ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol.

1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación, 2(1), 121-
155.
Fecha de recepción: 19/03/2014
Fecha de aceptación: 28/04/2014
121

Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés
Estructural

Abel García García
1

Profesor, Escuela de Postgrado, Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (Perú)


RESUMEN
El riesgo de interés estructural es la potencial alteración que se produce en el margen financiero
y/o en el valor económico (valor patrimonial) de una institución financiera debido a la variación de
los tipos de interés. La exposición a movimientos adversos en los tipos de interés constituye un
riesgo inherente al desarrollo de la actividad bancaria que, al mismo tiempo, se convierte en una
oportunidad que suele ser bien aprovechada para la creación de valor económico. Por ello, el
riesgo de interés debe ser medido y gestionado de manera que no sea excesivo con relación al
patrimonio de la institución financiera, y que guarde una relación razonable con el resultado
económico estimado por la gerencia y los accionistas. El presente artículo considera una serie de
métricas con las que se calculan indicadores del riesgo de interés estructural: GAP contable,
Margen en Riesgo (MeR), Ganancia en Riesgo (GeR), Sensibilidad de Margen Financiero (SMF),
Duration GAP, Valor Patrimonial en Riesgo (VPR) y la Sensibilidad de Valor Económico (SVE).

PALABRAS CLAVE
Riesgo; Banca; Riesgo de interés estructural; Riesgo de balance; ALM



1
Magister en Finanzas (ESAN) y Bachiller en Ingeniería Económica (UNI). Responsable de Riesgos en
Mercado, Metodología y Valoración en el BBVA Continental. Especializado en riesgos financieros,
valoración de productos financieros, derivados, renta fija y banca. E-mail: peabgarc@upc.edu.pe

ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
122

Basic Considerations Regarding Structural Interest Rate Risk

ABSTRACT
Structural interest risk rate is the potential change that occurs in a financial institution’s financial
margin and/or the economic value (market value) due to a variation in the types of interest. The
exposure to adverse movement in the types of interest is an inherent risk in banking activity that, at
the same time, becomes an opportunity that can be used to create economic value. As such,
interest rate risk should be measured and managed such that it isn’t too high in relation to the
financial institution’s assets and that it is reasonable in relation to the economic performance that
management and stockholders estimate. This article considers a series of metrics that calculate
structural interest rate risk indicators: accounting GAP, margin at risk, earnings at risk, financial
margin sensitivity, duration GAP, asset value at risk and economic value sensitivity.

KEYWORDS
Risk; Banking; Structural interest rate risk; balance risk; ALM


ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
123

1 El riesgo de interés estructural
El riesgo de interés estructural es la potencial alteración que se produce en el margen financiero
y/o en el valor económico (valor patrimonial) de una institución financiera debido a la variación de
los tipos de interés. La exposición a movimientos adversos en los tipos de interés constituye un
riesgo inherente al desarrollo de la actividad bancaria que, al mismo tiempo, se convierte en una
oportunidad que suele ser bien aprovechada para la creación de valor económico. Por ello, el
riesgo de interés debe ser medido y gestionado de manera que no sea excesivo con relación al
patrimonio de la institución financiera, y que guarde una relación razonable con el resultado
económico estimado por la gerencia y los accionistas.
1.1 Fuentes del riesgo de interés estructural
Según el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea (2004), las principales fuentes o formas del
riesgo de interés al que se enfrentan las entidades se pueden resumir en cuatro:
Riesgo de Reprecio: surge por la diferencia en los plazos de vencimiento (productos a tipo fijo) o
repreciación (productos a tipo variable) de los activos, pasivos y posiciones fuera de balance. Esta
es la forma más frecuente de riesgo de interés en las instituciones financieras, dando lugar a
alteraciones de su margen y/o valor económico si se producen variaciones de las tasas de interés.
Por ejemplo, un banco que fondea un préstamo a tasa fija con depósitos de corto plazo podría
encontrarse en una situación en la que sufra caídas en su margen financiero si es que suben las
tasas de interés. Esto sería así porque los ingresos del banco son fijos, mientras que su pasivo
sería cada vez mayor ante la subida de tasas (lo que tendría que pagar por los depósitos que
capta, que se van renovando en el corto plazo), reduciéndose el margen financiero.
Riesgo de Curva: el cambio de la pendiente y de la forma de la curva de tasas de interés también
pueden afectar a las variaciones del margen y/o valor económico de una institución financiera, por
lo que debe prestarse atención a la correlación entre las variaciones de los tipos de interés en los
diferentes tramos temporales y a los posibles cambios de pendiente en las curvas. Por ejemplo, el
valor económico de una posición larga a 10 años (por ejemplo, en bonos soberanos) y una
posición corta a cinco años (por ejemplo, una emisión del banco en soles) puede variar
significativamente si cambia la pendiente de la curva, inclusive si la posición total estuviera
cubierta ante movimientos paralelos de la curva.
Riesgo Base: este riesgo aparece por la imperfecta correlación entre las variaciones en los tipos
de interés de diferentes instrumentos con características de vencimiento y repreciación similares.
Por ejemplo, supongamos un préstamo de un año que reprecia mensualmente (indexado, por
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
124

