Está en la página 1de 2

Caracas, 10 de septiembre de 2014

CUANDO LAS IDEAS NO SE PUEDEN APRESAR



Hoy mircoles es da de visita en el comando de captura del CICPC que queda en el Rosal. Despus
de dos largas horas de espera para entrar, pudimos ver durante cinco minutos a mi hermano
Vasco Da Costa, que se encuentra all detenido bajo una falsa acusacin de terrorismo.

Mientras esperbamos vinieron a mi mente muchos pensamientos y me pude dar cuenta que la
Revolucin Bolivariana quiere convertir a Venezuela en una gran crcel donde todos estemos
sometidos y no digamos lo que pensamos, sino que slo ejecutemos lo que ellos quieren que
hagamos.

Ser que ellos creen que ponindonos en prisin y maltratndonos de esta manera dejaremos de
pensar como pensamos o que callaremos lo que sabemos que es la verdad y que aceptaremos que
lo malo es bueno y que lo inmoral es decente?

Ilusa revolucin de mendigos que no saben lo que significa la palabra conviccin. Ilusa Revolucin
de corruptos que slo se mueven por dinero y que no saben lo que significa ser fieles a los
principios. Ilusa Revolucin de ignorantes que no saben lo que significa la lealtad.

Mientras ms nos persigan, ms lucharemos; mientras ms nos pongan presos, ms libres
seremos. Nuestra libertad radica en nuestras ideas, que son la expresin del espritu y las que nos
asemejan a Dios. Aunque nos detengan nunca estaremos realmente presos, porque nunca nos
callaremos y aunque nuestros cuerpos estn en prisin, nuestras ideas estn en la calle y son libres
y libres nuestros espritus, porque las ideas no se pueden apresar.

Est escrito que Dios es la palabra, el que sigue la palabra sigue la Verdad y el que sigue la Verdad
siempre ser libre. Aunque la Revolucin Bolivariana grite sus mentiras socialistas y traten de tapar
la luz de la verdad con el manto de la persecucin, ella siempre brillar.

El herosmo no es la ausencia del miedo, es hacer lo que se debe a pesar del miedo. El Movimiento
Nacionalista con Vasco Da Costa y el General Baduel a la cabeza y su propuesta constituyente son
un intento heroico de defender a Venezuela de la perversa retrica socialista.

Ana Mara Da Costa

También podría gustarte