Está en la página 1de 50

Pedro Corredor Espinosa

Pedro Corredor Espinosa 6

Corrientes del Pensamiento Jurídico

Pedro Corredor Espinosa

Maestro en Derecho, egresado de la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM.

En la FES Aragón, colabora como profesor de Asignatura en la Licenciatura en Derecho con las materias: Derecho Fiscal, Introducción al Estudio del Derecho, Técnicas de Investigación Jurídica, Derecho Constitucional, Derecho Electoral, Seminario de Tesis, Filosofía del Derecho y Sociología; Asimismo, es profesor de Asignatura en la Maestría en Derecho con la materia Sociología Jurídica.

Colaboró como Secretario Técnico de la Jefatura en Derecho, de la misma institución, del 2002 al 2004 y en el Comité Editorial en el 2002.

Ha impartido los cursos “Derecho Electoral” y “Derecho Informático” en la FES Aragón.

Pedro Corredor Espinosa

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN

5

7

CAPÍTULO I

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

1.1

HECHOS DE LOS NÁUFRAGOS DE SAN BLAS MÉXICO

7

CAPÍTULO II

MARCO TEÓRICO

13

2.1 NATURALISMO JURÍDICO

13

2.2 POSITIVISMO JURÍDICO

16

CAPÍTULO III

ORDENAMIENTO JURÍDICO NACIONAL APLICABLE

21

3.1 CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS

21

3.2 LEY ORGÁNICA DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA FEDERAL

22

3.3 REGLAMENTO INTERNO DE LA SECRETARÍA DE RELACIONES EXTERIORES

23

3.4 LEY DEL SERVICIO EXTERIOR MEXICANO

24

3.5 REGLAMENTO DE LA LEY DEL SERVICIO EXTERIOR MEXICANO

27

3.6 LEY DE NAVEGACIÓN Y COMERCIO MARÍTIMO

36

CONCLUSIONES

47

BIBLIOGRAFÍA

49

Corrientes del Pensamiento Jurídico

INTRODUCCIÓN

El presente cuaderno de trabajo representa una opción para los estudiantes de la Licenciatura en Derecho, específicamente en las materias Introducción al Estudio del Derecho y Filosofa del Derecho, para ubicar y reconocer las dos formas de pensamiento jurídico, que a nuestra consideración siguen vigentes en nuestros días, (naturalismo y positivismo jurídico), necesarios para situar y desentrañar el fascinante mundo del Derecho, en los temas relativos a las corrientes de pensamiento jurídico, las cuales toman como referencia el hecho distinguido de unos náufragos mexicanos que un día como cualquiera salieron a realizar sus tareas cotidianas y no regresaron a nuestro país hasta después de 9 meses de estar a la deriva.

Es menester señalar que para poder entender y explicar lo que es naturalismo y positivismo jurídico es necesario la existencia de hechos, los cuales son susceptibles de dichas corrientes de pensamiento jurídico; lo cual sirve como de pauta para observar las similitudes y diferencias que existen entre ambas posiciones.

Preguntas como: ¿si el derecho es aplicable a las conductas desplegadas por los náufragos durante su disipación? ¿Dicha embarcación cubría los requisitos que marca la legislación para zarpar? ¿Si el derecho nacional o internacional son aplicable al caso en concreto? Son abordados en este cuaderno que ilustrará dichas interrogantes.

No quisiera dejar de señalar el apoyo brindado y sus atinados comentarios para la realización de este trabajo a la Facultad de Estudios Superiores Aragón, compañeros del posgrado, académicos y a mis alumnos de la Licenciatura en Derecho de dicha entidad y a todas aquellas personas con las cuales siempre he contado, GRACIAS.

Pedro Corredor Espinosa

Corrientes del Pensamiento Jurídico

CAPÍTULO I PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

“UN CIERTO ORDEN SOCIAL TIENE EL CARÁCTER DE DERECHO O ES UN ORDEN JURÍDICO”

Hans Kelsen

1.1 HECHOS DEL CASO DE LOS NÁUFRAGOS DE SAN BLAS, NAYARIT, MÉXICO

A continuación se relata en orden cronológico, los hechos que se obtuvieron de primera fuente, agradeciendo a la embajada de México en Nueva Zelanda, por su colaboración.

“Estimado Lic. Corredor:

Primero que nada, me disculpo por la demora en la respuesta, pero he

estado algo ocupado.

En atención a su solicitud le describo a continuación los datos cronológicos

relativos a las labores de repatriación de los tres de cinco pescadores que

zarparon desde el Puerto de San Blas, Nayarit desde el 28 de octubre de

2005 y sobrevivieron a la deriva en el océano Pacífico durante nueve meses

y nueve días:

1. El día miércoles 16 de agosto de 2006, la Embajada de México en Nueva Zelandia recibió información sobre el rescate en alta mar de los Sres. Salvador Ordóñez Vázquez (originario de Puerto Ángel, Oaxaca), Jesús Eduardo Vidaña López (nacido en Las Arenitas, Sinaloa) y, Lucio Rendón Becerra (oriundo de Mazatlán, Sinaloa). Se informaba de su rescate en aguas territoriales de la República de las Islas Marshall, por la tripulación de una embarcación atunera taiwanesa. Después sabríamos que en realidad se le encontró en el mar patrimonial de la República de Kiribati, pero el barco rescatista se encontraba registrado con bandera marshallesa. Creo que este punto resultará de interés legal por lo que toca a la práctica internacional de abanderamiento de embarcaciones por empresa navieras.

2. Debido a que nuestro gobierno favorece el estrechamiento de relaciones diplomáticas mediante la acreditación concurrente de sus

Pedro Corredor Espinosa

embajadores ante terceros países con los cuales se dificulta la apertura de Misiones, en este caso, la Embajada en Wellington Nueva Zelandia, mantiene cubre simultáneamente las relaciones con el gobierno de la

República de las Islas Marshall. Por ello, al conocerse el hecho, la Cancillería instruyó de inmediato a esta sede diplomática la realización de las gestiones de Protección consular para repatriar adecuadamente

a los connacionales mencionados.

3. El mismo día que se tuvo conocimiento del rescate, la Embajadora Angélica Arce logró establecer contacto con los pescadores, mediante comunicación telefónica. El Ministerio de Relaciones Exteriores de las

Islas Marshall se había encargado de investigar el número telefónico de

la embarcación “Koo’s 102”.

4. Se supo que el rescate se había realizado desde el día 9 de agosto y que el buque atunero continuaría sus actividades pesqueras hasta finales de agosto. También se supo que los mexicanos rescatados se encontraban en aparente proceso de recuperación.

5. Al día siguiente, 17 de agosto el Gerente de la empresa naviera informó que había recibido instrucciones de suspender las actividades pesqueras y que por lo tanto, se daría un arribo adelantado de la embarcación, probablemente el día 21 de agosto. Esta situación obligó

a la embajada a realizar gestiones extraordinarias para enviar al que

suscribe, Jefe de Cancillería de esta Embajada, a Majuro, capital de la Rep. de las Islas Marshall.

6. La Cancillería marshallesa confirmó el día 18 de agosto, que la llegada del “Koo’s 102”al puerto de Majuro se daría el martes 22 de agosto. Este mismo día salí de Wellington, con destino a Majuro,

7. El domingo 20 de agosto, arribé a la capital marshallesa, donde de inmediato sostuve reuniones de coordinación con los funcionarios locales y con el gerente de la empresa naviera involucrada.

8. El lunes 21 terminaron de afinarse los detalles para la recepción en puerto de los compatriotas. También establecí contacto con la Embajada de los Estados Unidos para conocer las modalidades y los requisitos a cubrir para la obtención de las visas correspondientes para la repatriación vía Honolulu, Hawai y Los Ángeles, California.

9. El martes 22 de agosto, a las 8.35 a.m. se dio la llegada de los paisanos. Ahí mismo, a bordo del barco, se dieron las primeras revisiones médicas para constatar su estado de salud físico y mental. Posteriormente, fueron trasladados al Hospital de Majuro para realizarles los estudios clínicos necesarios para poder determinar la conveniencia de repatriarlos al día siguiente. Este día se les expidieron los pasaportes a cada uno de los pescadores.

Corrientes del Pensamiento Jurídico

10. El miércoles 23 por la mañana, se logró la obtención de los visados en la Embajada de los Estados Unidos. Concluidas estas gestiones consulares, se procedió a confirmar los horarios de vuelos de salida a la aerolínea, para esa misma tarde.

11. Se arribó a Honolulu el mismo 23 de agosto (debido a la diferencia de huso horario). Se permaneció en esta ciudad por espacio de 30 horas, para permitir a una recuperación antes del siguiente vuelo hacia Los Ángeles.

12. Se voló hacia Los Ángeles el jueves 24 de agosto. Se hizo una escala de tránsito antes de continuar el viaje final hacia la Ciudad de México, donde se arribo en la madrugada del viernes 25 de agosto de 2006.

Espero que esta cronología le resulte de utilidad. Para una información más

detallada, le recomiendo revisar la hemeroteca de esos días, especialmente

la de los periódicos El Universal y Reforma, pues le dieron cobertura

reporteros que estuvieron todo el tiempo siguiendo el caso.

