Está en la página 1de 14

INTRODUCCIÓN

A través de este trabajo queremos resaltar los distintos acuerdos y tratados que Panamá ha
tenido con EEUU incluso antes de ser soberana.
Destacan aquellos tratados que de una manera u otra afectaban el libre tránsito por
nuestro istmo y por ende el comercio interno.
Dígnese pues leerlo desde un punto de vista neutral para evitar malos entendidos pues la
historia es una pero quien la cuenta la puede tergiversar.












El Tratado Mallarino-Bidlack
Fue un tratado firmado el 12 de diciembre de 1846, entre la República de la Nueva Granada (actual Colombia y Panamá) y
los Estados Unidos.
Resumen del tratado
Algunos puntos fundamentales del artículo 35 son los siguientes:
Los ciudadanos, buques y mercancías de los Estados Unidos disfrutarán en los puertos de Nueva Granada, incluso los del istmo de
Panamá; de todas las franquicias, privilegios e inmunidades, en lo relativo al comercio y navegación; y que esta igualdad de favores
se hará extensiva a los pasajeros, correspondencia y mercancías de los Estados Unidos, que transiten a través de dicho territorio.
El gobierno de Nueva Granada garantiza al gobierno de los Estados Unidos el derecho de vía o tránsito a través del istmo de Panamá,
por cualquier medio de comunicación que ahora exista, o en el futuro pueda abrirse, estará franco y expedito para los ciudadanos, el
gobierno de los Estados Unidos, productos manufacturados o mercancías.
No se impondrán ni cobrarán a los ciudadanos de los Estados Unidos, ni sus mercancías, otros peajes a su paso por cualquier camino
o canal, sino los que se se impongan o cobren a los neogranadinos.
Estados Unidos garantiza a la Nueva Granada, la perfecta neutralidad del istmo de Panamá, con la mira de que en ningún tiempo,
existiendo este tratado, sea interrumpido el libre tránsito de uno a otro mar.
Estados Unidos garantiza de la misma manera, los derechos de soberanía y propiedad que la Nueva Granada tiene y posee sobre
dicho territorio.
Con este tratado se inicia formalmente las relaciones económicas, sociales, políticas de los Estados Unidos con Panamá, y trajo como
consecuencia un retardo de la separación del istmo de la Nueva Granada al impedir movimientos de emancipación durante la segunda
mitad del siglo XIX.


















Tratado Clayton-Bulwer

John M. Clayton.
El Tratado Clayton-Bulwer fue un tratado firmado el 19 de abril de 1850 entre los Estados Unidos y Reino Unido, para neutralizar sus
influencias e impedir que dichos países pudieran colonizar o controlar algún país de Centroamérica.
Los intentos de parte del Reino Unido para adquirir posesiones en Centroamérica se remontan a finales del siglo XVII. Para el
año 1830, había asumido el control del territorio de la Costa de los Mosquitos, en Nicaragua, donde establecieron un protectorado en
el Reino de los Mosquitos, el cual se extendía desde la boca del río San Juan, en Nicaragua, hasta el sur del Caribe hondureño. En
ese tiempo, la ruta del río San Juan, se consideraba más factible para construir un canal que la ruta por Panamá.
La situación que reflejaba Centroamérica a mediados del siglo XIX, daba el interés de dos potencias por el control de una ruta
interoceánica. Para los Estados Unidos, el control de la Costa de los Mosquitos por parte de Gran Bretaña, significaba una barrera que
se levantaba contra el cumplimiento delDestino Manifiesto en Centroamérica y Panamá y el control de esta región por parte de
Estados Unidos. Para Gran Bretaña, la firma del Tratado Mallarino-Bidlack significa una ventaja para los Estados Unidos, ya que
la Nueva Granada le daba derecho en la construcción de una vía interoceánica por Panamá, ventaja que iba contra los intereses
británicos.
Para mediados del siglo XIX, a pesar que el Reino Unido ya no era un imperio, sí era una potencia, sobre todo marítima, y por otro
lado, los Estados Unidos se había consolidado como una potencia mundial desde inicios de siglo.
La firma de un tratado significaba para el Reino Unido, neutralizar la ventaja adquirida por los Estados Unidos con el Tratado
Mallarino-Bidlack. Para los Estados Unidos la firma de un tratado significaba la puesta en práctica de una política compartida para
igualar al Reino Unido en la ruta interoceánica, ya que los estadounidenses no estaban en condiciones de expulsar a los británicos de
Centroamérica.
El 19 de abril de 1850, el Secretario de Estado de los Estados Unidos, en: John M. Clayton y el Ministro Plenipotenciario del Reino
Unido, en : Henry Lytton Bulwer firmaron el Tratado Clayton-Bulwer.
Entre los puntos más importantes que se destaca el tratado están:
 Ni uno ni el otro obtendrán jamás para sí mismo ningún predominio exclusivo sobre el Canal.
 Ni uno ni el otro construirá ni mantendrá jamás fortificaciones que lo dominen o estén en sus inmediaciones.
 Las partes se valdrán de cualquier influencia que ejerzan respectivamente sobre cualquier Estado o gobierno que posea o
reclame jurisdicción o derecho sobre el territorio que atraviesa el Canal.
 Las partes convienen en que, concluido el Canal, lo protegerán contra toda interrupción, embargo o confiscación injusta; y
en que garantizarán su neutralidad para que esté siempre abierto y libre, y seguro el capital invertido en él.


