diatios, revistas, semanatios, etc.), representa un medio eficaz y de facil consulta para el investigador. Por une informacién de) de uns localidad, provincia 9 pats See anda a ee archivo del diario), sel snes ta ecoreae a eloceseaased ees as ee pablico a través de Jas ediciones del momento, Para esto ditimo también es util Je zadio y In televisisa. 136 EZEQUIEL ANDER-EGG j. Material cartogrdfico. La existencia de este material seré miy varieble segin el lugar donde se realice, la investigacién y en la medida de la amplitad territorial que abarque Ja misma. En pequedas poblaciones no sexk posible hallar mapas 0 o planes locales y mucho menos aquellos que ilustran sobre aspectos esenciales de orden técnico, El material cartogritico necesario variard segiin el tipo de investigacién que se realice. Entre los mapas més importantes que pueden consultarse figuren los siguientes: —mapa con divisién politica y administrativa; — mapa orogrifico; — mapa hidrogrifico; ~mapa de relieve (con cutvas de nivel); ~mapa climatolégico (con isoyetas, isobaras e isotermas); — mapa cxolégicns s — mapa —mapa de Gensidad de poblacién; —mapa de red de comunicaciones; — mapa cor indicacién de cultivos, modo de ocupacién del suelo, formas de tlizacién del suelo, etc. k. Documentacion indirecta. Son aquellos documentos que sin referirse directamente a cuestiones sociales, “son susceptibles de proporcionar indicaciones ¢ incluso de permitir situar mejor os aspectos secundarios de las cuestiones estudiadas” (4). Se incluyen bajo este acdpite, las obras litcrarias, principalmente la denomi- nada literatura social. 3. Fuentes primarias y fuentes secundarias. Al efectuarse una recopilacién documental se puede recurrir a fuen- tes primarias —las que proviencn de organismos que han realizado las + observaciones—, o a fuentes secundarias, cuando se recurre a datos ya publicados o que, sin haber sido publicados, fueron recopilados origina- tiamente por otros. La importancia de esta distincién gstriba en el crédito y confianza relativa que merecen Jos datos de esios dos tipos de fuentes. Las fuen- tes primarias ofrecen la garantia de Ja institucién o investigador respon- sable de Ja recopilacién; las fuentes secundarias “estén sujetas 2 error en proporcién a Ja distancia de su alejamiento de la fuente primaria. Los meros procesos de transcripcién, reimpresién, copia, etcétera, dan oportunidad para errores involuntarios. Ademés, en las fuentes secun- darias existen casi ilimitadas oportunidades de que se produzca el mal uso de las fuentes primarias, mediante varias manipulaciones: presenta- cién parcial dictada por prejuicios, reordenaciones, olvido de considera- . LA RECOPILACION DOCUMENTAL 137 ciones de comparabilidad, olvido de condiciones calificativas contenidas en Jas fuentes primarias, etcétera”. Lo dicho pone de relieve la necesidad de analizar detenidamente Jos dates que se utilizan en un estudio cient{fico, “Si los datos son ex: trafdos de una fuente secundaria —sigue diciendo Lundberg— el pri- mero y més satisfactorio método de verificarlos es compararlos con 1a fuente primaria, cuando pueda disponerse de ella, Cuando la fuente ptimaria no est4 a nuestro alcance, tenemos que aplicar a las fuentes se- cundarias los mismos principios de critica que aplicariamos a las fuen- tes primarias” (5). 4. Examen eritico de las fuentes documentales, No basta con reunir documentos e incorporarlos al conjunto de datos recopilados, es necesario juzgarlos. La utilidad del examen cri- tico de la fuente de datos es més grande en las ciencias sociales que en otras disciplinas, en razén de que los instrumentos y medios de reco- pilacién son més imperfectos y ofrecen mayores posibilidades de error. Es indispensable —como Jo indicamos en un pardgrafo anterior~ recurrir a las estadfsticas oficiales y privadas, a los archivos, a la prensa y a todo tipo de documentos, pero todo ese material nos plantea el si- guiente problema: ¢Qué garantia o validez nos oftecen esos docuinen- tos? El investigador social, sea que utilice una fuente primaria o una fuente secundaria, debe tomar una serie de precauciones para establecer lo més claramente posible el valor de las fuentes documentales, Cuando se trata de fuentes estadisticas 0 encuestas, la interpretacién adecuada de los resultados requiere a menudo un conocimiento de las circunstan- cias no registradas que rodean a Jos hechos anotados. Por este motive conviene plantearse, entre otras, las siguientes preguntas: — éFue impercial el organismo recopilador,’ o tenfa algin fin interesado? Es conveniente recordar que la parcialidad puede ser consciente 0 incons- ciente, y que en ciertos casos algunos organismos tienen preferencias per- sonales o de grupo, 0 estan lisa y Nanamente al servicio de determinadas intereses Cecondmicos, politicos, 2tc). y buscan influir sobre la opinién publica mediante la publicacion de resultados parciales o falseados. —Si la enumeracién se basé en la muestra, dera ésta suficientemente repre; sentativa? ¢) 4) Ventas Suma de Promedio Meses (milesde Bs.) 12 meses de peres movil E 10,5 F 10,0 M 102 A 10,6 M 4 J 1g 411 j 120 1441 142.6 11,88 A 12,5 1473 145,7 12,14 8 12,7 150,1 148,7 12,39 ° 12,9 1523 15,2 12,6 N 12,9 153,9 153,1 12,76 D 13,5 154,8 154,35 12,86 1964 a) b 3) a) Ventas Suma de Promedio | Promedio Meses (milesdeBs) 12 meses de pares mévil E 135 1556” 155,2 12,93 F 13,20 156.2 155,9 12,99 M 13,0 1565 156,35, 1303 A 128 3568 156,65 13,05 M 13,0 157,2 157,0 13,08 J 12,8 157,9 157,55 13,13 J 12,8 158,7 158,3, 13,19 A 13,1 159,5 159,1 13,26 s 13,0 160,0 159,75 13,31 ce) 13,2 160,9 160,45 13,37 N 13,3 161,4 16h 1S 13,43) D 142 161,9 161,65 13,47 194 EZEQUIEL ANDER-EGG 1965 ) b) ° ad Ventas Suma de Promedio Promedio Meses (miles de Bs.) 2 meses de pares mévil E 143° 162,3 162,1 13,51 F 140 162,8 162,55 13,55 M 13,5 163,7 163,25 13,60 A 13,7 164,5 1641 13,68 M 13,5 165,2 164,85 13,74 J 3 166,1 165,65 13,80 J 13,2 166,8 166,45 13,87 A Bg 167,8 167,3 13,94 s 139 169,1 168,45 14,04 oO 14,0 170,0 169,55, 14,13 N 140 171,1 170,55 14,21 D 15,1 172,2 171,65 1430 1966 a) b) ° 4) Ventas Suina de Promedio Promedio Meses (miles deBs.) 13 meses de pares mévil E 15,0 1734 172,80 14,40 F 18,0 174,3 173,85 14,49 M 148 175,2 174,75 14,56 A 14,6 176,2 175,70 14,64 M 14,6 17,7 176,95 14,74 J 144 1786 178,15 14,84 J 14,4 A 148 8 148 ° 15,0 N 155 D 16,0 SERIES CRONOLOGICAS 195 A modo de ejemplo, vamos representar.gréficamente los cambios operados en 1964 7 Io tendence general pata wwe afi, Fig. 11 ‘Tratindose de afios pat (la cooperativa en la que analizamos las tendencias de Jas ventas, tenia 4 afios de existencia) hemos centralizado el promedio; cuando se trata de atios impares se facilita el. célculo. E] célculo se ha efeciuado de Ja siguiente manera: — En la columna (b), a partir del mes de junio hemos ido anotando la sums de Jas ventas mensuales, durante 32 meses: Ja anotacién de junig es Ja suma correspondiente 2 1963; la de julio, la suma de febrero 1963 a enero’ (inclusive) de 1964, y asi sucesivamenté (el céleulo se efectita sumando Ja cifra del mes que se incluye y restando Ja del que ce excluye). = En la columna (c) se ancta e} promedio de los valores sucesivos de la columna (b). — En Ja columna (d) se obtiene el promedio mévil, con el cual se establece Ja tendencia general (se calcula dividiendo entre 12 los datos de la columna (c). 3. Técnicas de anélisis de variaciones estacionales. Con estas técnicas se analizan las variaciones que se producen den- tro del periodo de un afio, debido a la influencia de fenémenos de dis- tinta indole Cestaciones, costumbres, etc.). Se puede calcular por el método de las medias méviles que expli- camos en el pardgrafo anterior, teniendo en cuenta lo siguiente: centrat el resultado en Ja mitad del aio (15 de julio); sumar 13 meses, ponde- rando por 0,5 los meses que estén al principio y al final de la serie, 196 EZEBQUIEL ANDER-EGG Otro procedimiento es el método de las relaciones respecto de la media mensual; para calcular Ja tendencia -estaciona} se efectian los siguientes pasos y operaciones: — Mediante: alguno de los procedimientos de ajuste analitico, se establece la tendencia general, — Se calculan Jas desviaciones de cada uno de Jos datos respecto de la tendencia general (se resta al valor observado el valor de Ja tendencia). — Se calculan Jas medias de las desviaciones correspondientes a cada uno de los meses, — Se suma la columna de medias y se divide por doce, lo que nos da un valor que suma algebraicamente a cada valor de la media (columna), y nos da Ja variacién estacional para cada uno de Jos meses, — Los valores estimados de variacién estacional pueden representar- se gréficamente, con lo cual se tiene determinada la variacién estacional. ‘Veames un ejemplo aplicado a) caso anterior-de la cooperativa de consumo. 1963, + 0,12 + 0,36 +031 + 0,30 +014 + 0,64 VLOPMP-—“ BoE 1964 +057 + 0,21 = 0,03 0,25 — 0,08 -0,33 0,39 ~0,16 0,31 —0,17 013 +073 1965 +0,79 + 0,45 ~0,10 +002 0,24 = 0,50 0,67 = 0,34 =014 -0,13 021 + 0,80 1966 = Totales Mensuales _estacional, + 0,60 +051 + 0,24 — 0,04 -0,14 0,44 Medias Variacién. + 0,6533 + 0,65 + 0,3900 + 0,39 + 0,0366 + 0,04 —0,0900 0,09 —0,1533, = O15 —0,4233 0,42 —0,3133, 0,31 — 0,0466 0,05 — 0,0466 ~0,05 oO — 0,066 0,07 + 0,7233 + 0,72 Se debe hace: notar que existen otras curvas por medio de las cua- les se puede represéntar la tendencia general Chipérboles, pardbolas, etc.), las que en muchos casos se adaptan mejor que una recta, El estudio de las técnicas para analizar las variaciones ciclicas y las variaciones accidentales, escapa al marco propuesto en este libro. Lo anterior cteemos que basta como instrumental bdsico para ser utilizado en el trabajo social. CAPITULO 18 CORRELACIGN Y REGRESION 1. Algunas nociones sobre fa vinculacion y relacién de variables o fenédmenos en el campo de las Ciencias Sociales. Cuando se estudian dos fenémenos sociales o dos variables de un mismo fenémeno, los vinculos 0 relaciones entre esos fenémenos pueden darse en una serie de situaciones diferentes: — Una vinculacién causal: el fenémeno A genera el fenémeno B; es el caso en que uno y otro fenémeno estan estrechamente figa- dos (aumento de temperatura y dilatacién de un metal); no se da en las Ciencias Sociales, — Una relacién funcional: Y cuando se da uno de los fenédmenos, él otro esté de- terminado sin ambigite- dad: a todo valor de x corresponde un valor de yi en otras palabras: y = f (x) CFig. 12). — Una total independencia, como podria ser la dismi- nucién de 1a tasa de mor- talidad infantil en la Ar- gentina, y el aumento de la produceiin de petréleo en Venezuela (Fig, 13). Fig, 12 — Un vinculo mis o menos estrecho pero indeterminado: en este easo existe una relacién de concomitancia o de asociacién (cs cuando puede darse una correlacién de fenémenos o de va- riables) (Fig, 14). 197 198 EZEQUIEL ANDER-BGG y| 2 ° x 0 x Elevada correlacién Escasa comelacién Fig. 4 Esta dltima siniacién interesa a las Ciencias Sociales, habiéndo e elaborado técnicas para medir el grado o intensidad en que los fend- menos 0 variables se relacionan entre sf. 2, Regresion, El concepto de regresién comenzé a ser utilizado por Galton, cn sus investigaciones sobre hexencia y estatura mientras estudiaba la r2- lacién entre la estatura de Jos padres y de los hijos, Habia comprobado que los hijos de los padres altos tienden a ser menos altos y los hijos de los padres bajos tienden a ser menos bajos, Galton veia en ello una tendencia a regresar hacia Ja media, y lo denominé “regresién a la me- CORRELACION Y REGRESION 199 dianfa”, Aunque no muy afortunada, la expresién quedé consagrada en Estadistica, En Ja observacién de dos fenémenos o de dos variables pueden darse las relaciones que explicdbamos en el pardgrafo anterior; la ultima de las situaciones descritas puede representarse gréficamente, de modo que fa distribucién de los puntos sugiere la dependencia o relacién de y respecto de x; no se dan valores de y determinados como en una rela- cién funcional. Pero los valores medios de y se dispersan a lo largo de una I{nea que recibe el nombre de linea de regresién de y en relacién con x, En cambio si se fijan a cada valor de x los valores medios de. y, tendremos la linea de regresién de x en relacién con y Esta idea de regresién es importante en relacién con el tema que nos ocupa, pues el coeficiente de correlacién est4 ligado a la existencia de dos rectas de regresién, 3. Correlacién. La correlacién es una medida del grado e intensidad en que se telacionan dos fenémenos o dos variables de un mismo fenémeno, que no estén en relacién funcional rigida. La correlacién puede ser positiva o negativa; es positiva cuando al aumentar un fenémeno, el otro también gumenta; es negativa cuando al aumentar uno el otro disminuye. Para calcular Ja correlacién existen diferentes procedimientos o téc- nicas, de los cuales describiremos los dos principales: —~ Representacién grdfica en un diagrama de dispersién. — Coeficiente de correlacién producto-momento, de Pearson, a. Representacién gréfica de un diagrama de dispersién a los efectos de determinar la correlacion. La forma més simple para medir Ia eventual correlacién existente entre dos fenémenos, consiste en representar graficamente las relaciones entre fenémenos. Este procedimiento suele Ilamarse “método de las nu- ~ bes de puntos”, y consiste simplemente en representar gréficamente a cada uno de los valores. 