Está en la página 1de 2

Los tres amigos estaban tan intrigados con la llegada de la chica

nueva que, a la hora del patio la fueron a buscar. La encontraron


sentada en las escaleras, comiendo tranquilamente su bocata de
chorizo.
- ¡Hola !- le dijo Jorge.
- ¡Hola ! – contestó Ares.
Los tres se quedaron mudos, pero Max le dijo:
− Oye, que sepas que puedes contar con Jorge y conmigo para
todo.
Ares se sintió mejor sabiendo que ya tenía dos amigos. Y se pusieron
a hablar, pero enseguida Jorge dijo:
− Ares! Si lo que dijiste en clase es verdad, dinos, ¿cómo se
llama la maga?
− Tina – contestó Ares muy convencida.
− ¿Y, hace magia? ¿A que jugáis? ¿Te enseña trucos? ¿Te ha
convertido alguna vez en rana?...
No se acababan nunca las preguntas. Por suerte para Ares sonó el
timbre: ¡Riiiiiiiiiiiiiiiiiiiing!
Ares les dijo que les invitaba aquella tarde a merendar en su casa y
les explicaría cosas y aventuras de ella y de su amiga Tina, pero con
la condición de que no hablaran con nadie más del tema y que
guardaran el secreto.
Subieron del patio, y al llegar a clase todos estaban hablando, hasta
que llegó Roco con unos papeles en la mano para dárselos al profesor,
ya que tenía que repartirlos antes de las cinco de la tarde.
Roco exigió silencio con mucha prisa. Estaba muy nervioso y gritaba.
Y eso no era habitual en él. ¿Qué le pasaba? Qué raro!
Aquella tarde al salir del “cole”, la mamá de Ares la estaba
esperando. Era su primer día en la nueva escuela y su madre estaba
algo preocupada. Cuando vio salir a su hija sonriendo y acompañada
de Max i Jorge, pensó que Ares se lo había pasado bien.
Ares le dijo:
- Mama, ¿que puedo invitarlos a merendar y a jugar en casa ?
La mamá le dijo que sí.
Al llegar a casa, prepararon unos zumos de naranja, pan con
chocolate y pan con queso y fueron a la habitación de Ares.

Max y Jorge estaban impacientes por conocer las aventuras de Tina


y Ares, pero antes hablaron un poquito de Roco, ya que estaban muy
extrañados de haberlo visto tan nervioso. Ares les dijo que hablaría
con Tina para ver si podía saber qué le pasaba y, quizás, poder
ayudarlo.
Después, les explico que, una noche de verano, había ido al Valle de
Ordesa con Tina cuando todavía no era maga, y que pasaron la noche
en una tienda de campaña. El viento movía los árboles con mucha
fuerza y pasaron mucho frío. Se oía el agua de las cascadas y los
animales pasaban muy cerca haciendo ruidos extraños.
Como no podían dormir, buscaron una cueva para acabar de pasar la
noche y, cuando la encontraron, entraron y, allí, vieron una luz muy
intensa con mil millones de colores que les impresionó mucho.
Como Tina era muy atrevida se acercó y la tocó. Entonces un rayo de
luz todavía más intenso teletransportó a Tina, la elevó al techo de la
cueva, allí permaneció unos instantes, mientras Ares le gritaba:
- Tina, Tina…!!! Baja, baja ahora mismo. No me gusta esta broma…
Y, de pronto, desapareció la luz y Tina quedó en el suelo,
inconsciente.
Mientras Ares explicaba esta aventura, Max y Jorge, ni
pestañeaban.

Ares continuó diciendo que desde aquel día Tina ya no fue la misma.
¡Tenia poderes !. Ahora era MAGA, y por esto podría ayudar a Roco
si es que tenía algún problema.

Intereses relacionados