Está en la página 1de 74
UNIVERSIDAD NACIONAL DE HUANCAVELICA Creada Por Ley 25265 FACULTAD DE EDUCACIÓN Programa de Segunda Especialidad

UNIVERSIDAD NACIONAL DE HUANCAVELICA

Creada Por Ley 25265

FACULTAD DE EDUCACIÓN

Programa de Segunda Especialidad Profesional

Psicología Educativa y Tutoría Modulo

TÉCNICAS DE MODIFICACIÓN DE CONDUCTA EN EL AULA
TÉCNICAS DE MODIFICACIÓN DE
CONDUCTA EN EL AULA

Responsables:

Dr. Antonieta del Pilar Uriol Alva

Ps. Consuelo Elva Gómez Sarapura

2014

INTRODUCCIÓN

La asignatura de técnicas de modificación de conducta se desarrolla en el III ciclo de la especialidad de Psicología Educativa y Tutoría, del Programa de Segunda Especialidad de la Facultad de Educación de la Universidad Nacional de Huancavelica.

Esta asignatura, permitirá que el especialista adquiera conocimientos relacionados al enfoque conductista, específicamente las técnicas para mantener una conducta deseada, o eliminar conductas indeseables y/o adquirir nuevas conductas

Se organiza el presente módulo en tres unidades.

La I Unidad: Fundamentos generales de las técnicas de modificación de conducta, se analiza el desarrollo histórico de la modificación de conducta, la caracterización, las áreas de aplicación y los reforzadores.

En la II Unidad, Técnicas de modificación de conducta, se desarrolla las técnicas para la adquisición de conductas deseadas, las técnicas para reducir o eliminar las conductas y los procedimientos para mantener la conducta adquirida.

En la III Unidad, Análisis conductual aplicado, se desarrollan en especial el contrato conductual y la economía de fichas, se acompaña de una lectura sobre modificación de conducta.

Esperando que el presente amplíe los conocimientos del docente especialista, quedamos de ustedes agradecidas

Atentamente

2
2

Las autoras

CONTENIDO

INTRODUCCIÓN

2

UNIDAD I

8

FUNDAMENTOS GENERALES DE LAS TÉCNICAS DE MODIFICACIÓN DE

CONDUCTA

8

1. Desarrollo histórico de la modificación de conducta

8

2. Caracterización de la modificación de conducta

9

3. Conducta:

10

4. Definición de modificación de conducta

13

A. El Lugar de la Modificación de Conducta en la Psicología Científica

13

B. Características de la modificación de conducta

15

C. Áreas de aplicación de la modificación de conducta

18

5. Los reforzadores

20

A. Tipos de reforzadores:

20

B. Pautas para la aplicación correcta de los reforzadores

21

6. La atención del profesor como reforzador del comportamiento del alumno

22

A. Refuerzos Positivos:

23

B. Refuerzos Negativos:

24

7. Modelos de algunos planes de modificación de conducta

24

Autoevaluación

28

3
3

Glosario

29

Actividades

30

Referencias bibliográficas

31

UNIDAD II

33

TÉCNICAS DE MODIFICACIÓN DE CONDUCTA

33

1. Introducción

33

2. Técnicas para la adquisición o aumento de conductas deseadas:

35

A. Refuerzo positivo

35

Refuerzo

B. negativo

36

C. Imitación

37

D. Moldeamiento (desarrollo gradual)

37

3. Técnicas para reducir o eliminar conductas:

41

A. Tiempo fuera

41

B. Extinción

42

4. Procedimiento Para Mantener la conducta

42

A. Reforzamiento Intermitente

43

B. Reforzamiento positivo

46

C. Encadenamiento

46

Autoevaluación

47

GLOSARIO

49

4
4

ACTIVIDADES

50

Referencias bibliográficas:

51

UNIDAD III

53

ANÁLISIS CONDUCTUAL APLICADO

53

1. Análisis conductual aplicado

53

2. Contrato Conductual

53

3. Economía de Fichas

54

Glosario

56

AUTOEVALUACIÓN

57

ACTIVIDAD

58

Lectura N° 01

59

Referencias bibliográficas

74

5
5

OBJETIVOS DEL MÓDULO

Al culminar la asignatura se espera que las y los estudiantes de la especialidad alcancen los objetivos planteados que ha continuación se detallan:

1. Conocer los conceptos básicos de modificación de conducta,

2. Identificar las técnicas de modificación de conducta y

3. Elaborar y aplicar programas de modificación de conducta.

6
6
UNIDAD 1 FUNDAMENTOS GENERALES DE LAS TÉCNICAS DE MODIFICACIÓN DE CONDUCTA
UNIDAD 1
FUNDAMENTOS GENERALES DE LAS
TÉCNICAS DE MODIFICACIÓN DE CONDUCTA
OBJETIVO Conocer los conceptos básicos de las técnicas de 7
OBJETIVO
Conocer los conceptos
básicos de las técnicas de
7

UNIDAD I

FUNDAMENTOS GENERALES DE LAS TÉCNICAS DE MODIFICACIÓN DE CONDUCTA

Ps. Consuelo Elva Gómez Sarapura

1. Desarrollo histórico de la modificación de conducta

Para entender el desarrollo histórico de las técnicas de modificación de conducta se divide en tres periodos:

A. Antecedentes (1896-1938). Este periodo se caracteriza a nivel teórico por el desarrollo de las leyes del condicionamiento clásico, por Pavlov, y la formulación de la ley del efecto de Thorndike, lo que constituirá el marco de referencia teórico sobre el que posteriormente se desarrollará las técnicas de modificación de conducta. El objeto de la psicología es la conducta y la forma de estudiarla sigue los pasos desarrollados por Pavlov y Thorndike.

B. Surgimiento (1938-1958). Este periodo tiene lugar en el contexto teórico del desarrollo de las grandes teorías neoconductistas del aprendizaje:

Hull, Mowrer y Tolman. De todos ellas sobresale el modelo de Skinner, que plantea leyes específicas del comportamiento sobre las cuales se asienta las directrices de la intervención. De acuerdo con Skinner, la conducta debe ser explicable, predecible y modificable atendiendo a las relaciones funcionales con sus antecedentes y consecuentes ambientales. La modificación de conducta surge como una alternativa innovadora, válida y eficaz, fundamentada en un cuerpo teórico sólido, capaz no sólo de explicar los trastornos del comportamiento sino de presentar soluciones eficaces para ellos.

C. Consolidación (1958-1970). En los años 70 la modificación de conducta se aplica con gran éxito a problemas que hasta ese momento eran

8
8

refractarias al tratamiento Las técnicas operantes se aplican con éxito en el lenguaje, retraso mental, autismo, y delincuencia, al igual que se aplica

a problemas en el aula y trastornos de la conducta en niños normales; se

desarrollan nuevas técnicas como la economía de fichas y se mejoran los procedimientos existentes. Además en este periodo se desarrollan técnicas de entrenamiento en aserción y habilidades sociales, inundación

y

prevención de respuestas y se mejoran las técnicas de alivio de aversión

y

técnicas aversivas. El énfasis en esta fase se centra en el campo de la

aplicación, no en el teórico. En estos momentos hay una disociación entre la investigación básica en psicología y la aplicación de la modificación de conducta. La psicología experimental pasa de centrarse en el aprendizaje

y en los modelos de condicionamiento a dirigirse a procesos cognitivos (memoria, percepción, atención). Los modificadores de conducta están centrados en las demandas del trabajo aplicado sin prestar mucha atención a la investigación básica.

2. Caracterización de la modificación de conducta

Según Labrador, la modificación de conducta es la orientación teórica y metodológica, dirigida a la intervención que, basándose en los conocimientos de la psicología experimental, considera que las conductas normales y anormales están regidas por los mismos principios, que trata de desarrollar estos principios y aplicarlos a explicar conductas específicas, y que utiliza procedimientos y técnicas que somete a evaluación objetiva y verificación empírica, para disminuir o eliminar conductas desadaptadas e instaurar o incrementar conductas adaptadas. Esta definición pone de relieve las características más fundamentales del enfoque:

a) La fundamentación en la psicología experimental

b) La aplicación tanto al campo clínico como no clínico (por la similitud de principios que gobiernan la conducta normal y anormal)

c) La insistencia en la evaluación objetiva

d) El énfasis en la instauración de repertorios conductuales.

9
9

De todas estas características cabría destacar como definitorias la fundamentación de los métodos empleados en la investigación psicológica controlada, así como en énfasis en la evaluación objetiva de las intervenciones.

En el presente y en el desarrollo histórico de la modificación de conducta podemos distinguir cuatro principales orientaciones:

a) El análisis conductual aplicado.

b) La conductista mediacional.

c) El aprendizaje social.

d) El cognitivo-conductual.

3. Conducta:

El término conducta o comportamiento ha sido incorporado a la psicología desde otros campos del conocimiento; anteriormente fue empleado en la química y lo sigue siendo aún para referir o dar cuenta de la actividad de una sustancia, un cuerpo, un átomo, etcétera.

Posteriormente, Huxley lo introduce en biología para referirse también a las manifestaciones de la sustancia viva: célula, núcleo, etcétera; y Jennings, en psicología animal. En todos estos campos, el término se refiere al conjunto de fenómenos que son observables o que son factibles de ser detectados, lo cual implica la consigna metodológica de atenerse a los hechos tal cual ellos se dan, con exclusión de toda inferencia animista o vitalista.

Se busca, por lo tanto, que su descripción y estudio sean una investigación libre -o lo más libre posible de adiciones antropomórficas. Esta posición anti metafísica y anti vitalista tiende en todas las ciencias a un mayor rigor científico, describiendo y explicando todos los fenómenos en función de los mismos, sin tener necesidad de recurrir a potencias o fuerzas ajenas y distintas a los sucesos naturales.

10
10
En el estudio del ser humano también se aplicó el término a todas las reacciones

En el estudio del ser humano también se aplicó el término a todas las reacciones o manifestaciones exteriores, tratando así de que la investigación psicológica se convirtiera también sistemáticamente en una tarea objetiva, y por lo tanto la psicología en una ciencia de la naturaleza.

Etimológicamente la palabra conducta es latina y significa conducida o guiada; es decir, que todas las manifestaciones comprendidas en el término de conducta son acciones conducidas o guiadas por algo que está fuera de las mismas: por la mente. De esta manera, el estudio de la conducta, considerada así, asienta sobre un dualismo o una dicotomía cuerpo-mente, sobre la tradición del más puro idealismo, en el que la mente tiene existencia de suyo y es el punto de origen de todas las manifestaciones corporales; según esta perspectiva, el cuerpo es solamente un instrumento o un vehículo del que se vale la mente (alma) para manifestarse. La raíz religiosa de este esquema es fácil de deducir.

En la historia del concepto de conducta en psicología, tiene importancia el artículo de Watson publicado en 1913, que inicia la corriente o escuela llamada Conductismo o Behaviorismo, en el que sostiene que la psicología científica debe estudiar sólo las manifestaciones externas (motoras, glandulares y verbales); aquellas que pueden ser sometidas a observación y registro riguroso, tanto como a verificación. Ya antes que Watson, Pillsbury había definido la psicología como la ciencia de la conducta y Angelí —integrante de la escuela funcionalista- anticipaba el reemplazo de la mente por la conducta como objeto de la psicología. Posiblemente entre los más importantes, en lo que respecta a la conducta como objeto de la psicología, haya que contar los estudios de P. Janet y los de H. Piéron. Este último formuló desde 1908, una psicología del comportamiento, y P. Janet hizo importantes aportes al tema de la psicología de la conducta.

