Está en la página 1de 4

Limpieza y mtto.

en inyectores
Los inyectores del coche, tanto en gasolina como en disel, son un
elemento esencial para el correcto funcionamiento del motor, ya
que se encargan de dosificar la cantidad exacta de combustible en
el momento preciso, por lo que si estn en mal estado influir en
que el motor vaya bien o sumamente mal hasta el punto de la
imposibilidad de la puesta en marcha.

Normalmente, la duracin de los inyectores es muy larga sin que
haya ninguna anomala. No obstante, siempre hay que tener en
cuenta el uso y la manera de conducir de cada persona, por lo que
es conveniente realizar revisiones periodicas a los mismos.



En los inyectores modernos el funcionamiento consta de
dos partes: la primera es la parte mecnica y la segunda
la parte elctrica, dada su complejidad diremos que
tanto una como la otra deben estar en buen estado,
decir tambin que ambas partes son delicadas y muy
sensibles.

Por desgracia no podemos saber si estn bien o mal,
solamente se puede saber haciendo una serie de
pruebas como, por ejemplo, revisar la combustin con
una mquina de gases y en consecuencia con una
mquina de diagnosis electrnica.

Consejos para el cuidado de los inyectores

Lo mejor es tener las revisiones peridicas de cambios de filtros de
combustible al da ya que son ellos los encargados de que cuando llegue el
combustible al inyector venga exento de impurezas que puedan provocar la
obstruccin de los mismos. Tambin es bueno hacer limpieza del circuito de
inyeccin peridicamente con los productos afines a tal efecto.

En cuanto a los productos para limpiar los inyectores, stos se aplican
directamente al depsito de combustible y siempre hay que hacerlo con el
depsito lleno.

Son productos que, bsicamente, se acercan al octanaje de la gasolina, son
voltiles y descarbonizantes por lo que realmente hacen bien su trabajo.


Lo mejor y ms fiable es realizar la limpieza del circuito entero mediante
mquina de circuito cerrado: el motor funciona con el preparado especial
durante una media hora y a unas determinadas revoluciones constantes,
acto seguido se hace una prueba en carretera para quemar posibles restos y
realmente se nota en el consumo y en el redondeo del motor, el precio oscila
entre los 50 euros y 200 euros dependiendo modelo y tipo de motor.