El Tratado Hay-Pauncefote
Fue un tratado firmado por Estados Unidos y Reino Unido en 1901. En él, ambas potencias daban por anulado el Tratado Clayton-Bulwer de 1850, lo
que significaba que se le reconocía a Estados Unidos el derecho de construir un canal a lo largo de América Central que conectase el Océano
Pacífico y el Océano Atlántico. Fue negociado entre John Milton Hay, Secretario de Estado de los Estados Unidos, y Lord Pauncefote, embajador
británico en EEUU. Ambos dan nombre al acuerdo.
Así, los británicos reconocían que su influencia en la región había disminuido. Por otro lado, fomentaban la amistad con Estados Unidos, un aliado a
tener en cuenta en un contexto de tensión con Alemania. En el acuerdo, aunque se afirmaba que Estados Unidos tendría el control total del canal,
también se anunciaba que todas las naciones podrían utilizarlo.
Tratado Herrán-Hay

El Tratado Herrán-Hay es como se conoce al tratado internacional firmado entre la República de Colombia y Estados Unidos a través de los
designados plenipotenciarios, el Secretario de Estado John M. Hay y el ministro colombiano, Dr. Tomás Herrán, en Washington el 22 de enero de1903,
con el objeto de la construcción de un canal transoceánico que uniese el océano Atlántico y el océano Pacífico por el istmo de Panamá.
Las rutas comerciales a finales del siglo XIX se verían seriamente beneficiadas con la construcción de un canal transoceánico aprovechando los
istmos centroamericanos. Tras una extensa historia de intentos malogrados, se elige Panamá como sitio último del canal que sería construido con
capital estadounidense. El tratado se firma en medio de eventos de índole político-económicos que marcan su fallida ratificación ulterior.
El texto del tratado se compone de 28 artículos sin supradivisiones, acompañados de un anexo que da legitimidad a uno de los firmantes. El articulado
establece condiciones diferenciadas para el desarrollo del siglo de concesión, dando disposiciones de renuncia parcial de soberanía, financiamiento,
derechos de explotación y disposiciones generales sobre la valía ante acuerdos previos.
Rechazo del tratado
El 5 de agosto de 1903 a las 10 de la mañana, el nuevo embajador de Estados Unidos en Colombia, el señor Arthur Matthias Beaupré, daba parte del
rechazo al tratado, informando al secretario Hay de las objeciones que el congreso colombiano había presentado y que se detallan a continuación.
Numeral Enmienda
Primero. En el preámbulo las referencias a la ley de Spooner deberán ser suprimidas.
Segundo. En el artículo 1 se introducirá la condición de que la Panamá Railroad y la Compañía del Canal, serán obligadas de antemano a realizar
acuerdos con el gobierno colombiano, en los que serán establecidas las condiciones bajo las cuales ese gobierno dará el consentimiento
necesario para permitir a estas compañías transferir sus derechos a los Estados Unidos.
Se hará explícito que Colombia recuperará la propiedad de todas las concesiones de tierra que estén actualmente en la posesión de dichas
compañías, sin la excepción de ninguna de tales tierras, con el fin de que las ciudades de Panamá y de Colón puedan quedar excluidas
efectiva y totalmente de la zona que es tema de la concesión.
Tercero. Las cláusulas de los artículos 2 y 3 serán modificadas de tal manera que expresen claramente que Colombia concede a Estados Unidos
solamente derecho al uso de la zona y parte del territorio adyacente.
Debe expresarse con precisión que los derechos concedidos a los Estados Unidos son en carácter de arrendamiento, eliminando la idea de
propiedad, que establece de una manera perentoria la perpetuidad de la concesión. El límite de la zona será indicado con la mayor
precisión, y las propiedades necesarias a las cuales se extiende la concesión estarán claramente determinadas, excluyendo de la
concesión, de una manera inequívoca, las ciudades de Panamá y Colón; además de lo cuál será indicado que la garantía del tratado de
1846-1848 no será modificada de ninguna manera en lo absoluto, y continuará en vigencia en todo el departamento de Panamá,
incluyendo la zona.
Cuarto. En el artículo 7 la concesión del derecho del usufructo gratuito de las aguas de los lagos, las lagunas, los ríos, y de todas las aguas no
navegables, sean naturales o artificiales, que se puedan dedicar al abastecimiento del canal o canales auxiliares, o de que se pudiere
usufructuar durante su construcción, mantenimiento, u operación, será claramente definida, para poderlos desviar de su curso, alzar o bajar
en sus niveles, convertir en lagos, ampliar o estrechar en caso de necesidad, para tales propósitos. Se establecerá que este derecho sea
exclusivo solamente en cuanto se refiere al usufructo de tales aguas para el abastecimiento y el mantenimiento del canal, o de los canales
auxiliares, sin permitir que las concesiones vayan a impedir la utilización de tales aguas por terceros en virtud a sus legítimos derechos
para cualquier propósito que no sea uno de navegación y no perturbara, estorbara, o perjudicara el empleo que los Estados Unidos
pudiesen desear dar a tales aguas para los propósitos antedichos. El uso de aguas o ríos fuera de la zona del canal para el transporte de
materiales, etc., no será un derecho exclusivo de los Estados Unidos, pero se les otorga el derecho de usufructuar las aguas, sin impuesto
o cobro de ninguna clase, siempre y cuando el uso se relacione con el mantenimiento y las operaciones de la concesión.
La propiedad de los recursos naturales de la República que Los Estados Unidos puedan requerir para la obra será determinada con la
mayor precisión posible, limitando esta concesión al departamento de Panamá, y determinando que las compensaciones a que hubiere
lugar bajo el artículo 7 en todos los casos estarán conformes a lo que estipula el artículo 14.
Quinto. En el artículo 8 será corregida la incertidumbre de la cláusula bajo la cual no se cobrará arancel alguno en las ciudades de Panamá y
Colón, a excepción de la mercancía destinada a ser introducida para el consumo del resto de la República.
Sexto. En el artículo 13 será suprimido todo lo referente al establecimiento de tribunales de Estados Unidos y la aplicación de las leyes de Estados
Unidos dentro del territorio colombiano, ya que esto contradice el artículo 10 de la constitución, y se establecerá que los reglamentos
sanitarios y de policía, que estarán vigentes en la zona deberán estar sujetos a un acuerdo entre los dos gobiernos.
Séptimo. Las indemnizaciones que la concesión menciona en el artículo 14 que reglamentan las expropiaciones que pueden llegar a efectuarse en
esos casos que se mencionan en el mismo artículo, serán resueltas y pagadas por Estados Unidos, de acuerdo con la valoración en su
momento.
Octavo. En el artículo 24 se introducirá una cláusula de confiscación estipulando el plazo, que, de ser excedido, y si el trabajo no hubiera sido
ejecutado, todas las concesiones deberán dejar de existir y todas las propiedades y derechos de la empresa se revertirán a Colombia. El
último párrafo, del artículo 25, que empieza "Pero ninguna demora", será suprimido.
Noveno. En una cláusula adicional debe indicarse el tribunal, que debe decidir sobre las diferencias que puedan presentarse entre las partes
contratantes en cuanto al cumplimiento del tratado.
El tratado Herrán-Hay fue abolido oficialmente el 2 de septiembre de 1903, cuando se expidió la ley que aprobó su rechazo.
En una cena en Panamá, en 1907, en visita oficial del senador estadounidense Duncan E. McKinlay, éste sostuvo una conversación con el ministro de
gobierno de Panamá Tomás Arias, y le preguntó su opinión de las razones por las que el tratado Herrán-Hay había sido rechazado después de que
hubiera sido convenido tentativamente por las autoridades colombianas. La explicación del ministro Arias giró en torno a cuatro razones por las que el
tratado Herrán-Hay fuera rechazado en su discusión en el senado colombiano.