200 EZEQUIEL A:IDER-EGG He aqui tres posibles resultados: 1 2 3 Fig. 15 En el gréfico 1 se -enta un cas. de correlacién positiva; en el 2 de comelacién Zguive yen no hay correlacién. b. Coeficiente de correlacién py» \ducto-momento, de Pearson. EI procedimiento anterior es slo un modo aproximado de esta- blecer Ja correlacién entre fenémenos; el que se utiliza més frecuente- mente es el coeficiente de correlacién (x), que se calcula aplicando la formula: = xy t= + ———_—_ ieee en donde: % ey designan las desviaciones de los valores de la serie con relacién a sus respectivas ias aritméticas, De ah{ que también el coeficiente de correlaci6n pueda expresarse en la siguiente férmula: rG-X) O-yp VE@- SORE Gy? W o bien: : ZG-xX) o-y N ox. oy i CORRELACION ¥ REGRESION 201 -en donde: N «= ndmero total de observaciones., Oxy oy = desviaciones tipo. El coeficiente de correlacién se express en una cifra que varia entre: z + 1.00 = correlacién positiva total (las lineas de regresién se confunden). .00 = no hay ninguna clase de dependencia (las Iineas de re- gresién son perpendiculares), — 1.00 = correlacién negativa total (las Mneas de regresisn se confunden), En la prdctica los, coeficientes de correlatién suelen variar entre + Wy + 50; y— 50 y — 90. Uso de r: ~ Debe ser una escala de intervalos iguales o de cocientes. —~ Las variables se deben distribuir normalmente, o por lo menos deben presentar distribuciones-bastantes simétricas respecto a la media, Todas las explicaciones precedentes se refieren tan sdlo al coefi- ciente de correlacién lineal. Para los casos de bajo coeficiente, que im- plica no relacién lineal entre fenémenos, pueden existir otros tipos de correlacién Chiperbélica, parabélica, etc.), cuya explicacién escapa a los 1 objetivos de este trabajo, pero cuya existencia. creemos oportuno que se conozca. Por otra parte, existen 1L6 69% MBOT'E6OIT | 68oos'sas'se, §—[ez'ecoez+ | obSESE | zseressrcr |IZTEeE+ | 66r'eh £961 6€'S28'108'0E eselreesere |er'sog'st + | ozeTbe | oo'odrzeze |iceeeT + | 9IS‘0y 2961 ‘weose'ser'9 efeestereze Jec‘iee6t + | e8e'rve | or'e9¢"60r x s6s'se 1961 LOST LOE estee'sivaot lez‘taozi + | ser'see | ob'za6'95 908'8¢ 096T SS°256°192 69°ELE'909 Ue. — ve°9T6'SS6 Sos'ee eset SU'EzoLoB'Oz =| Gr'8LTO9b'OHT'T | IZ‘OLL'ee — LEO LL 066 t€ 8s6I HOOT LOS 6ST | 6r'I86780:Z1ZT B0'EELt28bI LICE £s61 @~ E-Dx- xf 2h - © &- 4) sopeniaya souy ae a Soruomryey £961 V Ls6f SONV SOT SLNVENG VIANZINAA Ni SOGIWYNDO SOLNAIWISVN A SOGVN.LOAdd SOINOWHLLVW ‘uprejauuor 9p ausrrfooD Jo opunondy ojdwoly CORRELACION Y REGRESION 203 DIGRESION ACERCA DEL ANALISIS FACTORIAL El tema sobre “correlaciones” se liga en alguna medida @ las téonicas del ondlisis factorial; acerca de ellas sélo que- remos hacer una mera digresién informative, para mostrar tun nuevo aspecto del panorama de los problemas de la meto- dologia y técnicas de la investigacién social, E] psicdlogo inglés Charles Spearman (1), bacado en ideas de Galton Pearson, ereé y desartall el método de andlisis factorial. A parts de las obser vaciones que hiciese sobre el cardcter positive y jerérquico de las conelaciones entze tests cognoscitives, comenzé a elaborar su teorfa, Hamada hoy “teorla de Spearman 0 método bifactorial”. El método fue recibiendo sucesivos aportes y reajustes. G. Thompson (2), hizo distinta imterpretacién de les hechos presentados por Spearman, y_sus cti- ttcas Iamaron la atencién para una aplicacion més prudente del andlisis Factorial. Los trabajos de Burt (3), insertan Ja problemética en un marco tebrico mnés amplio, para él Ie correlacién entre Jos tests depende de un factor general. Por ultimo Thurstone (4), amplié las bases metodolégicas del anélisis fac- torial, pero elaborando un nuevo sistema, en parte opuesto a lo que se habla hecho hasta entonces, y en parte coincidente en cuanto sigue uns .aisma linea de bisqueda. Actualmente se distingue entre el mérodo factorial de Spearman y el método multifactorial de Thurstone, aunque parece que cada vez més se va imponiendo una opinién generalizada de que el andlisis factorial es andlisis multifactorial, 1. El método bifactorial de Spearman. El método de Spearman —que sufrié sucesivos reajustes, especialmente por parte de Holizinger— se basa en el hecho de que las correlaciones entre di tes habilidades, “tiende hacia un arreglo peculiar que puede ser expresado en una férmula matemética definida”. Spearman habia observado que todos los tests mentales presentaban una caracteristica peculi : ~ la existencia de intercorrelaciones positivas y jerdrquicas entre todas tas aptitudes; ~ que estas intercorrelaciones no eran perfectas. Esta comprobacién Jo levé a distinguir entre dos clases de factores que, segiin él, se ponen de manifiesto en tados los tests cognoscitivos: E] factor “g’: factor general comin a todos los tests, El factor “s”: factor especifico (specific), propio o peculiar de cada ap- titud * * Se han incluido en la teorfa de Spearman otros Factores: factores de grupo, factor mecénico, factor verbal, factor de perseverancia, etc., pero som los factores “g” y “'s”, los que se consideran principalmente. 204 - BZEQUIBEL ANDEBR-EGG Cada test, entonces, es en funciém de estos dos factores (de ah el nombre de método bifactorial), y todo test puede exprestrse en funcién de esos dos factores del siguiente modo: \ t= ag + bs en donde: a y b son los coeficientes 0 proporcién en que un factor entra en el resultado del test. A estos coeficientes se los denomina “saturaciones del test” en los factores. Para medirlo se establece la correlacién entree el test y los factores, 2. El método multifactorial de Thurstone, Con Thurstone se inicia una nueva etapa del anilisis factorial, consistente en explicar las correlaciones prescindiendo del factor general Caunque aparece ‘en una segunda instancia) y teniendo en cuenta factores de grupos. Por otra parte, considera como una matriz a las tablas de correlacién de Spearman; lo que este tiltimo Hama “ecuacién tetrédica”, para Thurstone es una “menor de segundo orden”, en consecuencia los tests mentales de una baterfa “tendrén tantos fac- fores comunes como la caracteristica de la matriz”. 3. Breve referencia a los procedimientos y técnicos andlisis factorial, E] andlisis factorial es esencialmente un método matemitico, consistente en administrar, un cierto ndmero de tests a un grupo de personas, calcular 1s corre- Jacién entre Jos tests y analizar estas correlaciones. Los procedimientos y técnicas se apoyan en el concepto operative de “uni- dad funcional”, con Jo que se quiere designar que cuando dos o més aptitudes amentales van siempfe juntas de modo que los individuos que poseen una, tam- bién poseen las otras, el conjunto de esas aptitudes constituye una “unidad fun- cional”, consideradas como manifestaciones de una misma cualidad. En Ineas generales, podemos distinguir en la técnica del andlisis factorial, cuatro fases principales: preparacién, factorizacién, rotacién e interpretacién. La preparacién es la etapa que tiene en cuenta lo que es comin a toda in- vestigacim: planeamiento del problema, formulacién de hipétesis, determina: cién y limitacién del campo de estudio Cen este caso de la conducta humana), seleccién de los instrumentos (tests) y de la poblacién o muestra a Ia que serd aplicado. Luego se procede a la administracién de los tests y @ calcular las inter- sortelaciones, formando Ia Mamada matriz de correlaciones. La fase de factorizacién, consiste en averiguat, mediante procedimientos ma- teméticos, los factores comunes que explican las correlaciones halladas. La matriz de corselaciones representa una configuracién de vectores, en Ia que cada test esté reprecentado por un vector, cada vector por un eje y cada ie n una coordenada, constituyendo el conjunto de Jas mismas, la matriz. factorial. Las correlaciones de cada test, respecto de los demés, determina la poticién de cada vector. CORRELACION Y REGRESION 205 Se denomina rotacién a Ia tercera fase, pues consiste en hacer gitat los ejes hasta que tengan una posicién de significacién ca, agrupendo constela- ciones de vectores segin el factor del que . Esta rotacion puede bacer- se de acuerdo a diferentes criterios, siendo el més utilizado el denominado de “estructura simple”. : ; Por ultimo, formada la metriz factorial, ee a la interpretaci6n del significado de cada factor y del conjunto de Jas hipétesis formuladas inicialmente. Con Jos factores halledos se elabora una nueva matriz y‘se le somete a un nueyo andlisis interpretativo. El problema que se plantea es saber si los datos obtenidos son simples siones mateméticas de reduccin de datos, o expresan relaciones causales centes. Los psicélogos sociales cuando recurren al andlisis factorial, buscan sige més que un indice matemitico; se. piensa que la expresién sintética es reflejo una realidad, puesto que se patte del supuesto de que cada factor que st estudia tiene una dimensién psicosomética. Sin embar, dicho esto ain nif mengua del andlisis factorial— siempre queda planecat! al menos en el estado actual de desarrollo de esta técnica, en qué medida los resultados reflejan la realidad. Por ahora, e) anélisis factorial se emplea casi exclusivamente en el campo de Ja Psicologia, incluida la Psicologia Social; ahora bien, equé posibilidades exis- ten de extenderlo a todo el Ambito de las Ciencias Sociales? Por el momento el camino no ha sido totalmente abierto, hay més bien una invitacién al esfuerzo de creacién. BIBLIOGRAFIA CITADA EN EL CAP{TULO 23 1, SPEARMAN, Charles: The abilities of man. Mac Millan, New York, 1927. En espajiol, edicién de Paidés, Bs, As., 1952). 2. THOMSON, G. Hi: The factorial analysis of human cbility, University London Press, Londres, 1946. 3. BURT, C.: The factors of the mind. Mac Millen. New York, 1941, 4. THURSTONE, L. L.: Multiple factors enalysis. University of Chicago Press, Chicago, 1947. CAPITULO 19 PRESENTACION DE DATOS Realizada la ordenacién, tabulacién y elaboracién de los datos, se procede a la presentacién de los mismos; para ello se dispone de cuatro procedimientos distintos: Representacién escrita. Representacién semi-tabular. Representacién tabular. Representacién grafica, 1. Representacién escrita Hasta el aio 1741 en que el danés Achersén sustituyé por medio de tablas el enunciado literario de los datos, era éste el método utilizado para la presentacién de los mismos, Consiste en incorporar en forma de texto los datos estadisticos recopilados. Actualmente es la modalidad adoptada en informes, documentos y libros, sin perjuicio de utilizar también Ja presentacién tabular. He aqui un ejemplo de representacién escrita: “Durante los ultimos cuatro afios, el aumento de Jos precios (en Uruguay) ha sido progtesivo. En efecto, los precios pagados por los consumidores subieron 10,9 por ciento en 1962, 20,5 por ciento en 1963 y 43,2 por ciento en i964, estimdndose para 1965 un alza de més del 55 por ciento, de 88 pr ciento si se consideran Jas variaciones de precios entre los meses de diciembre de 1964 y 1965”. (CEPAL) La economia de América Latina en 1965; Naciones Unidas, 1966. En el caso anterior se trata de un informe de un organismo inter- nacional; cuando se trata de un libro la modalidad es la misma. He aqui un ejemplo que tomamos del libro de V. Urquidi, Viabilidad eco- némica de América Latina; FCE, México, 1964. "En América Latina hay también grandes discrepancias. Pueden clasificarse arriba de 400 délares por babitante solamente Argentina, Uruguay, Venezuela y Costa Rica, que representan el 16 por ciento de la poblacién total. Entre 300 y 400 délares figuran Cuba, Panamé, Chile, Colombia, México y Brasil, en orden descendente, que juntos son casi dos tercios de la poblacién. Respecto de Bolivia 206 PRESENTACION DE DATOS 207 7, Fil, se esima que sx producto anual per cipia no pass de unos 100 2. Representacién semi-tabular Este método se utiliza cuando ‘se incorporan cifras a un texto y se tiene interés de hacerlas resaltar para facilitar su comparacién, como en el caso siguiente: . “En Suiza los cuatro idiomas nacionales son exactamente iguales ante Ia ley y tanto las autoridades cantonales como federales hacen uso indistinty de ellos, de modo que en-la Asamblea Federal, por ejemplo, son pronunciedos durante el mnismo ‘lebate discursos en alemin, fences nots © italiano, sin, que hers necesided de traducirlos. Todo esto deberd tener en cuenta aquél que ‘considere las siguien- tes cifras pertenecientes al censo de 1941: 3.097.059 suizos hablan alemén (726%). ~ 884.668 suizos hablan francés (20,7 %). 220,530 suizos hablan italiano (3,2 %). 46.456 suizos hablan reto-romano (1,1 %). 