2

Ricardo GonzaIez
Roberlo ViIIamiI



"# "$%&'( )"#
*+',-" &-%.
Las ¡rofecias de Iarravicini, Irancisco
y Ios secrelos deI Valicano












S
















IL INIGMA DIL HOMßRI GRIS
! Ricaiuo uonzález ¡ Robeito villamil
Piimeia Euicion, Buenos Aiies, junio ue 2u14
ECIS Publicaciones

Biseño ue tapa: www.woohustuuio.com

Sitio web ue Ricaiuo uonzález:
www.legauocosmico.com

Ninguna paite ue esta publicacion, incluiuo el uiseño ue cubieita, pueue sei
iepiouuciua, almacenaua o tiansmitiua en maneia alguna ni poi ningún meuio
sin pievia autoiizacion uel autoi.

Esta es una veision uigital giatuita uel libio impieso, cieaua
paia su libie lectuia.
4



´Cuan!c cnpiccc c| añc ni| quc siguc a| añc ni|, na|r4 surgi!c un
cr!cn ncgrc q sccrcic, su |cq scr4 c| c!ic q su arna c| tcncnc.
Ocscar4 sicnprc n4s crc q cxicn!cr4 su rcinc pcr ic!a |a Ticrra.´
Irofecia deI cabaIIero lem¡Iario }uan de }erusaIen.
Tomada de un manuscrilo deI sigIo XIV, que fue haIIado en eI
monaslerio de Zarorsk, Rusia.



¨Nucta cra ||cga. Mun!c cn !isjraz. Mascara!a pcrcnnc. Ia |g|csia
cnircgar4 su cicrganicnic a |a rcnunciacicn !c| Papa!c, q c| nuctc
scr4 jctcn !c i!cas¨.
Irofecia de ßen|amin SoIari Iarravicini, escrila en 1972



´Cuan pcqucñc scria Oics si !cspucs !c na|cr crca!c csic inncnsc
Unitcrsc pc||ara cn c| unicancnic a| !ininuic p|ancia Ticrra. |sc
nc cs c| Oics quc qc ccnczcc´
Ia¡a }uan XXIII



´|cccn pcr ni.¨
}orge Mario ßergogIio, aI ser coronado como Ia¡a Irancisco




S












Agradecimienlos


A nueslras dislinlas fuenles de información en Roma y ßuenos
Aires. Sin su ayuda no hubiesemos ¡odido enriquecer eI
conlenido de esle Iibro. Vcriias in sinp|icc.









6

INDICI


INTROITO.................... 9



IRIMIRA IARTI
IL INIGMA IARRAVICINI


CAIITULO I
|| !cn !c |a prcjccia. ¿quicn c quc cntia |cs ncnsajcs?..... 15
´Ver¨ eI fuluro.................................................................. 16
II ¡oder de Ia eIección..................................................... 18

CAIITULO II
Parraticini. su injancia n4gica............. 24
Un niño que coneclaba con Io invisibIe................ 25
Amigos de olras dimensiones................................ 29

CAIITULO III
Oc scnsiiitc a prcjcia........................................................... 34
Los mensa|es de ´}osecilo¨.............................................. 36
II ¡inlor.............................................................................. 38
Su ´resurrección¨.............................................................. 39
Su misión............................................................................ 41

CAIITULO IV
Ccniacics cxiraicrrcsircs..................................................... 47
7
AngeIes y ´carros de fuego¨........................................... 48
Un encuenlro cercano en ßuenos Aires......................... 57

CAIITULO V
Ics !i|ujcs prcncniicrics..................................................... 64
Las ¡redicciones cum¡Iidas............................................. 66
Mensa|es sobre Ios ovnis................................................... 75





SIGUNDA IARTI
SICRITOS DILVATICANO


CAIITULO VI
Ia |g|csia q sus scn|ras....................................................... 80
II ´ßanco de Dios¨............................................................ 84
¿Una secla denlro deI Valicano`..................................... 88
Los IIIuminali..................................................................... 91

CAIITULO VII
|ranciscc. |cccn pcr ni....................................................... 94
De ßuenos Aires aI Valicano........................................... 95
Los |esuilas: una orden ¡erseguida................................ 97
Conocimienlos ¡rohibidos.............................................. 100
In eI o|o de Ia lormenla.................................................... 101

CAIITULO VIII
¿|| Papa !c| can|ic?........................................................... 119
MaIaquias y ´Iedro eI Romano¨.................................... 119
8
Noslradamus y Ia caida de Ia IgIesia............................. 125
Olras ¡rofecias sobre eI finaI deI Valicano.................... 130

CAIITULO IX
Ias aparicicncs narianas..................................................... 133
II mislerio de GuadaIu¡e................................................ 133
II Tercer Secrelo de Ialima............................................. 142
GarabandaI y eI ´conlaclo¨ de }uan XXIII..................... 145

CAIITULO X:
´|| Hcn|rc Gris´................................................................ 152
II encuenlro de Romaniuk y ßergogIio......................... 154
Las ¡sicografias que valicinaron a Irancisco................ 157
La ¡rofecia deI ´Hombre Gris¨....................................... 166
¿Corre ¡eIigro Ia vida deI Ia¡a`..................................... 176
Lalinoamerica: eI fuluro................................................... 178

IIILOGO: || ncnsajc !c| ´Hcn|rc Gris´......................... 185


AIINDICI I ¡or Roberlo ViIIamiI
´Mi cncucnirc ccn Mcnscñcr Ba|!ucci´............................. 190

AIINDICI II ¡or Iernando Diz:
´|| Hcn|rc Gris´................................................................ 200

RIIIRINCIAS.................................................................. 204




9
Inlroilo









Ior esas cosas deI deslino, en abriI de 2005, me enconlraba en
Iuro¡a. Se senlia en eI ambienle: Ia muerle deI Ia¡a }uan Ia-
bIo II ¡Ianeaba como un fanlasma sobre eI corazón de muchos
creyenles. II ´Ia¡a via|ero¨, de gran carisma y ace¡lación, ha-
bia ¡arlido. Con Ia desa¡arición de }uan IabIo II muchos se
¡regunlaron que ocurriria con Ia IgIesia CalóIica, cómo seria eI
¡a¡ado de su sucesor y que decisiones lomaria ¡ara ´sanar¨ Ia
maIa imagen que Ia Sanla Sede se habia ganado en Ios uIlimos
años ¡or sórdidos escandaIos.

In ese momenlo me haIIaba en ßarceIona ¡or com¡romisos
ediloriaIes. In Ia ciudad calaIana me enlere de Ia eIección deI
cardenaI }ose¡h A. Ralzinger como eI nuevo Ia¡a ßenediclo
XVI.

A Ios ¡ocos dias, lome un vueIo a MiIan, en donde lenia ¡ro-
gramadas aIgunas conferencias. Luego via|e a Roma y visile
1u
¡or enesima vez eI Valicano. Vivi, in siiu, Ios ecos de Ia recien-
le ´fumala bIanca¨ sobre Ia Ca¡iIIa Sixlina. Inlonces senli aI-
go.

Ior una ´corazonada¨, ´sabia¨ que ßenediclo XVI no eslaria
mucho liem¡o en eI Valicano. No que moriria, sino que aban-
donaria eI siIIón de Iedro. Ise año 2005 ¡ubIique un arlicuIo
en mi silio veb ex¡resando esla cerleza que no ¡odia ex¡Iicar
racionaImenle. Ocho años mas larde, eI liem¡o me dio Ia ra-
zón: ¡or ¡rimera vez en 600 años, un Ia¡a renunciaba. Y un
delaIIe im¡orlanle: en medio de una crisis lerribIe en eI Vali-
cano que acenluaba Ios ¡robIemas que }uan IabIo II no ¡udo
resoIver.

La sor¡rendenle renuncia de ßenediclo XVI, y Ias inlrigas aI
inlerior deI Valicano, resucilaron vie|as ¡rofecias que sugieren
Ia caida de Ia IgIesia CalóIica como organización humana de
¡oder. ¿Islamos ¡róximos a un aconlecimienlo hislórico` ¿La
IgIesia, laI y como Ia conocemos, desa¡arecera`

Confieso que en un ¡rinci¡io eI ob|elivo de esle Iibro no era
cenlrarse en Ios secrelos deI Valicano y su ¡osibIe fuluro.
AcIaro que no me alraen Ias leorias de cons¡iración. Isle lra-
ba|o de invesligación eslaba orienlado aI enigma de Ias ¡sico-
grafias ¡remonilorias de ßen|amin SoIari Iarravicini, eI sensi-
livo argenlino que muchos conocen como ´eI Noslradamus de
America¨. Sus acierlos han sido lan conlundenles, que Ios ¡ro-
¡ios esce¡licos se moslraron inleresados en esludiar su caso.
Su¡e de sus valicinios en Ieru, ¡or cuI¡a de Ia desa¡arecida
revisla argenlina ´Cuaria Oincnsicn¨, que dirigia mi querido
amigo Iabio Zer¡a.

11
Iue eI ¡eriodisla argenlino Roberlo ViIIamiI quien me ¡ro-
¡uso escribir un ensayo sobre esas desconcerlanles ¡rofecias y
su reIación con Ios liem¡os que vienen. ViIIamiI es un gran
amigo, y |unlos ya habiamos co-escrilo ´Ias Iuccs !c |rks¨, un
Iibro que abordó Ia conlroverlida hisloria de Ias a¡ariciones
de ovnis en eI cerro Urilorco. Nos inleresaba eI caso de Iarra-
vicini ¡orque eI sensilivo era, ademas, un conlaclado con ex-
lralerreslres. ¿Iueron esos ¡resunlos seres quienes Ie enlre-
garon loda Ia información deI ´fuluro¨`

Revisando eI abundanle maleriaI que dis¡oniamos ¡ara redac-
lar eI Iibro, nos enconlramos con dislinlas ¡sicografias que ha-
bIaban deI Valicano, su crisis, y Ia eIección de un nuevo Ia¡a
que, segun se infiere de esos ´dibu|os ¡rofelicos¨, eslaba ´co-
neclado¨ con Ia Argenlina.

Cuando nos ´lro¡ezamos¨ con eslo, loda nueslra idea deI Ii-
bro cambió.

Aunque ya conociamos Ias ¡sicografias que aIudian aI Vali-
cano, Iuego de Ia eIección deI cardenaI argenlino }orge Mario
ßergogIio como eI ¡rimer Ia¡a Ialinoamericano de loda Ia his-
loria, Ias ´adverlencias¨ de Iarravicini adquirieron mayor
senlido. In sus ¡rofecias, eI ´Noslradamus de America¨ men-
cionó de forma insislenle Ia a¡arición de un ´Hombre Gris¨:
un ¡ersona|e cIave "o laI vez un simboIo", que mediaria ¡or
Ia ¡az en Ia Argenlina y eI mundo en un momenlo com¡Ii-
cado. Isludiando eslas ¡rofecias sos¡echamos que eI ¡a¡ado
de Irancisco eslaba invoIucrado. Sor¡rendidos, com¡robamos
que Iarravicini dibu|aba un escenario deI Valicano que ´enca-
|aba¨ con olras ¡rofecias, como Ias adverlencias de Ias a¡ari-
ciones marianas, Ias ¡redicciones de Noslradamus y hasla Ia
12
¡oIemica Iisla de Ios ¡a¡as que ¡ubIicó San MaIaquias. Iran-
cisco, ¡or cierlo, es eI uIlimo de esa Iisla. Y, obviamenle, no
es una casuaIidad.

Iue asi que Ie ¡ro¡use a mi com¡añero de invesligación dar
un giro com¡Ielo aI Iibro, y orienlarIo en esla dirección. ViIIa-
miI se habia formado como ¡eriodisla en IlaIia, reaIizando va-
rios lraba|os sobre eI Valicano y sus e¡isodios ocuIlos. No lu-
ve que convencerIe. Inmedialamenle nos ¡usimos en marcha,
y sumamos a Ia información ya reunida nuevos dalos ¡ro¡or-
cionados desde dislinlas ´fuenles¨ amigas en Roma.

II resuIlado de esla avenlura es eI Iibro que aqui Ies ¡resen-
lamos. Adquirió ¡ronlo su ¡ro¡io rumbo, y se em¡ezó a escri-
bir soIo. Ioco a ¡oco, Ias dislinlas informaciones que lenia-
mos sobre nueslra mesa de lraba|o, se em¡ezaron a ´organi-
zar¨ y a lomar su senlido.

Nueslro e|e e ins¡iración ¡ara esle Iibro "debo reilerarIo"
fueron Ias ¡sicografias de Iarravicini. Ior esla razón dedica-
mos Ios ¡rimeros ca¡iluIos a ese ¡ersona|e que ha asombrado
aI mundo ¡or sus acierlos ¡rofelicos. Iero Iuego "advierlo",
lendremos que enlrar en lerrenos ¡oIemicos aI escudriñar Ios
mislerios deI Valicano. Los ¡unlos que abordaremos en ese
lramo finaI deI Iibro son muy incómodos. Ya sabemos que Ia
hisloria ´oficiaI¨ que nos han conlado es una caricalura borro-
sa que nos ha aIe|ado de Ia verdad, que es sinónimo de Iiber-
lad y consciencia. Si cabe decirIo asi, esle lraba|o ¡rocura lirar
de un ´hiIo de Ariadna¨ ¡ara moslrarnos olra aIlernaliva, ya
afuera deI Iaberinlo.

1S
Hemos asumido esle lraba|o ¡orque mas aIIa de cuaIquier es-
cenario sombrio se aIza un mensa|e de es¡eranza: una o¡ción
¡ara cambiar Ias cosas.

He aqui, ¡ues, nueslro aulenlico ¡ro¡ósilo: informar ¡ara lo-
mar me|ores decisiones. Si eI Ieclor liene Ia menle y eI corazón
abierlos, siga Ieyendo.








Ricardo GonzaIez














14








IRIMIRA IARTI


IL INIGMA IARRAVICINI

















1S
CAIITULO I
_________________________________________________________________

II don de Ia ¡rofecia: ¿quien o que envia Ios mensa|es`









Sin duda, eI Valicano es eI ¡rinci¡aI escenario de Ias ¡rofecias
que inquielan a Ios esludiosos de }uan de }erusaIen o Noslra-
damus. II ¡ro¡io Iarravicini Ie dedica numerosas referencias.
In lodos Ios casos, ninguna mención es aus¡iciosa. ¿Ior que`

Cuando iniciamos Ia redacción de esle Iibro sabiamos que na-
vegabamos ¡or mares desconocidos. Iero Ia información nos
condu|o a lraves de lodos Ios vienlos ¡osibIes. Iarravicini fue,
¡or decirIo de aIguna forma, quien luvo eI limón de nueslro
barco.

In eI mundo es¡iriluaI y esolerico eI mislerio de Ias ¡rofecias
es un eIemenlo im¡orlanle. IncIuso, denlro deI conlaclo con
seres exlralerreslres: mensa|es que advierlen de ¡osibIes esce-
narios fuluros ¡ara Ia humanidad. Ahora bien: ¿lodo eIIo se
¡uede cambiar` ¿O se lrala de hechos inevilabIes` ¿Que es,
exaclamenle, una ¡rofecia`

16
/0123 14 567628

Los esce¡licos ¡iensan que Ias ¡rofecias surgen de Ia su¡ers-
lición y eI miedo. Y que, en definiliva, no exislen. Asi de sen-
ciIIo. Y agregan que Ias reIigiones Ias han uliIizado como ´sis-
lemas de conlroI¨ "en esle ¡unlo nos haIIamos de acuerdo".
Tambien argumenlan que Ias ¡rofecias no siem¡re se cum-
¡Ien, que son inexaclas, ´eleras¨, y que su conlenido se en-
cuenlra a Iibre merced de quien Ias inler¡rele. Reconocemos
que en gran medida es asi. Sobrelodo en aqueIIas ¡redicciones
cuyo mensa|e es cri¡lico, como veremos mas adeIanle aI abor-
dar eI enigma de Noslradamus y sus ¡osibIes aIusiones a Ia
IgIesia. Iero, ¿lodas Ias ¡rofecias son un fraude` ¿Denlro de
Ios dislinlos valicinios no hay evidencias de aulenlicas ¡re-
dicciones que invilen a refIexión` Y, si es asi, ¿cómo funciona`
¿Que o quien acliva eI ´don de Ia ¡rofecia¨`

Segun Ia ReaI Academia de Ia Lengua Is¡añoIa, Ia ¡rofecia ´cs
un !cn sc|rcnaiura| quc ccnsisic cn ccncccr pcr inspiracicn !itina
|as ccsas !isianics c juiuras¨. A nueslro |uicio, es una definición
¡arciaI. Y demasiado cargada de reIigión. Nueslra invesliga-
ción nos dice olra cosa. Si enlendemos ¡or ´divina¨ una mani-
feslación de Dios o de seres es¡iriluaIes anle un lesligo "que
Iuego escribira sus visiones, laI y como sucedió con dislinlos
¡rofelas bibIicos", eI mislerio de Ias ¡rofecias es mucho mas
grande. ¿Cómo inler¡relar acaso Ios mensa|es que se des¡ren-
den de Ios ´encuenlros cercanos¨, como Ias a¡ariciones maria-
nas o eI conlaclo con exlralerreslres`

Ademas, no lodas Ias ¡rofecias surgen de Ia manifeslación de
un ser divino o ´sobrenaluraI¨. Hay ¡redicciones que se acli-
van gracias a Ia sensibiIidad ¡siquica deI ´videnle¨ "cuyas
17
visiones Ie ¡ermilira inferir eI ´fuluro¨", o se des¡renden ¡or
eI acceso a un conocimienlo ¡riviIegiado "que Iuego sera es-
crilo en un Iengua|e enrevesado, sóIo a¡lo ¡ara iniciados". II
mundo de Ias ¡rofecias, ¡or esla y olras razones, es mas com-
¡Ie|o, y huye de esa ´veslidura reIigiosa¨ que muchos Ie han
¡ueslo ¡or ignorancia y faIla de información.

Is im¡orlanle mencionar que ¡ara diversos aulores exisle una
diferencia enlre Ios lerminos ´¡rofecia¨ y ´¡redicción¨. Si nos
alenemos a Ias definiciones, Ia ReaI Academia de Ia Lengua
Is¡añoIa sosliene que prc!ccir significa ´anunciar ¡or reve-
Iación, ciencia o con|elura aIgo que ha de suceder¨. Is decir,
una ¡rofecia es ´sobrenaluraI¨ y una ¡redicción se basa en eI
conocimienlo y Ia deducción.

TaI vez eI milico Noslradamus es un digno e|em¡Io de ambas
definiciones. II visionario frances ¡odria haber escrilo sus
´¡rofecias¨ gracias aI acceso que lenia a vie|os conocimienlos
esolericos: informaciones secrelas que Ie ¡ermilian ´deducir
aconlecimienlos fuluros¨. Noslradamus era rosacruz. Iero
lambien hay que decir que muchas veces Ias ¡redicciones es-
lan conecladas a reveIaciones de indoIe ´sobrenaluraI¨ "sean
eslas exlernas o inlernas", y eIIo hace que Ias ¡redicciones y
Ias ¡rofecias se lransformen en un soIo fenómeno. In olras ¡a-
Iabras, eI conocimienlo y Ias facuIlades se jun!cn. Iarravicini
es olro digno e|em¡Io.

Iara nosolros, una ¡rofecia no es, necesariamenle, un hecho
calegórico. Is una suerle de ´¡royección¨ en eI ´fuluro¨ de Ia
humanidad. Un ´fuluro¨ "asi, enlre comiIIas", que ¡osee
dislinlas variabIes o ¡osibiIidades, siem¡re ´aladas¨ a Ia
eIección deI ser humano.
18
Islo nos IIevaria a olra discusión: si eI hombre liene, o no, Ii-
bre aIbedrio. In definiliva, si lodo ya esla escrilo y no lenemos
margen de movimienlo.

¿La vida es asi` ¿No hay o¡ción`



"4 98:12 :1 4; 141<<=>?

Ior eI inlenso conlenido que viene mas adeIanle "con ¡rofe-
cias que invoIucran aI Valicano y eI devenir de Ios aconleci-
mienlos en lodo eI ¡Ianela", creemos im¡orlanle ex¡Iicar, ba-
|o nueslro ¡unlo de visla, cómo ¡odria afeclar Ia eIección deI
hombre eI curso de Ias ¡rofecias.

Im¡ecemos ¡or echar un vislazo a Ias ¡rofecias de acuerdo a
su ¡osibIe ´fuenle¨:


1. Ias prcjccias !c jucnic !itina: son aqueIIas en donde un angeI
o ´manifeslación deI cieIo¨ mueslra eI ´mañana¨ de Ia huma-
nidad. Aqui haIIamos a dislinlos ¡rofelas bibIicos, como Da-
nieI, IzequieI o eI ¡ro¡io }uan "eI disci¡uIo amado de }e-
sus" en eI famoso Iibro deI A¡ocaIi¡sis. Tambien en esla cale-
goria se haIIan Ias a¡ariciones marianas. No esla demas decir
que Ia creencia reIigiosa de Ios lesligos, y eI conlexlo devo-
cionaI en eI que se mueven, muchas veces confunde eI verda-
dero significado de sus ex¡eriencias.

2. Ias prcjccias !c jucnic cxiraicrrcsirc: eslamos habIando de un
lema muy conlroverlido, y que se mezcIa con eI ¡unlo anle-
19
rior "como eI caso deI ´conlaclo¨ de IzequieI a oriIIas deI rio
Quebar, y laI vez Ias mismisimas a¡ariciones marianas". Nos
haIIamos anle eI enigma de seres de olros mundos que ¡o-
drian haber visilado Ia Tierra con grandes anuncios. Se cree
que en eI ¡asado fueron confundidos como angeIes, dioses, o
´enviados de Ios dioses¨. ßen|amin SoIari Iarravicini, si bien
es cierlo un ¡siquico a lodas Iuces, afirmó haber lenido un
encuenlro exlralerreslre en Ia Argenlina. Y sosluvo que esos
seres Ie lransmilian mensa|es. ¿AIgunas de sus ¡rofecias fue-
ron lransmilidas ¡or enlidades exlralerreslres` Ya Io veremos
mas adeIanle.

3. Ias prcjccias !c jucnic scnsiiita: son Ias que surgen de Ia ¡ro-
¡ia facuIlad ISI deI lesligo. Is decir, ¡remoniciones o ¡recog-
niciones que mueslran visiones deI ´fuluro¨. Un caso li¡ico
"ademas deI ¡ro¡io Iarravicini" son Ias ´Iecluras ¡siqui-
cas¨ deI norleamericano Idgar Cayce, lambien conocido como
eI ´¡rofela durmienle¨. Se cree que coneclaba con Ios misle-
riosos Regislros Akasicos o ´memoria malriz deI ¡Ianela¨.

4. Ias prcjccias !c jucnics cscicricas: aqui enconlramos adver-
lencias que se des¡renden de un ´conocimienlo ¡riviIegiado¨
que ¡ermile inferir Ios aconlecimienlos fuluros. Como ya di-
|imos, laI vez sea eI caso de Noslradamus y de olros grandes
iniciados esolericos.

¿Que es eI ´fuluro¨, enlonces` ¿Ior que aIgunos sensilivos
dicen que se ¡uede ´ver¨` La renuncia de ßenediclo XVI y Ia
eIección de su sucesor "que saIdria de Ia Argenlina", ¿era
´deducibIe¨` ¿Cómo Io su¡o Iarravicini, o Ios ¡resunlos seres
que Ie lransmilian esas ¡sicografias ¡remonilorias`

2u
Segun Ia conce¡ción de ´liem¡o IineaI¨ que lenemos (¡asado-
¡resenle-fuluro), eI ´fuluro¨ es Ia ¡orción de Ia Iinea lem¡oraI
que lodavia no ha sucedido. In fisica, eI liem¡o es Ia cuarla
dimensión. Y, aunque resuIle increibIe, ¡ara muchos mislicos
y esolericos que esludian Ias ¡rofecias, ese liem¡o no exisle.
Lo unico rca| es eI ´aqui y ahora¨. II fuluro y eI ¡asado, son
´irreaIes¨. De hecho, muchas reIigiones consideran eI fuluro
cuando lralan lemas como eI karma, Ia vida des¡ues de Ia
muerle, y Ias escaloIogias, que esludian cómo sera eI fin deI
liem¡o y deI mundo. Iero, ¿cómo ¡uede exislir aIgo que aun
no ha ocurrido` ¿Y si se lrala soIo de nueslra ¡erce¡ción en Ia
Iinea de liem¡o que vivimos` ¿Ior que Ios mislicos insislen en
eI prcscnic`

LIevamos reIo|es de ¡uIsera, eslamos ¡endienles de Ia hora y
eI caIendario en eI leIefono móviI, hacemos cilas, ¡Ianificamos
via|es. II conce¡lo deI ´aqui y ahora¨ o ´¡resenle reaI¨ es muy
Ie|ano ¡ara eI ser humano moderno. Ademas, nueslro cerebro,
funciona sobre Ia base de Ios recuerdos. Ivocamos ex¡erien-
cias de cuando eramos niños, ¡aisa|es, sensaciones. No ´re-
cordamos¨ eI fuluro ¡orque, su¡ueslamenle, no exisle. Y de-
cimos ´su¡ueslamenle¨ ¡orque hay varios fenómenos que en-
cienden eI debale.

Uno de eslos fenómenos son Ios sueños. Se dis¡one de mu-
chos casos documenlados en donde un individuo sueña con
un aconlecimienlo desconocido "muchas veces ¡recisando
delaIIes, como Iugar y fecha", y esle, finaImenle, ocurre. In-
cIuso, eI disculido evenlo deI !cja tu "donde una ¡ersona oI-
vida un sueño, y Iuego Io ´recuerda¨ aI suceder Ia escena en Ia
vida reaI, olorgando una sensación inlensa de ´eslo ya Io
21
vivi¨", es ¡arle deI inlrincado funcionamienlo ¡siquico deI
ser humano y su ¡erce¡ción de Ia ´reaIidad¨.

Isle es eI ¡unlo que deseamos com¡renda eI Ieclor: ¿que en-
liende ¡or reaIidad` ¿Que es Ia eIección`

Hay muchisimas ¡ersonas que viven creyendo que soIo hay
una vida, y que lodo, absoIulamenle lodo, ya esla ´escrilo¨.
Olros creen que hay dislinlas ¡osibiIidades, y que, si bien es
cierlo, exisle una suerle de ´deslino¨ o ´¡rograma¨ de a¡ren-
diza|e ¡ara eI ser humano "eI karma, dirian Ios orienlaIis-
las", exisle lambien un margen de movimienlo que ¡uede
afeclar a ese ´¡rograma¨. Nos eslamos refiriendo aI Iibre aIbe-
drio.

Isa ca¡acidad de eIección es Ia cIave de Ias ¡rofecias. Iero
¡ara modificar eI ´¡rograma¨, es necesario conocerIo.

Is como un lecnico de Ia ¡oIicia que esludió eI mecanismo in-
lerno de una bomba ¡ara ¡oder desaclivarIa anles de que es-
laIIe. In eI mundo de Ias ¡rofecias, ese conocimienlo deI ´me-
canismo¨, se IIama ccnscicncia.

Iara nosolros, Ias ¡rofecias ¡odrian ser una adverlencia. Y con
eIIo nos referimos a Ias que habIan de momenlos dificiIes ¡ara
eI ¡Ianela. TaI vez, quien nos hizo IIegar esas visiones deI ´fu-
luro¨, lraló de aIerlar a Ia humanidad ¡ara que esluviese alen-
la a delerminados momenlos hislóricos y no se de|ase IIevar
¡or eI miedo, eI ¡esimismo y Ia incerlidumbre. La ¡rofecia,
¡ues, ¡odria ser una herramienla ¡ara que eI hombre man-
lenga Ia ´consciencia en Ia acción¨ en Ios momenlos cIave deI
22
¡roceso ¡Ianelario. II asunlo es ´Ieer¨ Ia adverlencia correc-
lamenle. Y a liem¡o.

´No creo en Ias ¡rofecias "nos di|o un conocido invesligador
es¡añoI cuando Ie consuIlamos su o¡inión", Iei de chico Ias
Ccniurias de Noslradamus, Ias ¡rofecias de Ia Gran Iiramide,
que marcaban eI año 2001, y recienlemenle lodo Io que se ¡u-
bIicó sobre Ios mayas y eI 2012, y lerminó, como siem¡re, sien-
do un limo¨.

II mundo de Ias ¡rofecias es muy com¡Ie|o. Mas aun cuando
confundimos Ia fuenle con Ias inler¡relaciones. Un e|em¡Io es
eI caso 2012: ¡ocos oian a Ia comunidad maya y Ie daban mas
credilo a escrilores de Ia ncu agc que habIaban deI ´fin deI
mundo¨ o deI saIlo deI ¡Ianela a Ia cuarla dimensión ¡ara eI
21 de diciembre de ese año. Los descendienles de Ios mayas
"afincados en Ias seIvas de Mexico y Cenlroamerica, es¡eciaI-
menle en GualemaIa", afirman que Ias ¡rofecias son adver-
lencias. Y que eI fuluro Io ´le|e¨ eI hombre. II asunlo es que
Ios esce¡licos se quedan muchas veces con Ias concIusiones de
Ios ´inler¡reladores¨ y no con eI verdadero mensa|e de Ia ¡ro-
fecia. Un mensa|e que cada cuaI debe inler¡relar. Y deseamos
que asi sea con esle Iibro.

Islamos convencidos que nueslras decisiones en eI ´¡resenle¨
¡ueden afeclar eI curso de Ios aconlecimienlos. Aconlecimien-
los que aun eslan ¡or venir, ¡ero que ¡or aIgun exlraño fenó-
meno sensilivos como ßen|amin SoIari Iarravicini describie-
ron con cIaridad.

Iarravicini, como ya di|imos, es e|e im¡orlanle de esle Iibro.
De sus ¡sicografias ¡remonilorias ¡arece surgir Ia figura deI
2S
Ia¡a Irancisco en medio de una crisis enorme en eI Valicano.
AI menos, asi se deduce de sus ´¡rofecias¨. Y no soIo eso: Ia
crisis de Ia IgIesia CalóIica es eI inicio de olros evenlos no me-
nos ¡erlurbadores.

Nosolros "debemos de|arIo en cIaro", no ¡relendemos in-
ler¡relar esos mensa|es. No ¡odemos. Is im¡osibIe. Tralare-
mos de acercar aI Ieclor Ias ¡osibIes adverlencias. Y, cuando
amerile, daremos nueslro ¡unlo de visla. Iero sera eI Ieclor
quien debera |uzgar ¡or si mismo. IguaI "lambien hay que
decirIo", muchas de esas ¡rofecias no necesilan mayor inler-
¡relación. Islan aIIi ¡ara quien Ias quiera ´ver¨ y ´escu-
char¨.

Is momenlo de adenlrarnos en Ia fascinanle vida de ßen|amin
SoIari Iarravicini.















24
CAIITULO II
____________________________________

Iarravicini: su infancia magica









Corrian Ios ¡rimeros dias deI mes de agoslo deI año 1898, y eI
|oven malrimonio formado ¡or eI doclor ßen|amin Tomas So-
Iari Romero, medico dedicado a Ia ¡siquialria "una nobeI es-
¡eciaIidad de Ia medicina, lodavia en formación", quien IIegó
a ser di¡ulado nacionaI, y DoIores Iarravicini Noriega, una
donceIIa ¡erlenecienle a una anligua famiIia de Ia sociedad
¡orleña, es¡eraban concrelar eI frulo de su amor con eI na-
cimienlo de un hi|o.

Ira eI dia 8, y eI crudo invierno se hacia senlir con lodo su ri-
gor en Ia ya cosmo¡óIila ciudad de ßuenos Aires, y en una
quinla de Ia caIIe ßeruli, en eI ¡eriferico barrio de IaIermo
"a ¡ocas cuadras deI recien inaugurado }ardin ßolanico",
IIegaba a Ia vida un niño, eI ¡rimogenilo, que en homena|e a
su ¡adre IIamarian ´ßen|amin¨.

II Dr. SoIari y su mu|er recibieron aI ¡equeño con suma aIe-
gria y Io coImaron deI amor mas subIime. Las famiIias de Ios
2S
feIices ¡adres IIegaban de visila lodos Ios dias a Ia casa ¡ara
ver aI recien nacido, que ya daba mueslras de un com¡orla-
mienlo bien diferenciado com¡arandoIo con olros bebes. Ira
demasiado lranquiIo, casi no lenia berrinches y cuaIquier ob|e-
lo que alra|era su alención, molivaba un encanlamienlo es¡e-
ciaI en eI. Nadie se imaginaba en ese momenlo que eI ¡equeño
ßen|amin era un ser dolado de grandes ca¡acidades ¡siqui-
cas.

In Ia ¡rimavera, Ia madre Io IIevó a ´La Casona¨, Ia vie|a y
¡aIaciega ¡ro¡iedad de Ios Iarravicini donde habia nacido
DoIores hacia ya 23 años. Se ubicaba en Vicenle Ló¡ez "zona
norle deI Gran ßuenos Aires", y ¡oseia un grandioso ¡arque
que bañaba eI Rio de Ia IIala des¡ues de ba|ar Ias escar¡adas
barrancas que IIegaban a eI. AIIi em¡ezó lodo.


@? ?=A8 B61 <8?1<7;C; <8? 48 =?D=E=C41

II IaIacele Io habia com¡rado eI bisabueIo de DoIores aI señor
Marlin }acobo Thom¡son, quien fuera es¡oso de Mariquila
Sanchez: aqueIIa figura de Ia hisloria que cedió sus saIones ¡a-
ra que se eslrenase eI Himno NacionaI Argenlino. Mariquila
fue, ademas, ¡rolagonisla de olro suceso no comun en Ia e¡o-
ca, que fue desafiar Ia ¡oleslad de su ¡adre, que queria des¡o-
sarIa con un comercianle es¡añoI "enlrado en años" cuando
eIIa eslaba ¡rofundamenle enamorada de Thom¡son, en ese
momenlo muy com¡romelido con Ia revoIución y sirviendo a
Ias órdenes deI AImiranle GuiIIermo ßrovn.

Con Ia inlervención de Ia IgIesia y Ia |uslicia coIoniaI "a Ias
que habia recurrido Mariquila Sanchez ¡ara defender su vo-
26
Iunlad", ¡or fin, gracias a un faIIo |udiciaI, se aIIanó eI ca-
mino ¡ara casarse con Thom¡son, con eI ¡recio de ser desle-
rrada ¡or sus ¡adres.

DoIores, Ia madre de ´Iarravicini¨ "asi se Ie IIamara aI ¡si-
quico en Ia ¡osleridad, ¡or su a¡eIIido malerno", admiraba
esa hisloria de amor y sacrificio, y era su lema favorilo de con-
versación cuando arribaba aIgun nuevo visilanle a ´La Ca-
sona¨. Hemos ¡odido indagar que lodas Ias hislorias que es-
cuchó Iarravicini en su infancia y en Ia adoIescencia, Ie infIu-
yeron mucho. Lo moIdearon como ¡ersona. IncIuyendo, desde
Iuego, su formación arlislica y reIigiosa.

Sus ¡rimeras ex¡eriencias nacieron, ¡ues, en ´La Casona¨.
Hoy demoIida. Iero en aqueIIos liem¡os una inmensa ¡ro¡ie-
dad que cubria 40 heclareas de cam¡o. Se cuenla que su ma-
dre fue Ia ¡rimera en nolar su ´conexión con Io invisibIe¨ en
ese ¡redio.

Como se ¡uede deducir, DoIores era una mu|er sensibIe y
amorosa. Ironlo advirlió que su bebe ßen|amin coIocaba loda
Ia alención en Ios ¡a|aros que se eslacionaban a canlar en Ias
frondosas ramas de Ia fIoresla. Tambien ocurria con Ias mari-
¡osas que sobrevoIaban eI Iugar haciendo cabrioIas en eI aire.
ßen|amin quedaba lan fascinado, que su ¡equeño roslro se iIu-
minaba y esbozada una angeIicaI sonrisa. Sus o|os se movian
anle cada aIeleo de Ios ¡a|aros o eI sobrevueIo erralico de Ias
mari¡osas. DoIores creyó que enlre lodos eIIos se eslabIecia
aIgun li¡o de comunicación.

Cuando eIIa ¡relendia inlerrum¡ir ese embeIesamienlo enlre
eI bebe y Ia naluraIeza, ßen|amin esgrimia una ¡rolesla, Io que
27
obIigaba a su madre a cesar en eI inlenlo. II niño sonreia feIiz
de conlinuar esa ´comunión¨ con su mundo.

Y hubo olro hecho curioso.

Anles de voIver aI barrio de IaIermo, DoIores comenzó a ma-
nifeslar fuerles doIores abdominaIes y dificuIlades en Ias vias
urinarias. De inmedialo, eI Dr. SoIari decidió eI regreso a Ia
ciudad de ßuenos Aires y IIamar de urgencia aI medico de Ia
famiIia. II diagnóslico fue Nefrilis. Ironlo, Ia saIud de Ia ma-
dre de ßen|amin se fue deleriorando en forma verliginosa. Iue
laI Ia gravedad, que Ios medicos adverlian que Ia vida de Do-
Iores corria serios riesgos.

La deses¡eración de su es¡oso y Ia famiIia era demoIedor.
Tanla feIicidad eslaba a un ¡aso de quebrarse. Iensaron que
soIo Dios ¡roveeria un miIagro y a eIIo rogaban lodos.

Iero sucedió una mañana, bien lem¡rano, que un vie|o ser-
vidor de Ia casa, de nombre }ose, alendió un IIamado a Ia
¡uerla de caIIe. Inlonces regresó aIlerado ¡orlando un ¡aque-
le y Ie ex¡Iica aI Dr. SoIari que un desconocido Ie habia enlre-
gado eI mislerioso encargo, diciendoIe que conlenia un reme-
dio nuevo ¡ara Ia enfermedad de DoIores. Con serenidad,
mirando fi|o a Ios o|os, Don }ose, Ie di|o: ´Doclor SoIari, esle
remedio saIvara a Ia señora¨.

Y asi ocurrió. Iue eI ´miIagro¨ que lodos es¡eraban. Isa
escena Ia ¡resenció, desde su cuna, eI ¡equeño ßen|amin, que
esbozaba una iIuminada sonrisa. Isle li¡o de aconlecimienlos
´curiosos¨ se sucedieron desde eI nacimienlo deI bebe.

28
Desde ese dia sus ¡adres Ie coIocaron en eI cueIIo aI niño una
medaIIila con Ia imagen de San }ose, y con aqueI ob|elo Io bau-
lizaron. La figura de San }ose "eI ¡adre ado¡livo de }esus",
lendra en eI devenir deI liem¡o una im¡orlancia vilaI en Ia
vida de ßen|amin SoIari Iarravicini, ¡orque sera su ´voz de
conexión¨.

Cuando DoIores se re¡uso definilivamenle de su saIud, Ia vi-
da en Ia quinla de Ia caIIe ßeruli conlinuó con su rilmo habi-
luaI. ßen|amin ya caminaba y ¡asaba eI dia correleando ¡or
Ios senderos deI |ardin, observando Ias fIores, Ios arboIes, Ias
aves y Ias nubes deI cieIo. Su mundo era ¡equeño y eslaba fas-
cinado de com¡arlirIo con Ias crialuras que Io habilaban.

No |ugaba como olros chicos de su edad con |ugueles, ni ¡a-
recia alraerIe eI reIacionarse. In esa gran ¡arceIa era inmensa-
menle feIiz. Su madre, que observaba eI com¡orlamienlo deI
niño, Ie lransmilió a su es¡oso Ia inquielud aI ver a su hi|o en
ese eslado de virluaI aisIamienlo.

II Dr. SoIari ¡resló alención a Ias adverlencias de su es¡osa,
y consuIló aI medico de Ia famiIia. II vie|o doclor examinó a
ßen|amin, y eI niño Ie conló de sus ´hadas deI ¡arque¨ y de
Ias conversaciones con sus ´amigos¨: Ios ¡a|aros, Ias fIores y
Ias nubes deI cieIo.

II doclor, Iuego de Ia charIa con eI niño y una minuciosa in-
vesligación, concIuyó: ´ßen|amin es un niño muy sensibIe y
con una increibIe imaginación¨. ´Desde Iuego, Ios ¡a|aros y
Ias nubes no habIan, y Ias hadas no exislen, asi como Ios fan-
lasmas. Is ¡ura imaginación, una desmesurada imaginación,
29
digamos¨, senlenció riendo. Y añadió: ´Is un niño absoIula-
menle normaI¨.


(F=G8E :1 872;E :=F1?E=8?1E

Y asi conlinuó creciendo, feIiz en su fIorido ´mundo de fan-
lasia¨. Muchas veces se Ievanlaba anles de que amaneciera, y
sin ¡erlurbar eI sueño de Ia famiIia, saIia aI ¡arque y se senlia
a sus anchas conversando con Ias fIores, o enlabIando diaIogo
con Ios arboIes. In su ´imaginación¨ eslos Ie narraban hislo-
rias de sus anceslros, lan enlrelenidas, que ¡asaba Iargos mi-
nulos en medio de Ia naluraIeza.

Cuando su madre iba a des¡erlarIo ¡or Ia mañana, nunca Io
enconlraba en su cama. Inlonces saIia aI ¡arque a buscarIo, y
aIIi Io haIIaba, riendo mienlras acariciaba una fIor o ¡ersi-
guiendo aIguna gaIIina que vagaba ¡or eI |ardin. Inlonces Io
conducia hacia eI comedor y Ie servia su desayuno, que consu-
mia con avidez.

DoIores no Io regañaba ¡orque ¡ercibia su feIicidad. II ¡e-
queño ßen|amin Ie conlaba con enlusiasmo hislorias fanlas-
licas de sus ¡resunlos ´heroes invisibIes¨.

Un dia, su madre se acercó sigiIosamenle aI ¡arque, y cuando
esluvo a su Iado, ßen|amin Ia miró con su carila angeIicaI y Ie
di|o "mienlras señaIaba eI cieIo", ´mama, Ias nubes son aI-
mas que ¡asean ¡or eI cieIo, y aIgun dia me ire con eIIas¨. Isle
li¡o de siluaciones se re¡elian a menudo. Y, con eI liem¡o,
de|arian de ser soIo fanlasias de un niño...

Su
Ironlo Ia famiIia se agrandó y fueron IIegando mas hermanos:
Maria CorneIia, Maria de Ias Mercedes, Luis Maria, DoIores,
ImiIio, Maria Anlonia y eI uIlimo, cuando ßen|amin lenia ya
19 años, }uslino }acobo IabIo, quien se lransformara en su
com¡inche mas cons¡icuo, y eI ¡rimer informado de sus vi-
siones, sueños y mensa|es. }uslino sera, de hecho, lesligo de
inlensos e¡isodios de leIequinesis (movimienlo de ob|elos a
dislancia sin inlerferencia fisica), fenómenos que envoIvian a
su hermano sensilivo.

VoIviendo a Ia niñez, Ia inslrucción de ßen|amin eslaba a car-
go de una maeslra ¡arlicuIar que Ie habia enseñado a Ieer y
escribir en Ia casa. La docenle eslaba sor¡rendida ¡or Ia inleIi-
gencia deI chico, que a¡rendia con suma faciIidad. Lo que mas
Ie IIamaba Ia alención a Ia docenle era Ia deslreza que lenia eI
niño ¡ara dibu|ar. Lo hacia con lrazos exaclos que re¡resenla-
ban a su ´mundo encanlado¨: ¡a|aros, fIores, mari¡osas y ¡e-
queñas crialuras, lan ¡erfeclas y deIicadas, que maraviIIaban a
Ia maeslra. Iran Ias ¡resunlas ´hadas¨ que habilaban eI |ardin
de ßen|amin.