Cordialmente, Luís Enrique Franco Díaz de León. 1

Sin dejar duda, la anterior narración puede ser catalogada de oficial, el fenómeno del Derecho puede tener diversas acepciones, como es el caso que nos ocupa. El alumno de la Licenciatura en Derecho tiene la obligación imperiosa de cuestionar los argumentos anteriormente citados, así de esta manera emprende una faceta que no había deparado en conocer y que desciende en el siguiente cuestionamiento ¿el abogado es un investigador? Y si fuese cierto este cuestionamiento ¿cuáles son las herramientas necesarias para llegar a tal conclusión?

Sin embargo y para tener mejores resultados de dicho cuestionamiento

acudimos al comentario del Lic. Franco, y encontramos la siguiente

información:

EL LIMÓN, MUNICIPIO DE SAN BLAS, NAYARIT. Tres pescadores mexicanos fueron rescatados cerca de las islas Marshall, próximas Australia, tras haber pasado varios meses perdidos en el océano pacífico.

1 DIAZ D León, Franco I. Náufragos Mexicanos, 24/III/08, 19:20.

http://mx.f500.mail.yahoo.com/ym/login?.rand=d2j8f80s26p6i.

Pedro Corredor Espinosa

De acuerdo con información que los propios pescadores dieron a conocer al ser rescatados, pasaron 90 días perdidos.

Sin embargo, en entrevista televisiva afirmaron que fueron nueve meses los que pasaron a la deriva. Esta versión fue confirmada por la abuela de uno de ellos, Francisca Pérez Ponce, quien dijo que su nieto Lucio Rendón Becerra, junto con Salvador Ordaz y Jesús Vidaña partieron el 15 de noviembre de 2005 en una lancha con motor fuera de borda.

Ayer, familiares y amigos le comunicaron a doña Francisca que la televisión había dado la noticia del rescate tres náufragos que habían partido del puerto de San Blas, los cuales se mantuvieron vivos comiendo peces voladores y tomando agua de lluvia.

Remigio Rendón, tío Lucio, se traslado a San Blas, donde conoció, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores, que su sobrino y acompañantes se encuentran en buen estado de salud.

En estos momentos, declaró Remigio, los tres viajan en un barco a Nueva Zelanda, a donde se espera que arriben en 15 días. 2

Partiendo de este orden de ideas ponemos a consideración los siguientes cuestionamientos:

¿De qué forma este hecho repercute en el ámbito del derecho mexicano? ¿Cuáles son las leyes que regulan la conducta de estos náufragos?

Para dar respuesta a dichas interrogantes es necesario establecer la siguiente premisa; efectivamente, uno de los primeros cuestionamientos que tiene el estudiante en Derecho es conocer el significado de la palabra Derecho.

A nuestra consideración el ejemplo anterior realiza una demostración clara de ¿cómo unos compatriotas denominados náufragos de pronto se encontraron inmersos dentro de un mundo jurídico que quizá nunca llegaron a considerar?, y bueno, si es así ¿qué conductas llevaron a cabo para que se sujetaran a derechos y obligaciones que se derivaron de esta actividad?

2 SORIANO Lima, Arturo. Los náufragos mexicanos. El Universal, miércoles 16 de agosto de 2006, p. 2.

Corrientes del Pensamiento Jurídico

En principio jóvenes es necesario establecer que el Derecho, por su complejidad tiene un sin fin de corrientes jurídicas para justificarlo y comprenderlo; entre ellas tenemos al positivismo jurídico, naturalismo jurídico (de las cuales hablaremos más adelante), entre otras; de tal forma que para efectos de la presente investigación, es indispensable conocer qué es el naturalismo jurídico y después el positivismo jurídico.

Pedro Corredor Espinosa

Corrientes del Pensamiento Jurídico

CAPÍTULO II

MARCO TEÓRICO

2.1 NATURALISMO JURÍDICO

En el capítulo anterior se estableció el siguiente cuestionamiento ¿el abogado es un investigador?, que sorpresa resulta para el alumno que inicia su carrera de abogacía al enterarse de tal incógnita y una de las primeras preguntas es en relación al término DERECHO.

Recordemos así, que la idea principal de este texto es verificar, ¿qué significa la palabra derecho y por ende que conducta(s) del ser humano son susceptibles de estudio?, ya sea natural o positivo; importante es en este sentido, para no perder de vista el objeto de este trabajo.

Nuestra tesis se centra en primer término en considerar lo indispensable que es para el estudiante de Derecho en concebir a priori las dos formas de pensamiento jurídico como son el naturalismo y positivismo. Para que en su momento y previo análisis de aquellos se esté en la posibilidad de establecer una conceptualizacion del DERECHO conforme a estas 2 corrientes.

Así de esta manera el primer cuestionamiento que es indispensable esclarecer es el relativo a conocer ¿Qué es el naturalismo jurídico?

Santo Tomás de Aquino prominente filósofo católico establecía que Derecho Natural “es aquella parte del orden eterno del universo originado en Dios que es asequible a la razón humana.” 3

3 SANTIAGO Nino, Carlos. Introducción al análisis del Derecho, 2ª ed., Astrea, Ciudad de Buenos Aires, p. 28.

Pedro Corredor Espinosa

Dada la anterior definición creemos necesario hacer los siguientes señalamientos:

- Existe un orden, el cual es acaecible a un ser divino (Dios).

- Después de haber sido instaurado –orden–, el individuo lo asimila como tal y lo tiene que dar por establecido.

Siguiendo este mismo orden de ideas, Víctor Catherin discípulo de Santo Tomás establecía: “Para todo el que cree en Dios, está claro que no podría el Creador dejar a los hombres sobre la tierra sin darles lo que es universalmente necesario para su conservación y desarrollo.” 4

Así vemos claramente que esta corriente de pensamiento jurídico, tiene como insignia principal la creencia de un ser poderoso que tiene como finalidad el bienestar del sujeto.

Sin embargo, existen actualmente otros autores contemporáneos que ensalzan otras características del naturalismo tal como lo establece Santiago Nino de la siguiente manera: “Ese Derecho Natural no sólo es un derecho que debe ser, sino un derecho verdadero, válido, existente. Además el Derecho Natural es universal, aplicable a todos los hombres y en todos los tiempos, y necesario, puesto que es inmutable.” 5

Este último autor recalca la disyuntiva que existe entre el pensamiento naturalista y positivista y que se ilustra de la siguiente manera, es necesario establecer valores universalmente validos para hablar de Derecho Natural.

Lo anterior con la mera intención de que el alumno empiece a concebir la dificultad gramatical que existe para comprender el fenómeno jurídico.

4 Ídem.

5 Ídem.

Corrientes del Pensamiento Jurídico

Pero regresando a nuestro asunto, el Derecho Natural tal y como se desprende de los autores señalados, se deriva de una voluntad divina, es decir, que ius naturalismo existe por que hay un Dios que así lo reconoce y lo delega.

Por contradictorio que resulte para el estudiante que inicia la licenciatura es totalmente paradójico hacerle entender que existe un Dios, pues pensar de acuerdo a sus principios y valores es muy difícil, a pesar de que en primera instancia él, tenga como verdadera la presencia de este ente Divino, sin embargo este trabajo no tiene como propósito establecer tal o cual disyuntiva, dejemos este asunto para otra ocasión y retomemos lo que si es materia de esta investigación.

Sin embargo aún no hemos dado una respuesta al cuestionamiento sobre lo que es naturalismo jurídico, a nuestra consideración es Derecho Natural aquella forma de pensamiento jurídico que explica qué es el Derecho y que tiene como principales cimientos a los valores del ser humano que dan respuesta a la complejidad de interacciones suscitadas entre ellos.

Pero lejos de lo que se acentuó con anterioridad, nos vemos obligados en señalar que lo anterior sólo es resultado de un cuestionamiento sobre lo que es el naturalismo jurídico, a diferencia de una definición de la misma.

Creemos necesario hacer dicha distinción, entre la pregunta ¿qué es naturalismo jurídico? y la definición de la misma –objetivo del presente trabajo– y que lo anterior sirva al estudiante de la licenciatura para que ubique la composición lógica que guardan las cosas, no es lo mismo preguntar ¿Qué es? A encontrar la definición del objeto en estudio y que sirva en el futuro en el campo profesional.

De tal forma considero que las respuestas serian las siguientes:

PRIMERO: ¿Qué es el naturalismo jurídico?, como ya se dijo anteriormente el Derecho Natural es aquella forma de pensamiento jurídico que explica qué es el

Pedro Corredor Espinosa

Derecho y que tiene como principales cimientos a los valores, del ser humano que dan respuesta a la complejidad de interacciones suscitadas entre ellos.

Sin embargo y atendiendo a las escuelas de filosofía escolástica, éste sería una idea del naturalismo, sin embargo es necesario definirla así tenemos que el naturalismo jurídico: como aquella tesis que fundamenta a través de valores la concepción de una realidad jurídica.

2.2 POSITIVISMO JURÍDICO

A tal cuestionamiento Hans Kelsen afirma: “Derecho y justicia son conceptos

diferentes. En cuanto lo distinguimos de la justicia, el orden jurídico aparece como

Derecho Positivo” 6 .

