P. 1
Generalidades acerca del caracter cientifico de la economia

Generalidades acerca del caracter cientifico de la economia

|Views: 1.374|Likes:
Breve ensayo acerca del carácter científico de la economía.
Breve ensayo acerca del carácter científico de la economía.

More info:

Published by: Alfredo Teloxa Reyes on Dec 15, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/09/2012

pdf

text

original

LA ECONOMÍA COMO CIENCIA

Generalidades acerca del carácter científico de la economía
- Alfredo Teloxa Reyes ______________________________________________________________________________________
“Si no llegamos a comprender lo sencillo, es inútil estudiar lo complejo”. “Ciencia es el intento de hacer que la caótica diversidad de nuestra experiencia sensorial se corresponda con un sistema de pensamiento lógicamente uniformado… Las experiencias sensoriales son la materia dada al sujeto, pero la teoría que las interpretará es una construcción del hombre…” A. Einstein, 1940.

LA NATURALEZA DE LA ECONOMÍA Y DE LA CIENCIA El hombre siempre piensa y siempre es curioso. Atiende, primordialmente, a aquellas cosas que le inquietan y/o le resultan satisfactorias, podemos decir que las atiende mientras éstas le proporcionen alguna utilidad o conocimiento… las administra. Y en tal caso, al relacionar causas y efectos de estas cosas que observa, se da cuenta de que puede determinar y organizar variables, y establecer ideas de causalidad. Así, organiza sus conocimientos y cree vivir bajo estos principios de causalidad mientras estos le resulten reales… crea una ciencia. La ciencia como tal no existe , pero el hombre la crea de acuerdo a su realidad, apreciación y necesidad, así 3 como a la economía. CIENCIA Y ECONOMÍA El significado etimológico del término ciencia proviene del latín: “scientia”, que significa: “saber o conocimiento”. Independientemente de que las ciencias se definan por el campo al que se aplican (el hombre o la naturaleza) y por el método que utilizan (especulativo, matemático, experimental), en un principio, o en primer 4 lugar, esta la ciencia como tal.
2

INTRODUCCIÓN El objetivo del presente trabajo es el de analizar en forma clara y sencilla las bases sobre las que se sustenta la economía, así como los distintos “argumentos” que le dan el carácter de ciencia, para llegar a una conclusión personal de si es, o no, justificada (y valida) dicha apreciación. Para esto, hay que tener en cuenta que en ninguna ciencia (incluso exacta) existen dogmas totalmente valederos ya que las condiciones siempre cambian de un momento a otro, por lo tanto, nada puede repetirse, siempre hay un cambio, nosotros cambiamos y somos nosotros los que observamos y percibimos, así que lo que observamos y percibimos siempre cambia (y esto quizás si sea, en todo caso, un dogma). En tal condición, los principios bajo los que se atiende la economía, obviamente, no son la excepción. La ciencia, en su sentido más extenso, se puede decir que es la búsqueda de la verdad, y solo puede haber una sola verdad (para cada quien, atendiendo a su razón), una sola en cada momento y en relación a nuestra realidad, primero individual, y después colectiva. Así que será uno mismo, en último término, el que decidirá cuales principios, leyes o teorías económicas aceptara como verdaderas (o valederas) y que apoyen a sus propias observaciones, y con los argumentos convincentes que den razón a su realidad. También quiero resaltar que no soy un experto en economía, sin embargo, de alguna forma todos estamos inmersos en el mundo económico en cada momento, y cada quien tiene sus apreciaciones respecto a su propia 1 experiencia en este mundo.
En su prólogo de “Fundamentos de la ciencia económica”, el Dr. Manuel F. Ayau asegura que:”es improbable que una persona inteligente, a través de diálogos y perspicaz observación del fenómeno económico cotidiano, descubra el
1

complicado funcionamiento de la economía”. Y que: “la imperfecta inteligencia humana […] obligan a recurrir a la experiencia asentada en la historia […] para formar una ciencia”. Que: “actuar, opinar y por ende influir, sin conocimiento de causa, constituye en realidad una imprudencia y es evidencia de irresponsabilidad temeraria”. Pero tal autor no explica que aún personas instruidas en la materia, y por bastante tiempo, difieren grandemente en sus apreciaciones, explicaciones y predicciones de los fenómenos económicos. Entonces se podría deducir, desde este momento, que la economía no es exacta por el simple hecho de que, lo que estudia tampoco no lo es. 2 No es única ni absoluta, es relativa y varia según las observaciones y percepciones individuales y colectivas. 3 ¿Qué diferencias podríamos encontrar en cuanto a la ciencia física, la ciencia química, la ciencia administrativa, la ciencia económica, la ciencia de la psicología, la ciencia de la psiquiatría, la ciencia-ficción, las ciencias ocultas, la ciencia infusa, etc.? Históricamente todas son ciencias, son aceptadas y parece que es correcto calificarlas como tal. 4 La ciencia, propiamente dicha. Es decir, la ciencia en tanto lo que es y no lo que debería de ser.

