Está en la página 1de 4

Análisis de la Educación Prohibida.

Introducción.
La educación es considerada como un proceso que reviste gran importancia en la
formación del ser humano, y es más, muchos de expertos, filósofos, estadistas, y
educadores también lo piensan así. Por esta causa, se crean bibliotecas, se compran
equipos de enseñanza, se establecen centros educativos, se programan los currículos
académicos y se establece un sistema educativo. Pero el concepto de educación, ha sido
considerado como algo que se enseña en un recinto encerrado en cuatro paredes, con un
experto al frente y un grupo de estudiantes sentados y obligados a prestar atención y
aprender para ser premiados o castigados, sin darles voz y voto este para dar su parecer,
para presentar sus sentimientos, sino que se lo programa como a una máquina o un ser
sin sentimientos ni capacidad para analizar.
En vista de esta situación, es que desarrolla el presente análisis, basado en el estudio de
la película “Educación Prohibida”.

¿Qué te pareció la película?
Esta película me pareció muy reveladora de la realidad que está viviendo el
sistema educativo y abre los ojos a un misterio oculto para muchos, la de que otra tipo
de educación es posible, pero esta es rechazada por el sistema educativo tradicional, por
esto se considera una educación prohibida, porque es un peligro para el paradigma
vigente.
La escuela es comparada con una caverna, donde los esclavos eran atados y
sentados para ver reflejados en la pared del fondo unas imágenes manipuladas y
reflejadas por personas que controlaban una hoguera. Esta comparación, revela que el
aula de clase es muy semejante a esa caverna, que la pizarra al fondo del salón con los
escritos en tiza o marcados son las figuras o sombras de la realidad, y que el docente es
el vigilante y guardián de que se siga al pie de la letra cada sombra reflejada en esa
pizarra. Para el estudiante estas figuras y textos expresados en la pizarra son la realidad
de su mundo, pero el estudiante no conoce la realidad fuera de su aula de clase, sólo
intuye a través de imágenes cómo debería ser, pero al término del proceso educativo,
después de haber pasado por el preescolar, la primaria, la secundaria y la universidad,
sale de esta caverna y se enfrenta a la realidad, una realidad que le causa temor, pero a
su vez, le descubre que el mundo de la caverna, o el sistema educativo en el que se
encontraba sumergido era esclavizante, y no reflejaba la realidad como tal. Por tal
motivo, descubre que el sistema está en un error y no prepara al estudiante para la toma
de decisiones ante las diversas situaciones y problemas que ha de enfrentar en el mundo
real.
Esta situación, me lleva a pensar, ¿por qué el paradigma educativo están rígido,
porque todo docente parece que ha sido diseñado o configurado bajo un mismo molde y
todos los profesionales de la educación parecen ser personas automatizadas como
máquinas sometidas a programa controlador y falto de conciencia, de experiencias
emotivas y sentir humano?. La educación no puede ser sólo la que se imparte en un aula
de clase, bajo la dirección de un experto y bajo la custodia de una directiva y protección
de un fiscal, ni siquiera bajo los barrotes en las puertas de acceso al patio de la escuela.
Esta educación no puede ser la de una especie de guardería para mantener al niño o niña
ocupados mientras alcanzan la mayoría de edad, sino que la educación debería ser más
abierta, ya que es el niño quien por naturaleza nace con ese instinto innato de descubrir,
de aprender y comprender la realidad que le rodea. Esta educación prohibida es la que
permite el desarrollo de la creatividad, de la libertad y de convivencia.
Entonces, puedo considerar que este material es un tesoro valioso en nuestra
preparación como docentes de educación inicial, ya que nos pone al tanto, de otro
modelo educativo es posible, que no tenemos que ser cerrados y estar amarrados a una
camisa de fuerza, que tenemos la libertad de cambiar el paradigma, de escoger lo mejor
y de desarrollar la capacidad de innovar para crecer como personas integrales y permitir
crecer a nuestros estudiantes como seres pensantes y actuantes ante su realidad, para
revelar sus fortalezas y debilidades.