3. Representacién tabular La representacién tabular consiste en ordenar Jos datos numéticos en filas y columnas con las especificaciones correspondientes acerca de la nawuraleza de los mismos. Los datos estadisticos podrian presentarse incorporados a un texto como en los ejemplos precedentes— pero es evidente que ello no es posible cuando set trata de muchos datos. En estos casos se recurre.9 cuadros y tablas, mediante los cuales la informacién susceptible de ex- Presién numérica aparece en forma concreta, breve, ordenada y de facil examen. a. Partes de un cuadro o tabla. Todo cuadro o tabla estadistica posee por lo menos cuatro elemen- tos esenciales: Titulo Columna matriz Encabezamiento de las columnas : oe casos se agregan también la numeracién, Ja indicacién eee eee caciones complementarias, 208 EZEQUIEL ANDER-HOS Titulo | INFORMACION DEMOGRAFICA DE AMERICA LATINA 1965 Encabezado Cuerpo Notas al | Nota: a) No se tiene he cals tm jabs cn el secon annie ene THe omens 8 Indicacién Sea rae CEPAL, sobre Is base de estadisticas nacionales. PRESENTACION DE DATOS 209 b. Reglas para la construccién de cuadros. Existen ciertas normas y reglas, para Ja construccién de cuadros, adoptadas universalmente y que pueden resumirse en lo siguiente. Truro El titulo de un cusdro o tabla debe responder sintéticamente a las pre- gusitas: equé?, edénde?, ecémo?, y gcudndo?, es decir, debe qué exptesar_de se trata, como se compone, dénde sucedié y cudndo se ba clasificado. El tulo debe reunir dos cualidades fundamentales: claridad y concisién, pero combi de tal modo que la claridad no perjudique a concisién alargando el_ titulo, y que la concisién no perjudique ls clarided ocasionando confusién o nd refle jendo todas Jas caracteristicas y cualidades contenidas en .el cuadro. Cotumna MATRIZ La columna matriz situada « ls izquierda de} cuadro, aberca les designacio- nes y conceptos quedominar el contenido de las demés columnas; si estas desig- Naciones y Conceptos son cualitativos (Por ¢}. nombres. de pafses) se ordenarin alfabéticamente; cuando se trata de ‘comceptos cuantitativos Ia ordenacién hacerse en forma ascendente o descendente, segtin se estime més oportuno; cuando hay fechas Ia ordenacién se hace cronclégicamente. ENCABEZAMIENTO DE COLUMNAS Comprende ios titulos de cada columna de datos; se procurird que en Is construccién de estos epigrafes las palabras sean lo més cortas y exptesivas - escribiéndose preferentemente en forme horizontal. Cuando un titulo de ence dezamiento es comin & varies columnes, se adopta une disposicién escalonads de arribe 9 sbejo y de izquierda s derecho, Les letras de los encsbezamientos dében ser de distinto tamafio, en relacién con la importancia respective. Cunrro Comprende Ia parte del tuadro en que estén. colocades jos datos en iineas y columnas. Disrostcié DEL, CUADRO CON ARREGLO AL FIN La tarea previa a Is consiruccién de un cuadro o tabla, es la de tener en cuenta Ja finalidsd de lp que se quiere: presentar: determixtado ésto se debe elegir el tipo de cuadro més conveniente para ese fin. A esta tates no se le pueden fijer ‘Rormas concretas, quedando librada al buen criterio de la persona encargeda de elaborar el eusdzo,” Nunanactn Cuands hey mds de un cuadto estudisticn —y ésto es lo ondinerio en Ie pre- sentacién de los trabajos de investigacién —conviene ‘asignarles un nimero para 210 , EZEQUIEL ANDER-EGG faciliter las referencias, Ia localizacién ¢ identificacién dentro del trabajo. Antes del t{tulo suele colocarse: "Cusdro N*....”. Norss pg mvrropuccién Deben colocarse debajo del titulo y con letras més pequefias; tienen por finalidad aclarar el contenido del cuadeo en genera. Noras DE CALCE O AL PIE Cuando los signos convencionales no son suficientes, se notas al con el fin. de aclaraz los datos del cuadro; estas motes, como su nombre lo gicre, deben colocarse en Is parte inferior del cusdro, pie me ‘Enprcaci6N DE LAs FUENTES Si se utilizan datos que no son originales, debe indicarse la fuente o fuentes de donde hen sido tomados; esto debe hacesse por razoes de honestided intelec- tual (aun cuando algunos datos haysn sido de elaboracién propia) y para que el lector pueda recurtir a Jes fuentes para verificar los datos, si ello fuere nece- sario, o para tener una idea de la seriedad de la informacién. Estes notes van situsdas, generalmente, debsjo de las notes al calce, aunque también podrian colocarse debajo del titulo, sungue ello no ex recomendable. Ores posibilidad es que la fuente de informacién se indique en el mismo titulo, como por ejemplo: “Poblacion de Santa Fe clasificeda por grupos de edades segin el V? Censo Na- dicnal”, En todos log casor ln finalized os indicar el origes de los datos pot las razones antes indicades, citando el titulo del documento de donde se tomaron, afio de edicién y eventualmente Ja pagina. Cuando el cuadro esté formado por datos de diferentes fuentes, y los de una misma fuente figuran en una sols columna, bastard poner en e] encabezamiento un niimero entre pastntesis y repetizlo al pie con fe indieacién persinente; el mismo. procedimnento ee seguith cuando exten agrupados en una sola nea; en cambio cuando se intercalan, se colocaré una Mamada al Jado de cada dato, Facnas Las fechas deben ir ordenadas correlativamente: 1963, 1964, 1965, 1966, 1967, 1968, etc., de izquietda a derecha o de artiba hacia abajo (aunque algunos discuten la conveniencia de atenerse siempre a esta regla). En estadisticas. que abarcan periodos 0 meses correspondientes a dos afios, las fechas se ordenan de! siguiente modo: 1963-64, 1964-65, 1965-66, 1966-67, 1967-68. ‘RROMEDIOS, RAZONES ¥ PORCENTAJES PRESENTACION DE DATOS 2 REDONDEO DR CIFRas Gon el fin de ahorrar espacio y trabajo es préctica muy generalizads sedoo- esr las cifras grandes, Este sustituto debe ser empleado en forma peudencial conforme a las reglas que se indican en otra parte de este trabajo. No hay que hacer redondes cuando se trate de estadisticas que requieren cierto de Sicnos convenctonaLEs Seu cede 6 ei eee ee ee dejarse en blanco; cuando faltan los datos se ha de utilizar el signo convencional correspondiente. i: En la Argentina se utilizan los siguientes signos convencionales: Un guidn (—) para sefalar que ls magnitud es cero o no alcanza a la mitad def witmo ndmero digito usado, Un to C.), indicar no existe el en perfodo co rrespondiente'o bo puede ser obtendo, ‘Tres puntos...) significa que el dato no'ha sido compilado o elaborada: a la fecha de publicacién. Un astetisco (*) sefiala que lo cifta es provisional o estimadg. Torares : ie eee ee ee ok sur rayandolos o por cualquier otro artificio tipogréfico. En las de sim entrada se colocen los tales en la parte inferie'de éxtas o en el roargen » ‘mientras que en las tablas de doble entrada Jos totales se colocan en uno y ott amargen; los totales también podrian colocarse en Ie parte superior de! cuadro. grogrifico, OnpenaciOn DE LiNEAS ¥ COLUMNAS Se debe mantener un orden que puede ser cronolégico, alfabético, © bien teniendo en cuenta un atributa cuslitative o cusntitativo, Tamao ¥ FORMA DEL CUADRO Los cuadros v tablas deben construisse de tal modo que los datos puedan comparados y leidos con comodidad. E) tamaio esté condicionado al espacio tiene que aparécer como tambicn a la amplitud del titulo y al muimero Tumnas. Se suelen distinguir dos maneras de disponer ua cuadro: “s le francesa (21 em. de ancho y 27 cms. de alto) y “a la italiana” (27 cm. de ancho y de alto). En genenal ninguna tabla debe ser de una extension tal que impic hscerse cargo de su conjunto de una ojeada. Bg ate. $8 Bee § a Rarapo DEL, CUADRO En general fos cundros slo se raymn vercalmente, uidiindone horizontal para los encabezados 0 pera hacer resaltar Jos toteles. En it 212 EZEQUIEL ANDER-EGG casos suele utilizarse para dividir el cuadro en dos o mAs partes. Las lineas verticales que separan modalidades de un mismo cardcter, deberén trazarse de un mismo grosor, utilizhndose rayas dobles o més gruesas cuando separen datos de distintos caracteres. Los cuadros no se cierran con rayas pot los lados, ‘TRAZADO DE LAS COLUMNAS Las columnas deben ordenarse de izquierda a derecha segin Ia iinportancia de su contenido, Si son muchas, es convenicnte designatlas con una letra para petmitir las posibles seferencias que se hagan a la tabla o cuadro, pero como norma general debe tenerse en cuenta lo dicho anteriormente acerca del tamafio de los cuadros, los cuales deben permitir hacerse cargo de su conjunto en una ojeada, 4. Representacién grafica La representacién gréfica como medio auxiliar del que se vale Ja estadistica para Ilevar al publico profano sus conclusiones, ha adquirido notable desarrollo en Jos tiltimos tiempos. Si bien es cierto que el método grafico representa en forma mas atractiva y expresiva Jos datos compilados (puesto que de una sola ojeada se puede tener una visién del conjunto y se pucde ver en con- créto lo que se considera en abstracto), desde el punto de vista estricta- mente técnico, no podemos considerarla, como un modo riguroso de representacién estadistica. Debemos hacer notar, asimismo, una serie de limitaciones a la uti- Vizacién de la reprerentacién grdfica: — el método gréfico no puede representar tantos datos como un cuadro 0 tabla estad{stica; — no permite la apreciacién de detalles; — el gréfico no puede dar valores exactos; ~ los gréficos requieren mayor tiempo en \su ejecucién que los cuadros y tablas; — se presta a deformaciones, por las escalas utilizadas, Podemos sintetizar la finalidad del método grafico, sus ventajas y limitaciones, con las mismas palabras de Williams Playfair, a quien se le atribuye haberlo inventado en el ultimo tercio del siglo XVII. Dice asf: "La ventaja del método propuesto no es la de dar una expresién més exacta que la de las cifras, sino dar una idea més simple y per manente del progreso gradual y de cantidades comparables en periodos diferentes, presentando a la vista una figura Cgrdfica) cuyas proporcio- nes corresponden al monto de las cantidades que se intenta expresat”. PRESENTACION DE DATOS 213 a. Fundamentos de la representacién grdfica. La representacién grdfica tiene fundamentos de orden: matemitico- estadistico, de los cuales no es posible prescindir en la ejecucién de los graficos. Siguiendo el criterio general de este manual Cintroductorio y préctico), vamos a exponer las nociones y conceptos fundamentales en que se basa la representacién grdfica. Ante todo, debemos sefialar que el fundamento estad{stica ser4 dis- tinto segin se trate de: Representaciones grdficas en el plano: @ Coordenadas rectangulares ¢ Coordenadas polares @ Coordenadas angulares @ Coordenadas triangulares @ Coordenadas conjugadas Representaciones espaciales 0 estereométricas: © Estereogramas © Curvas de nivel Representaciones cartograficas: © Cartogramas Represontaciones especiales: Pictogramas @ Esquemas Una explicacién detallada de cada una de ellas nos alejaria dema- siado de fa finalidad propuesta en este manual, de ahi que nos limitare- mos a expresar los fundamentos mateméticos de las representaciones graficas en el caso de las més utilizadas en la prdctica. Respecto de Jas otras se dar4 una idea general cuando expliquemos los sistemas de re- Presentacidn. : No es preciso tener amplios conocimientos matemiticos sino me- diana Iégica —nos dice Goxens— para comprender que la misma telacién habré entre: $ 50.000 y $ 100.000 que entre 5 y 10 mm, pues en cada caso e] segundo término es igual miltiplo del primero, Esta sencilla idea es la base de toda representacién grafica, estableciendo por distintos medios la misma relacién entre la magnitud de los hechos expresados numéricamente y de las lineas o gréficos que los representan, 214 EZEQUIEL ANDER-EGG a. Representaciones gréficas en el plane CooRDENADAS RECTANGULARES. Este sistema, el més utilizado en Ja representacién gréfica, fue ideado por el gedmetra, fisico y filésofo francés Renato Descartes, Jo hizo conocer en el afio 1637, con la publicacién de su “Geomerda” Se lo llama con distintos nombres: coordenadas rectangulares, coorde. nadas cartesianas, y sistema ortogonal. Consiste en dos ejes perpendi- culares que se cortan en un punto, Y Fig. 16 Las dos rectas (xx’ e yy’) se denominan ejes coordenados y el punto (0) en que se cortan, se Hama origen de coordenadas 0 punto cero, E] eje de las xx se lama eje de las abscisas o eje de las “x”; y al tje de las yy, se le Hama eje de Ia ordenada o eje de Ia “y”. Se los sucle llamar también eje horizontal y eje vertical. PRESENTACION DE DATOS 215 Las dos rectas perpendiculares dividen al plano en cuatro dngulos rectos, denominados cuadrantes, a los que se ha convenido enumerarlos en el sentido inverso a la marcha de las agujas del reloj; partiendo desde el angulo superior de la derecha. Siendo valdres positivos los que apa- recen a la derecha del origen en el eje de las “x” y encima del origen en el eje de las “y”; los valores negativos se colocan a la izquierda dcl origen en el eje de las “x” y debajo del origen en el eje de la “y”. Como resultado de la costumbre, corresponde poner los ae de la variable independiente en la abscisa, y en la ordenada los valores de la variable dependiente. Cabe sefialar por ultimo que, generalinente, las representacionés grdficas se hacen en el I Cuadrante, va que lo mds comin es utilizar los valores positivos. CoonpENADAS POLARES. En este sistema la posicién de un punto cualquiera (P) del plano, estar4 determinado por su distancia al punto 0, denominado polo, me- diante un radio vector que tiene la misma funcién que el eje de orde- nadas del sistema ortogonal (determinar la intensidad o frecuencia del EJE POLAR Fig. 17 fenémeno), y por abertura al Angulo polar (a), que mide la distribucién del fenémeno en el tiempo. El radio vector gira alrededor del punto 0, formando Angulos dife- tentes respecto a su posicién basica, denominado eje polar. 216 EZEQUIEL ANDER-EGG Los diagramas polares se utilizan para representar fendmenos que evolucionan en el tiempo con ritmo. variable. CoorpENADAS ANGULARES. Cuando los ejes coordenados no forman un dngulo recto, tenemos un sistema de coordenadas angulares. Como en la prdctica es muy poco, utilizado, ya que el aplastamiento de las curvas induce a falsas inter pretaciones, apenas nos limitaremos a mencionarlo, La realizacién de estos gréficos se basa en los mismos principios que el de coordenadas rectangulares, pero en lugar de formar un Angulo recto, hacen generalmente un Angulo de 45° TIL TTL 2 Ft tt LLL LA Fig. 18..