Watson incluyó en la conducta todos los fenómenos visibles, objetivamente comprobables o factibles de ser sometidos a registro y verificación v que son

11
11

siempre respuestas o reacciones del organismo a los estímulos que sobre él actúan. Intentó asentar la psicología sobre el modelo de las ciencias naturales, con una sólida base experimental, y por ello presentó una sistemática oposición a dos postulados fundamentales de la psicología clásica: a la introspección como método científico, y a la conciencia como objeto de la psicología.

Koffka incluye una división tripartita de la conducta, que presenta como muy semejante a la de McDougall; denomina procesos a la suma de movimientos observables, distinguiéndola del comportamiento y de las vivencias. El comportamiento incluye los procesos que denomina efectivos o reales y para los que se emplean conceptos funcionales, mientras que para los fenómenos o vivencias se utilizan conceptos descriptivos.

Jaspers es otro de los autores que intentó unificar los fenómenos que estudia la psicología, ordenándolos en cuatro grupos, según el grado de perceptibilidad de los mismos; el primero es el de los fenómenos vivenciados; el segundo, el de las funciones o rendimientos objetivos (memoria, inteligencia, trabajo, etc.); el tercero, el de las corporales concomitantes; y el cuarto, el de las objetividades significativas (expresiones, acciones, obras).

Lagache ha dedicado mucha atención a este tema y define la conducta como la totalidad de las reacciones del organismo en la situación total. Reconoce en ella: 1) la conducta exterior, manifiesta; 2) la experiencia consciente, tal como ella es accesible en el relato, incluyendo las modificaciones somáticas subjetivas; 3) modificaciones somáticas objetivas, tal como ellas son accesibles a la investigación fisiológica; 4) los productos de la conducta; escritos, dibujos, trabajos, tests, etcétera.

El término conducta se ha convertido así, en la actualidad, en patrimonio común de psicólogos, sociólogos, antropólogos, sin que por este solo empleo se esté filiado en la escuela del behaviorismo; inclusive se ha convertido en un término que tiene las ventajas de no pertenecer ya a ninguna escuela en especial y de ser lo suficientemente neutral como para constituir o formar parte del lenguaje común a investigadores de distintas disciplinas, campos o escuelas.

12
12

4.

Definición de modificación de conducta

La modificación de conducta no es más que la aplicación práctica de los conceptos

y principios de la conducta, con la finalidad de predecir y cambiar el comportamiento de las personas en el ambiente natural. Se puede decir que la modificación de conducta es un enfoque de intervención psicológica y social que aplica sistemáticamente los métodos y principios de la psicología experimental, y en particular, de la investigación del aprendizaje, en la solución de problemas socialmente significativos, individuales o grupales. El modificador de conducta se ocupa del tratamiento, rehabilitación, educación y orientación del comportamiento. La modificación de conducta es ciertamente la aplicación de una ciencia: la ciencia de la conducta.

A. El Lugar de la Modificación de Conducta en la Psicología Científica.

La modificación de conducta asume como filosofía básica al Conductismo, es decir, la filosofía de la psicología como ciencia objetiva de la conducta (Bueno, 1993; Skinner, 1974; Ribes, 1990). Utiliza, además, los principios y leyes experimentales descubiertos por esta ciencia. Al asumir el Conductismo como punto de partida

filosófico, la modificación de conducta se desvía del concepto tradicional de la conducta, al rechazar cualquier tipo de determinante interno como causa de la conducta. Más bien, el modificador de conducta asume que la “conducta” es de hecho la interacción del individuo con los objetos y eventos que ocurren en su ambiente o en su propia actividad. Tal interacción es el producto o resultado de las sucesivas interacciones o contactos del mismo individuo con su entorno ocurridas

a lo largo de su vida (Kantor, 1959). Por tanto, se hace énfasis en los determinantes ambientales, biológicos, situacionales y sociales que ejercen influencia sobre la conducta.

La modificación de conducta considera la mayoría de las conductas como susceptibles de ser aprendidas o alteradas mediante procedimientos del aprendizaje. El enfoque se hace sobre conductas que se han aprendido o que necesitan aprenderse. Se hacen intentos explícitos para enseñar conductas, más que alterar aspectos en la persona que, de acuerdo con el modelo médico o intrapsíquico, supuestamente subyacen a la conducta.

13
13

Al asumir los principios y leyes de la conducta, la modificación de conducta utiliza el conocimiento logrado por la investigación científica del aprendizaje y, en menor medida, otros conceptos de la psicología experimental. Esto quiere decir que los procedimientos utilizados para enseñar conductas, se basan en los principios y leyes del aprendizaje, descubiertos en el laboratorio. La modificación de conducta utiliza básicamente los principios del condicionamiento clásico, el condicionamiento operante y el aprendizaje observacional.

De hecho, cada uno de los tres tipos de aprendizaje se ha utilizado ampliamente para el tratamiento de una variedad de problemas vistos tradicionalmente en contextos clínicos. Sin embargo, en los contextos aplicados en donde reciben tratamiento o entrenamiento grupos de pacientes, los procedimientos de condicionamiento operante han dominado. No obstante, los tres tipos de aprendizaje son esenciales. El condicionamiento respondiente y el modelado (basado en el aprendizaje observacional) son valiosos como técnicas de cambio conductual. Además, los procedimientos operantes, como se practican ordinariamente, incluyen aspectos de otros tipos de aprendizaje. Por ejemplo, un programa operante en un contexto de salón de clases puede incrementar la conducta estudiosa deseable en un estudiante (por ejemplo, hacer la tarea) al darle subsiguientemente una consecuencia o evento favorable (por ejemplo, un elogio hecho por el profesor). En este caso, el componente operante es el siguiente: el elogio es un reforzador, que al ser aplicado contingentemente cada vez que el joven hace la tarea, aumenta la frecuencia de dicha conducta. No obstante, además del condicionamiento operante, el condicionamiento clásico y el aprendizaje observacional pueden ser también operativos en esta situación. Los estudiantes, fuera del que fue elogiado, pueden aumentar la conducta deseable debido a las influencias del modelamiento, es decir, los otros estudiantes observan la conducta deseable del compañero y el reforzamiento de esa conducta, y este hecho influye sobre la conducta de los observadores. El condicionamiento clásico también puede comprender al control de la conducta. Para seguir con ejemplos del salón de clase, consideremos el caso de un profesor que grita (estímulo incondicionado) a un estudiante, originando una reacción de sobresalto (respuesta incondicionada). La presencia del profesor próxima al niño (estímulo condicionado) puede, a través de

14
14

la repetida asociación con los gritos, provocar con el tiempo ansiedad (respuesta condicionada).

Por supuesto, si la proximidad del profesor hacia el niño causa ansiedad, esto puede disminuir las propiedades de reforzamiento del profesor.

B. Características de la modificación de conducta

La modificación de conducta es un enfoque de la psicología como área de aplicación, que se caracteriza porque utiliza los métodos y conceptos de la psicología experimental. Esta orientación, permite que la modificación de conducta se diferencie de otros enfoques de intervención psicológica en varios aspectos, que comentamos a continuación.

La evaluación de la conducta:

En cuanto a la evaluación de la conducta, la modificación de conducta se distingue radicalmente de la evaluación diagnóstica tradicional (Fernández Ballesteros, 1994). El énfasis está en las conductas que se van a alterar, más que en la personalidad subyacente considerada como causa de la conducta. Aunque se puede describir un problema en términos vagos o generales (por ejemplo, hiperactividad), el modificador de conducta busca aclarar estos términos mediante la observación de la conducta que necesita cambio y los eventos que preceden y siguen a la conducta. Por ejemplo, si un educador alega que un niño interno retardado tiene “mal genio”, el modificador de conducta deseará medir las conductas que hicieron que el educador hiciera tal enunciado, la frecuencia de estas conductas y los eventos antecedentes y consecuentes que están asociados con cualquier rabieta. La evaluación de factores asociados a la conducta puede ser útil para alterar la conducta que requiere tratamiento.

La evaluación conductual, tiene la tarea fundamental de seleccionar y tomar mediciones de las conductas y de las estrategias de intervención que serán utilizadas dentro de un determinado diseño de tratamiento, así como la verificación de hasta qué punto las técnicas aplicadas han tenido los efectos deseados (tras el tratamiento y en el seguimiento). El objetivo de la medición conductual no es entonces solamente establecer las condiciones en que se encuentra el cliente al

15
15

momento de iniciar la intervención, sino también determinar si las técnicas o procedimientos implementados para modificar una conducta-objetivo tienen o no efectos sobre dicha conducta. Por ello, la medición conductual se realiza antes, durante y después de la aplicación de la técnica respectiva.

El Tratamiento Conductual

Los modificadores de conducta ponen gran énfasis en los eventos del medio ambiente que pueden usarse para alterar la conducta. El énfasis en las conductas abiertas y en los determinantes situacionales externos, permite al modificador conductual alterar fácilmente determinantes específicos que influyen en las conductas. Las conductas mostradas por un número de individuos en tratamiento, rehabilitación y en contextos educacionales, pueden resultar de factores internos como deficiencias psicológicas o anomalías anatómicas. No obstante, las conductas adaptativas pueden aprenderse y se puede minimizar las limitaciones impuestas por los defectos físicos existentes. Aun si se cree que la conducta de una persona tiene base orgánica, los principios del aprendizaje pueden lograr cambios dramáticos en la conducta, como sea demostrado con pacientes psicóticos, mentalmente retrasados y niños autistas o hiperactivos con problemas orgánicos conocidos. La mayoría de las conductas para las que se busca tratamiento y rehabilitación pueden ser alteradas mediante la manipulación directa de los eventos ambientales.

Los modificadores de conducta están interesados en aislar los eventos que mantienen las conductas “anormales” o que sirven para desarrollar conductas adaptativas donde hay deficiencias. Hasta este punto, el enfoque conductual se interesa en aquellos eventos que determinan o causan la conducta. Sin embargo, los determinantes buscados no son factores intrapsíquicos o motivos subyacentes. Además, en vez de considerar los eventos de la temprana infancia como responsables de la conducta actual, los modificadores conductuales se enfocan en los eventos ambientales ordinarios que afectan y mantienen la conducta.

De hecho, los conductistas predicen que una vez que una conducta problema particular sea alterada para un individuo, otros aspectos de su vida y conducta también pueden mejorar. Los efectos benéficos del tratamiento de una

16
16

conducta pueden extenderse o generalizarse hacia otras conductas. Por ejemplo, si se altera la conducta de un niño “hiperactivo”, de manera que pueda estar sentado en clase y prestar atención a las lecciones, es probable que otras conductas (tales como cumplimiento académico) puedan mejorarse, ya que ahora el niño puede aprender sus lecciones. De igual manera, si se enseña a un tartamudo a hablar fluidamente, se espera que resulten cambios positivos adicionales. Él o ella puede volverse más “seguro(a)”, “extravertido(a)” y menos “tímido(a)” en su vida cotidiana. El cambio de un problema puede iniciar una serie de cambios en la vida personal.

Transferencia de la tecnología conductual al usuario

La modificación de conducta necesita del uso de agentes naturales que están normalmente en contacto con los pacientes en la vida diaria. Individuos que tienen el mayor contacto con el paciente incluyen profesores, parientes, cónyuges, compañeros, supervisores y colegas. Estos individuos tienen un papel importante en la alteración de la conducta, ya que tienen gran oportunidad de regular las consecuencias que controlan la conducta. Además, los individuos en contacto directo con el paciente observan las conductas en las situaciones reales donde se llevan a cabo y por lo tanto, están en la mejor posición para centrarse en la conducta como está ocurriendo en la actualidad.

La utilización de los individuos que están en contacto con el paciente es de especial importancia puesto que, con frecuencia, ellos contribuyen a la conducta inadaptada. De hecho, el personal, profesores y padres de familia a manudo contribuyen o apoyan esas conductas que ellos mismos quisieran eliminar. Para alterar la conducta del paciente se requiere que se altere primero la conducta del agente responsable. De esta forma, trabajar con los no profesionales es con frecuencia la mejor manera de garantizar el cambio en los pacientes.

