P. 1
Masculinidad, Cuerpo e Identidad entre varones gay del Club Osos Mexicanos

Masculinidad, Cuerpo e Identidad entre varones gay del Club Osos Mexicanos

|Views: 10.244|Likes:
Publicado poryalkei
Tesis de licenciatura en Antropología Social (Escuela Nacional de Antropología e Historia, Ciudad de México, 2004), presentada por Javier Gutiérrez Marmolejo.
Tesis de licenciatura en Antropología Social (Escuela Nacional de Antropología e Historia, Ciudad de México, 2004), presentada por Javier Gutiérrez Marmolejo.

More info:

Published by: yalkei on Dec 24, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/21/2013

pdf

text

original

ESCUELA NACIONAL DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIA INAH SEP

E.N.A.H.

DE OSOS, CACHORROS, DADDIES, CHUBBIES, NUTRIAS, LOBOS Y CHASERS MASCULINIDAD, CUERPO E IDENTIDAD ENTRE VARONES GAY DEL CLUB OSOS MEXICANOS

TESIS QUE COMO CANDIDATO AL TÍTULO DE:

LICENCIADO EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL
PRESENTA:

JAVIER GUTIÉRREZ MARMOLEJO

DIRECTORA DE TESIS: DRA. MARINELLA MIANO BORRUSO MÉXICO, D.F., 2004

2

Agradecimientos

A los miembros y amigos del Club Osos Mexicanos por abrirme las puertas de su Cueva. Agradezco especialmente a Oso Gomita, Ozzy, Gonze, Oso Charmín, Armando, Sergio, Gabriel, Miguel y Jorge La Nutria. Del mismo modo agradezco a Fransico Pozos y Tadeo. A mi madre Silvia por su infinito e incondicional cariño, por actuar desde el amor y la comprensión, por inyectarme de optimismo racional día tras día. Gracias por compartir el corazón. A mi padre Jorge por enseñarme, de una u otra forma, el sentido de la responsabilidad y, sobre todo, por conducirse por la vida con tan singular sentido del humor. A los dos les agradezco su sensibilidad por entender aquella otredad más inmediata, por apoyarme en este difícil, largo y agradable camino que es la vida. A mi hermano Jorge por ser ejemplo de constancia, tenacidad y democracia. Gracias por todos estos años y, en especial, por aquella infancia ochentera en Villa Coapa de la cual guardo los mejores recuerdos. A mi hermana Mariana por resistir a los embates del 85, por aferrarse a la vida con calma de monje tibetano, por traer tanta alegría a quienes te amamos. A la Dra. Marinella Miano Borruso por su infinito apoyo, sus atinados consejos y su abrigadora confianza en mi trabajo. A ella le agradezco el haber aceptado mi colaboración en el proyecto ENAH - Colectivo Sol – CONACYT Nuevas Identidades de Género, Procesos Culturales y Cambios Socio-Históricos. El Movimiento Lésbico-Gay (1970-1980) a través de la voz y la mirada de sus protagonistas. La presente tesis forma parte de dicho proyecto. Agradezco a las y los compañeros del Colectivo Sol, especialmente a Juan Jacobo Hernández, Rafael Manrique y Minerva Espinosa. A Alberto Toca, Beto bebé, por ser cascada de ternura y de alegría. Aprecio enormemente el que nos hayamos reencontrado en esta etapa de nuestras vidas. ¡Ah!, y también por la “buena disposición”. A Alfredo Mendoza por ayudarme a recuperar la capacidad de asombro ante la vida, por enseñarme a liberar fantasmas y quimeras a través del humo de la risa loca, por haber sido mi primer maestro de trabajo de campo en la costa y en la urbe. Hasta donde quiera que tu lente nos esté mirando, querido Alfredo, mi corazón rebelde te estará escuchando. A Montse por su irreverente compromiso por la equidad y la justicia. A ella, con quien compartí más placeres que tormentos, le estaré en deuda permanente y en admiración perpetua. A mis amigas y amigos con quienes he disfrutado del hecho de sabernos vivos: Adrián Palma, Adrián Zabal, Alejandro Alonso Mora, Alejandro Tovilla, Alonso Hernández, Arturo Mercado, Arturo Salinas, Carlos Oñatibia, César Rojas, Darwin Arias, Édgar Ávila, Édgar Pérez, Eduardo Fragoso, Eduardo Tabeira, Enrique Esqueda, Éric Beltrán, Ernesto de la Rosa, Fabiola García, Federico Bavines, Gabriel Hernández, Griselda Coronel, Iván Martínez, Jorge Barrios, Juan Martínez, Luis Arturo Sánchez, Mario Contreras, Mary Rubio, Mauricio Cruz, Maxi Petriccioli, Maite Narváez, Naomi Echeandía, Norma Lovera, Óscar González, Óscar Ponce, Óscar Walters, Paco González, Paco Millán, Pedro Polanco, Rodrigo Vega, Roxana Chichino, Salvador Soberanes, Tlacaélel Paredes, Verónica Schwarz. Y, por supuesto, a todos aquellos con quienes he disfrutado del placer de la carne y sus sustancias. Mi cuerpo los lleva inscritos.

3

Habrá una nueva norma sexual dominante: que se caracterizará por cosificar el sexo, volviéndolo un satisfactor momentáneo y banal de cuerpos de suyo cosificados, sin aventura ni creatividad, propios de conformistas clasemedieros, que acaso se oliven por completo de los otros jodidos y de sus experiencias cuando fueron perseguidos, en cuanto la tolerancia del consumo les dé el beneplácito José Joaquín Blanco, 1979 “Ojos que da pánico soñar”

4

ÍNDICE Introducción /8. Planteamiento de la investigación /11. La modernidad, la homosexualidad y lo gay /15. Hipótesis y objetivos /17. Métodos y técnicas de investigación /18. Uno, dos, tres, cuatro capítulos /21 1. Del surgimiento de los Osos en Estados Unidos y su expansión por los cinco continentes /22. 1.1 Surgimiento de los Osos en Estados Unidos /22. 1.1.1 Introducción /22. 1.1.2 Arqueología de los Osos /23. 1.1.3 Los Osos en los años ochenta /25. 1.1.4 Los Osos en los años noventa /27. 1.2 Los Osos y su cruce con lo leather /30. 1.3 Los Osos y su cruce con lo girth & mirth /32. 1.4 Los Osos y su expansión mundial /35. 1.4.1 Introducción /35. 1.4.2 EUROSOS /36. 1.4.2.1 España /37. 1.4.2.2 Francia /42. 1.4.2.3 Italia /45. 1.4.2.4 Alemania /48. 1.4.2.5 Inglaterra /50. 1.4.2.6 Irlanda /52. 1.4.3 Oceanía: el caso australiano /53. 1.4.4 Los Osos y su entrada a los países de Medio Oriente y Asia /55. 1.4.4.1 Turquía /56. 1.4.4.2 Irán /59. 1.4.5 Osos Latinoamericanos /61. 1.4.5.1 Brasil /62. 1.4.5.2 Argentina /64. 1.4.5.3 Costa Rica /67. 1.5 Clasificaciones, símbolos y productos ursinos /68 1.5.1 Clasificaciones Generales /68. 1.5.2 Sistema Donahue-Stoner de clasificación de Osos /69. 1.5.3 Banderas y productos de Osos /72. 1.6 Consideraciones generales /74. 1.6.1 Origen y expansión de la cuestión ursina /74. 1.6.2 Convergencias y Divergencias entre los distintos clubes osunos /74.

5

2. Del origen, crecimiento, estructura y organización de algunos clubes de Osos en México /77. 2.1 Osos en México /77. 2.1.1 Guadalajara /77. 2.1.2 Aguascalientes /82. 2.1.3 Torreón /87. 2.1.4 Querétaro /89. 2.2 Club de Osos Mexicanos /90. 2.2.1 Historia /90. 2.2.2 Estructura y Organización /96. 2.2.3 ¿Qué es un Oso? /99. 2.2.4 Clasificaciones y concursos de Osos /104.

3. Del trabajo etnográfico en el Club Osos Mexicanos /107. 3.1 Un sábado en La Cueva de los Osos /107. 3.1.1 Del Osorejé y la observación lúdica participante /111. 3.2 Fiestas temáticas /115. 3.2.1 Entre osos, diablos y catrinas. Una visita a la Fiesta de Muertos y de Halloween /115. 3.2.2 De Pastores, Diablos y Ursulinos. La Pastorela de los Osos /121. 3.2.3 La Fiesta Mexicana en la Cueva de los Osos /127. 3.3 Acercamiento con la “comunidad” LGBTT /130. 3.3.1 “No somos un grupo político pero somos parte del movimiento gay” /130. 3.3.2 Marcha del Orgullo LGBTT /134. 3.4 Viajes de Osos /138. 3.5 Los Logos y los Pelos Eróticos /140. 3.6 VIH-SIDA /147. 3.6.1 La Fundación Mexicana de Lucha contra el SIDA y su taller en Osos Mexicanos /147.

6

4. De la construcción de identidad gay oso en el Club Osos Mexicanos /151. 4.1 De lo subjetivo a lo grupal /151. 4.1.1 Primeras percepciones sobre la homosexualidad /152 4.1.2 Primeras relaciones afectiva-sexuales y primeros acercamientos a lugares gay /155 4.1.3 La llegada al Club de Osos Mexicanos /157 4.1.4 Integración al grupo osuno /160. 4.2 Cuerpo, masculinidad y género /163. 4.2.1 Ser varón entre los osos /163. 4.2.2 El cuerpo oso y sus significados /168. 4.3 La Sexualidad y la Homosexualidad /171. 4.3.1 Ser gay entre los osos /171. 4.4 Entre lo local y lo global /173. 4.4.1 Mundialización del estilo de vida gay dominante /173. 4.4.2 Mundialización del estilo de vida gay oso /177. 4.4.3 Apropiación de lo osuno en México /178. 4.4.4 Apropiación de lo osuno en la Ciudad de México /181.

Conclusiones /190 Homosexualidad, modernidad, capitalismo y democracia /190. Cuerpo /195. Identidad /197. Internet /200. Reflexiones finales /201. Anexo 1 Sistema Donahue-Stoner de clasificación de osos /203. Anexo 2 Estatutos del Club Osos Mexicanos /205. Anexo 3 Letra de la Canción Aserejé /214. Relación de Imágenes /215. Lista de Entrevistas /218. Bibliografía /219. Consultas en internet /224.

7

Introducción Durante la XXI Marcha del Orgullo Lésbico, Gay, Bisexual, Travesti y Transgénero (LGBTT) de la Ciudad de México, celebrada en junio de 1999, no sólo me llamaron la atención el comunicado enviado por el subcomandante Marcos en apoyo a las y los manifestantes, la caracterización de Jesusa Rodríguez como Sor Juana Inés de la Cruz y el canto irreverente de Regina Orozco en plena plancha del Zócalo capitalino; también me resultó interesante el observar a nuevos actores sociales reivindicando el derecho al placer sexual, celebrando la diferencia y exigiendo el respeto a las distintas expresiones de la sexualidad desde espacios fragmentados, aunque cobijados en una misma manifestación. Además de la centena de jóvenes y estudiantes de la UNAM, encabezados por el Grupo Universitario por la Diversidad Sexual (GUDS) -colectivo al cual me adherí cuatro días después-, otros contingentes resaltaban entre las ya conocidas agrupaciones del activismo lésbico-gay y los tráileres de las discotecas gay. Uno de ellos era el Club de Osos Mexicanos. Un oso gigante de peluche de unos cuatro metros de altura, color café, descansaba sobre un camión tipo grúa tripulado y rodeado por los varones integrantes de Osos Mexicanos. La magnificada figura osuna y el aspecto maduro, tosco y grueso de los cuerpos de quienes participaron en el contingente de Osos fueron las únicas referencias que, a mediados de 1999, tenía sobre lo osuno. ¿Quiénes eran? ¿De dónde surgían? ¿Por qué la imagen del oso? Una serie de interrogantes se fueron acumulando y no fue sino hasta dos años después, en las reuniones organizativas de la XXIII Marcha del Orgullo LGBTT, al conocer a Ozzy, el representante de Osos Mexicanos ante el comité logístico del evento, cuando empecé a armar el rompecabezas de lo osuno. Conversamos sobre el origen estadounidense de la propuesta de osos gay, el nacimiento de los osos en México, las clasificaciones de osos y otras generalidades. No supe más de Osos Mexicanos hasta agosto de 2002, ocasión en la que me reuní en una cafetería del sur de la ciudad de México con Tadeo, un antiguo visitante del Club, quien me dio más detalles sobre las actividades que se desarrollan en el espacio de Osos Mexicanos. Inicié las exploraciones de campo de la presente tesis quince días después de charlar con Tadeo al visitar por primera vez el Club Osos Mexicanos. Originalmente mi interés de investigación para obtener el título de licenciado en Antropología Social se había enfocado al análisis del Movimiento Gay de la ciudad de México y sus transformaciones en los últimos veinticinco años. Sin embargo, mi

8

participación en el GUDS, mi postura política en apoyo a ciertos movimientos sociales, así como mis simpatías, frente a unos, y antipatías frente a otros grupos y activistas gay de la ciudad me dificultaban un acercamiento mínimamente objetivo al problema de investigación -aunque sea discutible hablar de objetividad en las ciencias socialesy, por el contrario, prendían apasionamientos en mi actuar llevándome a tomar partido por ciertos actores políticos con quienes podía coincidir ideológicamente. Mis relaciones con los activistas gay, y mi compromiso ético político, anulaban las posibilidades en el quehacer de un riguroso análisis sobre las transformaciones sociales y simbólicas del Movimiento Gay de la ciudad de México; además de que entorpecían el acceso a los grupos gay con quienes mantenía una diferencia política. Por ello preferí ubicar mi investigación en un espacio en donde existieran menos tensiones y arrebatos en materia de política sexual, pero en donde pudiera dar cuenta de procesos de configuración de sujetos sociales vinculados a la reivindicación de la cuestión gay. Fue así que escogí al grupo de varones gay Osos Mexicanos. En primera instancia, Osos Mexicanos me pareció un espacio ideal para la descripción etnográfica, la puesta en práctica de distintas técnicas de investigación, así como para el uso de ciertas categorías de las ciencias sociales y los estudios de género (masculinidad, género, cuerpo, identidad), todas ellas en construcción, que dieran cuenta de un proceso de configuración social. Más adelante, ya avanzado el trabajo de campo, me percaté de que la cuestión política, en el sentido más amplio del término, no sólo no estaba ausente en la agrupación, sino que daba sentido a la configuración identitaria de osos gay. El mismo hecho de pensarse como osos en colectivo era reflejo de procesos más amplios de relación y choque entre una propuesta estadounidense de reivindicación gay de los años sesenta y setenta, enmarcada en la política de la identidad y, por otra parte, el avance de las fuerzas del mercado, del consumo y del individualismo de las sociedades modernas en donde se reifica un cuerpo sexuado, una estética particular y un estilo de vida gay glamoroso. El homosexual de las grandes ciudades se ha despatologizado convirtiéndose en gay, con los grandes costos y beneficios que ello implica: el pensarse, vivirse y proyectarse desde una ubicación positiva ejerciendo una mayor libertad en comparación al constreñimiento impuesto por las poco cuestionadas normatividades sexuales de la modernidad y, por otro lado, el ingresar a un sistema individualista de competencia marcado por la posesión de un cuerpo, de una estética, de un estilo de vida y de bienes materiales y simbólicos que reproducen estratificaciones, desigualdades y exclusiones.
9

La respuesta de la propuesta osuna no implica la elaboración de un programa de política gay, ni la movilización social para protestar en contra de las “fuerzas que oprimen a los sujetos gay”, mucho menos un boicot económico en contra de los empresarios, los medios de comunicación y los industriales de la moda que ensalzan el estereotipo del gay moderno. La respuesta de los osos, a través de su construcción identitaria, se da en el contexto histórico-social de finales del siglo XX, principios del XXI, en el escenario posterior a la guerra fría en donde el socialismo real se ha derrumbado, en donde la democracia liberal se ha impuesto en distintos terrenos del planeta, en donde la globalización de los mercados avanza, como nunca antes, y en donde los movimientos políticos gay se han domesticado legitimando su participación en la cosa pública. En este sentido, a los osos gay no les interesa incidir en la política institucional, rara vez tienen una participación protagónica en la defensa de las agendas políticas de los movimientos gay de sus comunidades locales, aunque sí forman parte de las comunidades LGBTT, sólidas o incipientes, de donde surgen y, más aún, se sienten parte –y de hecho lo son- de los movimientos LGBTT. Lo son en la medida en que comparten y disfrutan del hecho de definirse como sujetos gay. El que surjan como una forma de resistencia al arquetipo de varón gay moderno en donde el cuerpo joven, blanco y delgado es el recipiente de presentación de varón gay contemporáneo, no implica que los varones oso estén conscientemente situados por fuera de los “límites” de incidencia de la publicidad y del consumo dirigido a los sectores gay, de hecho pueden rechazar el ser un clon corporal de los modelos de hombre gay difundidos por las series estadounidenses, pero al mismo tiempo pueden acudir a los mismos espacios “exclusivos” de socialización gay como son los bares y las discotecas de las ciudades norteamericanas, europeas, australianas y latinoamericanas. No están ajenos a la fuerzas del mercado. Sin duda el Lésbico, Gay, Bisexual, Travesti y Transgénero es un nuevo movimiento social, al interior de éste se dan expresiones que responden no sólo al sentido político LGBTT de reivindicación de las preferencias sexuales y de la lucha a favor de los derechos civiles arco iris1, sino también se observan resistencias y reivindicaciones ante estilos y prácticas que se han convertido en dominantes dentro
El arco iris es uno de los principales símbolos asociados a la cuestión Lésbica, Gay, Bisexual, Travesti y Transgénero internacional. La bandera LGBTT está formada por los distintos colores del arco iris a través de franjas horizontales, fue registrada en 1978 en San Francisco y se diseñó partiendo de la creación del artista Gilbert Baker. Anteriormente había sido utilizada por el Movimiento Hippie y por los grupos defensores de los derechos civiles de los afroamericanos. En las movilizaciones mundiales del 2003 en contra de la invasión estadounidense a Irak, la bandera arco iris ha aparecido con la leyenda “paz”, lo cual refleja el sentido de “diversidad” que ha adoptado el signo del arco iris en nuestros días.
1

10

de lo LGBTT, lo cual complejiza y dificulta un análisis coherente sobre las y los sujetos sociales LGBTT, la sexualidad de éstos, sus encuentros y desencuentros. La diversidad y las contradicciones expresadas al interior del arco iris de la sexualidad, en la convivencia cotidiana de las y los sujetos LGBTT, arrojan un fuerte reto para quienes desde las ciencias sociales pretendemos acercarnos a un entendimiento suficientemente riguroso sobre la estructuración de los géneros y las sexualidades contemporáneas, así como de sus construcciones simbólicas. Las categorías de los estudios de género no serían útiles por sí solas para analizar el enjambre LGBTT, por lo menos habrá que tomar en cuenta la cuestión de clase y de etnia para entender la estructuración de género y de sexualidad en la multiplicidad de espacios y tiempos.

Planteamiento de la investigación La antropología de género ha ganado, desde hace un par de décadas, un espacio decisivo en la reflexión teórica del quehacer antropológico. Y si bien desde el principio de la antropología académica se desplegaron importantes esfuerzos hacia la investigación en materia de género y sexualidad, como lo demuestran los estudios de Bronislaw Malinowski (1932) en las islas Trobiand y de Margaret Mead (1939) en Samoa, no fue sino hasta los años sesenta y setenta del siglo XX, en el contexto de los movimientos de liberación sexual de la época, que la antropología de género comenzó a ganar autonomía en el ejercicio antropológico. Las investigaciones sobre las construcciones sociales de las diferencias sexuales y sus contenidos simbólicos se multiplicaron dando por resultado un amplio bagaje empírico y teórico sobre cultura y sexualidad. En México, como en todos los países con una fuerte tradición de investigación antropológica, los estudios de género han ido de la mano del feminismo. A la fecha, la mayoría de las investigaciones en antropología de género dan cuenta de la condición de las mujeres en las distintas esferas de la vida social. Una de las antropólogas mexicanas pioneras en los estudios feministas ha sido Marcela Lagarde (1997), quien en uno de sus más importantes trabajos ha dado cuenta de distintos procesos de la sujeción femenina. género. Los cautiverios de las mujeres: madresposas, monjas, putas, presas y locas se ha convertido en un clásico de la antropología y de los estudios de

11

Los estudios sobre masculinidades y homosexualidades arrancaron un poco más tarde en comparación a los estudios sobre mujeres. Las primeras investigaciones sobre homosexualidades en México se llevaron a cabo en universidades y centro de investigación extranjeros. Tales son los casos de los trabajos de Carrier (1995) a finales de los setenta en la región del Bajío, de Taylor (1978) para la misma época en la ciudad de México o, diez años más tarde, la investigación de Prieur (1998) entre travestis de Ciudad Nezahualcóyotl. No es sino hasta fechas muy recientes que antropólogas y antropólogos de centros de investigación nacionales han estudiado, de manera sistemática, la dimensión cultural de las homosexualidades en México. Entre los trabajos más exhaustivos se encuentran los de Marinella Miano (1999)2 entre los muxes de Juchitán, la investigación de Núñez Noriega (1999) sobre homoerotismo en Sonora, el trabajo de César González (2000) entre travestis de la ciudad de Colima y el de Luis Arturo Sánchez (2003) sobre la Iglesia de la Comunidad Metropolitana de la ciudad de México. El tema de varones oso no ha sido explorado en México, así como tampoco han sido estudiadas distintas identidades homosexuales emergentes (v.g. leathers o evangélicos gays). Ha sido en Estados Unidos en donde ha surgido un esfuerzo sistematizado por el estudios de osos articulado en The Bear History Project (University of Cornell), el cual intenta preservar archivos (cartas, revistas, listas de correo, fotos, videos, entrevistas) con la intención de reconstruir la historia de los osos estadounidenses. Este proyecto, coordinado por el antropólogo Les Wright, ha impulsado investigaciones históricas y sociales sobre osos produciendo artículos y libros. Por otro lado, Ron Suresha (2002) compiló una serie de discusiones a nivel mundial sobre el tema de osos. Los varones homosexuales del Club Osos Mexicanos construyen su identidad oso -como parte de su identidad sexual masculina- a través de procesos de interacción y comunicación al interior de su colectividad. Sin embargo, para dar existencia y reconocimiento a su identidad sexual masculina de oso, requieren confrontarla con otras identidades en procesos amplios de interacción social. Pensarse como varón homosexual oso, por sí mismo, no tendría sentido alguno si no existieran referentes previos a partir de los cuales se busque diferenciarse; es decir, la identidad tiene un

Actualmente la Dra. Marinella Miano dirige el proyecto de investigación Nuevas Identidades de Género, Procesos Culturales y Cambios Sociohistóricos: El Movimiento Lésbico-Gay en México (1970-1980) a través de la voz y la mirada de sus protagonistas. Mi tesis de licenciatura se inscribe en este proyecto.

2

12

carácter relacional, generalmente de opuestos, que da sentido a la construcción continua, flexible y nunca acabada de sujetos sociales (Giménez, 1996). Los varones homosexuales osos, del Club Osos Mexicanos, construyen su identidad como osos reproduciendo, más que rechazando, características tradicionalmente consideradas masculinas, por un lado; y rechazando, más que reproduciendo, características tradicionalmente consideradas como “homosexuales”. El cuerpo, junto con la “actitud”, son dos de los territorios simbólicamente privilegiados en la construcción de la identidad oso; en ambos lugares se dramatiza la tensión y la oposición entre ser varón homosexual oso y otro tipo de identidades masculinas homosexuales ligadas a ciertos estilos de vida gay (estilos en donde se da prioridad a la estética del cuerpo y a la moda). Los ejes conceptuales a partir de los cuales se le dará coherencia teórica y empírica a la investigación son: masculinidad, cuerpo e identidad. Pretendí operativizar dichos conceptos a partir de la experiencia en campo, en la formulación de un cuestionario base en las entrevistas a profundidad y en el análisis de los datos. Dentro del debate sobre la identidad existen dos polos que, por un lado, explican desde una concepción “fuerte” a la identidad dejando pocos espacios a la libertad del sujeto (Parsons) y, por el otro, una concepción “débil” la cual atribuye una libertad casi total al sujeto (Goffman). Retomo la propuesta de Gilberto Giménez en el sentido de superar este dilema manteniendo la libertad del sujeto pero sin diluir la consistencia de su identidad (Giménez, 1996). Para Giménez la identidad constituye la dimensión subjetiva de los actores sociales comprometidos en procesos de interacción o de comunicación. Tiene un carácter pluridimensional (resulta de la inscripción del sujeto en una multiplicidad de círculos de pertenencia concéntricos e intersecados), intersubjetivo y relacional. La identidad no debe circunscribirse a una esencia inmutable, debe analizarse como un proceso activo y complejo, históricamente situado y resultante de conflictos y luchas (Giménez, 1996). De esta manera, la propuesta de Giménez ha servido para ubicar la construcción identitaria de los varones pertenecientes al Club Osos Mexicanos, observando los procesos de interacción, comunicación y diferenciación (relacionales). Igualmente se

13

ha intentado estudiar los “órdenes discursivos y los “posicionamientos provisionales y recurrentes” (Lamas, 1996-2) hacia una configuración de identidad oso. La teorizacíón de la masculinidad aparece como un ejercicio reflexivo reciente, siendo Robert Connell uno de sus principales exponentes. Connell concibe a la masculinidad como a) un lugar en las relaciones de género, b) las prácticas a través de las cuales hombres y mujeres se insertan en dicho lugar y c) los efectos de tales prácticas en la experiencia vivida del cuerpo, la personalidad y la cultura (Connell, 2003). Si bien la reflexión sobre las masculinidades se ha desarrollado con mayor impulso en los países anglosajones, en América Latina (v.g. FLACSO-Chile) los avances en el tema resultan de primordial importancia al introducir la discusión de las masculinidades en el contexto sociohistórico y cultural de la región. De esta manera retomo la propuesta del antropólogo mexicano Fernando Huerta quien señala a la masculinidad “como un conjunto de prácticas sociales, culturales e históricas mediante las cuales, los hombres, en tiempos y espacios específicos, somos configurados y nos configuramos genéricamente y a partir de lo cual nos reconocemos y somos reconocidos como hombres pertenecientes a contextos y realidades con diversidades culturales, clasistas, étnicas, lingüísticas, etarias, sexuales, laborales, territoriales” (Huerta, 1999). Otro lugar privilegiado en la construcción simbólica de la sexualidad es el cuerpo, el cual está repleto de significaciones e inserto en el complejo campo social. Para Mara Viveros y Gloria Garay el cuerpo es un sistema de símbolos, una construcción social de poder y conocimiento de la sociedad (Viveros y Garay, 1999). El cuerpo, entre los varones identificados como gay ha sido un elemento fundamental en la construcción identitaria y en su política sexual desde las primeras luchas de liberación sexual a finales de los años sesenta. El movimiento oso en Estados Unidos surge – entre otras causas- como una reacción a los excesos de cierta simbolización gay sobre el cuerpo tildada de cosificación. Me ha interesado descifrar, estudiar y explicar la construcción simbólica del cuerpo entre los varones del Club Osos Mexicanos, la cual da sentido a la edificación identitaria en procesos de interacción y comunicación al interior y al exterior del grupo. Parto del concepto de Lya Faneth Fuentes en donde el cuerpo sólo adquiere significación y sentido en la medida en que el sujeto se relaciona consigo mismo “sí a
14

sí”, en tanto sujeto y objeto a la vez de su propia experiencia corporal y subjetiva, y se relaciona con otros cuerpos sujetos-objetos pensantes y actuantes dentro de relaciones sociales construidas por ellos mismos (Fuentes, 2001).

La modernidad, la homosexualidad y lo gay En el primer tomo de su historia de la sexualidad, Michel Foucault (1999) destaca la importancia de la sexualidad en la definición de los sujetos en el último periodo histórico estudiado por él: la modernidad. El filósofo francés ubica a la sexualidad como una invención de la sociedad moderna de finales del siglo XVII y principios del XVIII, consolidándose hasta el XIX. En la modernidad aparecen las nociones de lo normal y lo patológico en el contexto de la reificación de la ciencia médica. Una normalidad sustentada en las prácticas de las mayorías en donde las diferencias no eran aceptadas, sino observadas como patologías. La verdad del sujeto moderno, señala Foucault, residía en el sexo. Por ello se desarrollaron dispositivos de control de la sexualidad en donde el sujeto debía hablar –teniendo como antecedente la confesión del cristianismo- para así buscar una cura. En la modernidad se reconocen dos sexos. El cuerpo femenino pasaría de ser un proyecto fallido a un cuerpo saturado de sexualidad, histérico, al cual habría que controlar a través de la práctica médica. La mujer se convierte en madre, una madre nerviosa, indudablemente patológica. La sexualidad infantil, por otro lado, también se vuelve motivo de preocupación asociándosele problemas físicos y morales. Para ordenar a la sociedad, se estipulaba, habría que ordenar la sexualidad de los niños. En esta búsqueda de control y regulación surgen un par de problemas: 1) la psiquiatrización del placer perverso teniendo al sexo como instinto y 2) las conductas procreadoras. A partir de los discursos de quienes estaban en la “normalidad”, se fueron creando categorías de patologías buscando, para acabar con lo que se pensaba como problema sanitario (sano/enfermo), el diseño de técnicas correctivas. En cuanto a las conductas procreadoras, y frente a un nuevo sujeto social, la población, se tendría que pensar en la regulación de la reproducción.

15

Fueron cuatro figuras las que más inquietaron a la ciencia sexual de la modernidad: la madre histérica, el niño onanista, la pareja malthusiana y el adulto perverso. En esta última figura se ubicaría a la homosexualidad y al homosexual. Sin duda se desarrolló un “movimiento centrífugo”, usando las palabras de Foucault (1999:51), respecto a la monogamia heterosexual. A la norma se le concede privacidad, mientras que a las patologías se les incita a hablar. La sodomía, presente en los códigos canónicos del cristianismo, representó un tipo de acto prohibido en donde el autor no era más que su sujeto jurídico, advierte Foucault (1999:56). El homosexual del siglo XIX, en cambio, llega a ser un personaje con pasado, infancia, carácter, forma de vida, anatomía indiscreta y misteriosa fisiología. La categoría médica de la homosexualidad se constituyó3 el día en que se le caracterizó no por el tipo de relaciones sexuales, sino por cierta cualidad de sensibilidad sexual, determinada manera de invertir lo masculino y lo femenino, una suerte de androginia interior, de hermafroditismo del alma (Ibídem: 57). . Analizada la historia de la sexualidad desde sus mecanismo de represión, Foucault ubica dos rupturas en la modernidad: la primera durante el siglo XVIII con el nacimiento de las grandes prohibiciones, la valoración de la sexualidad adulta y matrimonial como únicas, los imperativos de decencia, la evitación obligatoria del cuerpo; en la segunda, la del siglo XX que resultó ser una inflexión respecto a la primera, los mecanismos de represión comenzaron a distenderse, se pasó de las prohibiciones sexuales apremiantes a una tolerancia relativa respecto a las relaciones prenupciales y extramatrimoniales, la descalificación de los perversos se atenuó y se levantaron algunos tabúes sobre la sexualidad infantil (Ibídem: 140). El término homosexual, acuñado por la ciencia sexual de la modernidad, sustituyó a la terminología asociada al pecado entre los cristianos, la de la sodomía. A su vez, el discurso clínico construido en torno al homosexual4 fue resquebrajándose, desde las últimas décadas del siglo XIX y durante el siglo XX, por la resistencia de aquellos sujetos que no se reflejaban en las tipologías de control de la ciencia sexual. Fue surgiendo un nuevo lenguaje en donde se acuñaron autodescripciones:
Para Michel Foucault, el artículo de Westphal (1870) sobre las “sensaciones sexuales contrarias” puede pensarse como la fecha de nacimiento de la categoría “homosexualidad”. La Psychopathia sexualis (1846) de Henrich Kaan marcó, veinticinco años antes que el artículo de Westphal, la demarcación entre 1) la medicina del sexo y 2) la medicina del cuerpo. El siglo XIX dio luz a la ciencia del sexo. 4 Jeffrey Weeks advierte cómo la ciencia sexual caracterizó al varón homosexual con toda una historia personal (padre débil - madre fuerte o padre impositivo – madre sumisa), una serie de características
3

16

“invertido”, “uranista”, “tercer sexo”, y “sexo intermedio”.

Para Jeffrey Weeks

(1998:80), estas acciones asomaban un sentido del yo afirmativo. El término gay surge en Estados Unidos a mediados del siglo XX. Esta nueva identidad sexual politizada se difunde en las décadas de 1950 y 1960 como consecuencia de la articulación política de sujetos, que desde finales del siglo XIX, luchaban a favor de los derechos homosexuales en el mundo industrializado (Weeks, 1998:81). Desde mediados del siglo XX, el término gay ha sido apropiado por distintos hombres y mujeres del planeta quienes buscan un sentido afirmativo de su sexualidad rechazando la condena médica y moral sobre sus prácticas sexuales. En la presente investigación utilizo el término homosexual no en el sentido original con el que fue creado, es decir, no con la intención de marcar “patologías” en la sexualidad de los sujetos. Mi intención al referirme a la homosexualidad es la de ubicar una práctica erótica entre individuos del mismo sexo, ya sea que se consideren o no “homosexuales”. El término gay lo utilizo, tanto como práctica, como autoubicación de quienes se definen a partir de su gusto por entablar relaciones emocionales y/o sexuales con personas de su mismo sexo. Los “estilos de vida gay”, en este sentido, los pienso como los conjuntos de valores, normas, prácticas, estrategias, discursos y símbolos a los que recurren cotidianamente los sujetos que se consideran gay. A lo largo de la tesis defenderé la idea de la existencia de un estilo de vida gay dominante.

Hipótesis y Objetivos Al diseñar el proyecto de investigación propuse cuatro hipótesis que, a lo largo del trabajo de campo, resultaron simples y fueron rebasadas por la información obtenida a través de la observación participante y por las entrevistas a profundidad. En primer término señalé que los varones del Club Osos Mexicanos construían su identidad 1) a partir de la apropiación del cuerpo como espacio de diferenciación, e inclusive oposición, a determinados estilos de vida gay vinculados a los valores contemporáneos de la moda y el consumo y 2) a través de conductas tradicionalmente consideradas “masculinas”, incorporando el valor de la expresión afectiva.
físicas (caderas anchas, voz aguda) y deficiencias indicativas (incapacidad para chiflar, disgusto por los niños).

17

La tercera hipótesis definía al Club de Osos Mexicanos como lugar alternativo de construcción identitaria gay con respecto a la red de consumo y sociabilidad gay de la ciudad de México. Además, ubicaba al internet como a) un espacio primordial en la construcción de la comunidad osuna capitalina y b) un espacio de cohesión interna y de contacto con grupos similares de otras partes del país y del mundo. Me propuse como objetivo general identificar los elementos que contribuyen a la construcción de identidad oso entre los varones homosexuales del Club Osos Mexicanos, así como destacar la importancia de la construcción virtual y real de una comunidad en el surgimiento de nuevas identidades sexuales. Específicamente me interesé por 1) identificar los elementos, tanto corporales como conductuales, que contribuyesen a la construcción de identidad oso entre los varones de Osos Mexicanos; 2) identificar los elementos apropiados y desechados por los sujetos oso de lo tradicionalmente considerado como “masculino” y como “homosexual”; 3) ubicar la historia del movimiento oso en su contexto mundial y nacional, así como los vínculos de este movimiento con otros movimientos sexuales; 4) identificar la importancia de las nuevas tecnologías, principalmente el internet, para la expansión de la comunidad oso y el surgimiento de nuevas agrupaciones de osos.

Métodos y Técnicas de Investigación Revisión Bibliográfica. Revisé bibliografía sobre 1) la configuración de las

comunidades de osos en Estados Unidos, principalmente los dos tomos coordinados por el antropólogo Les Wright; 2) la propuesta de Michel Foucault en torno a la historia de la sexualidad; 3) la relación del cuerpo y la modernidad según David Le Breton y Bryan Turner; 4) la relación entre homosexualidad, modernidad y capitalismo según John D’Emilio, Óscar Guasch, Ken Plummer, Richard Parker y José Fernando Serrano; 5) las categorías de género, sexualidad y masculinidad en las propuestas de distintos autores, entre otros Robert Connell, Jeffrey Weeks, Sherry Ortner, Harriet Whitehead, Joan Scott, Gayle Rubin, Marta Lamas, Marcela Lagarde, Michael Kaufman y Daniel Cazés; 6) el uso de la categoría identidad en el trabajo teórico de Gilberto Giménez y 7) el vínculo entre internet y sociedad en Manuel Castells y James Slevin.

18

Estudio Cualitativo. Se realizó un estudio cualitativo, a través del método etnográfico, sistematizando información que fue utilizada para el análisis de las preocupaciones de investigación. Se realizó trabajo de campo en las distintas actividades del Club Osos Mexicanos, de septiembre de 2002 a noviembre de 2003. Algunos de los métodos utilizados en el estudio cualitativo fueron: Observación participante. Asistencia y participación en las reuniones

sabatinas y eventos especiales del grupo. Osos Mexicanos se reúne cada sábado, a partir de las 20:00hrs., en un restaurante bar de la Colonia del Valle. No sólo asistí a las reuniones como observador, también participé en las distintas dinámicas del grupo, entre éstas destaca el taller sobre salud sexual y derechos humanos. de 2003. Las técnicas utilizadas en la observación participante fueron la libreta y al diario de campo. Utilicé distintas fotografías tomadas por los protagonistas de la investigación, además de un video de una pastorela elaborada por los osos y grabado por ellos mismos, intentando privilegiar la mirada de los “sujetos de estudio” y no tanto la del tesista. Grabé un video de la Marcha del Orgullo LGBTT, el cual me permitió retener una mayor cantidad de imágenes y datos para la descripción etnográfica de la citada manifestación. Entrevistas a profundidad. Una vez ubicadas las redes de sociabilidad, los roles al interior de dichas redes y, en general, la función de los distintos varones en la estructura del grupo, así como ya avanzada la confianza entre los osos y el tesista, realicé entrevistas a profundidad -con base en una guía temática- en donde integré los intereses de investigación producto de la revisión bibliográfica y de la exploración de campo. Entrevisté a nueve personas: un fundador de Osos Mexicanos (Sergio), un integrante de los Consejos Ursinos 2000 y 2002 (Armando), otro del Consejo Ursino 2001 (Jorge La Nutria), tres miembros del Consejo Ursino 2003 (Oso Gomita, Ozzy y Gonze) así como dos participantes del Club (Miguel y Gabriel) y un fotógrafo visitante (Oso Charmín) de la agrupación quien también se considera oso. Las entrevistas se llevaron a cabo entre mayo y octubre de 2003. En un par de ocasiones entrevisté al mismo tiempo a dos miembros del Club, quienes mantienen una relación de pareja siendo Osos Mexicanos el espacio en donde
19

Fui a la Marcha del Orgullo Lésbico, Gay, Bisexual,

Travesti y Transgénero de la ciudad de México, celebrada en el mes de junio

se conocieron. El hecho de hacer entrevistas en pareja permitió, en ambos casos, una mayor confianza en los entrevistados enriqueciendo el diálogo al complementar anécdotas y vivencias compartidas. Revisión de cuentos y calaveras. El Club de Osos Mexicanos organizó el concurso El Pelo Erótico y Otras Barrigas Literarias. La intención de los organizadores fue estimular la participación de los osos en la creación literaria, teniendo como punto de partida el homerotismo y la reivindicación de lo osuno. Revisé los distintos cuentos participantes, seleccioné algunos fragmentos de cuatro de ellos y, de esta forma, ubiqué información sobre la idealización de los elementos que constituyen lo osuno. En cuanto a las calaveras, éstas fueron escritas durante la Fiesta de Muertos o Halloween, en tales expresiones literarias pude encontrar datos sobre la representación de género, la pertenencia al grupo y el sentido de pertenencia nacional. El internet El internet, como se verá en el primer capítulo, ha sido el canal privilegiado para la difusión de la cuestión ursina. Los grupos de osos se comunican a través de sus páginas y correos electrónicos al entrar en contacto con sus similares de su región o de otras regiones del planeta. Por lo anterior, he acudido a la información difundida en las páginas electrónicas de clubes osunos de Estados Unidos, Europa, Australia, Japón, América Latina, Turquía e Irán para 1) dar cuenta del fenómeno de mundialización de lo gay y de lo ursino, 2) acceder a información sobre las diversas formas de organización de los colectivos osunos, 3) buscar elementos que permitan la reflexión sobre la apropiación de un estilo de vida sexual contemporáneo en distintos contextos urbanos. El debate sobre el uso del internet, como herramienta de investigación social, no ha sido suficientemente abordado en nuestro país a pesar del creciente uso, quizá indiscriminado, de información recolectada en la red para el análisis social. Algunas de las ventajas y dificultades en el uso del internet en la investigación social son exploradas por Omar Palacios (2003:98-100) en su tesis de licenciatura. El amplio alcance en línea, subraya Palacios, resulta ideal para estudiar 1) formaciones sociales en línea (comunidades virtuales, grupos de noticias); 2) comercio electrónico; 3) educación a distancia; 4) gobierno electrónico y 5) sitios electrónicos en general.
20

Desde la perspectiva de los participantes el internet es un medio de comunicación amigable y cercano, además de que ofrece anonimato. Entras las dificultades en el uso del internet como herramienta de investigación destacan: 1) el hecho de que los usuarios de internet no son representativos de toda la población; 2) el perfil del usuario de internet continúa siendo, según Palacios, masculino, profesionista y “adulto-joven”; 3) quienes tienen mayores habilidades informáticas recurren con mayor frecuencia al internet. Los varones osos, al formar una comunidad electrónica mundial, pueden ser estudiados empleando nuevas metodologías basadas en los métodos y las técnicas etnográficas tradicionales. En esta investigación me he limitado a la recolección de datos en distintas páginas electrónicas de osos a nivel mundial: fotografías, historias de las agrupaciones, estructura, organización y actividades de los clubes, así como relatos (especialmente en el caso de las agrupaciones ursinas mexicanas).

Uno, dos, tres, cuatro capítulos En el primer capítulo de la presente tesis abordo el origen estadounidense de la propuesta osuna, su cruce con otras propuestas “disidentes” gay como la leather y la girth & mirth, así como la expansión de lo osuno en Estados Unidos, Europa, Oceanía, Medio Oriente y América Latina. En la última parte del capítulo se habla de las clasificaciones, la bandera y los productos de osos. En el capítulo dos se privilegia la apropiación de lo osuno en México, en los clubes de las ciudades de Guadalajara, Aguascalientes, Torreón, Querétaro y ciudad de México. Sobre este última agrupación se da cuenta de su historia, estructura y organización. El capítulo tercero reúne algunas etnografías realizadas durante la investigación de campo: la participación en una reunión sabatina, la Fiesta de Muertos o Halloween, La Pastorela, la Fiesta Mexicana, la Marcha del Orgullo LGBTT y el taller de VIH-SIDA y Derechos Humanos. Además, en este capítulo exploro un par de concursos celebrados en el grupo, uno de diseño de logos y otro de creación literaria. Por último, en el cuarto capítulo propongo, a partir de la observación participante y de las entrevistas a profundidad, el proceso de construcción de identidad gay oso vivido en el Club de Osos Mexicanos en el contexto de la mundialización del estilo de vida gay dominante y el estilo de vida gay oso.

21

1 Del surgimiento de los Osos en Estados Unidos y su expansión por los cinco continentes

1.1 Surgimiento de los Osos en Estados Unidos 1.1.1 Introducción No se sabe con certeza cuándo se empezó a utilizar el término “oso” entre varones gay estadounidenses. Sin embargo, quienes se han esforzado en reconstruir la historia de las comunidades gay de los Estados Unidos, y lo que algunos investigadores y activistas llaman la “subcultura gay oso”, advierten sobre la existencia de un par de referencias a la idea oso en las minutas del Club de Motociclistas Satyrs5 de Los Ángeles, California, en 1966. Por otro lado, se han recogido testimonios que hablan del uso común y de los procesos de autoidentificación oso durante la década de los años setenta, del siglo veinte, en algunas ciudades de Estados Unidos, como en Dallas y Miami. Ya para inicios de los años ochenta, en San Francisco, Nueva York y Toronto, algunos varones usaban playeras con imágenes de osos u osos de peluche o plástico en las bolsas traseras de los pantalones, proyectando una resistencia a la cosificación y al reduccionismo hacia ciertos actos sexuales que el código de ligue de los pañuelos de colores6 imponía. Para Les Wright (1997-2:22), la idea de oso ya circulaba inclusive con anterioridad al evento que daría pie a la formación del Gay Liberation Front (GLF)7 estadounidense: el Stonewall8 de 1969. Si bien durante los años cincuenta y sesenta

5 El Club de Motociclistas Satyris de Los Ángeles fue fundado en 1954 siendo la primera organización gay de motociclistas en Estados Unidos. Su dirección electrónica es: http://www.satyrsmc.org/ 6 En los años setenta, principalmente en Nueva York, se empezó a utilizar un código de ligue entre varones con base en los colores de los pañuelos o paliacates usados en las bolsas traseras de los pantalones. Cada color implicaba gustos, intereses y búsquedas particulares hacia el acto sexual. El ponerse el paliacate en la bolsa izquierda o derecha también tenía un significado diferenciado. La izquierda llevaba el mensaje de preferir el rol activo, mientras que el ponerlo en la bolsa derecha implicaba una preferencia por el rol pasivo. Para mayor información sobre los significados de estos códigos consultar: http://chaostime.com/hankies/ 7 El Gay Liberation Front, un frente político gay, se formó entre 1969 y 1971. La paz, la equidad y la justicia económica fueron sus ejes de lucha. A los pocos años de su surgimiento más de ochenta grupos se crearon en Estados Unidos y en otros países, algunos de estos grupos aún existen. 8 El Stonewall de 1969 se considera el principal parte aguas del movimiento lésbico-gay en Estados Unidos y Occidente, marca el inicio de la visibilidad política de las y los activistas lesbianas, gay,

22

ya existían grupos de gays y lesbianas organizados en Estados Unidos como Mattachine y The Daughters of Bilitis, no es sino hasta el verano de 1969, producto inmediato de la represión de la policía de Nueva York a los clientes del bar gay Stonewall Inn, que se logra articular un programa político dando formación al Gay Liberation Front. El GLF condenaba la opresión de la sociedad patriarcal y demandaba el cese al hostigamiento en contra de homosexuales . La idea oso estaba ya presente entre círculos gay durante los años previos al Stonewall, este evento no sólo animó a “salir del clóset” a gays y lesbianas conjuntados en una política de la identidad, sino también dio pie a la visibilización de todo un abanico de nuevas identidades sexuales gay en construcción, como es el caso de los varones oso, afirma Wright. Quienes hablan de un movimiento oso generalmente ubican su nacimiento en 1986. Para esta época el hablar sobre lo ursino9, haciendo referencia a determinados varones gay que se identifican como osos, empezaba a propagarse en ciertas esferas y en los medios de comunicación gay. Para 1987 ya existían 1) “tablones de anuncios electrónicos”10 sobre osos, 2) fiestas privadas de osos en la Bahía de San Francisco y 3) una revista llamada Bear en la misma ciudad. San Francisco y Nueva York se disputan el lugar de origen del nacimiento de los osos en Estados Unidos.

1.1.2 Arqueología de los Osos En la introducción al libro The Bear Cult: Photographs by Chris Nelson, Edward LucieSmith atribuye los recursos iconográficos de oso a la herencia de las películas de gladiadores de los años cincuenta protagonizadas por varones fisicoculturistas. Los modelos del fotógrafo angelino Old Reliable, obreros que expresaban una actitud de rudeza y desafío, son igualmente señalados como las primeras imágenes que darían sustento a la imagen erótica del oso.

bisexuales y transgéneros. Para conocer más sobre Stonewall consultar: Stonewall, Martin Duberman, Nueva York, 1993. 9 Utilizo el término ursino en relación a “lo propio de los varones oso”. Este término es usado de manera corriente en las páginas electrónicas de osos latinoamericanos y españoles, así como entre en las pláticas cotidianas de los varones del Club Osos Mexicanos. Osuno, según el diccionario El Pequeño Larousse Ilustrado (Bogotá, 2002), significa “relativo al oso”. Empleo los término “ursino” y “osuno” como sinónimos y en el contexto de la identidad gay oso: lo relativo a los varones gay oso. 10 Se conoce como Computerized Bulletin Board System (CBBS) al sistema electrónico que permite publicar un mensaje en un foro público, el cual puede ser no sólo visto sino respondido por los usuarios del sistema. Éste empezó a funcionar en 1979 y se presume como el primer experimento de construcción de comunidades virtuales.

23

Un informante11 de Les Wright (Ibíd.:24), quien vivió en Miami durante los años setenta, refiere la presencia de círculos amicales oso en distintos bares de la zona como el Warehouse VIII, The Ramrod, The Rack, así como el bar Tacky’s en la ciudad de Fort Lauderdale. Además de la convivencia entre osos, en dichos bares se organizaban fiestas privadas, días de campo, juegos de voleibol y excursiones a lugares cercanos como Key West, el punto más sureño de la península de la Florida. Hasta ahora, quien ha encontrado los primeros documentos con el uso del término oso, refiriéndose a un estilo de vida gay, ha sido Larry Reams. En los archivos del Club de Motociclistas Satyrs de Los Ángeles, California; Reams ubicó propuestas de formación de grupos de osos para 1966. Otra fuente del antropólogo Les Wright indica la existencia, en 1975, de un grupo de amantes de “Papa Bear” en Dallas, Texas. La primera descripción sobre osos gay publicada fue el artículo “Who’s Who in the Zoo: A Glossary of Gay Animals” escrito por George Mazzei en la revista Advocate del 26 de julio de 1979. En ese artículo Mazzei hace una descripción de quién es un oso a partir de elementos vinculados a actitudes -ser “macho”- y, sobre todo, a imágenes concretas como los cuerpos de obreros y de jugadores de futbol, pechos y barrigas más grandes que “el promedio”, así como piernas notablemente musculosas: “Bears are usually hunky, chunky types reminiscent of railroad engineers and former football greats. They have larger chests and bellies than average, and notably muscular legs. Some Italian-American Bears, however, are leaner and smaller; it’s attitude that makes a Bear.”12 (Ibídem: 26) Mazzei dibuja algunas características generales de los osos: barbones, risueños y con un profundo sentido del humor. Son amantes de la cerveza y cuando necesitan tomar fuerzas beben whiskey con agua, señala el articulista. Además, son apapachadores, hogareños, amorosos, fieles y gustan de tener mascotas. A pesar de que se pueden vestir con mucho cuero siguen siendo tiernos13. Los osos gustan de jugar con sus propios pezones y los pezones de otros. Son amantes de los paseos y las carreras de motocicleta, aunque en esta última actividad prefieren ser
Informante identificado con el nombre de Bear Sawkins “Los osos generalmente son machos, tipos gruesos reminiscencia de los ingenieros ferrocarrileros y los grandes jugadores de futbol. Tienen pechos y barrigas más grandes que el promedio y piernas notablemente fuertes. Sin embargo, algunos osos italo-americanos son más delgados y pequeños, es la actitud la que hace al oso.” 13 Mazzei está haciendo referencia al cruce entre osos y leathers. El uso del cuero como fetiche es una de las principales características del estilo de vida leather. Más adelante se abordará la cuestión leather.
12 11

24

espectadores y se abstienen de ayudar en la mecánica, pues no es un área de su interés. La descripción de Mazzei es el primer esfuerzo publicado que busca marcar las características y los límites constitutivos del ser oso.

1.1.3 Los osos en los años ochenta Para Wright, el esfuerzo oso aparece como uno de los síntomas del resurgimiento de la vida gay estadounidense en los años ochenta. Después de los primeros años de conmoción por la propagación del SIDA, siendo los varones gay el sector más afectado, los osos resurgen en la escena pública con una actitud de solidaridad y con una propuesta ética que subraya la recuperación del autoestima entre gays, particularmente entre aquellos atados a la cruda de los años setenta, consecuencia del abuso del alcohol y de las drogas. Durante los ochenta los osos representaron un rompimiento con las tendencias de competencia -la lucha por un capital sexual tasado a partir de los valores estéticos del momento- y cosificación alienantes del post Stonewall. Continuaron con la tradición de identificación masculina, la política identitaria del movimiento gay, así como con la defensa de los valores de la equidad y la autodeterminación, señala Wright. Los parámetros de belleza no son estáticos y cambian históricamente. Les Wright advierte sobre la importancia de tomar en cuenta la función que hoy en día juegan dichos parámetros estéticos. En el contexto de sociedades capitalistas de consumo los medios masivos de comunicación juegan un papel fundamental en la estandarización de los estereotipos de belleza (Wright, 1997:8). Para el antropólogo estadounidense, los varones gay han colaborado en su propia subyugación: ejerciendo el rol masculino dominante (“debes de ser atractivo para mí”) y el rol femenino de sumisión (“debo lucir atractivo y así tener algún valor para los otros”). Para Les Wright la construcción social de los cuerpos osunos resulta determinante, siendo el cuerpo la base del capital sexual en el mundo gay masculino. Los varones osos estadounidenses, a través de su cuerpo, cuestionan la relación de dominación cuerpos “para mí” y cuerpos “para los otros”, marcando una visible frontera con aquellos varones gay atrapados en la contradicción de la doble subyugación. Sin embargo, existen osos que no escapan de tal contradicción, los osos glamorosos
25

encarnan las prácticas simbólicas del “patriarcardo” devaluando su “autenticidad” y asumiendo un rol de oso a través del actuar y no del ser (Ibídem: 9), apunta Wright. La idealización de lo ursino en los medios de comunicación gay corre el riesgo de estandarizar y construir un discurso del “cómo debe ser un oso”, creando una ansiedad parecida a aquella vivida por mujeres y varones gay quienes buscan ajustarse al modelo de “mujer” y “gay” difundido por los medios de comunicación, es decir, el modelo de “ser cuerpo para los otros”, advierte Wright. Independientemente del lugar de ubicación actual de los osos estadounidenses en cuanto a la estética corporal y su juego con las estructuras de poder, de consumo e inserción en los medios de comunicación, los osos en los años ochenta, según el antropólogo estadounidense, marcaron una diferencia sustancial con las incipientes comunidades de varones gay evitando reproducir la competencia sexual por los cuerpos. Tres procesos en 1987 potencializaron el crecimiento de los osos a nivel mundial: 1) las fiestas privadas que empezaron siendo entre un grupo de amigos hasta llegar a ser eventos internacionales ampliamente concurridos como ha sido The International Bear Expo de San Francisco, 2) el nacimiento de la revista Bear y, sobre todo, 3) el desarrollo del internet que ha permitido el surgimiento de grupos de osos en los cinco continentes. La revista Bear, sucesora de la revista de los años setenta Man2Man y editada por Jack Fitscher, empezó siendo un pequeño fanzine14 dirigido por Bart Thomas. En un principio era local, se limitaba a la ciudad de San Francisco y su contenido se reducía a fotos eróticas y clasificados personales. Con la muerte de Thomas la revista da un giro importante bajo la dirección de Richard Bulger: se enfatiza el estilo de vida oso, se discuten temas sobre masculinidad, se le imprime un ligero tono político de izquierda y se incluyen temas antropológicos. Crece no sólo en tamaño sino también en prestigio distribuyéndose internacionalmente junto a una línea de videos, fotos y accesorios. Con el desarrollo del internet durante los años ochenta y noventa, el conocimiento sobre lo ursino se extendió rápidamente en distintas partes del mundo, principalmente en los enclaves culturales de Occidente. Uno de los principales usos del internet es el vinculado a la sexualidad, de ahí la importancia y el creciente interés académico por el estudio de la relación ciberespacio y sexualidad. Entre 1985 y 1988

26

distintos boletines electrónicos de osos se asentaban en la red, siendo el PC Bears’s Lair uno de los más populares y The Bearcave el chat más visitado. Entre las listas de correos más socorridas se encuentra Bears Mailing List BML que para 1988 contaba con más de 3000 miembros de varias docenas de países.

1.1.4 Los Osos en los años noventa Para finales de los años ochenta la existencia de una red de consumo gay, liderada principalmente por los empresarios de bares y discotecas, era una constante en distintas ciudades de los Estados Unidos, siendo San Francisco y Nueva York las ciudades norteamericanas en donde las comunidades gay tuvieron y tienen mayor presencia. Las comunidades gay no sólo se sustentaron en los nichos empresariales del capitalismo estadounidense, también en la construcción de grupos de convivencia que han ido tejiendo redes de solidaridad al interior de las comunidades gay. El primer grupo de osos, Bear Paws of Iowa, se formó en 1989 por Dave Annis y Larry Tooth-man. Para 1992 los organizadores del Bear Expo hablaban de la Según el Diccionario Internacional de Organizaciones de existencia de cuatro grupos de osos en Estados Unidos. Dos años más tarde la cifra aumentaría a cuarenta. grupos de osos. Los grupos de osos estadounidenses han seguido los patrones organizativos de los grupos de motociclistas gay, que en términos generales implica la existencia de un grupo informal que calendariza eventos de convivencia con cierta periodicidad. Algunos grupos han ido más allá y se han comprometido en la promoción de actividades cívicas y políticas hacia las comunidades gay locales. El primer ensayo formal sobre osos, “Sociología del Oso Urbano”, fue escrito por Les Wright en 1987 y publicado en los periódicos Seattle Gay News y San Francisco Sentinel, así como en la revista Drummer. Durante los primeros años de la década de los noventa distintas revistas con contenido homoerótico de varones osos comenzaron a editarse: Bulk Male, The Big Ad, Husky, Daddy, Daddybear, GRUF15. En esta misma época, revistas gay estadounidenses como Advocate Men, Honcho o
14 15

Osos manejado por The Tidewater Bears de Virgina, para enero de 1996 existían 137

Fanzine: revista hecha por aficionados. El Pequeño Larousse Ilustrado, Bogotá, 2002. Great Unshaven Faces (grandiosas caras sin rasurar).

27

In Touch incluyeron a los primeros modelos con cuerpo de oso.

Y, como fuerte

competencia a la revista Bear, nació la publicación American Bear. Según Les Wright (1997-2: 36) todas estas revistas consolidaron el estereotipo del oso: varón completamente barbón, muy velludo y regordete. Los concursos locales de osos cobraron auge a los pocos años del nacimiento de los grupos osunos. El concurso oso implica una contradicción reflejada en la confrontación del juego irónico de la estética gay twink16 estadounidense y la creación de una imagen idealizada de lo ursino. Esta contradicción se puede observar en los distintos concursos locales, regionales, nacionales e internacionales. Además, como señala Les Wright (2001:213), otra de las funciones de los concursos es la construcción de un sentido regional de comunidad y, por consiguiente, de identidad. El primer concurso ursino internacional (1992), The International Mr.Bear, fue un componente del evento Bear Expo de San Francisco, transformado años más tarde en el evento International Bear Rendezvous. A más de diez años de su existencia, el concurso internacional de osos considera cuatro categorías: Mr.Bear, Mr.Daddy Bear, Mr.Grizzly Bear, Mr. Cub17. En su más reciente edición, la del 2003, un oso alemán, un “cachorro” inglés, un “papá oso” y un “oso Grizzly” estadounidenses fueron los ganadores. Los beneficios económicos del concurso fueron donados a las organizaciones Aurora Dawn Foundation18, The Center of San Francisco19 y The National Center for Lesbian Rights20, cada una recibió un cheque por ocho mil dólares.21 En el año 2002, las organizaciones AGUILAS22, Tri-City Health Center23 y Online Policy Group24, se hicieron acreedoras a cinco mil dólares cada una, dinero recaudado por la realización del concurso internacional de osos.