Como vemos el autor en comento hace una distinción entre Derecho y justicia, estableciendo una categoría para cada uno de los términos, desde nuestra perspectiva vemos aceptable dicha aclaración, dado que los términos tienen significado distinto y ejemplifican al alumno para ubicarlo ya que al iniciar nuestra carrera tendemos a utilizar como sinónimos DERECHO y JUSTICIA.

Retomando la idea del ilustre pensador y después de haber realizado la distinción de términos, en el siguiente supuesto se verifica y determina que un orden jurídico es Derecho, desde nuestra perspectiva aquí sí establece una clara similitud entre los 2 términos, de tal forma que siempre un orden jurídico significará Derecho.

El autor italiano Norberto Bobbio en su libro Teoría General del Derecho explica a

través de la teoría del Derecho Institucional como se relaciona orden jurídico y

Derecho.

6 KELSEN, Hans. Teoría general del Derecho y del Estado, Trd. Eduardo García Maníes. 2ª ed., UNAM, México, 1958. p. 6.

Corrientes del Pensamiento Jurídico

Tomando en cuenta a otro autor Santi Romano en su libro L’ordinamiento giurdico, en el cual se lamenta de las deficiencias y de los errores de la teoría normativa del derecho, en la forma aceptada por la mayoría de los juristas, y contrapone a la concepción del Derecho como norma y la concepción del Derecho como institución, la cual se detalla adelante.

El concepto de derecho debe, a nuestra opinión, contener los siguientes elementos esenciales:

a) Ante todo debe comprender el concepto de sociedad. Esto en dos sentidos recíprocos que se completan mutuamente: lo que no sale de la esfera puramente individual, lo que no supero la vida particular como tal, no es derecho (ubi ius ibi societas) y, además, no hay sociedad en el sentido exacto de la palabra sin que en ella se manifieste el fenómeno jurídico (ubi societas ibi ius)

b) El concepto de derecho debe, en segundo lugar, contener la idea de orden social: lo que sirve para excluir todo elemento que implique el arbitrio puro y simple o la fuerza material, es decir, no ordenada… Toda manifestación social, por el solo hecho de serlo, está ordenada por lo menos con relación a los asociados…

c) El orden social que establece el Derecho no es el dado por la existencia originada en cualquier forma, de normas que regulan las relaciones sociales. Antes bien, dicho orden no excluye tales normas, sino que las utiliza y las comprende en su orbita, pero al mismo tiempo las aventaja y supera. Esto quiere decir que antes de ser norma, antes de refererise a una simple relación o una serie de relaciones sociales, es organización, es estructura, es situación de la misma sociedad en la que se manifiesta y a la que constituye como unidad, como ente autónomo

Pedro Corredor Espinosa

De lo anterior se infiere que para Romano los elementos constitutivos del concepto de Derecho son tres: la sociedad, como base de hecho de donde deriva su existencia el Derecho; el orden, como fin al cual tiende el Derecho y la organización, como medio para realizar el orden. Se puede decir, en síntesis que según Romano existe Derecho cuando hay una organización de una sociedad ordenada, o también con palabras análogas, una sociedad ordenada por medio de una organización o un orden social organizado…

Se dice que un grupo social se institucionaliza cuando crea su propia organización, y por medio de ella llega a ser, según Romano, un ordenamiento jurídico…

Una sociedad organizada, una institución, está constituida por un grupo de individuos que regulan su actividad con el fin de obtener un fin común, esto es, un fin que no podría lograrse individualmente. La institución nace allí donde aparece y adquiere forma una cierta regulación de las conductas individuales, precisamente orientadas a un fin común…

Precisamente para que se pueda desarrollar el proceso de institucionalización que transforma un grupo inorgánico en un grupo organizado, es decir en un ordenamiento jurídico se requieren tres cosas:

1. Que se determinen los fines propios de la institución.

2. Que se establezcan los “medios”, o por lo menos los medios principales, que se consideren necesarios para lograr aquellos fines.

3. Que se distribuyan las funciones específicas de los individuos que componen el grupo para que cada uno colaboré, a través de los medios previstos, para el logro del fin.

Ahora bien, es claro que ya sea la determinación de los fines, de los medios y de las funciones, ello no puede ocurrir si no por medio de reglas, sean escritas o no

Corrientes del Pensamiento Jurídico

escritas, plasmadas solemnemente en un estatuto (o constitución) o aprobadas tácitamente por los miembros del grupo, en un estatuto (o constitución) o aprobadas tácitamente por los miembros del grupo. Lo anterior quiere decir, que el proceso de institucionalización y el proceso de producción de reglas de conducta no pueden ir separados; por lo tanto, donde quiera que hallemos un grupo organizado estamos seguros de encontrar también un sistema de normas de conducta que dan vida a la organización, o en otras palabras, si institución equivale a ordenamiento jurídico, ordenamiento jurídico equivale a sistemas de normas. Pero la teoría de la entonces Teoría de la Institución no excluye, sino por el contrario incluye la Teoría Normativa del Derecho que no sale vencida de la polémica, sino tal vez reforzada.

Para darle convicción a los párrafos anteriores Bobbio concluye: Para nosotros, la

, que sólo se puede hablar de Derecho cuando hay un sistema de normas que forman un ordenamiento, y que, por lo tanto, el Derecho no es norma, sino conjunto coordinado de normas. En suma, que una norma jurídica no se encuentra nunca sola, sino ligada a otras, formando un sistema normativo. 7

Teoría de la Institución ha tenido el gran mérito

de poner en relieve el hecho de

De tal manera encontramos una relación entre organización social, ordenamiento jurídico, y como resultado de esta relación el Derecho, estableciéndose una triada entre estos conceptos los cuales no pueden existir independientes entre sí, deben ser estudiados y comprendido uno con los otros dos y viceversa.

Otro autor señala: “Un orden significa: …, Derecho cuando está garantizada externamente por la probabilidad de la coacción física o psíquica a través de un propio equipo de personas dedicas a tal fin mediante la imposición de su observancia o al castigo del comportamiento dirigido a su violación…” 8

7 BOBBIO, Norberto. Teoría General del Derecho. 5ª edición, Themis, Barcelona, España, 1997, p. 7-12. 8 ALEXY, Robert. El concepto y validez del Derecho. Trd. Jorge M Seña, Gedisa, Barcelona, España, 2004, p. 22.

Pedro Corredor Espinosa

Desde esta perspectiva, observamos la presencia de lo que podemos considerar como el Poder Judicial, al especificar que existe un grupo de personas específicas para hacer valer ese orden que tiene el nombre de Derecho.

Lo más rescatable es observar la palabra orden, la cual al tratar de definirla encontramos la siguiente posición: “Una orden es definida por el hecho de estar garantizada por una sanción.” 9

Y sigue sosteniendo el mismo autor “el Derecho es como la totalidad de las ordenes de un soberano, respaldadas por sanciones “ 10 .

De tal manera podemos afirmar que estos autores identifican como sinónimos los términos Derecho y orden u orden y Derecho, los cuales fungen como imperativos en relación a la conducta humana.

Ahora bien, nuestro mayor cuestionamiento ¿qué es el positivismo jurídico? Para nosotros en particular es una corriente de pensamiento jurídico que trata de explicar al Derecho tomando como fuente principal a los ordenamientos establecidos sistemáticamente; en el que el individuo toma parte.

9 ALEXY, Robert. Op. Cit., p. 24. 10 Ibídem., p.25.

Corrientes del Pensamiento Jurídico

CAPÍTULO III

ORDENAMIENTO JURÍDICO NACIONAL APLICABLE

3.1

CONSTITUCIÓN

MEXICANOS

POLÍTICA

DE

LOS

ESTADOS

UNIDOS

Los artículos aplicables al caso en concreto a nivel Constitucional los encontramos en los relativos 27 primer párrafo y III, además de lo establecido en el artículo 42 fracciones II al V.

Artículo 27. La propiedad de las tierras y aguas comprendidas dentro de los límites del territorio nacional, corresponde originariamente a la Nación, la cual ha tenido y tiene el derecho de transmitir el dominio de ellas a los particulares, constituyendo la propiedad privada.

Pfo III. Corresponde a la Nación el dominio directo de todos los recursos naturales de la plataforma continental y los zócalos submarinos de las islas; de todos los minerales o substancias que en vetas, mantos, masas o yacimientos, constituyan depósitos cuya naturaleza sea distinta de los componentes de los terrenos, tales como los minerales de los que se extraigan metales y metaloides utilizados en la industria; los yacimientos de piedras preciosas, de sal de gema y las salinas formadas directamente por las aguas marinas; los productos derivados de la descomposición de las rocas, cuando su explotación necesite trabajos subterráneos; los yacimientos minerales u orgánicos de materias susceptibles de ser utilizadas como fertilizantes; los combustibles minerales sólidos; el petróleo y

Pedro Corredor Espinosa

todos los carburos de hidrógeno sólidos, líquidos

o gaseosos; y el espacio situado sobre el territorio

nacional, en la extensión y términos que fije el

Derecho Internacional.

Artículo 42. El territorio nacional comprende:

II. El de las islas, incluyendo los arrecifes y cayos

en los mares adyacentes.

III. El de las islas de Guadalupe y las de

Revillagigedo situadas en el Océano Pacífico.