Ahora, una definición resumida, pero contundente, de ciencia es la siguiente: la ciencia es el “conocimiento 5 cierto de las cosas por sus principios y causas”. O esta otra: la ciencia es el “conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los 6 que se deducen principios y leyes generales”. Lo anterior nos lleva a que: si a través de un razonamiento preciso del origen o fundamento de cualquier fenómeno físico, podemos llegar a un entendimiento seguro y verdadero del mismo, entonces tal conocimiento, o saber, con respecto a ese fenómeno 7 es científico, es ciencia. Podemos deducir de esto que un conocimiento (o conjunto de conocimientos) es científico siempre y cuando explique y prevea eficazmente determinado fenómeno. Así, la validez y utilidad de la ciencia radica en la posibilidad de establecer principios universalmente validos. (Es decir, lo que es real y verdadero para mí, supone sea real para alguien más, o sea para todos, 8 universal. ) Estos principios o leyes son el sostén de la ciencia, y el progreso de una ciencia está en razón del mayor número de principios universales que pueda establecer, lo que nos daría a entender que habría más verdades universalmente conocidas en tal, o cual, área 9 de conocimiento. La ciencia entonces explica fenómenos, se basa en la creencia de la racionalidad de la naturaleza, con la idea de que entre dos o más grupos de hechos pueden encontrarse relaciones. Pero la característica esencial de la ciencia es que el conocimiento ha sido sistematizado 10 mediante la aplicación del método científico. La ciencia también es sistematizada ya que las relaciones entre las variables y sus alcances han sido
Diccionario Enciclopédico Rezza Color para el siglo XXI, Rezza Editores, Barcelona, España, 1997. 6 Diccionario de la Lengua Española, vigésima segunda edición. 7 Más recientemente, Bunge, define a la ciencia como “el estudio de la realidad por medio del método científico y con el fin de descubrir las leyes de las cosas”. 8 De este punto deriva la irrealidad y la no generalización de una ciencia (o de cualquier cosa) ya que la capacidad de razonamiento y percepción de cada individuo siempre es diferente, un mismo objeto puede despertar diferentes impresiones y sensaciones en diferentes personas y en diferentes momentos. 9 De esta manera se puede hablar de la ciencia de la física, de la química, de la biología, etc. para indicar a un conjunto de conocimientos formulados con relación al descubrimiento de verdades generales en estas áreas. 10 “Conjunto de operaciones y procedimientos ordenados y definidos para comprobar y/o verificar algún supuesto”. O, “Conjunto de pasos fijados por una disciplina con el fin de alcanzar conocimientos válidos mediante instrumentos confiables”. En último término el fin es el de obtener un conocimiento válido y general.
5

investigadas como también determinadas, y porque sus principios fundamentales han sido descubiertos y sujetos a comprobación y/o explicación. Bunge establece un amplio abanico de características 11 de las ciencias factuales y de los elementos que identifican a la ciencia y al conocimiento científico: 1. 2. Es fáctico. (Que parte de los hechos). Es razonable. (conforme a la razón, que racionaliza la experiencia en lugar de limitarse a describirla. Y que no se limita a la mera clasificación de los fenómenos, sino que los explica formulando hipótesis y teorías). Es analítico. (Que al estudiar los objetos, los descompone para ver claramente sus elementos integrantes y sus interdependencias). Es especializado. (que es limitado a un uso o fin determinado, pero a pesar de esta especialización, existe una unidad metodológica). Es claro y preciso. (Que es determinado, fijo y cierto). Es verificable. (Que puede explicar un fenómeno y puede probar su veracidad). Es metódico. (Que no es errático, sino planeado). Es sistemático. (Que no es un agregado de informaciones inconexas, sino un sistema de ideas conectadas entre sí de un modo lógico). Es general. (Que ubica los hechos singulares en pautas generales y los enunciados particulares en esquemas amplios). Es legal. (Que se esfuerza en descubrir y aplicar leyes generales o universales). Es explicativo. (Que explica los hechos en términos de leyes y las leyes en términos de principios. Y que, además de saber como son los fenómenos, busca sus causas). Es predictivo. (Que transciende la masa de los hechos de experiencia, imaginando como ha sido el pasado y como puede ser el futuro. Y que la predicción se fundamenta sobre leyes y sobre informaciones específicas y fidedignas relativas al estado de las cosas actuales o pasadas). Es abierto. (Que el acervo de los conocimientos científicos no es irrefutable, cerrado y concluido, y que incluso, por el contrario, el conocimiento científico puede ser siempre refutado, y de tal suerte que hasta el principio más sólido puede ser sustituido. Y que el progreso científico se debe, entre otros factores, a que en la ciencia no hay dogmatismos y que todo está abierto a la controversia).