Olra cosa que sor¡rendia a Ia maeslra era Ia increibIe im¡ro-
visación deI niño. Se dice que eI ¡equeño ßen|amin esgrimia
de Ia nada maraviIIosos cuenlos a Ia maeslra, que Ios escucha-
ba ´hechizada¨.

Asi, Ios avances e inquieludes deI niño IIegaron nuevamenle a
oidos deI Dr. SoIari, quien creyó o¡orluno lomar una decisión
res¡eclo a su educación.

De esla forma, su ¡adre Ie comunicó: ´ßen|amin "Ie di|o con
lono severo", es hora de concurrir a una escueIa formaI. Tu
S1
maeslra ¡arlicuIar ya cum¡Iió eI cicIo, es necesario que le
abras a nuevos conocimienlos y le reIaciones con olros chicos
de lu edad¨.

A ßen|amin se Ie derrumbó eI mundo. Su mundo. Una angus-
lia crecienle Io embargó ¡rofundamenle. Debia abandonar a
sus ´amigos¨ deI |ardin, a sus ¡a|aros, fIores, sus arboIes y sus
duendes, con Ios que convivió ´mañana, larde y noche¨. ¿Que
seria de eI y de eIIos` Inlonces IIoró ¡rofunda y amargamenle
como no Io habia hecho nunca.

Iero cum¡Iió con eI mandalo de su ¡adre, y Ia noche anlerior
a marchar a Ia escueIa, bien lem¡rano, se reunió con sus ´ami-
gos invisibIes¨ y habIó con eIIos. De a uno Ie di|eron que no Io
abandonarian nunca, y que ya habria o¡orlunidad de relomar
Ias ´conversaciones¨. ßen|amin escuchaba alenlamenle, y
concIuyendo esle encuenlro de des¡edida, Ie anunciaron aI
unisono que en eI fuluro Ie aguardarian muchas sor¡resas.
´Qucri!c, crcs un c|cgi!c¨, no di|eron nada mas, aunque eI lam-
¡oco ¡regunló. Se des¡idieron en siIencio, y se marchó a dor-
mir con sus o|os humedos de lanlo IIorar.

AI dia siguienle, en eI coIegio que su ¡adre habia eIegido "eI
San }uan ßaulisla de LasaIIe, de Ia Congregación SaIesiana de
ßuenos Aires", comenzó su nueva vida con maeslros y niños
desconocidos. In Ios recreos observaba eI cieIo y habIaba
menlaImenle con Ias nubes que ¡aseaban (de aduIlo, Iarravi-
cini cilara lodas eslas ex¡eriencias de niño, que recordaba con
cIaridad, y que fueron avaIadas ¡or su famiIia y amigos de
aqueIIos años).

S2
Iasó eI liem¡o, y eI direclor de Ia escueIa eslaba sor¡rendido
con Ios avances de ßen|amin. ´Is un aIumno sumamenle a¡Ii-
cado, res¡eluoso y serio¨, Ie di|o aI ¡adre. ´Is, ademas, un ex-
ceIenle dibu|anle. Sabe lodo, habIa de lodo cuando se Ie ¡re-
gunla, y en muchas o¡orlunidades se anlici¡a a aconlecimien-
los que aun no han sucedido. Tiene como un don de cIarivi-
dencia¨.

II direclor conlinuó: ´Islamos muy conformes con eI, y ¡ara
usled debe ser un orguIIo lener un hi|o con eslas caraclerisli-
cas. SoIo y como un anlecedenle sin im¡orlancia, debo mani-
feslarIe que no se reIaciona mucho con sus com¡añeros, y no
¡arlici¡a de sus |uegos. Is un niño que esla ¡or encima deI ni-
veI medio deI curso. Obviamenle se aburre y eI unico conlaclo
con sus com¡añeros es reIalarIes cuenlos fanlaslicos¨.

´.Asisli a una de esas lerluIias "confesó eI direclor de Ia es-
cueIa", y me im¡resionó eI convencimienlo deI reIalo. Iba
mas aIIa de una imaginación desbordada ¡orque siem¡re se
incIuia una moraIe|a. La Iucha deI bien y deI maI eslaban re-
¡resenlados. Y Ios ¡rolagonislas de esas fanlasias eran Ias fIo-
res, ¡a|aros, arboIes, nubes y hadas que su¡ueslamenle con-
versan con eI, y Ie de|an esa enseñanza¨.

Cuando su ¡adre lerminó de escuchar Io senlenciado ¡or eI
direclor, IIamó nuevamenle aI medico de Ia famiIia. Quizas
infIuenciado ¡or su es¡eciaIidad medica "¡siquialria", in-
luia aIguna anormaIidad en Ia crialura, ¡or eso eI IIamado aI
vie|o medico que Io habia lraido aI mundo.

Una vez mas, eI doclor Io somele a un inlerrogalorio aI niño,
que ya ha madurado menlaImenle, y se vueIve a re¡elir eI
SS
mismo diagnóslico: ´Is una ¡ersonila normaI, con gran imagi-
nación. Razona normaImenle y esla ¡erfeclamenle ubicado en
liem¡o y forma. Is absoIulamenle sano y, ademas, muy inleIi-
genle. Is un niño es¡eciaI, de eso no hay duda aIguna¨.

Y lodo siguió su camino.

Cuando eI liem¡o se Io ¡ermilia, anles de marchar hacia Ia ca-
ma ¡ara dormir, ßen|amin esca¡aba aI ¡arque ¡ara reencon-
lrarse con sus ´amigos invisibIes¨. InlabIaba Iargas conversa-
ciones con ´eIIos¨. LIegado un ¡unlo, sus ´amigos¨ se des¡e-
dian de eI y se marchaba a dormir. Luego, ¡roIongaba en sus
sueños via|es a ¡aises Ie|anos, donde convivian animaIes milo-
Iógicos con hombres de desconocidos aluendos. Todo lrans-
milia feIicidad, ¡ues no eran sueños convuIsivos ni lenebro-
sos: ßen|amin vagaba ¡or esos ´mundos¨ con su aIegria inna-
la, habIando con esos seres y recibiendo conse|os. TaI vez, no
eran ´hadas¨ o ´duendes¨ de Ia fIoresla quienes Ie ´habIa-
ban¨, sino aIgun li¡o de inleIigencia no-humana que usaba
esa ´fachada¨ ¡ara comunicarse con un niño.

Anles deI amanecer, esos ´amigos invisibIes¨ Io des¡erlaban,
susurrandoIe duIces meIodias y, ¡or si eIIo fuera ¡oco, ¡Ie en-
señaban Ias Iecciones que lendria duranle ese dia en Ia escue-
Ia! AqueIIos seres Ie ayudaban en Ios deberes que eslaban ¡en-
dienles, e incIuso Ie informaban que hechos se ¡roducirian ese
dia y Ios venideros.

´|sic cs c| sccrcic quc ic na|iancs anuncia!c Bcnjanin !Ie di|e-
ron!. Sicnprc csiarcncs ccniigc, q iu sa|r4s quc ccsas tan a ccu-
rrir. Prcnic ic prcpararcncs para quc scpas ccnc aciuar. Ccnjia cn
ncscircs.
S4
CAIITULO III
___________________________

De sensilivo a ¡rofela









Un dia, en eI verano de 1910, sus ¡resunlas hadas ¡arIanchi-
nes Ie advirlieron sobre Ia IIegada de una ´eslreIIa caminanle¨.

´Nc icnas, Bcnjanin, nucnc na||ar4n !c c||a q c| nun!c sc ccntu|-
sicnar4 pcr c| nic!c. Pcrc na!a pasar4¨.

Y asi sucedió. La eslreIIa caminanle era eI comela Ha||cq y, en
efeclo, ßuenos Aires y eI mundo se eslremecieron de ¡avor.
Las mas lerribIes calaslrofes se anunciaban en Ios diarios, y Ia
genle, sugeslionada, creia que aIgo maIo ocurriria en Ia Tierra.

Como lodos, ßen|amin no ¡odia suslraerse a Ia conmoción ¡u-
bIica. Y eI, a quien quisiera escucharIo, Ie afirmaba que nada
¡asaria. In Ia escueIa Ios com¡añeros y sus maeslros Io mira-
ban increduIos, y no faIló quien di|era que eI niño deIiraba.

In su casa lambien habia un revueIo, y sucedió que un dia su
¡adre Io IIevó aI cenlro de Ia ciudad de ßuenos Aires, ¡unluaI-
SS
menle a Ia esquina de IIorida y Sarmienlo, donde habian ins-
laIado un leIesco¡io ¡ara observar aI comela que, como dalo
informalivo, liem¡o anles habia sido divisado ¡or ¡rimera
vez en Ia ciudad ¡or eI Iresbilero Iorlunalo Devolo, desde Ia
azolea deI IaIacio Arzobis¡aI.

AIIi, ¡revio ¡ago de Ios 0.05 cenlavos que desemboIsó su ¡a-
dre, ßen|amin luvo acceso a Ia visión deI comela, ´Ia eslreIIa
caminanle¨ de Ia que Ie habian habIado sus ´amigos invisi-
bIes¨. Quedó fascinado con Io que observó: un ¡unlo briIIanle
en eI cieIo y una enorme coIa de seda que Io seguia.

Y IIegó eI comela a su maxima a¡roximación a Ia Tierra, eI 10
de mayo, y nada maIo ¡asó. La vida conlinuó su rumbo sin
delenerse, saIvo ¡ara Ios mas de 500 suicidas que no so¡orla-
ron Ias ´lerribIes consecuencias¨ que se habian anunciado. Y
con salisfacción, aI niño hubo que darIe Ia razón.

Iocos dias des¡ues, olro aconlecimienlo convuIsionaria a Ia
ciudad. Se fesle|aba eI Cenlenario de Ia RevoIución de Mayo y
lodo era fiesla y aIgarabia. Su ¡adre condu|o a loda Ia famiIia
a Ia IIaza de Mayo eI dia 25, y ßen|amin admiró Ios fasluosos
carrua|es que lrans¡orlaban a Ia Infanla IsabeI de ßorbón y a
Ios olros invilados es¡eciaIes que habian IIegado aI ¡ais. Iara
eI, eI carrua|e que IIevaba a Ia ´reina¨ "como eI idenlificaba a
Ia Infanla", no Ie era desconocido, ¡orque en su ´mundo de
hadas¨ era eI que uliIizaban Ias ¡rincesas deI cieIo, liradas ¡or
¡equeños dragones muIlicoIores.

Ior Ia noche, Ia ornamenlación de Ia ¡Iaza Io habia desIum-
brado. Las miIes de Iucecilas que decoraban Ia ¡iramide y Ios
arboIes, como asi lambien una inmensa eslruclura de hierro
S6
coIocada en eI cenlro deI ¡aseo. Años des¡ues reconoció a esa
descomunaI armazón lransformada en Ia |auIa de Ios cóndores
deI }ardin ZooIógico de Ia ca¡ilaI. II ´encuenlro¨ con Ia Infan-
la en 1910 no fue un accidenle. In eI fuluro, Iarravicini canaIi-
zara ¡sicografias ¡remonilorias sobre Ia vida ¡oIilica de Is-
¡aña.

In Ia ¡rimavera de ese año, eI direclor de su escueIa visiló a
su ¡adre y Ie comunicó orguIIoso Ios avances deI |ovencilo:
´Is a¡Iicado, inleIigenle, esludioso y virluoso de su fe reIigio-
sa. Sin ¡robIemas a¡rendió eI Ialin de Ia misa y ayuda en eIIa.
Ademas, figura mes a mes en eI cuadro de honor de Ia escue-
Ia¨.

A ¡edido ¡ro¡io, ßen|amin ingresara a Ia Congregación deI
Ialriarca San }ose, y aIIi recibira su ¡rimera comunión. Olra
vez, San }ose, ¡resenle en su vida, y sera eI quien a ¡arlir de
ese momenlo se converlira en su ´angeI de Ia guarda¨. ´}oseci-
lo¨, sera Ia voz que Ie cuenle cosas.


#8E F1?E;H1E :1 /I8E1<=783

Una ines¡erada nolicia lraslornaria Ia ¡az de ßen|amin. Una
noche, des¡ues de Ia cena, su ¡adre Ie anunció a Ia famiIia que
se mudarian aI cenlro de Ia ciudad. La deses¡eración se a¡o-
deró deI |ovencilo y creyó lerminado definilivamenle su mun-
do magico de Ia caIIe ßeruli.

Iue laI Ia congo|a, que IIoró desconsoIadamenle ¡or segunda
vez en su vida. SaIió aI |ardin ¡ara IIevarIes Ia nolicia a sus
S7
´amigos invisibIes¨, y desde Ios rinconcilos surgieron voces
que Ie di|eron: ´Sicnprc csiarcncs junics, taqas !cn!c taqas¨.

ßen|amin durmió eI uIlimo dia en ßuenos Aires, acongo|ado.
Inlonces, ´}osecilo¨ Ie habIó duIcemenle, y ¡udo conciIiar eI
sueño. Iue una noche de via|es aIucinanles a Iugares descono-
cidos. Ira eI inicio deI ´conlaclo¨ con ´}osecilo¨.

Asi, se inslaIaron en un gran caserón de Ia caIIe Mexico aI 800,
con varios y am¡Iios ¡isos que cobi|ó a Ia ya numerosa famiIia
SoIari Iarravicini. In su recorrida, a faIla de ¡Ianlas y fIores,
en eI uIlimo ¡iso ßen|amin accedió a una am¡Iia lerraza que
¡onia a su dis¡osición una generosa ¡orción deI cieIo. Isa no-
vedad miligó su anguslia ¡orque eslaba mas cerca de Ias un-
bes, sus grandes ´amigas¨. Iasaron Ios dias y fue acIimalan-
dose de a ¡oco a Ia nueva residencia. LIegaba a Ia casa y subia
lan ¡reci¡iladamenle que arribaba casi sin aIienlo a Ia lerraza.
AIIi se re¡onia y observaba eI ¡aso Iigero de Ias nubes, hasla
que un dia, ´eIIas¨ Ie habIaron nuevamenle, voIviendo Ia aIe-
gria que creia ¡erdida.

La voz de ´}osecilo¨, su ´angeI ¡roleclor¨, conversaba con eI
lodas Ias noches. La ocasión se Ie ¡resenlaba cuando rezaba
sus oraciones noclurnas, brindandoIe conse|os ¡ara que su vi-
da lranscurriese sin ¡eIigros y aferrada a Ia fe de Dios. ¿Quien
era, reaImenle, ´}osecilo¨` ¿Se lralaba de Ias mismas enlidades
que buscaban olra ´a¡ariencia¨ ¡ara comunicarse con Iarravi-
cini, ada¡landose a una ela¡a mas reIigiosa en su vida`

ßen|amin ya era un muchacho cuando eI mundo sufrió Ios ho-
rrores de Ia Irimera Guerra MundiaI. In 1914, eI ´Noslrada-
mus argenlino¨ lenia 16 años. In aqueI liem¡o, en sus oracio-
S8
nes noclurnas, aqueIIas ´voces¨ Ie adverlian deI doIor que esa
lragedia ¡rovocaba en Ios ¡uebIos deI vie|o conlinenle y en Ia
degradación en Ia que habia caido eI hombre. ´Oc|cs crar nu-
cnc para !cicncr csia nasacrc, nijc nic !Ie advirlieron!¨.

La Iucha duró cualro Iargos años, hasla que, ¡or fin, IIegó Ia
¡az. II dia deI armislicio, en su recIinación deI rezo colidiano,
Ias ´voces¨ se ex¡resaron y Ie re¡ilieron: ´scr4 q nc scr4, scr4
nasia c| n4s q n4s, |ucgc scr4 cn c| 2000. q scr4¨. ßen|amin en-
lendió en ¡arle eI senlido de esla afirmación, ¡ero como lodo
eI mundo, se regoci|ó ¡or eI fin de Ia conlienda. ¿Que liem¡os
vendrian Iuego deI segundo miIenio`

AqueIIos años de ¡osguerra que vivenció ßen|amin, lransfor-
maron Ias coslumbres enlre Ios hombres deI vie|o conlinenle,
que quisieron ahogar en eI exceso Ios sufrimienlos ¡asados.
Los cambios IIegaron a Ia Argenlina casi de inmedialo, y eI |o-
ven se sinlió lenlado de inmiscuirse en Ias nuevas modas.

In su casa, su ¡adre no com¡arlia eI rumbo que habia lomado
Ia vida de ßen|amin, y Ie recriminó Ia bohemia de sus aclos.
No conlinuó sus esludios universilarios. Iracasó en Derecho,
y ¡erdió un año en Ia IacuIlad de Medicina. SoIo Ie dedicaba
liem¡o aI dibu|o, Ia ¡inlura y saIir con sus amigos. II sensilivo
se eslaba com¡orlando como un humano ´comun y corrien-
le¨.

"4 9=?782

In Ia ¡inlura, en sus ¡rimeros Iienzos, se incIinó en molivos
gauchescos. Hermosas ¡iezas con imagenes deI cam¡o comen-
zaban a ¡obIar su rudimenlario aleIier. No lenia incIinación
S9
comerciaI aIguna ¡orque Ia mayoria de Ias obras Ias regaIaba,
a ¡esar de ¡oder comerciaIizarIas ¡ara oblener aIguna ganan-
cia. Iero a eI no Ie inleresaba eI dinero. Su unica ¡osesión
irrenunciabIe era Ia Iiberlad que gozaba. Iinlar, diverlirse y
saIir con sus amigos a baiIar. Los fondos ¡rovenian de su ma-
dre, ya que su ¡adre, en varias ocasiones, Ie habia recriminado
su esliIo de vida, con amenaza incIuso de echarIo de Ia casa.

Un dia, duranle sus charIas noclurnas con ´}ocesilo¨, des¡ues
de Ia oración, eI invisibIe ser Ie di|o:

´Vc nijc q cunp|c c| riic !c iu c!a!. Oiticricic, q titc a iu nancra
csic ncncnic !c |a ti!a. Aprcn!c |c |ucnc q |c na|c, asi sa|r4s
!ijcrcnciar|c. Oisjruia iu cxpcricncia. Ana !c tcr!a! |c quc !csccs,
pcrc sc jrancc q sinccrc cn iu c|cccicn. Nunca c!ics ni !csprccics. Tu
ti!a scr4 ancr c nc scr4 na!a, q si cn a|gun ncncnic nc ncccsiias,
!c innc!iaic csiarc junic a ii. Gu4r!aic cn jc¨.

Y ßen|amin saIió a Ia vida a cum¡Iir con eI ¡rece¡lo dado con
lan fralerno afeclo. Iero fue mucho ¡ara eI y se de|ó IIevar ¡or
Ia IIama deI frenesi. Tuvo amores faciIes y elereos, rodó con eI
aIcohoI y ¡robó Ia marihuana con sus amigos bohemios. Iara
un ser sensibIe como eI, fue dificiI Iidiar de goI¡e con eI ´mun-
do humano¨. De a ¡oco, ese circuIo negro Io fue se¡arando de
su famiIia, sus amigos mas fieIes, y hasla de su misión es¡iri-
luaI.

.6 /21E6221<<=>?3

Hasliado de lodo eslo, un dia, en su habilación, confundido y
lembIoroso, un grilo que surgia en su conciencia invocó a su
´angeI de Ia guarda¨. Inlonces cayó arrodiIIado de vergüenza
4u
frenle aI crislo coIocado sobre su cama. LIoró amargamenle y
es¡eró escuchar Ia voz que lanlo necesilaba.

Y su ´angeI¨ habIó con Ia duIzura de siem¡re. No Io |uzgó:
´|njrcniasic una cxpcricncia pcrscna| !c ti!a. Oc c||a !c|cs na|cr
aprcn!i!c |c |ucnc q |c na|c. Y, a pcsar !c quc pcr ncncnics caisic,
qc scgui a iu |a!c, q csicq aqui, !ispucsic a aqu!aric si asi |c rcquic-
rcs.¨ Avergonzado y IIoroso, ßen|amin ¡idió ¡erdón ¡orque se
senlia ´sucio¨.

´Hijc !Ie di|o Ia voz!, a pariir !c csic ncncnic, ic!as |as nccncs,
!cspucs !c |a cracicn, csiarc ccniigc. Ticncs una nisicn quc cun-
p|ir. Tc prcpararc a!ccua!ancnic. Ancra, !cscansa cn paz. |rcs cn
Oics¨.

Y ßen|amin IIoraba desconsoIadamenle, ¡ero esla vez de feIi-
cidad.

A ¡arlir de ese momenlo su vida luvo un cambio radicaI. La
voz de su ´angeI¨ acudia lodas Ias noches des¡ues de orar, y
Io inslruyó sobre Ia misión a Ia que eslaba deslinado. Lo ¡re-
¡aró ¡ara lomar nolas de cada ¡aIabra que verliese "a modo
de ´mensa|es¨", y que debia comunicar a Ia genle ¡ara ¡re-
¡ararIa deI liem¡o ¡or venir.

Y asi ¡asaron meses y meses de frenelica ¡re¡aración. La voz
deI ´angeI¨ ya eslaba inslaIada muy denlro de eI y Ie diclaba
con amor cómo lenia que ¡roceder. Le enseñó a guardar Ios
mensa|es y acomodarIos como si se lralara de Iecciones. Muy
¡ronlo, Ie indicó que Ios lexlos fuesen acom¡añados ¡or sen-
ciIIos lrazos de dibu|o dada su incIinación arlislica. Ira eI ini-
cio de Ias famosas ¡sicografias de Iarravicini.
41
.6 F=E=>?

ßen|amin Ie dedicó muchas horas a Ia ¡inlura. In ese liem¡o
lenia acumuIados en su ¡equeño aleIier una inmensa canlidad
de obras. In Ios uIlimos liem¡os se habia dedicado a ¡inlar
hermosos roslros de ¡ayaso, quizas infIuido ¡or Ia amislad
que habia enlabIado con Irank ßrovn, un famoso arlisla nor-
leamericano, ¡ayaso de ¡rofesión, que se habia inslaIado en eI
¡ais. Sin embargo, Ios aulores de esle Iibro descubririamos
que lras esos ´¡ayasos¨ lambien habian mensa|es (ver Ia gaIe-
ria inlerior de imagenes).

Iueron momenlos de inlensa aclividad cuIluraI, ya que asislia
colidianamenle a circuIos de arle en eI cenlro de Ia ciudad. Se
habia inlensificado eI lralo con su lio abueIo, eI famoso aclor
IIorencio Iarravicini, que Ie lenia un es¡eciaI afeclo. De gran
aclividad lealraI y en eI cine, eI querido ´Iarra¨, como Ie de-
cian, Io invilaba a sus funciones en eI lealro, y de aIIi Io acom-
¡añaba a Ias lradicionaIes cenas con eI eIenco y amigos, ya en-
lrada Ia madrugada.

Cuando se fiImó Ia anloIógica ´Trcs anc|a!cs cn Paris¨ (1938),
ßen|amin era un asiduo concurrenle a Ios sels, y aIIi aIlernó
con olros arlislas que Ie sugerian abrir una saIa de ex¡osición
¡ara ¡resenlar sus obras. A dichas reuniones asislia lambien,
es¡oradicamenle, eI ¡ayaso ßrovn, quien conocia Ios exlraor-
dinarios relralos deI |oven y recibió como obsequio uno de sus
lraba|os.

In olras o¡orlunidades acom¡añaba a ´Iarra¨ y sus amigos a
Ios ´ba|os¨ de Lugano, donde eslaba inslaIado eI aeródromo
donde eI aclor daba rienda sueIla a su olra ¡asión: Ia aviación.
42
Islas excursiones fascinaban a ßen|amin ¡orque en eI lrayeclo
aI cam¡o de aviación alravesaba Ia cam¡iña oriIIera deI Iugar,
IIena de quinlas y ¡aisa|es gauchescos. La zona era lransilo de
Ios reseros que arribaban con sus lro¡as de ganado hacia Ios
maladeros. ßodegones y fondas li¡icas eslaban des¡erdigadas
en Ia caIIe Murguiondo que daba acceso aI aeródromo y se
converlian Iuego en molivos de sus ¡inluras.

Una noche Ia voz de ´}ocesilo¨ Ie lransmilió un mensa|e de
definición: ´Hijc nic, !cs!c csic insianic scr4s un ncnsajcrc !c
Oics cn nisicn sc|rc |a Ticrra. Ic icn!r4s ic!c, n4s nc icn!r4s na-
!a, |cs !incrcs quc rcci|as scr4n cscascs. Oc c||cs |rin!ar4s scccrrc
a| cai!c, a| ncccsiia!c, a| cncnigc q a| cnjcrnc. Tcn!r4s para ii |c
ncccsaric, n4s nc ic sc|rar4. |si4 |i|cra!c c| caninc, cnpicza a an-
!ar´.

Duranle lodo ese liem¡o habia acumuIado suficienles mensa-
|es, que lenia ordenados ¡or fecha y ¡or lema, y es¡eró ¡a-
cienlemenle inslrucciones. Anles de des¡edirse en esa noche
de reveIaciones, ´Ia voz¨ Io inslruyó ¡ara que lodas sus ¡inlu-
ras Ias hiciese conocer a Ia genle: ´|s ncncnic !c quc ic !cs a
ccncccr para quc ic ccnczcan, pcrquc asi scr4 n4s j4ci| cunp|ir |a
nisicn para |a quc nas si!c prcpara!c´.

Y ¡or uIlimo, Ia voz Ie anunció: ´Muq prcnic csiar4s a cargc !c
una Sa|a !c |xpcsicicncs. Y scr4 ccn nucnc cxiic, nijc nic´.

ßen|amin eslaba conmovido y feIiz ¡or eI anuncio, ¡ero no en-
lendia cómo se ¡roduciria.

Iocos dias des¡ues de esla nolicia, acude a su casa eI medico
de Ia famiIia, muy amigo de su ¡adre, y ¡ide conocer Ias obras
4S
deI muchacho. Sor¡rendido ¡or Ia caIidad y canlidad de Ios
cuadros, Io seduce a que Ios ex¡onga aI ¡ubIico.

¡Isle arle debe ser difundido ßen|amin! "Ie di|o". Te ofrezco
Ios SaIones de Ia Asociación Amigos deI Arle, en Ia caIIe IIori-
da, ¡ara que Ios ex¡ongas. Te aseguro un exilo rolundo.

Ior Ia noche, cuando Ie comenla aIborozado Ia confirmación a
su ´angeI¨, esle Ie res¡onde: ´Ha ||cga!c iu ncra, q scr4 cn iriun-
jc¨.

Y asi sucedió: cuando ßen|amin IIevó lodas Ias obras que iba a
ex¡oner, eI medico amigo de Ia famiIia Ie informó que eI Ire-
sidenle de Ia Re¡ubIica, eI Dr. MarceIo Torcualo de AIvear, y
su es¡osa, Regina Iacini, habian sido invilados a Ia a¡erlura
de Ia mueslra.

AIvear y su es¡osa, asiduos ambos de loda aclividad cuIluraI
que se reaIizase en Ia ciudad de ßuenos Aires, asislieron a Ia
mueslra, y ßen|amin, sabiendo de anlemano que aI Iresidenle
Ie guslaban Ios lemas cam¡eros, Ie obsequió una de sus obras,
IIamada ´|| Pcriccn¨.

Des¡ues deI exilo Iogrado, fue invilado a ex¡oner en Ia ´Gran
Ix¡osición InlernacionaI de Arle¨, aus¡iciada ¡or Ia Munici-
¡aIidad de ßuenos Aires y a reaIizarse en Ia Sociedad RuraI de
IaIermo. Nuevamenle, eI exilo corona su ¡resenlación. Ade-
mas, es invilado a ex¡oner en Ia ´Gran Ix¡osición Inlernacio-
naI de Arle¨, en Ia ciudad de Lie|a, ßeIgica. Hacia aIIi van sus
obras, y aI liem¡o recibe Ia comunicación que una de eIIas ha-
bia oblenido medaIIa de oro y di¡Ioma de honor y, ¡or si eIIo
fuera ¡oco, eI Rey AIberlo I de ßeIgica habia adquirido Ia mis-
44
ma. In un geslo honroso, ßen|amin Ie obsequia eI cuadro aIu-
dido con Ia mención de que Io recibiera en nombre de Ia |u-
venlud argenlina.

Los exilos conlinuaron, y se Io inviló a ¡arlici¡ar en una ex¡o-
sición a reaIizarse en Iaris, Irancia, con Ias mismas leIas que
habian sido ex¡ueslas en Lie|a. La mueslra se reaIizó en eI
Pciii Pa|4is y fue dislinguido con medaIIa de oro y di¡Ioma de
honor, recibiendo aI mismo liem¡o eI liluIo de jurq deI Ayun-
lamienlo de Iaris. Ixilo rolundo como Ie habia augurado
aqueIIa enlidad invisibIe.

Ioco liem¡o des¡ues, asume como Iresidenle deI ßanco Mu-
nici¡aI eI Dr. Iduardo Cres¡o, gran amigo y vecino de Ia fa-
miIia SoIari Iarravicini. Isle hecho lendra una es¡eciaI conse-
cuencia en Ia vida de ßen|amin.

In Ia charIa noclurna con su ´angeI¨, esle Ie anuncia que, ¡re-
cisamenle, en ese ßanco eslara a cargo de una SaIa de Ix¡osi-
ciones. Y Ie agregó un delaIIe: ´Ia sa|a csiar4 u|ica!a cn un
nuctc c!ijicic, quc sc csi4 ccnsiruqcn!c, cn Suipacna q Viancnic¨.

TaI Ia ¡redicción, laI eI hecho: meses des¡ues, ßen|amin recibe
Ia invilación deI Dr. Irancisco Cres¡o ¡ara hacerse cargo de
un SaIón de Arle, |uslamenle en eI edificio de Sui¡acha y Via-
monle que acababa de ser inaugurado. A Ia ceremonia asis-
lieron Ias mas aIlas auloridades de Ia ciudad, y lambien deI
area cuIluraI de varias emba|adas. ßen|amin cum¡Iia eI sueño
de su vida.

Iarravicini, cum¡Iidos Ios 40 años, recibe Ia inslrucción de que
lodos Ios mensa|es que habia acumuIado "sus ´dibu|os ¡rofe-
4S
licos¨, se caIcuIa cerca de miI", debian ser difundidos. Irime-
ro sus amigos mas inlimos Ios fueron conociendo y, a lraves
de eIIos, se iban des¡arramando ¡or doquier. Con eI liem¡o,
varias de Ias ¡redicciones se cum¡Iieron inexorabIemenle, y eI
marco de su fama lomaba caraclerislicas que excedia a sus
amislades. II difusor mas ¡recIaro de sus ¡rofecias fue, como
ya di|imos, su hermano }uslino.

La aclividad ¡aranormaI de ßen|amin no soIo abarcaba Ias
¡inluras ¡rofelicas, sino que en muchos casos uliIizó Ia cIari-
videncia ¡ara enconlrar ¡ersonas ¡erdidas, dando dalos exac-
los a Ias auloridades ¡ara enconlrarIas.

In su increibIe vida moslró ser un eIegido ¡ara cum¡Iir una
misión de lan eIevada lrascendencia.

LIegó a ser Direclor de ßeIIas Arles en ßuenos Aires, y fue
muy querido ¡or muchos arlislas, a quienes ayudó desinlere-
sadamenle. Vivió 76 años con Ia inlensidad de un ser es¡eciaI
que nunca abandonó su condición humana de a¡rendiza|e.
MarceIa Iodesla Cosla, su sobrina niela, nos decia en una en-
lrevisla que Ie reaIizamos en ßuenos Aires: ´Mi iic a|uc|c cra
un scr nuq cariñcsc, pcrc n4s a||4 !c sus jacu|ia!cs !c |as quc ic!a
|a jani|ia juc icsiigc, cra una pcrscna ncrna|, ccnc cua|quicra !c
ncscircs¨.

II 14 de diciembre, un caIuroso dia deI finaI de Ia ¡rimavera
de 1974, ßen|amin SoIari Iarravicini de|aba eI mundo rodeado
¡or eI amor de su famiIia.

A nueslro |uicio, fue uno de Ios ´sensilivos¨ mas exlraor-
dinarios deI sigIo XX.
46
Iarravicini nos ha Iegado ´¡rofecias¨ que aun eslan ¡or cum-
¡Iirse. Y olras que ¡arecen haIIarse en curso, como Ia crisis y
´caida¨ deI Valicano. Un escenario que esla enlroncado con Ia
eIección deI cardenaI argenlino }orge Mario ßergogIio como
Ia¡a: ¡ara aIgunos, eI ´Hombre Gris¨ que mencionaba una y
olra vez Iarravicini.

Abordaremos ese enigma mas adeIanle.

Ahora bien, ¿quien era, reaImenle, eI ser que se comunicaba
con Iarravicini` ¿Si ßen|amin fue eI ´canaI¨, quien era eI ver-
dadero aulor de Ios mensa|es ¡rofelicos` ¿Quien era ´}oseci-
lo¨`

















47
CAIITULO IV
______________________________

Conlaclos exlralerreslres









Un delaIIe im¡orlanle es que Iarravicini hizo dislinlas amisla-
des en ßuenos Aires reIacionadas aI esludio de Ios ovnis. In-
lre eIIas ¡odriamos mencionar a Iedro Romaniuk, ¡iIolo de Ia
Iuerza Aerea Argenlina y Irofesor de meleoroIogia en Ia es-
cueIa miIilar "ademas, direclor de Ia }unla NacionaI de Inves-
ligaciones de Accidenles Aereos de Ia Iuerzas Armadas".
Romaniuk, quien dicho sea de ¡aso, afirmó haber sido conlac-
lado, fue ¡ionero en Ia Argenlina en eI esludio de Ios no-
idenlificados.

Iabio Zer¡a, eI invesligador y aulor de varios besl-seIIers in-
lernacionaIes sobre conlaclos con exlralerreslres, olro ¡ionero
de Ia invesligación ovni, fue lambien ´confidenle¨ de Iarravi-
cini. Com¡arlimos con Romaniuk y Zer¡a, y debemos decir
que Ia fascinación de ambos ¡or ´IeIón¨ "como IIamaban a
ßen|amin" era im¡orlanle. De hecho, ¡ubIicaron dislinlos Ii-
bros sobre Ias ¡sicografias que eI ¡ro¡io Iarravicini Ies enlre-
48
gó. Romaniuk fue quien mas dibu|os ¡ubIicó. ´Don Iedro¨ fa-
IIeció eI 21 de febrero de 2009.

Olro gran amigo de Iarravicini Iigado aI enigma de Ios ovnis
fue Sigurd Von Wurmb "Iabio Zer¡a se Io ¡resenló" , quien
¡ubIicó con ediloriaI Kier de ßuenos Aires ´Ia tcz !c |cs ct-
nis¨, un com¡endio de Ias ¡sicografias que habIaban deI con-
laclo con exlralerreslres. Von Wurmb faIIeció en 2007.

Hemos ¡odido conslalar que ßen|amin inició en Ios años se-
senla diversas amislades con esludiosos deI fenómeno ovni. Y
habia una razón.

¿Iueron seres de olros mundos Ios verdaderos ´aulores¨ de
sus mensa|es¨` Hemos insislido en esla ¡regunla ¡orque cree-
mos que en su res¡uesla esla Ia cIave de lodo. Iarravicini
siem¡re a¡unló que no era eI eI ´mensa|ero¨. Afirmó que aI-
guien Ie ´diclaba¨ esos valicinios.

Isle li¡o de ex¡eriencias, en donde seres de olras reaIidades
comunican ¡osibIes aconlecimienlos fuluros, nos remilen a Ios
encuenlros de Ios ´angeIes¨ con Ios ¡rofelas de Ia ßibIia. Ia-
rravicini, era un caso ´moderno¨. Consideramos que es im-
¡orlanle hacer una breve incursión en esos mislerios. TaI vez
"como en eI caso de Iarravicini", Ios angeIes de Ias escrilu-
ras, no eran angeIes.

J?G141E K /<;228E :1 561G83

´Mc ||ctarcn a un |ugar !cn!c |cs quc csi4n scn ccnc jucgc a|rasa-
!cr, q cuan!c quicrcn, sc aparcccn ccnc ncn|rcs´.
Libro 1 de Inoch. 17,1
49
II lexlo en mención ÷escrilo su¡ueslamenle ¡or Inoch, un
¡ersona|e deI Anliguo Teslamenlo÷ forma ¡arle de Ias lres
co¡ias recu¡eradas ¡or eI famoso ex¡Iorador }ames ßruce,
cuando en 1773 relornó de su lraba|o de seis años en Abysinia.
Isla información, misleriosamenle, se habia ¡erdido Iuego deI
denominado ConciIio de Laodicea, en eI SigIo III. Aun asi, deI
´Libro de Inoch¨ exislen dos lraducciones aI ingIes, hechas
¡or R. Lavrence (1821) y ¡or R.H.CharIes (1912). In Ios si-
guienles años saIieron a Ia Iuz diversas ¡arles deI lexlo origi-
naI en griego, y mas larde, con eI descubrimienlo de Ios RoIIos
deI Mar Muerlo en Qumran, a¡arecieron siele co¡ias fragmen-
larias en lexlo arameo, que se encuenlran acluaImenle en eI
Museo deI Libro en }erusaIen, confirmando Io dicho en Ias co-
¡ias lraducidas. Sus desconcerlanles afirmaciones ha causado
gran conlroversia enlre Ios erudilos.

Y es que Inoch no sóIo describe sus ´encuenlros cercanos¨
con aqueIIos seres venidos deI cieIo, sino que a¡orla mas Iuces
a un hecho ¡erdido que se menciona en Ia mismisima ßibIia,
concrelamenle en eI Ca¡iluIo 6 deI Genesis: Ia unión de Ios
´Hi|os de Dios¨ con ´Las Hi|as de Ios Hombres¨.

In eI ´Libro de Ios VigiIanles¨ de Inoch, se afirma Io siguien-
le:

´|n aquc||cs !ias, cuan!c sc nu|iip|icarcn |cs nijcs !c |cs ncn|rcs,
succ!ic quc |cs nacicrcn nijas |c||as q ncrncsas. Ias ticrcn |cs 4n-
gc|cs, |cs nijcs !c |cs cic|cs, |as !cscarcn q !ijcrcn. |sccj4ncncs !c
cnirc |cs nunancs q cngcn!rcncs nijcs.

Scnqasa, su jcjc, |cs !ijc.

Su
÷Tcnc quc nc !cscan quc ia| accicn ||cguc a cjccuiarsc q sca qc
quicn paguc pcr ianañc crrcr.

Ic rcspcn!icrcn ic!cs.

÷jurcncs q ccnprcnci4ncncs, |ajc anaicna, cnirc ncscircs, a nc
can|iar csia !ccisicn q a cjccuiar|a cicriancnic.

|nicnccs jurarcn ic!cs !c ccnsunc q sc ccnprcnciicrcn a c||c |ajc
anaicna. |ran !cscicnics |c quc |ajarcn a Ar!is, quc cs |a cina !c|
ncnic Hcrncn, a| quc ||anarcn asi pcrquc cn c| jurarcn q sc ccn-
prcnciicrcn |ajc anaicna. |sics cran |cs ncn|rcs !c sus jcjcs. Scn-
qasa, c| jcjc suprcnc, Urakita, |ancc|, Kcka|ic|, Tanic|, |anic|,
Oanic|, |zcquic|, Baraquic|, Asac|, Arnarcs, Bairic|, Ananc|, Za-
quic|, Sansic|, Turic|, Ycnic| q Arazic|´.

La escena deI descenso de Ios 200 VigiIanles ´venidos deI cie-
Io¨ es descrila delaIIadamenle ¡or Inoch. Iara lener una idea
de Ia anligüedad de esle exlraño e¡isodio, recordemos que eI
Genesis bibIico cila aI ¡ro¡io Inoch como un ¡alriarca Ionge-
vo de una ´se¡lima generación des¡ues de Adan¨ (Genesis
5:18). Como ya se sabe, mas larde a¡areceran hombres muy
nolabIes, como MalusaIen y Lamec, esle uIlimo ¡adre deI ceIe-
bre Noe, eI heroe deI diIuvio. Si Inoch ¡udo describir Io que
¡asó en eI Monle Hermón "Iugar encIavado enlre Ia acluaI
Siria, Libano e IsraeI", es ¡orque se lralaba de un aconleci-
mienlo muy vie|o. ¿Iran angeIes aqueIIos seres`

Inde¡endienlemenle de Ia exislencia reaI de Ios angeIes "co-
mo seres de Iuz y enviados de Dios", ¿¡or que no ¡ensar que
cosmonaulas de olros mundos IIegaron a Ia Tierra en Ia noche
S1
de Ios liem¡os` ¿Iueron eIIos Ios aulenlicos mensa|eros que
conlaclaron a Ios ¡rofelas bibIicos`

II e¡isodio que ¡rolagonizó eI ¡rofela IzequieI enciende mas
esle debale.

Senlado |unlo aI rio Quebar, en ßabiIonia, IzequieI vio a Io Ie-
|os un ´lorbeIIino¨ a¡roximandose, aqueI fenómeno mislerio-
so, de ¡ronlo, se convirlió en una nube de fuego que Iuego
alerrizó con gran eslruendo. II ¡ersona|e bibIico se enconlraba
ahora frenle a un vehicuIo desIumbranle que Ie ¡arecia eslar
com¡ueslo de ruedas, aIas y crialuras vivienles. Tambien IIe-
vaba un lrono, sobre eI cuaI iba senlada una ´siIuela de forma
humana¨. Iara }osef I. ßIumrich "ex ingeniero de Ia NASA"
IzequieI esluvo frenle a un vehicuIo concrelo y reaI, y no anle
una visión. Si fue asi, ¿a quienes ¡erlenecia aqueI vehicuIo que
voIaba anle Ios o|os deI ¡rofela`

A ¡esar de que oficiaImenle Ia IgIesia CalóIica y diversas orga-
nizaciones crislianas niegan que Ios lexlos bibIicos hagan refe-
rencias a encuenlros cercanos con visilanles de olros mundos,
Io cierlo es que Ias evidencias eslan aIIi, Ie|os de lralarse de
una ´maIa inler¡relación¨ de Ios aconlecimienlos. Lo ¡reocu-
¡anle de lodo eIIo es que muchas veces eI fanalismo reIigioso
ha liIdado aI fenómeno ovni de ´manifeslaciones de demo-
nios¨. Nada mas Ie|os de Ia verdad...

Aqui olros e|em¡Ios de ´angeIes voIadores¨ en Ia ßibIia:

1. Un ob|elo voIador acom¡aña aI ¡uebIo hebreo, simiIar a Ias
naves de forma lubuIar o ´nodrizas¨ que han sido folografia-
das desde Ios años cincuenla.
S2
´Sc |ctanic c| Angc| !c Yantc quc narcna|a a| jrcnic !c| cjcrciic !c
|srac|, q sc pusc !cir4s !c c||cs. Sc |ctanic ian|icn |a cc|unna !c
nu|c !c !c|anic !c c||cs q sc cc|ccc a |a cspa|!a, inicrca|4n!csc asi
cnirc c| canpancnic !c |cs cgipcics q c| canpancnic !c |cs israc|ics.
|ra nu|c q iinic||as (pcr una paric), q (pcr |a cira) i|unina|a |a nc-
cnc, !c nc!c quc nc pu!icrcn accrcarsc aquc||cs a csics cn ic!a |a
nccnc´ (Ixodo14,19-20).