Control y evaluación del programa

Una característica importante de la modificación de conducta es que incluye una evaluación cuidadosa del efecto del programa que se ha diseñado para cambiar la conducta. Se hace énfasis en la demostración empírica del efecto del

17
17

programa. La terapia tradicional, como se le practica en la mayoría de los contextos clínicos, rara vez se evalúa. Cuando esta terapia se evalúa, se mide el efecto al final del tratamiento para determinar si hay algún cambio en la personalidad. Con los procedimientos de modificación conductual, particularmente en contextos aplicados, el efecto del programa sobre la conducta por lo general se evalúa durante el curso de este, así como cuando ya ha terminado.

Generación de cambios conductuales socialmente significativos

Una característica adicional de la modificación de conducta es el interés por efectuar el cambio de conducta que es socialmente significativo. El cambio de conducta resultante del programa debe demostrar una diferencia notable para los individuos en el ambiente de la persona. El cambio debe acercar al individuo significativamente al nivel de ejecución necesario para su funcionamiento en la sociedad. Esto no quiere decir que la “normalidad” o la conformidad es un objetivo al que todo debe esforzarse.

C. Áreas de aplicación de la modificación de conducta

La modificación de conducta puede utilizarse en cualquier situación o escenario en el que esté implicado el comportamiento humano. No hay, virtualmente, ningún área de la psicología en la cual no se aplique la modificación de conducta, e incluso, otras disciplinas, como la educación, la medicina y la administración de recursos y de personal, pueden servirse provechosamente de ella. La modificación de conducta se puede emplear en adultos y en niños; en casos individuales o en el tratamiento de parejas o familias; en personas “sanas” o no. Se la utiliza en ambientes clínicos; el hogar; la escuela; los centros de estudios superiores; las empresas y otras instituciones; en el deporte; en la comunidad, etc.

La modificación de conducta se emplea, obviamente, en el campo de la psicología clínica. Esta área fue tal vez la primera en la que se pudieron hacer intervenciones exitosas a través de las técnicas de modificación de conducta. Actualmente, el rango de aplicación es variado. La modificación de conducta ha sido utilizada para tratar la ansiedad, fobias, depresión; trastornos obsesivo-

18
18

compulsivos; baja autoestima y problemas interpersonales; trastornos alimenticios; tratamiento de conductas psicóticas y tratamiento del estrés.

En el área educativa, se emplea modificación de conducta en la estimulación temprana; tratamiento de problemas de aprendizaje; tratamiento del lenguaje; manejo de la clase; diseño sistemático de la instrucción y del currículo; enseñanza de habilidades motoras e intelectuales; desarrollo de hábitos de estudio; desarrollo del autocontrol y la autoestima y en programas de entrenamiento a padres y profesores.

Encontramos en la modificación de conducta ampliamente utilizada en la rehabilitación y reeducación de individuos autistas; con retardo mental o con otros déficits severos de conducta; en el tratamiento de la agresión; delincuencia, consumo de drogas y alcoholismo.

La modificación de conducta se aplica a la administración de recursos, ahorro de energía, administración y capacitación de personal.

Algunas de las aplicaciones más llamativas de la modificación de conducta se hallan en la medicina conductual y la psicología de la salud, es decir, aquellas disciplinas dedicadas, desde el punto de vista psicológico, a la prevención, tratamiento o rehabilitación de enfermedades físicas. Así, las aplicaciones conductuales a la salud se ocupan de la promoción y mantenimiento de la salud y prevención de la enfermedad, a través de la generación de estilos de vida saludables; cambios en los estilos de vida para eliminar factores de riesgo y la detección e intervención precoz.

La modificación de conducta constituye un área activa de constante investigación. Debido a su enfoque objetivo, basado en la medición de la conducta y en su apego a procedimientos y teorías de la psicología experimental, la modificación de conducta ha sido capaz de extender rápidamente sus ámbitos de aplicación y en la actualidad la investigación en modificación de conducta tiene tanto el objetivo de seguir ampliando sus áreas de aplicación, como perfeccionar continuamente sus técnicas de evaluación e intervención.

19
19

5.

Los reforzadores

Todos aquellos estímulos que podamos introducir en la situación de respuesta del niño (en el aula de clase, por ejemplo) que tiendan a hacer más probable la aparición de la misma, constituyen lo que se denomina reforzador positivo. Ejemplo:

Juancito de 4 años, por hacer bien la tarea le colocan una estrella en la frente, el niño en lo sucesivo es probable que trate de hacer bien la tarea para ganarse más estrellas.

Si en lugar de introducir en la situación de respuesta del niño un estímulo determinado, lo retiramos de la misma, por ejemplo: “no sales al recreo hasta que no termines la tarea”, el reforzador se llama negativo ya que la suspensión del mismo hace aparecer la conducta deseada. Ejemplo: Juancito no termina a tiempo la tarea y la profesora le dice: “no sales al recreo hasta que no termines la tarea”, en este caso el niño trata de hacer rápido la tarea para no perderse el recreo.

A. Tipos de reforzadores:

Los reforzadores de la conducta infantil se clasifican en función de varios criterios. Si el criterio es la procedencia del refuerzo, se les clasifica en (Valles, 1997):

Extrínsecos si vienen administrados por otra persona distinta del alumno. Por ejemplo: cuando el profesor le proporciona un elogio al niño por estar breves segundos o minutos atendiendo en la clase. En este caso el refuerzo también es positivo porque ha introducido algo nuevo (un estímulo) en la situación de respuesta (atender en clase) que es el elogio. En el caso de un reforzador extrínseco negativo sería aquel administrado por otra persona que eliminara una situación aversiva para el niño. Por ejemplo: “Ya puedes dejar de permanecer cara a la pared y sentarte”. El dejar de estar de cara a la pared funciona como un reforzador negativo, el cual, al eliminarlo de la situación de respuesta del alumno puede favorecer la ocurrencia de la respuesta que se desea. Intrínsecos cuando son reforzadores internos, generados por los sentimientos, pensamientos o emociones del niño. Son ejemplo de ello:

los sentimientos de autosuficiencia, pensamientos autoderrotantes,

20
20

emociones de alegría, etc. Este tipo de reforzadores son difícilmente detectables por el observador exterior. Reforzador primario es aquel que no es el resultado de un aprendizaje, como por ejemplo, la comida, la cual es un reforzador básico, biológico y funcional. Su efecto no está condicionado por el aprendizaje sino que actúa independientemente de éste. Reforzador secundario es aquel que sí es aprendido y está estrechamente vinculado con el historial de reforzamiento que el niño ha recibido en su desarrollo. Los reforzadores secundarios (2) se pueden clasificar a su vez en:

Materiales: cuando son objetos, cosas, etc., tales como juguetes, chucherías, cuentos, prendas, etc. Sociales: tales como el elogio, las sonrisas, las alabanzas, el sentirse querido, la expresión de alegría, gestos de aprobación, etc. Actividades: jugar con el rompecabezas, ver la TV, disfrutar de más tiempo libre, salir a la calle, ir de excursión, etc. Situaciones: Estar con alguien, acudir a un lugar, permanecer en determinada posición, estar con los amigos, etc. Sistema De Fichas: obtener vales, puntos, tarjetas, registros…, para el canje de reforzadores.

B. Pautas para la aplicación correcta de los reforzadores

Para que el reforzador se constituya como realmente efectivo para el alumno y para lograr mayor eficacia en su administración, deben tenerse en cuenta las siguientes pautas por parte del profesor – tutor que lleve a cabo un programa de cambio de la conducta problemática:

1) Confeccionar un listado de cuáles van a ser los posibles reforzadores para el alumno de modo que sean efectivos (motivadores). 2) El alumno no debe recibir excesivas explicaciones y razones acerca de porqué está siendo reforzado.

3)

El reforzador debe estar asociado contingentemente a la respuesta deseada, es decir, administrado inmediatamente después de su ocurrencia.

21
21

4) Los reforzadores se deberán aplicar siguiendo un plan preestablecido que indique su frecuencia (razón fija, variable, continuo de intervalo, etc.) y no administrarlo de un modo discontinuo y asistemático. 5) Al principio de iniciar el plan de modificación de conducta deberán administrarse los reforzadores de modo más continuo reduciendo gradualmente la frecuencia del mismo en función de la ocurrencia y de la persistencia de la conducta – objetivo.

6)

Debe controlarse hasta qué punto el reforzador que se le administra produce saciedad en el alumno. En el caso de que así ocurra deberá disponerse de otros reforzadores para su administración alternativa.

7) Deben combinarse los reforzadores materiales con los sociales. 8) Al utilizar reforzadores materiales es conveniente que el alumno se encuentre previamente en una situación de relativa deprivación o carencia del mismo.

6. La atención del profesor como reforzador del comportamiento del alumno

La atención que presta el profesor a los alumnos constituye un poderoso reforzador para la modificar la conducta problemática de éstos. Por atención debe entenderse aquellos refuerzos positivos o negativos administrados de modo intencional o involuntariamente por el profesor: comentarios, miradas, gestos, elogios, censuras, reprimendas, y toda expresión que tienda a premiar o castigar la conducta del alumno.

En este sentido, a la mayoría de los alumnos les gusta recibir un elogio de su profesor, les gusta que la expresión facial del profesor sea alegre, les gusta que se le haga un gesto de aprobación. Todas estas manifestaciones de la atención del docente suelen darse, en muchas de las ocasiones, como consecuencia de haber realizado la conducta no deseada. Es muy habitual el hecho de dirigir un comentario (prestar atención) a un alumno cuando éste no ha terminado la tarea escolar. El alumno recibe una regañina (prestar atención) cuando se levanta de la silla y, así, podrían enumerarse un sinfín de situaciones en las que tiene lugar la contingencia de prestar atención a conductas no deseadas o a las que se les pretende modificar.

22
22

El amonestamiento al niño puede tener efectos de extinción de determinada conducta pero lo más frecuente es que no surta efecto sino que el alumno llegue a habituarse al estímulo, en este caso, a la regañina. Si esta contingencia se repite muchas veces el alumno llega a valorar que le amonesten como una forma de tomarle en consideración por lo que hace y así, recibiéndola, la configura como necesaria y se establece la asociación entre conducta no deseable versus amonestación.

Otros tipos de comentarios pueden producir el mismo efecto negativo en la conducta del alumno: comentarios tales como: “…tan mayor como eres”, “…no te da vergüenza”, “…quieres hacer el favor de…”, “Ya es hora de que te sientes”, u otros comentarios similares los cuales llegan a constituirse como verdaderos reforzadores positivos para la conducta que se desea eliminar.

En orden a manejar y a administrar correcta y eficazmente el poderoso reforzador que es la atención del profesor debe tenderse a invertir la contingencia de reforzamiento que generalmente suele darse en el aula de clase tal como se ha descrito en las líneas anteriores. En este sentido la inversión de la contingencia significa el prestar atención a las conductas positivas o adecuadas e ignorando las conductas problema que no resulten excesivamente peligrosas ni destructivas.

Es lo que se denomina “refuerzo diferencial” que consiste en aplicar sistemáticamente consecuencias positivas a las conductas deseadas, reforzándolas e ignorando las conductas indeseables siempre que éstas no resulten extremadamente peligrosas para la integridad física del alumno o compañeros.

Sin embargo, y a pesar de lo deseable que sería el correcto manejo de contingencias de refuerzos en la clase, las investigaciones acerca de los refuerzos facilitados por el profesor señalan los siguientes refuerzos positivos y negativos:

A. Refuerzos Positivos:

Contacto: abrazar, palmada en el hombro, coger de la mano, sentar en las rodillas.