3.

4.

5. 6. 7. 8.

9.

10. 11.

12.

13.

11

Tal autor, lejos de clasificar a las ciencias en naturales y humanas, lo plantea de este modo: en ciencias formales (que estudian ideas, y no se refieren a nada que no se encuentre en la realidad, como la lógica y la matemática) y en ciencias factuales o empíricas (que estudian hechos, y se refieren a hechos que ocurren en el mundo, como la física o la economía).

2

14. Es útil. (Que busca la verdad, y que por ello la ciencia es eficaz para proveer herramientas para el bien o para el mal). Llegado a este punto, podemos observar (y estar de acuerdo) en que todas las características referentes al conocimiento científico que menciona Bunge pueden ser aceptadas, pero siempre y cuando cumplan con la esencia fundamental de la ciencia, la cual es: “conocer los fenómenos en la realidad individual y colectiva, 12 explicarlos y predecirlos”. Si un área de estudio no logra esto, no podemos considerarla como ciencia. Ahora, volviendo al método científico, éste incluye la determinación de hechos o cosas mediante su observación, así como de su comprobación precisa a través de una observación continua. Cuando se clasifican y analizan tales hechos o cosas, lo que un científico hace es buscar y encontrar relaciones causales, es decir, hipótesis (que supone como verdaderas), y que son puestas a prueba para analizar su precisión explicativa. Cuando se demuestra que las hipótesis son verdaderas (porque reflejan o explican la realidad), entonces pasan a ser principios, los cuales, serán capaces de explicar y predecir lo que pasará en circunstancias similares. En resumen, el método científico es un procedimiento “complejo” que permite conocer la realidad, predecir los acontecimientos, y en consecuencia, controlar situaciones futuras. Y el fin último que persigue es el de elaborar principios, leyes y teorías (y eventualmente sistemas) respecto de la realidad. Ya Descartes había señalado que el método era necesario para la investigación de la realidad, pero su más genérica definición procede de Platón, que decía que: “el método es el camino para alcanzar el saber”. Pero lejos de un capricho o de una simple opinión, el método tiene que estructurarse en una serie de reglas que permitan un uso general e independiente de la 13 capacidad de los sujetos que lo utilizan. Y también, si existe un solo método o varios, y si el objeto a estudiar condiciona el método (o a la inversa) son cuestiones siempre controvertidas en todas las ciencias, pero más frecuentemente con las ciencias “no naturales”. Ahora cabe agregar que la aplicación del método científico y la formulación de principios, leyes o teorías, no elimina totalmente la posibilidad de duda ya que, aunque hayan sido probados y aprobados, aún son sujetos a mayores investigaciones y análisis. Aún, hasta

teorías fundamentales 14 cuestionadas.

de

algunas

ciencias

son

Entonces, para hacer ciencia positiva siempre hay que integrar el nivel teórico con el empírico, es decir, siempre tiene que haber una hipótesis teórica y siempre tienen que obtenerse datos fehacientes de la experiencia que sostengan a tales teorías. Existe demasiada literatura con respecto a la ciencia y varia según el autor que se consulte, pero para el caso especial de este tema, y tomando a la ciencia como tal, considero suficiente lo ya expuesto. Basta recordar que lo que a la ciencia interesa, esencialmente, es: conocer los fenómenos en la realidad individual y colectiva, explicarlos y predecirlos, independientemente del método que se utilice y en el campo en que se aplique. Y ahora bien, pasando a la economía, ¿qué sucede con ella y cuál es su postura “teórica”? Bueno para empezar, el término economía proviene del latín “oeconomĭa”, y este a su vez del griego “οίκονοµία” o “oikonomos”, que significa “el que administra un hogar”. Y en un hogar, así como en una sociedad, se tienen que tomar numerosas decisiones (básicamente todas se derivan de hacer algo o hacer nada), pero la gran mayoría son en base a: lo que tenemos y lo que no tenemos, lo que queremos y lo que no queremos, lo que podemos obtener y lo que no podemos obtener. En este punto, económicamente hablando, aparece un aspecto importante y es parte fundamental del estudio económico: lo que tenemos, lo que queremos y lo que podemos obtener, de acuerdo a lo que queremos, es 16 escaso. La escasez significa que los recursos son limitados y, por lo tanto, no se puede producir todo lo que se desea. Así como en un hogar no se puede dar a todos todo lo que desean, así una sociedad no puede producir todo a lo que sus miembros aspiran. Cada libro (introductorio) que existe de economía empieza por resaltar esta característica limitada de los recursos, que son escasos y que su distribución es más o menos eficiente, para luego poder introducir una
Por ejemplo, en cuanto a la Teoría de la Relatividad General, establecida por A. Einstein, hay opiniones en contra ya que tal teoría no puede explicar completamente el comportamiento de los fenómenos a nivel partícula (inclusive se contraponen), en lo que se conoce como física cuántica, pero también hasta ahora no hay ninguna teoría que la explique totalmente. 15 “Como es” y no “como debería ser”. 16 Lo que no tenemos, lo que no queremos y lo que no podemos obtener, no es que no sean escasos, sino más bien podemos caer en confusiones ya que tales apreciaciones podrían resultar ininteligibles.
14