ejemplo, a la tasa de un mes del U.S. Treasury bill), el cual calzamos con un depósito a un año
que reprecia mensualmente pero a la tasa LIBOR a un mes. Este pequeño balance está expuesto
al riesgo base debido a que el spread entre la tasa U.S. Treasury y la LIBOR podría cambiar de
manera no prevista, eliminando el efecto del calce realizado entre activos y pasivos.
Opcionalidad: algunas operaciones están asociadas a opciones que dan la opción al tenedor a
comprar, vender o alterar de alguna forma sus flujos futuros. La opcionalidad explícita o implícita
afecta a las posiciones de dentro y fuera de balance y pueden generar asimetrías en sus
vencimientos. Por ejemplo, en el supuesto que se compre un bono a diez años para calzar una
masa importante de préstamos corporativos del mismo vencimiento, se podría suponer que el
balance está calzado, pero si el bono tiene una opción call a tres años a favor del emisor, y decide
ejecutarla, resulta que el balance quedará repentinamente descalzado, exponiéndose al riesgo de
interés estructural de manera importante.
1.2 Efectos del riesgo de interés estructural
Las variaciones en los tipos de interés del mercado afectan tanto a los resultados como al valor
económico de las entidades financieras. Estos dos efectos dan lugar a análisis separados, pero
complementarios, sobre el riesgo de interés. Bajo una doble perspectiva se analizan los siguientes
impactos:
Efecto sobre los resultados (margen financiero): la variación de los tipos de interés afecta a los
resultados de los bancos y puede amenazar su estabilidad financiera, dado que incide en sus
recursos propios y en la confianza del mercado. Tradicionalmente, se ha considerado el efecto de
las variaciones de los tipos de interés sobre el margen financiero de la entidad. Sin embargo, en la
medida en que los resultados no financieros (comisiones y otros) van adquiriendo mayor peso, se
hace más habitual la consideración del efecto que tienen las variaciones de tipos de interés sobre
los resultados financieros y no financieros. Por ejemplo, las variaciones de tipos de interés pueden
afectar a las amortizaciones anticipadas de préstamos y, por tanto, a las comisiones que se
percibe por este concepto.
Efecto sobre el valor económico: el valor económico de un instrumento supone calcular el valor
actual de sus flujos futuros, descontándolos a las tasas de interés de mercado. Para una entidad
financiera, su valor económico se define como el valor actual de sus flujos netos futuros, es decir,
de los flujos esperados de sus activos menos los flujos esperados de sus pasivos y más los flujos
netos esperados de sus posiciones fuera de balance. Desde esta perspectiva, se analiza el
impacto que tienen las variaciones de los tipos de interés sobre el valor económico de la entidad,
ofreciendo una visión más completa y de más largo plazo que la del efecto sobre resultados, que
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
125

es una visión más restringida a corto plazo. En este sentido, el análisis de la sensibilidad del valor
económico es fundamental, debido a que el impacto de las fluctuaciones de los tipos de interés
sobre el margen financiero puede que no refleje de forma precisa el efecto sobre el conjunto de
las posiciones del banco.
Tabla 1 Efectos del riesgo de interés estructural