Caricatura del Sunday Times, de 1903, mostrando a PhillipeBunau-Varilla como el verdadero hombre tras la emancipación de Panamá y el primer beneficiario de la
transacción del traspaso de la Compañía Francesa del Canal a manos de EE.UU.
En primer término, el influjo alemán era fuerte en Colombia, y los comerciantes y los diplomáticos alemanes estaban en franca oposición a la extensión
de la influencia estadounidense bajo la costa oeste de Suramérica, particularmente en la república colombiana. Los comerciantes alemanes, viendo el
derrumbamiento de la Compañía Francesa del Canal casi realizado, esperaban que la Compañía Alemana pudiera comprar los remanentes de la
empresa francesa y llevar el canal a feliz término, advirtiendo lo mucho que esta etapa significaría en el camino del engrandecimiento alemán.
La segunda influencia, según el ministro Arias, fue la de la gerencia del viejo ferrocarril transcontinental de los Estados Unidos. Cuando el clamor
popular por obtener el canal ístmico había dirimido toda obstrucción en Washington D.C., aquélla trasladó su escenario de operaciones a Bogotá, y la
influencia y dinero del ferrocarril probablemente se utilizaron para inducir a algunos de los senadores a votar contra la ratificación del tratado.
La tercera influencia era la del patriotismo. Algunos de los senadores colombianos estaban reacios a una transferencia de cualquier porción de suelo
colombiano a una potencia extranjera, más si se tiene en cuenta que la constitución colombiana contenía una cláusula que convertía en traidor al
colombiano que se involucrara en la enajenación de cualquier parte del territorio colombiano a otro país.
La cuarta y más importante influencia era el hecho de que la Compañía Francesa del Canal, había fallado en todo compromiso para cumplir con los
términos de su contrato con el gobierno colombiano. No sólo había fallado en terminar el canal en el plazo especificado, sino que al obtener una
extensión de ese plazo, no había podido mantener los términos bajo los cuales la extensión había sido asegurada. Por lo tanto el gobierno colombiano
podía de forma muy apropiada buscar su expropiación, que se podría lograr siguiendo el debido proceso de ley en algo menos de diez meses.
Muchos de los senadores colombianos adoptaron la posición de que sería legal y más conveniente declarar la expropiación de la Compañía Francesa,
y asumir el control del canal de conformidad con tal expropiación en la manera prevista por la franquicia. La República de Colombia entonces estaría
en posición de vender la misma al gobierno estadounidense por cuarenta millones de dólares, y dado que entonces tenía asegurados diez millones de
dólares por la zona y su alquiler a perpetuidad por una considerable anualidad, la condición financiera del país podría mejorar de manera sustancial.
Como las finanzas de la República de Colombia estaban en aquel momento en una condición desesperadamente agotada, esta perspectiva de su
rehabilitación debió haber tenido un poderoso efecto en muchos de los senadores.
Estas cuatro razones circunstanciales, causaron sin ninguna duda que el Senado colombiano rechazara la ratificación del tratado Herrán-Hay.

