P. 1
transcripción del vídeo Las Maravillas de la Creación Revelan la Gloria de Dios

transcripción del vídeo Las Maravillas de la Creación Revelan la Gloria de Dios

|Views: 12.080|Likes:
Publicado porIsaias Romero

More info:

Published by: Isaias Romero on Jan 05, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/28/2013

pdf

text

original

LAS MARAVILLAS DE LA CREACIÓN REVELAN LA GLORIA DE DIOS

VIDEO GRAFÍA

Watchtower Bible and Tract Society

Theodore Jaracz Miembro del Cuerpo Gobernante En este video comprobará lo interesante que es contemplar de cerca la creación de Jehová. Sin duda le asombrará la magnitud y complejidad del mundo que nos rodea; pero queremos animarlo a mirar más allá del imponente universo material y percibir las cualidades y la personalidad de nuestro Grandioso Creador. Así se acercará más a él. ¿Es difícil hacerlo? En realidad, no, pero es preciso que hagamos un esfuerzo consciente por contemplar las maravillosas creaciones de Jehová. Ahora le invitamos cordialmente a acercarse a nuestro amoroso Padre celestial dirigiendo una mirada atenta a algunas de las maravillas de su creación. “Las cualidades invisibles de él se ven claramente desde la creación del mundo en adelante, porque se perciben por las cosas hechas.”
Romanos 1:20

Dialogo entre Padre e hijo: - ¡Eh, papá, mira! - ¡Ajá! Corre rápido, ¿verdad? Vamos a explorar por ahí. Qué cosas tan hermosas se pueden ver por aquí. Pero hay otras que no podemos ver. - ¿Y por qué no? - ¿Recuerdas el estudio de familia? Hablamos de cómo ser amigos de Dios, como conocerlo, ¿te acuerdas? - Si, papá. Es estudiando la Biblia. - Así es. Ese es el mejor modo. Pero hay otra manera. Piensa en el rey David. ¿Qué veía cuando miraba al cielo de noche? - ¿Las estrellas? - Sí, es verdad… Pero veía más que eso. Veía a Jehová. - ¿Cómo podía verlo en las estrellas? Nadie puede ver a Dios…. - Podía ver quien es – su personalidad – observando sus creaciones. Eso lo acercó a Dios. - Tú puedes acercarte a Jehová del mismo modo, mirando lo que ha hecho en la tierra y también arriba en las estrellas.

Las Maravillas de la Creación Revelan la Gloria de Dios

Página 2

Narrador: A muchas personas les gusta contemplar la creación. Pero muy pocas comprenden que lo que ven es un reflejo de la mente y el corazón de nuestro Grandioso Creador. Hace mucho tiempo, David conoció a Jehová leyendo Su Palabra inspirada. Pero también lo “vio” y se acercó a él observando la creación. (Segundo narrador) Salmo 8:3,4 “Cuando veo tus cielos, las obras de tus dedos, la luna y las estrellas que tú has preparado, ¿qué es el hombre mortal para que lo tengas presente, y el hijo del hombre terrestre para que cuides de él?” David amaba a Jehová y veía su poder, su sabiduría y su amor en todo lo que lo rodeaba. Este mundo está hecho para que la gente se olvide de su Creador. ¿Apartamos tiempo para mirar más allá de este mundo hecho por el hombre? Cuando lo hacemos, hasta las cosas más comunes se vuelven extraordinarias si abrimos los ojos para ver a Aquel que las hizo. La vida, este planeta, el cielo estrellado: en estas cosas podemos ver a Jehová, de modo que nos acercamos más a él. En Génesis 15:5 leemos que Jehová invitó a Abrahán a ‘mirar hacia arriba y contar las estrellas’ ¿Cuántas estrellas pudo contar Abrahán? Nuestra galaxia, la Vía Láctea, tiene más de cien mil millones de estrellas. ¿Podemos siquiera imaginarnos un número tan grande? Intentémoslo comparando caca estrella de nuestra galaxia a una página de un libro. ¿Cuánto nos tomaría examinar esas páginas? ¡A un ritmo de una página por segundo, nos tomaría más de tres mil años! Para contarlas todas en nuestra vida, tendríamos que pasar unas cincuenta páginas por segundo sin descansar ni un solo instante. Ni siquiera podemos contar las estrellas; sin embargo, Jehová las conoce a todas por nombre. Al mirar más allá de nuestra galaxia, los astrónomos han descubierto que en los espacios de cielo que desde la Tierra parecen casi vacíos hay en realidad miles de galaxias. Pero ¿las repartió Jehová al azar? Incluso a esta escala tan colosal se observa una elegante organización. Isaías 40:22 “Hay Uno que […] extiende los cielos justamente como una gasa fina, que los despliega como una tienda en la cual morar.” Todos estos enormes cuerpos celestes se mueven continuamente, con movimientos tan precisos que se han comparado a la coreografía de un complejo ballet. No solo nos cuesta muchísimo concebir la cantidad de estrellas, sino también las distancias que las separan. Tratemos de visualizar la distancia entre el Sol y su estrella más cercana, Próxima Centauri. Imaginemos que pudiéramos comprimir la Vía Láctea para que el Sol quedara del tamaño de una pelota de fútbol que estuviera en la ciudad de Nueva York. A esta escala Próxima Centauri estaría a casi 6.000 kilómetros de distancia, en París, y sería un poco más pequeña que una pelota de golf. En realidad, el Sol está a casi 40 billones de kilómetros de su estrella más cercana. Cuando contemplamos las estrellas nos llenamos de admiración y respeto por Jehová. Sin embargo, como señala el libro de Job, (Job 26:14) lo que vemos son apenas “los bordes de sus caminos”. Cuando el profeta Isaías miraba el cielo estrellado, percibía las cualidades de Jehová. Isaías 40:26: “Levanten los ojos a lo alto y vean. ¿Quién ha creado estas cosas? Es Aquel que saca el ejército de ellas aun por número, todas las cuales él llama aun por nombre. Debido a la abundancia de energía dinámica, porque él también es vigoroso en poder, ninguna de ellas falta.” Las Maravillas de la Creación Revelan la Gloria de Dios Página 3