Por twink se entiende: varón joven, rubio, lampiño, delgado y con gusto por vestir según los últimos patrones de la moda. El término twink es utilizado en las comunidades gay anglosajonas. 17 En el último apartado del presente capítulo se abordaran las subclasificaciones de osos. 18 Organización de beneficencia fundada por la orden religiosa franciscana. Su espacio principal es un albergue para gente sin hogar y portadora del VIH-SIDA. 19 The Center of San Francisco promueve actividades de las agendas política, social y cultural de las comunidades Lésbica, Gay, Bisexual y Transgénero de San Francisco. 20 Organización lésbica avocada a la defensa de los derechos de mujeres lesbianas y sus familias. Ofrece asesoría y consejería legal, promoción de políticas públicas y programas educativos. 21 http://www.bosf.org/woof/ibr 22 Asociación Gay Unida Impactando Latinos/as A Superarse. AGUILAS es una de las organizaciones de latinos gay más importantes del área de la Bahía de San Francisco. 23 La organización Tri-City Health Center fue fundada en 1970 ofreciendo servicios de prevención, educación, consejería y cuidado médico en salud sexual, específicamente en VIH-SIDA. Trabaja principalmente con adolescentes y jóvenes de la ciudad de Fremont, California. 24 Organización dedicada a la investigación y la acción en materia de acceso, privacidad y difamación digital vía internet. Se enfoca a los derechos humanos y las libertades civiles de los cibernautas.

16

28

En el ámbito académico existe The Bear History Project25, proyecto dirigido por Les Wright, quien desde 1993 ha buscado reconstruir la historia de los osos y ha coordinado la publicación de dos libros sobre osos26. El objetivo del proyecto es el estudio de la construcción de la “subcultura” oso, sus cambios como productos de factores internos y externos, así como la transformación de sus códigos y valores. Los archivos del proyecto están conformados, principalmente, por cartas y notas sobre los clubes osunos, revistas sobre osos, las distintas listas electrónicas de usuarios osos, fotografías, videos, entrevistas y objetos de osos (tazas, playeras, calendarios, botones, etc.). Desde agosto del 2000 el archivo de Wright forma parte del Mariposa Human Sexuality Collection27 de la Universidad de Cornell en Nueva York. The Nashoba Research Institute for Non-Hegemonic Masculine Identities, Cultures and Cummunities28 es la organización responsable de The Bear History Project. Esta es una organización educativa y artística sin fines de lucro que apoya actividades locales, regionales, nacionales e internacionales sobre sujetos oso, queer, trans, butch y otras identidades, culturas y comunidades “homomasculinas”, según se puede leer en su página electrónica.29 A pesar del interés del Instituto Nashoba por el estudio de distintas identidades sexuales, es la identidad y comunidad oso su principal tema y objeto de estudio. Los responsables del Instituto Nashoba son Les Wright, Ric Kasdour y Bob McDiarmid. Además del proyecto sobre la historia oso, el Instituto dirige el proyecto de arte visual oso y el de salud oso. Actualmente, en Estados Unidos existen alrededor de 115 grupos de osos en casi todos sus estados30, incluyendo clubes ursinos en Alaska y Hawai. En Europa31, se han formado poco más de 60 grupos, principalmente en Europa occidental. Por su parte, Canadá cuenta con siete clubes osunos, Australia también con siete y Nueva Zelanda con uno. En África sólo existen dos clubes de osos en Sudáfrica. Hay un grupo de osos en Rusia y tres en Medio Oriente (dos en Turquía y uno en Irán). Hasta hace algunos meses en Israel había un club. En Asia del Sudeste y el Lejano Oriente sólo han surgido dos grupos, el de Malasia y el de Japón. En América Latina casi una
http://www.bearhistory.com/bearhistory.htm Los volúmenes I y II del libro The Bear Book. Readings in the History and Evolution of a Gay Male Subculture (El Libro Oso. Lecturas sobre la historia y la evolución de una subcultura gay masculina). 27 Colección de Sexualidad Humana Mariposa 28 Instituto de Investigación Nashoba sobre las Identidades, Culturas y Comunidades de Masculinidad No Hegemónica. 29 http://www.bearhistory.com/ 30 Según las bases de datos del club de osos berlineses y el portal electrónico Resources for Bears, sólo en ocho estados norteamericanos no existen clubes de osos: Maryland, Montana, Nueva Jersey, Nuevo Mexico, Rhode Island, South Dakota, Utha y Wyoming.
26 25

29

veintena de organizaciones de osos se distribuyen en Argentina, Brasil, Costa Rica, Chile, Ecuador, Colombia, México, Uruguay, Venezuela y Perú. Se ha generado una red económica de servicios para osos, así como una de producción, distribución y consumo de productos de osos como revistas y videos eróticos, libros de historias y de fotografías, ropa y accesorios, entre otros. Además, distintos clubes en diferentes países organizan anualmente un viaje que, entre otras cosas, implica un importante ingreso económico para los prestadores de servicios (dueños de hoteles, restaurantes, saunas, bares y discotecas) que atienden a los visitantes osos.

1.2 Los osos y su cruce con el “movimiento” leather Lo leather hace referencia a la conducta fetichista de mirar, oler y sentir ropa y objetos sexuales de cuero. A pesar de que en distintos espacios ursinos se reconoce que el estilo de vida oso nace con posterioridad y a consecuencia del “movimiento” leather, Robert B. Marks Ridinger (2001:163-167) señala que tanto lo oso como lo leather ejercen una influencia recíproca. Poco después de la Segunda Guerra Mundial, la “subcultura” leather emergió en el ámbito público de los Estados Unidos. Sus raíces se ubican en distintas tradiciones militares que incluyen códigos de comportamiento y de disciplina. Algunos varones estadounidenses afectos a un estilo de vida libertario en el ámbito afectivo y sexual, quienes veían en la motocicleta un símbolo de libertad, crearon un cúmulo de normas y rituales alrededor de la sexualidad y de la convivencia social. La industria de producción en masa estadounidense de la posguerra simbolizó la resistencia de la “democracia” estadounidense ante el autoritarismo extranjero reforzando una serie de estereotipos sobre la democracia y la libertad a través de la producción de objetos de consumo como fue la motocicleta. Poco a poco, una “cultura” de la motocicleta fue tomando forma a lo largo y ancho de los Estados Unidos, creando códigos de lenguaje y estilos de vestir particulares, organizando viajes de fines de semana y rallies, en donde la habilidad en el control y el manejo del vehículo era la base de la competencia entre los motociclistas (Marks Ridinger, 2001:164).

En Europa existen clubes de osos en Austria, Bélgica, Dinamarca, Escocia, España, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Inglaterra, Irlanda, Italia, Noruega, Portugal, Suecia y Suiza.

31

30

Para 1955, ya se había construido en los medios de comunicación estadounidenses una imagen estereotipada de los motociclistas, como lo muestra una popular canción grabada, entre otros, por The Cheers y Vaughn Monroe. La canción refleja la idea sobre la imagen del motociclista y su forma de vestir: “black denim trousers and motorcycle boots and a black leather jacket with an eagle on the back.”32 En este contexto, algunos varones gay estadounidenses aficionados a las motocicletas empezaron a reunirse, buscando un estilo propio a partir de la incorporación y adaptación de ciertos elementos como la ropa y el comportamiento. En la vestimenta, los pantalones de mezclilla, las chamarras y los chalecos de cuero, las gorras y las botas permitían una diferencia extrema con el estereotipo del gay afeminado y un acercamiento con el estereotipo del varón híper masculino (Ibídem:165). Poco después, estos varones gay formaron los primeros clubes gay leather en Estados Unidos, siendo el sadomasoquismo33 uno de sus principales ejes de estructuración identitaria. Algunas mujeres lesbianas aficionadas al sadomasoquismo comenzaron a organizarse en la década de los setenta del siglo XX, confrontándose con grupos de feministas quienes veían en la práctica sadomasoquista una expresión patriarcal y opresiva. En el contexto de las comunidades leather estadounidenses existe una división entre “Old Guard” y “New Guard”, la cual hace referencia a estilos leather distintos según la época histórica, en donde el estilo “Old Guard” (años cuarenta y cincuenta) sería más formal y estricto que el estilo “New Guard” (años noventa). Para la antropóloga Gayle Rubin esta distinción exagera y simplifica el pasado y el presente leather. En el artículo “Old Guard, New Guard”, leído por Rubin durante la ceremonia de graduación del Journeyman II Academy (1997), programa de entrenamiento enfocado al reforzamiento de los valores de la tradición leather “Old Guard”, Rubin advierte que desde el nacimiento de las comunidades leather y sadomasoquistas ya se podían ubicar ambas tendencias.34 Louis Weingarden, quien abrió una de las primeras galerías de arte leather en Nueva York (años ochenta), ubica dos estilos del varón gay leather: uno enfocado a lo militar con estrictas jerarquías y un código rígido de disciplina, el otro vinculado a las motocicletas y a la celebración del desorden, la rebelión y el individualismo. Ambas
“Pantalones de mezcilla negros y botas de motociclista, una chamarra de cuero negro con un águila en la espalda.” 33 El sadomasoquismo se define a partir de las sensaciones y de sus roles centrales: el que domina y el dominado. El consentimiento es la base de las prácticas sadomasoquistras. 34 Discurso leído por Gayle Rubin el 4 de octubre de 1997 y reproducido por Cuir Underground: http://www.black-rose.com/cuiru.html
32

31

tendencias, señala Rubin, han sido importantes para la formación del imaginario leather y para la práctica sadomasoquista rebasando las falsas fronteras entre una y otra. Para Robrert Marks, una de las mejores maneras de darle seguimiento a lo ursino a través del mundo leather puede encontrarse en las exposiciones y los libros de fotografía producidos entre 1984 y 1998. En el libro Urban Aboriginals, de Geoff Mains, aparece una fotografía de dos hombres musculosos y barbudos besándose apasionadamente. En la antología Leatherfolk (1991) de Mark Thompson se pueden observar imágenes de varones barbudos usando ropa de cuero, desde suspensorios hasta trajes completos, mostrando distintos estilos de barbas así como el gradual abandono de la imagen de varón lampiño tan popular en los años ochenta en publicaciones leather como Drummer y en distintos videos como Born to Raise Hell. Para Marks, este cambio en el imaginario visual que va del “poder absoluto” a la diversidad de expresiones puede entenderse a partir del desarrollo del “movimiento” oso. A finales de los años ochenta, el boom de lo ursino vino a cuestionar a aquellos varones gays leathers quienes encontraban puntos de referencia en ambas propuestas, la leather y la oso, las cuales marchaban a contracorriente y como resistencia ante el ambiente gay dominante y hostil hacia las personas obesas, barbudas y velludas. Sin embargo, no hubo mayor confrontación, ambas se volvieran aliadas permitiendo, entre otras cosas, el libre cruce de frontera pasando de lo leather a lo ursino y de lo ursino a lo leather en la flexible ubicación identitaria. Para Marks Ridinger, la imagen de lo leather y de lo ursino son construcciones de dos definiciones alternativas de masculinidad gay en donde ambas se complementan.

1.3 Los osos y su cruce con el “movimiento” Girth & Mirth Las páginas de internet sobre osos frecuentemente reconocen, además de su nexo con la cuestión leather, la cercanía con la cuestión girth & mirth. Este juego de palabras puede ser traducido al castellano como “circunferencia y regocijo”, “la alegría por ser gordo”, actitudes y cualidades que dan sentido a los clubes gay girth & mirth. El primer club girth & mirth fue fundado en San Francisco en el año de 1976, dos años más tarde se formó en Nueva York un segundo grupo. La existencia de
32

estos grupos es justificada, por parte de sus miembros, a partir del hartazgo de algunos varones gay y bisexuales ante al énfasis del estereotipo de belleza masculina –ser joven y delgado- promovido en los espacios de convivencia y encuentro sexual de las comunidades gay. Para los miembros del sitio electrónico The Affiliated Big Men’s Clubs (ABC)35, portal que da cobijo a distintos clubes girth & mirth, estos clubes existen debido a la necesidad de trabajar al interior de la comunidad gay hacia el reconocimiento de la equidad. En un mundo ideal, señalan los administradores del ABC36, los hombres gruesos y quienes gustan de los hombres gruesos no tendrían problema en su interacción cotidiana; sin embargo, la experiencia al interior de los bares gay y otros espacios muestra la contrario. Por tanto, los grupos girth & mirth son espacios que ofrecen seguridad para explorar el deseo erótico afectivo –que en algunos caso ha sido escondido por miedo al ridículo- entre varones gruesos y quienes gustan de ellos. Actualmente existen 23 grupos en Estados Unidos, principalmente en los estados de California y Florida. Una cifra similar de organizaciones está distribuida en distintos países europeos: Alemania, Austria, Bélgica, Finlandia, Francia, Holanda, Inglaterra, Italia, Luxemburgo, Portugal, Suecia y Suiza. Canadá y Brasil cuentan cada uno con su grupo girth & mirth. Para el club girth & mirth de Bélgica37, los medios de comunicación ejercen una opresión hacia la gente gorda, tratándola como gente “anormal”, al promover estereotipos de belleza de varones musculosos y modelos delgadísimas. En cualquier lugar, señalan los belgas, uno puedo encontrar anuncios que reproducen una imagen negativa de “nuestro tamaño y peso” tratando de vender todo tipo de dietas. Las dietas sólo ofrecen una reducción de peso temporal y, en no pocos casos, conllevan un efecto rebote y dañan seriamente la salud física y emocional. Las dietas, señala el club girth & mirth de Bélgica, sólo son buenas para los doctores, las industrias farmacéuticas productoras de píldoras para adelgazar y los creadores de dietas. Desde hace más de una década los clubes girth & mirth estadounidenses organizan un encuentro anual llamado Convergence, el cual consta de comidas, fiestas y talleres sobre planeación financiera, computación, yoga, relaciones de pareja, entre otros. Para el 2004, el grupo girth & mirth de Nueva York es el encargado del

35 36 37

http://www.affiliatedbigmensclubs.com/ http://www.affiliatedbigmensclubs.com/bigmans.html http://www.biggerworld.com/

33

evento a celebrarse en el hotel Crown Plaza White-Plains Downtonwn.

El grupo

neoyorquino subraya la cercanía de este hotel de lujo a un complejo comercial en donde los visitantes pueden comprar en 150 tiendas y comer en 50 distintos restaurantes. Los costos del evento van de los $210 a los $300 dólares, incluyen las comidas y las actividades. noche. Los clubes girth & mirth europeos, al igual que sus similares estadounidenses, organizan un encuentro anual: The European’s Bears and Big Men’s Convergence (EBMC). El EBMC se realiza durante el mes de octubre, tiene una duración de cinco días y en su programa se incluyen comidas, visitas a saunas, fiestas y excursiones. En el 2003 Lisboa fue la sede del encuentro y en el hotel Sheraton Lisboa, localizado en la zona de mayor “prestigio” de la capital lusitana según se puede leer en la página electrónica del evento, se desarrollaron las actividades y se hospedaron quienes decidieron pagar 135 euros por habitación y por noche. Si las fronteras entre lo leather y lo ursino resultan laxas y difíciles de ubicar, los límites entre lo girth & mirth y lo osuno representan una dificultad de ubicación aún mayor. Más en Europa que en Estados Unidos existen clubes en donde varones identificados con lo girth & mirth, y varones identificados con lo oso, convergen y comparten espacios. Sin embargo, la existencia de eventos y actividades primordialmente oso por un lado, y principalmente girth & mirth por el otro, además de las distintas historias de construcción de clubes, nos habla de dos procesos que si bien pueden encontrarse son autónomos y representan propuestas con matices suficientes para diferenciarse. Tanto en los clubes de osos como los clubes girth & mirth podemos ubicar distintos niveles de organización: desde los grupos electrónicos y los grupos informales de amigos que se reúnen de vez en cuando, hasta las organizaciones legalmente constituidas. Tanto en los grupos ursinos como en los girth & mirth se calendarizan eventos como fiestas y encuentros anuales, algunos cuentan con órganos de difusión como revistas o periódicos y, por lo general, los contactos con colectivos de otras partes del mundo son frecuentes. Ambos surgen como respuesta y consecuencia de la reificación de los estereotipo de belleza contemporáneos: cuerpos jóvenes, esbeltos y musculosos. Quizá la diferencia más importante entre ambas propuestas es que mientras lo girth & mirth enfoca su reivindicación en el cuerpo
34

Además, el interesado en participar en el evento y

hospedarse en el hotel de cinco estrellas tendrá que desembolsar $95 dólares por

(grueso y gordo), lo ursino lo hace tanto en el cuerpo (velludo y regordete)38 como en la actitud (“ser hombre”).39

1.4 Los osos y su expansión mundial. 1.4.1 Introducción La propuesta ursina nace en Estados Unidos y, en menos de veinte años, se expande a los cinco continentes. Si bien en algunas comunidades existen procesos locales de construcción de identidad sexual entre varones homosexuales, que pudieran responder a una búsqueda similar a la de los osos en términos de rechazo a los estereotipos afeminados de la homosexualidad, es con el emergente proceso de construcción de identidad osuna estadounidense y con las apropiaciones regionales de la propuesta norteamericana, que podemos observar un proceso de construcción de identidad oso de alcance mundial y con variantes de carácter local y regional. Para los años ochenta, los contactos mundiales entre individuos, grupos y comunidades gay se volvieron más ágiles y constantes en relación a la difusión de las primeras ideas de política sexual de los años sesenta. Los medios electrónicos como el internet abrieron, como nunca antes, canales de comunicación e intercambio de información a nivel mundial. Además de la rapidez ofrecida por internet, el anonimato y la confidencialidad hicieron de este espacio electrónico un lugar altamente atractivo en donde sus usuarios podían hablar libremente de sexualidad. Para los grupos de osos estadounidenses el internet permitía el estar en contacto permanente entre los miembros de cada club, entre los miembros de distintos clubes y, además, el poder contactar a otros varones gay susceptibles a interesarse por lo osuno. Fue a través del internet que varones de distintos países conocieron el estilo de vida oso estadounidense motivando, a algunos de ellos, a diseñar un portal electrónico sobre lo ursino y convocando a la formación de grupos locales. Un buen número de clubes de osos, como el Club de Osos Mexicanos, empezaron siendo grupos virtuales en donde poco a poco se fueron contactando varones atraídos por la
38

También existen osos delgados pero acordes a la “actitud” oso, más adelante se abordarán las distintas clasificaciones de osos. 39 Más adelante se explicará lo que los clubes de osos entienden por “ser hombre”, lo que el Club de Osos Mexicanos entiende por “ser hombre” y lo que para mí implica “ser hombre” en el Club de Osos Mexicanos a partir de la presente investigación.

35

propuesta osuna y, al paso del tiempo, estos grupos virtuales se convirtieron en clubes y asociaciones. El flujo internacional de turistas gay a las grandes ciudades norteamericanas en la década de los años noventa también permitió la difusión de lo ursino facilitando la posibilidad de reproducir y adaptar lo osuno en distintos países del orbe. Si el acceso al internet está restringido a quienes poseen una computadora, una línea telefónica y un contrato de servicio, la posibilidad de realizar un viaje internacional está económicamente aún más limitado volviéndose privilegio de unos cuantos. Los viajes, por lo tanto, han sido una vía de contacto secundario para la difusión de lo ursino privilegiando al internet como la vía primaria de contacto. Un ejemplo de la expansión mundial de lo osuno lo podemos observar a partir del rastreo en la creación de clubes de osos y su posterior desarrollo. En Canadá, Europa occidental, Oceanía (Australia y Nueva Zelanda) y Japón se formaron las primeras organizaciones de osos posteriores a las estadounidenses. En su mayoría son regiones altamente industrializadas y, a excepción de Japón, cuentan con importantes comunidades gay vinculadas a sus similares de otros países. Años más tarde, a finales de la década de los noventa y principios del presente siglo, grupos virtuales y clubes de osos emergen en distintos países latinoamericanos, así como en Rusia, Turquía, Irán y Malasia. Debido a la importancia del internet en la difusión del estilo de vida oso, y pensando a los grupos virtuales y clubes de osos como el mejor ejemplo para observar la apropiación de la propuesta norteamericana a nivel mundial, ofrezco un panorama general suficientemente representativo de las organizaciones ursinas de distintos puntos del planeta. El tipo de información obtenida es contrastante: algunos clubes se preocupan por mantener una página electrónica muy completa en donde incluyen un breve bosquejo histórico de su agrupación, otros prefieren usar el internet meramente como espacio de avisos de eventos a realizarse.

1.4.2 EuroOsos Alemania y España son los países europeos en donde existe el mayor número de clubes de osos: 17 en el primer caso y, poco menos de 15, en el segundo. En Inglaterra, Francia e Italia el número baja hasta seis, cuatro y tres, respectivamente.
36

En países como Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Grecia, Irlanda, Holanda, Noruega, Portugal, Rusia, Suecia y Suiza por lo menos se ha formado un grupo de osos. Algunos de estos clubes cuenta con su propia revista que funciona como órgano de comunicación interna y difusión de la cuestión ursina. Además, existe una revista electrónica sobre osos europeos. La página electrónica Eurobear40 se especializa en temas ursinos de la región. Sus principales secciones son 1) “perfiles de usuarios”, en donde se pueden encontrar más de 6500 descripciones de varones oso o amantes de oso de todo el mundo, principalmente de Europa; 2) “tienda”, en donde se ofrecen productos con temática osuna como libros, revistas y videos; 3) “arte”, conformada por distintas galerías con fotografías y caricaturas homoeróticas. El visitante de esta página puede leer una historia erótica, enterarse sobre consejos de viaje, así como mandar gratuitamente una postal electrónica. He seleccionado a seis países europeos con el fin de mostrar aspectos generales de algunas organizaciones ursinas que se han formado en ellos. Los criterios de selección tienen que ver con la importancia en el número de clubes por país y con el acceso a la información de las organizaciones. De esta manera, trataré de dibujar un breve panorama de los grupos de osos en España, Francia, Italia, Alemania, Inglaterra e Irlanda.

1.4.2.1 España En el año de 1994 se creó el primer espacio virtual oso en España: Osos Ibéricos. En él se podía encontrar información general sobre la cuestión ursina. Incluía una galería de imágenes, foros de discusión, artículos, enlaces y un canal de conversación. Este último servicio fue el único que sobrevivió después del cierre del lugar virtual en 1997. Aproximadamente desde hace seis años, distintos grupos de osos se han constituido en ciudades españolas como Barcelona, Sevilla, Madrid, Valencia, Sitges y Zaragoza. Actualmente, según información de La Cueva del Oso41, un grupo virtual de osos españoles, existen más de diez clubes en territorio español: Bears-Asturias, Agrobear Extremadura, Osos de Jaén, Valencia Bears, Osos de Castilla y León,
40 41

http://www.eurobear.com/home/ www.lacuevadeloso.org

37

GuadalkiBear, Euskal Hartzak, Mad.Bear, Bearcelona, Bearagón, Galegosos, Planeta Oso. Bearcelona42, el club de osos catalanes -Club D’Ossos de Barcelona-, señala en su portal electrónico ser “una asociación de personas que tienen el objetivo de difundir el espíritu ursino en la sociedad catalana, reivindicar el derecho homosexual y ayudar a aquellos que no se acepten por ser gays y gays que no se aceptan por no encajar en el modelo imperante.” La página electrónica de los osos catalanes puede ser consultada en cinco lenguas: catalana, castellana, inglesa, francesa e italiana. El club nació en enero de 2000. Los fundadores, quienes se conocieron vía internet, decidieron difundir la propuesta de formar un club de osos catalanes a través del internet y de la pega de carteles en locales gay. Xavi, un miembro de Bearcelona, señala que el ser una asociación legalmente constituida y no sólo una “pandilla” que se reúne periódicamente es lo que los distingue de otros grupos de osos.43 Los osos catalanes organizan una fiesta anual con duración de cuatro días: el Gran Encuentro Anual de Osos de Semana Santa o también conocida como la “kdd”. Xavi explica: “kdd es argot de internet. Significa quedada, o sea cuando la gente queda, tiene una cita. Un sinónimo sería encuentro.”44. Las actividades del Gran Encuentro incluyen fiestas en discotecas gay, comidas de bienvenida y despedida, “chapuzones” en albercas y saunas. Además de los visitantes de distintas regiones de España, a este Gran Encuentro y al Club de osos catalanes llegan personas de otros países, principalmente de Francia e Italia y, en menor medida, de Alemania, Estados Unidos e Inglaterra. Así como la página de osos catalanes puede ser consultada en cinco idiomas, en su “libro de visitas” pueden leerse mensajes en francés e inglés sobre el encuentro anual:

C'est absolument génial! très convivial !!!! Vous êtes tous adorables Je reviendrais l'année prochaine sans doute. C'est cool de savoir que vous

42

http://www.bearcelona.org Correspondencia electrónica personal con Xavi, miembro de la Associació Gai d’Óssos i Admiradors de Catalunya Bearcelona. Agosto 18, 2003. 44 Correspondencia personal electrónica con Xavi, miembro del Club d’Ossos de Barcelona. Agosto 23, 2003.
43

38

existez et pas très loin de chez moi en plus. Toulouse, Francia.).45

Je vous aime

(Gérard de

The entire event was fantastic! I enjoyed the bars, but it was especially nice to have other events like the pool party and the formal dinner too. I met so many nice people which I am sure some of which will turn into true friendships. (Geoff de California, Estados Unidos.)46

Los osos catalanes se reúnen cada miércoles por la noche en un bar de Barcelona. Funcionan a través de comisiones de trabajo como son la “lúdico-festiva”, la “sociocultural”, la de “bienvenida” (tanto para los nuevos como para los turistas), la de “derechos” o la de “comunicación” que, entre otras tareas, tiene la de coordinar el fanzine del Club, titulado Pels Pèls. El grupo Mad.Bear47 de osos madrileños nació en el otoño de 2001 para fomentar el ambiente osuno en Madrid y organizar la “kdd”. Como en el caso de los osos catalanes y de los osos de distintas regiones de España, la kdd madrileña es una fiesta o convivencia de dos o más días. La kdd que Mad.Bear organizó en diciembre de 2002 consistió en fiestas, excursiones, comidas y visitas a saunas. Para economizar los gastos, los osos madrileños propusieron dos paquetes que incluían algunas o todas de las actividades del programa, el precio del paquete A (el más completo) fue de 75 euros, el paquete B de 65 euros. El alojamiento de las tres noches no estaba considerado en los paquetes. En 2002 los osos de la región de Extremadura empezaron a organizarse como club. Su intención es reunirse por lo menos una o dos veces al mes, así como celebrar fiestas, kddas, excursiones, cenas y comidas. En mayo de 2003 organizaron su kdd de primer aniversario, entre las actividades que anunciaron en su programa destacan los concursos Mr. Bear, Mr. Chasser, Mr. Pelo, Mr. GraciOSO, Mr.Chubby y Mr. Agrodance. Los ganadores pudieron disfrutar de premios como botellas de licor de bellota de Extremadura, ositos de peluche, discos compacto con música “agrodance” y trofeos.

“¡Es absolutamente genial, mucha convivencia! Todos ustedes son adorables. Sin dura regresaré el próximo año. Es agradable saber que existen y además no muy lejos de mi hogar. Los amo.” Mensaje publicado en el libro de visitas de Bearcelona el 3 de abril de 2002 46 “Todo el evento fue fantástico. Disfruté de los bares y fue especialmente agradable el contar con otros eventos como la fiesta en la piscina y la cena formal. Conocí mucha gente agradable, con algunos de ellos seguramente tendré una sincera amistad.” Mensaje publicado en el libro de visitas de Bearcelona el 4 de abril de 2002

45

39

En la página del Club AgroBear Extremadura48 se puede conocer al “oso del mes” a través de una galería de fotos del “afortunado” y una lista de sus “datos técnicos”: peso, altura, edad, ojos, pelo, complexión, lugar de residencia, correo electrónico y gustos (qué tipo de hombres prefiere). Por otro lado, en la sección de “relatos” el usuario puede leer historias homoeróticas, ejemplo de éstas es “Mi primer trío”, escrita por Shevy: (…) El gran oso se puso de pie sin sacar su enorme polla de mi boca, y el nuevo oso comenzó a follarle, lentamente al principio, y mas rápido después, hasta llegar a un ritmo frenético en el que los tres estábamos al borde del éxtasis (…).

La página de los osos de Extramadura incluye, además de información ursina, una liga hacia la bandera y el himno de Extremadura, en donde el usuario puede leer el origen de ambos elementos regionales: “el himno de Extremadura es una composición poética y musical cuya letra pertenece a José Rodríguez Pinilla y la música fue compuesta por Miguel del Barco Gallego”, se lee en esta sección de la página. Al igual que AgroBear Extremadura, GuadalkiBear nace como un club de osos regional pensándose como un “nuevo club de osos, gorditos, maduros y admiradores de osos en el sur de España”49, principalmente de Andalucía. No se necesita ser andaluz para participar del grupo, cualquier persona puede inscribirse a él. Una de las metas de GuadalkiBear es la “autogestión”, buscando que los miembros, simpatizantes y afiliados del grupo no carguen con el financiamiento del grupo, sino que sean los patrocinadores y el dinero recaudado por la venta de camisetas y otros productos la fuente de financiamiento del club. El lugar de reunión de los osos andaluces es el bar Men to Men de Sevilla, un espacio gay para osos y “gorditos”. Si bien los miembros del Club frecuentan el bar durante todo el mes, es el primer viernes de cada mes cuando se celebran las reuniones oficiales. Además de las reuniones en el bar, GuadalkiBear organiza encuentros anuales desde el año 2000, siendo de los primeros grupos de osos españoles en impulsar tales encuentros. Este club concibe al sujeto oso como:

47 48 49

http://www.madbear.org/ http://es.geocities.com/agrobear_extremadura/pagW/p1.gA2..htm http://www.guadalkibear.com/

40

(…) cualquier persona (que) independientemente de sus características físicas, no se sienta identificado con la forma de ver las cosas del gay tradicional, quiero decir que si eres un tío de a pié no vas de diva/loca/divina de la muerte, puede que te sientas más identificado con este movimiento alternativo, que consiste en una serie de personas que se engloban en la movida Oso y que van ellos mismos por la vida, sin más historia.50

Para los osos andaluces, el gay “tradiconal” representa a aquel varón con conductas socialmente consideradas femeninas: “diva”, “loca”, “divina” y que no tiene conflicto alguno en expresarse y actuar como tal.

Cartel del evento Guadalkibear

Ganadores del evento Guadalkibear

Logo de Osos Vascos

Propaganda de Osos Andaluces

50

http://www.arrakis.es/~guadalkibear/02_conjumarcos2002.htm

41

1.4.2.2 Francia En el portal electrónico francés Cybears51, el oso Rant trata de reconstruir la historia de los osos en Francia reconociendo que ésta no es una empresa sencilla. La ciudad en donde se pueden rastrear los orígenes que darían pie, años más adelante, a las primeras iniciativas de organización oso es París. En septiembre de 1979 se inaugura el Café Moustache, uno de los primeros bares gay de la capital francesa, espacio de visibilidad para aquellos clones de las imágenes de varones masculinos y bigotudos dibujados por el caricaturista Tom of Finland52. Los años ochenta fueron los años de gloria para los asistentes al Café Moustache, después, la imposición del circuito gay comercial parisino acabaría, por un tiempo, con la reputación de este espacio. A partir del 2000 resurgió con nuevos bríos el Moustache. Surge una primera asociación con el nombre de Gais Nounours teniendo como meta la promoción de los gay corpulentos. Utilizan el término francés nounours53 rechazando el marcar una diferencia tajante entre el término oso (varón peludo) y el término chubby (varón gordo) como se hace en otros países, señalan los franceses. Para el oso Rent, esta asociación representó una primera alternativa a la “estandarización” del modelo estético dominante de varón gay, modelo fincado en el culto al cuerpo joven y delgado. Para finales de los años noventa, esta iniciativa pionera se multiplicaría al formarse clubes ursinos en París y, para el año 1999, en Lyon. Para este mismo año, por lo menos un par de bares gay de osos abrían sus puertas en la capital francesa. Actualmente, en Francia existen siete grupos de osos en las ciudades de París, Lyon, Nantes, Lille, Bordeaux y Montpellier. Cada año, en el mes de noviembre, los osos franceses se reúnen en el evento Mr.Bear France, una fiesta con espectáculo cómico en donde seleccionan al oso del año. El evento es organizado por la Bear Pride Organisation. En la edición 2002 el trofeo se lo llevó el oso Jean al conseguir el 30.95 por ciento de los votos, seguido muy de cerca por el oso Pascal con el 26.98 por ciento y, en un tercer sitio, el oso Cyril se conformó con el 12.59 por ciento del apoyo de los asistentes.
51

Para el concurso de 2003 se ofreció una cena bufete con

http://www.cybears.org/ Las imágenes homoeróticas del caricaturista finlandés Touko Laaksonen, mejor conocido comoTom of Finland (1920-1991), representan a varones musculosos, vestidos por lo general con ropa de cuero o uniformes de oficios diversos (marineros y policías, principalmente). Estas imágenes han sido ampliamente conocidas desde las últimas décadas del siglo XX en las comunidades gay de Estados Unidos y Europa. 53 “Oso de peluche”
52

42

especialidades francesas, vinos y bebidas. dos asociaciones de lucha contra el SIDA.

Después de la selección de Mr.Bear

France se jugó una lotería, los beneficios económicos del juego fueron destinados a

El club de osos de París, Aminours54, surgió en febrero de 2000 como una asociación no lucrativa. Hasta julio de 2002 el nombre del club fue Ursus France. El objetivo del grupo es promover una imagen positiva del varón corpulento a fin de que éste salga de su aislamiento, venciendo cierta hostilidad del ambiente gay “tradicional” y aceptando la gordura más allá de la demagogia discursiva. Son un club abierto, no segregacionista, en donde puede participar cualquier persona independientemente de la apariencia física. Las actividades de los osos parisinos van desde los encuentros en bares, las cenas o las excursiones de fin de semana, hasta las visitas al sauna o los días de alberca. El grupo de osos de Lyon, Bears Lyon55,al igual que otros grupos europeos, no pretende ser una asociación, simplemente es un colectivo de amigos en donde no se necesita de una adhesión formal para participar de él. No están de acuerdo con la segregación ni con la formación de un nuevo ghetto, por lo que no hacen del físico, de la formación académica, de la vestimenta o de la ubicación geográfica un requisito de participación. Para ellos, el movimiento gay no ha respetado su propuesta histórica, la del derecho a la diferencia. Los osos de Lyon, advierten, no están dispuestos a perpetuar dicha contradicción. Ellos proponen, por ejemplo, no reunirse en un mismo bar de la ciudad, sino ir cambiando de lugares de encuentro con el objetivo de no generar ghettos. El club Ursus Sud56 existe desde abril de 2001 y, a partir del 8 de marzo de 2002, funciona como asociación legal. El bureau del grupo está constituido por un presidente, un vice-presidente, un secretario general, un tesorero y un secretario. En la asamblea general de febrero de 2003, el presidente informó que Ursus Sud cuenta con 90 afiliados, de los cuales 67 son socios y 23 son miembros asociados o miembros de honor. Los osos del sur de Francia organizan actividades “culturales”, deportivas, de esparcimiento, convivencia y diversión. Cada mes organizan una comida barbecue con un costo de 10 euros para los miembros y 15 para los visitantes, el primer viernes de cada mes el sauna Koncept es testigo de la presencia de los osos franceses.

54 55 56

www.aminours.com http://www.bearslyon.fr.st http://ursussud.free.fr/ursusframes.html

43

Bears Nord57 y Bears Box58 son dos sitios ursinos franceses en internet. El primero para los osos del norte de Francia y, el segundo, para los de Bordeaux. Ambos organizan actividades. Los osos de Bears Nord se reúnen cada miércoles para realizar alguna actividad de convivencia propuesta por alguno de los asistentes y, en ocasiones, conviven los martes en alguna piscina. Por su parte, los osos de Bears Box tienen agendada dentro de sus actividades una fiesta en sauna, así como reuniones mensuales.

Imagen realizada por Tom of Finland

Mr. Oso Francia 2003

Barbecue del grupo Ursus Sud

57 58

http://www.bearsnord.fr.st/ http://www.bearsbox.fr.st/

44

1.4.2.3 Italia La asociación Orsi Italiani Girth & Mirth59 comenzó sus actividades en Milán a principios del año 1992, siendo el grupo italiano de referencia internacional sobre el “movimiento” Girth & Mirth. Se piensan como una asociación de expresión pública de la aceptación de cuerpos voluminosos y de los signos externos de “madurez”: la barba y el vello corporal. Desde 1992 este club ha publicado un boletín, que con el paso del tiempo pasó de fanzine a revista bimestral. Para 1994, el club Orsi Italiani Girth & Mirth ya participaba en eventos gay internacionales. Su debut fue en el 25 Aniversario del Stonewall en Nueva York. Para el mismo año se integraron a la Primera Marcha del Orgullo Gay de Milán. Un integrante del grupo decidió abandonar a sus compañeros, debido a la visibilidad del club en los medios de comunicación, formando al poco tiempo el club Magnum. El lema del club Orsi Italiani Girth and Mirth es “felice di essere grosso, contento di essere peloso, orgoglioso di essere omosessuale.”60 Para los osos italianos de Milán, un oso, entre otras cosas, es un hombre “natural”: L' orso Italiano e' quindi un omosessuale robusto e/o peloso e felice di esserlo, e'un uomo "naturale": contento della propria eta'del proprio corpo robusto e dei propri peli.61 , Magnum Club Italia62 se piensa a sí mismo como el grupo más grande de osos y chasers63 italiano, la asociación federada más innovadora y activa. Los requisitos para pertenecer a este club, con base en Milán, son el no comprometer el nombre de Magnum en actividades públicas de cualquier tipo, al menos que éstas sean aprobadas por el consejo, así como el respetar la ideología, el credo religioso y el compromiso social de los participantes, lo cual implica dejar para otro espacio cualquier preocupación política. Las tres principales figuras del consejo son el presidente, el vice-presidente y el secretario. Para ser miembro del club sólo basta con llenar una suscripción, que se puede bajar de la página electrónica de Magnum. El precio de la membresía para el 2003 fue de 30 euros, dinero destinado al mantenimiento del club y al apoyo a
http://www.orsiitaliani.com/ “feliz de ser gordo, contento de ser peludo y orgulloso de ser homosexual” 61 “el oso italiano es, entonces, un homosexual robusto y/o peludo y contento de serlo, es un hombre natural: está contento con su edad, con su cuerpo robusto y con su vellosidad.” 62 http://www.magnumclubitalia.com/index2002eng.html 63 “cazadores”, el término hace referencia a aquellos varones quienes gustan de relacionarse afectiva y sexualmente con varones oso. Más adelante se hablará de las clasificaciones oso.
60 59

45

organizaciones con trabajo en VIH-SIDA. La tarjeta de miembro ofrece beneficios al interior del grupo, así como descuentos en algunos comercios gay de las ciudades de Milán, Verona y Brescia. Las actividades ordinarias del club son convivencias en distintos bares, discos y saunas de la región. Un tercer club de osos italiano es Porto Orso64, de la isla de Sicilia. No es una asociación, no es un club ni tiene personalidad jurídica alguna, por ahora. Ellos prefieren definirse como un “movimiento” o simplemente como un grupo de personas que comparte intereses y actitudes particulares: todo aquello relativo al mundo de los osos. Su objetivo es el impulso de la estética ursina en la isla siciliana. Con apoyo de la librería AltroQuando de Palermo, Porto Oso publica el fanzine Woof! en torno al cual el grupo se ha consolidado, comprometiéndose cada integrante con el mantenimiento de esta publicación trimestral y gratuita. La revista está pensada como el punto de partida hacia la construcción de una comunidad ursina local.

A pesar de haber organizado distintas fiestas, el club de osos de Roma, Epicentro Ursino Romano65, aún está en búsqueda de personas que apoyen su esfuerzo. Un anuncio en su portal de internet señala: “siete stanchi dell' aridita'totale del panorama omosessuale nei vostri confronti? Siete stanchi delle strutture sociali omosessuali che vi mangiano in testa speculando sulla vostra diversita' Siete stanchi ? di pagare decine e decine di euro nelle discotechea'la page per vedere quell' atroce spettacolo che e' struscio delle reginette? Siete stanchi di firmare tessere dell' lo arcigay pagando 13 euro ogni sei mesi per farvi controllare anche il buco del culo? Siete stanchi di essere considerati sterili nicchie di mercato per speculatori di sorta o basi politiche per chi ha smanie di potere da costruire su di voi? Desiderate uno spazio in cui costruire la vostra identita'ursina, nelle sue infinite sfumature, socializzare e fare sesso liberamente senza nascondere lo sguardo per la vergogna? Allora Epicentro Ursino Romano fa per voi!!!66
64

65

http://web.tiscali.it/portorso/chisiamo.htm http://www.epicentroursino.it/indexeng.html 66 “¿Están cansados de la completa aridez que les ofrece el panorama homosexual? ¿Están cansados de las estructuras sociales homosexuales que se aprovechan de ustedes especulando sobre su diversidad? ¿Están cansados de pagar decenas y decenas de euros en las discotecas de moda para ver aquellos atroces espectáculos de pasarelas de divas? ¿Están cansados de firmar credenciales del “Arcigay” pagando 13 euros cada seis meses para que te controlen el culo? ¿Están cansados de ser considerados nichos estériles del mercado por cualquier especulador, o de ser bases políticas de quien tiene ansias de poder tomándolos como su base? ¿Desean un espacio en el cual puedan construir su identidad ursina con sus infinitos matices, socializar y tener sexo libremente sin esconder la mirada por la vergüenza? Entonces Epicentro Ursino Romano es para ustedes.” El colectivo Arcigay es una de las asociaciones gay más antiguas de Italia, fue fundada en 1985. Se piensa sí misma como la organización más importante en defensa de los derechos homosexuales en Italia. Para el año 2000 contaba con 100,000 asociados. http://www.arcigay.it/

46

El Epicentro Ursino Romano, como se puede leer en la invitación que hace en su página electrónica para participar en él, es un espacio alternativo al circuito comercial gay italiano, del cual critican su “aridez”, la actitud de “divas” de sus clientes y los altos precios para ingresar a sus negocios. Asimismo, se presentan como un grupo que está en contra de los “intereses” económicos y políticos tanto de los empresarios con negocios gay, como de los políticos y activistas en derechos homosexuales, entre otros los del colectivo italiano Arcigay.

Revista de los Osos de Sicilia

Viaje a la playa de los Osos de Milán

Contingente del Club Orsi Italiani Girth & Mirth en una Marcha del Orgullo LGBTT

47

1.4.2.4 Alemania El club de osos Spreebären67 de Berlín fue fundado en abril de 1999 como grupo social para varones oso y varones velludos, así como para sus admiradores. No pretenden constituirse como asociación, simplemente desean ser un grupo privado en donde no existan membresías ni miembros. El costo de sus gastos es cubierto a través de donativos. Este club ha recibido, en reconocimiento a la calidad de su sitio electrónico, los premios Rainbow Award (2001), Gay Page Award (2001) y el Pride Equality Award (2001), por parte de asociaciones lésbicas-gay estadounidenses. Los osos berlineses se reúnen todos los sábados en el bar Derneue Oldtimer, además, los primeros viernes de cada mes celebran una tardeada ursina en el bar New Action, en donde no pueden faltar los videos eróticos y el cuarto obscuro68. Participan en el Christopher Street Day de Berlín, el evento público más importante de la comunidad gay alemana. En diciembre se reúnen para pasar la cena de Navidad juntos. Al club Spreebären le interesa mantener contacto con otros grupos de osos y, en concreto, con los osos de la zona este de Berlín. El club tiene su propia revista, Papa Bär, la cual tienen una periodicidad mensual. Cada año los osos berlineses organizan un evento al cual acuden osos de distintos países. Para el 2003 el encuentro Bearopolis, en su tercera edición, incluyó eventos como cenas, comidas, visitas a saunas, noche de disco y paseos por las calles de Berlín. El interesado en participar en este encuentro de osos alemanes pudo registrarse y pagar vía internet. El pago por otros productos ursinos del club no puede efectuarse vía electrónica, sólo en las reuniones de los martes. Pocos meses antes del nacimiento del club de osos en Berlín, los osos de Hamburgo formaron su grupo: Nordbaeren Hamburg e.V.69 Empezaron reuniéndose cada tercer viernes de cada mes en el bar Willi’s, reunión que a la fecha respetan sin dejar de dar luz a otros eventos como los encuentros en sauna celebrados los primeros viernes de cada mes, en donde -a decir de sus organizadores- a los participantes se les sube la temperatura no sólo por el vapor del lugar. Otras

http://www.spreebaeren.de/sprbframeGB.html Se conoce como “cuarto oscuro” al espacio sin luz o con poca luz, generalmente cerrado, destinado al encuentro sexual de sus usuarios. La oscuridad permite el anonimato. 69 http://www.nordbaeren.de/
68

67

48

actividades de los osos de Hamburgo son los torneos de boliche, las caminatas por la ciudad, las visitas al zoológico, las excursiones a la isla Sylt en el Mar del Norte. Al igual que los osos de Berlín, sus compañeros de Hamburgo tienen a la venta playeras de su club, pero a diferencias de los berlineses, los de Hamburgo sí pueden recibir el pago vía internet. La playera, en talla XL o XXL, cuesta 16 euros más el envío: si es dentro de Alemania el costo del envío es de 3 euros, fuera de Alemania la cantidad se duplica. En la ciudad de Colonia, al igual que en la de Berlín, existen por lo menos dos clubes de osos: Bartmänner Köln e.V. y Waltzing Bears Cologne70. Este último grupo está formado por doce “divertidos” integrantes. Al parecer ese carácter lúdico radica en ser un club orientado al baile y, en particular, al squaredance en donde el ritmo va indicando la disposición de las coreografías tipo música country. Cada primer, tercer y quinto lunes de cada mes se reúnen para ensayar sus bailes. Al club Waltzing Bears no le interesa la estructura organizativa de una asociación, por tanto carecen de la figura de presidente y sus problemas los solucionan a partir de esfuerzos colectivos. Además de bailar, estos osos de Colonia suelen ir juntos al cine, al teatro, a la ópera, a viajes ursinos o simplemente ir a tomar una cerveza con sus similares de la ciudad de Viena, en Austria. Otro grupo ursino de Colonia, el club Bartmänner Köln e.V.71, organiza el evento más importante de la “escena” ursina alemana: la Semana del Orgullo Oso, en donde el concurso Mr.Bear Alemania es la principal atracción de este encuentro internacional que reúne alrededor de 2000 visitantes. Para el 2003 el tema de la Semana llevó el nombre de Hairy-Hollywood. Además de los grupos de osos de las ciudades de Berlín, Hamburgo y Colonia, existe una decena de clubes ursinos en otras ciudades alemanas como en Frankfurt, Freiburg, Hanoover, Munich y Nürnberg.

70 71

http://www.waltzing-bears.de http://www.bearscologne.de

49

Revista de los Osos de Berlín

Mr. Bear Alemania 2002

Osos de Hamburgo

1.4.2.5 Inglaterra El Club Lines & Bears72 de Londres fue fundado en 1995 como club social y de baile. Sus participantes se reúnen cada martes en el Dukes Bar pagando dos libras los miembros y tres libras más los no miembros. Durante la primera hora de la reunión se imparten clases de baile. Este Club se ha encargado de organizar los bailes de otros eventos de la escena gay londinense e inglesa: London Mardi Gras/Gray Pride, Summer Rites y el Brighton Pride. Junto con otros grupos de osos ingleses como el BearHug, Lines & Bears organiza encuentros como el Bear Pride UK 2003, éste es un

72

http://hometown.aol.co.uk/linesandbears/index.html

50

evento anual que dura cinco días y que para el 2003 tuvo como tema “Osos en el Mar”. El grupo londinense BearHug73 consta de por lo menos 500 integrantes principalmente de Inglaterra, Europa continental y Estados Unidos. Según los responsables de su página electrónica el nombre “Abrazo de Oso” -en su traducción al español- es el símbolo perfecto del oso común, ya que refleja la calidez del varón oso. En el grupo pueden participar osos y amigos de osos de 18 años en adelante. El club está organizado a través de un Comité Ejecutivo, el cual es electo anualmente y cuenta con diez miembros: Presidente, Secretario, Tesorero, Editor, Encargado de Ventas, Coordinador de Eventos y cuatro consejeros. Para ser miembro del grupo se debe pagar una membresía anual de 12 libras con domicilio en el Reino Unido o 14 libras con domicilio en el resto del mundo. El pago se puede realizar vía internet con tarjeta de crédito. Quien no es miembro puede acudir a las reuniones semanales del grupo. El grupo BearHug tiene como objetivos promover la socialización a través de la organización de reuniones y la distribución de la revista ForBears (gratuita para miembros y a 1.50 libras para público en general). Además de las reuniones semanales, el grupo organiza eventos como juegos de boliche, idas al sauna, el concurso Mr. Bear London o caminatas por los alrededores de Londres. Desde enero de 2003 el club cuenta con una acta constitutiva de 11 puntos en donde se especifican las reglas de funcionamiento del colectivo.

Osos ingleses del Club Lines & Bears

Mr. Oso Londres

73

http://www.bearhug.net/index.htm

51

1.4.2.6 Irlanda La idea de constituir el Leather Uniform Bear Encounter (L.U.B.E.)74 de Dublín, Irlanda; comenzó a partir de una carta publicada en noviembre de 1999 en la revista GNC75, en la cual su autor se lamenta de la no existencia de un estilo de vida leather irlandés lo suficientemente visible. Lo oso, en esa carta, está considerado dentro de lo leather76: “(…) By leather I mean men who are into leather, rubber, uniforms, skins, bears and safe, sane, consensual S&M77”. Al final de la misiva su autor, identificado como Joe, llama a una reunión en la OUThouse, llamado al que acudieron 17 varones. El grupo fue constituido de manera formal en abril de 2000. Un comité electo se encarga de organizar las actividades de LUBE. Para poder ser un miembro con derecho a voto se debe estar de acuerdo con los objetivos y metas del grupo, acudir a tres reuniones, llenar una formato de inscripción, ser aceptado por el comité y pagar una membresía anual (25 euros para trabajadores y 13 euros para discapacitados o desempleados). Se reúnen en el Outhouse de Dublín el segundo miércoles de cada mes a partir de las 20:00 hrs. Los objetivos y metas del grupo LUBE son: 1) el proveer una ambiente positivo para varones gay y bisexuales vinculados a lo leather, a lo ursino, al gusto por los uniformes, a la estética skinhead78, así como a las prácticas sadomasoquistas “sanas” y consensuadas; 2) colaborar con los establecimiento mercantiles de la escena gay de Dublín e Irlanda; 3) ser un foro de expresión y educación del sexo seguro; 4) ser cada día más visibles dentro y fuera de la comunidad lésbica-gay-bisexual irlandesa; 5) mantener contacto con distintas páginas electrónicas afines; 6) afirmar a través de su estructura, acción y discurso los principios de aceptación, diversidad y equidad; 7) cooperar con otros grupos lésbico-gay-bisexuales buscando una verdadera sociedad incluyente en Irlanda.

http://www.lube.ie/ Gay Community News 76 http://www.lube.ie/lubestarted.html 77 “Por leather quiero referirme a hombres con gusto por el cuero, el plástico, los uniformes, las pieles y lo ursino, así como a las prácticas sadomasoquistas seguras, sanas y consensuadas.” S&M significa sadomasochism o sadomasoquismo
75

74

52

1.4.3 Oceanía: el caso australiano Para mediados de 2003, por lo menos ocho clubes de osos se habían formado en Australia y uno en Nuevo Zelanda. En ciudades australianas como Sydney, Melbourne, Brisbane, Canberra, Perth y Adelaide, así como en la neozelandesa Auckland, el estilo de vida oso ha tenido cierto impacto entre los varones gay. El primer grupo de osos australianos, Ozbears Australia, se fundó en la ciudad de Sydney en 1990 por David Hill, quien conocía el estilo de vida oso de San Francisco, California. En el mismo año, el grupo de osos Melbourne Ozbears79 comenzó a incidir en el ambiente gay de la segunda ciudad más grande de Australia. Desde 1991 los osos han tenido presencia en las actividades públicas del movimiento gay australiano. Las principales y más exitosas actividades del grupo de Sydney Ozbears Australia fueron las reuniones dominicales en donde se juntaban para comer, tomar el te o el café y, si así lo buscaban sus miembros, tener encuentros sexuales en un cuarto oscuro diseñado ex profeso. Este primer grupo de osos australianos desapareció en 1995 debido, según Bob Hay (1997:230), 1) al impacto del VIH-SIDA al interior del grupo cobrando la vida de su fundador, 2) a los conflictos internos que generaron tensión y deslealtad entre los organizadores y 3) a la división que generó la incorporación de lo leather dentro del grupo. En abril de 1993 se constituye Ozbears of South Australia con base en la ciudad de Adelaide. El presidente fundador, Karl Newman, conocía la experiencia del grupo de osos de Sydney, la cual le sirvió para impulsar la formación de este nuevo club ursino en el sur de Australia. En ese mismo año, y partir de la experiencia de los osos de Sydney, Ken Beer, siguiendo el caso de Newman, forma el grupo de osos de la ciudad de Perth conocido como West Australian Marsupial Bears and Their Supporters (WOMBATS). A finales de 1993, en la ciudad de Brisbane, se formaría un quinto grupo de osos: Brisbears, conocido por sus múltiples actividades como son las salidas a las islas de la Bahía Moreton, rallies automovilísticos, así como “safaris”80 a playas nudistas de la costa norte australiana.
78

Lo “skinhead”, o “cabeza rapada”, a lo cual hace referencia este club, es una estética corporal y de vestir, no una postura ideológica y política. 79 Un año después el grupo se desintegró. 80 El término safari en este contexto no hace referencia a la actividad de cazar animales, sino a la acción de conquista, ligue, flirteo.

53

En el caso de Melbourne no fue sino hasta 1996 cuando surge el segundo grupo de osos, cinco años después de la desaparición de Melbourne Ozbears. El renacimiento del grupo comienza con la formación de una lista de correos electrónica que aglutinaba a 70 osos de la ciudad y era financiada por el oso “Be(ar)n”. Un año después se celebra la primera reunión en donde deciden cambiarle el nombre al grupo adoptando el de VicBears. Meses después de la desaparición del grupo pionero de osos australianos surgió el club Harbour City Bears en Sydney, el cual ha sido incluyente aceptando la incorporación de los varones leather en sus filas. Seumas Hyslop (2001: 271) señala que el éxito de este grupo fue apabullante: a los pocos meses de funcionar ya contaba con más miembros de los que alguna vez contó el Ozbears Australia en sus mejores épocas. Harbour City Bears se reúne en un bar local el primer viernes de cada mes, el tercer viernes de cada mes organizan una noche de baño sauna. Asimismo, organizan días de playa, idas al cine, torneos de boliche, tardes de pastel y café, etc. Para 1997 el grupo Harbour City Bears organizó el evento Bear Essentials 1997 en el marco del festival gay anual, conocido como Mardi Gras. Tomando como referencias los festivales gay ursinos estadounidenses, los osos australianos planearon un evento de cinco días que incluyó noches de bar, una tardeada en una playa nudista, días de campo y fiestas nocturnas en los baños sauna, así como la participación en el desfile gay del Mardi Gras. Se registraron 147 personas al evento, incluyendo varones de Estados Unidos, Reino Unido y Europa (principalmente Alemania). Al año siguiente el mismo evento reunión a casi 450 osos y, en 1999, a más de 500. Algunos meses después del festival Bear Essentials 1997, los VicBears organizaron un concurso de “cachorros”81. El evento tuvo un impacto nacional reuniendo a más de 400 personas, fue transmitido en vivo por un programa de radio gay de la ciudad de Melbourne. En 1998 se volvió a realizar el concurso, tanto de cachorro como de oso. Quienes formaron el jurado fueron miembros de los grupos de osos australianos (Hyslop, 2001: 280). Los artículos revisados sobre la cuestión ursina australiana no hablan de los criterios de selección en los concursos.

81

“Cachorros” hace referencia a una clasificación de varones oso.

54

Hyslop, ex miembro de uno de los principales grupos de osos de Sydney, reconoce el papel destacado de los osos australianos fuera de la isla. Estos han ganando premios en concursos mundiales de osos como ha sido, a decir de Hyslop, el principal título ursino internacional: el Mr. Bear Pride 1999, ganado por un oso australiano en la ciudad de Chicago.

