Está en la página 1de 17

John Dewey College

Recinto de Hato Rey


Programa de Enfermería

Enfermedades del

Sistema Urinario

Soraya De L. Quintana Cheeseborough


ANAT 102- Domingo
Profa. Marina Miranda
Hematuria
Causas

Hay numerosos problemas que pueden causar la aparición de sangre en la orina.


Algunas de las causas más comunes lo son: cálculos renales o en la vejiga, el
agrandamiento de la próstata y las infecciones, éstas suelen ser fáciles de tratar. Otras
causas, tales como el cáncer, son más graves. Entre otras causas de sangrado del tracto
urinario se encuentran:

• La prostatitis (infección de la próstata)

• El uso de medicamentos anticoagulantes

• Un bloqueo en el tracto urinario

• Enfermedad o inflamación del riñón

• La anemia drepanocítica

Algunas de las causas más comunes de hematuria lo son:

Los cálculos son acumulaciones La hiperplasia prostática benigna Una infección del tracto
de cristales que se forman en la (HPB) es un agrandamiento de la urinario, causada por bacterias,
orina. Pueden encontrarse en próstata, que puede suceder con el puede producir la inflamación
cualquier parte del tracto urinario, paso de la edad en los hombres. La de la vejiga y de la uretra. Éstas
especialmente en los riñones o la HPB puede dificultar el acto de suelen ir acompañadas de ardor,
vejiga, y a veces causan dolor orinar y, ocasionalmente, causar fiebre, dolor y la necesidad de
intenso. dolor. orinar con frecuencia.
Los daños en el tracto urinario El cáncer puede afectar a cualquier
pueden surgir a causa de un golpe parte del tracto urinario. A veces,
o accidente, o debido al uso de un el único síntoma de un tumor es el
catéter. En ocasiones, el ejercicio sangrado en el tracto urinario.
muy enérgico puede irritar el
tracto urinario y causar sangrado.

Síntomas

En muchos casos, la sangre en la orina cuando es macro o microscópica es el


único signo de un trastorno. En otros, una variedad de síntomas, tales como las
siguientes, podría estar presente:
• Dolor abdominal
• Disminución de la fuerza urinaria,o micción incompleta
• Fiebre
• Orinar con frecuencia (poliuria)
• Dolor al orinar (disuria)
• Dolor en el costado
• Incontinencia urinaria
Tratamiento

El tratamiento varía desde la terapia antibiótica hasta la cirugía, dependiendo de la


causa subyacente.
• La hiperplasia benigna de próstata (HBP) se puede tratar de muchas maneras, por
ejemplo, eliminando alimentos y bebidas de la dieta y medicamentos que pueden
irritar e inflamar la próstata.
• Medicamentos como la terazosina a menudo son recetados para el tratamiento de
la HBP. Cuando la condición no responde a estas medidas, la extirpación
quirúrgica de toda o parte de la glándula puede ser recomendado.
• Las piedras del riñón y la vejiga suelen requerir de procedimientos de suprimir o
disolver las piedras, así como medidas para prevenir su repetición.
• La enfermedad renal es tratada de acuerdo con el diagnóstico. En casos graves,
puede ser necesaria la diálisis.
• Medicamentos como la quinina, rifampicina, fenitoína que causan la hematuria
han sido suspendidos.

Prevención

Para lograr la prevención de la Hematuria es importante el tratar las enfermedades


subyacentes que la puedan causar y tener en cuenta las siguientes consideraciones:
• Evitar estar cerca de ciertas substancias o químicos. Trabajar con cuero,
caucho, benceno o colorantes puede llevar a hematuria por cáncer de
vejiga.
• Evitar ir a lugares de mucha altitud. Los lugares de mucha altitud tienen
menos oxígeno en el aire. Si se tiene tratamiento para la anemia de células
falciformes, evite lugares como montañas para prevenir daño al riñón.
• Beber suficientes líquidos. Si se tiene tratamiento para la anemia de
células falciformes tome suficientes líquidos para prevenir la
deshidratación. El tomar líquidos también puede ayudar a prevenir que se
formen piedras en los riñones o vejiga. Los hombres de 19 años en
adelante deben beber 3.0 litros de líquido diariamente (cerca de 13 vasos
de ocho onzas). Las mujeres de 19 años en adelante deben beber 2.2 litros
de líquido diariamente. (cerca de 9 vasos de ocho onzas).
• Evitar usar demasiados medicamento para el dolor y muy a menudo.
Abusar de medicamentos para el dolor pueden conducir a cáncer del tracto
urinario o hacer que el cáncer regrese.
• Dejar de fumar. El fumar incrementa el riesgo de cáncer en el tracto
urinario.
Cistitis

Los glóbulos blancos de sedimento de orina en un paciente con cistitis. Estas células
parecen ser los neutrófilos y hay muchas bacterias en el fondo. Unstain, X400.