¿Y cuánto poder se necesitó para crear el universo? Hay un increíble poder incluso en el nivel atómico de la materia, pero el hombre lo ha usado a menudo para destruir. Jehová, en cambio, como un alfarero con el barro, ha empleado magistralmente su energía dinámica para crear toda la materia del universo. Salmo 19:1; “Los cielos están declarando la gloria de Dios; Y de la obra de sus manos la expansión está informando.” En nuestros tiempos hemos escudriñado las profundidades del espacio y hemos visto creaciones a una escala que nos llena de asombro y reverencia. 1Crónicas 29:11,12 “Tuya oh Jehová es la grandeza y la excelencia; todo lo que hay en los cielos es tuyo. En tu mano hay poder y potencia.” Cuando alzamos la vista a los cielos, vemos pruebas del incomparable poder de Jehová. Dialogo entre Padre e hijo: - Jehová es poderoso, pero ¿crees que nosotros de verdad le importamos? - Bueno, ha demostrado que si al prepararnos este cómo hogar, hecho para nosotros. Piensa en el espacio exterior y en lo desolado que está, pero la Tierra es como un oasis. Recuerda lo que dijo Isaías; (Isaías 45:18) Jehová es ‘el Formador de la tierra y el Hacedor de ella, él no la creó sencillamente para nada, la formo para ser habitada.’ Narrador: Pero ¿cómo formó Jehová la Tierra para ser habitada? A menudo se da por sentado el elemento más abundante de este planeta: el agua. Sin embargo, el agua es esencial para la vida. Cuando la examinamos más detenidamente, ¿qué aprendemos de su magistral Diseñador? Un solo vaso de agua contiene incontables billones de moléculas. Cada molécula tiene un diseño engañosamente sencillo: dos átomos de hidrógeno unidos a un átomo de oxígeno. El lado del oxígeno tiene una carga ligeramente negativa, y el del hidrógeno, una carga ligeramente positiva. Estas cargas opuesta se atraen como diminutos imanes y forman los llamados “puentes de hidrógeno”. ¿Qué resulta de este sencillo pero elegante diseño? Conforme el agua se enfría, se contrae y se vuelve más densa. Pero a diferencia de la mayoría de los líquidos, cuando se acerca al punto de congelación, ocurre algo insólito. ¡El agua comienza a expandirse! Al volverse hielo los puentes de hidrógeno se traban de tal modo que las moléculas forman un entramado muy abierto. Gracias a este diseño tan singular, el hielo es menos denso que el agua y flota en la superficie. Esta propiedad impide que gran parte del agua de los lagos, los ríos y hasta los océanos acabe convirtiéndose en hielo sólido. De este modo, Jehová creó un aislante natural que preserva la vida en el agua líquida que hay debajo. Realmente, la sabiduría de Jehová se revela en el magistral diseño del “mar y las fuentes de las aguas”. (Revelación 14:7)