IV. La plataforma continental y los zócalos

submarinos de las islas, cayos y arrecifes.

V. Las aguas de los mares territoriales en la

extensión y términos que fije el Derecho

Internacional y las marítimas interiores, y…

De tal forma podemos observar que en principio los mares comprendidos dentro del territorio nacional comprenden originariamente, a la Nación, en relación con lo establecido en el artículo 42, específica que son propiedad de la misma las aguas de los mares territoriales en la extensión y términos que fije el derecho Internacional y las marítimas interiores.

3.2 LEY ORGÁNICA DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA FEDERAL

Dentro

ordenamiento:

de

la

Administración

Pública

Centralizada

tenemos

el

siguiente

ARTÍCULO 28. A la Secretaría de Relaciones Exteriores corresponde el despacho de los siguientes asuntos:

II.

Dirigir el servicio exterior en sus aspectos

diplomático y consular en los términos de la Ley del Servicio Exterior Mexicano y, por conducto de los agentes del mismo servicio, velar en el

Corrientes del Pensamiento Jurídico

extranjero por el buen nombre de México; impartir protección a los mexicanos; cobrar derechos consulares y otros impuestos; ejercer funciones notariales, de Registro Civil, de auxilio judicial y las demás funciones federales que señalan las Leyes, y adquirir, administrar y conservar las propiedades de la Nación en el extranjero; …

Como se puede observar del artículo en comento; tiene la injerencia la administración pública centralizada 11 , dado que es la responsable de administrar todo lo relativo al servicio exterior mexicano en sus 2 vertientes diplomáticas y consulares.

3.3 REGLAMENTO INTERNO DE LA SECRETARÍA DE RELACIONES

EXTERIORES

A nivel orgánico las dependencias de la administración pública centralizada tienen la facultad de crear sus propios ordenamientos jurídicos como es el caso, la Secretaria de Relaciones Exteriores, tiene en su organigrama su reglamento interno que dentro de otras cosas establece:

CAPÍTULO I De la Competencia y Organización de la Secretaría

ARTÍCULO 1. La Secretaría tiene a su cargo las atribuciones y el despacho de los asuntos que expresamente le encomiendan la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la Ley del Servicio Exterior Mexicano, la Ley sobre la Celebración de Tratados y otras leyes, así como los reglamentos, decretos, acuerdos y órdenes relativos que expida el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

ARTÍCULO 2. Corresponde a la Secretaría:

I.

Ejecutar

la

política

exterior

de

México.

II. Promover, propiciar y coordinar las acciones en el exterior de las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, de conformidad con

11 Tiene esta connotación dado que depende directamente del poder ejecutivo.

Pedro Corredor Espinosa

las atribuciones que a cada una de ellas corresponda.

III.

Dirigir

el

Servicio

Exterior

Mexicano.

IV. Intervenir en toda clase de tratados, acuerdos y convenciones de los que el país sea parte.

De tal forma podemos observar que es competencia de la Secretaria de Relaciones exteriores coordinar su política exterior tal como es el caso ya que por medio de la embajada de Nueva Zelanda, intervino para que en su momento se repatriaran a nuestros compatriotas además, de interpretar y aplicar todos los tratados y acuerdos de carácter internacional en los que México sea parte.

3.4 LEY DEL SERVICIO EXTERIOR MEXICANO

Por lo que respecta a los sujetos que intervienen para el caso como el nuestro en el que unos connacionales fueron encontrados fuera del territorio nacional existe la presente ley y los artículos relativos al caso en concreto.

CAPÍTULO I Del Servicio Exterior Mexicano

ARTÍCULO 1. El Servicio Exterior Mexicano es el cuerpo permanente de funcionarios del Estado, encargado específicamente de representarlo en el extranjero y responsable de ejecutar la política exterior de México, de conformidad con los principios normativos que establece la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

El Servicio Exterior depende del Ejecutivo Federal. Su dirección y administración están a cargo de la Secretaría de Relaciones Exteriores, en lo sucesivo denominada la Secretaría, conforme a lo dispuesto por la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal y a los lineamientos de política exterior que señale el Presidente de la República, de conformidad con las facultades que le confiere la propia Constitución.

Las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, conforme a lo dispuesto en la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal mantendrán coordinación con la Secretaría para el ejercicio de acciones en el exterior.

Corrientes del Pensamiento Jurídico

ARTÍCULO 1-BIS. Para los efectos de la presente Ley se entenderá por:

I. Ley: La Ley del Servicio Exterior Mexicano.

II.

Reglamento:

El

Reglamento

de

la

Ley

del

Servicio Exterior Mexicano.

 

III.

Secretaría:

La

Secretaría

de

Relaciones

Exteriores.

 

IV.

Secretario:

El

Secretario

de

Relaciones

Exteriores.

V. Servicio Exterior: El Servicio Exterior Mexicano.

VI. Dirección General: La unidad administrativa de

la Secretaría que tenga a su cargo los asuntos concernientes al personal del Servicio Exterior.

VII. Instituto Matías Romero: Es el órgano

desconcentrado de la Secretaría, cuyo objetivo consiste en preparar recursos humanos de alto nivel analítico y técnico en los temas y materias de utilidad para la política exterior de México, cuyo titular será un embajador de carrera del Servicio Exterior.

VIII. Representación:

Las

embajadas,

misiones

permanentes y oficinas consulares.

IX. Representaciones

Diplomáticas:

Las

embajadas y misiones permanentes.

X. Embajada: La representación permanente del

Estado Mexicano ante el gobierno de otro país. Sus

principales funciones son de carácter político.

XI. Misión

Permanente:

La

representación

del

Estado Mexicano ante organismos internacionales.

XII. Misión Diplomática: Las embajadas.

XIII. Jefe de Misión: El Titular de la representación

diplomática.

XIV. Representación

consulares.

Consular:

Las

oficinas

XV. Oficina Consular: La representación del Estado

Mexicano ante el gobierno de otro país, en la que se realizan de carácter permanente las siguientes funciones: proteger a los mexicanos que se localicen en su circunscripción, fomentar las relaciones comerciales, económicas, culturales y científicas entre ambos países y expedir la documentación a

Pedro Corredor Espinosa

mexicanos y extranjeros en términos de la presente

Ley y su Reglamento. Según su importancia y ámbito

de circunscripción se clasifican en: Sección Consular,

Consulado General, Consulado, Agencia Consular y

Consulado Honorario.

XVI. Circunscripción Consular: El territorio atribuido

a una oficina consular para el ejercicio de las

funciones consulares.

una

embajada que realiza funciones consulares y su

circunscripción es todo el país acreditante.

XVII. Sección

Consular:

La

oficina

de

XVIII. Consulado General: La oficina a cargo de un

funcionario consular, generalmente con el rango de Cónsul General y dependen de él, los consulados y agencias consulares que se localicen en su circunscripción.

XIX. Consulado:

La

oficina

a

cargo

de

un

funcionario consular, del que pueden depender algunas agencias consulares.

XX. Agencia Consular: La oficina a cargo de un

funcionario consular, es de jerarquía menor a la de los consulados porque su circunscripción es muy limitada.

XXI. Consulado Honorario: La oficina a cargo de un

cónsul honorario, trátese de un nacional o de un extranjero, en la que éste realiza, sin remuneración

alguna, funciones consulares limitadas.

XXII. Jefe

de

Oficina

Consular:

La

persona

encargada de desempeñar tal función.

XXIII. Funcionario Consular: Cualquier persona,

incluido el jefe de oficina consular, encargada con ese

carácter del ejercicio de funciones consulares.

XXIV. Comisión de Personal: La Comisión de

Personal del Servicio Exterior Mexicano, órgano colegiado encargado de conocer cualquier asunto relativo al Servicio Exterior.

ARTÍCULO 44. Corresponde a los jefes de oficinas consulares:

I. Proteger, en sus respectivas circunscripciones consulares, los intereses de México y los derechos de sus nacionales, de conformidad con el derecho

internacional y mantener informada a la Secretaría de

la condición en que se encuentran los nacionales

mexicanos, particularmente en los casos en que

proceda una protección especial.

Corrientes del Pensamiento Jurídico

De tal forma podemos observar que la presente ley, establece en forma general los sujetos, que son participes las relaciones diplomáticas e internacionales – funcionarios– en las que nuestro país se ve involucrado, así de tal forma la presente ley establece que debemos entender por Embajada, Secretaría, Oficina Consular y demás sujetos que se relacionan con un vínculo jurídico entre el Estado y sociedad. Además de la obligación que tienen los jefes de oficinas consulares –embajadores– de velar y proteger por los intereses de nuestro nación y de su pueblo; como fue el caso de auxiliar a los náufragos mexicanos, para garantizar su integridad.

3.5 REGLAMENTO DE LA LEY DEL SERVICIO EXTERIOR MEXICANO

TÍTULO PRIMERO

CAPÍTULO ÚNICO Disposiciones Generales.

ARTÍCULO 1. El presente ordenamiento tiene por objeto reglamentar la Ley del Servicio Exterior Mexicano.

Corresponde a la Secretaría de Relaciones Exteriores la aplicación de las disposiciones de la Ley y de este Reglamento.