Osos australianos

1.4.4 Los Osos y su entrada a Medio Oriente y Asia En Asia, al igual que en África, no hay una presencia importante de clubes de osos en las distintas regiones del continente. Sólo hay una organización en Japón82, una en Irán, una comunidad virtual en Malasia y dos clubes en Turquía83. Hasta hace algunos meses en Israel existía un club de osos, sin embargo, para agosto de 2003 en su sitio electrónico aparecía la siguiente leyenda: “This is the end. We all moved to the U.S. Had enough of the BS. Sorry for not being patriotic, wish you all happiness. ISRABEARS”84. El caso del club iraní puede ser ilustrativo sobre la importancia del ciberespacio en aquellos países en donde la homosexualidad está prohibida y penada. El internet, en este contexto, quizá juegue una papel de alta importancia al ofrecer cierto anonimato entre quienes pueden acceder a pagar el servicio electrónico y, de esta manera, enlazarse a las redes amicales de varones homosexuales musulmanes. El
http://www.st.rim.or.jp/~lonestar/bcj/ Si bien es cierto que en algunas páginas de osos europeos el grupo de Turquía está incluido en la sección “Europa”, los osos turcos, sin dejar de evidenciar su relación con los osos italianos y griegos, ubican a su país como asiático y musulmán. Por ello los incluyo en este apartado. 84 “Este es el final. Nos mudamos a Estados Unidos. Tuvimos suficiente del BS. Perdón por no ser patriotas y les deseamos sean felices.” Quizás BS se refiere al término coloquial bull shit, que en castellano se podría traducir como “mierda”. http://www.geocities.com/WestHollywood/7708/
83 82

55

caso de los osos turcos refleja las complejas relaciones entre lo “occidental” y lo “musulmán”, tensión general en la cultura turca. Lamentablemente, la información sobre los osos japoneses es limitada. En su página electrónica se puede leer que algunos de sus miembros, desde 1996, han viajado a Estados Unidos y Canadá a eventos de osos; sin embargo, no hay información sobre el surgimiento y las actividades del club japonés. En la sección “archivos” de su página se pueden consultar carteles que invitaron a su tres primeras reuniones (1994 y 1995), así como un par de listas de asistencia en donde aparecen dibujados los integrantes del club. 1994.
85

Al parecer, según su logo, el grupo nació en

Osos japoneses

Propaganda de Osos de Japón

1.4.4.1 Turquía Los osos de Turquía, Türkiye Ayilan86, se definen a sí mismos como un grupo “no real”, es decir, un grupo sin lugar físico de reunión y limitado al ciberespacio. Desde septiembre de 1998 sus integrantes se han reunido en más de quince ocasiones, la mayoría de las veces en lugares públicos de Estambul y Ankara. Se reconocen como

86

He tratado de comunicarme con los osos japoneses a través de su página electrónica, sin embargo, no he conseguido éxito en este esfuerzo. http://www.st.rim.or.jp/~lonestar/bcj/ http://www.ayilar.net/

85

56

el segundo grupo de osos más grande de Asia, después del de Japón, y como el primero en la región musulmana. Los osos de Turquía no sólo están conscientes del rechazo casi generalizado a la homosexualidad en su país, sino también de la exclusión de la que son objeto por algunos varones gay turcos. Estos últimos se quejan del posible debilitamiento de un incipiente movimiento lésbico-gay al formar un nuevo grupo, el de los Osos, además de ser una copia –según sus críticos- de los osos estadounidenses. Los osos turcos se dieron a conocer en abril de 2000 a través los medios de comunicación de su país y de los de algunos países de la región, no por una estrategia política de visibilidad, sino a raíz de un incidente relacionado a su planes de participación en uno de los eventos deportivos más tradicionales de Turquía: el Festival de la lucha en aceite Kirkpinar, también conocido como Yagli Gures87. El grupo fue declarado persona non grata por parte de la prensa ante su intención de participar en el Festival. Reconocen que ser gay en Turquía, así como en otros países musulmanes, no es sencillo. Como varones gay oso no pueden realizar lo que otros osos realizan en sus países. Si bien tienen una perspectiva poco alentadora ante el rechazo social frente a la homosexualidad en su país, confían que estando juntos se sentirán bien formando una pieza más del movimiento oso mundial. Las relaciones homoeróticas en Turquía no siempre han sido condenadas, reconoce Mehmet Ali Sahin (2001: 255), integrante y fundador de los Osos de Turquía. Durante el periodo otomano el sexo entre varones era común. La reputación de los baños turcos (hamams) viene de esta época, en donde jóvenes conocidos como tellaks ayudaban a bañarse a los hombres maduros. tellaks podrían ofrecer a sus clientes. En la literatura otomana existen poemas sobre el amor y el deseo entre hombres, muchos de estos poemas hablan sobre la belleza de los jóvenes y cómo
Yagli Gures es un deporte turco practicado desde hace más de 600 años, tiene sus raíces en la resistencia turca ante la invasión otomana. El Yagli Gures consiste en una lucha entre dos varones embadurnados en aceite de olivo, en donde la destreza, además de la fuerza, son los factores que permiten el triunfo. Existen distintas categorías dependiendo la habilidad del jugador. El Festival anual tiene una duración de tres o cuatro días, generalmente el presidente de Turquía es el encargado de entregar el premio al ganador.
87

En los archivos otomanos

existen registros de precios y características sobre los servicios sexuales que los

57

ésta disminuye cuando aparecen los primeros vellos faciales. También hay poemas en donde se aprecia la “virilidad”, el vello corporal y los cuerpos gruesos de los amantes maduros, según Sahin. Algunos de estos poemas homoeróticos otomanos son estudiados por la juventud turca contemporánea como parte de los libros de texto de literatura nacional (Sahin, 2001: 255). No existía censura hacia los poetas otomanos, de hecho algunos sultanes escribieron poesía sobre la pasión entre varones. El sexo con menores no estaba prohibido, los sultanes recurrían a amantes jóvenes con frecuencia. En Bursa existió un palacio para jóvenes amantes de soldados otomanos, de ahí viene la palabra bursali como sinónimo de homosexual (Ibídem: 255-256). La tolerancia hacia la homosexualidad con los otomanos sufrió un revés a partir de la influencia de la cultura occidental desde el siglo XIX. Se adoptaron las formas de gobierno y las ideas filosóficas francesas, así como la repulsión cristiana al sexo entre varones. Sin embargo, la antigua tolerancia hacia el homoerotismo no ha muerto del todo, en la actualidad se puede observar una aceptación generalizada entre la sociedad turca hacia figuras del espectáculo afeminadas (Ibídem: 256). La ley turca no cuenta con artículos específicos que prohíban la homosexualidad, pero sí hace referencias ambiguas a la moral y al orden público. Grupos de poder al interior de los cuerpos policíacos tienen nexos con alas nacionalista de extrema derecha, lo cual impide a las lesbianas y gay organizarse sin dejar de ser presionados por la policía, quien ha prohibido eventos gay incluyendo una Semana Cultural en 1995 organizada por el primer colectivo gay turco: Lambda Istanbul. En junio de 1997, Mehmet Ali Sahin navegó en internet por primera vez. Buscando fotografías de varones velludos fue encontrando sitios sobre osos, lo que le produjo un interés desmedido al sentirse identificado con el estilo de vida gay observado en esos sitios. Se fue contactando con osos de otras partes del mundo y empezó a buscar a osos turcos en internet, conociendo al primero de ellos a finales de 1997. Un año después más de diez osos turcos estaban en contacto a través de la red. Sahin (Ibidem: 260) reconoce que la idea sobre el estilo de vida oso alcanza a los estratos económicos más favorecidos en Turquía, aquellos que tienen los recursos
58

para comprar una computadora y pagar una conexión a internet. En la medida en que el grupo se limite al ciberespacio, la posibilidad de diversificar la cuestión ursina turca seguirá reducida a los estratos medios y altos de la sociedad, advierte Sahin. Los integrantes de Bearanatolia88, el segundo club de osos en Turquía, se definen como activistas del “movimiento” oso. Su objetivo es constituirse como una fuerza sólida al interior del movimiento gay de Turquía, defender sus derechos y libertades. Desde noviembre de 2000 existen como grupo virtual y una de sus metas es convertirse en asociación y hacerse de un bar. Se han reunido en tres ocasiones: dos en la ciudad de Estambul y una en Adana. Se han juntado en bares, restaurantes y en las casas de algunos miembros para hablar de temas “serios” (cuestiones organizativas) y tomar decisiones trascendentes. Están planeando más reuniones en Ankara y en la parte oriental de Turquía.

Lucha en aceite Kirkpinar

Osos turcos

1.4.4.2 Irán Además de los grupos turcos de osos, en la región de Medio Oriente existe el club ursino Persian Bears, un grupo virtual que comenzó a funcionar en 2003. funcionó durante los primeros meses de 2003. Su antecedente fue el también grupo virtual Iranian Gay Bears and Bearlovers que El encargado y fundador decidió construir el sitio buscando contactar a otros varones osos iraníes aprovechando la relativa seguridad y el anonimato que ofrece el internet. Ante la dificultad de conocer a otros varones homosexuales en Irán, el internet representa, para el fundador, la posibilidad de vencer las barreras políticas y culturales que dificultan el agrupamiento

59

de homosexuales en Irán: “We can not have meeting here: no bars, no community, because of our go. So this site can help gay bears and bearlovers here to contact.89” En la página principal del sitio de Persian Bears90el usuario tiene la opción de navegar en lengua inglesa o en lengua farsi. Hay tres íconos que distinguen al grupo: el mapa de Irán, un estatua persa de varón y el dibujo de un varón obeso en calzoncillos blancos y zapatos tradicionales. En esta página introductoria, una leyenda que se desplaza a lo largo de la pantalla dice así: “Persian Gay Bears first website for Persian big Bears and Bear Lovers and husky Bears from Middle Eastern countries (all Arabian countries): Turkey, Pakistan, Armenia, African countries, Azerbaijan, Tajikistan, Kazakhstan, Afghanistan, India, Egypt, Tunisia and other countries do not have website about gay bears!”91 A pesar de que en este mensaje se presumen como el primer grupo virtual de osos de Medio Oriente, inclusive con anterioridad a los grupos de Turquía, más adelante reconocen al club de oso turco Türkiye Ayilan como su antecesor e invitan a visitar su página. Una de las principales tareas del sitio iraní es la de contactar a osos de Medio Oriente y, especialmente, a osos de Irán. Para ello tienen una sección de perfiles dividida en osos y amantes de osos, cada una de ellas subdividida geográficamente en cinco zonas: 1) Irán, 2) Turquía, 3) Medio Oriente (en donde se encuentran perfiles algunos de ellos con fotografía- de varones de Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Jordania, Kuwait, Egipto, Omán e Irak), 4) India y Pakistán y 5) Internacional (perfiles de estadounidenses, brasileños, belgas, canadienses, españoles, australianos, checos, mexicanos, franceses, chinos, peruanos, noruegos, holandeses, neozelandeses, italianos y tailandeses). Los perfiles incluyen los siguientes criterios que son llenados por los propios usuarios: nombre, edad, altura, peso, país, clave electrónica de algún servicio de contacto directo, correo, tipo de cuerpo, gay o bisexual, vello corporal, muy velludo en,
www.anadoluayilari.com “No podemos reunirnos aquí: no hay bares, no hay comunidad debido a nuestro gobierno. Por tanto, este sitio electrónico puede ayudar a que los osos gay y los amantes de osos entren en contacto.” Correspondencia electrónica personal con el fundador del sitio de “osos” iraníes. Abril 8, 2003. 90 http://persianbears.web1000.com 91 “Persian Gay Bears es el primer sitio electrónico para los grandes osos persas y los amantes de osos, así como para los perros esquimales de países de Medio Oriente (todos los países árabes): Turquía, Pakistán, Armenia, países africanos, Azerbaiján, Tayikistán, Kazajstán, Afganistán, India, Egipto, Túnez y otros países que no tienen sitio electrónico de osos gay.”
89 88

60

tamaño del pene, sexo, vello facial, en búsqueda de, acerca de mí y de la persona que estoy buscando. Algunos de los perfiles incluyen fotografías, no pocas muestran cuerpos parcial y totalmente desnudos. Y así, revisando los perfiles, los usuarios del sitio tienen la posibilidad de contactar a otros usuarios si es que el correo electrónico o alguna clave de contacto aparece en el perfil.92 Otras secciones del sitio persa son el chat, las galerías de fotos eróticas de osos, las ligas a otros sitios de osos y sitios gay (incluyendo sitios gay iraníes), el libro de visitas que tiene la función –como en cualquier otra página- de que el visitante escriba un comentario sobre el sitio, relatos eróticas (tanto en inglés como en farsi), información sobre VIH-SIDA, así como el vínculo al grupo yahoo Persian Gay Bears. Para los diseñadores de la página iraní un oso es aquel varón de abundante grasa y vello corporal, quizá de actitud ruda. Afortunadamente en Irán y Medio Oriente existen muchos varones con tales características, advierten los fundadores de este sitio electrónico.

Logo del grupo osuno de Irán

1.4.5 Osos Latinoamericanos Lo osuno no ha quedado fuera de los espacios de varones gay latinoamericanos. A finales de los años noventa se conformaron las primeras organizaciones de osos en Brasil, Argentina y México. Posteriormente, en países como Venezuela, Chile, Uruguay, Colombia, Ecuador, Costa Rica y Perú se crearon clubes ursinos, algunos de ellos se han limitado al ciberespacio.

92

A principios de agosto de 2003, 23 perfiles de “osos” y 37 de “amantes de osos” iraníes aparecían en

61

A pesar de que en los osos argentinos dan cuenta de un Primer Encuentro Latinoamericano de Osos (PELO) en la ciudad de Río de Janeiro, Brasil; no hay suficiente información sobre esfuerzos posteriores para la formación de eventos regionales. Ha sido en Brasil, Argentina y México en donde la idea osuna ha tenido mayor impacto entre los varones gay de la zona. En los clubes de osos brasileños, argentinos y mexicanos existe una importante actividad y una amplia participación. Escogí a Brasil y Argentina para ilustrar algunas experiencias latinoamericanas, ya de México hablaré a detalle en los siguientes capítulos. Además, integré al grupo ursino de Costa Rica como ejemplo de club emergente en la región.

1.4.5.1 Brasil Al parecer, según información de la página electrónica del club brasileño Ursos do interior do São Paulo93, el internet fue el espacio en donde se conoció por primera vez el estilo de vida ursino en Brasil o, por lo menos, el espacio de donde el pionero en la formación de clubes brasileños de osos encontró la información, en el año de 1996. Este hombre paulista viajó a Estados Unidos en donde conoció distintos grupos ursinos. A su regreso, UrsoBR, como se le empezó a conocer en el ciberespacio, diseñó el primer sitio electrónico dirigido a osos de Brasil en julio de 1997: Ursos do Brasil. La respuesta y el contacto fue sorprendente, a decir de los osos paulistas, constituyéndose una red de contactos al interior del país. Por otro lado, los osos de Río de Janeiro dan cuenta de la existencia de un club ursino paulista anterior al sitio electrónico creador por UrsoBR: el club Sampa Bears. Para noviembre de 1997, dos osos cariocas, Lovelier y NastyCub, organizaron el Primer Encuentro de Osos del Brasil en la ciudad de Río de Janeiro. 1998) como en Río de Janeiro y en Brasilia (julio, 1998). Los encuentros ursinos, o bearcontros, se volvieron constantes tanto en São Paulo (abril, Posteriormente, otros eventos fueron celebrados en las ciudades de Belo Horizonte, Porto Alegre, Recife, Curitiba, Campinas y Riberão Preto. A decir de los osos cariocas, cada grupo tiene sus particularidades y su forma de organizar los encuentros, no responden a una organización centralizada y el contacto entre los grupos es constante.
esta sección del sitio. 93 http://www.uisp.hpg.ig.com.br/

62

Los bearcontros han cobrado relevancia entre los osos brasileños. Se realizan aproximadamente cada mes en distintas ciudades brasileñas. Generalmente se reúnen en lugares públicos de fácil acceso o en bares gay. El sitio “oficial” de osos aclara que los bearcontros no son orgías, su objetivo es promover la camaradería ursina facilitando las condiciones para el inicio de amistades. Todos los interesados en participar de estos encuentros son bienvenidos, no se necesita ser gordo y velludo para participar en ellos. Para el club Ursos do Rio94, desde sus inicios los osos han representado una nueva opción para los gays, ofreciendo otro patrón estético y de comportamiento valorizando siempre la “masculinidad”. La diferencia entre los osos y los varones clon de estereotipos homosexuales estriba en el gusto de los primeros por los vellos y las barbas, los cuerpos gordos y regordetes, así como una menor atracción por la vida nocturna y un mayor interés por las actividades al aire libre, señalan los cariocas. Sobre su diferencia con otros varones gay y la cuestión de la visibilidad comentan: “Na era do culto ao corpo, do gay-fashion e da luta através da visibilidade, a postura ursina de valorizar o homem comum, o comportamento comum e discrição nao é exatamente popular entre os gays. Pelo menos nao entre os gays aparentes que acabam representando toda a imensa comunidade invisível que não tem interesse em mostrar a cara.”95 El Club Ursos do Rio, que nació a finales de 1997, además de haber organizado el Primer Encuentro de Osos del Brasil, realizó, junto con los osos argentinos, el Primer Encuentro Latino de Osos (PELO) en octubre de 2000. Al igual que para los osos de distintos países, el internet ha sido una herramienta importante para el contacto entre los osos cariocas y la difusión del Club Ursos do Rio. En septiembre de 2001, el Club organizó una fiesta para la presentación de su página electrónica. La famosa discoteca @loka de Río de Janeiro fue la sede del evento, dos dj’s animaron a ritmo de rock, dance y flashback al centenar de osos y admiradores de osos reunidos para la ocasión.

http://www.ursosdorio.org/ “En la era del culto al cuerpo, del gay a la moda y de la lucha a través de la visibilidad, la postura ursina de valorizar al hombre común, el comportamiento común y la discreción no son exactamente populares entre los gays. Por lo menos no entre los gays visibles que acaban representando a toda una inmensa comunidad invisible que no tiene interés en mostrar la cara.”
95

94

63

Además de los grupos de São Paulo y Río de Janeiro, existen clubes ursinos en las ciudades de Brasilia, Porto Alegre, Recife, Curitiba, Campinas, Campo Grande y Caxias do Sul. Sus actividades son anunciadas en el tablero de eventos osunos del Site Oficial dos Ursos96 brasileño. En enero de 2003, en el contexto del III Foro Social Mundial y de la articulación de colectivos LGBT97 participantes del Foro, un grupo de osos de Porto Alegre, Bearbaridade, organizó una “mega-fiesta” con música en vivo, show de drag queens y baile en el Centro Cenotécnico de su ciudad. Públicas para a Livre Orientação Sexual. El evento sería apoyado por organizaciones gay como Desobedeça GLBT, Somos y Coordenação de Politicas

Logo de los osos cariocas

1.4.5.2 Argentina Las revistas gay NX, La Otra Guía y un página web sirvieron para convocar a la formación del primer grupo de osos en Buenos Aires, en noviembre de 1997. ursino argentino. Los osos argentinos comenzaron a sesionar dos días por semana: los viernes eran destinados a cuestiones de organización y los domingos para reuniones “sociales”. Si para abril de 1998 los asistentes al Club de Osos de Buenos Aires sumaban 50, al año siguiente el número se triplicaría y, para principios de 2003, sumarían 400 los osos asistentes a las reuniones dominicales del Club. Al llamado acudieron 30 varones, quienes serían pioneros en la creación de un club

96

http://www.ursos.com/_indexes/homeindex.htm

64

El Club de Osos de Buenos Aires98 está legalmente constituido. Sus estatutos contienen once títulos y veintiocho artículos. Para convertirse en socio de la Asociación Club de Osos de Buenos Aires, el aspirante debe llenar una solicitud avalada por la firma de dos socios activos. Una vez que el aspirante es presentado a los socios, éste será invitado a todas las actividades del Club participando de sus beneficios, a excepción del derecho a voto. Pasarán entre tres y seis meses para que la Asamblea resuelva sobre la incorporación definitiva del aspirante siendo la Comisión Directiva la que acepte o rechace la solicitud de socio.

Los osos de Buenos Aires dicen tener una peculiaridad que los distingue de otros clubes ursinos del mundo: el ser un grupo abierto a los admiradores de osos en donde el único requisito es “ser un hombre a quien le gusten los hombres”, sin embargo, la apertura a los admiradores de osos más que ser una excepción es la constante entre los clubes ursinos mundiales. Para los osos porteños, su ursinidad radica en la masa corporal, no tanto en la vellosidad: “Una diferencia sustancial, respecto de otros grupos de osos, es que el énfasis en cuanto a características osunas está puesto en la masa corporal, más que en los pelos o en las barbas. De hecho, si bien muchos usan barba, éstas suelen ser del tipo candado y no completas.” El énfasis en la corporalidad, y no tanto en la vellosidad, se puede observar en otros grupos de osos, nuevamente nos encontramos con una característica que rebasa a los porteños. Una tercer componente “exclusivo” del grupo, a decir de sus miembros, es el ambiente de camaradería en donde los besos y los abrazos de oso son comunes y frecuentes. La expresión de afectividad es otra característica que puede encontrarse entre osos de otros países, de hecho es uno de los principales elementos que da sentido a la osuno. De cualquier forma, los osos porteños, como cualquier otro club de osos, busca diferenciarse y adoptar elementos propios en su proceso de construcción identitaria.

Además de las reuniones dominicales celebradas en un bar gay de la ciudad de Buenos Aires, los osos argentinos han organizado excursiones, viajes, días de campo, asados, contingentes para participar en el tradicional carnaval argentino de Gualeguaychú y en la Marcha del Orgullo Lésbico-Gay de Buenos Aires, concursos (rey oso, rey osezno, rey cazador, príncipe osezno) y colectas de juguetes para hospitales.

97

Lésbico, Gay, Bisexual y Transgénero.

65

Llama la atención su visita a la ciudad brasileña de Río de Janeiro. El motivo del viaje fue su participación en el Primer Encuentro Latinoamericanos de Osos (PELO) celebrado en octubre de 2000. Cincuenta osos argentinos acudieron al llamado de sus similares brasileños, hospedándose en una de las zonas cariocas más exclusivas de Río, Barra de Tijuca. Las actividades del encuentro, según relata el Club de Osos de Buenos Aires, consistieron en una fiesta de bienvenida con cena, show travesti y baile, una visita al sauna y a la moderna disco Le Boy, una churrasqueada de despedida acompañada de un espectáculo musical a cargo de Greg, un oso brasileño. Al final del encuentro se anunció la idea de formar la Unión Latinoamericana de Osos. Al parecer sólo asistieron osos argentinos y brasileños al evento PELO. La primera participación como grupo en una Marcha del Orgullo Lésbico-Gay fue en 2001, en la décima edición de la misma. A la voz de “somos gays, somos osos, somos grandotes, peludos, con barba, panza y muy cariñosos, y estamos orgullosos”, el Club de Osos de Buenos Aires se mostró por primera vez como contingente en un evento público gay, caminando por las calles de la que sería la primera ciudad latinoamericana en legalizar las uniones entre personas del mismos sexo.99 No sólo en la ciudad de Buenos Aires los osos se han organizado como club. También en Córdoba y Mar del Plata existen grupos de osos y en ciudades como Mendoza, Rosario, San Miguel de Tucumán y Santiago del Estero existen iniciativas en el sentido de formar grupos de osos locales. Tanto el Club de Osos de Buenos Aires como el de Osos Cordobeses100 tienen su propia revista y, en el caso de los cordobeses, hasta su propio programa de radio vía internet.

http://www.ososbue.com/ La Ley de Unión Civil para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se aprobó el 12 de diciembre de 2002. Entró en vigor en julio de 2003. 100 Este Club empezó siendo un grupo virtual constituyéndose como grupo “real” en marzo de 2003. Su dirección electrónica es: http://www.cordobes.com/osos/
99

98

66

Revista de Osos Cordobeses

Revista de Osos de Buenos Aires

1.4.5.3 Costa Rica Entre 1997 y 1998 se construyeron dos páginas personales de varones identificados con el estilo de vida oso en Costa Rica. Para 1999, se organizan las primeras En esas reuniones en el café internet Uno en Diez de la ciudad de San José.

reuniones planearon contactar, vía internet, a otros osos costarricenses buscando el crecimiento del grupo. A pesar del entusiasmo de este primer núcleo de osos, los esfuerzos por constituir el primer club ursino de Costa Rica se apagó y no fue sino hasta dos años después cuando la iniciativa se retomó. Maxxon y PeludoCR, los sobrenombres de dos osos costarricenses, crean la Comunidad de TicOsos en el portal Community Zero. Mensajes, anuncios y fotografías podían ser intercambiados en el espacio virtual de TicOsos101. A principios de 2001 se organizó el Primer Encuentro de TicOsos, en donde se elegiría a Mr. Oso, Mr. Cachorro y Mr. Papá Costa Rica. Este encuentro es considerado como el de la creación oficial del grupo TicOsos. TicOsos no ha programado reuniones semanales o mensuales, sus actividades se han desarrollado en las comunidades electrónicas y en eventos informales en bares y restaurantes de la ciudad. Tanto en 2002 como en 2003 han celebrado encuentros
101

http://www.ticosos.com/

67

anuales –los aniversarios del grupo- en donde los concursos han sido el plato fuerte de la velada. Además, cada año organizan un evento conocido como Osos al Sol en la popular playa de Manuel Antonio, evento en el que participan osos de otros países. Para el 2003, el grupo de TicOsos ofreció la venta de paquetes que incluyeron admisión al evento, hospedaje y desayunos. Las actividades variaron, desde paseos a la playa gay del lugar hasta una noche en la disco gay The Jungle Room. Como evento principal, el presidente del grupo, conocido como “la PreciOsa”, coordinó distintos concursos de belleza osuna: mejores piernas, pechos más velludos, mejor panza y mejor barba.

Logo de Osos de Costa Rica

1.5 Clasificaciones, símbolos y productos ursinos 1.5.1 Clasificaciones generales Las clasificaciones más conocidas de osos, entre los distintos clubes ursinos a nivel mundial, están relacionadas con la edad, el rol sexual, la actitud, la vellosidad y la masa corporal. Entre los principales tipos de osos destacan: 1) el Oso Grande (big bear) quien posee amplias dimensiones corporales y un peso superior al de los 100 kilos, además de ser velludo; 2) el Oso Grizzly quien es de tipo robusto pero no es obeso ni gigante, usa barba, es muy velludo y tiene una actitud tosca; 3) el Oso Papá (daddies) quien es el oso maduro y con experiencia, protector, generalmente representado con el rol sexual activo; 4) el Oso Cachorro (cub) quien es el oso joven, pequeño y con poca experiencia, generalmente representado con el rol sexual pasivo; 5) el Oso Chubby, quien al igual que el oso grande, es robusto pero lampiño; 6) el Oso Polar, su característica principal es su pelo cano, es velludo y tiene experiencia; tanto las 7) “nutrias” (otters) como los 8) “lobos” (wolves) son osos delgados, la diferencia

68

entre ellos radica en la latente agresividad del lobo y en una complexión poco menos delgada en el lobo que en la nutria. Si bien las clasificaciones de osos tienen su origen en los clubes osunos estadounidenses, las apropiaciones que se han realizado a partir de las propuestas clasificatorias estadounidenses varían de país en país, de grupo en grupo, adaptándose a las distintas condiciones locales y regionales, tanto de la auto percepción de las fisonomías como de las características culturales de cada región.

1.5.2 Sistema Donahue-Stoner de clasificación de osos102 Bob Donahue y Jeff Stoner, dos osos estadounidenses de Colorado, inventaron un sistema de clasificación de osos, Natural Bears Classification System, en noviembre de 1989. Se basaron en los sistemas de clasificación de galaxias y estrellas utilizados por la astronomía, el cual recurre a prototipos con la intención de marcar las características que describen a un elemento en una lógica de combinaciones de características. En mayo de 1996, Donahue y Stoner realizaron una nueva versión de su propuesta clasificatoria de 1989, la cual reproduzco en este apartado103. El esquema de clasificación resalta una característica básica: el vello facial. Lo largo y lo espeso de la barba son considerados para definir a qué subtipo pertenece un oso, yendo desde el “0” (poca barba o sin barba) hasta el “9” (barbas que llegan hasta la hebilla del cinturón). La relación de los números intermedios es la siguiente: “1” (barba muy escasa), “2” (barba escasa), “3” (barba delgada), “4” (barba completa excepto por algunas zonas), “5” (barba completa), “6” (barba muy completa), “7” (barba tupida y separada de la quijada) y “8” (barbas muy largas). Teniendo este primer criterio de clasificación un oso se autoclasificaría con la letra B (de bear) seguido del subtipo según su barba. Un B3, por ejemplo, sería un oso con barba delgada. El vello corporal es otra característica a clasificar. Se utiliza la letra “f” y hay cinco subtipos de vello corporal: f ++ (muy por encima de la vellosidad promedio), f + (por encima de la vellosidad promedio ursina), f (peludo promedio ursino), sin letra (neutro o velludo promedio), f - (debajo de la vellosidad promedio) y debajo de la vellosidad promedio).
102 103

f -- (muy por

En cuanto a la altura se utiliza la letra “t” y

Consultar la tabla del Sistema de Clasificación Donahue-Stoner en el Anexo 1 La traducción del Natural Bears Classification System la realizó Eduardo Chávez de Osos Mexicanos

69

nuevamente los signos de suma y resta para calificar la característica: t ++ (un oso gigante), t + (más alto que el promedio), t (un poco alto), sin letra (altura promedio), t – (más bajo que el promedio) y t - - (oso de muy baja estatura). Para referirse al peso se utiliza la letra “w” con las siguientes variaciones: w ++ (oso redondo o gran oso de peluche), w + (oso de huesos grandes), w (oso con “pancita”), sin letra (peso promedio en relación a la complexión), w – (oso delgado o conocido como “nutria”), w - - (oso huesudito). Otras características utilizadas en la clasificación de Donahue y Stoner son el factor “cachorro” y el factor “papá”, las cuales no son explicadas del todo por sus autores aunque se podría deducir que ambas hacen referencia al juego paternal. Las subclasificaciones del primer tipo son: c ++ (total y absoluto nene de papá), c + (definitivamente un cachorro), c (tendencias de cachorro), sin letra (no es un cachorro), c – (parece un cachorro pero no lo es). En cuanto al segundo tipo las subclasificaciones son: d ++ (total y absoluto papá), d – (definitivamente un papá), d (tendencias de papá oso), sin letra (no es una papá), d – (parece papá pero no lo es). Además, existen combinaciones de “cachorro” y “papá”: cd (cachorro con tendencias de papá), dc (papá con rasgos o tendencias de cachorro), dc- (más papá que cachorro), d+c (totalmente papá y también muy cachorro). En cuanto al contacto físico se propone un índice de cuánto le gusta a un oso que lo toquen o “le tiren un zarpazo”. Dentro de esta característica encontramos las variantes: g ++ (le encanta que le den zarpazos y que lo toquen), g + (la mayor parte del tiempo le gusta que lo toquen), g (suele ser el primero en demostrar afecto ursino, un poco reservado según el lugar y la persona), sin letra (receptivo promedio al contacto físico), g – (en general no le gusta que la gente invada su aura o cueva personal, g - - (¡Si me tocas te rompo la cara!). El factor depravado –el cual no adquiere un sentido peyorativo en la clasificación- se refiere al gusto por el sexo lúdico, aunque los autores no especifican las diversas actividades “perversas” que definen el grado de “depravación”. Aquí se encuentran k ++ (le gusta de todo), k + (elige según sus gustos pero está dispuesto a considerar nuevas ideas), k (abierto, puede elegir algo del menú), sin letra (neutro con respecto a la depravación), k – (hay cosas que definitivamente no le gustan), k - -

70

(totalmente “vainilla”

104

).

Otro factor relacionado al anterior, que inclusive en la

propuesta clasificatoria de 1989 se identificaba con la letra “k”, es el de sexo promiscuo, identificado en la nueva propuesta clasificatoria con la letra “s”, siendo sus divisiones: s - - (estrictamente interesado en la monogamia y en las relaciones s (neutral con estables, en algunos casos sexo sólo en el contexto de la relación), s – (interesado en las relaciones estables aunque no tan cerrado como el anterior), respecto a las relaciones y a la monogamia), s + (tiende a formar relaciones abiertas), s ++ (estrictamente polígamo, se involucra en relaciones abiertas exclusivamente). Sobre el músculo se establecieron los siguientes rangos: m ++ (disculpe… ¿Arnold Schwartzenneger?), m + (sin duda que hace muchas pesas o es peón de granja), m (algo de definición muscular, trabajador manual), sin letra (musculatura neutra). El tamaño del pene también entra al sistema de clasificación: e ++ (tiene el respeto garantizado aun por parte de los heterosexuales), e + (llama la atención), e (digno de mención), sin letra (dotación neutra). La palabra “hoso” -con hache- hace referencia a varones sin barba pero igualmente osos y se vuelve un parámetro de clasificación: h (“hoso” con bigote pero sin barba), h + (muy “hoso” con bigote y sin barba) y h – (sin bigote y sin barba). El gusto por estar al aire libre es calificado con r ++ (“Grizzly Adams105”), r + (la ropa de campamento es su segunda piel), r (pasa algo de tiempo al aire libre o acampando), sin letra (neutro con respecto al aire libre), r – (prefiere las actividades en interiores), r - (jamás fue visto al aire libre). Los últimos dos factores clasificatorios resultan más ambiguos, el primero es el factor “peculiar” (letra p) y hace referencia a “ciertas particularidades” no explicadas por los autores, sólo señalan que este factor no emite juicio sobre si las particularidades son “buenas” o “malas”. queer
106

El segundo es el factor Q (letra q de

) y se refiere al gusto por ser “visibles”, si bien los autores son cautos en este

punto todo parece indicar que están calificando el grado de “afeminamiento”.
Para los estadounidenses, el sexo “vainilla” se refiere a un encuentro erótico en donde la importancia estriba en el contacto corporal “suave” y en donde la piel juega un papel primordial. No implica penetración. 105 Grizzly Adams, o James Adams, es un personaje de una leyenda estadounidense de mediados del siglo XIX, de quien se han realizado series televisivas y películas. Adams se ve forzado a abandonar la “civilización” blanca y a vivir en un medio natural hostil junto a su mejor amigo: un oso que el propio Adams salva siendo éste un cachorro huérfano. 106 El término “queer” ha sido utilizado como sustantivo peyorativo para referirse a los homosexuales en Estados Unidos. Sin embargo, desde hace algunas décadas, activistas lesbianas y gay lo han resimbolizado dándole un giro político vinculado, entre otras cosas, a la deconstrucción identitaria. Un libro introductorio a la discusión queer es el de Jagose Annamarie (1996) Queer Theory. An Introduction.
104

71

Los autores aclaran que ninguna de las clasificaciones sugiere una calificación o juicio de valor en cuanto a lo que constituye un oso mejor. También es importante destacar que cuando los autores hacen referencia a una cualidad neutra, los parámetros para definir la neutralidad de la característica física o comportamental no son claros y funcionan en virtud del espacio cultural desde donde se califique. Sobre esta compleja clasificación ursina creada en Colorado, EUA, se encuentran referencias en distintas páginas electrónicas de Osos. Inclusive, en un sitio electrónico de osos brasileños, O Site Oficial dos Ursos, el usuario puede jugar con un programa especial, basado en el Sistema Donahue-Stoner, para saber el código alfanumérico clasificatorio al que pertenece. Se van llenando los espacios correspondientes a las características corporales y de conducta consideradas por el Sistema y, al final, aparece el código.107 Por otro lado, la investigación etnográfica realizada entre osos del Club Osos Mexicanos nos muestra qué tan conocidas son las distintas propuestas clasificatorias estadounidenses, sus adaptaciones y las propuestas locales mexicanas. Ya en el próximo capítulo se hablará de ello.

1.5.3 Banderas y productos de osos Existen distintas banderas de osos, sin embargo, la más popular es la International Bear Brotherhood Flag108 diseñada por Craig Byrnes y utilizada como el principal símbolo oso a nivel mundial. Los colores de esta bandera representan la diversidad de tonos de las pieles de osos, así como las distintas nacionalidades de osos alrededor del mundo. La bandera tiene siete franjas horizontales del mismo grosor con los siguientes colores: café, anaranjado, amarillo, crema, blanco, gris y negro. Una garra de oso adorna la esquina izquierda de la bandera. A partir de 1996, después de que su propuesta ganó el concurso de banderas de osos en el evento Bears of Summer, Byrnes se ha encargado de difundir su
107

“B5 f c d g+ k+ s+ m” podría ser mi código de clasificación ursina Donahue-Stoner, según este sitio electrónico brasileño y mi criterio de selección de características. Ahora el lector podrá hacerse una idea, desde la perspectiva osuna, de cómo podría ser el cuerpo y la actitud de quien esto escribe, según la perspectiva osuna. 108 Bandera Internacional de la Hermandad Oso.

72

creación a través del mercado y, en especial, a través de su compañía Bear Manufacturing109con sede en Nueva Jersey, la cual, además de la bandera, ofrece distintos productos para osos y con motivos de osos como son gorras (18 dólares), banderines (2.50 dólares), tapetes (54.95 dólares), tazas (8.50 dólares), tapetes para mouse (8.95 dólares), estampas (2 dólares), imanes para refrigerador (3.95 dólares), anillos de plata (24.95 dólares), cadenas para perro (8.95 dólares), playeras (18 dólares), relojes (39.95 dólares), entre otros objetos. Otra bandera ursina conocida a nivel mundial, con origen en el bar Spags de Seattle, es la Bandera del Orgullo Oso. Los colores de la bandera representan a la tierra y a la diversidad de osos que existen “entre el cielo y el suelo”. La garra amarilla representa el espíritu de hermandad entre los osos de todo el mundo, la franja azul representa al cielo, la blanca a los osos polares, la negra a los osos negros, la café a los osos café y la verde a la tierra.

Bandera de Internacional de la Hermandad Oso

Bandera del Orgullo Oso

Productos de osos a la venta por internet

109

Se puede consultar la lista de productos de “osos” en la página de Bear Manufacturing: http://www.bearmfg.com/index.htm y en la página de Cafepress.com www.cafeshops.com/rfb

73

1.6 Consideraciones Generales 1.6.1 Origen y expansión de la cuestión ursina Como ha quedado claro en la primera parte del presente capítulo, la idea oso nace en Estados Unidos, en California, a finales de la década de los años sesenta del siglo XX. Surge como una contrapropuesta al estereotipo del homosexual “afeminado” y como una alternativa al estilo de vida gay dominante de la época, ligada a las propuestas leather y girth & mirth de sus similares gay estadounidenses. Para los años setenta se conoce de la existencia de varones gay, en ciudades como Dallas o Miami, quienes se definen como osos a partir de una actitud determinada y de ciertos elementos corporales: una actitud “masculina” y un cuerpo velludo y regordete. En 1979 aparece el primer artículo, escrito por George Mazzei, que marca las característica de lo que serían los osos: hombres “machos” de estructuras corporales gruesas, amplios pectorales y grandes barrigas, piernas fuertes, barbones, risueños, apapachadores, hogareños, amorosos, fieles y tiernos. En los años ochenta la propuesta oso se difunde a lo largo y ancho de las comunidades gay estadounidenses y empieza a ser conocida en otros países. Las fiestas privadas de osos crecen y se multiplican, se crean las primeras revistas gay sobre osos y los medios de comunicación electrónicos, en especial el internet, impulsan la difusión de lo osuno a nivel mundial. Ya para los años noventa surgen los clubes osunos en Estados Unidos, posteriormente en Canadá, Australia, Japón y Europa occidental, más tarde en Rusia, América Latina y Medio Oriente.

1.6.2 Convergencias y Divergencias entre los distintos clubes osunos La estructura y la organización de los clubes de osos muestran claras variaciones. Existen desde grupos virtuales, cuya función se limita al intercambio de información por internet, hasta las asociaciones legalmente constituidas que cuentan con estatutos y cláusulas aprobadas por las leyes de su país de origen. Se podría hablar de distintos tipos de clubes: 1) grupos virtuales sin reuniones, 2) grupos virtuales con reuniones esporádicas, 3) grupos con reuniones periódicas sin estar legalmente constituidos, 4) asociaciones legalmente constituidas. En cuanto a la toma de decisiones se pueden observar desde clubes en donde el consenso y la horizontalidad son la constante, hasta grupos organizados jerárquicamente, legalmente constituidos o no, con figuras de presidente, vice presidente, secretario, tesorero y otros cargos
74

menores.

Esta diversidad de estructuración y organización grupal inclusive se

encuentra en clubes de un mismo país. Los lugares de reunión de los clubes por lo general son bares o restaurantes. Algunos grupos osunos tienen su propio bar, otros tienen convenios con bares o restaurantes de su ciudad. Es poco común el que un grupo cuente con oficinas. La mayoría de las actividades de los clubes son recreativas: fiestas, comidas, excursiones o viajes. Gran parte de los clubes organizan por lo menos un viaje anual en donde se invita a osos de distintas ciudades y países. Además, es en los viajes, por lo general, en donde se efectúan los concursos ursinos locales. Los concursos osunos nacionales e internacionales son eventos que cuentan con una organización especial y no son un complemento más de otra actividad. Estos concursos, al igual que los viajes, conllevan importantes gasto económicos para sus participantes, así como considerables ganancias para los prestadores de servicios que se benefician del evento. Los clubes cuentan con su propia página de internet, la cual tiene como objetivos principales mantener el contacto entre los miembros del grupo, difundir la existencia del mismo y entrar en contacto con grupos similares. Distintas páginas pueden ser consultadas en más de un idioma, en particular en inglés. Todavía son pocos clubes, aunque el número está creciendo, que cuentan con órganos de comunicación escritos como son los fanzines y las revistas. La bandera de la hermandad oso, así como la garra de oso, son símbolos mundialmente conocidos entre los distintos clubes osunos. Además de este par de símbolos, cada grupo busca diseñar sus propios emblemas y, en algunos casos, banderas, playeras, tazas, pines y otros objetos sobre los cuales se intenta plasmar tanto la identidad del grupo como su vínculo con la región y/o el país de donde surgen. Las clasificaciones de osos más conocidas están relacionadas con la edad, el rol sexual, la actitud, la vellosidad y la masa corporal, siendo los tipos “papá oso”, “cachorro oso”, “gordito o chubbie” y “cazador de osos o chaser” los más conocidos a nivel mundial. Existe consenso entre los distintos clubes de osos en cuanto a la definición de quién es un oso. El cuerpo y la actitud definen la ursinidad: un cuerpo grueso y gordo, además de velludo, es el ideal osuno. Y una actitud “masculina” o “varonil”, definida de manera tautológica: “somos hombres a quienes nos gustan los hombres, pensamos
75

como hombres, sentimos como hombres y actuamos como hombres”, acompañada de una búsqueda por la expresión afectiva colectiva, el ser cariñoso con sus símiles osos a través del contacto corporal amical, forma parte de la definición de la “conducta” de oso. Si bien la propuesta osuna estadounidense nace en respuesta a un estilo de vida gay dominante en donde la juventud y la delgadez se cruzan formando un arquetipo de varón gay, los distintos clubes osunos a nivel mundial no apropian de manera mecánica la propuesta estadounidense, hay una serie de elementos históricos y socioculturales de cada colectividad que da sentido a la configuración de las nuevas identidades osunas.

76

2 Del origen, crecimiento, estructura y organización de algunos clubes de Osos en México.

2.1 Osos en México Osos Mexicanos, el grupo de varones oso de la ciudad de México, fue la primera organización ursina que se formó en el país, en enero de 1999. Pocos meses después surgió el primer club de osos en Guadalajara: Osos Tapatíos. Durante su primer año, el grupo tapatío vivió una crisis que desembocó en la separación de un número considerable de sus integrantes, algunos de ellos formaron un segundo club de osos: Osos en Guadalajara. Posteriormente nació una agrupación osuna en la ciudad de Monterrey, la cual dejó de funcionar a los dos años de su formación. En el 2002, con el apoyo de Osos Tapatíos, se constituye un club de osos en la ciudad de Aguascalientes, Osos Hidrocálidos, también conocido como Hydro Bears Aguascalientes. Un año después, y bajo la asesoría de los Osos Hidrocálidos, surge el club Osos Laguneros o Hydro Bears Torreón. Este tercer grupo completa la tríada de la llamada Fraternidad Ursina Mexicana, compuesta por Osos Tapatíos, Osos Hidrocálidos y Osos Laguneros. Estos tres clubes ursinos mantienen una comunicación estrecha realizando algunas actividades en conjunto. Sin formar parte de la Fraternidad Ursina Mexicana, aunque contemporáneo a las agrupaciones lagunera e hidrocálida, aparece en escena el club Osos en Querétaro. Para el 2003 existen esfuerzos para conformar clubes de osos en ciudades como Chihuahua, Ciudad Juárez, Puebla, San Luis Potosí, Villahermosa, Campeche y Mérida. Sin embargo, la información sobre dichos procesos es escasa y, en la Por tal motivo no se hará referencia a la mayoría de los casos, inexistente.

configuración de clubes de osos en esas siete ciudades.

2.1.1 Guadalajara El Club de Osos Tapatíos110, “Club con Valor” -como indica su lema-, surge en 1999, poco tiempo después de la formación del Club de Osos Mexicanos. Héctor Sánchez,
110

http://www.geocities.com/osostapatios

77

fundador de Osos Tapatíos, se interesó por integrarse al club osuno de la ciudad de México, sin embargo, el no vivir en la ciudad capital implicó un importante obstáculo para la participación de Sánchez en Osos Mexicanos. El centralismo y la ausencia de un club ursino en Guadalajara fue lo que dio origen a Osos Tapatíos. El grupo fue promocionado a través del internet, especialmente por medio de los chats. A partir de la difusión electrónica lograron formar a un primer núcleo de interesados en la cuestión ursina. El 27 de agosto de 1999 celebraron la primera reunión, siendo ésta la fecha formal de inauguración de Osos Tapatíos. El ser un espacio abierto a la amistad, a la ayuda mutua, a la cooperación y a la convivencia fueron cualidades buscadas en la creación del Club, el crecimiento individual de los socios en un ambiente de respeto y ayuda es uno de los objetivos del grupo. Su objetivo principal es el seguir consolidándose como un grupo de gays, bisexuales y heterosexuales que piensan, sienten y actúan como hombres sin olvidar su meta de consolidar una verdadera hermandad de ayuda mutua y de compromiso con la sociedad, demostrando que viven dignamente sin importar su preferencia sexual. En los primeros meses de existencia el grupo tuvo una escisión. Los actuales miembros de Osos Tapatíos ubican el conflicto, que llevó a la división del club y a la formación de un segundo grupo ursino, como consecuencia de la conducta “rebelde” de algunos miembros quienes pusieron en riesgo al club al tratar de convertirlo en un espacio de ligue, promiscuidad y sexo desenfrenado. Tapatíos, existen tres grupos de osos en Guadalajara. Actualmente, según Osos Aclaran que su club no Ellos organizan

organiza orgías, no intercambia parejas, no promueve el sexo desenfrenado ni el libertinaje; no se reúnen en ningún bar, antro o casa particular. reuniones con temas “serios” y de formación personal, promueven los valores de la persona gay y bisexual con el fin de superarse, ayudan a la sociedad con acciones concretas111, promueven la libertad sexual responsable y no el libertinaje, establecen una fraternidad seria y responsable con otros clubes de osos, cuidan la calidad y no la

Desde octubre de 2002 colaboran con Movimiento Azteca. Han donado dinero para transplantes de retina ($48,300 pesos), el sustento educativo de niños con síndrome de down ($5,000 pesos), tratamiento contra el cáncer infantil ($37,050 pesos), el sustento educativo de niñas de la calle ($31,530 pesos), el sustento educativo de personas con parálisis cerebral ($79,603 pesos), salvar tortugas marinas ($80,720 pesos), apoyar el Teletón ($1,000 pesos). Además de los $283,203 pesos donados en el lapso de un año, los Osos Tapatíos dieron una bicicleta nueva a un niño de la sierra de Jalisco. El Movimiento Azteca es un proyecto altruista de la Fundación Azteca (Televisión Azteca). La Fundación Teletón México se define como “un proyecto de unidad nacional en donde los mexicanos tenemos la oportunidad de reunirnos en torno a nuestros valores y trabajar por una misma causa: la rehabilitación e integración de nuestros niños y jóvenes con discapacidad.” Esta fundación organiza anualmente un “teletón” en donde más de 400 medios de comunicación invitan a la población mexicana a donar dinero para los proyectos de su fundación.

111

78

cantidad de socios, organizan paseos y convivencias “sanas”, se reúnen en una institución de ayuda social (CHECCOS A.C.)112. Osos Tapatíos busca ser responsable de la “buena” imagen de comunidad gay percibida por la sociedad a la que pertenecen. No se piensan como un grupo más de osos, sino como un club que maneja y fomenta los valores de la persona. Entre los valores a los que hacen referencia destacan: 1) amistad, 2) amor por México, 3) ayuda mutua, 4) compromiso social, 5) convivencia, 6) ecología, 7) fuerza, 8) hermandad, 9) lealtad, 10) pasión, 11) respeto, 12) sinceridad, 13) superación humana, 14) tolerancia, 15) verdad y 16) virilidad. Para los tapatíos, México es un país bello, hermoso, próspero e inigualable; el amor por México se demuestra queriendo las tradiciones, los valores y la arquitectura. Fuerza implica mantener la unidad del grupo, continuar a pesar de los “enemigos”, continuar con lo que se ha propuesto; fuerza, dicen los jaliscienses, es Osos Tapatíos. Lo que ha hecho a Osos Tapatíos un club con valor es la verdad en sus actos, en sus pensamientos, en sus formas de ser y pensar, para ellos la mejor definición de verdad es aquella atribuida a Jesucristo: “Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres.” advierte Osos Tapatíos. hombres. Osos Tapatíos funciona a través de una mesa directiva formada por un presidente, un vice presidente y un secretario. Para ser socio del Club es preciso acudir a una “reunión de primera vez” calendarizada el primer viernes de cada mes. El interesado, además de ser “varonil”, debe tener disposición de respeto, de ayuda mutua, de amistad y de hermandad. Para el ingreso formal a Osos Tapatíos resulta necesario llenar una solicitud, cubrir una cuota de inscripción, entregar dos fotografías tamaño infantil y pagar cuotas mensuales de $50 pesos. Los beneficios inmediatos para el socio se traducen en la recepción de una playera del Club y de una credencial de socio con la cual se obtienen descuentos en negocios gay de Guadalajara. Quien no viva en la capital jalisciense puede inscribirse al grupo vía correo electrónico, mandar el recibo de depósito bancario por la misma vía y, en su momento, recibirá por correo la playera del Club. El “valor” de la virilidad quizá sea el más importante, polémico y del que se sienten más orgullosos dentro de sus 16 valores, Su virilidad radica en ser un grupo de hombres gay y bisexuales que sienten, piensan y actúan como hombres a quienes les gustan los

112

Comité Humanitario de Esfuerzo Compartido contra el Sida A.C. http://www.indesis.com.mx/checcos/

79

En mayo de 2000 los Osos Tapatíos estrenaron su primera página web. No sólo han tratado de mantener la página actualizada, sino que se han planteado el reto de ofrecer la mejor información osuna -bajo el control de calidad ISO 9001- y así superar a cualquier página de osos de América Latina. En la página electrónica del grupo tapatío existe una sección que lleva el nombre “interés general”, la cual permite enlazar al usuario a una estación de radio gay de Guadalajara, a un portal con información sobre el VIH-SIDA, a la página de Tv Azteca, así como a distintos periódicos de Guadalajara, Monterrey y Colima. El único diario nacional de enlace es el conservador y católico Heraldo de México. En la sección “turismo y cultura” los Osos Tapatíos refrendan no sólo su orgullo sino su “honor” de vivir en que lo que consideran la ciudad más hermosa de la República Mexicana: Guadalajara. Dicen sentirse orgullosos de su ciudad y sus raíces. Para ellos es importante que el visitante de su página electrónica conozca su ciudad, su estado y su cultura, para tal efecto, facilitan una liga hacia el sitio “Fiestas de Octubre 2003”, no sin antes subir un mensaje del gobernador panista Francisco Ramírez Acuña, presidente del patronato de dichas fiestas. En junio de 2000, Osos Tapatíos formó parte del Comité Organizador de la Marcha de la Diversidad Sexual de Guadalajara. En ese mismo año, y en el contexto de su primer aniversario, organizaron la Primera Semana Cultural de Osos. Ante el éxito del evento decidieron repetirlo al año siguiente. En 2001 participaron en el Comité Organizador de la Semana Cultural Gay de Guadalajara y volvieron a apoyar la organización de la Marcha. Hasta la fecha han seguido activos en la organizaciones de ambos eventos. Los Osos Tapatíos, quienes se reúnen todas las noches de viernes, llevan a cabo dinámicas de integración grupal, paneles de conversación y dinámicas de “crecimiento” personal como actividades cotidianas. Todos los lunes por la noche tienen una cita en el chat de su sitio electrónico. Además, organizan fiestas, paseos y convivencias. En 2003, en el marco de su cuarto aniversario, impulsaron el evento Veranoso Tapatío, un viaje a la playa de Puerto Vallarta. Para los Osos Tapatíos existen patrones determinados de imagen y conducta de varones gay: varones relativamente jóvenes (entre los 20 y los 35 años), delgados, quizá con alguna ligera marca musculosa de gimnasio, casi sin pelo corporal, perfectamente afeitados e incluso depilados, quizá una barba discreta, pelo corto y engomado en ocasiones, “correctamente” vestidos, vestidos con marcas de prestigio,
80

algunos usan camisetas pegadas, frecuentan lugares determinados, tienen cierto estilo de decoración y no dejan de sentir tentación por lugares “obscuros”. Los adornos están presentes: pulseras, anillos, pendientes y algún piercing. La forma de hablar feminizando las palabras y haciendo juego irónico son otras características de lo que Osos Tapatíos considera como patrón y estereotipo gay. “Si (...) intentas ser tú mismo, si intentas aceptarte como eres en realidad: peludo, con barba, pelado, calvo, canoso, auténtico, etc., es decir, un gay masculino sin aditamentos, sin importar edad y expresando tus emociones tal y como son, estarás naciendo como oso”, advierte el Club Osos Tapatío en su página electrónica. Para ellos, la definición más exacta de lo que implica ser oso se encuentra en el libro The New Joy of Gay Sex: El oso típico es totalmente natural, de aspecto rural o de bosque. Generalmente usa barba o espesos bigotes. Son hombres muy caseros, que disfrutan de los deportes, pescar, la carpintería, fontanería, reparaciones eléctricas, salir a acampar al bosque, así como de casi todos los trabajos mecánicos. Son simplemente hombres comunes, sólo que son gays o bisexuales. En cuanto a la ropa, por lo común usan una versión “vaquera o deportiva” del estilo de los años setenta, con énfasis en la camisa de algodón, debajo de las cuales suelen llevar camisetas de tirantes o de cuello redondo, con anchos cinturones apretando el pantalón vaquero y enfundando robustas y fuertes piernas acompañadas o no de botas de todo tipo. Definitivamente peludos y muchas veces canosos. Con cuerpos fuertes, masculinos, de los cuales están muy orgullosos y ansiosos por mostrarlos. Pero lo más importante no es su aspecto físico sino su actitud osuna o sentimiento osuno, están conscientes en ser ellos mismos respetando a los demás, son simpáticos, con gran sentido del humor y con un excelente e inigualable sentido de fidelidad de pareja, para los osos es más importante los mimos, los abrazos y los cariños que el sexo mismo.113

En un esfuerzo por resumir lo que es un oso, el Club tapatío señala: “ser oso es cuestión más de actitud que de físico, así que una persona varonil, que ya aceptó su situación sexual, discreta, que piense, siente y actúe como hombre, que sea cariñosa, amigable, romántica y no se preocupe por parecerse a los estereotipos de la homosexualidad que la sociedad concibe... puede ser un oso”. En septiembre de 2003 los Osos Tapatíos coordinan la formación de la Fraternidad Ursina de México, integrada por los clubes Hydro Bears de Aguascalientes

113

Traducción al castellano de Osos Tapatíos

81

y Osos de la Laguna de Torreón, además de la presencia tapatía. Se jactan de ser la primera hermandad ursina mexicana. Un segundo grupo de osos del estado de Jalisco es el club Osos en Guadalajara114. Ellos empezaron a reunirse alrededor del 2001, después de la escisión del club Osos Tapatíos. Los participantes de Osos en Guadalajara conciben a su organización como un grupo de amigos. Ellos no cobran cuotas ni membresías, advierten que todas sus actividades tienen el fin de fomentar la convivencia y no el de buscar algún beneficio financiero. No otorgan credenciales ni algún otro distintivo. Osos en Guadalajara no tiene una sede fija. Se reúnen en bares, discotecas, restaurantes, plazas, cines y casas, lugares donde organizan eventos, reuniones, comidas y demás eventos que tienen como objetivo pasar un rato agradable. Se consideran un grupo joven y con poca historia, poco sobresaliente en comparación con el Club de Osos Mexicanos, confiesa Dr. Oso, integrante de Osos en Guadalajara.

Logo de la página electrónica del Club Osos Tapatíos

2.1.2 Aguascalientes El club Hydro Bears, también conocido como Osos Hidrocálidos115, fue fundado el 25 de abril de 2002 durante la celebración de la Feria Nacional de San Marcos. La idea de crear el grupo surgió a partir de una propuesta del presidente de Osos Tapatíos, Héctor Sánchez, quien buscaba tener una “sucursal” del club tapatío en Aguascalientes. La propuesta fue retomada por la fundador de Hydro Bears quien reunió a un grupo de amigos para así formar el club. La agrupación, según se lee en su página electrónica, es un espacio discreto, confiable y exclusivo para gente varonil.

114 115

http://groups.msn.com/OsosEnGuadalajara http://www.geocities.com/ososhidrocalidos

82

El carácter de discreción, advierten los hidrocálidos, se debe a los valores ideológicos predominantes en su ciudad de origen.116 El club tiene la figura jurídica de asociación civil (Club de Osos Hidrocálidos A.C.) siendo su finalidad la de proveer un lugar especial y exclusivo para todos los hombres gay y bisexuales del estado de Aguascalientes, de los Altos de Jalisco y del sur de Zacatecas quienes se consideren osos y admiradores de osos. El club también está abierto a las persona que compartan la ideología ursina hidrocálida en el resto del país y que buscen consolidar la Fraternidad Ursina Mexicana a través del respeto, la autonomía, la lealtad y la sinceridad. Los Osos Hidrocálidos se consideran cariñosos y afectivos, con un estilo de vida relajado y pasivo, sin llegar a extremos de ninguna índole ya que como hombres dicen no esclavizarse a ningún prototipo de moda, belleza o angustia por su apariencia física y, sobre todo, no esclavizarse a la imitación de ser otro sexo que por “naturaleza” jamás serán. Sin embargo, lo anterior no les impide a los socios de Hydro Bears ser cuidadosos de su cuerpo y de su salud, aunque reconocen aceptarse tal y como son ante ellos mismo y ante la sociedad. Físicamente se describen como “cualquier hombre en la sociedad”, dicen caracterizarse por tener vello facial (barba o bigote) y corporal (pelo en pecho, brazo, etc.), el ser gorditos o fornidos les hace verse varoniles, pero para ellos lo importante es tener la actitud de sentirse oso, independientemente de la apariencia física. Quien sea lampiño o delgado, pero con actitud oso, es bienvenido al club. Los Osos Hidrocálidos dicen fomentar y cultivar la ideología ursina hidrocálida que se basa en el respeto a la integridad física e ideológica de los miembros que pertenecen a su comunidad y, sobre todo, el respeto a la privacidad e identidad que tienen ante la sociedad. Además, buscan brindar un espacio exclusivo para aquellos varones que cumplan con los requisitos de pertenencia al club: 1) ser varonil (no importa el físico); 2) considerarse oso o tener gusto por los osos; 3) ser respetuoso, alegre, sincero, leal, discreto y amigable; 4) tener deseos de ser un oso y de tener
116 Aguascalientes es una de las ciudades más conservadoras y católicas de México. En el año 2000 algunos medios de comunicación, en particular Televisa, difundieron la existencia de un anuncio en el balneario Ojo Caliente en el cual se prohibía la entrada a perros y homosexuales. Meses después, algunas organizaciones de la sociedad civil de Aguascalientes y otras partes del país, como Falcons, Colectivo Gay, Acción para la Democracia, Apuros y el Comité Nacional del Orgullo LGBT, denunciaron la detención de travestis, así como la invención de cargos en la detención de jóvenes homosexuales. Wilfrido Salazar Rule, en ese entonces miembro de la Fundación Aguascalentense de Lucha contra el SIDA (FALCONS), declaró que la homofobia de las autoridades panistas de Aguascalientes era una constante. (Suplemente Letra S, La Jornada, Septiembre 7, 2000).

