P. 1
4__El_principio_pro_homine._Criterios_de_hermenéutica_y_pa…

4__El_principio_pro_homine._Criterios_de_hermenéutica_y_pa…

|Views: 3.445|Likes:
El principio pro homine. Criterios de hermenéutica y pautas para la regulación de los derechos humanos (Febrero 2009)

Marco de análisis. El trabajo de Pinto, Mónica; El principio pro homine. Criterios de hermenéutica y pautas para la regulación de los derechos humanos, en Abregu, Martín (coord.) “La aplicación de los tratados sobre derechos humanos por los tribunales locales”, Ed. CELS- Editores del Puerto, año 1997.
Ponente: Ricardo Gutiérrez.
El principio pro homine. Criterios de hermenéutica y pautas para la regulación de los derechos humanos (Febrero 2009)

Marco de análisis. El trabajo de Pinto, Mónica; El principio pro homine. Criterios de hermenéutica y pautas para la regulación de los derechos humanos, en Abregu, Martín (coord.) “La aplicación de los tratados sobre derechos humanos por los tribunales locales”, Ed. CELS- Editores del Puerto, año 1997.
Ponente: Ricardo Gutiérrez.

More info:

Published by: www.iestudiospenales.com.ar on Dec 09, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/11/2014

pdf

text

original

www.iestudiospenales.com.ar El principio pro homine.

Criterios de hermenéutica y pautas para la regulación de los derechos humanos Marco de análisis. El trabajo de Pinto, Mónica; El principio pro homine. Criterios de hermenéutica y pautas para la regulación de los derechos humanos, en Abregu, Martín (coord.) “La aplicación de los tratados sobre derechos humanos por los tribunales locales”, Ed. CELS- Editores del Puerto, año 1997. Ponente: Ricardo Gutiérrez.

§1.- Introducción. La obra esboza los alcances del principio “pro homine”, que ha sido erigido en diversos instrumentos internacionales sobre derechos humanos (dd.hh.), tanto universales como regionales, tendiente a superar los eventuales conflictos que pudieran generarse al intentar compatibilizar los derechos reconocidos en los tratados de derechos humanos con las normas de derecho interno. Según la autora, el aludido principio, constituye un “criterio hermenéutico” que alcanza a todo el derecho de los dd.hh y establece un doble orden de preferencia:

NORMATIVO

INTERPRETATIVO

Pues, se debe acudir a la norma o la interpretación más amplia, cuando se trata de reconocer derechos e, inversamente, a la norma más restringida cuando se trata de restringir de manera permanente el ejercicio de los derechos y su suspensión extraordinaria I. La multiplicidad de normas vigentes sobre derechos humanos en nuestro ordenamiento jurídico que rigen con distinto alcance y provienen de fuentes normativas internas o externas, requieren una pauta que permita optar por una norma o interpretación entre las posibles.

Pinto, señala algunos casos:

Conforme el principio pro homine

Normas consuetudinarias que explicitan el contenido de los derechos contenidos en los tratados

Resultan aplicables en el ámbito interno en tanto enriquezcan sus disposiciones

Coexistencia entre normas internacionales sobre derechos humanos con distinto alcance

La aplicación de la norma específica prevalece sobre la que prevé disposiciones genéricas (ej. tortura)

Normas de derecho interno con mayor alcance que el establecido en las normas internacionales

En la medida en que el estándar mínimo establecido en una norma internacional, sea superado por una norma interna.

Las sentencias, en especial las de la CSJN

Deberían prevalecer, aquellas que reconozcan un alcance de protección más amplio, cuando se refieren al contenido de normas sobre dd.hh.

§2. El principio pro homine como pauta en la restricción y suspensión de derechos

Derechos reconocidos por tratados internacionales

Reglamentación razonable

Restricción legitima

Suspensión extraordinaria

La regulación legal no desvirtúa su naturaleza

Importan límites permanentes al ejercicio de algunos derechos

Limitada en el tiempo y ajustada a las exigencias impuestas por las circunstancias

Pleno goce y ejercicio del derecho

Que pusieran en peligro la vida de la nación Preservar o lograr determinados fines de interés social

Sin extender la restricción o suspensión “…mas allá de lo permitido…”

La suspensión de ciertos derechos, se encuentra prevista en los propios tratados ante una situación excepcional o estado de sitio