Elaboración propia
1.3 Criterios generales en la modelización del riesgo de interés estructural
Según el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea (2004) en su principio sexto, es fundamental
que los bancos tengan sistemas de medición del riesgo de interés estructural que sean capaces
de capturar todas las fuentes materiales de riesgo y que definan los efectos de los cambios en las
tasas de interés de manera que sean consistentes con la naturaleza de sus actividades. Es
importante, en este contexto, evaluar cosas como las concentraciones en pocos clientes, los
instrumentos con opciones incrustadas ya sean explícitas o implícitas, los tramos a los cuales se
tramearán las partidas (mientras menos tramos tengamos, tendremos un modelo más simple pero
menos preciso) pero en especial la fijación de hipótesis sobre el comportamiento de aquellas
partidas del balance que no tienen vencimiento contractual, como las cuentas corrientes, vista o
ahorro por el lado del pasivo, o las tarjetas de crédito por el lado del activo.
Los supuestos e hipótesis deben ser comprensibles para todas las áreas involucradas en la
gestión y control del riesgo de interés estructural, además de que deben ser justificados y
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
126

documentados apropiadamente, habiéndose evaluado su impacto en las mediciones del riesgo.
Las hipótesis constituyen parte integral de los modelos de medición, por lo que deben revisarse
periódicamente, siendo lo ideal anualmente. Entre las principales hipótesis que los modelos de
riesgo de interés estructural tienen, están:
- Vencimiento estimado: se debe hacer una estimación del plazo a los cuales los saldos de
las partidas sin vencimiento contractual vencerían. No es lo mismo una cuenta vista, que
una cuenta a plazo, y ambas son diferentes a las cuentas CTS. Cada epígrafe tendrá sus
características especiales que requieren su particular modelación.
- Análisis de los prepagos: esto se debería analizar especialmente a la inversión crediticia
y especialmente a los préstamos hipotecarios, donde existe la mayor tendencia a redimir
los préstamos de manera anticipada. La evolución de las tasas de interés puede
considerarse como determinante en el incentivo que tiene el cliente del banco para
prepagar sus préstamos.
- Renovación o no de saldos a su vencimiento: es evidente que no todos los saldos de
los depósitos se irán del banco al vencer, sino que puede estimarse un porcentaje de
renovación de los depósitos.
- Plan financiero: los bancos suelen presupuestar su balance, asumiendo crecimientos en
las partidas de acuerdo a sus expectativas. Este crecimiento debe ser considerado en los
modelos de riesgo de interés estructural.
- Reprecio: deberá considerarse la cadencia de repreciación de las partidas a tipo variable,
ya que movimientos importantes en las tasas de interés de referencia puede implicar
variaciones significativas en los saldos a recibir o pagar.
2 La medición del riesgo de interés estructural
El margen financiero (MF) se define como la diferencia entre los ingresos y los gastos financieros,
que son aquellos que están determinados explícitamente por los tipos de interés:
… (1)
Los ingresos financieros tienen su origen en los activos y productos derivados que generan un
rendimiento para la entidad en forma de intereses, mientras que los costes financieros provienen
de los pasivos y productos derivados por los que tiene que pagar intereses. El margen financiero
financiero financiero
G I MF ÷ =
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
127

es la fuente de las ganancias de un banco, por lo que se hace necesario controlarlo. Para ello,
existen diversas técnicas que permiten un mejor control del margen financiero, y del riesgo de
interés al que está sometido. Sin importar la medición, se busca responder a la siguiente pregunta:
¿Cómo se afecta el margen financiero (a través de los ingresos financieros y los gastos
financieros) por un movimiento de las tasas de interés hacia arriba o hacia abajo?
Figura 1 Técnicas de medición del riesgo de interés estructural para el margen financiero

Elaboración propia
2.1 El gap contable
Es llamado también gap de precios o tabla de sensibilidad a los tipos de interés (Dermine &
Bissada, 2003), gap de reprecio (Dermine, 2009) o gap de liquidez (Bessis, 2010). El gap contable
ofrece información sobre el momento en el que las tasas de interés de los activos y pasivos se
reprecian.
Lo primero que se debe hacer es definir una serie de tramos temporales (mensuales, trimestrales,
anuales). Lo segundo es tomar las partidas del balance, y distribuirlas por vencimientos (o
reprecio, según sea el caso), tanto para el activo como para el pasivo, considerando que existen
activos y pasivos que no son sensibles a las tasas de interés. Lo tercero será calcular el gap
contable, como diferencia simple entre el total de los activos y el total de los pasivos por tramo
temporal. Formalmente, la fórmula es la siguiente:
… (2) sensible sensible
P A GAP ÷ =
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
128