Tratado Hay-Bunau Varilla
El Tratado Hay-Bunau Varilla fue un acuerdo internacional celebrado entre Panamá y los Estados Unidos el 18 de
noviembre de 1903, pocos días después de la Separación de Panamá de Colombia. Dicho tratado ponía prácticamente la tutela
estadounidense sobre Panamá, y permitió que se tomara una franja de 10 millas de ancho sobre el cual pasaría el Canal de Panamá y
que fue llamado Zona del Canal de Panamá.
Antecedentes
En la tarde del 4 de noviembre de 1903, el gobierno provisional proclamó formalmente la República de Panamá, ya que había ocurrido
el hecho de separación de Colombia el día anterior, y del cual estuvo unida a este último país desde su verdadera independencia el 28
de noviembre de 1821. El 6 de noviembre, el gobierno estadounidense, por intermedio del secretario de Estado John Hay, hizo el
reconocimiento de facto de la nueva nación, mediante un telegrama enviado al cónsul de Panamá.
PhillipeBunau-Varilla, como recompensa por su ayuda en la insurrección había insistido en su nombramiento como Ministro
Plenipotenciario de Panamá en los Estados Unidos, ya que él había cumplido su parte al pacto acordado con Manuel Amador
Guerrero en Nueva York, el 20 de octubre de 1903. Los argumentos de Bunau-Varilla por la rapidez de su nombramiento se basaban
en el impedimento de actuar como Ministro Plenipotenciario de Panamá a falta de una designación oficial. El mismo 6 de noviembre, le
llegó de la Junta de Gobierno Provisional de la República de Panamá, la notificación donde se le nombraba Enviado Extraordinario y
Ministro Plenipotenciario ante el gobierno de los Estados Unidos con plenos poderes para negociaciones políticas y financieras.
El tratado
El 15 de noviembre, Hay envió a Bunau-Varilla un proyecto de tratado basado en el rechazado Tratado Herrán-Hay, algo modificada,
para que se amoldara a las condiciones que se han suscitado en ese momento, y le solicitó que lo devolviera tan pronto como fuera
posible. Bunau-Varilla hizo bastantes modificaciones al proyecto y todavía no satisfecho, redacto un nuevo tratado basado en cuatro
hechos:
 La neutralidad del Canal de Panamá.
 La igualdad para todas las banderas, tanto la estadounidense como las demás.
 El pago a Panamá de los diez millones de dólares, originalmente destinados a Colombia.
 La protección de Panamá contra cualquier agresión.



Tratado Thomson-Urrutia
El tratado urrutia-thompson (así llamado por Carlos A. Thomson y Francisco José Urrutia) fue firmado en Bogotá entre Estados
Unidos y Colombia, el 18 de abril de 1914 por los estado unidos el plenipotenciario norteamericano Thadeus A. Thomson y por
Colombia Francisco José Urrutia . Su objetivo era solucionar el conflicto entre estadounidenses y colombianos, provocados por el
apoyo que brindó Estados Unidos a la separación de Panamá de Colombia en 1903. Siendo ratificado por el Congreso de los Estados
Unidos, siete años después de su firma (en abril 1929) y 18 de la declaración de independencia.
En virtud de este tratado, ambos países acordaron entre otros puntos:
 El derecho de Colombia de transportar tropas, buques y materiales de guerra sin pagar peaje por el Canal de Panamá.
 El pago a Colombia la suma de 25 millones de euros, en indemnización por la separación de Panamá.
 El reconocimiento por parte de Colombia y la fijación de límites fronterizos con Panamá de conformidad con lo indicado en
la Ley colombiana del 9 de junio de 1855.
 La exoneración de todo impuesto y derecho a los productos agropecuarios y de la industria colombiana que pasen por el
Canal, así como el correo.
 En Octubre de 1919 los Estados Unidos amenazan con no ratificar el tratado sí no se conceden privilegios especiales a
sus compañías petroleras para explotar el petróleo colombiano, y exigen que el Congreso de Colombia legisle en tal
sentido.
 Panamá no tuvo ninguna participación en la negociación del tratado, ni tampoco le dio el derecho a Estados Unidos para
que actuara en su nombre. Al aprobarse dicho tratado, Panamá protestó y no reconoció esos límites en vista de que
ninguno de los dos países firmantes podían obligarla a cumplirlo.
 Los límites fueron determinados por el tratado Victoria-Vélez, del 20 de agosto de 1924 y son los mismos límites que fijó la
Ley de 1855.

El convenio Taft de 1904.
Debido a las constantes diferencias entre las autoridades panameñas y las de la zona del Canal debido a las diferentes
interpretaciones del Tratado, el presidente Roosevelt le ordena al secretario de Guerra Taft que viniera a Panamá a arreglar la
situación. El 3 de diciembre con una orden ejecutiva, complementada con otra orden del 6 de diciembre, se llego a un acuerdo
llamado “El Convenio Taft”. Este acuerdo fue firmado por un término de 20 años. En él, Panamá se compromete a la ejecución de una
serie acuerdos.