2. La deslrucción de dos ciudades bibIicas es muy simiIar a Ia
devaslación alómica que sufrió Hiroshima y Nagasaki en Ia
Segunda Guerra MundiaI.

´|nicnccs Yantc nizc ||ctcr sc|rc Sc!cna q Gcncrra azujrc q jucgc
quc tcnia !c Yantc, !cs!c c| cic|c. Y !csiruqc aquc||as ciu!a!cs, q
ic!a |a ||anura ccn ic!cs |cs na|iianics !c |as ciu!a!cs, nasia |as
p|anias !c| suc|c. Mas |a nujcr !c Ici nirc air4s q sc ccntiriic cn
csiaiua !c sa|. Sc |ctanic A|ranan nuq !c nañana q sc juc a| |ugar
!cn!c na|ia csia!c cn pic !c|anic !c Yantc. Mirc nacia Sc!cna q
Gcncrra, q nacia ic!a |a rcgicn !c |a ||anura, q tic quc !c aquc||a
iicrra su|ia nunc, ccnc c| nunc !c un ncrnc´ (Genesis 19,24-28).

3. Un vehicuIo voIador IIeva a Ios cieIos aI ¡rofela IIias.

´Micniras scguian an!an!c q na||an!c, nc aqui quc un carrc !c juc-
gc q ca|a||cs !c jucgc scpararcn a| unc !c| circ q su|ic ||ias cn un
icr|c||inc a| cic|c. ||iscc nira|a q c|ana|a. ¸Pa!rc nic, pa!rc nic,
carrc !c |srac| q su ca|a||cria! Y nc |c tic n4s´ (Reyes 2,11-12).

4. II ¡rofela DanieI describe a un ser humanoide, cuyas carac-
lerislicas son muy simiIares a Ios modernos encuenlros cerca-
nos, donde se ha a¡recian lra|es ´briIIanles¨ en Ios exlralerres-
SS
lres y delaIIes melaIicos que en aIgunas ocasiones recuerdan eI
briIIo deI oro.

´|| !ia 24 !c| princr ncs, csian!c qc a |a cri||a !c| gran ric, c| Ti-
grcs, a|cc nis cjcs q nirc, q ti a un tarcn tcsii!c !c |inc ||ancc q
ccñi!cs |cs |cncs !c crc !c Ujaz. Su cucrpc cra ccnc c| crisc|iic, su
rcsirc parccia un rc|4npagc, sus cjcs cran ccnc anicrcnas !c jucgc,
sus |razcs q sus pics icnian c| |ri||c !c |rcncc |ruñi!c q c| runcr !c
sus pa|a|ras cra parcci!c a| csirucn!c !c un gran gcniic´ (DanieI
10,4-6).

5. Una de Ias mas ¡oIemicas: Ia eslreIIa que guia a Ios ´lres re-
yes magos¨ aI Iugar donde esla eI ¡equeño }esus. Una ´eslre-
IIa¨ que se mueve y se deliene de forma inleIigenle.

´Cuan!c nu|c naci!c jcsus cn Bc|cn !c ju!ca, cn iicnpc !c| rcq Hc-
rc!cs, uncs nagcs !c| Oricnic ||cgarcn a jcrusa|cn, q prcguniarcn.
¿Ocn!c csi4 c| rcq !c |cs ju!ics quc na naci!c? Pcrquc ncncs tisic
su csirc||a cn c| Oricnic q tcnincs a a!crar|c´.

´.Ccn csias pa|a|ras !c| rcq, sc pusicrcn cn narcna, q nc aqui quc
|a csirc||a, quc na|ian tisic cn c| Oricnic, i|a !c|anic !c c||cs, nasia
quc ||cgan!c sc !ciutc cncina !c| |ugar !cn!c csia|a c| niñc. A| tcr
!c nuctc |a csirc||a cxpcrincniarcn un gczc nuq gran!c´ (Maleo
2,1-2,2-104).

Desde Iuego, hay mayores referencias en Ia ßibIia. Y cada una
de eIIas merece un esludio mas ¡rofundo.

Ahora bien, de acuerdo a Ia enseñanza reIigiosa lradicionaI,
Ios angeIes son olra cosa: suslancias com¡Ielas e inleIigenles,
dolados de aIguna virlud o ¡oder. Una decIaración deI IV
S4
ConciIio de Lelran sosliene: ´|irncncnic crccncs q sinp|cncnic
ccnjcsancs, quc pcr su cnnipcicnic tiriu!, Oics crcc !c |a na!a a
una q cira criaiura. |a cspiriiua| q ccrpcra|, cs !ccir |a angc|ica q |a
nunana´.

Los angeIes serian enlidades es¡iriluaIes. Se su¡one que no
¡erlenecen a nueslra reaIidad fisica, sino a un ´¡Iano su¡e-
rior¨. In cambio, Ios seres exlralerreslres, se mueven en una
reaIidad fisica y maleriaI, inde¡endienle deI liem¡o o dimen-
sión deI que ¡rovengan. II ¡robIema es que esos cosmonaulas
de olros mundos hayan sido confundidos "y nos imaginamos
que muchas veces" como ´dioses¨ o ´angeIes¨. Isla afirma-
ción ¡uede resuIlar chocanle. Sin embargo, desde 1994, mon-
señor Corrado ßaIducci, un im¡orlanle ¡reIado deI Valicano y
amigo ¡ersonaI deI Ia¡a }uan IabIo II, demoIió eI esce¡licis-
mo reIigioso aI suslenlar que Ios angeIes en carros de fuego
que se mencionan en Ia ßibIia ¡odrian ser Ios ovnis que en Ia
acluaIidad nos visilan. Monseñor ßaIducci, faIIecido en Roma
en se¡liembre de 2008, fue uno de Ios mas im¡orlanles leóIo-
gos de Ia IgIesia CalóIica, aI ¡unlo de haber formado ¡arle de
Ia Comisión ¡ara reveIar eI Tercer Secrelo de Ialima. IncIuso
afirmó en su momenlo Ia exislencia de un comile deI Valicano
que esludia Ios encuenlros con exlralerreslres. Asi como se
Iee.

In sus recordadas enlrevislas leIevisivas, eI ¡reIado manifes-
laba a boca de |arro de que Ios encuenlros enlre exlralerreslres
y seres humanos no son ni diabóIicos ni consecuencia de aIuci-
naciones, y ¡or lanlo deben esludiarse con rigor y seriedad. La
re¡ercusión de eslas decIaraciones "en Ia RAI ilaIiana, Ia leIe-
visión mas calóIica y una de Ias mas conservadoras", dio Ia
vueIla aI mundo. Debido a eIIo eI ¡ro¡io ßaIducci fue ¡onenle
SS
en numerosos congresos sobre eI fenómeno ovni "y siem¡re
con solana". Roberlo ViIIamiI, co-aulor de esle Iibro, luvo
una enlrevisla ¡ersonaI en San Marino con ßaIducci duranle
uno de esos congresos de ufoIogia (ver Apcn!icc |). Aunque
ßaIducci no es eI ¡rimero en sugerir que cosmonaulas de olros
mundos fueron confundidos con angeIes en eI ¡asado, su
a¡orle ha sido conlundenle ¡or haber sido una auloridad res-
¡elada en eI Valicano. Su anaIisis, sim¡Ie y Iógico, rom¡ió es-
lrucluras menlaIes: una cosa son seres inmaleriaIes como
mensa|eros de Dios, y olra cosa seres fisicos que uliIizan vehi-
cuIos ¡ara des¡Iazarse. A esla Iinea de ¡ensamienlo se ha su-
mado recienlemenle eI Direclor deI Observalorio Valicano, }o-
se GabrieI Iunes, aI soslener que Ia vida inleIigenle exlrale-
rreslre no cuesliona eI dogma de fe y que ´cscs scrcs ian|icn
scrian nijcs !c Oics¨.

Un delaIIe: lanlo ßaIducci, como Iunes y ßergogIio, eran |e-
suilas. ¿II Ia¡a Irancisco se ¡ronunciara en eI fuluro sobre
Ia vida exlralerreslre` Nosolros asi Io creemos.

II ¡ro¡io Iunes reconoce inlrinsicamenle que una cosa son Ios
angeIes y olra seres fisicos ¡rocedenles de olros mundos.

Iocos saben que eI Valicano liene com¡Ie|os ¡rogramas secre-
los ¡ara esludiar Ia vida exlralerreslre. De hecho, aslrónomos
|esuilas en un observalorio de Arizona eslan usando un ¡olen-
le leIesco¡io IIamado ´Lucifer¨ "si, Ieyó bien", ¡ara buscar
formas de vida en eI cosmos. Los aslrónomos deI Valicano es-
lan uliIizando ese leIesco¡io de ¡ro¡iedad aIemana que IIeva
eI nombre deI ´angeI caido¨. No es un delaIIe menor que eI
Gran TeIesco¡io ßinocuIar (LßT) es eI unico en eI mundo que
liene una camara infrarro|a y es¡eclroscó¡ica. Muchos ex¡er-
S6
los afirman que se lrala deI mayor leIesco¡io deI mundo, su-
¡erando aI ¡oderoso leIesco¡io HubbIe. ¿II Valicano inluye
un ¡róximo ´conlaclo oficiaI¨ con seres exlralerreslres` ¿Seran
Ios ´angeIes de anliguo¨`

Como ya vimos, es de dudar que Ios angeIes necesilen de ve-
hicuIos o lecnoIogia ¡ara IIegar a Ia Tierra y e|ecular sus mi-
siones divinas. He aIIi eI ¡rimer conlrasle con Ias a¡ariciones
de Ios ovnis y aqueIIas formas humanas que saIian de eIIos en
Ia ¡rehisloria. Ior olro Iado, lambien resuIla desconcerlanle
cómo Ios angeIes loman cor¡oreidad, aI ¡unlo de comer "co-
mo ocurrió con Ia famiIia de Lol en eI e¡isodio de Sodoma y
Gomorra" y hasla ¡rolagonizar una ¡eIea ´cuer¡o a cuer¡o¨
con }acob. Mas aIIa de Ios simboIos, ¡odriamos haIIarnos anle
hechos reaIes ¡erdidos en aqueI liem¡o, mas humanos que di-
vinos, como ´Ia unión de Ios hi|os de Dios con Ias hi|as de Ios
hombres¨. ¿Los angeIes engendran hi|os` Consideramos que
angeIes elereos no se invoIucrarian en esas cosas.

Los angeIes "miriadas de eIIos segun Ia ßibIia", eslan cons-
liluidos en |erarquias es¡iriluaIes, enlre eIIas se mencionan Ios
lronos, dominaciones y ¡oleslades, Iuego siguen Ios serafines
y querubines, y finaImenle Ios arcangeIes y Ios angeIes. Segun
Sanlo Tomas, aulor de Ia documenlada Suna Tcc|cgica, Ios an-
geIes ´son es¡irilus ¡uros, no eslan viviendo en eI mundo ma-
leriaI como eI ser humano¨. Ior ende, no se ¡ueden invesligar
con un leIesco¡io como Io inlenla eI Valicano.

Si esludiamos delenidamenle Ias exlrañas a¡ariciones de Ia
ßibIia y olros lexlos sagrados, com¡renderemos que nos haIIa-
mos, en reaIidad, anle visilanles fisicos, de as¡eclo humano,
que IIegan en vehicuIos voIadores "¡rocedenles de olros
S7
mundos o dimensiones", e im¡arlen conocimienlos a Ios
hombres.

TaI vez, como Ios ¡rofelas de anlaño, ese fue eI caso de Iarra-
vicini.. Una ¡osibiIidad increibIe, ¡ero que cobra senlido
cuando haIIamos eI leslimonio deI ¡ro¡io ßen|amin de un
conlaclo direclo con Ia ¡resunla lri¡uIación de un ovni.

Debemos decir que a muchos invesligadores Ies incomoda ese
encuenlro cercano deI hoy ceIebre sensilivo argenlino, y ¡ro-
curan evilar habIar de eIIo. II lema ovni se Ies anlo|a moIes-
lo. Y si Io ¡ueden aIe|ar, me|or.

Iero Io cierlo es que Iarravicini ofreció su leslimonio de con-
laclo a Ios medios de comunicación, enlre eIIos una am¡Iia no-
la ¡ubIicada en eI diario ´Ia |azcn¨ de ßuenos Aires, eI Iunes
10 de |unio de 1968.

Ior su im¡orlancia y ¡oca difusión, incIuiremos ¡arle deI
asombroso reIalo.


@? 1?<61?728 <12<;?8 1? ,61?8E (=21E

"Veniamos ¡or Ia caIIe Chacabuco, en una noche con frio y
niebIa, con un amigo. De re¡enle, surgió a un coslado un
hombre. Is decir, nos ¡areció un hombre. Im¡ezó haciendo
señas, y ¡arecia que habIaba aIgo. AIgo que no se enlendia.
Nos hacia señaIes como indicandonos que caminaramos hacia
Ia DiagonaI, en dirección de Ia Casa de Gobierno. Y con Ia no-
che fria, Ia niebIa y... Yo no se... Ise ser, ese hombre era, mas
grande que nosolros... No senlimos miedo. Iero yo, sincera-
S8
menle, lenia frio y muchas ganas de IIegar a casa. Ise hombre,
era exlraño. muy rubio, como de un melro ochenla y cinco
de aIlo, con o|os grandes que ¡arecian de ´ciego¨, ¡orque no
lenian ¡ar¡ados ni nada... eran redondos, rarisimos. Islaba
veslido a¡enas con un saquilo que ¡arecia un cardigan, ver-
doso, Iuminoso.

Y fi|ese, hacia un frio barbaro. No obslanle, seguimos ca-
minando con mi com¡añero, cruzamos Ia caIIe, y mi amigo me
Ianza Ia ¡regunla: ´Che... ¿no le ¡arece que esle hombre no es
de esle mundo`¨

"ßien "¡rosigue SoIari Iarravicini"! esa ¡regunla se me
cIavó y Ie conlesle que era muy raro. Sobre lodo Ios o|os, Ia ro-
¡a melaIica. In fin. Nos des¡erló Ia curiosidad y quisimos
voIver aI Iugar donde Io habiamos vislo. VoIvimos, ¡ero ya no
eslaba. Habia desa¡arecido... Si... habia desa¡arecido.

II enlrevislado abre sus o|os grandemenle "escribe eI ¡erio-
disla que enlrevisla a Iarravicini", delras de un armazón re-
dondo muy ¡oco comun. Se frola su caIvicie y hace geslos
misleriosos. Yo Io miro con sus¡enso y lralo de descubrirIo.
Inlonces ¡rosigue.

"Ahora va a ver. Iasaron varios dias, y...

"¿Cuando fue eso` "Le ¡regunla eI ¡eriodisla.

"Y... hace mas o menos ocho años (Iarravicini no sabe ¡reci-
sar eI liem¡o en que ocurrió). Iasaron varios dias y una noche
eslaba yo aca, en mi casa. Islaba lambien nubIado, con baslan-
le niebIa y mucho frio. Se me ocurrió ir a ver ´Mq jair |a!q¨,
S9
que Ia eslaban dando en ´II NacionaI¨ (aqui hay un dalo im-
¡orlanle: esa comedia musicaI se eslrenó en 1964). Iui. No se a
Ia hora que habra lerminado, imaginese. Cuando saIi me dio
ganas de comer un ¡uchero de gaIIina. Termine mi ¡Ialo fa-
vorilo y me dis¡use a marcharme a casa. Serian como Ias lres,
Ias cualro de Ia madrugada. In esa e¡oca habia muchos asaI-
los ¡or aca, y luve miedo, de manera que decidi lomar ¡or Ia
DiagonaI, rumbo a ßeIgrano. Cuando iba cruzando Ia caIIe, se
me a¡areció aqueI hombre olra vez. Como caido deI cieIo,
¿no` Habia, recuerdo, una bruma barbara. No se veia a un me-
lro. II li¡o esle em¡ezó a habIar, ¡ero de forma exlraña: jap,
g|ca, prirp, jap. Yo Io mire medio confundido ¡orque no enlen-
dia y me di|e: ßueno, esle me asaIla. Inlonces a¡ure eI ¡aso.
Sin ¡ensar ¡or que eslaba ahi, cómo habia a¡arecido, sin re-
cordar nada. Im¡ece a caminar Iigero, y de ¡ronlo... me que-
de ¡araIizado. No ¡ude caminar mas. No ¡odia moverme.
Cinco melros a¡enas avance.

"Iero, ¿¡odia ¡ensar` ¿No ¡erdió sus facuIlades menlaIes`

"Si, ¡odia ¡ensar. Ira lolaImenle conscienle de lodo. Nada
mas que me era im¡osibIe moverme. Como Ie di|e, ¡asó un
inslanle y Iuego comence a ¡erderme... a ¡erderme... me iba...
me iba. No se cómo sera un desmayo, ¡ero creo que fue eso Io
que me ¡asó. Aca diriamos ´me desmaye¨. Y me enconlre, de
re¡enle, como en un borde de un ´barco¨, con una baranda
que ¡arecia de melaI. Ahi adeIanle, asi redondo "Iarravicini
geslicuIaba"! era como una ex¡Ianada negra. Como de cau-
cho. Inlonces, a¡arezco yo aIIi, no se cómo, y me encuenlro
con olros dos seres iguaIes. Muy sonrienles, me saIudaron ¡o-
niendome Ias manos en eI hombro...

6u
"¿Usled cree que eslaba en un ´¡Ialo voIador¨` "Ie ¡re-
gunla eI ¡eriodisla.

"Si, cIaro, no hay duda. In ese momenlo no sabia Io que
era. Iero, des¡ues, enlendi lodo... Yo esluve en un ´¡Ialo vo-
Iador¨. ßueno...

"Y digame, ¿eran de carne y hueso` ¿Cómo era su conlexlura
fisica`

"Si, aI menos ¡arecen de carne y hueso. Son como nosolros,
aIlos, bien rubios, con o|os como Ie di|e, muy redondos y sin
¡ar¡ados... II culis es iguaI aI nueslro, muy bIanco... son Iin-
dos hombres, fuerles. ßien, aIIi, enlre eIIos habIaron en ese
idioma exlraño. que se yo... Ahi fue cuando se me cruzó Ia
idea de que yo eslaba en un ob|elo voIador, ¡orque veia aIIa
aba|o, ¡aba|o!, Ia ¡unla deI ObeIisco de Ia ciudad de ßuenos
Aires, que enlonces lenia una Iuz. Y |uslo cuando se me ocu-
rrió ¡ensar eso, uno de eIIos me dice: Si, scncs !c Vcnus.

"¿In casleIIano`

"Si, en casleIIano. Yo me sor¡rendi. AqueI ser me di|o en-
lonces: ¨Nc sc cxirañc, pcrquc ncscircs na||ancs ic!cs |cs i!icnas
!c usic!cs, pcrquc ncscircs scncs ic|cpaias, q usic! ian|icn cs ic|c-
paia... Asi ccnc usic!cs iicncn |a ic|ctisicn, cn !cn!c tcn ic!c |c
quc pasa ajucra, ncscircs |cs tcncs pcrjcciancnic, q |cs ccncccncs
pcrjcciancnic. Yc na||c ccn usic! ic|cp4iicancnic... Hacc iicnpc
quc |c ccncccncs q... qucrcncs ncsirar|c a|gc. Tcncr una cxpcricn-
cia ccn usic!´.

61
Luego de eIIo, Iarravicini conlinua su increibIe reIalo descri-
biendo eI via|e a bordo deI ¡resunlo ovni aIrededor deI mun-
do, viendo Ias ciudades desde arriba, hasla ser devueIlo a ßue-
nos Aires, en eI mismo Iugar desde donde fue ´IIevado¨.

´Usic! ian|icn cs ic|cpaia¨, Ie di|eron aqueIIos seres. ¿Iran eIIos
Ios res¡onsabIes de Ios mensa|es ¡rofelicos de Iarravicini` ¿Su
´ascenso¨ aI ovni fue una ex¡eriencia fisica` ¿O se lraló de
olra de sus ´visiones¨` ¿Y eI exlraño hombre que observó Ia
¡rimera ocasión, en com¡añia de un lesligo` ¿Iue olra visión
´com¡arlida¨ con eI amigo`

No cuI¡amos aI Ieclor si duda de lan singuIar ex¡eriencia ov-
ni. Debemos decir que nosolros, lambien, vaciIamos cuando
Ieimos ¡or ¡rimera vez eI reIalo de Iarravicini "a ¡esar de
haber ex¡erimenlado encuenlros con Ios ´no-idenlificados¨".
Nos IIamaba Ia alención cómo describia eI incidenle, con una
inocencia ¡ro¡ia de un niño. La a¡arición deI exlraño hombre
en Ia ciudad "como ya di|imos, frenle a olro lesligo", y sus
geslos e inlenlos de comunicación. Y Ia ¡oslerior ´desa¡ari-
ción¨ en medio de Ias caIIes de ßuenos Aires, ¡ara haIIarse
denlro deI ovni y dar Ia vueIla aI mundo en ¡ocos minulos,
¡arecia demasiado.

Sin embargo, Ia a¡arición de ¡ersona|es humanos, lan exlra-
ños como eI que ´IeIón¨ describió, nos recordó eI conlaclo deI
ingeniero coslarricense Inrique CasliIIo Rincón "eI su¡ueslo
´suizo¨ que conoció CasliIIo en VenezueIa, CiriI Weiss, Iuego
Ie recibira a bordo de un ovni en una ex¡eriencia ¡rogramada
a Ias afueras de ßogola, en CoIombia". Ademas, Ia descri¡-
ción de seres rubios y aIlos, que venian de Venus, sonaba muy
simiIar a Ios conlaclos de George Adamsky en CaIifornia, bien
62
enlrados Ios años cincuenla. In eI com¡Ie|o mundo deI con-
laclismo, se afirma que Venus ¡osee una ¡resunla base inler-
dimensionaI "en olro ¡Iano dislinlo aI fisico", en donde se-
res ¡rocedenles de Ias eslreIIas IIeyades, observan Ia Tierra.
Is decir, no son originarios de Venus. ¿Is eslo ¡osibIe`

Como fuese, lambien se sabe que muchos encuenlros cercanos
han sido ¡recedidos ¡or Ia a¡arición de una densa niebIa, que
se insinua sobrenaluraI, y que ha ¡roducido casos de nissing
iinc o ´liem¡o ¡erdido¨ en Ios lesligos, laI y como ¡udo ocu-
rrir con Iarravicini. De hecho, en eI caso de Ias ¡oIemicas ab-
ducciones, ha sido maleria frecuenle. Is decir: denlro de Io
fanlaslico que ¡ueda resuIlar eI leslimonio de Iarravicini, hay
aIgunos eIemenlos que se a|uslan a cierlos fenómenos que
acom¡añan eI inlrincado asunlo de Ios ovnis. Su ¡resunla
ex¡eriencia de abducción, o como Ie queramos IIamar, sigue
un ¡alrón ya conocido ¡or Ios invesligadores. ¿Iue enlonces
reaI su conlaclo` Nadie Io ¡uede afirmar. Iero es un lema que,
como ya adverlimoss, a muchos esludiosos de sus ¡sicografias
inquiela y moIesla. Iara esos ´ex¡erlos¨, habIar de un encuen-
lro cercano con esos delaIIes lan absurdos y hasla ridicuIos,
¡one en |aque Ia credibiIidad que se habia ganado gracias a
sus dibu|os ¡remonilorios. Iero, insislimos: ¿Y si Iarravicini
conló Ia verdad`

Si aqueIIos seres Ie di|eron que eI era leIe¡ala, ¿quiere decir
que Io venian siguiendo ¡or ¡oseer esas facuIlades innalas`
´Hacc iicnpc quc |c ccncccncs¨ "Ie di|eron". ¿Iran eIIos Ia
´voz¨ de ´}osecilo¨, que escuchaba Iarravicini anles de lrazar
sus ¡sicografias` ¿Iueron esos seres quienes Ie lransmilieron
Ia información de Io que ¡odria suceder en eI fuluro`

6S
Veamos, a conlinuación, aIgunas de sus exlraordinarias ¡sico-
grafias ´cum¡Iidas¨.



























64
CAIITULO V
________________________________

Los dibu|os ¡remonilorios









II fenómeno de Ia ¡sicografia merece una breve ex¡Iicación.
Nos haIIamos anle una suerle de ´leIe¡alia inslrumenlaIiza-
da¨: eI canaI recibe eI im¡uIso menlaI deI emisor "en eI caso
de Iarravicini, de Ias enlidades invisibIes que Ie conlacla-
ban" y, ¡araIeIamenle, sienle eI deseo irrefenabIe de escribir.
In eI caso de ßen|amin, ¡odia ´senlir¨ y ´ver¨ Io que Ia ´voz¨
Ie diclaba. Y varios lesligos cuenlan que en aIguna ocasión Ie
vieron ´maleriaIizar ¡inceIes ¡ara ¡inlar o lrazar Ios dibu|os¨.
´IeIón¨ era, ademas de un ´conlaclado¨, un ¡oderoso sensili-
vo. Un ¡siquico dolado. Un leIela¡a, laI y como Ie di|eron Ios
¡resunlos seres exlralerreslres que Ie IIevaron a su nave.

Is im¡osibIe saber quien era ´}osecilo¨. Y si Iarravicini reaI-
menle ´habIaba¨ con Ios seres suliIes deI bosque de su casa de
Vicenle Ló¡ez. Iara Ios mas mislicos, Ia condición ¡siquica
deI ¡equeño ßen|amin habia abierlo Ias ¡uerlas deI mundo
magico de Ios ´eIemenlaIes¨ "Ias su¡ueslas enlidades invisi-
bIes de Ia naluraIeza". Iara olros, como ya sugerimos ¡agi-
6S
nas alras, ni esas crialuras deI bosque, ni ´}osecilo¨, exislian,
sino que eran Ia fachada de Ias verdaderas enlidades que co-
neclaban con Iarravicini. Desde Iuego, lam¡oco ¡odemos
asegurar Ia ¡rocedencia exlralerreslre de Ios mensa|es. Cree-
mos que Ia fuenle de ´IeIón¨ era ´muIli¡Ie¨.

Sea quien fuese eI ´emisor¨ de eslos mensa|es, eslaba cIaro
que Iarravicini lenia una sensibiIidad es¡eciaI ¡ara coneclar
con olras reaIidades. Y con eI ´fuluro¨.

AnaIizando sus ¡sicografias "larea a Ia que Ie hemos dedica-
do muchos años", haIIamos una ´mezcIa¨ enlre Ia ¡erce¡ción
de Io que ´ve¨ y Io que Ie ´dicla¨ Ia ´voz¨. Is un escenario
muy com¡Ie|o en donde hemos ¡odido inferir dislinlos li¡os
de ´emisores¨. Ior Ios dibu|os, Ia ¡rosa, eI li¡o de lemas que
se locan sobre eI devenir de Ios aconlecimienlos mundiaIes, no
se lrala de Ia misma enlidad. Iarece ser un gru¡o de seres en
conlaclo con eI ´Noslradamus argenlino¨ y, en aIgunas oca-
siones, visiones que eI ¡ro¡io Iarravicini describe.

Mas aIIa de eslas es¡ecuIaciones, Io cierlo es que Ios dibu|os
¡remonilorios de Iarravicini gozan de gran credibiIidad ¡or
sus numerosos acierlos. In varios casos lan cIaros y conlun-
denles, que ¡rovocan admiración. CoIocó fechas, dibu|ó ¡er-
sona|es que en su liem¡o ni exislian, y describió momenlos
¡Ianelarios con ¡asmosa ¡recisión..

Is im¡osibIe ¡resenlar lodas sus ¡sicografias. Iero sera iIus-
lralivo ver aIgunos e|em¡Ios.



66
#;E 921:=<<=8?1E <6F94=:;E


´|| can scr4 c| princr tc|a!cr¨ (1938)

|nicrprciacicn: Iarravicini ¡rofeliza, con 19 años de anlici¡a-
ción, que Ia ¡erra Laika (en ruso ¹aùia, ´que Iadra¨), seria eI
¡rimer ´aslronaula¨ (S¡ulnik 2). IncIuso, eI dibu|o mueslra Ia
ca¡suIa es¡aciaI y su ¡aracaidas des¡Iegado. Como se sabia
¡oco sobre Ios efeclos que Ios vueIos es¡aciaIes ¡odian ¡rodu-
cir sobre Ios seres vivos en eI momenlo de Ia misión de Laika,
y Ia lecnoIogia de sub-orbilaI no se habia desarroIIado lodavia,
no habia ninguna ex¡eclaliva de que Laika sobreviviera. AI-
gunos cienlificos creian que Ios humanos no ¡odrian sobrevi-
vir aI Ianzamienlo o a Ias condiciones deI es¡acio exlerior, ¡or
eso Ios ingenieros de vueIos vieron a Ios animaIes como Ios
¡recursores necesarios ¡ara Ias misiones humanas.
67


"Ouc|c !c pc!crcs cnirc qanquis q ruscs. Ouc|c !c ccnquisia cspacia|
q icrrcnc. Aunquc nc parczca, Ancrica ||ctar4 c| ccirc.¨ (año 1941)

|nicrprciacicn : La ¡sicografia se adeIanla a Ia guerra fria Iuego
de Ia segunda confIagración mundiaI, y Ios esfuerzos eslado-
unidenses y rusos ¡or Ia conquisla deI es¡acio. Como recorda-
mos, en 1969, Islados Unidos se IIevó finaImenle eI ´celro¨ aI
IIegar a Ia Luna con Ia recordada misión ´A¡oIo XI¨.

La A¡oIo IIegó a Ia Luna eI 20 de |uIio de ese año y, aI dia si-
guienle, Iogró que dos aslronaulas "Armslrong y AIdrin"
caminaran sobre su su¡erfice en un momenlo unico y exlra-
ordinario de Ia hisloria humana. OficiaImenle, Ia misión se co-
noció como AS-506, y fue eI hecho cIave que incIinó Ia baIanza
a favor de Ias inicialivas es¡aciaIes norleamericanas. II 25 de
agoslo de 2012, NeiI Armslrong, de 82 años, faIIece en un hos-
68
¡ilaI en CoIumbus, Ohio Iuego de una o¡eración en eI cora-
zón.

"|| ncn|rc !c| nañana surgir4 !c| cu|iitc cspcrn4iicc !c |a|craic-
ric. Ia nujcr |uscar4 a| nijc sc|cccicnan!c c| scncn cjrcci!c pcr c|
nc!icc. Sc !ar4 prcjcrcncia a |cs ncn|rcs ai|ciiccs (cn rcscrta) q a
|cs inic|cciua|cs. || ncn|rc tu|gus, nc scr4 icni!c cn cucnia q sc |c
!cjar4 !csaparcccr. || añc 2000 |ucgc !c| caiac|isnc ccncccr4 csia
ncrna nucta q c| ncn|rc anina| sc na|r4 !crni!c para sicnprc q |a
prccrcacicn asi !ar4 a| scr nunanc sin pcca!c crigina|.¨ (año 1938)

|nicrprciacicn: Isla ¡sicografia se adeIanla a Ia fecundación in
tiirc. Recordemos que eI ¡rimer ´bebe ¡robela¨ nació en In-
gIalerra en 1978. II ´calacIismo¨ deI año 2000 no se refiere a
una calaslrofe fisica, si no de vaIores humanos, que em¡eza-
69
rian a caer desde esa fecha en adeIanle. In olras ¡sicografias
de Iarravicini se habIa de ese ´calacIismo¨ simbóIico.

´|| ccrazcn scr4 ariijicia| cn c| 66´ (año 1938).

|nicrprciacicn: Iarravicini se adeIanla aI ¡rimer lrans¡Ianle de
corazón, que se concreló un año des¡ues de Ia fecha que mar-
có: eI 3 de diciembre de 1967, Ios ¡eriódicos de lodo eI mundo
recogieron Ia nolicia de un medico sudafricano "Chrisliaan
NeelhIing ßarnard" como eI ¡recursor deI ¡rimer lras¡Ianle
de corazón en una ¡ersona. La donanle fue Denise DarvaII,
una |oven oficinisla de 25 años que faIIeció aI ser alro¡eIIada
|unlo a su madre. II rece¡lor deI corazón de Denise sera Louis
Washkansky, un comercianle cor¡uIenlo de 56 años, desahu-
7u
ciado ¡or un irreversibIe ¡robIema cardiaco y una diabeles
aguda. La o¡eración fue IIevada a cabo ¡or veinle ciru|anos a
Ias órdenes de ßarnard y duró seis horas.



"Hii|cr - Mussc|ini. Ccn c| nisnc jin, c| nisnc jin¨ (año 1938).

|nicrprciacicn: In 1938, anles de iniciarse Ia Segunda Guerra
MundiaI, Iarravicini canaIiza esle mensa|e que reveIa cómo
lerminaria eI Iider aIeman y su ¡ar ilaIiano: derrolados.


´||cgar4 c| aicnc q rcinar4¨ (año 1939).
71
|nicrprciacicn: Iarravicini se adeIanla aI uso de Ia bomba aló-
mica, que se em¡Ieó con fines beIicos en }a¡ón, en 1945. Como
se sabe, Ias ¡ruebas ¡revias e invesligaciones de Ia bomba aló-
mica eran un secrelo.



´Ca|cza !c |ar|a, quc parcccr4 sania, n4s nc scr4 q cnccn!cr4 |as
Anii||as" (año 1937).


|nicrprciacicn . La ¡sicografia habIa, a lodas Iuces, de IideI
Caslro. Cuando eI dibu|o ¡remonilorio fue ´canaIizado¨, eI Ii-
der cubano "Cuba es un archi¡ieIago consliluido ¡or Ia ma-
yor isIa de Ias AnliIIas"! lenia soIo 12 años. In eI dibu|o se ve,
ademas, a un hombre con barba y un habano en Ia boca.
72



´Ocnina!cr ||cga a |spaña. Ocsiruir4 q c!ijicar4, |ucgc Bcr|cn scr4
cn su |ugar, q c| nan!cn pariir4, si su sa|u! nc sc na !c|i|iia!c, a |a
Argcniina¨ (año 1938).

|nicrprciacicn: In ¡Iena Guerra CiviI Is¡añoIa "cuando se su-
bIevó eI GeneraI Irancisco Iranco", y en eI mismo año en que
nacia }uan CarIos de ßorbón, Iarravicini ya eslaba anlici¡an-
do Ia vicloria de Iranco y su IIegada aI ¡oder des¡ues deI fin
de Ia guerra (1 de abriI de 1939). Luego de una Iarga dicladu-
ra, en 1974 Ia saIud de Iranco decae considerabIemenle "laI
vez ¡or eIIo no ¡udo via|ar a Ia Argenlina" y muere en Is-
¡aña, finaImenle, eI 20 de noviembre de 1975. Dos dias mas
larde se ¡roducira Ia sucesión en eI ¡oder deI rey }uan CarIos
de ßorbón, cum¡Iiendose Io anunciado en Ia ¡sicografia.

7S


´Ia |i|cria! !c Ncric Ancrica pcr!cr4 su |uz. Su anicrcna nc a|un-
|rar4 ccnc aqcr q c| ncnuncnic scr4 aiaca!c !cs tcccs¨ (año
1939).

|nicrprciacicn: Islamos anle una de sus mas famosas ¡sicogra-
fias, que aIude, a nueslro |uicio, aI alaque a Nueva York deI 11
de se¡liembre de 2001. Como eI Ieclor recordara, Ia ciudad fue
goI¡eada dos veces "¡or eI im¡aclo de aviones comerciaIes"
en sus edificios mas aIlos "Ias desa¡arecidas Torres Geme-
Ias". De hecho, Ia ¡sicografia hace un |uego enlre Ia figura de
Ia eslalua de Ia Iiberlad y, aI mismo liem¡o, Ia siIuela de Ios
dos inmensos edificios que se desmoronaron en eI WorId Tra-
de Cenler.

Ademas de eslos aconlecimienlos ¡oIilicos, cienlificos y miIi-
lares "hay muchisimos mas, sóIo coIocamos aIgunos cIasicos
74
como un e|em¡Io de sus doles ¡rofelicas", Iarravicini se refi-
rió a olros lemas, con demoIedoras frases que a¡unlan aI dele-
rioro de Ia sociedad, Ia moraI, eI cuIlo de Ia leIevisión y sobre
eI ¡eIigro de Ia caida deI arle:


¨Ia |cn!a! !csaparcccr4 !c| nun!c. || rc|c q c| crincn sc a!ucña-
r4n !c| an|icnic. Ia purcza !c |as criaiuras scr4 ccrrcnpi!a pcr c|
na| cjcnp|c !c ncgarcs !csnaiura|iza!cs. Ics casanicnics ir4n cn
nincria, |cs ananics scr4n igua| a!nira!cs. || ncn|rc sc !cjar4
sicnprc sc!ucir. |||as scr4n |as sc!ucicras¨ (año 1934).

"|| nun!c ||cgar4 a scr !csnaiura|iza!c pcr c| pc!cr !c |a pania||a
!cncsiica. Tc!a na|a inj|ucncia scr4 !csparrana!a grcscrancnic sc-
|rc ic!c ncgar q scr4 inpucsia pcr c| ccncrcic atisa!cr quc |usca |a
nasa. Ia nasa cn|ruicccr4, !cnina!a pcr |as cr!cncs !isjraza!as !c
paraiscs j4ci|cs q supcricrcs, ccnicnp|ar4 |a csiupi!cz q |a inncra|i-
!a! ccn jiccicn. I|cgar4 c| !ia cn quc c| grucsc pcpu|ar scr4 nancja-
!c ccnc apriscc." (1938).

¨|| Tcairc scr4 !csicairc, scr4 psiquicc, naicria|, irrctcrcnic, sucic.
|npcn!r4 c| !csnu!c, |a a|crracicn scxua|, ncncscxc, |cs|ianisnc q
!rcga!cs, cn crincncs. Ia nasa ap|au!ir4, ccrrcnpi!a, sin sa|cr|c.¨
(1939)

¨Ia cincnaicgrajia cncun|rar4 a |a pcrncgrajia. || acic scxua| scr4
csccna !c cxiic. Cac c| aric sanc.¨ (1939).


Conlem¡Iando eI rumbo acluaI de Ia sociedad humana, eslas
adverlencias cobran senlido. ¿Cómo ¡udo ser lan ¡reciso`

7S
Iarravicini lambien se referira aI Valicano y Ias a¡ariciones
marianas. Ya Io veremos mas adeIanle. IncIuso, canaIizó infor-
mación reIaliva aI fenómeno ovni, con varias ¡sicografias an-
leriores a Ia ´Ira Moderna de Ios No Idenlificados¨, iniciada
en 1947. Lo inquielanle es que asoció a Ios angeIes de anliguo
con exlralerreslres, laI y como Io vimos en eI ca¡iluIo anlerior.
Un asunlo que nos inleresa mucho ¡orque se conecla con
cierlos evenlos sobrenaluraIes que ha ocuIlado Ia IgIesia.


'1?E;H1E E8C21 48E 8D?=E




´Aparcccr4n tc|an!c |as a|iuras circu|cs !c |uccs, iraqcn!c scrcs cx-
irañcs !c circs p|ancias. Si, scr4n |cs quc tinicrcn a pc||ar |a Ticrra,
sc !ir4 q sc !ir4 |icn. Si, |cs quc sc ||ana|an 4ngc|cs cn c| aniiguc
76
icsiancnic, c |a tcz !c jcct4, scr4n. Y !c nuctc sc |cs tcr4 q sc |cs
tcr4 q sc |cs cscucnar4¨ (año 1938).




´Naticrc !c Ganinc!cs c|scrta a |a Ticrra qa¨ (año 1938).


Olros escrilos de Iarravicini afirman:

¨Ics narcs scr4n inta!i!cs pcr |cs scrcs !c circs nun!cs quc ||cga-
r4n cn sus |arqui||as anji|ias. I|ctar4n !c |a Ticrra para Ganinc!cs
q su gcnc|c |urcpa a|gas, a||4 sc prccisa ccnc a|incniacicn, carcccn
!c gran!cs narcs. I|cgar4n¨(1938).

77
´Ú|iinas nciicias anuncian c| arri|c !c |cs intisi||cs cn nasa´ (año
1939).

´Anic |as ccnsianics tisiias !c naticrcs cxiraicrrcsircs |a cicncia nc-
gar4, |ucgc !u!ar4 q pcr jin !ir4 ¸Vcr!a! cs! Y nucsira sapicncia na
quc!a!c air4s. ¸Sig|cs ncs tigi|an q ccnicnp|an!´ (año 1940).

´Ics p|ancias !ir4n a| ncn|rc, !c razas nc nunanci!cs !c |c||cza cs-
iciica q pc!cr ncnia| ¸Supcricr! ´ (1972)

´Ia ncnsirucsi!a! jca q !cjcrna!a !c |cs cxiraicrr4quccs, cs jania-
sia nunana. ¸Nc cxisic!´ (1972)

¨Ia Tccria !c Oaruin, !cjar4 !c scr pcrquc sc sa|r4 quc c| ncn|rc
|ajc !c |cs p|ancias¨ (sin fecha).


Cuan dificiI com¡render eI significado de esas ¡sicografias.
HabIan de seres de olros mundos de a¡ariencia humana, de
sus via|es a Ganimedes "una de Ias Iunas de }u¡iler", de su
confusión en eI ¡asado con ´Ia voz de }eova¨ (}ehova) o Ia vi-
sila de ´angeIes¨y, ¡or si lodo eIIo fuera ¡oco, deI origen deI
hombre en Ias eslreIIas. Desde 1938 Iarravicini canaIizaba
eslas informaciones sobre Ios ¡resunlos lri¡uIanles de Ios ov-
nis. Informaciones que aI dia de hoy, son baslanle comunes en
Ios circuIos de ufoIogia.

Mas hay un delaIIe.

Como di|imos, hemos anaIizado ¡sicografias en donde se nola
Ia variación deI emisor. Y en eslas, en donde se habIa de Ios
ovnis, ¡arece ser eI ¡ro¡io Iarravicini eI ¡orlador deI mensa|e,
78
laI vez ins¡irado en una visión. Olro delaIIe es que Ia mayoria
de sus ¡sicografias sobre conlaclos con exlralerreslres fueron
muy anleriores a su su¡uesla ´abducción¨ en ßuenos Aires.
Como fuese, eI Noslradamus de America recibira dislinlos di-
bu|os ¡remonilorios sobre Ios no idenlificados, indicando su
naluraIeza benigna, y su vie|a reIación con nueslro ¡Ianela.

In medio de eslos enigmas resaIla, lambien, referencias a Ias
a¡ariciones sobrenaluraIes de Ia Virgen. Iarravicini invoIucra
eslas manifeslaciones "lan asociadas ¡or diversos aulores
con eI fenómeno ovni" con liem¡os dificiIes de Ia humanidad
que anleceden un ´miIenio de ¡az¨.

ResuIlara dificiI de digerir, ¡ero eI fenómeno ovni, Ios ´ange-
Ies de anliguo¨, Ias a¡ariciones marianas y hasla Ias ¡rofecias
sobre Ia IgIesia, se cruzan, se enlremezcIan y hacen mas com-
¡Ie|o eI enigma.

De lodo eslo se des¡rende un mensa|e que habIa direclamenle
de Ia crisis en eI Valicano. Una crisis que enfrenla acluaImenle
eI ¡a¡ado de Irancisco.

Is momenlo de adenlrarnos en ese mislerio.









