Unidad Docente Multidisciplinaria

de Ciencias de la Salud y
Trabajo Social
F ACUL TAD DETRABAJ O SOCIAL
C O M O A F E C T A A L O S H I J O S L A
D E S I N T E G R A C I O N F A M I L I A R
T E S I S
QUE PARA OBTENER EL TITULO DE:
LICENCIADO EN TRABAJO SOCIAL
P R E S E N T A N :
M ARIA DEL CARM EN M ONTALVO GARCIA
A U R O R A M A G A Ñ A LO P EZ
MINAT1TLAN, VER. 1997
Unidad Docente Multidisciplinaria
de Ciencias de la Salud y
Trabajo Social
F ACUL TAD DE TRABAJO SOCIAL
C O M O A F E C T A A L O S H I J O S L A
D E S I N T E G R A C I O N F A M I L I A R
T E S I S
QUE PARA OBTENER EL TITULO DE:
LICENCIADO EN TRABAJO SOCIAL
P R E S E N T A N :
M ARIA DEL CARM EN M ONTALVO GARCIA
A U R O R A M A G A Ñ A LO P EZ
MINATITLAN, VER. 1997
C O M O 4 F E C T A A L 0 3 H I J O S L A
D E S ' í í f T E G í l A C I O l f F A M I L I A R
T T ' '"IT
r
1 -XjO-JlCJ
MA R I A D EL C A R M E N M O Mi A L V O 0 /
A U R O R A M A G A Ñ A L O P EZ
U N I V E R S I D A D V E R A C R U Z A N A
C. MARI A DEL CARMEN MONTALVO J ARCI A
AURORA MAGAÑA LOPEZ
PASANTES DE L I CENCI ADO EN TRABAJ O SOCI AL
P R E S E N T E .
A, t r avés d e l p r e s e n t e doy a Us t e d e s , mi aut or i z aci ón p a r a que
p r o c e da n a l a I M P R E S I O N de s u t r a b a j o de TESI S PROFESI ONAL
c uy o t ema es : "COMO AFECTA A LOS HI J OS LA DESI NTEGRACI ON
F AMI L I AR" .
Des p ués de h a b e r o b t e n i d o v o t o s a p r o b a t o r i o s p o r p a r t e de s us
S i n o d a l e s .
S i n o t r o p a r t i c u l a r , quedo de Us t e d, s u s e g ur o s e r v i d o r .
F A C UL T A D D E T R A BA J O S O C I A L
CAMPL'S MI NATI TLAN, VER.
A T E N T A M E N T E
" L I S DE VERACRUZ: ARTE, CI ENCI A, L UZ" .
Mi n at i t l án , Ve r . , a- , 18 de n ov i emb r e do 1997.
DI RECTORA DE LA FAC. DE. T. S.
rA C UI T A D 0£ T R A 8M 0 S O C I A L
UÍI KKtO A O VWA C WZA N A
MDUTITIJUI. YOL
r l m/
U N I V E R S I D A D V E R A C R U Z A N A
C. AURORA MAGAÑA LOPEZ .
MARI A DEL CARMEN MONTALVO J ARCI A •
PASANTES DE L I CENCI ADO EN TRABAJ O SOCI AL
P R E S E N T E :
A t r avés d e l p r e s e n t e doy a Us t e de s , mi aut or i z aci ón p a r a que p r o c e da n
a l a I M P R E S I O N de s u t r a b a j o de TESI S PROFESI ONAL c uy o
t ema es : "COMO AFECTA A LOS HI J OS LA DESI NTEGRACI ON F AMI L I AR" .
Des p ués de h a b e r o b n t e n i d o v o t o s a p r o b a t o r i o s p o r p a r t e de s us a i n o d a
F A C UL T A D D E T R A BA J O S O C I A L
CAMPUS MI NATI TLAN, VER.
l e s .
S i n o t r o p a r t i c u l a r , quedo de u s t e d , s u s e g ur o s e r v i d o r .
A T E N T A M E N T E
" L I S DE VERACRUZ: ARTE. CI ENCI A, LUZ
Mi n at i t l án , Vr . , a 18 de n ov i emb r e do
DI RECTORA DE LA FAC. DE T. S.
FKIH.W DE TRABMO SOCIM.
UltrftRSIOAO VtRACRUZANA
M M A tm- U ), V I H .
r l m/ .
A mis padres: Por haberme dado
la vida, comprensión, cariño y
consejos.
A mis hermanos y cuñndos(as):
Por aceptarme en sus vidas y
' apoyarme cuando lo he necesitado.
A mis primos: Petra y Amado,
por haber compartido su niñez y
cariño conmigo.
A mis sobrinos: Por esas caritas
de felicidad que me brindan al
verme y con el deseo: que logren
sus metas.
A mis amistades y compañeros
de estudio: Por los bellos
momentos que hemos pasado
juntos y el apoyo que me
brindaron cuando más lo
necesitaba.
A quien compartió conmigo este
trabajo con mucha dedicación y
i : /
,
w
seriedad. Admirando su calidad
humana, la rectitud en todo lo que
emprende y la responsabilidad
que la caracteriza, además de su
bondad y dulzura, (inicias Amiga:
Aurora Magaña López.
A todas las personas que de alguna forma intervinieron y
colaboraron para la realización de este trabajo.
MA R Y CA R MEN
CONSTRUI MOS EL VERDADERO MUNDO EN QUE
VI VI MOS, CON NUESTROS PENSAMI ENTOS Y PALABRAS.
POR ESO, NUESTRA VIDA V NUESTRA FELI CI DAD
DEPENDEN DE NUESTROS PENSAMI ENTOS Y DE
NUESTRAS PALABRAS.
DIOS NOS GUÍ A SI EMPRE Y ORI ENTA NUESTRA VIDA.
PERO NECESI TAMOS SENSIBILIDAD, PARA ESCUCHAR SU
VOZ, Y APRENDER A I NTERPRETARLA EN LAS MI L Y UNA
CI RCUNSTANCI AS DE LA VIDA, Y REMONTARNOS A LAS
MEJ ORES ALTURAS DEL ESPÍ RI TU QUE NOS ANI MA.
C. TORRES PASTORI NO
AGMiAnBCLtáimNTOSS
A Dios infinitamente:
Por darme la fuerza suficiente para concluir
con este trabajo de tesis y poder así alcanzar
una de mis metas tan deseadas en mi vida
profesional.
A mis padres:
Por todo el amor, el apoyo y consejos que
siempre me han brindado durante toda mi vida:
Sra. Aurora Alicia López Trujillo.
Sr. Rodolfo Magaña Tosca.
A mis hermanos y familia:
Por el amor, cariño, optimismo y tristezas
que siempre hemos compartido: Alicia del
Carmen, Rodolfo, Ricardo Pablo; mis
abueiitos Carmen y José; mis tíos Irene,
Patricia y Miguel, a mi prima Ali Cruz.
A mis amigos:
Por su amistad, entusiasmo y
colaboración para terminar esta
Tesis, al Ing. Fidel Nath Alfaro.
Por apoyarme con su amistad: Leo,
Lupe, Mary del Refugio, Karina,
Teresa de Jesús, en especial a Edgar
Jesús; y a todos mis amigos que aún
sin nombrarlos siempre están
presentes en mi mente.
A mi compañera y amiga:
Por haber compartido juntas esta
experiencia que nos enriqueció tanto en
nuestra vida personal como en lo
profesional, y que nos permitirá
alcanzar otros sueños y objetivos que
nos fijemos en nuestra vida, ( ¡ radas
por ser buena amiga: Marí a del
Carmen Montalvo Garcí a.
A UR O R A MA GA ÑA L O P EZ .
A la Directora de la Facultad:
Por todo el apoyo brindado para
finalizar la presente Tesis.
Eternamente Agradecidas.
Lic. Lucinda Miranda Chinas.
A nuestro Asesor de Tesis:
Nuestro agradecimiento por su
paciencia, dedicación y orientación
brindada para concluir este trabajo de
tesis. ¡Mil Gracias!
Lic. Timoteo Rivera Yicencio.
A nuestros Sinodales:
Por el apoyo recibido y su
colaboración para la revisión y
aprobación de esta tesis.
Lic. Lucinda Miranda Chinas.
Lic. Timoteo Rivera Vicencio.
Lic. Irma Aida Rojas Rossier.
Lic. Carmen Díaz Pcrdomo.
A todos nuestros maestros :
Por los conocimientos transmitidos.
GRACI AS.
MA R I A DEL CA R MEN Y A UR O R A .
"COMO AFECTA A LOS HIJOS LA DESINTEGRACION FAMILIAR. "
PAG.
I NDI CE 1
I NTR O DUCCI O N -
CA P I TUL O I. L A F A MEL L A Y SU DESI NTEGR A CI O N 3
1.1. LA FAMI LI A 3
1.1.1. ORI GEN 3
1.1.2. DEFINICION 5
1.1.3. TIPOS DEFAMI LI A QUE SEMANEJ AN EN L A ACTUAL I DAD S
1.2. L A DESI NTEGRACI ON FAMI LI AR 10
1.2.1. DI NAMI CA FAMI LI AR 10
1.2.2. DI NAMI CA DEUNA FAMI LI A "ENF ERMA.
-
' 11
1.3 CAUSAS DELA DESI NTEGRACI ON FAMI LI AR 13
CA P I TUL O II. A L G UN A S F O R MA S DE DESI NTEGR A CI O N
F A MI L I A R 16
^2.1. DI VORCI O 16
2.1.1. L A SI TUACI ON DELOS HIJOS DE PADRES DI VORCI ADOS 18
2.1.2. LA L EY DEL DI VORCI O 21
2.1.3. EL SENTI DO DEL DI VORCI O 22
2.1.4. CONVENI O REGUL ADOR 24
( 2.2. VI UDEZ 25
2.3 MUER TE SUBI TA DE AMBOS PADRES 27
2.3.1. COMO VI VE EL NI ÑO LA MUER TE DE SUS PADRES 28
2.3.2. COMO EXPLI CAR A L NI ÑO QUE SUS PADRES YA NO ESTARAN MAS
CON EL 28
2.3.3. A L PERDER EL NI ÑO A AMBOS PADRES, ES PREF ERI BLE LA
ADOPCI ON 2')
CA P I TUL O III. CO MO A F ECTA L A SEP A R A CI ON DE L OS P A DR ES A
L OS HI JOS Jl
3.1. PROBLEMAS SOCI ALES H
3.2. PROBLEMAS ECONOMI COS Mi
CA P I TUL O IV. A L G UN A S A L TER N A TI V A S A L A P A R EJ A P A RA
EV I TA R L A SEP A R A CI ON DEF I NI TI VA •»•>
4.1. COMUNI CACI ON DEPADRES A HIJOS W
4.1.1. COMO SECOMUNI CA LA FAMI LI A 41
4.1.2. QUE SEENTI ENDE POR COMUNI CACI ON 44
4.1.3. CONDI CI ONES QUE DEBE REUNIR UNA BUENA COMUNI CA CI ON. . . 48
4.1.4. CO MO SERI A UN PADRE COMUNI CATI VO I DEAL 52
4.1.5. EL J UEGO ES COMUNI CACI ON 55
4.2. CONCI ENTI ZAR A LOS PADRES PARA QUEACUDAN A RECI BI R
AYUDA PROFESI ONAL ( TRABAJ ADOR SOCI AL) 57
4.2.1. ORI ENTACI ON FAMI LI AR. TERAPI AS FAMI LI ARES 57
4.2.2. LAS FUNCI ONES DEL ORI ENTADOR FAMI LI AR 60
4.2.3. CUANDO SEDEBE ACUDI R A UN ORI ENTADOR FAMI LI AR 63
CO NCL USI O NES 65
SUG ER EN O A S 67
B I B L I OGR A F I A 68
INTRODUCCION.
En las últimas décadas nuestro país ha evolucionado, logrando un
desarrollo económico, político y social más elevado, lo que a su vez provoca
que sus habitantes vivan en forma acelerada, dejando en segundo término la
vida familiar; anteriormente era más fácil lograr reuniones familiares,
porque el padre era el que sostenía los gastos familiares, pero día a día los
artículos de primera necesidad fueron aumentando de precio, siendo
necesario que la mujer se empleara en diversas actividades para ayudar al
gasto familiar, asimismo el nivel cultural se fue elevando y el ingreso del
padre de familia se hacía insuficiente, fue así como la mujer tomó conciencia,
dando paso a la mujer trabajadora c interviniendo en todos los niveles,
existiendo un gran número de mujeres profesionistas que ocupan altos cargos,
teniendo que alternar estas actividades con las labores del hogar y el cuidado
de los hijos.
Este rol de vida Padre y Madre, aunado a que algunas personas toman
como pretexto el tener que salir a la calle a buscar el sustento para la familia,
y otras para contribuir al gasto familiar, confundan la libertad con el
libertinaje y se olvidan de sus obligaciones que tienen como padres de faniillla
y caen en vicios, adulterios, neurosis, prostitución (femenina y masculina), lo
que viene a repercutir en desintegración familiar, lo (pie afecta
principalmente a los hijos. Es por esto, que explicamos en esta tesis las
causas, las consecuencias y posibles alternativas de solución para evitar la
desintegración familiar.
CA P I TUL O I.
L A F A MI L I A Y SU DESI NTEGRA CI ON.
1.1. LA FAMI LI A.
1.1.1. ORIGEN.
Los orígenes de la familia como las etapas que ha atravesado en el
curso de su desarrollo siguen siendo oscuros. Las instituciones sociales son
uno de los artefactos humanos más perecederos; por ello no existe ningún
testimonio directo sobre los tipos de organización familiar que existieron
antes de los documentos escritos. La gran variedad de instituciones
familiares encontradas entre los actuales pueblos "primitivos", demuestran
que las posibilidades son muchas, pero da pocas claves para fijar con
exactitud el proceso de su desarrollo.
En la sociedad primitiva, la familia es el eje de la vida social. El
hombre salvaje vivía en condiciones de inferioridad frente a la naturaleza y
a los animales, dependiendo de ellos, sin poder dominarlos todavía; el
hombre tiende a agruparse con otros, de ahí resulta la organización
familiar, todo lo que se produce se reparte por igual, el mismo trabajo es
para todos, el individuo no existe, solo como miembro del grupo: lo que hace
o deja de hacer es responsabilidad común.
Si por familia (como núcleo de la sociedad) se entiende la unión
monogámica de dos personas de sexo distinto, en la historia de la
humanidad hubo sociedades perfectamente organizadas donde la poliandria
(unión de una mujer con varios hombres) era una tradición perfectamente
aceptada.
El análisis de las comunidades primitivas revela la existencia de
sociedades, donde los hombres practicaban la poligamia y las mujeres la
poliandria, y, por consiguiente, los hijos de unos y otros se consideraban
comunes. Sin embargo, ese tipo de organización social fue modificado de tal
manera que el círculo comprendido para la unión marital, que era muy
amplio en su origen, se estrechó poco a poco hasta que por último, ya no
comprendió más que la pareja aislada que predomina hoy. En la evolución
de la familia, la consanguinidad jugó un papel decisivo. Estudios realizados
sobre el origen de la familia, en la historia de la humanidad, han
determinado que se dio un estado primitivo en el cual imperaba dentro de la
tribu el comercio sexual promiscuo, de modo que cada mujer pertenecía a
todos los hombres y cada hombre a todas las mujeres; y a partir de éste
surgieron las siguientes formas de organización familiar:
a) FAMILIA CONSANGUINEA.- En este tipo de familia los grupos
conyugales se clasifican por generaciones; todos los abuelos y abuelas son
maridos y esposas entre sí; lo mismo sucede con sus hijos. Los únicos
excluidos de los derechos y deberes del matrimonio son los descendientes y
ascendientes directos, es decir los padres e hijos.
b) FAMILIA Pl'NALl'A. - Si el primer paso en la organización de la
familia consiste en excluir a los padres y a los hijos del comercio sexual
recíproco, el segundo es la exclusión de los hermanos, éste se realiza poco a
poco por parte de la madre, al principio en casos aislados, luego
gradualmente como regla general.