Los puntos cubiertos por el Convenio Taft son los siguientes:
 La zona del Canal no quedaría abierta al comercio mundial.
 El impuesto ad valorem sobre importaciones generales se reduciría de 15 a 10 por ciento y no se puede aumentar otros
impuestos.
 Los derechos consulares y gravámenes sobre la entrada de barcos e importaciones se rebajaban al 60% de las tarifas.
 Se establecieron los límites fronterizos entre la zona del Canal y las ciudades de Panamá y Colón.
 Las mercancías importadas a Panamá y a Colón serán exoneradas de todo impuesto.
 Se revocó la aplicación de la tarifa Dingley; Panamá accedió a la libre importación de artículos y mercancías y al libre
acceso de personas de la zona del Canal a la Republica de Panamá.
 La correspondencia debería usar estampillas panameñas con resello del gobierno de la zona del Canal y tener las mismas
tarifas que los impuestos por los Estados Unidos.
 Panamá se comprometió a ejecutar el acuerdo sobre la moneda donde se le daba al balboa un valor ficticio y se adopta el
uso de dicha moneda en reemplazo de la moneda colombiana.
 Se abolió el impuesto del 1% a las exportaciones de monedas de oro.
El gobierno panameño aceptó el Convenio e inmediatamente emitió el Decreto No. 182 de 1904 donde se compromete a cumplir el
Convenio. El contenido del Convenio no significaba ni una alteración, reinterpretación o restricción del Tratado Hay-Buneau Varilla. El
Convenio fue una solución transitoria de escasas concesiones económicas pero no tocó la raíz del problema, las diferentes
interpretaciones del Tratado. Este Convenio fue firmado por el Secretario de Guerra del gobierno norteamericano y el Presidente de la
República de Panamá. Unos puntos no tratados por el Convenio se mantuvieron vigentes y fueron causas de constantes conflictos.
Estos puntos fueron: los comisariatos, el ferrocarril, la expropiación de tierra y los medios de transporte y comunicación.
Tratado Alfaro-Kellogg de 1926
Después de haber sido firmado el Convenio Taft Panamá sintió un alivio momentáneo en su economía. Más adelante este alivio fue
enterrado en el pasado por no resolver aspectos comerciales y causó muchas protestas entre los panameños. Entonces surgió la
necesidad de crear un documento que hiciera contrapeso para este problema.
Ricardo J. Alfaro fue nombrado ministro plenipotenciario de Panamá en Washington. El presidente de EUA solicita la abrogación del
Convenio Taft para ver la posibilidad de la negociación de un nuevo tratado.
Más adelante, se autoriza la abrogación del Convenio Taft. Lo malo de esto es que dicha abrogación pondría en vigencia el tratado de
1903 que era perjudicial para el pueblo panameño.
Se iniciaron negociaciones para un nuevo tratado y los temas que negociaron fueron: Tierras, caminos, sanidad, cementerios para
Colón, radiotelegrafía y privilegios comerciales. El pueblo panameño permaneció en un estado de desconfianza durante los dos años
que duraron las negociaciones mencionadas.
Este tratado, llamado Alfaro-Kellogg fue firmado el 28 de julio de 1926 por el ministro plenipotenciario de panamá Ricardo J Alfaro y el
secretario de estado de EUA Frank Kellogg. Dicho tratado renovó el Convenio Taft. El tratado tenía semejanza con el tratado de 1903
con el respecto a la soberanía del país.
Los pocos que se encontraban de acuerdo con el tratado veían bondades económicas y una relativa seguridad económica ya que
fortalecía las relaciones ya establecidas con EUA.
Por otro lado con la madurez política que había ganado el pueblo panameño desde 1903, surgieron grupos opositores como “Acción
Comunal”, el “Sindicato General de Trabajadores” y la “Liga de Inquilinarios” quienes lucharon en contra de la firma de este tratado, ya
que sentían que anulaban la soberanía del país. Sus razones eran que nos convertíamos en un aliado incondicional de EUA, y que
nos hacia ver como un gobierno títere de los norteamericanos, totalmente dependiente de ellos.
Después de esto el tratado se somete a un estudio de aprobación o rechazo, recordando lo sucedido con el tratado Herrán-Hay. Se
recuerda que si acordaban un rechazo, se pondría en vigencia el tratado de 1903 el cual sería muy perjudicial para los panameños.
Sin embargo la asamblea aprueba una resolución donde decía que se suspendía el suscrito en el tratado, pero se mantenía las
relaciones con los EUA que satisfagan las aspiraciones de Panamá.
La resolución redactada por la asamblea logro el objetivo deseado porque las relaciones entre ambos países se mantuvieron estables.
Tratado Arias-Roosevelt
Luego de 4 meses desde que el tratado Alfaro-Kellogg de 1926 fallara, el estado Panameño intentó hacer negociaciones con los
estados unidos, para un nuevo tratado que arreglara las quejas que se tenían sobre la zona del Canal (este tratado se va a conocer
como el tratado Arias-Roosevelt). El Dr. Arias consideraba que si el Istmo de Panamá compartía los beneficios económicos derivados
del Canal, podría resolver sus dificultades económicas, a su vez los panameños pensaban que nuestro país tenía el derecho de
disfrutar y aprovechar las ventajas de nuestra posición geográfica y que el gobierno norteamericana debía dejar a Panamá resolver
sus propios conflictos.
El 17 de octubre de 1933, los presidentes Harmodio Arias y Franklin D. Roosevelt dieron a conocer una declaración conjunta. Este
enunciado establecía claramente una política de cooperación destinada a remover cualquier causa de conflicto entre ambas naciones.
El mencionado documento contenía los siguientes principios: restricciones en la venta a los barcos por parte de los comisariatos;
medidas para evitar las ventas a precios “debajo de lo normal” en artículos tales como cigarrillos y cerveza que no generaran ingresos
por impuestos; instrucciones para prevenir las actividades de contrabando por aquellas personas autorizadas a utilizar los
comisariatos y restricciones en el uso de restaurantes, casas club y la admisión a los cines en la Zona del Canal. Todos estos
derechos se limitarían a los oficiales y empleados del gobierno norteamericano y a los de la Compañía del Ferrocarril, así como a los
familiares de los que laboraban en la Zona del Canal. Además, el documento señalaba la necesidad de abrogar la cláusula que
obligaba a los arrendatarios o contratistas de restaurantes a comprar sus provisiones en los comisariatos de la zona canalera o a
través de ellos. Estas fueron las bases para luego crear el tratado Arias-Roosevelt de 1936, que fue cuando se concluyeron las
negociaciones de la zona del Canal entre Estados Unidos y Panamá, que vamos a explicar a continuación.
Puntos de Mayor Importancia
El tratado Arias- Roosevelt tiene puntos de importancia muy grandes en los que se destacan cambios que cambian el
sistema del istmo desde muchos puntos de vista. En lo político el tratado elimina el artículo que le garantizaba la
independencia de la Republica de Panamá por parte de los EU; también en los aspectos políticos la clausula que
autoriza a los EU a intervener es asuntos públicos para recobrar el orden publico se elimina.
El tratado Arias-Roosevelt tiene muchos puntos de importancia además de lo politico donde se menciona que la defensa
de los EU sería remplazado por una cooperación y responsabilidad compartida en el funcionamiento y proteccióndel
Canal. En aspectosEconómicos hay una gran cooperaciónpor parte de los EU cuando se comprometen a cooperar para
eliminar el contrabando, también se nos da el ahorro en términos de mercancía, yaque los
productospanameñostendránlibreacceso a la zona del canal, dándole la oportunidad a los comerciantes de
hacerventasdirectamente a los barcosqueestén en la zona de canal.
En otrosaspectos del tratado Arias-Roosevelt los EU se comprometen a hacercumplirlasleyes de la aduana y inmigración
de la Republica de Panamá ; no solo estopero los EU también se comprometen a facilitaroficinas para la Aduana de
Panamá en los puertosterminales del canal.
El tratado Arias-Roosevelt cambiara el sistema fiscal del Canal aumentando la anualidad del Canal a 430 mil dólares en
moneda de oro o suequivalente con retroactividad, cuando antes era un valor de 250mil dólares. En puntos de vista de
Residencia los EU renuncian al mantenimiento y funcionamiento del Canal, y a la vez no permiten a personas no
vinculadas con la administración del Canal o el Ferrocarrilbrindandoasí, unaseguridad a pesar del hecho de que los EU
se retiraran de la protección del Canal.
Expropiación de Tierras
Estados Unidos concede un corredor que conecta Colon con la República, mientras que Panamá concede una franja de 200m de
ancho para conectar la Zona Canalera con la represa Madden.
El Tratado General de Amistad y Cooperación fueron firmadas en tres convenciones.
Regulaba comunicaciones por Radio en Panameña
Movía dos estaciones de radio a Panamá.
Construía una carretera Transístmica que une Panamá con Colón. (Acababa con el monopolio americano en el transporte terrestre
interoceánico.
Este tratado no fue muy bien visto por los americanos, puesto que los EU siempre había mantenido un control absoluto; entregando
parte del sector de comunicaciones inalámbricas y de transporte terrestre se vió como un debilitamiento de los Estados Unidos a
defender el Canal.
Panamá sacó un provecho enorme de este Tratado, entre una de las ventajas fue una mejor imagen a nivel internacional como país
independiente (se pensaba de Panamá como protectorado de los EU). Otras de las ventajas fue la de una defensa compartida de la
Zona del Canal: ambos Estados Unidos como Panamá tenían el deber de defender el Canal.
Este tratado tuvo mucho apoyo de la población panameña en general, sin embargo organizaciones y partidos políticos de oposición se
oponían porque este tratado no llenada las aspiraciones de un Panamá Independiente; la presencia militar y la concesión a
“perpetuidad” seguían en vigencia.

