Está en la página 1de 2

Cuando brindamos ese espacio

Observando, leyendo, analizando, recordando, entre otras acciones que se pusieron y
siguen poniendo en juego en mi interior frente al tema de la experiencia que deja huellas
durante el transcurso escolar, considero y re afirmo lo significativo que es para un niño o
niña que pueda tener un espacio para ser, expresarse, vincularse con sus pares e
interactuar con los diferentes recursos y herramientas. Como educadores y maestros
aprendimos que, si bien hicimos un camino de formación para estar donde estamos, al
brindarles espacios para que se expresen libremente, que puedan exponer y llevar adelante
sus ideas, inquietudes, poner en juego sus conocimientos adquiridos a la vez que
construyen otros, es muy enriquecedor y constructivo.. Sabemos que una propuesta
pedagógica se encuentra enmarcada en los diseños prescriptivos, contenidos que deben ser
enseñados pero cada docente utilizará estrategias y recursos para generar en los
alumnos/as interés por aprender. De esta manera se va configurando la subjetividad en el
proceso de enseñanza, se abren otros caminos al experimentar otras formas posibles de
enseñar viviendo momentos compartidos con otros, dialogando, reflexionando, preguntando,
inventando, creando, participando. Para cada uno de los sujetos involucrados, ya sean
alumnos o docentes, esas experiencias que son situaciones de enseñanza son únicas e
inigualables donde se comparte en un mismo lugar y en un tiempo. Cada uno se llevará en si
una experiencia que Inevitablemente dejó huellas al ser ellos mismos los protagonistas.
En relación con los testimonios de los ex alumnos de la Escuela 11 del maestro Luis Iglesias
ellos mismos fueron los protagonistas en el momento de llevar adelante las producciones
que, como adultos, ahora las están analizando, contando, las recuerdan con todos sus
sentidos y que continúan siendo los protagonistas. Sigue en ellos la experiencia viva,
singular, única, cargada de sentimientos, conocimientos, recuerdos generados por las
experiencias que colectivamente construyeron junto al maestro. Él sostiene en su testimonio
que el docente tiene que ser creador, tiene que tener riqueza de ideas, principios, ser
investigador, apasionado por la búsqueda. Así, el maestro, es quien interpela a los
estudiantes abriendo el deseo de saber, provocando al pensamiento, comenzando un
camino que será incierto pero a la vez abierto a la invención y a la incertidumbre de lo que
sucederá, como lo plantea Philip Jackson. Para que este acontecimiento ocurra es
impresindible la presencia del maestro,
En este contexto, en la escuela rural, es donde los alumnos tienen el espacio a la libre
expresión sobre las experiencias y vivencias de lo cotidiano donde ellos escriben sobre lo
que sienten, piensan, viven o simplemente lo que quieren contar. También el uso de
diversas expresiones artísticas como el dibujo, el teatro, las canciones, el trabajo con
diapositivas, la escritura, y el uso de las tecnologías como la vitrola, el proyector, la
utilización de variados recursos propiciaron el acercamiento a otras formas de aprender. Lo
mismo sucede hoy en día con la incorporación de las tecnologías y la utilización de las
diversas formas de expresión artística que interpelan los saberes de los estudiantes y
desafían a los docentes a conocerlas, manejarlas, conociendo los nuevos lenguajes y
formas de leer el mundo para articular con las propuestas pedagógicas.
El reconocimiento y la aceptación por parte de los docentes y directivos sobre las nuevas
formas de alfabetización que se experimenta en la actualidad como la imagen y los medios
audiovisuales como producto culturales exige, según el aporte de Isabel Marcón, un proceso
de conocimiento y adaptación ya que el que consume estos productos es el protagonista es
quien interpreta una realidad mediada. Propiciar situaciones donde se reflexione sobre y
cuestione esta realidad mediada para facilitar un pensamiento crítico frente al uso de est os
productos culturales y utilizar la narrativa audiovisual para que los estudiantes sean los que
cumplan el rol de productor, guionista, entrevistador, vivenciando teniendo la posibilidad de
experimentar con la realidad misma y no mediada, que sean los creadores de sus propias
producciones audiovisuales.
Es allí donde las, los docentes tienen que crear, inventar, cuestionar la cotidianidad y rutina
de dar clase, buscar nuevas formas para llegar, interpelar a los estudiantes al trabajar con
temas tan relevantes y significativos como la memoria, la dictadura y el derecho a la
identidad.
En similitud a esta propuesta pedagógica es como se lleva a cabo o se abordar