La comunidad familiar consanguínea compuesta por cierto número de
miembros comienza a subdividirse en otras nuevas comunidades, nacidas de
la separación de los hijos e hijas en familias diferentes, esto es lo que se
llama la familia punalúa.
c) FAMILIA SINDIASMICA.- Se van haciendo más numerosas las
clases de hermanos entre quienes es imposible el matrimonio, esta niñón
conyugal por parejas basadas en la costumbre debe irse consolidando, a tal
grado que queda prohibido el matrimonio entre todos los parientes, esto
imposibilita el matrimonio entre grupos, surgiendo así la familia
sindiásmica, aquí, un hombre vivía con una sola mujer, aunque lauto la
poligamia como la infidelidad ocasional seguían siendo derecho para los
hombres, a ellas se les exigía estricta fidelidad. La familia sindiásmica es
importante, ya que sentó las bases para la organización de la monogamia y
el patriarcado.
d) POLIGAMIA Y POLIANDRIA.- Cuando el hombre se hizo
sedentario, al descubrir la agricultura y al ganadería, actividades que
favorecieron la aparición de la propiedad privada, ésta forma se caracterizó
porque el hombre imponía su autoridad como jefe y era el encargado de
distribuir el trabajo del hogar; siendo en un principio el matrimonio de tipo
poligámico, basado en la unión de un hombre con varias mujeres; la
poliandria consiste en la unión de una mujer con varios hombres; surge
durante la etapa en que se practica la recolección de frutos, la caza y la
pesca, a virtud de que la madre era el único elemento estable de la familia.
En conclusión, tanto la familia poligámica como en la poliándrica existe,
normalmente una esposa jefe o un marido jefe que domina a los cónyuges
del mismo sexo y organiza sus actividades.
e) LA FAMILIA MONOGAMICA. - Nace de la familia siudiásmica,
pero su triunfo definitivo aparece dentro del período de la civilización. Se
funda en el predominio del hombre, su fin expreso es el de procrear hijos
cuya paternidad sea indiscutible, y se exige de esa manera porque los hijos,
en calidad de herederos directos, han de entrar algún día en posesión de los
bienes de su padre. En la monogamia aparecen los hogares individuales
para cada pareja y existe además una solidez más grande de los lazos
conyugales.
La familia además de la procreación y crianza de los nuevos miembros
de la especie, ha desempeñado siempre dos funciones fundamentales para el
desarrollo de la historia y el progreso humano: posibilitar la maduración en
su seno de la personalidad del individuo y transmitir de padres a hijos las
normas y los símbolos del acervo cultural, patrimonio de cada sociedad.
1.1.2. DEFINICION.
La familia constituye una realidad humana tan compleja que no se
agota al ser contemplada desde el único punto de vista, sino que se nos
manifiesta a través de sus múltiples y numerosos aspectos según la vamos
vislumbrando desde las distintas perspectivas posibles.
El parentesco es una forma de organización derivada de la familia.
Consiste en una estructura de relaciones basada en lazos de sangre
(consanguinidad) y de matrimonio (afinidad) que liga a los individuos
dentro de un todo organizado. Desde el punto de vista individual, el
parentesco se da como una relación a través del padre, de la madre o del
cónyuge en el caso de matrimonio. En la familia moderna el parentesco se
transmite a los hijos a través de ambos progenitores. El parentesco es la
base de la organización familiar, existen dos formas fundamentales de
familia:
a) La familia nuclear o elemental, en la que la familia se compone de
esposo (padre), esposa (madre) e hijos. Estos últimos pueden ser la
descendencia biológica de la pareja o miembros adoptados por la familia, es
básicamente un grupo transitorio, está formada en su inicio por el
matrimonio, aumenta a medida que nacen los hijos, disminuye cuando éstos
se casan y forman sus propias familias y desaparece cuando muere la
pareja de esposos. La familia nuclear es por lo tanto, la unidad básica de
procreación
b) La familia extensa, llamada también consanguinidad es aquella que
se compone de más de una unidad nuclear y se extiende más allá de dos
generaciones. L'n ejemplo es la familia integrada por tres generaciones que
comprende a los padres, a sus hijos casados o solteros, a los hijos políticos y
a los nietos. Es de larga duración y se renueva constantemente, persiste y se
continúa aunque ocurra la muerte de sus miembros más viejos o la
separación de aquellos que la abandonan para casarse.
La familia es la unidad básica de la sociedad, de tal manera (pie
podemos afirmar que sin familia no puede haber sociedad, esto hace que la
existencia de la familia sea un fenómeno casi universal.
En efecto, la familia lleva a cabo funciones indispensables pura la
existencia, mantenimiento y continuidad de cualquier sociedad.
El grupo familiar tiene a su cargo satisfacer una serie de necesidades
básicas para la comunidad como la sexual, la reproductiva, la económica y
la educacional.
La familia no sólo juega un papel importante en la procreación, la
socialización y la transmisión de cultura a las nuevas generaciones, simo
también en la vida económica al constituir una unidad de consumo y en
ocasiones también de producción.
Las funciones que la familia realiza se pueden clasificar de la siguiente
manera:
a) Biológica: Procreación de los hijos y regulación del instinto sexual.
b) Económica: Producción y consumo de bienes y servicios.
c) Educativa: Formación de la personalidad y transmisión de la
cultura.
d) Religiosa: Inculcar la práctica de valores y normas religiosas.
e) Afectiva: Proporcionar afecto y ayuda moral a sus miembros.
f) Recreativa: Satisfacer la necesidad humana de descanso y recreo.
Si nos situamos en una perspectiva sociológica, diremos que la familia
es un grupo social compuesto por padres e hijos, estructurado según cierto
orden jerárquico que sitúa a sus respectivos componentes en distintos
planes o niveles: padres, hijos, abuelos, etc., de este modo, percibimos a sus
miembros como elementos de un cuadro conjunto, el socio-grupo familiar,
que tiene sus reglas, normas y constumbres comunes.
También podemos definir a la familia como: un grupo social que
comparte una residencia común, una cooperación económica y una
reproducción biológica. Según esta definición, incluye adultos de ambos
sexos, al menos dos de los cuales mantienen relaciones sexuales aprobadas,
el grupo se completa con uno o más hijos propios o adoptados por los
adultos. Podemos decir, por tanto, que la familia se configura como un
grupo social de "intimidad", de economía propia, fundamento en una
estructura de relaciones entre los cónyuges y entre los padres y los hijos.
La familia moderna se distingue por ser una unidad de consumo, por
tener un ciclo familiar más corto; por haber cedido a otras instituciones
parte de su función educadora; por separar sexualidad y procreación por
medio de planificación familiar y por gozar de mayor libertad en la elección
del cónyuge, medio de trabajo y lugar de residencia.
1.1.3. TIPOS DE FAMILIA QUE SE MANEJAN EN LA ACTUALI DAD.
a) Familia rural:
• Indígena, con tradiciones autóctonas.
• Familias numerosas para trabajar el campo.
• Educación de generación a generación.
• Relaciones familiares de tipo patriarcal, maltrato a la mujer,
hijos; marcada división del trabajo, poligamia.
b) Familia urbana.
• Urbanización por la industrialización en áreas sin infraestructura,
aquí se determinan tres clases de familia:
I. Familia marginada.
0 Migraciones del campo.
0 Con costumbres campesinas.
0 Pocos recursos.
0 Familia poco responsable.
0 Unión libre.
0 Cada quien trabaja en lo que puede y como puede.
0 Relaciones poco afectivas.
0 No hay responsabilidad paterna, persiste de alguna
manera la línea materna.
0 Educación y protección por la mujer.
0 El padre de la mujer reconoce a sus nietos.
0 Relaciones promiscuas.
II. Familia urbana
0 Surgen de la clase dirigente (burgueses: gente que posee
los recursos para producir).
0 Se caracteriza porque sus satisfactores son básicamente
de tipo material.
O Las relaciones familiares, son relaciones de poder (se
busca el dominio de uno sobre otro, ámbito psicológico y
sexual).
III.Familia de clase media:
0 Burócratas con educación en la universidad.
0 Sin recursos, pero con conocimientos.
0 Ideología pequeña-burguesa.
0 Se dan también las relaciones de poder.
0 División del trabajo.
0 Se desean que los hijos estudien y lleguen a alcanzar más
posición social.
L'na vez que nacen los hijos se dan diferentes tipos de relnciones
familiares:
a) Según el sexo.
* Familia tradicional.
* Relaciones sexistas: se manda a los hombres a la escuela y a las
mujeres no.
* Los hombres no hacen nada en casa, que las mujeres les sirvan.
* Se fomenta la sumisión de la mujer y el machismo en el hombre.
* Los hijos hombres son actitudes poco cooperativas.
* Relaciones iguales de discriminación sexual.
b) Según la edad.
* Establecimiento más o menos espontáneo en la jerarquización por
edades: el primogénito es el que debe poner el ejemplo, con más
oblligaciones y derecho, cuidar de los hemanos.
* El menor es el consentido.
Asimismo, se dan diferentes modelos de autoridad en la familia:
a) Autoritarismo.- Se enfatiza el papel pasivo de los hijos, ningún acto
de rebeldía, hay temor en vez de respeto hacia el padre, la obediencia y el
castigo (físico) son los patrones de la relación.
b) Paternalismo.- Excesiva protección de los hijos, genera la
dependencia, la autoridad se impone por la razón, los menores tienen voz
(pueden opinar, pero no decidir), genera la no responsabilidad.
c) Igualitarismo.- Según la edad, cada quien tiene ciertas
responsabilidades (derechos), los menores son respetados y con
participación activa, la autoridad se detecta por la razón, democracia que
requiere un espíritu de unidad de la familia y de una autoridad racional,
genera la cooperación.
d) Individualismo.- No hay un principio de sentido de autoridad, el
niño hace lo que quiere, se crea indiferencia familiar: desunión, relaciones
afectivas más frías, no hay un cuidado real sobre los hijos, perjudica la
relación, no se promueve el desarrollo personal.
Si no hay disciplina se generan niños inmaduros, saboteadores,
rebeldes, delincuentes.
1.2. LA DESI NTEGRACI ON FAMI LI AR.
1.2.1. DINAMICA FAMILIAR (DE UNA FAMILIA NORMAL).
Todos los elementos humanos tan diversos, confieren al sistema
familiar un modo de vida peculiar, alimentado por el conjunto de
comunicaciones y relaciones que interactúan entre ellos. Constituyen entre
todos un sistema dinámico tendente hacia el crecimiento y el desarrollo, sin
que por ello falten los conflictos y tensiones internas. La vida que
transcurre dentro de cualquier hogar pasa por una serie de altibajos que no
siempre se viven con tranquilidad y pueden llegar a restar vitalidad al
grupo familiar.
Bien es cierto que la organización patriarcal se ha suavizado desde
mediados del presente siglo, el sometimiento al ¡efe de la familia sigue
siendo una constante en la mayoría de los casos, con la función de cada
elemento bien delimitada y el desarrollo de cada individuo dentro de un
núcleo familiar es prácticamente indispensable. Prueba de ello es el fracaso
de las comunidades hippies de los años 60. Estos grupos pretendían
regresar a la organización primitiva de promiscuidad sexual, y, por
consiguiente, abolir la familia monogámica y paternalista; absurda
tentativa, como absurdo es cualquier intento de borrar cinco mil años de
historia de un día para otro. Sin embargo, este caso dejó muy claro que los
individuos no pueden desprenderse de sus tradiciones por mera acción de su
voluntad consciente.
/ Desde el punto de vista psicológico, para el individuo la familia
patriarcal puede considerarse necesaria dadas sus características
evolutivas, el ser humano requiere de protección durante una larga etapa
de su vida: la infancia y adolescencia enteras y, en ocasiones, el inicio de la
juventud. En ese enorme lapso se irán conformando las distintas instancias
de su aparato psíquico: el super ego, con las costumbres y tradiciones que le
dicten sus padres, la diferenciación moral entre lo correcto y lo indebido, el
ego, constituido por las experiencias personales de cada individuo y el id,
que son los instintos propios de la especie. Si por cualquier circunstancia la
situación familiar sufre alguna alteración, ya sea la falta de padre o madre,
o bien que la influencia de éstos sea negativa, el individuo sufrirá un trauma
psíquico; tal vez en su vida adulta pueda sobreponerse, pero mientras tanto
la afección existirá y con serios problemas. Por ello, mientras más estable
sea la vida familiar de una persona durante su etapa fonnativa, menos
problemas mentales tendrá en su vida adulta.
1.2.2. DINAMICA FAMILIAR DE UNA FAMILIA "ENFERMA".
A grandes rasgos, una familia "enferma" es la que se mantiene a costa
del sufrimiento o trastorno de uno de sus miembros, ya sea el hijo, el padre
o la madre, hasta el punto de llegar a precisar la ayuda de un psicólogo o
psiquiatra. En tales casos no es ese individuo concreto, sino el sistema de
vínculos y relaciones que a modo de telaraña impide un sano desarrollo
personal dentro del grupo familiar. En una familia enferma suelen estar
poco claros los papeles que desempeñan cada uno de los esposos, las
funciones propias del padre y de la madre, las relaciones entre los
hermanos, los límites que la separan del mundo externo.
Cuando un individuo crece inmerso en un ambiente enrarecido de
vínculos confusos y alterados es muy posible que acabe sufriendo trastornos
serios en su propia personalidad. .Muchas disfunciones de la conducta
infantil (fracaso escolar, timidez, inseguridad, etc.) no son más que un
resultado de las tensiones que soporta el niño dentro de su familia y que se
traducen en síntomas específicos como única vía de escape posible.
Puede iniciarse el proceso a partir de unos modelos de disciplina y
autoridad excesivamente rígidos, que unas veces desencadenan
comportamientos extremadamente sumisos por parte de los hijos, y otras,
reacciones incontroladas de éstos (rebeldías, delincuencia, abandono del
hogar, deserción escolar). En ocasiones se manifiesta lo contrario, carencia
de figuras o modelos de autoridad que sirvan de referencia a los hijos, lo
que les conduce a situaciones de fracaso e inseguridad, causa a su vez de
nuevos trastornos familiares.
Algunos problemas que se dan en una familia "enferma" y que pueden
llegar a desintegrar a la familia, son:
El alcohol es una droga muy poderosa, es el causante de la muerte de
miles de personas por accidentes y enfermedades. Produce además, pobreza
y desgracia.
El uso de bebidas alcohólicas es uno de los causantes más comunes de
la falta de armonía, frustraciones, peleas conyugales y problemas
domésticos. Numerosos hogares se han deshecho debido a las constantes
frustraciones producidas por el alcohol.
El consumo desmedido del alcohol puede ocasionar problemas, como
en el caso de una familia en la que el esposo o la mujer gastan tanto en
bebida que no pueden mantener a sus hijos.
Un problema que ocasiona la desintegración familiar es también el
desempleo, que algunas veces puede derivarse del alcoholismo, y acrecentar
la indiferencia c irresponsabilidad personal; al no aportar el padre de
familia el gasto de la casa, se va perdiendo la figura paterna ante los hijos,
se va minorizando la autoridad y perdiendo el respeto ante ellos.
El consumo de drogas por parte de alguno de los padres es un
problema que puede iniciar el proceso para la desintegración familiar.
Quien hace uso de las drogas, puede hacerlo como un escape a sus
problemas, pero a medida que las consume se va habituando a ellas, lo que
puede ocasionarle depresión, apatía o inclusive desesperación, en parte
porque los problemas no resueltos siguen presente y pueden estar peor de lo
que estaban inicialmente.
La delincuencia juvenil: puede atribuirse su existencia, algunas veces,
a la pobreza, los hogares rotos o familias desorganizadas; estos no están al
margen del uso de drogas. La delincuencia puede derivarse en ocasiones, a
que no contaron con el apoyo y comprensión necesaria por parte de los
padres.
La irresponsabilidad del padre es otro problema que afecta a la
familia; los padres que no alcanzan su madurez física y emocional no
podrán asumir su rol familiar.
El adulterio efectuado por el padre o la madre de familia, puede
ocasionar problemas en el hogar, causando resentimiento y traumas
psicológicos en los hijos.
^Cuando se fracasa en la familia, empiezan los síntomas progresivos de
desintegración emocional, manifestándose en la familia una serle de
problemas, los que pueden repercutir en los hijos formándose personas
inseguras, temerosas o culpables. /
1.3. CAUSAS DE LA DESI NTEGRACI ON FAMI LI AR.
En el punto anterior se ha planteado la diferencia de la familia normal
y la "enferma", también sobre los diversos problemas que pueden ocasionar
la desorganización familiar como lo es la drogadicción, alcoholismo, el
desempleo, la irresponsabilidad paternal.
Las consecuencias que traen consigo estos problemas en la familia es
que las pautas de conducta no son claras, las normas familiares se tornan
confusas, se pierde la lealtad, se rompen las expectativas compartidas antes
con la identidad devaluada y hace que los roles familiares se confundan.
Ahora bien, también debemos tomar en cuenta los problemas que
sufren losl hijos de este tipo de familia.
personales (en especial durante la infancia) le enseña los moldes de
comportamiento y le prepara para que se comporte como adulto. La familia
orienta al niño hacia sus familiares y al adolescente hacia una sociedad más
Algunos niños desajustados, provienen de hogares en que los padres
tienen relaciones maritales poco satisfactorias, y son ineptos para
prodigarles el cariño y orientación que el niño necesita.