83

amigos osos; 5) tener la disposición de pertenecer al grupo; 6) no tener problemas con drogas; 7) no ser femenino, “loca” o travesti; 8) enviar el formato de membresía vía correo electrónico y 9) asistir a una “pequeña” entrevista en un lugar público. Después de la entrevista los miembros del club deliberarán si el aspirante es aceptado para pertenecer a la fraternidad. Éste último deberá mandar una fotografía vía electrónica la cual incidirá en el criterio de selección. Hydro Bears busca fomentar el conocimiento grupal para aligerar la presiones cotidianas sobre la “doble vida” que llevan la mayoría de sus miembros. forma gradual, continua y “sana”. Este conocimiento permitirá, señalan los hidrocálidos, comprenderla y sobrellevarla de Pretenden formar lazos de amistad, respeto y confianza grupal dando paso a una hermandad ursina hidrocálida: “creciendo como personas de nuestra condición, preferencia y de manera gradual mutuamente poder ayudarnos sin fanatismos de ninguna especie, orientándonos concretamente al conocimiento, experiencia, ideología y lealtad personal de cada uno de los que formamos parte de esta fraternidad.” Insisten en que su grupo busca formar lazos de amistad, no de promiscuidad.

Los miembros del club intentan canalizar con sus compañeros los deseos y las obsesiones escondidas buscando apoyo fraternal. hidrocálidos. Los deseos y las obsesiones dominan su personalidad, sexualidad y son parte “natural” de su ser, señalan los El Club se rige bajo un código de ética ursina hidrocálida, creado en junio de 2003. Los puntos de dicho código son: 1) Actuar con honradez, lealtad y sinceridad en el Club de Osos Hidrocálidos. 2) Cuidar de mi cuerpo y mi salud como principio de respeto hacia los demás miembros. 3) Reforzar los lazos de amistad y hermandad, nunca de promiscuidad. 4) Tener comunicación estrecha entre mis compañeros para fortalecer la unión y armonía grupal para mi desarrollo y bienestar humano. 5) Respetar la hermandad y luchar para que la ideología ursina hidrocálida mantenga el prestigio de ayudar y proteger a los miembros que pertenecen y creen en ella. 6) Compartir mis conocimientos, experiencias y habilidades humanas como apoyo a mis hermanos, para formar un grupo mejor y como justa retribución a la sociedad usina hdrocálida que me ha aceptado para formar parte de ella. 7) Proteger la integridad de cada uno de mis compañeros, no dando información mas allá de la permitida por la hermandad a personas ajenas a este club. 8) Participar en las actividades que pueda dentro del club, en convivencias y reuniones. 9) Ser analítico y objetivo a la hora de aceptar a mas miembros a la comunidad, no importando el físico

84

sino el carácter y disposición que pueda ofrecer dentro de nuestra hermandad. 10) Denunciar cualquier acto no permitido por la fraternidad de algún miembro ante el Consejo Ursino para que tome a bien una llamada de atención o expulsión de algún miembro

El Club se reúne una vez por mes, durante la primera quincena del mes en curso. No hacen público el lugar de reunión por cuestiones de confidencialidad. Su “condición”, actitud y apariencia les permite ir a lugares que a otros grupos se les prohíbe, pueden reunirse en cualquier bar de Aguascalientes asegurando una completa discreción. Además de las reuniones semanales, los hidrocálidos se juntan para 1) festejar los cumpleaños de sus miembros, 2) celebrar los días festivos, 3) visitar otras ciudades y 4) dar la bienvenida a nuevos integrantes en lo que llaman la “noche de novatos”. En la parte “sexualidad”, de la sección “editoriales” de la página electrónica de Hydro Bears, se pueden leer cinco artículos sobre VIH-SIDA, abstinencia sexual, la importancia del físico, el ser oso y la amistad entre homosexuales y heterosexuales. El autor del escrito “Sida gratis, ¡acudan!” reconoce que el único método seguro para “salir bien librado” de las enfermedades venéreas es la abstinencia y la responsabilidad de cada persona para cuidarse al momento de tener relaciones sexuales. Las “vestidas”, indica el autor, hacen su “agosto” en los baños públicos de lugares donde se pueden adquirir diferentes tipos de enfermedades sexuales, como son los cines en donde se exhiben películas XXX. Añade:

(...) creo que es importante hablar de este tipo de cosas, conocer la otra cara de la moneda, de lo peligroso que resulta conocer a este tipo de gente y ambientes donde lo único que se busca es pasar un buen rato y nada más, no se puede negar que en nuestra naturaleza masculina exista el sentimiento de vivir aventuras y sobre todo que éstas sean fabulosas y reconfortantes, donde las mas excitantes experiencias se puedan llegar a cumplir, desde el típico macho que a la hora de la hora se convierte en la loca reprimida, hasta los llamados heterosexuales curiosos que experimentan con un marica para sentir otra sensación al tener sexo, al que no se le puede besar porque no sea que se vaya a enamorar de un homosexual.

El autor, quien nunca se identifica con algún seudónimo, mucho menos con su nombre, advierte sobre los cuartos obscuros:

85

(...) llegas a caer en lugares donde hay sexo sin siquiera conocer al susodicho, que posiblemente no sea un hombre varonil, sino alguna loca que está cansada de que la han bombardeado toda la noche y, en cuestión de segundos, deposita en ti lo que, por así decirlo, le queda de masculinidad y tú ni por enterado de esto. Me estoy refiriendo a los lugares que están de moda en la actualidad: dark room.

Por último, el autor invita, en nombre de la comunidad ursina hidrocálida, a tener responsabilidad y tener en cuenta “ese tipo de actos” que están en contra de la salud humana, actos que históricamente han desprestigiado a los homosexuales. Si se quiere respeto, señala el oso hidrocálido, se necesita crearlo rechazando la inmoralidad y cuidando las “buenas costumbres”. El artículo cierra así: “aquellos que ignoran esta advertencia y quieran aventurarse a vivir este tipo de experiencias, no lo piensen más, corran, corran y vayan lo antes posible, ya que a los primeros en llegar se les otorgará: SIDA GRATIS... ¡acudan!”

Un segundo artículo, firmado por Gran Hydro Bear, y titulado “La abstinencia no es aburrida”, relata el encuentro visual del autor con un varón de “rasgos típicos” de los Altos de Jalisco: alto, blanco, barba cerrada, fornido, aspecto vaquero y ojos claros. El lugar: el jardín de San Marcos. La fecha: una tarde calurosa de la fiesta abrileña. Mientras el jalisciense se acerca al lugar donde se encuentra el autor, quien intenta disimular el estar dándose un “taco de ojo” al ver el “cuerpo provocativo de dicho macho”, el cuerpo de quien escribe experimenta un hormigueo interno pensando en cómo tendrá el torso y el pene aquel alto y blanco varón. La acción continúa:

(...) él se empieza a desabrochar un poco su camisa y observas que dentro de ella se encuentra un mar negro de vellos que sería imposible pasar desapercibidos, al momento de voltear con él tus latidos aumentan cada vez más y la excitación de tu ser se hace cada vez mas evidente en ti, que sin controlar a tu compañero interno se empieza a erectar discretamente de bajo de tu pantalón. De inmediato otra fantasía empieza a adueñarse de ti, ya que al tomarse una cerveza, deseas ser en ese instante el bote frío que refresca su boca y su ser. Ves que unas pequeñas gotas quedan en su barba y otras caen en su pecho, instantáneamente deseas pasar tu lengua sobre su barba saboreando la cerveza en su bigote al mismo tiempo conjuntándolo con el sabor de su saliva tibia que se consumaría en un grande y sabroso beso. Posteriormente quisieras meterte dentro de esa camisa y perder tu lengua y nariz en ese mar de vellos negros mas oscuros que la noche, succionar sus pezones saboreando al mismo tiempo el sudor salado de su pecho y de inhibirte por completo al disfrutar ese sabor de su pectoral masculino y fundirte en un mar de sensaciones al momento de disfrutar de ese olor de sudor de macho que se mezcla con su desodorante y penetra por tu nariz. Te hace transportar completamente en un estatus de placer y éxtasis inexplicable. De
86

repente él voltea lentamente hacia ti y asienta amigablemente y tú asientas también deseando que ese movimiento de su cara hubiera sido coqueteo, pero lamentablemente no lo es. Él se para, se acerca a ti, tiemblas y te pregunta la hora, posteriormente se va regalándote una sonrisa que deja ver sus dientes blancos contrastando con su barba negra y labios rojos. Tus latidos empiezan a disminuir, sientes en tu ropa interior la humedad que expidió tu compañero en la excitación, el sudor que recorre entre los vellos de tu pecho deja pequeñas marcas en tu playera. Te retiras del lugar un poco fatigado por este orgasmo virtual y satisfecho de haber vivido esta experiencia con una persona desconocida, poner a volar tu imaginación y hacer partícipe a tu cuerpo y al de él de esta relación 100% segura y sin riesgos, no te cuesta nada, ya que posteriormente al final del día toda esa sensación terminara finalmente en un buen recuerdo y una buena masturbada en tu baño.

Así cierra su artículo Gran Hydro Bear, quien en la introducción del mismo advierte que las relaciones más frecuentes entre los hombres son las “aventureras” y, por tanto, los homosexuales son catalogados como personas promiscuas. Las relaciones express que no se dan con las medidas de seguridad y responsabilidad debidas terminan en “problemas” como la adquisición de enfermedades venéreas y el SIDA, sin embargo, concluye Gran Hydro Bear, estos “problemas” se pueden adquirir inclusive de manera “segura”, ya que el único método “seguro” para tener una vida sexual “segura” es y seguirá siendo la abstinencia.

Logo del Club Hydro Bears

2.1.3 Torreón Osos Laguneros117 de Torreón, Coahuila, es un grupo de varones que tiene la finalidad de “proveer un espacio especial para todos los hombres gay o bisexuales de la Comarca Lagunera, así como para las demás personas de ciudades como Saltillo, Monterrey y todas aquellas del norte de nuestro país.” Dicen estar conscientes de su
117

http://www.geocities.com/ososlaguneros

87

atracción y preferencia por personas de su mismo sexo, condición y apariencia “varonil” ya que como hombres: “pensamos, actuamos, nos vemos y nos sentimos como tales.” Los osos de Torreón no sólo adoptaron el nombre –Hydro Bears- de los osos de Aguascalientes, también la “ideología” ursina hidrocálida, particularmente promueven la discreción y la confidencialidad. e ideológicamente. grupo. Retoman de los Osos Hidrocálidos las características que configuran su ursinidad: ser cariñoso y afectivo, tener un estilo de vida relajado, ser “hombres” que no se esclavizan a ningún prototipo de belleza o de moda, mucho menos tratan de ser como el sexo opuesto. Cuidan su cuerpo y su salud como prueba de que se aceptan tal y como son. A pesar de que no descartan a quienes no tengan vello o a los delgados, consideran que tanto el vello facial como el corporal, además el ser gordito o fornidos, les hace verse varoniles y verse como osos. Los requisitos para pertenecer a Osos Laguneros son similares a los exigidos por los Osos Hidrocálidos: 1) ser “varonil” (no importa el físico), 2) considerarse oso o tener gusto por los osos, 3) ser respetuoso, sincero, leal, discreto y amigable; 4) tener deseos de ser un oso y de tener amigos osos, 5) no tener problemas con drogas, 6) no ser amanerado, travesti o “afeminado”. No mencionan el llenado de una formato de membresía, el mandar fotografía ni la necesidad de entrevistarse en un lugar público. Dicen estar convencidos de la necesidad de formar un grupo de varones gay y bisexuales con personas afines física Pretenden fomentar y cultivar la “ideología” ursina hidrocálida brindando un espacio exclusivo a aquellos norteños interesado en participar en el

Logo del Club Osos Laguneros

88

2.1.4 Querétaro El club Osos en Querétaro, según se lee en su página electrónica118, es un grupo de homosexuales que tiene la intención de abrir un espacio en la “comunidad”, se reúnen “pacíficamente” con fines sociales, cooperativos y de ayuda. Su misión es crear y fortalecer un espacio alternativo para la comunidad de osos homosexuales, su visión es la de ser una organización proactiva y representativa en el desarrollo de la comunidad homosexual en Querétaro. El club se reúnen cada sábado, a partir de las 19:00 hrs., en la cafetería gay Got to Stay ubicada en el centro de la ciudad de Querétaro. Mau Papá Oso, fundador de Osos en Querétaro, dueño de un negocio gay en Querétaro y cliente asiduo a discos gay, señala que para el Club el ser oso es más una actitud que un conjunto de características físicas. La actitud radica en el ser varonil, en el orgullo de ser hombres con una preferencia sexual hacia los hombres, ser atento, cariñoso y vestir sin importar si se está a la moda o no. Físicamente un oso tiene una contextura gruesa y vellosidad en el cara y/o el cuerpo, indica Mau. Osos en Querétaro, según Papá Oso, nace para integrarse al incipiente movimiento gay de la capital queretana, participando en actividades y proyectos que les hagan crecer como grupo y como parte de la sociedad homosexual. Pretenden ser parte de lo que consideran el movimiento ursino mundial. En la página electrónica de Osos en Querétaro el usuario puede leer algunos consejos sobre salud: un escrito invitando a dejar de fumar a través de la asistencia médica y psicológica de una clínica ubicada en el Centro de Integración Juvenil de Querétaro, o información sobre el cáncer de próstata y su tratamiento. También puede leerse una sección titulada “espectáculos”, en donde han subido comentarios sobre la película mexicana El crimen del Padre Amaro, un repaso de algunos personajes homosexuales en programas de televisión, así como una reflexión sobre canciones con temática gay. “Ideas”, otra sección del portal de los osos queretanos, presenta un artículo firmado por Tomás, quien hace un balance sobre el concepto de fidelidad en las relaciones homosexuales y sus implicaciones. Para Tomás la fidelidad es: “la construcción que como pareja se va dando en los actos y sentimientos; que con el caminar del tiempo es tan cambiante como nosotros mismos, que un día nos funciona pactarlo y creerlo así y al otro rato hay que volver a consensar.” Un par de artículos,

89

de la sección “Más”, tocan los temas de la circuncisión y los símbolos gay (banderas arco iris, leather, oso y el triángulo invertido rosa). Los Osos en Querétaro han informado sobre el evento a realizarse en su ciudad con motivo del Día Mundial de Lucha contra el SIDA. Prevención y el Control del SIDA (COESIDA) en Querétaro. Tal evento ha sido coordinado por el Dr. Ulises Looson, máxima autoridad del Consejo Estatal para la

Logo del Club Osos en Querétaro

2.2 Club de Osos Mexicanos 2.2.1 Historia El club de Osos Mexicanos tiene su origen en una página electrónica y en una lista de correos diseñadas por –en ese entonces- dos jóvenes estudiantes de una universidad privada del Estado de México. En marzo de 1998, aproximadamente un año después de la fecha de creación de los recursos electrónicos, los diseñadores de la página y fundadores del Club organizaron la primera reunión de osos en el restaurante Sanborns de Los Azulejos. Desde entonces se reúnen periódicamente, pero no es sino hasta enero de 1999 cuando deciden organizar “formalmente” al grupo concibiéndolo como “un club social y de encuentro orientado hacia los hombres gay y bisexuales, así como a sus admiradores.” En marzo de 1999 crearon el primer Consejo Ursino, la figura administrativa que coordina las actividades del grupo. Sergio, uno de los fundadores del Club, relata su encuentro con la propuesta ursina y la manera en que coincidió con Eduardo, el otro miembro fundador, en su sed de conocimiento osuno:

118

http://www.ososenqueretaro.com/

90

(...) a mí me llega todo el boom de información a través de internet. Esto fue estando en la Universidad. Haciendo búsquedas por medio de secciones amarillas voy viendo los temas y veo un tema dentro de la parte de gay que dice osos. Cuando voy leyendo veo: osos en el cine, las características de los osos, páginas de osos, comunidad y dije “¿qué es esto?” Cuando empiezo a a checar me identifiqué inmediatamente con este movimiento, empecé a meterme más, a buscar páginas personales e inmediatamente me llamó la atención. Eso fue a mediados de la carrera, por el 95, yo en ese entonces llevaba todavía mi vida de clóset. aparece Eduardo. En ese entonces, en ese mismo año, Él Eduardo y yo nos conocimos en la Universidad.

estudiaba en otra carrera, unos semestre atrás y, por azares del destino, nos conocemos. Los dos nos identificamos, nos llamamos la atención pero jamás se tocó nada, no sabíamos qué pasaba. Independientemente de eso, a la hora en que los dos nos empezamos a conocer abrimos los cosas y fue cuando empezamos a andar. Él me empieza a platicar de los osos, le digo “sabes qué, yo también ya sé del movimiento”, así como de una manera medio hipocritona lo empecé a sondear “y qué es un oso”, para saber realmente qué tanto estaba empapado en el tema. Era un chavo que estaba muy metido en ello.119 Después de dos años de relación de pareja, Eduardo y Sergio deciden crear una página electrónica sobre osos en español, así como una lista de correos, Lista de Osos Latinoamericanos (LOLA)120, inspirada en las listas de osos estadounidenses. Actualmente 874 miembros participan en LOLA: (...) a Eduardo se le ocurre decir: “¿por qué no hacemos una página? Voy a poner mi página, me voy a poner como oso, que todo mundo vaya a mi página y les voy a decir lo que es un oso, etcétera”, “¡Ah, pues va!”, después dije “¿y por qué no la cambiamos y la hacemos como una página informativa en lugar de una página personal?” Y ahí surgió la idea de empezar como una página de información en español de la cultura de los osos. En ese entonces a Eduardo se le ocurre crear una lista de correo, él era muy bueno, a la fecha es muy bueno en todo lo que es internet, y crea la Lista de Osos Latinoamericanos (LOLA). En Estados Unidos había otra lista igual, no recuerdo bien el nombre, él ya estaba inscrito y se metió. Yo no me metía mucho, a él le encantó cómo se trataba la gente ahí, entonces dijo “vamos a hacer algo pero en español”.
119 120

Entrevista con Sergio. Octubre 17, 2003. http://mx.groups.yahoo.com/group/ListadeOsosLatinoAmericanos/

91

Por eso la lista de LOLA tiene más tiempo que el grupo, el grupo nace después, LOLA tendrá unos seis o siete años. Lo que hace Eduardo es promoverlo a nivel internet en todos los sitios de contacto y empieza a llegar gente, empieza a tener mucho éxito, se inscribe gente de Argentina, de España, de México.121 Sergio reconoce la presencia de fuertes discusiones en la lista de correos que inclusive alejaron a algunos de sus participantes. Uno de los principales motivos de discusión tuvo que ver con la definición de oso y de las diferencias en la concepción de dicha definición según el país de residencia: (...) empezó a haber pleito entre gente de España contra los de Estados Unidos. Se empezó a discutir un tema que es clave: que si el oso es algo físico o es algo mental, desde entonces. Entonces tú dices “¿Por qué, de dónde nace esa atracción por el vello, qué tanto vamos a tener nosotros en México si el porcentaje de gente con características de un oso es mínimo?” Los españoles decían “es que ustedes no son osos, la gente tienen que ser así y asado.”; los de Estados Unidos también: “nosotros somos los iniciadores.” Hubo como riñas en cuanto a decir quién realmente tiene todas las características de un personajes de esta corriente.122 Poco después de la creación de LOLA y de tener a la página personal de Eduardo como medio informativo sobre lo ursino, Sergio y Eduardo crean la página de Osos Mexicanos adaptando la propuesta estadounidense al contexto mexicano: “Eduardo lo que hace es ver todo lo que hay en la cultura, qué es el código y lo trata de poner en un aspecto entendible para la cultura mexicana.” Como respuesta a la difusión de la página, y del interés de los mexicanos inscritos en LOLA, se convoca a una primera reunión de osos en marzo de 1998: (...) Somos 11 personas las que asistimos, vienen dos personas de Monterrey y la demás gente de aquí. Nos reunimos en el Sanborns de Los Azulejos. Fue algo curioso, con la gente de Monterrey ya nos conocíamos por chat. Con otros también ya nos conocíamos, había una pareja de pintores osos, muy agradables, ya los habíamos tratado antes de que llegara esta reunión, a los demás era la primera vez. Fue una reunión muy curiosa porque hubo gente
121 122

Sergio, ibídem. Ibídem.

92

que habló mucho, gente no que hablaba, gente que estaba sorprendida, nos quedamos viendo unos a otros como diciendo “¿y qué pedo, tú quién eres?” Dentro de ellos veías gente que en la lista hablaba mucho y en persona era una tumba, empiezas a ver los comportamientos de cada quien. Al final empieza a romperse un poco el hielo. A raíz de que hay gente muy abierta, muy simpática, empieza a haber más confianza y terminamos hasta asustando a la mesera de todo lo que decíamos. De ahí fuimos al Penélope123 a bailar. De ahí en adelante me agradó la idea y empezamos a tratar de contactar a gente.124 Eduardo y Sergio no sabían qué esperar de la primera reunión, para ellos era una incertidumbre total. No sabían si a la gente les iba o no les iba a gustar la idea de verse las caras. Para Sergio no todos los que asistieron reunían las características físicas de oso y fue ahí en donde se dio cuenta de lo heterogéneo que podría resultar el juntar a los distintos usuarios de la lista de correos y a los visitantes de la página electrónica de osos. El éxito de la primera reunión motivó a los fundadores a seguir adelante en su propósito de conocer a otros varones gay interesados en la cuestión osuna: (...) A raíz de esto empezamos a contactar gente por internet (...) Eduardo y yo empezamos a tratar de conocer (gente) y se genera una idea de hacer una reunión periódica para que la gente nos buscara, ahí nos encontrara y nos conociéramos. Esa reunión periódica se organizó a las dos semanas, más o menos. Encontramos un lugar junto al Vaquero125, un bar gay muy aislado que se llamaba Slogan. El gerente era un osito muy agradable.126 En la página de Osos Mexicanos se empezó a anunciar al bar Slogan como el lugar oficial de reunión. El jueves empezó siendo el día de encuentro, después se cambió a viernes siendo un día más cómodo para los interesados. A las primeras reuniones acudía un pequeño número de varones, a lo mucho quince personas, lo cual volvía al evento en un encuentro íntimo:

Penélope era una disco gay ubicada en la zona centro de la ciudad de México a finales de los años novena. 124 Sergio, ibídem. 125 El Vaquero es un bar gay ubicado en la zona sur de la ciudad de México. 126 Sergio, ibídem.

123

93

Llegabas, te sentabas, tomabas la copa, platicábamos. Eran unas reuniones mucho más personales, éramos muy pocos. Empezamos a contactar a gente muy interesente, gente de distintas edades, gente que se dedicaba a la literatura, incluso a la parte de ópera. Como ignorante de muchos temas servía de retroalimentación. Yo me encerraba mucho en mi área y a veces no te ubicas en muchos temas. Eran reuniones muy personales, en donde llegamos a tener un acercamiento muy bonito como grupo.127 Al año siguiente, 1999, el bar Slogan cerró sus puertas. El grupo decide cambiarse a un bar de la colonia Condesa y fue ahí cuando surge la idea de “formalizar” al club: (...) nos cambiamos a un bar que se llamaba El Decco, en La Condesa. Vimos que ya éramos 15, 20 personas, a veces nos reuníamos hasta 30 y dijimos “no, pues estamos creciendo”, entonces a Eduardo se le ocurre “¿por qué no de una vez lo formalizamos?” Empezamos a ver lo de los estatutos, Eduardo los crea y, conjuntamente con otros osos, que nos apoyaron mucho en ese entonces, empezamos a ver lo del logo. El nombre Osos Mexicanos se quedó, fue el que más nos sonó, no había ningún grupo en toda la República.128 Para marzo de 1999 crean el primer Consejo Ursino: la figura directiva del Club, una mesa de administración, como la llama Sergio. Se generan cargos y funciones quedando Eduardo como presidente, Sergio como vice presidente, un tesorero, un consejero y un encargado de relaciones públicas. Se empieza a diseñar un boletín con una periodicidad bimestral o trimestral, en él se hablaba de las actividades del grupo, de la cuestión ursina y se publicaban historias eróticas. El boletín duró casi dos años. Sobre los estatutos y los problemas derivados de los mismos nos comenta Sergio: Los estatutos yo creo que fue algo copiado, algo permeado de algún otro grupo. Los estatutos es algo que a la fecha no se sigue, algo que está en el aire y que nunca se le ha dado importancia. Supuestamente en un principio todo mundo firmó (...) pero hubo situaciones de enfrentamientos y peleas en ese Consejo y una persona terminó por salirse, hubo discusiones sobre los estatutos diciendo que nosotros los estábamos utilizando en nuestro beneficio.

127 128

Ibídem. Ibídem.

94

Estábamos en pañales, no sabíamos qué iba a pasar con esto. Era la primera vez que elegíamos algo por el estilo, liderar un grupo no es nada sencillo.129 Las quejas hacia el Consejo, señala Sergio, tenían que ver con cierta exigencia sobre el manejo de los recursos económicos, las diferencias ideológicas, cuestiones organizativas y metodológicas e, inclusive, cuestiones de carácter personal. Finalmente los estatutos se aprobaron y fueron utilizados hasta el Consejo Ursino 2003. Los estatutos reflejan los objetivos del grupo y las reglas de acceso y Desde la creación de los estatutos ya se consideraba la pertenencia al mismo.

renovación anual del Consejo a través de un proceso electoral. Armando, presidente del Consejo Ursino 2000 y 2002, intentó convocar a una reunión para revisar los estatutos, sin embargo, no hubo modificaciones en los mismos debido a las posturas encontradas en cuanto a la política de recepción de nuevos integrantes. Armando reconoce la necesidad de revisar los estatutos, aunque aún sin cambios sustanciales en los documentos el grupo siguen funcionando130: En la primera reunión que tuvimos como Consejo platicamos de que era el momento de revisar los estatutos y quizá modificarlos, obviamente había mucha gente y muchas opiniones diferentes, había quién decía: “el Club de Osos debe ser para osos, no debemos dejar entrar a gente que no sea oso” y había gente que decía: “no, espérate, no podemos nosotros discriminar a la gente que no sea oso si no queremos que la gente en general nos discrimine a los homosexuales, no podemos hacer eso.” Creo que eso se quedó pendiente, creo que a la fecha no se han modificado los estatutos, pero habría que revisarlos con más calma. No es algo demasiado importante, al final de cuentas el Club está trabajando perfectamente.131 El Club, ya “formalizado”, celebró sus primeras reuniones en el bar Decco, aunque por un periodo de dos meses se reunieron en el bar gay Open Mind de la Zona Rosa. Regresaron al Decco una vez que sus dueños habían resuelto ciertos problemas administrativos. A finales de 2000 el Club cambió su lugar de encuentro al restaurante La Antigua Cortesana de la colonia Condesa, espacio en donde convivieron poco más de medio año. De la colonia Condesa se movieron a la zona centro, al restaurante bar
Ibídem. El Consejo Ursino 2003 lanzó una propuesta de revisión de Estatutos, la cual fue votada y aprobada a principios de 2004. Consultar en el Anexo 2 los nuevos Estatutos del Club. 131 Entrevista con Armando. Octubre 11, 2003.
130 129

95

Los Tribunales para regresar, al medio año siguiente, a La Antigua Cortesana. Sin embargo, este último lugar sólo tenía permiso para funcionar como restaurante, en caso de que llegase un inspector y encontrara a los miembros de Osos parados y tomando bebidas alcohólicas, el responsable legal del establecimiento podía ser multado. En la búsqueda de un espacio amplio, ubicado en una zona accesible para los participantes y que pudiese funcionar como bar, el Consejo Ursino 2002 retomó un contacto del consejo que le precedió y fue así como se empezó a convocar la reunión sabatina en el restaurante bar Mal de Amores, ubicado en la colonia Del Valle. Ni el Mar de Amores, ni La Antigua Cortesana, se publicitan como lugares gay, sin embargo, ambos se consideran gay friendly.132

2.2.2 Estructura y Organización El Club está presidido por un Consejo Ursino que tiene la función de administrar y organizar las actividades del grupo. El Consejo Ursino 2003 contó con las figuras de Presidente, Vicepresidente, Secretario, Tesorero, encargado de eventos, encargado de relaciones públicas y dos consejeros. El número y tipo de cargos varía según el Consejo en función. Por ejemplo, el Consejo 2002 contó con 14 miembros, a diferencia de los ocho integrantes del Consejo 2003. La diferencia entre la cantidad de miembros entre estos dos Consejos radica en el amplio número de consejeros que formaron parte del Consejo 2002. Desde el Consejo Ursino 2000 (seis miembros) hasta el Consejo 2003, las figuras de Presidente, Vicepresidente, Secretario, Tesorero y encargado de relaciones públicas han estado presentes. Sin duda alguna la función de presidente es la de mayor responsabilidad y la que genera mayor prestigio. Oso Gomita, el presidente del Consejo 2003, comenta: Como presidente tengo que estar al tanto de todo lo que el Consejo Ursino decida. Estar al tanto de todas las situaciones que se susciten en cuanto a polémicas, en cuanto a La Cueva133, que si la gente está o no está a gusto, si hay una situación de desacuerdo entre personas, si está de acuerdo el Consejo para hacer un evento.
132

Estamos haciendo un programa trimestral de las

Algunos restaurantes, bares y hoteles en México han adoptado el término anglosajón gay friendly, haciendo referencia a espacios comerciales en donde no existe discriminación hacia la población Lésbica, Gay, Bisexual, Travesti y Transgénero, sin ser comercios dirigidos a la población LGBTT. 133 “La Cueva” o “La Cueva de los Osos” es el nombre informal que se la da al espacio de reunión del Club Osos Mexicanos en el restaurante-bar Mal de Amores.

96

actividades dentro del año. Acordamos cada cuánto hacemos las juntas de Consejo, lo que se va a hacer en la siguiente reunión. El presidente está en todo.134 Las figuras de vice presidente y de secretario no tienen funciones muy distintas entre sí. En realidad, fuera de la función del tesorero y del encargado de la página electrónica, los distintos cargos se comparten y se ajustan según las habilidades y los intereses de los integrantes de cada consejo, aunque las jerarquías no dejan de ser respetadas. Gonze, secretario del Consejo 2003, explica lo anterior y relata cómo se ha involucrado en ser quien da la bienvenida a los nuevos integrantes al club, sábado tras sábado, así como de escribir las crónicas semanales: En realidad todos hacemos de todo, no es tanto de que yo tenga funciones específicas. En un principio, cuando empezamos con esto, salió la cuestión de quién se atrevía a hablar en público y dije “yo, yo no tengo ningún problema para hablar en público”. Como también escribo se me ocurrió la idea de hacer reseñas de todo lo que va pasando cada ocho días y las subimos a la página. Funciones miles, desde ir a buscar los adornos para la fiesta del 15 de septiembre, hasta de pronto ir a buscar a gente de otros grupos a invitarlos a que vengan, a que nos platiquen un poco de qué es lo que hacen y ver si hay forma de hacer algo con el grupo de Osos en conjunto.135 Como en cualquier organización que incluye un puesto de tesorero se busca a una persona confiable y con conocimientos en contaduría y administración. En Osos Mexicanos el ser tesorero no es sencillo. Cada sábado el tesorero se responsabiliza, auxiliado por otros miembros del Consejo, de cobrar la entrada a la reunión, de pagar al dueño del restaurante la parte que le corresponde y de salir sin deudas del consumo realizado por los miembros y visitantes del Club. Además, el tesorero debe de manejar el dinero recaudado cada sábado y así poder invertir en la fiesta siguiente o en reservar hospedaje para los viajes que realizan cada año. Ozzy, encargado de las relaciones públicas Consejo 2003, señala que su función es la de estar con la gente nueva que llega al grupo, estarlos presentando y conversar con ellos. Por otro lado, es él quien debe de darle difusión al grupo, de estar en contacto permanente con otros grupos de osos y con otros grupos gay. Osos
134 135

Entrevista con Oso Gomita. Septiembre 2, 2003. Entrevista con Gonze. Septiembre 24, 2003.

97

Mexicanos no está desligado de la incipiente comunidad gay de la ciudad de México, de hecho al grupo el interesa publicitarse: (...) Se le ha dado (la difusión) a través de algunas revistas, se ha hablado con algunas publicaciones para que hablen sobre el grupo de Osos, como Boys & Toys y Q-Eros136. Se ha hecho difusión a través de la página de internet. Tenemos planeado visitar una estación de radio. Hemos ido a Los Martes de El Taller137 diciendo qué es un oso, qué hacemos en las reuniones, qué tan abiertos somos para recibir a personas que no sean gordas o velludas.138 Finalmente, los consejeros están para apoyar al Consejo, si llega a faltar algún miembro del Consejo con una función específica, el consejero está preparado y capacitado para entrar a suplirlo. Ozzy advierte que a pesar de que existen jerarquías en el organigrama del Consejo las decisiones se toman colectivamente, como grupo y a partir de consensos; la cuestión del organigrama es más práctica que real, aunque a mi parecer sí hay diferencias entre ser un presidente y ser un consejero, hay una distribución de la responsabilidad desigual y, sobre todo, del prestigio. Los miembros del Consejo son elegidos a través de un proceso electoral anual celebrado en el mes de febrero. Un par de meses antes se presentan las planillas que buscan competir en el proceso, realizan sus campaña durante las reuniones de los Osos presentando sus propuestas de trabajo. En algunas ocasiones, como fue en el proceso para elegir al Consejo 2003, sólo se presenta una planilla. En ese proceso el padrón contaba con 48 electores, de los cuales 32 emitieron su voto a favor de la planilla encabezada por el oso Gomita y sólo se registró un voto en contra. Tienen derecho a voto únicamente los socios del Club, pero tiene derecho a ser votado cualquier participante del grupo a pesar de no ser socio. El primer proceso electoral que se celebró fue el del año 2000. En las primeras reuniones de cada año es en donde se realiza la presentación de las planillas contendientes. Por ejemplo, la planilla “Osos Trabajando”, actual Consejo 2003, mandó a hacer playeras con el nombre de su planilla y con el símbolo de la garra de osos, además se les identificó por llevar un casco de obrero de la construcción. Presentaron su propuesta de trabajo para el 2003 y así fue como los socios del Club fueron conociendo su plan de trabajo.

Ambas son publicaciones gay. Cada martes el grupo Palomilla Gay organizaba charlas y talleres en el bar gay El Taller, ubicado en la Zona Rosa. A estos eventos se les conoció como Los Martes del Taller. 138 Entrevista con Ozzy. Junio 17, 2003.
137

136

98

Para ser socio del Club se debe llenar una solicitud entregada en las reuniones de los sábados y pagar $200.00 pesos de inscripción. El socio recibe una playera con el logotipo de Osos Mexicanos y una credencial con fotografía, la cual otorga descuentos en determinados servicios. No hay exigencias especiales por parte del Consejo Ursino para aquel aspirante a socio, simplemente el aspirante debe estar consciente que Osos Mexicanos es una “hermandad homosexual y bisexual de varones.” A la fecha hay más de 550 personas registradas en la base de datos del Club, aunque sólo un 10%, de este medio millar de varones, se ha convertido en socio. Actualmente, quien es socio y posee la credencial del Club, puede obtener descuentos en hipnoterapia y terapia holística, en mantenimiento preventivo de computadoras, en el restaurante La Antigua Cortesana, en un negocio de diseño e impresión y, sorpresivamente, en un servicio de estética y “belleza corporal” que incluye masajes con aromaterapia, músicoterapia y exfoliación corporal.

2.2.3 ¿Qué es un Oso? En la página electrónica del Club139 se puede leer la descripción que hacen de la imagen y la actitud de lo que debería de ser un oso: Físicamente un oso es un hombre gay o bisexual con abundante vello facial y/o corporal, es robusto –lo que refleja un estilo de vida relajado- y tiende al aspecto masculino y varonil (...). En cuanto a la personalidad se puede decir que un oso es un hombre que, consciente de la atracción que siente por su mismo sexo, siente, actúa y piensa como hombre. Es decir, no se siente intimidado o incómodo ante su propia masculinidad y/o sexualidad. Suele ser cariñoso y afectivo y tiene un estilo de vida muy relajado que lo caracteriza –a diferencia de otros gays- por no esclavizarse para mantenerse bello y no angustiarse demasiado por su apariencia física, es una persona que se siente cómoda tal cual es y no anda con poses.

En el Club se reconoce la existencia de una diversidad de opiniones sobre lo que implica ser un oso e insisten en no querer imponer algún punto de vista particular sobre el tema. Los Osos dicen no hacer distinciones sobre la posibilidad de que alguien sea suficientemente velludo, grande, guapo o suficientemente algo para ser considerado como oso.

139

http://www.ososmex.com/

99

Sergio, fundador de Osos Mexicanos, da su definición de ser oso: Yo lo defino en dos campos: el físico y el mental. El oso en cuanto cuestión física es una persona robusta, una persona que tiene vello corporal, vello facial, puede ser alto o chaparrito pero tiene que ser robusto. La parte mental tiene que ser un cuate de actitud masculina, relajada, un cuate muy tranquilo con una actitud de demostrar cariño y de llevarse la vida sin problemas, un tipo que no trata de caer en otra figura, en otro ámbito. Es gente muy relajada que le gusta vivir la vida tranquila, vivir su sexualidad. Se rompe mucho el estereotipo de contacto físico masculino, de darse cariño a través del abrazo y el apapacho, esa es la actitud de un oso. Yo lo mezclo con el físico, para mí ese es el oso, mezclando físico y mental, todo lo demás para mí son interpretaciones de otras personas.140 En general, los entrevistados hablan de dos series de elementos para definir el ser oso: la apariencia física y la conducta. La existencia de una estructura corporal gruesa y/o gorda en donde la abundante vellosidad facial y corporal es el signo distintivo de lo osuno, combinado con una actitud “masculina” y relajada en donde la demostración de afecto es la parte modular del comportamiento ursino. Armando insiste en que ambas partes van de la mano y resultan inseparables: (...) la mayoría de los que pensamos en un oso, lo primero que pensamos es en un güey grandote, barbón o por lo menos muy peludo, gordo quizás. Esto, según leí alguna vez en internet, tiene un poco que ver con que al oso no le importa demasiado la situación de las poses, entonces a él no le importa ir al gimnasio o tener buen apetito y estar gordo. Son ambas cosas, las dos cosas son importantes. Si tú ves a un monote, enorme, barbón, con unas manotas y todo el rollo, y de repente lo ves y empieza a jotear, como que no cuadra el asunto. El oso tiene que ser las dos cosas.141 El “estilo de vida relajado”, del cual hacen mención los osos al referirse a sus comportamientos, tiene que ver –entre otras cosas- con el hecho de no obsesionarse por mantener una figura acorde a los estereotipos corporales promovidos por los medios de comunicación. No hay necesidad de esclavizarse haciendo dietas o rutinas de ejercicios, advierten los osos entrevistados. La actitud de “relajamiento” también se
140 141

Sergio, ibídem. Armando, ibídem.

100

puede observar en la convivencia sabatina, sobre todo si se compara con la actitud de competencia percibida en las discos y bares gay de moda. Los varones oso son receptivos y cariñosos con los visitantes. El punto que causa mayor controversia en la definición de ser oso, que incluso ha generado polémicas y distanciamientos en el Club de Osos Mexicanos, es el referente a la reivindicación de lo “masculino”. La mayoría de las definiciones de osos publicadas en los distintos sitios de clubes osuno internacionales, así como en la literatura sobre osos, definen el ser hombre desde una perspectiva esencialista: “un oso es un hombre que, consciente de la atracción que siente por su mismo sexo, siente, actúa y piensa como hombre”, como si el hecho de nacer con genitales masculinos produjese un sentimiento, un pensamiento y un actuar en el mundo determinado por las hormonas y la biología misma. Los osos intentan reproducir una idea de masculinidad incorporando elementos tradicionales de la masculinidad dominante142, sin embargo, hay dos situaciones que los distingue de otros hombres que reproducen las ideas y prácticas de la masculinidad dominante: el apelar a la libre manifestación de los afectos y, paradójicamente, el reproducir un discurso de masculinidad dominante desde una orientación sexual condenada por el propio discurso masculinista. Los entrevistados definen el ser varonil a partir de lo que no es, contrastándolo con lo femenino y, sobre todo, con el afeminamiento de los varones homosexuales: Es una actitud en donde no puedes ser afeminado, no puedes jotear, no te vas a depilar, a quitar el vello del cuerpo que tengas. Que tengas barba, que tengas bigote, que no te moleste ser varonil, que no te moleste tener panza.143 En el Club conviven dos tendencias polares respecto a la incorporación de actitudes, expresiones y prácticas asociadas con el varón afeminado. Hay quienes hablan de aceptar la diversidad al interior del Club –de hecho no se niega la participación a nadie por cuestiones de afeminamiento- y quienes pugnan por ser más cuidadosos en la recepción de los integrantes. Gonze, a quien ubico en la primera tendencia, reflexiona sobre el tema:

143

En el último capítulo se abordará la categoría masculinidad, categoría en construcción, en el contexto de los varones gay del Club Osos Mexicanos. Ozzy, ibídem.

142

101

Después de que yo entré al Club, sobre todo ahora que he estado participando en el Consejo, ha estado cambiando mi idea de lo que verdaderamente representa la masculinidad. Es muy respetable, y me parece bien que cada quien defienda su postura, pero sí me he cuestionado por qué los hombres quieren mantener esa virilidad, por qué la quieren defender a capa y espada, por qué forzosamente tienes que ir con esa bandera de “es que yo soy hombre”, de pronto sí me cuestiono de a qué se le tiene miedo. (...) Yo creo que virilidad es nada más la parte en que te tocó ser hombre y punto, no necesariamente tienes que llegar a ser o a comportarte de tal o cual forma para demostrar algo a, no tienes que vestirte de pantalones de mezclilla, de leather, de leñador, para que la gente diga “ay, sí es gay pero parece hombre”, creo que es más como una imagen que se quiere dar a los demás, de pronto no sé si es tan auténtica.144 Sergio, quien es crítico sobre el desarrollo del Club y del Consejo Ursino 2003, considera importante el valor de la tolerancia al interior de los grupos de varones gay, sin embargo, sugiere que Osos Mexicanos debe ser más cuidadoso en la incorporación de integrantes al Club. “afeminamiento” al interior del grupo: (...) Ese es un factor que ha afectado al grupo porque muchos critican que ya no es un grupo de osos, que ya es un grupo de locas, un grupo de vestidas, de gente afeminada velluda. Desafortunadamente esto ha pasado porque se ha dado mucha libertad entre la gente que ha dirigido, ha habido cierta frustración, desmotivación de toda la gente que hemos estado dirigiendo al grupo para volver a tratar de supervisar y hacer que esto no cambie de dirección a lo que habíamos dicho en un principio de ideología.145 No existe un rechazo abierto, como grupo, a los varones afeminados. Miguel, A él le preocupa cierto proceso de

participante activo del Club, insiste en que no se les rechaza, más bien dejan de ir porque “ellos mismos se dan cuenta de que a veces chocan o con la forma en las que uno ve las cosas o de cómo opinamos de las cosas.”146 Según cuentan los entrevistados existe cierto “desencantamiento” de gente “amanerada” cuando llega a

144 145 146

Gonze, ibídem. Sergio, ibídem. Entrevista con Miguel. Octubre 11, 2003.

102

los Osos, no se sienten a gusto porque no es a lo que están acostumbrados, no es lo que están buscando. Armando opina sobre la tolerancia: (...) hay que ser tolerantes al respecto, no podemos discriminar a ese tipo de gente que llega a los Osos si nosotros no queremos que nos discrimine el resto de la sociedad. Lo que también es justo decir es que la mayoría de la gente los ven como bichos raros y no es tan fácil que se acerquen a ese tipo de personas.147 Miguel y Armando recuerdan que una vez llegó al Club un joven de aproximadamente 20 años, muy femenino y que se presentaba con el nombre de Nicole Kidman, por lo cual se le conocía como Nicole. A pesar de asistir todo un año nunca supieron su verdadero nombre. Ambos reconocen que Nicole se integró muy bien al Club: “Te jalaba, te abrazaba, platicábamos con él, no lo discriminábamos pero sí chocaba un poco con el estereotipo que normalmente se maneja.”148 Finalmente, en el esfuerzo por dibujar los límites y las características de lo osuno, aparece una definición aislada en donde se habla de un proceso de reivindicación, así como de dignificación, de una identidad en construcción entre varones históricamente estigmatizados por su orientación sexual y que rebasa el contenido hipersexualizado de lo gay. Jorge La Nutria apunta: El ser oso es ser abierto, ser honesto, decir soy homosexual pero soy un hombre que trabaja haciendo esto, que vive en tal lugar, que le gustan tales cosas a parte de la cuestión sexual, que le gustaría hacer “esto, esto y esto” a parte de la cuestión sexual, que tiene un propósito propio, que tiene un lugar en la sociedad, que tiene un lugar en donde trabaja, en donde estudia, que el ser homosexual no es el eje de su vida, ni es el punto donde esconderse del resto de su vida, sino que es únicamente una parte de toda la estructura de su vida.149

147 148 149

Armando, ibídem. Ibídem Entrevista con Jorge La Nutria. Septiembre 20, 2003.

103

2.2.4 Clasificaciones y Concursos de Osos Algunos osos, especialmente quienes llevan más tiempo en el Club, conocen el sistema de clasificación Donahue-Stoner, sin embargo, este sistema no es utilizado con rigurosidad por los miembros y visitantes del grupo. Entras las clasificaciones ursinas más populares en el club de Osos Mexicanos se encuentran las de “oso”, “chubby”, “cachorro”, “osezno”, “chaser” o “cazador” y, en menor medida, las de “lobo”, “nutria” y “daddy o papá oso”. Ozzy explica algunas de las clasificaciones: Está el “oso” que es gordito, velludo y alto. Está el “cachorro de oso” que es igual gordito, no es muy velludo, es semi-velludo, e igual tiene barba. Está el “chubby” que es una persona que no tiene barba, es gordita y no tiene vello. Está el “lobo”, es muy delgado y es velludo. Y el “cazador de osos o chaser” que es delgado, no es velludo, pero le gustan los osos. (...) la nutria es bajito y semivelludo.150 Como se vio en el primer capítulo, el cachorro y el daddy o papá oso son términos relacionales, la existencia de uno depende de la del otro, son complementarios. Al cachorro se le asignan las cualidades de juventud y pasividad, mientras que al daddy las de madurez y actividad. Los Osos Mexicanos incorporan el término de osezno para referirse a un cachorro adolescente. Jorge La Nutria, a quien se la ha identificado en el Club como nutria y él se presenta como tal, comenta sobre las diferencias entre las características de nutria y de lobo, así como del cruce con lo leather: Una nutria es un tipo más bien delgado, velludo, pero que tiene el mismo humor, ya sea de un cachorro o de un papá oso. (...) El concepto de lobo es un poquito extra osos porque los lobos también se dan dentro de los leathers, es un tipo de buen cuerpo, un tipo atractivo en físico. Igual si se deja barba y es peludo cabe dentro de los grupos de osos, pero si es lampiño y le gusta rasurarse todo el cuerpo cabe quizá dentro del grupo de los leathers.151

150 151

Ozzy, ibídem. Jorge La Nutria, ibídem.

104

Algunos miembros de Osos Mexicanos me han comentado que el ser lobo está vinculado a una actitud de agresividad latente, a diferencia de la nutria. Esta idea también las he encontrado en ciertos sitios electrónicos sobre osos. Fuera de Jorge La Nutria, no me he topado con algún participante de Osos Mexicanos a quien se le clasifique como nutria. Así como el Oso Charmín se ubica como chubby por ser oso gordo, el Oso Gomita se piensa simplemente como oso por ser “gordito, apapachador, velludito y varonil”, aunque algunos amigos le dicen que tiene cuerpo de cachorro, su edad (39 años), asegura Gomita, le impide pensarse como tal: “el cachorro es el de 26 para abajo, el osezno es más chavito: 18 o 19 años.152” Ozzy, a pesar de sus 29 años, se considera cachorro, lo cual refleja una flexibilidad considerable en la autopercepción osuna. Si bien existen criterios generales que dibujan las características de cada categoría, éstos no son completamente constringentes, sino que dan cierto espacio de libertad al sujeto en su ubicación como oso. En el viaje Verano Ursino se celebra el Concurso del Oso, el Cachorro, el Chubby y el Chaser del Año.153 Quien desee participar en el concurso debe estar conciente de que sus fotos podrían ser publicadas en la página electrónica del Club y, en caso de resultar ganador, el Club podría difundir su foto como oso, cachorro, chubby y chaser del año. Si el interesado está de acuerdo con su desclosetada cibernética, entonces tendrá las puertas abiertas para participar en el concurso. Los asistentes al Verano Ursino son los jueces, ellos tendrán que calificar no sólo la concordancia entre la estética corporal de los distintos arquetipos osunos con los cuerpos de los concursantes, sino también la facilidad de palabra y la gracia de quienes buscan ser el oso, cachorro, chubby y chaser del año. Los elegidos no tienen una función específica, quizá en la Marcha del Orgullo Lésbico, Gay, Bisexual, Transgénero y Travesti (LGBTT) se pondrán una banda que los identifique. El premio, explica Gomita: “(...) más que nada es el reconocimiento de ser el Oso del año, se les da un reconocimiento y una banda.”154 Los concursos de osos han generado cierto debate entre los osos de distintos grupos mundiales. Si bien la mayoría de los grupos celebran los concursos, e incluso existen concursos internacionales como el de San Francisco en el que nunca han
Oso Gomita, ibídem. Dependiendo del Consejo Ursino en turno se incluyen o no las cuatro clasificaciones, a veces sólo se realiza el Concurso del Oso del Año. 154 Oso Gomita, ibídem.
153 152

105

participado como grupo Osos Mexicanos, hay quienes consideran que el concurso está rebasando su objetivo lúdico al reproducir una serie de estereotipos de estética osuna. Por otro lado, hay quienes ven en el concurso no sólo un espacio de diversión, sino de reafirmación del autoestima, tal es el caso del Oso Charmín: Yo estoy en contra de los concursos porque es como buscar “la flor más bella del ejido”, pero en este caso de los osos se me hace interesante porque es reafirmar ciertas cosas. Como osos todos estamos orgullosos de nuestras panzas y liposidades. Ser oso es difícil en cierta forma porque eres un hombre obeso y desde niño tienes problemas de aceptación por el entorno: eres el pinche gordito de la escuela, al que le pegan por no correr mucho, la burla de los maestros. Te hablo por lo que me tocó a mí, yo fui hasta golpeado, apedreado y cosas de ésas. Cuando eres gordo tienes dos opciones: ser un hijo de la rechingada o ser muy tímido, a mí me pasó ser muy tímido pero te vas haciendo cabrón. Falta una reafirmación muy fuerte de tu cuerpo, a estas alturas mi cuerpo me gusta y adelante, ¡chingue a su madre al que no le guste! Pero en la adolescencia es terrible, a mí me llegaron a dejar en los hoteles, te quitas la ropa y se echan a correr, eso duele. El rollo de hacer un concurso de osos es para reafirmar un poco eso, si lo ves por este lado se me hace bueno.155 Así como en el “abrazo de oso”156 se celebra la desnudez y el alejamiento de una estereotipo de estética corporal masculina, en los concursos de osos –especialmente en los de oso y chubby- se reivindica y premia ese relativo alejamiento y relativo acercamiento a nuevos ideales estéticos, todo ello en el marco de una fiesta que da sentido colectivo a la existencia de una agrupación osuna.

Concurso de Osos 2001
155

Entrevista con Oso Charmín. Mayo 8, 2003.

106

3 Del trabajo etnográfico en el Club Osos Mexicanos

3.1 Un sábado en La Cueva de los Osos Los Osos Mexicanos se reúnen cada sábado a partir de las 20:00 hrs. en el restaurante bar Mal de Amores. Consideran que estas reuniones tiene la finalidad de “mantener el contacto entre los miembros oficiales, los visitantes y dar la bienvenida a los nuevos amigos con el tradicional abrazo de oso”. Cualquier varón mayor de 18 años puede asistir a las reuniones, no se necesita ser socio ni cumplir con las características corporales asociadas a la imagen de oso. Inclusive los propios osos insisten en el hecho de que a muchos de ellos les gusta la gente delgada. Quien visita la página electrónica de Osos Mexicanos, y tiene la inquietud de asistir por primera vez, se le dice: “aquí encontrarás una mezcolanza sensacional de edades, profesiones, mentalidades y gustos. El Club no “discrimina” a individuos o grupos, pero por cuestiones de “tradición” la única restricción de acceso se aplica a las mujeres.” Desde su existencia como Club, Osos Mexicanos ha celebrado sus reuniones en distintos lugares. Como anteriormente vimos, el histórico restaurante Sanborns de Los Azulejos fue el primer lugar de reunión de quienes fundarían el Club. Las primeras reuniones las realizaron en el bar Slogan, fue en este lugar en donde surgió la tradicional bienvenida ursina, el “abrazo de oso”, que hasta la fecha es uno de los principales signos distintivos de las reuniones sabatinas de los Osos: (...) Las presentaciones del grupo, de la gente nueva, de que se quiten las camisetas, salió de un juego. Es algo muy chistoso, en el bar, en el Slogan, empezamos a bailar, estábamos seis o siete, dijeron “ay, hace mucho calor” y uno se quitó la camiseta. Tocaron la canción de Hasta Luego Cocodrilo, See You Later Alligator, entonces uno empezó a decir “ese oso está vestido, lo tenemos que encuerar”, y de ahí sale esa canción. Entonces a mí me da mucha risa porque piensan que es algo institucional, ¡si supieran cuál es el origen! Y se quedó, dijeron “vamos a cantar esa canción cada vez que llega gente nueva y nos vamos a quitar la camisa”, realmente fue un juego, algo

156

En el próximo capítulo se abordará el ritual del “abrazo de oso”.

107

espontáneo que ni pensamos que lo íbamos a hacer ni nada, la cosas fueron dándose al ahí se va.157 El juego de quitarse la playera se ha implementado cada sábado desde aquellas reuniones del bar Slogan, como lo señala Sergio. Dependiendo el Consejo varía la actividad, pero hay elementos que siempre están presentes: el hecho de que el primo visitante se quite la camisa o la playera enseñando su torso desnudo, el que deba de escoger a una persona que le guste y que funja como su “padrino”, el que ambos se den un abrazo con los torsos desnudos y, todo ello, acompañado por el cántico de la concurrencia al ritmo de la canción See You Later Alligator: Ese oso está vestido, la la la la Lo tenemos que encuerar, la la la la Le quitamos la playera, la la la la Y después el pantalón, la la la la La promesa o el suplicio, como quiera verse, de quitarle el pantalón al novato jamás se cumple. Pero el de quedar desnudo del torso sí, aunque si alguien demuestra resistencia se le convence, se le respeta si decide no hacerlo y, rara vez, se le quita la prenda a pesar de su resistencia. Todo depende del Consejo Ursino que esté a cargo de la organización de la bienvenida. El hecho de que el nuevo escoja a un integrante del Club podría pensarse como un ritual de apadrinamiento. De hecho lo es, aunque por lo general ese apadrinamiento no deja una huella importante en la incorporación –si es que existedel nuevo al Club. No son muchos los osos que tengan una relación ahijado – padrino a pesar de que eventualmente se construya una relación de amistad entre el nuevo y la persona a quien escogió para “apadrinarlo”. Armando reconoce que el apadrinamiento sirve para que el nuevo tenga más confianza en empezar a conversar con algún miembro del Club, en este caso con el “padrino”. Lo que sí llama la atención es la celebración de la desnudez. Aunque el hecho de quitarse la camisa tenga su origen en un juego, la desnudez de los torsos de los nuevos, y la de los varones escogidos por los nuevos, refleja una actitud de erotización corporal en donde la cantidad de músculos, huesos o grasa de torsos, espaldas y brazos pasa a segundo término. Es en el hecho mismo de desnudarse, en el acto irónico, pero al mismo reivindicativo, en donde el ritual de bienvenida tiene su mayor
157

Entrevista con Sergio. Octubre 17, 2003.

108

carga simbólica. Irónico en cuanto a no reproducir un mandato de estética corporal masculina promovida por la industria de la moda y el consumo, reivindicativo en cuanto a aceptar y aplaudir el alejamiento a un modelo de estética corporal ligado a la esbeltez y a la discreta pero equilibrada musculatura. El “abrazo de oso” forma parte de una dinámica más amplia que se le conoce como “la presentación”. Cada Consejo decide cómo realizar la presentación del Club a los nuevos y cómo presentar a los nuevos a los integrantes de Osos Mexicanos. La presentación del Consejo Ursino de 2002 era más austera y corta que la del Consejo 2003, aunque la del 2001 compartía rasgos con la del 2003 , como el hecho de incorporar juegos en la dinámica del abrazo de oso. Armando recuerda las presentaciones del Consejo 2001 y cómo en 2002 decidieron cambiarla: Hacían jueguitos, jugaban a Doña Blanca o a pasarse la botella con las piernas, algo parecido a lo que hacen ahorita. Primero llamaban a cada persona y la entrevistaban, uno por uno los iban entrevistando y se los perreaban158 como no tienes una idea. Después de que ya habían perreado a todo el mundo se ponían a jugar con ellos y ya al final les quitaban la camisa. Entonces dijimos: ”no, ni madres, eso no nos gusta, qué güeva estar esperando a que terminen de jugar”, entonces nosotros, algo que hicimos en el 2002 fue decir: “las presentaciones como van”, los juntaba a todos en filita y a ver “tu nombre, tu nombre, tu nombre, edad, edad, edad, a qué te dedicas” y cuando ya acabábamos con todo eso pues órale, a cantarles, a quitarles la camisa y ellos escogían a otro fulano para que se quitara la camisa y ya, se terminaba la presentación, tratábamos de hacerla de cinco minutos. Ahorita el Consejo actual está retomando un poco lo que hacía el 2001, de hacer jueguitos y todo lo demás, pero en lo que ya no se tardan es en entrevistar a cada uno, ni los perrean que para mí es algo bueno. A mí en lo particular no me gusta tanto la presentación como está, a lo mejor porque yo ya tengo tiempo con los Osos y ya me aburre lo mismo cada sábado, a lo mejor a los nuevos los fascina como dinámica de integración.159

El término “perrear” está relacionado a un juego lingüístico y corporal en donde la habilidad mental para humillar al contrario, vinculándolo con lo femenino o con una pertenencia étnica no occidental, es una de las estrategias clave en el juego del dominio. Es común entre gente gay, travesti, lesbiana –entre otros- el referirse al “perreo”, al “perrear” o a la “perra”, esto se puede observar en distintas regiones del país.

