Está en la página 1de 1

El circo de las mariposas.

Si fuera yo aquel que pusieron en una silla y los mostraron como un fenmeno me sentira
primeramente desesperado ya que al no tener extremidades y como dicen: Soy el
hombre al que dios le dio la espalda no podra levantarme tan solo quedarme quieto y
ver como causo lastima, susto, burla que se ran en tu cara es tan frustrante ser solo un
hombre al que van a ver sin razn alguna, al que lo toman como una atraccin pero en
todo esto lleva alguien a quien lo desaire sin saber que l era hombre que podra salvarme
de toda este escepticismo, fui con l, pero jams pens que me sentira tan bien con l,
viajaban personas con muchos defectos pero ellos eran felices, la verdad no hubiera
entendido el por qu de todo eso, pero verlos sonrer haciendo que esos defectos los
conviertan en virtudes, que las personas se ran con ellos y no de ellos como lo hacan de
mi, en ese momento me hubiera sentido bien ya que al fin encontr a personas que
realmente merecen ser llamadas familia, personas que con tan solo verlos como bailan, su
vigor, su color, su actuacin y su manera de dirigirse a otras personas que todo puede
llegar a ser lo mejor si nos lo fijamos, si hubiera estado yo en sus zapatos me hubiera
sentido de lo mejor ya que aprend el valor de la humildad, de la paciencia, de que no
hace falta tener lo mejor de lo mejor para poder ser alguien si con tan solo una sonrisa
puedes lograr ms que con un grito, ellos me ensearon a que cada defecto que tenemos
cada falla o en otros casos experiencias malas que nos dio la vida podemos salir adelante
sin miedos sin condiciones sin dolor tan solo siendo feliz haciendo feliz a la gente,
regalando alegra sin pedir nada a cambio dejando atrs todas aquellas cicatrices que deja
el pasado impregnadas en nuestro ser, tomando siempre el lado positivo de las cosas
porque siempre que hay un da malo o lluvioso siempre sale el arcoris a tu favor.
Y que entre ms grande es la prueba, mas grande es el triunfo.