79








SIGUNDA IARTI


SICRITOS DIL VATICANO

















8u
CAIITULO VI
_____________________________

La IgIesia y sus sombras









La renuncia de ßenediclo XVI fue un hecho inedilo en Ia his-
loria de Ia IgIesia. Iue anunciada ¡or eI mismo eI 11 de febrero
de 2013, y fue efecliva eI 28 de ese mes, a Ias 20:00 horas de
Roma. In aqueI momenlo, Ia sede a¡oslóIica quedó vacanle y
dio comienzo un cóncIave en eI mes de marzo ¡ara eIegir aI si-
guienle Sumo Ionlifice, que sera Irancisco.

Asi, ßenediclo XVI se convirlió en eI ¡rimer Ia¡a en renunciar
en 598 años, ¡ues eI uIlimo en dimilir habia sido Gregorio XII,
en 1415. Un evenlo que no habia ocurrido en sigIos.

Se di|o enlonces que eI Ia¡a se habia resenlido ¡or sus condi-
ciones fisicas de fragiIidad, y un ´cansancio es¡iriluaI¨ que Ie
hacia dificiI cum¡Iir con eficiencia Ia enorme larea de encami-
nar aI Valicano. Hasla que surgieron olras razones: ßenediclo
XVI corria eI riesgo de ser asesinado y ¡or eIIo abandonó eI si-
IIón de Iedro. In esa inlriga surge eI mayordomo IaoIo Ga-
brieIe, quien lenia en su ¡oder mas de 1.000 archivos im¡or-
81
lanles, muchos de eIIos con Ia firma deI ¡ro¡io ßenediclo XVI.
Documenlos que ¡onian en reIieve Ias ´sombras¨ de Ia IgIesia.
Ralzinger, segun GabrieIe, ya no Ie servia a Ia eIile que conlro-
Ia aI Valicano.

ßenediclo Io sabia y ¡or eIIo ¡relendió eIiminar Ias ´¡ruebas¨:
ordenó que esos documenlos moIeslos fueran deslruidos. Asi
Io demoslró GabrieIe en su decIaración anle Ia ¡oIicia valicana
en Ia lercera |ornada deI |uicio que se Ie IIevó a cabo. Ior esle
suceso de fiIlrar documenlos secrelos, eI mayodormo sera IIa-
mado ´eI cuervo¨. Ira eI inicio deI escandaIo ´ValiIeaks¨.

ValiIeaks, Ia ¡eor ¡iedra en eI za¡alo deI Valicano, es Ia deno-
minación dada a esla fiIlración de documenlos sensibIes y
confidenciaIes de Ia IgIesia. Isle lermino fue uliIizado ¡or ¡ri-
mera vez ¡or eI vocero de Ia Sanla Sede, Iederico Lombardi,
¡or com¡aración con eI fenómeno WikiIeaks (deI ingIes |cak,
´fuga¨, ´goleo¨, ´fiIlración¨, su creador fue }uIian Assange).
Ironlo, lodos Ios medios deI mundo se haran eco de Ia fuga de
documenlos y escudriñaran Ia renuncia deI Ia¡a con receIo.
¿Que eslaba ocurriendo denlro deI Valicano`

´A jrcnic praccipiiiun a icrgc |upi¨. II Ia¡a ßenediclo XVI ¡o-
dria senlirse idenlificado con esa anligua fórmuIa Ialina: ´A|
jrcnic un prccipicic q |cs |c|cs a |a cspa|!a¨. Los ´Iobos¨ "como
eI diario deI Valicano I´Osscrtaicrc |cnanc denominó a una
facción de Ia Curia romana" asediaron aI Ia¡a y Io ´obIiga-
ron a renunciar¨ aI fiIo de ese ¡reci¡icio.

Ya no es un secrelo que }ose¡h Ralzinger enfrenló una Iucha
inleslina sin ¡recedenles en Ia Sanla Sede. Un enfrenlamienlo
que |aqueó a sus hombres de mayor confianza y venliIó docu-
82
menlos escandaIosos de Ios ¡aIacios valicanos. Islamos ha-
bIando de archivos que dan cuenla de sos¡echas de corru¡-
ción en Ias Iicilaciones inmobiIiarias deI Valicano, mane|os fi-
nancieros irreguIares en eI ßanco Valicano e incIuso de ese
com¡Iol ¡ara sacarse de en medio a ßenediclo XVI.

II asunlo, es enrevesado: Ios ex¡erlos coinciden en que delras
de Ia fuga de documenlos exisle una guerra ¡aIaciega enlre
dos seclores de Ios ¡ur¡urados. AI ¡arecer, Ias fiIlraciones for-
man ¡arle de una ´rebeIión de monseñores¨ conlra Tarcisio
ßerlone, secrelario de Islado deI Valicano y mano derecha de
Ralzinger. Las fuenles valicanas consuIladas ¡or Ios es¡ecia-
Iislas sos¡echan que delras de Ia embeslida esla Ia mano de
AngeIo Sodano, un infIuyenle velerano di¡Iomalico que anle-
cedió a ßerlone en su cargo y sirvió a }uan IabIo II duranle
mas de quince años.

Ior eIIo nos resuIla inverosimiI Ia idea de que ßenediclo XVI
fue eIegido Ia¡a ¡ara sanear Ia imagen de Ia IgIesia "afecla-
da ¡or numerosos casos de ¡edofiIia", y que sus invesliga-
ciones de corru¡ción, incómodas ¡ara aIgunos miembros de Ia
´vie|a guardia¨ de Ia Curia romana, Io condenaron a dar un
¡aso aI coslado anle Ia ¡resión. Desde Iuego, Ia Iucha de ¡oder
liene olra dimensión de mas Iargo ¡Iazo. Hay olras cosas lras
eI leIón.

Segun nueslra invesligación, eslas dis¡ulas de ¡oder son soIo
Ia ´¡unla deI iceberg¨: Iarravicini habIó en sus ¡sicografias
de un ´mundo en disfraz¨ y aIudió aI Valicano en medio de
ese lealro o gran menlira. ¿Ior que`

8S
La eIección de }orge Mario ßergogIio en medio de esle escena-
rio, si fue ¡ensada y ¡Ianeada aI mas minimo delaIIe ¡ara ´sa-
nar¨ Ia imagen de Ia IgIesia. No fue eI caso de Ralzinger, que
carecia de carisma y a¡oyo ¡o¡uIar, a diferencia de Io que si
ocurre con Irancisco. ¿AIguien ¡uede soslener Ia idea de que
Ia eIección de Irancisco fue forluila en medio de Ios escanda-
Ios en eI Valicano` ¿Y que ¡or ¡rimera vez un Ia¡a de origen
Ialinoamericano, que esgrime un aura enorme de cordiaIidad,
haya sido eIegido ¡ara enfrenlar una de Ias ¡eores crisis de Ia
IgIesia` Irancisco era eI candidalo ideaI. Un Ia¡a ¡rovenienle
de Lalinoamerica, en donde se concenlra Ia mayoria de Ios
1.200 miIIones de fieIes que se ad|udica eI caloIicismo. ¿Hasla
dónde se Ie ¡ermilira IIegar a Irancisco` ¿Iodria correr eI mis-
mo ¡eIigro que ¡Ianeó como un fanlasma sobre Ia cabeza de
Ios anleriores ¡a¡as` ¿Is ¡osibIe que un gru¡o de ¡oder den-
lro deI Valicano IIegue aI exlremo de querer siIenciarIo`

IaoIo GabrieIe afirmó que fiIlró Ios documenlos ¡ara saIvar Ia
vida de ßenediclo XVI. Una con|ura que no nos deberia sor-
¡render, ya que eI Ia¡a }uan IabIo II, su anlecesor, luvo aI
menos una docena de inlenlos de alenlados "como recorda-
mos, uno de eIIos esluvo a ¡unlo de coslarIe Ia vida". Y eI Ia-
¡a anlerior a }uan IabIo II, }uan IabIo I, murió en condiciones
exlrañas a sóIo 33 dias de haber sido eIegido Ia¡a. Se habIó
en aqueIIos dias de que habia sido envenenado. Iero fue im-
¡osibIe corroborar eI ¡resunlo asesinalo: Ia IgIesia no ¡ermile
"aI menos oficiaImenle" Ia aulo¡sia de un ´Vicario de Cris-
lo¨.

GabrieIe, eI mayordomo y ´lo¡o¨ deI Valicano, no luvo nin-
gun fin de ¡oder, o de Iucro, aI dar a conocer Ios documenlos.
84
SoIo queria que se se¡a Ia verdad. Con esa ´verdad¨ liene que
Iidiar Irancisco.


"4 /,;?<8 :1 )=8E3

Mienlras reuniamos información ¡ara Ia redacción de esle Ii-
bro "en ¡Ieno invierno argenlino, a inicios deI mes de |uIio
de 2013" Ios medios de comunicación ¡ubIicaban que Ia |usli-
cia ilaIiana enviara a |uicio a IaoIo Ci¡riani y Massimo TuIIi,
Ios res¡onsabIes o¡eralivos deI IOR o ßanco Valicano, ¡or
¡resunlos deIilos de movimienlo iIegaI de miIIonarios ca¡ila-
Ies y Iavado de dinero.

La fiscaIia de Roma reveIó que ese dinero "unos 20 miIIones
de euros", cuyo inlenlo de lrasIado cIandeslino de Suiza a
IlaIia en |el ¡rivado organizó eI |efe de conlabiIidad de Ia Ad-
minislración deI Ialrimonio de Ia Sede A¡oslóIica (AISA),
monseñor Nunzio Scarano, ¡erlenecia a Ios hermanos Cesar,
Maurizio y IaoIo d'Amico, ¡olenles armadores de buques de
origen na¡oIilano "vincuIados con Ia mafia". Cesare lenia
incIuso firma con Nunzio Scarano en una de sus cuenlas deI
IOR. Menudo escandaIo en eI ´ßanco de Dios¨.

II delaIIe ¡inlorezco es que monseñor Scarano "arreslado eI
28 de |unio de 2013", era conocido como ´Monseñor 500¨ ¡or
Ia faciIidad con que enlregaba fa|os de biIIeles de 500 euros a
cambio de cheques de canlidad equivaIenle. Tenia como
cóm¡Iices, arreslados ese mismo dia, aI ´carabiniere¨, Gio-
vanni Maria Zilo, deslinado en Ios servicios secrelos, y aI bro-
ker Giovanni Carenzio, aulor de numerosas eslafas en Cana-
rias, Na¡oIes, Roma y olras ciudades.
8S
Todo eslo nos resuIlaba muy curioso. II mismisimo ßenediclo
XVI habia ex¡uIsado aI ¡residenle deI IOR, Illore Golli Te-
deschi "miembro deI O¡us Dei", ¡ara susliluirIo, ¡recisa-
menle, ¡or IaoIo Ci¡riani, ¡ersona|e invoIucrado en eslos
nuevos escandaIos. ¿Cómo era ¡osibIe lro¡ezar con Ia mis-
ma ¡iedra`

II inslilulo ¡ara Ias Obras de Ia ReIigión (IOR), o ´ßanco de
Dios¨, es una verdadera ¡esadiIIa ¡ara lodos Ios ¡a¡as. Seria
Iargo mencionar aqui Ios ´anlecedenles¨ de esa inslilución,
que cuenla, enlre olros e¡isodios, con eI sórdido incidenle ori-
ginado en Ios liem¡os deI cardenaI IauI Marcinkus, debido a
Ias reIaciones que lenia eI IOR con Ia mafia, conexión que ¡re-
ci¡iló, como esla ¡robado, eI crack deI ßanco Ambrosiano.

Hacia 1981, eI IOR se habia converlido en eI ¡rinci¡aI accio-
nisla de ese banco, cuyo direclor era Roberlo CaIvi, miembro
de Ia Iogia masónica Iro¡aganda 2 (I2). II ßanco Ambrosia-
no, que dirigia CaIvi en comunicación con eI IOR, creó un ver-
dadero im¡erio financiero, com¡rando olros bancos y consli-
luyendo em¡resas fanlasma. Ior si eIIo fuera ¡oco, esluvo in-
voIucrado en Ia cesión de ¡reslamos aI exlerior ¡ara financiar
aclividades ¡oIilicas iIegaIes, sin ningun li¡o de conlroI. Sin
embargo, en 1982, eI banco no ¡udo acIarar Ia ¡rocedencia de
1.287 miIIones de dóIares. Inlonces fue inlervenido ¡or eI
ßanco de IlaIia y Ia }uslicia ¡idió Ia ca¡lura de CaIvi, que es-
ca¡ó a Londres y desde aIIi Ie escribió una carla a }uan IabIo
II ¡ara ¡edir ayuda... Sos¡echosamenle, CaIvi fue haIIado eI
18 de |unio de 1982 ahorcado en un ¡uenle deI rio Tamesis.
II lufiIIo a com¡Iol y asesinalo era lerribIe. CaIvi sabia mucho
y lenia que ser ´siIenciado¨.

86
¿Que cIase de ¡oder conlroIa aI IOR y sus aIiados`

II IOR, de acuerdo a nueslras invesligaciones, es Ia ´ca|a¨ de
un gru¡o de cons¡iración, enquislado en Io mas ¡rofundo deI
Valicano. Una secla ocuIlisla que ha o¡erado ¡or sigIos denlro
de Ia Sanla Sede. Un gru¡o cerrado que se sienle fuerle no en
eI dinero, sino en eI ¡oder que olorga eI conocimienlo ocuIlo,
¡or eIIo su afición a obras de arle y ¡iezas arqueoIógicas.

Como se sabe, eI Valicano, con sus cuarenla y cualro hecla-
reas, es eI Islado con mas riquezas arlislicas de lodo eI ¡Iane-
la. ¿AIguien ¡uede ¡ensar que es una casuaIidad`

Sus edificios aIbergan vaIiosas obras de arle de Ios me|ores
¡inlores de Ia hisloria, miIes de ob|elos arqueoIógicos y reIi-
giosos de ineslimabIe vaIor, miIIones de Iibros, documenlos y
manuscrilos con información im¡ensabIe, reservada ¡ara
unos ¡ocos. II IOR es soIo un esIabón de una gran cadena. Y,
aun asi, se desconoce eI dinero y eI oro que eI ´ßanco de Dios¨
aImacena en sus ca|as fuerles deI subsueIo, ni eI oro que lrans-
fiere a olros grandes bancos, como es eI caso de Iorl Knox en
Ios Islados Unidos. Si se lira deI hiIo, cuaIquier cosa ¡uede
a¡arecer. Todo gru¡o organizado necesila dinero ¡ara sus fi-
nes. I invierle su ca¡ilaI donde Io ¡ueda hacer crecer. Ise fue
eI caso deI Valicano, que eslaria invoIucrado en acciones de
com¡añias que venden armas, medicinas, e incIuso ¡reserva-
livos. Un gran negocio, sin duda.

II Valicano se consliluyó IegaImenle como Islado en 1929,
medianle eI lralado de Lelran, suscrilo enlre eI diclador ßenilo
MussoIini y eI enlonces Ia¡a Iio XI. In esle lralado Ia IgIesia
reconoce a IlaIia como Islado soberano y renuncia a Ios le-
87
rrilorios que habia ¡oseido desde Ia Idad Media: Ios Islados
Ionlificios. Islos se forman a ¡arlir de Ia derrola de Ios Iom-
bardos ¡or Ii¡ino ´|| Brctc¨, quien no devueIve Ios lerrilorios
a ßizancio, a quienes ¡erlenecian, sino que Ios regaIa aI Ia¡a
Isleban II en eI año 756, de esla manera Ia mayor ¡arle de Ia
IlaIia cenlraI quedó consliluida en un eslado inde¡endienle
ba|o eI gobierno de Ios ¡a¡as. A esle regaIo se Ie ¡relendió dar
visos de IegaIidad aI ¡resenlar Isleban II unos faIsificados do-
cumenlos ¡or Ia Curia romana, en donde, su¡ueslamenle,
Conslanlino ´cedia¨ loda IlaIia aI Ia¡a SiIveslre I.

Asi, eI lralado indemnizó aI Valicano ¡or Ias ¡erdidas sufridas
en 750 miIIones de Iiras y Ia enlrega de liluIos de Ia deuda
(con inlereses a 5•) ¡or eI vaIor nominaI de 1.000 miIIones de
Iiras mas. Desde aqueI enlonces, ya se hacian grandes nego-
cios...

AcluaImenle eI Valicano cuenla con cuanliosas ¡ro¡iedades e
inslrumenlos financieros denlro de IlaIia como en eI exlran-
|ero. Iodrian mencionarse ¡aises como IngIalerra, Irancia,
Islados Unidos, IorlugaI, Suiza, o CoIombia. AIgunos invesli-
gadores soslienen que, ademas, eI Valicano liene grandes in-
versiones con Ios RolhschiId en IngIalerra. In Islados Unidos,
Ia Sanla Sede ¡osee inversiones en eI ßanco Morgan, Chase-
Manhalhan, Iirsl NalionaI ßank de Nueva York, ßankers
Trusl Com¡any y olros. Siguiendo esla ´¡isla¨, se sos¡echan
acciones en Ias mas ¡oderosas cor¡oraciones inlernacionaIes,
laIes como Ia GuIf OiI, SheII, GeneraI Molors, GeneraI IIeclric,
InlernacionaI ßusiness Machines, enlre olras. La Iisla, es Iarga.
Sinceramenle im¡resionanle.

88
Nueslra inlención no es agobiar aI Ieclor con eslos dalos. Sino
hacerIe com¡render que lodo eslo no ¡arece una eslralegia
económica de sacerdoles con solana: es Ia ´hueIIa dacliIar¨ deI
gru¡o de ¡oder que conlroIa eI Valicano.


L@?; E1<7; :1?728 :14 0;7=<;?8M

Isa eIile ocuIla, se dice, esla orguIIosa deI obeIisco de 23 me-
lros que se haIIa erguido en eI cenlro de Ia IIaza de San Iedro,
Ia mas visilada de lodo eI mundo. II monoIilo, lraido a Roma
¡or eI em¡erador CaIiguIa Nerón, fue coIocado ¡or 90 hom-
bres y 400 cabaIIos. Nerón Io iIuminaba con crislianos que
eran uliIizados como anlorchas humanas. Iue un monumenlo
a cuya sombra fueron sacrificados muchos creyenles. Hoy, Ios
soIdados romanos fueron reem¡Iazados ¡or Ia guardia suiza.
Inlrelanlo, Ios lurislas corren a¡urados con sus camaras ¡ara
lomarse una folo con ese obeIisco.

II ¡adre GabrieIe Amorlh, eI }efe de Ixorcislas deI Valicano,
ya habia denunciado que denlro de Ia Sanla Sede hay una
secla que invoIucra a varios cardenaIes que ¡raclican ´riluaIes
salanicos¨. Aunque eI exorcisla es¡añoI, eI Iadre }ose Anlonio
Iorlea "con quien luvimos mas de un encuenlro ¡ersonaI"
¡rocuró ¡oner ¡años frios aI asunlo, sosleniendo que no habia
¡ruebas concIuyenles de Ias acusaciones de Amorlh, Ias de-
cIaraciones sobre Ia ´secla¨ encendieron eI debale en medio de
Ia crisis deI Valicano, Ia renuncia de ßenediclo XVI y Ios es-
candaIos deI IOR.

¿Salanislas en eI Valicano` "Ie ¡regunlaban Ios ¡eriodislas a
GabrieIe Amorlh". ´Si, aun cn c| Vaiicanc naq nicn|rcs !c scc-
89
ias sai4nicas¨ "res¡ondia eI exorcisla". ´Scn saccr!cics, ncn-
scñcrcs c inc|usitc car!cna|cs¨. ´Ic sc pcr |as prcpias pcrscnas quc
nc |c nan pc!i!c rcjcrir, pcrquc nan icni!c nc!c !c sa|cr|c !irccia-
ncnic¨. ´|s tcr!a! |c quc !ijc Pa||c V| cn 1972. c| nunc !c Saia-
n4s na cnira!c cn |a |g|csia¨.

Como era de es¡erarse, Ios mas conservadores han ¡relendido
ningunear Ias decIaraciones deI exorcisla mas res¡elado deI
mundo "eI que mas sabe deI ´maI¨". Tambien cueslionaron
Ios rumores de ´orgias homosexuaIes¨ denlro de Ia Sanla Se-
de, aI menos hasla que eI Ia¡a Irancisco, sin mas remedio,
ace¡ló Ia exislencia de un ´Iobby gay¨, que si bien es cierlo
suena menos fuerle que Ias su¡ueslas reuniones "riluaIes"
sexuaIes, ¡one en a¡rielos a Ia IgIesia ¡or su conslanle discur-
so conservador y, en muchos as¡eclos, homofóbico.

No es nueslra inlención concenlranos en eslos as¡eclos oscu-
ros. Iero es inevilabIe e indis¡ensabIe hacer una revisión crili-
ca de Io que esla ¡asando en eI Valicano "y anaIizar quienes
reaImenle Io conlroIan", ¡ues es eI escenario de numerosas
¡rofecias.

La secla de ¡oder que se haIIa denlro deI Valicano, ha ¡relen-
dido unir coslumbres ¡aganas y creencias de Ia anligua ßabi-
Ionia con eI mensa|e de Crislo desde Ios mismisimos inicios de
Ia IgIesia CalóIica. AI margen de que hay buenas ¡ersonas y
sacerdoles genuinos en Ia Sanla Sede, Ios hiIos deI ¡oder de
esla secla Ios liene conlra Ia ¡ared. II ¡ro¡io Irancisco di|o:
´|n |a Curia naq gcnic sania, !c tcr!a!, naq gcnic sania. Pcrc ian-
|icn naq una ccrricnic !c ccrrupcicn, ian|icn naq, cs tcr!a!¨, ad-
milió eI Ia¡a en una audiencia concedida eI 6 de |unio de 2013
9u
a Ia direcliva de Ia Confederación Lalinoamericana y Caribeña
de ReIigiosas y ReIigiosos (CLAR).

¿Cómo se fue ´infiIlrando¨ ese oscuro ¡oder en Ia IgIesia`

Nos lenemos que remilir, nuevamenle, aI origen de Ia IgIesia
CalóIica. Sus cimienlos, como una organización con una es-
lruclura dolada de una |erarquia verlicaI, laI como Ia cono-
cemos, eslan unidos aI decIive y caida deI Im¡erio romano. II
Im¡erio romano lenia ¡or coslumbre añadir a su ¡anleón Ios
dioses de Ias regiones ¡aganas de Ios ¡uebIos conquislados.
In reaIidad, Ia miloIogia romana era una co¡ia de Ia miloIogia
griega, y esla, a su vez, de Ia egi¡cia. Los romanos creian que
eslas deidades que vivian en Ias siele coIinas que circundan Ia
ca¡ilaI ilaIiana, reinaban e infIuian sobre Roma. In medio de
esos ´dioses¨, se decidió conslruir Ia ciudad-eslado deI Vali-
cano. De hecho, en Ia vie|a Roma exislia una zona denominada
Agcr Vaiicanus, que aun en Ia e¡oca ¡agana era considerado
un Iugar sagrado. AIIi se enconlraba eI circo de Nerón, donde
eI lrislemenle ceIebre em¡erador habia marlirizado a Iedro, y
donde des¡ues deI marlirio aI que se Io somelió, se su¡one, se
Io enlerró en eI Iugar.

Conslanlino eI Grande es res¡onsabIe de haber unido eI cris-
lianismo con esas creencias ¡aganas que se manlienen aI dia
de hoy en Ios riluaIes calóIicos. AIgunas de eIIas, como di|i-
mos, de origen babiIónico. Cuando Conslanlino se convirlió aI
crislianismo, en eI año 312 d.C., lomó en uso eI nombre
Vicarius Cnrisii (Vicario de Crislo), denominación que sera em-
¡Ieada en eI fuluro ¡or Ios ¡a¡as. Y con eI liem¡o, su nueva
reIigión se hara ´calóIica¨ (generaI, comun), em¡ezando con
gran fuerza en Roma hasla abrazar aI mundo. Islo Io obIigó a
91
¡romuIgar su famoso ´Occrcic !c Tc|crancia¨, Io que Iogró que
aIgunos crislianos saIieran a Ia Iuz ¡ubIica. IncIuso Conslan-
lino cambió sus lunicas de Cesar ¡or una veslimenla reIigiosa
e inlenló unificar a Ios romanos y a Ios crislianos. Se decIaró eI
¡rimer Ia¡a y ´mezcIó¨ eI cuIlo a vie|as deidades con eI cris-
lianismo. De lodo eslo surge Ia adoración de Ias imagenes, que
eslaba ¡rohibido en eI crislianismo originaI. IncIuso en Ia ¡ro-
¡ia ßibIia.

Iero eI daño ya eslaba hecho, y con eI correr de Ios sigIos, eI
´cgrcgcr¨ de Ia IgIesia CalóIica se fue formando, a camino en-
lre confusiones hislóricas e inlereses creados. O, laI vez, no se
lraló de ninguna ´confusión¨ Ia mezcIa de creencias ¡aganas
con eI crislianismo ¡rimilivo, sino ¡arle de un vie|o ¡Ian, me-
lódicamenle urdido, ¡ara crear un sincrelismo ideoIógico que
sirva a un gru¡o de ¡oder ¡ara dominar a Ias masas. ¿Que lan
vie|a es esla ´infiIlración¨ en Ia IgIesia`


#8E %446F=?;7=

Tenemos sóIidas razones ¡ara ¡ensar que Ios maIes deI Vali-
cano no surgen en eI sigIo XVIII con Ia a¡arición de Ios IIIu-
minali, Ia secla de Adam Weishau¡l "aIeman de origen |u-
dio, educado ¡or Ios |esuilas", quien fundó su hoy famoso
´gru¡o de cons¡iración¨ en Ios bosques bavaros, en Ia noche
de WaI¡urgis deI 1 de mayo de 1776. Consideramos que eI
¡robIema es anlerior, y hay que buscarIo, como ya di|imos, en
eI origen de Ia IgIesia CalóIica.

In reIación a Weishau¡l y su enfrenlamienlo con eI Valicano,
se cuenla que sus inquieludes ideoIógicas Ie IIevaron a ingre-
92
sar en Ia masoneria, saIiendo ¡oco des¡ues, dece¡cionado con
Io que consideraba ´sim¡Ies reuniones sociaIes¨. De modo que
decidió fundar su ¡ro¡ia orden, basandose en Io que habia
vislo en Ios |esuilas y Ia masoneria, IIamandoIa ¡rimero como
´Los IerfeclibiIislas¨, y mas larde como ´Los IIuminados de
ßaviera¨ (IIIuminali), que es como conocemos a Ia orden hoy
en dia. Weishau¡l lomó eI sobrenombre de Spariacus, ya que
se decia ser un Iiberlador de Ia conciencia humana que ´arran-
caria aI hombre de Ios dogmas y Ias reIigiones que Io escIa-
vizan¨. Ior eIIo su Iucha conlra Ia IgIesia CalóIica.

II 22 de |unio de 1784, Ias auloridades ¡oIilicas y reIigiosas de
ßaviera, dieron orden de ¡erseguir a Ios miembros de Ia ma-
soneria y Ios IIIuminali. Desbaralada su sociedad, Weishau¡l
y su famiIia huyeron a Golha, en Sa|onia. Iueron ¡erseguidos
ya que se descubrió documenlación en Ia casa de Weishau¡l
que ¡robaba sus inlenciones de dominar a lodas Ias facelas de
Ia masoneria, derrocar a Ias monarquias de Iuro¡a y acabar
con Ia IgIesia CalóIica usando Ios mismos melodos que em-
¡Iearon Ios |esuilas ¡ara defenderIa de Ios ¡roleslanles, es de-
cir, medianle eI uso de infiIlración de doclrinas.

Hay quienes creen que eI ¡a¡ado de Irancisco "recordemos,
|esuila" es un lriunfo de Ia lambien IIamada Com¡añia de
}esus, ¡erseguida en su dia ¡or eI ¡ro¡io Valicano, y ¡resun-
lamenle reIacionada a Ios IIIuminali. AI margen de Ia exislen-
cia, o no, de Ios IIIuminali de Weishau¡l "se cree que han
conlinuado con sus aclividades desde Ias sombras", Ia IgIesia
CalóIica, desde sus origenes, ha eslado ´infiIlrada¨, y sobre
esa base ha crecido. Isa es nueslra o¡inión. Ior eIIo lodas Ias
reformas e inlenlos ¡or sanearIa han sido en vano. Is como
corlar una de Ias siele cabezas de un Dragón. Cabezas que
9S
Iuego voIveran a crecer ¡orque es eI cuer¡o eI que esla infec-
lado. Aulores como eI fiIóIogo es¡añoI Arluro Guzman ßaIa-
guer, y eI hisloriador mexicano }oaquin ZorriIa AIbornoz, se
incIinan, lambien, en esa hi¡ólesis de una secla anligua en eI
Valicano. La IIamaron ´Opus Oiatc|i¨, y creen que o¡era desde
hace unos 2.000 años.

Como fuese, Ia exislencia de ese gru¡o de ¡oder ha IIevado a
¡ensar a varios invesligadores que Ia unica forma de enfren-
larIo es ´alacando aI Dragón¨ y no a su cabezas. Is decir: que
Ia IgIesia CalóIica, laI y como Ia conocemos, desa¡arezca. ¿Is
eslo ¡osibIe`

Varias ¡rofecias, como veremos mas adeIanle, habIan de eIIo...
Y en concrelo, Ias ¡sicografias de Iarravicini, ¡arecen señaIar
a ßergogIio como eI ¡ersona|e cIave que ¡odria sembrar Ias
bases de ese cambio enorme.















94
CAIITULO VII
_____________________

Recen ¡or mi









Valicano, 13 de marzo de 2013: Iuego de Ia quinla volación,
reaIizada en eI cóncIave ecumenico, Ia fumala bIanca "finaI-
menle" se de|aba ver, y Ie anunciaba aI mundo eI nuevo Ia¡a
que sucederia a ßenediclo XVI. Ior casi unanimidad, eI ¡reIa-
do eIegido era eI re¡resenlanle de Ia Re¡ubIica Argenlina, }or-
ge Mario ßergogIio, que se lransformó asi en eI ¡onlifice nu-
mero 266 desde Ia fundación deI ¡relendido ´lrono de San Ie-
dro¨. Las es¡eranzas eslaban ¡ueslas sobre sus hombros: era
eI ¡rimer Ia¡a Ialinoamericano y eI ¡rimer |esuila en IIegar a
Io mas aIlo de Ia Sanla Sede. Un cambio lan radicaI, no ¡odia
haber sido ´forluilo¨. Como sugerimos ¡aginas alras, Ia IgIe-
sia CalóIica buscó aI ´Ia¡a ideaI¨ que ¡udiede devoIver Ia
confianza a Ios fieIes, dece¡cionados ¡or Ios escandaIos de ¡e-
dofiIia, corru¡ción y Iavado de dinero. ¿Y ¡or que ßergogIio`
¿Ior que no fue eIegido Ia¡a duranle eI cóncIave de 2005, en
donde, se dice, fue uno de Ios cardenaIes mas volados, riva-
Iizando con ßenediclo XVI` In ese enlonces corrió eI rumor de
9S
que ¡idió que no volaran ¡or eI, con Io que decIinó eI ¡a¡ado.
¿Ior que, ocho años mas larde, cambió de o¡inión`


)1 ,61?8E (=21E ;4 0;7=<;?8

ßergogIio, de ascendencia ilaIiana y nacido en eI ¡orleño ba-
rrio de IIores en ßuenos Aires "eI 17 de diciembre de 1936,
fue eIegido Ia¡a con 76 años", fue novicio en Ia Com¡añia
de }esus y se ordenó como sacerdole en 1969. Su carrera ecIe-
siaslica fue meleórica. Inlre 1973 y 1979, fue eI su¡erior ¡ro-
vinciaI de Ios |esuilas. Un año des¡ues, asume eI reclorado deI
CoIegio Mayor y Iuego, con eI mismo cargo, en Ia IacuIlad de
IiIosofia y TeoIogia de San MigueI. OcuIa Iuego eI cargo de
Arzobis¡o de Ia ciudad de ßuenos Aires y ¡rimado de Ia Ar-
genlina, donde desarroIIa una aclividad inlensiva y focaIizada
hacia Ios ¡obres. Ilerno caminador de Ios barrios carenciados
y en es¡eciaI de Ias ´viIIas miseria¨, lam¡oco se diIuyó cuan-
do luvo que ado¡lar o¡iniones que conlrariaban aI ¡oder ¡oIi-
lico. ßergogIio es un hombre muy inslruido, que disfrula de Ia
Ieclura y habIa fIuidamenle, ademas de su idioma nalaI eI es-
¡añoI, eI Ialin, frances, aIeman, ilaIiano e ingIes.

Iara Ios habilanles de Ia ciudad no era exlraordinario verIe
lrasIadarse de un Iugar a olro, uliIizando Ios medios de lrans-
¡orle ¡ubIico "buses, lrenes o eI melro". Renunció aI boalo
y a Ias exce¡ciones, ¡orque su a¡osloIado eslaba abocado en
Ia senciIIez. II Io vivia asi en Ia Argenlina. Y asi Io ex¡resara
ni bien fue eIegido Ia¡a, cuando en su aIocución frenle aI ¡ue-
bIo reunido en Ia IIaza de San Iedro "y re¡roducida a Ios
miIes de miIIones de ¡ersonas que seguian Ia ceremonia ¡or Ia
96
leIevisión", anunciaba gobernar ´una igIesia ¡obre y ¡ara Ios
¡obres¨. ¿Que habran ¡ensando Ios aIlos cargos deI IOR`

Su ¡rimera saIida de Roma Ia efecluó a ßrasiI, donde encabezó
un encuenlro con Ia |uvenlud que aIcanzó ribeles exlraordina-
rios si Ios com¡aramos con olros evenlos anleriores e|eculados
¡or }uan IabIo II en eI sigIo ¡asado. II carisma de Irancisco se
hacia nolar en ese via|e cIave, cuaI ´ex¡erimenlo sociaI¨ ¡ara
coneclar a Ias masas: ßrasiI es eI ¡ais con mas fieIes calóIicos
deI mundo. Islamos habIando de 123 de sus 194 miIIones de
habilanles. La ex¡edición ¡a¡aI fue un exilo. Y quienes eIigie-
ron a Irancisco, sonrieron y res¡iraron con aIivio.

Iero eI origen |esuila de ßergogIio des¡erlaba sos¡echas en
Ios ¡eriodislas reIigiosos. AI exlremo que mas de un invesliga-
dor sosluvo que Ios |esuilas eran |udios ´infiIlrados¨ en Ia
IgIesia CalóIica. Un dalo de coIor es que Ignacio de LoyoIa, eI
fundador de Ia Com¡añia de }esus, lenia ascendencia |udia y
era ¡raclicanle de Ia CabaIa. De hecho, Ia Inquisición sos¡e-
chaba de sus aclividades es¡iriluaIes y IIegaron a encerrarIe 42
dias en una carceI. ¿Iero eIIo es suficienle ¡ara le|er loda esa
lrama cons¡iraliva en lorno a Ios |esuilas`

Desde que fue fundada ¡or aqueI sanlo es¡añoI, Ios |esuilas
fueron una orden im¡Iicada en eI drama hislórico. Inlre sus
miembros enconlramos a genios de ¡rimera Iinea que hicieron
conlribuciones im¡orlanles a Ia ciencia. Iero Ia orden lambien
ha sido ob|elo de fuerles acusaciones y de una Ieyenda negra,
que Ie ha vaIido Ia ex¡uIsión de muchos ¡aises e incIuso su
su¡resión ¡or ¡arle de Ia Sanla Sede.

97
No hay que oIvidar que en liem¡os mas recienles, duranle eI
¡a¡ado de }uan IabIo II, exislió una fuerle lensión enlre eI Va-
licano y Ia orden que re¡resenla ßergogIio "ba|o infIuencia
deI O¡us Dei, }uan IabIo II emilió una orden en Ia que su¡ri-
mia Ia conslilución |esuilica". ¿Debido a esas lensiones Ver-
gogIio no quiso heredar eI ¡a¡ado de }uan IabIo II en eI cón-
cIave de 2005` ¿Que cambió ¡ara que Irancisco sea hoy eI ¡ri-
mer Ia¡a de origen |esuila`


#8E H1E6=7;EN 6?; 82:1? 912E1G6=:;

Creada en 1539 ¡or San Ignacio de LoyoIa, |unlo con San Iran-
cisco }avier, San Iedro Iabro, Diego Lainez, AIfonso SaIme-
rón, NicoIas de ßobadiIIa, Sim€o Rodrigues, }uan Coduri, Ias-
casio ßro•l y CIaudio }ayo en Ia ciudad de Roma, Ia IIamada
´Com¡añia de }esus¨ fue a¡robada ¡or eI Ia¡a IabIo III en
1540. Con mas de 17.000 miembros, es Ia mayor orden reIigio-
sa mascuIina calóIica hoy en dia. Aunque, como ya di|imos,
con varios e¡isodios conlroverlidos con eI Valicano.

La IgIesia, ¡or aIguna razón, lemia a Ios |esuilas...

La hisloria cuenla que Ios gobiernos iIuslrados de Ia Iuro¡a
deI sigIo XVIII se ¡ro¡usieron acabar con Ia Com¡añia de }e-
sus ¡or su aclividad inleIecluaI, su ¡oder financiero y su infIu-
|o ¡oIilico. Cierlamenle Ios |esuilas se habian gran|eado ¡ode-
rosos enemigos: Ios ¡arlidarios deI absoIulismo, Ios |ansenis-
las y Ios fiIósofos franceses (VoIlaire, Monlesquieu, Diderol).



98
II mismo Na¡oIeón, en sus memorias, escribiria:

´Ics jcsuiias scn una crganizacicn ni|iiar, nc una cr!cn rc|igicsa.
Su jcjc cs c| gcncra| !c un cjcrciic, nc c| ncrc a|a! !c un ncnasicric.
Y c| c|jciitc !c csia crganizacicn cs Pc!cr, Pc!cr cn su n4s !cspcii-
cc cjcrcicic, Pc!cr a|sc|uic, unitcrsa|, Pc!cr para ccnirc|ar a| nun-
!c |ajc |a tc|unia! !c un sc|c ncn|rc.´

¿Ior que di|o eslo Na¡oIeón`

Organizados como una eslruclura miIilarizada "ya que su
fundador, San Ignacio de LoyoIa, era generaI de Ias lro¡as es-
¡añoIas", se ordenó a Ios seguidores que ¡arlieran hacia lo-
dos Ios rincones deI ¡Ianela ¡ara IIevar ´Ia ¡aIabra deI señor¨
y conquislar con Ia fe a Ios ¡uebIos ¡aganos. Sus ¡rimeras
acciones molivaron que surgieran Ias ¡rimeras ¡resiones ¡oIi-
licas hacia eI Valicano, ¡orque Ios |esuilas ´o¡eraban¨ sobre
enormes inlereses económicos.

Iarlieron enlonces misiones hacia eI Asia exlrema, Indochina
y Ias isIas deI Iacifico, Ias regiones deI caucaso, eI Africa ne-
gra, y eI recienlemenle ´conlinenle nuevo¨: America, conquis-
lado y ex¡Iolado ¡or Ia Is¡aña im¡eriaI y IorlugaI. Su in-
fIuencia IIegó incIuso a Ios lerrilorios acluaIes de Islados Uni-
dos y Canada, donde eslabIecieron misiones en Ios ¡uebIos
originarios de Ia región. In Sudamerica, Ias ¡rinci¡aIes mi-
siones se eslabIecieron en Ia zona guarani.

In Ia región de Ia hoy lri¡Ie fronlera "Iaraguay, Argenlina y
ßrasiI", Ios |esuilas organizaron verdaderos em¡orios agro-
induslriaIes, con una adminislración que hoy envidiarian Ios
gerenciamienlos modernos. Los indios ace¡laron com¡Iacidos
99
Ios melodos de Ios mon|es, ¡ues recibian educación y a¡orles
cuIluraIes de lodo li¡o.

No obslanle, Ios hacendados es¡añoIes y ¡orlugueses que
o¡eraban en Ia región, veian que esle ¡roceso de cuIlurización
Ies de|aba sin ´escIavos¨ ¡ara lraba|ar en sus fincas. Como era
de es¡erarse, eslo molivó furibundas ¡roleslas aI ¡oder ¡oIi-
lico y ecIesiaslico, que|as que ¡ronlo se lrasIadaron a Ias casas
reaIes en Iuro¡a y de aIIi aI mismisimo Ia¡a, quien debia ler-
ciar en Ios confIiclos. Mienlras eI ¡onlifice debalia sobre Ios
hechos, Ios |esuilas, que soIo res¡ondian a eI, se negaban a
ace¡lar Ias im¡osiones de Ios gobernanles, Ios hacendados y Ia
IgIesia IocaI. De Ias discusiones, se ¡asó a Ia vioIencia, y con
gran canlidad, indios y mon|es caian en Ias redadas armadas
¡or es¡añoIes y ¡orlugueses. II Ia¡a dis¡uso enlonces enviar
veedores ¡ara que Ie informen sobre Ia siluación, y eslos que-
dan maraviIIados de Ias aclividades y Iogros que habian cose-
chado Ios |esuilas.

Islos hechos quedaron ¡erfeclamenle refIe|ados en Ia ¡eIicuIa
´Ia Misicn¨ (1986), ¡rolagonizada ¡or Roberl de Niro y }ere-
my Irons y fiImada lolaImenle en Ia zona de Ias calaralas deI
Iguazu.

No obslanle a eIIo, en forma coordinada y sin Ia anuencia deI
Ia¡a "que aguardaba Ios informes", eI rey de IorlugaI ex-
¡uIsa a Ios |esuilas en 1763, Iuego se suma Luis XV de Irancia,
que Ios echa de sus lerrilorios de uIlramar y, ¡or uIlimo, Car-
Ios III de Is¡aña, que en 1767 da Ia ¡unlada finaI, des¡ues de
masacrarIos a sangre y fuego. Como coroIario de seme|anle
alrocidad, eI Ia¡a CIemenle XIV cerlifica eI acla de defunción
1uu
de Ia orden, su¡rimiendoIa a lraves deI ´Ocninus ac rc!cnicr¨,
que suscribió, ex¡uIsandoIos de lodas Ias misiones.


O8?8<=F=1?78E 928P=C=:8E

Los invesligadores coinciden que uno de Ios mayores miedos
que des¡erlaba Ia Com¡añia de }esus en eI Valicano y en Ios
reyes de Iuro¡a era su busqueda de conocimienlo y no su ´or-
ganización miIilar¨ que crilicó eI iniciado masón Na¡oIeón.
Ira eI conocimienlo Io que Ios hacia fuerles e infIuyenles.

Los |esuilas creian que Ia educación debia servir ¡ara salisfa-
cer Ias necesidades humanas. Isla convicción orienló sus es-
fuerzos hacia lodo li¡o de esludios e invesligaciones. Asi, con
eI liem¡o, se convirlieron en una es¡ecie de coIeclivo de ´ini-
ciados¨, ¡rolegidos ¡or corles y arislócralas. Y eIIo moIesla-
ba. Su crecimienlo se IIevó a cabo en eI seno de una fraler-
nidad cerrada, esolerica y excIusivisla.

Como un e|em¡Io que iIuslre Ia conlroversia que des¡erlaban,
¡oco des¡ues de que Ignacio de LoyoIa diera a conocer sus
|jcrcicics (1535), Ia Sorbona de Iaris Ios decIaró ´sos¡echosos
de helerodoxia y conlrarios aI dogma calóIico¨. Y ¡or si eIIo
fuera ¡oco, en IorlugaI, aIgunas auloridades de Ia IgIesia IIe-
garon a adverlir que si se ¡ermilia a LoyoIa difundir su ¡ro-
yeclo, acabaria ¡or enIoquecer aI mundo. Se di|o que Ios |e-
suilas esludiaban magia y ciencias ocuIlas. Iero Ios erudilos
|esuilas defendian que Ia magia im¡Iicaba una ¡raclica Iicila
en eI caso de Ias ¡ersonas educadas, ¡ero que debia ser ¡ro-
hibida a quienes carecian de suficienle soIidez inleIecluaI y
1u1
es¡iriluaI ¡or Ios riesgos que enlrañaba. La discusión eslaba
servida.