— Coordenadas angulares CoorpENADAS TRIANGULARES. La explicacién de las coordenadas triangulares nos alejarfa del ob- jetivo de este manual. A tftulo de simple ilustracién, diremos que Jas coordenadas triangulares representan los fendmenos con tres variables, mientras que las coordenadas rectangulares representan los fenémenos con dos variables, La representacién de un fenémeno con tres variables, se puede rea- lizar mediante un diagrama a base de coordenadas cartesianas en tres PRESENTACION DE DATOS 217 dimensiones, pero como esto priva de claridad a la representacién, se emplea el sistema de coordenadas triangulares, CoorbzNapas CONJUGADAS. Acerca de las coordenadas conjugadas hemos de decir lo mismo que de las coordenadas triangulares, en cuanto a una explicacién detalla- ” da de las mismas. Béstanos con sefialar que este sistema se utiliza para Tepresentar tres variables sin considerar sus valores de distribucién o porcentuales, dentro de uno constante, sino teniendo en cuenta sus valores aislados y sus relaciones con los dems. b. Escalas gréfices Las escalas gréficas “son los médulos numéricos tomados como base pata la construccién de los graficos, es decir, las relaciones en que estén el fendémeno real'y sus valores con las representaciones a tamafio ade- cuado sobre el plano”, Podemos distinguir entre: — Escalas naturales o aritméticas. — Escalas semi-logaritmicas. — Escalas logarftmicas. EscaLas NATURALES 0 ARITMATICAS, Las escalas naturales o aritméticas —las més corrientes en Esta- distica— consisten en tomar sobre los ejes de las “x” y de las,“y”, una fraccién del sistema decimal que ha de ser la unidad bdsica de repré- sentacién, Esta unidad estaré én proporcién directa a la magnitud de los hechos expresados, Estas escalas se utilizan para representar grdficamente las varia- ciones absolutas del factor expresado en el eje de las “y”. La técnica que sirve de base a la construccién de graficos a escalas naturales o aritméticas, es la aplicacién del problema matemético de la determinacién de un punto en un plano con referencia a dos ejes situa- dos en el mismo plano. As{ por ejemplo, si queremos représentar gré- ficamente un fenédmeno en el eje de las “x”, como es costumbre hacerlo, se indicarén los valores de la variable independiente. Las distancias entre cada punto que en el eje de las “x” sefiala un periodo de tiempo, deben \ \ 218 EZEQUIBL ANDER-EGG set iguales si los perfodos son iguales, o proporcionales a los perfodos cuando estos son distintos, En el eje de las “y” se toma una escala ade- cusda para indicar las variaciones de] fendmeno representado, y en ella se determinan los valores del mismo. Determinados Jos puntos en el plano, puede construirse un gréfico a simple trazo, un histograma, un diagrama lineal o cualquiera de las formas de representacién que explicaremos més adelante. EsoaLas sEMI-LOGARITMICAS (0 DE RAZONES). Mientras las escalas naturales representan las variaciones absolutas, las escalas semi-logaritmicas y las logaritmicas se utilizan para expresat el crecimiento relativo o tasa de variacién. Es evidente que no tiene igual significado el crecimiento de la poblacién en 10.000 habitantes en una poblacién total de 200.000, que en otra de 2.000.000, aunque las cifras absolutas de crecimiento sean ‘Yas, mismas. A medida que aumentan los valores de una serie, el valor relativo disminuye, de shi que cuando se desea representar gréficamente la proporcionalidad de ascensos y descensos se emplean las esculas semi- logarftmicas 0 las logaritmicas. En cuanto a la técnica de construccién tienen un fundamento dis- tinto al tipo de escala natural o aritmética. En esta ultima la misma dis- tancia tiene igual valor en cualquier parte de los ejes coordenados. Si 1 cm. representa por ejemplo 100.000 habitantes, e} interv>'c de la orde- nada que indica la diferencia entre 100.000 y 200.000 _ >itantes, ser& el mismo que el que indica la diferencia entre 2.000.000 y 2.100.000. En una escala semilogaritmica o Jogarftmica no ocurre as{: los intervalos entre valores son proporcionales a la razén existente entre ellos. Un grdfico a escala semi-logaritmica se hace sustituyendo en la es- cala vertical los ntimeros absolutes, por sus correspondientes logaritmos, mientras que en Ja abscisa se utiliza la escala aritmética. De esta manera Jos valores entre 2 y 4, entre 4 y 8, se representan en la escala por dis- tancias iguales. También hay una misma distancia entre 1 y 3, entre 3 y 9, © sea, que mientras en las escalas aritméticas o naturales, distancias iguales representan valores iguales, en las escalas semi-logaritmicas, dis- tancias iguales, representan iguales razones o iguales porcientos de varia- cién. De este modo, la curva obtenida asciende muy poco a. medida que PRESENTAGION DE DATOS 219 aumentan los valores absolutos, pues no refleja la variacién de éstos, sino el crecimiento relativo. Para una mayor comprensién de lo dicho precedentemente, vamos a representar a escala semi-logarftmica y a escala natural, los valores ex- presados en el cuadro siguiente: Aumento Aumento relative (%) 75 400 100 300 50 25 50 20 ‘ 1000 406 200 100 (ee 40 — 2 10 fad 4 2 1 Fig. 19. ~ Representaciéa excala : ealdogenaie l 220 EZEQUIEL ANDER-EGG 1963 1964 196519661967 Fig. 20. — Representacién gréfica a escala natural Escatas LocARfrMicas, La representacién logaritmica utiliza escala logaritmica tanto en el eje de las “x” como en el eje de las “y” El fundamento de las mismas est explicado en lo expresado precedentemente al hablar de escalas semi- logarftmicas, CAPITULO 20 PRESENTACION DE DATOS (Continuacién) Ya hemos explicado las escalas que pueden utilizarse en Ja repre- sentacién gréfica y los fundamentos para su construccién, Ahora pro- cederemos a presentar las diferentes formas que puede adoptar la repre- sentacién grafica, a las que clasificaremos en cinco grupos: grificos de puntos, lineales, de superficie, estereométricos, cartogramas y pictogra- Tas, Con sus respectivas subdivisiones, A. De base matemdtica 1. Grdficos de puntos. 2. Gréficos lineales, a. rectilineos, b. curvilineos, 3, Gréficos de superficie. a. rectangulares. b, circulares. ~ de sectores. —~ de cfrculos concéntricos, ~ de ordenadas polares. — de graficos en espiral. ¢, triangulares. d, cuadrangulares. |. Graficos estereométricos. a, cdbicos. b. prismaticas. c. piramidales, = 221 222 BZEQUIEL ANDER-8GG B. De base no matemdtica 5. Cartogramas. a, mapas estad{sticos. — sombreados 0 rayados. — puntéados, b, cartoestigmogramas, ¢, cartodiagramas. d, cartoestereogramas, e. cartodensogramas. 6. Pictogramas. 7. Graficos libres 0 especiales. A. ‘Representociones grafices de base matemética — 1. Griricos DE PUNTOS Los diagramas de puntos o estigmogramas consisten en superficies iguales (de ordinario cuadrados construidos sobre el plano), en cada una de Jas cuales se dibujan un ntimero de puntos proporcional a la variable que representan, Este tipo de grafico casi no se utiliza a causa de su poca claridad, por las dificultades en su lectura y tecuento, y sus limitaciones —adn mds acentuadas que otro tipo de representacién grfica— en lo que hace a su precisién. En sentido estricto, no se puede considerar dentro del sistema diagramético. 2. GRAFICOS LINEALES Los diagramas lineales, por Ja facilidad que presentan en sv inter- pretacién y la sencillez de su construccién, constituyen uno de los pro- cedimientos de representacién grfica més utilizados. Se ajitstan en su construccién al método cartesiano que hemos explicado en el capitulo anterior y a las reglas que damos al final de éste. Los gréficos lineales de trazos verticales u horizontales de longitud proporcional a Ja magnitud que se representa (diagrama de bastones), se utilizan muy poco en la representacién estadistica (se prefiere para estos casos un diagrama de barra). En cambio, su empleo es muy amplio para representar curvas de sucesién con las que se expresan fenémenos PRESENTACION DE DATOS (CONTINUACION) 223 variables sometidos a observacién durante un cierto periodo, y curvas de distribucién que representan relaciones entre dos magnitudes cuales- quiera, adoptando para uno y otro caso algunas de sus modalidades gréficas: rectilineos y curvilineos. Si bien en Estad{stica la expresién curva se puede emplear indis- tintamente para designar cualquier linea recta, quebrada o curva, hare- mos una distincién entre diagramas lineales rectilineos y lineales curvili- neos, segin se utilicen rectas o curvas. Los diagramas propiamente li- neales se utilizan para representar series cronolégicas y distribuciones de frecuencia. EVOLUCION DE LA POBLACION Y DE LA PRODUCCION AGRICOLA EN AMERICA LATINA 100° 90. 1954/55 56/57 58/59 GOfer 62/63 64/68 © Bese: 1954-55 = 100 —— PRODUCCION AGRICOLA ‘ ———— PRODUCTION AGRICOLA PER CAPITA Fig. 21. — Dingrama lineal recilineo 224 EZEQUIEL ANDER-EGG Los diagramas lineales curvilineos se diferencian de los anteriores por la utilizacién de curvas en lugar de tectas, lo que puede hacerse de dos maneras: — Por aproximacién, mediante el suavitado de! polfgono de frecuen- ' cia; este procedimiento no tiene: ningun rigor matematico. — Por interpolacién, mediante un cAlculo especial de base matemé- tica que tiene en cuenta valores reales y tedricos que permiten obtener los valores intermedios correspondientes a una curva de- terminada *. Como las curvas no son —salvo raras excepciones— arcos de circun- ferencia, con el fir de reducir al minimo la arbitrariedad de las mismas, se emplea un instrumento especial denominado plantilla de curvas, tam- bién conocido con el nombre de pistolete. En general, los diagramas curvilineos son menos utilizados que los rectilineos. 3. DiaGnaMas SUPERFICIALES Los diagramas superficiales se construyen a base de figuras geo- métricas regulares: rectdngulos, tridngulos, cuadsados y circulos. Los més‘ utilizados son los rectangulares y los circulates; estos ulti- mos tienen un mayor valor pictérico, pero los rectangulares son de més facil construccién. a. Diagramas-rectangulares. Los diagramas xectangulares, denominados también gréfivos de ba- tras, juntamente con los diagramas propiamente linealcs, son los més utilizados en las representaciones gréficas, Siendo sus bases iguales, las magnitudes que representan serén proporcionales a las alturas, con lo que se facilita la comparacién. * Entre los métodos mateméticos de interpolacén podemos sefialar: método elemental o simple, método de Newton, método de Benel, método de Sterling, mé- todo de las diferencias sucesivas de las factoriales, método de las diferencias finitas, metodo de Lagrange, método de-interpolacién cuadratica, método de las aproxi- maciones sucesivas, méiodo de interpolacién lineal, método de las dreas o de Cantelli PRESENTACION DE DATOS (CONTINUACION) 225 He aqui un ejemplo: TASA ANUAL DE CRECIMIENTO ASA ANUAL DE INCREMENT. DE LAS EXPORTACIONES TOTALES DEL VALOR DF LAS EXAO_ACIONES, DEL MUNDO Y DE LAS REGIONES DEL MUNDO Y DE LAS REGIONES, EN DESARROLLO (1953 1969) EN DESARIOLLO (neremento percent 1962) FL munn0 OTROS PAISES “AMERICA LATINA ELMUROO OTROS PAGES, AMERICA LATINA Fuente CIES Ser HOM, Com. CS, 12 de Morte 10% Fig.-22. — Diagrama rectangular o grafico de barras E) histograma es una modalidad de los diagramas rectangulares, en en el que se representa por un recténgulo cada clase de la serie, determi- nando Ja frecuencia de clase respectiva Ja altura del rectangulo. En el caso de que las clases sean desiguales, se introduce una cerreccién en la altura del rectingulo correspondiente. 226 RZEQUIBL ANDER-EGG Los resultados de Ja aplicaci6n del test matrix de Raven’ (véase capitulo 18) se pueden representar en un histograma da la siguiente manera: FRECUENCIAS. (Itmites de close ) Fig, 23 — Ejemplo de histograma PRESENTACION DE DATOS (OONTINUACION) Los diagramas rectangulares pueden presentarse bajo Ja forma recténgulo de columnas subdivididas, mediante el uso de colores 0 rayados diferentes. He aqui un ejemplo ilusirativo con columnas subdivididas: (MEDICOS DISPONIBLES POR, CADA 10.000 HAMTANTES: 7 (Alrededor de 1,962) NUMERO DE MEDICOS EN. 1967 Y ESTIMACION. DE LOS QUE SE NECESITAN EN 1980 HM nuwero en 1957 BRR] NUMERO ADICIONAL NECESARIO EN 1990 ‘9 Eetimactén Kanada on La proporeién'de 13:0 médicos ‘POF 10,000 habitantes, Fig. 24. — Diagrama rectangular de columnas subdivididas 228 BZEQUIEL ANDER-EGG Las barras horizontales, como las del ejemplo que preséntamios a continuacién, tienen una gran utilizacién como modo de se avaseaciaas grafica, CEREALES - AUMENTO DEL RENDIMIENTO POR HECTAREA (1934.38 4 1960) Fig. 25. — Grdfico rectangular de barras horizontales Dentro de Jos diagramas rectangulares, las pirdmides de edades cons- tituyen una modalidad muy utilizada, La superposicién grdfica de los grupos de edad conforma aproximadamente una pirimide, En la orde- nada se representan las edades, y en las abscisas se colocan los porcenta- jes correspondientes a cada edad o grupo de edades, ubicando varones a la derecha y mujeres a la izquierda del eje vertical. Cuanto mas “joven” sea una poblacién, mds ancha serd Ja base de la pirdmide, Una poblacién “envejecida” dard una piramide mds ancha en Jos rectangulos superiores, ~xoporcionalmente, claro est, PRESENTACION DE DATOS (CONTINUACION ) 229 COMPOSICION DE LA POBLACION POR EDAD SEGUN SEXO - 1961 ee vaniranres ee ——— ee ——— ae, 2 oS > so =e ClrRaS AILATIAS 60m tn. Fig. 26. — Pirdmide de edades b. Dragramas circulares. Los diagramas circulates se aplican ventajosamente en la representa- cién de un conjunto y sus diversos componentes. Podemos distinguir cinco tipos de representacién circular, cada. uno de los cuales a su vez puede subdividirse cn simple y compuesto, — de sectores 230 BZEQUIEL ANDER-EGG — de circulos concéntricos — de dreas de tangentes — base de ordenadas polares — de grdficos en espiral DIAGRAMA SUPERFICIAL CIRCULAR DE SECTORES Se presenta bajo la forma de un circulo dividido en sectores, en el que el hecho considerado en su totalidad se considera equivalente a los EL CRECIMIENTO DE LA POBLACION DE LATINOAMERICA ES MAS RAPIDO QUE EL DE OTRAS REGIONES DEL MUNDO Porcentaje de lo Poblocién Mundial TOTAL MUNDO : 1.600 Millones 2.500 Milllones 3.800 Millones 6.300 Millones TOTAL LATINOAMERICA: 63 Millones 183 Millones 303 Millones 592 Millones ASA WOOF LATINOAMERICA my NORTEAMERICA sama UNION SOVIETICA [aI AFRICA OORQOE EUROPA «tata Fuente Comisién Econémica para Latinoomérice Fig, 27. — Diagrama superficial circular de sectores PRESENTACION DE DATOS (CONTINUAGION) _ 231 360° de la circunferencia y cada una de las clases o grupos, tendré un sector con un éngulo’ central correspondiente. al porcentaje.que debe distribuir. En el ejemplo que utilizamos (Fig. 27), la poblacién total del mundo est4 representada por la totalidad de Je circunferencia, y cada continente por un sector equiyalente a su poblacién. En este caso conr cteto se quiere ilustrar acerca del crecimiento més répido de Ja pobla- cién latinoamericana, en ielacién con otras regiones del mundo. DIAGRAMA CIRCULAR DE CiRCULOS CONCENTRICOS De gran utilidad para representar un conjunto de fenémenos en épocas diferentes. A veces son dificiles de confeccionar, cuando las am- plitudes son poco desiguales. Véase el ejemplo de 1a Fig. 28, en ia pdgina siguiente. 