Alabanza: comentario verbal indicando aprobación, recomendaciones “eso está bien”.

23
23

Atención Facial: mirar al alumno con gestos de aprobación, sonreírle, etc.

B. Refuerzos Negativos:

Tocar al alumno: coger a un alumno fuertemente, moverlo, agitarlo, empujarlo, darle una palmada de castigo.

Criticar: hacer un comentario de desaprobación, elevar la voz, amenazar con consecuencias desagradables como “eso está mal”, “no te rías”, “estás perdiendo el tiempo”.

Atención Facial Negativa: fruncir el ceño, gestos y muecas de desaprobación o amenaza.

Time – out (tiempo fuera): apagar la luz y callarse, ponerse de espaldas y esperar a que los alumnos se callen, para de hablar y esperar a que los alumnos guarden silencio, dejar sin recreo, o tiempo libre, no dejar que cojan algo agradable que esté en la clase. Debe ponerse de relieve el peligro de un abuso de estas técnicas reductivas en el sentido de que se produzca una habituación del alumno a las consecuencias punitivas de sus conductas, especialmente en lo que se refiere a la atención del profesor cuando hace uso excesivo de la crítica verbal hacia el alumno.

7. Modelos de algunos planes de modificación de conducta

1. DEFINICIÓN DE LA CONDUCTA PROBLEMA:

a) Conducta General: “hacer el payaso en la clase”

b) Conducta Específica.

Conducta cognitiva: CREENCIAS “soy el más gracioso”

(Pensamientos similares)

Expectativas: Seguro que esto si les va gustar” “eso si les va hacer reír”.

Autorefuerzo:” Me ha salido bien”, soy el más gracioso”

24
24

Conducta motora: hacer muecas y gestos raros, subirse encima de la silla realizar comentarios impertinentes

Conducta Psicofisiologica: Emoción positiva conductas

después de realizar las

2. DEFINICIÓN DE LAS CONDUCTAS CONTRARIAS/ALTERNATIVAS.

a) Conducta general: Dejar de hacer reír a sus compañeros

b) Conducta Específica:

Cognitiva: Creencia: “hacer tonterías me perjudica”

(Pensamientos similares)

Expectativas: Mis compañeros me estimaran mucho más si dejo de hacer tonterías y bobadas”

Autorefuerzo: Muy bien, llevo ya bastantes minutos sin llamar la atención. ”Estoy cambiando”.

Motora:

Permanecer haciendo la tarea sin ningún tipo de muecas y gestos raros

Estar sentado en la silla Dirigirse en términos correctos a los compañeros.

Psicofisiológico: experimentar alegría (emoción positiva) por la realización de conductas adecuadas.

3. EVALUACIÓN DE LA LÍNEA BASE:

A. X.- Periodo De Observación Y.- Frecuencia

B. Análisis Funcional. Variables antecedentes: Algún o algunos compañeros “incitan “al alumnos hacer tonterías.

25
25

Estar junto a una compañera lo induce a hacer payasadas porque ella le refuerza con sonrisas y comentarios.

En su casa le dicen constantemente que en muy gracioso.

Algunos compañeros esperan el chiste de turno.

Variables consecuentes:

El alumno recibe la regañada del profesor. Recibe “atención”

Sus compañeros ríen sus gracias .Le refuerzan y le inducen al auto refuerzo positivo encubierto (ahora si he quedado bien).

A

través de sus payasadas consigue aceptación en un grupito de alumnos

al

cual quiere pertenecer.

Le gusta oír comentarios en su casa a cerca de su “gracia” es que es muy gracioso y payaso” afirman sus familiares.

4.

TRATAMIENTO

Personal (alumnos, profesor, los padres, y el alumno en cuestión).

Reforzadores disponibles: a determinar.

Técnicas:

Control Estimular:

Cambiar la ubicación física del alumno en la clase.

Cambiar la ubicación física a los alumnos incitadores.

Eliminar

compañeros)

los

comentarios

positivos

hacia

su

conducta

(familiares

y

26
26

Evitar todas aquellas situaciones en las que se sospeche que, por su configuración personal, va felicitar una payasada .Por ejemplo que: “que conteste……” ”A ver qué dice……”.

Refuerzo Positivo:

Dirigirle la atención con un comentario positivo (reforzador social) cuando el alumno haya permanecido algunos minutos es sin hacer tonterías.

Apoyo con refuerzos materiales si procede (si los reforzadores sociales no resultan efectivos)

Refuerzo Diferencial:

Elogiar individualmente y en privado a un alumno por no “reír” las payasadas.

La misma acción anterior pero a un determinado número de alumnos (pequeño grupo)

El alumno que no ríe las tonterías del alumno en cuestión, logra un tiempo extra de recreo.

Castigo:

Aplicar consecuencias negativas a las payasadas que sean difíciles de ignorar.

27
27

Autoevaluación

1. Defina:

a. Conducta:

b. Modificación de conducta.

c. Técnicas de Modificación de conducta

d. Reforzador

e. Psicología experimental

2. Explique los períodos del desarrollo histórico de la modificación de conducta.

3. Elabora un organizador gráfico de los tipos de reforzadores.

4. En qué situaciones y/o áreas se aplica la modificación de conducta.

28
28

Glosario

1. Conducta; Reacción global del sujeto frente a las diferentes situaciones ambientales.

2. Condicionamiento clásico. El condicionamiento clásico se produce cuando un estímulo antes neutro se vuelve capaz de provocar una respuesta aprendida.

3. Condicionamiento operante. El condicionamiento operante es un tipo de aprendizaje en el cual la conducta de un organismo tiene consecuencia en su medio inmediato. El organismo "opera", por así decir, sobre el mundo que lo rodea.

4. Refuerzo: Cualquier estímulo que aumenta la probabilidad de que se produzca una cierta clase de respuestas.

5. Técnicas operantes. Es un tipo de terapia de la conducta basado en el condicionamiento operante y por lo tanto en la presentación de reforzadores positivos o de reforzadores negativos para la adquisición de una conducta adaptativa. Como técnicas operantes más importantes cabe destacar las técnicas de la economía de fichas, el moldeado, los contratos de conducta y el reforzamiento social.

29
29

Actividades

1. Identifica los principales reforzadores que los docentes de la Institución Educativa donde labora emplean en clase y qué opinión le merece.

30
30

Referencias bibliográficas

Bleger, J.

Psicología De La Conducta, Edit. Paidos, España

 

Horst, N.

(1981). Psicología de la conducta del profesor.

Vallés, A.

(1997)

Técnicas

terapéuticas

de

modificación

de

conducta,

España.

http://www.psicopedagogia.com/modificacion-de-conducta

31
31
UNIDAD II TÉCNICAS DE MODIFICACIÓN DE CONDUCTA
UNIDAD II
TÉCNICAS DE MODIFICACIÓN DE
CONDUCTA
OBJETIVO Identificar las técnicas de modificación de conducta 32
OBJETIVO
Identificar las técnicas de
modificación de conducta
32

UNIDAD II

TÉCNICAS DE MODIFICACIÓN DE CONDUCTA

1. Introducción

Mg. Antonieta del Pilar Uriol Alva

Si queremos cambiar una conducta inadecuada o enseñar algo nuevo, lo primero que tenemos que hacer es identificarla lo más objetivamente posible. Para ello, debemos definirla en términos específicos que requieran un mínimo de interpretación es decir de forma clara, de modo que se requiera un mínimo de interpretación, es decir, de forma clara, que pueda ser observada (medida y registrada) por personas diferentes sin necesidad de hacer suposiciones y/o valoraciones subjetivas.

Podremos analizar cualquier conducta del siguiente modo:

ESTÍMULO

analizar cualquier conducta del siguiente modo: ESTÍMULO CONDUCTA CONSECUENCIA En consecuencia nuestra conducta

CONDUCTA

cualquier conducta del siguiente modo: ESTÍMULO CONDUCTA CONSECUENCIA En consecuencia nuestra conducta depende de las

CONSECUENCIA

En consecuencia nuestra conducta depende de las consecuencias que obtengamos de ella. Utilizamos el medio para obtener consecuencias positivas, agradables y para evitar consecuencias negativas o desagradables. Repetimos aquellas conductas que van seguidas de un premio o recompensa y no repetimos las que no proporcional consecuencias agradables. Por ello cualquier intento de eliminar o disminuir una conducta que simultáneamente no premie las consecuencias conductas incompatibles, será un fracaso. Por ello, conocer la relación que existe entre la conducta y sus consecuencias, tipos de consecuencias y cómo usarlas es fundamental para garantizar una enseñanza eficaz.

33
33

Podemos encontrar que las consecuencias pueden ser positivas o negativas. Las consecuencias positivas son aquellas que aplicadas inmediatamente después de una conducta producen un aumento en la frecuencia de ésta. Pueden ser actividades; juegos y juguetes; atención, elogios, sonrisas, alimentos o bebidas preferidas de cada persona; etc. En general cuando una persona obtiene consecuencias positivas se siente querido y aumenta la seguridad en sí mismo.

Las consecuencias negativas son aquellas que aplicadas inmediatamente después de una conducta concreta disminuyen o eliminan la emisión de esa conducta. Esas consecuencias como pérdida de la atención, no ir al parque, al cine, etc., deben aplicarse en primer término y sólo en casos imprescindibles aplicar el castigo.

Veamos un ejemplo: “Gonzalo es, según sus padres, un niño difícil. Cuando están en la mesa dice lisuras, y cuanto más se insiste en decirle que se calle, más, durante más tiempo y más alto los dice. Sus padres deciden que cada vez que Gonzalo diga groserías le volverán la espalda y sólo le prestarán atención cuando se calle. Gonzalo continúa diciendo groserías unos días pero después deja de hacerlo”.

CONSECUEN CIA CONDUCTA ANTES Los padres le prestan atención Decir incluso más lisuras ESTÍMULO Recompensa
CONSECUEN
CIA
CONDUCTA
ANTES
Los padres le
prestan
atención
Decir
incluso
más lisuras
ESTÍMULO
Recompensa
Mesa en la
que se sienta
CONDUCTA
Gonzalo dice
CONDUCTA
CONSECUENCIA
lisuras
Retiro de atención
La conducta de
decir lisuras
DESAPARECE
DESPUÉS
Ausencia de
recompensa
34

2.

Técnicas para la adquisición o aumento de conductas deseadas:

Cuando tratamos de inculcar o reforzar la frecuencia de un comportamiento, para

no producir efectos que no deseamos, no debemos caer en el error de aplicar

consecuencias gratificantes de forma arbitraria, sino sólo y tan sólo a aquellas

conductas “buenas”, adaptadas y cuya frecuencia queramos aumentar. Luego,

cuando hayamos logrado que la conducta que buscábamos se dé con una

frecuencia suficiente, deberemos conseguir que se siga dando —incluso en

condiciones distintas a las de su adquisición—. Tendremos que hacer que las

recompensas o premios sean lo más naturales posibles, intentando acercar la

forma de administrarlas a la forma en que las recibe el niño de un modo natural.

A. Refuerzo positivo

las recibe el niño de un modo natural. A. Refuerzo positivo ¿Cuándo lo utilizamos? 35 Este
¿Cuándo lo utilizamos? 35
¿Cuándo
lo
utilizamos?
35

Este procedimiento consiste en presentar una consecuencia positiva (una recompensa o premio) inmediatamente después de la emisión de una conducta determinada, y esto aumenta la probabilidad de que dicha conducta se presente en el futuro.

Cuando queremos desarrollar

una nueva habilidad.

Aumentar la frecuencia de una

conducta o

Cuando el refuerzo de esa

conducta disminuye la

aparición de una conducta

incompatible no deseada.

