Está en la página 1de 21

MICOSIS ENDEMICAS

Son consideradas micosis endémicas, ya que se encuentran confinadas a


ciertas zonas geográficas donde el hongo se encuentra en la naturaleza.
ASPERGILOSIS

Infección micótica oportunista más frecuente del pulmón, producida por


varios miembros del genero Aspergillus sp. Las especies causales mas
frecuentes son A. fumigatus, A. flavus, A. niger, y en menor proporción A.
terreus, A. nidulans, A. ustus, A. sydowi y otros mas.
ETIOLOGIA Y EPIDEMIOLOGIA
Aspergillus es un hongo filamentoso, con hifas hialinas, tabicadas y
ramificadas que producen colonias de aspecto velloso o pulverulento de
colores variados.
Tienen una distribución universal. Están presentes en el suelo, aire, agua,
alimentos, plantas y materia orgánica en descomposición. En las casas se
los encuentra en el polvo y los alimentos. Su desarrollo se ve favorecido por
la humedad y las temperaturas elevadas (termófilos), algunos crecen a 37°
C, lo aumenta su patogenicidad, hay incluso especies que resisten los 45°C.
HISTORIA
En 1729 el Aspergillus fue catalogado por primera vez por el biólogo italiano
Pier Antonio Micheli, usó el nombre "Aspergillum" por parecerse el hongo al
instrumento usado para dispersar agua bendita.[] La descripción hecha por
Micheli de este género de hongo en su obra Nova Plantarum Genera tiene
importancia histórica, al ser reconocido como el punto inicial de la ciencia
de la micología.
PATOGENIA
La vía habitual de infección es la inhalatoria, en tanto que la penetración
cutánea es excepcional y se produce por algún traumatismo, incluyendo el
roce repetido con material contaminado.

Las células epiteliales respiratorias actúan como una barrera anatómica


contra la invasión por especies de Aspergillus inhalados, promueven la
depuración mucociliar, y fagocitan conidios inhalados (esporas).

La capacidad de las especies de Aspergillus para sobrevivir dentro de las


células epiteliales, puede permitir la evasión de defensa del huésped por
fagocitos, los macrófagos alveolares constituyen la primera línea de defensa
fagocítica del huésped contra los conidios inhalados. Los monocitos de
sangre periférica y posteriormente, los neutrófilos son reclutados a los sitios
de infección. Después de la germinación de hongos (transformación de
conidios a hifas), los neutrófilos son la defensa dominante del huésped en
contra de las hifas, la forma invasiva al tejido. Las células asesinas naturales
son reclutadas a los pulmones por las quimiocinas a principios de la
aspergilosis experimental y desempeñan un importante papel en la defensa.

El NADPH oxidasa en fagocitos es esencial en la defensa del huésped contra


la aspergilosis, como se demostró en pacientes con enfermedad
granulomatosa crónica, un trastorno hereditario de la NADPH oxidasa. La
enfermedad granulomatosa crónica está asociada con recurrentes
enfermedades bacterianas y micóticas, y la aspergilosis invasiva es una
causa importante de muerte en los pacientes con esta enfermedad.
Aspergillus es un ejemplo de lo que denominamos "patógeno oportunista",
es decir, que suele afectar a pacientes con mecanismos de defensa
comprometidos.
Entre los factores de patogenicidad de este hongo se encuentran:
✔ El pequeño tamaño de sus conidias que permite que sean
aspiradas y que pueda causar infección en el pulmón y en los
senos paranasales.
✔ Su capacidad de crecer a 37ºC, lo que le hace idóneo para afectar
al humano.
✔ Su capacidad de adherencia a superficies epiteliales y
posiblemente endoteliales y su gran tendencia a invadir los vasos
sanguíneos.
✔ La producción de un gran número de productos extracelulares
tóxicos para las células de los mamíferos (elastasa, restrictocina,
fumigatoxina, etc.).
Las puertas de entrada de Aspergillus en el ser humano incluyen el
tracto respiratorio (árbol traqueobronquial y senos paranasales), piel
gravemente dañada por traumatismos o heridas quirúrgicas, la
córnea o el oído, lo que condiciona de forma importante el órgano
afectado. Por lo general, la infección se sitúa en la puerta de entrada y
puede quedar localizada o diseminarse, bien por contigüidad, o bien por
invasión vascular produciendo una enfermedad generalizada con afectación
de más de un órgano.
PRESENTACIONES CLINICAS DE ASPERGILOSIS:
A. Aspergilosis pulmonar de tipo broncopulmonar alérgica.
B. Aspergiloma.
C. Aspergilosis pulmonar de tipo invasivo.
MANIFESTACIONES CLINICAS

A. ASPERGILOSIS PULMONAR DE TIPO BRONCOPULMONAR


ALÉRGICA

La APBA es la consecuencia de la respuesta inmunoalérgica a múltiples


antígenos de varias especies de Aspergillus que colonizan la vía aérea.
La ABPA afecta predominantemente a pacientes con asma (2% a 15%) y
fibrosis quística (2 a 28%).

