Está en la página 1de 8

(Siria, c. 120 - ?

, después de 173)
Roma
Apologista gnóstico. Convertido al
cristianismo e influido por San
Justino, escribió un Discurso a los
griegos, apología del cristianismo. Con
posterioridad, abandonó la Iglesia y
cayó en el gnosticismo. Su Diatessaron
es una concordia evangélica que
funde el texto de los cuatro
Evangelios.
Nacido en Siria en el seno de una
familia pagana, las riquezas que
poseía permitieron a Taciano hacer
numerosos viajes y adquirir una
gran cultura. Inclinado con pasión al
estudio de la historia de las
religiones, la lectura de las Sagradas
Escrituras le llevó a convertirse al
cristianismo. Fue discípulo de San
Justino y compuso, para edificación
de sus compatriotas, el Discurso a los
griegos, en el cual pondera los
méritos de la nueva religión.

Sobre los motivos de su conversión él mismo nos da la siguiente información:

Habiendo, pues, visto todo eso, después, además que me hube iniciado en los
misterios y examinado las religiones de todos los hombres, instituidas por
afeminados eunucos, hallando que entre los romanos el que ellos llaman
Júpiter Laciar se complace en sacrificios humanos y en sangre de los
ejecutados; que Diana, no lejos de la gran ciudad, exigía la misma clase de
sacrificios: en fin, que entrando en mí mismo, empecé a preguntarme de qué
modo me sería posible encontrar la verdad. En medio de mis graves
reflexiones, vinieron casualmente a mis manos unas escrituras bárbaras, más
antiguas que las doctrinas de los griegos y, si a los errores de éstos se mira,
realmente divinas. Y hube de creerlas por la sencillez de su dicción, por la
naturalidad de los que hablan, por la fácil comprensión de la creación del
universo, por la previsión de lo futuro, por la excelencia de los preceptos y
por la unicidad de mando en el universo. Y enseñada mi alma por Dios
mismo, comprendí que la doctrina helénica me llevaba a la condenación; la
bárbara, en cambio, me libraba de la esclavitud del mundo y me apartaba de
muchos señores y de tiranos infinitos. Ella nos da no lo que no habíamos
recibido, sino lo que, una vez recibido, el error nos impedía poseer (Discurso
29: BAC 116.612-613).

Tras la muerte de Justino,
acaecida en 163, Taciano
tomó la dirección de su
escuela, pero más tarde,
habiendo experimentado
un cambio en sus
creencias, abandonó Roma
en 172 para ir a fundar una
nueva iglesia en Oriente
(Mesopotamia), La secta de
los gnósticos-encratitas y
difundió sus concepciones
de Antioquía a Pisidia.

Encratismo (enkrateia =
continencia), corriente herética con
raíces precristianas que en virtud
de una mal entendida aversión al
mundo y al cuerpo consideraban
una ascesis rigurosa, sobre todo la
abstinencia de carne, de vino y del
matrimonio, como requisito
indispensable del cristianismo.
Taciano llegó a sustituir en la Misa
el vino por agua. Fue condenado
hacia el 172 y terminó su vida en
Siria, Cilicia y Pisidia, donde sus
principios no eran tenidos por
heréticos. Murió probablemente
por el año 180, no se sabe el lugar.

Diferencias entre los escritos de
Justino y Taciano:

Mientras Justino trata de encontrar
en los escritos de los pensadores
griegos al menos ciertos elementos
de verdad, Taciano propugna por
principio el repudio total de la
filosofía griega.