Está en la página 1de 2

XIX NOTAS DIVERSAS (1912e)

Sandor Ferenczi.




Sndor Ferenczi. Obras Completas, Psicoanlisis
Tomo I, cap. XIX. Notas diversas.
Ed. Espasa-Calpe, S.A. Madrid, 1981.






SOBRE LA GENEALOGA DE LA HOJA DE HIGUERA

La eleccin de la hoja de higuera para disimular los rganos genitales se explica
mediante la identificacin simblica de stos con el fruto de la higuera. Veamos la
siguiente coplilla de Arquloco:

Higuera generosa sobre el roquedal, alimento
de muchedumbres innumerables;
Paslifo ofreciendo su seo a los extranjeros.
(En Ars Amandi , de Richard Nordhausen, p. 30).




METAFSICA... METAPSICOLOGA

En los altos cielos he buscado la fuente
de la predestinacin, del paraso y del infierno.
Entonces ha hablado mi sabio maestro:
Amigo Kismet, ha dicho,
paraso e infierno slo existen en ti mismo.
(Apotegma de Omar, El Constructor de tiendas, nacido en 1025, muerto en 1123).





PARACELSO A LOS MDICOS

... No digis con irona, vosotros los mdicos, que slo
conocis una pequea parte del poder de la voluntad. Pues
la voluntad genera ardores de una especie que nada tiene
que ver con la razn. (Una premonicin del inconsciente
que es inaccesible a la razn).
(Paracelso, Paramirum, tratado IV, cap. 81).




GOETHE: SOBRE LA REALIDAD EN LA FANTASIA DE LOS POETAS

Parece que habindose recibido la proporcin conveniente
cuando distribuyeron las tierras, se nos atribuy a nosotros
los poetas el privilegio de ser pagados por nuestras locuras.
(Carta a Schiller, del 15 de diciembre de 1795).




UN PRECURSOR DE FREUD EN LA TEORA DE LA SEXUALIDAD

El doctor S. Lindner, un pediatra de Budapest, muri a los setenta y dos aos. Fue una
de las pocas personas que Freud consider como un precursor de su teora de la
sexualidad. La obra principal del doctor Lindner es Ueber Ludeln oder Wonnesaugen
(La succin del pulgar), publicado en Archiv fr Kinderheilkunde (1879), en la que
daba cuenta de sus observaciones sobre los diferentes hbitos de succin de los bebs y
de los nios, enriquecida con muchas ilustraciones. Insista sobre la naturaleza ertica de
esta mala costumbre y reconoca su evolucin progresiva hacia la masturbacin.
Naturalmente nadie le dio crdito; como defenda vigorosamente sus ideas contra sus
oponentes, se le tena por excntrico. Cuando el anciano se jubil, el autor tuvo el
privilegio de llamar su atencin sobre la resurreccin triunfal de su teora en los trabajos
de Freud.