158

109

El cambio en el estilo de presentación del 2002 al 2003 es evidente. En el Consejo 2002 Armando, como presidente y encargado de dar la bienvenida, simplemente preguntaba el nombre, la edad, la ocupación y “cómo te gustan los hombres”, algunas veces preguntaba “cómo te enteraste del Club”. Al final de interrogar a los nuevos, sin micrófono pero con una voz ronca que inundaba las paredes del salón, invitaba a que cada participante escogiese al “oso que más le gusta”. Una vez teniendo al “afortunado”, la concurrencia cantaba mientras las camisas de los nuevos y de los “padrinos” volaban por los aires. Después del “abrazo de oso”, Armando daba algunos anuncios generales sobre próximo eventos o noticias sobre el Club y la velada continuaba. En el caso del Consejo 2003, fue el secretario, Gonze, quien dio la bienvenida. En la reuniones del Consejo se decidía cómo se haría la presentación, introdujeron un micrófono y toda una serie de dinámicas para la presentación y para el abrazo de oso, las cuales cambiaban cada sábado.

Abrazo de Oso

159

Entrevista con Armando. Octubre 11, 2003.

110

3.1.1 Del Osorejé y la observación lúdica participante

Oso he de ser, ja, seré. Uno oso franco amigo muy mexicano alegre como pocos con ganas de vivir Osorejé160

Ya en la esquina de Obrero Mundial y Amores un importante número de autos se encuentran estacionados, otros más hacen fila para ser recibidos por el encargado del valet parking. No hay ninguna estación del metro tan cercana al Mal de Amores como para llegar caminando desde ahí, quienes llegan en transporte público lo hacen en peseras o en camiones, los más desprendidos en taxi. En el Mal de Amores el visitante puede optar por escuchar música de trova mientras cena o toma un trago o, la otra alternativa, ingresar a la Cueva de los Osos: un salón de aproximadamente veinte metros de largo por quince de ancho ubicado en la planta alta del restaurante161. La decoración del restaurante bar, una construcción de dos plantas relativamente nueva y espaciosa, destaca por su sencillez y funcionalidad: muebles de madera y manteles de cuadros, una amplia barra en el primer piso, paredes en tonos amarillos pálidos, un par de sanitarios generalmente limpios y bien iluminados. El salón en donde se reúnen los Osos tiene forma de rectángulo. En uno de sus lados, el de menor longitud, se ubica una tarima que bien puede servir como foro para cantar, actuar o realizar la presentación ursina. Frente a este foro, en el lado opuesto del salón, unas pequeñas ventanas conectan con la calle Obrero Mundial. Sobre las paredes de los lados más amplios cuelgan discretos candelabros y cuadros que no dicen mucho de la presencia de los osos, en cambio, la bandera ursina colocada sobre la pared en donde se ubica la tarima sí habla de la presencia osuna. La decoración del salón cambia según la fiesta a celebrarse o según el tema escogido por el Consejo Ursino cada sábado, si es un 15 de septiembre las bandera mexicanas conviven con las hojas de papel picado y con los sombreros de charro. Quizás el
Adaptación de la canción Aserejé del grupo español Las Ketchup. Ver la letra de la canción original en el Anexo 3 161 Líneas arriba se dejó en claro que el restaurante bar Mal de Amores no es un negocio gay. El dueño del lugar tiene un acuerdo con el Club para que en uno de los salones más amplios del restaurante se puedan celebrar las reuniones sabatinas y las fiestas del grupo. Si bien la presencia de Osos Mexicanos no es una presencia “clandestina”, no existe publicidad externa e interna que haga saber al cliente sobre las reuniones de Osos. Es probable que las personas que vayan a cenar y/o a escuchar trova no sepan que en ese mismo lugar se reúne un grupo de varones gay.
160

111

sábado siguiente la decoración sea de luces fluorescentes, esferas de disco de los años setenta y colores plateados en adornos variados, uno sabría que se trata de la noche “disco”. A partir de las 20:00 hrs. llegan los primeros visitantes al Mal de Amores. Por lo general son los integrante del Consejo Ursino quienes tendrán que acomodar lo dispuesto para la noche: una mesa en donde se cobrará la entrada, el aparato de sonido que ambientará la velada, las sillas del salón y de la tarima, entre otras cosas. Los dos o tres meseros, ataviados de pantalón negro y camisa blanca, empezarán a actuar como tales calentando bolígrafos y comandas. En un principio a los meseros les parecía extraña la presencia de tantos varones y la ausencia de mujeres, ya con el paso del tiempo han ido conociendo al Club de Osos y se ha generado cierta relación amical entre los meseros y algunos de los integrantes del grupo, no es raro que los meseros sepan el nombre o el apodo de más de una decena de osos. A las 22:00 hrs. el salón empieza a llenarse. Cuando no hay una fiesta

importante (Noche Mexicana, Noche de Disfraces, Noche de Boxers, etc.) el número de osos rebasa el medio centenar y en algunas ocasiones suma más de cien. La mayoría llega dos horas después de abrirse la barra (20:00 hrs.). Si bien el rango de edades de los visitantes puede ir desde los 18 hasta los 60 años, quienes se encuentran entre los 30 y los 50 años son el grupo etario más numeroso. Pantalones de mezclilla, playeras desfajadas, camisas de algodón o de franela a cuadros, tenis deportivos o zapatos casuales son las prendas más usadas por los comensales. Puede llegar alguien enfundado en jeans ajustados y playera pegadita, o inclusive alguno vestido de traje, pero no es común el ver a varones vestidos según los últimos parámetros de la moda o según los dictados más formales, tampoco es común ver a hombres vestidos de cuero ni con prendas femeninas (al menos que se trate de alguna fiesta en donde el disfraz juegue un papel importante). Los nervios se apoderaron de los nuevos integrantes del Consejo Ursino 2003, no obstante el sonido estaba listo y los espectadores atentos a lo que sería la primera reunión presidida por la otrora planilla Osos Trabajando. Desde lo alto de una silla de bar colocada sobre la tarima, y frente a telas de pieles de osos así como de las banderas gay y ursina, Gonze, rodeado de un par de osos de peluche, dio la bienvenida desde un nuevo espacio: el Noticiario Ursino. Instalado en el rol de conductor televisivo, Gonze entrevistó al presidente del Club, al Oso Gomita, quien dio detalles sobre la ampliación del horario de reunión, los planes para el 2003 e invitó a
112

los visitantes a volverse miembros activos del Club. Acto siguiente el presentador anunció la primera sorpresa de la noche: el Osorejé. Siete integrantes del nuevo Consejo entraron por el pasillo que conecta con el baño y, “como dicen por ahí”, rompieron plaza: Mira lo que se avecina a la vuelta de la esquina viene un oso rumbeando. Pelo en pecho, gran sonrisa, caminando va sin prisa y la barriga balanceando. Él va buscando a la manada y la encuentra ya a sus anchas, en la Cueva ha empezado la pachanga. Ahí todo el mundo lo conoce, lo reciben como en casa, le celebran ser un oso y lo abrazan, y lo admiran, y le cantan

El ritmo pegajoso de Las Ketchup, las intérpretes del tema Aserejé, hace menear el cuerpo de quienes observan a los osados osos bailarines. de la concurrencia: No es cosa de puntería que a la Cueva cada día más osos vayan llegando. Gordos, flacos y lampiños o peludos, grandes, chicos son los Osos Mexicanos. Ven a la Cueva con nosotros si en la vida tú estás solo, o si el mundo te rechaza por tu panza. Aquí los gordos son cachondos, lo importante es lo que pasa en tu pecho, en tu mente, en tu alma. El balanceo de los bailarines y la ingeniosa adaptación del tema español dejan escapar risas y carcajadas

La coreografía osuna, si bien no coordinaba con elegancia sus pasos, por lo menos hacía el esfuerzo de estirar y recoger brazos al mismo tiempo o de bajar y subir el cuerpo según el ritmo del coro Osorejé. La letra llamó la atención de quienes podían escuchar las voces poco claras de los osos bailadores. Después de repetir el número del Osorejé, y de ser ovacionados por los aplausos de las más de cien palmas reunidas en la Cueva de los Osos, Gonze continuó hablando, micrófono en mano, desde su espacio noticioso. Se lamentó de la invasión estadounidense en Irak condenando la unilateralidad del gobierno yanqui, lanzó una invitación a una función de la Orquesta Filarmónica en la sala de conciertos Nezahualcóyotl. De la misma forma invitó a un show de cabaret, La Diva en Rosa, con la actuación de uno de los integrantes consentidos del grupo: el Cachorro Pete, a quien animaron para ser entrevistado por Gonze.

113

Ya instalado en la alta silla de bar, Pete habló sobre el nuevo espectáculo a presentarse en la disco gay El Taller, no sin ser “perreado” por el conductor: “de perfil te pareces mucho a mi patrona”. En medio de risas y juegos de lenguaje, el actor ofreció un descuento del 50% para su obra a los miembros de Osos Mexicanos y también habló del estreno de la obra de sátira política La Marta del Zorro, en donde el personaje principal es Marta Según, la parodia de Marta Sahagún, esposa del presidente Vicente Fox. Después de que Gonze anunció los detalles del futuro viaje a Acapulco, el tradicional viaje Primaverótica, dio lectura a las fichas de los nuevos visitantes.162 “¿Cómo me gustan los hombres? Pues un chingo”, respondió el novato hidalguense de 35 años, empleado de una empresa privada, cuando fue entrevistado desde la silla de bar. También con residencia en Pachuca, pero cinco años menor que el primero, un segundo visitante respondió al mismo cuestionamiento: “me gustan como mi novio”, mirando fijamente al varón de 35 años. Y así fueron pasando uno por uno los cinco nuevos visitantes, todos ellos entre los 28 y los 40 años de edad. En esta ocasión fue el Consejo Ursino quien escogió a los “padrinos” de los cinco visitante, los primeros se deshicieron de sus camisas buscando que los segundos sintieran mayor confianza. Sin despojarlos de sus playeras, a los nuevos se les amarró un paliacate en los ojos retándolos a que a través del tacto pectoral encontrasen a sus padrinos, quienes se movieron del último lugar en donde los vendados los ubicaron. Una vez que reconocieron a sus padrinos, y que los paliacates fueron desanudados, el público coreó la tradicional canción del “abrazo de oso” haciendo que las camisas de los nuevos visitantes descansasen fuera de su alcance. Finalmente, Gonze despidió la presentación invitando a participar en la donación de alimentos enlatados y medicinas destinados a niños de escasos recursos dependientes de una asociación religiosa de Ciudad Nezahualcóyotl. El conductor y secretario del Consejo Ursino recordó el antecedente de esta iniciativa: la colecta de medicinas para personas viviendo con el VIH. La música empezó a tocar, la voz de Fey, Mónica Naranjo y OV7 se intercalaba con música pop ochentera y noventera estadounidense; algunos de los nuevos empezaron a interactuar con otras personas, ya alejados de la completa atención de
Este Consejo introdujo la utilización de fichas informativas en donde el nuevo, cuando paga su entrada a la reunión, debe anotar su nombre, ocupación, edad, correo electrónico y “cómo le gustan los hombres.”
162

114

los comensales. Los meseros continuaron llevando cervezas y cubas, recogiendo vasos y ceniceros, esperando que dieran las 2:00hrs. -hora aproximada en que el salón se vacía- y así regresar a descansar a sus casas. Algunos osos se van a dormir, otros más siguen la fiesta en alguna disco o bar gay de la zona o en otro lugar más privado, uno nunca sabe de placeres y gustos ajenos.

3.2 Fiestas temáticas 3.2.1 Entre osos, diablos y catrinas. Una visita a la Fiesta de Muertos o Halloween
Hoy los osos no están ni los pelos les quedaron el Mal de Amores al Teletón a todos mandaron Suen

No pasaron ni cinco minutos de haber llegado al Mal de Amores y ya mis ojos habían visto desfilar todo un derroche de ingenio, humor y creatividad expresado en los atuendos de los participantes de la fiesta. El escenario no desmeritaba, de piso a techo -pasando por las paredes del lugar- la decoración resaltaba un sentido festivo sólo visto una vez al año. La cereza del pastel: el altar de muertos. Alrededor de 200 personas se dieron cita en el bar, lo cual complicaba el tránsito -sobre todo si uno se encontraba en la esquina opuesta a la del baño- pero hacía de esa noche una noche especial, de reencuentros, de toparse con viejos amigos a quienes sólo se les ve en los eventos especiales del Club, como es la fiesta de Muertos o Halloween.163 No debió ser fácil para el Consejo Ursino, y en especial para los encargados de cobrar la entrada y escribir el nombre y número del visitante164, recibir a semejante cantidad de osos.
163 El Club de Osos Mexicanos utiliza tanto el nombre de “Fiesta de Muertos” como “Halloween” para referirse a la fiesta que organizan el primer fin de semana de noviembre. No sólo por ello rescato los dos términos, sino también porque ambos términos reflejan la incorporación de elementos vinculados a una tradición local (altar) y a una tradición extranjera (disfraces). 164 Cuando se ingresa a las fiestas de Osos Mexicanos, o a las reuniones sabatinas, el visitante debe dirigirse a una mesa en donde un par de miembros del Consejo Ursino se encargan de cobrar. En una etiqueta escriben el nombre del visitante y el número de llegada, esto último facilita a los meseros el manejo de las cuentas, de ir sumando las bebidas que se consumen. Al salir del bar el visitante le entrega a alguno de los meseros la etiqueta, quien se guía por el número para entregar la cuenta.

115

Un dragón conversaba con un verdugo, un futbolista brindaba con un ángel y una bruja, un doctor conversaba acaloradamente con un grupo de monjes mientras que un árabe y su “concubina” atravesaban el salón para saludar a un matrix. El papel picado de colores contrastantes, junto con una especie de telaraña blanca que colgaba del techo, además de las flores de cempasúchil colocadas en piso y paredes, fueron el escenario en donde los osos disfrazados se divertían y celebraban a la muerte, a los muertos y, seguramente, a la vida misma. Pasada la media noche una voz anunció el inicio del concurso de disfraces. El cazador, el marinero y el espantapájaros no tardaron en acercarse al estrado, contiguo al altar de muertos, desde donde se elegirían a los ganadores. El criterio del concurso fue dividirlo en tres fases: la primera para escoger al mejor disfraz de catrina, la cantidad de disfraces de catrina estimuló a pensarlas como una categoría especial. La segunda y la tercera fases tenían que ver con el número de concursantes, por un lado se invitó a desfilar a los disfraces individuales, más tarde a los disfraces en pareja o grupales. El griterío y la lógica del aplausómetro hicieron de La Catrina y sus amantes, de Los Picapiedra y, de manera unánime, de La Diabla, los ganadores de la noche. Sin duda La Diabla despertó las carcajadas y los silbidos de la concurrencia: ataviada con un baby doll rojo que dejaba ver un sostén escarlata, unas piernas velludísimas y una panza pronunciada, la ganadora se dejaba querer por su público contoneándose en una actitud eróticamente provocativa. Con el rostro completamente pintado de rojo, bigote tupido, cejas pintadas a manera de triángulo y largos cuernos de algodón, La Diabla recibió su merecido premio: un trofeo con la figura de un oso blanco.

La Diabla

116

La Catrina y sus cuatro amantes se resignaron con un segundo lugar. Ella, enfundada en un largo y amplio vestido negro, guantes de seda obscura, peluca rubia ceniza y bombín del cual caía un velo igualmente negro, se hizo acompañar de cuatro elegantes “difuntos” vestidos de smoking. Los accesorios de La Catrina: pulseras, anillos y collares dorados, una discreta bolsa negra, además de un llamativo abrigo de piel tipo mink, color hueso y mamey, hacían juego perfecto con la sobriedad de sus amantes, quienes acompañaron su refinado traje con un sombrero negro y guantes blancos. Los cinco, La Catrina y sus amantes, llevaban el rostro pintado de blanco con negro, este último color en ojos, nariz y boca, lo que transmitía un sentido de mortandad y animalidad.

La Catrina y sus Amantes

Al igual que en el 2002 y en el 2001, los primeros lugares fueron ganados por disfraces de personajes femeninos. Si bien una tibia mayoría de los disfraces Es difícil representan a varones, animales y alimentos (v.g. calabaza), los disfraces que al parecer causan mayor hilaridad y alboroto son los disfraces femeninos. permisividad y juego con la cuestión del travestismo y la “jotería”165. Una vez terminado el concurso la fiesta siguió, la música pop y tropical sedujeron a los osos a bailar. Detrás de las parejas y grupos que se disputaban un espacio de piso para “mover el bote”, un altar de muertos coronaba el salón del Mal de Amores. A tres niveles o pisos, y sobre un mantel de papel picado color violeta, observar en otro evento del Club -quizá La Pastorela sea la excepción- tanta

117

veladoras, copal, sarapes miniatura, calacas, lotería, pan de muerto, calaveras de dulce y chocolate, maíz, calabazas, obleas, dulces tipo monedas de oro, cruces con flores blancas y moradas, una imagen de Frida Kahlo enredada a un rosario, imágenes de santos y una baraja española fueron distribuidos en lo que fue el altar de muertos osuno. Las calaveras de dulce formaban las letras de la palabra “osos”, las flores de cempasúchil adornaban los tres niveles del altar y, en el último de ellos, la caja con la imagen de Frida Kahlo descansaba junto a un par de calaveras. Al parecer el altar no fue dedicado a ninguno de los integrantes del Club, sólo a Frida.

Altar de muertos 2003

Además de la ofrenda a los muertos, otro espacio de tradición popular en el contexto de las fiestas de los muertos es el de las calaveras literarias. Los Osos dispusieron una pared completa en donde el visitante podía escribir alguna calavera. Más de cinco osos se animaron ante un reto tan atractivo: Alfredo, astrónomo de oficio todas las noches veía las estrellas su marido, un tanto celoso, le preguntó qué era lo que veía en ellas… Él respondió presuroso: ¡Veo mucho más que lo que tú en tus botellas!

Utilizo el término “jotería” para referirme al juego de lenguaje, actitudes y prácticas en donde la ironía y el sarcasmo son los principales ejes desde donde se confiere cierto sentido al hecho de pensarse y vivirse como homosexual entre varones mexicanos.

165

118

En una noche de llena luna en la que Alfredo no podía observar su oso se sintió lleno de fortuna y se dijo “esta noche lo he de reconquistar” Presuroso lo convenció de ir a la cama lo llenó de halagos y obsequios iniciaron los juegos y la pose de “rana” y muchos otros ejercicios regios Fue tanta la emoción y mucha más la calentura Demasiado retozón, sin aplicar la cultura (las lecciones de anatomía de nada sirvieron) y en una posición por demás aventurada por exceso de presión Alfredo quedó con la cintura desmadrada. De esto La Parca aprovechó, a Alfredo se llevó y su oso triste y disponible quedó. Rafael, el autor de la anterior calavera, me explica con detalles el tema de las calaveras literarias y se le siente contento de haber escrito una calavera para su amigo Alfredo. Su calavera refleja un ingenioso uso del lenguaje en donde la muerte, el sexo y el placer se cruzan para construir un texto cargado de humor. Otras calaveras no sólo dejan ver la relación entre muerto y sexo, sino también el cruce con el género, en particular la representación de lo femenino: La muerte celosa de los osos de La Cueva llegó al Mal de Amores a cortarles la cabeza Los osos asustados corrieron a ocultarse la muerte como mujer que era de todos quiso vengarse Al igual que la anterior, la cual es anónima, la mayoría de las calaveras hablan de un sentido de pertenencia al Club e, inclusive, al bar Mal de Amores como se puede observar en la calavera escrita por Hugo: Un día La Parca vino a rondar el Mal de Amores y se los llevó al infierno para calmar sus ardores

119

Pobrecitos de los osos, que los quiso castigar. Pero aún en el infierno del placer van a gozar

El altar de los osos y el mural en donde se escribieron una docena de calaveras son espacios simbólicamente cargados de representaciones sobre distintas temas: el nacionalismo, la muerte, lo religioso, el género, la sexualidad, lo osuno. Los disfraces, igualmente cargados de significantes, reflejan un especial sentido de ironía en donde los disfraces de las “profesiones” (doctor, marinero, futbolista) conviven con disfraces vinculados a la muerte y a lo religioso (ángeles, diablos, catrinas, brujas, monjes), con disfraces de personajes (los picapiedra, matrix, capitán garfio, aladino, gatúbela) y con disfraces de animales y seres míticos (dragones, osos). En sí, la Fiesta de Muertos o Halloween es un espacio privilegiado de convergencia entre tres tradiciones existentes sobre la muerte: una tradición con raíces prehispánicas en donde el altar de muertos intenta ofrecer placeres terrenales a quienes han fallecido, una tradición colonial en donde a algún personaje con vida se le imagina en un tránsito a la muerte a través de la escritura humorística de calaveras, así como una tercera tradición más moderna, particularmente reforzada en Estados Unidos, en donde el disfraz es el elemento principal de la celebración. Estas tradiciones han sido apropiadas y resignificadas por el Club de Osos Mexicanos, dándoles un sentido de colectividad que refuerza el sentido de identidad grupal osuna. La fiesta siguió, el baile y los tragos fueron la constante. Los ganadores del concurso se fueron felices de saberse como tales en la edición 2003 de la Fiesta de Muertos y Halloween. Después del concurso, de haber transcrito las calaveras en mi libreta de campo, de haber conversado con conocidos y desconocidos, decidí regresar a casa llevando en mi mente la imagen multicolor de tan especial celebración.

120

3.2.2 De Pastores, Diablos y Ursulinos. La Pastorela de los Osos.

No hay cosa que encienda tanto mis locas pasiones como ver que las naciones se pelean sin ton ni son El Diablo

La presencia masculina a reventar obligó a que los Osos ofrecieran dos funciones de la ya tradicional pastorela decembrina. Frente a un escenario con tarima de madera, adornado con una manta blanca al fondo, decenas de varones esperaban la entrada de los más de diez novatos actores. Las luces amarillas, azules y rojas anunciaron la tercera llamada. Un grupo de cinco varones vestidos con pelucas, brassières, faldas, colas de diablos y medias obscuras, todos ellos abrazados y aventando piernas a la manera del can-can, se apoderó del escenario: “Muy buenas noche señores y señoras166, Teatro Blanquita les da las buenas noches. Es el Blanquita su teatro de revista...” e intempestivamente el personaje de El Diablo167 interrumpió el cántico de quienes de ahí en adelante serían sus compinches: “¡Qué les pasa!, éste es el número de la otra función, la de las seis de la tarde, fuera de aquí!”, alcanzó a decir el dueño del averno. Y así, la Pastorela 2001 dio comienzo. Las luces bajaron su intensidad, los actores salieron de la pista y, a lo lejos, se oyó al cronista: Hace poco más de nueve milenios, en un lugar de Belén de cuyo nombre sí puedo acordarme, todos los hombres de buena fe fueron avisados por los ángeles de Dios para acudir allá y ser testigos de un suceso portentoso. Desde todos los lugares del mundo, los seres sencillos, pero de buen corazón, se encaminaron hacia allá. Sus familias, sus ovejas y ofrendas sencillas habrían de llevar como primer tributo al rey, que los profetas habían anunciado habría de nacer. Úrsula, noble y dulce anciana, matriarca de los Ursulinos, una de las tantas tribus escogidas por el Señor, portadora del mensaje y de su tribu (...) Las carcajadas no fueron pocas cuando apareció el personaje de la anciana, con bastón en mano y peluca blanca, espalda caída y vestido gris, se acomodó en una de las esquinas del foro esperando la entrada del villano, el malvado Lucifer, quien se encargaría de evitar la presencia de testigos (Úrsula y los pastores) en el nacimiento del niño Jesús. El Mal vestía de rojo y naranja en cuerpo delgado, los cuernos y la capa hacían juego con el trincho, los anillos y las pulseras plateadas con los aretes de diamantes.
166 167

Acompañado de cinco luciferianos, representantes de los pecados

Al parecer todos los espectadores eran varones, no había mujeres. Me referiré al personaje del Diablo indistintamente como Lucifer, el Malo y el Mal.

121

capitales, el malvado personaje comenzó a bailar y vociferar: “Ay la lujuria imperiosa, que ahora está tan de moda, que todos quieren estar en el lecho.” A lo cual el más arrebatado de sus bailarines contestó: “Y no en reposo sino insomnio, con tantas calenturas, que hasta parecen demonios.” Para rematar en la presentación de los “malos”, un coro de tres dijo a su vez: “Los apetitos del cuerpo deben ser de preocupación, pues la carne es atractiva, jugosa y muy sabrosa, asombrosamente activa, a los impulsos del cuerpo debes poner atención.” Y al grito de “¡Averno, unido, jamás será vencido!”; los seis pecadores se escondieron detrás de la manta blanca mientras un par de ángeles, con mamelucos, aureolas y alas entraban por delante. Uno oso presuroso fue a instalarse en la esquina izquierda del escenario, alzó sus manos pero no cayó su copa, sino que sostuvo una estrella luminosa la cual guiaría en su camino a Belén a los pastores ursulinos. Dos parejas de pastores inundaron de risas la escena navideña, los hombres ataviados con pantalón blanco, paliacate al cuello, sombrero vaquero y tirantes sobre pecho peludo y desnudo, las mujeres lucían vestido blanco de manta, huaraches, sombreros campesinos, trenzas y peluca cobriza y enchinada. Junto con su matriarca, la vieja Úrsula, bailaron con música de orquesta. Después de encontrarse frente a frente los pastores con Lucifer, y que le informaran al maloso sobre sus intenciones de viajar hasta Belén para presenciar el nacimiento del hijo de José, el humilde carpintero, el Malvado hizo evidentes sus intenciones de interrumpir tan cansando peregrinaje. Sin embargo, los ángeles presurosos, comandados por un nuevo personaje, la Arcángel travestida, se confrontaron con el Diablo no sin antes menear el cuerpo a ritmo de Sudor, éxito pop de la cantante Thalía. Con una zapatilla de ballet sobre la espalda del Demonio y la espada entre sus nalgas, moviendo ligeramente sus alas, vestido blanco y larga cabellera rubia y rizada, la Arcángel repetía sonoramente: “esta noche nacerá el que te tendrá a raya, y yo mientras con mi espada no te dejaré hacer nada.” Las fuerzas del bien duraron poco y Lucifer, en menos de tres movimientos, se incorporó de nueva cuenta. La confrontación se resolvió en apuesta, quedaría a la habilidad luciferina si los pastores llegarían a Belén o si en su trayecto serían entretenidos por tan colorado personaje. La Arcángel y Lucifer reflexionan y alburean sobre los humanos:

-

A. ¿Los humanos son sensatos? L. Tú lo dices
122

-

A. Lo sostengo L. Pues sosténme ésta (apretándose el pene), si fuera así, no te vayas a cansar. A. ¡La saques! (es empujada en el trasero por el pubis de Lucifer) L. No me rajo

El diablo corre tras la cortina y la Arcángel se pavonea, junto con su pareja de angelitos, a ritmo de El Último Adiós (Paulina Rubio): Aunque a mí me cueste un güevo en Belén yo quiero verlos les dedico esta ranchera porque sí van a llegar

Ahora son los pastores y las pastoras quienes atraen la atención del público. Mientras quien sostiene la estrella luminosa se maquilla, uno de los pastores, el hijo de Doña Úrsula, busca cualquier pretexto para escaparse con Fileno, su compadre, lejos de la vista de las tres mujeres: su madre, su esposa y su comadre. Mientras tanto, aparece Lucifer disfrazado de pastor, buscando engañar y alburear a las mujeres, especialmente a Úrsula y su nuera: L. N. L. ¿Y qué hacen por estos caminos? U. Vamos de viaje a Belén. L Fíjense que yo también. Si quieren vamos ahí juntos, yo conozco esto re bien (apretándose el pene) N Pues siéntese, descansemos. U Pásame la taza hija, no seas güevona (dirigiéndose a su nuera). No más que está un poquito frío (ofreciéndole una bebida al falso pastor), al ratito hacemos fuego. Más vale pronto que luego (empujando su pelvis al trasero de la Yo también siempre prefiero tomar las cosas calientes anciana)

Lucifer se retira de escena con la taza en mano y la convicción de estar engañando a los pastores. En tanto, Úrsula y su nuera pelean. El hijo llegará a defender a su madre y a golpear a su esposa:

123

-

U No sé cómo mi hijo no te deja, tú no eres buena para él. Mi bato, tan buen muchacho, cómo te fue a conocer. N Pues para que lo sepa, bien harto me rogó, yo sólo le di el sí de purita compasión. U ¡Ah sí, cómo no pobre loca! N ¡Váyase al manicomio vieja loca, junto con su hijo panzón que traga como un demonio! U (al ver el hijo llegar) ¡Hijo, hijo! ¡Ay mi gordito m’ijo! No es que sea una chismosa pero ésta me gritó (señalando a la nuera). H ¡Condenada india emplumada, yo ya no sigo contigo! N ¿Ah, sí? Pues yo no te obligo. H ¡De haber sabido lo que eras: una molesta ladilla! N Peludo oso panzón, o te disculpas o te dejo, bato: ¡Ponte de rodillas! H ¡Nombre! ¿Por qué? N ¡Me insultaste! H Tú empezaste. N ¡Anda! A ver qué haces tú sin mí. H Eres terca y orgullosa. N Eso nomás quería oír para decirte tus cosas, ¿crees que no los he mirado? Siempre pegado al Fileno, ¿no será que a él le has dado lo que a mí me has negado? H Ahorita verás, te voy a tumbar los dientes.

El hijo de Doña Úrsula arremete en contra de su esposa, golpes y patadas le llueven por doquier. El varón se siente ofendido al ver cuestionada su heterosexualidad: prácticas sexuales con su compadre e impotencia sexual con su mujer. Recuperándose de los golpes, la mujer ve cómo su suegra se acerca al pastor tratándolo de consolar y consentir, éste reacciona agresivamente haciendo irritar a su madre, quien de inmediato reprocha el que no se le reconozca como una madre ejemplar: “Ya no me vuelvas a hablar si no es para pedirme perdón, yo que he sido una madre ejemplar, un modelo para las mexicanas. consultaban.
168

Sarita y Prudencia me

Las actrices Sara García y Prudencia Grifell representaron, en la época de oro del cine mexicano, distintos papeles de mujeres abnegadas.

168

124

Queda solo y confundido el compadre de Fileno en el escenario, momento que aprovecha Lucifer, en su papel de pastor, para ofrecerle comida encantada y sacarlo de cuadro. Fileno aparece y atrás de él, vestida de dorado y con su séquito de Fileno duda de la ángeles, la Arcángel coquetea a ritmo de Lady Marmalade. encuentra, el pastor queda maravillado.

asexualidad de la Arcángel atreviéndose a tocar lo que debajo de la falda angelical se La Arcángel hace lo mismo con Fileno Los personajes son quedando decepcionada del pequeño miembro del pastor.

interrumpidos por Lucinda, esposa de Fileno: “Que me engañes con un oso lo puedo pasar, pero con una chingada vestida no.” Enojada y enferma por los hechizos del demonio, la pastora se retira sin dar tiempo a Fileno para justificarse. El pastor se dirige al público: “Así es entre compadritos. En México es tradición, con unos cuantos traguitos y va p’abajo el calzón.” Lucifer, vestido como tal, regresa al escenario a confrontarse con la Arcángel reclamándole su proceder. La vecina celestial hechiza a los cuatro pastores haciéndolos bailar sensualmente, sin embargo, el Diablo cambia el hechizo y las parejas se combinan, quedando los compadres por un lado y, las comadres, por el otro. El baile sensual desemboca en un coito simulado. Finalmente el bien triunfa sobre el mal, después de la trasgresión sexual los pastores se reconcilian, los ángeles bailan La Chica Ye-Ye y el Diablo se retira enojadísimo al saberse derrotado. Como acto final, los ángeles llevan al foro una pequeña mesa de madera sobre la cual descansan las tradicionales figuras de porcelana que representan el nacimiento de Jesús. Las reacciones de los pastores y los ángeles son diversas, todas ellas de irónica alegría: Wow, miau, qué chiquito. ¡Qué bonito! ¡Qué güerito! ¡Qué rosadito! Sus ojitos han cerrado. Se ha quedado dormidito. Bailaremos un poquito ¿Y si se despierta? No hay temor, cantaremos y su sueño arrullaremos. A la ro ro ro niño, a la ro ro ro ya, duérmase mi niño, duérmaseme ya.

125

Los ángeles retiran del escenario la mesa con las figuras del nacimiento. Se oye la voz de la Arcángel: “¡Ahora sí, vamos todos a jotear!”, “¿Más?”, la cuestionan y ella no se intimida: “Sí, ¿por qué no?” Pastores, ángeles y diablos mueven sus cuerpos a ritmo de flamenco, la castañuela truena pero más truena el grito de Lucifer quien exige una canción más moderna. Se le consiente y a ritmo de música disco de los años setenta, con el tema Aleluya, los actores se despiden de los casi cien varones reunidos en la primera función de la Pastorela del Club Osos Mexicanos.

Pastores Ursulinos

La Arcangel y El Diablo

Pastores Ursulinos

126

3.2.3 La Fiesta Mexicana en la Cueva de los Osos.
¿Para qué una fiesta de Noche Mexicana con los Osos? ¡Para qué más que para mostrarnos tu chile! ¡Sombreros, botas, bigotes! ¡Puro macho mexicano! p.d. Adelita... psst!... aguántate hasta el 20 de noviembre Invitación del Club Osos Mexicanos a la Fiesta Mexicana

“¿Eres mexicano? ¡Qué mejor oportunidad para presumirnos tu chile! ¡Sí, tu chile! Puedes hacerlo de cualquier material y ¡hasta disfrazarlo! El único requisito es traerlo colgado donde todos puedan verlo. (...) lo puedes hacer de madera, papel, cartón, comprarlo en La Merced o en el súper. Disfrázalo porque puede ser premiado. ¡Premio al mejor chile! No me digas ¿Acaso te habías asustado?” Y así, a través de las anteriores invitaciones distribuidas por internet, el Club de Osos Mexicanos motivó a sus miembros a participar de la Noche Mexicana, cuyo plato fuerte sería un concurso de chiles disfrazados. A diferencia de los años anteriores, la Fiesta Mexicana se realizó en un lugar externo al tradicional espacio de reunión. La cita fue en la colonia Cuauhtémoc, en la calle de Río Marne. Un ligero problema se presentó cuando los organizadores se enteraron de que la autoridades delegacionales no habían dado el permiso de funcionamiento de bar al local de la calle Marne. Presionados y con los invitados en la puerta, los osos subieron las bebidas, la comida y los adornos al departamento superior, lugar en donde se improvisaría el festejo. El cobro bajó de $120.00 a $80.00, al pagar uno recibía un pequeño sombrero con alfiler para ser clavado en la camisa, así como un pin de la bandera mexicana. A decir de Paco -un visitante poco asiduo al Club- el lugar resultó perfecto para la celebración: más íntimo que el Mal de Amores y, al mismo tiempo, suficientemente espacioso para recibir a los más de cincuenta osos orgullosamente mexicanos. En el espacio de sala-comedor se acomodaron dos mesas, sobre una descansaba el equipo de sonido e iluminación, sobre la otra las botanas que serían rápidamente consumidas por los invitados. Las platillos de la cena quedarían fuera del alcance de los invitados, ya llegaría el momento de incorporarlos al festejo. Alrededor de la pieza se distribuyeron las sillas dejando suficiente espacios para el baile y el

127

concurso de chiles. La cocina, otro lugar estratégico del inmueble, fue adaptada como bar. Los osos pudieron descargar sus vejigas tanto en un baño interior como en otro exterior. La música ranchera, los corridos y las norteñas no dejaban de ambientar la fiesta. A la media noche la improvisada pista lucía casi completa, los zapateados y los bailes pegaditos a ritmo de banda se dejaron sentir hasta en el nivel más bajo del edificio. Algunos osos vestidos de charros o de norteños se mostraban orgullosos de su atuendo. Un charro festejaba el vestuario de un vaquero barbón, sus risas suplieron los voces de José Alfredo Jiménez y Lola Beltrán, la música se interrumpió pues el concurso de chiles estaba por comenzar. El evento no duró más de quince minutos, pues sólo se presentaron tres propuestas, siendo la más atractiva la del muñeco inflable con vibrador a manera de pene. El muñeco, chaparro pero bigotón, con falso pelo en pecho, ceja tupida y ojo azul, se convirtió en la mascota de la noche. Enfundado en una bandera mexicana y en un calzón de cuero negro, el susodicho se dejaba querer y tocar enseñado, sin rubor alguno, su enorme y roja verga plastificada que, seguramente, forma parte de los juguetes sexuales de su dueño. Otro concursante, a la sombra del muñeco inflable, mostró un par de chiles verdes de peluche disfrazados de pareja tricolor. El que simulaba ser varón portaba sombrero, capa blanca y bigote espeso; el travesti, a su vez, lucía collares y cabellos rojos, verdes y blancos así como un llamativo sombrero de gasa translúcida. La baja participación en el concurso no desmotivó a los asistente ni les hizo perder la atención sobre los chiles concursantes. Batieron palmas y les fueron entregados los premios a los dueños de los chiles. El ambiente cálido del concurso fue aprovechado para dar el tradicional grito de Independencia. Las banderas mexicanas dejaron de reposar sobre las paredes, algunos osos decidieron sacudirlas mientras que otros afinaron gargantas. Uno de estos últimos decidió llevar la batuta y lanzar vivas a los héroes nacionales: ¡Vida Hidalgo! ¡Viva! -¡Viva Allende! - ¡Viva! - ¡Viva Morelos! - ¡Viva!

128

Las vituperios continuaron, se nombró a La Corregidora y a algunos héroes del siglo XX. Y, por supuesto, no podía faltar la loa al grupo: - ¡Viva Osos Mexicanos! ¡Viva! - ¡Viva México! ¡Viva! - ¡Viva México! ¡Viva! - ¡Viva México! - ¡Viva!

Los chiflidos, aplausos y gritos sucumbieron las paredes del lugar. La música volvió a tocar y los tragos a circular. Las cervezas, las cubas, los vodkas y, especialmente, los tequilas, no podían faltar en la celebración. Ya con la garganta desafinada y los tripas crujientes, los osos se acercaron a la mesa de comida. Un amplia variedad de ollas mostraba los sabrosos platillos de la noche: picadillo, arroz, frijoles, tinga. Si el aspecto visual de la comida resaltaba, el sabor no dejó de merecer elogios. El papel picado tricolor, con el cual fue decorado el departamento, lució inamovible toda la noche, como si la fiesta no hubiese durado hasta la madrugada.

Noche Mexicana 2000

129

3.3 Acercamiento con la “comunidad” LGBTT Si bien el Club de Osos Mexicanos no ha tenido un acercamiento constante y continuo con colectivos lésbicos, gay, bisexuales, travestis y transgenéricos de la ciudad de México, tampoco se ha mantenido fuera de la red informal de agrupaciones LGBTT del Distrito Federal. El Consejo Ursino 2003 ha procurado contactos con distintos grupos e individuos vinculados a la incipiente comunidad LGBTT urbana. Como ejemplo está la presencia de Xabier Lizarraga, investigador y activista gay, quien asistió al Club de Osos para compartir experiencias. Por otro lado, los Osos han difundido su propuesta a través de revistas y medios de comunicación electrónicos dirigidos a público gay. El Club de Osos dice no tener una postura partidista e inclusive política, aunque la mayoría de los entrevistados consideran al Club, y a la propuesta ursina, parte del movimiento gay. No se han involucrado en la defensa de la iniciativa de ley Sociedad de Convivencia169, aunque existe un consenso positivo sobre su aprobación. El único evento político en el cual participan es en la Marcha del Orgullo Lésbico, Gay, Bisexual, Travesti y Transgenérico de la Ciudad de México.

3.3.1 “No somos un grupo político pero somos parte del movimiento gay” La manera de pensar el ejercicio del quehacer político, el “activismo” gay, entre los varones del Club Osos Mexicanos no corresponde a las prácticas de las y los pioneros de los movimiento lésbico y gay mexicano de los años setenta y ochenta. Los Osos no han formado grupos de discusión en donde se aborden de manera vivencial y testimonial el asumirse como homosexuales a nivel individual, familiar, laboral; o el reflexionar sobre los orígenes de la represión y la articulación de lo sexual con lo político a la manera del extinto Frente de Liberación Homosexual de México o los también desaparecidos Grupo de los Martes, Grupo de los Viernes, el Grupo-Grupo y SEXPOL. Tampoco se han pensado como sujetos revolucionarios desde una perspectiva de izquierda socialista a la manera del Frente Homosexual de Acción Revolucionara (FHAR), Lambda y OIKABETH, los primeros colectivos mexicanos de

La iniciativa de ley Sociedad de Convivencia fue presentada por la ex diputada independiente, Enoé Uranga, en la II Asamblea Legislativa del Distrito Federal (2000-2003). La iniciativa busca otorgar derechos sucesorios y patrimoniales, entre otros, a las parejas del mismo o diferente sexo. La II ALDF discutió y votó la iniciativa sin lograr los votos suficientes para aprobarla. En la actual Asamblea (20032006) la iniciativa sigue discutiéndose. Algunas agrupaciones LGBTT se han articulado en defensa de la Sociedad de Convivencia. El Club de Osos Mexicanos no ha declarado postura alguna al respecto.

169

130

lesbianas y gays que salieron a manifestarse a la calle a finales de los años setenta y principios de los ochenta. Al parecer, existe un rechazo generalizado hacia lo político, o en específico hacia el quehacer político tradicional (participación en partidos políticos, sindicatos, organizaciones ciudadanas), entre los varones de Osos Mexicanos. Quizá ese mismo rechazo no sea exclusivo de las agrupaciones LGBTT desvinculadas de una agenda política arco iris. Podría asegurar que la desconfianza de los osos hacia la política es compartida por amplios sectores de la sociedad mexicana. Los estudios de opinión pública sobre la confianza ciudadana ante las instituciones demuestran que los sindicatos y, sobre todo, los partidos políticos, son las instituciones que generan mayor desconfianza en la sociedad mexicana. Los policías, otro sector mal visto según los estudios de opinión, están igual o ligeramente mejor calificados que los diputados.170 Baste recordar la abstención cercana al 60% en el último proceso electoral mexicano (julio 2003). De esta forma, el que una activista lesbiana o un activista gay ejerza un cargo de elección popular genera poco entusiasmo al vinculársele con el ejercicio de la política partidista. Para Miguel, activo participante de Osos Mexicanos, las diputadas lesbianas y otros actores políticos LGBTT sólo buscan votos: “vienen, van diputadas, senadoras o gente en general que para hacer alarde de conseguir votos prometen y no cumplen.”171 A Gonze, quien piensa que la Marcha LGBTT debe enfocarse a la lucha de los derechos homosexuales, la presencia de la ex diputada Enoé Uranga le genera incomodidad: “en la Marcha me tocó ver un camión que era patrocinado por Enoé Uranga o alguna diputada de esas, de pronto es extraño ver ese tipo de cosas.”172 Por otro lado, el Club de Osos Mexicanos marca una posición de distancia con los grupos de activismo gay contemporáneos. El Club de Osos insiste en ser un espacio de socialización en donde la discusión política poco tiene que jugar, sin embargo, los distintos entrevistados reconocen que su grupo sí forma parte del movimiento gay mexicano, lo cual deja ver que sí existe un sentido político ursino aunque distinto a las prácticas políticas tradicionales.

Encuesta Nacional sobre Cultura Política y Prácticas Ciudadanas 2003 (ENCUP-2003), Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) y Secretaría de Gobernación (SEGOB). Según la ENCUP-2003 el 50.7% de los mexicanos está poco interesado en la política, mientras que el 36.3% está nada interesado. 171 Entrevista con Miguel. Octubre 11, 2003. 172 Entrevista con Gonze. Septiembre 24, 2003.

170

131

El sentido político del que hablan los Osos Mexicanos está relacionado a dos procesos: la reivindicación de ser gay y la reivindicación de ser oso. El primer proceso tiene que ver con la reconstrucción del autoestima, con la aceptación de la homosexualidad a nivel individual y colectivo, así como con la generación de relaciones amicales tendientes a la conformación de comunidad. El segundo, a mi modo de ver, está vinculado a una resistencia simbólica ante la cosificación sexual promovida por un estilo de vida gay dominante en donde la juventud, el cuerpo delgado o ligeramente musculoso, así como la moda, son los aspectos fundamentales desde donde se tasa a los varones gay. La reivindicación de ser gay no está limitada a las paredes del lugar de reunión, sino que se puede expresar en espacios públicos como la Marcha del Orgullo LGBTT. Es en la Marcha en donde se cruza la reivindicación pública del ser gay y del ser oso. Comparto la idea de la existencia de un estilo de vida gay dominante o, por lo menos, de un ideal estético promovido por la industria de consumo gay de Estados Unidos y Europa occidental. Algunos de los entrevistado reconocen la existencia de cierto arquetipo gay y estilo de vida dominante, otros no. características del prototipo estético gay que él percibe: Tienes que ser delgado o estar de gimnasio, que te sientas joven y que te veas joven, que estés al último grito de la moda, que seas atractivo físicamente, que te sientas guapo. Tienes que ser una persona pulcra, que te cuides mucho en tu manera de comer y de beber, que no consumas grasas.173 El Oso Charmín, fotógrafo y trabajador universitario, igualmente reconoce un estereotipo estético gay, sin embargo, considera que se está resquebrajando: (...) básicamente está el estereotipo del efebo, del cuerpazo, del delgado, con ropa de marca, los perfumes. Ve las películas pornos, Queer and Folk, Will & Grace174 y otras que hablan de una estética gay. De las pocas (series) había una que no duró mucho que era con el que la hizo de Pedro Picapiedra, era un hombre gay casado que salía con el amante, rompe con el amante y regresa a Ozzy dibuja las

Entrevista con Ozzy. Junio 17, 2003. Queer and Folk tiene dos versiones: la inglesa y la estadounidense. En ambas series se representa la vida cotidiana de un grupo urbano de amigos gay, los personajes corresponden a modelos estéticos de varones blancos, de clase media, delgados o ligeramente musculosos, vestidos según las tendencias de la moda contemporánea. La serie estadounidense Will & Grace también presenta a personajes gay exitosos.
174

173

132

su pueblo, era un oso divertido, lástima que no duró mucho. estereotipo pero están tratando de romperlo.
175

Sí hay un

Oso Gomita defiende la existencia de una diversidad de prototipos de estética gay y limita la existencia del prototipo de varón atlético a los medios de difusión: En el ambiente gay a lo mejor no hay el prototipo ideal, muchas veces se estigmatiza la imagen del atlético, del corpulento, del bien rasuradito, del bien estilizado de corte de cabello, el traer las uñitas cortadas, ése podría ser el prototipo. Pero yo ya he visto la mayor parte del ambiente gay y no hay un prototipo específico. Que hayan manejado en películas y revistas un prototipo corpulento es otro rollo, es lo que más vende. Realmente hay diferentes prototipos, si en los Osos estamos hablando que el prototipo es gordito, velludo, varonil y, en otro prototipo, hay gente más obvia, más suave, más delgaditos, de ropas más chillante y, que inclusive se maquillan, con corte de pelo tipo Alejandra Guzmán, pues ése es otro prototipo, pero no es un prototipo para toda la comunidad gay de México.176 Jorge La Nutria, por su parte, también defiende la diversidad de estilos de vida gay en la ciudad de México y no reconoce algún estilo de vida dominante: (...) hay diversidad. Desde el tipo closetero que va los fines de semana a ligar con los travestis y que el resto de su vida no sabe nada de la vida homosexual, hasta los chavos de ahora que lo viven más abiertamente o más naturalmente, como debe de ser, con sus problemas propios.177 A pesar de que no exista consenso sobre la posible existencia de un estilo de vida gay dominante ubicado en la cúspide de una pirámide de estilos de vida gay y maneras de vivir la homosexualidad, los varones del Club de Osos Mexicanos tienen consciente que su existir como osos forma parte de una expresión de liberalización corporal y afectiva, en donde las exigencias de la moda y el deporte con fines de estética corporal poco tienen que ver con su ursinidad. La actitud de compartir y expresar afectos contrasta con el egoísmo afectivo y la búsqueda de sexo fugaz tan presentes en distintos espacios urbanos de encuentro gay. Desde mi punto de vista, lo osuno

175 176 177

Entrevista con Oso Charmín. Mayo 8, 2003. Entrevista con Oso Gomita. Septiembre 2, 2003. Entrevista con Jorge La Nutria. Septiembre 20, 2003.

133

conlleva una fuerte carga política al representar una actitud de resistencia ante un poder gay dominante y, lo más interesante, es que si bien no participan de las distintas actividades de la “comunidad” LGBTT de la ciudad de México, no se encuentran fuera de ésta ni dejan de acudir a los espacios de socialización como son los bares y las discos gay, hacen presencia como osos mostrando con sus cuerpos gruesos y velludos un contraste al tipo estético ideal promovido por la industria gay occidental.

3.3.2 Marcha del Orgullo LGBTT
Ya vamos, llegando, y el Zócalo está temblando Participantes de la XXV Marcha LGBTT

El Ángel de la Independencia -en realidad “La Ángela”- fue testigo por vigésima quinta ocasión de la Marcha del Orgullo Lésbico, Gay, Bisexual, Travesti y Transgenérico (LGBTT). A sus pies se fueron arremolinando decenas de personajes y camiones quienes formarían un arco iris de fiesta a lo largo y ancho de las principales avenidas del centro de la ciudad de México. Su meta final: la Plaza de la Constitución. En la avanzada de la Marcha destacaba un grupo de jóvenes anarquistas, darketos y punketos quienes llevaban en sus manos una bandera del arco iris cruzada con la A de la anarquía. Velozmente fueron rebasados por una par de varones novios poco convencionales: el novio vestido solamente con un bikini obscuro, la “novia”, además del bikini, lucía tacones altos, un discreto ramo y un velo que le cubría su esbelta cintura. Más atrás una bandera venezolana sirvió como capa de un joven no mayor de 25 años, su orgullo gay y su orgullo nacionalista no estaban peleados. También el orgullo puma, quizá de saberse universitario y/o aficionado al club de fútbol de la UNAM, hizo presencia en la playera de un preparatoriano. Las drag queens, las vestidas y los ángeles abundaban en los contingentes, su presencia se repitió desde la vanguardia y hasta la retaguardia. Sin duda quienes más despertaron la atención de los participantes fueron los camiones y los tráileres de los bares y las discotecas gay. Con un sonido ensordecedor, grandes mantas publicitarias y decenas de jóvenes bailando arriba de los transportes, los empresarios con negocios dirigidos a público gay aprovecharon la fiesta para darse a conocer, reafirmar su presencia comercial e invitar a sus fiestas en honor al Día del Orgullo Gay a celebrarse horas más tarde. Tito Vasconcelos, actor,

134

activista y socio de las discotecas Cabaré-Tito, engalanó el tráiler de su negocio agitando un bandera mexicana desde la plataforma del vehículo. charro, corsé tricolor y sombrero negro de ala ancha. Lució pantalón Al igual que cientos de

adolescentes y jóvenes, tanto arriba como abajo del transporte, Tito sacudía su cuerpo al ritmo de la música dance, electrónica y pop. Las discotecas gay Box y Living Room, las más “exclusivas” de la ciudad de México, fueron las que lograron juntar más jóvenes al llevar a la marcha sus tráileres equipados con dj’s y buenos aparatos de sonido. Escoltados por mujeres y hombres, en su mayoría menores de 30 años, los vehículos avanzaron hacia el Zócalo capitalino no sin antes repartir propaganda e inclusive coronas de papel. Más generosa aún, la marca de calzones Open aventó sus productos desde lo alto de su plataforma. Un mar de manos se peleaba por alcanzar un calzón masculino, ese mismo calzón que lucían los modelos contratados por Open, a quienes se les encargó bailar y arrojar la mercancía. “Gallina vieja hace buen caldo”, se lograba leer en una de las mantas del grupo Mujeres Mayores de 30. Atrás de ellas, las compañeras del Grupo de Madres Lesbianas aplaudían y gritaban consignas en contra de la lesbofobia y el machismo. La ex diputada Patria Jiménez, integrante y fundadora del Clóset de Sor Juana, iba animando, con alta voz en mano, al grueso de los contingentes de mujeres lesbianas. Más atrás, y confundidas con los grupos religiosos, los traileres empresariales y los grupos mixtos, las integrantes de Nueva Generación de Jóvenes Lesbianas, subidas en su camión, bailaban pop y reivindican su orgullo “gay”178 y su orgullo de ser “jóvenes”. “¿Qué vuelva otra vez al clóset?, ¡Ni loca!”, cantaba, a la manera de Lupita D’alessio, un travesti ataviado con vestido rosa y collar dorado. Enseguida de él, el grupo de la Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM) desplegaba sus carteles de reivindicación homosexual, algunos de sus miembros vestían de curas. Más vistosa y dramática resultó la representación del Grupo Cristiano Ecuménico Lésbico-Gay Génesis: un camión sirvió de jaula en donde permanecieron encerradas las víctimas de la exclusión y la homofobia religiosa, en un costado del vehículo se podía leer un cartel que decía: “aunque otros nos encierran, Cristo Jesús nos libera”. Cargando hachas con las leyendas de “represión”, “racismo”, “homofobia”, “desconfianza”, y una manta que afirmaba “el verdadero valor cristiano está en el amor de Cristo Jesús por nosotros”, los integrantes de Génesis, en su mayoría varones, dieron paso al tercero y
Las jóvenes activistas lesbianas de la ciudad de México, a diferencia de sus predecesoras, no usan con tanta frecuencia el término “lesbiana”. Ellas reivindican el término “gay” en el cual se ven reflejadas.
178

135

último contingente de corte religioso: el de la Comunidad Cristiana de Esperanza, quienes afirmaron ser cristianos, lesbianas y gays. A una semana del proceso electoral intermedio (2003) algunos candidatos y partidos aprovecharon la ocasión para realizar proselitismo. El partido político más visible fue México Posible179, organización socialdemócrata que a lo largo de su campaña defendió una plataforma LGBTT y presentó alrededor de veinte candidaturas arco iris en distintos estados de la República. Desde un trailer y con una moderna estrategia publicitaria, los militantes y simpatizantes de México Posible invitaron a votar por su partido. Otro trailer de tinte político fue el de la Sociedad de Convivencia, propuesta de ley defendida por la ex diputada Enoé Uranga. El equipo de Uranga no dejó de promocionar las bondades de su oferta legislativa insistiendo en la necesidad de defender los derechos LGBTT de la ciudadanía capitalina. Más modestos, aunque sin dejar de llamar la atención, resultaron los pequeños grupos en apoyo a la candidata a diputada federal por el Partido del Trabajo (PT), Eugenia Flores y, sorpresivamente, al candidato del Partido Acción Nacional (PAN) a la delegación Cuauhtémoc. Una de las contrincantes del panista, Irma Serrano La Tigresa, postulada por el Partido Alianza Social (PAS) al mismo puesto delegacional, también hizo acto de presencia acaparando las miradas de propios y extraños. Finalmente los candidatos tenían que apostarle a todo, probablemente ya sentían la inminente avalancha electoral a favor del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Distrito Federal.180 Los grupos de lucha contra el SIDA no podían faltar. Letra S, Ave de México y Colectivo Sol, este último con su ya famoso Condomóvil, se unieron al festejo distribuyendo propaganda sobre prevención del VIH. “Yo me ciudo, ¿y tú? Llegó la prevención”, se podía leer en ese bochito-camioneta (Condomóvil) que ha recorrido casi todos los rincones de la República Mexicana. Censida, organismo dependiente de la Secretaría de Salud, llevó una combi y repartió condones y folletería sobre prevención. Además del grupo de Osos Mexicanos, otros contingentes se constituyeron principal o totalmente por varones. G Natura, un colectivo de hombres gay que se
El partido México Posible perdió su registro en la elección de 2003, la primera en la que participaría. No alcanzó el 2% de votos que en ese entonces la ley electoral le exigía a las nuevas formaciones políticas que buscasen conservar su registro. Sólo en la ciudad de México una candidata a diputada logró llegar a la Asamblea Legislativa por la vía plurinominal. En Morelos ganaron su única alcaldía. 180 En los comicios de julio de 2003, el PRD ganó 37 de las 40 diputaciones locales y 13 de las 16 delegaciones en las que administrativamente se divide el Distrito Federal.
179

136

articula a partir del gusto por el nudismo, derrochó esfuerzo y creatividad al adornar su trailer simulando un centro recreativo en donde sus integrantes gozaban y bailaban en ropa interior. El Club Leather de México, la discoteca El Taller y el bar El Almacén compartieron uno de los traileres más grandes de la Marcha, la mayoría de quienes adornaban en el vehículo vestían ropa de cuero y metales. Y, un tercer grupo, el de los sordomudos gay, formado por no más de diez varones, desfiló en un auto convertible agitando las banderas arco iris. “Wof, wof, wof. Dame una O...dame una eSe...dame otra O...dame otra eSe... ¿qué dice?” “¡Osos!”, “más fuerte”, “¡Osos, osos, osos!”. Cerca de cien integrantes, amigos y simpatizantes del Club Osos Mexicanos, desfilaron en uno de los más festivos y estruendosos contingentes de la Marcha. Vestían pantalones de mezclilla, playeras blancas con el logotipo del Club y, algunos de ellos, cascos de obreros. Quince osos cargaban una enorme bandera osuna, la alzaban y la estiraban haciendo olas con la tela, uno que otro jugaba debajo de ella, corrían al centro de la misma y regresaban a sus puntos de partida. Otros más sostenían casi una veintena de Una camioneta, banderas osunas, así como estandartes con la garra de oso.

adornada con globos de los colores de oso, sirvió como base para sostener al osoalebrije gigante, una estructura de cartón de más de dos metros de altura, ataviado con pantalón azul cielo, playera roja con un par de símbolos masculinos y, como si el muñeco tuviera frío, portaba un chaleco de cuero negro. Uno de los momentos más divertidos y de mayor interacción con los espectadores del evento fue el abrazo de oso. Si entre el público banquetero181 destacaba un varón con los atributos físicos de oso, éste podía ser conminado a bailar, al centro del contingente, mientras los osos entonaban el ya clásico cuasi himno ursino: “ese oso está vestido... lo tenemos que encuerar.” Algunos varones rechazaban la invitación, otros dejaron atrás la timidez y le dieron gusto al Club de Osos al quitarse la playera. Gonze recuerda la actitud amigable de un padre de familia: (...) en la última marcha nos tocó ver a un señor que iba con su familia, se acercaron para jalarlo y una de sus hijas lo detuvo y le dijo “no, no vayas”, él le

Se le conoce como “banqueteros” a quienes observan la Marcha desde las banquetas por donde transita. En las primeras Marchas, antes de que se convirtieran en un escaparate comercial, quienes no se decidían a “salir del clóset” aunque fuese por un día preferían ver pasar a los contingentes desde las banquetas. Por ellos se relaciona a los banqueteros con los “closeteros”. Actualmente, miles de personas, entre ellas muchas familias, se congregan a ver pasar la Marcha como si ésta fuese un desfile de Walt Disney

181

137

contestó “no, sí voy”, y muy quitado de la pena se quitó la camisa, fue padrísimo.182 Otro espectador que les siguió el juego a los osos fue un chef de la calle Madero. Ante la insistencia de los cánticos ursinos, el varón en cuestión se despojó de su ropa hasta quedar en calzoncillos y, para darle un toque sensual a su comportamiento, se dejó puesto el gorro de cocinero. Y así, entre risas y gritería, el contingente de Osos Mexicanos llegó a la Plaza de la Constitución, lugar en donde más tarde hablarían algunos activistas LGBTT teniendo como demanda principal la aprobación de la iniciativa de ley Sociedad de Convivencia. Esa noche hubo fiesta en la Cueva de los Osos. El dj Martín ambientó la noche, se presentó un performance y los osos festejaron el Día del Orgullo gay bailando, tomando y apachándose unos a otros.