Causas

Puede ser ser causada por infecciones, estrés, las alergias a ciertos alimentos,
medicamentos y otras sustancias, en particular algunos productos químicos como
desodorantes vaginales y jabones; síndrome premenstrual o enfermedades. Otra causa
común es magulladuras de la uretra durante el coito, ya que se puede frotar el pene duro
en contra de la uretra, que está adyacente al interior de la vagina. Cistitis también se
puede transmitir a la pareja sexual de pareja y existe el riesgo de que puede causar una
infección que se propague a los riñones.
Las mujeres reciben la cistitis con más frecuencia que los hombres debido a que
su uretra es mucho más corta que la del hombre, lo que facilita el que los gérmenes viajen
de los intestinos, vagina y la uretra a la vejiga. Después de la menopausia, el
revestimiento de la vejiga y la uretra son más débiles y más susceptibles a las infecciones.

Durante las relaciones sexuales, especialmente si la mujer no se ha estimulado lo


suficiente como para producir sus lubricantes naturales o no ha utilizado una base de agua
artificial de lubricante, la fricción del pene puede agravar e inflamar su uretra. Cuando
esto ocurre regularmente durante el coito, la mujer puede sentirse ansiosa acerca de tener
relaciones sexuales y a causa de la tensión provocada por la anticipación de cistitis, se
puede producir poca o ninguna lubricación naturale antes del coito.
La combinación del estrés y la sequedad vaginal puede traer conllevar a otra
repetición de la cistitis. Es importante para prevenir o reducir el ciclo de episodios de
cistitis, mediante la eliminación de cualquier infección y las condiciones previas (el
estrés, la sequedad vaginal y las alergias) que pueden desencadenar la misma.

Síntomas
Los síntomas de la cistisis varían de persona a persona y pueden ir de los leves a los
severos. Estos incluyen:

• Necesidad para orinar urgente y frecuentemente


• Pasar pequeñas cantidades de orina
• Dolor abdominal o en el área pélvica o en la espalda baja
• Sensación de ardor al orinar
• Filtración de orina
• Necesidad incrementada por levantarse en la noche a orinar
• Orina espesa y de mal olor
• Sangre en la orina
• Fiebre de bajo grado
Tratamiento

La cistitis es tratada con medicamentos antibióticos. Se prescribirán antibióticos


por lo menos por 2 o 3 días y tal vez por varias semanas. La duración del tratamiento
depende de la severidad de la infección y en su historial personal. Probablemente
cominze a sentirse mejor después de uno o dos días. Sin embargo, es importante que
complete el curso completo de la medicación. De lo contrario, es probable que la
infección regrese. Es necesario examinar su orina después de haber terminado de tomar
los antibióticos. Esto es para asegurarse de que la infección ha desaparecido por
completo.
Si experimenta infecciones regularmente, su doctor le puede recetar antibióticos
más fuertes o hacer que los tome por un período más largo. También puede recomendarle
tomar una dosis baja de antibióticos como medida preventiva, ya sea diario o después de
las relaciones sexuales. Si sigue teniendo infecciones frecuentes, puede ser canalizado
con un especialista.
La fenazopiridina (un nombre de marca es Pyridium) es un medicamento que
disminuye el dolor y los espasmos en la vejiga. Tomar fenazopiridina, hará que su orina,
y a veces el sudor, se tornen en un color anaranjado. Generalmente, este medicamento
está disponible sin prescripción médica y puede aliviar los síntomas de una manera
efectiva mientras espera que surta efecto el tratamiento médico.

Prevención

Puede disminuir la posibilidad de contraer cistitis al prevenir que la bacteria entre


al tracto urinario. A continuación se presentan algunos pasos que puede seguir, aunque,
de algunos de estos pasos lógicos y comúnmente recomendados, sólo el consumo de jugo
de arándano ha demostrado claramente reducir el riesgo de infección:

• Beba muchos líquidos.