Para que este procedimiento funcione, la recompensa tiene que estar en relación con el comportamiento, ser contingente a éste (ha de ser inmediato) y siempre ha de ir acompañado de la especificación de la contingencia y de refuerzo social. Así mismo deben ser cognitiva y emocionalmente apropiados para la persona, y evitar caer en el error de “saciar” al niño con la recompensa.

B. Refuerzo negativo

Consiste en la desaparición de un objeto o hecho desagradable que antecede a la respuesta que nos interesa; como consecuencia de dicha desaparición aumenta la frecuencia de la conducta deseada. La respuesta que buscamos es el medio que hace que se retire dicho objeto u hecho, es decir, desaparece como consecuencia de la conducta.

es decir, desaparece como consecuencia de la conducta. “Se llama refuerzo negativo al aumento en la
es decir, desaparece como consecuencia de la conducta. “Se llama refuerzo negativo al aumento en la

“Se llama refuerzo negativo al aumento en la probabilidad de que una respuesta se presente como consecuencia de la emisión de un estímulo u objeto” (Ribes,2004, pág.20)

“Una persona tiene que pasar diariamente por cierto lugar donde un perro ladra amenazadoramente. Como esta persona teme ser mordida por el perro, da un largo rodeo para evitar dicho lugar. En este caso, podría decirse que la persona carece de la conducta consistente para pasar por aquel lugar. Si, en alguna ocasión aquella persona se provee de una vara y espera que el perro se presente y empiece a ladrar, entonces lo amedrenta agitando la vara, por lo cual el perro se aleja, diremos que la respuesta que consiste en pasar por ese lugar agitando la vara ha sido reforzada negativamente, puesto que ha producido la

36
36

C.

Imitación.

Se considera como un procedimiento para propiciar la adquisición de una nueva conducta, también es considerada como una conducta bajo el control discriminativo inmediato de otra conducta de topografía similar por parte de un modelo, por lo tanto se tendrá en cuenta que únicamente se refuerza cuando la conducta que expresa el sujeto se ajusta a los criterios topográficos preestablecidos.

La conducta debe presentarse pocos segundos después de la conducta del modelo, de manera que no se produzcan interferencias u otras conductas en el lapso de tiempo transcurrido.

El niño aprende por imitación muchas conductas socialmente aceptadas, por ellos se considera que tiene un papel importante en la socialización del niño pues da lugar a la adquisición de conductas nuevas sin la necesidad explicita de un proceso de moldeamiento y reforzamiento diferencial de las conductas. Imita conductas de las personas de su entorno que resultan significativas afectivamente para el niño. Por ello no es de sorprender que el niño tiene conductas muy parecidas al papá y la niña a la mamá.

D. Moldeamiento (desarrollo gradual)

Es un procedimiento en el que se refuerzan las aproximaciones sucesivas a una conducta meta. Para que el reforzamiento tenga lugar es necesaria la ocurrencia de alguna conducta previa. El reforzamiento fortalecerá la probabilidad de ocurrencia de la conducta que refuerza. La conducta es una operante cuya consecuencia es el refuerzo.

Cobos, Gavino y Berrocal (2006), sostienen que el moldeamiento es el reforzamiento sistemático de las aproximaciones sucesivas a la conducta terminal y la extinción de las aproximaciones anteriores.

El reforzamiento es selectivo respecto al repertorio disponible: Se empezarán a fortalecer aquellas conductas que más se asemejen topográfica y funcionalmente, a la que se pretende conseguir. Sucesivamente, se hará más

37
37

exigente. El moldeamiento resulta un proceso dinámico en el que se van transformando conjugadamente la conducta y sus consecuencias.

Pasos a seguir:

Según (Cobos, Gavino y Berrocal, 2006), se consideran pasos para su aplicación, los mismos que a continuación se detalla.

1. Seleccionar los reforzadores que se van a utilizar.

2. Dividir la conducta en pasos sucesivos.

3. Enseñar y reforzar positivamente las aproximaciones sucesivas a la

conducta terminal, empezando por el principio de la conducta terminal.

4. Conforme se va avanzando en cada uno de los pasos, extinguir los anteriores.

Características del Terapeuta:

Ha de ser modelo. Reforzador sistemático de todas las aproximaciones a la conducta terminal. Tener paciencia, ya que se emplea mayoritariamente con sujetos que aprenden lentamente. Escoger refuerzos apropiados. Ha de tener precaución en la división de los pasos.

Características del cliente:

Se aplica cuando el sujeto tiene severas limitaciones. La conducta a conseguir no ha de estar en su repertorio. Ha de ser capaz de prestar atención. Disponer de refuerzos inmediatos y existentes en el ambiente.

Ámbitos de aplicación:

Conductas de aseo. Lenguaje. Fundamentalmente, en deficientes.

38
38

1.

La especificación de una meta, o de la conducta terminal:

La especificación de una meta tiene una doble dificultad: clínica y técnica: La responsabilidad clínica relativa a convenir y proponer una meta razonable, relevante para los intereses del cliente, y que no exceda las posibilidades de ayuda profesional técnicamente viable. El terapeuta debe contemplar a la vez las circunstancias del cliente, las posibilidades razonables de logro dado el punto en el que está, y la confianza que le merezcan sus propias técnicas.

Eventualmente, la meta puede tener que ser variada, de resultas del progreso habido y de acuerdo con los recursos disponibles (rebajar o elevar las pretensiones).

2. Establecimiento del punto de partida o "línea base":

Necesario para calibrar la meta y para empezar la construcción de la nueva conducta (material de origen).

Se requiere conocer (mediante alguna técnica de evaluación conductual) el repertorio actual del sujeto en relación al desarrollo que se trata de promover, es decir, reconocer conductas que sean semejantes a las finales que se desea (más el aspecto funcional de la semejanza que el topográfico).

Es aconsejable realizar un test conductual: Prueba en la que se exponga al sujeto al comportamiento de que es capaz en orden al objetivo establecido.

Este segundo paso dará cuenta también de los incentivos o motivadores que muevan al sujeto a hacer algo, es decir, los reforzadores que se pueden manejar.

3. Planificación de las aproximaciones sucesivas:

Las preguntas decisivas son: Qué tamaño tendrá cada paso y cuánto tiempo ocupará. Si se dispone del test conductual, ya se tendrán las "aproximaciones" por las que empezar. Las primeras etapas suelen ser más lentas por requerir más práctica que las siguientes (el aprendizaje previo facilita el siguiente).

39
39

El terapeuta ha de garantizar el éxito al sujeto, es decir, una disposición de las aproximaciones en las que el reforzamiento positivo tenga ocasión, debido a la probabilidad de la conducta adecuada. Al comienzo, el reforzamiento será más frecuente y el nivel de exigencia más bajo.

será más frecuente y el nivel de exigencia más bajo. Este procedimiento consiste en reforzar diferencialmente

Este procedimiento consiste en reforzar diferencialmente las respuestas cada vez más parecidas a la respuesta final deseada, y someter a extinción las que van quedando más alejadas. Se utiliza cuando la conducta deseada no figura en el repertorio de la persona.

En la aplicación, tras definir de la manera más precisa posible la conducta final que queremos conseguir, elegiremos una conducta que la persona ya posea y que tenga alguna semejanza con la conducta objetivo y la reforzaremos consistentemente. Después iremos restringiendo la amplitud de esa conducta, de modo que reforzaremos las formas cada vez más parecidas a la conducta deseada.

Por ejemplo, queremos conseguir que Laura permanezca un minuto en la “piscina de bolas”. Esa conducta no existe en Laura y habrá que “moldearla” mediante aproximaciones sucesivas. Lo primero que haremos es reforzar cualquier movimiento de aproximación a la piscina; luego, cuando se acerque a una determinada distancia (por ejemplo un metro) y no cuando la distancia aumente. El paso siguiente consistirá en reforzar la cuando permanezca, aunque sea de forma breve, en el borde de la piscina. A continuación, sólo cuando permanezca sentada en el borde de la piscina con los pies dentro. Después sólo aplicaremos reforzamiento cuando permanezca dentro, aunque sea durante breves instantes. Paulatinamente haremos que el tiempo de permanencia sea mayor.

40
40

3.

Técnicas para reducir o eliminar conductas:

A. Tiempo fuera

Es cuando se retira a un niño de un lugar o habitación a otro distinto menos reforzador o agradable, de manera inmediata -contingente- a una conducta no deseada. Este procedimiento podría también llamarse de aislamiento social.

El sujeto está en un lugar que debe estar libre de actividades atractivas o que le distraigan. Permanecerá en ese lugar un tiempo prefijado, posteriormente vuelve al entorno primero. Es eficaz para el tratamiento de aquellas conductas que están reforzadas por los compañeros de clase.

Es conveniente reforzar conductas alternativas, de este modo hay posibilidad de que el sujeto aprenda a modificar situaciones y mostrar nuevas conductas.

Pasos para su aplicación:

1. Comprobar que el sujeto dispone en su repertorio conductual de conductas alternativas a la que desea eliminarse. De no ser así, instaurar las mismas con otras técnicas (por ejemplo, modelado o moldeado).

2. Modificar el medio mediante instrucciones terapéuticas precisas al objeto de que se produzcan las condiciones necesarias para que el sujeto pueda emitir la conducta apropiada.

3. Explicar al sujeto, siempre que sus características se lo permitan, en que va a consistir la técnica.

4. Ante la realización por parte del sujeto de la conducta que se pretende eliminar:

Se avisa, mediante gestos, para indicarle que está emitiendo una conducta inapropiada. Si ésta continúa, se retira al sujeto del medio y se le lleva a un lugar sin refuerzos, neutro, donde ha de permanecer durante un tiempo no demasiado amplio (unos cuatro minutos aproximadamente). Asimismo, en algunas ocasiones, el sujeto puede permanecer en el medio pero se le aparte del resto del grupo.

41
41

Se le devuelve a su medio (reforzamiento positivo) contingentemente al paso del período de tiempo determinado, siempre y cuando no esté emitiendo en ese momento la conducta que desea eliminarse.

Ámbito de aplicación:

Fundamentalmente en instituciones (por ejemplo, hospitales psiquiátricos) y en ámbitos escolares, ante conductas disruptivas y agresivas.

B. Extinción

Es un procedimiento para hacer que una conducta disminuya o incluso desaparezca. En términos educativos se usa contingentemente, por tanto, a conductas no deseables.

La extinción dentro del condicionamiento instrumental es el proceso contrario a la adquisición. El procedimiento de la extinción consiste en la omisión de recompensa ante la conducta cuya desaparición se está trabajando.

Ejemplo: supongamos que un niño se niega a comer. Los padres, con buena voluntad y sin darse cuenta, están reforzando esa conducta al prestarle atención (aunque sea para insistirle y reñirle), con lo que la conducta aumenta o, al menos se mantiene. La técnica de la extinción sería no prestar atención al niño cuando se niega a comer para no reforzar, la falta de atención propiciaría que la conducta desapareciera. (No es así de simple, esta técnica se usa en conjunción a otras).

4. Procedimiento Para Mantener la conducta

El propósito es lograr que la conducta se siga emitiendo indefinidamente incluso bajo condiciones distintas a las de su adquisición.

42
42

A. Reforzamiento Intermitente.

Cuando encontramos que la conducta se presenta con la frecuencia suficiente como para considerar que el sujeto la ha adquirido, nos tendríamos que preguntar ¿qué tenemos que hacer para que la conducta se siga presentando sin necesidad de que la reforcemos continuamente?

Reforzamiento Intermitente consiste en presentar el reforzador de manera discontinua, o sea que no se refuerzan todas y cada una de las respuestas del sujeto, sino solamente algunas de ellas.

Puede programarse el reforzamiento teniendo en cuenta el número de respuestas o también el tiempo que transcurre, al primero se le llamará de razón y al segundo de intervalo.