Contingente del Club Osos Mexicanos en la Marcha LGBTT 2002

3.4 Viajes de Osos El Club de Osos Mexicanos organiza dos viajes anuales. Al primero de ellos se le conoce como Primaverótica o PrimaBEARótica, celebrándose a finales del primer trimestre del año. El segundo viaje es el Verano Ursino, generalmente se realiza en los meses de agosto o septiembre. La duración de los viajes es de dos o tres días.
182

Entrevista con Gonze. Septiembre 24, 2003.

138

Desde 1999, año de fundación del Club, los osos han salido de la ciudad de México a distintas lugares: Cuernavaca, Tequisquiapan, Acapulco y Puerto Vallarta. La principal diferencia entre Primaverótica y Verano Ursino es que en la salida de verano se realiza el concurso del Oso del Año. El Consejo Ursino 2003 pretendía hacer del viaje de verano un evento internacional, sin embargo, éste tuvo que cancelarse por falta de quórum. Sobre el primer viaje osuno y la idea de organizar dos viajes al año Sergio recuerda: Ese primer año que se forma la mesa directiva a mí me tocó realizar los viajes. En uno a Cuernavaca fuimos a un hotel familiar (...) fuimos quince personas, era un grupo muy de cuates, ahí todavía se tenía lo personal de la relación (...) Luego se organiza otro viaje a Tequisquiapan en verano y dijimos “bueno, vamos a tratar de hacer dos viajes al año” y surge el nombre de Primaverótica y de Verano Ursino, son los dos grandes paseos que se tratan de hacer.183 La idea de los viajes es promover la integración, la convivencia y el gozo colectivo. Entre las actividades se encuentran los deportes, las comidas, las salidas a la disco, las excursiones, los bailes. En el primer viaje a Cuernavaca, en Primaverótica, la diversión fue la constante: Era convivencia de carcajeadas, pláticas, como ya la cuestión de amistad se estaba formando muy fuerte había mucha cuestión de confianza, había diversión, un poco de jotería, de perreada en el buen sentido y disfrutábamos. Estábamos en la alberca, jugamos volley ball (...)184 En el primer viaje de Verano Ursino, a Tequisquipan, se organizó una excursión a una finca privada. Fue ahí en donde nació la sopa de osos: Enrique fue el primero que dijo “bueno, yo me voy a quitar el traje de baño, a ver quién quiere”, y empezaron todos y había una especie de alberca como de aguas termales, estaba muy calientita y todo mundo estaba en pelotas y a gustísimo.
183 184

Por eso decían que era una sopa de osos, estaba hirviendo y

Sergio, ibídem. Ibídem.

139

estaban todos a todo lo que da. Me platicaron que fue un ambiente muy padre, muy respetuoso.185

Ya en los viajes posteriores se le conoció como “sopa de osos” a la actividad en donde los más desinhibidos se metían a la alberca desnudos. Ésta se ha convertido en una de las atracciones más buscadas en los viajes.. En Primaverótica 2003, efectuada en un pequeño hotel gay de Acapulco, la confianza abordó a los más de treinta participantes para despojarse de sus calzones de baño y nadar juntos y desnudos.

Primaverótica 2000

3.5 Los Logos y los Pelos Eróticos. Además de los concursos de Oso, Cachorro, Chubby y Chaser del Año, el Consejo Ursino 2003 realizó un par de concursos más: el Logo del Grupo, así como el Pelo Erótico y Otras Barrigas Literarias. En el concurso de logo la idea fue escoger un diseño creativo que pudiese servir para identificar al grupo, principalmente, en la página de internet. Participaron trece propuestas. Quienes decidieron quién sería la ganadora fueron los asistentes a la reunión sabatina en donde se realizó la premiación. El criterio de los jueces, al parecer, sancionó favorablemente la sencillez y la discreción, siendo el logo ganador la imagen de una garra osuna con los colores de la bandera ursina y el nombre del Club. Otros diseños incluyeron representaciones animales de oso, cuerpos de varones gruesos y velludos, calendarios aztecas e, inclusive, la imagen de un pequeño oso

185

Ibídem.

140

vestido con pulseras, orejeras y penacho prehispánicos acompañado de la leyenda “México-Tenochtitlán.”

Logos usados por el Club en algún momento de su historia

Logos participantes en el Concurso

El concurso del Pelo Erótico y Otras Barrigas Literarias buscó explorar la creatividad cuentística de los miembros y simpatizantes del grupo. Se pidió que se escribiera una historia erótica enmarcada en el contexto osuno. El jurado, compuesto por un pequeño grupo interesado en los temas literarios, recibió más de diez cuentos de los cuales se otorgó un primero, un segundo y un tercer lugar, además de tres menciones honoríficas. El autor186 de “Oso Virtual” escogió la tecnología cibernética para dar pie a su historia erótica. Eduardo “peluche”, el protagonista del cuento, se encuentra imbuido en una nueva adquisición de realidad virtual: el programa Alpha World 7.3, el cual envía ondas micro eléctricas a las terminaciones nerviosas del usuario buscando el estímulo de los sentidos. En Alpha World los participantes se convierten en avatares,
186

Armando

141

personajes que construyen mundos y acciones basadas en las planillas ofrecidas por el sistema computacional. Eduardo escoge un cuerpo velludo y con sobrepeso como avatar: (...) tez apiñonada, cabello corto aunque ya necesitara un retoque, ojos grandes y negros, nariz -como decía su abuela- de bolita, barba de candado bien recortada, playera azul tipo polo que no ocultaba su sobrepeso, pantalón también azul y zapatos negros. Hasta había logrado la textura de vello semiabundante en el pecho.

Este avatar de nariz de bolita se encuentra con Mr.Bear, el personaje virtual con quien había mantenido contactos sexuales previos, todos ellos, a escondidas de Ricardo, su pareja real. Mr. Bear, confiesa el autor, era un ejemplo perfecto de cómo le gustaban los hombres a su protagonista: (...) cabello muy corto, con una barba muy tupida y completa que ocultaba a medias sus labios carnosos, tez morena, ojos entre verdes y cafés, con un chaleco de cuero negro, sin camisa por debajo, que mostraba una alfombra tupida en pecho, hombros y brazos, mezclilla y botas industriales.

En el encuentro sexual de los dos avatares, el autor no deja de erotizar elementos corporales identificados con el cuerpo de oso, como es la barba y la panza: Se hincó en la cama (...) y empezó a tallar con su barba sus nalgas. Luego pasó varias veces su lengua desde la espalda baja hasta el cuello de MrBear provocándole estremecimientos, apretándole de vez en cuando las lonjas. Se recostó por completo sobre el oso y, mientras movía sus piernas rozando su pene contra las nalgas velludas, besó el cuello y lamió las orejas de MrBear que estaba cada vez más excitado.

Resulta importante destacar que, en dos ocasiones, el autor relaciona la “virilidad” con el pene: (...)Sintió su propia virilidad que se despertaba presionado dentro de sus pantalones, otra que le correspondía de igual forma desde los de MrBear, quien en ese momento estaba también encerrado en un abrazo fuerte y lleno de pasión (...) Tres, cuatro, cinco chorros, cada uno mayor que el anterior, luego algunos espasmos que solo escurrían sobre su mano que aún sostenía su virilidad en pleno.

142

Después del encuentro sexual entre Eduardo y Mr.Bear, el primero se encuentra confundido y con sentimiento de culpar por haber engañado virtualmente a su pareja. Sin embargo, al día siguiente, la pareja escribe una nota al protagonista identificándose como Mr.Bear. El engaño virtual no fue tal. En “Rain”, el cuento merecedor del segundo lugar, se narra una historia entre varones en donde uno de ellos es víctima de una violación, la cual no resulta tan incómoda para la víctima. Luis Almaguer, un hombre “implacable, cruel, enorme, velludo, de bigote espeso”, viaja desde la ciudad de México a alguna ciudad del interior, en calidad de jefe de auditoría, a revisar las cuentas de una empresa. Los hombres con quienes trata lo invitan a divertirse a una table dance, sin embargo Almaguer desiste. Además, el protagonista no encuentra atractivo sexual en ninguno de esos hombres: Ni siquiera para echar taco de ojo estaban buenos estos tipos. Lozano era flaco, pálido y nerviudo, bueno, solo para el gato. Artemio con el semblante siempre rojizo, plano por todos lados, menos por la llantita (...) y Donaciano, “Chano”… bueno, ese bigote y esa complexión llenita eran interesantes, además de la calvicie incipiente que le daba un aire… pero no. Nada que valiera la pena.

A pesar de la insistencia de ir al tugurio y frente a los consejos de no caminar solo por las calles de aquella ciudad, Almaguer decide salir y dirigirse a pie hacia su hotel. Las calles le resultaron desconocidas, la numeración irregular, el ambiente inhóspito, de pronto se encontró perdido en un barrio altamente peligroso, sugiere el autor187. Inundado de miedo, el protagonista trata de darse confianza: “si te has madreado antes a tipos que han hablado a tus espaldas, con más razón te chingas a un raterillo de mercado.” De cualquier forma, la confianza no sirvió de mucho, pues pasos más adelante es interceptado por su violador quien lo introduce a una bodega: El tipo lo tumbó violentamente boca abajo sobre unos costales, montándolo mientras dejaba caer todo su peso sobre las espaldas de Luis, sin quitar el brazo de su cuello. Sus costillas tronaron. El dolor era intenso y no podía moverse. Largos minutos en los que sintió asfixiarse hasta que el tipo se levantó de un salto y corrió al otro extremo de la enorme habitación

187

Jorge La Nutria

143

El hecho del ataque sexual vino a cuestionar la dureza del protagonista, nos cuenta su creador: “Él, que era temido como el más severo auditor en la empresa, que era admirado por sus cuates por duro y voluntarioso, ahora estaba inerme, indefenso.” Su actitud de ser el macho activo también fue puesta en duda al disfrutar el papel de víctima, gozo que debía ser silenciado: Disfrutó mucho el ser cogido, después de muchos años de no hacerlo. Se olvidó de todas sus broncas por un rato, eso sí. Pero él, Luis, era el macho que se jodía a todo el mundo, de una u otra manera. Le había tocado recibir en esta ocasión, pero lo que acababa de ocurrir no debería ser conocido por nadie.

Al igual que el cuento anterior, “Rain” tiene un final sorpresivo. El violador resultó ser Chano, uno de los empleados con quienes el protagonista trabajó en la auditoria y de quien pensó: “(...) ese bigote y esa complexión llenita eran interesantes, además de la calvicie incipiente que le daba un aire...” En el cuento premiado con el tercer lugar, “El Vaquero Light”, se narra el encuentro sexual entre un músico de chelo y un ingeniero agrónomo proveniente de Torreón. El músico, quien había estado largo tiempo sin amar y ser amado, encerrado en sí mismo y convencido de que no era físicamente atractivo para nadie, decide ir a un bar de “ambiente”. Ya estando ahí, después de despedirse de un conocido “afeminado” quien lo tenía un poco harto, encontró su objeto de deseo: (...) volteó para ver quién seleccionaba la música y pudo verlo de cuerpo completo, ahí estaba: alto, de cuerpo amplio, camisa a cuadros, sombrero texano y un pantalón de mezclilla ajustado que dejaba notar unas bien torneadas piernas.

El vaquero se acercó a la barra y saludó a Miguel, el músico. Al estrechar las manos el protagonista pudo sentir “una aspereza y una fuerza sin igual” en la palma de Arturo, el coahuilense. En el calor de la plática el norteño le pide a Miguel, quien había lanzado ya la invitación para ir a su departamento, que le toque una pieza con su instrumento jugando con las palabras y los significados sexuales: “(...) prométeme que tocarás una pieza para mí, la que tú elijas, sólo déjame ver las maravillas que haces con un instrumento entre tus manos.” A diferencia del acto violento narrado en el

144

cuento “Rain”, el autor188 de “El Vaquero Light” describe un encuentro sexual suave y delicado: (...) Miguel besó con delicadeza cada centímetro de la espalda de ese hombre, quien para entonces se había convertido en una inocente criatura dominada en la cama. Lamió de arriba abajo con su lengua áspera y cálida hasta llegar hasta ese par de nalgas que el músico lamió y mordió delicadamente, provocándole el placer que deseaba

Los puntos de encuentro en los cuentos anteriores se ubican en la erotización de los cuerpos fuertes y robustos, en la participación protagónica de sujetos “masculinos” con prácticas sexuales homoeróticas y, más allá aún, en la construcción de ideales sexuales de varón ligados a elementos corporales y conductuales asociados a lo osuno: vellosidad, robustez, gordura, fortaleza, ternura. Si bien en la historia de “Rain” se hace alusión a la violencia en el contexto de las prácticas sexuales, la mayoría de los cuentos participantes introducen los elementos de ternura y afectividad en sus relatos. Los sujetos, más que las prácticas sexuales, son quienes varían menos, siempre son hombres “masculinos” fuertes y/o robustos. En uno de los tres cuentos merecedor de mención honorífica, “Cuando uno sabe sentir”, se explora el abandono sexual del personaje principal, un varón gordo y velludo: Pedro había sido siempre el más gordito de sus amigos, a quien frecuentemente hacían burla por su escasa condición física y por su abundante gordura. Desde pequeño había sentido una extraña curiosidad por conocer el cuerpo desnudo de sus compañeros de clase. Recordaba con angustioso dolor las excursiones escolares a los balnearios, cuando al final del día escondía su abultado vientre en las regaderas del fondo mientras escuchaba la mofa de los demás. Creció mirando los juegos en la calle desde su ventana, nadie quería que él formara parte de su equipo. Una tarde calurosa descubrió cómo sus rechonchos brazos y sus piernas comenzaban a cubrirse con un delgado vello que lo hacían sentirse el muchacho más feo del mundo.

Pedro, nos confían los autores189, se traslada a la ciudad de México en donde se casa y en donde comienza a trabajar como ingeniero. En las obras de construcción trata de acercarse sexualmente a los obreros, pero éstos lo rechazan por su gordura.

188
189

Hugo Alberto Oso Trobear y David.

145

Consigue hacerse de un amante, un trabajador ya viejo y poco atractivo. Comenta el escritor: (...) él nunca tendría entre sus brazos a uno de esos modelos que se dejaban retratar y que siempre aparecían gozando con otros jóvenes igual de apuestos, delgados y lampiños... y lo que no había hecho de joven menos podría hacerlo de viejo... y ahora, además ¡solo! Meses después de la muerte de su viaje amante, Pedro recibe la visita de un joven trabajador llamado Adrián. Ambos se gustan y deciden irse a bañar juntos: Adrián comenzó por quitarse sus botas y no traía calcetines, se puso de pie y se desabrochó el pantalón, asomándose un vientre plano, apenas con un pequeño rastro de vello que descendía a su pubis. (...) Adrián se dio la vuelta, mostró un par de nalgas redondas, tersas y lisas. La cintura estrecha, la espalda era ligeramente ancha, los hombros redondos y los brazos sencillamente preciosos. Todo en él despertaba el deseo que siempre había soñado a sus sesenta años.

Los autores de este cuento, a diferencia de la mayor parte de los relatos del concurso, exploran el cumplir la fantasía sexual de un varón excluido por su gordura y su torpeza hacia un cuerpo idealizado de varón joven y lampiño. En el relato se intenta proyectar el descubrimiento de placer sexual en un cuerpo considerado poco atractivo: viejo, gordo y velludo. Además, a diferencia de los otros relatos, el condón y el lubricante entran en escena erotizando el encuentro entre los personajes: (...) vio entrar de nuevo al joven con un paquetito en sus manos. “Toma, póntelo”. Vio el aro de latex en color verde que le ofrecía “pero, ¿para qué? ¿estás enfermo?” Adrián sonrió “es para protegernos los dos”. Tímidamente pretextó “es que no sé cómo, además dicen que no se siente igual”. “No, se siente mejor porque estaremos más seguros, papito”. Adrián volvió a estimularlo con su boca, y cuando sintió su dureza lista abrió el condón, lo colocó hábilmente con sus labios y se subió sobre sus piernas. Pedro hizo saliva y la escupió a sus dedos, pero Adrián traía un tubo pequeño de lubricante consigo. “Este funciona mejor.”

146

3.6 VIH-SIDA 3.6.1 Ideas ursinas y juegos osunos alrededor del género, la sexualidad, el VIHSIDA y los Derechos Humanos
“(...) en la página de los osos se habla de respeto, de no discriminar, pero aquí la que no es loca es torcida o naca. ¿Qué va a pasar el día en que llegue una compañera transgénero?” Ricardo

El sol todavía reflejaba su cálida luz en una de las últimas tardes de aquel lluvioso verano de 2003. Las actividades en La Cueva de los Osos ya habían comenzado. La noche tendría que esperar. Días antes algunos integrantes de Osos Mexicanos acudieron a las oficinas de la Fundación Mexicana de Lucha contra el SIDA para participar, a iniciativa de un compañero de la Fundación, en un taller sobre SIDA y Masculinidad. Ahora eran Ricardo y Cuauhtémoc, de la “Funda”, quienes visitaban el Mal de Amores para impartir un taller sobre género, sexualidad y VIH-Sida, así como uno en Derechos Humanos. Media hora después de lo programado, y con diez personas como asistentes, Ricardo dio por “inaugurada” la actividad. Sin la presencia de Cuauhtémoc, Ricardo dio una explicación general sobre las diferencias entre sexualidad, sexo, género, identidad y orientación sexual. “¿Qué es el sexo?”, preguntó, a lo cual una voz tímida respondió: “Relaciones genitales.” “Una relación entre dos personas y la diferencia entre masculino y femenino”, se escuchó más atrás; “¡Putería!”, tercer comentario que desató la risa de los presentes. En un tono más serio se afirmó: “un atributo genérico, cuestiones biológicas”. Y, por último, una quinta persona simplemente opinó: “instintos.” El tallerista, una vez escuchados los comentarios de los osos, expresó lo que para él significa el sexo y el género. En el calor de la discusión sobre las diferencias biológicas por sexo, un participante advirtió: “El cerebro de la mujer pesa menos que el del hombre, pero no porque sea más tonta”, a lo cual el tallerista respondió que la diferencia de peso sólo tiene que ver con la grasa. Desde una perspectiva de género biologicista, Ricardo explicó que el área visual de los hombres está más desarrollada, mientras que la auditiva lo está más en las mujeres y son éstas quienes puedan realizar más actividades al mismo tiempo: “las mujeres pueden manejar, contestar el celular y

147

enchinarse las pestañas al mismo tiempo, mientras que los hombres tienen que hacer una cosa a la vez.” Por fin Cuauhtémoc apareció en escena y fue él quien siguió con la explicación de género, sexualidad y VIH. Cuauhtémoc explicó que entre los extremos de la masculino y lo femenino se ubica lo andrógino, “como Ana Guevara”, a la cual un oso comentó: “es la primera mujer que se me antoja, ¡con esos brazotes!” Después de hablar sobre “el gusto o la preferencia de relacionarse erótica o afectivamente con hombres o mujeres”, Cuauhtémoc lanzó una pregunta: “¿Qué es el transgenerismo?”, “¡La operación jarocha”, “que se cambia de un género a otro”, “tener otro sexo en la cabeza”, respondieron tres participantes generando cierta expectativa en la respuesta del sexólogo quien inmediatamente disertaría sobre las diferencias entre los conceptos de transgénero, travesti y transexual. Una vez concluida la explicación de los conceptos sexológicos, Cuauhtémoc dirigió una dinámica en donde las sillas ya no serían útiles, en donde el salón completo vería caminar a los participantes de una lado a otro. Dividió el salón en dos mitades, de un lado se ubicarían quienes contestaran “sí para mí” a la pregunta lanzada por el organizador, del otro lado quienes se ajustaran más con la respuesta “no para mí”. “¿Usarías pantalones entallados?”, la primera pregunta: tres lo harían, siete no. “¿Tendrías relaciones sexuales con una persona muy afeminada?”, sólo una persona consintió y otro argumentó: “yo defendería una posición media, me podría enamorar de alguien afeminado”, aunque añadió que no siente atracción erótica por los varones afeminados. Quienes no tendrían una relación sexual con una persona afeminada comentaron: “para mujer sólo yo”, “para hacerlo con alguien así pues mejor una mujer”, “me recuerda el cuerpo de una mujer.” La tercera pregunta: “¿Tendrías o has tenido relaciones sexuales sin condón?”, ocho se ubicaron en el sí, dos en el no. Los primeros interpusieron la confianza y el amor al interior de una relación de pareja. Cuauhtémoc no evitó su sorpresa e inquirió: “¿tendrías relaciones sexuales protegidas con alguien que viva con VIH?”, seis sí lo harían, cuatro no. Quienes sí lo harían coincidieron en que los afectos no cambiarían, quienes no lo harían se justificaron a partir de 1) la posibilidad de ruptura del condón, 2) para no involucrarse en una relación de sufrimiento y 3) por la experiencia de tener un familiar que murió de SIDA. Terminó la dinámica y Cuauhtémoc enfatizó en las

148

respuestas a la penúltima pregunta, señalando que el 95% de los HSH se infectan por “amor”, según su experiencia en consejería. La última dinámica de la tarde, conocida como el “muro de las satisfacciones básicas”, llevó a los asistentes a formarse detrás de una línea horizontal enfrente del pizarrón, el cual se convertiría en el muro de las satisfacciones básicas. A la pregunta lanzada por Cuauhtémoc los participantes debían dar un paso adelante o un paso atrás si tenían o no tenían el objeto o la cualidad mencionada por el tallerista: ser homosexual, una carrera universitaria, un coche, una casa propia, una infección, un idioma, entre otros. Llegó un momento en que se dejó de enunciar y era ahí cuando todos debían correr hacia el muro, siendo que sólo tres personas pudieron caber en los límites del mismo. El compañero de la Fundación Mexicana de Lucha contra el SIDA comentó: “Quienes no cumplen con las necesidades básicas están relegados, marginados, insatisfechos y no tienen acceso a servicios básicos. En México sólo un pequeño grupo tiene acceso a los servicios básicos.” La reflexión quedó en el aire y las prisas no permitieron un intercambio de opiniones, faltaba aún el tema de Derechos Humanos y ya el reloj anunciaba la llegada de los visitantes a la reunión del Club. Ricardo abordó a paso veloz y de manera general las tres generaciones de los derechos humanos: los civiles y políticos, los sociales y económicos, los de los pueblos. Se enfocó a la problemática del estigma, el prejuicio y la discriminación por orientación sexual y condición serológica y cómo la articulación de las mencionadas problemáticas varía según el contexto socioeconómico y geopolítico. Por último, Ricardo, quien además de pertenecer a la Fundación de Lucha contra el SIDA forma parte del Club de Osos Mexicanos, se muestra crítico ante la generación de espacios meramente comerciales en la incipiente comunidad gay de la ciudad de México: “yo puedo ser el tipo más homófobo y abrir un antro gay. Nos ven como el Homo Economicus.” Le preocupa la violencia entre homosexuales y, para él, resulta ineludible el trabajar la homofobia interna. Recuerda una anécdota en donde él, junto con gente de Osos, fue al bar gay Tom’s Leather y escuchó de uno de sus compañeros el siguiente comentario: “mira esas pinches nacas, prietas y gatas”, más tarde una de esas “nacas, prietas y gatas” comentó al ver a los osos: “¡ay, aquí ya dejan entrar gordas!” Pone otro ejemplo de discriminación desde lo gay: la prohibición a la entrada de mujeres en el bar El Taller. Remata con un comentario crítico sobre el Club: “en la página de los osos se habla de respeto, de no discriminar, pero aquí la
149

que no es loca es torcida o naca. ¿Qué va a pasar el día en que llegue una compañera transgénero?” Recuerda haber dibujado un signo masculino y otro femenino en un cartel para el contingente ursino en una de las marchas LGBTT, sus propios compañeros hicieron que cambiara el signo de lo femenino.

150

4 De la construcción de identidad gay oso en el Club Osos Mexicanos

4.1 De lo subjetivo a lo grupal Lo varones integrantes del Club Osos Mexicanos no sólo comparten el sentirse atraído por personas de su mismo sexo, sino toda una serie de características que los hace pensarse como osos y participar de la agrupación osuna. Además de ubicarse como varones “gay”190, se ubican como “osos”, como osos “mexicanos” y como osos mexicanos de la Ciudad de México. Las historias de vida de los entrevistados difieren en cuanto a los contextos familiares, los procesos de reflexión y aceptación de la orientación sexual y, en menor medida, sobre las experiencias de los primeros acercamientos a los lugares de socialización gay. Antes de la llegada y de la incorporación al Club Osos Mexicanos, los integrantes de la agrupación ursina han construido una percepción de ellos mismos vinculada, entre otros factores, a su sexualidad. Como individuos no heterosexuales han elaborado una ubicación de su estar en el mundo que necesita ser confrontada con los otros: con los pares, los no tan pares y los no pares. Es decir, por un lado se vive el reconocimiento de la dimensión sexual a nivel individual en múltiples contextos socioculturales cargados de sentido y, por otro lado, se socializa la esfera individual de la sexualidad –simbólicamente ya cargada de significaciones- en activos y dinámicos procesos de confrontación, con distintos sujetos y en diversas colectividades, formando nuevos significados y, en el caso de los varones gay osos, dando sentido a la configuración de una identidad socializada. Este proceso no es cíclico, no es circular ni lineal, es un proceso activo, dinámico, de constantes transformaciones. Si bien me interesa enfatizar la construcción social de la identidad gay oso a nivel colectivo, en este apartado trataré de rastrear las historias de vida sexual de los entrevistados -destacando las convergencias y las divergencias entre ellas- buscando puntos de encuentro hacia la incorporación a una colectividad que tiene como ejes primarios de estructuración al cuerpo, al género y a la sexualidad.

151

4.1.1

Primeras percepciones sobre la homosexualidad.

La mayoría de los entrevistados recuerdan que fue en la infancia, temprana o tardía, el periodo en donde empezaron a vivir cierta atracción erótica por personas de su mismo. Inclusive, algunos de ellos afirman haber sentido un gusto especial por cierto tipo de varones que, en sentido estricto, compartían algunos elementos del arquetipo de varón oso que conocerían años después. A pesar de que gran parte de los entrevistados percibieron el hecho de sentirse atraídos emocional y sexualmente por personas de su mismo sexo durante la infancia, algunos de ellos lo hizo hasta la pubertad o la adolescencia. Y, en la totalidad de los casos, existía una imagen negativa del homosexual en los núcleos sociales en donde crecieron. El Oso Charmín, un varón de 38 años que creció en la ciudad de México, recuerda haber sentido atracción sexual por un tío desde niño, aunque no comprendía lo que sucedía. Más adelante empezó a experimentar el placer en su propio cuerpo: (...) Iba (al gimnasio) con un tío muy guapo, me acuerdo que una vez lo vi bañarse, me empecé a fijar y empecé a sentir algo raro, pero yo no sabía qué era. Ya en la secundaria (...) no tuve contacto con nadie, sí había un despertar sexual, inclusive desde los nueve años me masturbaba, primero era por el gusto del gusto, ya después les ponía cara.191 Ozzy, diez años menor que el Oso Charmín y quien también creció en la ciudad de México, asegura haberse dado cuenta de la atracción que sentía por varones desde “siempre”, desde niño, aunque fue después de la adolescencia cuanto lo aceptó: Te das cuenta desde que estás chico, la atracción que sientes hacia tu mismo sexo es notable. Yo lo oculté bastante tiempo, llegué a tener novia. Hasta los 25 años tuve mi primera relación sexual con una persona que conocí en un antro, una persona delgada con quien salí y duré un año tres meses. Pero siempre me di cuenta.192 Oso Gomita, quien ha vivido cerca de cuarenta años tanto en la ciudad de Toluca como en la de México, señala haber sentido “atracción” por sus compañeros del

190 191 192

Mayoritariamente se ubican como gays. Entrevista con Oso Charmín. Mayo 8, 2003 Entrevista con Ozzy. Junio 17, 2003

152

mismo sexo desde los seis años. A partir de los trece años comienza a pensarse como “homosexual”: Tal vez desde los seis años ya sentía la atracción por los niños, era una situación que a lo mejor pensaba como “travesura de niños”. Después vas creciendo y descubres que te gustan los chavos (...). Yo me descubro como homosexual pleno cuando tengo mi primera relación sexual con un amigo de secundaria a los trece años, fui así como muy precoz.193 El proceso de Gonze (30 años, ciudad de México) no sólo remite al hecho de saberse y sentirse atraído por personas de su mismo sexo, sino también al de darse cuenta de no cumplir con las expectativas sociales en torno a la división de género infantil. Al igual que Oso Gomita, es en la adolescencia donde Gonze se reconoce “homosexual”: Cuando tenía como cuatro años, cuando entré al kinder, me empecé a dar cuenta que había algo diferente en mí: sentía más gusto, o mayor integración, en comunicarme con las mujeres que con los hombres. Conforme pasó el tiempo me fui dando cuenta de que tenía un gusto por los niños, muy diferente a lo que sentía por las niñas (...) nunca me pude integrar a los juegos de los niños, a todo lo que era jugar futbol. Me volví muy solitario y me refugiaba más en leer (...) llegué a mi primera relación a los trece años y fue como caer en la realidad de decir: “sí, soy homosexual.”194 Jorge La Nutria, capitalino de 38 años, tiene el recuerdo del cuero como fetiche desde la infancia, después vendría el gusto por los varones, afirma: En mi caso hay algo especial: soy fetichista de cuero, del aspecto leather, pero únicamente del fetichismo de piel. Esto sí me nació tal vez desde el kinder. Me llamaba la atención ver a adultos mayores vestidos en ropa de piel y usando botas, ropa de cuero. Existía el encanto por tocar, acercarme, oler la piel. Esto fue el primer paso, ya de ahí se extendió hacia la homosexualidad, eso ya fue en la adolescencia.195

193 194

Entrevista con Oso Gomita. Septiembre 2, 2003 Entrevista con Gonze. Septiembre 24, 2003 195 Entrevista con Jorge La Nutria. Septiembre 20, 2003

153

Gabriel, quien nació en la ciudad de Chihuahua y vivió allá hasta los 26 años, afirma que fue a los 15-16 años cuando se dio cuenta de que le gustaban los varones. Compara a su ciudad de origen con la ciudad de México advirtiendo un carácter más “conservador” en la primera, lo que agravaría la percepción que se tenía sobre la homosexualidad y los homosexuales: (...) (se decía) que era gente desagradable, gente que no debía existir. Es una sociedad (la chihuahuense) más cerrada, bastante más machista. Se hacían desde las burlas, hasta los comentarios serios de gente que detestaba a los homosexuales196 Sergio, pareja de Gabriel y co-fundador de Osos Mexicanos, no recuerda imágenes o comentarios sobre la homosexualidad que desde niño pudiese retener. Para su familia la sexualidad era un tabú, más aún la homosexualidad. No se hablaba del tema. A diferencia de Sergio, y en el contexto de una familia igualmente conservadora, Gomita sí recuerda que en su casa se decían comentarios negativos sobre los homosexuales, su papá se refería a ellos como “jotos”197. El padre de Jorge La Nutria, además de llamarlos “jotos”, los llamaba “locas”198 en un sentido despectivo. Ozzy no sólo recuerda comentarios, sino también un par de imágenes asociadas a la homosexualidad: la del travesti y la del varón hiper afeminado. Un sentimiento de desolación, producto de la discordancia entre ese estereotipo del homosexual y su vivencia, empezó a invadirlo: “(...) me sentía solo, pensaba que había sólo dos gays en el mundo: Juan Gabriel y yo.”199 Gonze, quien asegura que el aceptar su orientación sexual no le causó mayor problema, reconoce que sí le generó cierto temor el estigma negativo que percibía sobre la homosexualidad y los homosexuales: Era toda la referencia que había alrededor, tanto en casa como en la comunidad en general, de que es algo malo, de que es algo pervertido. Ni siquiera había la utilización del término homosexual, siempre era puto, joto, con

Entrevista con Gabriel. Octubre 17, 2003 En México, el término “joto” se utiliza para referirse peyorativamente a los homosexuales. Se dice que “joto” tiene su origen en el confinamiento de los presos homosexuales en la Penitenciaría de Lecumberri en la crujía J. 198 El término “loca” también está asociado a los homosexuales, pero a diferencia del término “joto”, el primero ha sido y está siendo resignificado positivamente por algunos varones homosexuales. 199 Ozzy, ibídem.
197

196

154

una connotación agresiva. De pronto sí te da un poco de temor y dices “pues yo soy esto que están diciendo” (...)200

4.1.2

Primeras

relaciones

afectiva-sexuales

entre

pares

y

primeros

acercamientos a lugares gay Por lo general, los entrevistados ya habían iniciado su vida sexual antes de acudir por primera vez a lugares de socialización gay. Algunos de ellos vivieron una relación de pareja sin conocer bares, discos y otro tipo de negocios dirigidos a varones gay. Gonze vivió una relación de pareja de los 13 a los 23 años con un hombre diez años más grande que él. Fue hasta después de terminada la relación cuando el integrante del Consejo Ursino 2003 empezó a acudir a lugares gay. Su impresión de la visita al Butter, primera discoteca gay que conoció, fue positiva, llamándole la atención la actitud de diversión de los parroquianos. Tiempo después, Gonze encontraría un lugar más agradable en donde la ausencia del ruido ensordecedor de las discotecas le permitiría un mejor acercamiento con la gente: el grupo de osos. El Butter también fue la primera discoteca gay visitada por Ozzy a sus 24 años. Meses atrás había conocido a un compañero de trabajo quien, después de una profunda depresión, le confesó a Ozzy ser homosexual, lo cual dio pie para entablar una relación amical e ir formando un primer núcleo de amigos gay. El recuerdo de Ozzy sobre su primera visita a un lugar de socialización gay está marcado por la expectación, la novedad, el miedo, y la excitación: Era fascinante porque como que todo era nuevo para mí en ese momento, todo era maravilloso, yo realmente estaba encerrado en esa especie de cápsula de la que no quería salir. Al principio me daba muchísimo miedo ir a un antro, formarme, decía “puta, alguien me va a ver y va a saber en dónde estoy” (...) Yo veía a la gente que tenía su pareja y decía “(...) el día en que yo pueda ir a un antro y estarme besando con alguien.” Yo nunca había tenido contacto sexual con un hombre, ni un abrazo, ni un beso, ni relaciones sexuales, estaba completamente en cero. El hecho de llegar a un antro y ver lo que la gente

200

Gonze, ibídem.

155

está haciendo causa cierta excitación, cierta motivación para decir “esto es lo que yo quiero.”201 Gomita, quien actualmente lleva más de diez años con su pareja, apunta que fue hasta los 29 años cuando se acepta como homosexual. Si bien a los trece años tuvo su primer contacto sexual, no fue sino hasta el seminario –lugar en donde estudió tres años- en donde empezó a socializar con otros varones homosexuales, uno de ellos lo llevó a distintos bares gay y fiestas particulares. A su actual novio lo conoció a través de una red amical de un tío: (...) a mi pareja lo conocí por medio de mi tío, que en paz descanse. Él era gay también, hizo un grupito por correo, por cartas, todavía no se manejaba el internet como ahora. Leyó las revistas Boys & Toys, Hermes y las que existían antes. Le escribió a varias personas comunes a él, hizo su grupito, los juntó, empezaron a hacer reuniones aquí y allá, a celebrar el cumpleaños de fulano, de zutano, “vámonos de pic nic, vámonos al cine, a una obra de teatro”202 El Oso Charmín conoció a su primer amante en la Universidad, era su profesor de cine. Confía haber estado con él un año, tiempo después empezó a conocer varones ligando en lugares públicos como el metro, los parques y los cines. Más que buscar amistades, el fotógrafo deseaba encuentros sexuales pasajeros, recuerda sus primeros lugares: (...) El metro, la parada del metro Hidalgo y la línea azul (...) tenían todos los elementos que a mí me gustan: un rollo solitario, medio sórdido, como ser desconocido entre muchos. Ya después empecé a visitar los cines y, por último, los antros, básicamente El Taller. Después del metro los baños, porque los hombres que conocía me llevaban a los baños, me llevaban porque no conocía nada, empiezas a aprender códigos y una serie de cosas.203 Para Gabriel el hecho de conocer una disco gay implicó la posibilidad de profundizar en su proceso de aceptación, la oportunidad de hacer nuevos amigos gay en una nueva ciudad, así como el entrar en contacto con los códigos del “ambiente”:

201 202 203

Ozzy, ibídem. Oso Gomita, ibídem. Oso Charmín, ibídem.

156

(...) llegué al Cabaré-Tito204 y lo primero que me impactó es que era gente buenísima onda, yo todavía no tenía ni idea que existían los osos (...) me cayeron súper bien (la gente de Cabaré-Tito) y hasta la fecha puedo seguir yendo y me la paso padrísimo (...) los amigos que me ayudaron a salir del clóset fueron clave fundamental, me enseñaron los valores que se podían seguir en este ambiente y vaya que eran del Cabaré-Tito, entonces fue una muy buena experiencia.205

4.1.3

La llegada al Club de Osos Mexicanos

Un alto número de miembros y visitantes del Club Osos Mexicanos se enteraron de la existencia de la organización a través del internet. Otros más por medio de amigos y conocidos quienes los invitaron a asistir al grupo. Las entrevistas y las pláticas informales con algunos de los asistentes a las reuniones sabatinas al Club me dan pie a ubicar al internet y, en menor medida, a la publicidad de “boca en boca” como los principales canales de encuentro con la información ursina y con la difusión de la presencia de Osos Mexicanos en la ciudad de México. Los entrevistados coinciden en calificar de agradable su primera visita al club osuno capitalino, además de encontrar diferencias contrastantes entre las actitudes, la receptividad y la convivencia entre varones gay en un espacio tipo discoteca o bar y una agrupación como la de Osos Mexicanos. Lo anterior no implica que quienes acuden con cierta regularidad al grupo ursino necesariamente hayan dejado de frecuentar otros lugares de socialización gay. A pesar de que Jorge La Nutria había escuchado hablar sobre los osos, no fue sino hasta que un conocido, Oso Camacho, le dio una lista de direcciones electrónicas sobre el tema, entre éstas la página de Osos Mexicanos. interactuar vía internet con algunos participantes del grupo: (...) me dio (Oso Camacho) la página de los osos del Distrito Federal que empezaban a intercambiar mensajes (...) los empecé a tratar, envié mensajes, me gustó cómo se trataban, que opinaran de diferentes temas, que era un Comenzó a escribir e

205

Cabaré-Tito es el nombre de un grupo de discos gay ubicadas en la Zona Rosa, dichos lugares son frecuentados mayoritariamente por adolescentes. Gabriel, ibídem.

204

157

grupo heterogéneo de diferentes edades, que había gente desde unos 25 años hasta unos 45 o 50 años, que igual opinaran de deportes o de política, de ir a un concierto o sobre un partido de fut, o de ir a bailar a una disco de moda.206 Antes de acudir por primera vez al Club, Jorge La Nutria estuvo en contacto cibernético con algunos osos cerca de seis meses. Finalmente se decidió visitar al grupo cuando sus miembros se reunían en el bar El Decco, siendo bien recibido por sus integrantes, quienes rápidamente lo asociaron con la imagen de la nutria: Llegué solo, sin conocer a nadie mas que por internet, por ahí alguna foto que me habían enviado. El Decco era un sitio muy hospitalario, con mucho calor, muy íntimo, muy agradable. Había un grupo de siete u ocho: los fundadores y los primeros osos. Le pedí al mesero que me llevara donde estaban los osos. La dinámica era de “llegas, te presentas”. Les sorprendió un poquito cómo era yo porque prácticamente no soy un oso, no soy ni muy gordo ni fornido, ni demasiado velludo. Pero fui bien aceptado, ahí fue cuando me pusieron el sobrenombre de “nutria” porque era el único concepto que más o menos se acomodaba a lo que yo era207 La Nutria, como se le conoce a Jorge, advierte que si bien en la agrupación de osos sí existen problemas como las envidias y los pleitos por conquistas, también percibe actitudes de mayor interés, atención y respeto entre sus miembros en comparación con otros espacios gay que él ha conocido. Oso Gomita va más allá y asegura que en sus primeras visitas a discos gay percibía discriminación entre los clientes, básicamente por la apariencia, a diferencia de lo que encontró en Osos Mexicanos: (...) cuando llego al Club de Osos Mexicanos vi una situación muy diferente: todos eran bonachones, gorditos, apapachadores, relajientos, como que te encuentras en tu medio, es muy diferente. Aquí también podemos decir que nos gusta bailar y en los otros antros también les gusta bailar, pero como que siempre es el “punchis punchis”. En los Osos yo veo que hay variedad de gustos en el baile, desde el “punchis punchis” hasta un danzoncito por ahí o un tango, qué se yo, hay más variedad, hay más cosas.208

206 207 208

Jorge La Nutria, ibídem. Ibídem. Oso Gomita, ibídem.

158

Ozzy, quien reconoce que antes de saber sobre los osos sólo tenía como referencias de lo gay las visitas a los “antros de moda” y el estereotipo del varón “delgado, bonito, estéticamente perfecto y muy bien cuidado”; admite que el acercarse al grupo le permitió conocer a otros varones afines a él y desechar la superficialidad que estaba introyectando sobre el estilo de vida gay. Él conoce al grupo a través del internet: Mi primer acercamiento fue a través de internet, conocí a una persona que buscaba gente gordita y esa persona fue quien me invitó al grupo de osos. Al llegar a los Osos te das cuenta que por el tipo de cuerpo o perfil que tú tienes (...) no entras en el estereotipo gay. Me sentía a gusto, veía que la mayoría de la gente era gordita, divertida y era un lugar en donde me podía relacionar sin tener algún tipo de rechazo por no ser delgado, por no tener el cuerpazo (...)209 El hecho de encontrar a otros varones con quienes compartía ciertas características físicas -como el sobrepeso y cierta actitud de receptividad- fueron razones suficientes para que Ozzy continuara asistiendo al grupo. Gonze, quien tiene un cuerpo delgado, fue seducido por la idea de conocer a varones de gran tamaño, pues siempre se ha sentido atraído por ellos. Supo de la cuestión ursina a través del internet. Su primer contacto fue Ozzy, a él lo conoció en el chat de la página electrónica del grupo. Se citaron para tomar un café y conversar, semanas después Gonze asistió al Club encontrando un ambiente agradable y festivo: Lo primero que me agradó de ahí fue la diferencia que había con una disco, el que sea como una fiesta en donde hay mayor interacción con las personas, puedes platicar con ellas, es como una fiesta grandota. Eso fue lo que más me gustó, no era una disco en donde no puedes platicar por el ruido, incluso no puedes ver a la persona.210 El Oso Charmín, quien conoció al grupo de osos por un amigo, traza algunas características percibidas en la agrupación osuna difícilmente encontradas en otros espacios de socialización gay. Él habla de la existencia de un lado “humano” entre los osos, en contraste con un lado meramente “carnal”, de búsqueda sexual, en donde se enfatiza el cuerpo sexuado.

209 210

Ozzy, ibídem. Gonze, ibídem.

159

4.1.4

Integración al grupo osuno

No todos los visitantes a las reuniones sabatinas del Club regresan una o más veces, en realidad son pocos quienes eventualmente se integran al grupo y se convierten en miembros activos. Algunos visitantes me han confiado el no sentirse a gusto en ese espacio, lo encuentran aburrido y alejado del tipo de diversión al que están acostumbrados. Por ello sólo han asistido en una ocasión al grupo. Otros más, quienes sí han vuelto a pisar La Cueva de los Osos, hallan un ambiente agradable y reconfortante que los motiva a acudir con cierta regularidad, prefieren estar con los Osos en lugar de acudir a otro sitio de esparcimiento. Quienes han participado activamente en Osos Mexicanos, formando parte de alguno de los consejos, coinciden en albergar un deseo de retribución a la propia agrupación, pues ha sido en ella en donde han fortalecido procesos de aceptación de su orientación sexual, en donde han creado lazos y redes de amistad que en algunos casos han desembocado en relaciones de noviazgo y/o, simplemente, colaboran por el gusto de participar en un esfuerzo del cual se siente orgullosos. El trabajo al interior de los consejos implica dedicar tiempo extra a la agrupación, estar dispuestos a reunirse uno o más veces entre semana, así como estar al pendiente de los detalles de las reuniones de los sábados y de las fiestas especiales. Sergio, cofundador de Osos Mexicanos, no se arrepiente del esfuerzo “invertido” en ayudar a darle banderazo de salida al grupo. Se regocija al ver en marcha desde algunos años la idea de Eduardo, su compañero fundador, de haber conocido a gente valiosa y, fundamentalmente, de las consecuencias positivas a nivel individual: (...) a mí el grupo me ayudó muchísimo, es parte de mi vida y me ha ayudado para llegar a asentar mi situación sexual, mi vida sexual, a encontrar gente muy valiosa, gente que vale la pena, gente que no vale la pena, de todo tipo (...) Fue un garbanzo de a libra la idea de Eduardo, yo lo apoyé, y a los dos nos ayudó bastante, yo creo que más a mí que a él, no sé.211 Además, Sergio reconoce que a distintas personas les ha servido el grupo para superar algunos problemas personales, encontrar nuevas motivaciones vitales y estabilidad emocional:

160

(...) siento que es (el grupo) muy bueno para todo mundo, ha sido parte de las vidas de mucha gente a quienes les ha cambiado la vida cabrónamente (...) gente que ha salido del hoyo gracias al grupo, que ha encontrado nuevamente un camino, una motivación, una estabilidad, una pareja en el grupo y eso es fabuloso. A mí me da una satisfacción y me da orgullo el que yo haya podido colaborar en algo que le ha ayudado a tanta gente212 Jorge La Nutria, quien fue tesorero del Consejo 2001, levantó la mano cuando se buscaron voluntarios para formar uno de los primeros consejos, tenía “curiosidad” por participar. El crecimiento del grupo, además del rechazo a una actitud pasiva al interior de la organización, fueron dos de los motivos para que La Nutria actuara: Me di cuenta que el grupo estaba en crecimiento, iba muy rápido el desarrollo del grupo y se iba a necesitar una organización formal. Ya no era el grupo de los amigos que se reunía el fin de semana para tomarse una copa, un café y charlar un rato, como que ya era una integración de un sector muy ávido. Estaba creciendo mucho y me dio la impresión de que iba a crecer más. Como miembro de un grupo es muy fácil estar esperando a ver qué te ofrecen, pero cuando te das cuenta que en el mismo grupo hay gente como tú, que está descubriendo algo, tienes que ponerte las pilas y decir “bueno, aquí está, pero quién va a meter el nombre para organizarse”.213 Ozzy, entusiasta participante de Osos Mexicanos desde hace más de cinco años, se sintió atraído por la convivencia osuna y la ausencia de rechazo por cuestiones de sobrepeso. Él ha formado parte de dos consejos ursinos, en 2001 y 2003. Prioriza el hecho de la amistad sobre cualquier otro elemento por el cual se sienta bien en el Club. Cansado de la sospecha de pretender un acercamiento sexual con los varones a quienes se les acercaba para conversar en los bares y las discos gay, Ozzy encontró entre los osos una actitud de fraternidad: Ha sido importante (participar en el Club) porque te puedes integrar con otras personas. Llegas a un antro y sabes que si eres gordito la gente se porta hostil contigo porque no eres de su tipo, entonces realmente no puedes llegar a platicar con alguien porque piensan que lo estás queriendo ligar, cuando

211 212 213

Entrevista con Sergio. Octubre 17, 2003 Ibídem. Jorge La Nutria, ibídem

161

realmente quieres platicar. El Club de Osos me ha permitido conocer a las personas desde otro punto de vista: el de la amistad y no el del faje.214 Gomita, presidente del Consejo Ursino 2003, conoció al grupo a finales de los años noventa. Le gustó el “ambiente” de los osos y por algunos años se limitó a acudir cada sábado a las reuniones osunas. A principios de 2003 decide formalizar un sueño: el trabajar por la “comunidad” ursina a través de una planilla que, finalmente, se transformaría en consejo: (...) desde hace dos años yo tenía la inquietud de formar una planilla o un nuevo consejo, pero el año pasado (2002) por cuestiones de trabajo no pude. Este año dije “voy a lanzar mi planilla” porque nadie se lanzaba, esto surgía del sueño de poder servir a la comunidad ursina avocándose más fuerte al trato con la gente, a atenderla, a conocerla.215 El ex-seminarista coincide con otros compañeros al definir al Club como un espacio en donde se genera amistad y en donde se presentan procesos de “desarrollo” individual y colectivo. Para él, Osos Mexicanos es una fuente de múltiples posibilidades: (...) es padre decir que el Club de Osos te da la pauta para desarrollarte como ser humano en muchos aspectos: como contador, trabajador, ser sentimental, ser altruista (...) a mí me ha tocado la fortuna de hacer muchos amigos en los Osos (...) a muchos les ha servido para hacer su bolita de reuniones, de días de campo, de fiestas particulares. A muchos les ha servido como trampolín para conseguir pareja, que no es el objetivo principal pero se presta. A muchos les ha servido en el aspecto laboral. A muchos les ha servido en el aspecto de ayuda psicológica (...) a muchos les ha servido para desarrollar actividades altruistas que ansiamos llevar a cabo, entonces el Club de Osos Mexicanos es una fuente de muchas posibilidades para mucha gente.216 Gonze, quien también ha participado junto con Ozzy y Oso Gomita en el Consejo 2003, señala tener un compromiso por aportar algo a la “comunidad” gay. Como periodista le interesa combinar su profesión con algún tipo de actividad vinculada a

214 215 216

Ozzy, ibídem. Oso Gomita, ibídem. Ibídem.

162

alguna organización gay, por ello se animó a ser el secretario y presentador sabatino del grupo de Osos: (...) siempre he tenido la intención de hacer algo por la comunidad gay porque me doy cuenta de que hay mucha fragmentación, muchas cosas por hacer. Me pareció que era una de las formas de empezar a integrarme en los movimiento de la comunidad, empezar a hacer algo por la comunidad.217 Armando, uno de los más antiguos y activos miembros de Osos Mexicanos, no duda en asegurar que haber encontrado al Club ha sido lo mejor que le ha ocurrido en la vida. Ahí ha sido en donde ha fortalecido su autoestima, su aceptación como gay y en donde ha construido relaciones afectivas trascendentales. Él se siente en deuda con el grupo y la mejor manera de contribuir es trabajando voluntariamente por el mantenimiento y crecimiento del mismo, afirma el ex presidente del Consejo Ursino 2002.

4.2 Cuerpo, masculinidad y género 4.2.1 Ser varón entre los osos
Yo creo que debemos estar definidos en que el hombre es el hombre, lleva una actitud de apoyo, de fuerza, de valor. La mujer es como la otra cara de la moneda: la sutileza, la delicadeza. Oso Gomita

El Club de Osos Mexicanos, al igual que la gran mayoría de los grupos ursinos a nivel mundial, es excluyente en cuestión de género: es una agrupación de varones y para varones, las mujeres no pueden participar en él. En el Club se reconoce y se fortalece la división y oposición binaria de género (Ortner y Whitehead, 1996:138-9) reproduciendo prácticas y discursos de la masculinidad dominante, por un lado, y de una nueva y contradictoria masculinidad homosexual (Connell, 2003:222), por el otro. Es evidente la existencia de un proceso de diferenciación por género en el grupo y, tácitamente, de procesos no visibles de dominación y subordinación de lo
217

Ozzy, ibídem

163

masculino sobre lo femenino: las mujeres ausentes y la caricaturización de lo femenino presente en los disfraces de la Fiesta de Muertos o Halloween, así como en los personajes femeninos de la pastorela. En las calaveras literarias lo femenino también aparece y, por lo general, se le valora negativamente. En el evento del primer fin de semana de noviembre se intenta buscar una reacción de hilaridad a través de los disfraces de los participantes, en algunos casos los atuendos tienen poco o nada de vínculo con el tema mortuorio. En este contexto, y como vimos en la etnografía del capítulo anterior, quienes causan mayor algarabía son aquellos varones que escogen disfrazarse de mujer, ya sea de catrina, de vampiresa, de hada, de diabla, etc. Hay una celebración irónica del género en donde se disfruta no del hecho aislado del travestismo, sino el que un hombre gay “masculino” se transforme en la representación cómica y dramática de lo femenino. La Diabla, personaje ganador en el concurso de disfraces 2003, representaba la maldad encarnada en un cuerpo “femenino” lujurioso y obeso. En esta misma fiesta, y en la producción de calaveras literarias, se pudo evidenciar cómo a la muerte se le asoció con lo femenino y cómo la venganza pasó a ser una cualidad de lo femenino: “la muerte, como mujer que era, de todos quiso vengarse” (ver capítulo anterior), se puede leer en una de las calaveras escritas aquella noche. En el caso de la pastorela no sólo se caricaturiza a las mujeres, sino también a los hombres, a la feminización de la homosexualidad, a las relaciones homosexuales entre varones heterosexuales, a las relaciones entre suegra y nuera, a las relaciones entre madre e hijo, a la violencia en contra de las mujeres y, obviamente, a la religiosidad católica popular. Sin embargo, no todos los personajes y las relaciones sociales son satirizadas con la misma intensidad y en el mismo sentido. A mi manera de ver, y sin que deje de ser una propuesta lúdica, el personaje límite del afeminamiento homosexual, el travesti, es el sujeto principal de bromas y vituperios, se le confiere un carga positiva cuando actúa como representante del bien, “la arcángel asexuada”, y una carga negativa cuando la asexualidad se convierte en curiosidad sexual insatisfecha (la arcángel queda decepcionada del pequeño miembro de Fileno) e, inclusive, es víctima de la histeria femenina encarnada en el personaje de Lucinda cuando ésta le advierte a su marido Fileno: “Que me engañes con un oso lo puedo pasar, pero con una chingada vestida no.” En una obra hecha por varones osos, y para público oso, el sujeto oso es ubicado en una posición de privilegio: se le da permiso para inmiscuirse sexualmente con un hombre casado. Al hombre que osa reproducir conductas estereotipadas como femeninas: al travesti o a la “vestida”, se le
164

condena desde la enunciación misma (“chingada”) como si el engaño marital dependiera de una escala de masculinidad-feminidad en donde el afeminamiento total es ubicado en el imperdonable fondo de la pirámide del prestigio y la lealtad. De este modo, y usando la categoría de género propuesta por Marta Lamas, entre los varones oso de la ciudad de México se reproducen y producen relaciones tradicionales de diferenciación, dominación y subordinación entre hombres y mujeres (Lamas, 1996:11), aunque éstas últimas estén físicamente ausentes pero simbólicamente presentes. Los osos construyen diferencias que distinguen los sexos otorgando significantes de poder a través de símbolos culturales que evocan representaciones múltiples (el travesti, el varón “afeminado”, el varón “masculino”), conceptos normativos (ser “masculino”), referencias institucionales (ser parte de un club) e identidad (ser varón oso) (Scott, 1996:289-292). Para Joan Scott el género es el campo primario dentro del cual se articula el poder, mientras que para Robert Connell el género, entre otras cosas, es una de las formas en las que se ordena la práctica social (Connell, 2003:109). Los varones osos mexicanos, como ya se vio en el capítulo segundo, se definen como hombres desde una perspectiva esencialista: “un oso es un hombre que, consciente de la atracción que siente por su mismo sexo, siente, actúa y piensa como hombre.” Definiciones parecidas se pueden encontrar en los discursos de los distintos clubes osunos a nivel mundial. Seguramente esta parte de la definición de oso, así como muchas otras características de la propuesta osuna, es una importación de los primeros clubes, los estadounidenses, la cual se ha incorporado acríticamente en decenas de organizaciones de varones oso, a pesar de que la experiencia misma de lo osuno conlleva diferencias locales y regionales, como se verá más adelante. Aunque la definición esencialista -la cual intenta explicar las propiedades de una totalidad compleja basándose en una supuesta verdad interna o una esencia (Weeks, 1998:20)haya sido importada de cualquier núcleo de varones gay oso, es en el discurso tradicional sobre la sexualidad en donde se ha reproducido tal reduccionismo y determinismo considerando las diferencias de género a partir de la diferencia biológica sin pensar al género como construcción social e histórica. Tal discurso esencialista ha sido reproducido parcial o totalmente, de manera diferenciada y contradictoria, a través del tiempo y del espacio por distintos grupos sociales. En el caso de los osos se observa una postura esencialista al afirmar que el varón oso, por haber nacido varón, pensará, actuará y sentirá como varón dando por hecho la existencia de una forma “natural” y verdadera de sentir, de actuar y de pensar como varón, de ser hombre. Sin
165

embargo, la definición osuna entra en contradicción con el discurso esencialista del género y la sexualidad al incluir dentro de su propuesta de masculinidad la conciencia del varón oso sobre la atracción que siente por otros varones, siendo que la heterosexualidad es una característica primaria no sólo de la masculinidad dominante, sino de la propuesta esencialista en materia de género y sexualidad. Además del carácter esencialista observado en la definición de varón oso, se puede deducir la intención osuna por pensarse a partir de la “ausencia” y de la contraposición con el otro en dicha definición. Es decir, hay un sujeto imaginado al cual se está oponiendo la definición del ser varón: la mujer. La masculinidad, como señala Connell (2003:104), es un concepto inherentemente relacional, no existe más que en oposición a la feminidad. La masculinidad es un lugar en las relaciones de género, en las prácticas a través de las cuales los hombres y las mujeres ocupan ese espacio en el género (Connell, 2003:109). En el epígrafe del presente apartado podemos leer el comentario de Oso Gomita, presidente del Consejo Ursino 2003, en relación al lugar tradicional ocupado por varones y mujeres en las relaciones de género: a los primeros se les vincula con el apoyo, el valor y la fuerza, mientras que a las segundas se les arrincona en la sutileza y la delicadeza. La afirmación de Oso Gomita pudiera resulta trivial, sin embargo no lo es y no sólo por el hecho de la función de presidente que el entrevistado ha ejercido en el Club, sino porque las característica de apoyo, valor y fuerza son prácticas cotidianas al interior de la agrupación, prácticas vinculadas a lo masculino que legitiman la dominación de género. La masculinidad hegemónica, en términos de Connell, ocupa la posición hegemónica en un modelo dado de las relaciones de género, legitima al “patriarcado” y garantiza la posición dominante de los hombres y la subordinación de las mujeres. La principal característica de la hegemonía es el éxito de su reclamo a la autoridad. Además de las relaciones de dominación y subordinación intergénero, existen relaciones de opresión intragénero: entre los grupos de varones los hombres gay se encuentran subordinados a los hombres heterosexuales por toda una serie de prácticas materiales. Las masculinidades homosexuales son colocadas en el fondo de una jerarquía entre los hombres que se estructura de acuerdo al género. Para la “ideología patriarcal”, la homosexualidad es el depósito de todo aquello que la masculinidad hegemónica desecha simbólicamente: aquello asociado a la feminidad. La masculinidad hegemónica se define como exclusivamente heterosexual, desde una perspectiva “patriarcal” se piensa que a los hombres gay les hace falta masculinidad (Ibídem: 116-119, 199, 222).
166

Frente a una sociedad en donde el respeto a las distintas expresiones de la sexualidad no es la constante, los varones homosexuales entran en crisis al violar la normatividad de género al sentirse atraídos por un sujeto de su mismo sexo, independientemente de la conducta considerada femenina o masculina de los sujetos en crisis. La primera trasgresión es el deseo y la práctica homoerótica. Aunado a ello, y como consecuencia de la asociación binaria masculino-femenino, heterosexualhomosexual, se piensa que el varón homosexual busca ocupar el lugar designado a la mujer, un espacio de subordinación frente a la dominación de los hombres. En sentido opuesto a la propuesta de Mario Mieli -entre otros pioneros del activismo gay- de una política gay radical en donde se enfatiza lo femenino como forma de subversión a la dominación masculina heterosexual, los varones oso han preferido apartarse de la feminidad aunque no han traspasado el límite de la hipermasculinidad trazado por los varones gay leather. Los osos han reconfigurado su masculinidad en el contexto de las relaciones de género a las que están sujetos, actúan acorde a la conducta socialmente esperada para los varones (no reproducen lo socialmente considerado como femenino, aunque tienen espacios permisivos para hacerlo como es la Fiesta de Muertos o Halloween) aunque renuncian a una de las imposiciones de la masculinidad: la obligación de reprimir toda gama de muestras emotivas, placenteras, receptivas, compasivas y de empatía (Kaufman, 1994:14). En el afán de pensar en una masculinidad homosexual que intenta reproducir algunos de los atributos asociados a lo que Daniel Cazés (1993:1) llama “hombres de verdad”: ser valiente, trabajador, responsable, poderoso, dominante, fuerte, amoroso, viril, noble y carismático; los varones del Club Osos Mexicanos se encierran en la contradicción de ser varones gay sin perder los privilegios de la masculinidad dominante, sin embargo, más allá de dicha contradicción, los elementos a los cuales hacen alusión los osos en su construcción identitaria quizá tengan más sentido si tomamos en cuenta que la propuesta osuna surge, principalmente, en contraposición a una identidad gay dominante y no como una búsqueda mecánica de ser como aquellos varones que los oprimen, es decir, como los varones que se ubican en la cúspide del sistema sexo-género (Rubin, 1996:37).