ARTÍCULO 2. Las definiciones contenidas en el artículo 1-BIS de la Ley serán aplicables para este Reglamento. Adicionalmente, se entenderá por:

I. Adscripción: el lugar en el que preste sus servicios el miembro del Servicio Exterior, ya sea en una representación en el extranjero o en las unidades administrativas de la Secretaría en México.

Il. Jefe o titular de Representación: la persona designada conforme a la Ley para encabezar una embajada, misión permanente u oficina consular.

TÍTULO TERCERO

CAPÍTULO ÚNICO De la organización de las representaciones de México en el exterior.

Pedro Corredor Espinosa

ARTÍCULO 16. Las representaciones dependerán del Ejecutivo Federal y su dirección y administración estará a cargo de la Secretaría. Sólo a ésta corresponderá dar o transmitir órdenes o instrucciones. Las representaciones se comunicarán con las autoridades mexicanas a través de la Secretaría, salvo en los casos en que la misma o las normas aplicables las autoricen a gestionar directamente.

ARTÍCULO 17. Para efectos de precedencia dentro de las misiones diplomáticas y frente a las autoridades del país sede, invariablemente deberá tomarse en cuenta el rango de los miembros del Servicio Exterior y la fecha de arribo a la adscripción en cada uno de los rangos. La acreditación ante las autoridades respectivas, deberá ajustarse al siguiente orden de precedencias internas:

I.

Embajador o Representante Permanente.

Il.

Jefe de Cancillería o Representante Alterno.

III. Agregados militares, navales y aéreos; ministros o consejeros de carrera y asimilados en estos rangos.

IV. Secretarios de carrera y asimilados en estos rangos y agregados militares, navales y aéreos adjuntos.

V. Personal de la rama técnico-administrativa.

Para las representaciones consulares:

I.

Cónsul General o Cónsul Titular.

Il.

Cónsul Adscrito.

III.

Agregados y personal asimilado.

IV. Cónsules de México.

V. Personal de la rama técnico-administrativa.

ARTÍCULO 18. Para las acreditaciones de los funcionarios de la rama diplomático-consular en las representaciones consulares, e independientemente de su rango en el escalafón, se deberá observar lo siguiente:

Corrientes del Pensamiento Jurídico

CARGO

ACREDITACIÓN

I.

Titular de Consulado General

Cónsul General

Il.

Segundo funcionario en el Consulado General

Cónsul Adscrito

III.

Titular de Consulado

Cónsul Titular

IV.

Segundo funcionario en el Consulado

Cónsul Adscrito

V.

El resto de los funcionarios Cónsul

ARTÍCULO 19. Cuando un miembro de la rama diplomático-consular o técnico-administrativa funja como titular de una oficina consular deberá ostentar en el extranjero el título de cónsul general de México o de cónsul de México, según sea el caso, y no podrá utilizar otro aun cuando su rango en el Servicio Exterior fuese distinto, incluso el de embajador.

ARTÍCULO 20. En las conferencias y reuniones internacionales, la Secretaría, cuando sea necesario, requerirá el concurso de otras dependencias y entidades de la Administración Pública Federal y opiniones sobre los temas que haya que tratar y, de ser pertinente, la asesoría de funcionarios especializados. Para tal efecto, realizará las acreditaciones correspondientes a solicitud de las propias dependencias y entidades para que sus funcionarios formen parte de las delegaciones de México a reuniones internacionales de carácter gubernamental.

ARTÍCULO 21. Las precedencias para la acreditación de los integrantes de las delegaciones mexicanas que atiendan conferencias y reuniones internacionales, seguirán el orden siguiente: en cada nivel del servicio público federal se acreditará, en primer lugar, al funcionario de la Secretaría de Relaciones Exteriores, seguido por sus homólogos de otras dependencias o entidades, de acuerdo al orden dispuesto para éstas por la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.

Si la delegación está encabezada por un Secretario o un Subsecretario, inmediatamente después de éste se acreditará al jefe de la misión diplomática en cuya adscripción se realice el evento de que se trate.

Cuando la secretaría de una delegación mexicana ante una conferencia o reunión internacional esté a cargo de un miembro de carrera del Servicio Exterior, éste tendrá la obligación de enviar a la Secretaría, dentro de los 30 días de concluida la reunión, por

Pedro Corredor Espinosa

conducto del jefe de misión correspondiente, los informes de la misma.

ARTÍCULO 22. Salvo por razones de seguridad, en las representaciones se colocará en lugar visible el escudo y bandera nacionales y la leyenda correspondiente a la embajada, misión o consulado.

ARTÍCULO 26. La Secretaría expedirá las normas y procedimientos aplicables a las adquisiciones y a los bienes propiedad de la Nación que deberán ser inventariados, de conformidad con la legislación vigente, y las hará del conocimiento de las representaciones.

TÍTULO SEXTO

CAPÍTULO ÚNICO De las funciones y servicios consulares

ARTÍCULO 70. Corresponde a los consulados:

I. Cumplir las instrucciones que le sean impartidas por la Secretaría y la embajada de México en el país en que se encuentren y, en el caso de los consulados, las que emita el consulado general del que dependan.

Il. Ejercer, dentro de su circunscripción particular,

las funciones consulares correspondientes.

III. Informar acerca de la situación que prive en su

circunscripción.

ARTÍCULO 71. Corresponde a los consulados generales supervisar el funcionamiento de las oficinas consulares que estén establecidas dentro de su circunscripción general, y a los consulados de carrera supervisar el funcionamiento de las agencias consulares y de los consulados honorarios que estén dentro de su circunscripción.

ARTÍCULO 72. Las agencias consulares serán establecidas para auxiliar a las representaciones consulares en lugares dentro de su circunscripción y sólo podrán ejercer aquellas funciones que específicamente le sean asignadas por la Secretaría.

ARTÍCULO 73. La sección consular formará parte de la embajada y el ejercicio de las funciones consulares corresponderá al jefe de la misma, quien será el responsable de su funcionamiento.

ARTÍCULO

honorarios:

74. Corresponde

a los consulados

Corrientes del Pensamiento Jurídico

I. Proteger los derechos y los intereses de los

mexicanos que se encuentren en sus respectivas circunscripciones.

Il. Promover la imagen y cultura de México, así

como inversiones, comercio y turismo.

III. Expedir documentos consulares en la forma y

términos que autorice la Secretaría y la documentación migratoria que expresamente autorice la Secretaría de Gobernación por conducto de la Secretaría.

IV. Recaudar los derechos que correspondan por

la prestación de los servicios que otorgue.

V. Las demás que determine la Secretaría.

ARTÍCULO 75. Al nombrar cónsules honorarios, la Secretaría tomará en consideración lo siguiente:

I. En igualdad de condiciones se dará preferencia a los mexicanos o a los de origen mexicano.

Il. Que goce de prestigio y tenga buenas relaciones

en la circunscripción.

III. Que resida en el lugar de la sede de la oficina.

IV. Que hable español además del idioma del lugar. En caso de no dominar el idioma español, deberá contar con una persona que pueda fungir como traductor.

ARTÍCULO 76. Para el nombramiento de cónsules honorarios, la Secretaría tomará en cuenta la opinión de la embajada de México correspondiente.

Para determinar la acreditación como cónsul general, cónsul o vicecónsul honorario, la Secretaría tomará en consideración la importancia de la adscripción, el prestigio personal de quien hubiere sido designado, y las acreditaciones consulares que tengan otros países en el lugar.

Las cartas patentes de los cónsules honorarios serán firmadas por el Secretario y enviadas a la embajada de México correspondiente para su acreditación ante las autoridades del país receptor.

ARTÍCULO 77. Los cónsules honorarios no percibirán sueldo por sus servicios. Cubrirán de su propio peculio los gastos que originen el establecimiento y mantenimiento del consulado honorario. Sin embargo, la Secretaría podrá establecer los mecanismos que juzgue adecuados

Pedro Corredor Espinosa

para proporcionar a los cónsules honorarios recursos financieros y otros apoyos que les permitan cubrir una parte de los gastos originados por el ejercicio de sus funciones.

ARTÍCULO 78. Además de las funciones consignadas en el artículo 44 de la Ley, corresponde a los jefes de oficinas consulares:

las

disposiciones del Reglamento correspondiente y demás normas aplicables.

I. Expedir

pasaportes

de

acuerdo

con

de

internación a México en los términos de la Ley General de Población, de su Reglamento y de otras disposiciones sobre la materia.

Il.

Expedir

a

los

extranjeros

permisos

III. Visar pasaportes extranjeros de conformidad

con la normatividad que al efecto emita la Secretaría,

en coordinación con la Secretaría de Gobernación.

IV. Llevar el registro de mexicanos residentes en

su circunscripción y expedir, a solicitud del interesado, el certificado de matrícula correspondiente.

V. Auxiliar a la Secretaría de la Defensa Nacional en la expedición de Cartillas del Servicio Militar Nacional.

VI. Cotejar los documentos públicos o privados que

en original tengan a la vista y certificar las copias correspondientes. Para ello llevarán un libro de cotejos en los términos que determine la Secretaría.

VII. Expedir en su circunscripción, declaratorias de

nacionalidad mexicana por nacimiento, así como certificados a petición de parte dentro del ámbito de

sus atribuciones.

