Está en la página 1de 2

Qué es el Lodo Bentonítico

El lodo bentonítico o lodo de perforación es una mezcla de agua con bentonita, un tipo de
arcilla muy densa.

Es utilizado para perforar pozos de sondeo y muy frecuentemente, mientras se perforan
pozos de petróleo y gas natural. Además, se usa para trabajos más sencillos como los
pozos de agua. Existen lodos en base de agua y otros no acuosos en base de petróleo.
También existen otros fluidos de perforación como los gaseosos.
Una propiedad muy importante de este tipo de lodos es que están constituidos por
bentonita, que es una arcilla que no pierde consistencia ni estabilidad aunque se le añada
una gran cantidad de agua. Esto permite que el lodo pierda resistencia al ser amasado sin
que el agua varíe y se comporte como fluido. Si se deja en reposo, vuelve a adquirir
resistencia. También puede tener otros aditivos como el sulfato de bario, el carbonato de
calcio o la hematita. Además, se usan adelgazadores para influir en la viscosidad del fluido
como goma xantana, goma guar, diol, almidón y otros.
Los lodos de perforación tienen una serie de propiedades que deben controlarse para su
buen funcionamiento. Una de ellas es la viscosidad, que es la resistencia del fluido. De ella
depende que el material de perforación tenga una buena limpieza, además de permitir que
el detritus esté suspendido y sea extraído. La densidad es otra propiedad importante que
permite que el lodo ejerza la contrapresión necesaria en las paredes de la excavación o
perforación.
La tixotropía es la capacidad del lodo bentonítico de cambiar de estado consistente a uno
líquido al estar en movimiento y volver a ser consistente al estar en reposo. También debe
estar libre de arena para ser de calidad. Sin embargo, al momento de perforar, las
partículas arenosas se van mezclando y afectan a la viscosidad y tixotropía y, por lo tanto,
su calidad. Otro factor que debe ser revisado constantemente es el pH, que debe ser
equilibrado para que el lodo sea estable y se evite la sedimentación.
El lodo bentonítico es ampliamente usado en construcción y especialmente en las
excavaciones. El lodo bentonítico permite que al excavar zanjas no se corra riesgo de
desprendimiento.
Eso se produce llenando las zanjas del lodo, momento en el que éste es fluido debido al
movimiento continuo; luego, el lodo adquiere consistencia al dejar de moverse, impidiendo
que las paredes de la zanja o pozo se desprendan. Otros usos del lodo bentonítico incluye
la extracción del ripio de perforación o detritus, la refrigeración de las brocas, la
estabilización de la columna de perforación y su lubricación para el roce con el terreno, el
control de la presión que se ejerce, la estabilización constante del pozo, minimización de
los daños, el control de corrosión, entre otros.