'Cuando el padre está ausente durante períodos de tiempo prolongado
porque se lo pide su trabajo, priva a sus hijos de un modelo de aprendizaje
de los roles, pero si abandona a su familia o muere, los problemas se
complican/La madre, por ejemplo, ha de asumir todas las tareas del padre
de forma definitiva, tendrá que trabajar, a lo mejor, para sostener por
entero a la familia. Si ha de trabajar y no es mucha su preparación tendrá
que contentarse con un trabajo mal retribuido. En estas condiciones no es
probable que disponga de mucho tiempo o energía pura cuidarse del hogar,
que puede quedar relegado. Así, los hijos tendrán (pie asumir distintas
responsabilidades domésticas.
' Los niños, en el ambiente escolar, pueden provocar otros problemas;
no son capaces de entablar buenas relaciones con sus compañeros. Algunos
de ellos suelen reaccionar en forma agresiva, tornándose rebeldes con sus
mayores, o en otros casos mostrarse apáticos o indiferentes ante los demás. /
Otro tipo de problemas que surgen como consecuencia del medio
familiar en que viven los niños, es la extrema timidez, la inseguridad,
V Í / / L a
familia del adolescente le avuda a satisfa
cer sus necesidades
amplia. /
provocado muchas veces por el ambiente que priva, impidiendo establecer
claramente el rol familiar correspondiente.
n el caso de los adolescentes, sus problemas se traducen a la
\ jteserción escolar; para trabajar bien en la escuela se requiere de la
cooperación de los padres, en los padres de marco socio-económico bajo, es
menos probable que animen a su hijo o hija a continuar en la escuela, a
veces, padres bien intencionados animan a sus hijos a que estudien, pero
inadvertidamente les cargan los menesteres que les quitan tiempo para
cumplir con las tareas escolares. A lo mejor hacen que se ocupen de sus
hermanos más pequeños, que preparen la comida, que limpien la casa, que
se busquen trabajos de tiempo parcial y que aporten dinero, para la familia,
a estos adolescentes les hacen asumir responsabilidades de adultos antes de
que estén listos para encararlas.
La familia de los que abandonan la escuela o desertores escolares,
suelen habitar en casas ruinosas o de pocos ingresos, donde suelen ocurrir
bastantes conflictos familiares. El joven, al no poder dar solución a los
problemas que tienen con sus padres,desplaza las tensiones a la escuela; por
lo que le resulta más fácil dejar escuela y casa y enfrentarse a los problemas
fundamentales. En las familias donde hay desertores, no suele darse la
aceptación como personas totales, existe fuerte falta de comunicación y no
se tiene la satisfacción personal que se deriva de estar en familia.
Dentro de la familia de los desertores existe mayor incidencia de
divorcio, abandono del hogar, delincuencia, autoridad limitada del padre; o
en otros casos la madre domina o no existe control alguno; típicamente el
padre de este tipo de familia no se preocupa porque sus hijos acaben su
educación escolar media. /
CAPI TULO II.
ALGUNAS FORMAS DE DESI NTEGRACI ON FAMI LI AR.
Cuando se hace uso del término familia, se refiere al grupo familiar
completo: padres, madres e hijos. Sin embargo, no faltan situaciones a lo
largo de la vida en las que, por muy variados motivos, se encuentran
ausentes del hogar uno o ambos progenitores, a veces esta ausencia se debe
a motivos laborales, ingreso en un hospital, etc., pero al término de ésta, la
familia vuelve a unirse normalmente, pero otras veces la ausencia es
permanente como ocurre en las casos de divorcio o separación definitiva, en
caso de muerte de uno o ambos padres.
2.1. DI VORCI O.
El casamiento es una etapa de desarrollo en la vida. Durante todos los
años que la pareja se encuentra casada, experimentan una serie de cambios,
como resultado de la madurez intelectual, experiencias laborales y el
desarrollo emocional. En el momento del casamiento existe entre la pareja
una gran similitud de sentimientos y valores, metas e ideales que los harán
más felices de lo que cada uno experimentaba anteriormente por separado.
El divorcio constituye, sin duda alguna, una de las tensiones mayores
que pueda experimentar el ser humano; solamente superada por la pérdida
de un ser querido a través de la muerte.
La mayor parte del divorcio implica una ruptura con las metas
familiares originales que se pretendían al contraer matrimonio donde se
preveía felicidad, un hogar gratificante y una familia, todas esas brillantes
promesas del matrimonio se desmoronan. El divorcio establece
circunstancias tan desorganizadoras para el individuo, casi todo lo que
había sido considerado como estable debe ser ahora reorganizado. /
Toda relación, tanto aquellas que culminan en divorcio, como las que
no, deben experimentar cambios e incomprensiones, cada día trae
modificaciones a sus pensamientos y sentimientos, algunas veces ambos
cónyuges evolucionan en direcciones divergentes, o cambian sus
expectativas, lo que conduce inevitablemente a un marcado cambio en sus
emociones y muchas veces, también en sus sentimientos hacia su pareja,
como consecuencia de todos esos cambios puede producirse una desilusión
hacia el matrimonio de parte de uno o incluso de ambos cónyuges. Los
esposos tienden a separarse cada vez más, en vez de unirse. Cuando esto
sucede, aparecen los resentimientos, se incrementa la hostilidad, y el amor
se pierde completamente.
/ E n años pasados, las parejas a pesar de la infelicidad debían seguir
juntos "en las buenas o en las malas" y el divorcio era considerado
umversalmente como un fracaso; el divorcio ahora es alcan/.able, pero
ninguna ley puede evitar la angustia y el sentimiento de fracaso que
sobreviene con la ruptura de un matrimonio. /
El divorcio decidido debe darse de un cuidadoso análisis de los
problemas, y una honesta autoevaluación.
/ La ruptura de un matrimonio posiblemente tras varios años de vivir,
comer y dormir con una persona, exige valor, supone una aflicción y a veces
puede provocar una sensación de angustia, jamás resulta fácil, incluso si
uno de los cónyuges abandona al otro por una tercera persona, él o ella
padecerán un sentimiento de desorientación y una sensación de pérdida y
de fracaso personal. /
Cuando la relación de la pareja cambia ésta se vuelve frustrante no
conduce a la felicidad y a la satisfactoria crianza de los hijos, en esas
circunstancias es muchas veces mejor la disolución del matrimonio. Existen
parejas que se mantienen unidas por sentimientos mutuos de desconfianza,
cólera y hostilidad, marcándose la relación en odio-amor y si bien pueden
persistir sobre esas bases, son esencialmente destructivas para la pareja y
los integrantes.
Aprender a vivir sin el otro puede suponer la difícil experiencia de la
soledad, si los hijos viven con algunos de los padres, resulta tentador que
uno de ellos los utilicen como sustituto pero al final no es bueno y además
los hijos no calman el vacío.
¡Un matrimonio sin niños que finaliza en divorcio, solo involucra a las
dos personas que efectuaron el compromiso mutuo en primer lugar. Sin
embargo, el divorcio, cuando existen niños, adquiere una condición
cualitativamente diferente. Las cuestiones principales que han de ser
decididas en un divorcio son el mantenimiento que el otro cónyuge no puede
permitirse y que provocara amarguras aún mayores, y a su vez, afectará a
los hijos.' El resultado legal no siempre es el mejor resultado social o
práctico. Un pago diferido o no realizado puede ser utilizado por un
cónyuge para controlar o castigar al otro. Los hijos, son a veces, utilizados
de manera similar como arma: uno de los esposos impide el acceso del otro
a sus hijos o les previene en su contra o incluso los emplea como espías en la
casa del otro cónyuge/En este caso, los padres siempre deben mantener los
intereses de los hijos por encima de otra consideración, no significa esto que
la pareja debe bloquear sus propias emociones, pero los niños no fueron la
causa de su casamiento, y por lo tanto, tampoco son culpables de la
disolución del matrimonio/
Al terminar los trámites del divorcio, los dos miembros de la pareja
están oficialmente separados. Entre los problemas que tienen (pie afrontar
está el de la formación de los hijos, en el sentido más amplio: su educación y
su equilibrio emocional y afectivo. , , .
Cualquiera que sea el estado anímico de los dos ex-esposos, es un
hecho y una exigencia de la naturaleza, que los hijos necesitan a los dos,
existe un lazo entre ellos que ningún divorcio puede romper.
/Los padres tienen que convencerse de que sus hijos los necesitan
afectiva y emocionalmente, más aún que económicamente. Estar siempre a
su disposición, dedicándoles el tiempo que necesiten, y dar importancia a los
casos que interesan a sus hijos./
2.1.1. LA SITUACION DE LOS HIJOS DE PADRES DIVORCIADOS.
Los divorciados se sienten frecuentemente culpables por los efectos
que la separación puede tener en sus hijos, especialmente si estos son lo
suficientemente pequeños como para vivir en el hogar. Pero si los hijos
pueden sentirse queridos considerados por sí mismos y se mantienen en
contacto con el padre y con la madre, al final la situación le será mucho más
favorable que si viviera con un matrimonio que no entiende/Lo malo es que
los divorciados se ocupan a veces tanto de sí mismos que marginan a los
hijos, estos se ven privados de la presencia habitual del padre o de la
madre. La situación dolorosa lo es más para el pequeño que para los
adultos y es probable que los hijos se sientan aislados, infortunados y
probablemente también culpables o causantes de la separación de sus
padres.
Cuando se produce el divorcio en un matrimonio con hijos, debe ser
encarado con una situación de emergencia, en la cual se requiere actuar con
rapidez, inteligencia y compasión, a fin de estructurar en los hijos una
existencia que proteja su integridad y el bienestar psicológico/
Aunque la mayor parte de la gente interpreta esto como que los hijos
deben ser protegidos del proceso mismo del matrimonio, incluso cuando las
decisiones que van a ser tomadas afectarán directamente su cuidado y
estabilidad. El hecho de que los padres escondan sus sentimientos a los hijos
y evitan que sepan que el hogar está a punto de desmembrarse; en realidad
hace que los hijos se tornen mas vulnerables a traumas muy severos,
cuando llegue el momento de enfrentar la realidad de los hechos. Los hijos
son extremadamente sensitivos y conscientes de las circunstancias/Las
tensiones, discusiones y hostilidad entre la pareja se transforman
lentamente en una realidad en la vida del hijo, reemplazarlas súbitamente
por el silencio, la indiferencia, o una cortesía fingida, contribuirá más a
despertar las sospechas de su hijo, que a protegerlo del hecho real del
desmoronamiento de su familia, el hijo experimentará un grado de angustia
emocional, estas angustias no tienen que desembocar en consecuencias
permanentes para su hijo. Es posible prevenir en ellos daños duraderos,
incluso cuando el hijo haya experimentado un sustancial grado de angustia
durante el proceso. La mente y el corazón traumatizados de tantos jóvenes,
los casos incontables de drogadicción, alcoholismo y delincuencia juvenil,
son testigos elocuentes de divorcios mal planeados y mal ejecutados^
Finalmente, es indudable que los padres que llegan a aceptar el final
de su matrimonio de una forma que les resulte tolerable, se hallarán en
mejor posición para ayudar a sus hijos.
En el caso de los niños, son mucho más capaces de entender un
divorcio de lo que muchos padres creen. Las realidades de la vida pueden
tratarse con ellos en forma más abierta. En niño cuyos padres son francos
con él se siente mucho menos responsable por los problemas familiares, que
uno con padres que ocultan la gravedad de la situación.
• No hay que perder de vista al niño que se encamina hacia la
adolescencia en el medio ambiente de un matrimonio, intacto pero
desagradable, adopta una actitud mas negativa hacia el matrimonio. Que la
de unos padres que se han divorciado y luego encarado otra relación más
satisfactoria. Por otra parte los hijos, viendo a sus padres solucionar sus
problemas, por muy desagradable que pueda ser el proceso, compr
que esos problemas se resuelven y que la gente madura al enfrentarlos
ar sus ,
•euden
Ahora,/debemos dirigir nuestra atención a la diversa gama de
sentimientos por la que pasan los hijos que se ven involucrados en el
proceso del divorcio; una de ellas es la preocupación que el niño siente con
seguridad, de haber sido causa de la ruptura entre sus padres, sentimiento
que se presenta invariablemente en todos los casosf*
Además de esto, las discusiones paternales se basan frecuentemente
sobre temas concernientes a los hijos. Si los padres algunas veces han
discutido en forma vehemente delante de los hijos cuestiones tales como la
hora de dormir, la escuela, o cualquier otra cosa que surja en la vida
normal del hijo, este puede llegar a sentirse responsable por la decisión de
divorciarse de sus padres.
^>
/Muchas veces, los padres están tan preocupados en sus propios
sentimientos durante esos momentos tan difíciles, que parecen insensibles a
las necesidades de ios hijos; y es precisamente la infelicidad de los padres lo
que puede llegar a ser el aspecto más opresivo para el hijo. El hecho de que
el niño no desee hablar de sus sentimientos ni dar muestras de alguna
reacción, se puede interpretar como una protección a los padres, pero son
esas emociones reprimidas, que carecen de una canalización apropiada, lo
que frecuentemente provoca síntomas de disturbios emocionales e incluso
físicos, que pueden persistir por algún tiempo./
,/Una multitud de síntomas físicos puede acompañar los estados
psicológicos. Algunos niños sufren de insomnio durante el período que
precede al divorcio o tienen un sueño irregular, el insomnio sobreviene
frecuentemente en aquellos períodos en que la ansiedad se incrementa.
La debilidad muscular, o el agotamiento físico es una queja muy
frecuente en los chicos más jóvenes durante la tensión del proceso de
divorcio. Su estado emocional se refleja en sensaciones de agotamiento
físico, y su debilidad se relaciona con sus sentimientos de desamparo.
La falta de apetito, las quejas de dolores estomacales, suelen reflejar la
depresión generalizada del niño.
La actitud de un niño acerca de sí mismo puede llegar a afectar desde
la manera en que camina, la forma en que corre y hasta el modo en que se
ocupa de sí mismo; El joven que se muestra desdichado parece siempre
desaseado.
También se presentan casos en que algunos niños se sienten
avergonzados cuando sus padres deciden divorciarse, estas actitudes se
presentan más frecuentemente en los matrimonios que parecían felices.
Cuando al joven se le coloca en una situación de extrema inseguridad,
puede llegar a sentirse desprotegido, frustrado y furioso, que su único alivio
lo logra a través de expresiones directas de agresividad y destructividad.
Muchos de ellos suelen llegar a enredarse fácilmente en peleas con sus
compañeros e ir tomando una actitud generalmente hostil.
' Lo que no debe pasar inadvertido para los padres es que los hijos
necesitan ser escuchados en la mayoría de las situaciones de sus vidas; y,
con más razón es indispensable que se les oiga durante la época tan difícil
que representa el divorcio. /
2.1.2. LA LEY DEL DIVORCIO.
El divorcio no es una solución milagrosa para la crisis actual del
matrimonio y de la familia, pero a veces, puede ser un mecanismo que
refuerce la institución familiar.
La importancia del divorcio reside en ser un derecho civil básico y que
cualquier ciudadano que lo desee puede acceder a él. El divorcio se define
como un procedimiento legal, así lo establece el código civil de Yeracrúz en
el Artículo 140: "El divorcio disuelve el vinculo del matrimonio y deja a los
cónyuges en aptitud de contraer otro".
El divorcio involucra la disolución de un matrimonio, junto con todos
los logros, compromisos y sentimientos que fueron acumulándose a lo largo
de su existencia. La gente no planea su divorcio en el momento de su
matrimonio, y por esta razón, los detalles específicos para desunir el
matrimonio llegan todos a un mismo tiempo, y esto jamás puede ser un
proceso fácil.
El divorcio proporciona una situación legal a numerosas parejas que
han decidido no continuar una convivencia por la que un día optaron
libremente y, de esa manera, tienen la oportunidad de rehacer su vida
afectiva y familiar.
2.1.3. EL SENTIDO DEL DIVORCIO.
^1 legislador no puede obligar a que los padres sigan conviviendo
contra su voluntad, por considerar que es mejor para los hijos, máxime
cuando una convivencia forzada no es el marco más adecuado para el
bienestar de los menores, es evidente que los hijos verán su situación
modificada por la decisión de sus padres, ahora bien, las obligaciones de los
cónyuges hacia los hijos quedan perfectamente reguladas cuando se
divorcian. /
Para decidir con auténtica libertad sobre el divorcio, si se parte de una
situación de independencia económica, el divorcio no supondrá un obstáculo
a la hora de decidir, pues no obligará a la mujer divorciada a depender del
hombre recurriendo a una pensión. Pero, en muchos casos, la situación de
la mujer en la sociedad es diferente. Por lo general, accede al divorcio en
condiciones de inferioridad con respecto al hombre por su dependencia
económica; está inmersa en una estructura familiar que enfoca su
educación al matrimonio, por lo que carece de una formación profesional
para tener acceso a un buen puesto de trabajo. Estas circunstancias
influyen en la mujer retrasando en muchos casos la decisión de divorciarse.