En la ABPA el hongo coloniza la vía aérea, pero sin invadir el parénquima ni


los vasos sanguíneos. Aunque incompletamente conocida, la respuesta
inmunológica se desencadena por antígenos aspergilares a partir de la
colonización de Aspergillus Fumigatus en la vía aérea. La respuesta está
mediada por IgE e IgG, además de citoquinas liberadas principalmente por
los eosinófilos y linfocitos T, que pueden amplificar la respuesta,
estimulando el crecimiento del hongo. La lesión pulmonar resultante se
traduce en: infiltrados eosinofílicos y obstrucción bronquial por mucus que
puede causar atelectasias y en la evolución, bronquiectasias.

CLÍNICA

Esta afección se presenta habitualmente en la 3ª y 4ª década de la vida,


con episodios recurrentes de tos y obstrucción bronquial. En asmáticos se
observa un cambio en la gravedad de la enfermedad, con crisis más
frecuentes y severas acompañadas de síntomas generales como fiebre,
anorexia y cefalea.
Puede presentarse con tos productiva y obstrucción bronquial secundaria a
secreciones (50%), que en la evolución pueden contribuir al desarrollo de
bronquiectasias.
Desde el punto de vista radiológico los hallazgos característicos son
infiltrados pulmonares, a predominio de lóbulos superiores y perihiliares,
casi siempre transitorios, que se resuelven en semanas con o sin
tratamiento.
La enfermedad puede evolucionar hacia lesiones permanentes que
clásicamente son bronquiectasias y fibrosis. Las bronquiectasias se
caracterizan por ser centrales y por su ubicación en los lóbulos superiores,
presentando la característica disposición en “dedos de guante”. La
tomografía de tórax de alta resolución (TCAR) aumenta la sensibilidad
diagnóstica, y estos hallazgos en un paciente asmático determinan la
búsqueda de una ABPA.
El recuento de eosinófilos supera 1,000 céls/mL, pero puede ser normal en
pacientes que reciben corticoides y se incrementa en las exacerbaciones de
la ABPA.
Síntomas de ABPA:
➢ tos productiva de sucios tapones de color verde o marrón.
➢ hemoptisis
➢ Fiebre.
➢ Indisposición general (malestar).
➢ Pérdida de peso.
➢ Episodios recurrentes de obstrucción de las vías pulmonares.

➢ Gracias por proponer una traducción al Traductor de


Google.
➢ Principio del formulario
Final del formulario
Signos de ABPA:
➢ Sibilancias.
➢ Espiración prolongada.

Los más ampliamente utilizados son los de Rosemberg, que los divide en:

Primarios
✔ obstrucción bronquial episódica.
✔ eosinofilia en sangre periférica.
✔ test cutáneo inmediato positivo frente a Aspergillus Fumigatus.
✔ precipitinas frente al hongo positivas.
✔ aumento de IgE sérica total.
✔ antecedentes de infiltrados pulmonares, que suelen ser
bilaterales y localizados en lóbulos superiores.
✔ bronquiectasias proximales centrales.