CONVENIO FABREGA – WILSON DE 1942

El Tratado General de Amistad y Cooperación una vez fue ratificado, entró en vigencia con los artículos II y X sobre la defensa del
Canal. El gobierno de los Estados Unidos acogiéndose a estos artículos solicita a la República de Panamá, 15 mil hectáreas para la
ubicación de 132 sitios de defensa por el término de 99 años prorrogables; plazo al que se opone el Dr. Arnulfo Arias, Presidente de
Panamá en ese período, ya que argumentaba que estos sitios de defensa serían objetivos militares en caso de guerra, situación que
si se llegase a dar afectaría tanto la economía como a la población; de igual manera no estaba de acuerdo con un periodo tan largo, o
sea 99 años; ya que opinaba que el tiempo de duración de este Tratado debería ser el de su período presidencial más un año más,
para que de esta manera la nueva administración decidiera qué tiempo de prórroga se le otorgaba a este Tratado y si la misma era
necesaria.
El 13 de febrero el gobierno panameño declara que cumplirá con lo citado en los artículos II y X del Tratado de 1936, pero
condicionaba al mismo a que Estados Unidos de América declarara si la seguridad del Canal estaba en peligro al igual que la del país.
El 18 de febrero el gobierno panameño presenta en Washington doce puntos reivindicativos y el gobierno de los Estados Unidos
declara oficialmente que sí existía peligro para la seguridad del Canal.
El gobierno del Dr. Arnulfo Arias no contaba con el beneplácito de la oligarquía, ni de la Policía Nacional como tampoco de los
norteamericanos. Cuando el Presidente viaja a Cuba en el mes de octubre, sin el consentimiento de la Asamblea Nacional, como lo
establecía la Constitución en esa época, esta situación es aprovechada por el Ministro de Gobierno y Justicia Adolfo de la Guardia,
para que se subleven contra el gobierno de Arias. De la Guardia se hace nombrar Presidente con el apoyo de la clase oligarca, la
Policía y por supuesto los norteamericanos.
En diciembre de 1941 los japoneses atacan Pearl Harbour; y los Estados Unidos entra en guerra; y como fiel seguidor de la política
norteamericana, el gobierno nacional le declara la guerra al Japón, Italia y Alemania. Esta situación apresura las negociaciones entre
el nuevo Ministro de Relaciones Exteriores Dr. Octavio Fábrega y el Ministro Plenipotenciario de Estados Unidos el Sr. Edwin E.
Wilson.
Tomando en cuenta los compromisos asumidos por los artículos II y X del Tratado de 1936 y la Resolución No.15 de la 2da. Reunión
de Cancilleres de La Habana en 1940, Panamá decide firmar en mayo de 1942 el Convenio donde daba arriendo de las 15,000
hectáreas para las 132 bases militares que defenderían al Canal y la integridad territorial de Panamá; aceptando a su vez los 12
puntos de compromisos menores para la República de Panamá.
Este Convenio en su artículo XII estipulaba el canon anual de arrendamiento de B/. 50.00 la hectárea; por las tierras nacionales se
pagaría B/.1.00 y en el caso de Rio Hato (Base aérea) el gobierno de los Estados Unidos pagaría B/.10,000.00 anuales.