No es ningun secrelo que muchos |esuilas se inleresaban en
eslos lemas, como Ia aslroIogia, Ia aIquimia, o como ya di|i-
mos: Ia CabaIa. No en vano fueron Ios |esuilas quienes hicie-
ron un Pcniijica|c cnrcnc|cgicun ka|a|isiicun en ocasión de Ia
eIección de Inocencio XI ¡ara ocu¡ar eI lrono de Ia IgIesia
(1676-1689). Y lambien eIaboraron un ´Vaiicinic ca|a|isiicc ana-
gran4iicc¨ sobre eI feIiz ¡arlo de Ia reina Ana Maria de Aus-
lria. Una disci¡Iina de Ia CabaIa "Ia gemalria o magia de Ias
Ielras, considerada como una escrilura cri¡lica", lenia un ma-
nuaI de referencia: Ia famosa Sicgancgrapnia, deI abad Tri-
lhemio de S¡onheim (1462-1516), maeslro de IaraceIso (1460-
1541). Ise lexlo fue esludiado en ¡rofundidad ¡or |esuilas co-
mo CaramueI (1606-1680), Kircher (1601-1680) y Gas¡ar Scholl
(1608-1666). Los lres IIegaron a Ia misma concIusión: Ia Sle-
ganogra¡hia a¡orlaba un melodo vaIioso ¡ara invesligar Ios
mislerios de Ia NaluraIeza.

Todo eslo cobra senlido cuando su¡imos ¡or genle que com-
¡arlió con ßergogIio que eI acluaI Ia¡a lenia inleres en eI eso-
lerismo, Ias ¡rofecias y eI fenómeno ovni. Mas adeIanle
reveIaremos un exlraordinario leslimonio que, de ser aulenli-
co, confirmaria a Irancisco en medio de Ias ¡redicciones de
Iarravicini.

"? F1:=8 :1 4; 782F1?7;

ßergogIio, anles de ser eIegido Ia¡a, habia escrilo una docena
de Iibros. In eIIos se a¡recia cIaramenle su ¡ensamienlo, su
visión de Ia vida, y su devoción ¡or }esus. Con linles en gran
1u2
medida conservadores "de hecho, luvo un enfrenlamienlo
¡ubIico con eI gobierno argenlino ¡or su ¡oslura conlraria aI
malrimonio homosexuaI", hoy ¡arece haber ´ba|ado un cam-
bio¨, como dicen Ios argenlinos, res¡eclo a ese y olros lemas.
Desde que fue eIegido Ia¡a, ßergogIio esla moslrandose mas
abierlo y conciIiador. ¿Is ¡arle deI ´guión¨` ¿O un genuino
aclo de Irancisco` Cuando se anunció que era eI sucesor de
ßenediclo XVI, Ios aulores de esle Iibro observamos reacciones
muy inlensas en eI ¡ubIico. Ior un Iado, genle que veia en
Irancisco un simboIo de es¡eranza "¡or su lrayecloria in-
cueslionabIe con Ios ¡obres, ¡or su origen Ialinoamericano"
y, ¡or eI olro, genle que inler¡relaba su eIección como un
manolazo de ahogado de Ia IgIesia, que ¡rocuraba Iavar su
imagen. De acuerdo a nueslra visión, es una mezcIa de ambas
cosas.

Hay que decir que eI gobierno argenlino, Iiderado ¡or Ia ¡resi-
denla Crislina Iernandez de Kirchner, alacó Ia ¡osibIe candi-
dalura de ßergogIio como Ia¡a. II malrimonio Kirchner no
lenia buenas reIaciones con eI enlonces Arzobis¡o de ßuenos
Aires, quien crilicaba diferenles ¡oIilicas deI Gobierno. A ¡e-
sar de que ßergogIio inlenló eI diaIogo "con 14 ¡edidos de
reunión", nunca fue recibido en Ia Casa Rosada. IncIuso, cier-
los ¡ersona|es Iigados aI Gobierno IIegaron a enviar un !cssicr
aI Valicano con ´evidencias¨ de que ßergogIio habia ¡arlici¡a-
do en Ia desa¡arición de com¡añeros |esuilas duranle Ia dicla-
dura. Se eslima que Ia }unla MiIilar argenlina es res¡onsabIe
de Ia desa¡arición de unas 30.000 ¡ersonas, enlre 1976 y 1983.
La IgIesia "y ßergogIio, su¡ueslamenle", hicieron ¡oco o
nada en aqueIIos lerribIes años. Y Ia cosa no quedó aIIi: cuan-
do ßergogIio fue eIegido Ia¡a, Ias mismisimas AbueIas de
IIaza de Mayo ¡idieron que se Ie invesligue ¡or robo de bebes
1uS
¡or ¡arle de Ios goI¡islas, asi como ¡or Ia desa¡arición de Ios
|esuilas. Que ßergogIio fuera Ia¡a moIesló aI ¡oder en Ia Ar-
genlina. De muy buena fuenle "deI inlerior deI mismisimo
Gobierno argenlino", Ios aulores de esle Iibro se enleraron
que Crislina Iernandez enlró en crisis cuando su¡o que ßer-
gogIio habia sido eIegido en eI cóncIave. Su ¡oIilica no ¡odia
com¡elir con eI ¡eso que ahora lendria como Ia¡a "se ex¡re-
só a Ios grilos, nos di|eron". Lo cierlo es que ßergogIio nunca
esluvo invoIucrado en Ias desa¡ariciones. I hizo Io que ¡udo.
Asi Io remarcaron sus com¡añeros |esuilas de aqueIIos años,
que saIieron a desmenlir Ias difamaciones. IncIuso eI Iremio
NobeI de Ia Iaz, eI argenlino AdoIfo Ierez IsquiveI, defendió
a ßergogIio y echó ¡or lierra Ias in|urias. II lema quedó
cerrado. Ioco des¡ues, Crislina era Ia ¡rimera mandalaria en
saIudar aI Ia¡a, quien Ia recibió con un beso en medio deI ¡a-
¡eIón ¡oIilico que habia significado eI alaque. Asi, se cum¡Iia
olra ¡sicografia de Iarravicini, canaIizada eI año 1972:

1u4
II Texlo dice: ´|| ncn|rc cn |a Argcniina ccnicnza qa, c| caninc
!c| ccnicnzc. Ccnprcn!cr4 |c quc nc ccnprcn!ic pcr scr sicnprc cn
a|un!ancia. ¸Oc nuctc scr4!

In ese dibu|o ¡remonilorio, muchos ven aI Ia¡a Irancisco de
es¡aIdas y a Ia mandalaria argenlina observandoIe con un
gran geslo de sor¡resa.

Ahora bien, aI margen de loda discusión, nadie ¡uede negar
que Ias acliludes de ßergogIio, desde que fue eIegido Ia¡a,
son deI agrado deI gran ¡ubIico, y deI desagrado deI Valicano.
Mas aIIa de cuaIquier ¡osibIe cons¡iración que invoIucre a
Irancisco, esla cIaro que eI acluaI Ia¡a ha desalado amores y
¡asiones denlro de Ia IgIesia. Como ya di|imos, ¡udo haber
sido eIegido ¡or su carisma ¡ara sanear Ia crisis de imagen deI
Valicano, ¡ero, como va Ia cosa, ¡arece que Irancisco se Ies es-
la esca¡ando de Ias manos a quienes, se su¡one, cons¡iraron
¡ara que eI fuera Ia¡a. Si lodo eslo es una ´¡uesla en escena¨,
un ´gran engaño¨ en eI que ¡arlici¡a Irancisco conscienle-
menle, eslamos anle una de Ias menliras me|or urdidas de Ia
hisloria, ¡ues Ia vida de ßergogIio, desde Ios inicios, fue asi:
senciIIa y correcla, generosa y amorosa. TaI vez, en aIgunos
vie|os e¡isodios se moslró muy conservador, ¡ero su vida Ia
hacia en Ia caIIe, en servicio a Ios demas, no soIo en discursos
denlro de una ca¡iIIa en ßuenos Aires.

Y si se lrala de discursos, en su ¡rimera homiIia como Irancis-
co anle Ios cardenaIes, en un Iengua|e senciIIo, aIe|ado de Ia
li¡ica oraloria ¡a¡aI de aIlo conlenido leoIógico, ace¡ló que Ia
IgIesia eslaba en crisis, y que ¡ara su¡erarIa debia regresar aI
camino, ´a Ia esencia deI crislianismo¨. Ademas, deslacó que
1uS
habia que saIir de Ios ¡aIacios y mezcIarse con Ia genle mas
necesilada.

Irancisco renunció aI coche Iu|oso que lrasIadó a Ios uIlimos
¡a¡as. Redu|o su ¡ersonaI de seguridad. In su indumenlaria
manliene su caIzado habiluaI que em¡Ieaba ¡ara recorrer Ios
barrios ¡obres de ßuenos Aires, IIeva un reIo| ¡uIsera ´baralo¨
y hasla susliluyó Ia cruz de oro que uliIizaba ßenediclo XVI
¡or una de ¡Iala "Ia misma que mas larde des¡erlara Ias mas
variadas o¡iniones ¡or su su¡uesla simboIogia masónica". Y,
¡or si lodo eIIo fuera ¡oco, cambió eI siIIón ¡a¡aI de oro ¡or
uno de madera.

Inlre olros cambios en sus ¡rimeros meses como Ia¡a, Iran-
cisco aulorizó Ia canonización de }uan IabIo II "quien, como
mencionamos, enfrenló a Ios |esuilas" y de }uan XXIII, ambos
bealificados en eI año 2000.

II 26 de |unio de 2013 crea una comisión ¡ara invesligar Ia si-
luación económica y |uridica deI ßanco Valicano. Iara Iran-
cisco eI banco era ´necesario hasla cierlo ¡unlo¨, ¡ero ´Ia IgIe-
sia lenia que ser ¡obre y ¡ara Ios ¡obres¨. Tres dias mas larde,
eI 29 de |unio, eI ¡reIado Nunzio Scarano, como ya cilamos
¡aginas alras, fue arreslado |unlo a un miembro de Ios servi-
cios secrelos ilaIianos y un inlermediario financiero, acusados
de inlroducir 26 miIIones de dóIares en efeclivo. Iara dar una
idea, 320 miIIones de euros en cuenlas deI Valicano "cifras
´oficiaIes¨" eslan acluaImenle en invesligación.

II 11 de |uIio, Irancisco ¡resenla una reforma aI Código IenaI
deI Valicano, en eI que li¡ifica Ios deIilos de lrala de ¡ersonas,
¡roslilución, vioIencia sexuaI y ¡ornografia infanliI. Ti¡ificó
1u6
deIilos como eI genocidio, de Iesa humanidad y eI aparinci!.
Ademas casligara a Ios sacerdoles que ¡osean, adquieran o di-
fundan folografias ¡ornograficas con menores. La reforma
a¡Iica ¡ara lodos Ios habilanles deI Valicano, y no sóIo aI cIe-
ro.

La Iisla de cambios en eslos ¡ocos meses es Iarga. Y enlre
eIIos, debemos deslacar que Irancisco, de momenlo, no quiere
vivir en eI a¡arlamenlo ¡onlificio deI lercer ¡iso deI IaIacio
A¡oslóIico y ¡refiere quedarse en una habilación "Ia 201"
de Ia auslera casa de Sanla Marla. ´A||i, Bcrgcg|ic iicnc a su
cquipc pcrscna| !c cccincrcs q ccnirc|a ncjcr su scguri!a!¨ "nos
di|o una fuenle en Roma". AIe|ado de Ios ¡aIacios y Iu|os deI
Valicano, Irancisco lambien aIe|a eI fanlasma de muerle que
¡Ianea sobre eI. ´|n Sania Maria, sc sicnic n4s scgurc¨ "nos
aseguraban". ¿ßergogIio leme ¡or su vida` ¿Cree que ¡uede
ser envenenado` No es un liluIo sensacionaIisla: Irancisco es-
la haciendo reformas en Ia Curia, eI mensa|e de Ia IgIesia, eI
IOR. ¿Hasla adónde Ie de|ara caminar Ia eIile de ¡oder que
conlroIa eI Valicano`

´|cccn pcr ni¨, ¡idio ßergogIio ni bien fue eIegido Ia¡a.









1u7


La revisla norlemericana ´Tinc¨ (edición deI 23 de diciembre de 2013) Ie
dedica su ¡orlada aI Ia¡a Irancisco. In Ia imagen, eI ¡onlifice argenlino Iu-
ce su ¡oIemica cruz de ¡Iala, que ¡ara aIgunos es Ia figura deI ´buen ¡as-
lor¨ y eI ´Is¡irilu Sanlo¨ descendiendo. Iara olros, se lrala de un simboIo
masónico.
1u8



Los ¡aslores de Ialima, Lu-
cia, Irancisco y }acinla, reci-
bieron valicinios de una ´se-
ñora de Iuz¨ que com¡rome-
le eI fuluro de Ia IgIesia.













Una re¡resenlación de Ia enli-
dad que vieron: esle dibu|o se
reaIizó basandose en Ia des-
cri¡ción originaI. ¿Iue Ia Vir-
gen Ia a¡arición deI 13 de ma-
yo de 1917`









1u9

La imagen de Ia Vir-
gen de GuadaIu¡e
ha des¡erlado lodo
li¡o de conlroversias
en Mexico. Las eslre-
IIas que se ven en eI
manlo refIe|an, con
exaclilud, Ia dis¡osi-
ción de Ias consleIa-
ciones eI dia deI mi-
Iagro: eI 12 de di-
ciembre de 1531.


Ricardo GonzaIez conlem¡Ia Ia figura de ´Tonanlzin¨ en eI Museo An-
lro¡oIógico de Mexico (Iolo: SoI SanfeIice). Isa ´diosa¨ ya era adorada
¡or Ios nalivos en eI cerro deI Te¡eyac sigIos anles de Ias a¡ariciones de
GuadaIu¡e.
11u



II Ia¡a }uan XXIII habria lenido
un encuenlro cercano con seres
de olros mundos. Iero es un se-
crelo muy bien guardado ¡or eI
Valicano. Monseñor Corrado
ßaIducci (1923-2008), miembro
de Ia Curia y amigo ¡ersonaI deI
Ia¡a }uan IabIo II, afirmó que
esa ex¡eriencia habia ocurrido.




Arriba: eI ufóIogo aIeman MichaeI Hesemann, Monseñor ßaIducci y Roberlo
ViIIamiI, duranle un congreso sobre eI fenómeno ovni en San Marino. (Iolo:
Roberlo Iinolli).
111

II Iadre |esuila }ose GabrieI Iunes, Direclor deI Observalorio deI Valicano.
Afirmó que Ia exislencia de Ios exlralerreslres no cuesliona Ia fe en Crislo, y
que esos seres serian nueslros hermanos.




II Gran TeIesco-
¡io ßinocuIar o
´Iroyeclo Luci-
fer¨, en eI que
eslan ¡arlici¡an-
do aslrónomos
|esuilas deI Vali-
cano.

Se haIIa en Mon-
le Graham, Ari-
zona.





112


ßen|amin SoIari Iarravicini, en una
folografia inedila, lomada en Ia ciu-
dad alIanlica de Mar deI IIala, en
1956. La niña que sosliene en su bra-
zo es su sobrina niela, MarceIa Io-
desla Cosla, con quien nos reunimos
¡ara habIar de Ia vida de ´IeIón¨,
quien, segus sus recuerdos, mas aIIa
de sus ´habiIidades ¡siquicas¨, era
un hombre normaI, sensibIe y cari-
ñoso.






Arriba, Ios aulores con Ia señora Iodesla Cosla, en su de¡arlamenlo en eI
cenlro de Ia ciudad de ßuenos Aires. Iolo: SoI SanfeIice.
11S





Iscrilos inedilos de SoIari Iarravicini a su sobrina niela, MarceIa Iodesla
Cosla, en donde se ¡uede a¡reciar su ¡rofunda sensibiIidad humana. II lex-
lo, a nueslro |uicio, es olra ´¡rofecia¨ en si misma, que demueslra Ia im¡or-
lancia deI vincuIo enlre ´IeIón¨ y MarceIa.
114


Arriba, Ia enlrada de Ia milica ´Casona¨ de Vicenle Ló¡ez (zona norle de
ßuenos Aires) en donde Iarravicini ¡asó su infancia y ´des¡erló¨ su co-
municación con eI ´mundo invisibIe¨. II ¡redio, com¡rado a inicios deI si-
gIo ¡asado, lenia en su origen 40 heclareas sobre barrancas que enfrenlaban
eI Rio de Ia IIala, muy cerca de Ia acluaI quinla ¡residenciaI.




AI Iado: ßen|amin So-
Iari Iarravicini. A ´Ie-
Ión¨ Ie encanlaba ¡in-
lar ¡aisa|es de cam¡o,
figuras ´abslraclas¨, y
¡ayasos.
11S

Arriba, Ia ¡inlura de un ¡ayaso, reaIizada ¡or SoIari Iarravicini. II cuadro
¡erlenece acluaImenle a Ia famiIia ßenilo GonzaIez. Lo curioso es que en Ia
¡arle ¡oslerior deI cuadro a¡arece olra ¡inlura con un ¡alrón geomelrico
que ¡odria ser un mensa|e cifrado deI ´Noslradamus argenlino¨ (laI y como
Io ´baulizara¨ eI invesligador y escrilor Iabio Zer¡a).






Ricardo GonzaIez con
Iabio Zer¡a.

Iolo: SoI SanfeIice.
116


Arriba, Ia ¡iramide que mandó conslruir Iedro Romaniuk (en eI recuadro)
en Ias inslaIaciones de su Iundación, en Ias afueras de ßuenos Aires. Denlro
de esa conslrucción, acluaImenle, se hacen lraba|os y ex¡erimenlos ¡siqui-
cos. Romaniuk era inlimo amigo de Iarravicini y fue de¡osilario de una
gran canlidad de sus ¡sicografias. Se dice que luvo mas de una enlrevisla
con ßergogIio, en donde eI ufóIogo Ie anlici¡ó que seria Ia¡a basandose en
Ias ¡sicografias de Iarravicini.




Los aulores con eI
ingeniero Ruben ßo-
nelli, acluaI direclor
deI cenlro que fun-
dara Romaniuk.

Iolo: SoI SanfeIice.
117


Arriba, una exlraordinaria ¡sicografia inedila de SoIari Iarravicini (cedida
amabIemenle ¡or eI ¡eriodisla e invesligador argenlino Iernando Diz). II
dibu|o ¡remonilorio fue canaIizado en eI año 1973, y en eI mismo se ¡uede
a¡reciar una figura reIigiosa, que recuerda Ia lunica ¡a¡aI, con Ia Ieyenda:
´I|cga qa c| ncn|rc gris¨. ¿Que quiso decir Iarravicini` ¿La ¡rofecia deI
´Hombre Gris¨ esla coneclada con eI Ia¡a Irancisco` ¿Que significa esa es-
lreIIa de seis ¡unlas que recuerda, ¡or su forma, eI simboIo masónico de Ia
escuadra y eI com¡as` ¿Ior que liene cIavado un cuchiIIo en Ia es¡aIda co-
mo señaI de ´lraición¨` ¿Cómo inler¡relar Ias caras que acom¡añan Ia fi-
gura` ¿Ior que esla de ¡ie sobre una ¡Ialaforma que a¡Iasla Ia cabeza de
lres ser¡ienles`

118


La Cruz OrIada

´Ia nucta |c iransjcrnar4 a |a citi|izacicn !csccna. Ia Cruz Or|a!a !ar4
|c¨, canaIizó Iarravicini en 1972. Se dice que esa ´Cruz OrIada¨ Ie
fue reveIada una noche como simboIo deI Nuevo Tiem¡o y, laI vez,
eslandarle mislico deI ´Hombre Gris¨. Is simiIar a Ia Cruz Griega
(aI lener Ios dos brazos iguaIes), figura que haIIamos en casi lodas
Ias cuIluras ¡recrislianas como un signo sagrado. Tambien se Ia en-
cuenlra en olras civiIizaciones deI mundo anliguo, desde Igi¡lo a
Mexico y Ieru. Is, ¡ues, un simboIo universaI. De acuerdo a Sigurd
Von Wurmb (amigo inlimo de Iarravicini) esla ¡arlicuIar cruz ´ca-
naIizada¨ debe su nombre aI circuIo de orIas que Ia rodea. Ise cir-
cuIo re¡resenla aI Universo, que gira y es infinilo. Iara Iarravicini,
esla cruz era, ademas, un simboIo de ¡rolección.

Segun Von Wurmb, cuando eI ´guia es¡iriluaI¨ de Iarravicini dicló
eI dibu|o de Ia Cruz OrIada, lenia en menle Ia Cruz ßizanlina, que en
Ia heraIdica Ia IIaman ´Cruz Iale¨. Isa cruz es Ia que IIevan en su
¡aIio lodos Ios ¡a¡as. ¿La Cruz OrIada idenlifica aI ´Hombre Gris¨`


119
CAIITULO VIII
_____________________

¿II Ia¡a deI cambio`









ResuIla inquielanle que Ias ¡rofecias deI arzobis¡o calóIico de
IrIanda, MaIaquias de Armagh (1094-1148), ¡uedan eslar aIu-
diendo aI finaI de Ia IgIesia CalóIica. Su figura resaIla en eslos
liem¡os ya que, de acuerdo a sus ¡redicciones, eslariamos vi-
viendo eI ¡onlificado deI ´uIlimo Ia¡a¨: Irancisco. Aunque
Ios esce¡licos miran con indiferencia sus valicinios "argu-
menlan que esas ¡rofecias no fueron escrilas ¡or eI mon|e ir-
Iandes, a ¡esar de que MaIaquias lenia ¡resligio como ´viden-
le¨", hay que resaIlar que su mensa|e sobre eI ´uIlimo Ia¡a¨
se conecla con Ias adverlencias de Iarravicini y con Ios men-
sa|es cri¡licos de Noslradamus. Mensa|es que habIan de Ia
inevilabIe crisis y caida deI Valicano. Veamos eI enigma a con-
linuación.

';4;B6Q;E K /R1:28 14 -8F;?83

MaIaquias lenia eI don de Ia ¡rofecia, laI y como se menciona
en su ´Brctiaric¨. No en vano, conciló Ia alención de im¡or-
12u
lanles ¡ersona|es de su liem¡o. Su ¡oIemica Iisla de Ios Ia¡as
"en donde menciona a Ios ¡onlifices de Ia IgIesia, uno a uno,
ba|o dislinlas denominaciones" sera su obra mas esludiada y
disculida. De acuerdo a varios invesligadores, esa ´Iisla¨ se ha
venido cum¡Iiendo, y aIude a un finaI de Ia IgIesia CalóIica laI
y como Ia conocemos. Iero, ¿cómo surgieron eslas ¡rofecias`

Se ¡iensa que eI mon|e irIandes em¡ezó a recibir mensa|es y
¡rofecias duranle un via|e que reaIizó a Roma en 1139. In ese
lrayeclo recorrió Iscocia, IngIalerra y Irancia, siluación que
a¡rovechó ¡ara visilar a su inlimo amigo: ßernardo de CIara-
vaI, un ¡ersona|e cIave en Ia inlrincada hisloria de Ios cabaIIe-
ros Tem¡Iarios. Un hecho reaImenle curioso, ¡ues se sabe
deI gran saber esolerico de Ia ¡erseguida Orden deI Tem¡Ie.
¿Iue asi cómo MaIaquias descubrió su ´don¨` IinaImenle, en
Roma, MaIaquias sera nombrado Iegado de IrIanda.

Asi, regresando de ese via|e, via CIairvaux, se cuenla que se Ie
sumaron cinco mon|es ¡ara fundar en IrIanda, en 1142, Ia gran
abadia de MeIIifonl. In un segundo via|e a Roma, eI mon|e ir-
Iandes enfermó, y murió en Ios brazos de su querido San Ver-
nardo. Ira eI 2 de noviembre de 1148. In 1199, fue canonizado
¡or eI Ia¡a CIemenle III.

Inlre Ias ¡rofecias mas im¡orlanles de San MaIaquias, ¡odria-
mos observar Ias siguienles:

Sc|rc su prcpia nucric

Segun nos reIala eI ¡ro¡io San ßernardo, San MaIaquias anun-
ció eI dia exaclo de su muerle ¡ara eI 2 de noviembre de 1148,
121
hecho que ocurrió cuando se haIIaba con eI en Ia abadia de
CIairvaux.

Sc|rc |r|an!a

San MaIaquias anunció que IrIanda seria o¡rimida y ¡ersegui-
da ¡or IngIalerra, lrayendoIe caIamidades ¡or siele sigIos, ¡e--
ro que ¡reservaria Ia fideIidad a Dios y a su IgIesia en medio
de lodas sus ¡ruebas. AI finaI de ese ¡eriodo seria Iiberada, y
sus o¡resores serian enlonces casligados. Asi, IrIanda calóIica
sera inslrumenlo en eI regreso de IngIalerra a Ia fe. Aunque
lodo eslo se cum¡Iió, se dice que esla ¡rofecia fue co¡iada de
un anliguo manuscrilo de Ia Abadia de CIairvaux y conlada
¡or eI aI marlir sucesor de OIiver IIunkell.

Sc|rc |cs Papas

Como deciamos, se lrala de Ia mas famosa ¡rofecia alribuida a
San MaIaquias. Isla com¡uesla de ´Iemas¨ ¡ara cada uno de
Ios uIlimos 112 Ia¡as, desde CeIeslino II, eIegido en eI año
1130, hasla eI ´fin deI mundo¨.

No hace faIla que veamos aqui Ia Iisla com¡Iela. ßaslara con
observar Ios uIlimos 12 ¡a¡as ¡ara com¡render Ia ¡rofecia,
que dala deI SigIo XII:

101. ´Cruz !c Crucc¨ (Cruz de Cruz). Iio IX, 1846-1878
102. ´Iuncn in cac|c¨ (Luz en eI cieIo). León XIII, 1878-1903.
103. ´|gnis ar!cns¨ (Iuego Ardienle). Iio X, 1903-1914.
104. ´|c|igic Ocpcpu|aia¨ (ReIigión devaslada) ßenediclo XV,
1914-1922
105. ´|i!cs inircpi!a¨ (La fe inlre¡ida). Iio XI, 1922-1939
122
106. ´Pasicr angc|icus¨ (Iaslor angeIico). Iio XII, 1939-1958
107. ´Pasicr q nauia¨ (Iaslor y naveganle). }uan XXIII, 1958-
1963
Nola: }uan XXIII fue CardenaI de Venecia, ciudad de navegan-
les. Condu|o Ia IgIesia aI ConciIio Valicano II.
108. ´||cs j|crun¨ (IIor de Ias fIores). IabIo VI, 1963-1978.
Nola: Su escudo conliene Ia fIor de Iis, Ia ´fIor de Ias fIores¨.

109. ´Oc nc!iaiaic |unac¨ (De Ia media Iuna). }uan IabIo I,
1978-1978.
Nola: Su nombre era ´A||inc Iuciani¨ (Iuz bIanca). Nació en Ia
diócesis de ßeIIuno, nombre que viene deI Ialin ´beIIa Iuna¨.
Iue eIegido eI 26 de agoslo deI 1978. Curiosamenle, Ia noche
deI 25 aI 26 Ia Iuna eslaba en ´media Iuna¨. Y murió lras un
ecIi¡se Iunar. Tambien su nacimienlo, su ordenación sacerdo-
laI y e¡isco¡aI, se dieron en noches de media Iuna.

110. ´Oc |a|crc sc|is¨. (De Ia faliga o lraba|o deI SoI). }uan IabIo
II, 1978-2005
Nola: Ademas de que en Ios dias de su nacimienlo y muerle
hubo ecIi¡ses soIares, }uan IabIo II fue eI ´Ia¡a via|ero¨, es-
landarle de una Iabor lremenda y soslenida hasla eI dia de su
muerle.

111. ´G|cria O|itac¨ (La GIoria deI oIivo). ßenediclo XVI, 2005-
2013.
Nola: Ralzinger loma su nombre ¡or San ßenilo y ßenediclo
XV. Los ßenediclinos luvieron una rama IIamada Ios ´oIivela-
nos¨.

112. ´Pcirus |cnanus¨ (Iedro Romano): ¿Irancisco`
12S
Sobre eI, se dice que en su reinado ocurrira eI finaI de Ia IgIe-
sia CalóIica "olros Io inler¡relan como eI ´fin deI mundo¨"
en medio de un confIiclo beIico, como si se lralara de Ia ¡oIe-
mica visión de Ia ´lercera ¡rofecia¨ de Ialima que diera a co-
nocer eI Valicano "sesgadamenle, desde Iuego" en eI año
2000:

´.Y vimos en una inmensa Iuz que es Dios: aIgo seme|anle a
como se ven Ias ¡ersonas en un es¡e|o cuando ¡asan anle eI a
un Obis¡o veslido de ßIanco, hemos lenido eI ¡resenlimienlo
de que fuera eI Sanlo Iadre. Tambien a olros Obis¡os, sacer-
doles, reIigiosos y reIigiosas subir una monlaña em¡inada, en
cuya cumbre habia una gran Cruz de maderos loscos como si
fueran de aIcornoque con Ia corleza, eI Sanlo Iadre, anles de
IIegar a eIIa, alravesó una gran ciudad medio en ruinas y me-
dio lembIoroso con ¡aso vaciIanle, a¡esadumbrado de doIor y
¡ena, rezando ¡or Ias aImas de Ios cadaveres que enconlraba
¡or eI camino, IIegado a Ia cima deI monle, ¡oslrado de rodi-
IIas a Ios ¡ies de Ia gran Cruz fue muerlo ¡or un gru¡o de soI-
dados que Ie dis¡araron varios liros de arma de fuego y fIe-
chas, y deI mismo modo murieron unos lras olros Ios Obis¡os
sacerdoles, reIigiosos y reIigiosas y diversas ¡ersonas segIares,
hombres y mu|eres de diversas cIases y ¡osiciones.¨


Iara muchos, eslo habIa cIaramenle deI fin de Ia IgIesia CalóIi-
ca. No obslanle, eI lraduclor de esla visión, eI enlonces carde-
naI }ose¡h Ralzinger, señaIó que eI mensa|e de Ialima "cono-
cido como eI ´Tercer Secrelo¨ " no se referia a un fin de Ia
IgIesia, sino a ´Ia hisloria de Ia IgIesia¨. Segun Ralzinger, eI
Sumo Ionlifice que a¡arece en Ia visión re¡resenla aI caloIicis-
mo, y Ios muerlos y Ia deslrucción habIarian deI ´marlirio de
124
Ios crislianos a Io Iargo de su hisloria¨. Una ´ex¡Iicación¨, a
nueslro |uicio, a¡urada y ¡oco creibIe.

Lo cierlo es que, como ya vimos, eI Valicano ha lenido "y lie-
ne" un ¡a¡eI oscuro en Ia hisloria que Io coIoca en medio de
Ias mas lerribIes ¡rofecias. Su ´curricuIum¨ es devaslador: su
¡a¡eI en Ias sangrienlas cruzadas, Ia infame Inquisición "con
Ia ¡ersecución y ´quema¨ de Ios Calaros", su cercania y ayu-
da a HilIer y MussoIini duranle Ia Segunda Guerra MundiaI,
Ia sos¡echosa muerle de }uan IabIo I, o Ios recienles escanda-
Ios deI ´ßanco de Dios¨, son sóIo aIgunos e|em¡Ios que Io
¡inla de cuer¡o enlero y Io aIe|a deI aulenlico mensa|e de }e-
sus.

AI ¡arecer, eI ´finaI¨ de Ia IgIesia, aI menos laI y como Ia cono-
cemos, se haIIa cerca. San MaIaquias anuncia su coIa¡so du-
ranle eI reinado de ´Iedro eI Romano¨, eI uIlimo Ia¡a de su
´Iisla¨. Is decir, Irancisco. II mensa|e deI mon|e irIandes que
acom¡aña aI uIlimo Ia¡a "mensa|e que, a nueslro |uicio,
guarda reIación con Ia visión de Ialima" dice lexluaImenle:

In Ialin:

´|n pcrsccuiicnc cxircna S.|.|. sc!c|ii. Pcirus |cnanus, qui pas-
cci cucs in nu|iis iri|u|aiicni|us. qui|us iransaciis ciuiias scpii-
cc||is !iruciur, c ju!cx ircnc!us iu!ica|ii pcpu|un suun.´
|inis.

In casleIIano:

´Ouranic |a pcrsccucicn jina| !c |a Sania |g|csia !c |cna rcinar4
Pc!rc c| |cnanc, quicn apaccniar4 a su rc|añc cnirc nucnas iri|u-
12S
|acicncs, iras |c cua|, |a ciu!a! !c |as sicic cc|inas scr4 !csirui!a q c|
jucz Tcrri||c juzgar4 a| puc||c.´
|in.

La ciudad de Ias ´siele coIinas¨ invoIucra Roma y eI Valicano.
La ¡rofecia señaIa esa zona deI mundo y describe aI uIlimo
Ia¡a de Ia Iisla como un hombre que ´a¡acenlara a su re-
baño¨: exaclamenle eI dislinlivo de Ia Iabor que ha venido ha-
ciendo ßergogIio desde anles de ser eIegido Ia¡a. De hecho,
manliene ese ¡erfiI que Ie ha gran|eado una gran ace¡lación
mundiaI. ¿Iero cuando sobrevendra Ia ´lribuIación¨` ¿Tiene
que ver, como su¡onemos, con eI mensa|e de Ialima` ¿Una
guerra que afeclara Ia seguridad de Ia Sanla Sede y obIigara aI
Ia¡a a huir de Roma` ¿Ocurrira duranle eI ¡a¡ado de Irancis-
co` ¿O sucedera des¡ues` Ya enlraremos en eI asunlo de Ias
a¡ariciones marianas. Ior Io ¡ronlo, veamos que dice Noslra-
damus sobre esle lema.


$8E72;:;F6E K 4; <;Q:; :1 4; %G41E=;

´Pcr c| pc!cr !c |cs ircs |cqcs icnpcra|cs,
A circ |ugar scr4 iransjcri!a |a Sania Sc!c,
Ocn!c |a susiancia !c| cspiriiu ccrpcrcc,
Scr4 rcpucsia q rcci|i!a pcr tcr!a!cra sc!c´.

Cuarlela novenla y nueve, Cenluria VIII


¿Un cambio de em¡Iazamienlo deI Valicano` ¿Cómo ¡udo
´ver¨ esla increibIe siluación Noslradamus`

126
Hoy en dia ¡ocos escrilores se alreven a cilar aI visionario
frances de origen |udio MicheI de Nolredame, conocido mun-
diaImenle como ´Noslradamus¨. La razón es eI descredilo en
que ha caido viclima de sus ocurrenles invesligadores. No
¡relendemos aqui abogar ¡or sus ¡rofecias, ¡ero si señaIar
que mucho de Io que se ha dicho sobre sus valicinios es mas
cosecha de escrilores y documenlaIes de TV que de Ios ¡ro-
¡ios escrilos deI erudilo. ¿Irudilo` ¿Acaso no era un aslróIogo
aficionado que encerrado en un cuarlo oscuro con su boIa de
crislaI ´adivinaba¨ eI fuluro`

Noslradamus nació en Sain Remy, en eI sur de Irancia, eI 14
de diciembre de 1503. A Ia edad de 15 años, MicheI ingresó a
Ia Universidad de Avignon de Irancia ¡ara esludiar eI bachi-
IIeralo. Duranle un año, Iogró acredilar eI Tritiun "unión
exislenle en Ia e¡oca medievaI de lres malerias: gramalica, re-
lórica y Iógica", liem¡o lras eI cuaI se vio en Ia necesidad de
buscar una nueva inslilución donde conlinuar sus esludios a
causa de Ia cIausura de Avignon ¡or Ia e¡idemia de ¡esle ne-
gra, ¡ersislenle duranle esa e¡oca. Años des¡ues, ingresó a Ia
Universidad de Monl¡eIIier ¡ara esludiar Medicina, lermi-
nando Ia carrera en 1525.

Se sabe que Ia a¡arición de Ia ¡esle bubónica Ie em¡u|ó a via-
|ar ¡or loda Irancia ¡ara asislir a Ios enfermos, y se dice que
en ese via|e conoció a hombres connolados en eI cam¡o de Ia
medicina, Ia aIquimia e incIuso mislicos renacenlislas que se
haIIaban en Ia cIandeslinidad. Des¡ues de haber e|ercido Ia
medicina duranle cualro años en aqueIIas regiones, Ie ¡areció
o¡orluno voIver a Monl¡eIIier ¡ara conseguir eI doclorado en
medicina, que obluvo aI ¡oco liem¡o con Ia admiración y eI
a¡Iauso de lodos. Noslradamus lenia una menle cienlifica.
127
In ese ¡eriodo se casó con una |oven de Ia aIla sociedad, de Ia
que luvo dos hi|os, un niño y una niña. Iero debido a Ia ¡esle,
murieron Ios lres y Noslradamus lomó Ia decisión de inslaIar-
se definilivamenle en Irovenza, su lierra nalaI. Quiza afIigido
¡or eI sufrimienlo deI ser humano, Ia enfermedad y Ia muerle
que vio de cerca, sumado lodo eIIo a Ios conocimienlos que
adquirió recorriendo loda Irancia, Noslradamus des¡erló aI-
guna ´facuIlad¨ ¡ara anlici¡ar Io que Ie de¡araba a Ia
humanidad. Iero lambien se sabe que fue un iniciado rosa-
cruz y aIquimisla. TaI vez eIIo Ie ¡ermilió acceder a vie|os ma-
nuscrilos que Io encaminaron a ´inferir eI fuluro¨.

Como fuese, hasla nueslros dias han ¡erdurado sus ceIebres
Ccniurias: Ia sinlesis de sus su¡ueslas visiones deI fuluro. Las
em¡ezó a escribir desde eI año 1555, y se Ias conoce como
´cenlurias¨ ¡ueslo que cada Iibro conlenia exaclamenle cien
de eslas breves combinaciones melricas de cualro versos. Ior
sus acierlos, ganó eI reconocimienlo de erudilos, hombres de
ciencia y reyes. Murió eI 2 de |uIio de 1566, laI como eI mismo
Io habia señaIado. Y Ie de|ó una carla a su hi|o Cesar "de sus
segundas nu¡cias" advirliendoIe que lodo Io que habia ´vis-
lo¨ sobre eI fuluro, si eI ser humano se Io ¡ro¡onia, Io ¡odia
cambiar.

In Ia Cenluria IX, en Ia novenla y nueve cuarlela, Noslra-
damus dice:

Vicnic Aqui|cn nar4 pariir |a sc!c,
Pcr nurcs ccnar ccnizas, ca| q pc|tc.
Pcr ||utia |ucgc quc |cs causar4 n4s !añc,
Ú|iinc scccrrc ||cgar !cs!c su jrcnicra

128
¿Que cIase de caIamidad se cierne sobre eI Valicano` La exlra-
ña ¡redicción de Noslradamus insisle en que se abandonara Ia
Sanla Sede. Sugiere deslrucción aI mencionar que ´¡or muros
echar cenizas¨, y añade una ¡osibIe descri¡ción de ´bombar-
deo¨ aI senlenciar ´¡or IIuvia que Ies causara mas daño¨ "¡a-
ra olros invesligadores, Noslradamus em¡Iea Ia ¡aIabra ´IIu-
via¨ ¡ara referirse, lambien, a una ´revoIución¨". IinaImen-
le, habIa de una ayuda o socorro que IIegara desde Ia fronle-
ra.

Isle ¡roceso de caida, como ya vimos, em¡ezó a acenluarse
con eI ¡a¡ado de ßenediclo XVI. Noslradamus dedica una
cuarlela "Ia cuarenla y dos de Ia Cenluria V" a ese lema:

Ocspucs !c |a sc!c nanicni!a !iccisicic añcs,
Cincc can|iar4n cn ia| gira!c icrninc,
Iucgc scr4 c|cgi!c !c| nisnc iicnpc,
Quicn !c |cs rcnancs nc csi4 nuq ccnjcrnc.

La ¡recisión, congeIa Ia sangre. Recordemos: eI 10 de febrero
de 1939 muere Iio XI, des¡ues de diecisiele años exaclos de
conducir a Ia IgIesia CalóIica... Des¡ues de ese Ia¡a, laI y co-
mo Noslradamus ¡rofeliza, vendran cinco ¡a¡as mas, y dice
deI uIlimo de eIIos que ´Ios romanos no eslaran conlenlos con
eI¨. Con ese Ia¡a em¡ieza eI ´quiebre¨.

Isa cuarlela es cIave: Noslradamus escribe que Iuego de Iio
XI, cinco Ia¡as se sucederan en ´eI mismo lermino¨. Se refiere
a un ¡eriodo de liem¡o simiIar aI de Iio XI, es decir, inferior a
20 años de ¡a¡ado. Y, efeclivamenle, Iio XII, eI sucesor, go-
bernara de 1939 a 1958, }uan XXIII, eI segundo de Ios cinco ¡a-
¡as que aIude Ia cuarlela, desde 1958 a 1963, IabIo VI sera eI
129
lercero, soberano deI Valicano enlre 1963 y 1978, }uan IabIo I,
eI cuarlo, sóIo eslara 33 dias en eI ´lrono de Iedro¨ debido a
una muerle sos¡echosa que ya mencionamos, y }uan IabIo II,
eI quinlo, regira Ia IgIesia desde oclubre de 1978 hasla Ia fecha
de su muerle, eI 2 de abriI de 2005. II ¡a¡a deI ´quiebre¨ seria
ßenediclo XVI. Ya vimos ¡aginas alras que Ia ´bomba¨ de
escandaIos en eI Valicano Ie eslaIIó a eI en Ias manos, obIi-
gandoIe a renunciar. Irancisco heredó esle escenario danlesco
y se sumerge en medio de olras ¡rofecias que Io mencionan
como ´eI uIlimo Ia¡a¨.

Hay olras cuarlelas de Noslradamus que aIuden a Ia IgIesia.
Iero no son lan cIaras y ¡ueden ser inler¡reladas de cuaIquier
forma. II medico y esolerico frances Ias escribió asi, cri¡licas y
enrevesadas ¡ara no ser ¡erseguido en una Iuro¡a deI sigIo
XVI que era vioIenla e inloIeranle. Y hoy, cienlos de años mas
larde, lenemos hirviendo Ia cabeza ¡ara enlender Io que quiso
lransmilir. Lo ¡oco que se ha ¡odido ´¡asar en Iim¡io¨ de sus
¡redicciones es que eI Valicano liene Ios dias conlados.

Aqui debemos mencionar que en diferenles medios circuIó Ia
¡rofecia de un ´Ia¡a negro¨ que encarnaria ese finaI de Ia
IgIesia. La ¡rofecia se alribuyó a San MaIaquias. Olros se Ia
enca|aron aI ¡ro¡io Noslradamus. Iero ninguno de Ios dos ha-
bIó sobre un ´Ia¡a negro¨. Is una ´Ieyenda¨ sin suslenlo. Sin
embargo, Ia hisloria ¡egó fuerle y se di|o que ßergogIio cum-
¡Iia Ia ¡rofecia ¡or ser |esuila: Ios mon|es de Ia Com¡añia de
}esus se veslian de negro.

