Está en la página 1de 3

17 Los Diez Leprosos

Imagn

Narracin del texto

Referencia
de la
Escritura

Los Diez Leprosos

Lucas 17:1119 & 18:9-14

En el camino a Jerusaln, Jess y sus


discpulos pasaron entre los pueblos
de Galilea y Samaria.

Lucas 17:11

Cuando iban entrando al pueblo, se


encontraron con diez leprosos. Los
leprosos estuvieron a una distancia y
con voces elevadas, gritaban, Jess
Maestro, ten misericordia de nosotros.
Jess les dijo: Vayan y presntense a
los sacerdotes.

17:12-13

As que los leprosos iniciaron sus pasos


hacia los sacerdotes, y mientras
caminaban sanaron de la lepra.

17:14

Uno de los leprosos, cuando vio que


haba sanado, se volvi y retorno a
Jess, alabando a Dios en alta voz.

17:15

Lucas 17:11-19 y 18:9-14


Traduccin

17 Los Diez Leprosos

10

11

Lucas 17:11-19 & 18:9-14


Se inca a los pies de Jess y le dio
gracias. Este hombre era Samaritano.

17:16

Jess dijo: Diez leprosos fueron


sanados. Donde estn los otros nueve?
Fue este extranjero de Samaria el nico
que regreso dando gracias a Dios?

17:17-18

Entonces Jess le dice al Samaritano


que fue curado, Levntate y sigue to
camino. Tu fe te ha sanado.

17:19

En otra ocasin, Jess conto esta


parbola para dar aviso a la gente que
en error pensaban que estaban
haciendo las cosas que los hacia justos
0delante de Dios y que odiaban todos
los que no eran como ellos.

18:9

Dos hombres subieron al templo para


orar. Uno era un Fariseo y el otro un
publicano (recaudador de impuestos).

18:10

El Fariseo se puso en pie y oro as:


Dios, te doy gracias que no soy como
otros hombres, que
roban y hacen mal, aun como este
publicano,

18:11

Pgina 2

17 Los Diez Leprosos

Lucas 17:11-19 & 18:9-14


Ayuno dos veces a la semana y te doy
18:12
la parte requisita de todo lo que recibo.

12

13

Pero el publicano no se sinti digno de


levantar sus ojos al cielo. El dijo, Dios,
ten misericordia de mi, que soy
pecador.

18:13

Jesus dijo: Fue el publicano, no el


Fariseo, a quien Dios perdono.
Todo aquel que quiere elevarse de por
si Dios lo humillara, pero al humilde
Dios lo alabara.

18:14

Pgina 3