En este sentido, un aspecto positivo de la actual legislación es que la
sentencia de divorcio no afectará al disfrute de los derechos y beneficios
para la mujer y los hijos. En los casos de divorcio necesario, el juez debe
sentenciar al culpable al pago de alimentos.
En los casos de divorcio por mutuo consentimiento, la mujer tendrá
derecho a recibir alimentos por el mismo lapso que duró el matrimonio,
derecho que disfrutará si no tiene ingresos suficientes y no contrae nuevas
nupcias o se une en concubinato; además, cuando por el divorcio se originen
daños y perjuicios a los intereses del cónyuge inocente, el culpable
responderá de ellos como autor de un hecho ilícito.
El divorcio se puede obtener a través de cuatro diferentes formas que
son:
• El divorcio voluntario de tipo administrativo.
• El divorcio voluntario o de común acuerdo.
• Divorcio por separación.
• Divorcio necesario.
En el primer caso, es necesario que ambos consortes estén de acuerdo,
sean mayores de edad, no tengan hijos y de común acuerdo hubieran
liquidado la sociedad conyugal si bajo ese régimen se casaron, y harán su
solicitud ante el juez del Registro Civil correspondiente a su domicilio. El
juez del Registro Civil, identificará a los solicitantes levantando un acia y
citándolos para que la ratifiquen a los quince días y si la ratifican, los
declarará divorciados.
El divorcio administrativo! no surtirá efecto si se comprueba que los
cónyuges tienen hijos, si son menores de edad o no han liquidado su
sociedad conyugal.
En el segundo caso, los consortes pueden divorciarse por mutuo
acuerdo consentimiento ocurriendo al Juez competente. El divorcio por
mutuo consentimiento establece un trámite rápido y objetivo y se puede
llegar a él en un plazo corto si el convenio que se exige a los cónyuges
respeta convenientemente los intereses de los hijos menores o incapacitados.
Las ventajas que ofrece el divorcio por mutuo acuerdo son innegables:
posibilita una relación más civilizada, sensata entre las personas para la
resolución de sus problemas familiares.
En el caso del divorcio por separación, también su trámite es rápido,
ya que lo único que se tiene que probar es la separación de la casa conyugal
por más de seis meses con causa justificada.
L'na situación muy distinta aparece cuando uno de los cónyuges
solicita el divorcio contra la voluntad del otro. Estas demandas pueden
alargar el proceso durante años, pues intervienen problemas tan delicados
como la custodia, patria potestad y la liquidación de bienes y porque
además la ley permite a los cónyuges en litigio acusarse mutuamente por
causas distintas. En todos estos casos de divorcio necesario el juez está
encargado de averiguar lo sucedido y para ello podrá recibir todas las
pruebas que le aporten las partes, inclusive las que él considere necesarios.
En los divorcios necesarios el juez es el que dictamina en todo lo
concerniente a los hijos menores, a menos que exista acuerdo sobre este
punto, pues entonces serán los cónyuges los que decidan con cuál de ellos
han de quedar los hijos provisionalmente, así como el régimen de visitas y
paseos para el que no conviva con los menores. Por supuesto, en los
divorcios necesarios los cónyuges pueden ponerse de acuerdo durante el
procedimiento y llegar a un convenio.
2.1.4. CONVENIO REGULADOR.
Para que el divorcio sea admitido a trámite, se exige la presentación de
un convenio regulador del mismo, en este convenio, la pareja propone una
regulación completa de los efectos que la disolución del matrimonio tiene
sobre la estructura familiar: hijos, vivienda, pensión alimenticia, bienes,
etc.
Es importante que tanto el padre como la madre colaboren en el
sostenimiento de los hijos, y que éstos se queden con aquél de los cónyuges
que mejor pueda educarlos y cuidarlos sin estar determinado por el sexo.
En los casos en que no exista acuerdo, al presentar la demanda de
divorcio causal, el juez dictará provisionalmente y sólo mientras dure el
juicio, las medidas que sustituyan al convenio regulador y que consiste en la
separación de los cónyuges, el aseguramiento de los alimentos que debe dar
el deudor al cónyuge acreedor y a los hijos, los que se estimen convenientes,
para que los cónyuges no se causen perjuicio en sus bienes, las precautorias
respecto a la mujer que quede encinta; la custodia y el cuidado de los hijos
a favor de la persona que designen ambos y en defecto de ese acuerdo, el
que pide el divorcio propondrá a la persona en cuyo poder deben quedar
provisionalmente los hijos y el juez resolverá lo conducente, y podrá
asesorarse de un equipo de profesionales (trabajadores sociales) para así
formarse una visión más real y humana de la problemática, por medio de
estudios socio-económicos, tanto de los cónyuges como de los hijos.
2.2 VI UDEZ.
La desaparición de un ser querido constituye una experiencia dolorosa
para todas las personas de su entorno. Quienes sobreviven precisan de una
considerable ayuda y de una gran comprensión, hasta que sean capaces de
aceptar la pérdida.
Perder la pareja que significaba mucho y de la que se dependía física,
económica y moralmente, (esto quiere decir que no se tendrá más su amor,
seguridad y compañía), significa verse privado de todo lo que resulta vital
para el bienestar de la mayoría de la gente.
Consecuentemente esa desaparición constituye una de las más terribles
experiencias que cabe conocer.
Afecta la totalidad de la vida de la persona que quedó con vida. Nada
es como era, toda una manera de vivir se altera bruscamente. Pero aunque
esa pérdida resulte totalmente abrumadora, es mucho lo que puede hacerse
para restablecer la estabilidad emocional de quienes sobreviven.
La pena es una potentísima respuesta emocional al tremendo shock
provocado por la desaparición de alguien. Constituye un mecanismo de
defensa que impide que se produzca una lesión emocional permanente y
ayuda a las personas a quienes afecta a aceptar la pérdida experimentada.
Es posible que al principio se produzca un cierto embotamiento y una
sensación de irrealidad que acompañan a los sollozos, la languidez, la
aflicción, el pesar y la intranquilidad y una aguda angustia emocional,
susceptibles de conducir a la depresión a medida que se advierten los
efectos y el alcance de la pérdida sufrida, pero estas respuestas son
naturales y cabe esperarlas. No constituyen una manifestación de estupidez,
cobardía, locura o anormalidad. De hecho, cuando durante demasiado
tiempo se impide, rechaza o demora la expresión de la pena, es posible que
se retrase la recuperación y que en una fase posterior surjan dificultades o
problemas emocionales más graves.
Tradicionalmente era común ver surgir las lágrimas en las mujeres a
las que se les consideraba el sexo débil y no causaba ninguna reacción ver
que las mujeres demostraran dolor llorando o de cualquier forma , no asi al
hombre a quien se consideraba poco viril si expresaba su pena y dolor y
más aún si se le veía llorar, y aunque ahora se sabe más acerca del pesar
masculino y de la necesidad que los hombres experimentan de manifestar
sus sentimientos, todavía se tiende a considerar como signo de debilidad las
lágrimas masculinas. Pero los hombres, y no en menor medida que las
mujeres, precisan hallar expresión a su pena y es natural y necesario que la
revelen. En consecuencia, el hombre que llora la desaparición de un ser
querido requiere un ambiente de comprensión para que sen capaz de dar
rienda suelta a sus sentimientos.
Recuperarse cuesta más tiempo de lo que creen muchos, incluyendo los
propios y afligidos, y esperar una recuperación rápida es subestimar los
efectos de la pérdida de un ser querido. Algunas viudas, por ejemplo,
necesitan dos años para superar las fases más difíciles de su pena. Por otra
parte, los viudos lograran quizá más rápidamente un nuevo estilo de vida
movidos con frecuencia por la necesidad de obtener ayuda en las faenas
domésticas y en el cuidado de los hijos. Pero no deberá suponerse por eso
que se han desembarazado de su perturbación emocional o que se revelan
insensibles.
Los lazos emocionales creados en el período transcurrido íntimamente
en compañía de una persona no pueden romperse rápidamente y es
inevitable que lleve tiempo aceptar lo que ha sucedido.
La única respuesta a este dilema estriba en concederse tiempo
suficiente para construir un nueva forma de vivir, avanzando al ritmo en
que cada caso convenga a la persona interesada y no al que otros quieren o
esperan. Muy sabiamente ha dicho al respecto un viudo que él no volvería a
casarse hasta que no tuviera que hacerlo.
Existirá quizá el peligro de tratar de hallar la réplica del antiguo
cónyuge. Pero esforzarse en recrear el pasado solo puede ser motivo de
decepción.
Esta experiencia es difícil, sin embargo, muchas personas afligidas
responden positivamente, al tiempo que ni por un momento niegan el agudo
dolor, la sensación de aislamiento y la desoladora experiencia que supone la
pérdida de un ser querido, así mismo han encontrado otras cosas: una
mayor conciencia del valor de las relaciones humanas, el significado del
amor, una profunda apreciación de los sufrimientos de los demás y una
nueva madurez.
2.3 MUER TE SUBITA DE AMBOS PADRES.
Una de las situaciones más terribles a las que ha de enfrentarse el ser
humano es la muerte de los seres queridos.
Si tenemos en cuenta que para los niños los padres lo son todo (tanto
desde el punto de vista material, como y especialmente al afectivo), se
comprenderá que si la muerte de uno de ellos resulta fatal para el pequeño,
luego entonces la pérdida súbita de ambos resultará un golpe impactantc
para el o los pequeños, de pronto se ve envuelto en una serie de
acontecimientos que se habían previsto.
Es evidente que el niño se verá afectado de distinto modo en función de
la edad que tenga en el momento de acontecer la tragedia. Cuanto más
pequeño, mayores consecuencias psicológicas tendrá para él la pérdida de
la figura paterna o materna en su vida posterior.
2.3.1. COMO VIVE EL NIÑO LA MUERTE DE SUS PADRES.
El psiquismo infantil tiene grandes dificultades para diferenciar lo que
se siente o se fantasea en el mundo interno de lo que acontece en el mundo
externo. Así, ante este tipo de acontecimientos, el niño tiende a relacionar
más o menos inconscientemente sus anteriores enfrentamientos con el padre
o la madre, con su muerte, las situaciones diarias que suscitan los
sentimientos agresivos infantiles hacia los padres (negación de caprichos,
rivalidad, etc.), en tales casos los pequeños imaginan con frecuencia la
desaparición del progenitor que en ese momento le está contrariando.
2.3.2. COMO EXPLICAR AL NIÑO QUE SUS PADRES YA NO
ESTARAN MAS CON EL.
Hemos de tener muy presente la edad del niño, de modo que la
explicación se adecúe a su lenguaje y capacidad de comprensión.
¿Esa explicación ha de ser siempre clara, procurando hacerle ver que la
separación de un ser querido, ya sea por defunción o porque él se quiso
desligar del hogar, no es provocada por él despejando todo posible
sentimiento de culpa y temor. En los casos que por alguna circunstancia la
madre decide abandonar el hogar y deja a los hijos sin darles ninguna
explicación, el niño queda con un dolor y angustia, que se va convirtiendo
en rencor y odio hacia su madre, y posteriormente por azares del destino el
padre fallece, y entonces la madre quiere reclamar la custodia de los hijos,
se encuentra con el rechazo definitivo de esos niños, que con justificada
razón no desean saber nada de ella. Por lo que es aconsejable que al
pequeño se le dé la oportunidad de preguntar todo lo que necesita saber, sin
ocultarle nada en la respuesta. Él mismo se irá formando una explicación
adecuada a su nivel de comprensión, que deberá respetarse en lo posible.
2.3.3. AL PERDER EL NIÑO A AMBOS PADRES, ES PREFERIBLE LA
ADOPCION.
Los niños que se pueden adoptar se agrupan en niños huérfanos y
niños abandonados.
Los niños huérfanos, son menores de edad que carecen por causa de
defunción de padre y madre, o de alguno de los dos. La actitud que frente a
la realidad adoptan estos niños huérfanos, varía según falten ambos padres,
o bien el padre o la madre. Actualmente este tipo de familia muestra
problemas de desintegración familiar, aunado al bajo rendimiento escolar
de los pequeños debido a la falta de compañía de uno de los padres, a estos
niños les falta estímulo, comprensión, caricias, incluso atención personal, es
por lo que el padre o la madre al quedar solos, sienten la necesidad de
buscar compañía, aunque la que elijan no sea la adecuada y es cuando se
presentan los conflictos.
Algunos niños definitivamente son abandonados por los padres para
poder llevar ellos otra forma de vida, sin la presencia de un hijo, (pie en
ocasiones son encargados a alguna persona en forma temporal hasta llegar
a la decisión de abandonarlos sin ninguna explicación; en algunos casos se
los encargan a fimiliares cercanos o lejanos, pero de cualquier manera
nunca será igual al trato directo con la persona que realmente los quiera.
Estos niños a menudo se ven avocados a asumir un destino difícil,
incluso trágico, son más propensos a manifestar conductas agresivas y
antisociales, debido a que se han visto privados de un hogar. Lo ideal será
favorecer la adopción hacia una pareja que pueda darles el amor que
necesitan.
El Código Civil para el Estado de Vcracrúz cita, para la adopción, lo
siguiente en sus artículos:
320. - "Los mayores de edad, en pleno ejercicio de sus derechos pueden
adoptar a uno o más menores, o incapacitados, aún cuando éstos sean
mayores de edad, siempre que el adoptante tenga diecisiete años más que el
adoptado y que la adopción sea benéfica a éste".
321. - "El marido y la mujer podrán adoptar, cuando los dos estén
conformes en considerar al adoptado como hijo".
322. - "Nadie puede ser adoptado por más de una persona, salvo en el
caso previsto en el artículo anterior".
326.- "El adoptado tendrá para con la persona o personas que lo
adopten los mismos derechos y obligaciones que tiene un hijo".
Estableciéndose las bases legales para la adopción, en los artículos
antes mencionados.
CAPI TULO III.
CO MO A F ECTA LA SEPARACI ON DE LOS PADRES A LOS
HIJOS.
3.1. PROBLEMAS SOCIALES.
Al no estar bien constituida la familia puede surgir una serie de
problemas de índole social.
La historia de cada familia es como un mensaje del pasado: reveta de
dónde proceden sus miembros y a menudo, que esperan de si mismos.
No faltan quienes opinan que las familins numerosas tienen graneles
ventajas: animación, cordialidad y evidentemente, mucha variedad. Se dice
que en las familias grandes se fomenta el ingenio, la independencia y la
responsabilidad de los hijos, a la vez que se combate el egoísmo y la
autocompasión.
Según esta opinión, las familias grandes son una barrera contra el
desarraigo y el aislamiento que caracteriza la vida moderno. El psicólogo
Michael Kahn afirma que, en nuestra época, el contar con el apoyo de una
familia, da seguridad y bienestar al individuo.
Aún así, parece ser que en las familias grandes el desempeño escolar
de los hijos no es tan bueno como cuando hay pocos hijos y que, además, en
las familias numerosas es mayor el índice de delincuencia.
El peso de criar a los hijos sigue recayendo principalmente en la
mujer, aunque hoy se hagan muchos intentos para repartir con más
equidad la carga; y cuanto mayor es la familia, mayor es el peso.
El papel que desempeña la familia en la formación del individuo es
determinante; de los agentes socializadores es el primero y más importante
por su influencia temprana en la formación del individuo. Dentro de la
familia se lleva a cabo la preparación del individuo para su actuación en la
sociedad; se desarrollan las capacidades y habilidades que le permitirán
hacer frente a la vida; se van delineando sus intereses, valores y pautas de
acción; al ir transmitiéndole a la familia el sistema de valores y la cultura
de su grupo.
Tradiciones Familiares.
Casi todas las familias tienen tradiciones inveteradas, pero es sabido
que al niño le basta la palabra: "siempre" para convertir en "tradición"
toda experiencia memorable. Si el padre lo lleva a pescar una tarde, dice
con orgullo: "mi papá siempre me lleva a pescar" y si la familia va una sola
vez al Caribe de vacaciones, dice: "nosotros siempre vamos al Caribe a
pasar las vacaciones". Hasta el simple orden que se sigue se convierte en
usanza familiar: "no mami, primero había que poner el nacimiento y luego
el arbolito de navidad".
Buena parte de lo que mantiene unida a las familias son los recuerdos
que después pasan a formar parte de la tradición. Cuando a los padres les
da por guardar celosamente dibujos escolares, trabajos manuales y hasta
los zapatitos de sus hijos, es porque esperan que algún día esos objetos
permitan a sus hijos, y a los hijos de sus hijos rememorar la historia
familiar.