15

12

Aquí, resalto que la realidad del fenómeno forzosamente tiene que ser individual y colectiva para que ésta sea general, como la ciencia presume serlo. 13 Si en la práctica se usa bien o mal es otra cuestión.

3

definición, que es, precisamente, lo que voy a hacer ahora: “La economía es el estudio de la manera en que las sociedades utilizan los recursos escasos para producir mercancías valiosas y distribuirlas entre los diferentes 17 individuos.” “La economía es el estudio del modo en que la 18 sociedad gestiona sus recursos escasos.” “La economía es el estudio de la forma en que una sociedad distribuye sus recursos escasos para producir bienes y servicios con la finalidad de satisfacer 19 necesidades limitadas.” “La economía es la ciencia social que estudia las elecciones que hace la gente para enfrentar la 20 escasez.” Como podemos observar, el eterno problema de la escasez, que obliga a la gente a hacer elecciones, es la 21 base fundamental en la definición de la economía. Entonces, en este sentido, se dice que la primera característica del objeto de la economía sería la “escasez” de los medios empleados para la satisfacción 22 de unas necesidades humanas que son ilimitadas. Y también, que una segunda característica sería la necesidad de “elección”, dado que los recursos o medios disponibles para producir los bienes utilizados son escasos y las necesidades ilimitadas. Ahora, se establece que sin la escasez de recursos, los problemas económicos no existirían, pero, aún con escasez de recursos, si sólo existiera una opción con respecto a su utilización, los problemas económicos no serían tales. La existencia de la escasez (al ser ilimitadas las necesidades y limitados los recursos), entonces, 23 obliga a elegir.

En este punto suena lógico que los recursos son escasos, que siempre tenemos que elegir y que nuestras decisiones con respecto a los recursos deben ser 24 “eficientes” en su uso, o más o menos razonables. Michael Parkin , en su libro de economía, dice que el principal objetivo de la economía (o fin), es tratar de descubrir como funciona el mundo económico, es decir, en “descubrir afirmaciones positivas congruentes con lo que observamos, y ayudarnos a comprender el mundo económico.” Y que para poder cumplir con esto se utilizan tres pasos: 1. 2. 3. Observación y medición. Construcción de modelos. Comprobación de modelos.
25

En el primer punto menciona que los economistas observan y miden los datos relacionados con cosas. Es decir, una identificación de un problema. En el segundo punto se construye un modelo económico en base a la descripción de “aspectos” en base a las características necesarias. Agrega que “un 26 modelo es más simple que la realidad que describe”. Y que “los elementos que incluirá el modelo son resultado de conjeturas acerca de cuáles son los detalles esenciales y cuáles no.” En síntesis, Irvin B. Tucker, dice: “es la selección de las variables para elaborar un modelo que explique el problema en estudio, así como quitar 27 aquellas que complican el análisis”. En el tercer punto se somete a prueba al modelo. Y menciona que “al comparar las predicciones del modelo con los hechos, podemos comprobar su veracidad y desarrollar una teoría económica.” Tucker agrega: “Es reunir datos y examinar el modelo. Si la evidencia sustenta el modelo, éste es aceptado; sino, es 28 rechazado”. Y posterior a esto, define a una teoría económica como: “una generalización que resume lo que creemos comprender acerca de las elecciones que la gente hace en el campo económico, así como del desempeño de las industrias y de economías completas. Es un puente entre el modelo económico y la economía real.” Ahora, el proceso que se expone para comprobar modelos, y de ellos formular una teoría, dista mucho de lo científico, no se puede formular una teoría con
24

