Está en la página 1de 1

1. Completa cada hueco de este texto con una palabra del recuadro.

Ten en cuenta que debes escribir cada palabra en la forma que corresponda.
Nacen un prncipe y un mendigo
2. Agrupa las palabras que has empleado para completar el texto en la actividad
anterior segn la clase de palabras a la que pertenezcan.
sustantivos adjetivos calificativos
adverbios pronombres personales
verbos elementos de enlace
bajo mutuamente dama seda
ahora con recorrer pobre
familia nacer en y
con ardientemente estar l
lo de ciudad hijo
314 LENGUA Y LITERATURA 1. ESO MATERIAL FOTOCOPIABLE SANTILLANA EDUCACIN, S. L.
LAS CLASES DE PALABRAS
FICHA 4
GRAMTICA
2
En la vieja de Londres, y en cierto da del se-
gundo cuarto del siglo XVI, le naci un a una
familia pobre, apellidada Canty, que no deseaba te-
nerlo. El mismo da le otro nio ingls a una
rica, apellidada Tudor, que lo deseaba. Lo
deseaba tambin Inglaterra toda. Inglaterra lo haba
deseado durante mucho tiempo, haba he-
cho votos por tenerlo, y se haba pedido a
Dios oraciones; y que le llegaba por
fin, su pueblo casi loco de regocijo. Personas
que eran simples conocidos se abrazaban, se besa-
ban y lloraban. No hubo nadie que no hicie-
se fiesta: altos y , ricos y banquetea-
ban, cantaban y se ponan alegrillos; eso dur das
noches enteras. Londres era de da digno de
verse, con alegres banderas ondeando todos
los balcones y tejados, mientras las calles
magnficos cortejos. Y durante la noche volva a ser
digno de verse, con sus grandes hogueras en todas
las esquinas, y en torno de ellas, la multitud entre-
gndose a la ms bulliciosa algazara. No se habla-
ba en toda Inglaterra de otra cosa que del recin na-
cido, Eduardo Tudor, prncipe Gales, que
descansaba envuelto en y rasos, ajeno a tan-
ta jarana, sin saber que unos grandes seores y
le cuidaban y tenan puestos los ojos en
. Sin saberlo ni drsele un comino por ello.
Nadie hablaba del otro recin nacido, Tom Canty,
fajado en pobres harapos, como no fuese la fami-
lia de pobres de solemnidad a la que haba venido
a fastidiar su presencia.
MARK TWAIN
El prncipe y el mendigo

También podría gustarte