La familia es determinante para el desarrollo de la mente.
En la edad media hubo un rey que con un experimento demostró
inadvertidamente cuan primordial es la familia para el desarrollo mental y
emocional de la persona. Convencido de que los niños nacían sabiendo el
idioma alemán, Federico II separó de sus familias a unos recién nacidos y
los puso en manos de unas nanas a las que dio orden de no hablar ni jugar
con ellos. Pero los pequeños en vez de empezar a hablar alemán por sí solos
según esperaba el rey, se enfermeron y murieron por falta de contacto
humano.
La moderna investigación confirma lo que aquél rey por desgracia
averiguó. En nuestra época ha quedado demostrado que durante el primer
año los niños adoptados tienen un desarrollo físico y mental superior a los
de los niños que permanecen en orfanatorios durante ese mismo margen de
edad.
En mayor o menor grado, dentro de la familia se realizan numerosas
funciones: económicas, religiosas, recreativas, afectivas, de protección, etc.,
pero hay dos que pueden considerarse básicos en la familia: la socialización
de los hijos, lo que quiere decir la capacidad de darles ciertas pautas de
pensar y actuar para que puedan convertirse en activos miembros de la
sociedad y la estabilización, el proveer seguridad emocional y psicológica a
todos sus miembros, lo que significa también la fuerza equilibrada que tiene
la familia para lograr centrar y hacer madurar a sus miembros, lo que lleva
consigo la acogida comprensiva y amorosa que mutuamente pueden darse
los que forman parte del mismo grupo familiar. La familia es el lugar donde
se llevan a cabo los aprendizajes más elementales, como caminar, hablar,
donde se satisfacen las necesidades primarias y afectivas, donde además se
desarrollan las capacidades necesairas para la integración a una serie de
sistemas sociales en los cuales el individuo funcionará posteriormente: la
capacidad para confiar y ser digno de confianza, ejercer influencia y
aceptar legítima influencia, para interactuar con otros.
' La familia ejerce una influencia fundamental en la infancia del
individuo, durante la cual hay una total o intensa dependencia de éste hacia
la unidad familiar, que paulatinamente se va convirtiendo en una mayor
independencia a medida que interactúa con el mundo exterior. <A medida
que el niño crece, va desarrollando una serie de roles fuera de la familia,
mediante la participación en grupos de juegos del vecindario, asistencia a la
escuela, nuevas relaciones con amigos del mismo sexo y del sexo contrario,
sin embargo, generalmente la familia es la que proporciona los fundamentos
básicos, y su influencia continúa percibiéndose a lo largo de la vida del
individuo, incluso en la adquisición y ejercicio de responsabilidades adultas,
tales como los roles ocupacionalcs y la formación de una familia inopia./
La familia funciona como una unidad, y para la conservación de su
equilibrio, depende del adecuado funcionamiento de cada uno de sus
miembros; por tanto, la alteración de alguno de ellos perturba el
funcionamiento familiar.»
Una familia bien estructurada puede hacer frente a las presiones
externas o internas que se le presenten, tratando de ajustarse a cada
situación; las familias desorganizadas o pobremente estructuradas se ven
afectadas en su funcionamiento con más facilidad, sobre todo en situaciones
de crisis. Los grupos familiares en los que un miembro clave (generalmente
uno de los padres) está ausente y no hay persona sustituía que desempeñe
ese papel, en los que los controles son débiles o nulos, o en los que los
papeles, tanto paternos como de los hijos, son confusos y no ciertamente
delimitados, son familias más aptas para el florecimiento de problemas.
Las dificultades inherentes al funcionamiento familiar se pueden ver
acentuadas por un medio deficiente o pobre. Generalmente los grupos que
ocupan los lugares más bajos en la escalera social presentan una
estructuración y organización familiar deficiente, más propensa para la
aparición de conductas consideradas rebeldes. En estos ambientes poco
propicios, los padres se encuentran pobremente preparados para guiar a
sus hijos. Los patrones de crianza y educación son deficientes y resultan en
un pobre desarrollo verbal, intelectual y emocional de los hijos.
Cuando no está bien constituida la familia, puede surgir una serie de
problemas de índole social que repercute muchas veces en los hijos como
son:
En el caso de divorcio o viudez, cuando la madre tiene necesidad de
trabajar para mantener a los hijos: el niño se verá afectado de distinta
manera en función de la edad que tenga al faltarle uno de sus padres, lo que
puede afectarle psicológicamente en el desarrollo personal, lo que puede
ocasionar en el niño un obstáculo para el proceso de identificación con el
modelo de conducta, paterno o materno, que le falte: de ahí lo fundamental
que resulta la presencia de una persona sustituía de la figura ausente, que
desempeñe en lo posible sus funciones.
Por eso conviene que alguien concreto asuma esa misión en
colaboración con el progenitor que quede: un tío o una tía, un nuevo
cónyuge, los abuelos, etc., pueden ser ideales al respecto.
Se ha de huir en lo posible de someter al niño a un cambio de
personajes, que se encarguen de su educación, y que en tal caso resultará
difícil establecer un lazo afectivo estable.
Cuando la ruptura del vínculo familiar se efectúa de forma
traumática, indica inmadurez por parte de quien la provoca y pone en
evidencia la falta de armonía en la relación familiar.
Otro de los problemas con los que se enfrenta el niño ante la sociedad,
es que al ingresar al ambiente escolar es relegado por sus mismos
compañeros a causa de la ausencia de la figura paterna o materna, no son
capaces de entablar buenas relaciones con sus propios compañeros
comportándose en ocasiones agresivos o apáticos ante los demás.
Cuando en el hogar del niño la madre divorciada tiene que trabajar
para mantener a sus hijos, el niño mayor se ve en la necesidad de cuidar de
sus hermanos menores y en algunos casos también el niño tiene que
trabajar para ayudar al ingreso familiar, causándole estas dos situaciones
responsabilidades que no le corresponden, impidiéndole disfrutar su
infancia. Otro de los problemas sociales, es cuando alguno de los padres o
ambos son alcohólicos, el niño es obligado a trabajar o mendigar para
llevar un ingreso económico al hogar que solo sustentará el vicio de los
padres, y no sólo el hecho de trabajar, sino también en muchas ocaciones es
maltratado por ellos.
Cuando la madres tienen problemas económicos, frustaciones, traumas
psicológicos y de tipo sexual, descargan su conducta irritable en los hijos
produciendo también el maltrato.
A consecuencia de que la madre, el padre o ambos tienen que trabajar,
los hijos se quedan bajo el cuidado de vecinos o parientes con el peligro de
ser violados o maltratados por ellos, este maltrato o tortura, en muchos
casos es un mal que crece y se oculta, los daña en exceso, física y
emocionalmente, dejándoles una profunda huella que afectará el
comportamiento que tendrán en el futuro.
Al llegar los hijos a la adolescencia o pubertad surge un cambio físico
y moral, es la edad en que el joven se va al no encontrar el apoyo y
comprensión que él anhela o un hogar donde se pueda desarrollar
dignamente, canalizando su energía en la práctica de la delincuencia,
prostitución, drogadicción o alcoholismo.
Los hijos son orillados a vagabundear sin rumbo tomando el camino de
la calle, se van porque no soportan un ambiente familiar que les parece
sofocante, restrictivo y pobre en estímulos e intercambios. Se van porque
buscan algo: valoración, comprensión, algo que la familia no sabe, no puede
o no quiere dar.
A esto hay que agregarle en la adolescencia la inmadurez que suele
estar precedida por una incapacidad para lograr la desvinculación que debe
hacerse de la etapa de la infancia a la adolescencia.
La persona esta débilmente desarrollada, la fragilidad de la identidad
del adolescente y la gran sensibilidad a las presiones externas hacen de él
una persona sumamente vulnerable: el miedo a alejarse emocionalmente es
tremendo, no se sabe ser uno mismo, hay temor a estar solo y produce
miedo la libertad, cuando se decide romper con todo ello, se hace muy mal.
Al sentirse incomprendido el joven por no estar bien constituida la familia o
muchas veces por no tener un hogar, recurre a la compañía de otros
muchachos que están formados en pandillas e ingieren diversos tipos de
drogas y ya con los efectos de éstas llegan al grado de penetrar a un mundo
difícil como lo es el vandalismo o delincuencia, todo esto generado por
ambientes familiares poco propicios y saludables, hogares rotos o
desorganizados y poco estimulantes para el desarrollo de la persona.
3.2 PROBL EMAS ECONOMI COS.
En este apartado planteamos los aspectos de tipo económico y
consecuencias que se presentan en las familias, principalmente en los
hogares donde se encuentra ausente el padre, la madre o ambos, que
repercute en la formación y desarrollo de esos hijos.
El hecho de que el padre no gane un salario elevado, y muchas veces el
salario mínimo, ocasiona que los hijos no tengan la posibilidad de acudir a
recibir una educación elemental y les sea imposible cubrir los gastos de
útiles escolares, uniformes o cuotas requeridas por la escuela lo que
ocasiona ta deserción escolar en ios hijos; otras veces influye el que los
padres vean la escuela con cierto pesimismo y desconfianza, ya sea por
experiencias personales que no fueron positivas en la escuela y no hayan
conseguido buenos trabajos por lo que no esperan mucho de ta escolaridad
de su hijo, o bien que ya cuenten con edad para trabajar aunque sea en
pequeñas labores, por lo que prefieren que lleven el pan a su casa a que
terminen la instrucción escolar.
La tradicional figura de la mujer dedicada a las labores propias de su
sexo, mismas que se entendían por lavar, asear la casa, cuidar a los hijos y
mantener su hogar en condiciones listas, poco a poco ha venido quedando
atrás, sobre todo cuando las madres tienen la necesidad de trabajar para el
sostén del hogar o bien por su condición de mujer divorciada, viuda o sola
lo requiere; en estos tiempos modernos donde el salario mínimo es poco
menos que insuficiente, los hijos exigen mayores gastos en la escuela,
diversiones y manutención en general, y los precios se han disparado sin
control, no permiten que la mujer siga siendo solamente un ama de casa.
Actualmente, son cada vez más las mujeres que se incorporan al campo de
trabajo, ya sea en forma profesional, luego de haber estudiado una carrera
técnica o universitaria, o bien dentro del terreno de la práctica como
meseras, cocineras, empleadas de mostrador y un sin fin de ocupaciones.
Con el desempeño de estos trabajos, poco a poco han podido ir ganando
terreno en el área laboral, sin embargo, la mujer no cuenta de ninguna
manera con el mismo tiempo para atender a sus hijos, teniendo algunas
veces que dejar a los hijos en centros como guarderías, lo que impide
dedicarles el tiempo necesario, más la mujer debe estar conciente de que
necesita mantener buenas relaciones con los hijos, a fin de evitar que pueda
resquebrajarse la unión familiar.
Otra situación son los niños llamados de la calle, pequeños que
trabajan para contribuir al gasto familiar diario porque no alcanza el
sueldo del padre o en algunos casos cuando el padre o la madre tienen un
padecimiento grave que les impide trabajar o bien ante la apatía mostrada
por los padres, por lo que es común que se presenten en las calles, a limpiar
los parabrisas de autos en las ciudades o niños malabaristas, boleros,
vendedores de chicles hasta tragafuegos, asimismo los jóvenes que buscan el
dinero fácil con la venta de mil objetos, exponiéndose a muchos peligros en
la vía pública. Muchas veces los padres aprovechan la corta edad de sus
hijos y los mandan a pedir limosna, con las ropas sucias y rotas para que
inspiren lástima y de esta manera obtener dinero fácil, en vez de ponerse a
trabajar ellos, asumiendo su papel de padres, además que ni siquiera los
mandan a la escuela.
Esta explotación de los niños solo se detecta cuando rebasa ciertos
límites, pues muchas veces los padres no se conforman con mandarlos a
trabajar sino que encima, los golpean y los hacen víctimas de amenazas y
presiones psicológicas.
Los problemas y traumas que los padres tienen, los hacen extensivos a
sus hijos, de ahí que los hijos sufran a temprana edad graves problemas que
deforman su personalidad, volviéndose huraños y ansiosos por dejar sus
hogares y escapar de las presiones a las que los somenten.
Los niños que vagan por las calles, son producto de matrimonios
infelices. Y si en las primeras ocasiones que el niño sale a la calle a ganarse
unos pesos, y ven que es redituable, la acción la repetirán indefinidamente,
pues tratarán de sacar el mayor provecho de ellos; niños o jóvenes que pol-
la misma situación económica que impera en el país, no logran tener una
formación adecuada, teniendo que hacerse grandes siendo aún pequeños.
Es primordial que los hijos crezcan sanos, en un ambiente familiar de
amor, tranquilidad y respeto, con sus padres como ejemplo y cuando no sea
posible, por lo menos en armonía y estabilidad aunque estén separados.
CAPI TULO IV.
ALGUNAS ALTERNATI VAS A LA PAREJA PARA EVI TAR
L A SEPARACI ON DEFINITIVA.
4.1 COMUNICACION DE PADRES A HIJOS.
La comunicación resulta el factor más importante que iletermina el
tipo de relaciones que se vayan a presentar entre padres e hijos y lo que
suceda en el mundo que los rodea.
La comunicación abarca toda la amplia gama de formas en que las
personas intercambian información; incluye la información que
proporcionan y reciben, y la manera en que ésta se utiliza. La comunicación
comprende el sentido que las personas imparten a ésta información.
Toda comunicación se aprende. La comunicación de padres a hijos, se
fomenta desde la concepción misma del feto, es conveniente que los padres
hablen con el bebé desde que se encuentra en el vientre de la madre, esto
provocará un acercamiento entre ambos y es la pauta a seguir, para
proseguir con la comunicación en las diversas etapas que presentará el o los
hijos.
Más adelante ese bebé durante su etapa de niñez, habrá tenido miles
de experiencias en compartir comunicación. Habrá desarrollado ideas
respecto a la autoimágen, lo que puede esperar de los demás, y lo cpie
parece imposible o posible para los padres en el mundo. Es importante
recordar que cada niño que viene al mundo llega a él con solo su materia
prima. No tiene un autoconcepto, carece de experiencia con respecto a la
interacción con los demás, y no sabe tratar al mundo que lo rodea. Todas
estas cosas las aprende através de la comunicación con los padres o con las
personas que lo tienen a su cargo desde su nacimiento.
Dentro de la comunicación es esencial el contaco al nivel de la vista
entre adultos y niños, nunca se debe olvidar que las primeras experiencias
tienen un gran impacto y, a no ser que algo suceda que la modifique, esa
experiencia será el punto de referencia para todo el futuro.
Es importante, entender que en cada diálogo, todo el cuerpo comunica,
no sólo con palabras, sino con la cara, voz, respiración y músculos.
La vida en familia brinda toda clase de experiencias visuales y
auditivas. Algunas traen alegría al corazón y otras pena, hay también las
que dejan una sensación de vergüenza. Cualquiera que sea el sentimiento
que despierten, si un miembro de la familia no puede reconocerlo o
comentarlo, éste se esconderá y acabará por minar los fundamentos del
bienestar general.
Las barreras familiares que se forman contra hablar acerca de lo que
es o ha sido, constituyen un factor importante para mantener baja la
autoestima. Otro aspecto de esta difícil situación es cuando la norma
familiar marca que debe hablarse de lo bueno, lo correcto, apropiado y
relevante, en este caso, gran parte de los sucesos reales que se presentan, no
pueden decirse. Estas restricciones son la causa de que algunos niños
mientan, otros sientan odio por, o se aislen de los padres. Lo negativo de
todo es que desarrollan actividades acerca de su autoestima que se traducen
en inutilidad, hostilidad y soledad.
Desde el nacimiento hasta la muerte, los seres humanos debemos pasar
por una continua experiencia y extensa gama de sentimientos: miedo, dolor,
desamparo, ira, alegría, celos y amor. Si se tiene la habilidad de entrar en
contacto con todos los aspectos de la vida familiar, se podrán hacer cambios
drásticos para poder mejorarla. Cualquer cosa que exista podrá ser
discutida y comprendida en términos humanos.
Emociones humanas que se piensa pueden ser destructivas, más puede
ser destructiva la acción que derive de ella. ' .
Por lo cual, los hijos durante los primeros años de su vida necesitan la
comprensión, la guía de sus padres y las charlas más o menos frecuentes.
Necesitan sentir el respaldo de sus padres en un problema dado, pues
debido a su inexperiencia suelen complicarse la vida y meterse en
problemas, sólo por la incomprensión de sus padres y por la falta de
comunicación.
4.1.1 COMO SE COMUNI CA LA FAMI LI A.
Uno de los problemas más comunes en la actualidad que sufren tantos
padres como hijos es la falta de comunicación entre ambos.