167

4.2.2

El cuerpo oso y sus significados

El cuerpo, como señala Lya Yaneth Fuentes (2001:63), es una entidad concreta y material, objeto directo de acciones y discursos que buscan controlarlo desde diferentes perspectivas. (Ibídem, 63). Diversas culturas se han propuesto moldear y sujetar al cuerpo en función de ideales propuestos de salud, bienestar, belleza y sabiduría El cuerpo adquiere significación y sentido en la relación del sujeto consigo mismo y con otros cuerpos; al estar inmerso en la experiencia, el cuerpo es objeto de representaciones, simbolizaciones y de múltiples discursos, señala la socióloga. Pensar el cuerpo oso desde la teoría social contemporánea, siguiendo los planteamientos de Bryan Turner (1989:17), implica ubicar el cuerpo de los varones gay en el proceso de sujeción y control estético ejercido por la publicidad y sus expectativas de oferta y demanda, el cuerpo deseante y deseado convertido en mercancía-fetiche y, junto al cuerpo femenino, el cuerpo de varón gay objetomercancía convertido en fetiche sexual. El cuerpo es uno de los espacio primarios de significación de lo osuno. Siguiendo el planteamiento de Connell (2003:95) en relación a las prácticas que se reflejan y se derivan del cuerpo, pienso que los cuerpos de los varones oso son tanto objeto como agentes de la práctica, con la práctica misma los cuerpos de los osos son apropiados y definidos. Una serie de elementos corporales son requeridos para definir a los varones oso frente a los varones no oso, además de la conducta “masculina”. Dentro de los límites del cuerpo ursino se han construido subtipos que responden a criterios relativamente flexibles como son la edad, el grosor, la altura y la vellosidad, principalmente. Ya en el capítulo segundo se trazaron los límites y las características de los tipos de osos: chubby, cachorro, osezno, daddy, nutria, lobo y cazador, siendo estos tres últimos tipos los más alejados del ideal osuno, ya sea por su delgadez o por ser simplemente un admirador de osos. El Club de Osos Mexicanos prioriza la abundancia del vello facial-corporal y el ser robusto como principales requisitos de los cuerpos ursinos. Por sí solos el grosor del cuerpo y la espesa capilaridad juegan papeles aislados en la constitución de lo osuno, ya que estos rasgos están conectados a actitudes bien definidas por los osos: un “estilo de vida relajado” y una tendencia a la virilidad. El estilo de vida relajado está relacionado al “no esclavizarse por mantenerse bello y al no angustiarse demasiado por la apariencia física” buscando, como meta no escrita, la sensación de “sentirse cómodo tal cual uno es.” Es importante señalar la constante asociación que hacen los
168

varones osos entre la gordura y/o la robustez con el cariño y la ternura, valores defendidos por la propuesta osuna. La imagen del oso y su traducción en afecto ha sido apropiada y reconfigurada por los varones gay oso a partir del signo “oso de peluche infantil” y su significado “afectividad”, los cuales tienen un origen previo al de la configuración de los osos gay. Las prácticas que se reflejan en el cuerpo y se derivan del mismo involucran relaciones sociales y símbolos (Ibídem, 99). He señalado al “abrazo de oso” como el gesto principal y más significativo, en relación al significado de lo osuno, en la presentación de los nuevos durante las reuniones sabatinas. En el abrazo de oso hay una celebración de la desnudez del torso, una erotización de los cuerpos sin camisa vía el contacto físico y una demostración de afirmación estética de los cuerpos considerados poco atractivos por las industrias de la moda. Aunado a ello, los osos se divierten siendo irónicos y rechazando la reificación del estereotipo de cuerpo joven, delgado o ligeramente musculoso y lampiño tan en boga en los círculos de consumo gay internacional. Los cuerpos osunos vestidos, al igual que los cuerpos osunos semi desnudos, expresan posicionamientos concretos frente a la propuesta de sofisticación y glamour de la moda masculina gay. Quienes asisten cada fin de semana a los eventos de Osos Mexicanos optan por vestir de manera práctica, cómoda y sencilla: pantalones de mezclilla o algodón, tenis o zapatos casuales, playeras o camisas informales. El contraste en la vestimenta de los osos y la vestimenta de los varones que acuden a las discotecas gay más “exclusivas” de la ciudad de México es evidente, estos últimos se preocupan no sólo por mantener un cuerpo acorde a los estándares impuestos por los cuerpos de los modelos estadounidenses y europeos, sino también un estilo de vestir apegado a las tendencias de la moda observadas en revistas y programas de televisión extranjeros. En ciertos eventos los cuerpos vestidos de los osos dicen algo más que el rechazo a la reproducción del arquetipo de varón gay occidental. En la Noche Mexicana de septiembre algunos varones oso se visten de charros, campesinos y, en menor medida, de adelitas o chinas poblanas. Todos estos trajes forman parte del estereotipo nacionalista mexicano construido desde principios de siglo XX.218 De esta forma, el traje “típico” mexicano da un sentido de pertenencia nacional al grupo de
Sobre cultura popular y nacionalismo revisar: Estampas del nacionalismo popular mexicano, Pérez Monfort Ricardo, CIESAS-CIDHEM, 2003.
218

169

Osos Mexicanos, al igual que otros elementos presentes en la fiesta mexicana del Club. En la Fiesta de Muertos o Halloween se puede observar un tránsito de disfraces con significados múltiples, algunos de ellos también aluden, como en el caso de la Noche Mexicana, al nacionalismo y a la trasgresión de género (La Catrina) además de la representación de lo mortuorio. Lo mágico, mítico y religioso entra en escena al pensar en la celebración de la muerte: los cuerpos disfrazados de ángeles, diablos, monjes y brujas dramatizan el misterio del “más allá” encarnando a personajes vinculados, de una u otra manera, al quehacer de la fe y de la trascendencia terrenal. Ya sin vínculo directo con la muerte, algunos cuerpos de oso se transforman en una serie de elementos opuestos: por un lado lo mundano, las profesiones (futbolistas, marineros, médicos, cazadores) y, por otra parte, lo fantasioso (gatúbela, aladino, capitan garfio, picapiedra y matrix) sacado de personajes de historietas, cuentos infantiles, cartones animados y películas de ficción contemporáneas. Por último, otro evento en donde los cuerpos vestidos de los osos cobran importancia es el de la Marcha del Orgulo LGBTT. Ahí el Club de Osos Mexicanos busca unirse a la exigencia colectiva del reconocimiento y el respeto a las distintas formas de expresión de la sexualidad desde su lugar, desde su territorio, desde su peculiaridad de osos, desde su identidad osuna. Para ello despliegan una serie de símbolos de pertenencia: banderas, representaciones animales de oso y uniformidad en el vestido: pantalones de mezclilla, playeras blancas con el logotipo y el nombre del Club, algunos de ellos utilizan cascos de obreros como símbolo de masculinidad. La pertenencia a la colectividad osuna, en el contexto de la convivencia pública con otros grupos y sujetos con quienes se comparte el disentir de un orden heterosexual, se expresa a través del cuerpo vestido -entre otros elementos quizá de mayor importancia- en donde se busca cierta homogeneidad traducida en un atuendo sencillo, masculino (nadie intenta representar lo femenino vía el travestismo) y oficial (las playeras son hechas por el Consejo Ursino en función). En el capítulo tercero se reprodujeron algunos pasajes literarios escritos por varones de Osos Mexicanos, todos ellos concursantes en el Pelo Erótico y Otras Barrigas Literarias. Los autores de los cuentos homoeróticos dibujan en sus relatos la búsqueda del gozo y del placer en cuerpos velludos, fuertes, robustos y/o gordos. En la mayoría de las historias no se percibe un cuestionamiento a la erotización de cuerpos alejados del arquetipo del cuerpo joven y delgado, más bien se expresa y se afirma al cuerpo oso como territorio de placer.

170

4.3 La sexualidad y la homosexualidad 4.3.1 Ser gay entre los osos La sexualidad -como señala Jeffrey Weeks (1998:20-30)- es una construcción histórica que reúne una multitud de posibilidades biológicas y mentales, es resultado de distintas prácticas sociales que dan significado a las actividades humanas, de definiciones sociales y autodefiniciones, de luchas entre quienes tienen el poder para definir y reglamentar contra quienes se resisten. La sexualidad no es un hecho dado, es un producto de negociación, lucha y acción humanas, advierte Weeks. El sociólogo inglés afirma que las formas de reglamentación moral hacen surgir culturas de resistencia, como es el caso de las minorías sexuales y, en particular, de las identidades homosexuales modernas (Ibídem, 35-36). Las prácticas homoeróticas han existido a lo largo de la historia y en todas las culturas, pero es a partir del siglo XIX cuando el “homosexual” (el término homosexual se inventó alrededor de 1860) se consideraba cada vez más como un tipo específico de persona, caracterizado por sentimientos, una latencia y una trastorno psicosexual (Ibídem, 38). La difusión del término homosexual desde finales del siglo XIX marcó una ruptura con el término sodomía, ligado este último a la noción cristiana de pecado. El surgimiento (Estados Unidos) y la difusión de la autodescripción “gay” en las décadas de 1950 y 1960 marcaron una etapa fundamental en la construcción de una identidad sexual politizada (Ibídem, 80). A pesar de que los integrantes del Club Osos Mexicanos señalen en su “carta de presentación”, en su página electrónica, el ser una agrupación de y para varones homosexuales y bisexuales, no es común encontrar gente al interior del grupo que se defina bisexual, mucho menos varones casados que asistan al grupo en la lógica de una “doble vida.” Esta observación se la compartí a Gonze quien coincidió conmigo: “yo tampoco me he topado hasta ahorita con ninguno que lo hable (el hecho de pensarse bisexual) abiertamente.219” No hay restricción alguna para la participación de varones bisexuales –inclusive para heterosexuales tampoco-, sin embargo quienes asisten a Osos Mexicanos se reconocen como homosexuales y/o gays. En cuanto a la diferencia sobre llamarse homosexual o gay he encontrado una diversidad de posturas: están quienes usan los dos términos como sinónimos (“gay y

171

homosexual es lo mismo. Me considero gay u homosexual.”220), quienes marcan una diferencia entre los términos prefiriendo el término gay (“el homosexual es un rollo científico, lo gay es la forma de vida que llevas cuando ejerces tu homosexualidad, yendo a eso yo me considero gay.”221) y, en menor media, quienes prefieren el término homosexual (“soy cien por ciento homosexual exclusivo. Gay tal vez sea algo así como un nombre un poquito superfluo para definir a un homosexual.”222). A pesar de la pluralidad en las definiciones individuales sobre el hecho de establecer lazos afectivos y sexuales entre varones, de sentirse atraídos emocional y sexualmente por personas de su mismo sexo, los varones del Club Osos Mexicanos construyen desde lo gay, más que desde lo homosexual, desde la herencia de un proceso de reivindicación sexual más que de prácticas homoeróticas aisladas, un sentido de pertenencia colectivo a su agrupación tomando en cuenta que lo gay implica un proceso de autoubicación sexual políticamente consciente. En lo individual podrán definirse como homosexuales, o usar indistintamente los términos homosexual y gay, pero si ubicamos la existencia del Club y de la propuesta osuna estadounidense, como partes de un proceso de reivindicación sexual contemporáneo, sería contradictorio pensar en que el término homosexual, de origen médico y acuñado desde afuera (no desde los propios sujetos), pudiera ser el resultado de una propuesta identitaria que rechaza el estigma de la enfermedad asociado a la homosexualidad desde mediados del siglo XIX: Los osos son producto de una política sexual que ha configurado -desde los años sesenta del siglo XX- una identidad social específica: la gay (Guasch, 1997:151), que substituye a la categoría médica del homosexual y la categoría religiosa del sodomita. Si bien la observación de Jorge La Nutria sobre la connotación superflua del término gay -la cual seguramente obedece a una crítica sobre la frivolidad del estilo de vida gay urbano- puede darnos elementos para pensar en un posible rechazo de los osos como colectivo a pensarse como gays, hasta el momento no hay un término que englobe y engarce a la práctica homoerótica y a la reivindicación de política sexual hecha desde lo osuno, de los actores de Osos Mexicanos, que sustituya a lo gay. Tampoco es visible una separación tajante de lo ursino con todo lo que implica lo gay más allá de la resimbolización del cuerpo, de la configuración de un tipo de masculinidad y del un estilo de vida “más relajado”, los Osos Mexicanos no están aislados de la incipiente comunidad LGBTT mexicana e internacional. La mayoría de los varones del Club se piensan como parte de una

219

Gonze, ibídem. Oso Gomita, ibídem. 221 Oso Charmín, ibídem. 222 Jorge La Nutria, ibídem.
220

172

colectividad gay. Los varones de Osos Mexicanos son varones homosexuales223 –no desde la condena médica sino desde la definición de la práctica sexual- y son varones gay, pues como señala César Octavio González (2001:97) la identidad gay es una categoría autoadscrita de los homosexuales para confrontar colectivamente sus espacios y territorios, y en el caso de los varones del Club Osos Mexicanos hay una evidente construcción y defensa espacial y territorial. La gay es una identidad colectiva, heterogénea, que se ha fragmentado en identidades más específicas englobadas dentro de lo gay (Ibídem, 107), como es en el caso de los varones osos gay.

4.4 Entre lo local y lo global 4.4.1 Mundialización del estilo de vida gay dominante

José Fernando Serrano (2001:57-8) coincide con John D’Emilio al afirmar que la conformación de la homosexualidad moderna requirió de un contexto social particular: la aparición de la economía salarial, el crecimiento urbano-industrial y la autonomía individual producto de la venta de mano de obra a dicha economía, todo ello en el contexto de una naciente sociedad de consumo producto del capitalismo moderno. El placer y el vínculo matrimonial cobran fuerza como significados modernos del matrimonio en el capitalismo de fines de siglo XIX. El antropólogo colombiano sugiere que el modo de producción de la época permitió la aparición de una nueva identidad subjetiva en donde la medicina reorganizó la vida personal y las biografías de los sujetos, las personas pudieron definirse a sí mismas a partir de su vida erótica. John D’Emilio (1993:468) sostiene que la economía salarial permitió la aparición de sectores de población urbana cada vez más amplios, por fuera de los núcleos familiares, capaces de producir sus condiciones materiales de existencia, lo que favoreció el crecimiento, el desarrollo y la estabilización de comunidades de personas integradas alrededor de sus sexualidades, como es el caso de la formación de las comunidades homosexuales en las grandes ciudades de Estados Unidos, así como en las de los países capitalistas europeos altamente industrializados, a partir de las primeras décadas del siglo XX.
Utilizo el término “homosexual”, como lo señalé en la Introducción de la presente tesis, para defenir exclusivamente una práctica homoerótica entre personas del mismo sexo y no para patologizar una práctica sexual. Utilizo el término “gay” en un sentido más amplio que tiene que ver con un proceso de autodefinición de los propios sujetos homosexuales.
223

173

Por su parte, Richard Parker (2002), quien reflexiona sobre los cambios en las homosexualidades brasileñas durante las últimas décadas del siglo XX, recurre a una análisis histórico y económico, alrededor de los roles sexuales, para entender los significados que organizan las relaciones del mismo sexo en Brasil. Para Parker, el sistema social y cultural construido alrededor del modo de producción que se impuso en la economía de las plantaciones rurales durante cuatro siglos (esclavismo y, posteriormente, trabajo asalariado) moldeó distintos aspectos de la vida cotidiana, entre éstos, las interacciones sexuales y el género. Se estructuró una realidad sexual con base en la relación entre las prácticas sexuales y los roles de género y, en particular, en la diferencia entre la atividade (actividad) masculina y la passividade (pasividad) femenina (Parker, 2002:51), lo cual se tradujo en relaciones de poder y dominación entre hombres y mujeres. El modelo de actividad-pasividad fue utilizado para definir las interacciones entre personas del mismo sexo a partir de los roles sociales y sexuales que desempeñaban, advierte Parker. El viado o bicha, el varón que ha “tergiversado” la relación culturalmente prescrita entre sexo biológico y género social, es visto como una especie de fracaso siendo objeto de ridículo y de violencia. El rol del viado o bicha no sólo se fue estigmatizado, sino también institucionalizado en la cultura popular tradicional construyendo para su actor ciertos espacios relevantes como el observado en algunos cultos religiosos afrobrasileños. Parker señala que en Brasil urbano, desde los primeros años del siglo XX, se organizó una compleja “subcultura” sexual alrededor de las prácticas y de los deseos entre varones más allá de lo activo y lo pasivo, aunque sus raíces no dejan de ubicarse en un sistema económico y social determinado, además del vínculo con los procesos de urbanización e industrialización del Brasil. A partir de mediados del siglo veinte (Ibídem: 53), y a lo largo de los años sesenta, setena y ochenta, comenzó a surgir otro modelo para la conceptuación y estructuración de los deseos y las prácticas entre personas del mismo sexo enfocado a la erotización de espacios públicos, el surgimiento de lugares comerciales de socialización homosexual y, desde finales de los setenta, la autoidentifiación gay como principio organizador. Finalmente, Parker observa que a pesar de que las “subculturas” gays relativizaron los sistemas de género preexistentes y las jerarquías de poder, produjeron y reprodujeron otras formas de poder, discriminación y exclusión social al estar permeadas por las divisiones de clase y étnicas que prevalecen en la sociedad brasileña. Las primeras agrupaciones políticas de homosexuales nacieron en las grandes ciudades de los países capitalistas mientras avanzaba el siglo XX. Si bien algunos
174

grupos publicaban folletines e impulsaban actividades que buscaban la legitimidad de la homosexualidad, fue hasta los años sesenta, con el auge de la segunda ola del movimiento feminista, cuando los sujetos homosexuales aparecen públicamente y de manera constante exigiendo una serie de demandas articuladas en un proyecto de política identitaria. Fue la rebelión del Stonewall Inn (Nueva York, 1969) -acto de resistencia civil encabezado por travestis en contra de la represión policíaca- el evento que marcó un nuevo matiz en la lucha por el reconocimiento de los derechos civiles de los homosexuales. Los neoyorquinos, en su internacionalmente difundida batalla política, asumieron el término gay buscando borrar los estigmas asociados al término homosexual. En los años setenta decenas de manifestaciones de varones y mujeres que se asumían como gays y/o lesbianas tuvieron lugar en diversas ciudades de Estados Unidos, Europa y América Latina. Desde las últimas décadas del siglo XX la cuestión gay se mundializó en el contexto de procesos más amplios de internacionalización económica, política y tecnológica. Los movimientos lésbico-gays políticos, académicos y de mercado han rebasado fronteras nacionales desde aquellos años. Sin embargo, como advierte Ken Plummer (1992:17), el proceso de mundialización de lo gay no debe sobredimensionarse, existen regiones geográficas – África, Medio Oriente y buena parte de Asia- en donde la homosexualidad “moderna” a penas ejerce una leve influencia. Además, la importación de lo gay no implica una apropiación mecánica en donde las culturas locales, nacionales y regionales estén exentas de incidir en las configuraciones de nuevas identidades sexuales. Robert Connell (1998:7) reconoce la existencia de un orden de género a nivel mundial, enmarcado en las relaciones internacionales, los tratados trasnacionales y la globalización de los mercados. Este orden, según Connell, es una estructura de relaciones que vincula, a escala mundial, los regímenes de género de las instituciones con los órdenes de género locales. Para el sociólogo australiano, el orden de género mundial no es una simple extensión del orden de género europeo-estadounidense, existen elementos provenientes de países colonizados que circulan a escala global. De cualquier forma, los países del norte del Atlántico son las naciones dominantes al interior del sistema mundial, lo cual resulta importante en la ubicación de los tipos de masculinidad que se producen en el orden de género mundial (Ibídem, 9). La masculinidad hegemónica en el actual orden de género mundial, en el marco de una economía neoliberal con capital financiero globalizado, es aquella relacionada a los varones que controlan las instituciones de poder a nivel mundial: los hombres de negocios que operan en los mercados globales y los políticos que interactúan con ellos, todos ellos representantes de lo que Connell (Ibídem, 16) define como
175

masculinidad empresarial trasnacional, caracterizada por un creciente egocentrismo, una conformación de lealtades condicionadas y un decremento en la delegación de responsabilidades. La masculinidad empresarial trasnacional es más liberal en lo Finalmente, Connell sexual con respecto a la tradicional masculinidad burguesa. no “hegemónicas” operan a nivel global. Probablemente circule a nivel mundial un tipo de masculinidad representada por aquellos varones que controlan los espacios de poder económico, político y tecnológico a escala global. Seguramente existen varones que trabajan en proyectos de equidad de género que rebasan las fronteras político-administrativas. Y, como hemos visto en este apartado, la propuesta gay occidental está mundializada a mayor o menor intensidad en unas u otras regiones del planeta. Sin embargo, no todas las configuraciones de identidad gay son homogéneas, así como no todas las maneras de pensarse y vivirse como varón heterosexual lo son. Así como podemos observar que entre las masculinidades heterosexuales mundializadas hay relaciones de poder, estructuras de prestigio y procesos de resistencias en juego; entre los varones gay también existen tensiones, luchas y negociaciones, las identidades gay mundializadas son múltiples, fragmentarias y cruzan otros sistemas de estructuración social, además del orden de género, como son la clase, la pertenencia étnica y la adscripción nacional. Si existe una masculinidad empresarial trasnacional, de tipo heterosexual, que sea dominante sobre todas las masculinidades mundiales, entonces no sería imposible ubicar la existencia de varones gay que incorporen elementos de la masculinidad empresarial trasnacional. Los varones gay estadounidenses y de Europa occidental ubicados en espacios de poder económico, más que político, poseedores de un importante poder adquisitivo, de cuerpos productos de las exigencias estéticas de un sistema individualista e híper sexualizado y, evidentemente, ubicados en las etnias y culturas dominantes, podrían representar un estilo de vida gay que traduce características de la masculinidad dominante trasnacional. Hoy, como nunca antes, los medios de comunicación y las relativas facilidades para el turismo internacional han permitido el aceleramiento de los contactos interculturales. Los mercados globales han abierto la puerta a todo tipo de proyectos rentables, buscando ganancias rápidas y seguras, buscando clientes con un poder de compra sostenible. El proyecto de consumo gay, y el “homo economicus” como consumidor, son parte de un proceso económico que ha resultado exitoso en Occidente y, que desde hace un par de décadas, ha iniciado una acelerada
176

vislumbra en la circulación mundial de lo gay un indicador de que las masculinidades

mundialización reproduciendo no sólo espacios de consumo gay, sino arquetipos de varones gay. La publicidad ha sido la herramienta para la difusión de un estilo de vida gay acorde al real o ficticio mundo de glamour, comodidad y sofisticación vivido por los varones gay dominantes de las grandes ciudades estadounidenses y europeas. La mundialización de la exigencia democrática de una agenda política arco iris continúa, aunque no de manera aislada, sino acompañada por una acelerada comercialización de la sexualidad configurando, contradictoriamente, a los sujetos en ciudadanos y, al mismo tiempo, en objetos-mercancía.

4.4.2

Mundialización del estilo de vida gay oso

La propuesta osuna, como se planteó en el primer capítulo, nace en Estados Unidos como respuesta a la cosificación de los cuerpos de los varones gay y como búsqueda de espacios de mayor fraternidad, en contraposición a los lugares de consumo gay como los bares y las discotecas de las grandes ciudades, en donde no se viviera la discriminación por tener un cuerpo alejado del arquetipo estético del varón gay urbano. Además, los varones oso estadounidenses plantearon el ubicarse desde una masculinidad cercana a la tradicional, aquella opuesta a las características socialmente asociadas al ser mujer y al ser homosexual “afeminado”. La expresión libre de los afectos, las muestras de cariño fraterno, el compañerismo y el apoyo pasaron a formar parte del ideal de conducta esperado entre los varones oso. En los últimos años de la década de 1970 ya se hablaba sobre lo oso en algunos círculos de socialización gay de San Francisco, California. Algunos años después, en otras ciudades estadounidenses como Miami o Dallas, algunos varones gay empezaban a nombrarse como osos. Durante los años ochenta la propuesta osuna y el estilo de vida oso fueron conocidos en las distintas comunidades gay de Estados Unidos y, al final de esa misma década, en Canadá, Australia y Europa Occidental. Los años noventa fueron el periodo del surgimiento de clubes osunos en las regiones previamente mencionadas, así como en Japón y, años más tarde, en Rusia, América Latina y Medio Oriente. La mundialización de lo gay, a partir del Stonewall de 1969, ha implicado un activo flujo de información sobre múltiples aspectos de la cuestión homosexual moderna, desde la difusión internacional de las agendas políticas en materia de derechos civiles, hasta la exportación de estilos de vida asociados a lo gay desde las
177

principales comunidades liberales de los países de capitalismo avanzado, entre éstos el estilo de vida oso. Las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, en especial el internet, han incrementando la velocidad de los contactos internacionales entre sujetos sedientos de referentes sobre la homosexualidad. La publicidad impresa y electrónica dirigida a sujetos homosexuales, los programas televisivos con temas y personajes gay, así como el turismo internacional, son procesos económicos y culturales de intercambio mundial en donde transitan productos, mercancías y capital junto con sujetos, arquetipos estéticos y estilos de vida gay. La propuesta osuna ha atravesado algunas de las vías anteriores, ha sido apropiada y reconfigurada por varones de distintas regiones del planeta quienes le han conferido a lo osuno sentidos diferenciados acorde a los diversos marcos culturales desde donde se vive la ursinidad gay. Lo osuno forma parte de la mundialización de lo gay. Si bien distintos grupos y varones autodefinidos como osos hablan de una comunidad osuna internacional en donde se comparte un gama de características, es posible, a su vez, ubicar singularidades y diferencias al interior de la mundialización de lo osuno que están relacionadas, entre otros aspectos, con sentidos de pertenencia a niveles local, nacional y regional.

4.4.3

Apropiación de lo osuno en México

A finales de la década de 1990 se formaron grupos de varones gay oso en las tres principales ciudades del país: Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey. No es de extrañar que en un país centralizado, como es el mexicano, la información y los flujos culturales se concentren, principalmente, en los grandes espacios urbanos. Además, son las ciudades los lugares de mayor permisividad al ofrecer anonimato a sus habitantes, lo cual ha hecho a las ciudades medianas y grandes los sitios preferidos por las minorías sexuales para vivir y formar comunidades. Osos Tapatíos, la primera agrupación osuna de Jalisco, surge meses después de su similar Osos Mexicanos. A diferencia del club de la capital mexicana, los de Guadalajara insisten en la promoción una ética sexual vinculada al reforzamiento de valores tradicionales como la fidelidad y la monogamia. Si bien en Osos Mexicanos se han organizado campañas altruistas en apoyo a personas viviendo con VIH, a niños huérfanos viviendo con cáncer y a personas de escasos recursos económicos; el Club de Osos Tapatíos se distingue, entre otras cosas, por desarrollar una intensa actividad altruista en materia de salud, educación y ecología, donando poco más de
178

$250,000.00 -desde octubre de 2002- a Movimiento Azteca, Teletón y otras organizaciones filantrópicas Los varones de Osos Tapatíos están preocupados por dar una “buena” imagen de lo gay a la sociedad de Guadalajara. Además de promover una actitud de “virilidad” entre sus integrantes, una convivencia fraterna, leal y de hermandad, los tapatíos inculcan al interior del Club un sentimiento nacionalista encaminado al respeto de las tradiciones mexicanas, de los “valores nacionales” y del patrimonio arquitectónico. También muestran un orgullo local al afirmar vivir en la ciudad más hermosa de México, en su página electrónica invitan a que los visitantes conozcan sobre la historia y las fiestas del Estado de Jalisco. Los responsables de la difusión de información osuna de Osos Tapatíos se rigen bajo parámetros de calidad empresarial, el ISO 9001, en el diseño de su página electrónica. Ellos asumen la actitud empresarial de competencia al reconocer, como su principal objetivo en la excelencia cibernética, el buscar ser la mejor página de osos a nivel América Latina. Los osos tapatíos no están aislados de los esfuerzos de visibilidad de la incipiente comunidad lésbico-gay de Guadalajara, al contrario, han participado de manera protagónica en la organización de eventos culturales y políticos de su ciudad como han sido la Semana Cultural Gay y la Marcha de la Diversidad Sexual. Con el mismo entusiasmo, los responsables de Osos Tapatíos se han interesado en difundir la propuesta osuna y promover la creación de agrupaciones de osos en otras ciudades formando la Fraternidad Ursina de México. Osos Hidrocálidos, o Hydro Bears Aguascalientes, forman parte de la Fraternidad Ursina de México creada por los Osos Tapatíos. El grupo fue fundado en el marco de la fiesta más importante de la ciudad: la Feria de San Marcos. Los hidrocálidos reconocen a la discreción como uno de los principales valores que promueven, explicando que la discreción concuerda con el conservadurismo de la sociedad aguascalentense. En Hydro Bears es clara la postura de rechazo al afeminamiento homosexual al oponerse a lo que ellos consideran la imitación del otro sexo. Además del respeto a la privacidad, en Osos Hidrocálidos se fomenta, en lo que definen como la ideología ursina hidrocálida, la lealtad y la fraternidad, la honradez y la sinceridad, el desarrollo y
179

el bienestar humano, así como el cuidado de la salud. Rechazan la promiscuidad y, como antídoto al “libertinaje” sexual, promueven la hermandad. Van más allá de los Osos Tapatíos en lo que ellos definen como responsabilidad en el ejercicio de la sexualidad. seguro. Los hidrocálidos reproducen el discurso ultra conversador de la abstinencia sexual como único método para el sexo Estigmatizan a los travestis al acusarlos de perpetuar una conducta Los varones de Hydro Bears escandalosa, la cual ha “desprestigiado” a los sujetos homosexuales, y de ser portadores de infecciones de transmisión sexual. rechazan la inmoralidad del travesti, del varón afeminado y de cualquier sujeto homosexual que viva una sexualidad “promiscua”, ellos abogan por el cuidado de las “buenas costumbres”. Osos Laguneros, el club que completa la tríada de la Fraternidad Ursina de México, acepta y se apropia de la ideología ursina hidrocálida. La discreción y la confidencialidad son los dos parámetros a través de los cuales se mueve la agrupación lagunera. Los osos de Torreón, al igual que los de Aguascalientes, La rechazan la intención de algunos homosexuales por imitar al sexo opuesto.

información sobre el grupo de Osos Laguneros no da suficientes pistas sobre la incorporación de elementos locales en su configuración osuna, sin embargo en el logo que los distingue se observa, al interior de un círculo, el mapa del Estado de Coahuila en donde se señala mediante una estrella la ubicación geográfica de la ciudad de Torreón, capital del estado norteño de Coahuila. El grupo Osos en Querétaro, independiente de la Fraternidad Osuna de México y de cualquier otro club ursino, está interesado en abrir un espacio al interior de la incipiente comunidad homosexual de la ciudad de Querétaro. A diferencia de sus similares de Aguascalientes y Torreón, los osos de Querétaro desarrollan una actividad visible participando con distintos grupos gay de la capital queretana. Están al tanto de los eventos de prevención del Vih-SIDA organizados en su ciudad. Independientemente de las reflexiones que realizan sobre el tema de la fidelidad, no promueven abiertamente alguna ética sexual como organización osuna. A reserva de la realización de un profundo análisis social comparativo sobre las actitudes y las prácticas del género y la sexualidad, sobre la estructuración genérica y sexual a niveles locales en distintas regiones del país, puedo pensar que la configuración de las identidades de varones gay osos están permeadas por las
180

prácticas y los discursos de los lugares en donde surgen, enmarcada en los sistemas normativos locales y nacionales, ligada a la necesidad de ubicación no sólo como varones, varones gay y varones gay oso, sino también como varones con pertenencias locales y regionales: osos tapatíos, hidrocálidos, laguneros, queretanos, etc., lo cual permite la reproducción y la resimbolización de elementos relacionados a representaciones de lo local desde una apropiación de reivindicación sexual y de género. Los tapatíos hacen suyo el discurso conservador, filantrópico y empresarial, tan asociado a los grupos sociales dominantes del Occidente del país, proponiendo un comportamiento sexual cruzado por la fidelidad y la monogamia, promoviendo acciones asistencialistas de ayuda a sectores marginados y procurando una búsqueda de excelencia de calidad en la producción de una página electrónica. Por su parte, los varones de Osos Hidrocálidos, desde el espacio de la discrecionalidad conservadora, asumen el dictado católico de la abstinencia sexual como única vía de sexo seguro, acorde al discurso religioso hegemónico de la sociedad aguascalentense, ajustándolo a un asfixiante código ético desde su posición de varones gay masculinos, además de reproducir un discurso intolerante y condenatorio sobre el travestismo y el afeminamiento homosexual.

4.4.4

Apropiación de lo osuno en la Ciudad de México

A principios de 1999, dos años después de la formación de recursos electrónicos osunos por los fundadores de Osos Mexicanos, se constituye “formalmente” el primer grupo mexicano de varones gay oso. A más de cinco años de aquel acto fundacional, el grupo sigue funcionado a pesar de los problemas y las diferencias menores entre sus miembros. El lugar de la primera reunión –marzo 1998- convocada por Eduardo y Sergio, fundadores del Club, ha cobrado importancia en los recuerdos de quienes hoy participan del grupo, independientemente de que hayan o no hayan estado presentes aquella tarde. El restaurante Sanborns de Los Azulejos, ubicado en una de las calles más antiguas del centro histórico de la ciudad de México, la calle de Madero (Plateros en el siglo XIX), se ha convertido en un referente histórico y cultural de la ciudad y de la nación.224 La apropiación simbólica de un espacio urbano, al cual se le asocia con la capital de la República, forma parte de los discursos de los integrantes de Osos
224

Fue ahí en donde Emiliano Zapata, Francisco Villa y los ejércitos de ambos revolucionarios se encontraron en los inicios de la Revolución Mexicana.

181

Mexicanos al relatar el origen de su agrupación. Los lugares de reunión posteriores, en su mayoría bares y/o restaurantes gay o amigables con la clientela gay, localizados en zonas comerciales de la ciudad, son recordados por la trascendencia de lo acontecido en ellos, por las vivencias de quienes acudieron a ellos, no tanto por su relación con la ciudad. En cuanto a la organización del grupo se decidió, a partir de marzo de 1999, formar una estructura directiva a la cual se le ha llamado Consejo Ursino. Las figuras del Consejo han variado a lo largo de los años, sin embargo, las que han permanecido hasta el día de hoy son las de presidente, vice-presidente, secretario, tesorero y encargado de relaciones públicas. Aunque no se ha constituido como asociación civil, el grupo ha contado desde sus primeros meses con estatutos, los cuales asientan los objetivos y las normas que lo rigen. Entre estas últimas cobra especial importancia la renovación de los consejos a través de la vía electoral anual. El compromiso de asumir responsabilidades al interior del grupo, la eficaz y jerárquica estructuración directiva desde donde se toman decisiones por consenso, así como el ejercicio democrático en donde se confiere y legitima un poder de mando, son aspectos organizativos de participación activa que han ayudado al crecimiento, al fortalecimiento y a la consolidación de la agrupación osuna de la ciudad de México. A diferencia de los clubes de osos de Aguascalientes y Torreón, en el de la capital mexicana no se impone como requisito de pertenencia la discreción y la confidencialidad; no se condenan ciertas formas de vivir la sexualidad alejadas de la monogamia, la fidelidad o la abstinencia sexual; tampoco se excluye, como grupo, a varones afeminados a pesar de que a algunos miembros de Osos Mexicanos no les agrada convivir con varones gay no “masculinos”. Se puede observar en los osos de la ciudad de México una actitud más liberal y tolerante hacia la sexualidad que aquellas vividas por los osos laguneros, hidrocálidos y tapatíos. Para Oso Gomita “en provincia todavía es muy difícil abrirse en el aspecto de formar un club gay”225, por lo cual aplaude el esfuerzo de quienes han iniciado agrupaciones osunas en el interior de la República, como es el caso de Osos de Querétaro. Gonze reconoce que el vivir en una ciudad grande, como la capital mexicana, permite mayor libertad, a diferencia de lo que sucede en otras ciudades en donde los homosexuales encuentran mayores dificultades en el ejercicio de su sexualidad:

182

(...) el hecho de vivir en una ciudad como ésta te permite mayor libertad. Hace poco estaban comentando lo difícil que es para una persona homosexual desarrollarse como tal, ejercerlo libremente o más públicamente en el interior de la República: los cierres de lugares, las redadas que todavía hay en muchos sitios (...)226 En la información electrónica de Osos Mexicanos, en las entrevistas a algunos de sus integrantes y en la observación participante durante las actividades de Osos Mexicanos, no encontré elementos que me llevaran a pensar sobre la existencia de un orgullo capitalino particularmente destacable, a diferencia de lo encontrado en otros grupos de osos de México, como es el caso de los tapatíos quienes elogian y califican a su ciudad como la más bella del país e invitan a conocer su historia y sus fiestas. En su sentido de orgullo local, los tapatíos incluyen en su página electrónica información del gobierno del Estado de Jalisco sobre la ciudad de Guadalajara, lo que no sucede en el club de Osos Mexicanos a pesar del actual impulso del Gobierno del Distrito Federal y de la iniciativa privada por la difusión del turismo en la ciudad de México. En contraste con los grupos de osos del interior de la República, quienes construyen un sentido de identidad gay oso fuertemente ligado a su sentido de identidad local, los varones de Osos Mexicanos no le confieren tanta importancia al hecho de vivir en la capital de la República en su configuración identitaria como osos gay, más bien se ubican, desde el centro del país, en una lógica más amplia, compleja y estereotipada de aquello considerado como “lo mexicano”, no tanto “lo capitalino”, en su búsqueda de referentes nacionalistas. Si los Osos Tapatíos se asumen como jaliscienses y mexicanos subrayando el sentido local sobre el nacional, los de la ciudad de México hacen lo contrario, pensándose desde lo nacional y no tanto desde lo local. Un ejemplo de lo anterior, de la incorporación de símbolos nacionalistas en la configuración identitaria de lo osuno en Osos Mexicanos, se puede observar en el acto lúdico vivido en sus fiestas mexicanas. Desde la invitación a la Noche Mexicana organizada por el Consejo Ursino 2003, en donde aparece el chile no sólo como símbolo fálico de poder y de deseo erótico, sino también como referente de lo mexicano, el comensal empieza a toparse con elementos tradicionales de carácter nacionalista, con lo estereotipado como “lo mexicano”.. La presencia de cuerpos de varón “mexicano”, con sombreros, botas y bigotes, junto con la conducta de “macho”, son anunciadas en el convite al concurso del chile disfrazado, el cual, por cierto, fue
225 226

Oso Gomita, ibídem. Gonze, ibídem.

183

ganado por un muñeco inflable al que se le adornó con bigote, pelo en pecho, bandera mexicana, calzón de cuero y pene de plástico. Si bien al concursante y ganador se le puede cuestionar su limitada creatividad al participar en el Chile Disfrazado, lo que destaca de su participación, en este juego de reconfiguración nacionalista desde lo osuno gay, es la convivencia de elementos vinculados a lo homoerótico (el muñeco inflable), a la dominación erótica masculina (el falo plastificado), a lo osuno (vellosidad) y al principal símbolo mexicano (bandera nacional). La bandera nacional, además de ser utilizada en el muñeco ganador, también apareció colgada en las paredes del lugar, así como en las ropas de los visitantes, de aquellos que decidieron ponerse el pin tricolor otorgado a la entrada de la fiesta. La música y la comida jugaron un papel protagónico aquella noche, la primera animó a la concurrencia, la segunda satisfizo el apetito de los osos. Pero más allá del gozo auditivo y gastronómico, la programación de canciones asociadas con lo mexicano (rancheras, corridos y norteñas), junto con la comida y la bebida “nacional” (tortillas, frijoles, salsa picante, arroz, picadillo, tequila), reflejaron la importancia que cobra la música y la comida en su vínculo con la identidad nacional reconfigurada por varones que asumen una ubicación sexual moderna, como es la gay, y una postura ante tal ubicación, como es la ursinidad. Otras actividades del Club Osos Mexicanos, en donde son observables símbolos considerados como mexicanos, son el concurso de logos y la Noche de Muertos o Halloween. En un par de diseños presentados en el concurso de logos, los cuales no ganaron el primer lugar, se utilizaron las imágenes del calendario azteca y de un animal oso vestido con pulseras, orejeras y penacho prehispánico, éste última propuesta acompañada de la frase “México-Tenochtitlán.” Es interesante percibir cómo en el intento de dar un matiz de pertenencia nacional a la agrupación, condensado en el diseño de un signo como es el logo del grupo, se reproduce el discurso del aztequismo, del glorioso pasado prehispánico, el cual fue creado en la Nueva España por los criollos para legitimar su existencia y diferenciarse de los peninsulares.227 Si bien la reproducción de algunos signos que formaron parte del patriotismo criollo, como son los asociados al aztequismo, se puede encontrar en la configuración de una identidad sexual moderna en el siglo XXI como es la osuna mexicana, el sentido del recurrir a lo prehispánico se ha transformado, se ha reconfigurado, obviamente ya no obedece a la formación de un nuevo grupo social en búsqueda del control político, económico y religioso del territorio novohispano, sino a la necesidad de asirse de referentes simbólicos nacionales que puedan ser
Sobre el vínculo del criollismo y el nacionalismo consultar: Los orígenes del nacionalismo mexicano. David Brading, Era, México, 1980.
227

184

confrontados en un orden mundial contemporáneo, en la interacción con similares de otras partes del planeta, con otros osos del mundo, en donde el sentido de nación moderna todavía funciona en la convivencia internacional. El uso de los signos prehispánicos y religiosos (Virgen de Guadalupe) ha rebasado al criollismo y se ha incorporado, desde el siglo XIX, como práctica cotidiana vinculada a un sentido de pertenencia nacional que ha borrado las fronteras internas de estratificación étnica y socioeconómica. A casi dos siglos de distancia de las guerras de Independencia esos signos aparecen en distintos discursos sobre lo nacional. No es extraño que los varones gay oso de la ciudad de México se valgan de la imagen del calendario azteca, de la supuesta indumentaria utilizada en Tenochtitlán o, incluso, del significante “México-Tenochtitlán”, en su esfuerzo por ubicar lo osuno en el contexto de lo mexicano. Cabe destacar que anteriormente en el Club se utilizaba, como logo oficial, la imagen en caricatura de dos varones fornidos, gruesos y velludos que posaban delante de un símbolo arquitectónico de la ciudad de México, el monumento del Ángel de la Independencia. Sin embargo no es común la referencia a elementos simbólicos sobre la ciudad, sino sobre la nación. La Fiesta de Muertos o Halloween, celebrada en Osos Mexicanos a finales de octubre o principios de noviembre, conjuga símbolos y discursos con orígenes distanciados histórica y culturalmente, pero que los varones gay oso de la ciudad de México amalgaman en una actividad de juego e ironía. El sentido de pertenencia a la nación mexicana, expresado a través de algunos disfraces, de ciertos contenidos narrativos en las calaveras literarias y, especialmente, en el altar de muertos, salta a la vista del visitante en la celebración mortuoria. La manera de expresar la mexicanidad, lo considerado como propio de lo mexicano, resulta más discreta en la Fiesta de Muertos en comparación con la exaltación del nacionalismo mexicano de la fiesta osuna de septiembre. El personaje de La Catrina, encarnado en la actuación de distintos osos, es el ejemplo más claro de cómo un disfraz puede tener lecturas múltiples sobre sus significados, incluyendo la del sentido nacionalista. La trasgresión de género, la personificación de la muerte en un personaje de mujer aristócrata mexicana de principios de siglo XX, así como la asociación de lo femenino con el mal y el placer, son acciones significativas que forman parte de una construcción simbólica enmarcada en un mestizaje cultural228 que, a su manera, los osos han recuperado
Es probable que el personaje de La Catrina, el cual ha sido internacionalmente conocido gracias a las caricaturas del mexicano José Guadalupe Posada (1853-1913), sea producto de la fusión cultural de las imágenes femeninas mesoamericanas vinculadas a la muerte, como la calavera del mural de Toniná, con las leyendas católicas novohispanas sobre el tránsito del mundo terrenal al mundo celestial. Las caricaturas de La Catrina, diseñadas por Posada, ironizaban tanto a la muerte misma como a las clases sociales dominantes de su época.
228

185

para su celebración anual. El altar de muertos es el elemento más significativo de la hibridación de lo prehispánico y lo novohispano, en particular lo católico y, en menor o mayor medida, según el altar del que se hable, con lo moderno. El altar de muertos colocado por los Osos Mexicanos en el salón del Mal de Amores contenía, en sus tres pisos de altura, copal (ahuyentar a los malos espíritus), comida (deleitar al alma visitante), una cruz (expiación de las culpas del personaje a quienes se le pone el altar), una imagen de Frida Kahlo (el alma visitante), elementos claramente católicos (rosario, estampas de santos), elementos relacionados a lo mexicano (sarapes miniatura y lotería) y, en sustitución del autógrafo del creador la obra y signo de pertenencia grupal, la palabra “osos” formada por calaveras de dulce (alusión a la muerte y ofrendas a la Santísima Trinidad y al Padre Eterno). El altar de muertos forma parte de una celebración anual realizada en las distintas regiones del país, refleja el mestizaje cultural sobre el cual se ha construido el discurso tradicional de pertenencia a la nación mexicana y funciona, en el contexto de Osos Mexicanos, como referente de identidad nacional y de identidad grupal. Las diferencias entre osos de distintas ciudades, producto de una histórica tensión regionalista en el país y en donde la imagen de los habitantes de la ciudad de México sigue siendo percibida de manera negativa en distintas partes de la nación, han sido confrontadas en los espacios de convivencia nacional como han sido los viajes. Armando y Miguel relatan cómo en el viaje de Verano Ursino 2002, en Puerto Vallarta, percibían una actitud inicial de rechazo por parte de un grupo de osos regiomontanos hacia los capitalinos y cómo, después de la convivencia, las diferencias se diluyeron hacia la conformación de lazos amicales interurbanos: (...) en Verano Ursino llegaron unos osos de Monterrey. Ellos no forman un club como tal, simplemente son un grupo de amigos que se hacen llamar “Los Osos”, como empezamos nosotros en Osos Mexicanos. ¡La pasamos tan bien con ellos! Al principio como que ellos pensaban “pinches chilangos mamones” (...) muy simpáticos ellos, muy agradables, muy divertidos. lugar en la elección del oso del año. 229 El primer contacto fue bueno, pero ya después, al siguiente día que empezamos a platicar y demás, ya fue más abierto el asunto, como que ya Uno de ellos inclusive ganó el chubby del año en el 2002 y, otro de ellos, quedó en segundo

229

Entrevista con Armando. Octubre 11, 2003.

186

hubo más integración con ellos. Y actualmente con algunos de ellos en el chat seguimos platicando.230 La comunicación y los contactos internacionales con otros grupos y osos son constantes y variados. Los varones de Osos Mexicanos han conocido similares de otras partes del mundo a través del internet, viajando a otros países y cuando visitantes extranjeros acuden a las actividades de los mexicanos. En la investigación de campo presencié la visita de personas provenientes de Estados Unidos, Canadá, Argentina, Alemania y Brasil. Además de estas nacionalidades, algunos integrantes del Club me han comentado sobre la presencia de varones de Francia, Costa Rica y de Puerto Rico, así como el contacto electrónico que mantienen con osos de Perú, Venezuela, España y los países previamente enlistados (en la página del grupo de osos de París, señala Armando, aparecen fotos de Osos Mexicanos). Armando traza una diferencia entre los osos latinoamericanos y los osos que viven en sociedades más tolerantes ante la homosexualidad: Quizá la diferencia más importante es que en México estamos muy cerrados en ese aspecto, me refiero a lo sociedad mexicana. Es más fácil en Barcelona conocer a gente gay, como heterosexual te vale gorro y aquí en México no, muchas veces si sabes que alguien es gay le pones la etiqueta. Para la gente gay de México es más difícil abrirse a la sociedad, sobre todo en cuestión de osos porque no es tan obvio que sean homosexuales y en otros lugares es más común. Esto pasa en toda Latinoamérica (...)231 Por su parte Oso Gomita, quien ha visitado grupos de osos en Europa, encuentra una actitud menos calida y efusiva entre los osos alemanes en comparación con los mexicanos: (...) de los alemanes te puedo platicar un poquito. Los osos (alemanes) son muy diferentes en el aspecto de que no son dados a reunirse cada ocho días para “heeey, cómo estás” (exclamaciones de júbilo), ellos se reúnen para “oye, cómo estás, bien, qué tal, vamos a tomar una cerveza y platicamos”, hasta ahí para el asunto, ya después sigue la amistad o simplemente termina en la cama la situación. El mexicano es más cariñoso, más cálido, más bullanguero, más
230 231

Entrevista con Gabriel. Octubre 11, 2003. Armando, ibídem.

187

de convivir en sociedad, dentro de la sociedad ursina gay. Como que sí da apertura a que otra persona conviva con él.232 Ozzy, quien ha convivido con osos visitantes de distintos países, comenta que algunos de ellos sí se la pasaron bien en Osos Mexicanos, otros no tanto porque están acostumbrados a dinámicas de interacción sexual, lo que marca otra diferencia con ciertos grupos extranjeros, especialmente europeos: (...) hay gente que busca la existencia de “privados”, si alguien te gusta te vas a tener sexo con esa persona al “privado”. Es lo que nos ha diferenciado de otros grupos del extranjero, que son muy abiertos y casi casi terminan en orgías. El binomio “conservador-liberal” no sólo es ubicado en el terreno de las prácticas sexuales al hablar de las diferencias entre osos de distintas partes del planeta, también lo aplican al hablar sobre el criterio de receptividad de los grupos: En todo el mundo hay grupos de todas las características, hay grupos muy conservadores y grupos muy abiertos como nosotros. En los grupos muy conservadores si no tienes el físico de oso no entras, hay grupos que sí te aceptan pero ellos mismos provocan que haya un filtro adentro233 Otra confrontación grupal vivida por Osos Mexicanos, además de su convivencia con osos y grupos de osos de distintas partes del mundo, es la confluencia con colectividades lésbicas, gays, bisexuales y travestis alejadas de la cuestión ursina. Es en lo público, en la Marcha del Orgullo LGBTT, en donde el sentido de identidad grupal ursino necesita ser reforzado para diferenciarse de los parecidos, de aquellos quienes disienten de la imposición heterosexista, de quienes resisten desde espacios de reivindicación sexual pero que no se consideran osos. Las banderas osunas, los globos de colores de osos, la pancarta con el nombre del Club, las consignas con la palabra osos, la uniformidad en el atuendo, el logo del grupo en las playeras, la figura del oso-alebrije “gigante” y el acto del “abrazo de oso” son elementos construidos desde el adentro, desde la colectividad osuna, desde el sentido de identidad grupal, desde lo gay pero desde lo gay osuno. Este conjunto de elementos osunos son puestos en escena dramatizando su expresión como en ninguna otra actividad, es en
232 233

Oso Gomita, ibídem. Sergio, ibídem.

188

la Marcha LGBTT en donde los osos buscan diferenciarse de aquellos sujetos y grupos con quienes comparten la ruptura de una normatividad social. La emergencia del sentido identitario oso se cristaliza activamente al no quererse ver reflejados en los otros-parecidos: las mujeres lesbianas, los varones afeminados, las travestis, los militantes partidistas, los jóvenes anarquistas, los adolescentes “Cabaré-Tito”, los nudistas y los varones leather. La resistencia sexual es diversa, polimorfa, fragmentaria, contradictoria, históricamente determinada y culturalmente modelada.

189

CONCLUSIONES Homosexualidad, Modernidad, Capitalismo y Democracia Tanto John D’Emilio como Oscar Guasch coinciden en ubicar la construcción de lo gay en un contexto histórico y socioeconómico más amplio y más complejo que aquel presentado por la sexología u otras propuestas monofactoriales. Desde ese marco, resulta posible entender la construcción de identidad gay oso contemporánea. Para D’Emilio, historiador estadounidense, el desarrollo del capitalismo permitió el surgimiento de las identidades y “subculturas” homosexuales, a mediados y finales del siglo XIX, en las principales ciudades de Estados Unidos. Sugiere que el modo de producción capitalista ha requerido de un sistema laboral basado en trabajadores asalariados, más que en la familia o en la esclavitud como núcleos productivos. El trabajo asalariado, por tanto, ha ofrecido relativa autonomía a los individuos, la cual ha sido necesaria para la aparición de lo gay y de lo lésbico. La dialéctica explotación capitalista y relativa autonomía del individuo que puede vender su fuerza de trabajo, señala D’Emilio, da cuenta de la historia de quienes han vivido bajo el capitalismo. Mientras el capital se expande, el sistema libre de empleo crece llevando una ruta geográfica. La expansión del capital y de las nuevas relaciones laborales transforma las funciones del núcleo familiar, la estructura y la ideología de la familia, así como el significado de las relaciones heterosexuales. Estos cambios, advierte el historiador estadounidense, son los que permiten el surgimiento de una vida gay colectiva (D’Emilio, 1993:469). La familia dejó de ser la unidad de producción independiente que había sido desde la colonización inglesa, aunque nuevas relaciones de interdependencia familiar se observarían en el siglo XIX. Sería hasta la segunda década del siglo XX cuando la familia estadounidense, blanca y de clase media, sería pensada únicamente como espacio exclusivo de lo privado, es decir, alejado del mundo público del trabajo y la producción, afirma D’Emilio. En la Nueva Inglaterra colonial se requería que las parejas tuvieran suficientes hijos para completar la fuerza de trabajo, en este sentido, la heterosexualidad estaba destinada a la procreación y, por consiguiente, todas aquellas relaciones sexuales no procreativas, fuesen o no homosexuales, eran condenables. En cuanto el trabajo asalariado se expandió y la producción fue socializada, la procreación dejó de ser un imperativo de la sexualidad (Ibídem, 1993:470). La heterosexualidad se fue definiendo cada vez más por el placer, no tanto por la procreación. Al romperse la liga entre 1) la familia
190

como unidad productiva con su interdependencia económica y 2) la sexualidad con la procreación, el capitalismo pudo crear las condiciones para que ciertos hombres y mujeres pudiesen 1) organizar su vida alrededor de la atracción erótica y sexual que sentían por personas de su mismo sexo, 2) formar comunidades urbanas y, más adelante, 3) hacer política desde la identidad sexual. Durante los años cuarenta del siglo XX, un poco después a lo acontecido en ciudades europeas como París o Berlín, se empezaron a construir los cimientos de las primeras comunidades homosexuales estadounidenses. Ya para las décadas de los cincuenta y sesenta dichas comunidades se habían consolidado no sólo en grandes ciudades como Nueva York y San Francisco, sino también en ciudades menores. Cuando sucedió el Stonewall de la ciudad de Nueva York (1969), el cual atizó el fuego del naciente Movimiento de Liberación Gay, los gays y las lesbianas eran invisibles y estaban aislados, sin embargo, la existencia de sólidas comunidades lésbicas y gays locales permitió que aquella batalla contra la represión policíaca inaugurara una nueva etapa en la lucha homosexual, concluye D’Emilio. Por su parte, Óscar Guasch, en su libro La Sociedad Rosa, dibuja la “transición homosexual” vivida en España a partir de los últimos años de la década de los setenta del siglo XX. Esta transición avanzaría hasta consolidarse en los años noventa. Para esta fecha ya se observan comunidades gay sólidas con barrios gay al estilo anglosajón en ciudades como Madrid y Barcelona. La “transición homosexual”, señala Guasch (1991:43), implicaría una redefinición de lo homosexual, cambios en la percepción de la homosexualidad, variaciones en las concepciones que los homosexuales tienen de sí mismos, así como cambios en los estilos de vida y las costumbres sexuales. Se pasaría de un modelo “pre-gay” a un modelo “gay”, en el primero la homosexualidad se construye a partir de la perspectiva heterosexual, la cual toma como referente lo femenino; en el segundo, las posibilidades sobre las cuales se podrá construir la identidad homosexual se multiplican, propone el antropólogo catalán.