232 EZEQUIEL ANDER-EGS COMM O50 COS KK 61 se EE a [eeeceet POBLACION 1925 [iediers el POBLACION 1965 [xx | MILLONES DE HABITANTES od N CIRCULO REPRESENTATIVO AASE DE LA POBLACION EN 1925, Fig. 28, - Diagrama ciecular de cfseulos concéntricos PRESENTACION DE DATOS (CONTINUACION) 2337 DIAGRAMA CIRCULAR A BASE DE ORDENADAS POLARES Los diagramas circulares en base-a ordenadas polares son muy utili- zados en Jos procesos dindmicos que revisten un cardcter ciclico, de pe- riodo bien definido y determinado. Se denominan simples cuando reco- gen en un mismo grafico la representacién ciclica de un solo fendémeno, y compuestos cuando consideran dos o mas fenémenos. Para la confeccién de este tipo de grfico lo primero que ha de hacerse es dividir la circunferencia mediante radios de tantos segmentos iguales como periodos comprende el fenédmeno estudiado (12 si se trata de un afio, 6 si se trata de los dias laborables de una semana). Una vez efectuada esta operacién, sobre cada‘uno de Jos radios vectores se tomarén los valores correspundientes a cada periodo (o de cada variable dependiente), segin la escala elegida, Realizada la. misma operacién en cada uno de los radios vectores, se“procede a unir los puntos sefialados. Cuando un diagrama circular en base a ordenadas polares representa un fenémeno de produccién creciente durante un periodo de varios afios, tenemos fo que se denomina un grdfico en espiral. A continuacién he- cemos una representacién grafica de este procedimiento, representando e] mitmero de casos individuales atendidos mensualmente y a partir.de su instalacién, por una agencia de servicio social. NOMERO DE CASOS ATENDIDOS POR UNA AGENCIA DE SERVICIO SOCIAL Enero . Febrero 10 35 | 40 Marea. 10 30 0 Abril 15 25 35 Mayo 10 30 45 Juni 18 35 sos Julio 5 25 58 Agosto. 10 30 50 Setiembre 18 36 50 Octubre .. 10 35 35 Noviembre . 10 20 8 Diciembre .. Is 25 40 234 EZEQUIEL ANDER-EGG REPRESENTACION GRAFICA DE LOS VALORES DEL CUADRO ANTERIOR: Fig. 29. ~ Ejemplo de gréfico en espiral c. Grdficos triangulares. Los diagramas de triéngulos ofrecen posibilidades mAs reducidas de representacién grdfica, El sistema es de facil construccién ya sea que se trate de triéngulos de base comin, donde sélo se modifica la altura, o bien cuando se hace superposicién de tri4ngulos de base diferente, en cuyo caso las diferencias se expresan con las variaciones de superficie. d. Gréficos cuadrangulares. La representacién gréfica mediante diagramas de superficie cuadran- gulares, se hace en funcién de Ja superficie. Para:su construccién hay iar cea irre nae dea Ware truir uno de doble superficie se multiplicar4 por 2 la superficie del mismo (si quisiera representarse el triple, por 3; si fuera el cuddruple, por 4; PRESENTACION DE DATOS (CONTINUACION) 235, y asi sucesivamente); a este resultado: (10)? X 2 = 200, hay que - hallarle Ja rafz cuadrada, y esto nos dard el valor con que se construiré el otro cuadrado, Como en el caso anterior, se trata de yn procedimiento poco utilizado. 4. Grdricos EsTEREOMETRICOS Los estereogramas se utilizan para representar fenémenos con tres variables, mediante e] empleo de cualquier figura geométrica dibujada en perspectiva, siendo las més utilizadas el prisma y el cubo. La comparacién de los estereogramas se hace teniendo en cuenta él volumen de los mismos, a. Estereogramas cibicos. Como su nombre lo indica, se trata de Ja utilizacién de cubos. Para su construccién se ha de tener.en cuenta que si deseamos hacer un cubo de doble volumen que otro que tiene por ejemplo 20-mm de lado Cvolu-. men del cubo = ® = 208 = 8,000 mm®), no se ha de construir otro de 40 mm de lado, puesto que resultar4 ocho veces mayor (64.000 mm®), En el ejemplo anterior hay que proceder a multiplicar por dos ef volu- men y a este resultado hallarle la rafz cibica. cee 8.000 X 2 = 16.000 38 /76.000 = 25,2 En consecuencia tendr§ el nuevo cubo —que representa el doble de volumen— 25,2 mm de lado, b. Estereogramas prismdticos. Por ser de més facil construccién y espccialmente por facilitar la comptensién y la comparacién de las figuras, el prisma es el cuerpo geométrico més utilizado en estereometria. 236 EBZEQUIEL ANDER-EGG Se pueden construir haciendo variar Ja base y Ja altura, comparando los voltimenes, ste procedimiento es muy engorroso, por eso lo co rdente es confeccionar prismas con bases iguales, representando el fe- némeno cuantitativamente en funcién de la altura, lo a facilita la comparacién de tas figuras. B. Representaciones graficas de base no matematica Entre las representaciones grdficas de base no matemtica. cabe stinguir: EI sistema de representacién cartogrdfica, empleado sobre los mapas geogrdficos y mapamundis, que sirve para reptesentar la intensidad de los fenémenos cuantitativos referidos a divisiones geogrdficas, politicas, administrativas, etc., como provincias, regiones, distritos, zonas, etc. | sistema de los graficos libres 0 especiales, en los que las represen- taciones escapan a toda regla o norma estadistica para su confeccién, la cua] se realiza arbitrariamente, segin la imagen elegida y variando al- gunas de sus caracterfsticas, como la altura, grosor, etc. segtin la pro- porcionalidad creciente o decreciente que corresponde a cada valor aislado, 5. CanrocraMas La representacién gréfica denominada sistema cartogrifico 0. carto- gtamas, consiste en representar figuras sobre’ mapas, y si bien no se hacen sobre base matemitica, deben confeccionarse con prerisién en relacién al fenémeno que representan. Podemos sefialar dos tipos de representacién cartogréfica: Discontinua (mapas rayados, sombreados o punteados). Continua Cpuntos, Ineas, superficies, voltimenes}. a. Representacidn cartogrdfica discontinua. Es la més conocida y utilizada; por ella se representan los fenéme- nos estadfsticos mediante coloracién, rayado, sombreados 0 punteados de Jas divisiones territoriales (geogréficas, politicas, administrativas, etc.), de Ja cartogeografia, Como su nombre Io indica, los mapas sombreados 0 rayados repre- sentan los fenémenos mediante el sombreado 0 rayado de cada divisién PRESENTACION DE DATOS (CONTINUACION)) 237 considerada, mediante tintas degradadas del blanco al negro, conforme a Jos valores del fenémeno representado, Veamos un ejemplo concreto de construccién de un mapa sombrea- do, en el que se representa la densidad demogrifica de los diferentes estados venezolanos, conforme a los resultados del censo de 1961. DENSIDAD DEMOGRAFICA POR ENTIDADES FEDERALES-1961 wa NOE norwneo™™ Fig. 30, — Cartograma: mapa sombreado b. Representacion grdfica continua. Puede hacerse bajo diferentes formas: por puntos, lineas, superfi- cies y voliim.nes, sin contar otras combinaciones mas libres. La representacién por puntos o estigmogramas, representa los dis- tintos fenémenos sobre divisiones territoriales, mediante Ja superposicién 238 EBZEQUIEL ANDER-EGG de puntos Cestigmogramas), sobre las cartas geogrificas ( Se eee La representacién Hneal se hace mediante rayas sobre el mapa, que tienen una longitud proporcional al fenémeno. que reptesentan. hice be cuales on algin de diagrama de perficle oe Coveiided Cleungul,cheelo, ce popoonal « I, Fig. 31. — Cartograma combinando elementos graficos ‘Los cartogramas utilizarse también en combinaciones como la que muestra el gréfico siguiente, en la que se resumen, grifica y sin- téticamente, algunos resultados de la investigacién que el P. Lebret y su equipo efectuara en San Pablo (Brasil), PRESENTACION DE DATOS. (CONTINUACION) 239 : Por ultimo, tenemos los cartoestereogramas en los que se superpone al mapa un estereograma; se trata-de una’ modalidad de representacién gréfica poco utilizada por las dificultades de confeccién, 6. PicrocraMas Consisten en figuras Cisotipos) que representan un fenémeno que es explicado por Ja indole misma de la figura. 4m PARA LOS PICTOGRAMAS QU ero. Bit 1% bos feotipos deben ser bufictentemente cleros pare explicarse Por st mismo, Fig. 32. — Ejemplo de isotipos utilizedos en pictogramas También suelen utilizarse combinados, como en el caso siguiente: 240 EZEQUIEL ANDER-EGG OPERACIONES CREDITICIAS om BID DARA 1963. ’ BD apicansns By seus pote oe pristames plodates 2] istosten AB transporte Jp enerpla neers ®a eo ® ssisvencte tiene ‘vgn nowcun o& 9B) gua putty steanaritote vivlondas FO inajr vee tow ter CD somesctia anata Fig. 33, ~ Pictograma donde se han utilizado diversos elementos Cisotipos) combinados PRESENTACION DE DATOS (CONTINUACION) 241 7. GRAFICOS LIRRES O ESPECIALES Como ya se indicé, se trata de gréficos que escapan a toda regla o norma estad{stica para su construccién. Explicaremos solamente aque- Jes que son més utilizados‘o de facil aplicacién. i , a. Grdfico Gantt. Se utiliza para representar los hechos en su relacién con el tiempo; de ordinario se trata de relacionar el trabajo previsto y ¢l trabajo efec- tivamente realizado, de ah{ que se los denomine grafico de avance de trabajo y también “grafico de programa de trabajo y de trabajo rea- lizado” Para confeccionar este tipo de grafico, se divide una hoja Ce tamaiio recomendado es de 28% 43 cms.), dejando en el nds agpteclein cripcién de Jos distintos trabajos, Iuego una serie de columnas representan las unidades de tiempo @ utilizar Cpueden ser: horas, dias, semanas, meses, etc.). El gréfico Gantt puede utilizarse —como se muestra‘en el grifico siguien- te~ para reprecentar It duacién de diferentes as aturas en un curso en donde la ensefianza de las mismas es escalonada y coordinada, El ejemplo cor pespande al curso intensivo sobre Desatrollo de la Comunidad que el Ciadec de zuela (Centro Nacional de Capacitecién e Tavestigecien Aplicada para el De- sarrollo de Ja Comunidad), dicta para profesionales que laboran en. este campo, durante un perfodo de 30 semanas. BREE PLAN OF ESTUDIOS PARAEL TP CURIO BAICO peel’) *]+] |e bp daha on ~= paeouoein 2 seawaeas HicBSett Foca Bis hsSoN, = WES Sasay ne vesnoagon sock ronan Ntenteo f= ontavs ORE Fig. 34. — Ejemplo de aplicaciém de? gréfico de Gantt 242 EBZBQUIEL ANDER-EGG b. Curvas de nivel. Las curvas de nivel utilizadas en topografta yeptesentar puntos de igual altitud 0 nivel, y en cartograffa para la iepresentaciin de puntos geogrdficos de igual precipitacién pluviométrica Cisoyetas), igual pre- sién atmosférica Cisobatas) o igual temperatura (isotesmas), también se - emplean en Estad{stica para la representacién de fenémenos de tres variables.. Para Ia confeccién de curvas de nivel sobre los ejes de las coorde- nadas cartesianas, se sefialan los valores de las variables dependientes y se proyectan en ellas Jas curvas de nivel que representan la intersecci6n del sélido con planos paralelos al formado por jos ejes y que se sitdan a distancias diversas segdn el médulo, Como ejemplo vamos a representar mediante este procedimiento, un fenémeno con tres variables que presentamos en la siguiente tabla de correlacién. 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 i 1 2 ee ee ee eee 4—- 2 4 4 8 6 eae 5—_—-—-5— 7115 6— — 6—~—~— 4614417 8— 3 Te Sg gee ee ey eee PRESENTACION DE DATOs (CONTINUACION) 243 Jo 20 30 40 50 60 70 80 W Fig. 35. — Curvas de nivel Las curvas de nivel se aplican sobre todo para confeccionar las Ila- madas “superficies de mortalidad”. ¢. Diagrama triangular. Se trata de un modo de representacién diferente del grdfico trian- gular de superficie. Consiste en un tridngulo equildtero en cuyos lados se representan én porcientos tres variablés de un fenémeno, por ejemplo tres grupos de edades, a saber: Ios jévenes (de 0 a 20-afios), los adultos (21 a 60 afios), y los viejos (mAs de 60 afios). Los lados se gradiian in- dicando el porcentaje de individuos de cada grupo de edad; el grupo joven se coloca en el lado izquierdo del tridngulo (0% en el vértice y 100% en la base); el grupo adulto se coloca en el lado derecho del tridngulo (0% en la base y 100% en el vértice), y el grupo viejo se coloca en el lado de la base del triangulo (0 % a la izqitierda y 100% a la derecha). 