Derivados de esta situación surgen problemas en los hijos, que afectan
su conducta y su personalidad.
La familia donde las normas fortalecen la libertad para comentar
cualquier cosa, tanto si es molesta o alegre, tiene las mayores posibilidades
de ser una familia nutridora. Todo lo que es, puede ser comentado y
comprendido en términos humanos.
Casi todo el mundo tiene "trapitos sucios" que esconder. En las
familias positivas, estos trapitos simplemente resultan como amables
recordatorios de la debilidad humana y es fácil comentarlos a aprender de
ellos. En otras familias se tapan y se les trata como indicaciones
repugnantes de la maldad humana, que jamás deben mencionarse.
Las normas forman una parte muy real de la estructura familiar y de
su funcionamiento.
La norma se define como una guía establecida o una regulación para
la acción, conducta, método, disposición; las normas son realmente una
fuerza vital, dinámica, y de enorme influencia en la vida familiar. Las
normas no solo tienen que ver con el dinero, lograr que se cumplan las
tareas domésticas, planificar las necesidades individuales, ocuparse de las
infracciones, y todos los demás factores que contribuyen a hacer posible que
la gente viva junta en la misma casa y se supere o no se supere.
El hablar en la familia sobre las reglas abre el camino para encontrar
las razones de los malentendidos y problemas de conducta, deben ser claras,
bien explicadas, justas y apropiadas.
Existe otro grupo de reglas, que resultan más difíciles de definir,
constituyen una fuerza poderosa invisible que mueve la vida de todos los
miembros de la familia, las reglas no escritas que tienen que ver con la
libertad de hacer comentarios por parte de los diferentes miembros de la
familia.
El aspecto realmente importante en la vida familiar es el afecto entre
los miembros de la familia, cómo se expresa y las normas respecto al afecto.
Demasiado a menudo, se encuentra que miembros de la familia se
engañan en cuanto al aspecto afectivo de su vida. Como no encuentran la
forma de hacer que el afecto sea seguro, desarrollan reglas contra cualquier
cariño. El principal problema estriba en la confusión que mucha gente
experimenta entre el aspecto físico y el sexo. Si no se hace una distinción
entre el sentimiento y la acción, se tendrá que inhibir el sentimiento.
Las demostraciones de cariño pueden tener diversos sigiuificados, un
abrazo puede significar una invitación para una relación sexual y hay aún
otros abrazos que simplemente indican que uno toma en cuenta a los demás
y los quiere. También el abrazo puede ser una forma de expresar ternura,
de brindar consuelo.
Cuánto afecto potencial entre la familia deja de disfrutarse porque las
reglas sobre el cariño se confunden con los tabús sobre el sexo; cualquier
persona que haya crecido rodeado de esta clase de tabús contra el sexo, es
casi seguro que manifieste algún problema o enfermedad emocional. A no
ser que reconozca abiertamente, se deberá entender y valorar nuestro sexo
como el opuesto, para evitar que se abra el camino a serios problemas
personales.
Este tabú también existe respecto a la desnudez, masturbación,
relaciones sexuales, embarazo, menstruación, prostitución, todas las formas
de prácticas sexuales.
Es perdonable que no siempre se conozcan las complejidades del
aspecto sexual. Lo que no es perdonable es que se continúe en la ignorancia
y se cubra esto con una actitud de no hablar de ello, implicando que el
conocimiento sexual es malo y criminal.
Otro aspecto de los tabús familiares se refiere a los secretos. Algunos
de los secretos más grandes tienen que ver con la conducta de los padres
durante la adolescencia; también existe toda un categoría de secretos de la
actualidad que a su vez se encuentran cubiertos de vergüenza. Muchos
padres tratan de esconder su acciones a sus hijos para protegerlos.
Ejemplos de secretos de este tipo son el que el padre o la madre tienen
amantes, no duermen juntos, uno de los dos o ambos beben, y así por el
estilo. Nuevamente es el caso de que si no se habla de algo, es como si no
existiera.
Cualquier regla que prohiba comentarios entre los miembros de la
familia sobre lo que es y lo que ha sido, resulta una excelente manera de
desarrollar personas cohibidas, ignorantes y poco creativas, y conduce a
una situación familiar por el estilo.
Muchas familias actualmente no comprenden aún la importancia de la
comunicación y los problemas que se derivan por la falta de esta situación.
Principalmente la comunicación entre padres e hijos es uno de los
motivos más frecuentes que provocan una actitud negativa en los
adolescentes; ya que es en la adolescencia cuando más se necesita la
comprensión de los padres, es donde debe existir una comunicación más
estrecha, para que los adolescentes aclaren dudas que se presentan más
frecuentemente en ese período.
Para establecer lo importante que es la comunicación dentro del grupo
familiar, hay que destacar tres aspectos fundamentales:
Primero, por medio de ésta, la familia se expresa a sí misma de un
modo genuino, la relación entre sus miembros viene determinada por la
comunicación que mantengan.
Segundo, viene dado por el hecho de que los hijos van a tener en la
familia el primer y más importante modelo para aprender cómo se
comunican las personas, lo que implica que el tipo de relación que exista en
su hogar será con mucha probabilidad el que el niño tratará de establecer
posteriormente cuando alcance la edad adulta.
Por último, un tercer aspecto muy relacionado con los anteriores es la
importancia que la comunicación entre padres e hijos tiene en el proceso de
formación de personalidad de éstos y en definitiva, en su forma de situarse
en el mundo.
4.1.2 QUE SE ENTIENDE POR COMUNICACION.
La comunicación es un proceso de interacción social, mediante el cual
se conocen e intercambian experiencias, emociones, ideas, creencias y
sentimientos.
Comunicarse es pues, compartir experiencias, relacionar, entender y
ser entendido, dar y recibir conocimientos, provocar cambios, modificar
conductas en los demás y en uno mismo.
Desde el momento de su nacimiento y aún podría decirse que en el
vientre materno, hasta su muerte, todo individuo establece intercambio a
través de la comunicación y mediante este proceso se ponen en contacto dos
o más personas.
Dentro de la familia, se entiende por comunicación, todo acto que
transmite un mensaje de un miembro a otro o al grupo familiar en su
totalidad. Esta definición es muy amplia y la primera e importante
consecuencia que extrae de ella es que ta comunicación no es sólo verbal; es
decir, cuando se habla de comunicación de la familia, no se hace referencia
exclusivamente a las palabras que se dicen, aún siendo estas muy
importantes, sino también al mundo de la comunicación no verbal. Los
mensajes no verbales son comunicados mediante gestos, posturas,
expresiones faciales, gritos, llantos, actitudes de rechazo hacia la comida o
caricias, al igual que otras tantas manifestaciones similares, comunican o
transmiten importantes contenidos con igual o mayor intensidad que las
palabras. Todo ello nos permite afirmar que continuamente se está
produciendo algún tipo de comunicación en el lugar; también la no
intervención en las actividades de los hijos pueden demostrar aceptación, el
no decir nada también puede comunicar con toda claridad aceptación. El
silencio, "forma pasiva de escuchar", constituye un fuerte mensaje no
verbal y puede ser utilizado eficazmente para hacer que una persona se
sienta aceptada realmente.
La comunicación no verbal es a menudo la que da su verdadero
sentido a las palabras: cuando un padre se dirige a su hijo, éste no solo
capta las frases y lo que éstas significan, sino también el tono con que son
pronunciadas, los gestos, si van acompañados o no de una sonrisa o un
ademán dulce y en suma, todo ese contexto que determina el significado real
de lo que se está diciendo.
Ante las situaciones familiares que comúnmente se tienen, deben
reconocer las cosas positivas en ellos, debiendo los padres hacer peticiones
de cambio, tomando en cuenta que existen básicamente dos opciones de
expresarse: No asertivamente (viola los derechos personales) y
asertivamente (respeta derechos propios y los de los demás).
La opción no asertiva: esta forma de expresión implica, por sus
características y efectos que provoca, básicamente: violar los derechos
propios y falta de respeto a las necesidades personales.
El miedo a perder la aprobación de los demás, de crear un conflicto o
de lastimar los sentimientos de alguien si es sincero, sensación de
culpabilidad o de no tener conciencia de los derechos personales, son solo
algunas de las causas que pueden hacer que se pongan las necesidades y
derechos en segundo plano, sin embargo, a largo plazo el no expresar lo que
se piensa o siente de una manera sincera, honesta y respetuosa puede tener
efectos muy negativos en la comunicación con los demás y en la propia
satisfacción.
Sentimientos de irritación, resentimiento, hostilidad ocultos que se
expresen posteriormente en forma de ironías o sarcasmos, expresiones
agresivas, depresión, distanciamiento de los demás, pérdida de auto-eslima
y auto-respeto, ausencia de solución de problemas y tensión son algunos de
los efectos de actuar continuamente con no asertividad, cuando la relación
interpersonal que interesa requiere de la comunicación activa para
alimentarse.
El padre tiene derecho (como todos los pueden tener) a pedir y sugerir
activamente lo que desea y también cabe aclarar, que no está en la
obligación de los demás adivinar cuáles son sus necesidades o deseos si no
son informados adecuadamente.
No se debe esperar a que la "gota derrame el vaso", será más
saludable expresar las cosas que se sientan, crean y se piensen informando a
los demás con sinceridad y honestidad del punto de vista que se tenga,
respetando a la vez, a los demás en el proceso.
La expresión que se considera agresivo tiene como rasgo esencial el
que viola los derechos de los demás y no respeta sus necesidades.
En muchas ocasiones de conflictos, es muy fácil que los padres adopten
el estilo de expresión agresivo para ejercer algún cambio de
comportamiento en sus hijos, Amenazas, gritos, etiquetas negativas o
sarcasmos son unas cuantas formas de comunicación que üfeeían jas
relaciones humanas.
La forma de expresión agresiva suele ejercer algún control un iü
persona que sufre la violación de sus derechos pero, en Ja mayoría dé jas
ocasiones, esto se da solo en un corto plazo ya que eJ individuo afectado iü
alejará, con resentimiento o temor o eontra-alaeafá (de forma abífirtii s
sutil) al agresor, bloqueando aún más el proceso de tina comunicación sáná
y positiva.
y» ' • '
Algunas de las causas que pueden llevar a agredir veñmí o iísícanifiHic
a los hijos son: sentirse especialmente vulnerable ante ellos, creer qut la
autoridad se está relajando y por tanto se debe "presionar nías", temor ás
que vean sus fallas, demasiada tensión en el trabaja, presiones í'éi-inófliífiáJs,
el comportamiento inadecuado y exasperante que mi mammio dado ¡H i ede
manifestar el hijo, no tener claro cuáles son los derechos humanos hhúem
de ios hijos. Mí a de habilidad personal para expresar el enojo úii agredir
(asertivamente) permitir varias veem qm ellos violen sus derechos (geiutff
ns asertivamente en ocasiones anteriores)*
Afortunadamente, a pesar de tamas posibles mmm de la sífircMa
agresiva, sis es de ninguna manera an müi necesario qm se ttflga qus
tolerar, El espresar algo qm na nos gusta o moa i rri t a no íisva í sfiifgo l a
necesidad de agredir^ podemos hacerlo respetando a %m demás f sí mitiñf
así (JstíUtarissBss la ¿¡soigmíestíám? -armttoía n ¡títtzgfmeíám líiffltífilar,
l as ftrtBegcmaüw agtraiwis gew&atB tpe tos pcHMM « rfírtaiífifí» y
« Mf s t a cada taeg B B W Ifessps j uat e* ef af e que paáoum crear 0 «?iif ?
Ahsí Ss «arases ta «pt ü s del estíte de &nttnnieiifi6n metümm? qtm
mm&&«a ^ i s r te jgOTamfranffla, SH^B^Q^H^ «rveicigf # o0ká$M§
^¡fatí gafc y^ É e w f e fc«¡pigpío dte^efcss y «eg^iltfrfífc y g l «t a s *
tí^ap* r^^gfltenáa y ertB^aafc les ^ ^ É W yBiíeÉifMiWf» de dflwift.
La espresión asertiva facilita la comunicación y negociación cuando
existen conflictos, pues logra darse a respetar y respeta.
El actuar asertivamente se plantea como una necesidad de nuestra
época que está interesada en comunicarse mejor a muchos niveles. Implica
sinceridad, honestidad, auto-estima, auto-respeto, conciencia de los
derechos humanos básicos propios y de los demás y debe darse en el
momento y la forma apropiados para lograr comunicación y mutualidad.
La cultura en donde nos ha tocado vivir generalmente no nos ha
entrenado para comunicarnos con asertividad, existen miles de mensajes
que nos orientan a agredir o a ser no asertivos con los demás,
afortunadamente, se puede aprender y con la práctica y autocrítica mucho
se puede avanzar en la adquisición de esta habilidad tan importante.
La expresión asertiva busca lograr mutualidad, tiende a mantener la
comunicación con otras personas y, no genera los sentimientos destructivos
de las expresiones agresivas y no asertivas.
Tanto padres como hijos tienen derechos en la vida familiar, que
deben respetarse, el negarlos o violarlos con posiciones no asertivas a
agresivas a largo plazo tienen un costo muy aito en malestar, rompimiento
de relaciones e insatisfacción en sus miembros.
*A veces los padres de familia olvidan que tienen el derecho de elegir la
manera de educar a sus hijos, a su privacidad como individuos y como
pareja tener tiempo para compartirlo juntos, al descanso o a la diversión, ^
^Todos tenemos derechos, así como a cometer errores, sentirnos bien,
cambiar de opinión, rehusar, expresar sentimientos, ser tratados con
respeto, pedir, creer, buscar, capacitarnos, etc., y es importante, en caso de
conflicto de derechos, que aprendamos a negociar asertivamente con los
demás, con respeto, sin caer en la agresividad, y
Desde luego, no por la posibilidad de vivir nuestros derechos humanos
básicos se implica que podemos actuar como se nos antoje, sin
consideración de los demás. Tenemos derechos y responsabilidades
(derechos de cometer errores y responsabilidades de tratar de no volver a
incurrir en ellos) y, es importante ciarnos cuenta que el ejercicio de nuestros
derechos no niega los derechos de otras personas en la misma situación.
Actuar asertivamente implica fomentar:
* Ser consciente de los derechos propios y de los demás y actuar en
respeto de los mismos.
* Buscar una comunicación sincera y honesta que favorezca el respeto
mutuo como meta a mejorar continuamente en las relaciones
interpersonales.
* Saberse responsable, es decir, comprender que las propias acciones
influyen en los demás, por tanto buscar aquéllas que faciliten el
desarrollo de la comunicación con los demás.
Una condición indispensable para que las relaciones humanas
permanezcan motivadas y en constante crecimiento consiste en identificar y
reconocer las acciones positivas.
La comunicación más viable para los padres es la de asertividad, que
aunque no es la solución a todo, si es una opción que tiene una mayor
probabilidad de lograr una comunicación más satisfactoria.
4.1.3. CONDICIONES QUE DEBE REUNIR UNA BUENA
COMUNICACION.
L a ilusión de toda madre (y de las padres f ambiénh es ver crecer a sus
hijos, educarles y formarlos, saberles convertidos m adultos conscientes,
pere a pesar de este deseo* en el fondo, la mmw'm de los padres, anhelan
que sus hijss crezcan, pero manteniéndose iguales* siendo ííóeíles siempre y
dulcemente ofeedíestes, a pesar de la edad.
Si n embargo, l a naturaleza^ firme es ms leyes* Im transforraado ít los
peqseñss, en adolescentes pensantes v seres mn personalidad propi a.
La pubertad es la época de los cambios en los niños, cambios no solo
físicos sino también psicológicos. Es la etapa del despertar de los hijos,
cuando empiezan a pensar y razonar ya como hombres y mujeres, aunque
sigan conservando su personalidad de niños. /
V es labor de los padres la correcta formación del carácter de los
hijos, para que puedan convertirse en adultos maduros, seguros de sí
mismos y perfectamente adaptados a la sociedad en que viven.
En el afán de educar y formar a los hijos como hombres y mujeres de
bien, la mayoría de los padres abusan de lo que creen su autoridad,
impidiendo a los hijos que expresen sus propias ideas y pensamientos.
/ L as órdenes, reglas y normas son necesarias indudablemente, para que
el hogar marche bien, sin embargo, los padres imponen tales normas
basándose en su propio criterio, actuando en la forma como a ellos los
educaron y sin tomar en cuenta la época, las costumbres y novedades
actuales, y mucho menos el criterio de los hijos, quienes ya razonan, se
desenvuelven en un ambiente diferente al que se educaron los padres y en
una época que no es la misma.