• Orinar cuando tenga ganas de hacerlo y no resistirse.
• Después de tener relaciones sexuales, vaciar su vejiga y después, tome un vaso
lleno con agua.
• Lavar sus genitales diariamente.
• Bañarse en ducha en vez de bañera
• Si es mujer, siempre limpiarse de adelante hacia atrás después de defecar.
• Evitar el uso de duchas vaginales y rociadores higiénicos.
• Beber jugo de arándano puede ayudar a prevenir y aliviar la cistitis.
Uretritis
Causas

La uretritis puede ser causada por bacterias o virus. Las mismas bacterias que
causan las infecciones urinarias (E. coli) y algunas enfermedades de transmisión sexual
(clamidia, gonorrea) pueden llevar a que se presente uretritis. Las causas virales de la
uretritis incluyen el virus del herpes simple y el citomegalovirus.
Otras causas abarcan:
• Sensibilidad a químicos utilizados en espermicidas o jaleas, cremas o espumas
anticonceptivas
• Lesión
Los riesgos para la uretritis abarcan:
• Comportamiento sexual de alto riesgo (como relaciones sexuales anales sin
condón)
• Antecedentes de enfermedades de transmisión sexual (ETS)
• Hombres entre 20 y 35 años
• Parejas sexuales múltiples
• Mujeres jóvenes en edad reproductiva

Síntomas

En los hombres, los síntomas de uretritis suelen aparecer entre 7 y 28 días de la


relación sexual, por lo general con disurias, molestias leves en uretra y exudado
mucupurulento. Aunque este último puede ser ligero y los síntomas leves, con frecuencia
son más intensos por la mañana cuando los labios del meato suelen estar adheridos por
las secreciones secas. En ocasiones, el inico es más agudo con disuria, frecuencia y
exudado purulento copioso; puede haber hematuria. Cuando hay contacto rectal y
bucogenital puede haber proctitis y faringitis. La mayoría de las mujeres son
asintomáticas, puede haber disurias y frecuencia leves, dolor pélvico, proctitis y
faringitis. Puede haber cervicitis, en ocasiones con folículos pequeños, y uretritis con
secreciones mucopurulenta. Otros síntomas lo son:
• Sangre en la orina o en el semen
• Dolor al orinar (disuria)
• Secreción del pene
• Micción frecuente o urgente
• Sensibilidad, prurito o inflamación en el área de la ingle o del pene
• Dolor durante la relación sexual o la eyaculación
• Fiebre y escalofríos
• Micción urgente o frecuente
• Flujo vaginal

Tratamiento

Los objetivos de la terapia son:


• Mejorar los síntomas
• Prevenir la diseminación de la infección
• Eliminar la causa de la infección
La terapia con antibióticos se debe dirigir a la bacteria causante de la infección. Es
posible que en algunos casos se necesiten antibióticos por vía intravenosa. Uno puede
tomar analgésicos (incluyendo el pyridium que actúa en las vías urinarias) junto con los
antibióticos.
Las personas con uretritis que estén en tratamiento deben evitar las relaciones sexuales o
usar condones durante éstas. El otro miembro de la pareja también debe tratarse si la
causa de la inflamación es una infección.
La uretritis causada por traumatismo o irritantes químicos se trata evitando la
fuente de la lesión o la irritación.
Las infecciones no complicadas se tratan con tetraciclina, 500 mg por vía bucal
cada seis horas durante siete y 14 días. En pacientes con recaídas o complicaciones se
necesitan cursos más prolongados (500 mg por vía bucal cada seis horas durante 21 o 28
días) y reposo en cama. En mujeres embarazadas, la tetraciclina debe sustituirse por
eritromicina (a las mismas dosis). Los quistes de las glándulas de Bartholin quizá
necesiten aspirarse o extirparse con cirugía. En 20% de los pacientes hay una o más
recaídas durante la vigilancia y necesitan nuevo tratamiento. La penicilina no es eficaz.
Si no se administra el tratamiento adecuado, en un 60 a 70% de los pacientes, los signos y
síntomas suelen remitir en plazo de cuatro semanas, pero pueden recurrir, a menudo con
complicaciones, en los meses o años siguientes. Los enfermos con complicaciones suelen
beneficiarse con reposo en cama y con tratamiento en curas mas prolongado de
antibióticos. Es necesario aconsejar a los enfermos que se abstengan de relaciones
sexuales. Todas las personas tratadas deben vigilarse durante tres mese con exámenes
clínicos, pruebas bacteriológicas y de orina regularmente.