REFORZAMIENTO

INTERMITENTE

RAZÓN

RAZÓN INTERVAL

INTERVAL

FIJA (RF)
FIJA
(RF)
REFORZAMIENTO INTERMITENTE RAZÓN INTERVAL FIJA (RF) VARIABL E FIJO IF VARIABL E Los Programas de razón

VARIABL

E

INTERMITENTE RAZÓN INTERVAL FIJA (RF) VARIABL E FIJO IF VARIABL E Los Programas de razón (Conducta):
INTERMITENTE RAZÓN INTERVAL FIJA (RF) VARIABL E FIJO IF VARIABL E Los Programas de razón (Conducta):
FIJO IF
FIJO
IF

VARIABL

E

Los Programas de razón (Conducta):

Razón fija (RF): El reforzamiento se da cada vez que el sujeto cumple con el criterio que hemos establecido de antemano; por ejemplo, puede ser cada 5 correctas, 10 ó 20 respuestas. En el primer caso será RF5.

43
43
 Razón variable (RV) : Supongamos que queremos reforzar a un niño por el número

Razón variable (RV): Supongamos que queremos reforzar a un niño por el número de hojas que escribe, y decidimos utilizar un programa de razón variable, RV. Establecemos previamente los distintos valores de reforzamiento 1, 3, 4 y 8, lo cual significa que el primer reforzamiento se dará al llenarse la primera hoja; el segundo a la cuarta, o sea tres hojas más; el tercero a la octava hoja, es decir cuando se llenan 4 hojas más, y el cuarto a la decimosexta hoja (8 hojas más), y así sucesivamente tan pronto termine esta secuencia, se identifica el programa como RV 4. En este caso el valor del programa se designa a través del promedio de las distintas razones que lo componen; es decir, la suma de 1, 3, 4 y 8, que es 16 y su división entre el número de valores, que es cuatro. Se toma en cuenta en estos programas de razón es que: a) el refuerzo siempre se administra después que la respuesta que cumple el criterio, y b) que el reforzamiento se programa al número de respuestas.

Los programas de intervalo (Tiempo): Estos programas se definen en función del tiempo, pero se refuerzan en base a la primera respuesta que se obtiene luego de transcurrido el tiempo previsto.

Intervalo fijo (IF): Se establece un valor en segundos o minutos, al término de las cuales se refuerza la primera respuesta que se emite; así, por ejemplo, en un IF 2’ se reforzará la primera respuesta que dé el sujeto luego de transcurridos tres minutos, no antes. Si el sujeto tarda más de

44
44

tres minutos, el reforzamiento se pospondrá hasta el momento en que el sujeto proporciones la respuesta.

Intervalo variable (IV): “se establece de manera semejante a los de razón variable, se eligen de antemano diversos intervalos de duración diferente, se refuerza siempre la primera respuesta obtenida al cumplirse el intervalo respectivo y se designa el programa en base al promedio de los valores correspondientes a los distintos intervalos. Así, por ejemplo, podemos aplicar este programa fijando distintos valores en tiempo: 1’, 4’, 3’ y 2’, o sea que reforzaremos por primera vez a la respuesta formulada al pasar un minuto; después, a la primera respuesta pasados cuatro minutos, y así sucesivamente. El valor del IV resultará de la suma de todos los intervalos (10’) y su división entre el número de valores (4), lo cual nos dará un IV de 2.5’”. (Ribes, 2004, pág.35).

RECUERDA ¿En qué se asemejan los programas de intervalo fijo o variable?
RECUERDA
¿En qué se asemejan
los programas de
intervalo fijo o
variable?

a) El reforzamiento

siempre se programa en base al transcurso del tiempo,

b) El reforzamiento

siempre se administra después de la primera

45
45

B. Reforzamiento positivo.

Cualquier estímulo que aplicado a un sujeto mantiene o aumenta la frecuencia de la conducta. P.e. la frecuencia con que demos los buenos días a una persona, probablemente se verá incrementada, o al menos se mantendrá igual, si esa persona siempre nos devuelve -nos refuerza, diríamos el saludo sonriente.

nos devuelve -nos refuerza, diríamos el saludo sonriente. C. Encadenamiento Se aplicaría en ocasiones que se

C. Encadenamiento

refuerza, diríamos el saludo sonriente. C. Encadenamiento Se aplicaría en ocasiones que se quiere entrenar a

Se aplicaría en ocasiones que se quiere entrenar a un niño en una conducta más o menos compleja y tenemos que definir de inmediato los pasos que seguiremos para lograr tales fines, lo más recomendable es desarticular en varios segmentos más simples la conducta terminal o final que nos interesa y trabajar por separado en cada uno de aquellos. Luego procedemos a unir los distintos componentes para rearticular la conducta compleja especificada en un principio.

Ribes (2004), refiere que al eslobamiento de segmentos conductuales más simples en una sola conducta compleja, se le denomina encadenamiento. Se debe tener en cuenta que para diversas respuestas es necesario seguir un orden preciso que va desde la última respuesta, que es la reforzada, hasta la primera dentro de la cadena que es la que se llama más distante del reforzamiento.

46
46

Autoevaluación

1. Ejemplo reforzador negativo:

Un grupo de amigos acuerdan reunirse durante una semana a las 8 am, el primer día de reunión Francisco llega tarde, entonces le advierten que si al día siguiente llega tarde paga el desayuno de todos; al día siguiente Francisco llega antes de las 8 am.

El

…………………………………

tener

que

pagar

el

desayuno,

para

Francisco

fue:

2. Pedro le regala chocolates a María y ella le dice “te quiero”, Pedro le sigue regalando chocolates, la consecuencia de la conducta de pedro, será tan gratificante para él, que su conducta de regalar chocolates aumenta o se repita en el futuro. Se trata de reforzado. ………………………………………………………………………………………… …….

3. Un automovilista ya tiene experiencia de que si conduce a una velocidad de 150 k/h en una carretera permitida a 100k/h será detenido por la policía de carreteras y se le cursara la multa correspondiente, por lo cual, aprendió a disminuir la velocidad. Se trata de un programa de …………………………………….

4. Si se le dice a un vendedor, que por cada diez helados que venda, uno será para él, Se trata de un programa de reforzamiento ………………………………………………………

5. Si al mismo vendedor se le dice ahora, en base a un establecimiento previo de la cantidad variable, que se le dará el reforzamiento (dar el helado) cuando venda el primer helado, el segundo reforzamiento le será dado cuando venda el tercer helado, el tercero cuando venda el cuarto y el cuarto cuando venda el octavo. Se trata de un programa de reforzamiento ………………………………………………………

6. Se reforzara la primera conducta adecuada transcurridos los dos primeros minutos, luego se refuerza la primera conducta adecuada pasados cuatro minutos y finalmente se reforzará la primera conducta adecuada pasados

47
47

siete minutos. Se trata de un programa de reforzamiento. ……………………………………………………………….

48
48

GLOSARIO

1. CAJA DE SKINNER: La caja de Skinner, es el instrumento que este autor

creó para el estudio del condicionamiento operante. En su versión más sencilla, la caja dispondría de una palanca que el sujeto -una rata, por ejemplo- puede apretar y de un dispositivo para administrar el refuerzo - comida, por ejemplo- cuando el sujeto apriete la palanca. Puede tener también algún instrumento que le permita al investigador señalar al animal la disponibilidad del refuerzo (una bombilla que pueda encender, por ejemplo), que tendría el papel de "estímulo discriminativo". La caja de Skinner tenía un claro antecedente para la investigación de la conducta animal en las famosas "cajas-problema" de Thorndike.

2. HÁBITO: Tendencia a repetir una determinada conducta ante situaciones similares.Tendencia a actuar de una manera mecánica, especialmente cuando el hábito se ha adquirido por ejercicio o experiencia. Se caracteriza por estar muy arraigado y porque puede ejecutarse de forma automática.

3. REFUERZO NEGATIVO: Procedimiento mediante el cual se aumenta la probabilidad de respuesta, debido a que esta está seguida de la retirada de un estímulo aversivo.

4. REFUERZO POSITIVO: Es procedimiento, mediante el cual, con la presentación de un estímulo se aumenta la probabilidad de una respuesta, debido a que dicho estímulo es positivo o confortable para el sujeto.

49
49

ACTIVIDADES

1. Elabore un ejemplo de adquisición de una conducta en clase, donde Ud. aplique reforzamiento intermitente a razón fija.

50
50

Referencias bibliográficas:

Cobos, Gavino y Berrocal (2006). Técnicas dirigidas al aumento y/o disminución de conductas, en Guía de técnicas de terapia de conducta (2006), Editorial Trillas, México.

Ribes, E.

(2004). Técnicas de modificación de conducta, Editorial Trillas, México.

Gavino, A.

(2006). Guía de técnicas de terapia de conducta, Colección Psicología, Sección: Manuales Prácticos de Tratamiento, Madrid.

51
51

UNIDAD III

ANÁLISIS

CONDUCTUAL

APLICADO

OBJETIVO Conocer, elaborar y aplicar programas de modificación de conducta. 52
OBJETIVO
Conocer,
elaborar y
aplicar
programas de
modificación de
conducta.
52

UNIDAD III

ANÁLISIS CONDUCTUAL APLICADO

1. Análisis conductual aplicado

Mg. Antonieta del Pilar Uriol Alva

Está conformado por tres grandes ramas. El conductismo que es la filosofía de la ciencia de la conducta, la investigación básica que es la tarea del análisis experimental de la conducta, y el desarrollo de tecnología para mejorar la conducta que es la tarea del análisis conductual aplicado.

de tecnología para mejorar la conducta que es la tarea del análisis conductual aplicado. 2. Contrato

2. Contrato Conductual

53
53

Es un acuerdo negociado -mejor por escrito- en el que se indican las condiciones bajo las cuáles los individuos implicados en el contrato van a regular sus conductas respecto a las otras personas que intervienen en el contrato. Esta técnica se basa en un reforzamiento recíproco.

Se ha utilizado con éxito en problemas escolar es, de pareja, alcoholismo, etc. Es muy importante para su efectividad fijar el acuerdo en términos de frecuencia, tiempo y diversidad de reforzamientos. Implícitamente cumple, además, la función de disminuir la hostilidad reciproca que acompaña a las relaciones interpersonales problemáticas.

3. Economía de Fichas.

La economía de fichas se suele utilizar como una reforzamiento positivo.

modalidad especial de

Una ficha es un objeto, un bono, un papel firmado, pegatinas, etc., que se puede cambiar por cosas materiales o actividades que tienen valor de reforzador para el individuo.

Estas fichas se seleccionarán de acuerdo con las preferencias de los sujetos que van a recibir el programa. Las reglas de funcionamiento deben quedar muy claras, antes de que comience el programa. Se deben definir de modo preciso, las conductas que ganan fichas y cómo se pueden gastar esas fichas, y las conductas por las que se pierden fichas.

Hay que llevar una contabilidad con las fichas ganadas cada día, las fichas gastadas, las fichas perdidas y las acumuladas.

54
54
Pasos para su aplicación: 1. Selección de reforzadores. 2. Establecer objetivos con el cliente o

Pasos para su aplicación:

1. Selección de reforzadores.

2. Establecer objetivos con el cliente o la persona que solicita la consulta.

3. Explicarle que si logra alguno de ellos, recibirá algo sin valor, pero canjeable por algo que él, previamente, ha descrito como reforzador.

4. Si consigue el objetivo, inmediatamente se le da algo sin valor (fichas, puntos, pegatinas).

5. Se aplica el refuerzo a mediano o a largo plazo.

55
55

Glosario

1. Ciencia: Ciencia es el conocimiento científico que ha sido adquirido sistemáticamente a través del proceso científico.

