Está en la página 1de 1

“Yo me rompí sola, no fueron tus manos, no fue tu boca.

La verdad no rompe, la verdad libera, tú
no me rompiste, porque aunque soy de barro, tengo alas y yo decidí caer sin aletear siquiera, me
estampé fuerte contra el pavimento de tu egoísmo. Tú no rompiste mi corazón, yo rompí las
expectativas de un amor ideal. Tú no me rompiste así que me voy a reparar sola.
Nadie lamerá mis heridas, nadie tiene la obligación de sanar lo que yo misma me causé. Empezaré
despacio, cosiendo mis alas y reconstruyendo la capacidad de asombro. Es una encomienda
egoísta tratar que alguien más arregle mis despojos. No cierro la puerta, no me niego
oportunidades, si por la noche alguien más quiere besar mis dedos al notar que han enrojecido
por la aguja e hilo con que remiendo mi alma, no pecaré de orgullosa y lo permitiré, pues los
abrazos son necesarios cuando uno se encuentra medio roto y desubicado. Yo me arreglare sola,
porque me amo.”
— Habla mi ego, Mercedes Reyes Arteaga
Arte: Irina Karkabi