Los 12 puntos que aceptó los Estados Unidos se resumen de la siguiente manera:
• Estados Unidos transferiría a Panamá, libre de costo, la propiedad y dominio del Sistema de Acueducto y Alcantarillado de Panamá y
Colón.
• Transferiría a Panamá sin costo alguno la casi totalidad de las tierras del Ferrocarril en Panamá y Colón (12 millones)
• Intensificar esfuerzos para evitar el contrabando en la Zona Libre.
• La construcción de un puente o túnel a través del canal en cuanto terminara la guerra (No se cumplió).
• Contribuir con un tercio del costo total anual en la reparación de los caminos usados por las fuerzas militares de E.E.U.U.
• Llevar a cabo, hasta donde les fuera posible, una política panameña en materia de migración.
• Los Estados Unidos conviene en que la policía militar y la de la zona del canal usaran únicamente tolete cuando estuviesen en
territorio panameño.
• Convienen que cuando haya exceso de energía eléctrica proveniente de las plantas generadoras de la Zona del Canal, ésta sería
suministrada en Panamá y Colón.
• Asumir de libre obligación el costo total de la carretera de concreto hasta Rio Hato.
• Trasladar la Estación del Ferrocarril de Panamá y sus patios adyacentes a otro sitio que sea satisfactorio para el gobierno de
Panamá.
• Dar favorable acogida a las reclamaciones que presentara Panamá por motivo del movimiento de tropas.
• Estados Unidos concederá a Panamá la servidumbre necesaria para la construcción de un oleoducto que conecte a Panamá con el
Pto. De Balboa.
El Convenio Fábrega – Wilson convirtió a Panamá en una base militar norteamericana y una violación a su soberanía.