Criterios para determinar la legitimidad de la restricción y suspensión de derechos

Las restricciones surgen de los propios instrumentos de derechos humanos (art. 29.2 del Pacto de San José)

Conforme el principio estudiado, la confluencia de normas internas y externas permite ampliar la nómina de derechos no suspendibles y restringir los casos –acudiendo al texto mas acotado- en los cuales procede la declaración del estado de emergencia

Exigencia de una ley en sentido formal y material

Los fines que justifican las restricciones se traducen en “conceptos indeterminados” , tales como “orden público” “bien común”, “salud pública”

Su interpretación deber ser la más restrictiva posible, o la que afecte a un derecho de menor jerarquía

§3. Para destacar. • La incorporación de este principio a nuestra Constitución marca el fin de complejas teorías interpretativas del derecho, imponiendo una regla sencilla: la aplicación preferente de la norma más favorable a la persona, independientemente de su generalidad o especialidad, o de su carácter nacional o internacional; o bien de su origen anterior o posterior. Se establece un plexo de derechos sin jerarquía entre las fuentes relacionadas. Los tratados no pueden ser citados para argumentar la restricción permanente de algún derecho. Este principio, a diferencia del de “la ley más benigna”, no repara en determinar si la norma, por ser más favorable, pertenece al derecho penal o al derecho procesal. En el marco del proceso penal, constituye una garantía que le asiste al imputado que le permite exigir que, en cada caso que se restrinja alguno de sus derechos fundamentales, se interprete acotadamente dicha restricción y en forma amplia el alcance de los derechos y garantías que le asisten. La interpretación estricta no apunta a la interpretación de la ley procesal tal como establece el artículo 3° del C.P.P. Bs.As., que contiene una regla de interpretación, sino que se refiere a la restricción impuesta por la norma inferior, a fin de verificar la legitimidad o ilegalidad de dicha regulación.

• • •

1) Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP): Artículo 5° 1. “ Ninguna disposición del presente Pacto podrá ser interpretada en el sentido de conceder derecho alguno a un Estado, grupo o individuo para emprender actividades o realizar actos encaminados a la destrucción de cualquiera de los derechos y libertades reconocidos en el Pacto o a su limitación en mayor medida que la prevista en él.“ 2) Convención Americana sobre Derechos Humanos (CADH): Artículo 29 (Normas de interpretación) “Ninguna disposición de la presente Convención puede ser interpretada en el sentido de: a) permitir a alguno de los Estados partes, grupo o persona, suprimir el goce y

ejercicio de los derechos y libertades reconocidos en la Convención o limitarlos en mayor medida que la prevista en ella; b) limitar el goce y ejercicio de cualquier derecho o libertad que pueda estar reconocido de acuerdo con las leyes de cualquiera de los Estados partes o de acuerdo con otra convención en que sea parte uno de dichos Estados; c) excluir otros derechos y garantías que son inherentes al ser humano o que se derivan de la forma democrática representativa de gobierno, y d) excluir o limitar el efecto que puedan producir la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre y otros actos internacionales de la misma naturaleza.” 3) Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales (PIDESC) : Artículo 5° (1). “Ninguna disposición del presente Pacto podrá ser interpretada en el sentido de reconocer derecho alguno a un Estado, grupo o individuo para emprender actividades o realizar actos encaminados a la destrucción de cualquiera de los derechos o libertades reconocidos en el Pacto o a su limitación en medida mayor que la prevista en él. (2). No podrá admitirse restricción o menoscabo de ninguno de los derechos humanos fundamentales reconocidos o vigentes en un país en virtud de leyes, convenciones, reglamentos o costumbres, a pretexto de que el presente Pacto no los reconoce o los reconoce en menor grado”.

5) Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes: Artículo 1° 1. “A los efectos de la presente Convención, se entenderá por el término "tortura" todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia. No se considerarán torturas los dolores o sufrimientos que sean consecuencia únicamente de sanciones legítimas, o que sean inherentes o incidentales a éstas.“

6) La Convención sobre los Derechos del Niño: Artículo 41. “Nada de lo dispuesto en la presente Convención afectará a las disposiciones que sean más conducentes a la realización de los derechos del niño y que puedan estar recogidas en: a) el derecho de un Estado parte; o b) el derecho internacional vigente con respecto a dicho Estado”.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->