Está en la página 1de 6

Palabras

Lorena

No me hace falta siquiera estar despierto


Para sentirte dormir al lado mío
Para que algunos de tus sueños sean los míos
Para sentirme seguro aun en lo incierto
Para saber que pensas en tus silencios
Para abrazarnos cada madrugada
Para evitar que lo malo te haga efecto
Sin ser perfectos, sin depender de nada
No me hace falta siquiera preguntarte
Qué te hace mal, qué te hace soltar una sonrisa
Yo se que en la mirada de tus hijas
Notas la cima del amor de dos extraños
Que desde hace mucho mas que muchos años
Unas horas después de un año nuevo
Decidieron probar de qué iba el juego
Ese de no andar solo en la vida
No me hace falta siquiera un compromiso
Para firmarte en el alma lo que siento
Que excede mil millones de momentos
Vividos y sumando día tras día
Sabiendo que mañana elegiría
Lo que elijo cada vez que me despierto
Dejando que el final sea siempre abierto
A doble o nada, porque así está concebido
Ganando incluso en lo que hemos perdido
Pero a tu lado, con tu amor imperfecto
No me hace falta siquiera que me digas
Qué soy en vos, lo noto cada noche
Como ya he dicho, con besos y reproches
Mi mismo yo, mi única salida
Mi compañía, mi ser, mi descendencia
Un poco más que el amor de mi vida.
Micaela

“Podes comprarme maquillajes?”


Y te llamo a tu propio celular
Me hablas de tus ganas de viajar
Y la puerta de tu pieza es un peaje
Desfilan tus amigas por la casa
Tus charlas ya son material secreto
Y no nos queda más que ser discretos
Y adolecer con cada cosa que te pasa
Conscientes de que el tiempo nos arrasa
Al verte cada día más inmensa
Seduciendo tu propia adolescencia
Que ya se hace presente y amenaza.
Se me cruzan imágenes recientes
Y sin embargo parecen tan lejanas
Pasaste de la noche a la mañana
De nacer a ser independiente
Tus días me pasan por encima
Y no sé cómo hacer que se detengan
Me asusta perderme algún momento
De lo que ya pasó y de los que vengan.
A veces me reprocho algunas cosas
Quizás no sea tu mejor ejemplo
Aprendí tratando de enseñarte
Incluso muchas veces contra el tiempo
Vos jugando a ser hija y yo a ser padre
Tratando que nada te lastime
Luchando cada día contra mí mismo
Para no darte de menos ni excederte
Esperando las tardes para verte
Y encontrarme en vos, en tu mirada
Tan hermosa, tan frágil y tan fuerte,
La imagen de mi amor, la más amada.
Malena

Tu sonrisa, tus manos, tus caricias


Tus besos, tus ojos, tus abrazos
Tus viajes a mi cama cada noche
Tus pies, tus idiomas y tus pasos
Tus caprichos, tus gritos, tu inocencia
Tu amor sin condiciones ni lecturas
Tu alegría, tu llanto, tu inconsciencia
Tu silencio, tu voz, tu alma tan pura
Tus nueve meses, tus tres años y medio
Tus dibujos, tus siestas, tu ternura
Tus ganas de aprender, tu día tras día
Tus momentos, tus siestas, tu dulzura
Tus “te amo” que son indispensables
Tus miedos, tu mirada, tu tamaño
Tus masajes, tus canciones, tus colores
Mis ganas de que no pasen los años
Tu cara de sorpresa ante lo nuevo
Tu “gracias” por el mínimo regalo
Tu real felicidad, tu “ya soy grande”
Tu simpleza, tus rulos, tu descaro
Y todo lo demás que se me escapa
Porque pensarte y sentirte no me alcanza
Sos la otra mitad de la balanza
La mano que me quedaba libre
Y puedo asegurarte que no sirve
Pensar que existe amor que se compare
A aquel que incrementas cada segundo
Que siento acá, adentro, muy profundo
Desde que viste la luz un mediodía
Sin saber siquiera que serías
Amor incomparable en este mundo.
Daniel

Cuando necesito reírme


Cuando necesito llorar
Cuando necesito que me escuchen
Cuando necesito que opinen
Cuando necesito que no me digan anda
Cuando necesito que me orienten
Cuando necesito compartir
Cuando necesito familia
Cuando necesito por mis hijas
Cuando necesito hacer bien
Cuando necesito de madrugada
Cuando necesito de lejos
Cuando necesito un mensaje
Cuando necesito un “buen día”
Cuando necesito encontrarme
Cuando necesito que no me dejen olvidar
Cuando necesito caminar
Cuando necesito que “sigan pasando”
Cuando necesito un llamado
Cuando necesito que atiendan del otro lado
Cuando necesito disfrutar el logro ajeno
Cuando necesito que me presten
Cuando necesito EL regalo
Cuando necesito que me ayuden
Cuando necesito brindar
Cuando necesito mi historia
Y cuando no necesito nada
Lo sigo necesitando
Al mejor, al más grande, al más humilde
Al único que no tiene precio
Al que nadie puede cuestionarme
A mi AMIGO, hermano, espejo
A vos, que no necesitas ni nombre
Por ser parte de mi, mi fiel reflejo.
Amigos

Amigos que te sirven


Amigos que te usan
Amigos que te dicen
Amigos que te escuchan
Amigos que te dan
Amigos que te piden
Amigos que se van
Amigos que te siguen
Amigos que te compran
Amigos que te venden
Amigos que te exigen
Amigos que te ofrecen
Amigos impacientes
Amigos que te esperan
Amigos incoherentes
Amigos que se esmeran
Amigos que no saben bien qué hacer con su amistad
Amigos que te llevan a su propia realidad
Amigos que se sienten exclusivos
Amigos invasores y abusivos
Amigos que saben desaparecer
Amigos que aparecen sin querer
Amigos escapistas
Amigos escondidos
Amigos de lo ajeno
Amigos de un amigo
Amigos que vacían y te quitan la calma
Amigos que te llenan hasta el alma
Amigos que reflejan mi reflejo
Amigos, mis amigos, no me quejo.

Intereses relacionados