Convenio Filós-Hines de 1947.
El 18 de mayo de 1942, se firmó entre Panamá y los Estados Unidos el Convenio sobre arrendamiento de sitios de defensa para la
potencia durante la Guerra. El convenio establecía que un año después de terminada la guerra, los sitios de defensa serian devueltos
a la jurisdicción panameña.
La Guerra finalizó el 1 de septiembre de 1945 en la Bahía de Tokio, donde los japoneses se rindieron ante las tropas
estadounidenses. El gobierno panameño esperaba que el 1 de septiembre de 1946 se devolvieran los sitios de defensa como había
sido acordado.
Durante casi todo el año, los estadounidenses guardaron silencio y tan solo dos días antes de cumplido el plazo, solicitaron negociar
nuevos convenios para 13 sitios de defensa, ya que argumentaban que todavía estaban en un estado de inseguridad internacional
dado que aun no habían firmado los tratados definitivos de paz.
El primero de septiembre, la fecha en la que se había estipulado que los sitios de defensa fueran devueltos, el gobierno panameño
respondió la petición diciendo que en guardia de su soberanía y derechos, deseaba que los norteamericanos cumplieran con el
convenio ya estipulado y por lo tanto abandonaran los sitios que aún seguían ocupando. Los norteamericanos no le hicieron caso a la
petición panameña y siguieron ocupando dichos sitios.
A la oligarquía criolla le preocupaba la pérdida en el arriendo de sus tierras, la bonanza económica, los sitios de defensa y la reacción
norteamericana al desaire que significaba el rechazo a su solicitud de un convenio.
El 3 de marzo de 1947, el gobierno panameño aceptó negociar con la excusa de que era indispensable no interrumpir con el
funcionamiento de las áreas de defensa por haberse agravado la situación internacional. El Convenio de 1947 no tenía ninguna razón
de ser, sin embargo, el gobierno de Panamá negoció por medio del ministro de Relaciones Exteriores, Dr. Ricardo Joaquín Alfaro.
El 9 de diciembre, un día antes de la fecha acordada para firmar el tratado, el Dr. Alfaro renunció a su puesto con la excusa de que no
estaba de acuerdo con el tiempo en que se daba en arriendo la base militar en Río Hato, que era 5 años más que el resto de los sitios
de defensa. La verdad, es que el Dr. Alfaro estaba consciente del rechazo del pueblo hacia el convenio y sentía temor hacia un
segundo fracaso político. Ese mismo día, el presidente Enrique A. Jiménez suplanto a Alfaro con Francisco Filós, quien firmaría el
convenio.
El 10 de diciembre de 1947, se firma el convenio entre Francisco Filós y el embajador estadounidense, General Frank T. Hines. Dicho
convenio ofrecía a los Estados Unidos en arriendo 10 años los sitios de defensa de Taboga, San José, Taboguilla, Salud, Isla del Rey,
Jaqué, Pocrí, Punta Mala, San Blas, Isla Grande, Victoria y Las Margaritas y por 15 años la base en Río Hato.
El mismo día de la firma del convenio, el presidente Jiménez convoca a la asamblea nacional a sesión extraordinaria para el 12 de
diciembre. Ese día las organizaciones populares se dirigieron al palacio legislativo cerca de la plaza de Francia, en una gran marcha
en oposición al convenio. La policía nacional va en contra la manifestación y ataca violentamente. Los opositores daban 17 razones
para el rechazo del convenio, entre ellas:
Porque viola el Tratado General de 1936, al no existir el peligro de agresión a la Republica ni a la seguridad del Canal.
Permite la ocupación del ejército de los Estados Unidos en toda la republica.
No acuerda que el convenio es un desarrollo del Artículo X del tratado 1936.
Si se acepta el principio de amenaza de agresión, se abren las puertas para futuras ocupaciones del territorio Nacional.
Principalmente por que el convenio Filos-Hines solo impone obligaciones a Panamá.
El 22 de diciembre una asamblea de diputados dominada por el oficialismo decide someter a votación el convenio Filós-Hines. La
población enfurecida exigía el NO con una gran amenaza a los que votaran a favor del convenio. Los 51 diputados votaron por el No.
El día siguiente, las tropas norteamericanas y los aviones militares serian retirados de las bases militares en territorio panameño y
regresarían a la zona del Canal.
Una vez más el pueblo Panameño había impuesto su derecho soberano sobre una oligarquía. Junto con el convenio, el gobierno
remitió a la asamblea nacional, el tratado interamericano de asistencia recíproca también conocido como El pacto de Rio de Janeiro
que sostenía que si un estado hemisferio era atacado por un estado de otro continente, todos estaban obligados a concurrir a
la defensa del estado hermano. El convenio Filós-Hines fue rechazado, pero el pacto de Rio de Janeiro fue firmado y ratificado por el
gobierno panameño.
Tratado Remón – Eisenhower de 1955
En 1952 el coronel José Antonio Remón Cantera gana las elecciones, las cuales fueron escandalosas y llenas de fraude. Con su frase
“Ni millones ni limosnas, queremos justicia”, el presidente anuncia su intención de solicitar una revisión al Tratado Hay-Buneau Varilla,
planteando reivindicaciones económicas. Esto se llevó a cabo en una serie de negociaciones, encabezadas por el Dr. Octavio
Fábrega, Harmodio Arias y Ricardo J. Alfaro. Se caracterizaron por la dureza e intransigencia con que actuaron los norteamericanos.
El 27 de agosto de 1954 el presidente realiza una “cita con la Patria” para lograr el apoyo del pueblo en sus reclamaciones. Antes de
ser firmado el tratado, el presidente Remón es asesinado el 2 de enero de 1955 en el hipódromo Juan Franco.
El 25 de enero de 1955 se firma el tratado de Mutuo Entendimiento y Cooperación (Remón-Eisenhower) entre Dr. Octavio Fábrega
(ministro de las Relaciones Exteriores de Panamá) y SeldenChapin (embajador de EUA en Panamá).
El Tratado consta de 13 artículos y su Memorándum de Entendimiento de 15 puntos. Panamá no aceptó renunciar a negociaciones
que ayudaran a obtener beneficios de la anualidad del Canal. En el preámbulo del Tratado se acordó que ni las estipulaciones de la
Convención, ni el Tratado General, ni el presente Tratado, pueden ser modificados excepto por mutuo consentimiento.
Los puntos más importantes del Tratado son los siguientes:
Se aumentó la anualidad de 430 mil a 1 millón 930 mil dólares, como quedo estipulado en el Articulo 1. Además de que Panamá se
compromete a rebajar el 75% del impuesto de los licores nacionales que se vendan dentro de la zona del Canal.
Panamá puede cobrar impuestos sobre la renta a aquellos panameños que trabajan en el Canal, ferrocarril y todas aquellas obras que
ayuden al Canal.
Estados Unidos le devuelve a Panamá la jurisdicción de los terrenos de Punta Paitilla, Nuevo Cristóbal y el área de Lesseps. Dado
esto, Panamá se compromete a alquilarle dos parcelas de tierras contiguas para la Embajada de los EU y también se compromete a
construir un parque (Parque Anayansi) al frente de la embajada.
La construcción de un puente sobre el Canal.
Facilidades al comercio local para venderle mercancías a las naves pasando por el Canal.
Igualdad en el salario y oportunidades, tanto para los trabajadores locales como los extranjeros.
ESTADOS Unidos se compromete a evitar el contrabando y a prohibir la compra en los comisariatos a los no residentes en la Zona.
Panamá le entregó a Estados Unidos la base militar de Rio Hato y la playa de Rio Hato sin costo para maniobras militares por un
periodo de 15 años. Se les devolvieron a Panamá cuando el gobierno del general Torrijos se negó a renovar el Convenio.
La tónica que distinguió a la oligarquía panameña en función de gobierno desde 1904 con el Convenio fueron las ventajas económicas
provenientes del mercado de la zona del Canal para beneficio del comercio y la industria local.
Durante el periodo revisionista, los temas de interés popular como la soberanía, la eliminación de la cláusula de perpetuidad del
Tratado de 1903 (Hay Bunau Varilla) la abrogación de dicho Tratado, entre otros no se tocaron y sólo se mencionaban en campañas
políticas para ganar apoyo popular pero siempre ocupando un papel secundario.
El Tratado de 1955 fue el resultado de los intereses de la oligarquía criolla que buscaba mejores ventajas en el mercado de la Zona
del Canal. A pesar de que los logros del Tratado fueron insignificantes en comparación al verdadero valor del Canal, fueron de gran
valor para el comercio y la industria local.
La igualdad de derechos para los panameños en la Zona del Canal nunca se cumplió y como prueba está que, mientras se negociaba
el Tratado, la Zona llevó a cabo un despido masivo de panameños y la expulsión de sus viviendas a cinco mil jamaiquinos.
Finalmente, cabe destacar que EU incluyó una cláusula que le prohibía a Panamá solicitar aumentos de la anualidad en el futuro, la
cual los panameños llamaron callamiento perpetuo porque las reclamaciones económicas parecían haber llegado a su fin. Por suerte
esto no fue así.








Conclusión
Hemos visto des una forma sencilla y breve los tratados y convenios que a lo largo de la historia ha tenido
Panamá con los EEUU.
Que este trabajo nos sirva para valorar nuestra historia y que nunca olvidemos nuestra identidad, nuestra
idiosincrasia, ni el respeto por la patria que nos vió nacer.