Secundarios:
✔ cultivo de Aspergillus Fumigatus en el esputo.
✔ antecedentes de expectoración de tapones mucosos.
✔ respuesta cutánea tardía frente a antígeno del hongo.
Con cinco criterios primarios o cuatro primarios y dos secundarios se
establece el diagnóstico.
A. ASPERGILOMA
El hongo se desarrolla en una cavidad preexistente (donde no hay
macrófagos alveolares) en pacientes con alteraciones pulmonares crónicas
tales como:
• Quistes congénitos.
• Tuberculosis.
• Histoplasmosis.
• Enfisema bulloso.
• Sarcoidosis.
• Abscesos pulmonares bacterianos.
La masa fungica esta formada por fibrina, moco, restos celulares e hifas de
Aspergillus.
Los pacientes suelen estar asintomaticos. Algunos presentan hemoptisis.
El diagnóstico es fundamentalmente radiológico, a partir de la
visualización de cavidades con una masa opaca rodeada de aire que
se mueve cuando el paciente cambia de postura. Las imágenes se
observan mucho mejor con tomografía computarizada o resonancia
magnética que con radiología simple. El diagnóstico radiológico siempre ha
de acompañarse de la presencia de niveles altos de IgG frente a
Aspergillus y la presencia, generalmente intermitente, de tinciones y
cultivos con Aspergillus de las secreciones respiratorias. En
ocasiones los aspergilomas pueden localizarse en los senos maxilares dando
lugar a cefalea, rinorrea y secreción postnasal.
La gran circulación colateral que rodea las cavidades, determina el síntoma
más importante: la hemoptisis, que está presente hasta en el 80 % de los
casos, y que puede traer consecuencias fatales si es masiva y recurrente.
Los enfermos pueden estar libres de síntomas o presentar fiebre, tos y
pérdida de peso. Radiológicamente encontramos el típico fungus ball
(masa móvil intracavitaria), que es una formación oval o redondeada con
el signo de Monod (zona curviforme y radiotransparente que rodea
la porción superior de la masa como una media luna de aire), es el
típico air crescent sign de la literatura inglesa. A veces se puede
observar un anillo o círculo completo de aire alrededor de la masa.
Pueden ser únicos o múltiples, con predilección por los ápices pulmonares.
La movilidad del micetoma puede demostrarse con radiografías de
tórax en diferentes posiciones, lo cual ayuda en el diagnóstico
diferencial con otras masas intracavitarias (tumor necrosado, absceso,
coágulo). Con la ayuda de la TAC se detectan aspergilomas que escapan a
los exámenes simples y se puede diagnosticar la presencia de más de una
lesión; también se puede demostrar la movilidad de la masa intracavitaria.
El diagnóstico se confirma a través del esputo y la serología.

A. ASPERGILOSIS PULMONAR DE TIPO INVASIVO


Es una infección grave con neumonía que se puede diseminar a otras partes
del cuerpo. La infección ocurre casi exclusivamente en personas con
sistemas inmunitarios debilitados debido al cáncer, SIDA, leucemia,
trasplante de órganos, quimioterapia u otras afecciones o medicamentos
que reducen el número de glóbulos blancos normales o debilitan el sistema
inmunitario.
La aspergilosis invasiva afecta principalmente a las vías sinopulmonares, lo
que refleja que la inhalación es la ruta más común de entrada de las
esporas de Aspergillus; otros sitios de entrada como el tracto
gastrointestinal
y la piel ocurren en raras ocasiones. Asimetría facial hinchazón, epistaxis,
proptosis y anomalías del nervio craneal
(que refleja enfermedades de la órbita o la participación de los senos
cavernosos), la isquemia del paladar, y la erosión del hueso son signos
sugestivos de sinusitis micótica invasiva. Fiebre, tos y disnea son los
resultados no específicos de la aspergilosis pulmonar, aunque el pulmón es
el sitio más común de la aspergilosis invasiva. La invasión vascular puede
manifestarse como dolor pleurítico pulmonar infarto o hemoptisis. La
infección mal controlada puede conducir a la extensión hacia mediastino y a
estructuras de la pared del pecho y a la difusión hematógena pudiendo
diseminarse prácticamente a cualquier órgano. La participación del sistema
nervioso central es una consecuencia devastadora de la difusión de
aspergilosis, puede manifestarse por convulsiones o un accidente
cerebrovascular.

METODOS DIAGNOSTICOS:
 EXÀMEN DIRECTO

El estudio microscópico teñido


con azul de algodón permite
visualizar cabezas aspergilares.

IZQUIERDA. Examen directo de aspirado bronquial en un paciente con aspergilosis


pulmonar invasiva, se observan filamentos hialinos septados.
DERECHA. Examen directo de exudado de senos nasales de un paciente con
sinusitis donde se observa restos celulares y cabezas aspergilares.
• CULTIVO SABOURAUD

Aspergillus flavus. El
primoaislamiento
(izquierda)
generalmente es
verde amarillento, en
resiembras de
cultivos puede
adquirir un color
biege o amarillento
(derecha).

• PRUEBAS
INMUNOLÓGICAS
Útil en pacientes no
inmunocomprometidos que
padecen de aspergilosis
broncopulmonar alérgica (70%), formas intracavitarias (> 90%) y aun en la
forma pulmonar necrotizante y en la endocarditis.
Conviene utilizar antígenos especie-específicos ya que las reacciones
cruzadas entre distintas especies de Aspergillus es frecuente.
En pacientes inmunocomprometidos, estas pruebas son negativas.

TRATAMIENTO:

Aspergilosis Alérgica

Predinisona 1mg/kg VO QD

Aspergiloma

Resección quirúrgica (Hemoptisis).

Aspergilosis Invasiva

Itraconazol 200mg VO c/12h


PARACOCCIDIOMICOSIS

Introducción

La Paracoccidiodomicosis (Blastomicosis sudamericana, Enfermedad de


Lutz-Splendore-Almeida) es una enfermedad aguda de infección crónica,
aguda o subaguda, granulomatosa; de origen micótico. Descrita por primera
vez en 1908 por Adolpho Lutz, quien estudio pacientes con lesiones
nasofaringeas y adenopatías cervicales, observando microscópicamente al
hongo pero no dio nombre al agente etiológico y reportó a la patología como
Hifoblastomicosis pseudococcidioidal. En 1927 Almeida realizó un estudio
sistematizado del tema aclarando la confusión existente hasta ese entonces
respecto a la etiología, y nombrando al agente etiológico Paracoccidioides
brasiliensis.

Epidemiología

Es una micosis sistémica endémica en zonas rurales tropicales y


subtropicales de América Latina, extendiéndose desde México y sur de los
Estados Unidos (23°NORTE) hasta Argentina(24°SUR), sin embargo el mayor
número de casos se han observado en Brasil (80%) seguidos de , Colombia
Ecuador, Venezuela, Argentina, Paraguay, Uruguay y Bolivia.

Predomina en adultos entre los 30 y 60 años de edad, los hombres son más
afectados que las mujeres en proporción de 15:1 o incluso mayor, por medio
de intradermorreacción se ve que la infección subclínica (asintomática)
afecta por igual a ambos géneros (de un 6.0% a 50.0% dependiendo del
lugar y la ocupación).

Un 70% de los pacientes son agricultores o desempeñan funciones


relacionadas, también están en riesgo los mineros.

Se piensa que el armadillo de nueve bandas (Dasypus novemcinctus) es


otro hospedero del hongo, este mamífero se ha encontrado en las mismas
zonas en las que habita el hombre diagnosticado de micosis, en ecuador
habita en regiones tropicales subtropicales y templadas, es bastante
común, y además su habitad mundial coincide con el área afectada con la
paracoccidiomicosis. (fig. 1).
Fig. 1. Dasypus novemcinctus (armadillo de nueve bandas)

Ecología

A temperatura ambiente (4°C-25°C) P.brasilensis se comporta como un


moho de crecimiento lento (20-30 días) cuyas colonias son blancas y
compactas, aferradas al agar y con micelio aéreo.

A 37°C su crecimiento es más rápido (8-10 días); con colonias de aspecto


cerebriforme y de color crema, se observan levaduras(blastoconidias)
redondeadas y ovales, multinucleadas que se reproducen por gemación
provistas de una pared que perece doble, la formación mas típica es la
llamada “timón de barco”, en la cual alrededor de una célula madre,
relativamente grande y esférica se rodea de numerosas gemas, por lo
común más pequeñas, también se puedan presentar como gemas únicas y
cadenas de blastoconidias (fig. 2).

En su pared está compuesto por de beta glucán en los mohos y alfa glucán
en las levaduras, lo que guarda relación con loa virulencia del agente.
Además las estructuras reproductoras tienen melanina lo que tiene relación
con la virulencia del agente dado su resistencia a fagocitosis.
Fig. 2.Algunas formas de la fase parasitaria del Paracoccidioides brasiliensis en
microcultivos y vistas en fresco. A) Numerosas esférulas en proceso de desarrollo
y multiplicación; esférulas con gemación simple y múltiple y segmentación
endógena, y formas en media luna. B) Esférulas arracimadas, con su doble
membrana envolvente y en proceso de multiplicación endógena, por
segmentación. C) Formas típicas del Paracoccidioides brasiliensis, en proceso de
multigemación (elementos multibrotantes) y multiplicación endógena. D)
Abundantes células jóvenes, resultantes de la multiplicación endógena.
(Microfotos originales).
Patogénesis

La fuente de infección es exógena, mientras que la puerta de entrada del


microorganismo es por vía inhalatoria, lo que se demuestra por que existe
lesiones pulmonares incluso antes del aparecimiento de lesiones mucosas,
anteriormente se pensaba que el ingreso era por vía traumática.

Debido a la ausencia de indicadores exactos como el hábitad del agente y


las manifestaciones del contacto inicial solo se puede reconstruir la historia
natural del agente de forma parcial.

La infección primaria es pulmonar y asintomática. En el primer contacto se


puede controlar y hacer latente. Si el balance hospedero parásito no logra
establecerse o si este se pierde el microorganismo gana terreno y se
produce la forma progresiva sintomática.
En personas jóvenes y niños la enfermedad tiene un curso subagudo o
agudo que sugiere diseminación temprana a través de un foco inicial. En los
adultos la evolución es crónica.

Si la terapia se instaura a tiempo el paciente responde, las dos formas


progresivas se curan pero al final dejan lesiones residuales. Además las
formas viables del hongo pueden dar por vía endógena formas activas. (Fig.
3)

Se piensa que P. brasilensis es capaz de deprimir el sistema inmune, asi


como activar una cascada de reacciones moleculares.

Manifestaciones Clínicas

Clinicamente puede presentarse como:

– Una infección (sin manifestaciones clínicas se ve por la prueba


paracoccidioina)
– Una enfermedad (con sintomatología)

La enfermedad es regresiva cuando hay síntomas leves, y es progresiva


cuando son aparentes, en este ultimo se reconocen 2 grupos:

– La enfermedad tipo Juvenil


– La enfermedad crónica del adulto

La enfermedad de tipo juvenil (Aguda – Subaguda): esta evoluciona


en pocos meses, los pacientes son niños o jóvenes menores de 26 años, hay
adenopatías casi siempre cervicales que pueden abscedarse, espleno o
hepatomegalia, y en pocos casos existe diseminación extensa presentando
multiples lesiones en distinto lugares del organismo (cutáneas, óseas,
renales, meníngeas). En este caso el curso es más corto y el pronóstico,
más severo. Existe compromiso del estado general es decir fiebre alta,
anemia y pérdida de peso. El aspecto radiológico pulmonar es variable,
comprende hipetrofia de los gangliops hiliares, infiltrados basales de tipo
miliar, algunos pacientes no muestran compromiso pulmonar, el diagnostico
se hace casi siempre por biopsia ya que se confunde con un proceso
neoplasico o TB.

P. brasilensis en su habitad

Actividad del hombre que


dirturba el micronicho

Inhalación de propágulas
infectantes

Infeción
Balance
Balance
FormaNO asintomática
Establecido
hospedero
Hongos
hospedero
aguda-subaguda
establecido
Secuelas
Muerte
no parásito:
viables
parásito
(juvenil) Forma
Recuperación
Forma
Enfermedad
residualComplejo
regresiva pulmonar
Diseminación
sintomática
Focos
(latente)
Forma
Hongos primario
a distancia
hematógena
crónica
Recaídas
Muerte
viables
(adulto)
Fig. 3 Historia natural de la paracoccidiomicosis

Enfermedad crónica del adulto: esta se presenta en más del 80% de los
pacientes, afecta a pacientes mayores de 30 años y puede tener 2 tipos de
presentaciones:

– Afección pulmonar (Unifocal)


– Afeccion extrapulmonar (Multifocal)

Afección pulmonar
El pulmón es un órgano de afección primaria y además es el más
comúnmente afectado, sin embargo los síntomas suelen ser minimizados
por el paciente.

En el examen físico se revela disnea y estertores. Una tercera parte de


pacientes tienen compromiso restringido a este órgano (unifocal), mientras
que los restantes tiene también afectación en varios (multifocal). En el
primer caso se suele confundir con TB.

Los pacientes tienen historia de una infección subaguda o crónica, los


síntomas no son específicos e incluyen tos, dolor toráxico, expectoración,
Pérdida de peso, disnea, astenia y adinamia, que no afecta a las condiciones
generales del paciente como lo hace la TB.

En radiografías se muestran alteraciones que exceden los discretos


hallazgos auscultatorios, creando una disociación clínico-radiológica
característica.

Las lesiones radiológicas suelen ser bastante parecidos a los de hallazgo en


TB. Enfermedad con la que puede coexistir en un 15% de los casos.

Existe fibrosis en un 60% de pacientes y pueden ser bastante severas como


para cuasar afectaciones cardiopulmonares como cor pulmonale.

En la TAC se observan alteraciones del intersticio como engroamiento


interlobulillar, opacidades tipo vidrio molido, enfisema pericictricial,
bronquiectasias de tracción y muchos más.

Su diagnóstico es comprobado por examen de esputo, material de


endoscopia o biopsia.

Afección extra pulmonar

En este tipo de afectación son comunes lesiones en piel, mucosas, ganglios


y adrenales.

Formas residuales:

Las secuelas de paracoccidiomicosis son casi todas de tipo fibrótico.


Aunque P. brasilensis esté ya inactivo, la expresión de defensas del
hospedero suelen hacer daño de lo tejidos afectados en casos graves puede
llegar al cor pulmonale. Se debe advertir que el tratamiento antimicótico no
evita la fibrosis, la afección de las cuerdas vocales pueden terminar en
afonía o disfonía, también puede ocurrir estenosis de la traquea que puede
llevar a la muerte.

Métodos diagnósticos:

Examen directo: es muy confiable es el 80 – 90 % de los casos se puede


observar el hongo microscopicamente, su pared gruesa, vacuolas lipidicas y
sobre todo su gemación múltiple el clásico “timón de barco”, el uso de
métodos de fluorescencia facilita su reconocimiento. (Fig. 4)

A B
Fig. 4.- A) Levadura multibrotante de Paracoccidioides brasiliensis en un
extendido de material obtenido por punción ganglionar, teñido con una
modificación rápida de la técnica de Grocott (1.000x). B) Tinción de Grocott
(x1000). donde se observa una típica imagen del hongo.

Cultivos: Se realiza a temperatura de 37 grados C por 3-4 semanas en


varios tipos de cultivo (Saboraud) con antibióticos, si las muestras son de
procedencia pulmonar se recomienda procesar un mínimo de 3 muestras,
recogidas en días diferentes. (Fig. 5)

Fig. 5.- Agar de Saboraud con cultivo del Paracoccidioides brasiliensis, en


crecimiento a 37°C

Histopatología: Es muy confiable 90-95% de cobertura, puede


visualizarse bien con HE, pero es recomendable el uso de coloraciones
especiales para hongos como plata de metenamina, lama la atención la
variación de tamaño de las células así como la múltiple gemación, además
se puede ver levaduras en el interior de macrófagos. Se Puede realizar
biopsia 2 muestras y realizar tinción con HE, PAS y Grocott. (Fig. 6)
A B
Fig. 6.- A) Histopatología con imagen típica del hongo, plata de metenamina.
B) Histopatología con imagen típica del hongo, tinción HE.

Pruebas Inmunológicas: Son de gran valor por que permiten detectar


anticuerpos en la mayor parte de los pacientes (>90%), La fijación del
complemento al ser cuantitativa permite la evaluación del proceso micótico.

Pruebas intradérmicas: No tienen valor diagnostico solo sirven para ver


evidencia diagnostica o marcadores pronósticos durante el tratamiento si
hay reacción positiva, tiene poco valor diagnostico (hasta 40%) y además
tiene reacción cruzada con histoplasmosis. Esta limitada en la
determinación de áreas endémicas.

Tratamiento: Es recomendable usar en la mayor parte de los casos


Itraconazol 200 mg./d. o Fluconazol 100 mg./d. durante 6-8 meses, además
se suelen usar sulfas debido a su bajo costo a razón de 1 – 2 gr por las
primeras semanas luego 100mg-500mg/día que debe sostenerse por 3-5
años. Anfortericina B esta indicado en casos avanzados o graves (1000mg –
1200 mg/día) por 1-3 semanas luego regresar al tratamiento normal (Azoles
o sulfas).
HISTOPLASMOSIS

La maldición de los faraones, tan comentada varios años atrás, ahora se


sabe que dentro de sus posibles hipótesis está la de que la causa de tantos
muertes sea debida, tal y como el Dr. Dean estableció, fue una
histoplasmosis, y no una misteriosa maldición de ultratumba ni tampoco
ningún "'m ‘tagati" de hechicero, el asesino de egiptólogos y espeleólogos.
Existen dos variedades patógenas de este hongo para el humano, H.
capsulatum var capsulatum e H. capsulatum var duboisii, esta última sólo se
presenta en África. En el presente trabajo nos referiremos como H.
capsulatum a H. capsulatum var capsulatum. El microorganismo es un
hongo dimórfico termo-nutricional, crece de manera filamentosa en la
naturaleza, pero cuando infecta a un hospedero se convierte en su fase
levaduriforme intracelular. En el laboratorio, en medios como sabouraud y
micoselio a 25°C presenta su fase micelial y a 37°C, en medios ricos como
gelosa sangre y se desarrolla su forma levaduriforme. A partir de la fase
micelial, por medio de la observación microscópica, se observan hifas
septadas con dos tipos de conidias: microconidias esféricas que pueden
estar unidas a conidióforos y macroconidias con paredes gruesas que tienen
las típicas proyecciones digitoformes, que asemejan “corcholatas”
Fase filamentosa de H. capsulatum, se observan macroconidias
digitiformes.

Fase levadurifome
H. capsulatum requiere de condiciones óptimas de humedad, temperatura y
oscuridad, el hongo se encuentra en suelo que ha sido contaminado por
guano de murciélagos y aves como estorninos, zanates y gallináceas, estas
excretas tienen los nutrientes indispensables para el desarrollo del
microorganismo. Las condiciones para encontrar al hongo son más
frecuentes en espacios cerrados como grutas, cuevas, túneles, iglesias y
construcciones abandonadas, pero también es posible aislar al
microorganismo en lugares abiertos como parques públicos donde son
frecuentes las excretas de murciélagos y aves.

EPIDEMIOLOGÍA

La histoplasmosis afecta principalmente a Centroamérica, Sudamérica y


Estados Unidos, en este último país, 80% de la población que vive en las
riveras de los ríos Ohio y Misisipi ha estado en contacto con H. capsulatum y
hasta 25% de las personas seropositivas a VIH en estas áreas, desarrollan
enfermedad diseminada. Los ambientes muy cerrados como cuevas, grutas
y construcciones abandonadas inducen morbilidad ocasional que puede
generar casos severos, en cambio los espacios abiertos generan una alta
morbilidad pero con una baja letalidad, estas últimas asociadas a pacientes
inmunosuprimidos. La histoplasmosis es importante en los niños, debido a
que en ellos es frecuente la forma diseminada de la enfermedad, por otra
parte esta micosis se presenta más en hombres que en mujeres en una
proporción de 4:1.

Distribución geográfica de Histoplasma capsulatum


Las condiciones climáticas de México hacen de nuestro país un medio de
cultivo óptimo para las micosis sistémicas, en el norte la coccidioidomicosis;
en el sur, la paracoccidioidomicosis; y prácticamente en todo el país, la
histoplasmosis. Un pequeño estudio en una comunidad de la sierra norte de
Puebla, que no es una zona reconocida por la endemicidad de
histoplasmosis, encontró que de 57 pacientes, 26.3% resultaron reactores
positivos a histoplasmina. Un estudio más en Morelos encontró tres
comunidades con prevalencias de histoplasmina de 14.8%, 18.7% y 43.4%,
superior al límite de 10% para considerar zonas endémicas, otras dos
comunidades presentaron frecuencias de 8.5 y 9.6%. En la investigación de
Morelos se encontró una asociación entre el tipo de actividades y la
frecuencia de reactores positivos, de 11.8%, 16% y 25.6% en grupos de
personas que tienen contacto con aves, individuos que manejan pollinaza y
trabajadores de cuevas o minas, respectivamente.

Un factor importante para la transmisión de la histoplasmosis es la


presencia del “vector” que disemina al microorganismo. El número de
especies de murciélagos en los cuales se ha encontrado al hongo va en
aumento, especialmente en el continente americano, en un estudio se aisló
H. capsulatum en 17 de 55 murciélagos de 6 especies provenientes de
México.
La histoplasmosis en México se ha asociado con espacios cerrados en donde
los murciélagos pernoctan, además se sabe que 60 de las 134 especies de
nuestro país pernoctan en espacios cerrados, por lo que es posible que sea
alta la frecuencia de murciélagos infectados por H. capsulatum. Los estados
de Guerreo y Morelos cuentan con un gran número de minas, cuevas y
murciélagos con H. capsulatum, por lo que estas regiones se consideran
endémicas para la histoplasmosis; a pesar de ello, es muy poco lo que se
conoce sobre la epidemiología de esta infección en México.

CLÍNICA

La histoplasmosis tiene 3 presentaciones principales: aguda, crónica y


diseminada

AGUDA: Puede ser leve o grave


• Leve: Caracterizada por un cuadro catarral
• Grave: consta de:
○ Fiebre
○ Astenia
○ Anorexia
○ Pérdida de peso
○ Cefalea
○ Tos
○ Mialgias
○ Afección articular
Y menos común:
○ Derrame pleural
○ Derrame pericárdico
○ Eritema nodoso

CRÓNICA: se caracteriza por:


○ Pancitopenia
○ Febrícula
○ Pérdida de peso
○ Hepatoesplenomegalia
○ Úlceras orales

DISEMINADA: caracterizada por:


○ Fiebre
○ Tos
○ Disnea
○ Infiltrados pulmonares
○ Adenopatías mediastínicas e hiliares
○ Hepatoesplenomegalia
○ Lesiones cutáneas