Las Maravillas de la Creación Revelan la Gloria de Dios

Página 4

Esta abundancia de agua no existiría si la Tierra no estuviera precisamente situada en el sistema solar a unos 150 millones de kilómetros del Sol. Si la Tierra estuviera tan solo un 5% más cerca del Sol, el calor abrasador impediría que existiera la vida. Pero si estuviera tan solo un 1% más lejos del Sol, gran parte de nuestro planeta quedaría cubierto por enormes capas de hielo. Jehová también hizo la Tierra con el tamaño exacto. (40.000 Kilómetros de circunferencia) Si fuera un poco más grande su gravedad sería mayor. El hidrógeno, siendo un gas ligero, se acumularía, pues no podría escapar a la atracción de la Tierra. Con el tiempo, la atmósfera se haría irrespirable. Por otro lado, si nuestro planeta fuera ligeramente más pequeño, tanto el oxígeno como el agua de la superficie se escaparían. En ambos casos, ya fuera la Tierra más grande o más pequeña, la vida no existiría. Tanto el tamaño de la Tierra como su distancia del Sol revelan que Jehová la creó “para ser habitada” (Isaías 45:18). Orbitando en torno a la Tierra tenemos un “testigo fiel” (Salmo 89:37) del cuidado con que Jehová diseñó nuestro hogar. ¿Es la luna simplemente un objeto bonito que adorna nuestro cielo? El salmista declara que Jehová ‘hizo la luna para tiempos señalados’ (Salmo 104:19). ¿Qué propósito cumple la Luna? Con un diámetro equivalente a la cuarta parte del diámetro de la Tierra, ejerce una intensa fuerza gravitatoria que estabiliza la inclinación del eje de rotación terrestre. Si no fuera por la Luna durante largos períodos la Tierra oscilaría entre casi 0 y 85 grados. Y eso tendría catastróficas consecuencias en el clima. En una cara de la Tierra, las temperaturas se elevarían, mientras que en la otra, se desplomarían. Al mantener constantes el clima y las estaciones, la Luna no solo es hermosa, sino también esencial para la vida. La Biblia no se equivoca al decir que la Luna es un “testigo fiel en los cielos” (Salmo 89:37). Al oír el suave rumor de las olas, al sentir el calor del Sol, al contemplar una hermosa luna llena, demos gracias a Jehová (Salmo 136), que con tanto amor preparó nuestro hogar terrestre. Dialogo entre Padre e hijo: (Padre) ¡Exacto! Nuestro cuerpo….

Las Maravillas de la Creación Revelan la Gloria de Dios

Página 5

Narrador: Pero lo que nos acerca todavía más a Jehová es la vida misma y cómo nos creó para que la disfrutáramos. Dialogo entre Padre e hijo: - Miguel, mira como se divierten. No somos robots. Jehová nos hizo para que podamos amar y relacionarnos con los demás, reírnos y jugar. Nos gusta la buena música, vemos en intensos colores, olemos y gustamos una infinidad de cosas. Todo eso no es imprescindible pero hace que disfrutemos de la vida. ¿Y cómo sería la vida sin estas cosas? ¿Y si no hubiera música? ¿O si no sintiéramos ninguna emoción? ¿y si toda la comida, aunque nos alimentara, tuviera el mismo color, la misma textura, el mismo sabor y el mismo olor? - Sería muy aburrido. - Aun podríamos vivir pero ¿disfrutaríamos igual de la vida? Jehová ha hecho que vivir en la Tierra sea algo maravilloso. ¡Con razón queremos vivir para siempre! ¿Recuerdas lo que dijo Salomón? Dios ha puesto el tiempo indefinido en nuestro corazón (Eclesiastés 3:11). Así nos hizo Jehová. Narrador: Cuanto más observamos la creación, más nos damos cuenta de que Jehová nos ha dado la vida para que la disfrutemos. Dialogo entre Padre e hijo: - Jehová nos ha dado tantas cosas que nos hacen felices… ¿Recuerdas las vacaciones pasadas? - Si! - ¿Qué te gustó más? - Salir a pasear, la playa, las puestas de sol. También la comida, y ver los animales. - Si, disfrutamos de esas cosas sencillas. Jehová nos hizo para disfrutar de la vida, y vemos su creatividad en la increíble variedad de la vida en la Tierra. Narrador: La diversidad que vemos en el reino animal es realmente asombrosa. Tan solo en los océanos encontramos “cosas movientes sin número, criaturas vivientes, pequeñas así como grandes” (Salmo 104:25). ¡Las aguas rebosan de vida! Las abundantes y variadas ‘obras de Jehová son maravillosas’ (salmo 139:14). Aparte de la diversidad, los comportamientos instintivos de los animales revelan la sabiduría de Jehová. ¿Cómo se orientan los pájaros en sus viajes migratorios de miles de Kilómetros? ¿Cómo saben que volar Las Maravillas de la Creación Revelan la Gloria de Dios Página 6