2. Contrato: es un término con origen en el vocablo latino contractus que nombra al convenio o pacto, ya sea oral o escrito, entre partes que aceptan ciertas obligaciones y derechos sobre una materia determinada.

3. Filosofía: Del término griego "philêin" (amar) y "sophía" (sabiduría), la traducción literal es "amor a la sabiduría". Conocimiento eminentemente racional del sentido del ser y de sus regiones fundamentales. Para Ortega y Gasset, conocimiento radical del Universo o de todo cuanto hay; su ejercicio nos lleva al descubrimiento de la vida como realidad primordial. Para Wittgenstein la filosofía entendida como una doctrina acerca de lo real, consta de sinsentidos; la única forma correcta de hacer filosofía es la de mostrar los límites del discurso con sentido, mostrar los límites de lo que puede ser conocido y expresado mediante el lenguaje.

4. Negociación: es el proceso por el cual las partes interesadas resuelven conflictos, acuerdan líneas de conducta, buscan ventajas individuales o colectivas, procuran obtener resultados que sirvan a sus intereses mutuos. Se contempla generalmente como una forma de resolución alternativa de conflictos o situaciones que impliquen acción multilateral.

56
56

AUTOEVALUACIÓN

1. Ennumere las ramas del Análisis conductual aplicado

2. En qué situaciones se aplica el contrato conductual.

3. Mediante un ejemplo explica en qué consiste la economía de fichas.

4. Qué otras técnicas conductuales podría aplicar para eliminar la conducta de “molestar a los compañeros de clase”.

57
57

ACTIVIDAD

1. Analiza

la siguiente lectura y realiza un comentario de cada técnica o

procedimiento desarrollado.

58
58

Lectura N° 01

“La modificación de conducta en alumnado con necesidad específica de apoyo educativo”

FRANCISCO LÓPEZ REYES

ISSN

1988-6047

DEP. LEGAL: GR 2922/2007

Nº 17 ABRIL DE 2009

C/ Recogidas Nº 45 - 6ºA 18005 Granada

csifrevistad@gmail.com

Resumen

Una vez concretada las conductas específicas que queremos modificar en un alumno/a todo el equipo educativo tenemos que trabajar en la misma dirección para que la extinción o el reforzamiento tengan efecto. En alumnos con necesidad específica de apoyo educativo, en más proporción, y en el resto de alumnos, en muchas ocasiones hay que emplear métodos de modificación de conducta adecuados a cada uno. Expondremos algunos de los programas básicos en los que nos podemos apoyar.

Palabras clave

Reforzadores Línea base Castigo Recompensa

Conducta

Evaluación inicial

59
59

1.

Consideraciones generales.

Una vez definidos los problemas conductuales del individuo, es necesario elegir una estrategia de intervención y enseguida diseñar uno o varios programas para solución del problema o los problemas.

A partir de la evaluación de los repertorios, las deficiencias y las conductas perturbadoras de cada uno de los candidatos a ingresar al centro, se definen los programas que se van aplicar en los diferentes casos particulares.

Cuando se trata de eliminar conductas problemáticas que interfieran con el desarrollo y la interacción social del individuo, el criterio de aplicación es la simple presencia de tales conductas, en los términos en que son definidas. Los cuatro procedimientos fundamentales para establecer conductas son: el reforzamiento positivo, el moldeamiento por aproximaciones sucesivas, el reforzamiento negativo y el modelamiento (imitación).

El objetivo de la aplicación de los programas es lograr la independencia del retardado en cuestiones de cuidado personal, eliminar la estimulación aversiva que genera y recibe en su medio, lograr su integración al medio familiar y social y pugnar en los casos en que esto sea posible por su vinculación al sistema educativo ordinario.

Los programas pueden clasificarse de la siguiente manera:

a) Programas de Repertorios básicos

b) Programas de habilidades sociales y de adaptación

c) Programas académicos

d) Programas para la eliminación de conductas problemáticas

2. Elementos de programación en modificación de conducta.

Una estrategia práctica para la instrucción debe cubrir los siguientes aspectos:

a) Formular las metas educativas como objetivos

60
60

b) Analizar la tarea implícita en cada objetivo en destrezas y conceptos componentes

c) Diseñar la instrucción para enseñar los componentes e integrarlos

d) Enseñar

e) Evaluar el aprovechamiento del alumno

f) Revisar la instrucción y la enseñanza de los estudiantes que no lograron los objetivos por primera vez

La utilidad de los objetivos para la enseñanza se puede resumir en tres puntos:

a) Ayudan a seleccionar las experiencias de aprendizaje

b) Ayudan a comunicar a otros lo que se pretende lograr

c) Ayudan a evaluar sistemáticamente los logros de los sujetos enseñados con la forma de evaluación más adecuada.

Cuando se diseña una secuencia instruccional es conveniente asegurarse de que los objetivos sean importantes para la vida del sujeto a quien se va aplicar, y que tengan para él una aplicación práctica inmediata; de esta manera se propicia una correcta y fácil generalización así como el mantenimiento del repertorio enseñado.

Un programa debe especificar también que tipo de repertorios conductuales son necesarios para aprenderlo es decir que cosas debe ser capaz de hacer el sujeto antes de aplicarle el programa, esto es lo que se llama repertorio de entrada, el cual establece un pre requisito indispensable para la buena marcha de la secuencia instruccional, el instructor debe cuidar que el sujeto presente este repertorio antes de aplicar cualquier programa.

La definición del objetivo y el análisis de las tareas deben ajustarse a la práctica cotidiana del sujeto y a las condiciones en las que este ha de realizar la conducta.

La línea base y la pre evaluación tienen una función doble: por un lado nos indican con precisión cual es la deficiencia conductual y en qué condiciones se da, lo cual ha de llevarnos a la definición del objetivo, y el análisis de las tareas; por

61
61

otro nos proporcionan una medida con la cual comparar los resultados del entrenamiento.

Las siguientes recomendaciones tienen por objeto dar las normas generales que deben seguirse para aplicar cada uno de los programas que se presentan a continuación:

a) Identificación de Reforzadores

b) Reforzadores

c) Repertorio de Entrada

d) Línea Base o Pre evaluación

e) Entrenamiento

f) Evaluación final

g) Sondeos

h) Seguimiento

i) Generalización

j) Programas correctivos

k) Estímulos de Apoyo

l) Registro y gratificación

3. Principales programas de modificación de conducta para acneae.

Son repertorios básicos la atención, la imitación y el seguimiento de instrucciones. Cuando el niño presenta deficiencias para atender a lo que sucede a su alrededor, para imitar sonidos o movimientos para realizar una acción que se le indica, o cuando carece de la totalidad de estos repertorios es imposible entrenarlo en otras habilidades como la de comer, ya que debe atender a nuestra conducta cuando le decimos: ̈haz lo mismo que yo ̈ y seguir la instrucción de inmediato, imitando cada uno de los pasos que requiere dicha conducta.

Si un alumno/a posee estos repertorios, tiene mayor probabilidad de aprender nuevas habilidades que otro que no los tiene.

Para la adquisición de la mismas solo se requiere que el niño posea el equipo biológico necesario para ver, oír y moverse si presenta insuficiencias en alguna de

62
62

dichas funciones, será más difícil que pueda seguir la instrucción de tomar una cuchara o de sentarse en la posición correcta para comer.

El análisis experimental y la modificación de conducta se han realizado numerosas investigaciones acerca del aprendizaje social por medio de la imitación de las variables que intervienen en este proceso de los procedimientos para entrenar a un niño en la adquisición de este repertorio.

A. Imitación

Ha sido definida como una conducta bajo el control discriminativo inmediato de otra conducta de topografía similar por parte de un modelo, que únicamente se refuerza cuando se ajusta a los criterios topográficos preestablecidos.

También se ha llamado imitación a la conducta que en las situaciones experimentales se asemeja al comportamiento de un modelo previamente observado por un sujeto.

Debe presentarse pocos segundos después de la conducta del modelo, de manera que no se produzcan interferencias u otras conductas en el lapso de tiempo transcurrido.

La imitación tiene un papel importante en la socialización del niño pues da lugar a la adquisición de nuevas conductas sin la necesidad explicita de un proceso de moldeamiento y reforzamiento diferencial de las conductas.

Los procedimientos utilizados son:

Moldeamiento por aproximaciones sucesivas.- Se refuerza en forma positiva toda aproximación a la conducta motora o vocal que presenta el modelo ante el niño y luego se restringe la amplitud de la conducta, reforzando solo aquellas respuestas que se asemejan más a la conducta deseada.

Instigación física.- La aproximación a esta no se presentan: en dichos casos se utiliza la instigación ola aplicación de estímulos preparadores que consisten la primera en dar ayuda física después de modelar la

63
63

conducta guiando al niño hacia la posición correcta mientras que la segunda consiste en dar al niño alguna instrucción antes de modelar la conducta, en ambos casos la conducta se refuerza posteriormente.

Extinción y tiempo fuera de reforzamiento.- Consiste en suspender el reforzamiento y en quitar al sujeto la oportunidad de obtener reforzamiento, respectivamente. Los reforzadores usados han sido comida, fichas y reforzamiento social como caricias, contacto visual.

Generalización.- Imitación con niños especiales se les ha entrenado en habilidades sociales como higiene personal, juegos, interacción verbal, utilizando en un comienzo la instigación física y la verbal.

Seguimiento de instrucciones.- Entrenar en seguimiento de instrucciones significa poner la conducta de un sujeto bajo el control de instrucciones verbales. El control por instrucciones se refiere a que el sujeto presenta una determinada conducta cuando se le indica verbalmente que lo haga. B. Programas de habilidades sociales de adaptación

a) Programas de conducta verbal

Los problemas de lenguaje están presentes en una abrumadora mayoría de los individuos que sufren de retardo en el desarrollo y forman una amplia gama que va desde la ausencia total de repertorios verbales en los sujetos profundos, hasta las dificultades de vocabulario y gramaticales en los superficiales pasando por la dislalia, la tartamudez, las dificultades de articulación, etc., que puedan afectar a todo tipo de sujetos.

Los programas verbales se basan en el análisis conductual aplicado, donde se estudia el lenguaje desde afuera, observando los efectos y las causas de los actos verbales y buscando las leyes que los rigen para esto, parte de una premisa que el lenguaje no es una entidad abstracta sino una forma de comportamiento que como tal puede analizarse.

Si las respuestas verbales se diferencian por el tipo de variables que las controlan y no por su forma, se hace necesario que revisemos brevemente como se clasifican esas respuestas según las variables

64
64

i. Mandos.- Ciertas respuestas verbales siempre son seguidas por consecuencias características, es decir requieren de un reforzador característico. Otras respuestas verbales son controlados por estímulos verbales en este caso la emisión de la respuesta depende de un estímulo antecedente. Según el tipo de estímulo antecedente y la relación que guarda la respuesta con el estímulo estas operantes se dividen en:

ii. Ecoicas.- Se caracterizan porque la respuesta tiene una topografía igual a la del estímulo, porque aparecen comúnmente en ausencia de mandos específicos, porque estímulo y respuesta se dan en la misma modalidad y porque son mantenidas por reforzadores generalizados. La ecoica es una respuesta de imitación verbal, y es para los propósitos de nuestros programas la respuesta verbal más simple, la consideramos necesaria para establecer cualquier otro repertorio verbal.

iii. Intraverbales.- No hay correspondencia formal entre estímulo y respuesta; el estímulo y la respuesta pueden darse en la misma modalidad sensorial o en modalidades diferentes. Son características

del discurso propiamente dicho y tienen una importancia fundamental en la vida social.

iv. Textuales.- Esta respuesta se da en una modalidad diferente de la modalidad sensorial, en la que se da el estímulo que la controla, tiene una correspondencia formal, de uno a uno con el estímulo que la controla y es mantenida por reformadores generalizados. El texto puede darse en forma de imágenes, pictogramas, jeroglíficos, caracteres o letras y la respuesta se da en forma vocal o subvocal.

v. Tactos.- Los estímulos no verbales que controlan a la conducta verbal constituyen la totalidad del mundo físico que rodea al hablante. Las respuestas verbales que son controladas por la presencia de objetos

o

acontecimientos del medio, o por ciertas propiedades de los objetos

o

acontecimientos del medio, reciben el nombre de tactos.