¿Qué se puede tomar de esta película para fortalecer nuestro sistema educativo?
De esta película se puede tomar el proceso liberador que reviste el cambio para
la paz, pues educar implica cultivar los valores de cooperación, solidaridad, igualdad,
paz felicidad y no para la competencia, el individualismo, el condicionamiento y la
discriminación. Nuestro sistema educativo debe librarse de toda atadura, que implique
privar al estudiante de desarrollar su propia inventiva, su creatividad y poder de
decisión.
El Estudiante no debe ver el sistema educativo como algo tedioso, aburrido, algo
que provoca dolor, tristeza, aprensión, sino por el contrario, que la escuela es un lugar
de paz, de diversión, de emociones, de aprendizaje compartido, de amor y amistad. Por
lo tanto, el docente debe cambiar su forma tradicional para enseñar, debe ser más
lúdico, más abierto, dar la oportunidad que el estudiante escoja la forma de aprender y
determine el tiempo en que lo aprenderá. Enseñar al niño o niña a sentir, a interpretar
sus emociones y propiciar un aprendizaje más significativo, que rompa con el
tradicional docente frente a una pizarra acrílica.
El docente sabe que hay objetivos curriculares que hay que cumplir, pero estos
objetivos pueden cumplirse de formas muy diversas, en donde se puede dar la
oportunidad que el estudiante decida y proponga para que este proceso educativo se
lleve a efecto. Además, los contenidos educativos deben tomar en cuenta, además de la
educación formal, también la informal, ya que así, se prepara al individuo para
desarrollarse como ser holístico, único, singular e irrepetible. Que el estudiante sea un
ser pensante, no un mero repetidor, como grabadora que repite lo el docente le ha dicho,
sin comprender el ¿por qué? de eso que aprende, y la razón de ser de ese aprendizaje.
Además, el sistema educativo no debe ser un paradigma esclavista, que somete
al niño o niña a la fuerza, obligándole a aprender por medio del sufrimiento y el dolor,
por medio de la amenaza y el castigo, sino que debe formar para la vida, que permita
que la capacidad innata de aprender en el estudiante se desarrolle en forma armoniosa y
libre de toda violencia sentimental, donde el docente se convierta en facilitador, y el
alumno en conductor de su propio aprendizaje.
Otro aspecto, que quiero tomar de este video, es el caso de la evaluación en el
aula de clase, ya que esta promueve el espíritu competitivo, donde el docente bajo su
intuición subjetiva determina una nota, o calificación que consiste en un número
objetivo. Esta forma de evaluar está viciada de mucha subjetividad que viene del
docente y que no mide en la realidad, el aprendizaje real del estudiante, pues toma al
azar algunos contenidos y olvida por completo otros, y además evalúa sólo un período
corto de tiempo, para escribir en una hoja de examen, lo que el alumno recuerda en ese
momento, pero que en realidad no es lo que ha aprendido en su integralidad.

¿Qué aporta a mi vida profesional?
El material estudiado aporta a mi vida profesional la orientación necesaria para
considerar el tipo de docente que debo llegar a ser, una persona más abierta, que
aprenda a enseñar en valores, que tome en cuenta la persona en su totalidad, más que los
contenidos programáticos, que piense más en educar para la vida, que para el sistema.
Además, comprendí que el proceso de enseñanza debe ser adaptado al auditorio
presente en el aula de clase, considerando las capacidades y las deficiencias de mis
estudiantes y configurarlas a la medida de las necesidades de estos. Permitir que el
alumno sea el constructor de su formación, dándole la oportunidad de opinar, de
intervenir, de decidir y de controlar su desarrollo cognitivo, pero siempre para la
protección de un facilitador.
Por otra parte, he aprendido a reconocer al niño y niña como un ser con un
capacidades innatas de innovar, de autogestionar su dominio de los contenidos
programáticos. En considerar que para ser docente de educación inicial, debe volver a
ser como una niña, y así traer a mi memoria, cómo piensan los niños y niñas, cómo
sienten cada uno de ellos y cómo orientar sus emociones en función de su aprendizaje.
En conclusión, considero que la educación prohibida debe ser tomada en cuenta
en toda educación pedagógica, pues hace falta ver la otra cara de la moneda, y
considerar que una y otra son necesarias, pero debemos ser equilibrados, ser más
intuitivos y más prácticos, dejando un poco la teoría y motivando al estudiante a
experimentar, a sentir, a crecer y a aprender.