En el “modelo gay” la identidad es construida por los propios homosexuales, tomando como referente lo tradicionalmente asociado a lo masculino, a diferencia del “modelo pre-gay” en donde el homosexual afeminado lograba reducir la presión social al alejarse de los roles socialmente asignado a los varones. Los homosexuales del nuevo modelo deciden llamarse gays construyendo su identidad como una alternativa válida a la heterosexualidad (Guasch, 1991:75). Se plantean las reivindicaciones en

191

los espacios públicos y se busca la visibilidad como estrategia de política sexual. Este modelo, de origen anglosajón, se caracteriza por la institucionalización de la homosexualidad (Ibídem, 79). Es un modelo importado que no necesariamente llega a España ( tampoco a América Latina) de la mano de los movimientos políticos gay, sino por canales privados: los empresarios son quienes reproducen las instituciones homosexuales existentes en otros países: las saunas, los bares y las discotecas. El proceso de institucionalización de la homosexualidad conlleva cuatro características fundamentales: 1) delimitación del universo homosexual creándose fronteras y espacios específicos de interacción homosexual, 2) creación de un mercado sexual concentrado regido por la ley de la oferta y la demanda y en donde la productividad sexual es computada en número de orgasmos, 3) socialización homosexual sin necesariamente acudir a la red social homosexual y 4) pérdida de importancia del ligue callejero como mecanismo de interacción homosexual (Ibídem, 86). Para Guasch, con la extensión del modelo gay y con la institucionalización de la homosexualidad se forma un mercado sexual en el que uno de los bienes más apreciados para el intercambio sexual, además de la virilidad, es la juventud (Ibídem, 93).

Para Óscar Guasch la cultura gay: 1) 2) 3) 4) es global y tiene características propias que se han definido a lo largo de la historia aparece en aquellos lugares en donde la democracia y la tolerancia social lo permiten es una “subcultura” amenazada por el sida está diluyéndose, sus fronteras se quiebran y algunos de sus síntomas son a) el culto al cuerpo, b) la progresiva feminización del varón heterosexual o c) la paulatina asunción, por parte de la “cultura madre”, de muchos de los rasgos que diferencian a la cultura gay

Finalmente, Guasch propone el uso de la categoría “entendido” para nombrar a los actores de “relaciones sexuales entre varones” (RSV) en España. Para él, el uso de “entendido” en el análisis social conlleva las ventajas de 1) ser una categoría no importada, 2) ser una categoría sin matices peyorativos médicos (homosexual) y religiosos (sodomita), 3) ser una categoría más amplia que la de gay porque engloba a todos los actores de las RSV: “todo gay entiende, pero no todo entendido es gay”. Por

192

un lado, Guasch afirma que el discurso del modelo gay hegemónico mediatiza y condiciona los análisis transculturales sobre las RSV y, por otra parte, sugiere que la categoría “entendido” puede aplicarse, paradójicamente, a los actores de RSV de los países del sur de Europa, de la mayoría de países árabes y de las “ex-colonias españolas” latioamericanas y el Brasil (Ibídem, 162). Para el antropólogo, en estas zonas geográficas las RSV no generan una identidad ni tampoco una comunidad, el modo de concebir y percibir las RSV en tales contextos culturales es semejante al del modelo pre-gay español: ligue callejero, escasa o nula presencia de un gueto institucional, así como la construcción y definición de las RSV en relación con el rol sexual activo-pasivo atribuyendo cualidades de masculinidad o feminidad, respectivamente. Guasch se contradice y se equivoca al proponer la existencia de un modelo “pre-gay” español en “las ex-colonias españolas” de América Latina y en Brasil, en donde, a decir de Guasch, los sujetos no construyen identidad, no han ido formando un gueto institucional, mantienen una interacción de ligue callejero y se definen según su rol sexual en términos de activo-masculino y pasivo-femenino. La importación del modelo gay anglosajón, la construcción de identidades gay y de guetos institucionales reflejados en los circuitos comerciales de bares, discotecas y saunas son procesos relativamente contemporáneos en ciudades tanto españolas como latinoamericanas; en Madrid, Barcelona, São Paulo, Río de Janeiro, Buenos Aires, Santiago, Bogotá y Ciudad de México, entre otras grandes ciudades, han existido apropiaciones y resimbolizaciones múltiples, con base en el modelo gay anglosajón, desde los años setenta del siglo XX, sin que ello signifique que existan sujetos homosexuales ajenos a este proceso. Resulta inquietante que Guasch no considere los últimos 500 años de historia activa en América Latina en donde se han construido relaciones sociales coloniales –más allá de lo peninsular- y, a partir del siglo XIX, relaciones sociales plurinacionales, marcadas por los regionalismos y las etnicidades, en donde la sexualidad no ha permanecido estática y no ha preservado las características de modelos arcaicos de la península Ibérica. Así como Guasch toma en cuenta el carácter dinámico de los procesos históricos y sociales para entender el cambio de sujeto sodomita al sujeto homosexual, y del homosexual al gay, resulta indispensable tomar en cuenta los procesos locales y regionales latinoamericanos elaborados en torno a la sexualidad. Pese a lo anterior, la propuesta de Guasch da cuenta de cómo un modelo gay anglosajón se ha impuesto a partir de la segunda mitad del siglo XX, un modelo que,
193

siguiendo las pistas de D’Emlio, responde a ciertas condiciones socioeconómicas y políticas, la consolidación del capitalismo y la mundialización de la democracia, las cuales permiten la aparición de sujetos y comunidades conformadas a partir de la orientación sexual y de estilos de vida que, por un lado, cuestionan el orden heterosexista y, a la vez, reproducen relaciones de dominación al fetichizar al sexo y al cuerpo. En el caso mexicano es a partir del cuestionamiento al autoritarismo gubernamental y, en particular, con la ruptura del 68, cuando se dan las condiciones para la futura visibilidad de sujetos homosexuales politizados. A decir de Norma Mogrovejo (2000:61-62), el inicio de los movimientos lésbico-gay latinoamericanos estuvo motivado por las diversas transformaciones políticas, sociales, culturales e ideológicas que acontecieron en la década de los años sesenta. Es en 1978 cuando lesbianas y homosexuales salen por primera vez a las calles de la ciudad de México a exigir derechos ciudadanos, inicio de lo que Mogrovejo llama la segunda etapa del movimiento lésbico-homosexual. 234 La década de los ochenta estaría marcada por 1) el prematuro desgaste de los colectivos de mujeres lesbianas y varones gay, quienes hacían trabajo político desde perspectivas de izquierda socialista, 2) la aparición del SIDA, su propagación y el que los grupos de varones gay se hayan volcado a la atención del VIH y, por último, 3) el comienzo de la institucionalización de la homosexualidad en las grandes ciudades mexicanas a través de la formación de redes de bares y discotecas gay. Los eventos políticos y sociales mexicanos sucedidos entre 1985 y 1994: la emergencia de la sociedad civil capitalina ante los sismos del 85, las movilizaciones populares a consecuencia del fraude electoral en contra del Frente Democrático Nacional y la consolidación del Instituto Federal Electoral, son los máximos reflejos de participación ciudadana y gubernamental hacia una democracia liberal, ciudadana y pluripartidista. La firma del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá en 1994, por su lado, acentúa la vocación neoliberal del Estado Mexicano adoptada desde 1982. Este contexto de inserción en el orden global, con base en la democracia liberal y la liberación del mercado, es el que permite no el surgimiento de nuevas formas de autodeterminación identitaria entre sujetos homosexuales, sino la institucionalización de la homosexualidad a través de la representación LGBTT en la política parlamentaria y, sobre todo, a través de la formación de nichos empresariales
234 Desde 1971, por lo menos, existieron grupos de reflexión homosexual en la ciudad de México como fueron el Frente de Liberación Homosexual de México o el grupo SEX-POL.

194

estructurados en una creciente red de consumo y sociabilidad LGBTT en las grandes y medianas ciudades mexicanas.

Cuerpo El cuerpo, espacio prioritario en la construcción de identidad gay, cobra una importancia singular a partir de la modernidad, convirtiéndose en uno de los signos distintivos del individuo y del individualismo. De ahí el acudir a las propuestas de Bryan Turner y David Le Breton para analizar la construcción de identidad gay oso, siendo el cuerpo un elemento eje en el proceso de simbolización osuno. Para Bryan Turner (1989:299), en las sociedades de capitalismo tardío los placeres son producidos por el proceso de mercantilización y elaborados por el circuito del consumo, hay un cálculo hedonista y una serie de prácticas que promueven al cuerpo en aras del sensualismo comercial. “La nueva ética antiprotestante”, como llama Turner al proceso contemporáneo de fetichización del cuerpo, define al envejecimiento prematuro, a la obesidad y a la falta de adecuación como “pecados de la carne” (Turner, 1989:300). Turner afirma que la crisis económica del capitalismo tardío ha dado un nuevo giro a la paradoja malthusiana: mientras que los placeres humanos, siendo variables, crecen a una razón geométrica, la capacidad de consumo se expande en razón aritmética, arrojando una brecha entre la expectativa y el consumo que constituye un desequilibrio social. Por tanto, el “gobierno de la sociedad” exige un gobierno del cuerpo, traducido en la imposición de normas a través de la individuación de los cuerpos y su regulación moral. Por su parte, David Le Breton (1995:153-154) afirma que el cuerpo, en la modernidad individualista narcisista, funciona como un límite fronterizo, lugar y tiempo de distinción, convirtiéndose en refugio y valor último del individuo. El cuerpo pasa a ser una especie de socio al que se le pide la mejor postura, las sensaciones más originales, la ostentación de lo signos más eficaces; el cuerpo se ha transformado en una propiedad de primer orden, objeto de todas las atenciones, de todos los cuidados, de todas las inversiones, comenta Le Breton. la forma de la seducción. Para el antropólogo francés, la modernidad exige mantener el “capital” salud, hacer prosperar el “capital” corporal bajo

195

El sujeto gay de finales del siglo XX, y principios del siglo XXI, se define en cuanto gay recurriendo a la reivindicación de sus deseos y placeres portando al cuerpo como su máximo signo y proyecto de “liberación”. Sin embargo, en el cuerpo de esta época, en el cuerpo contemporáneo, se resumen los procesos que estructuran a los seres sociales, es decir, se encuentran los procesos socioeconómicos sobre los cuales se construye sentido a la experiencia corporal edificando nuevos corsés que controlan y regulan. La modernidad y su individualismo, la consolidación del capitalismo y de la democracia liberal hacen que el sujeto gay se defina a partir de la defensa de su sexualidad, de su cuerpo como capital sexual, de su cuerpo sexual como estar en el mundo. La liberación de la sexualidad y de la homosexualidad ha traído, por un lado, actos de resistencia en contra de las instituciones que 1) no permiten el ejercicio de la sexualidad más allá de la reproducción y, avanzado el siglo XX, en contra de las instituciones que 2) construyen modelos de normalidad y anormalidad patologizando a quienes son estigmatizados bajo este último modelo. Por otra parte, la liberación ha implicado el ajustamiento y la construcción de un nuevo sistema normativo, en donde el cuerpo ha cobrado un papel fundamental en las sociedades contemporáneas. El varón gay moderno ha traducido y reproducido algunos de los elementos constitutivos de la modernidad: un creciente individualismo, una feroz acumulación de bienes materiales y simbólicos que den sentido a su ser y a su estar en el mundo, así como una lucha inclemente por el capital sexual en donde cierto arquetipo corporal se ha convertido en el principal medio y fin de batalla.

Los sujetos gay han construido, desde la segunda mitad del siglo XX, un cuerpo que cuestiona y rechaza el vínculo caricaturesco entre homosexualidad y feminidad, es decir, un cuerpo que no estuviese acorde al espacio socialmente destinado para la homosexualidad. Por ello, ciertos varones gay estadounidenses y europeos construyeron modelos corporales hipermasculinos afirmando cierto sentido masculinista y rechazando ser proyectos femeninos fallidos. A partir de los años ochenta del siglo pasado, con la aparición del SIDA y su alta incidencia entre varones gay, se acentuó entre estos últimos la necesidad del cuidado físico y, probablemente, se buscó construir una imagen corporal saludable en donde no existiese duda alguna sobre la condición serológica negativa. A finales de los noventa, el modelo corporal hipermasculino ya se había combinado con la propuesta de cuidado corporal excesivo y con un nuevo modelo corporal andrógino propuesto por la industria de la moda. El resultado, a mi manera de ver, es el modelo corporal gay contemporáneo que tiene las siguientes características:

196

1) Cuerpo joven 2) Cuerpo esbelto o ligeramente musculoso 3) Cuerpo lampiño o con discreta vellosidad 4) Cuerpo blanco 5) Cuerpo vestido acorde a los patrones impuestos por la industria de la moda

Para lograr un cuerpo con las anteriores características resulta necesario invertir tiempo y, sobre todo, dinero. Además, el modelo corporal gay contemporáneo va acompañado, y de hecho responde, a un estilo de vida ligado, entre otros elementos, al consumo, al hedonismo, al glamour y a la acumulación de bienes materiales. La reificación de un modelo estético corporal, y de un estilo de vida, trae consigo exclusiones, prueba de ello es la aparición de sujetos y grupos, como los osos, que cuestionan y rechazan perpetuar el constreñimiento corporal gay. Este constreñimiento en torno a un ideal estético corporal no es exclusivo de los varones gay, es un proceso más amplio que afecta a millones de personas en el mundo más allá de la orientación sexual, sin embargo, pienso que en lo gay se dramatiza la exigencia de estética corporal al ser ésta una identidad que se construye a partir del erotismo, entre ellos el corporal.

Identidad En cuanto a la reflexión sobre la identidad como herramienta de análisis social, Gilberto Giménez (1996:13) señala que la identidad constituye la dimensión subjetiva de los actores sociales comprometidos en procesos de interacción y comunicación. Los protagonistas sociales seleccionan, jerarquizan y codifican ciertos rasgos culturales marcando simbólicamente fronteras en su interacción con otros Para Giménez, la identidad 1) emerge y se afirma sólo en la medida en que se confronta con otras identidades en el proceso de interacción social; 2) no es un atributo o una propiedad intrínseca del sujeto, sino que tiene un carácter intersubjetivo y relacional, generalmente de opuestos; 3) no perdura en el ser como si fuera una esencia inmutable, sino que es un proceso activo y complejo históricamente situado, resultante de conflictos y luchas; 4) se estructura a través de dos principios: la diferenciación (afirmación de la diferencia) y la integración unitaria (integración de las diferencias),

197

ambos principios implican la construcción de códigos y reglas que, en el caso de las identidades grupales, están supeditados a las exigencias de cooperación y solidaridad interna del grupo. En torno al debate de la identidad, Giménez ubica dos polos, de un lado un condicionamiento de la identidad en términos de determinismo social y cultural (Talcott Parsons) concibiendo a la identidad como el sistema central de significados de una personalidad individual, que orienta normativamente y confiere sentido a su acción, es decir, se vive un proceso de interiorización de un conjunto de roles institucionalizados a través de los cuales el individuo entra en comunicación con el universo cultural de los símbolos y los valores. El polo opuesto ubicado por Giménez es el del interaccionismo simbólico (Groffman), en donde se enfatiza el carácter múltiple, precario, provisorio, inestable y negociable de la identidad; los códigos y los valores, para esta propuesta, apenas representan el marco dentro del cual se desarrolla la acción social y no el determinante de tal acción. Frente a ambas posturas, la de la identidad como estructura estable de la personalidad y la de la identidad como configuración efímera dependiente de la aceptación y del reconocimiento social, Giménez (Ibídem,19) prefiere pensar en una posición intermedia en donde se mantenga la libertad relativa del sujeto sin diluir la consistencia y el espesor de su identidad Buscando dar respuestas a las hipótesis trazadas al inicio de la presente investigación, y siguiendo la propuesta de Gilberto Giménez sobre identidad, concluyo que los varones gay del Club Osos Mexicanos construyen su identidad a partir de procesos de interacción y comunicación con otros varones gay, con otros varones gay oso periféricos a su agrupación y, en general, con otros sujetos que van construyendo su identidad a partir de su orientación sexual. Los varones gay de Osos Mexicanos seleccionan, jerarquizan y codifican al cuerpo y a la conducta como los principales rasgos culturales en la delimitación de fronteras simbólicas en su interacción. Abogan por un cuerpo grueso y velludo, por una conducta vinculada a lo socialmente considerado como “masculino”, así como por una defensa de la libre expresión de los afectos. La identidad gay oso no sólo tiene un carácter relacional, sino que surge a consecuencia de una identidad gay previa que fue imponiendo un estilo de vida constringente en donde el cuerpo representa uno de los más apreciados rasgos culturales. La identidad gay oso, como parte de una identidad gay más amplia, refleja un importante cambio histórico producto del proceso de autoadscripción de sujetos homosexuales, del cual se habló líneas arriba, el cual ha rechazado perpetuar la
198

estigmatización que la religión y la ciencia médica han construido alrededor de la homosexualidad, por tanto, la identidad gay oso, así como otras identidades gay, es resultante de los conflictos y las luchas que desde la segunda mitad del siglo XIX han librado los homosexuales. El Club de Osos Mexicanos ha construido una serie de códigos, reglas y normas, y si bien estas últimas no se cumplen a cabalidad, sí se respetan en lo general buscando preservar la cohesión de la agrupación. Se planteó, previo al trabajo de campo, que los varones del Club Osos Mexicanos construían su identidad como osos gay a partir de 1) la apropiación del cuerpo como espacio de diferenciación y oposición ante un estilo de vida gay dominante y 2) una conducta asociada a lo que tradicionalmente se piensa como lo “masculino”, en oposición a la relación homosexualidad – “afeminamiento”. La investigación no sólo corroboró lo anterior, sino que ahondó en 1) el tipo de apropiación que realizan los osos sobre el cuerpo, 2) el estilo de vida gay frente al cual se intenta construir una oposición y 3) la presencia de distintas posibilidades corporales osunas expresadas en una compleja taxonomía. Los osos rechazan el modelo corporal gay promovido por las industrias de la moda y el consumo, es decir, se oponen a construir un cuerpo delgado, musculoso y lampiño. Sin embargo, más que encontrar en esta propuesta ursina un rechazo a la individualidad, a la competencia y al consumismo, características de las sociedades modernas contemporáneas, pienso que el hecho de abogar por un cuerpo grueso, gordo y velludo está más vinculado a un rechazo a las ideas que asocian a la homosexualidad con lo femenino. Esta actitud de acercarse a lo tradicionalmente considerado como masculino se evidencia, con mayor claridad, en la configuración de género osuna. Los varones osos reproducen una división binaria de prácticas y discursos con respecto al género, excluyendo en su configuración identitaria lo que para ellos representa lo femenino y, por otro lado, apropiando una serie de elementos como la fuerza, el “valor” y el apoyo, elementos socialmente ligados a lo masculino. todo, con la feminización de la homosexualidad. En el proceso de construcción identitaria ursino se buscar marcar distancia con lo femenino, pero sobre Las actitudes y las conductas femeninas vividas por los osos en el Club Osos Mexicano no contradicen lo anterior, sino que lo refuerzan al tener espacios delimitados y significaciones concretas. Por otro lado, y siguiendo la tercera hipótesis, concluyo que si bien es cierto que el Club Osos Mexicanos es un lugar alternativo de construcción identitaria gay con respecto a la red de espacios de consumo y sociabilidad gay de la ciudad de México, esto no implica que los varones osos estén aislados de la incipiente comunidad
199

LGBTT de la capital mexicana. De hecho, para pensarse como osos gay, se busca confrontar lo osuno frente a otro tipo de maneras de vivir la homosexualidad (la identidad es relacional). Los varones del Club participan en eventos públicos organizados por distintos grupos LGBTT de la ciudad de México, un ejemplo de ello es su presencia en la Marcha del Orgullo. Defienden las reivindicaciones del derecho a la diferencia sexual y del respeto a la diversidad sexual sin que esto necesariamente implique apoyar agendas políticas. A nivel mundial los osos tampoco están ajenos a sus comunidad LGBTT, el mejor ejemplo de ello es el concurso osuno internacional que se realiza en la ciudad de San Francisco, en donde parte de las ganancias son destinadas a asociaciones con algún tipo de trabajo a favor de lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros.

Internet El internet, como lo señalé en la cuarta hipótesis, cobra especial importancia al ser un lugar primordial en la formación, consolidación y desarrollo del Club Osos Mexicanos. No estaría tan seguro en pensar, como lo planteé desde un principio, que el internet favorezca a la cohesión del grupo sin tomar en cuenta el factor “conflicto”. Favorece la cohesión en cuanto vehículo de difusión de información en donde el miembro del Club encuentra noticias puntuales sobre las actividades de su agrupación, relatos y fotografías de lo acontecido cada sábado, así como una sala de plática electrónica o chat; sin embargo, a través del internet también se presentan tensiones, discusiones y conflictos -como lo señaló uno de los fundadores de Osos Mexicanos- que pueden desembocar en divisiones internas. Por ello, más que calificar el papel del internet dentro de la ursinidad de Osos Mexicanos, destaco el hecho de la intensificación de la comunicación al interior y al exterior de una agrupación como es la de Osos Mexicanos a través de la red electrónica. Además, no se debe perder de vista el hecho de que el acceso a internet tiene el filtro de la ubicación socio-económica, en donde millones de personas quedan al margen de la comunicación electrónica. Osos Mexicanos, como lamentablemente no pude demostrarlo en esta investigación, no es una agrupación pluriclasista, más bien es un grupo en donde participan varones de distintos estratos de clases medias, particularmente profesionistas. De aquí nace una nueva pregunta, ¿qué importancia tendría el internet, como espacio de comunicación, entre sujetos homosexuales de clases populares?

200

Para Manuel Castells (2001:151) el papel más importante de internet en la reestructuración de las relaciones sociales es su contribución a un nuevo modelo de sociabilidad, el cual está basado en el individualismo. No es que el internet cree un modelo de individualismo en red, apunta Castells, sino que el desarrollo de internet proporciona el soporte material apropiado para la difusión del individualismo en red como forma dominante de sociabilidad. Los individuos construyen sus redes sobre la base de sus intereses, valores, afinidades y proyectos. Además, pueden construir comunidades virtuales, diferentes de las comunidades físicas pero no necesariamente menos intensas o menos afectivas, señala Castells. El caso de las comunidades osunas forma parte de lo observado por quienes han estudiado las relaciones sociales en su vínculo con internet: el desarrollo de un híbrido de comunicación en el que se juntan el lugar físico y el ciberlugar actuando como soporte material del individualismo en red (Castells, 2001:152). Retomando los datos de diversos estudios sobre usuarios de internet y distribución geográfica, el sociólogo catalán subraya la diferenciación en términos territoriales en el uso de internet, la cual refleja la distribución desigual de la infraestructura tecnológica, la riqueza y la educación en el planeta. Para septiembre de 2000 se estimaba que de los 378 millones de usuarios de internet a nivel mundial, 161 millones se concentraban en Norteamérica y 105 millones en Europa, mientras que en Latinoamérica sólo habían 15 millones de usuarios, en Oriente Medio 2.4 millones y 3.11 millones en África (Ibídem, 237).

Reflexiones finales La propuesta osuna nace en Estados Unidos y es apropiada en distintas partes del mundo y, al igual que el estilo de vida gay mundializado, el cual tiene sus mayores representantes en las sociedades altamente industrializadas -particularmente en las anglosajonas-, la difusión de lo osuno conlleva la exportación de prácticas y símbolos de aquellas naciones, aunque su apropiación se realice según los contextos locales y regionales. Podemos observar, en los nombres de los distintos grupos de osos, la convivencia del lenguaje anglo con otros lenguajes. Tan sólo en México se adoptan la palabras “hydro” y “bears” en el nombre del club osuno de Aguascalientes. En el caso español, resulta interesante 1) la adopción de palabras anglosajonas en la nominación de los grupos como en el club “Valencia Bears”, 2) la formación de nuevas palabras teniendo una anglo y otra hispana como en “Bearagón” y, curiosamente, 3) un sentido regionalista al reivindicar el uso de palabras del vasco: “Euskal Hartzak”. Sin duda, en los lenguajes utilizados por los varones oso se pueden observar procesos más
201

complejos de interrelación, dominación y resistencia cultural.

Otros símbolos

observables en los procesos de apropiación de lo osuno, desde múltiples identidades locales, se pueden ubicar en el uso de íconos y logos. El grupo de osos de Irán, por ejemplo, utiliza el mapa de su país, una estatua persa y la representación gráfica de un hombre con vestimenta tradicional, lo cual confiere, desde lo nacional, un matiz a la apropiación de lo osuno. Por otro lado, y pensando en el futuro, me pregunto qué tantas posibilidades de permanencia puede tener un sentido de pertenencia gay, como es el osuno, en donde el afecto, la solidaridad y lo comunitario son parte de esta nueva identidad sexual frente a la imposición, que cobra cada vez mayor fuerza, de un sentido de competencia, de violencia y de exclusión vivido en las sociedades contemporáneas.

202

ANEXO 1 Sistema Donahue-Stoner de clasificación de osos.

Factor Vello facial

Vello corporal

f++ f+ f ff--

0 1 2 3 4 5 6 7 8

Subtipos poca barba o sin barba barba muy escasa barba escasa barba delgada barba completa excepto por algunas zonas barba completa barba muy completa barba tupida y separada de la quijada barbas muy largas muy por encima de la vellosidad promedio por encima de la vellosidad promedio ursina neutro o velludo promedio por debajo de la vellosidad promedio muy por debajo de la vellosidad promedio oso gigante más alto que el promedio un poco alto más bajo que el promedio oso de muy baja estatura oso de huesos grandes oso con pancita oso delgado o “nutria” oso huesudito definitivamente cachorro

Altura

t++ t+ t tt--

Peso

w++ oso redondo o gran oso de peluche w+ w ww--

Cachorro

c++ total y absoluto nene de papá c+ c ctendencias de cachorro parece un cachorro pero no lo es

Papá235

d++ total y absoluto papá d+ definitivamente un papá d dtendencias de papá oso parece papá pero no lo es

Existen combinaciones de “cachorro” y “papá” como son: (dc) papá con rasgos o tendencias de cachorro, (cd) cachorro con tendencias de papá, (dc-) más papá que cachorro, (d+c) totalmente papá y también muy cachorro, etc.

235

203

Factor Contacto físico g+ g gg-Depravación k+ k kk-Promiscuidad s+ s ss-Musculatura m+ m Tamaño del pene e+ e Aire libre236 r+ r rr--

Subtipos g++ le encanta que le den zarpazos y que lo toquen la mayor parte del tiempo le gusta que lo toquen suele ser el primero en demostrar afecto ursino en general no le gusta que la gente invada su aura si lo tocan les rompe la cara elige según sus gustos pero está dispuesto a considerar nuevas ideas abierto, puedo elegir algo del menú hay cosas que definitivamente no le gustan totalmente “vainilla” tiene a formar relaciones abiertas neutral respecto a las relaciones y a la monogamia interesado en las relaciones estables estrictamente interesado en la monogamia hace muchas pesas o es peón de granja algo de definición muscular llama la atención digno de mención la ropa de campamento es su segunda piel pasa algo de tiempo al aire libre o acampando prefiere las actividades en interiores jamás fue visto al aire libre

k++ le gusta de todo

s++ estrictamente polígamo, relaciones abiertas

m++ “disculpe, ¿Arnold Schwartzenneger?”

e++ tiene el respeto garantizado por todo mundo

r++ “Grizzly Adams”

236

Este factor se refiere al gusto por realizar actividades al aire libre.

204

ANEXO 2 Estatutos del Club Osos Mexicanos

I. PROPÓSITO Y METAS DEL CLUB DE OSOS MEXICANOS • El Club de Osos Mexicanos es una asociación homosexual no lucrativa, fundada en 1999, con sede en la Ciudad de México. • El propósito del Club es promover para sus miembros (los Osos) y para la sociedad, valores como la integración social y la igualdad en derechos humanos y civiles, no necesariamente política, rechazando todas las formas de discriminación racial o de ideas que perjudican a las personas por sus preferencias sexuales o su apariencia física. • El Club provee a los Osos y a los admiradores de Osos un lugar para reunirse (la Cueva) y la oportunidad de conocer y compartir en diversos ambientes y situaciones sociales. • El Club se esfuerza para que hombres homosexuales y bisexuales, con apariencia y actitud varonil, socialicen regularmente integrándose a las reuniones y actividades del grupo. • El Club es una organización independiente y autónoma, por lo cual no se afiliara a institución política o comercial alguna. Sin embargo puede hacer convenios con cualquier empresa o establecimiento para obtener cuotas preferenciales o beneficios para sus socios. • El Club también apoya en la medida de sus posibilidades las tareas de otros grupos de la comunidad homosexual, sin fines de lucro, por medio de actividades para recaudar fondos o bienes.

II. DE LOS MIEMBROS DEL CLUB • El Club define tres tipos de miembros 1. Miembros activos . Los miembros cuya cuota este al corriente de pago y que tengan su credencial vigente. 2. Miembros no activos. Los miembros que se hayan inscrito en algún periodo anterior pero no lo hayan hecho en el periodo actual. 3. Visitantes en general. Cualquier persona que nunca se haya convertido en miembro del Club pero visite la Cueva.

205

• Requisitos para ser miembro del Club 1. Tener por lo menos 18 años de edad (o ser legalmente adulto en la localidad donde resida) 2. Aceptar que el Club es una hermandad gay exclusivamente para hombres 3. Participar en las actividades y fiestas del Club, cubriendo las cuotas de recuperación o covers. 4. Mantener y preservar el respeto y el espíritu de hermandad del Club de Osos Mexicanos.

• Requisitos para ser miembro activo del Club 1. Pagar la cuota de membresía establecida por el consejo en turno. La cuota deberá ser pagada en su totalidad para recibir la credencial vigente durante el periodo que el Consejo en turno decida. 2. Llenar la solicitud de membresía. La solicitud es un vehículo para obtener información pertinente del solicitante, por ejemplo: nombre, teléfono, fecha de nacimiento, correo electrónico. La información contenida en la solicitud no será utilizada para fines ajenos a los intereses del Club y se mantendrán todos los datos en confidencialidad.

• Derechos de los miembros activos 1. Participar en todos los eventos o funciones organizadas por el Club (algunas de los cuales tienen costo adicional) 2. Participar en todas las discusiones en las reuniones oficiales; 3. Voz y voto en las reuniones oficiales (incluido el voto para elecciones anuales de Consejo Ursino); ser voluntario para apoyar en los comités de actividades 4. Presentar su candidatura para los puestos de elección. 5. El Consejo Ursino podrá ofrecer otros beneficios comerciales derivados de acuerdos estratégicos para el Club, siempre y cuando el resultado no afecte o contradiga sus propósitos y metas. 6. Los miembros no podrán exigir estos derechos hasta que su proceso de inscripción haya sido completado satisfactoriamente.

• Cancelaciones 1. Los derechos de Miembro Activo serán automáticamente cancelados si el miembro mintió con respecto a su identidad o mayoría de edad en su solicitud de membresía. 2. Estos derechos de miembro activo también pueden ser cancelados por voto unánime del Consejo Ursino cuando ocurra alguna de las siguientes razones:

206

• El miembro sea acusado de comportamiento violento en alguna reunión o evento del Club. • Amenazar a otro miembro del Club o dañar sus propiedades o bienes. • Introducir, vender o consumir estupefacientes en la Cueva. • Introducir armas de cualquier tipo a las reuniones del Club. • Cometer actos que atenten contra el respeto de los asistentes al Club. • Todo comportamiento malicioso cuya intención sea ofender, discriminar, lastimar o ridiculizar a otra persona. 3. En sesión privada el Consejo, votará por la cancelación de dicha membresía. Si el Miembro en cuestión es un consejero, no podrá participar en la votación ni asistir a la sesión privada. En el caso de múltiples cancelaciones, se deberá votar por separado cada una. 4. El Presidente o el Secretario informarán al miembro de la decisión del consejo y se le pedirá la devolución de la credencial del Club para su cancelación. 5. Si un ex-miembro solicita nuevamente su inscripción, se requerirá el voto del Consejo, en sesión privada, donde se determinará si se habrá de permitir al ex miembro su reinscripción. 6. No habrá ningún tipo de reembolso de las cuotas. 7. Si el Consejo otorga su permiso, el miembro podrá reinscribirse llenando una solicitud de membresía y pagando nuevamente la cuota aplicable.

• Renuncias 1. Los Miembros podrán renunciar a su membresía en cualquier momento entregando o enviando una carta de renuncia al Presidente o al Secretario. 2. No habrá ningún tipo de reembolso de las cuotas.

III. REUNIONES, FIESTAS ESPECIALES Y EVENTOS • Reuniones del Consejo Ursino 1. Las Reuniones del Consejo deberán celebrarse regularmente. Habrá por lo menos una reunión mensual. 2. Las reuniones del Consejo requieren un numero mínimo de consejeros. Para las reuniones de consejo se requiere la presencia del 70% de los consejeros. 3. Las votaciones en las sesiones de Consejo, serán por mayoría o por unanimidad.

207

• Reuniones Oficiales del Club 1. Las Reuniones Oficiales del Club se efectuarán como mínimo en dos ocasiones al año, durante el periodo de cada Consejo Ursino. En estas Reuniones se darán a conocer por parte del Consejo Ursino los resultados, propuestas y propósitos del Club en la administración corriente. 2. Podrán participar y hacer uso de la palabra todos los miembros activos (con derecho a voto) y no activos (sin derecho a voto) siempre y cuando soliciten su participación al Consejo con una semana de antelación, informando el asunto por exponer para que sea incluido en la Orden del día. 3. La Orden del día para las reuniones oficiales será dado a conocer a los miembros con una semana de anticipación por medio del correo electrónico, de no haberlo, por vía telefónica. 4. Para las reuniones oficiales se requiere la asistencia del 51% de los miembros. Ninguna decisión se considerará válida sin el quórum mínimo indicado

• Reuniones del Club 1. Estas reuniones se llevan a cabo en la Cueva. A ellas pueden asistir miembros oficiales y visitantes. Dentro de las reuniones se da la bienvenida a los visitantes nuevos y se les invita a convertirse en miembros oficiales.

• Celebraciones 1. Fiesta de Boxers. 2. Fiesta de la Marcha del Orgullo Gay. 3. Noche Mexicana. 4. Noche de disfraces. 5. Cena de fin de año.

• Viajes 1. El Club realizará dos viajes al año. Uno en primavera y otro en verano denominados PrimaBearotica y Verano Ursino , respectivamente.

• Manual de operación • El Consejo en turno elaborará un manual de operación para la organización y control de sus reuniones semanales, fiestas, viajes y eventos especiales.

208

IV. CONSEJO URSINO • Consejeros 1. El Consejo Ursino es el órgano responsable de la organización del Club. Se compone de Presidente, Secretario y Tesorero. Así mismo, el Consejo Ursino podrá designar los puestos necesarios para lograr una operatividad eficiente. Los miembros del consejo se denominan Consejeros. 2. Los Consejeros permanecerán un año al frente de la administración del Club. Los Consejeros deben tener mayoría de edad y ser de cualquier nacionalidad, excepto el Presidente el cual siempre deberá ser un Oso Mexicano, mayor de 25 años. 3. El Consejo es responsable de tomar todas las decisiones necesarias y formular las políticas que aseguren el funcionamiento y crecimiento del Club. 4. Las decisiones del Consejo deberán ser consistentes con los Estatutos y deberán sobre todas las cosas considerar el bienestar del Club y de sus Miembros. 5. Los Consejeros deberán tomar las decisiones con plena conciencia y tratar de obtener la mayor información posible antes de tomarlas. 6. Todos los Miembros del Consejo tienen la misma responsabilidad por la administración del grupo debido a que los miembros del Club eligen un Consejo y no individuos por cargo. Sin embargo, los puestos que ocupan durante el periodo de sus funciones, definen su representatividad y actividades básicas. 7. Ningún Consejero o Miembro deberá comprometer al Club en alguna actividad o decisión financiera sin antes obtener la aprobación del Consejo. 8. Cada Consejero deberá ser cauteloso de no propiciar conflictos de intereses ajenos a los propósitos y metas del Club en las Reuniones de Consejo, Reuniones Oficiales o en los eventos y reuniones del Club.

• Retiro de Consejeros 1. La calidad del Consejero se pierde si se deja de ser un miembro activo. 2. También cualquier Consejero podrá ser retirado de su cargo si no cumple sus responsabilidades o si no acude a dos Reuniones Oficiales sin causa justificada o de Consejo y sin la aprobación del Consejo. 3. Para retirar a algún Consejero de su cargo, este deberá ser notificado antes de tomar esa decisión. Esta circunstancia deberá ser conducida por el Presidente. • Renuncia 1. Cualquier Consejero podrá renunciar al Consejo en cualquier momento presentando un escrito donde explique sus motivos.

209

• Vacantes 1. Si un cargo en el Consejo queda vacante o se requiere personal de apoyo, el Consejo nombrará a un miembro como Consejero Interino para ocupar la posición vacante hasta la siguiente elección.

• Responsabilidades de los Consejeros

• Presidente. El Presidente tiene la facultad de: • Coordinar las reuniones del Consejo y las reuniones oficiales del Club • Coordinar las funciones y operatividad de los consejeros. • Tiene voto de calidad en caso de ser necesario. • Propone la agenda de las reuniones del Consejo y las reuniones oficiales del Club • Es el vocero oficial del Club o designa, en su caso, a la persona para tal efecto.

• Secretario: El Secretario tiene la facultad de: • Asistir al presidente en todas sus funciones • Tomar las funciones de presidente en ausencia del mismo • Será responsable del registro y actualización de los datos de los miembros del Club • Será responsable de la elaboración de actas y minutas de las reuniones del consejo y las reuniones oficiales del club.

• Tesorero: El Tesorero tiene la facultad de: • Será responsable de los registros y las cuentas bancarias. • Preparar los estado financieros para las juntas del consejo • Asegurar el resguardo de los bienes financieros del Club, así como cubrir los compromisos adquiridos por el mismo.

210

V. Web-Site • El Club surgió de una página electrónica por lo cual se debe considerar como parte fundamental para la existencia del mismo. • El Club debe mantener ante todo su dominio, página y correos electrónicos. El control de ellos deberá ser llevado por el Consejo Ursino en funciones. • Es obligación del Consejo, mantener y actualizar periódicamente la información y base de datos. • El Consejo puede contratar los servicios técnicos necesarios para auxiliarse en el desarrollo de nuevos diseños o en el mantenimiento del WebSite.

VI. ELECCIONES DEL CONSEJO • Elecciones 1. Cada año el Consejo Ursino será renovado mediante elección directa y secreta de los miembros. 2. La fecha de las elecciones deberá ser anunciada por el Consejo en turno con dos meses de antelación. 3. El Consejo Ursino será electo en el ultimo trimestre del año. 4. Para ser electo al Consejo Ursino el candidato deberá ser miembro oficial del Club al momento de la elección. 5. Ningún miembro del Consejo en funciones podrá postularse para la siguiente elección, debiendo esperar por lo menos un año antes de poder presentarse nuevamente como candidato. 6. Los Miembros que se propongan a un puesto del Consejo deberán registrar su nombre y puesto con el Consejo Ursino en funciones, por lo menos 30 días antes de la Reunión de Oficial de Elección al que se postulan. 7. Una vez registrado ante el Consejo Ursino, los aspirantes deberán conformar su Planilla, la cual deberá presentar un plan de trabajo, así como el nombre de planilla, los integrantes y cargos, su plan de campaña y manual de operaciones. 8. Las Planillas contendientes serán presentadas en las reuniones semanales. 9. Cada Planilla podrá disponer de un mismo espacio y tiempo para presentar a sus miembros y para exponer sus propósitos y metas de trabajo. 10. Dentro del periodo de campaña, el Consejo Ursino puede proporcionar la información que sea necesaria al responsable de cada planilla, excepto toda la información confidencial. Los contendientes podrán ser invitados como observadores a las Juntas de Consejo.

211

11. El día de la Reunión Oficial de Elecciones, el Consejo Ursino seleccionara un Comité Electoral que conducirá el proceso. 12. Ningún miembro del Comité Electoral podrá ser miembro de alguna Planilla. 13. La votación será secreta y el conteo será llevado por el Comité Electoral. La Planilla elegida por mayoría de votos será a partir de esta fecha, responsable del Club de Osos Mexicanos. 14. En caso de empate entre dos o más planillas, una segunda vuelta en la misma reunión definirá el triunfo. 15. En caso de postularse una Planilla única, se requerirá como mínimo del 50% de los votos más uno, para elegir al nuevo Consejo. De no obtenerse, el Consejo saliente se mantendrá en funciones hasta una nueva convocatoria para elecciones o bien, al no haber contendientes, se requerirá de un refrendo de los miembros activos para validar la permanencia del mismo Consejo durante un nuevo periodo. Este proceso no podrá extenderse mas de dos meses

• Cambio del Consejo 1. Es obligación del Consejo Ursino al terminar sus gestiones y existiendo un nuevo Consejo Ursino electo, entregar ordenadamente todos los bienes del Club, documentación y cuentas, incluyendo la pagina web, con toda la información referente a la misma (dominios, web hostings, claves de acceso, etc.) a la nueva administración. 2. En una primera reunión después de elecciones, el nuevo Consejo Ursino recibirá del Consejo saliente un Inventario de Activos así como el Estado de Resultados General por el periodo de gestión. 3. El plazo para proceder a la entrega antes mencionada no deberá exceder de dos semanas después de ser electo el nuevo Consejo. Sólo por causas de fuerza mayor la entrega podrá posponerse de 30 días más.

VII. ENMIENDAS A LOS ESTATUTOS • Los estatutos solo podrán ser enmendados o revisados a propuesta del Consejo Ursino o por petición firmada de 10 miembros activos del Club. • Los nuevos estatutos serán puestos a votación en Reunión Oficial. Los miembros serán notificados por lo menos 5 días antes. La votación será favorable cuando se cuente con la mayoría de los votos y a partir de ese momento, entrarán en vigor.

212

VIII. DISOLUCIÓN DEL CLUB • El Club podrá ser disuelto por una votación unánime de todos los miembros activos del Club. • Una de las razones para disolver el Club puede ser la inactividad por más de seis meses o la falta de quórum en más de tres reuniones seguidas. • Una vez decidida la disolución, todos los activos del Club que subsistan, después de liquidar todas las deudas, deberán ser distribuidos a organizaciones o instituciones de caridad. • El Presidente y el Tesorero serán responsables de asegurar que todos los bienes sean propiamente distribuidos antes de 180 días de transcurrida la disolución.

Articulo Transitorio

• Por única vez, el Consejo Ursino que será electo en el año 2004, durará en funciones de febrero a diciembre, para ajustar las elecciones futuras al periodo de noviembre diciembre y el Consejo Ursino electo inicie labores el mes de enero de cada año.

213

Anexo 3 Canción: Aserejé Compositor: Manuel Ruíz “Queco” Intérprete: Las Ketchup Mira lo que se avecina a la vuelta de la esquina viene Diego rumbeando. Con la luna en las pupilas y su traje agua marina va después de contrabando. Y donde más no cabe un alma y se mete a darse caña poseído por el ritmo ragatanga. Y el dj que lo conoce toca el himno de las 12 para Diego la canción más deseada y la baila!!! y la goza!! y la cantaaaaaaaa!!! aserejé ja deje dejebe tu dejebe deseri iowa a mavy an de bugui an de güidibidi a sereje ja deje dejebe tu dejebe deseri iowa a mavy an de bugui an de güidibidi No es cosa de brujería que lo encuentre to los días por donde voy caminando. Diego tiene chulería y ese punto de alegría raftafari-afrogitano. Y donde más no cabe un alma y se mete a darse caña poseído por el ritmo ragatanga. Y el dj que lo conoce toca el himno de las 12 para Diego la canción más deseada y la baila!!! y la goza!! y la cantaaaaaaaa!!!

214

RELACION DE IMAGENES

Capítulo 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

Página 41 41 41 41 44 44 44 47 47 47 50 50 50 51 51 55

Fuente Página electrónica del Club GuadalkiBear Página electrónica del Club GuadalkiBear Página electrónica del Club de Osos Vascos. Página electrónica del Club GuadalkiBear Página electrónica The Art of Tom of Finland Página electrónica de la Bear Pride Organisation Página electrónica del Club Ursus Sud Página electrónica del Club Porto Orso Página electrónica del Club Orsi Italiani Girth & Mirth Página electrónica del Club Orsi Italiani Girth & Mirth Página electrónica del Club Spreebären Página electrónica del Club Bartmänner Köln Página electrónica del Clun Nordbären Página electrónica del Club Lines & Bears Página electrónica del Club Bear Hug Página electrónica del Club BrisBears

215

Capítulo 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 2 2 2

Página 56 56 59 59 61 64 67 67 68 73 73 73 73 82 87 88 90

Fuente Página electrónica del Club de Osos Japoneses Página electrónica del Club de Osos Japoneses Página electrónica Turkish Wrestling Página electrónica del Club Türkiye Ayilan Página electrónica del Club Persian Gay Bears Página electrónica del Club Ursos do Rio Página electrónica del Club Osos Cordobeses Página electrónica del Club Osos de Buenos Aires Página electrónica del Club Ticosos Página electrónica Bear Manufacturing Página electrónica Bear Manufacturing Página electrónica CafePress.com Página electrónica CafePress.com Página electrónica del Club Osos Tapatíos Página electrónica del Club Hydro Bears Página electrónica del Club Osos Laguneros Página electrónica del Club Osos en Querétaro

216

Capítulo 2 2 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3

Página 106 110 116 117 118 126 126 126 129 138 140 141 141 141 141

Fuente Página electrónica del Club Osos Mexicanos Página electrónica del Club Osos Mexicanos Página electrónica del Club Osos Mexicanos Página electrónica del Club Osos Mexicanos Página electrónica del Club Osos Mexicanos Página electrónica del Club Osos Mexicanos Página electrónica del Club Osos Mexicanos Página electrónica del Club Osos Mexicanos Página electrónica del Club Osos Mexicanos Página electrónica del Club Osos Mexicanos Página electrónica del Club Osos Mexicanos Página electrónica del Club Osos Mexicanos Página electrónica del Club Osos Mexicanos Página electrónica del Club Osos Mexicanos Página electrónica del Club Osos Mexicanos

217

LISTA DE ENTREVISTAS

Entrevistado Oso Charmín

Lugar Restaurante Vips Av. Ma. de Quevedo y Av. Universidad, D.F.

Fecha Mayo 8 2003

Ozzy Oso Gomita Jorge “La Nutria”

Plaza Río Del. Iztacalco, D.F. Domicilio del entrevistado Col. San Rafael, D.F. Restaurante Vips Av. Reforma, Zona Rosa, D.F.

Junio 17, 2003 Septiembre 2, 2003 Septiembre 20, 2003

Gonze

Restaurante Vips Av. Reforma, Zona Rosa, D.F.

Septiembre 24, 2003

Armando Miguel Sergio Gabriel

Restaurante La Antigua Cortesana, D.F. Restaurante La

Octubre 11, 2003

Antigua Octubre 11, 2003 Octubre 17, 2003 Octubre 17, 2003

Cortesana, D.F. Restaurante Vips Polanco, D.F. Restaurante Vips Polanco, D.F.

218

BIBLIOGRAFÍA BLANCO José Joaquín 1986 “Ojos que da pánico soñar”, en Función de Medianoche, Lecturas Mexicanas, núm. 25, segunda serie, Era, Sep/Cultura, México. CARRIER Joseph 1995 De los otros. Intimicy and homosexuality among mexican men, Columbia University Press, Estados Unidos. CAZÉS Daniel 1993 “Normas del hombre verdadero”, en Kafka y Sartre. Pasos de una metodología y elementos para asumir una masculinidad crítica, XIII Congreso Internacional de Ciencias Antropológicas y Etnológicas, México. CONNEL Robert 1998 “Masculinities and Globalization” en Men and Masculinities, vol. 1, núm.1, Sage Publications, Londres. 2003 Masculinidades Programa Universitario de Estudios de Género (PUEG), Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), México.

D’EMILIO John 1993 “Capitalism and Gay Identity” en Henry Abelove et al., The Lesbian and Gay Studies Reader, Routledge, Londres. FOUCAULT Michel 1999 Historia de la Sexualidad, vol.1 La Voluntad del Saber, Siglo XXI, México. FUENTES Lya Yaneth 2001 “Representaciones de los cuerpos femenino y masculino, salud y enfermedad,” en En Otras Palabras, núm. 9, Grupo Mujer y Sociedad, Programa de Estudios de Género de la Universidad Nacional de Colombia, Corporación Casa de la Mujer Bogotá, Colombia. GIMÉNEZ Gilberto 1996 “La identidad social o el retorno del sujeto en sociología” en Identidad. III Coloquio Paul Kirchhoff, Instituto de Investigaciones Antropológicas, Dirección de Asuntos del Personal Académico, UNAM, México. GONZÁLEZ César Ocatavio 2000 La construcción de la identidad gay travestí. Poder, discursos y trayectorias; la disputa por espacios y territorios: el travestismo entre los gays en la ciudad de Colima y su zona conurbada, tesis para obtener el grado de Maestro en Antropología Social, Guadalajara, CIESAS, México.

219

2001

“La identidad gay: una identidad en tensión. Una forma de comprender el mundo de los homosexuales” en Descatos, núm.6 Sexualidades, CIESAS, México.

GUASCH Óscar 1991 La Sociedad Rosa, Anagrama, Barcelona. 1997 “Minoría social y sexo disidente. De la práctica sexual a la subcultura” en Xosé M. Buxán Bran (comp.), Conciencia de un singular deseo. Estudios Lesbianos y Gays en el Estado Español, Alertes, Barcelona.

HAY Bob 1997 “Bears in the Land Down Under” en Les Wright (editor), The Bear Book. Readings in the History and Evolution of a Gay Male Subculture, Harrington Park Press, Nueva York. HUERTA Fernando 1999 El Juego del Hombre. Deporte y Masculinidad entre Obreros, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Plaza y Valdés Editores, México. HYSLOP Seumas 2001 “The Rise of the Australian Bear Community” en Les Wright (editor), The Bear Book II. Further Readings in the History and Evolution of a Gay Male Subculture, Harrington Park Press, Nueva York. KAUFMAN Michael 1994 “Men, feminis and Men’s contradictory experiencies of power” en Harry Brod y Michael Kaufman, Theorizing Masculinities, Sage Publications, Londres. LAGARDE Marcela 1997 Los cautiverios de las mujeres: madresposas, monjas, putas, presas y locas, Facultad de Filosofía y Letras, UNAM, México. LAMAS Marta 1996 “Introducción” en: Marta Lamas (comp.), El Género: la Construcción Social de la Diferencia Sexual, PUEG-UNAM y Grupo Editorial Miguel Ángel Porrúa, México. 1996-2 Debate Feminista, año 7, vol. 14, México.

LE BRETON David 1995 Antropología del Cuerpo y Modernidad, Nueva Visión, Buenos Aires.

220

MALINOWSKI Bronislaw 1975 (1932) La vida sexual de los salvajes del Noroeste de la Melanesia, Ediciones Morata, Madrid. MARKS RIDINGER Robert 2001 “Paws Between Two Words: Bears and the Leather Community” en Les Wright (editor), The Bear Book II. Further Readings in the History and Evolution of a Gay Male Subculture, Harrington Park Press, Nueva York. MAZZEI George 1979 “Who’s Who in the Zoo? A Glossary of Gay Animals” en The Advocate The National Gay & Lesbian Newsmagazine, núm. 42, Estados Unidos. MEAD Margaret 1994 (1939) Adolescencia y cultura en Samoa, Paidós Studio, México. MIANO Marinella 1999 Hombres, mujeres y muxe en la sociedad zapoteca del Istmo de Tehuantepec, tesis para obtener el grado de Doctora en Antropología, ENAH, México. MOGROVEJO Norma 2000 Un amor que se atrevió a decir su nombre. La lucha de las lesbianas y su relación con los movimientos homosexual y feminista en América Latina, CDAHL, Plaza y Valdés Editores, México. NÚÑEZ NORIEGA Guillermo 1999 Sexo entre varones. Poder y resistencia en el campo sexual. Miguel Ángel Porrua, PUEG-UNAM, México. ORTNER Sherry y Harriet Whitehead 1996 “Indagaciones acerca de los significados sexuales” en Marta Lamas (comp), El Género: la Construcción Social de la Diferencia Sexual, PUEG-UNAM y Grupo Editorial Miguel Ángel Porrúa, México. PALACIOS Omar 2003 Software, Antropología y Cibersociedad, tesis para obtener el grado de Licenciado en Antropología Social, ENAH, México. PARKER Richard 2002 “Cambio de sexualidades: masculinidad y homosexualidad masculina en Brasil”, en Alteridades, año 12, núm. 23, Departamento de Antropología, División de Ciencias Sociales y Humanidades, UAM-Iztapalapa.

221

PICHARDO José Ignacio 2002 “Identidad, Cuerpo, Exclusión y Gays”, El Rincón del Antropólogo, http://www.elrincondelantropologo.com/ PLUMMER Ken 1992 Modern Homosexualities, Routledge, Londres. PRIEUR Annick 1998 Mema’s House, México City. On transvestites, queens, and machos, The University of Chicago Press, Estados Unidos. RUBIN Gayle 1996 “El tráfico de mujeres: notas sobre la economía política del sexo” en Marta Lamas (comp.), El Género: la Construcción Social de la Diferencia Sexual, PUEG-UNAM y Grupo Editorial Miguel Ángel Porrúa, México. SAHIN Mehmet Ali 2001 “A Bear Voice from Turkey” en Les Wright (editor), The Bear Book II. Further Readings in the History and Evolution of a Gay Male Subculture, Harrington Park Press, Nueva York. SÁNCHEZ Luis Arturo 2003 ¡Dios es Amor! La Pastoral de un Nuevo Movimiento Religioso para la Diverisdad Sexual. El caso de la Iglesia de la Comunidad Metropolitana de la Ciudad de México, tesis para obtener el grado de Maestro en Antropología Social, ENAH, México. SCOTT Joan 1996 “El Género: una categoría útil para el análisis histórico”, en Marta Lamas (comp.), El Género: la Construcción Social de la Diferencia Sexual, PUEG-UNAM y Grupo Editorial Miguel Ángel Porrúa, México. SERRANO José Fernando 2001 “Atreverse a hablar: la formación de la subjetividad homosexual moderna” en En Otras Palabras, núm. 9, Grupo Mujer y Sociedad, Programa de Estudios de Género de la Universidad Nacional de Colombia, Corporación Casa de la Mujer Bogotá, Colombia. SURESHA Ron 2002 Bears on Bears, Alyson Publications, Estados Unidos. TAYLOR C 1978 El Ambiente: Male Homosexualsocial Life in Mexico City, University of California, Berkeley, Estados Unidos.

222

TURNER Bryan 1989 El Cuerpo y la Sociedad. Exploraciones en teoría social, Fondo de Cultura Económica, México. VIVEROS Mara y Gloria Garay 1999 Cuerpo, diferencias y desigualdades, Centro de Estudios Sociales, Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá. WEEKS Jeffrey 1998 Sexualidad, PUEG-UNAM y Paidós Género y Sociedad, México. WRIGHT Les 1997 “Introduction: Theoretical Bears” en Les Wright (editor), The Bear Book. Readings in the History and Evolution of a Gay Male Subculture, Harrington Park Press, Nueva York. 1997-2 “A Concise History of Self-identifying Bears” en LesWright (editor), The Bear Book. Readings in the History and Evolution of a Gay Male Subculture, Harrington Park Press, Nueva York. “Bear Contests” en Les Wright (editor), The Bear Book II. Further Readings in the History and Evolution of a Gay Male Subculture, Harrington Park Press, Nueva York.

2001

223

CONSULTAS EN INTERNET

1. Páginas de organizaciones de osos a) Estados Unidos Bears of San Francisco International Bear Rendezvous http://www.bosf.org/woof/ibr

b) Europa EuroBear http://www.eurobear.com/home/ España La Cueva del Oso www.lacuevadeloso.org Associacio Gai D’Ossos i Admiradors de Catalunyia http://www.bearcelona.org Osos de Madrid http://www.madbear.org/ Club AgroBear Extremadura http://es.geocities.com/agrobear_extremadura GuadalkiBear http://www.guadalkibear.com/ Euskal Hartzak www.euskalhartzak.org Francia Cybears http://www.cybears.org/ Aminours París www.aminours.com Bears Lyon http://www.bearslyon.fr.st

224

Club Ursus Sud http://ursussud.free.fr/ursusframes.html Bears Nord http://www.bearsnord.fr.st/ Bears Box http://www.bearsbox.fr.st/ Bear Pride Organisation http://www.mr-bear-france.com/ Italia Orsi Italiani Girth & Mirth http://www.orsiitaliani.com/ Magnum Club Italia http://www.magnumclubitalia.com/index2002eng.html Porto Orso Sicilia http://web.tiscali.it/portorso/chisiamo.htm Epicentro Ursino Romano http://www.epicentroursino.it/indexeng.html Alemania Spreebären http://www.spreebaeren.de/sprbframeGB.html Nordbaeren Hamburg http://www.nordbaeren.de/ Waltzing Bears Cologne http://www.waltzing-bears.de Bartmäner Köln http://www.bearscologne.de Inglaterra Lines & Bears http://hometown.aol.co.uk/linesandbears/index.html BearHug http://www.bearhug.net/index.htm Irlanda L.U.B.E. http://www.lube.ie/
225

c) Oceanía y Asia Australia BrisBears http://www.brisbears.org.au Japón Osos de Japón http://www.st.rim.or.jp/~lonestar/bcj/ Israel Osos de Israel http://www.geocities.com/WestHollywood/7708/ Turquía Türkiye Ayilan http://www.ayilar.net/ Bearanatolia www.anadoluayilari.com Irán Persian Bears http://persianbears.web1000.com

d) América Latina LOLA http://mx.groups.yahoo.com/group/ListadeOsosLatinoAmericanos/ Brasil Ursos do interior de São Paulo http://www.uisp.hpg.ig.com.br/ Ursos do Rio http://www.ursosdorio.org/ O Site Oficial dos Ursos http://www.ursos.com/_indexes/homeindex.htm

226

Argentina Osos de Buenos Aires http://www.ososbue.com/ Osos Cordobeses http://www.cordobes.com/osos/ Costa Rica TicOsos http://www.ticosos.com/ México Osos Tapatíos http://www.geocities.com/osostapatios Osos en Guadalajara http://groups.msn.com/OsosEnGuadalajara Osos Hidrocálidos http://www.geocities.com/ososhidrocalidos Osos Laguneros http://www.geocities.com/ososlaguneros Osos en Querétaro http://www.ososenqueretaro.com/ Osos Mexicanos http://www.ososmexicanos.com.mx

2. Otras páginas The Bear History Project http://www.bearhistory.com/bearhistory.htm Bear Manufacturing http://www.bearmfg.com/index.htm CafePress.com http://www.cafepress.com/rfb Club de Motociclistas Satyris http://www.satyrsmc.org/ Chaostime. Hanky codes http://chaostime.com/hankies/

227

Cuir Underground http://www.black-rose.com/cuiru.html The Affiliated Big Men’s Clubs http://www.affiliatedbigmensclubs.com/ Bigger World. Girth & Mirth Belgium http://www.biggerworld.com/ The Art of Tom of Finland http://www.eroticartcollection.com/Tom_of_Finland/ Turkish Wrestling http://www.turkishwrestling.com/ Arcigay http://www.arcigay.it/ CHECCOS http://www.indesis.com.mx/checcos/ El Rincón del Antropólogo http://www.elrincondelantropologo.com/

228

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->