244 BZEQUIEL ANDER-EGG Fig. 36. — Diagrame triangular (grupos de edades) E] grAfico inserto representa la distribucién de grupos de edad, co- trespondientes a tres comunidades distintas, en las que se obtuvieron los siguientes porcentajes: Aen iC 5% 51% 31% 65% 25% 54% 10% 24% 15% Otra modalidad, que no pertenece estrictamente al diagrama tian- gular, pero que representa también tres variables de un fendmeno, es. Ja que transcribirnos a continuacién, expresando la distribucién de la mano de obra mundial por sectores econémicos hacia 1950 (Fig. 37). PRESENTACION DE DATOS (CONTINUACION) 245 ee reer a a bee. Es KEENAN ANY WAVAVAVAN AGRICULTURA, Fig. 37. — Diagrama representando 3 variables d. Mapas “reajustados’”’. Cuando en los mapas se representan fenémenos que no dependen de Ja superficie del suelo, se introducen a causa de ello ciertas deforma- ciones- que pueden corregirse.modificando el fondo del mapa. Lo més comin es la sustitucién del fondo del mapa geogréfico por un fondo de mapa demogréfico. Aqui tenemos un ejemplo en que se representa la distribucién de alimentos de acuerdo con el consumo diario de calorias (Fig. 38)» 246 EZEQUIEL ANDER-EGG PORLACION Y ALIMENTOS ae Bote ow tn tae oe Fig. 38. ~ Ejemplo de “mapa sesjustado” e. Perfiles, Utilizados principalmente en psicologfa, para representar los nive- les alcanzados en distintas pruebas analiticas, consiste en sintetizat en una curva o en puntos, un fenémeno ligado a varias variables. La ven- taja de este procedimiento est4 en Ja visién de conjunto que ofrece y su cardcter sintético. He aqui un ejemplo: Sas as es = PERFIL DE DESARROLLO ~ oo | ee Proporssn coat tonne chore arate — me. et = z 2 3 = =a | ~ > A . ACION DE LA FUERZA OURERA EM AGRICULTURA {1090), |, Fig. 39 PRESENTACION DE DATOS CoontmuaciéN) | 247 C. Regles para la construccién de gréficos La amplitud de Jas modalidades que ha adquirido Ja representacién grafica ha Ilegado en algunos casos a un libertinaje estadfstico que no obedece ni a normas mateméticas ni légicas, aunque revele una gran imaginaci6én y capacidad art{stica. : Hace més de 50 afios que la American Statistical Association, reco- mendé algunas normas de aplicacién general que atin hoy tienen vali- dez, aunque luego otras reglas se fueron haciendo necesarias, Nosotros procuramos presentar aqu{ una visién de conjunto de las mismas. 1, NorMAs GENERALES 1. El titulo debe ser claro, concreto y figuraré dentro de los mites de Ja trama, siempre que sea conveniente podrin utilizerse para mayor claridad subtitulos 0 epigrafes adicionales, 2. Todo grifico debe llevar una leyenda explicativa y acleratoria de los fe- némenos tepresentados, tanto si se hace uso del color como del rayado, 3. Cuando el grafico recoja un fenémeno compuesto, te procuraré no re; Ptesentar gran mimero de componentes pera evitar confusiones. 4. Debe elegirse siempre el sistema més adecuedo al tipo de fenémenc que se desea representar. 5. Al grifico conviene acompafiar el cuadro estadistico con los datos mu méricos correspondientes. 6. Cuando se empleen colores en Ia representacién de los fenémenos com- puestos, se elegiran los de mayor contraste, para destacarlos y facilitar la interpretacion. 7, Cuando la repreventactin grificn cupe mucha superficie, de tal forme ue escape a una visién de conjunte, se truncard para evitar tamatios surados. 8. La eleccién de Ia escala debe realizarse en tal forma que les distintas intensidades constituyan valores absolutamente adaptables al’ grifico, para Jo cual se redondearé el valor tomado como equivalencia, 248 BLEQUIEL ANDER-EGG 2. Normas PARTICULARES 1. Para el sistema diagramdtico. a) DIAGRAMAS DB PUNTOS 1, Los estigmogramas deben construire a es: cala tal, que cada punto represente wnidades enteras del fenémeno. Fig. 40 2. La excesiva variedad de los signos conven- Gionales empleados como puntos restan claridad al estigmograma. 000 ooo 3. Los puntos empleados en estos diagramas deben ser pequefios, pa- ra no confundizlos con les circula- res superficiales. OC oO O Fig. 42 PRESENTACION DE DATOS (CONTINUACION) 249 b) DIAGRAMAS LINEALES 1, La disposicién general de un diagrama debe ajustarse al inétodo cartesiano, es decir, deberé progre- sar de izquierda a derecha y de abajo hacia arriba, y en esa misma forma deberin lecrse Ia escala-ver- -tical y Ia escala horizontal. 2, De ser posible, los graficos pre- sentarén las series listicas me- diante magnitudes Jineales, curvas y barras, puesto que las gréficas ‘Superficiales y de volumen se prestan a confusiones y @ exré- neas interpretaciones. 3. Siempre que sea factible, Ja escala vertical de la curva debe seleccionarse de form que la Kinea del cero aparezca en el diagrama, El descuido de esta regla, quizd una de Jas mis importantes, siempre da lugar @ confusion, ya que la impresién visual "es inco- recta. ol 1998 1962 1 GANANCIA (en TOs 1950 1954 1958 500} lo00 W953 1954 1955 1956 1957 1958 CoRRECTO. SiFa? aE Fel ci Peper i wok i } Fig. 46 5. La Inea del cero deberd diferenciarse, mediante un tra- zado mAs grueso que las lineas que representan coordenadas. Fig. 47 PRESENTACION DE DATOS (CONTINUACION) 251 : a ° 1900 1910 1920 19901940. 19507 0 1900 1910 1920 990 1940 1950 Fig. 48 6 Cuando les curvas- repte- senten potcentajes, es sconse- jable hacer resalter [a Ines del 100 por 100 u otra cual- quiera usada como base de comparacién. 7. Si Ia escala de un diagra- ma se refiere a fechas y el perfodo de representado no es una unidad completa, es prefe- rible sealer la primera y la lima coordéenada, puesto que tal diagrama no representa el Principio o el fin del tiempo. 252 EZEQUIEL ANDER-EGG 000 res . 200 peed 8, Cuando las curvas sear tra- elite logaritmica, to- 40 das que repeesentan py el diagrama deben ser mld 10 plos de 10 en Ia escala logs. rit 2 u 1950-1951 1952 1953 1954 Fig. 50 2s CORtECTO gal g zis Zz "| as 2 9. No deben trazarse mis If- 0 WTO 1920 1930 1940 19501980 neas coordenadas (trama) que Jas necesarias para ayudar lo INCOMECTO —Jectura de Ia grifica. ™~ Soc 8 POBLACION EN Mil LONES Oro Wad WoO Tha? 150-1900 Fig. 51 PRESENTACION DE DATOS (CONTINUACION) 253 ° 970 19RD TOO 194019801960 POBLACION EN MILLONES, CORRECTO 10. Las curvas de un diagra- ma deben ser més grueses que las Hineas coordenadss (trama) del mismo. INCORRECTO ™~\ Fig. 52 11. En las curvas represen: tivas de una serie Fig. 53 54 POBLACION EN MILLONES POBLACION EN MILLONES: > POBLACION EN MILLONES: EZEQUIEL ANDER-EGG “12, Los -mimeros. imdicadores de Is escala de un diagrams eben consignase « la izquies- da de la parte inferior, « Jo largo de os ejes respectivos. 13. En ocasiones conviene in- cluit en el diagrama Jos datos numéricos o férmules repre- sentadas. Fig. 55 PRESENTACION DE DATOS (CONTINUACION) 255 Ato _Total 1950 56.800 1951 44,200 1952 45.900 14. Si los datos numéricos no 1953 42.100" se incluyen en el diagrama, 1954 59.300 conviene darlos en forma de tabla acompafiando a éste. 1955 62.000 1956 68.700 1997 69.108 050 1951 1952 1952 1954 1955 1956, 1957 Fig. 56 100 15. Todos los titulos y cifras 80 del diagrama deben disponer- z se de manera que sean fécil- 3 60 mente legibles, partiendo de 3 la horizontal inferior 0 del < margen izquierdo, y dentro de ge lo posible, los letreros, rétulos, ° epigrafes, simbolos, etc., se co- o locarén horizontalmente y' s6lo 20 por excepcién en posicién ver- tical. 0 1840 1850 1860 1870 1880 1890 Fig. 57 256 EZERQUIEL ANDER-EGG 16, Si un diagrama requiere el trazado de dos o més cur vas, deberéa fas er de die tinto color o de un spo de linea diferente, De ordinario €s conveniente evitar, el uso de letras 0 més curvas en una gréfica, Especialmente si se cxuzan es muy probable que se produzca una confusién, Me No es fécil dar una a objetiva con respecto al [ tamafio adecuado del dingsa- ma de una curva, En el gré- fico “A” se ha exagerado la escala vertical y en el grético “GC”, la escala horizontal, Se CORRECTO. ha sugerido que las dimensio- nes adecuadas son aquellas que dan un dngulo de 45° pase los movimientos de Ja curva que se tienen que hacer resaltar. Fig. 59 PRESENTACION DE DATOS (CONTINUACION) 257 Indice bose 1943= 100 Escala Logaritmica 150 150 100 100 60. 60 40 40 L 914 1919 1924 1929 1934 1989 1944. 918 1923 1928 1933 1938 = 1943-1 Fig. 60 18. En las series de niimeros indices es de particular utilidad el grifico semilo garitmico. Por ejemplo, es bien sabido que: . N. I. Salario real — N. 1. salario nominal aaa = 100 N. I. costo de vida Tomando logatitmos, la expresién log. Nis. = log. NJ = log. Nilew. Al presentar en escala semilogaritmica, basta graficar Jas series, log. Nis. y log. N.Le.v. y restar una de otra, como Jo indica la férmula, punto a punto, para obtener de manera gréfica cdmoda y elegante, le curva log, Nsz. y medir ademés sus fluctuaciones, cispides, comportamiento general, etc. : «) BIAGRAMAS SUPERTICIALES 1. Entre Jos superficiales, deben ext plearse por la sencillez de su com fecci6n, los diagramas rectangulares. e888 88 1950 1951 1952 258 EZEQUIEL ANDER-EGG . sz ~ 19590 «WSL ~«952 Fig. 62 2. Se preferité emplear Jos' diagramas rectangulares verticales, a los horizontales. $00 3. Las banras no deben ser’ ni excesivamente cortas_y an-\ 400 cchas, ni demasiado largas.y angostas, Entre barta y barra 300 eberd dejarse un espacio que no sea menor, aproximadamen- te, que la mitad del ancho de 200 una bar, ni mayor que el ancho de le misma. 100 1955 1956 1957 1958 Rig. 63 PRESENTACION DE DATOS (CONTINUACION) \ 259 4. Para la representacién de fendmenos compuestos se elegiréa con preferencin fos circulates de sectores, sobre todo pa Ta_porcentajes, 5. En los procesos dindmiens que revisten un carécter ciclico, de pe MARTES — rfodo bien definido y determinado, se han de utilizar los. diagramas circulates en base a ordenadas po- lates. unes Las divisiones 0 escalas del radio vector se marcarén mediante citcu- Jos concéntricos, anotando su valor en Ja parte central superior de ca- da uno, procurando que no coin cidan las sucesivas anotaciones con ‘SABADO ninguna divisién del periodo. Fig. 65 260 EZEQUIEL ANDER-EGG 2. Para el sistema estereométrico. 1, Los estereogramas se emplean ferentemente en la represertacion de fenémenos medidos en unidades aibi- cas. Por la sencillez*de su construc- cién, se dard prioridad a los estereo- gramas en base a prismas. J i7 a 6 8, Para el sistema cattogrdfico. 1. Para los cartodiagramas se utilizarén preferentemente los diagramas superficiales rectan- gulares. PRESENTACION DE DATOS (CONTINUACION) 261 2. Los cartodiagramas com- puestos deben realizarse en ba- se a diagramas circulares de sectores, 262 BZEQUIEL ANDER-EGG 4, Los cartoestereogramas com: puestos se deben ejecutar ca base a figuras prisméticas. Fig. 70 4. Para los pictogramas. 4= PARA LOS PICTOGRAMAS: QB ero, Hi bt 1 Los tsotipos deben ser suficientemente claros pora explicone: por si mismo, Fig. 71 t 1. Los isotipos deben ser suficientemente claros para explicarse por s{ mismos, PRESENTAGION DE DATOS (CONTINUACION) 263 By 00% EJEMPLO INCORRECTO. x 2. Las cantidades mayores se tepresentan repitiendo e} isoti- po y no aumentando su tama- io, EJEMPLO CORRECTO. L ; i bet Fig. 72 Mii ~ ARRARKRI ~~ sin os Fig. 73 3. Los pictogramas comparan cantidades aproximadas, no cifras exactas. 264 EZEQUIEL ANDER-EGG EJEMPLO INCORRECTO. wt las a las i az — a a la an aa tas Fig. 74 4, Los pictogramas sélo deben utilizarse para hacer com- pataciones y no para presentar cifras aisladas. . 5. Para graficos libres. La posibilidad de. aumentar el atractivo de los’ grificos haciendo libre uso de la imaginacién —lo que es propio -de los grdficos libres— puede alejar de toda norma de los sistemas de representacién. De sh{ que se hace necesario tener en cuenta al menos dos regles para que tengan validez como sistema de representacién, estadistica, a. Precisién No se trata de una precisién de base matemética, sino de una fidelidad a las diferencias reales que se dan en los fenémenos. b. Claridad * El arte y la imaginacién de un gréfico Wbre, no debe impedir que de une. sola ojeada se puedan captar visualmente Jas caracteristicas y diferencias de los fenémenos. CAPITULO 21 LA REDACCION DEL INFORME 1, La preparacién del informe. “TA tarea de la investigacién no queda completa hasta tanto ha sido escrito el informe. La hipétesis més brillante, el estudio més cuidadosa- mente preparado y Jlevado a cabo, los resultados mds sorprendentes, son de escaso valor a menos que sean comunicados a otros. Muchos cientifi- cos sociales parecen mirac la redaccién de un informe como una minu- cia molesta que aparece al final del proceso de investigacién pero que no es en realidad parte inherente del mismo” (1). Los trabajos de investigacién se presentan bajo esta modalidad, pero Ja redaccién del informe es alg> més que la presentacién de datos. Por otra parte, la preparacién del informe es una tarea imprescindible para la comunicacién de los resultados de la investigacién, y consecuentemente para el avance de la ciencia, E! informe constituye, pues, un documento escrito que tiene ¢l propésito de enterar de algo, presentando hechos y, datos obtenidos, indicando procedimientos utilizados y Ilepande a cier- tas conclusiones y recomendactones. 2. Estructura de fos informes. Cualquiera sea a longitud o Ja indole de los intormes, éstos tienen ciertos elementos comunes que constituyen [a estruciuta bdsica de los mismos. Apoyados en Best (2), pero con ciertos reajustes que estimamos necesarios a nuestros. propésitos, proponemos la sigtiente estructura de informes: A. Seccién preliminar. 1. Cubierta (titulo, autor e indicacién de Ja institucié: que ausp:- cié la investigacién). 