Si los padres trataran de hablar con los hijos como si se tratara de un
amigo, se evitarían muchos problemas; una de las causas de la falta de
comunicación es ta incomprensión y la incomunicación en la familia, esto
puede crear frustración o inseguridad en los hijos, ya que las dudas o
inquietudes que los hijos no pueden aclarar con sus padres, las buscan fuera
de su casa; originando muchas veces una imagen falsa de lo que ellos desean
saber.
Muchas familias restan importancia al tener una charla con sus hijos,
Saetas¡ d f e s s a f f l B^ ate fpórfws a Hljai y dte MfW » jtfdüj&fe « o t e fe p3f#jp y
iM tate tai fces3Ba«M * *s ^ rajpülÉi jkwstoi BrtS i l ^fflw ta §£Éhg$
¡ partta» Bamssrtífe- a sas Mjtas toüa f altas* « I r # s^saüir ata ¡ alta.
eí-cucna-r d ^ ^ ^ a te a^psai to j a (jpK, ^ ta^Mftfflrfftj H M Wflff (rtWW
trytmf trr MaÉseafe a M SfMitóMsJu Ci wwág tfé&f te iftwwfai #£ÉV
abiertos, se posibilita el que los miembros de la familia puedan expresarse
en toda su peculiaridad y enriquecerse mutuamente.
Los hijos que tienen esta relación constante con sus padres, se sienten
confiados, protegidos, seguros de sí mismos, sienten más respeto hacia sus
padres, y tienen más escrúpulos al adoptar una actitud negativa hacia ellos.
Una conversación seria y honesta entre padres e hijos, en una
atmósfera tranquila y realista, suele ser muy útil, particularmente si la
relación básica entre ambos es de confianza y afecto.
El lenguaje de aceptación abre a las personas, los libera para
compartir sus sentimientos y problemas. Cuando ios padres aprenden cómo
demostrar a través de sus palabras en un sentimiento interior de aceptación
hacia un hijo, entran en posesión de una herramienta que puede rendir
excelentes resultados. Pueden influir en la opinión que el hijo tiene de sí
mismo y lo ayudan a adquirir una idea de su propio valor, así como
ayudarle a aprender a resolver por sí mismos los problemas que la vida
inevitablemente trae consigo y puedan darle la fuerza para manejar en
forma positiva tos desengaños y penas normales de la infancia y de la
adolescencia.
La aceptación debe mostrarse, es algo que surge de adentro, pero a fin
de que sea una fuerza efectiva para influir en otro, debe comunicarse o
demostrarse activamente. El hablar puede curar, y el habla puede fomentar
el cambio positivo, debiendo dejar a un lado los modos destructivos de
comunicación y valerse de la comunicación en forma constructiva.
Los hijos cuyas exigencias afectivas son satisfechos, tienen todos las
probabilidades de un desarrollo afortunado, de gozar de imbuen equilibrio
mental y, a través de ese equilibrio, adaptarse a la vida familiar y Ittego
social desde el momento en que abandone el íntimo círculo de la familia.
La homogeneidad del grupo familiar, su equilibrio, sus condiciones de
existencia son elementos capitales que contribuyen a tranquilizar a los
hijos. El sentimiento de pertenencia se fortifica con el paso del tiempo; por
medio de las palabras, actos, señales físicas de afecto, ios padres muestran
al hijo que dispone de una protección sólida, de un puesto seguro.
Todo aquello que disocia o tiende a disociar ese bloque familiar:
desacuerdo conyugal, divorcio, muerte de un padre.atenta contra ese
sentimiento de pertenencia, pues el hijo necesita tener ante sus ojos una
pareja de padres con la cual se pueda identificar.
El hijo debe poder modelarse sobre la imagen que se ha formado de
sus padres, otra posibilidad es la de integrarse en el grupo desempeñando
un rol afectivo; ser reconocido como una individualidad; experimentar que
se afirman su autonomía y su independencia.
Por lo que es importante remarcar los siguientes puntos, para
condicionar una buena comunicación:
0 Los padres deben tratar de mantener abiertas las líneas de
comunicación con sus hijos. Pueden hablar con ellos, pueden
escucharlos, pueden estimularlos para que hablen con franqueza,
aún cuando exista la posibilidad de que sus puntos de vista difieren
de los suyos. . - —
0 Ayudarlos en su incipiente aprendizaje de la manera como se
puedan independizar y asumir una mayor responsabilidad por sus
propias acciones.
0 Algo esencial es el respeto. Los padres lo exigen, pero se olvidan de
ofrecerlo. Aunque los hijos sean pequeños tienen derecho a que se
les respete, al igual que hay que respetar a los jóvenes: su libertad,
su privacidad, sus gustos, sus aficiones, su propia personalidad.
Esto hará que se sientan menos coartados, más capacitados para
aprender y superarse. Esto impedirá también la agresividad juvenil y ta
desintegración familiar, porque habrá sinceridad, diálogo y comprensión de
padres a hijos, lo que redundará indudablemente en la felicidad familiar.
El niño necesita alternativamente recibir explicaciones, afectos y
sentimientos, precisa que se fomente su capacidad y su intuición, necesita
que sus padres se dirijan a él y se comuniquen con él para poder desarrollar
todos los aspectos de su personalidad. Y para satisfacer estas necesidades,
los padres a su vez tienen que poner en juego todas las facetas de su propia
personalidad, implicándose totalmente en la tarea.
La juventud de nuestros días está despidiendo a sus padres debido a
que muy pocos padres son buenos consejeros para sus hijos. Sermonean,
presionan, amenazan, advierten, persuaden, imploran, moralizan y
avergüenzan a sus hijos, todo esto tratando de forzarlos en hacer lo que
ellos piensan que está bien.
Los padres deben aprender que pueden ser consejeros de gran ayuda
para sus hijos, pudiendo compartir sus ideas, experiencia y sabiduría,
permitiendo que sus hijos decidan aceptar o rechazar sus ideas.
Es importante también destacar la conveniencia de que se
intercambien las posiciones de comunicación tradicional, en el sentido de
que no sea siempre el padre quien dé consejos y el hijo quien los reciba, sino
que se posibilite a éste la comunicación de su experiencia personal, por
corta que sea, fomentando así el desarrollo de sus cualidades de
rezonamiento y el ejercicio de su pensamiento lógico.
Los padres frecuentemente se apegan a los modelos fijados por sus
propios padres, la mayoría de las veces se actúa por reflejo y desesperación
y entonces se revierten a los únicos métodos que se conocen: los de nuestros
padres.
Como padres se necesitan directrices para la acción, existen acciones
que pueden ser adoptadas por lo padres y que forman la base para la
paternidad preventiva:
• Establecer un horario de atención diario para toda la familia. Un
período durante el cual toda la familia puede estar reunida y
participar en una discusión libre y abierta. La calidad del tiempo
pasado juntos es infinitamente más importante que la cantidad.
* E scuchar al hijo. S e deben encontrar los medios para aprender a
escuchar, si realmente se quiere saber de su hijo y su mundo.
E scuchar al hijo hasta que haya terminado y entonces formul arl e
preguntas para acl arar supunto.
* C onocer a los amigos de su hijo. D ebe conocer a los amigos de su
hijo conel finde conocerlo a él , esto le permi ti rá saber algo sobre
ios presiones a las quese enfrenta.
* C omparti r las experiencias consu hijo. E l mensaje preventivo, es
habl ar de las experiencias, establecer buenos sistemas de
comunicación entre padres-hijo, es muy necesario durante tos anos
de infancia, esta pertenencia mantendrá a su hijo junto a S u
corriente del estilo devida yval or de la famil ia.
* A signar al hijo tareas que aumenten ¡a independencia. E l padre
debe ayudar al hijo a prepararse para esta responsabil idad
pidiéndol e a él o elta que realicen tareas que conduzcan a una
menor dependencia de ios padres, el aumento de responsabil idad
prepara a los hijos para convertirl os enadultos independientes,
* Permi ti r el amor y afecto enl a famil ia. Parte de esteproceso es lo
capacidad de expresión abiertamente a los hijos para demostrarles
cuánto se I es quiere a través de un toque, ait gesta o sutiles
expresiones de amor y afecto durante un memento significativo,
A dmi ti r un error, especialmente cuantío se apl ica a al go o se isa
dicho o ha hecho a tos hijos. I es aceres aúnntas. E sto forma porte
del aexpresiónde amor,
* L os padres deben sentirse satisfechos consigo mismos para poder
l l evar a cabo ias acciones mencionadas como partedel a paternidad
preventiva, debiendo comprenderl as y practicarl as, l o que
contri bui rá a l a formación de hombres y mujeres maduros y
emocionalmenteestabl es»
4.1.5. EL JUEGO ES COMUNICACION.
Es necesario saber cuáles son las relaciones entre padres e hijos en
cada una de las etapas del desarrollo del niño.
El niño es un ser muy diferente del adulto, nunca puede ser
considerado como un pequeño adulto, pues tiene una mentalidad, intereses y
costumbres totalmente diferentes a las del adulto, y además éstos cambian
de acuerdo con la edad.
Es de suma importancia para los padres saber revisar junto a sus hijos
su propia experiencia infantil, para facilitar por un lado la comprensión y
rescatar por otro, una parte de su personalidad ya olvidada por las
exigencias de la vida adulta.
En los juegos que comparten los mayores con los niños, dentro de la
familia se comunica alegría, gozo y diversión, se fomenta en los pequeños la
creatividad y la iniciativa personal, confiándole tareas sencillas y
procurando que quiera lo que él hace. La participación de los padres en los
juegos infantiles funciona para los niños como un auténtico reconocimiento
de la valoración positiva que les merecen sus actividades, todo bajo un
clima de comprensión, calma y respeto humano.
Con este acercamiento de sus progenitores, el niño podrá sentirse
seguro de que está haciendo las cosas bien. Además, estas actividades
permiten que los miembros de la familia experimenten el placer de sentirse
unidos, lo que no es en absoluto una cuestión secundaria.
De esta manera no corren los padres el riesgo de perder autoridad. La
autoridad vendrá definida por el grado de credibilidad que mantengan los
padres ante los hijos y como tal no la perderán mientras se comporten de
forma coherente y consecuente con ellos mismos. Cuando uno de los padres
diga algo o dé una orden, debe ser apoyado por su cónyuge. Si el padre dice
una cosa y la madre lo contrario, la autoridad de los padres se debilita.
Los padres, al igual que otros muchos adultos con quienes los niños
están en contacto mientras crecen, serán modelos a seguir. Los padres
modelan continuamente para sus hijos, mostrando mediante sus acciones,
aún más que con sus palabras, lo que ellos valoran o creen.
No hay que pasar por alto que la familia asume fundamentalmente dos
funciones: asegurar la supervivencia de sus miembros y forjar sus
cualidades humanas. En ningún caso debe contentarse con satisfacer las
necesidades biológicas; eso no basta para el completo desarrollo del
individuo, que tiene la necesidad de aportaciones intelectuales y afectivas.
La verdadera fuente de enriquecimiento en este aspecto se halla en la
solidaridad que reina entre los miembros de la familia.
Los deberes sociales que debe asumir la familia son:
0 Proveer de la subsistencia y cubrir todas las necesidades materiales
que contribuyen a la supervivencia de sus miembros, y protegerlos
contra los peligros anteriores, tarea fácil si se da en un clima de
unión y cooperación.
0 Permitir y desarrollar los vínculos afectivos en las relaciones
familiares.
0 Desarrollar la identidad personal ligada a la identidad familiar; este
lazo asegura la integridad psíquica que facilitará el afrontamiento
de las experiencias nuevas.
0 Enseñar a cada uno el modo de integrarse en la sociedad y a aceptar
las responsabilidades correspondientes.
De ese modo, la familia moldea la personalidad de los individuos con
arreglo o la misión que tienen que cumplir en su seno y cada miembro trata
de conciliar su condicionamiento inicial con las exigencias del papel que se
imparte.
Los padres establecen todo el proceso de satisfacción de las
necesidades y los deseos de los individuos que forman la familia. Será sobre
todo la actitud lo que hagan agradables o penosas las relaciones de cada
miembro con los demás. Si las condiciones son favorables, el proceso se
desarrollará sin tropiezos y la vida familiar transcurrirá en un clima de
amor y entrega mutuos. Si, por el contrario la atmósfera familiar sufre
trastornos frecuentes, pueden llegar a nacer profundos sentimientos de
frustración que van acompañados de resentimiento y hostilidad.
4.2 CONCI ENTI ZAR A LOS PADRES PARA QUE ACUDAN A
RECI BI R AYUDA PROFESI ONAL ( TRABAJADOR SOCI AL) .
4.2.1 ORIENTACION FAMILIAR, TERAPIAS FAMILIARES.
Las experiencias cotidianas de la vida familiar provocan muy a
menudo problemas emotivos.
En efecto, el equilibrio afectivo del individuo está condicionado por lo
que da y por lo que recibe en el curso de sus relaciones con los demás
miembros del grupo familiar. Siendo el deber de este último permitir que el
niño se integre en la sociedad, es sobre todo dentro de su marco, donde
habrá de formarse su personalidad, por lo que podemos considerar a la
familia responsable del destino psíquico. En cuanto al adulto, las
experiencias cotidianas de la vida familiar tienen influencia fundamental
sobre la estabilidad y mejoramiento de la salud mental y sobre el desarrollo
de la personalidad, al tiempo que determina el éxito o el fracaso de su
integración social, es decir, el comportamiento que adopte hacia los demás.
Las relaciones familiares atenúan o intensifican la angustia, pues
caracterizan el medio en el que se exteriorizan los conflictos, teniendo por lo
tanto influencia directa sobre la elección de la solución adoptada para
resolverlos.
El individuo selecciona en la experiencia familiar lo que puede servirle
para realizar sus propias aspiraciones, para alcanzar sus objetivos
personales.
La salud psíquica de la familia y de cada uno de sus miembros
individualmente, depende, de hecho, del mantenimiento en equilibrio de las
relaciones emotivas, y de los intercambios. Dado que sobre el
comportamiento de cada miembro influye el de todos los demás, cualquier
modificación en los intercambios emotivos de dos de ellos vendrá a alterar
los procesos de interacción entre los otros.Además. cuando la conducta de
uno de ios miembros de la familia rompe los lazos afectivos que unen a otros
dos, el malestar resultante puede acarrear las desintegración del grupo
familiar. V aún sin llegar a resultado tan extremoso, semejante malestar
puede tener repercusiones graves y prolongadas tanto sobre el conjunto de
la familia como sobre cada uno de sus miembros. . .. ...
Los conflictos se pueden plantear en cualquier familia, incluso en la
más normal. En todos los casos los padres no están solos.
La ayuda la pueden encontrar a menudo, en el seno mismo líe la
familia. Con frecuencia los hijos mayores ilustran a los padres respecto a
los más pequeños. Por su parte, los mayores recurren, aveces, a la
comprensión de un amigo de la familia, con el cual congenian más que con
los padres.
Cuando el conflicto familiar que se presenta no puede ser resuelto por
ninguna vía, se debe considerar la orientación familiar, entendiéndose éste
como el conjunto de técnicas encaminadas a fortalecer los vínculos de unión
entre los distintos miembros de una familia. La finalidad última es
conseguir que todos lleguen a comportarse de un modo sano, comprensivo y
capaz de estimular por sí mismos el progreso y desarrollo tanto de los
individuos como del grupo familiar en su totalidad.
Los orientadores familiares imparten enseñanza mediante la escuela
para padres, útil para mejorar su estilo educativo, para lo cual pueden los
padres acercarse a instituciones especializadas en manejar el programa de
educación para padres, a fin de tener un mejor conocimiento de los hijos, de
ellos como padres y de algunos aspectos del ambiente donde viven:
comunicación del núcleo familiar, conocimiento del ser humano, la familia y
la salud, la importancia de ser padres.
Hay que insistir en la importancia de este campo de intervención
psicológica y de tipo social, dado que es un hecho comprobado que muchos
problemas individuales, tanto infantiles como adultos, tienen su raíz en el
núcleo familiar, es decir, que hay que considerar el modo peculiar que tenga
la familia de comunicarse, las reglas que se establezcan, las prohibiciones y
hasta el tipo de vivienda en que se viva.
Por lo tanto, una familia es algo más que una reunión arbitraria de
seres, es una realidad, un valor y tiene fundamentalmente como centro a los
hijos.
Las pruebas del abandono de los padres y de las madres no faltan; el
número de hijos perturbados por la vida que lleva la familia constituye la
gran mayoría de los niños inadaptados y el número de familias perturbadas
es tan elevado, de ahí la importancia de una educación para padres.
El trabajador social durante la terapia analiza con frecuencia a toda la
familia, el profesionista en trabajo social es una persona preparada para
ayudar a los hijos y a los padres a resolver problemas difíciles, siendo
intérpretes competentes de las situaciones más complejas.