Paul A. Samuelson, William D. Nordhaus, Economía, 17ma. edición, McGraw-Hill, España, 2002, p. 4. 18 N. Gregory Mankiw, Principios de economía, 4ta. edición, Thomson, México, 2007, p. 3. 19 Irvin B. Tucker, Fundamentos de economía, 3ra. edición, Thomson Learning, México, 2002, p. 6. 20 Michael Parkin, Economía, 6ta. edición, Pearson Education, México, 2004, p. 15. 21 De hecho existen muchas posibles definiciones de economía, pero los propios economistas concuerdan y aceptan aquellas que incluyan la relación entre escasez y elección. 22 Generalmente, el fin que persigue la economía en este punto, es que el individuo satisfaga, al menos, algunas de sus necesidades. A este respecto, los bienes y servicios obtenidos mediante la actividad que se denomina producción, se consideran medios a través de los cuales se conseguirá el objetivo de la satisfacción de las necesidades de los consumidores. 23 Perspicazmente podríamos pensar que son estos dos conceptos básicos (escasez y elección) los que sustentan a toda la economía, y que contradecirlos sería fatal para la misma.

17

De hecho en todo momento estamos tomando decisiones, pero esto no quiere decir que pueda establecer una ley respecto a esto, simplemente es algo propio de las personas. Una persona sana parpadea pero esto no hace que formulemos una ley que nos diga que una persona sana (en relación a la vista) siempre parpadea. 25 Michael Parkin, Op cit., p. 12. 26 Claro, porque ningún modelo puede describir la realidad. 27 Irvin B. Tucker, Op cit., p. 7. 28 Irvin B. Tucker, Op cit., p. 7.

4

modelos, las teorías están compuestas de leyes que explican fenómenos y no de modelos que medio explican las cosas. En todo caso, ¿cómo se comprueba el modelo? Si sus modelos se basan en tratar de explicar el comportamiento y “las elecciones que la gente hace en el campo económico”, cómo explica, o qué “argumentos” expone para que tales modelos cada vez resulten diferentes. El mismo autor hace notorio algunos de los evidentes 29 y lógicos “obstáculos”: 1. Separación entre causa y efecto. Básicamente quiere decir, que los economistas, al tratar de comprobar un modelo económico, le es imposible separar a los factores precisos que quieren estudiar (y tratar de explicar) de los demás dentro de un 30 mismo conjunto de elementos. Los economistas, para “tratar de reducir” este “inconveniente” en su materia, establecen la locución latina ceteris paribus, que significa “las otras cosas permanecen igual”. Ahora, si los economistas afirman que todo intento por lograr el progreso científico se basa en este principio, y que por ello tienen que cerciorarse que todos los demás elementos se mantengan constantes al tratar de explicar siquiera dos factores, resulta clara la enorme complejidad de esta intención, y lo que pretenden hacer de manera colectiva. Falacia de composición. Esta, en resumen, consiste en la negativa de que lo cierto para uno, lo es para todos; y que lo que es cierto para todos, lo es para uno. Yo diría que, simplemente, nada es lo mismo para todos. Falacia post-hoc. Esta revela la no validez de que un primer evento provoca uno segundo. Lo explican de esta forma: Se compra algo con la intención de regalarlo en un evento especial futuro. La compra no es la causa del evento especial, es el evento especial la causa de la compra. Es decir, un evento posterior es la causa del primero.

especiales de la economía, mas bien, son de carácter general para todos. En la vida económica, generalmente, la gente compra, vende, negocia, persuade y amenaza. Samuelson dice que, “el fin último de la economía es comprender esta compleja actividad, así como mejorar las condiciones de vida de la gente”. Y que para ello, “los economistas utilizan el método científico en base a 31 estadísticas y datos históricos”. Añade que: “La economía es esencialmente una ciencia empírica. Aspira en primer lugar, a explicar el mundo que nos rodea y, en segundo lugar, nos ayuda a diseñar la política económica, basada en sólidos principios económicos, que pueden mejorar el nivel de vida de la población de nuestro país y del resto del 32 mundo”. Bien, pero lo que Samuelson no menciona es la parte experimental del método científico para explicar ese mundo, la cual es lo más importante para comprobar lo que se tiene por supuesto y es lo que hace que el método sea, obviamente, científico. Y aparte, ¿realmente contribuye la economía a mejorar el nivel de vida de la población? ¿No será que la economía, junto con la globalización, esta provocando que la brecha entre el ingreso de los ricos y el de los pobres se acreciente cada vez más? Pero sin desviarme del tema, Samuelson agrega también que, “la economía se basa a menudo en análisis 33 o teorías”. ¿A menudo? Una ciencia, necesariamente, siempre se tiene que basar en análisis y en teorías. Más bien creo que a lo que él se refiere es a técnicas especializadas, las cuales tamizarían esos montones de estadísticas y datos históricos que usa la economía para así, poder extraer posibles relaciones. Él mismo, al hacer notar lo complejo, y siempre cambiante, e inexactitud de los acontecimientos que estudia la economía y los instrumentos que utiliza para ello, y al afirmar que “la historia muestra que las ideas económicas siempre provocan mareas cuando se 34 aplican a los problemas del mundo real” , revela la propia incongruencia y la no certeza de la misma en el marco de su capacidad de explicación y, por supuesto, de la ciencia. Como ya había mencionado antes, la validez y utilidad de una ciencia radica en la posibilidad de
31 32

2.

3.

Con respecto al primer “obstáculo” se puede concluir que, si se intenta separar un par de factores de la gran diversidad que en la sociedad se presentan, siempre serán inexactos los resultados que de ellos se haga estudio. Los dos siguientes “obstáculos” simplemente son cuestiones de razonamiento y es claro que no son
29 30

Y todos los economistas lo hacen. Precisamente porque éstos están inmersos (o integrados) dentro de un fenómeno mayor, la sociedad, y por tal, son interdependientes siempre, en mayor o menor medida.

Paul A. Samuelson, William D. Nordhaus, Op Cit., p. 5. Paul A. Samuelson, William D. Nordhaus, Op Cit., p. xxiii. 33 Paul A. Samuelson, William D. Nordhaus, Op Cit., p. 5. 34 Paul A. Samuelson, William D. Nordhaus, Op Cit., p. xxii.

5

establecer principios universalmente validos, y que dichos principios o leyes son el sostén de una ciencia. Bien, ¿y la economía cumple con esto? Bueno, se dice que esta, como cualquier otra ciencia social, busca establecer relaciones de causa y efecto en el comportamiento de los hombres en la sociedad. Si, pero si consideramos a la economía como una ciencia, necesariamente esto implica una existencia de principios económicos con validez universal. ¿Los hay? Antes de que los economistas nos respondan a esto, siempre nos resaltan que la economía se mueve entre dos vertientes, las cuales denominan “positivas” y “normativas”. Las positivas establecen “lo que es” la economía; y la normativas “lo que debería ser”. Esto, básicamente, intenta explicar que la economía en si funciona bajo ciertos principios que explican como funciona el mundo económico a través de un análisis y de evidencias empíricas, que es la economía positiva. En cambio, la economía normativa, se refiere a preceptos de carácter ético y de normas de justicia, y que las mismas se atienden bajo puntos de vistas personales y políticos. Así también nos dicen que la economía tiene como objeto material de su estudio al hombre, y como objeto formal a la forma en que éste produce, intercambia y consume recursos escasos para satisfacer sus 35 necesidades: el homo economicus . Luego de esto, sostienen que los economistas tratan de abordar su disciplina con la objetividad del método científico, pero como ya vimos, esto no es posible. Entonces, aseguran que la relación entre la teoría y la observación si existen en la economía, y para demostrarlo exponen el siguiente ejemplo:

“Un economista podría vivir en un país en el que los precios subieran rápidamente y desarrollar una teoría de la inflación movido por esta observación. La teoría podría afirmar que la inflación es alta cuando el gobierno imprime demasiado dinero. Para contrastar esta teoría, el economista podría recoger y analizar datos de muchos países sobre los precios y sobre el dinero. Si el crecimiento de la cantidad de dinero no estuviera relacionado en absoluto con la tasa a la que suben los precios, el economista comenzaría a dudar de la validez de su teoría de la inflación. Si el crecimiento del dinero y de la inflación estuvieran estrechamente correlacionados en los datos internacionales, como de hecho lo están, 36 confiaría más en su teoría.” Pero aún hay algo, los economistas solo saben esto empíricamente (históricamente) y no lo pueden demostrar sino cada vez que se presenta tal fenómeno, que por cierto, siempre arroja cambios en los resultados, en mayor o menor grado, ya que el fenómeno en si nunca es el mismo, ni las circunstancias, ni las condiciones bajo las que se presenta y desarrolla. Como mencione, ya un par de veces, la validez y utilidad de las ciencia (cualquier), radica en la posibilidad de establecer principios universalmente validos, y que los cuales, son el sostén de una ciencia. Entonces, ¿en realidad podemos afirmar que la economía cumple con este precepto? Los principios que establece la economía, y a los cuales les da validez general, considero que no son tan validos, ya que no es lo mismo ni son atinados los mismos principios económicos para una sociedad como para otra, así como lo que es cierto para un director de una multinacional, no lo es para un obrero. Así que la estructura lógica que la economía establece como ley difiere notablemente en base a quien o a que se aplique. En tal caso, no tendría tanto sentido estudiar más a la economía como ciencia ni seguir considerando que sus principios sean universales, ya que solo tendría una utilidad histórica porque sus métodos son históricos, y en este caso, no podríamos hablar de ciencia económica. La economía se defiende exponiendo que si las teorías fallan no es debido a si mismas, sino que fallan por el hombre y su conducta (a veces racional y a veces irracional), cuando en realidad yo digo que lo que falla son las ideas bajo las que ésta se sustenta. Siempre hay que tener presente que el hombre es cambiante por naturaleza, y que éste a veces puede ser bueno, malo o indiferente, y que en general trata de satisfacer sus necesidades individuales antes que las