en formación triangular consume menos energía? ¿Cómo sabe el castor el modo de construir una presa y los materiales que debe usar? ¿Quién le enseña a la araña a medir los patrones geométricos de su telaraña? Toda esta diversidad y las conductas que vemos en la naturaleza se vuelven aún más fascinantes al saber de dónde provienen. Jehová escondió cuidadosamente dentro de cada célula un tipo especial de molécula llamado ácido desoxirribonucleico, conocido comúnmente como ADN. Cada molécula de ADN se compone de moléculas más pequeñas denominadas nucleótidos: citosina, guanina, adenina y timina. Estos nucleótidos están enlazados en largas hebras que forman una doble hélice. Del mismo modo que las letras se ordenan para formar distintas palabras, estos cuatro nucleótidos – C, G, A y T – están ordenados en combinaciones específicas que se corresponden con los distintos aminoácidos. Y estos, a su vez, son los componentes fundamentales de todos los seres vivos. Asombrosamente, ya se trate de la majestuosa secuoya, o de una exótica orquídea, o de una gigantesca ballena, o de un bebé recién nacido…, el diseño de todo organismo vivo está registrado en el mismo formato: una exclusiva “huella digital” de ADN. Con razón dio el salmista: “¡Cuántas son tus obras, oh Jehová! Con sabiduría las has hecho todas. La tierra está llena de tus producciones” (Salmo 104:24). Pero donde más se reflejan la sabiduría y el amor de Jehová es en la creación de los seres humanos. Desde su mismo principio, la vida humana tiene un potencial muchísimo mayor que el de los demás seres vivos. “Me tuviste cubierto en resguardo en el vientre de mi madre […]. Mis huesos no estuvieron escondidos de ti cuando fui hecho en secreto, cuando fui tejido en las partes más bajas de la tierra. Tus ojos vieron hasta mi embrión, y en tu libro todas sus partes estaban escritas.” (Salmo 139:13-16). ¿Qué nos hace tan especiales? ¿Qué nos distingue de todas las demás creaciones de Jehová? Génesis 1:26 declara que Jehová “pasó a decir: ‘Hagamos al hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza’”. Estamos hechos para reflejar la personalidad de Jehová mismo. La facultad de pensar, una necesidad espiritual innata, la capacidad de amar, todas estas cosas nos separan de las creaciones animales.

Las Maravillas de la Creación Revelan la Gloria de Dios

Página 7

Además, Jehová nos hizo con el potencial de seguir viviendo para siempre. Nuestras células, los diminutos bloques de construcción que forman nuestro cuerpo están diseñadas para regenerarse continuamente. Jehová también nos dio una obra maestra de diseño, hecha para durar para siempre. Nuestro cerebro tiene unos cien mil millones de neuronas. Cada neurona es una célula nerviosa especial conectada con miles de neuronas más; algunas se conectan hasta con unas doscientas cincuenta mil. En conjunto, todas ellas almacenan la información que nos hace ser quienes somos. En realidad, nuestra creatividad y capacidad de aprender no tienen límite. Observar las formas de vida nos acerca a Jehová. Él nos hizo para aprender para siempre, para disfrutar de la naturaleza para siempre, y por eso anhelamos vivir para siempre. En su gran amor, Jehová nos promete una vida que sobrepasa todos nuestros sueños. Limpiará la Tierra y la convertirá en un paraíso. En ese nuevo mundo disfrutaremos de la creación animal como nunca antes. Apenas nos imaginamos lo fascinante que será esa vida, la vida de verdad. Al avanzar hacia la perfección, seguiremos aprendiendo sobre la vida, sobre nuestro hermoso hogar y sobre Jehová. El amor, la paz y la felicidad llenarán todos los rincones de nuestro corazón. Mientras esperamos que llegue ese Paraíso, dediquemos tiempo a descubrir la creación de Jehová, y así nuestra vida tendrá propósito y sentido aun ahora. Muchos han tratado en vano de darle sentido a su vida yendo tras carreras prestigiosas, el dinero o las diversiones. Este mundo está concebido para apartarnos de Jehová. Que lo consiga o no, depende de nosotros. Si deseamos acercarnos a Jehová, abramos los ojos al mundo que nos rodea y veamos a Aquel que lo ha creado todo. Tras contemplar la creación, Job dijo: “De oídas he sabido de ti, pero ahora mi propio ojo de veras te ve” (Job 42:5) Podemos ver a Jehová en todas partes: en los imponentes cielos, en el bello hogar que él hizo para nosotros, en cómo ha diseñado la vida misma. Todo ser viviente de nuestra hermosa Tierra, sin importar lo pequeño que sea, es un reflejo de la extraordinaria creatividad, originalidad y sabiduría de nuestro amoroso Creador. Aunque vivamos para siempre, jamás dejaremos de sentirnos asombrados por nuestro maravilloso Padre, el gran artista de la creación, Jehová.