2. Cargtula Ctitulo, autor e indicacién de la institucién que aus- picié la investigacién). 265 266 EZEQUIEL ANDER-EGG 3. Prefacio y agradecimientos. 4. Indice. : B. Cuerpo del informe. 1, Introduccién: a, planteamiento del problema; b. significado del problema; ¢. objeto de la investigacién (qué y para’ qué); d. supuestos tedricos en que se apoya; ¢. definiciones operacionales utilizadas. N Revisién de la bibliografia relacionada con e]-tema y de inves tigaciones ya realizadas, w . Esquema de la investigacién: a. breve referencia al disefio de la investigacién; b. metodologia y utilizacién, Presentacién, andlisis e interpretacién de los hechos: a. los hechos; b. el andlisis de los hechos; ¢. Ja interpsetacién de los hechos. oe v Resumen y conclusiones: a. principales hallazgos; b, sugerencias para investigaciones ulteriores, 6. Recomendaciones, C. Seccién de referencias. 1. Bibliografia. 2. Anexos y apéndices: a. graficas e ilustraciones, b. datos estad{sticos; . material suplementario A. Sxcct6N PRELIMINAR La seccién preliminar constituye en alguna manera, una especie de presentacién general del trabajo. De ordinario se trata de cuestiones for- males y convencionales; as{ por ejemplo, el indice podria ir.al final del informe y no en esta primera seccién. Sin embargo hay un aspecto de LA REDACCION DEL INFORME 267 esta primera parte que debe merecer especial atenciin: el titulo. Debe ser conciso, claro, breve (se recomienda que no exceda las 7 palabras). Se ha dicho que para escoger un bucn titulo hay que preguntarse a si mismo: “¢Bajo qué tépico buscaria en el indice por materias de una revista de compendios, si quisiera revisar Ja literatura sobre el tema que trato en mi trabajo?” (3). Por una raz6n de honestidad intelectual y de gratitud, se debe hacer constar el nombre de todas’Jas personas que de una u otra manera han contribuido en Ja obra; estas expresiones de agradecimiento deben ser sobrias y mesuradas. En cuanto al indice, conviene que sea suficientemente analjtico para que el lector pueda tener una visién de conjunto de las cuestiones tratadas. B. Cuero pEL INFORME El cuerpo del informe ha de contener el material recogido, estudiado, analizado y elaborado, presentado en forma objetiva, légica, clara y pre- cisa. No hay que agregar ninguna informacién que no conduzca al mayor conocimiento de aquello sobre Jo cual se esté informando, El material no necesario sdlo sirve para crear confusién, Conforme se i dica en el esquema propuesto preccdentemente, esta seccién se divide en seis apartados. Introduccién: tiene por finalidad escribir en términos generales los cbjetivos especificos de la investigacién y la finalidad con que se presenta; igualmente indicard cudles son los supuestos tedricos en que se apoya y las definiciones opera- cionales utilizadas. En suma: se trata de preparar y facilitar Ja comprensién de todo el contenido. Revisién de la literatura sobre el tema: en este apartado se hace una tesefia de Ia literatura publicada sobre el tema, resumiendo las conclusiones més impor- tantes y que se refieren directamente al tema en cuestién. En las ciencias sociales ha habido y subsiste la tendencia a comenzar Ja busqueda de antecedentes a partir de Platén, Aristételes, Herodoto, ete.; no afirmamos que nunca deba hacerse, pero en Ia mayorfa de los casos es innecesario, El andlisis de investigaciones recientes y de parecida indole puede ser de gran utilidad para realizar comparaciones, avan- Zar en una nea de investiacién y faclitar la profundizaciin de. devermina campos de investigacién. i Bsquema de la investigacién: en esta seccién se haré referencia al disefio de la investigecin y la metodologia utilizada; no se trata de algo accesorio o informe- tivo, sino de especial importancia para poder juzgar de la validez cientifica de la investigacién. Presentacién y andlisis de los datos: esta seccién es el cuerpo principal y 268 EZEQUIEL ANDER-EGG comprende dos partes: las hechos y el anélisis de hechos, presentado en texto, cuadeos, gréficos'y Hguras ; Resumen y conclusiones: de otdinario les conclusiones a que se legs quedan diseminadas en el texto, de ahi que sea necesario afisdir un resumen ara seceién, separado; en este caso las conclusiones se ordenarén agrupadas por temas, segdn Forden de importancia, resumiendo los principales hallezgos y Tes eugerencies pera investigaciones ulteriores. Recomendaciones: cuando se trata de una investigacién aplicada en funcién de un programa concreto, es obvio que toda la investigacién deba culminar en une serie de recomendaciones que se agruparin conforme a problemas o a un orden de prioridades. ' C. Sgcci6n DE REFERENCIAS Para no recargat el texto del informe, se trasladan & una seccién separada las referencias bibliogréficas y los anexos. Bibliografia: un trabajo cientifico “que no lleva citas de literatura consultada o una bibliografia de obtas cuya lectura, se recomienda, siem- pre deja dudas en el lector. ¢Ser4 que el autor no conéce Ja literatura?, éSer4 que quiere dar la impresién de que todo lo que dice es original y nuevo? Raras veces se justifica en un articulo cientifico el no citar la literatura pertinente. Aun en los casos de descubrimientos completamen- te originales y nuevos, casi siempre ha habido una serie de anteceden- tes” (4). En cuanto al modo de realizar las referencias, véase mds ade- Jante el pardgrafo pertinente. Apéndice o-anexo: Se incluyen en los apéndices o anexos, cuadros estadisticos que, si bien no son esenciales, ilustran el contenido del in- forme, las fotografias, Jas notas, los cuestionarios utilizados, etc., y todo el material suplementario. 3. El estilo de los informes. Aunque el estilo no es Jo esencial, en ultima instancia constituye el ropaje con que se viste el informe. Una buena investigucién puede perder mucho de su valor con una mala forma, de ahi que se plantea el problema del estilo en 1a redaccién de los informes. ¢Existe un estilo propio del trabajo cientifico? En cierta medida debemos responder afir- mativamente: todo informe se redacta utilizando una prosa acorde con Ja naturaleza de la materia de que se trata, presentando el material en forma org4nica e inteligente. No es propia de un trabajo cientffico una prosa abigarrada, barroca o pomposa; esa “maleza” sélo se utiliza para LA REDACCION DEL INFORME 269 « ‘ ocultar carencia de ideas 0 para presentarse con pretensiones de genio. La redaccién cientifica ha de guardar en su estilo un cierto ascetismo literario: debe ser Mana, directa y precisa, En cuanto al lenguaje a emplear, las palabras familiares han de ser preferibles a aquéiias poco usuales, siempre que la precisién no sufra deterioro. Igualmente lo conereto se ha de preferir a lo abstracto, el verbé transitivo a) intransitivo, Ia frase directa @ la circunlocucién, Io corto a lo largo y lo sajén a lo nec-tomano. En resumen: hacerse entender evitando la fraseologia hueca, que a veces s6lo oculta Ja pobreza de pensamiento. Wright Mills recomiende presentar ef trabajo en un lenguaje tan sencillo y claro como Jo permitan el tema y nuestras ideas acerca de él."“Pero como podgis haber advertido —dice— en las ciencias sociales parece prevalecer una prosa ampulosa:y palabrera. Supongo que los que la em- plean creen que imiten a la «ciencia Hisica», e ignoran que gran parte de aquella prosa no es necesaria en absoluto. En efecto, se ha dicho con autoridad que hay tuna crisis grave de la capacidad de escribir», crisis en la que pasticipan muchfsima los investigadores sociales. La mayor parte de la no tiene relacién ninguna con la complejidad de Ja materia ni las ideas. Se emplea —creo que cast por completo-- para sustentar las propias pretensiones académicas; escribir de ese modo es decirle al lector Cestoy seguto que muchas veces sin saberlo): «sé algo que es muy dificil que puedas entender si primero no aprendes mi dificil lenguaje. Entretanto, no serfs més que un periodista, un profano o alguna otra especie de tipo sub-desartoffado»” (5). Para lograr este lenguaje Mano, directo y preciso, tos pérrafos deben aseme- jatse a los Jadrillos con Ios cuales el informe es edificado; cada uno de ellos debe concretarse a una idea para que resulten homogéneos y se ajusten con>faci- lidad dentro del informe. Con el fin de fijar e} tema de cada pérrafo, se ha de usar, en Jo posible, una frase que se refiera a & en sus comienzos de manera de enfocar Ja atencién y levarla de una idea ava y de un parrafo al que le sigue. Los parrafos cortos, con frases breves. y concretas, dividen el tema y promueven Ja concentracién de los pensamientos. Este método de escribir, si se lo usa con discrecién, impone una sana disciplina y evita las frases que no dicen nada. Un buen estilo debe ser acompafiado con una presentacién orgé- nica ¢ inteligente del material; para ello antes de comenzar a escribir se ha de hacer un bosquejo del contenido de las secciones (preliminar, principal y de referencias); luego, sobre esta base, se ampliard hasta Jle- gar a los subtitulos y notas sobre el tema, La presentacién seré més clara y accesible si los temas se toman uno por uno y se agotan antes de pasar al siguiente. Los encabezamientos deben cumplir con un doble fin: el de poner el titulo o etiqueta en la seccién o grupo de pérrafos, y el de facilitar el hojeo, Para ello se ha de establecer una estructura de los encabezamien- 270 EZEQUIEL ANDER-EGG tos, conforme a un determinado! orden de importancia; pueden adop- tarse dos maneras principales de estructuracién: 1 o bien: 1 a b c 2, 1.2.1.5. a 1.2.1.2, b 1.2.1.3. 3. 1.2.2. B. 1.3. Lt 2. 4. Uso de referencias. La redaccién de un informe de investigacién, de un libro, de un articulo técnico o de cualquier trabajo de’ indole cientifica, se apoya en el camulo de conocimientos registrados en otros documentos que constituyen los medios de comunicacién de tales saberes, E] investigador debe saber céme recurrir a esas fuentes —es lo que se denomina generalmente “mo- do de usar las bibliotecas"—; pero debe conocer también Jas abreviatu- ras, simbolos y modos de usar referencias, que si bien son convencione- Jes no por eso dejan de ser aconsejables precisamente por lo dicho an-- teriormente acerca de la comunicacién de conocimientos, a, Uso de biblioteca. Cuando se est4 en la etapa de revisacién de la literatura pertinente, es preciso recurtir al uso de bibliotecas. Aprender su utilizacién facilita la busqueda y da un acceso més répido a las fuentes. Lo primero que se debe conocer es el manejo del fichero, especial- mente las fichas de autor y fichas de materias, como el sistema de clasi- ficacién de Jos libros en Ja biblioteca (ntimero de referencia y clasifica- cién). Igualmente es importante el manejo de los catdlogos de revistas, LA REDACCION DEL INFORME 271 lo que suele descuidarse con detrimento de consultar aputtes m4s mo- ; dernos del tema en estudio. b. Abreviaturas. Con el fin de economizar tiempo y espacio, suelen utilizarse algu- nas abreviaturas, siendo las mas usadas las que transcribimos a continua- cién, con sus respectivos, significados, A AA. autor, autores auct. auctorum de autores . ante Cristum antes de Cristo anno Domini en el afio de (nuestro) Sefior de..a. addenda a Te apendix apéndicé auage tirada Lose Seid toe iblicacién ight 10s de circa aldededor de eel cee confréntese, comparer con fecha aproximada capitulo documento eadem pagina en la misma pégina . edicién edit. editor eg exempli gratia por ejemplo et.al et alii, et alia Y otros; y° otras cosas ex. excusum \ impreso ete. et cetera y los demas fase. fasciculo fol. ff. folio, folios fig. figs. figura, figuras ibidem, ibid, cg eee eae , referencia idem, id, el mismo, la misma persona ie. id est ves decir, esto es imp. impresa, impreso ‘lust. ilustrado, con ilustraciones infra debajo, abajo Le, loc. cit. loco citato lugar citado ms._mss, manuscrito, manuscritos N.B. nétese bien N.T. nota de traductor op. cit. opus citate obra citada 272 EZEQUIEL ANDER-EGG ped ne post seriptum después de escrito Pe or ejemplo + questio cuestion sd sine dato sin dato sk sin fecha at sine loco sin lugar sm sine nemine sin nombre 08. sociedad soph. suy 10 & tomo tit. titulo trad. traduccién ut infra como abajo ut supra como arriba vide. vid, véase vol. vols. volumen, vohimenes c. Abreviaturas matemdticas. A continuacién transcribimos lizados en la matemética. mis menos igual mas 0 menos multiplicado por dividido por por . entre, es a de donde como t+ ~xX 1 Il menor que mayor que menor o igual mayor o igual identidad seréjante RUVAVA: los simbolos y aBteviaturas més uti- grado minuto segundo L _logaritmo -neperiano o natural Jog. logaritmo decimal o vulgar = sumatoria ©) paréntesis {] corchete {Mave 4 incremento 7 integral ! factorial £(C) funcién de « — infinito <> progresién aritmética 4+ progresién geométrica LA REDACCION DEL INFORME 273 d. Simbologia estadistica. No existe acuerdo total y undnime acerca de los s{mbolos a utili- zar en Bstad{stica; los que presentamos, aqui son los adoptados en nuestro libro y en su seleccién hemos procurado emplear aquéllos de uso més corriente, xX media = total Md mediana Mo modo f.ofi frecuencia de las observaciones N numero total de casas. o notas consideradas ya sea en une muestra‘o en un universo infinito, desvio de clase desviacién media desviacién standard o desviacién tipica , d dn 6 ox desviacién tipica de x o varianza Vv coeficiente de variacién x valor central de clases 1 indice r coeficiente de correlacién t de student cov(xy) covarianza de dos variables Xp _ media provisional iccow intervalo de variacién o amplitud del intervalo 274 EZEQUIEL ANDER-EGG c. Abecedario griego. Aljabeto griego Mintseulas Denominaciones Mayésculas A « Alpha, B 8 Beta : r Gamma A t Delta E € Epsiion Zz t Dsevla H q Eta ° 0 Zeta I ry Tota K * appa ‘ a N s = g x oO ° Om eron Tl Tr Pp P 2 Rho : - Sigma a | T v Tau Yr v Ypsilon ® ° Phi Xx au Oa % Psi Q oe ‘Omega £, Las citas bibliogrdficas. Ya hicimos referencia al uso de la literatura sobre el tema en estu- dio con el fin de facilitas y orientar la comprensién del problema; ahora debemos precisar algunas cuestiones referentes al modo de incorporar ideas 0 conceptos de trabajos previos y ajenos, en el propio informe. Existen cinco modalidades principales: — Lacita propiamente dicha: consiste en reproducir Jo escrito por otto autor, transcribiendo literalmente las palabras del mismo. — La pardfrasis: en la que se explica, comenta o interpreta en forma ampliada el texto o pensamiento de un autor.’ — La glosa: que consiste en un comentario amplificado con el fin de hacer accesible un texto oscuro o dificil de comprender. LA REDACCION DEL INFORME 215 — El resumen: en e] que se expone en forma sintética el pensa- miento de un autor o el contenido de un texto. — La evaluacién: e] autor expone su pensamiento expresando su aprobacién 0 desaprobacién respecto de alguna idea expuesta por otra persona o institucién. g Referencias bibliograficas. Cuando se cita otro autor u otto trabajo, se debe hacer una indi- cacién suficientemente exacta, para identificar Ia publicacidn; es lo que se denomina generalmente “referencia bibliogrdfica”, Interesa saber el modo 0 forma de anotar las referencias. Si bien no hay una total uniformidad en cuando el procedimiento del uso de referencias, existe una serie de normas generalmente adzai- tidas, Conferme a cllas una referencia completa comprende los siguien- tes elementos: — autor — titulo -- tome -- mincion del traductor — editor — lugar de cdicién — fecha de edicion — paginacién AUTOR Debe citarse indicando primero el apellido Cen maydsculas) y el nombre (én mindsculas), separado por una coma; puede consigna:se solamente la inicial del nombre: MARITAIN, Jacques MARX, Carlos Cuando se trata de varios autores, va primero e) nombre de quien ha tenido la mayor responsabilidad en el trabajo (de ordinario esto esté expresado en el libro o publicacién), o bien por orden alfabético cuando todos han tenido participacién semejante. Tratindose de un 276 LZEQUIEL ANDER-EGG autor corporativo —una entidad que se responsabiliza del trabajo—, se indica la oficina de donde emana la publicacién, precedida por el nom- bre del pais: COLOMBIA, DIRECCION DE ESTADISTICAS Y CENSOS Si la publicacién proviene de una sociedad, asociacién o institut, se cita el nombre de la misma y a continuacién la ciudad en la que tiene sede: SOCIEDAD VENEZOLANA DE SOCIOLOGIA Y ANTROPOLOGIA, CARACAS En el caso de las organizaciones internacionales, se indica directa- mente e] nombre de la asociacién por sus sigias: CEPAL, UNESCO, OMS Aunque en algunos casos se desarrolla todo eb nombre, uso que pa- rece ir petdiendo vigencia: FOOD AND AGRICULTURE ORGANIZATION OF THE UNITED NATIONS Tiruto. El titulo se transcribe fielmente en e] idioma original; se esctibe en bastardilla pero en los informes hechos a. maquina se subraya en toda su extensién. El subtitulo se transcribe si proporciona informacién importante sobre el trabajo: La Sociologia en América Latina, Problemas y perspectivas. Tomo Cuando hubiere mas de un tomo, se indica en niimeros romanos: tH, t Iv. MENCION DEL TRADUCTOR Se indica, si lo hubiere, el traductor de Ia obra y la edicién origi- nal de la que fue traducido Cesta mencién suele omitirse en las citas): Traduccién de la 1° edicién inglesa por Teodoro Ortiz y Ma- nuel Bravo, LA REDACQION DEL INFORME 277 Cuando ademés de Ja traduccién se,ha hecho una adaptacién, am- pliacién y puesta al dia, se hace esa referencia: Version espafiola, adaptacién, ampliacién y puesta al dia, por Gonzalo Gonzalvo Mainar. : EpitTor La indicacién de la editorial sigue al titulo; si se trata de un libro que ha tenido mis de una edicién, se indica ésta en original arabigo: Dindmica de grupos. Edit. HVMANITAS, 3? ed. LuGar DE EDICION Se hace constar el’ lugar (ciudad) de publicacién; si se trata de una ciudad que puede ser confundida con otra o poco conocida, se indica el nombre del estado o provincia y eventualmente de! pafs. Santa Rosa (La Pampa), Argentina Campo Jusepin (Estado Monagas), Venezuela FECHA DE EDICION Se hace constar después del lugar de edicién: Buenos Aires, 1965 México, 1967 Si no aparece Ja fecha, se usa ta indicacién s/f (sin fecha); -para las publicaciones en varios voltimenes se menciona la fecha de publi-’ cacién del primero y del ultimo, Emecé, Buenos Aires, 1958-1962 PAGINACION Menos utilizada que los elementos anteriores, indica el total de paginas del libro, o las péginas consultadas seftalando el ntimero de ‘las mismas. Cuando se citan distintos pasajes de la obra, no siendo conveniente por razones practicas indicar todas las paginas de referencia, se emplea la palabra passin: (acd y alld). 278 EZEQUIEL ANDER-EGG Quito, 1967, 125 pags. Rio de Janeiro, 1958, pp. 78-86 Lima, 1963, passim Resumiendo todo lo dicho precedentemente, la cita de un libro es como sigue, representando cada barra un espacio: Autor // Titulo; subtitulo, // Traductor, // Edicién. // Lugar de publicacién, Edhtorial, Fecha. // Paginas o volimenes. h, Donde anotar las referencias y cémo ordenar las citas En cuanto a los procedimientos de anotar referencias y ordenar citas, las opiniones estén divididas en tres posibilidades: Referencia en lamada al pie de pagina. Referencia en Hamada al final de capitulo, Referencia en llamada al final de la obra. En el primer caso se enumeran las citas de cada pagina y las re- ferencias se hacen al pie; en los otros dos se procede a la numeracién correlativa dentro de todo el capitulo o de toda la obra. Cualquiera sea el caso, se coloca un niimero entre paréntesis (2) o bien con wna borra 14/, al final de cada cita. Citas repetidas. Cuando en un mismo capitulo se cita un autor mas de una vez, en la referencia bibliografica se repite el nombre del autor y en el lugar del titulo y demas elementos, se escribe op. cit. Cobra citada); si la cita cortesponde al autor y libro mencionado inmediatamente antes, se abrevia con ibid, ibidem o idem. Notas Las notas se utilizan con diferentes propésitos: desarrollar més am- pliamente una idea expuesta circunstancialmente; remitir a otras fuentes que sirven para avalar la posicién del autor; aclarar una idea o concepto, €tc., pero siempre como digresin aclasatoria para no romper Ja unidad o hilacién del texto, Pueden ir al pie de pagina o al final de capitulo, pero en una u otra forma deben usarse con discrecién. Cuando se hacen LA REDACCION DEL INFORAIE 279 las anotaciones al pie de pagina, se las separa del texto con una linea horizontal de cinco centimetros a partir del margen izquierdo y a dos espacios por debajo de la ultima Hnea del texto. Para la referencia o Iamada es conveniente.el uso de los asteriscos, a fin de no confundirlos con las citas bibliogréficas. El cuerpo de letra de Jas notas debe ser mids pequeiio que el texto normal del trabajo o dejando menor espacio entre Mneas cuando no se puede cambiar el tipo de letra. En este caso Ja re- ferencia al pie de pagina se hace de modo diferente que las referencias bibliogrdficas en general, puesto que la cita comienza por el nombre y apellido del autor y se simplifica el resto de la indicacién. BIBLIOGRAFIA CITADA EN EL CAPITULO 26 1, SELLTIZ, JAHODA, DEUTSCH ¥ COOK: Métodos de investigacién en las relaciones sociales. Rialp, Madrid, 1965. 2. BEST, J. W.: Como investigar en educacién. Morata, Madrid 1965. TRELEASE, Jam: The scientific paper, how to prepare ‘it how to write it; @ hand book for student and research, Workers in all branches of science. 2ad ed, Baltimore Williams and Wilkins Co. 1951. 4, SAMPER, Armando: Estructura ligica del articulo cientifico agricola. LICA. Turrialba 1964. 5 WRIGHT MILLS, C.: La imaginacién socioldgica. F.C.E,, México, 196}. INDICE Palabras sobre la presente edicién Primera parto ALGUNAS CUESTIONES GENERALES ACERCA * DEL METODO CIENTIFICO EN LAS CIENCIAS SOCIALES 1. El método cientifico ... 6.6... eee eee tee ete Caracteristicas de! método cientifico, 11. Elementos bisicos del método cientifico, 13. 2. La investigaciOn social... 6. ee eee ees Qué es la investigacién, 21. Caracteristicas de la investigacién, 23. El campo de la investigaci6n social, 23. La reciprocidad de funciones entre teorfa e investigacién, 24. Investigacion basica e investigacién aplicada, 27. 3. Esquema o niveles de investigacién. Ubicacién del Problema metodol6gico.. 6.6... eee cece eee eee Estudios formulativos 0 exploratorios, 29. Estudios descrip- tivos, 34. Estudios de comprobacién de hipétesis causales, 35. Ubicacién del problema metodolégico, 36. La distincién entre métodos y técnicas, 38. 4. La medicién en las Ciencias Sociales Mateméticas y Ciencias Sociales, 41. Qué es medir, 42. “Qué es cuantificable en las Ciencias Sociales, 42. Requisitos gene- rales de la medicién, 43. Niveles de medicién, 47. Estadis- ticas apropiadas para cada nivel, 47. 2 4 281 Segunda parte \ EL PROCESO DE INVESTIGACION 5. Etapas generales de {a investigaci6n social... .............6. Determinaci6n de lo que se pretende investigar y su fina- lidad, 54. Disefio de la investigacién, 58. Delimitacién del tra- bajo de investigacién, 58. Constitucién del equipo de in- vestigacién, 58. Seleccién de métodos y técnicas, 64. Orga- nizacién del material de investigacién, 65. Determinacién y elecci6n de la muestra, 68. Prueba previa de. instrumentos y procedimientos, 69. Preparacién de la comunidad o grupo, 70. Recopilacién de datos, 70. Elaboracién de datos, 71. Analisis e interpretacion, 73. Redaccién del informe, 71. 6. Elmétodo de muestreo... 2.6... 6 eee eee eee Conceptos basicos, 73. Leyes en que se basa el método de muestreo, 73. Fases para la seleccién de una muestra, 74. Tipos de muestras y procedimientos de seleccién, 75. Cua- lidades de una buena muestra, 82. La medicién de la repre- sentatividad de una muestra, 83. Tercera parte PROCEDIMIENTOS PARA LA RECOPILACION DE DATOS 7, Laobservacion ... 2.6... ee eee eee ee eee 8. La entrevista. 282 Modalidades de la observacién, 88. Medios de observacién, 92. Ventajas de la técnica de observacién, 97. Dificultades y limites de la observacién, 98. Técnicas de observacién y trabajo de campo, 99. Modalidades de la entrevista en la investigacién social, 101. Preparacién de 1a entrevista,103. Principios directivos de la entrevista, 105. Ventajas de la entrevista, 110. Dificultades y limites de la entrevista, 111. 3 87 Fe foo MM CNR Geert rear cre ee eri reer Diferencia entre entrevista y cuestionario, 115. EI cuestio- Ratio, sus ntodalidades, 115. Ventajas del cuestionario, 116. Dificultades y limites del cuestionario. 116. Preparacién, re- daccién y presentacién det formulario, 119. 10. La recopilaci6n documental. ........-.0. 0000 cece eens La documentacién como recurso, 133. Diferentes clases de do- cumentos, 134. Fuentes primarias y fuentes secundarias, 136. Examen critico de las fuentes documentales, 137. 11, El andlisis de contenido . 6... 0... ce seen ee ee eee eee eee Investigaciones en comunicacién de masas, 139. El andlisis de contenido, 140. La técnica de andlisis de contenido, 141. ‘Cuarta parte ELABORACION, ANALISIS E INTERPRETACION DE DATOS 12. Depuracién, clasificacién, y tabulacién de datos ............ Criterios de clasificacién, 147. Operaciones de clasifica- ci6n, 151. 13. Determinaci6n de parametros de posicién ............+-++ Media, 155. Mediana, 156. Modo, 162. Cuartiles, deciles y centiles, 162. Comparaciones de los pardmetros de posicién, 164. 14, Determinaci6n de parametros de dispersion .........-...+- ae Intervalo de variacién, 167. Desviacién media, 168. Desvia- : cién standard. 169. Varianza, 173. Coeficiente de variacién, 175. Desviacion semiintercuartil, 174. 15. Obtencién de razones, proporciones, porcentajes y tasas......- Razones, 175. Proporciones, 175. Porcentajes, 176. Tasas, 178. 7 16. Elaboracién de néimeros {ndices . Naturaleza de los mimeros indices, 183. 133 139 147 155 167 175 - 183 283 real, 183. El indice complejo o ponderado, 184. Las férmu- - las de Laspeyres y Paasche, 185. Naturalezd y elementos de una serie cronoldgica, 188. Téc- nica de anélisis de‘ la tendencia general de una serie crono- Logica, 188. Técnicas de andlisis de variaciones estaciona- les, 195. 18. Correlaci6n y regresion «6.0.6 eee eee eee 197 ‘Aigunas.nociones sobve la vinculacién y relacién de varia bles o fenémenos en el campo de las ciencias sociales, 197. Regresién, 198. Correlacién, 199. Digresién acerca del anéli- sis factorial, 203. 19. Presentacién de datos... .. 2.2.6.6... eee e eee eee eee 206 Representacién escrita, 206. Representacién semitabular, 207. ST tabular, 207. Reglas para la confeccién de Representacin grifica, 212. Representacio- eres iaelassl 214. Escalas gréficas, 217. 20. Presentacién de datos (Continuacién) ............--06e0e 221 Presentaciones gréficas de base matemitica, 22. Grificos de puntos, 222. Gréficos lineales, 222. Diagramas superfi- ciales, 223. Gréficos estereométricos, 235. Cartogramas, 236. Pictogramas, 237. Gréficos libres o especiales, 239. Reglas para la construccién de graficos, 247. 21. La redacci6n del informe ........ 2.0.0... eee eee eeee 265 La preparacién del informe, 265. Estructura de los infor- ie EI estilo de los informes, 266. Uso de referen- 270.