65
65

b) Programas de cuidado personal

Lo que se llama cuidado personal, comprende un conjunto de actividades relacionadas con la limpieza, y el arreglo personal, como lavarse, vestirse, comer adecuadamente, controlar los esfínteres.

Este entrenamiento busca hacer al niño especial independiente de los adultos en estas actividades. A continuación haremos un pequeño análisis de algunos de los modernos enfoques de los que se ha partido para la programación de estas conductas, mencionando a veces sus antecedentes históricos y los programas para ellos.

i. Comer.- Es una necesidad primaria que el hombre debe satisfacer para asegurar su supervivencia. Existe una serie de pautas socioculturales que determinan tanto el tipo de alimentos que se consumen como los utensilios que se emplean y la forma de manejarlos.

Una mala nutrición durante la infancia retrasa el crecimiento y crea en el organismo del individuo un ambiente propicio para el desarrollo de las enfermedades, para una adecuada alimentación no basta el consumo de alimentos nutritivos cuando no se realizan correctamente las funciones de masticación, deglución, y digestión la salud del individuo puede sufrir trastornos.

En el caso de los niños especiales es frecuente encontrar dificultades para masticar y digerir los alimentos son comunes los problemas en la dentadura, y cuando provienen de familias de bajos ingresos su alimentación es baja en calorías, y nutrientes debido principalmente al factor económico pero también en parte a su ignorancia en cuestiones de higiene.

Es frecuente observar en las instituciones para niños con retardo problemas de diversa índole a la hora de comer, como:

1. Derramar la comida y ensuciar con ello la ropa y el lugar

66
66

2.

Rechazar algunos alimentos o negarse a probar la comida

3. Robar la comida del compañero o aventarla

4. Tomar bocados demasiado grandes con la consiguiente dificultad para masticarlos

5. Otros problemas como levantarse de la mesa, hacer berrinches.

Gessell hace una descripción de las etapas a través de las cuales se adquieren las habilidades motoras para el empleo de los utensilios, y del desarrollo fisiológico que permite al niño normal ingerir ciertos alimentos sólidos y líquidos.

Por otro lado se han hecho sugerencias generales para facilitar al niño la adquisición de estas habilidades, como emplear cubiertos especiales de fácil manejo, proporcionar alimentos de aspecto atractivo, no forzar al niño a comer y dejarlo sin alimento hasta la próxima comida si se resiste a comer, dar los alimentos más nutritivos al comienzo. El procedimiento más común para eliminar las conductas problemáticas ha sido el tiempo fuera aplicado en dos modalidades:

1. Retirando el plato del sujeto por unos segundos, inmediatamente después de la fechoría

2. Sacando al sujeto del comedor.

También se ha usado la sobre corrección. Para el manejo de los utensilios se ha empleado el modelamiento, se comienza por la conducta de asir los utensilios, y se continua con tomar la comida sin derramarla, generalmente se le combina con la instigación física que consiste en guiar la mano del sujeto para que realice cada una de las acciones anteriores. También se ha empleado la instrucción sola o combinada, con la imitación y con la instigación física.

ii. Control de Esfínteres.- La enuresis como la encopresis trae consigo una gran cantidad de problemas sociales. Por un lado para los padres, significa la necesidad de vigilar intensamente al niño. La madre por lo general es la que asume la responsabilidad de cambiar al niño, por

67
67

otro lado en los ambientes educativos el niño es rechazado por sus compañeros y es común que se le niegue el ingreso a la escuela.

Desde la perspectiva conductual se han empleado y combinado el empleo de ciertas técnicas y aparatos para el tratamiento directo de la enuresis, tratamiento que se va a describir a continuación:

1. Incremento artificial de la urinacion cuando la micción es baja utilizando los líquidos con propiedades diuréticas. Esto se hace con el fin de favorecer la aparición de la respuesta que se quiere poner bajo control.

2. Establecimiento de un control verbal sobre la cadena de ir al baño, quitarse la ropa, sentarse, orinar, defecar, limpiarse y vestirse.

3. Moldeamiento de cada eslabón de la cadena a través de la instigación física y reforzamiento diferencial.

4. Aplicación de una economía de fichas administrada por los padres del sujeto en el hogar.

5. Aplicación de tiempo fuera por la conducta de orinarse o defecar.

6. Uso de aparatos, como son una alarma, colocada en los calzones

que se compone de un receptor-emisor transistorizado sensible a la humedad, un zumbador conectado en las sabanas para el control nocturno o un trasmisor de estímulos auditivos que da al sujeto una señal para que se dirija al retrete.

iii. Lavarse.- Las conductas de aseo personal incluyen lavarse la cara, las manos, los dientes y el cuerpo en general son una forma de evitar la trasmisión de enfermedades eliminando posibles focos de infección en el organismo. La forma en que se llevan a cabo estas actividades también obedece a condiciones socioculturales, y de tipo económico, incluso dentro de una misma sociedad, los implementos utilizados para la limpieza y la frecuencia con que tienen lugar estos hábitos varían de un grupo a otro.

Los trabajos realizados con sujetos excepcionales hacen énfasis en las limitaciones que sufren estos sujetos para llevar a cabo

68
68

las

mencionado.

conductas

de

aseo

personal,

limitaciones

que

ya

se

han

Los procedimientos han sido los siguientes:

1. Análisis de la tarea, descripción de la conducta división de la conducta en pasos, y enseñanza a través de los procedimientos siguientes

2. Moldeamiento

3. Instrucción para la realización de cada paso

4. Instigación física

5. Manejo de contingencias

6. Economía de fichas

7. Tiempo fuera por no estar limpio

8. Modelamiento para que el sujeto imite al instructor.

iv. Vestirse.- La función del vestido ha evolucionado a través de la historia, debido tanto al cambio de las condiciones climáticas como a factores económicos y sociales. La acción de vestirse es una actividad que el hombre va aprendiendo a lo largo del crecimiento y el desarrollo psicológico ha propuesto un análisis de la adquisición de estas habilidades por parte de los niños normales, considera que la conducta de vestirse está íntimamente ligada con la coordinación motriz.

La conducta de vestirse comprende una gran variedad de respuestas que el individuo debe adquirir gradualmente como ponerse la camisa, los pantalones, la ropa interior y los zapatos, abotonarse, subir cremalleras, y efectuar luego las operaciones contrarias.

Las formas de entrenamiento que se han empleado hasta el momento son los siguientes:

69
69

1.

Establecimiento de una rutina sistemática y uniforme en la realización de todas las conductas.

2. Moldeamiento por aproximaciones sucesivas en el que se divide la secuencia en pasos cada vez más complejos, sin pasar al siguiente hasta que el sujeto haya realizado correctamente el anterior.

3. Instigación física y verbal

4. Modelamiento

c) Programas de conducta social

Conducta social es la conducta de una persona con respecto a otra, y dice que este tipo de conductas surgen porque un individuo es importante para otro como parte de su medio ambiente ̈. Uno de los problemas que presentan los niños con retardo es su deficiencia en sus repertorios sociales, esto se puede deberse por lo menos a cuatro factores:

La ausencia de estimulación

Una historia del reforzamiento inadecuada

Condiciones actuales que mantienen estas conductas inadecuadas

Condiciones extremas de estimulación aversiva

Esto también se puede aplicar a los juegos ya que los objetivos de esta área son:

a) Fortalecer las conductas adquiridas en otras áreas

b) Favorecer el desarrollo de la coordinación gruesa

c) Fomentar la socialización

d) Programas para la eliminación de conductas problemáticas.

Han sido llamadas problemáticas aquellas conductas inadaptativas que interfieren con el proceso de socialización del niño, sufra retardo o no. Dentro de este grupo existen la agresividad, la hiperactividad, el berrinche, la autoestimulación y la autodestrucción.

70
70

Todas ellas son conductas que se adquieren como consecuencias de historias de aprendizaje similares entre los niños. Las condiciones que favorecen el desarrollo de estas conductas son la carencia de ciertas formas de estimulación reforzante en el pasado, el reforzamiento de conductas inadecuadas o la presencia continua de algunas formas de castigo en el medio del niño.

e) Programas académicos

En la modificación de conducta se ha realizado una gran cantidad de investigaciones en los salones de clase, tratando de aplicar los principios derivados del análisis experimental. Para presentar una visión ordenada de esta investigación en los últimos años la dividiremos en tres grandes grupos:

1. Aquellos trabajos que se han investigado las conductas consideradas como prerrequisito para la conducta académica como atender al maestro, seguir instrucciones, levantar la mano para hablar, estar sentado en la banca, etc.

2. Los trabajos realizados con conducta académica propiamente dicha que abarcan investigaciones sobre las condiciones que favorecen el aprendizaje sobre la programación del material, sobre el incremento de la conducta académica.

3. Los trabajos que han investigado el papel del medio, de los materiales y de la secuencia de actividades en la conducta del alumno dentro del salón de clases.

Cuando se programa el trabajo dentro del aula se deben tomar en cuenta los tres estudios citados para:

1. Determinar cuál es la distribución física más adecuada tomando en cuenta las necesidades que se tienen y los recursos con los que se cuenta y diseñar el ambiente de manera que favorezca las conductas que nos interesan.

71
71

2.

Contar con un sistema motivacional tanto para establecer o fortalecer

las conductas adecuadas para mejorar las condiciones de

aprendizaje.

3. Elaborar programas a base de objetivos para cada una las conductas

académicas para que quizá sea la más importante.

Los programas académicos que presentamos:

1. Relaciones espacio-temporales

2. Discriminación de formas

3. Discriminación de colores

4. Preescritura

5. Escritura y lectura

6. Comprensión

7. Comprensión de lectura

8. Aritmética

9. Manejo de dinero

10. Civismo

4. FORMAS DE REGISTRO Y GRAFICACIÓN

En todo programa que busque modificar la conducta de un sujeto, es necesario medir continuamente los cambios que vayan sufriendo las respuestas. Esta medición debe ser objetiva de manera que dos observadores obtengan los mismos resultados, o muy semejantes al registrar independientemente el mismo acontecimiento.

Para que el registro sea un reflejo fidedigno de la conducta del sujeto, debe

definirse claramente que es lo que se va a medir y como se va a medir es decir

el tipo de registro. A medida que se van obteniendo los datos proporcionados

por un determinado registro, estos deben representarse gráficamente de forma

tal que se puedan apreciar claramente los efectos producidos por el programa

en el sujeto.

Registro tipo anecdótico.- Registro anotar en términos de conducta

observable todo lo que ocurre en una situación específica durante el periodo de

72
72

observación. El número de observaciones y su duración dependen de la situación

73
73

Referencias bibliográficas

Alonso Tapia, J.

Álvarez, M. y Bizquerra, R.

(1995): Orientación educativa: teoría, evaluación e intervención. Madrid: Síntesis.

(1996): Manual de orientación y tutoría. Barcelona:

Praxis.

MEC

(1990): La orientación Educativa y la intervención psicopedagógica. Madrid: MEC.

Gavino, A.

(2006). Guía de técnicas de terapia de conducta, Colección Psicología, Sección: Manuales Prácticos de Tratamiento, Madrid.

Rodríguez Moreno, M.l.

(1998): La orientación profesional. Barcelona: Ariel

Ribes, E.

(2004). Técnicas de modificación de conducta, Editorial Trillas, México.

74
74