Tambien se difundió una cuarlela ´a¡ócrifa¨ de Noslradamus
que habIaba de Ias ´invasiones de un Rey Negro¨. Iero no se
ha ¡odido com¡robar su aulenlicidad. Como fuese, eI lexlo
1Su
habIa de un rey, no de un Ia¡a. In ese senlido cuadra mas Ia
figura deI ¡residenle norleamericano ßarack Obama "y sus
cam¡añas miIilares ¡or lodo eI mundo" que Ia figura de
Irancisco. ´A| principic na|r4n cnjcrnc!a!cs ncria|cs ccnc a!tcr-
icncia, |ucgc na|r4n p|agas, ncrir4n nucncs anina|cs, na|r4n ca-
i4sircjcs, can|ics c|in4iiccs, q jina|ncnic cnpczar4n |as gucrras c
intasicncs !c| rcq ncgrc¨, decia eI lexlo su¡ueslamenle escrilo
¡or Noslradamus.

¿Que ¡asara en Ia Sanla Sede` ¿CuaI sera eI deslino deI ´uI-
limo Ia¡a¨` ¿Huira ¡or un guerra` ¿II Valicano sera alacado`
¿II ´uIlimo Ia¡a¨ corre ¡eIigro`

Aparcccr4 nacia c| Scpicniricn,
Nc |cjcs !c C4nccr, |a csirc||a !c ca|c||cra,
Susa, Sicna, Bcccia, |rciricn,
Mcrir4 !c |cna gran!c, |a nccnc !csaparcci!a.
Cenluria VI, sexla cuarlela.

¿Una señaI en eI cieIo` ¿II arribo de un comela` ¿Que quiso
decir Noslradamus`


+72;E 92851<Q;E E8C21 14 5=?;4 :14 0;7=<;?8

Hay olras ¡redicciones que locan en Io ¡rofundo a Ia IgIesia.
Veamos a conlinuación aIgunas de eIIas:

San |ranciscc !c Asis: ´Habra un Ia¡a eIeclo no canónicamenle
que causara un gran cisma. Se ¡redicaran diversas formas de
¡ensar que causaran que muchos duden, aun aqueIIos en Ias
dislinlas órdenes reIigiosas, hasla eslar de acuerdo con aque-
1S1
IIos here|es que causaran que mi IgIesia se divida. Inlonces
habra laIes disensiones y ¡ersecuciones a niveI universaI que
si esos dias no se acorlaran, aun Ios eIegidos se ¡erderian¨.

juan !c Viiigucrc, cn c| Sig|c X|||: ´Cuando eI mundo se encuen-
lre ¡erlurbado, eI Ia¡a cambiara de residencia¨.

juan !c |ccaparii!a, un sig|c !cspucs: ´AI acercarse eI Iin de Ios
Tiem¡os, eI Ia¡a y sus cardenaIes habran de huir de Roma en
lragicas consecuencias hacia un Iugar donde ¡ermaneceran
sin ser reconocidos.¨.

Nicc|as !c ||un, cn c| sig|c XV: ´II Ia¡a con sus cardenaIes len-
dra que huir de Roma en siluación caIamilosa a un Iugar don-
de seran desconocidos¨.

|| tcncra||c Baric|cnc Hc|znauscr, jun!a!cr !c |as sccic!a!cs !c
c|crigcs sccu|arcs cn c| Sig|c XV|||. ´Dios ¡ermilira un gran maI
conlra su IgIesia: vendran subila e ines¡eradamenle irrum-
¡iendo mienlras obis¡os y sacerdoles eslen durmiendo. Inlra-
ran en IlaIia y devaslaran Roma, quemaran igIesias y deslrui-
ran lodo".

Ias pa|a|ras !c |a Virgcn, rctc|a!as cn Ia Sa|ciic a Mc|ania: ´Roma
¡erdera Ia fe, y se converlira en Ia sede deI Anlicrislo¨.

Ia |caia Ana Caia|ina |nncrick, rc|igicsa agusiina, cn 1820. ´Vi
una fuerle o¡osición enlre dos Ia¡as, y vi cuan funeslas seran
Ias consecuencias de Ia faIsa igIesia, vi que Ia IgIesia de Iedro
sera socavada ¡or eI ¡Ian de una secla. Cuando esle cerca eI
reino deI Anlicrislo, a¡arecera una reIigión faIsa que eslara
1S2
conlra Ia unidad de Dios y de su IgIesia. Islo causara eI cisma
mas grande que se haya vislo en eI mundo¨.

Papa San Pic X: ´He lenido una visión lerribIe: no se si sere yo
o uno de mis sucesores, ¡ero vi a un Ia¡a huyendo de Roma
enlre Ios cadaveres de sus hermanos. II se refugiara de incóg-
nilo en aIguna ¡arle.¨.

Ias rctc|acicncs !c |a Virgcn cn Gara|an!a|: ´II Ia¡a no ¡odra
eslar en Roma, se Ie ¡erseguira y lendra que esconderse¨.

Las simiIiludes de eslas ¡rofecias con Ias ¡redicciones de San
MaIaquias y Noslradamus son inquielanles. Se insisle en un
aconlecimienlo lerribIe en Roma. II Ia¡a obIigado a huir "o
anles asesinado", y, como ya ex¡usimos, Ia exislencia de una
secla oscura denlro de Ia Sanla Sede. Hay que eslar ciego ¡ara
no hiIar lodo eslo.

In medio de esos valicinios resaIla eI mensa|e de GarabandaI.
Las adverlencias de Ias a¡ariciones marianas lambien goI¡ean
aI Valicano. Isas a¡ariciones y sus ´comunicados¨ es un lema
lan IIeno de mislerio y conlroversias, que Ie dedicaremos eI si-
guienle ca¡iluIo. La ´virgen¨ "o eI ser que se manifesló en
Ialima o GarabandaI" habIa de Ios uIlimos ¡a¡as y de ese le-
mido ´IinaI de Ios Tiem¡os¨.







1SS
CAIITULO IX
_______________________________

Las a¡ariciones marianas









Isle es un lema no menos conlroverlido: ¿Ia madre de }esus,
desde ´aIgun Iugar¨, se ´manifiesla¨ ¡ara enlregar mensa|es
que anlici¡an sucesos en Ia Tierra` ¿Is una ´mani¡uIación¨ de
Ia IgIesia` ¿Nos haIIamos anle un fenómeno aulenlico, aunque
no se lrale, reaImenle, de Ia ´Virgen¨` In menudo Iaberinlo
lendremos que adenlrarnos ¡orque, si ¡arle de esas a¡aricio-
nes son genuinas, sus mensa|es deben ser escuchados. Mensa-
|es que locan en Io inlimo eI fuluro de Ia IgIesia. Mensa|es que,
como veremos aI finaI de esle Iibro, guardan reIación con Ias
¡sicografias ¡remonilorias de ßen|amin SoIari Iarravicini.


"4 F=E712=8 :1 &6;:;4691

La ¡rimera a¡arición mariana se alribuye aI IiIar de Zaragoza.
La manifeslación habria ocurrido aIIi en eI año 40 des¡ues de
Crislo.
1S4
La lradición calóIica señaIa que Ia Virgen se ¡resenló aI a¡os-
loI Sanliago, en esa región de Aragón, ¡ara im¡uIsar Ia ¡redi-
ca en His¡ania. Se dice que Maria se habria manifeslado ´en
carne morlaI¨ sobre una coIumna "eI mencionado ´IiIar¨"
y, a ¡arlir de esa creencia, se habIa de una ca¡iIIa mandada a
conslruir ¡or Ia ¡ro¡ia ´a¡arición¨ ¡ara aIo|ar Ia coIumna que
´de|ó en leslimonio de su venida¨. La obra habria sido e|ecu-
lada ¡or Sanliago y Ios siele ¡rimeros converlidos de Ia ciu-
dad deI Ibro. Aunque nunca se haIIó vesligio arqueoIógico de
esa ¡rimera ca¡iIIa, si se conslaló Ia exislencia de una igIesia
en Saraqusla, Ia ´madre de Ias igIesias de Ia ciudad¨, dedicada
a Maria en eI sigIo IX, y em¡Iazada en eI mismo Iugar donde
acluaImenle se erige Ia ßasiIica. Como haya sido, miIes de ¡e-
regrinos visilan cada año Ia ßasiIica de Zaragoza ¡ara besar eI
IiIar y ex¡resar su devoción a Maria y Ia hisloria ´sobrenalu-
raI¨ deI ¡iIar.

Y no es eI unico caso en donde una a¡arición de|a un ´ob|elo
de devoción¨.

Denlro de Ias numerosas a¡ariciones re¡orladas a Ia IgIesia
"eI Valicano reconoce soIo una ¡equeña fracción de Ias mas
de 20.000 que han sido nolificadas" resaIla eI e¡isodio deI Te-
¡eyac, ocurrido en Mexico en 1531. Nos referimos aI mislerio
de Ia ´Virgen de GuadaIu¡e¨.

II sabado 12 de diciembre de aqueI año, en un monle deI VaIIe
deI Te¡eyac, donde acluaImenle se asienla Ia inmensa Ciudad
de Mexico, Ia Virgen Ie enlregó una ´evidencia¨ de sus a¡ari-
ciones aI indigena CuauhlIalóhuac "´eI que habIa como agui-
Ia¨", mas conocido en eI mundo crisliano como ´}uan Die-
go¨. Nació en ToI¡elIac, aIdea aI norle de Ia ViIIa de GuadaIu-
1SS
¡e, en 1478. Su oficio era Ia manufaclura de ¡elales que vendia
en TIaleIoIco. Tenia 53 años de edad cuando enfrenló Ia ´a¡a-
rición miIagrosa¨.

La ¡rimera manifeslación de aqueIIa ´señora de Iuz¨ fue eI sa-
bado 9 de diciembre de 1531. Se cuenla que }uan Diego, aI ¡a-
sar ¡or eI cerro deI Te¡eyac, oyó un canlo que ´no era de esla
lierra¨. Se deluvo enlonces a escuchar Ia hi¡nólica meIodia y,
cuando miró hacia arriba, descubrió un ´soI res¡Iandecienle¨
"aIgunos invesligadores deI fenómeno ovni fruncieron eI ce-
ño aI esludiar esla descri¡ción" y en medio de ese ¡orlenlo,
vio a una mu|er en ´aclilud de oración¨. }uan Diego se armó
de vaIor y se dirigió hacia Ia enlidad. Inlonces aqueIIa mu|er
Ie dice que era su deseo que Ie conslruyese un lem¡Io, en ese
IIano, y Ie encomendó, lambien, que Ie comunicara esa larea aI
obis¡o.

II reslo de Ia hisloria, es muy conocida. II obis¡o era }uan de
Zumarraga. Islamos habIando deI ¡rimer obis¡o de Ia dióce-
sis de Ia Ciudad de Mexico "desde 1528" y segundo de Ia
Nueva Is¡aña "consagrado eI 27 de abriI de 1533". Iue
nombrado Arzobis¡o en 1547. Un ¡ersona|e im¡orlanle que,
ademas, sera fundador de Ia ReaI y Ionlificia Universidad de
Mexico.

Iero Zumarraga no Ie creyó a }uan Diego.

Se dice que Ie ¡idió aI nalivo que voIviese olra vez aI Iugar a
ver si sus o|os no Ie habian lraicionado.

}uan Diego, como era de su¡oner, regresó desconsoIado aI Te-
¡eyac. Inlonces Ia ´señora de Iuz¨ se Ie a¡areció olra vez ¡ara
1S6
decirIe que voIviese eI domingo a ver, nuevamenle, a Zuma-
rraga. }uan Diego, armado de vaIor, insislió con eI obis¡o, ¡e-
ro no habia caso. Iue asi que eI reIigioso Ie ¡idió una ´señaI
com¡robaloria¨ de Ia voIunlad de Ia Virgen ¡ara lomarIo en
serio. Nadie se es¡eraba que esa ´señaI¨ ocurriria.

II 12 de diciembre, Ia ´Virgen¨ se Ie vueIve a ´manifeslar¨ a
}uan Diego en eI cerro deI Te¡eyac. In esa nueva ex¡eriencia
Ia a¡arición Ie ¡ide que suba a recoger unas fIores. }uan Diego,
obedienle, asciende eI cerro "que no moslraba mayor vegela-
ción" y, sor¡rendido, haIIa en eI unas beIIas rosas, im¡osibIes
de enconlrar ¡ues no era lem¡orada y nunca anles habian cre-
cido en eI Te¡eyac... Inlonces Ias envueIve con su manlo o
´ayale¨ "una liIma, ¡renda que usaban Ios indigenas conver-
lidos a Ia fe calóIica" y se encamina aI encuenlro deI obis¡o
¡ara moslrarIe eI ´miIagro¨. La ´Virgen¨ Ie indicó que no des-
¡Iegase su ayale ni Io moslrara a nadie mas hasla eI encuenlro
con Zumarraga.

Des¡ues de conseguir enlrar en eI obis¡ado, }uan Diego Ie di|o
a Zumarraga que Ie IIevaba ´Ia ¡rueba¨ que Ie habia ¡edido.
In ese momenlo soIló su ayale, caen Ias rosas, y a¡areció en eI
manlo ¡inlada "como si fuese un cuadro sobrenaluraI" Ia
imagen de Ia Virgen de GuadaIu¡e.

La lradición señaIa que eI obis¡o, aI ver eslo, cayó de rodiIIas
anle Ia imagen de Ia Virgen, una mu|er de ¡ieI morena y ca¡a
de coIor azuI, acom¡añada de eslreIIas en Io que se su¡one es
una re¡resenlación deI cieIo. ¿Incerraba aIgun significado esla
imagen`

1S7
A ¡arlir de enlonces Ia devoción se ha regado ¡or lodos Ios
rincones deI mundo, y lambien Ios esludios y Ias con|eluras en
lorno a Ia imagen de Ia ´Señora de GuadaIu¡e, Ialrona de
Mexico y de Las Americas¨.

Hay que decir que Ia ciencia ha esludiado esa imagen con Ia
misma rigurosidad que Ios ex¡erlos han escudriñado Ia ¡oIe-
mica Sabana Sanla o Sindone de Turin "que segun Ia lradi-
ción cubrió eI cuer¡o de }esus cuando descansó en eI se¡uIcro
y resuciló aI lercer dia". La a¡arición deI Te¡eyac y Ia ima-
gen ´im¡osibIe¨ de GuadaIu¡e, encendió muchos debales,
com¡arabIes a Ias discusiones sobre Ia Sabana Sanla.

Se di|o de lodo, desde que era un ´invenlo reIigioso¨ ¡ara Ia
conversión lolaI de Mexico aI caloIicismo, a una ´hisloria a¡ó-
crifa¨, ya que Zumarraga, su¡ueslamenle, nunca menciona eI
incidenle de Ia a¡arición en sus escrilos.

Lo cierlo es que Ia imagen de GuadaIu¡e exisle, y mueslra una
serie de ´anomaIias¨, en exlremo incómodas ¡ara Ios esce¡li-
cos.

II caso es un quebradero de cabeza.

La ¡renda fue confeccionada con fibras de maguey, hebras
que se descom¡onen o se ¡udren en un ¡Iazo maximo de 20
años. II ayale de }uan Diego liene, aI dia de hoy, 483 años de
anligüedad, y se conserva en ¡erfeclo eslado.

Los regislros de Ia reIiquia delaIIan, ademas, que Ia imagen de
Ia Virgen de GuadaIu¡e "de 1.5 melros de aIlura" ¡ermane-
ció duranle 116 años somelida aI ¡oIvo, Ia humedad, eI saIilre
1S8
deI Iago Texcoco, Ios excremenlos de Ias moscas, eI humo de
Ias veIas, aI conlaclo de Ios dedos y lodo li¡o de ob|elos reIi-
giosos "medaIIas, cruces, rosarios" y no regislra daño aIgu-
no. Sigue inlacla casi cinco sigIos des¡ues y no exisle ex¡Ii-
cación ´racionaI¨ ¡ara eIIo. La imagen de GuadaIu¡e esla lan
fresca y Ios coIores deI eslam¡ado o radiación en Ia liIma son
laIes, que ¡areciera haber sido coIocada ayer y no en eI año
1531.

Olro ´delaIIe¨ deI asunlo es que Ia liIma de }uan Diego se ha-
IIa acluaImenle sobre una ¡Iaca de melaI, cuya lem¡eralura
osciIa aIrededor de Ios 15 grados cenligrados, ¡ero Ia ¡renda
se manliene conslanlemenle a 36.5 grados, Ia misma lem¡era-
lura de un cuer¡o humano sano.

Y Ia discusión se avivó mas cuando eI doclor Inrique Graue,
oflaImóIogo de fama inlernacionaI y direclor de un hos¡ilaI de
Ia es¡eciaIidad en Mexico, afirmó: ´|xaninc |cs cjcs ccn cjia|-
ncsccpic !c a|ia pcicncia, q pu!c aprcciar cn c||cs prcjun!i!a! !c
cjc ccnc a| csiar ticn!c un cjc titc¨.

In esos o|os a¡arece eI efeclo Purkinjc-S4nscn: se lri¡Iica Ia
imagen en Ia córnea y en Ias dos caras deI crislaIino. Isle efec-
lo fue esludiado ¡or eI Dr. Iurkin|e de ßresIau y Sansom de
Iaris. Ise fenómeno, excIusivo deI o|o vivo, fue observado en
eI o|o de Ia ´Virgen de GuadaIu¡e¨ con Ia ayuda de un oflaI-
mosco¡io.

La Iisla de ´anomaIias¨ es Iarga. No exageramos si decimos
que merece un Iibro a¡arle. La canlidad de eIemenlos que ex-
¡one Ia imagen ¡arece darIe ´credilo¨ a su origen sobrenalu-
raI. IncIuso aIgunos invesligadores ya no disculen lanlo sobre
1S9
Ia aulenlicidad de Ia a¡arición. Disculen sobre que fue, reaI-
menle, Io que se Ie a¡areció a }uan Diego. Y Ia discusión es
vaIida ¡orque hay re¡orles de a¡ariciones ´sobrenaluraIes¨ en
eI Te¡eyac en liem¡os muy anleriores a }uan Diego y eI des-
cubrimienlo de America. Obviamenle, en ese enlonces no se
habIaba de Ia ´Virgen¨, sino de ´Tonanlzin¨.

Cronislas como Iray ßernardino de Sahagun refieren que Ios
nalivos de Mexico venian a rendirIe cuIlo en eI cerro deI Te-
¡eyac a Ia diosa CihuacóalI, IIamada lambien Tonanlzin, que
significa ´Nueslra madre¨, de Io cuaI hay leslimonios de Ios
misioneros deI sigIo XVIII.

´|n csic |ugar quc sc ncn|ra Tcpcqac icnian un icnp|c !c!ica!c a
|a na!rc !c |cs !icscs, quc |a ||ana|an Tcnanizin, quc quicrc !ccir
Nucsira Ma!rc¨, escribieron.

¿Cómo un cuIlo ¡rehis¡anico se lransformó en Ia ´Virgen de
GuadaIu¡e¨ que mas larde veria }uan Diego` ¿Tonanlzin y Ia
Virgen eran dos a¡ariciones dislinlas en eI mismo cerro, se¡a-
radas ¡or eI liem¡o` ¿O se lralaba de Ia misma ´enlidad¨ que
se ´ada¡laba¨ aI conlexlo hislorico, sociaI y reIigioso que im-
¡eraba`

AIgunos esludiosos ¡iensan que eI fenómeno de GuadaIu¡e y
Ias a¡ariciones marianas se enlronca con una manifeslación
deI ´es¡irilu femenino de Ia Tierra¨. Iero, aI margen de esa
¡osibiIidad ´es¡iriluaI¨, Ios aulores de esle Iibro no nos imagi-
namos a Ia ´Madre Tierra¨ de|ando ´coordenadas aslronómi-
cas¨ en eI ayale de }uan Diego, o señaIando eI fuluro ¡oIilico y
sociaI de Rusia en Ios mensa|es de Ias a¡ariciones de Ialima. A
lodas Iuces, eslamos anle olra cosa.
14u
La imagen de GuadaIu¡e mueslra ´eslreIIas¨ en eI firmamen-
lo. No es un eIemenlo ´decoralivo¨. Se lrala de una coordena-
da ¡recisa que señaIa Ia ¡osición de Ias consleIaciones eI dia
exaclo de Ia a¡arición: eI 12 de diciembre de 1531. In olras ¡a-
Iabras, hay un mensa|e concrelo "aslronómico y malemali-
co" en eI manlo. Diversos esludios resaIlan, ademas, olros
delaIIes inquielanles en Ia imagen: Ia liIma de }uan Diego ¡o-
dria ser un ´ma¡amundi¨, con cIaves que ¡odrian encerrar
aconlecimienlos mundiaIes fuluros. Los invesligadores de
´GuadaIu¡e¨ sueIen cilar eslos ¡unlos:

"II con|unlo de Ia imagen esla girado 23 grados en senlido
anli-horario. Is, curiosamenle, eI anguIo de incIinación de Ia
Tierra que ¡rovoca Ias eslaciones.

"La imagen abarca lres cuarlas ¡arles de Ia Tierra. De|a sin
cubrir una ¡arle deI Iacifico (}a¡ón, ¡arle de AuslraIia) y deI
Norle Asialico (¡arle de China y Siberia).

"Su cabeza descansa sobre Ias cumbres mas aIlas de Ia Tierra
(HimaIayas) y cubre ¡arle de China y casi loda Ia India.

"Su mirada ¡arece dirigirse hacia Orienle Medio.

"Sus manos oranles abarcan dos ¡aises nelamenle musuI-
manes: Arabia Saudi (cuna de Mahoma) y Sudan (Darfur).

"Sus manos oranles cruzan eI Mar Ro|o.

"II Iado derecho de su manlo cubre Iuro¡a y su borde IIega
aI Norle deI Africa Medilerranea y aI Isle de America deI
Norle.
141
"II ma¡a de Islados Unidos esla cubierlo a medias ¡or su
manlo en Ia zona Isle, y ¡or Ia media Iuna en eI Oesle.

"Toda America Lalina esla denlro de su manlo o su lunica.

"II Amazonas ¡arece ser raiz de aIgunas ho|as y fIores bor-
dadas en Ia lunica de Ia Virgen. Los Andes coinciden con Ia
fIexión de su rodiIIa, sirviendoIa como de a¡oyo.

"II segundo exlremo de Ia Luna a¡unla y lermina en eI IoIo
Sur.

"II origen de coordenadas geograficas de Ia Tierra, eslabIe-
cido a finaIes deI sigIo XIX, coincide con su vienlre. Y olro
´delaIIe¨: Ia mu|er deI manlo esla embarazada. Se deduce
¡or Ia forma aumenlada deI abdomen, donde se deslaca una
mayor ¡rominencia verlicaI que lransversaI, que corres¡onde
a un embarazo casi en su uIlima ela¡a. Ademas, eI ´cinlo ne-
gro¨ que se a¡recia marca eI embarazo de Ia Virgen. Se Ioca-
Iiza arriba deI vienlre y cae en dos exlremos lra¡ezoidaIes. In
eI mundo nahualI eslo re¡resenlaba eI fin de un cicIo y eI na-
cimienlo de una nueva era.

¿Que cIase de fenómeno ¡Iasmó esle ´ma¡a¨, como si aIguien
hubiese dibu|ado Ia imagen desde eI cieIo` ¿CuaI es eI men-
sa|e`

Como ya di|imos, hay mas simboIos y eIemenlos en eI manlo.
Iero esla breve incursión en eI mislerio de Ia Virgen de Gua-
daIu¡e nos ha ¡re¡arado ¡ara ver Ialima y GarabandaI con
olros o|os.

142
"4 S12<12 .1<2178 :1 TU7=F;

Islamos anle Ia a¡arición mariana mas difundida en lodo eI
mundo. Ocurrió con lres ¡aslores en Ialima, IorlugaI, una
mañana deI 13 de mayo de 1917. No obslanle, ¡ocos cilan que
Lucia, Irancisco y }acinla "Ios lres ´lesligos¨" ya habian le-
nido un conlaclo en 1916 con una enlidad Iuminosa, aI ¡arecer
mascuIina, que IIamaron ´eI angeI¨. Lucia describió esa ex¡e-
riencia con eslas ¡aIabras:

´.un jucric ticnic ccncnzc a nctcr |cs 4r|c|cs q nirancs nacia
arri|a para tcr |c quc csia|a pasan!c, qa quc cra un !ia ian ca|na!c.
Iucgc ccncnzancs a tcr, a !isiancia, sc|rc |cs 4r|c|cs quc sc cxicn-
!ian nacia c| csic, una |uz n4s ||anca quc |a nictc ccn |a jcrna !c
un jctcn, a|gc iransparcnic, ian |ri||anic ccnc un crisia| cn |cs ra-
qcs !c| sc|. A| accrcarsc pu!incs tcr sus rasgcs. Ncs quc!ancs
ascn|ra!cs q a|scr|i!cs q nc ncs !ijincs na!a c| unc a| circ.¨

Luego de haber com¡Ielado lres conlaclos con esle ´angeI¨,
Ios ¡aslores se enconlraran, cara a cara, con Ia ´señora de Iuz¨.
La ´Virgen¨ Ies enlregara enlonces una serie de adverlencias y
conse|os.

Lo que generaImenle se conoce como eI ´Tercer Secrelo¨ es, en
reaIidad, Ia ¡arle lercera y finaI de Ia lolaIidad deI ´mensa|e
¡rofelico¨ que Ia ´Virgen¨ Ies dio a Ios lres niños videnles eI
13 de |uIio de 1917. Las olras dos secciones deI secrelo "Ia vi-
sión deI infierno y eI fuluro de Rusia" fueron ¡ubIicamenle
reveIadas con Ia ¡ubIicación de Ias Mcncrias de Lucia en 1941.
II Valicano, como vimos ¡aginas alras, reveIó una ¡arle de
ese ´Tercer Secrelo¨ en eI año 2000. Iero Ios esludiosos coin-
ciden en que no se nos conló loda Ia verdad, y que esa ¡ro-
14S
fecia "en cuya visión se ve caer a un obis¡o de bIanco, muer-
lo ¡or soIdados" no a¡unlaba aI alenlado a }uan IabIo II de
1981, sino a olro Ia¡a fuluro.

Recordemos ¡arle deI lexlo:

´.eI Sanlo Iadre, anles de IIegar a eIIa [una gran cruz de ma-
deros loscos, erguida en una cumbre], alravesó una gran ciu-
dad medio en ruinas y medio lembIoroso con ¡aso vaciIanle,
a¡esadumbrado de doIor y ¡ena, rezando ¡or Ias aImas de Ios
cadaveres que enconlraba ¡or eI camino, IIegado a Ia cima deI
monle, ¡oslrado de rodiIIas a Ios ¡ies de Ia gran Cruz fue
muerlo ¡or un gru¡o de soIdados que Ie dis¡araron varios li-
ros de arma de fuego.¨


ßa|o Ia orden direcla de su obis¡o, Lucia dos Sanlos ¡uso ¡or
escrilo Ia lercera ¡arle deI secrelo eI 2 de enero de 1944. La
´Virgen¨ Ie di|o que se Io confiara a su obis¡o y, a lraves de eI,
aI Ia¡a Iio XII. In aqueIIa ocasión Ia ´señora de Iuz¨ Ie indicó
lambien que su mensa|e debia ser reveIado aI mundo a mas
lardar en 1960.

Iero Ia lercera ¡arle deI ´secrelo¨ nunca se Ieyó. Una vez que
IIegó eI ´año Iimile¨ dado ¡or Ia ´Virgen¨, eI Ia¡a }uan XXIII
decidió guardar siIencio.

Isla siluación ´aclivó¨ una nueva ´a¡arición¨ de Ia ´señora
de Iuz¨.



144
&;2;C;?:;4 K 14 /<8?7;<783 :1 I6;? VV%%%


II fenómeno de Ias a¡ariciones se re¡elira en Is¡aña. In 1961,
Ia ´Virgen¨ se manifeslara anle cualro niñas de unos 12 años
de edad, en Ia cercanias deI ¡uebIo de GarabandaI, en Canla-
bria. In ese liem¡o un ¡uebIo de 300 ¡ersonas, muy devolas y
es¡iriluaIes, que vivian con senciIIez, en un Iugar en donde no
habia leIevisión, ni siquiera un soIo molor.

Las niñas, hay que decirIo, fueron somelidas a lodo li¡o de
¡ruebas cuando decIararon sus conlaclos con Ia ´Virgen¨. Y
Ios es¡eciaIislas no haIIaron fraude aIguno. Los medicos y ¡si-
quialras que Ias examinaron vieron que sus exlasis eran ge-
nuinos. De hecho, Ies cambiaba draslicamenle Ia ¡resión arle-
riaI cuando conlem¡Iaban a Ia ´señora de Iuz¨, y sus cuer¡os
se voIvian rigidos y fuerles. In esos momenlos un aduIlo no
¡odia aIzarIas de Io ¡esadas que se habian vueIlo. IncIuso Ies
¡incharon con agu|as y olros ob|elos sin que eIIas se inmula-
ran duranle Ias visiones. Ira, sin duda, un evenlo ¡aranor-
maI exlraordinario.

La enlidad, de acuerdo a Conchila GonzaIez "una de Ias cua-
lro lesligos", era Maria, que habia decidido manifeslarse ¡or-
que su mensa|e com¡Ielo no IIegó a Ia humanidad en 1960.
La ´señora de Iuz¨ hacia referencia aI ´Tercer Secrelo¨ de
Ialima, que no se habia hecho ¡ubIico en eI ¡Iazo que comu-
nicó Lucia.

Y aqui debemos a¡unlar aIgo.

14S
AI margen de ¡osibIes manifeslaciones es¡iriluaIes de quien
fuera Ia madre de }esus, lenemos una visión dislinla de Ias
a¡ariciones marianas. Creemos que en lodos Ios conlaclos no
fue Ia ´Virgen¨ "insisleremos en Ias comiIIas". Como eI caso
que une a Tonanlzin y GuadaIu¡e en Mexico, si bien conside-
ramos aI fenómeno reaI, creemos lambien que esle se ´ada¡la¨
a Ios conlexlos. Ior e|em¡Io: hay re¡orles de famiIias crislia-
nas en China que vieron a Ia ´Virgen¨ y Ia describieron con
rasgos asialicos, en Iuro¡a con lez bIanca y cabeIIos rubios, y
en Mexico, GuadaIu¡e se lralaba de una ´Virgen morena¨.

Sin ir muy Ie|os, Ia descri¡ción originaI de Ia ´Virgen de Iali-
ma¨ no liene nada que ver con Ia imagen que hoy veneran Ios
fieIes. II re¡orle iniciaI de Ios lres ¡aslores describia a una
¡equeña mu|er con ´lra|e acoIchado¨, ´ca¡a¨ y una ´esfera de
crislaI¨ en Ia mano. (tcr in4gcncs).

Y si no fue Ia ´Virgen¨: ¿Que fue Io que reaImenle vieron`

Aunque resuIle ¡oIemico, no descarlamos Ia inlervención de
una inleIigencia exlralerreslre. Y no somos Ios ¡rimeros en su-
gerirIo: eI ¡eriodisla y escrilor es¡añoI, }.}. ßenilez, en su lra-
ba|o ´Ia Quinia Cc|unna¨, describe Ia oIeada ovni que sacudió
Las Hurdes "una comarca de Ixlremadura, Is¡aña" en ma-
yo de 1917, ¡recisamenle en Ias fechas en que se ¡roducian Ios
fenómenos de Ialima. Las Hurdes esla a sóIo unos 200 kiIóme-
lros de aIIi.

II caso de GarabandaI no es muy dislinlo a Io que ¡asó en
Ialima: manifeslaciones de Iuces y ´lruenos¨ en eI cieIo, un
conlaclo ¡revio con un ´angeI¨, y Ia ¡oslerior a¡arición de Ia
´Virgen¨ esgrimiendo ¡rofecias.
146
Y hay olro delaIIe que ¡odria coneclar esle caso con seres de
olros mundos.

Las a¡ariciones de GarabandaI em¡ezaron en |unio de 1961. Y
en |uIio de aqueI año, eI Ia¡a }uan XXIII habria lenido un en-
cuenlro cercano con seres humanoides ´que IIegaron deI cie-
Io¨. II e¡isodio, se di|o, ocurrió en Ia casa veraniega de CasleI
GandoIfo, aI Iado de su asislenle, quien dio a conocer mas lar-
de Ia exlraordinaria ex¡eriencia en diarios ilaIianos e ingIeses.

II lexlo que se difundió "disculido en lodos Ios frenles" fue
eI siguienle:

´II Ia¡a y yo eslabamos andando a lraves deI |ardin
una noche de |uIio de 1961, cuando observamos sobre
nueslras cabezas una nave. Ira de forma ovaI y lenia Iu-
ces inlermilenles azuIes y ambar. La nave ¡areció sobre-
voIar nueslras cabezas ¡or unos minulos, Iuego alerrizó
sobre eI ces¡ed en eI Iado sur deI |ardin. Un exlraño ser
saIió de Ia misma, ¡arecia un humano a exce¡ción de
que eslaba rodeado de una Iuz dorada, y lenia ore|as
aIargadas. Su Sanlidad y yo nos arrodiIIamos. No sabia-
mos Io que eslabamos viendo, ¡ero su¡imos que no era
de esle mundo, ¡or Io lanlo debia ser un aconlecimienlo
ceIesliaI. Rezamos y cuando Ievanlamos nueslras cabe-
zas, eI ser eslaba lodavia aIIi. Isa fue Ia ¡rueba de que
no habiamos lenido una visión.

II Sanlo Iadre se Ievanló y caminó hacia eI ser. Los dos
esluvieron habIando unos 20 minulos. No me IIamaron,
asi que ¡ermaneci donde eslaba y no ¡ude oir nada de
Io que habIaron. IinaImenle eI ser se dio Ia vueIla y
147
caminó hacia su nave y se marchó. Su Sanlidad regresó
y me di|o: Ics nijcs !c Oics csi4n cn ic!as parics, a|gunas
tcccs icncncs !ijicu|ia! cn rcccncccr a nucsircs prcpics ncr-
nancs.¨


Aunque resuIla muy dificiI confirmar esla hisloria, }uan XXIII
de|ó varios escrilos, de su ¡uño y Ielra, que hacian referencia a
Ios seres deI cieIo. II IIamado ´Ia¡a bueno¨ escribió:

´Ias |uccs !c| Cic|c scr4n rcjas, azu|cs q tcr!cs, q tc|cccs. Crcccr4n.
A|guicn ticnc !c |cjcs. Quicrc ccncccr a |cs ncn|rcs !c |a iicrra. Ya
na na|i!c cncucnircs. Pcrc quicn tic rca|ncnic na guar!a!c si|cn-
cic.¨ Las Irofecias deI Ia¡a }uan XXII, de Iier Car¡i.


¿II Ia¡a }uan XXIII se refiere a si mismo cuando dice que
´quien vio reaImenle ha guardado siIencio¨`

Monseñor Corrado ßaIducci "eI im¡orlanle ¡reIado deI Vali-
cano y amigo ¡ersonaI deI Ia¡a }uan IabIo II", Ie confió a
uno de Ios aulores de esle Iibro, en enlrevisla ¡ersonaI, que eI
conlaclo de }uan XXIII si habia ocurrido, y que era un secrelo
im¡orlanle deI Valicano. TaI vez, Ia ¡oca información que se
ha difundido de esa ex¡eriencia en Ios medios sea a¡ócrifa y
no eI verdadero conlaclo deI Ia¡a.

ßaIducci, como se sabe, ha habIado a favor deI conlaclo con
exlralerreslres. Y, como ya mencionamos, lambien Io hizo eI
Iadre |esuila }ose GabrieI Iunes, Direclor deI Observalorio
Valicano. Iunes, Doclor en TeoIogia y Aslronomia, enlrevis-
lado ¡or eI diario deI Valicano ´I´Osscrtaicrc |cnanc¨, sos-
148
luvo que ¡odia conlem¡Iarse Ia vida de olros mundos como
mas evoIucionada que Ia humana, sin que esla ¡osibiIidad
¡onga en enlredicho Ia fe en Ia creación, en Ia encarnación y
en Ia redención. ´|s pcsi||c crccr cn Oics q cn |cs cxiraicrrcsircs¨,
afirmó.

¿Iueron seres exlralerreslres Ios aulores de Ios fenómenos de
GarabandaI y eI conlaclo de }uan XXIII, ocurridos con diferen-
cia de un mes ese mismo año`

No ¡asa desa¡ercibido que Ia a¡arición de Ialima Ie di|o a Lu-
cia en 1917 que su ´Tercer Secrelo¨ se lenia que dar a conocer,
como fecha Iimile, en 1960. La ´a¡arición¨ habia ¡revislo que
}uan XXIII seria eI Ia¡a en función en ese año... In olras ¡a-
Iabras: }uan XXIII habia sido ´eIegido¨ con mas de cuarenla
años de anleIación ¡ara dar a conocer ese ´mensa|e¨... Sin em-
bargo, decidió no hacerIo. Y lam¡oco conlar su ¡resunlo con-
laclo exlralerreslre.

Y lodo cierra: }uan XXIII fue un Ia¡a cIave ¡ara lralar de cam-
biar eI rumbo de Ia IgIesia. Conociendo Io que venia, im¡uI-
só eI ConciIio Valicano II, que mas larde, con su muerle, en
1963, se ¡erdió en eI camino. Las consecuencias Ias vemos
hoy.

Conchila GonzaIez afirmó enlonces que Ia a¡arición de
GarabandaI Ies habia adverlido que ´Iuego de Ia muerle de
}uan XXIII quedaban soIo cualro Ia¡as mas¨.

Una invesligación hecha en AIemania ¡or eI Dr. AIbrechl We-
ber, aulor deI Iibro ´Gara|an!a| - Ocr Zcigcjingcr Gciics¨ (Gara-
bandaI - II Dedo de Dios) ¡ubIica mas delaIIes:
149
Cuando Ia nolicia de Ia muerle deI Ia¡a }uan XXIII IIegó
aI ¡uebIo, Ias ¡equeñas cam¡anas de Ia igIesia anuncia-
ron Ia ¡arlida deI ¡onlifice con un lono funebre. Asi,
Conchila (Ia niña videnle de GarabandaI) fue con su ma-
dre, Anicela, y Ia señora Orliz a Ia igIesia. In eI camino,
surgió Ia siguienle conversación:

"II Ia¡a ha muerlo "Ie comunica su madre.

"Ah, que eI Ia¡a murió "conlesló Conchila". Inlon-
ces quedan lres ¡a¡as.

. Una vez de vueIla a casa, su madre no eslaba lranqui-
Ia y quiso conocer mas ¡rofundamenle Ios ¡ensamienlos
de su hi|a, que ¡arecia reservarse en ¡resencia de Ia se-
ñora Orliz. De esla forma, una vez que ambas se haIIa-
ban a soIas, lemiendo un ¡osibIe error de su hi|a, Ia ma-
dre Ie ¡regunla:

"¿De dónde sabes que soIamenle quedan lres ¡a¡as`

"De Ia Sanlisima Virgen "res¡ondió Conchila". In
reaIidad me di|o que aun vendrian cualro ¡a¡as, ¡ero
que IIIa no conlaba uno de eIIos.

"Iero, enlonces, ¿¡or que no lener en cuenla a uno de
eIIos` "di|o su madre.

"IIIa no Io di|o "res¡ondió Conchila", soIo me di|o
que uno no Ie lenia en cuenla. Sin embargo me di|o que
gobernaria Ia IgIesia ¡or muy ¡oco liem¡o.

1Su
Isla información ¡odria ser im¡orlanle. Luego de }uan XXIII
Ios ´cualro ¡a¡as¨ fueron: IabIo VI, }uan IabIo I "que gober-
nó Ia IgIesia sóIo 33 dias", }uan IabIo II y ßenediclo XVI. Is
lema de discusión quien fue eI Ia¡a que ´no lenia en cuenla a
Ia Virgen y que gobernaria ¡oco liem¡o¨. Si se lrala de un bre-
ve ¡a¡ado, Ias Iinlernas a¡unlan a }uan IabIo I. Iero eI ´Ia¡a
de Ia sonrisa¨ era cercano a Ios mensa|es de Maria. ßenediclo
XVI reinó mas liem¡o, ¡ero iguaI breve ¡ara un Ia¡a: ocho
años hasla su renuncia. Y fue, ¡recisamenle, eI Ia¡a que Ieyó
eI ´Tercer Secrelo¨ de Ialima en eI año 2000. In olras ¡a-
Iabras, fue eI ¡onlifice que no conló loda Ia verdad sobre Ia
adverlencia de Ia ´Virgen¨. ¿A eI se referia Ia a¡arición de Ga-
rabandaI`

Des¡ues de esos cualro ¡a¡as, segun Io que Ie di|o Ia ´Virgen¨
a Ias niñas de GarabandaI, em¡ezaria eI ´IinaI de Ios Tiem-
¡os¨. Isla ´¡rofecia¨ recuerda Ia cuarlela que ya vimos de
Noslradamus, en donde se daba olra sucesión de Ia¡as ¡ara
marcar una ela¡a ´finaI¨ en Ia IgIesia. Como fuere, ambas ¡re-
dicciones acierlan y coinciden en eI momenlo acluaI deI Vali-
cano.

Luego de lodo Io vislo, IIegó eI momenlo de voIver a Ias ¡sico-
graf‚as de Iarravicini y sus valicinios sobre eI arribo deI
´Hombre Gris¨: eI ¡ersona|e cIave en esla hisloria que ¡arece
eslar ´coneclado¨ a Ia figura deI Ia¡a Irancisco.






1S1


Iarravicini anunció, en 1939, Ias a¡ariciones de GarabandaI en Is¡a-
ña. II ´Noslradamus argenlino¨ escribió: ´Ia pa|a|ra cc|csic ||cgar4 a
una a|!ca !c |spaña q sc |c cscucnar4.¨


1S2
CAIITULO X
______________________

II ´Hombre Gris¨









Hay muchas inler¡relaciones sobre Ias ¡rofecias de Iarravi-
cini. Y uno de Ios asunlos que mas ha ocu¡ado a Ios esludio-
sos de sus ´dibu|os ¡remonilorios¨ es Ia a¡arición deI enigma-
lico ´Hombre Gris¨: un ¡ersona|e cIave "o un coIeclivo de
¡ersonas, o un ´movimienlo¨, en fin" que surge en Ia Argen-
lina en medio de una crisis y que re¡ercule en eI mundo.

A nueslro |uicio, es ¡osibIe que eI ¡a¡ado de Irancisco esle co-
neclado con eI mensa|e de esla ¡rofecia.

Iero eI camino no ha sido senciIIo. Hay cienlos de ¡sicografias
de Iarravicini circuIando ¡or inlernel, ¡ubIicandose en lodo
li¡o de Iibros o aIimenlando leorias de lodos Ios coIores en do-
cumenlaIes o ¡rogramas de mislerios que, muchas veces, IIe-
varon ese Iegado de mensa|es hacia una suerle de ´carnavaI¨
¡rofelico. Y, Io mas bochornoso, es que no lodos esos dibu|os
fueron reaIizados ¡or ´IeIón¨. Muchos son a¡ócrifos. Olros,
aduIlerados. Ni habIar de Ios invesligadores que se ¡resenlan
1SS
como Ios ´de¡osilarios de Ias ¡sicografias de Iarravicini¨ ¡ara
decIarar cuanla exlravagancia se Ies ocurra. Hemos conocido
diversos casos, en donde Ios esludiosos de ´IeIón¨ se hacen
acusaciones de lodo li¡o y hasla amenazas de demanda |udi-
ciaI ¡orque, segun eIIos, son Ios herederos aulenlicos deI ma-
leriaI ¡rofelico deI ´Noslradamus argenlino¨ y, ¡or ende, na-
die ¡uede habIar deI lema. ¿Que o¡inaria Iarravicini de eslar
vivo`

In medio de esle ¡anorama lan com¡Ie|o, se acusó aI ¡ro¡io
amigo de Iarravicini, eI ufóIogo argenlino Iedro Romaniuk,
de haber reaIizado faIsas ¡sicografias que alribuyó a ßen|a-
min. Iero olros esludiosos saIieron aI ¡aso, argumenlando
que Romaniuk, que lambien lenia doles de videnle, senciIIa-
menle habia ´canaIizado¨ a Iarravicini "quien murió en
1974" , y que en ese eslado mediumnico ¡Iasmó Ias nuevas
¡sicografias.