Prevención

Algunas causas de la uretritis se pueden evitar con una buena higiene personal y
practicando comportamientos sexuales más seguros tales como la y el uso de condones.
Pielonefritis

Causas

Para clasificar una pielonefritis debemos tener en cuenta si existen


complicaciones o no. Los dos tipos de pielonefritis más comunes son:
• Pielonefritis aguda no complicada: Desarrollo repentino de una inflamación del
riñón. La pielonefritis aguda ocurre normalmente como resultado de una infección
de orina común (una "cistitis" o infección de vías bajas), y aunque es una
infección mucho más seria que una cistitis, se maneja sin problemas, por lo
general, con el tratamiento correcto. Puede ser mucho más severa en personas de
la tercera edad o con inmunodeficiencias (por ejemplo, aquellos que padecen
cáncer o SIDA).
• Pielonefritis crónica. Infección de vias urinarias complicada. Las complicaciones
más temibles son la sepsis o infección diseminada por todo el cuerpo, y la
insuficiencia renal o incapacidad del riñón para fabricar orina.
La pielonefritis ocurre de forma más frecuente cuando existe el llamado reflujo vesico-
ureteral (reflujo persistente de orina "hacia atrás"). Lo típico en estos casos es presentar
pielonefritis agudas repetidas o una pielonefritis crónica.
Síntomas
• malestar general
• fiebre
- mayor de 39°C (102°F)
- persiste durante mas de dos días
• escalofríos
• dolor del costado o de espalda
• dolor abdominal (ocurre ocasionalmente)
• náuseas y vómitos
• dolor al orinar
• necesidad de orinar muy a menudo, por la noche
• color de la orina turbio o anormal
• sangre en la orina
• fuerte olor de la orina

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son el control o cura de la infección y la reducción


de los síntomas agudos, que, generalmente, persisten incluso más de 48 horas después del
inicio del tratamiento. Se van a utilizar:
1. Antibióticos. La pielonefritis crónica puede requerir terapia antibiótica a largo
plazo y es indispensable que se termine la terapia completa de los antibióticos prescritos.
Entre los antibióticos comúnmente utilizados están los siguientes:
• Amoxicilina
• Cefalosporina
• Levofloxacina y ciprofloxacina
• Sulfamidas como el sulfisoxazol/trimetoprima
Para controlar la infección bacteriana los antibióticos se suministrarán via
intravenosa.
2. Analgésico-antitérmicos. Fármacos para controlar el dolor, la fiebre y el
malestar.
3. Líquidos intravenosos (sueros) en los primeros días de tratamiento, para
hidratar lo mejor posible e intentar que los medicamentos lleguen pronto a los riñones.
Por otra parte, el tratamiento de cualquier complicación debe ser rápido y completo.
Puede incluir hospitalización con cuidados intensivos, medicación para mejorar el estado
cardiovascular, u otros tratamientos. Las causas fundamentales deben ser tratadas. El
tratamiento suele conllevar cultivos de orina para asegurar que la bacteria ha sido
eliminada por completo

Prevención

El rápido y completo tratamiento de las cistitis (infecciones de la vejiga) e


infecciones urinarias en general, especialmente si son crónicas o recurrentes, podría
prevenir el desarrollo de muchos casos de pielonefritis. Asimismo, el tratamiento previo
de las situaciones que aumentan el riesgo, como el reflujo vesico-ureteral o la uropatía
obstructiva, previenen esta situación.
Se pueden evitar las infecciones renales tomando las siguientes medidas:
• Mantener limpia el área de los genitales. El hecho de limpiarse de adelante
hacia atrás puede ayudar a reducir las probabilidades de llevar bacterias desde
el área rectal a la uretra.
• Orinar inmediatamente después de una relación sexual. Esto puede ayudar a
eliminar cualquier tipo de bacterias que se pueda haber introducido durante la
actividad sexual.
• Tomar más líquidos (64 a 128 onzas o 1,800 a 3,800 ml diarios). Esto
estimula la micción frecuente y elimina bacterias de la vejiga.
• Tomar jugo de arándano. Hacer esto impide que ciertos tipos de bacterias se
adhieran a la pared de la vejiga y puede reducir las probabilidades de
infección.