La terapia familiar llega de manera progresiva en el curso de una
serie de conversaciones planificadas, unas con el afectado sólo, o bien puede
recibir el consejo individual por parte del trabajador social, otras a
intervalos determinados con él y los demás miembros de la familia, es
recomendable se combine la terapia individual con la grupal, así el
trabajador social trabaja con el mundo exterior de la persona como el
mundo interior, sacar a la luz. los aspectos de las relaciones entre padres e
hijos que favorezcan potcncialmentc la maduración y los que se oponen a
ella.
La personalidad básica del hijo no sólo está influida por los procesos
de interacción con los padres, sino también por su pertenencia a la familia
como grupo. En efecto, también las relaciones que habrá de sostener con los
diferentes miembros de la familia contribuyen a modelar su personalidad.
Fuera de este grupo, la personalidad básica se va modificando
progresivamente a través de la pertenencia a agrupaciones cada ve/, más
variadas. Cada una de ellas influye sobre el comportamiento del hijo, y éste
va adquiriendo poco a poco su verdadera personalidad, la que le permitirá
integrarse a la vida social.
4.2.2 LAS FUNCIONES DEL ORIENTADOR FAMILIAR
(TRABAJADOR SOCIAL).
La función básica, en el caso del trabajador social, es la de escuchar y
atender, así como la de ofrecer información y las alternativas necesarias
para que sea la persona que tiene problemas quien encuentre la solución.
Considerando la relación entre el comportamiento del individuo y el de
la familia, así como la dinámica del grupo familiar, los procesos activos de
adaptación del individuo a su papel familiar y la organización interna de la
personalidad del individuo y su evolución.
Los papeles de marido y mujer, de padre y madre, de padres e hijo,
hermano y hermana. Para comprender los problemas que se le pueden
plantear al individuo en el marco de la familia conviene tomar en cuenta la
facilidad o dificultad con que va a adaptarse los múltiples papeles que debe
desempeñar, y en qué medida favorecerá la asimilación de uno de esos
papeles su adaptación a los demás.
Aplicando el trabajo social de casos, que consiste en obtener la
máxima información sobre los factores que han provocado el problema o
conflicto en el ambiente del propio afectado, incluyendo los elementos de
tipo económico, físico, mental, emocional y social, asi como estudiar al
individuo en todo lo que se relaciona con sus experiencias sociales y los
sentimientos sobre estas experiencias, a fin de que el afectado entienda su
problema, en tal forma que pueda resolverlo.
Para ayudar eficazmente a esa persona es preciso saber respetar la
personalidad humana; reconocer cpie cada quien tiene el derecho de
gobernar su propia vida conforme con su manera de entender las cosas.
La aplicación de estos principios significa que el trabajador social no
debe imponer a la persona sus metas o normas de conducta personales, sus
soluciones y puntos de vista morales, sino que debe concederle el derecho de
ser como es, tomar sus propias decisiones y hacer sus propios planes.
El método del trabajo social de casos está enfocado a la solución de los
problemas individuales, más estos problemas en el trabajo de casos son
interpersonales, ya que el tratamiento atañe a más de una persona,
especialmente la familia suele estar implicada; el afectado es un
participante responsable en cada uno de los pasos que conducen a la
solución de sus problemas.
En el trabajo social de casos se estimula a la persona o afectado a
participar en el estudio de su situación, colaborar en sus planes, hacer un
esfuerzo activo para resolver sus problemas, utilizar sus propios recursos y
aquellos que sean apropiados entre los que pueden proporcionarle su
entorno o comunidad.
Las personas tienden a llevar consigo al trabajo de casos sentimientos,
actitudes y maneras de comportarse que ya han experimentado en otras
ocasiones. La familia es culturalmentc importante porque la persona tiende
a llevar al mundo exterior las actitudes formadas en gran parte dentro de
su medio familiar, y la persona tiende a reaccionar a las situaciones (pie se
presenten en el trabajo de casos de una manera derivada de las actitudes
aprendidas en el hogar y condicionadas también por otras situaciones' de su
vida.
Toda investigación tiene por objeto llegar a una mayor comprensión
de la persona que tiene el problema, tanto del problema en sí con el fin de
instituir el tratamiento afectivo.
En cada situación, las personas y los hechos significativos en la
experiencia de vida del afectado, y su sentir respecto a ellos, constituyen la
unidad de atención.
Estas circunstancias y las principales actitudes emocionales del
afectado pueden ser estudiadas a través de las facetas de la relación
trabajador social-afectado, así como también por la observación objetiva y
la encuesta.
Las entrevistas con el afectado y con las personas que intervienen de
un modo importante en la situación, los aspectos del medio económico,
cultural y social del afectado, tales como su hogar, su trabajo, su educación,
su religión, sus pasatiempos, así como instituciones médicas. Los registros y
documentos tienen un lugar especial.
La entrevista acompañada de la observación es uno de los métodos
más seguros para obtener la mayor parte de los datos sobre el caso a
estudiar.
También es de gran utilidad utilizar los servicios de los expertos en
otros campos para complementar los propias investigaciones y llegar así a
la más segura comprensión del problema.
El diagnóstico se esfuerza en llegar a las causas, porque eso significa
una definición más exacta del problema; debe haber un problema social
causante de, o causado por, alguna frustración o fracaso en la adaptación
social. El estudio de los factores emocionales, expresados por medio de
actitudes, comportamientos y verbalización ha apartado al trabajador
social de casos una comprensión tanto de la persona que tiene el problema
como del problema en sí mismo.
Los diagnósticos sociales son generalmente descriptivos; indican
interrelación evidentes, factores del problema que parecen tener conexión
unos con otros en el tiempo y en el espacio.
Si el cliente coopera consistiendo a un reconocimiento médico, dando
facilidades para una visita a su propio domicilio, o bien para una entrevista
entre el trabajador social y otra persona de su familia, en cualquiera de
estos casos se habrá llegado a una cierta comprensión del problema de la
persona que tiene el problema. El trabajador social de casos, como método,
es más efectivo cuando maneja componente sociales.
La evaluación de los progresos del afectado durante el tratamiento,
que debe ser objeto de constante revisión, puede establecerse por medio de
breves comentarios y de resúmenes de evaluación en los que se discute la
aplicación y los resultados del tratamiento. Cuando se analiza el modo cómo
la persona se enfrenta con el problema, el resultado es más bien una
evaluación.
El fin principal del tratamiento es siempre ayudar a la persona a
reintegrarse cuanto antes a sus naturales cauces de actividad, habiendo
reforzado sus buenas relaciones en la medida en que sea posible.
El trabajador social como orientador familiar, tiene un amplio campo
de acción dentro de la familia como: conocimiento previo del ambiente
familiar y de todos los factores difíciles de apreciar a simple vista y a
menudo ignorado por las familias, pero que ejercen influencia en la
dinámica general de grupo, descubriendo estos aspectos, aclarando las
causas y relaciones de cuanto acontece normalmente en la vida cotidiana.
4.2.3. CUANDO SEDEBE ACUDIR A UN ORIENTADOR FAMILIAR
(TRABAJADOR SOCIAL).
Las relaciones entre hermanos y hermanas se ven profundamente
influidas por las relaciones con los padres. Cada hijo es, en gran parte, lo
que son el padre y la madre y la naturaleza de las relaciones de la pareja.
Según que haya o no armonía conyugal, los hijos tendrán o no unas
relaciones satisfactorias con los demás miembros de la familia. Dicho de
otro modo, la solidaridad familiar es constante y profunda en el plano de la
sensibilidad y del carácter. El comportamiento de cada cual influye en el de
los demás.
En la complejidad de las relaciones de una familia, los padres
desempeñan el papel fundamental: de lo que hagan, y más aún de lo que
sean y de lo que sientan, depende del diálogo familiar. La sensibilidad de la
pareja conyugal, las reacciones afectivas del padre y de la madre, son los
que suscitan las relaciones de los hijos. Los hermanos y hermanas serán
entre sí y con los padres, en parte, como lo fueron esos mismos padres en la
infancia.
A través de un conocimiento más profundo en sí mismos y de los demás
es como los padres comprenderán mejor las interacciones familiares. Este
conocimiento les permitirá actuar sobre las causas de las dificultades
eventuales, en vez de intervenir cuando ya ha surgido el conflicto.
La intervención tras el hecho, no sólo no actúa sobre las causas de las
dificultades relaciónales, sino que a menudo las agrava, ya que es la
sensación de insatisfacción y de inseguridad el origen de los problemas.
Siempre que la familia atraviesa una situación difícil que no pueda
resolver por medio de métodos normales, es decir, cuando suceden
conflictos muv fuertes v ninguna de las partes razona y todos ios integrantes
de la familia creen tener toda la razón, es recomendable que busquen la
ayuda de profesionales.
La base principal es que los padres reciban primero la orientación o se
documenten al respecto, para que de esta manera eviten conflictos
posteriores, esto es, cuando los hijos aún son pequeños, una fuente que
puede proporcionarle pistas importantes sobre los problemas que presente
el niño es la maestra, quien está al tanto de algunas tensiones diarias que
afronta el niño y puede indicar si el comportamiento de éste es distinto al de
sus compañeros, cuando el conflicto trata por la muerte o divorcio de los
padres, el trabajador social puede ayudar a aceptar o asimilar esos
traumas; si los conflictos graves surgen cuando los hijos ya son jóvenes o
adolescentes entonces toda la familia necesitará el tratamiento asesorados,
de lo contrario surgen otros problemas como: agresividad y culpa, cuando
los hijos se van, el deseo de poser sus propios objetos personales.
Frente a los modelos clásicos de terapia en los que se trata
individualmente al paciente o afectado, la terapia familiar aborda el
tratamiento actuando en el primer caso sobre la totalidad de los miembros
que componen la familia.
La sexualidad es una dinámica comunicativa tpie depende del contexto
y se halla íntimamente relacionada con las interacciones afectivas y
emocióneles. Y es ahí donde hay que profundizar.
Es importante entonces que se fomente el diálogo entre pareja y se
extienda hasta la familia, y tratar de superar los problemas que se les
presenten, acudiendo en algunos casos a profesionales como los
trabajadores sociales, y de esta forma evitar la separación definitiva o
desintegración familiar.
CONCLUSIONES.
Los padres son los primeros educadores de los hijos, mas sabemos que
no son los únicos. De todos modos, a lo largo del crecimiento, y antes incluso
del nacimiento, ocuparán una situación privilegiada, ya que influirán con
sus actitudes, con la relación que hayan sabido establecer en el seno del
grupo familiar, con el ejemplo de su propia relación conyugal, la
comunicación, el respeto, el afecto, sobre todo lo que los hijos aprenderán
fuera de la familia, en la escuela, en la calle y a través de los medios
comunicativos como la radio, televisión, prensa, cine, etc.
Así, esta influencia de los padres se realizará aún sin ellos darse
cuenta.
La imagen que den de sí mismos y de su vida, a los hijos, será
suficiente para modificar el desarrollo, e incluso el conocimiento del mundo
que los hijos puedan tener.
Se ha mencionado que el padre y la madre tienen sus deberes
respectivos en lo que atañe a la formación de la personalidad del hijo. Con
su madre, el hijo aprende a amar, ese amor maternal es indispendable para
favorecer el desarrollo de la personalidad del hijo. 1.a ausencia o
imperfección de ese amor es suficiente para perjudicar la evolución normal
del hijo en el plano afectivo e intelectual. Con el padre, el hijo también tiene
que aprender a querer, constituir y contribuir positivamente en sus formas:
física, biológica (dolor, la enfermedad), social (la lucha por la existencia, el
trabajo y la disciplina), moral (los imperativos en su deber), de esta forma
el hijo reaccionará toda su vida frente a esas necesidades como reaccione
ante su padre.
El grupo familiar se constituye poco a poco, con algunos choques y son
precisamente esos pequeños obstáculos diarios los que pueden engendrar
una situación problemática en la familia, sobre todo si no existe madure/, y
comunicación entre sus miembros para poder afrontar dichos problemas.
Por lo que se hace referencia a una educación para padres, a fin de
que estén preparados para hacer frente a cualquier problemática, y si no
fuera así, poder acudir a un trabajador social que pueda proporcionarles la
P S S .
y h c r r a m i e n t a s
p.™ - „ „ ,
r

p r o b l c m
.
1 ( ¡ c a
SUGERENCI AS.
=>Que los padres acudan a las instituciones con el trabajador social,
para que éste a su vez les brinde la información necesaria, lo
incluya en algún programa educativo para padres o bien en terapias
familiares, dependiendo de la problemática que se presente.
=>Que los padres se documenten en lo posible, sobre diversos temas,
para poder educar a los hijos.
=>Que la Facultad de Trabajo Social, lleve a cabo maestrías o cursos
sobre Terapia Familiar u orientador Familiar, lo que contribuiría a
acrecentar los conocimientos del trabajador social.
=>Que en la Facultad de Trabajo Social, se efectúen cursos de
actualización sobre métodos y técnicas de trabajo social.
=>Que se fortalezca la coordinación que existe entre la Direción de
Trabajo Social y las empresas del sector privado de esta región,
para la debida canalización de profesionistas en Trabajo Social,
para el desarrollo de su servicio social dentro del área laboral.
BIBLIOGRAFIA.
ACKERIVLVN, PAL L R. V KAPPLE. MAN, M.
SEÑALES.
EDITORIAL POMAIRE
19S1 ESPAÑA
AGÜILAR, KUBLI EDUARDO
PADRES POSITIVOS
EDITORIAL PAX-MEX1CO
1980 MAXICO
CAPRIO, FRANK S. Y CAPRIO, FRANK B.
PADRES Y ADOLESCENTES
EDITORIAL DIANA
1973 MEXICO
CASTELLANOS, MARIE C.
MANUAL DE TRABAJO SOCIAL
LA PRENSA MEDICA MEXICANA
1962 MEXICO
CODIGO CIVIL PARA EL ESTADO L. Y S. DE VERACRUZ
EDITORIAL CAJICA
1989 MEXICO
CHA VEZ, DE SANCHEZ MA. ISABEL Y SOLIS, DE FUENTE
ANA ALICIA
DROGAS Y POBREZA
EDITORIAL TRILLAS
1980 MEXICO
CHINOY. ELY
LA SOCIEDAD
FONDO DE CULTURA ECONOMICA
1966 MEXICO
EL MUNDO DE LA PAREJA
FASCICULOS 17 Y 27
EDITORIAL ARTEMISA
1986 MEXICO
ESCUELA PARA PADRES
VOLUMEN 3
EDICIONES CIENCIA Y TECNICA
1987 MEXICO
FROMM, ER1CI1 Y HORKHEIMER, MAX
LA FAMILIA
EDICIONES PENINSULA
1978 ESPAÑA
GOMEZJARA, FRANCISCO A.
SOCIOLOGIA
EDITORIAL PORRUA
1986 MEXICO
GONZALEZ, BLACKELLER CIRO E.
DINAMICA DE LA VIDA SOCIAL
EDITORIAL HERRERO
1980 MEXICO
GORDON, THOMAS
PADRES EFICAZ Y TECNI CAMENTE PREPARADOS
EDITORIAL DIANA
19S1 MEXI CO
GRINDER. ROBERT E.
ADOLESCENCIA
NORIEGA EDITORES
1987 MEXI CO
HAMI LTON, GORDON
TEORIA Y PRACTICA DEL TRABAJO SOCIAL DE CASOS
EDICIONES CIENTIFICA
LA PRENSA MEXICANA
1984 MEXI CO
1IORST, EBERHARD RITCHER
HISTORIA DE LA FAMILIA (TOMO 12)
EDITORIAL EVEREST
1973 ESPAÑA
LEAO, CARNEIRO
ADOLESCENCIA, PROBLEMAS Y EDUCACION
UNION TIPOGRAFICA
EDITORIAL HISPANOAMERICANA
1979 MEXI CO
MAHTAR, MIBOW AMADOU Y ALDABA, LI M ESTEFANIA
¿QUE MUNDO VAMOS A DEJAR A NUESTROS HIJOS?
TRIBUNAS INTERNACIONALES
1978 UNESCO
NATHAN, FERNAND
PSICOLOGIA DE LA VIDA FAMILIAR (TOMO II)
EDITORES PLAZA & JANES
1979 ESPAÑA
SATIR, VIRGINIA
RELACIONES HUMANAS EN EL NUCLEO FAMILIAR
EDITORIAL PAX-MEXICO
1980 MEXICO
VIDA INTIMA
ENCICLOPEDIA DE LA SEXUALIDAD
VOLUMEN 4
EDITORIAL ALGAR
1979 ESPAÑA
WEIL, PIERRE
RELACIONES HUMANAS ENTRE LOS NIÑOS, SUS PADRES Y
SUS MAESTROS
EDITORES KAPELUSZ
1973 ARGENTINA