Está en la página 1de 5
«El hombre es un ser naturalmente. conversador. De cualquier modo que se considere esta aptitud: como secundaria 0 como esencial, como. la manifestacién de “una facultad” innata 0 como el producto de una larga evolucién social, ella es en todo caso la caracteristica mis apre- hensible de la "humanidad”, Ia que marca los comienzos de la evolu- cién y la frontera con las especies inferiores, y la que afianza en los. hechos la identidad: todo ser huma- no habla, copiosamente, y esto apa- rece como perfectamente natural. Paradojicamente 1a ensefianza de fas lenguas constituye la actividad educacional_ més difundida en el mundo y también a menudo la mas exigente, la mas ingrata y la que con mas frecuencia fracasa.» 0. P. Bronckart: 1985)" Gt) Nisei 1c) od $ entonces ante la importancia del desarro- Ho del pensamiento discursive y la posibili 8 dad de verbalizar la accién o los proyectos acerca de la misma que valorizamos la pla. nificacion de las propuestas de ensehanza de la oralidad. Enfocaremos el tema descle dos interrogantes-eja que orientaran nuestra reflexion, ~éA qué nos teferimos cuando hablamos de oralidad? <éPor qué proponemas planificar la enseflanza de a orale? 4a oralidad y ta escritura se interpretan como modos de realizaci6n posible de un mismo sistema lingitistico, y se asocian al discurso contextualizado, que a su vez es dependiente de cada entorno socio. cultural. En el desarrollo de ta comunicaci6n con ha pasado a concebir f...] ef disciurso como realizacién individual |...] pero sujeto a las condiciones usuales de interaccién comunicativa ly de ta situac oncieia.r (H. Calsamigtia) Jextualizada se ptopias del eniomo cult comu- nicativa caearaaeN eee. smoibiiaaaeanton cere Dos moclos pues, lectura de realizacién posi- ble (oralidad-escritura), que se selacionan al vehiculizar un mismo sistema lingiistice, Dado que ambos cédigos (oral y escrito) pre- sentan caracteristicas diferentes tanto desde fo textual como desde lo contextual, debemos trabajar ambos atendiendo a su especificidad. Centranclonos en oralidad analizaremos las dos macrohabilidades basicas. HABLAR... eque no es pronunciar palabras sino recreailas en la consttuccién de textos que se organizan en relacién con las distintas intencionalidades de los hablantes, las dife- rentes expectativas de los receptores, fas variadas exigencias de las situaciones de comunicacién.» (M. E. Rodriguez) ESCUCHAR... es concebido como tran- saccién con un texto oral para darle sentido a partir del contexto de comunicacion, de las vivencias del oyente, de sus conocimientos sobre ef tema, de su ideologia, ce su relacion con ef habtante. Ubicados en un enfoque comunicacional, funcional, contextualizado en la ensenanza de fa Lengua vernos fa importancia en las fun- ciones socioculturales, puesto que es eje de ta vida social de toda comunidad. Nos permite relacionamos, expresar nuestros sentimien- 105, influir en los otros, modificar conductas, satisfacer necesidades basicas... Se constituye en un comportamiento gene- talizado, primordial, insustituible para fa supervivencia y para el desarrollo de la vida social. Creemos necesatio detenernos a pensar, 8 Ja hora de planificar oralidad, en la impor- fancia cle promover fa competencia del alumno, ademas de como hablante, como escucha activo y selectivo que puede cons- tuir cf discurso, reconocer la intencionali- dad del hablante, la subjetividad implieita, asociarly con sus ideas, sus vivencias, acordar o disentir... Sin esta competencia pata escuchar es imposible establecor fa comunicacion. RODRGUEE HE am In acs es Aascorse Inna de best R EDUCATIO aay a eka gn ba «Bésicamente hay que escuchar para B! Conocer a fos demas. Bi Aprender y ensehar. Responder, confirmar, cucstionar 0 rectifican» (Reyzabal: Ob. cit, p. 90) Ademas de esta importante funcién social dlebemos valorar la relacién entre pensamien- fo y lenguaje: «E lenguaje provee el medio a través del cual ef pensamiento puede ser expresado y el pro- pio uso del lenguaje y la continua experiencia de estar entre usuiarios del mismo, influye no solo en la forma en que el nino utilizara el lenguaje sino, 1o que es mas importante, en la forma en que pensard y el tipo de integracién «que hara de su experiencia.» (Tough) La organizaciéin del discurso oral exige ya la or ganizaci6n del pensamiento en lengua oral y €5 por este motive un soporte de lo que sera la omanizacién del texto escrito. Afirmando la diferencia entre el cédigo lin- gltistico oral y el escrito en tos aspectos sin: ticticos, lexicales... validamos la ensefianza de [a oralidad, tipo de texto, coherencia, ade- cuacién, Kéxico, en relacién con ta compe- tencia en escritura, Por qué proponemos planificor ta ensefianza de ta oralidad? Fl énfasis se ha puesto en la ensehanza de la lengua escrita -segiin Calsamiglia- porque tuna larga tradicién de valoracién de lo escti- to, el Gnico tomado como objeto de estudio por Ia fingiistica y como modelo del "bien hablar" en fas graméticas pedagégicas, 0 por- que fo lengua escrita esta sujeta a normas y modelos establecidos, hizo que el ensefiar a leer y escribir se convittiera en (area propia y specifica de fa institucién escolar y es lo que la sociedad espera de ella. Modelos y objetivos de ensefianza se han pautado en forma nosmativa mas alla lel ogro de lel competencia que les alumnos consigan ep la oscrituna. eQué sucede con la oralided? «Probablemente una de las claves de la desorientacién con respecto al tratamiento, de [a lengua oral en la ensefianza tenga sus raices en el escaso valor que se ha dado at conacimiento de ta realizacién oral en la escuela. Nuestras mismas apreciaciones co- mo profesores nos traicionan. Por una parle decimos que fos nifios Hegan a la escuela “sabiendo hablar”. Aceptamos esta afirma- cién pero no nos preguntamos qué tipo de competencia muestran, ni sabemos dist guir el tipo de sitnaciones que puecien resot- ver con fortuna y lus tipos de situaciones en que su saber queda limitado y restringido, credndoles problemas de comunicacién y convirtiéndose en objeto de sancién por parte de sus profesores. Con lo cual el nifio que Hega a Ia escuela sabiendo hablar es calificado anos después como adolescente escolarizado, que no sabe hablar, no sabe expresarse, no es coherente, usa muletillas y términos coloquiales, etc.» (Calsamiglia: Of. cit) Como resolver esta contradiccién? Nos parece imprescindible conocer en pri- mer lugar las caracteristicas ilentificatorias, usos y funciones de la lengua oral y planificar en consecuencia propuestas de ensehanza para promover un usuario competente al pro- Gucir e interpretar textos orales para facilitar La cominicacién otal en ef entomo educative y social. Decfamos que el nifio que Hega a la escuela sabe hablar. ;Cémo lo aprendié? Hablando y eyenddo hablar. Los pequetos hablan y hay quien escucha y responde. Aprenden a hablar porque otros hablan con ellos y para ellos. Segtin Smith «se integran a un club de tblantes mediante un tinico acto de acopta Valoran para qué sirve ef lenguaje y fo apren- den en el so, simulténeamente aprenden a hablar y a usar fa fengua en diferentes situa ciones y con distintos propésite {Qué sucede con los nitios que provienen ce fas Hamadas cultusas del silencio doncle tal vez funcionan otms cédigos con mas fre cuencia que el verbal o que si se comunicar vethalmente pero con cédigos restringide: que funcionan casi exclusivamente en si medlio socio-cultural? sCual es la responsab- lidad de ta escuela? En primer lugar y como premisa fundamental respetay, valorar y aceplar la variedad lingits fica que utiliza el nino. Ese sera su potencial y su punto de partida. Hablar con ellos pero fundamentalmente es cucharlos, promover Ia conversacién entre pares. Observar cémo, con quién y de qué hablan en el salén de clase, en los juegos, en el recreo, con los maestros, con fa directora.. 9 aun cuando “hablan soios” (comin en nifios pequenos). Estas situaciones son ya espacins de desarrollo de ta oralidad y a ta vez informan al maestro sobre qué saben sus alumnos, como y de qué hablan, qué tipo de discurso utilizan... Situaciones reales que son Jas que aportan la mejor informacion para cl diagndstico. Y fuego organizar la planitica- cidn para que en el corer del ciclo escolar stt competencia coma hablante y oyente avance en tos discursos que et nifio ya maneja y se diversifique en la compelencia con aquctlos que ain no ha tenido oportunie de usar.