Palabras latinas que significan "hombre económico" y que son utilizadas para designar una abstracción necesaria para la construcción de teorías económicas: El hombre económico es aquel que maximiza su utilidad, tratando de obtener los mayores beneficios posibles con el menor esfuerzo. Así, el homo economicus, obviamente, no sería una descripción de ninguna persona real sino un modelo de comportamiento para entender de alguna forma lo que sucede en los múltiples intercambios económicos que se realizan en las sociedades humanas. Puede decirse entonces que toda persona, en la práctica, actúa alguna vez o en algún sentido como un hombre económico, pero que ello sólo puede considerarse como una abstracción de una parte de su conducta, la que precisamente interesa para la formulación de la teoría económica. Las leyes económicas consideran que los homo economicus tienen diversas preferencias y buscan diversos fines, pero los igualan en cuanto a la conducta racional que despliegan para obtenerlos. Referencia tomada de: www.eumed.net/cursecon/dic/h.htm

35

36

N. Gregory Mankiw, Op Cit., p. 16.

6

colectivas. Si una teoría no toma en cuenta este comportamiento tan variable del hombre, simplemente esta condenada al fracaso en la práctica. Cualquier persona que quiera elaborar una teoría con respecto al hombre, necesariamente tiene que considerar al hombre como un ser cambiante. Me resulta claro y aceptable que la economía tenga la finalidad de ofrecer al hombre los conocimientos que le permitan lograr un mejor aprovechamiento de los recursos, pero afirmar que lo haga científicamente no me parece valido. Hasta este punto, aún se refutaría que la economía toma a los hechos de forma cuantitativa o numérica, y que utiliza a la estadística y a la matemática como elementos de juicio para llegar, a través de una valorización y razonamiento, a conclusiones que formulen leyes económicas universales y validas. Pero tales leyes serían validas solo en un tiempo y en un lugar determinado, no se podrían generalizar. Reflexionando en lo anterior, es evidente que debido a la dificultad de comprobación, por parte de la economía, de sus principios y leyes en forma clara y satisfactoria para todo el mundo, y a que el ser que estudia es el mismo hombre, no se pueden establecer principios generales y que sean aceptados como verdaderos de forma universal. No puede haber una teoría económica, o los conocimientos teóricos de la economía, ya que la realidad, así como las relaciones económicas, siempre son variables. En último término, podría afirmar que, “no hay una constante en el actuar del hombre en el mundo económico”. CONCLUSIÓN
37

Como mencione antes, un mismo objeto o fenómeno puede despertar distintas apreciaciones en distintas personas. Y lo que hoy nos resulta verdadero (sea individual o colectivamente), mañana puede no serlo. Einstein tuvo mucha razón cuando dijo que todo es relativo, y verdaderamente lo es, nada es absoluto, todo cambia. Y si la ciencia, sea natural o humana, hoy la aceptamos es porque nos ayuda a comprender lo que hoy sucede y porque explica lo que hoy nos inquieta. El día en que alguna de ellas nos parezca que deja de explicar y de prever lo que esta a nuestro alrededor, muy seguramente, prescindiremos de ella y de sus teorías. Actualmente las ciencias naturales tienen la capacidad de poder explicar en gran medida ciertos fenómenos, pero no totalmente. Y tengamos en cuenta que si una ciencia natural apenas y logra explicar un poco la naturaleza que nos rodea, cómo podemos esperar que una ciencia humana, como lo es la economía, logre explicar el comportamiento del hombre económico si la propia naturaleza del hombre es cambiante, y por tal, no es totalmente predecible. Me podrían decir que si hay generalidades en los comportamientos (en este caso, económicos), pero ¿acaso se podría establecer una teoría del comportamiento económico (del tipo que sea) eficaz entre aquel ermitaño que vive solo en la montaña, aquella persona que vive en una comunidad rural, aquel multimillonario que vive (aparentemente sin necesidades), aquella persona que vive en una ciudad cosmopolita, aquella persona con cierta “deficiencia física”, o aquellas que sufren de alucinaciones o no “razonan” lo que hacen… y todas viviendo en el mismo estado, país, o región? No, no se puede, todos somos diferentes. Lo que si se puede hacer es establecer principios generales de comportamiento, que nos muestren lo que determinados grupos, con ciertas características generales, harían en determinadas situaciones. Es cierto que las ciencias naturales tienen huecos que nuestra mente aún no logra comprender, y quizás nunca lleguemos a comprender, pero si una ciencia como la física tiene contradicciones, cómo podemos esperar que aquella que estudia el comportamiento humano sea eficaz. Ah, me dirían que la ciencia natural y la ciencia humana utilizan distintos métodos, pero el punto primordial aquí es la ciencia como tal. Y la ciencia como tal, en primer lugar tiene la función de: conocer los fenómenos en la realidad individual y colectiva, explicarlos y predecirlos, independientemente del método que se utilice y en el campo en que se aplique.