De acuerdo aI ingeniero Ruben ßonelli, acluaI Direclor de
IICI (Iundación Inslilulo Cosmobiofisico de Invesligaciones),
inslilución que formara su amigo Romaniuk en 1981, Don Ie-
dro nunca faIsificó ¡sicografias, ni canaIizó dibu|os de Iarra-
vicini. Lo que si ocurrió, es Ia rece¡ción de nolas y mensa|es
que, su¡ueslamenle, Iarravicini envió desde eI ´mas aIIa¨.

Olro delaIIe inquielanle es que Romaniuk lenia comunicación
con }orge Mario ßergogIio.

Y, segun ßonelli, Don Iedro, basandose en Ias ¡sicografias de
Iarravicini, Ie anlici¡ó que seria Ia¡a.


1S4
"4 1?<61?728 :1 -8F;?=6W K ,12G8G4=8

II su¡ueslo encuenlro enlre eI ufóIogo y eI |esuila se dio a fi-
nes de 2008. Iue ¡oco liem¡o anles de que Romaniuk faIIecie-
ra, eI 21 de febrero de 2009, ¡or un ¡aro cardiores¡iralorio.
Don Iedro de|ó esle mundo con 86 años.

Iero anles de ¡arlir "siem¡re segun Ia información suminis-
lrada ¡or ßonelli", Romaniuk se aseguró de enlregarIe eI
´mensa|e¨ a ßergogIio.

A conlinuación, lranscribimos ¡arle de Ia enlrevisla que Ie
reaIizamos aI ingeniero Ruben ßonelli en Ias inslaIaciones deI
IICI, Ia larde deI sabado 23 de noviembre de 2013:


-=<;2:8 &8?XU41X: ¿Nos ¡uedes conlar cómo fue ese encuen-
lro enlre ßergogIio y Iedro Romaniuk`

,8?177=: Voy a lralar de recordar lodo eslo. Lo que nos refe-
ria Iedro, de acuerdo a su leslimonio, es que luvo dos encuen-
lros con }orge Mario ßergogIio. In una ¡rimera o¡orlunidad,
¡odriamos habIar deI año 2006, laI vez en 2007, lienen un ¡ri-
mer encuenlro, donde eI nos manifiesla que Ia inquielud de
ßergogIio era ¡or Ias ¡rofecias, ¡ero no Ias que hoy eslan en
boca de lodo eI mundo, como Ias que habIan de un nuevo Ia-
¡a, sino Ias que se refieren a Ia ´Nueva IgIesia¨.

-=<;2:8 &8?XU41X: A ßergogIio, como un |esuila invesligador,
¿Ie inleresaba Ias ¡rofecias de Iarravicini que habIaban de una
´Nueva IgIesia¨` ¿AIIi enlra en conlaclo con Romaniuk`

1SS
,8?177=: Ixaclamenle. ßergogIio queria saber eslo ¡orque una
de Ias ¡rofecias decia que ´Ia Nueva IgIesia se ¡redicara en Ias
caIIes¨.

-=<;2:8 &8?XU41X: Obviamenle eso Ie inleresaba a ßergo-
gIio.

,8?177=: CIaro, eso fue Io que evidenlemenle Ie inleresó. Asi
se da eI ¡rimer conlaclo y charIan. Y Io que si le ¡uedo conlar
con mas ¡recisión, es que ¡ocos meses anles de Ia muerle de
Iedro, eI 21 de febrero de 2009, liene eI segundo y uIlimo
conlaclo con ßergogIio. Y ahi es en donde no sóIo Ie reafirma
Io habIado en eI ¡rimer encuenlro, sino que Ie anlici¡a que se-
ra eI fuluro Ia¡a.

-8C1278 0=44;F=4: ¿Don Iedro Ie dice a ßergogIio que sera eI
¡róximo Ia¡a`

,8?177=: Asi es. Asi nos Io comenló. Y, ademas de eso, olro in-
legranle de Ia Iundación, CIaudio Marzan, unos de Ios docen-
les que lraba|ó con eI, ralifica que exislió esa reunión. Aca en
Ia Iundación somos varios lesligos de esle reIalo de Roma-
niuk.

-=<;2:8 &8?XU41X: ¿Cómo reaccionó ßergogIio cuando Roma-
niuk Ie di|o que seria Ia¡a`

,8?177=: No se Io creyó. Iedro, Io que manifesló, es que Ios
´sacó ra|ando¨ (Io des¡idió a¡resuradamenle). Iero ambos
se lenian gran eslima.


1S6
Luego de esla charIa, cuando encendimos eI aulo ¡ara voIver
a Ia ciudad de ßuenos Aires, nos ¡regunlabamos si habia for-
ma de verificar esa reunión. Ira dificiI. Romaniuk habia faIIe-
cido, y ßergogIio, ahora en su inveslidura como Ia¡a Iran-
cisco, aIe|aba cuaIquier indagación ¡rofunda. Iero haIIamos
olros leslimonios en Ia Iundación que avaIaban esa reunión
enlre Romaniuk y eI acluaI Ia¡a Irancisco. Don Iedro habia
conlado a varios de sus seguidores que luvo esa segunda en-
lrevisla con ßergogIio "a fines de 2008, se caIcuIa" y que en
eIIa Ie habia anlici¡ado que ´seria eI ¡róximo Ia¡a¨. Tambien
conlaclamos a CIaudio Marzan, un invesligador que lraba|ó aI
Iado de Romaniuk ¡or 18 años, y que ßonelli ciló en Ia en-
lrevisla como olro de Ios lesligos que escuchó a Don Iedro ha-
bIar de su encuenlro con ßergogIio. Marzan no soIo nos con-
firmó que exislió esa reunión, añadió que Don Iedro habia
quedado sor¡rendido de Ia sensibiIidad y ´eI inleres ¡or Ios
fenómenos ¡aranormaIes¨ que moslraba ßergogIio. Isla
misma información que habIa de Ios inlereses esolericos de
ßergogIio nos sera confirmada mas larde ¡or Iabio Zer¡a.

Sin duda, hubiese sido exlraordinario conlar con un regislro
de Ia conversación enlre Romaniuk y eI |esuila.

Iero, como ese encuenlro se desarroIIó en un marco cordiaI y
dislendido, no hay folografias o grabaciones de Ia reunión.
Como ya di|imos, soIo dis¡onemos deI leslimonio de quienes
se enleraron de eslo en aIgun momenlo de 2008: cinco años
anles de que ßergogIio fuera Ia¡a.

Romaniuk, como si esa hubiese sido su ´uIlima misión¨ "ad-
verlirIe a ßergogIio Io que Ie es¡eraba", morira a Ios ¡ocos
meses. Segun Marzan, Don Iedro lenia Ia sensación de que
1S7
anles de morir, conoceria aI ´Hombre Gris¨. ¿Se referia a
ßergogIio` No. II asunlo es mas com¡Ie|o.

Ioco anles de su muerle, Romaniuk afirmó que eI ´Hombre
de Gris¨ no era una ¡ersona. Segun ßonelli y Marzan, Don
Iedro di|o que ´habia com¡rendido eI verdadero mensa|e¨.
Nosolros habIamos hace muchos años con Romaniuk sobre
ese ¡unlo y lodo concuerda. Tambien Io dicho ¡or eI ¡ro¡io
Iarravicini a sus amigos Iabio Zer¡a y Sigurd von Wurmb.
´IeIón¨ muchas veces esquivaba ese lema y decia: ´yo no Io
se¨, ´sóIo soy un canaI¨. Iero en sus uIlimos dias confesó que
eI ´Hombre Gris¨ no era una ¡ersona concrela. Zer¡a rali-
fica lodo eslo. Inlonces: ¿Que es reaImenle eI ´Hombre Gris¨`
Si no se lrala de una ¡ersona, ¿en dónde enlra Ia figura deI Ia-
¡a Irancisco, que se lransformó en eI hombre mas im¡orlanle
de loda Ia hisloria de Ia Argenlina`

Ya voIveremos a esle ¡unlo y ex¡Iicaremos ¡or que creemos
que Irancisco esla ´coneclado¨ de aIguna forma a esa ¡ro-
fecia.


#;E 9E=<8G2;5Q;E B61 D;7=<=?;28? ; T2;?<=E<8

Romaniuk no fue eI unico en valicinarIe a ßergogIio su fuluro
en eI Valicano. Olras ¡ersonas, de Ia escena ¡oIilica y arlislica
de ßuenos Aires, Ie di|eron Io mismo aI |esuila, im¡resionadas
¡or su figura. II asunlo de Romaniuk es un lema a¡arle ¡or-
que su reIación con ßergogIio venia de Ia mano de Ias ¡sico-
grafias de Iarravicini. Dibu|os ¡remonilorios que ¡arecen
referirse su ¡a¡ado...

1S8
Ya vimos en ca¡iluIos anleriores eI ´conlexlo¨ en que ßergo-
gIio es eIegido Ia¡a: una crisis acenluada en eI Valicano, con
menliras y ´mascaras¨ de lodo li¡o que obIigaron a ßenediclo
XVI a renunciar. Un hecho inedilo en sigIos. Irancisco em¡e-
zara enlonces un ¡onlificado ´rom¡iendo Ias regIas¨. Con 76
años de edad, ßergogIio se ´lransformó¨ en Irancisco ¡ero
conservó su visión ´|oven¨ de ideas.

La siguienle ¡sicografia de Iarravicini, reaIizada en 1972, ¡a-
rece describir lodo eslo.
1S9
II lexlo dice: Nucta cra ||cga. Mun!c cn !isjraz. Mascara!a pc-
rcnnc. Ia |g|csia cnircgar4 su cicrganicnic a |a rcnunciacicn !c| pa-
pa!c. Y c| nuctc scr4 jctcn !c i!cas.

¿Cómo es eslo ¡osibIe` ¿Cómo Iarravicini ¡udo ´ver¨, con 40
años de anlici¡ación, Io que iba a suceder en eI Valicano` ¿Iue
Ia ´voz¨ de }osecilo` ¿O Ios ¡resunlos seres de olros mundos
que Ie conlaclaban` La ¡sicografia habIa, a lodas Iuces, de una
renuncia ¡a¡aI y de un nuevo ¡onlifice que sera ´|oven de
ideas¨. Is dificiI no ¡ensar en Ia asunción de Irancisco.

In olra ¡sicografia alribuida a Iarravicini "de fecha descono-
cida", a¡arecen mas ´delaIIes¨ deI nuevo Ia¡a. Y ¡arece se-
ñaIar que surgira de Ia Argenlina.

Debemos decir que esla ¡sicografia nos des¡ierla muchas du-
das. Ademas de que en eIIa no a¡arece Ia fecha en Ia canaIiza-
ción, no hemos ¡odido ¡recisar Ia fuenle. Sin embargo, aIgu-
nos esludiosos defienden que esle dibu|o ya circuIaba en inler-
nel anics de que ßergogIio fuera eIegido Ia¡a.

Iarravicini recibió muchas ¡sicografias sobre Ia IgIesia. Y en
esos mensa|es hay numerosas adverlencias que ¡onen en reIie-
ve Ias ´sombras deI Valicano¨. Hemos esludiado cada una de
esas ¡sicografias "obviamenle, Ias que han ´saIido a Ia Iuz¨"
y, si eI dibu|o que moslramos a conlinuación, es aulenlico, nos
haIIamos anle un IIamado de alención muy fuerle que ¡odria
invoIucrar aI Ia¡a Irancisco.

¿Las acciones de ßergogIio ¡odrian ¡onerIo en ¡eIigro` ¿La
eIile que conlroIa eI Valicano decidira a¡arlarIo`

16u

II lexlo dice: Ccca rci!a. Pax Vicnc. Argcniina. Pianc. Picirc. |c-
na csiar4 ja|ia !c ncn|rcs. B4cu|c !cscansar4.

Aunque nuesla duda ¡ersisle, veamos Ias ¡osibIes cIaves deI
dibu|o que se alribuye a Iarravicini.

La que mas nos ha ocu¡ado es ´Coca roida¨. Islas dos ¡aIa-
bras eslan sobre una figura que ¡arece caer. ´Coca¨ es una
ace¡ción que bien ¡odria reIacionarse a ´cabeza¨ (´Coco¨ es
una ex¡resión ¡o¡uIar en Ia Argenlina ¡ara referirse a Ia cabe-
za). Si fuese asi, ´roida¨ adquiere senlido "significa ´des¡re-
161
ciabIe¨, ´dado con miseria¨". In olras ¡aIabras: ´Una cabeza
que es des¡reciabIe¨. ¿Caera Ia cu¡uIa de ¡oder que conlroIa
eI Valicano`

Luego dice que ´Iax viene¨ "¡robabIemenle se refiera a una
ela¡a de ¡az, olros esludiosos ¡iensan que ´¡ax¨ es, en reaIi-
dad, un comela, cilado en olras ¡sicografias de Iarravicini, y
lambien ¡or Noslradamus", y mas aba|o a¡arece eI nombre
´Argenlina¨ y un ¡ersona|e saIiendo de aIIi. Se ve, incIuso, un
obeIisco. ¿II de ßuenos Aires o eI deI Valicano` Olro delaIIe es
que arriba de esle segmenlo deI dibu|o esla escrilo, dos veces,
eI nombre ´Iio XII¨.

II nombre de ese Ia¡a "soberano deI Valicano enlre 1939 y
1958", ¡Iasmado en Ia ¡relendida ¡sicografia de Iarravicini,
nos IIamó Ia alención.

Mienlras escribimos eslas Iineas, eslaIIó Ia siguienle nolicia en
Ios medios de comunicación:


Ifraim Zuroff, direclor deI Cenlro WiesenlhaI, ex¡resó hoy,
en diaIogo con Ia Agencia }udia de Nolicias, que Ia a¡erlura
de Ios archivos secrelos deI Valicano, anles de decidir si se
debe avanzar en Ia consagración deI Ia¡a Iio XII es "un ¡a-
so muy vaIienle deI Ia¡a Irancisco y ayudara a resoIver
finaImenle esla ¡regunla com¡Iicada sobre que sabia eI Vali-
cano de Ios asesinalos a |udios, cuando y que se hizo, y si
hubo aIgo que se hizo ¡ara evilarIo".

Iio XII, una figura ¡oIemica, fue eI |efe de Ia IgIesia CalóIica
desde 1939 hasla 1958, y es acusado hasla hoy de haber he-
cho Ia visla gorda frenle aI exlerminio de |udios duranle eI
162
HoIocauslo. Organizaciones |udias dicen que Iio eIigió ¡er-
manecer en siIencio e hizo caso omiso de un envio de miIes
de |udios a Auschvilz que fue organizado frenle a su des¡a-
cho. II Valicano insisle en que eI reaImenle saIvó a muchos
|udios aI animar a sus seguidores a darIes refugio en Ias
igIesias.

"II nuevo Ia¡a esla lrayendo un es¡irilu de cambio y reno-
vación en eI Valicano. II esla viniendo con una aclilud y
acercamienlo dislinlo, y creo que Io que esla haciendo es
fanlaslico", deslacó Zuroff.

Si bien aseguró que no se sabe que resuIlado ¡uede lener es-
la nueva inicialiva, deslacó que esla es una acción "muy im-
¡orlanle". "Si se descubre que eI Ia¡a Iio XII sabia y no ayu-
dó, nos negaremos a que se Io convierla en sanlo. Sos¡echa-
mos que eI lenia información y no acluó fuerlemenle conlra
Ia ¡ersecución de Ios |udios", agregó.

In 2009, Iio XII fue decIarado "res¡elabIe", Ia segunda ela¡a
de Ias cualro ¡ara Ia canonización: eI ¡roceso de lransforma-
ción a un hombre sanlo. II lercer ¡aso es Ia bendición, y eI
uIlimo ¡aso es decIararIo sanlo, es decir, una ¡ersona que hi-
zo un miIagro.

La semana ¡asada, Ia DAIA lambien se ex¡resó a favor de Ia
a¡erlura de eslos archivos. II vice¡residenle de Ia inslilu-
ción di|o: ´No lengo ninguna duda de que eI Ia¡a Irancisco
abrira Ios archivos. Irimero ¡orque asi se com¡romelió y
segundo ¡orque es un hombre que esla marcando eI rumbo
deI mundo con sus acciones y enlendió que esla IIamado a
acluar en función de ¡rocesos su¡eradores¨. (Iuenle: Agen-
cia }udia de Nolicias).


16S
Isla nola, re¡roducida en diferenles medios argenlinos "eI 23
de enero de 2014", coIoca a Irancisco en una fuerle conlro-
versia anle Ia invesligación deI Ia¡a Iio XII: eI nombre que
a¡arece en Ia ¡sicografia, dos veces, sobre eI obeIisco. ¿Sera
¡osibIe que esla siluación des¡ierle mas inlrigas denlro deI
Valicano` ¿Que ¡ueda generarIe mas enemigos a Irancisco aI
invesligar a un Ia¡a ¡or sus ¡resunlos vincuIos con eI nazis-
mo` De ¡or medio esla Ia comunidad |udia. Y no son ¡ocos
Ios invesligadores que ven delras de lodo eslo una cons¡ira-
ción. In eI dibu|o, ¡or cierlo, hay que nolar una figura en eI
exlremo izquierdo "que ¡odria ser Ia ´guardia suiza¨, ¡ara
olros un sacerdole", alravesada ¡or es¡adas. Sugiere vioIen-
cia, como Ia visión deI ´Tercer Secrelo¨ de Ialima y olras ¡ro-
fecias sobre un ´alaque aI Valicano¨.

´Argenlina, ¡iano (suave), ¡ielro (¡iedra).¨, acom¡añan eI
dibu|o, como si fuese un valicinio de que eI ¡róximo ¡onlifice
saIdria de Ia Argenlina... ¿´Iielro Roma¨ es una referencia aI
´Ielrus Romanus¨ de San MaIaquias` ¿ßergogIio sera eI ´uIli-
mo Ia¡a¨` ´Roma eslara faIla de nombres¨ ¡arece aIudir a Ia
crisis ¡osl renuncia de ßenediclo XVI. ´ßacuIo descansara¨,
senlencia, finaImenle.

No obslanle, nueslra duda se manliene sobre esa ¡sicografia...

In olro dibu|o ¡remonilorio, canaIizado ¡or Iarravicini en eI
año 1972 "sin dudas, aulenlico", se habIa de un Ia¡a ´nue-
vo¨ que surge en medio de ´Iuchas inlernas¨:

164


II lexlo dice: ¿Quc? ¸Oitcrgcncias! || nuctc Papa scr4 |ucgc !c
ar!uas |ucnas inicrnas. Ocs |uccs !ijcrcnics. Ocs tcr!a!cs. Ocs prc-
||cnas. Atanzar4 c| ccnjusicnisnc. Y !c c||c surgir4 |c incspcra!c.

La eIección de ßergogIio fue, ¡ara muchos, ines¡erada. Y Ias
Iuchas inleslinas de ¡oder lrazaron eI camino de su designa-
ción. Como ya vimos, un Ia¡a Ialinoamericano ¡odria ser una
buena eslralegia ¡ara ¡romover una imagen dislinla de Ia
IgIesia CalóIica. No en vano Ia mayoria de Ios fieIes se haIIan
en esa región. II lema de discusión sigue siendo ßergogIio: o
16S
se lrala de un eIegido que se soIlara de Ias cadenas deI ¡oder
deI Valicano, o eslamos anle una de Ias menliras me|or urdi-
das ¡or esa eIile de ¡oder que ya mencionamos.

In una ¡sicografia no muy difundida de Iarravicini "cedida
amabIemenle ¡or eI ¡eriodisla e invesligador argenlino Ier-
nando Diz", queda cIaro que ´IeIón¨ eslaba habIando de
Irancisco:

II lexlo dice: ´Marzc. Ia |g|csia aguar!a ccnjun!i!a |a ncra quc
aun nc sc tis|un|ra. Gran!cs can|ics cn c||a incspcra!cs. Ccn can-
|ics |rusccs !c iincn. I|cga a c||a |a ncra !c |a rcsiiiucicn¨ (Año
1973).
166
Ifeclivamenle, ßergogIio fue eIegido Ia¡a en eI mes de mar-
zo... Y ya sabemos cuan confundida se haIIaba Ia IgIesia en ese
momenlo... Con eI arribo de Irancisco em¡ezaron Ios ´cam-
bios bruscos de limón¨. II acierlo de Iarravicini es exlraordi-
nario.

¿Cómo seguira lodo eslo` ¿Hasla adónde ¡odra IIegar ßergo-
gIio` ¿In que esIabón se conecla su ¡a¡ado con Ia Argenlina y
eI enigma deI ´Hombre Gris¨`


#; 92851<Q; :14 /*8FC21 &2=E3

Desde 1938 Ias ¡sicografias de Iarravicini habIan de Ia a¡ari-
ción de un ´Hombre Gris¨. Invesligadores como Iernando Diz
(ver A¡endice II), creen que ´IeIón¨ ¡udo haberse ins¡irado
en una obra deI ¡ensador, escrilor y fiIósofo argenlino RauI
ScaIabrini Orliz ¡ara ´describir¨ a un ¡ersona|e "o coIeclivo
de ¡ersonas" que encarne una mislica, un ´cambio¨. Is muy
¡osibIe que Ios mensa|es sobrenaluraIes que IIegaban a Iarra-
vicini hayan ¡asado ¡or su ´fiIlro¨ de conocimienlo y ex¡e-
riencias humanas. Asi ¡udo haber surgido eI lermino ´Hom-
bre Gris¨.

Como fuese, ese ´Hombre Gris¨ "eI de ScaIabrini Orliz o eI
de Iarravicini", se lransformó en una de Ias ¡rofecias mas es-
ludiadas, es¡eciaImenle en Ia Argenlina, ¡ues se creia que
aqueI ¡ersona|e ¡odria ser reaI, y que en aIgun momenlo sur-
giria en Ia escena ¡oIilica, reIigiosa o sociaI deI ¡ais ¡ara ´¡o-
ner Ias cosas en orden¨.

167
No es dificiI imaginar que con Ia designación de ßergogIio co-
mo Ia¡a Irancisco lodos Ios esludiosos de Iarravicini se es-
lremecieron. Un argenlino se lransformaba en Ia maxima au-
loridad de Ia reIigión calóIica y soberano deI Valicano: una fi-
gura ¡oIilica, reIigiosa y sociaI sin ¡recedenles en loda Ia his-
loria deI ¡ais.

Como era de es¡erarse, cuando eslo ocurrió, se esgrimieron
lodo li¡o de inler¡relaciones ¡ara confirmar si ßergogIio era
eI ´Hombre Gris¨ de Iarravicini.

Y, como Irancisco era eI ¡rimer Ia¡a de origen |esuila, y aI
GeneraI de esa Orden se Io IIamaba, exlraoficiaImenle, eI ´Ia-
¡a Negro¨, se su¡onia que Ia mezcIa de Ios habilos de Ios dos
¡a¡as, eI negro y eI bIanco "coIores ¡rimarios que dan eI
gris", lransformaban aI Ia¡a Irancisco en eI ¡ersona|e de Ia
¡rofecia de Iarravicini.

Ise ´Hombre Gris¨, ha obsesionado a muchos.

Is eI ´Sanlo GriaI¨ de Ias ¡rofecias de Iarravicini.

¿Is acaso una ¡ersona` ¿Un simboIo` ¿Una siluación hislóri-
ca` ¿TaI vez un coIeclivo de ¡ersonas o un ´movimienlo¨ de
consciencia`

Segun eI ´Noslradamus de America¨, ese ´Hombre Gris¨ sera
eI que dara Ia ´uIlima ¡inceIada¨ en Ia Argenlina:



168

´Ia u|iina pincc|a!a cn |a Argcniina scr4 !a!a pcr un pinicr gris¨
(año 1938).

¿Quienes ¡inlaran ese Iienzo` Si se lrala de Ia ´uIlima ¡inceIa-
da¨, dada ¡or ese ¡inlor ´gris¨, ¿se refiere a un ¡roceso, un
¡aso finaI, que com¡Iela una cadena de sucesos`

La mas famosa ¡sicografia sobre eI ´Hombre Gris¨ es Ia si-
guienle:


169
II lexlo dice: ´Ia Argcniina icn!r4 su rctc|ucicn jranccsa. |n
iriunjc. Puc!c tcr sangrc cn |as ca||cs si nc tc c| insianic !c| ncn|rc
gris¨ (Año 1971).

La RevoIución Irancesa fue eI cambio ¡oIilico mas im¡orlanle
que se ¡rodu|o en Iuro¡a, a fines deI sigIo XVIII. No fue sóIo
im¡orlanle ¡ara Irancia, sino que sirvió de e|em¡Io ¡ara olros
¡aises en donde se desalaron confIiclos sociaIes simiIares.
ConfIiclos que surgieron como res¡uesla a un regimen anacró-
nico y o¡resor, como era Ia monarquia. Isla revoIución signi-
ficó eI lriunfo de un ¡uebIo ¡obre, o¡rimido y cansado de Ias
in|uslicias sobre Ios ¡riviIegios de Ia nobIeza feudaI y deI esla-
do absoIulisla.

17u
Iarravicini uliIiza esla anaIogia ¡ara describir una crisis sociaI
que goI¡earia a Ia Argenlina. No ¡ocos esludiosos consideran
que eI sensilivo argenlino habIa de una suerle de ´guerra ci-
viI¨ si no se ve anles eI inslanle deI ´Hombre Gris¨. TaI vez
sea una casuaIidad, ¡ero mienlras ßergogIio e|erce como Ia¡a
Irancisco en eI Valicano, Ia Argenlina se haIIa en medio de
una crisis sociaI que ha dividido aI ¡ais como nunca anles se
habia vislo. Los anaIislas creen que es eI caIdo de cuIlivo de
una ¡osibIe manifeslación vioIenla en Ias caIIes, que seria mu-
cho ¡eor que Ia crisis deI 2001ƒ2002 (eI IIamado ´CorraIilo¨
bancario, donde varios argenlinos ¡erdieron Ios ahorros de
loda su vida y saIieron en masa a Ias caIIes a ¡roleslar en me-
dio de Ia renuncia deI Iresidenle De La Rua, Iarravicini lam-
bien habia adverlido lodo eslo).

Como ya adeIanlamos, Iarravicini, aunque no sabia exacla-
menle que significaba su mas famosa ¡rofecia, confesó en sus
uIlimos dias a sus aIIegados que eI ´Hombre Gris¨ era un sim-
boIo. No se lralaba de una ¡ersona en concrelo. Se lralaba de
una ´aclilud¨. De una ´mislica¨. Un movimienlo es¡iriluaI de
consciencia que surgia Iuego deI caos. Ise es eI verdadero
´Hombre Gris¨. Y lodos Io encarnamos.

II ´Hombre Gris¨ es una ´consciencia¨ que surge Iuego de Ias
¡ruebas.

Ior si quedase aIguna duda de esla inler¡relación, una de Ias
¡rimeras ¡sicografias de Iarravicini, canaIizada en eI año 1938
"una de Ias ¡rimeras que recibió", ¡one Ios ¡unlos sobre Ias
ies:

171


II Texlo dice: ´Nuctc Sc|. Nucta Iuz. || 4r|c| sccc !c |a Argcnii-
na sa|r4 !c una cra !c nucta ||utia. I|cgar4 nacia su suc|c |a |cn!i-
cicn |ucgc !c |ucnas scrias, !c cncucnircs q !cscncucnircs, !c sc|cr-
|ics cn griics q !c griics tcnci!cs. I|cgar4n ircs jcjcs q !ir4n. Nc sc-
r4n, nas !cspucs scr4n cn jucrza q tcr!a!. |||cs ||anar4n a| ncn|rc
a scr q csic scr4. || scr4 un ncn|rc gris¨.

Iarravicini nos dice que eI des¡erlar "eI ´Nuevo SoI¨" sur-
gira Iuego de una crisis. Nosolros creemos que eI ¡a¡ado de
Irancisco ¡odria ser eI ´eIemenlo aclivador¨ de esle ¡roceso.
No sabemos cómo ocurrira, ¡ero lodos Ios indicios a¡unlan a
eI.
172
In olra ¡sicografia inedila de Iarravicini "que incIuimos aI
finaI deI ¡Iiego de imagenes", ´IeIón¨ valicina eI arribo de
ese ´Hombre Gris¨ y mueslra Ia figura de un hombre con ves-
lidura reIigiosa. Si nos a¡uran, con un aluendo ¡a¡aI.

Con eslo no queremos decir que ßergogIio es eI ´saIvador de
Ia Argenlina y eI mundo¨. Islamos diciendo que es un ¡erso-
na|e muy im¡orlanle que ¡uede generar un gran cambio en eI
Valicano, o acenluar su ¡oder. CuaIquiera de Ias dos silua-
ciones desencadenaran aIgo inlenso, y lodo eI mundo seria aI-
canzado.

Ya hemos mencionado que hay una Iucha ¡or eI conlroI deI
Valicano y que Irancisco esla en eI medio de esa ¡ugna de
fuerzas. Su condición como |esuila des¡ierla vie|os fanlasmas.

Iero eIIo no es lodo.

De acuerdo a nueslras invesligaciones, y segun Ia información
¡ro¡orcionada ¡or aIlos miembros de Ia masoneria argenlina
"cuyos nombres, ¡or razones que eI Ieclor com¡rendera, no
¡odemos divuIgar", }orge Mario ßergogIio seria desde hace
muchos años masón.

Desde eI año 1998 se ha ¡roducido un acercamienlo enlre Ios
|esuilas y Ia masoneria argenlina. II mismo año en que ßergo-
gIio asume eI Arzobis¡ado de ßuenos Aires "eI 28 de febre-
ro". II 26 de agoslo de ese año, eI ¡adre |esuila, }ean-Ives
CaIvez "una figura ¡rominenle de Ia Com¡añia de }esus,
¡rofesor deI Inslilulo CalóIico de Iaris y famoso ¡or sus eslu-
dios sobre doclrina sociaI de Ia IgIesia y sobre eI marxismo",
fue invilado a dar una conferencia en Ia sede de Ia ´Gran
17S
Logia de Ia Argenlina de Libres y Ace¡lados Masones¨ "Ia
mas conocida y ¡o¡uIar deI ¡ais", des¡erlando eI inleres de
Ia ¡rensa, que informara de Io ocurrido aI dia siguienle. Inlre
Ios medios que se hicieron eco figuran Ios diarios Ia Nacicn y
C|arin. In aqueI momenlo eI Gran Maeslre era eI Dr. Iduardo
Vaccaro. Desde aIIi "nos aseguraron nueslras fuenles" eI
acercamienlo enlre |esuilas y masones argenlinos "y su inle-
res comun en eI Valicano" ha crecido y aIcanzó su cIimax con
Ia eIección de ßergogIio como Ia¡a...

Somos concienles que esla reveIación ¡odria des¡erlar lodo li-
¡o de con|eluras y sos¡echas en Ia figura deI Ia¡a. Los leóri-
cos de Ias cons¡iraciones es¡ecuIaran a sus anchas. La maso-
neria, ¡ara eIIos, es sinónimo de una ´con|ura maIigna ¡or eI
¡oder¨. Y, aunque eI com¡orlamienlo de aIgunos seclores de
Ia masoneria Ies da loda Ia razón, meler a lodos ´en eI mismo
saco¨ es erróneo e infanliI.

In 1868, anles de asumir Ia ¡residencia de Ia Argenlina, Do-
mingo Iauslino Sarmienlo "masón, Gran Maeslre enlre 1882
y 1883" di|o: ´LIamado ¡or eI volo de Ios ¡uebIos a desem¡e-
ñar Ia ¡rimera magislralura de una Re¡ubIica que es ¡or ma-
yoria deI cuIlo calóIico, necesilo lranquiIizar a Ios limoralos
que ven en nueslra inslilución una amenaza a Ias creencias re-
Iigiosas¨. ´Si Ia masoneria ha sido insliluida ¡ara deslruir eI
cuIlo calóIico "¡unluaIizó", desde ahora decIaro que no soy
masón. Habiendo sido eIevado a Ios mas aIlos grados con|un-
lamenle con mis hermanos, Ios generaIes Milre y Urquiza (...),
si laIes designios se ocuIlan a Ios mas aIlos grados de Ia maso-
neria, esla es Ia ocasión de manifeslar que, o hemos sido enga-
ñados miserabIemenle, o no exislen laIes designios¨.

174
Las Iogias masónicas lomaron una eslruclura organica en In-
gIalerra a ¡rinci¡ios deI sigIo XVIII. Desde aIIi se difundieron
a olros ¡aises. Tras una ela¡a milica que se remile a Ios cons-
lruclores de Ias caledraIes medievaIes "de hecho, francmaso-
neria deriva de jranc (Iibre) y naçcn (aIbañiI)" su simboIo de
Ia escuadra y eI com¡as se hicieron muy conocidos en lodo eI
mundo. Isla ´fralernidad¨ se lransformó en una verdadera
escueIa de conocimienlo que cobi|ó a ¡ersona|es famosos, co-
mo Ios ¡residenles norleamericanos George Washinglon,
IrankIin DeIano RoosveIl o eI mismisimo ßarack Obama, as-
lronaulas como NeiI Armslrong o Idvin ´ßuzz¨ AIdrin, o es-
crilores como AIe|andro Dumas y Viclor Hugo, y musicos cIa-
sicos como Mozarl o ßelhoven. In Is¡aña es conocida Ia afi-
Iiación de }orge Luis Za¡alero, y en Lalinoamerica, enlre lan-
los olros, Ia de ßenilo }uarez en Mexico, Simón ßoIivar en Ve-
nezueIa, MigueI Grau en Ieru, SaIvador AIIende en ChiIe, }ose
de San Marlin en Ia Argenlina y, desde Iuego, Ia que su¡ues-
lamenle invoIucra a }orge Mario ßergogIio.

¿Un Ia¡a masón` No seria eI ¡rimero. Hay muchos casos.
Inlre Ios mas cIasicos se haIIa eI de }uan XXIII: eI Ia¡a ´bue-
no¨. AngeIo RoncaIIi, anles de ser coronado como }uan XXIII,
habia sido iniciado en Ias enseñanzas de Ia Orden Rosacruz
"una fralernidad esolerica que se dio a conocer en Iuro¡a en
1614, con Ia ¡ubIicación de su ¡rimer manifieslo ´|ana |raicr-
niiaiis¨". La afiIiación masónica IIegaria mas larde, en Tur-
quia, y se cuenla que desde enlonces RoncaIIi vivia ´lrances
mislicos¨ y enunciaba ¡rofecias. La Iisla de masones que han
cum¡Iido lodo li¡o de funciones en eI Valicano es lan Iarga,
que ocu¡aria varias ¡aginas de esle Iibro. Y no exageramos.


17S

176
Si ßergogIio, laI y como nos aseguraron dislinlas fuenles de aI-
lisimo rango desde denlro de Ia masoneria argenlina, es ma-
són "Maeslro masón, ¡ara ser exaclos, y formado en Ias de-
nominadas ´Iogias encubierlas¨, no Ias ´¡ubIicas¨, mas no ¡o-
demos decir", Ias ¡rofecias que revisamos a Io Iargo de esle
Iibro adquieren mas senlido: Ia inlensa Iucha de ¡oder denlro
deI Valicano eslan enlrando a una ela¡a decisiva.

Inde¡endienlemenle de Ia ¡resunla afiIiación de ßergogIio a Ia
masoneria, creemos que su roI como Irancisco ¡odria abrir Ias
¡uerlas a una nueva ela¡a. II asunlo es eI ´coslo¨ y Ias con-
secuencias.


LO8221 914=G28 4; D=:; :14 R;9;M

II carisma de ßergogIio y lodos Ios cambios que esla im¡uI-
sando en eI Valicano recuerda, inevilabIemenle, aI Ia¡a }uan
IabIo I. Nos hemos referido a eI en mas de una ocasión a Io
Iargo de esle Iibro. Y no es ¡ara menos: se cree que fue asesi-
nado.

}uan IabIo I era un hombre bondadoso y humiIde, un Ia¡a
que no queria que Ia guardia suiza se ¡oslernase anle eI. Abo-
gó ¡or eI conlroI de nalaIidad ¡ara evilar eI hambre en ¡aises
¡obres, soIiciló información sobre Ias oscuras aclividades deI
IOR y eslaba dis¡ueslo a ´de¡urar¨ a lodos Ios cIerigos que
acluaban como cuaIquier mafioso y se ¡aseaban a sus anchas
en eI Valicano. Su forma de ¡ensar nos recuerda eI momenlo
acluaI deI Ia¡a Irancisco.

177
Iero }uan IabIo I no IIegó a concrelar nada: a sóIo 33 dias de
haber sido coronado Ia¡a es haIIado muerlo en su habilación.
Ira eI 28 de se¡liembre de 1978. Su¡ueslamenle, luvo un in-
farlo. Nunca se hizo Ia aulo¡sia. AI menos nunca se su¡o ´ofi-
ciaImenle¨. Se di|o enlonces que eI Ia¡a habia sido envene-
nado. Y ¡ara mas ´Inri¨ Ios famiIiares desmilieron aI Valicano
afirmando que no habia sido haIIado muerlo en su cama, des-
cansando "como di|eron Ios voceros de Ia Sanla Sede", sino
en su escrilorio.

}uan IabIo I no es eI ¡rimer ´siIenciado¨. Hay anlecedenles
mas Ie|anos que nos IIevan aI año 556. In ese momenlo Ie-
Iagio I IIegaba aI lrono de Roma, y se Ie acusó de haber asesi-
nado a su anlecesor VirgiIio. }uan VIII es olro caso digno de ci-
lar: murió envenenado y remalado a goI¡es de marliIIo. Co-
rria eI año 882. Que decir de SiIveslre II "asesinado en Ia ßa-
siIica de Ia Sanla Cruz", o de CeIeslino IV, que lraló de cam-
biar Ias ´coslumbres¨ deI cIero, y que murió a Ios 18 dias de su
eIección encarceIado ¡or Ias mismisimas auloridades de Ia
IgIesia que queria invesligar. La Iisla sigue con Inocensio V, en
eI año 1276, y ni habIar de Ios infames liem¡os de Ios ßorgia:
eI Ia¡a Urbano VI envenenó aI Ia¡a CIemenle VII. ßenediclo
XIII no se quedó alras y envenenó a Inocencio VII. Y AIe-
|andro VI murió envenenado con su ¡ro¡io veneno, que ¡en-
saba uliIizar con sus enemigos denlro de Ia IgIesia. Una suerle
de ´lodos conlra lodos¨. Los |esuilas no se saIvan de esla ho-
rrorosa e¡oca. A eIIos se Ies ad|udicó eI envenenamienlo de
Sixlo V, CIemenle VIII e Inocencio XIII "enlre olros" .

Ior eIIo es Iicilo ¡regunlarse si eI incómodo ¡a¡ado de Iran-
cisco ¡odria des¡erlar una inlriga en eI Valicano.

178
In esla e¡oca, en que Ia lecnoIogia esla aI servicio de gru¡os
de ¡oder "marcas conocidas de leIefonos ceIuIares hacen
ca¡luras de ¡anlaIIa sin nueslro ¡ermiso, y aIgunas redes so-
ciaIes, como Tviller, lransfiere lodos Ios iuiis a Ia ßibIioleca
deI Congreso de Ios Islados Unidos", es dificiI eIudir a ese
´Gran Hermano¨ que lodo Io vigiIa. De hecho, Ia Argenlina, Ia
¡alria de Irancisco, ha sido eIegida ¡or esa ´eIile invisibIe¨
¡ara reaIizar lodo li¡o de ex¡erimenlos sociaIes y económicos
con Ios ´coIaboradores de lurno¨. II ¡ais era eI escenario ideaI
¡ara IIevar a cabo una suerle de jccus grcup debido aI crisoI de
razas y cuIluras que ofrece. Como buena ¡arle de Ios anliguos
inmigranles que IIegaron a Ia Argenlina son de origen euro-
¡eo, era inleresanle hacer esos ´ex¡erimenlos¨ que Iuego se
´IIevaran¨ a Iuro¡a. Iaises como Is¡aña o Grecia saben muy
bien de Io que eslamos habIando.

Iarravicini ya habia afirmado que ´Argcniina sujrir4 |a icrncn-
ia cn pcqucñc, |a quc |ucgc azciar4 a| nun!c.¨ (Año 1972).

Ahora bien, mas aIIa de lodo eslo, nueslra verdadera Iiberlad
se haIIa en Ia consciencia. Y esa es Ia razón ¡or Ia que hemos
escrilo esle Iibro: descubrir eI verdadero mensa|e que encierra
eI ´Hombre Gris¨.


#;7=?8;FY2=<;N 14 567628

Luego de haber reaIizado esle recorrido a lraves de diversas
¡rofecias que locan aI Valicano, ¡odriamos deducir Io si-
guienle:

179
"II Valicano enfrenlara una nueva crisis e inlensa Iucha de
¡oder que ¡odria com¡romeler Ia seguridad deI Ia¡a.

"Se acerca una ¡osibIe confIagración beIica que afeclara a Iu-
ro¡a, obIigando aI Ia¡a huir de Roma. Tambien se infiere un
alaque concrelo aI Valicano.

"A¡arecera en eI cieIo una ´señaI¨, que bien ¡odria ser eI
arribo de un comela o cuer¡o desconocido, o un efeclo de Ias
lormenlas soIares en eI cam¡o magnelico de Ia Tierra.

Iarravicini habIa lambien de ese confIiclo ´de humo y fuego¨
y señaIa a Lalinoamerica como Ia lierra deI fuluro. De acuerdo
a ´IeIón¨, en Ia Argenlina surgira una ´cuarla ¡oslura¨ anle
eI mundo "eI ´Hombre Gris¨", un enfoque mas humano y
es¡iriluaI ¡ara encarar Ios liem¡os que vienen.

Luego, ese ´¡uenle es¡iriluaI¨ sera eslabIecido con Is¡aña, ya
que eI ¡ais iberico sera ´Ia ¡uerla de Iuz y cambio en Iuro¡a¨.
Isa im¡orlanle misión, segun Iarravicini, sera a¡oyada ¡or
seres de olras reaIidades:

´|spaña q |a Argcniina scr4n uni!as pcr un pucnic cspiriiua|, scs-
icni!c pcr natcs inicrp|anciarias. |n an|cs paiscs ncrar4n. ¸Na-
ticrcs ||anccs!¨ (Año 1959).

A conlinuación ¡resenlamos Ias ¡sicografias que habIan de Ia
´cuarla ¡oslura¨ y de Lalinoamerica como ´hogar mundiaI¨.




18u

II lexlo dice: ´|| nun!c sc !iti!ir4 cn !cs. |zquicr!a q !crccnas.
Una icrccra pcsiura scr4 cn a|razc, sc !ir4. Pcrc c| a|razc scr4 cn
casiigc. || unc pcr an|icicn, c| circ pcr irai!cr. |usia atanzar4.
Cnina scr4 iras c|. A|razc !c cxircncs¨. (Año 1938).