VIII. Practicar las diligencias que les encomienden las autoridades judiciales, administrativas o del trabajo cuando de conformidad con la legislación interna del país receptor no exista impedimento para ello.

IX. Ejercer las demás funciones que le confieran

las convenciones internacionales en materia consular

de las que México sea parte y aquellas otras que le sean encomendadas por la Secretaría en los términos de las disposiciones jurídicas aplicables.

ARTÍCULO 79. Los miembros de la rama técnico- administrativa, cuando se encuentren en el extranjero, atendiendo a su rango, desempeñarán, preferentemente, las siguientes funciones:

Corrientes del Pensamiento Jurídico

I. Encargado de áreas consulares de: visas,

matrículas, pasaportes, cartillas, notarial, registro civil

y otras afines.

Il. Encargado de áreas consulares de: prensa,

comercial, asuntos culturales, comunidades mexicanas, protección, recaudación y formas valoradas, y otras afines.

III. Encargado de la administración de la oficina, e

la residencia o de la representación.

ARTÍCULO 80. La delegación de funciones que podrán realizar los jefes de oficinas consulares en funcionarios subalternos se hará mediante un acuerdo escrito del titular en el cual se establezca el nombre del funcionario delegado y las funciones que se delegan y, además, aparezca registrada la firma de aquél. Estos acuerdos se ajustarán al modelo que emita la Secretaría.

No podrá delegarse la firma de las escrituras notariales, de las actas del registro civil, ni de las

mexicana por

declaratorias de nacionalidad nacimiento.

Estos acuerdos se notificarán a la Secretaría el

mismo día en que se expidan, a efecto de autorizarlos

y llevar el registro de los mismos.

ARTÍCULO 81. La Secretaría emitirá los manuales para regular la expedición de documentos consulares

y migratorios y para el desarrollo de las funciones de

Registro Civil, notariales y demás que correspondan a la función consular.

Los funcionarios consulares ajustarán la realización de los actos consulares a dichos manuales

y serán responsables de que los miembros de la rama

técnico-administrativa y los empleados administrativos

locales los conozcan y estudien.

Además, los titulares de las oficinas consulares serán responsables de que en las mismas existan, para consulta del personal, los manuales, instructivos, colecciones de circulares y demás instrumentos normativos de las funciones consulares y los relativos

a la expedición de documentos migratorios, de

protección, de rendición de informes a la Secretaría, y

en general del funcionamiento de la oficina.

En caso de que dichos documentos se hubieren extraviado, el titular de la oficina consular deberá solicitar a la Secretaría su reposición.

Pedro Corredor Espinosa

ARTÍCULO 82. Las oficinas consulares ejercerán las funciones del registro civil en los términos del Código Civil Federal y autorizarán en el extranjero las actas de registro civil concernientes al nacimiento, matrimonio y defunción de mexicanos y, en su caso, expedirán copias certificadas de las mismas. Los actos del estado civil de mexicanos en el extranjero se asentarán en las formas que proporcione la Secretaría.

Sólo se autorizarán actas de matrimonio cuando los dos contrayentes sean mexicanos.

Las copias certificadas de las actas del Registro Civil expedidas por funcionarios consulares tendrán validez en México.

Las actas a que se refiere este artículo serán concentradas en la Oficina Central del Registro Civil en el Distrito Federal, en los términos y condiciones que señalen las disposiciones aplicables.

ARTÍCULO 83. Los funcionarios consulares podrán legalizar firmas en documentos públicos extranjeros expedidos por autoridades residentes en sus respectivas circunscripciones consulares, o en documentos que hubieren sido certificados por fedatarios de su circunscripción.

La legalización consistirá en certificar que las firmas, los sellos o ambos, que consten en un documento expedido en el extranjero, sean los mismos que use en sus actuaciones el funcionario que lo haya autorizado y que dicho funcionario desempeñaba el cargo con el que se ostentó al firmar el documento de que se trate.

Al efecto, las oficinas consulares mantendrán un registro de las firmas y los sellos que usen los funcionarios que actúen en su circunscripción.

Las legalizaciones sólo se harán tratándose de documentos originales o de copias certificadas expedidas por funcionarios o fedatarios autorizados legalmente y se expedirán en la forma especial que proporcione la Secretaría, la cual se adherirá al documento respectivo. En ambos se imprimirá la firma del funcionario y el sello de la oficina que legalice.

Las legalizaciones efectuadas por las oficinas consulares surtirán sus efectos en la República Mexicana sin necesidad de que las firmas de dichos funcionarios requieran a su vez ser legalizadas por la Secretaría.

Corrientes del Pensamiento Jurídico

ARTÍCULO 84. La legalización de firmas y sellos de un documento es un requisito formal que no prejuzga sobre su contenido ni le da valor jurídico alguno a lo expresado en el mismo.

ARTÍCULO 85. En el ejercicio de funciones notariales, las oficinas consulares podrán dar fe, autenticar y protocolizar contratos de mandato y poderes, testamentos públicos abiertos, actos de repudiación de herencias y autorizaciones que otorguen las personas que ejerzan la patria potestad o la tutela sobre menores o incapaces, siempre y cuando dichos actos jurídicos se celebren dentro de su circunscripción y estén destinados a surtir efectos en México.

ARTÍCULO 86. Las oficinas consulares asentarán y autorizarán las escrituras que se otorguen ante su fe en su protocolo, autorizado previamente por la Secretaría, y elaborado conforme a las disposiciones

de la Ley del Notariado para el Distrito Federal.

ARTÍCULO 87. Las oficinas consulares ejercerán, conforme a la legislación aplicable, funciones de auxilio judicial y realizarán las diligencias que les

soliciten los tribunales mexicanos, el Ministerio Público

y otras autoridades de la Federación, estados y

municipios de la República. Además servirán de conducto para hacer llegar a las autoridades competentes extranjeras las cartas rogatorias, exhortos y demás actuaciones que les dirijan las autoridades mexicanas, siguiendo las instrucciones que al respecto les transmita la Secretaría, dentro de los límites señalados por el derecho internacional, sin perjuicio de lo que dispongan las leyes del estado receptor.

Los gastos y costas que origine el desahogo de las diligencias solicitadas, deberán ser cubiertos en forma previa por la parte interesada.

ARTÍCULO 88. Cuando las oficinas consulares actúen como auxiliares de las dependencias del Ejecutivo Federal, se ajustarán a las disposiciones que emita la Secretaría en coordinación con las dependencias respectivas.

ARTÍCULO 89. Las representaciones consulares deberán depositar diariamente en una cuenta bancaria especial las recaudaciones fiscales efectuadas por prestación de servicios, y las concentrarán en las cuentas, plazo y forma establecidos por la Secretaría.

El retraso en más de dos ocasiones en un mismo año, en concentrar en las cuentas a que se refiere el párrafo anterior las recaudaciones consulares,

Pedro Corredor Espinosa

excepto por causas de fuerza mayor debidamente comprobadas, será considerado como morosidad y descuido manifiestos de las obligaciones oficiales de los jefes de las representaciones, haciéndose acreedores a las sanciones dispuestas en el artículo 57, respecto de la fracción VIII del artículo 58, ambos, de la Ley.

ARTÍCULO 90. Los titulares de las oficinas consulares deberán rendir, dentro de los plazos que se establezcan, los informes periódicos que señalen los diversos ordenamientos legales y las disposiciones normativas que emita la Secretaría.

La importancia de la Embajadora de nuestro País en Nueva Zelanda –Angélica Arce– como Jefa o titular de la representación consular es de suma trascendencia para nuestro trabajo, ya que es a través de ésta, quien de primera instancia se hace cargo del asunto en cuestión; es quien hace toda la tramites consulares pertinentes para salvaguardar los intereses del Estado Mexicano y de los náufragos.

Por lo que respecta al Lic. Luís Enrique Franco Díaz de León, quien funge como el Jefe de la Cancillería, en este reglamento tiene su fundamento.

3.6 LEY DE NAVEGACIÓN Y COMERCIO MARÍTIMO

En ella encontramos la regulación que debe observar, los sujetos, autoridades e instituciones encargadas, de vigilar el cabal cumplimiento de lo que sucede con las navegaciones y embarcamientos que en aguas nacionales suceda, de tal forma se señalaran sólo aquellos artículos que tienen referencia con el planteamiento del problema ya que es el objeto de la presente investigación:

Título Primero Disposiciones Generales

Capítulo I Ámbito de Aplicación de la Ley

Corrientes del Pensamiento Jurídico

Artículo 1. Esta Ley es de orden público y tiene por objeto regular las vías generales de comunicación por agua, la navegación y los servicios que en ellas se prestan, la marina mercante mexicana, así como los actos, hechos y bienes relacionados con el comercio marítimo.

Artículo 2. Para efectos de esta Ley se entenderá por:

I. Secretaría: La Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

II. Navegación: La actividad que realiza una

embarcación, para trasladarse por vías navegables de

un punto a otro, con dirección y fines determinados.

III. Comercio Marítimo: Las actividades que se

realizan mediante la explotación comercial y marítima de embarcaciones y artefactos navales con objeto de transportar por agua personas, mercancías o cosas, o

para realizar en el medio acuático una actividad de exploración, explotación o captura de recursos naturales, construcción o recreación.

IV. Embarcación: Toda construcción diseñada para

navegar sobre o bajo vías navegables.

V. Artefacto Naval: Cualquier otra estructura fija o flotante, que sin haber sido diseñada y construida para navegar, sea susceptible de ser desplazada sobre el agua por sí misma o por una embarcación, o bien construida sobre el agua, para el cumplimiento de sus fines operativos.

VI. Marina Mercante: El conjunto formado por las

personas físicas o morales, embarcaciones y artefactos navales que conforme a la Legislación aplicable ejerzan o intervengan en el comercio marítimo…

VIII. Propietario: la persona física o moral titular del derecho real de propiedad de una o varias embarcaciones, y/o artefactos navales, bajo cualquier título legal.

IX. Naviero o empresa naviera: Armador o empresa

armadora, de modo sinónimo: la persona física o moral que teniendo bajo su propiedad o posesión una o varias embarcaciones, y/o artefactos navales, y sin que necesariamente constituya su actividad principal, realice las siguientes funciones: equipar, avituallar, aprovisionar, dotar de tripulación, mantener en estado

Pedro Corredor Espinosa

de navegabilidad, operar por sí mismo y explotar embarcaciones…

XI. Tratados Internacionales: los Tratados Internacionales en la materia en los que los Estados Unidos Mexicanos sean parte.

Artículo 3. Son Vías Generales de Comunicación por Agua o Vías Navegables:

a) El mar territorial, la zona económica exclusiva y las

aguas marinas interiores;

b) Los ríos navegables y sus afluentes que también lo

sean, los vasos, lagos, lagunas y esteros navegables, así como canales que se destinan a la navegación, siempre que se comuniquen permanentemente o intermitentemente con el mar, o que en todo o en parte sirvan de límite al territorio nacional, o a dos o más entidades federativas, o que pasen de una entidad federativa a otra, o crucen la línea divisoria

con otro país.

c) Los vasos, lagos, lagunas interiores navegables.

Artículo 4. Es de jurisdicción federal todo lo relacionado con las vías generales de comunicación por agua, o vías navegables, la navegación y el comercio marítimos en las aguas marinas interiores y en las zonas marinas mexicanas y, en general todos los actos y hechos que en ellas se lleven a cabo.

Para efectos de esta ley, las embarcaciones y los artefactos navales, serán objeto de una regulación idéntica, exceptuando los señalados en el artículo 10 fracción I, inciso e) de esta Ley.

Artículo 5. Las embarcaciones y los artefactos navales mexicanos estarán sujetos al cumplimiento de la legislación nacional, aún cuando se encuentren fuera de las aguas de jurisdicción mexicana, sin perjuicio de la observancia de la ley extranjera, cuando se encuentren en aguas sometidas a otra jurisdicción.

Las embarcaciones y los artefactos navales extranjeros que se encuentren en las vías generales de comunicación por aguas mexicanas quedarán sujetos por ese sólo hecho, a la jurisdicción y al cumplimiento de la legislación nacional.

Corrientes del Pensamiento Jurídico

Capítulo II Autoridad Marítima

Artículo

Marina Mercante, la ejerce el Ejecutivo Federal a

través de:

de

7.

La

autoridad marítima en materia

I. La

capitanías de puerto.

Secretaría,

por

o

por

conducto

de

las

II. Los capitanes de las embarcaciones mercantes

mexicanas.

III. El cónsul mexicano en el extranjero, acreditado en

el puerto o lugar en el que se halle la embarcación que requiera la intervención de la autoridad marítima mexicana, para los casos y efectos que esta Ley determine.

Artículo 8. Son atribuciones de la Secretaría, sin perjuicio de las que correspondan a otras dependencias de la Administración Pública Federal:

I. Planear, formular y conducir las políticas y

programas para el desarrollo del transporte por agua y de la Marina Mercante, con apego a las disposiciones establecidas en esta Ley.

II. Intervenir en las negociaciones de los Tratados

Internacionales en materia marítima; ser la ejecutora

de los mismos en el ámbito de su competencia, y ser su intérprete en la esfera administrativa.

III. Organizar, promover

capacitación del personal de la Marina Mercante.

y

regular la

formación

y

IV. Integrar la información estadística de la flota

mercante, el transporte y los accidentes en aguas

mexicanas.

V. Abanderar y matricular las embarcaciones, así

como los artefactos navales mexicanos y llevar el

Registro Público Marítimo Nacional.

VI. Otorgar permisos y autorizaciones de navegación y

para prestar servicios en vías generales de comunicación por agua, en los términos de esta Ley; vigilar su cumplimiento y revocarlos o suspenderlos en

su caso.

VII. Otorgar concesiones para la construcción, operación y explotación de vías navegables, en los términos del reglamento respectivo.

Pedro Corredor Espinosa

VIII. Regular y vigilar que las vías generales de

comunicación por agua y la navegación, cumplan con las condiciones de seguridad y señalamiento marítimo.

IX. Regular y vigilar la seguridad de la navegación y la vida humana en el mar, así como auxiliar a la Secretaría de Marina dentro de sus respectivos ámbitos de competencia.

X. Organizar, regular y, en su caso, prestar servicios de ayuda a la navegación, radiocomunicación marítima y control de tránsito marítimo.

XI. Establecer y organizar un cuerpo de vigilancia, seguridad y auxilio para la navegación en aguas interiores.

XII. Regular y vigilar que el servicio de pilotaje se

preste en forma segura y eficiente de acuerdo con

esta Ley y su reglamento.

XIII. Inspeccionar y certificar en las embarcaciones

mexicanas, el cumplimiento de los Tratados Internacionales, la legislación nacional, los reglamentos y las normas oficiales mexicanas en materia de seguridad en la navegación y la vida humana en el mar, así como de prevención de la

contaminación marina por embarcaciones.

XIV. Inspeccionar a las embarcaciones extranjeras, de

conformidad con los Tratados y Convenios

internacionales.

XV. Otorgar autorización de inspectores a personas

físicas, para que realicen la verificación y certificación

del cumplimiento de lo que establezcan los tratados internacionales, y la legislación nacional aplicable, manteniendo la supervisión sobre dichas personas.

XVI. Establecer las bases de regulación de tarifas en

la prestación de los servicios marítimos en el territorio nacional, incluidos los de navegación costera y de

aguas interiores, cuando en opinión de la Comisión Federal de Competencia no existan condiciones de competencia efectiva.

XVII. Solicitar la intervención de la Secretaría de Economía, cuando presuma la existencia de prácticas comerciales internacionales violatorias de la legislación nacional en materia de comercio exterior, así como de los Tratados Internacionales.

Corrientes del Pensamiento Jurídico

XVIII. Realizar las investigaciones y actuaciones, así como designar peritos facultados profesionalmente en la materia en los términos del reglamento respectivo y emitir dictámenes de los accidentes e incidentes marítimos, fluviales y lacustres.

XIX. Coadyuvar en el ámbito de su competencia con la autoridad laboral, para el cumplimiento de la resolución de los conflictos marítimos de naturaleza laboral.

XX. Solicitar la intervención de la Comisión Federal de

Competencia, cuando presuma la existencia de prácticas violatorias a la Ley Federal de Competencia

Económica; así como coadyuvar en la investigación correspondiente.

XXI. Imponer sanciones por infracciones a esta Ley, a sus reglamentos, y a los Tratados Internacionales vigentes en las materias señaladas en esta Ley.

XXII. Las demás que señalen otras disposiciones legales aplicables.

Artículo 9. Cada puerto habilitado tendrá una capitanía de puerto, dependiente de la Secretaría, con una jurisdicción territorial y marítima delimitada; con las siguientes atribuciones:

I. Abanderar y matricular las embarcaciones y los artefactos navales, así como realizar la inscripción de actos en el Registro Público Marítimo Nacional…

III. Autorizar arribos y despachos de las embarcaciones y artefactos navales.

IV. Vigilar que la navegación, las maniobras y los

servicios portuarios a las embarcaciones se realicen en condiciones de seguridad, economía y eficiencia;

V. Supervisar que las vías navegables reúnan las

condiciones de seguridad, profundidad, señalamiento marítimo y control de tráfico marítimo en su caso, y de ayudas a la navegación;

VI. Requerir los certificados e inspeccionar a cualquier

embarcación, de conformidad con lo establecido en las fracciones XIII y XIV del artículo anterior.

Título Segundo De la Marina Mercante

Capítulo I Abanderamiento y Matrícula de Embarcaciones

Pedro Corredor Espinosa

Artículo 10. Son embarcaciones y artefactos navales mexicanos, los abanderados y matriculados en alguna capitanía de puerto, a solicitud de su propietario o naviero, previa verificación de las condiciones de seguridad del mismo y presentación de la dimisión de bandera del país de origen, de acuerdo con el reglamento respectivo.

La embarcación o artefacto naval se inscribirá en el Registro Público Marítimo Nacional y se le expedirá un certificado de matrícula, cuyo original deberá permanecer a bordo como documento probatorio de su nacionalidad mexicana.