El comportamiento de la naturaleza, desde el orden natural que se considera como macro hasta micro, y con todos sus fenómenos, no es totalmente conocido y comprendido por el intelecto humano, y tal circunstancia hace que ni los podamos explicar ni mucho menos predecir verdaderamente. No somos capaces de ello. De lo que si somos capaces es de comprenderlos, cada vez, en la medida de nuestras posibilidades.

37

Estoy consciente de que lo que he comentado no ha sido hecho en base a un estudio exhaustivo de la ciencia y de la economía, y que quizás no es tan útil para apoyar a una normativa metodológica de la economía, pero esta no es la intención, más bien, son consideraciones personales y de cómo percibo a la ciencia y a la economía, y claro que por esto mismo no estoy exento de dudas y mayores confusiones, las cuales, indudablemente llegarán y en cada momento trataré de comprender, en la medida de mis posibilidades.

7

Esta muy claro cual es el objetivo de una ciencia. Pero ese no es el problema, el problema es, si alguna ciencia actual puede acatarse y cumplir completamente con tal objetivo. En tal caso, yo podría deducir que la ciencia no existe, no existe porque aún no somos capaces de comprender y generar, individual y colectivamente, algún conjunto de conocimiento respecto a algún fenómeno que sea totalmente verdadero y valido, siempre. Las circunstancias y las condiciones siempre cambian, y para que podamos probar una teoría necesariamente tendríamos que hacerlo siempre bajo las mismas 38 circunstancias y condiciones, y esto es imposible. Nosotros siempre cambiamos y esto hace que nuestra percepción del entorno en que estamos también cambie. Todo cambia, esta es la conclusión, y debido a que todo cambia, no hay leyes absolutas, ni mucho menos, ciencias. De esta manera, y en concordancia con las apreciaciones anteriores, considero que la economía, definitivamente, no es una ciencia, si bien si establece “principios”, “leyes” y “teorías” que para lo que se ocupan “funcionan” y “nos parecen verdaderos” (porque nos tratan de explicar algo que nos inquieta), no quiere decir que sean de carácter universal ni que expliquen y prevean los fenómenos, a los cuales trata, completamente. Yo más bien percibo a la economía, al menos desde una óptica positiva, como una administración recta y prudente de los bienes, independientemente de que si los recursos con que se cuenta para producir y distribuir 39 tales bienes sean escasos o no y de que si sus fines se cumplan o no. Pero en último término, yo creo que no importa tanto si la economía es ciencia o no, considero que lo importante, y lo que nos debería ocupar, es si nos puede ayudar a comprender un poco como funciona el mundo

económico, para que de ello podamos obtener información que, posteriormente, nos ayude a tomar decisiones eficaces y oportunas respecto a lo que nos interesa… lo que queremos. Alfredo Teloxa Reyes.

38

Quizás se me diga que mi postura es más filosófica que científica, pero si verdaderamente la filosofía intenta conocer a las cosas por su esencia, propiedades, causas y efectos, entonces yo diría que no podemos formar una teoría del comportamiento sin antes tener una del conocimiento valida para todos. 39 El aire, el agua, la tierra… todos son bienes o recursos, y mientras aprecie que existen, no me parecerán escasos. Si, efectivamente (y eventualmente) dejare de estar aquí, pero hasta que eso pase no me serán escasos si hasta ese momento aún los aprecié. Ah pero me podrían objetar que el aire no cuesta y por tanto no es un recurso (o un bien económico) que interese a la economía. Pero, bajo el mar, en una montaña muy alta, en el espacio exterior o en cualquier lugar sin aire (en este caso, oxigeno) en que me encuentre y tenga que respirar, lo que necesito es el oxigeno y no tanto lo que lo contenga, entonces, pago el oxigeno y pago el envase. Un tanque sin oxigeno de que me sirve si lo que necesito es oxigeno, así que pago por más oxigeno, aunque a quien me lo venda, aparentemente, no le “cueste”.

8

9

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->