Está en la página 1de 1

El caso de Anserma

Según Rubio Osorio González, vicepresidente del sindicato de educadores de Caldas, Educal, un
serio problema se presentó en el colegio agropecuario Jerónimo Tejelo del municipio de Anserma,
donde la totalidad de sus educadores, 18, recibieron amenazas escritas por parte de un grupo que
dijo ser de las “Águilas Negras”, y que conminó a cada uno a pagar un millón de pesos, porque de
lo contrario atentarían contra ellos.

En días anteriores el rector de este plantel, Hugo Valencia, había sido abordado al parecer por el
mismo grupo, y poco faltó para que perdiera su vida. Lo mismo ocurrió con otras dos educadoras
que se tuvieron que desplazar al municipio de Neira; con Eduard Cano, activista del sindicato de
maestros en Anserma e integrante de la Alianza Social Indígena, quien tuvo que huir de la
población; y con el educador Javier Mauricio López Arias, del colegio La Milagrosa del vecino
municipio de Viterbo, también desplazado por amenazas.

Osorio González afirmó que un hecho que agrava la situación de los docentes es la respuesta que les
dio el fiscal que tuvo conocimiento el caso, quien se negó a recibir la denuncia individual de cada
uno de los amenazados, por considerar que no era algo relacionado con sus actividades sindicales y
docentes sino un caso de delincuencia común, toda vez que, según este fiscal, el paramilitarismo en
la región se acabó y las llamadas “Águilas Negras” no existen. Al respecto él dirigente de Educal
señaló: “Eso es de dudar, porque sabemos que en la zona del occidente de Caldas hay muchos
educadores que están siendo extorsionados por grupos al margen de la ley, pero que no denuncian
por temor”.

Ante la gravedad de estos hechos los 18 educadores amenazados en Anserma solicitaron


reubicación en otros colegios de Caldas, y la respuesta que obtuvieron de la Secretaría de Educación
del Departamento es que no hay plazas disponibles para tales reubicaciones.

Por otra parte, el señor Osorio González denunció que esta semana el DAS retiró los esquemas de
seguridad que tenían los dirigentes sindicales de Educal en Caldas.