Está en la página 1de 1

Concepto: la inmoralidad del deseo.

Baudrillard expone que el deseo del ansiado cambio que los individuos anhelan ha llevado a la
razn a la sinrazn, a que son sin ms los extremos y no los puntos medios los que hacen que las
cosas resulten. No hay ms intencin de utilizar las sntesis ni los puntos medios para encontrar el
equilibrio de los asuntos.
Si eso es el deseo, nada nos impide pensar que tambin en [6] lo social, en lo poltico y en todos
los mbitos diferentes al del adorno, el deseo se inclina preferentemente hacia unas formas
inmorales, igualmente aquejadas de esta denegacin potencial de cualquier juicio de valor y
mucho ms entregadas a este destino exttico que arrebata las cosas a su cualidad subjetiva
para entregarlas a la nica atraccin del rasgo repetido, de la .definicin repetida, que las arrebata
a sus causas objetivas para entregarlas a la exclusiva fuerza de sus efectos desencadenados1.
No hay indicadores de objetividad ni subjetividad al momento de buscar el desencadenamiento de
los efectos esperados. Todo debe ser llevado a su nivel mximo para que se logre el objetivo.
La bsqueda por la realidad, la belleza y el goce es llevada a sus lmites ms remotos,
independientemente de lo que se pueda tener como efectos secundarios, dado que son
conscientemente ignorados.
El xtasis de las cosas hace que ellas sean puras y vacas, no hay ms juicio de valor ni sentido por
el cual guiarnos2.
[La educacin en el sistema capitalista pasa de ser un bien colectivo a un bien individual dado que
trasmite valores y juicios que avalaran la existencia de este sistema capitalista: el individualismo y
lo vaco]

Lo que tambin deja atnito es la superacin de lo social, la irrupcin de lo


ms social que lo social la masa, tambin en ese caso lo social que ha
absorbido todas las energas inversas de lo antisocial, de la inercia, de la
resistencia, del silencio3.
Lo real llevado a lo hiperreal, ms verdadero que lo verdadero: la simulacin.

Baudrillard, las estrategias fatales, pgina 5.


Ibid, pg. 6.
3
Pgina 8.
2