Está en la página 1de 2

Paradojas

Por Arthur Bennett - editor del libro


The Valley of Vision: Una Coleccin de Oraciones Puritanas
publicado por Banner of Truth
Oh Dios inmutable,
Bajo la conviccin de tu Espritu aprendo que
mientras ms hago, peor soy,
mientras ms conozco, menos conozco,
mientras ms santidad tengo, ms pecador soy,
mientras ms amo, ms necesidad de amar veo.
Oh qu miserable hombre soy!
Oh Seor, tengo un corazn salvaje,
y no puedo permanecer tranquilo en tu presencia;
acto como las aves ante los hombres.
Cun poco amo tu verdad y tus caminos!
Descuido la oracin,
pensando que he orado lo suficiente o que lo he hecho ardientemente,
por saber que has salvado mi alma.
De todos los hipcritas, concede que yo no sea
un hipcrita evanglico,
que peca con mayor seguridad porque la gracia abunda,
que le dice a sus pasiones que la sangre de Cristo las limpia,

que razona que Dios no puede arrojarle en el infierno, porque est salvo,
que ama la predicacin evanglica, las iglesias, a los cristianos, pero vive
impamente.
Mi mente es un balde sin fondo,
no tiene entendimiento espiritual,
ni deseo por el Da del Seor,
que siempre est aprendiendo pero nunca alcanza la verdad,
siempre en la fuente del evangelio pero nunca reteniendo agua.
Mi conciencia se encuentra sin conviccin ni contricin,
no siente nada de qu arrepentirse.
Mi voluntad est desprovista de poder de decisin o resolucin.
Mi corazn no tiene afecto y est lleno de filtraciones.
Mi memoria no retiene,
olvidando as fcilmente las lecciones aprendidas,
y tus verdades se fugan y se van.
Dame un corazn quebrantado que pueda llevar a casa el agua de la gracia.