II lexlo dice: ´Argcniina icn!r4 su cuaria pcsiura q. ¸Scr4 cn c|
nun!c!´ (Año 1972).
181
II lexlo dice: ´Argcniina cs tacia, pcrquc tacia !c|c pcrnancccr.
Hasia c| !ia !c |a ||cga!a !c| ncrnanc nun!c ncri!c, cn |cs jucgcs¨
(Año 1971).

II lexlo dice: ´Argcniina ccnscrtar4 sus parcc|as, ccnc |cs
ncspiia|cs sus canas, para c| ||cgar !c| sujricnic ar!i!c pcr |cs
nuncs. ¸Scr4 cn cari!a!! ¸Scr4 cn OM!´. (Año 1972).
182


II lexlo dice: ´Argcniina, pucric !c cnira!a cc|csic, !c arcnas !c
crc, !c pasics tcr!cs, !c j|crcs rcjas, na||ar4 q !ir4. Ticrras icngc pa-
ra c| quc sujrc cn qucnazcn, para c| sin ncgar, para c| nucrjanc niñc,
para c| quc nan|rc pa!ccc, para c| !cspcsci!c, para c| ancianc, para
c| cnjcrnc, para c| quc nacc q para c| quc !c|a naccr cn csic |ugar !c
prcnisicn. ¸Argcniina Sanariiana !c| nun!c!¨ (año 1972).


18S

II lexlo dice: ´Iaiincancrica, Hcgar Mun!ia|¨ (año 1972).

Hoy, con un Ia¡a de origen Ialinoamericano, eslas ¡rofecias
adquieren un reIieve im¡orlanle. ¿Irancisco, anle una guerra
que ¡odria afeclar Iuro¡a, ofrecera refugio en su ¡ais de ori-
gen` ¿Im¡ezara con Rusia y China, como dice Iarravicini`
¿Lalinoamerica, Ie|os deI confIiclo, se lransformara en una re-
gión ´segura¨ deI ´humo y Ia quemazón¨`

Is muy ¡ronlo ¡ara saberIo. Iero hay que alender eslos men-
sa|es ¡ara modificar ese ¡osibIe fuluro...

184
Lo cierlo es que lodo cons¡ira ¡ara Ia a¡arición de ese ´Hom-
bre Gris¨: lu, nosolros, lodos. Un movimienlo de consciencia
que sembrara Ias bases de un fuluro dislinlo.

Iodriamos decir que eI lermino ´gris¨, haciendo una anaIogia,
guarda reIación con Ia ´maleria gris¨ deI cerebro humano: esa
suslancia gris que se sueIe asociar con eI ¡rocesamienlo de in-
formación, es decir, a Ia función deI ´razonamienlo¨. La can-
lidad de esla suslancia es visla como direclamenle ¡ro¡orcio-
naI a Ia inleIigencia de un ser vivo. Como un dalo curioso, Ios
deIfines lienen mas suslancia gris que nosolros.

II ´Hombre Gris¨, ¡ues, se basa en eI conocimienlo ¡ara ¡o-
der accionar en consciencia.

In eslar des¡ierlos y ser Iibres. Como Ios deIfines.














18S
I¡iIogo

II mensa|e deI ´Hombre Gris¨









´Ias prcjccias nc nan si!c !a!as para quc sc cunp|an, sinc para quc
nc sc cunp|an¨, soslienen Ias vie|as y aulenlicas enseñanzas es-
¡iriluaIes. In olras ¡aIabras: ´A!tcriir para ccrrcgir¨. Con ese
es¡irilu hemos reaIizado esle lraba|o. ´Ver¨ ¡ara eslar ´des-
¡ierlos¨.

Islamos seguros que Ia figura de Irancisco lransila en medio
de esas ¡rofecias. Como vimos, no soIo Ias de Iarravicini. Y si
eslo es asi, nos haIIamos en un momenlo hislórico exlraor-
dinario: Ia o¡orlunidad de dar un gran ¡aso hacia una nueva
generación. Una generación mas conscienle de sus aclos. Mas
¡rofunda y es¡iriluaI. No im¡orla cuaI sea nueslra reIigión o
´sislema de creencias¨. HabIamos de Ia naluraIeza humana.
De Io que nos une. Ior eIIo Irancisco ¡odria ser eI ´uIlimo
Ia¡a¨. SimbóIicamenle "a nueslro |uicio" deberia serIo: que
su ¡onlificado cierre una ela¡a de lribuIaciones y conlra-
dicciones. II liem¡o Io dira.

186
Y en esle as¡eclo queremos de|ar en cIaro que aI margen de Ia
hisloria oscura deI Valicano, eI aulenlico mensa|e de }esus es
olra cosa. Ise seria olro lema que nos ocu¡aria muchas ¡agi-
nas, ya que Ia IgIesia no nos ha conlado Ia verdad, y ha uliIiza-
do Ia imagen deI crucificado ¡ara crear una suerle de ´meca-
nismo de conlroI¨. Y eslo ocurre, lambien, con olros credos y
reIigiones.

La ¡aIabra reIigión viene deI Ialin rc|igarc, que significa ´voI-
ver a unir¨. Una definición que no se a|usla a Ios dogmas que
hemos creado y que nos han se¡arado como sociedad. Ior eIIo
eI mensa|e deI ´Hombre Gris¨ de Iarravicini surge en eslos
liem¡os como una aIlernaliva de equiIibrio, menle des¡ierla y
Iiberlad. La ¡ugna de ¡oder en eI Valicano y Ia figura deI Ia-
¡a Irancisco en medio es, senciIIamenle, eI eIemenlo ´acliva-
dor¨.

Is curioso. Hoy, mienlras escribimos esle e¡iIogo, dislinlos
diarios deI mundo se hacen eco de un hecho ´anecdólico¨ en
eI Valicano: eI Ia¡a Irancisco habia Iiberado a dos ¡aIomas aI
Iado de unos niños, como un ¡edido de ¡az ¡or Ia siluación
vioIenla en Ucrania. Y de ¡ronlo a¡arecieron un cuervo y una
gaviola, que se Ianzaron aI alaque de Ias ¡aIomas. Las folo-
grafias que sacaron deI incidenle Ios ¡eriodislas que eslaban
congregados en Ia ¡Iaza de San Iedro son im¡aclanles.

Aunque no fue nada ´sobrenaluraI¨ esa siluación, su ´mensa|e
simbóIico¨ es cIarisimo: eI enfrenlamienlo de fuerzas. Iero ese
confIiclo no sera mas cuando haIIemos eI correclo baIance.

II fuluro "sea cuaI fuese" esla siem¡re en movimienlo. Lo
unico reaI es nueslro ¡resenle. Y ese ¡resenle, con Ias decisio-
187
nes correclas, abrira una ¡uerla de es¡eranza. No lodo Io ´ca-
laslrófico¨ liene que cum¡Iirse. De¡ende de nosolros modifi-
car Ias cosas. Iero lenemos que ´creerIo¨ ¡ara ¡oder ´crear-
Io¨.

Hay una ¡rofecia en Ia cuaI creemos ¡rofundamenle y ¡odria
eslar reIacionada aI mensa|e deI ´Hombre Gris¨: Ios 144.000
danzanles deI SoI. Is una creencia ho¡i que asegura que ese
numero de ¡ersonas soslendra es¡iriluaImenle a loda Ia hu-
manidad duranle una e¡oca de cambio y lransformación. Is
curioso que eI ßaklun 13 deI caIendario maya esle com¡ueslo,
lambien, de 144.000 dias "recordemos que fueron 13 baklu-
nes Ios que IIevaron a Ia humanidad a un fin de cicIo hislórico
y simbóIico ¡ara eI 21 de diciembre de 2012", es decir, Iuego
de 2012, segun Ia anligua sabiduria maya, enlramos en un
nuevo cicIo de 144.000 dias o ßaklun 14: Ia ela¡a de Ia con-
soIidación es¡iriluaI de Ia humanidad.

In eI A¡ocaIi¡sis, Ios 144.000 lambien son mencionados, aun-
que con eI lermino ´seIIados de Dios¨. Mas aIIa de Ias diversas
inler¡relaciones reIigiosas que se Ie ha dado a ese lexlo bibIi-
co, creemos que su mensa|e no habIa de unos ¡ocos eIegidos
enlre Ia ¡obIación mundiaI, sino de una ´masa crilica¨ ¡ara
reverlir eI fuluro.

´144.000¨. ´La Cuarla Ioslura¨. ´La Cruz OrIada¨. II sincero
buscador de Ia verdad enlendera eI aulenlico mensa|e de ßen-
|amin SoIari Iarravicini.



188
In eslos inlensos liem¡os de cambio y lransformación, ha IIe-
gado, ¡ues, eI des¡erlar deI ´Hombre Gris¨.



Ricardo GonzaIez
Roberlo ViIIamiI

ßuenos Aires, 26 de enero de 2014




















189


´#8 48G2;F8E¨, di|o eI Ia¡a Irancisco aI abrazar aI rabino Abraham Skorka
y eI isIamico Omar Abboud, lras rezar en siIencio unos minulos en eI Muro
de Ios Lamenlos, eI silio mas sagrado ¡ara Ios |udios.
(Iolo, Agencia III, mayo 2014).



Iarravicini escribió en 1972:

´Ics Cruza!cs Ca|a||crcs !c| aqcr rcgrcsar4n a |a Ticrra cn cruza!a !c Pax. || cr-
niiañc !c| |cganc ta||c ccncnzc a caninar q sc accrca |a Ticrra !c |cs Crc!cs. ||
na||ar4 !c |a nucta nucta, q !c |a sc|c!a! icrnina!a !c nucncs, q !c |a sc|c!a!
purijica!a !c |cs jusics. ¸I|cga OM!´

¿Hay un mensa|e simbóIico en eI ´abrazo de lres reIigiones¨, que hislórica-
menle se han vislo enfrenladas`

In 1938, Iarravicini lambien escribió:

´.I|cgar4n ircs jcjcs q !ir4n. Nc scr4n, nas !cspucs scr4n cn jucrza q tcr!a!.
|||cs ||anar4n a| ncn|rc a scr q csic scr4. || scr4 un ncn|rc gris¨.

¿Cons¡iración o es¡eranza` II liem¡o Io dira.
19u
AIINDICI I





Mi encuenlro con Monseñor Corrado ßaIducci
Pcr |c|cric Vi||ani|









Mi reIación con Ios secrelos deI cosmos, Ia vida exlralerreslre
y eI fenómeno de Ios ovnis luvo un momenlo cruciaI cuando
recibi una invilación es¡eciaI de mi amigo ilaIiano, eI Dr. Ro-
berlo Iinolli, ¡ara ¡arlici¡ar deI ´7nc Sinpcsic ncn!ia|c sug|i
cggciii tc|anii ncn i!cniijicaii c i jcncncni ccnncssi¨ (´Los ¡Iali-
IIos voIadores, Ios exlralerreslres y Ia ciencia¨), en Ia Re¡u-
bIica de San Marino, a fines de mayo de 1999.

II congreso se desarroIIó en eI cine lealro ´Turismo¨, en eI
monle Tilano, una saIa exquisila con ca¡acidad ¡ara mas de
miI es¡ecladores que conló con Ia ¡resencia de es¡eciaIislas y
cienlificos ¡rovenienles de lodas ¡arles deI mundo.

191
II dia de mi ex¡osición, en Ia que ¡resenle Ias folografias de
´Ias Iuces de Irks¨ "lomadas en Cuchi CorraI, en Ia ¡rovincia
de Córdoba, 800 kiIómelros aI norle de ßuenos Aires" Ia sa-
Ia de conferencias eslaba coImada, ya que fui ¡recedido ¡or eI
fisico nucIear canadiense Slanlon Iriedman y seguido ¡or
Monseñor Corrado ßaIducci.

ßaIducci, miembro de Ia Curia Valicana, demonóIogo, exor-
cisla, leóIogo, escrilor y asislenle ¡ersonaI deI Ia¡a }uan IabIo
II sobre lemas mislicos, esolericos, ¡aranormaIes, melafisicos
y aIlernalivos, im¡acló con su ex¡resión: ´Ics angc|cs !c aqcr
scn |cs cxiraicrrcsircs !c ncq.¨

AI dia siguienle, lodos Ios diarios de IlaIia y Ias agencias no-
liciosas inlernacionaIes difundieron Ia nolicia aI mundo mar-
cando un anles y un des¡ues de Ia a¡reciación casi oficiaI de
un deslacado miembro de Ia IgIesia CalóIica sobre un fenó-
meno que se mane|aba con discreción exlrema.

Isa mañana desayune con Monseñor ßaIducci y ambos co-
menlamos eI im¡aclo de su charIa deI dia anlerior.

"Daran que habIar sus ex¡resiones "Ie di|e".

"Ior su¡ueslo "conlesló sonrienle eI ¡reIado". AIguna ver-
dad hay en eI fenómeno de Ios ovnis. La IgIesia "agregó" no
excIuye que en eI Universo haya mundos habilados, no es ¡o-
sibIe ¡oner Iimiles a Ia infinila sabiduria y ¡olencia de Dios.
No hay duda que enlre nosolros y Ios angeIes hay un vacio
demasiado grande ¡ara que eI Creador no Io haya coImado...

192
"¿La fe en Ia exislencia de seres exlralerreslres no es una
bIasfemia` "Ie ¡regunle".

"La ßibIia no hace ninguna referencia aI res¡eclo "me di-
|o", ¡ero lam¡oco Io excIuye. Iermanecen Ios leslimonios hu-
manos, que no lenemos eI derecho de deslruir ¡orque es Ia ba-
se de Ia vida sociaI y reIigiosa. ¿O acaso Ios IvangeIios no se
basan en leslimonios` Yo soIo me Iimilo a afirmar Ia ¡osibIe
exislencia de olras formas de vida, habIo de seres dolados de
inleIigencia y Iibre aIbedrio.

"O sea, ¿seres a imagen y seme|anza de Dios`

"Si, lodo conduce aI diseño de Dios... De esla manera eslan
Dios y Ios angeIes, que son un soIo es¡irilu. Des¡ues viene eI
hombre, un ser fragiI, hecho de es¡irilu y maleria, IIevado
muy seguido a hacer eI maI y no eI bien. A milad de camino
enlre eI hombre y Ios angeIes, ¿no ¡odria haber aIguna olra
cosa`

"¿Se sor¡renderia si Ios exlralerreslres luviesen un aIma`
"Ie inquiri".

"¿Ior que no` Si ¡udiesemos lener un conlaclo con seres de
olro ¡Ianela habilado, descubririamos que son su¡eriores a
nosolros y que nos ¡odrian ayudar lambien en nueslro ca-
mino es¡iriluaI. Ior Io lanlo, Ie digo que si exisliesen, no se-
rian una amenaza "concIuyo ßaIducci".

In Ia charIa, eI ¡reIado me confió, lambien, que sabia deI ¡re-
sunlo encuenlro cercano deI Ia¡a }uan XXII, ¡ero que Ias in-
formaciones que se habian difundido no eran exaclamenle Io
19S
que ¡asó. ßaIducci se moslró abierlo ¡ero aI mismo liem¡o
¡rudenle. Me di|o que era un ´secrelo deI Valicano¨.

Con Ia inleIigencia, Ia a¡erlura y ra¡ida com¡rensión de Ios
|esuilas, me di|o que mis folos de Ios ovnis que regislre en Ia
Argenlina eran muy inleresanles y me ¡idió dos co¡ias de una
de eslas ca¡luras. La imagen moslraba una Iuz que ¡arecia
lener Ia forma de Ia ¡aIoma deI ´Is¡irilu Sanlo¨ "imagen
que incIuimos con Ricardo GonzaIez en nueslro Iibro ´Ias Iu-
ccs !c |rks¨" . La ´Iuz¨ de Cuchi CorraI se ¡arecia a Ia ¡aIoma
deI cieIo que se encuenlra delras deI lrono vacio de San Iedro,
en eI Valicano. IIIo habia IIamado Ia alención de ßaIducci.
¿Ior que dos co¡ias de Ia misma folo` "Io inlerrogue". Me
miró ¡or arriba de sus anleo|os y con una sonrisa ¡icara me
di|o: ´imagineIo.¨

Mas larde su¡e que esa imagen habia IIegado a Ias manos deI
Ia¡a }uan IabIo II.



'= =?D1E7=G;<=>? :1 48E 8D?=E K 14 R;:21 -1K?;

Los fenómenos deI cosmos obluvieron mi alención desde Ia
adoIescencia. In efeclo, mis esludios ¡rimarios Ios curse en eI
CoIegio SaIesiano Don ßosco, en eI ßarrio de Congreso, en Ia
Ciudad de ßuenos Aires, donde se im¡arlia como obIigaloria
Ia maleria rc|igicn. No obslanle a eIIo, recuerdo que siem¡re
me alra|eron Ias hislorias de Ios ´¡Ialos voIadores¨ y Ios visi-
lanles deI es¡acio, lemas muy en boga en aqueIIos años 50.

194
Mas larde, |unlo a unos amigos, formamos una Asociación
¡ara esludiar Ios fenómenos ceIesles y via|abamos frecuenle-
menle a Ia ¡rovincia de Córdoba, Iugar de muIli¡Ies avisla-
mienlos. IaraIeIo a eslas aclividades, y como redaclor de Ia
Revisla Atiacicn c Asircn4uiica, escribi diversos arlicuIos so-
bre eI lema y luve Ia salisfacción de que ¡or uno de eIIos, ´Ia
Gran Ou!a¨, obluve un ¡remio nacionaI en eI cam¡o de Ia in-
vesligación aeroes¡aciaI.

Iue asi que, en medio de esos inlensos años de invesligación,
conoci aI ¡adre |esuila Don ßenilo Segundo Reyna, direclor
deI Observalorio Aslronómico de San MigueI, IIamado lam-
bien A|!nara, en Ia ¡rovincia de ßuenos Aires.

II ¡adre Reyna, leóIogo, aslrónomo, fiIósofo y cienlifico, ad-
heria a Ia lesis de Ia vida exlralerreslre y ¡or su¡ueslo a Ia
exislencia de Ios ´¡Ialos voIadores¨, donde segun su ex¡Ii-
cación, Ios visilanles exleriores se lrasIadaban ¡ara esludiar a
Ia Tierra. Sus invesligaciones cienlificas lrascendieron Ia com-
¡rensión de sus su¡eriores reIigiosos ya que dieron Ia vueIla
aI mundo y ademas fueron ob|elo de esludio de olros es¡e-
ciaIislas.

Reyna fue lambien ¡rofesor deI CoIegio Mayor, donde Ios
seminarislas de Ia orden de Ia Com¡añia de }esus reaIizaban
sus esludios secuIares, y en sus auIas, enlre olros, asislia }orge
Mario ßergogIio: eI fuluro Ia¡a Irancisco.

Como |esuila, eI ¡adre Reyna luvo una fuerle ¡re¡aración in-
leIecluaI y cienlifica, y si hay aIgo que Io dislinguió, fue que
ado¡ló siem¡re ¡osiciones de debale ¡uerlas adenlro, en le-
mas que eran considerados labues, sin incurrir en Ia dicolomia
19S
cIasica, Ia ji!cs ci raiic (Ia fe y Ia razón), o sea, Io cienlifico y Io
esolerico. In diversas charIas que sosluvimos habIamos de Ias
¡osiciones de Ios |esuilas, que muchas veces lra|eron conse-
cuencias muy com¡Iicadas a sus miembros, enlre olras, como
Ia ex¡erimenlada ¡or eI ¡adre TheiIard de Chardin en Indo-
china, a ¡rinci¡ios deI sigIo XX. II ¡ensamienlo de Chardin,
decia Reyna, ¡uede resumirse en su obra: ´|| |cncncnc |s-
piriiua|¨. In eI, Ios dos caminos, eI racionaI y eI mislico, Ia evi-
dencia y eI mislerio, deveIan reIaciones mas ¡rofundas enlre
Ias Ieyes y Ia gracia, enlre eI azar y Ia Irovidencia, enlre Ios
fenómenos maleriaIes y eI es¡iriluaI.

II es¡irilu, segun Chardin "cilaba Reyna", no es un sobre-
im¡ueslo ni un accesorio en eI cosmos, sino, senciIIamenle, eI
eslado su¡erior en nosolros aI que ¡odemos IIamar, a faIla de
olra cosa me|or, Ia ´c|atc !c| Unitcrsc¨. Nada mas ¡ero lam-
¡oco nada menos: ´II Is¡irilu¨ no es una mela ni un e¡i-
fenómeno, es eI fenómeno.

II ¡adre Reyna, formado en eI ¡ensamienlo am¡Iio de Ia co-
nexión universaI, nos abrió Ia menle a Ias ¡osibiIidades de Io
im¡osibIe y a Ia com¡resión de Io incom¡rensibIe como base
¡ara eI enlendimienlo es¡iriluaI, que es Ia ´argamasa¨ que
une aI Cosmos con eI hombre. Como lanlos olros, eI Ia¡a
Irancisco bebió de esos conocimienlos que Io formaron.

'= <8?1Z=>? <8? -8F;

Mi formación universilaria Ia desarroIIe en Roma, en Ia Uni-
versidad CalóIica ´Prc Occ¨, en Ia carrera de ciencias de Ia co-
municación, que desde siem¡re fue mi vocación.

196
La lesis que avaIaria mi liluIo versó sobre: ´Ia intcsiigacicn pc-
ric!isiica anic |cs nccncs !csccncci!cs¨, un lema sumamenle con-
lroverlido y ali¡ico, que a no dudarIo lra|o un conmocionanle
suceso en Ia mesa examinadora inlegrada ¡or 20 ¡rofesores de
dislinlas disci¡Iinas, que nos ¡uso a ¡rueba aI ¡rofesor Don
VilaIiano Rovigalli , mi reIalor, y a mi mismo.

II ambilo de discusión donde debia debalirse Ia lesis, merece
un comenlario a¡arle, ya que se desarroIIó en un am¡Iio saIón
de esa hislórica casa de esludios que dalaba de mediados deI
sigIo XIX, con anchos venlanaIes que Ia comunicaban con |ar-
dines exuberanles, coImados de ¡aImeras y fuenles. Rea-
Imenle Ia escenografia era briIIanle y con una audiencia que
IIenaba ¡or com¡Ielo su ca¡acidad. In ese secuIar es¡acio, se
habIaria ¡or ¡rimera vez en Ia hisloria deI fenómeno ovni.

Des¡ues de inlensas discusiones, enlre mi ¡oslura y Ia de mis
examinadores, que lerminaron debaliendo enlre eIIos mismos,
Ia lesis fue a¡robada con dislinción ¡or Ia rareza que Ia con-
formaba.

In mi ¡aso ¡or Iuro¡a conoci y enlrevisle aI escrilor calaIan
Anlonio Rivera, ¡ionero de Ia ufoIogia es¡añoIa y, ademas,
como yo, un amanle de Ios oceanos y eI buceo. Todavia con-
servo una de sus obras, ´|| Gran |nigna !c |cs P|aii||cs Vc|an-
ics¨, que me regaIó con su dedicaloria: ´Iara Roberlo ViIIIa-
miI, |óven y dinamico invesligador argenlino, con mi mayor
sim¡alia y eslimuIo¨.

Con eI liem¡o me voIveria a enconlrar nuevamenle con un
enlusiasla Rivera en dislinlos congresos mundiaIes sobre eI
197
lema de Ios ovnis, donde ¡ude charIar en ¡rofundidad sobre
diversos lemas en Ios que eI era un gran es¡eciaIisla.

In Roma, en mi e¡oca de esludianle, es que conoci a Roberlo
Iinolli, cuando esle cursaba esludios de socioIogia en Ia Uni-
versidad de Iirenze. Inleresado lambien en Ios mislerios deI
cosmos, dirigia desde Ios 20 años una revisla sobre Ios ovnis y
ya habia escrilo aIgunos Iibros sobre eI lema. Su lesis docloraI
lraló lambien sobre eI fenómeno ovni. Nueslras lesis, a ¡rinci-
¡io de Ios años 70, mas olras en eI cam¡o de Ia ciencia y Ios
ovnis ¡ubIicadas en Rusia, marcaron loda una e¡oca en Ia his-
loria de eslas invesligaciones. Con Iinolli conslrui inmedia-
lamenle una gran amislad, ya que ambos leniamos en comun
Ias mismas inquieludes e inlereses.

In esos años coseche muIli¡Ies amislades en Roma. Hoy im-
¡orlanles ¡eriodislas e invesligadores que lambien ¡usieron
Ia Iu¡a sobre Ios asunlos deI Valicano. Aunque han ¡referido
no ser cilados en esle Iibro, debo mencionar que fueron fuen-
les im¡orlanles de información.


@? H1E6=7; 1? 14 +CE12D;782=8 0;7=<;?8

Ya vimos que eI direclor aslronómico deI Valicano es eI |esuila
argenlino }ose GabrieI Iunes. Iero ¡ocos saben que eI aslró-
nomo y leóIogo cordobes esla coneclado inlimamenle con eI
Ia¡a Irancisco.

Y es que eI ¡adre Iunes, en sus años de esludianle de As-
lronomia en Ia Universidad de Córdoba, se enlrevisló con ßer-
gogIio "en aqueI momenlo reclor |esuila en Córdoba", y con
198
su bendición ingresó a Ia com¡añia de }esus. AIIi em¡ezó Ia
amislad.

Con eI liem¡o, eI ¡adre Iunes hara su carrera ¡rofesionaI y se-
ra lrasIadado a Roma, donde eI Ia¡a ßenediclo XVI Io nom-
brara, en eI año 2006, direclor deI hislórico Observalorio As-
lronómico de CasleI GandoIfo, conocido ¡o¡uIarmenle como
´Ia Spccc|a¨.

In abriI de 2013, ßergogIio, ya como eI Ia¡a Irancisco, Io vi-
siló en eI Observalorio y se inleresó vivamenle en sus inves-
ligaciones. Ambos recordaron sus maeslros, en ßuenos Aires y
Córdoba, donde eI ¡adre Reyna y muchos olros Ios formaron,
no sóIo en eI cam¡o deI es¡irilu, sino en Ia com¡rensión deI
universo y sus mislerios.

La ¡osibiIidad de que en un universo formado ¡or mas de
100.000 miIIones de gaIaxias, y a su vez que cada una de eslas
aIberguen, aI menos, 100.000 miIIones de eslreIIas y una can-
lidad indefinida de ¡Ianelas, nos abre Ias ¡uerlas a considerar
de que ¡odria haber aIguien mas que nosolros en eI es¡acio.
´Creemos que Dios "argumenla Iunes en sus enlrevislas",
como hacedor de esla creación, no habra ¡ueslo soIamenle es-
la infima ¡arlicuIa de vida en esla ¡orción de seme|anle vas-
ledad, nueslro ¡Ianela. Sino que es Iógico su¡oner que Ia vida
se re¡Iicaria lambien en olros rincones deI cosmos¨.

Y, cilando a San Irancisco, agregó: ´c| gran Sanic ||ana|a ncr-
nanc q ncrnana a |as criaiuras icrrcsircs, cnicnccs, ¿pcr quc nc pc-
!cncs na||ar ian|icn !c un ncrnanc cxiraicrrcsirc, ccnc paric !c
|a crcacicn?´.

199
No es casuaIidad que Ios ¡adres |esuilas Segundo Reyna, }or-
ge Mario ßergogIio y }ose GabrieI Iunes, se hayan formado en
Ios mismos cIauslros en ßuenos Aires y Córdoba en Ias uIli-
mas decadas. No es casuaIidad que TheiIard de Chardin y Co-
rrado ßaIducci, lambien |esuilas, hayan de|ado un ´Iegado de
conexión cósmica¨. No es casuaIidad "infiero" que sus ¡en-
samienlos se unan a Ia magia deI Iegado de ßen|amin SoIari
Iarravicini, cuyo mensa|e habIa de ¡ruebas y lribuIaciones
¡ero, ¡or sobre lodas Ias cosas, de es¡eranza.





















2uu
AIINDICI II





Mi o¡inión sobre eI ´Hombre Gris¨
Pcr |crnan!c Oiz









Como casi lodos Ios ¡rofelas en su liem¡o, ßen|amin SoIari
Iarravicini se ocu¡ó de Ia reaIidad sociaI y ¡oIilica deI mun-
do. Y, como argenlino, lambien de su ¡ais. De hecho fue eI
quien inlrodu|o eI conce¡lo deI ´Hombre Gris¨, mencionado
mas de una vez en sus ¡sicografias.

La ¡rimera mención a ese ´Hombre Gris¨ a¡arece en un
dibu|o ¡remonilorio de 1938. In esa canaIización se Iee: ´||
4r|c| sccc !c |a Argcniina sa|r4 !c una cra !c nucta ||utia¨. Y
finaIiza: ´|||cs ||anar4n a| ncn|rc a scr q csic scr4. || scr4 un
ncn|rc gris¨. Tambien en 1938, Iarravicni recibe eI siguienle
mensa|e: ´Ia u|iina pincc|a!a cn |a Argcniina scr4 !a!a pcr un
pinicr gris.¨ Todo eslo desencadenó eI mislerio.
2u1
Isle ´Hombre Gris¨ "eI cuaI varios ¡ersona|es de Ia Argen-
lina se alribuyeron serIo", ¡enelró incIuso Ia ¡oIilica deI ¡ais.
II caso mas conocido fue eI deI ¡residenle CarIos Menen, en
¡Ieno e|ercicio de su mandalo. IrobabIemenle Io di|o infIuen-
ciado no sóIo ¡or Ias ¡rofecias de Iarravicini, sino lambien
¡or Ia Ieclura de ´|| ncn|rc quc csi4 sc|c q cspcra¨, ensayo deI
año 1931 deI escrilor argenlino RauI ScaIabrini Orliz, en donde
se lrala de escudriñar a ese individuo que lodavia no com-
¡rende Ios aIcances ni Ios vaIores que im¡Iica ser un ciudada-
no, y que busca de manera lor¡e, ansiosa y faciIisla, Ia feIici-
dad de una vida que ¡romelia ser una cosa y reaImenle es
olra. ScaIabrini Orliz Io IIamó ´c| Hcn|rc !c Ccrricnics q |snc-
ra|!a¨, esquina de confIuencia de dos caIIes que re¡resenlaban
eI andar bohemio y cuIluraI de Ia ßuenos Aires de aqueI en-
lonces. La ßuenos Aires bohemia que Iarravicini vivió inlen-
samenle en aqueIIos años.

Iarravicini, sin duda, am¡Iia con su visión ¡rofelica Ios aIcan-
ces de ese ser descrilo ¡or ScaIabrini Orliz, y Io ´lransforma¨
en una re¡resenlación de Ia cIase media de Ia Argenlina: mo-
lor deI crecimienlo que eI ¡ais luvo desde mediados de Ia de-
cada de Ios años cuarenla en adeIanle. ¿Cómo avizoró nueslro
¡rofela que laI ´hombre¨ a¡areceria enlre nosolros y re¡re-
senlaria Ia es¡eranza de lransformación y de cambio anle si-
luaciones de eslancamienlo y fruslración que ¡adecemos cicIi-
camenle` TaI vez ese enlorno cuIluraI y sociaI en eI que se mo-
via Iarravicini cons¡iraron ¡ara Ia creación y visión de esle
simboIo.

ScaIabrini Orliz escribe en su ensayo: ´|s |a suqa una ti!a quc
sc ta cucsia a|ajc, rcs|a|an!c !cspaciic, |ctc, sin sacu!cncs, una ti-
!a quc sc |c cscurrc cnirc |cs !ias q |cs añcs, una ti!a cnacciia!a quc
2u2
sc aja sin ccnsiancias, cnirc !ias ncncicncs, !"#$%$, quc sc !isuc|tcn
aicniics |cs uncs a |cs circs.¨

Decadas des¡ues de Ia a¡arición de esle simboIo deI ´Hombre
Gris¨, un ¡oela, eI ¡eriodisla argenlino }uIian Cenleya, era IIa-
mado y conocido como eI ´Hombre Gris¨ de ßuenos Aires.
Le|os de Ios alribulos ¡sicograficos deI ´Hombre Gris¨ de Ia-
rravicini, no de|a de IIamar mi alención Ia cor¡orización de es-
le conce¡lo en eI ¡ensamienlo deI ser nacionaI. Ior eIIo Menen
"y olros" se alribuyeron ser ese ¡ersona|e.

Des¡ues de Ias decadas lrancurridas desde 1938, y Ia mención
coyunluraI de ¡sicografias habIando de Ia a¡arición redenlora
y saIvadora de esla figura, hoy Ia haIIamos nuevamenle cor-
¡orizada, a decir de muchos, en eI Ia¡a Irancisco.

AI res¡eclo dire que IIegaron a mis manos aIgunas ¡sico-
grafias inedilas deI año 1973, que habIan sobre Ia reaIidad deI
¡ais y deI ´Hombre Gris¨, ¡ero lambien de Ia ´IIor Gris¨ y de
una nueva re¡resenlación simbóIica de Iarravicini, IIamada Ia
´Iorma Gris¨. Aun hay mucho ¡or invesligar. Iero, como re-
¡resenlación im¡aclanle de ese ¡ersona|e simbóIico, he sen-
lido com¡arlir con Ios aulores de esle Iibro "ambos amigos
¡ersonaIes", y con eI Ieclor, una de esas ¡sicografias inedilas
deI ´Hombre Gris¨. La misma se ¡uede ver en Ia uIlima ¡agi-
na deI ¡Iiego de imagenes.

Ise dibu|o habIa ¡or si soIo. Su grafia, escuela y conlundenle,
senciIIamenle dice: ´I|cga qa c| ncn|rc gris¨, y mueslra a un
¡ersona|e, como ya habra adverlido eI Ieclor, con una ¡osibIe
veslidura reIigiosa...

2uS
Creo eslar eximido de comenlarios ¡or Io cIaro de Ia imagen.
Sin dudas un nuevo liem¡o se a¡roxima. Y ¡arece surgir en Ia
Argenlina. Iero esa ex¡eclaliva debe eslar acom¡añada ¡or
nueslra ¡arlici¡ación y no sóIo ¡or Ia a¡arición de seres ¡ro-
videnciaIes que marquen un rumbo ¡ara lodos nosolros. In Ia
visión ¡rofelica de SoIari Iarravicini hay un hombre nuevo
que nace en Lalinoamerica. Y ¡ara que esla ¡rofecia se haga
reaIidad, debemos conslruir, con Ios recu¡erados vaIores deI
ser, ese ´Hombre Gris¨ que cila Iarravicini y ScaIabrini Orliz.
In suma, un mensa|e de es¡eranza hecho reaIidad.

Segun Iarravicini, Iuego deI caos en Argenlina, esla región deI
mundo se lransformara en un ´Iaro de Luz¨: un Iugar que en
eI mañana voIvera a brindar ¡roleccion, lraba|o y amor a lo-
das aqueIIas mu|eres y hombres de buena voIunlad.


Iernando Diz
Ieriodisla e invesligador.
Conduclor deI ¡rograma radiaI ´CieIos Irofundos¨.
Ca¡iIIa deI Monle, Córdoba, Argenlina.










2u4
RIIIRINCIAS









Acharya, S., Ia Ccnspiracicn !c Crisic, VaIdemar, Madrid, Is-
¡aña, 2005.

Andreae (`), }ohann VaIenlin, Ccnjcssic |raicrniiaiis, Irancforl,
1615.

ßaez, Iernando, Hisicria unitcrsa| !c |a !csiruccicn !c |i|rcs, Co-
Iección ImagoMundi, Idiciones Deslino, ßarceIona, Is¡aña,
2004.

ßaIdock, }.,|| sin|c|isnc crisiianc, Idaf, Madrid, Is¡aña, 1992.

ßaIIesler, RafaeI, Ia nisicria !c |cs papas, IdiloriaI ßruguera,
ßarceIona, Is¡aña, 1972.

ßayard, }ean-Iierre, Ia ncia sccrcia !c |cs rcsacruccs, IdiloriaI
Robin ßook, Madrid, Is¡aña, 1991.

ßeIIo, Omar, || tcr!a!crc |ranciscc, Nolicias, ßuenos Aires, Ar-
genlina, 2013.

2uS
ßenilez, }uan }ose, || nisicric !c |a Virgcn !c Gua!a|upc, IIanela,
ßarceIona, Is¡aña, 1982.

ßergogIio, }orge, || tcr!a!crc pc!cr cs c| scrticic, IubIicacions
CIarelianas, ßuenos Aires, Argenlina, 2007.
"Sc|rc c| cic|c q |a iicrra, Debale, Madrid, Is¡aña, 2010.
"Mcnic a|icria, ccrazcn crcqcnic, I. CIarelianas, ßuenos Aires,
Argenlina, 2012.

ßIaschke, }orge, |ranciscc, |cs jcsuiias q |cs pcca!cs !c |a |g|csia,
Robin ßook, ßarceIona, Is¡aña, 2013.
"|| u|iinc Papa q c| jin !c |a |g|csia, Robin ßook, ßarceIona, Is-
¡aña, 2005.
"Ics gran!cs cnignas !c| crisiianisnc, Robin ßook, ßarceIona,
Is¡aña, 2000.

Car¡i, Iier, Ias prcjccias !c| Papa juan XX|||, Marlinez Roca,
ßarceIona, Is¡aña, 1979.

CirIol, }uan-Iduardo, Oiccicnaric !c sin|c|cs, IdiloriaI Labor,
ßarceIona, Is¡aña, 1991.

Corbiere, ImiIio }., Ia nascncria, pc|iiica q sccic!a!cs sccrcias,
Sudamericana, ßuenos Aires, Argenlina, 1998.

Cuccurese, Horacio }uan, San Mariin, caic|icisnc q nascncria,
Iundación Maler Dei, ßuenos Aires, Argenlina, 1993.

Deschner, K., Hisicria crinina| !c| crisiianisnc, (Tomos I, II, III,
IV, V, VI, y VII), edilados ¡or Marlinez Roca, ßarceIona, Is¡a-
ña, 1990-1995.

2u6
IIiade, Mircea, Hisicria !c |as crccncias q !c |as i!cas rc|igicsas,
Herder, ßarceIona, Is¡aña, 1996.

IsluIin, DanieI, || c|u| !c |cs inncria|cs, Idiciones ß, ßarceIona,
Is¡aña, 2013.
"Ia tcr!a!cra nisicria !c| c|u| Bi|!c||crg, IIanela, ßarceIona, Is-
¡aña, 2010.
Iernandez Diaz, }orge, Ia Icgia !c C4!iz, IIanela, ßuenos Ai-
res, Argenlina, 2008.

Ionlbrune de, }ean-CharIes, Ncsira!anus, nisicria!cr q prcjcia,
ßarcanova, ßarceIona, Is¡aña, 1981.

Irallini, Iric, Ics cucrtcs !c| Vaiicanc, IdiloriaI IIanela, Mexico
DI, 2013.

Ireixedo, SaIvador, Ias aparicicncs narianas, Iosada, Madrid,
Is¡aña, 2000.

GaIvieski, M.,|| |i|rc !c |as prcjccias !c juan !c jcrusa|cn, TikaI,
Girona, Is¡aña, 1996.

GonzaIez Ricardo, Ocspucs !c| 2012, Luciernaga, ßarceIona, Is-
¡aña, 2010.
"Ics circs nisicrics, ICIS IubIicaciones, ßuenos Aires, Argen-
lina, 2011.

Graziano, WaIler, Na!ic tic nairix, IIanela, ßuenos Aires, Ar-
genlina, 2007.


2u7
Guzman ßaIaguer Arluro „ ZorriIIa AIbornoz }oaquin, || Cc-
!igc Vaiicanc, Idiciones Lea, ßuenos Aires, Argenlina, 2005.

Hunler, ßrad, Parraticini |as prcjccias !ctc|a!as, edición deI au-
lor, ßuenos Aires, Argenlina, 2011.

HaII I., ManIy, Ias cnscñanzas sccrcias !c ic!cs |cs iicnpcs, Mar-
linez Roca, Madrid, Is¡aña, 2011.

Hulin, Serge, Hisicria nun!ia| !c |as sccic!a!cs sccrcias, Luis de
CaraIl Idilor, ßarceIona, Is¡aña, 2000.

Larraquy, MarceIo, |cccn pcr c|, Sudamericana, ßuenos Aires,
Argenlina, 2013.

Lecomle, ßernard, Sccrcics !c| Vaiicanc, II Aleneo, ßuenos Ai-
res, Argenlina, 2012.

Levis, H. S¡encer, Prcgunias q rcspucsias rcsacruccs ccn |a nisic-
ria ccnp|cia !c |a cr!cn rcsacruz, Gran Logia AMORC, |uris-
dicción de habIa his¡ana, Mexico DI, edición de 1992.

Levis, RaI¡h M., Ics aniigucs sin|c|cs sagra!cs, Gran Logia Su-
¡rema de AMORC, San }ose, CaIifornia, Islados Unidos, 1982.

Lurker, Manfred, Oiccicnaric !c !icscs q sin|c|cs !c| cgipic anii-
guc, Indigo, ßarceIona, Is¡aña, 1991.

Nuzzi, GianIuigi, Ias carias sccrcias !c Bcnc!icic XV|, IIanela,
Madrid, Is¡aña, 2012.

2u8
IakuIa, Norberlo, || icsiancnic prcjciicc !c Bcnjanin Sc|ari Pa-
rraticini, Kier, ßuenos Aires, Argenlina, 2000.

Ridrue|o, Iilila, Ia Virgcn Maria q sus aparicicncs, Is¡asa, Ma-
drid, Is¡aña, 2013.

Rodriguez, Ie¡e, Mcniiras jun!ancnia|cs !c |a |g|csia Caic|ica,
Idiciones Gru¡o Zela, ßarceIona, Is¡aña, 1997.

Romaniuk, Iedro, Ccnc sur. jarc !c |uz cn c| nun!c, LARIN,
ßuenos Aires, Argenlina, 1992.
"Prcjccias inc!iias q jina|cs !c B. Sc|ari Parraticini, LARIN, ßue-
nos Aires, Argenlina,2007.

San Aguslin, Arluro, Oc Bcnc!icic a |ranciscc, Iragmenla Idi-
loriaI, ßarceIona, Is¡aña. 2013.

ScaIabrini Orliz, RauI, || ncn|rc quc csi4 sc|c q cspcra, IdiloriaI
ßibIos, ßuenos Aires, Argenlina, 2005.

Thomas, Gordon, Ias arnas sccrcias !c |a C|A, Idiciones ß, ßar-
ceIona, Is¡aña, 2007.

TornieIIi, Andrea, jcrgc Bcrgcg|ic, |ranciscc, Random House
Mondadori, ßarceIona, Is¡aña, 2013.

Woodrov, AIain, Ics jcsuiias, IIanela, ßuenos Aires, Argen-
lina, 1985.

Wurmb, Sigurd von, Oi|ujcs prcjciiccs !c Bcnjanin Sc|ari Parra-
ticini, Kier, ßuenos Aires, Argenlina, 2003.

2u9


Aiiiba, piesentacion uel libio en el hotel Bowaiu }ohnson ue Buenos
Aiies (14 ue junio ue 2u14). Abajo, con la familia ue Paiiavicini luego
ue la piesentacion. Entie ellos Naicela Pouestá Costa (sobiina nieta) y
Nonica Solaii (hija ue }ustino, el heimano confiuente ue "Pelon").



21u
BE L0S NISN0S A0T0RES


211
0TR0S TÍT0L0S BE RICARB0 u0NZALEZ


212

21S

214

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful