Está en la página 1de 1

El autor considera que aunque el menor llegue al periodo de latencia con

esa formacin caracterolgica antisocial o susceptibilidad, no


necesariamente se har manifiesta la conducta delictiva, depender ms
bien de los diversos agentes que influyan en el desarrollo del joven.
Destacan las malas compaas, el trabajo inadecuado, el deambular
callejero y la desocupacin como factores secundarios que, aunque no son
determinantes, pueden provocar la delincuencia si existe previamente esa
susceptibilidad o carcter antisocial ya mencionados. Una realidad social
frustrante o una familia excesivamente indulgente, o bien, un entorno
delictivo, seran algunos de los aspectos de mayor importancia para que el
joven adopte un estilo de vida delictivo. La actitud reiterativa y moralizante
de los padres y las instituciones ante ciertas actividades del chico le
llevaran a tener una identificacin negativa. Facilitaran tambin la
evolucin delictiva, la marginacin y el poco contacto que el adolescente
podra mantener con la llamada sociedad normal.

Winnicott (1971) vincul la delincuencia con "la falta de vida hogarea", y
en funcin de la problemtica familiar, "el menor antisocial... apela a la
sociedad en lugar de recurrir a la propia familia o a la escuela, para que le
proporcione la estabilidad que necesita, a fin de superar las primeras y muy
esenciales etapas de su crecimiento emocional". En este sentido podemos
pensar en la importancia de la desestructuracin familiar y en la falta de
organizacin de las escuelas como el origen de la delincuencia juvenil.