DIAGNÓSTICO

La mayor parte de las infecciones por histoplasmosis no son clínicamente


reconocidas, debido principalmente a que los médicos no tienen presente
esta micosis, a pesar de que existen pruebas para detectar la infección.
Para el diagnóstico de histoplasmosis se han utilizado diversos métodos:
• Cultivo: Muestras de tejido o fluidos corporales se siembran en
medio Sabouraud y se incuban a 25°C hasta por 6 semanas. Se
observa el crecimiento de microconidias y de macroconidias
espiculadas. La confirmación de H. capsulatum puede realizarse
mediante el dimorfismo termo-nutricional o con el empleo de
una sonda de adn comercial (accu-probe; Gen probe).
• Histopatología: Se emplea tinción de melamina de plata o ácido
peryódico-Schiff, pueden observarse levaduras intracelulares
que se confunden con otros hongos patógenos como Candida
glabrata, Penicillium marneffei, Pneumocystis carinii,
Cryptoccocus neoformans y Blastomyces dermatitidis.
• Pruebas serológicas: Son positivas en 90% de los pacientes con
histoplasmosis a partir de la cuarta semana después del
contacto y la presencia de anticuerpos puede perdurar durante
algunos años, por lo que no es posible diferenciar entre
infecciones recientes y pasadas. Tienen un valor limitado para
fases agudas de la infección y en pacientes inmunosuprimidos.
Existen dos pruebas serológicas, la inmunodifusión que utiliza
antígeno M y H, y la fijación de complemento, que puede
emplear antígenos micelial o levaduriforme.
• Detección de antígeno: Se utiliza tanto en casos agudos como
diseminados, se ha detectado antígeno en sangre, líquido
alveolar, fluido cerebroespinal y orina, siendo esta última donde
se presenta la mayor sensibilidad. Este método también se
utiliza para conocer la eficiencia del tratamiento.
• Pruebas de hipersensibilidad tardía: También llamadas
intradermorreacciones, utilizan sobrenadante de cultivo llamado
histoplasmina y detectan inmunidad celular, la cual permanece
de por vida en el individuo. Su uso es básicamente para estudios
epidemiológicos pero tiene muy poco valor diagnóstico, sobre
todo en regiones endémicas para el hongo, en el que de 50 a
80% de la población da positivo en esta prueba. Sin embargo, en
áreas no endémicas, es una de las pruebas más empleadas para
determinar la histoplasmosis, sobre todo en viajeros.
• Pruebas moleculares: Al igual que en otras infecciones, uno de
los métodos más prometedores es la reacción en cadena de la
polimerasa (pcr). Este método se ha empleado no sólo para
aislamientos clínicos, sino también para muestras de suelo.
Existen sondas comerciales que se emplean en la actualidad
para la identificación de cultivos positivos; tanto el uso de
sondas como la pcr, deben validarse en estudios clínicos al
compararse con respecto al cultivo y detección de antígenos.

TRATAMIENTO ESPECÍFICO

Varía según la forma clínica y las condiciones del huésped. La


primoinfección sintomática en personas normales habitualmente no
requiere tratamiento específico ya que en la mayoría de los casos es
autolimitada. La indicación de tratamiento está dada por la persistencia de
los síntomas por más de 2 a 3 semanas o si el enfermo tiene alguna causa
de inmunodepresión, con el fin de evitar la evolución progresiva. Los
pacientes con adenopatías mediastinales amenudo deben ser tratados,
especialmente si hay síntomas de obstrucción. El tratamiento de elección es
anfotericina B 0.5 a 0.8mg/k/d durante 2-4 semanas o itraconazol oral 400
mg/d por 6 meses o ketoconazol 400 mg/d por no menos de 3 meses.
En las formas pulmonares crónicas o crónicas diseminadas, se aconseja
itraconazol 400 mg/d durante 6-9 meses, o ketoconazol 400 mg/d por 6-12
meses. Si ese tratamiento falla se recurre a anfotericina B i/v hasta una
dosis acumulativa de 35 mg/k.
En las formas diseminadas agudas está indicada anfotericina B hasta lograr
una dosis acumulativa de 40 mg/k, o itraconazol 400 mg/d por 12 meses si
la forma es menos grave.
BIBLIOGRAFÍA:
 CHICAGO JOURNALS.
Clinical Infectious Diseases, Volume 46, Issue 3, Page 327–360, Feb
2008.
2008 by the Infectious Diseases Society of America.

 N Engl J Med, Vol. 346, No. 4January 24, 2002


www.nejm.org

 http://www.murcielagoblanco.com/mamiferosdelecuador/documentos/
cingulata/dasypodidae/Dasypus%20novemcinctus.htm

 Harrison. Et al, MEDICINA INTERNA, Mc. Graw Hill, 17° Ed., Pags.
1244-1247, 1256-1261

 Farreras, Rozman, MEDICINA INTERNA, Mosby-Doyma libros SA, 17°


Ed, Pags 2404-2412