Las Maravillas de la Creación Revelan la Gloria de Dios

Página 8

Theodore Jaracz Miembro del Cuerpo Gobernante

Tras ver este video, entendemos por qué las gloriosas criaturas de los cielos invisibles se sintieron impulsadas a declarar: “Digno eres tú, Jehová, nuestro Dios mismo, de recibir la gloria y la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y a causa de tu voluntad existieron y fueron creadas”. Las maravillas de la creación deben infundir en nosotros los sentimientos expresados en el Salmo 19:1: “Los cielos están declarando la gloria de Dios; y de la obra de sus manos la expansión está informando”. Y en el Salmo 104:24, el salmista exclama: “¡Cuantas son tus obras, oh Jehová! Con sabiduría las has hecho todas. La tierra está llena de tus producciones”. ¿En cuántas cosas de la creación se fija usted cada día? Si tiene hijos, ¿les señala las cosas que Jehová ha creado, de modo que puedan ver su infinita sabiduría y su profundo amor por nosotros? Cuando Jehová creó al primer hombre, Adán, lo puso en un bello paraíso. Una de las primeras cosas que le mandó, fue observar detenidamente los animales y estudiar sus características. Luego Adán les puso nombre. ¿Le habría gustado a usted recibir ese encargo? Sin duda, en ese paraíso habría sido fácil concentrarse en las obras de Jehová y sentir el deseo de glorificar al Creador. Lamentablemente, hoy día la situación es muy distinta. Aquel paraíso ya no existe. No hay seres humanos sin pecado. El egoísmo del hombre está arruinando nuestro maravilloso hogar. Cada vez más personas viven en ciudades, donde los componentes físicos del cielo y la Tierra suelen pasar inadvertidos y no se aprecian a plenitud. Muchos están absortos en las historias y fantasías de la televisión, el cine y los videojuegos. Debemos resistir la tendencia de este mundo a pasar por alto las obras de Jehová. Cuando Jesús consoló a los pobres, les dijo que ‘observaran atentamente las aves del cielo’ y que ‘aprendieran una lección de los lirios del campo’. ¿Por qué les dio esos consejos? Porque al extraer lecciones de las maravillosas creaciones de Jehová, su fe se haría más profunda. Aprenderían a confiar en Jehová y apreciarían su sabiduría, su poder salvador y su amor. A fin de cultivar esas cualidades divinas hacemos bien en leer la Biblia a diario y asistir regularmente a las reuniones cristianas. Y en el caso de ustedes, padres, tener un estudio bíblico semanal con sus hijos les permitirá infundirles un aprecio profundo por las maravillosas obras de nuestro Creador. No es prudente que nos dejemos distraer por las obras de este mundo. Tampoco deberíamos dedicarnos por completo a intereses personales o egoístas. Dedique tiempo y energías a ‘observar atentamente’ todas las maravillas de la creación de Dios. Eso le acercará más y más a Jehová, Aquel que lo hizo todo bello a su tiempo.

Las Maravillas de la Creación Revelan la Gloria de Dios

Página 9

We gratefully acknowledge the cooperation and assistance Of the following: Al Giddings images, Inc. / Footage Search Artbeats Digital Film Library Association of Universities for Research in Astronomy, Inc. (AURA) European Space Agency (ESA) Film Footage courtesy of Shutterstock, Inc., Used by Permission Footage provided by Getty Images Kent Falls State Park, Connecticut NASA Goddard Space Flight Center (NASA-GSFC) NASA Jet Propulsion Laboratory (NASA-JPL) NASA Marshall Space Flight Center (NASA-MSFC) National Aeronautics and Space Administration (NASA) National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) New York State Office of Parks, Recreation and Historic Preservation Norwegian Meteorological Institute SnowCrystals.com Space Telescope Science Institute (STScl) Squantz Pond State Park, Connecticut The Palisades Interstate Park Commission, Bear Mountain, New York Thomas Marent Unlisted Images, Inc. Produced by Watchtower Bible and Tract Society of New York, Inc. Brooklyn, New York, U.S.A. ©2009 Watchtower Bible and Tract Society of Pennsylvania All Rights Reserved

Las Maravillas de la Creación Revelan la Gloria de Dios

Página 10

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->