Está en la página 1de 1

El Aguila y el Nopal

Hace mucho, mucho tiempo, el pueblo mexicano desolado y apesadumbrado buscaba lugar para
asentarse, formar una ciudad, y tener un sitio propio donde establecerse. Hasta ese momento haban
vivido errantes por las tierras y luchaban contra otros pueblos que los expulsaban de sus territorios
obligndolos a vagabundear.

Rogaban incesamente a Huitzilopochtli que les ayudara y dejar de esta manera de vivir sometidos a otros
pueblos que los hacan trabajar y los enviaban a la guerra.

El dios les habl y les indic que caminaran, y buscaran un lugar que el les indicaba: all donde
encontraran un guila devorando una serpiente all establecieran su ciudad pues sera el lugar propicio
para que los mexicas prosperaran, seran fuertes y como pueblo escogido venceran a sus vecinos, los
tepanecas, los culhuas, los xochimilcas; los dominaran y seran los aztecas los gobernantes de la tierra.

Estuvieron mucho tiempo buscando lo que les haban indicado, cansados enviaron unos hombres
adelantndose para ver que descubran.

Los hombres caminaron y pasando unas lomas vieron parada sobre un nopal a un guila grande
devorando a una serpiente, all vieron un lago y all fundaron Tenochtitlan, su capital, una ciudad sobre
un lago.

Como les haba pronosticado el dios los mexicas (aztecas) fundaron su ciudad, se convirtieron en
grandes guerreros, dominaron a sus vecinos y prosperaron grandemente