Para su matriculación, las embarcaciones y artefactos navales se clasifican:

c) De pesca…

Artículo 11. Las personas físicas o morales mexicanas constituidas de conformidad con la legislación aplicable podrán, solicitar el abanderamiento y matriculación de embarcaciones y artefactos navales en los siguientes casos:

I. Cuando sean de su propiedad.

II. Cuando se encuentren bajo su posesión mediante

contrato de arrendamiento financiero celebrado con una institución de crédito mexicana, o bien con una extranjera autorizada para actuar como tal conforme a

las leyes nacionales.

Autorizado el abanderamiento, la autoridad marítima hará del conocimiento de la autoridad fiscal competente, el negocio jurídico que tenga como consecuencia la propiedad o posesión de la embarcación.

En el abanderamiento y matriculación, las embarcaciones y los artefactos navales deberán cumplir con los Tratados Internacionales y con los requisitos establecidos en el reglamento respectivo.

13.

nacionalidad mexicana:

Artículo

Se

considerarán

embarcaciones

de

I. Las abanderadas y matriculadas conforme a la presente Ley.

II. Las que causen abandono en aguas de jurisdicción

nacional.

Corrientes del Pensamiento Jurídico

III. Las decomisadas por las autoridades mexicanas.

IV. Las capturadas a enemigos y consideradas como buena presa.

V. Las que sean propiedad del Estado mexicano.

Capítulo II Registro Público Marítimo Nacional

Artículo 15. La Secretaría tendrá a su cargo el Registro Público Marítimo Nacional.

Podrán registrar embarcaciones mayores en el Registro Público Marítimo Nacional:

I. Los ciudadanos mexicanos…

… Capítulo VI De las Inspecciones

Artículo 65. El servicio de inspección es de interés público. La autoridad marítima inspeccionará y certificará que las embarcaciones y artefactos navales mexicanos cumplan con la legislación nacional y con los tratados internacionales en materia de seguridad en la navegación y de la vida humana en el mar, de prevención de la contaminación marina por embarcaciones.

Artículo 68. Las capitanías de puerto a través de los inspectores a ellas adscritos darán prioridad al cumplimiento de las obligaciones derivadas de los Tratados Internacionales.

Artículo 72. El servicio de inspección y verificación a botes, balsas, chalecos, aros salvavidas, señales de socorro, equipo para la extinción de incendios, equipos de radiocomunicación marítima, captación de información meteorológica y demás elementos aplicables requeridos para la seguridad de la vida humana en el mar, se prestarán en la forma y términos que establecen los Tratados Internacionales en la materia, los reglamentos aplicables y las normas oficiales mexicanas.

Los dispositivos y medios de salvamento e instalaciones que se dediquen a su mantenimiento deberán cumplir con las normas oficiales mexicanas y las que establezcan los Tratados Internacionales en la materia.

Pedro Corredor Espinosa

Como se puede observar del primer artículo en comento es necesario señalar que esta ley tiene como prioridad establecer los medios en las cuales las embarcaciones en nuestro territorio nacional se ven reguladas, bajo este contexto

se encuentran nuestros sujetos Salvador Ordóñez Vázquez, Jesús Eduardo Vidaña López y Lucio Rendón Becerra.

La embarcación o bien el artefacto naval en los cuales los sujetos fueron llevadas de mares nacionales a extranjeros tienen su referencia en el artículo 2 fracciones

IV y V, dado que son estos los medios para navegar.

Y si existía una embarcaron necesariamente tendría que tener un propietario, sin embargo dadas las características del caso en concreto no se ha determinado el individuo, misma situación retomada en este mismo artículo sólo que en fracción

VIII.

La Convención de Viena sobre el derecho de los tratados, la CONFEMAR DE Bahía Montego; son algunos tratados de carácter internacional que son susceptibles de este caso, de tal forma que no sólo la legislación nacional si no

también la internacional trae consigo consecuencia en el ámbito jurídico tal como

lo infiere el Jefe de la Cancillera al establecer la importancia que tiene la práctica

internacional de abanderamiento de embarcaciones por empresa navieras.

El artículo 5, específica que todo lo relacionado con las embarcaciones, la presente ley lo regulará y de tal forma prevalecerá el ordenamiento jurídico nacional a diferencia del internacional

Siendo la Secretaría de Marina la autoridad dependiente del Ejecutivo Federal en nuestro país tiene la obligación de responder por alguna eventualidad en el extranjero por parte del Estado Mexicano.

Corrientes del Pensamiento Jurídico

La embarcación en la que fueron encontrados los náufragos mexicanos, tiene o tuvo la obligación de inmatricularse en el Registro Público Marítimo Nacional además de abanderarse.

La actividad principal de Lucio Rendón y sus demás acompañantes es la pesca, para tal efecto y de acuerdo a esta ley debió haber solicitado permiso para tal fin, lo cual los orillo a naufragar por 9 meses a la deriva, hasta encontrarlos en Islas Marshall, además de omitir su cabal cumplimiento en la observación y regulación de la seguridad de la navegación.

En cuanto a la competencia por territorio de la presente ley, y en el caso que nos ocupa; existe la capitanía de puerto, ubicada en el puerto de Boca Asadero en el municipio de San Blas, lugar en donde se debió abanderar e inmatricular la embarcación de nuestros náufragos, situación que aún se desconoce; además de vigilar que este artefacto naval tuvo que estar vigilado por dicha capitanía.

Por lo que a su vez surge el problema, de quién abandero y bajo qué capitanía estaban matriculados los mexicanos. En ese sentido establece el artículo 13 fracción 1 que se consideraran embarcaciones mexicanas, aquellas que estén abendaradas e inmatriculadas conforme a esta ley.

Y por último, también trascendente en cuanto a la inspección, la Secretaría de Marina, autoridad para llevar acabo la inspección de la embarcación en la que nuestros náufragos fueron llevados a la deriva, debió haber cumplido con los mínimos requisitos establecidos en el artículo 72 de esta ley, situación que desconocemos pero se infieren dada las carencias y estado socioeconómico de las que son sujetas dichos pobladores de nuestro país, no podemos imaginar que dicha balsa o bote cumple con cada uno de esas características que señala tal disposición.

Pedro Corredor Espinosa

Corrientes del Pensamiento Jurídico

CONCLUSIONES

PRIMERA. El Derecho es un conjunto de ordenamientos jurídicos, principios, doctrinas y jurisprudencias, el cual tiene como finalidad regular la conducta del individuo en el Estado y la sociedad en que resida. La anterior es una de muchas definiciones que se hacen con respecto al término Derecho.

SEGUNDA. Esta definición precede de hechos susceptibles y regulables en la realidad social, económica y cultural de los individuos y de los Estados, de tal manera que es aplicable a diversos sistemas jurídicos de los casos en concreto.

TERCERA. De tal manera el objetivo del presente cuaderno de trabajo, es demostrar que los hechos realizados por los individuos modifican la realidad determinada en forma general, la cual, al encuadrarse en ordenamientos jurídicos aplicables al caso en concreto, se modifican y son susceptibles al estudio del Derecho.

CUARTA. Los ordenamiento jurídicos aplicables al presente cuaderno de trabajo son: Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, Reglamento Interno de la Secretaria de Relaciones Exteriores, Ley de Servicio Exterior Mexicano, Reglamento de la Ley de Servicio Exterior Mexicano y Ley de Navegación y Comercio Marítimo; por lo que respecta al régimen nacional.

QUINTA. En cuanto hace al régimen internacional, existen las convenciones internacionales de los derechos del mar, de los tratados y la CONFEMAR, pues estos son algunos de los ordenamientos universales y aplicables el caso de las náufragos de San Blas México.

SEXTA. El naturalismo jurídico reconoce como primicia los valores fundamentalmente morales y éticos de las personas para con las realidades hechas por los individuos.

51

Pedro Corredor Espinosa

SÉPTIMA. El positivismo por su parte reconoce estos valores morales, los cuales están intrínsicamente establecidos en las leyes; pero deben ser reconocidos por las personas, dando como resultado que nuestro máximo ordenamiento jurídico (Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos) establezca en su artículo 133 el principio de Supremacía Constitucional.

OCTAVA: Las corrientes filosóficas del derecho –positivismo y naturalismo–, se anteponen para el conocimiento del DERECHO, ya que en ellas se sostiene el inicio y la base de la concepción del mismo.

52

Corrientes del Pensamiento Jurídico

FUENTES DE CONSULTA

BIBLIOGRAFÍA

ALEXY, Robert. El concepto y validez del Derecho, Gedisa, Barcelona, España,

2004.

BOBBIO, Norberto. Teoría general del Derecho, 5ª ed., Themis, Barcelona, España, 1977.

KELSEN, Hans. Teoría general del Derecho y del Estado, Trd. Eduardo García Maynes, 2ª ed., UNAM, México, 1958.

SANTIAGO NINO, Carlos, Introducción al análisis del Derecho, 2ª ed., Astrea, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2001,

HEMEROGRAFÍA

SORIANO Lima, Arturo. Los náufragos mexicanos. El Universal, miércoles 16 de agosto de 2006.

INTERNET

Luís Enrique Franco Díaz de León, Náufragos mexicanos, 24/III/08.

http://mx.f500.mail.yahoo.com/ym/login?.rand=d2j8f80s26p6i.

53

Pedro Corredor Espinosa

Pedro Corredor Espinosa 54

54