Lo último, es calcular el gap contable acumulado, sumando los gaps contables por tramo. Si
tenemos que el GAP del primer tramo es 20, y el GAP del segundo tramo es 30, entonces el GAP
acumulado del primer tramo será 20, y el GAP acumulado del segundo tramo será 50. Para
trabajar estos conceptos con más detalle, se tomará el siguiente balance simplificado de un
banco:
Tabla 2 Balance general simplificado al 31/12/2011
(en millones de nuevos soles)
Activo Pasivos
Depósitos en el BCR 40 Depósitos a la vista 500
Préstamos hipotecarios 350 Depósitos a plazo 300
Préstamos a empresas 300 Depósitos interbancarios 240
Préstamos interbancarios 250 Total pasivo 1040
Inversiones 130 Deuda subordinada 20
Activo fijo 30 Fondos propios 40
Total 1100 Total 1100
Fuente: Dermine (2013) Elaboración: propia
Se mencionó que lo primero por hacer es definir los tramos temporales. Por ejemplo, se definen
los siguientes:
 0-3 meses
 3-6 meses
 6-9 meses
 9-12 meses
 12-60 meses
 60-120 meses
Ahora se tomarán las partidas del balance, y se distribuirán según su vencimiento o su reprecio.
La información disponible es la siguiente:
Tabla 3 Balance general simplificado con saldos distribuidos por vencimiento
Activo Total
0-3
meses
3-6
meses
6-9
meses
9-12
meses
12-60
meses
60-120
meses
No
sensibles
Depósitos en el BCR 40 40
Préstamos hipotecarios 350 30 30 30 30 140 90
Préstamos a empresas 300 200 50 50
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
129

Activo Total
0-3
meses
3-6
meses
6-9
meses
9-12
meses
12-60
meses
60-120
meses
No
sensibles
Préstamos de consumo 0
Préstamos interbancarios 250 50 50 100 50
Inversiones 130 10 10 10 10 45 45
Activo fijo 30 30
Total 110 290 140 190 90 185 135 70

Pasivo Total
0-3
meses
3-6
meses
6-9
meses
9-12
meses
12-60
meses
60-120
meses
No
sensibles
Depósitos a la vista 500 500
Depósitos a plazo 300 150 150
Depósitos interbancarios 240 100 140
Bonos emitidos 0
Deuda subordinada 20 20
Fondos propios 40 30
Total 1100 600 290 150 0 20 0 30
Fuente: Dermine & Bissada, 2003
Elaboración: propia
La tabla 3 dice, por ejemplo, que los tipos de interés pueden modificarse para unos activos totales
de PEN
2
290MM en los próximos tres meses, a la vez que PEN 140MM se modificarán en los
siguientes tres meses, PEN 190MM se modificarán entre los meses 6 y 9, y así sucesivamente.
La misma lectura se realiza con los pasivos: las tasas de interés se podrán modificar en los
próximos tres meses para PEN 600MM, para 290MM para los siguientes tres meses (tramo entre
tres y seis meses), para 150MM para el tramo entre seis meses y un año, y así sucesivamente.
Nótese que existen activos y pasivos a los que las tasas de interés no afectan en lo absoluto: el
activo fijo, los encajes (dependiendo de las condiciones) y los fondos propios, entran en esta
categoría.
Luego, se calculará el gap contable como diferencia de los totales de los activos y los pasivos, y el
gap acumulado como suma de los gaps contables por tramos. Para el ejemplo anterior, se
obtiene:

2
Nuevos soles peruanos
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
130


0-3
meses
3-6
meses
6-9
meses
9-12
meses
12-60
meses
60-120
meses
No
sensibles
GAP -310 -150 40 90 165 135 40
GAP acumulado -310 -460 -420 -330 -165 -30
Fuente: Elaboración propia en base a Dermine & Bissada, 2003.
El GAP negativo de PEN -310MM en el tramo 0-3 meses indica que hay más pasivos que activos
en ese tramo (específicamente, más depósitos). Dicho de otra manera (Dermine, 2009),
asumiendo el rollover (reinversión de los activos y pasivos) se lleva a cabo cada trimestre (por los
tramos definidos en el ejemplo), un gap acumulado positivo indica que habrá un exceso neto de
activos para repreciar en el siguiente trimestre, mientras que un gap acumulado negativo indica
que habrá un exceso de depósitos para repreciar.
El gap acumulado es, por lo tanto, un medio para evaluar la exposición neta total a los
movimientos de las tasas de interés a lo largo del tiempo. Por ejemplo, si las tasas de interés se
incrementan, y se quedan en los nuevos niveles más altos, el gap acumulado del primer tramo
(PEN -310MM) indica que el estado de resultados del primer trimestre se afectará por el
movimiento de las tasas de interés de un saldo neto de PEN -310MM, mientras que el estado de
resultado del segundo trimestre se afectará por la modificación de las tasas de interés de un saldo
neto de PEN -460MM. Por ello se destaca la importancia de que los gaps acumulados no sean
demasiado grandes.
Dependiendo del signo del gap contable, se obtendrán diferentes efectos de los movimientos de
las tasas de interés, detalle muy importante a la hora de gestionar el balance. Martín Mato (2012)
explicita los únicos tres casos posibles:
Figura 2 Activos sensibles igual a los pasivos sensibles (GAP=0)
AS PS


Para este caso, el efecto de movimientos de las tasas de interés en el margen financiero sería:
Sube i: No hay efecto
Baja i: No hay efecto
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
131


Figura 3 Activos sensibles mayores a los pasivos sensibles (GAP ˃ 0)
AS
PS



Para este caso, el efecto de movimientos de las tasas de interés en el margen financiero sería:
Sube i: Aumenta MF
Baja i: Disminuye MF

Figura 4 Activos sensibles menor a los pasivos sensibles (GAP ˂ 0)
AS
PS



Para este caso, el efecto de movimiento de las tasas de interés en el margen financiero sería:
Sube i: Disminuye MF
Baja i: Aumenta MF

Un banco suele financiarse a plazos cortos (el grueso de los depósitos suelen vencer en plazos
menores a un año), y prestar a plazos largos. Por lo tanto, la casuística más usual será el caso 3:
gaps menores que cero, y subidas de tasas de interés que perjudiquen el margen financiero, y
bajadas de tasas de interés que lo beneficien.
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
132

2.2 La ganancia en riesgo (GeR
3
)
Como puede percibirse, la metodología del gap contable es incompleta. Aunque es útil porque nos
permite ubicar los desfases entre los vencimientos de los activos y los pasivos, no mide el riesgo
al que está sujeto el balance. Por lo tanto, debemos buscar otra técnica, aunque quizá los gaps
acumulados puedan servirnos de referencia. Aquí aparece las Ganancia en Riesgo (GeR), una
metodología que es complementaria al gap contable y que permite tener un indicador más
completo de riesgo de balance de corto plazo.
Se definirá la curva forward
4
, con tasas R1, R2,… RZ. Se analizará el balance de un banco para
un momento específico t. Los activos y los pasivos sensibles serán medidos en los tiempos t+k
(k=1,2…n, donde k son los tramos temporales). Si se considera la variación en el margen
financiero en el tiempo t+n, se tendría lo siguiente:
… (3)

Operando las sumatorias, resulta:
… (4)

A la expresión (10) se le llama ganancia en riesgo (GeR), que indicará el impacto potencial de
cambios adversos en las tasas de interés. La sumatoria no es otra cosa sino el gap acumulado
hasta el período t+n. Por lo tanto, la fórmula puede reexpresarse así:
… (5)

Si se mantiene el ejemplo del gap contable, y se asume una variación de tasas de 1%, por ahora
arbitraria, se tiene lo siguiente:

3
Earnings at risk (EaR)
4
Las curvas forward, o curvas de tasas implícitas, son aquellas curvas cupón cero futuras “implícitas” en la
curva cupón cero de hoy. Es decir, dada una curva cupón cero de hoy, yo podría calcular por ejemplo la
tasa de un año dentro de seis meses, la tasa de un año dentro de un año, la tasas un año dentro de dos
años, y así sucesivamente con todos los nodos de la curva, y hasta el plazo existente en la curva de hoy. No
es una estimación de las tasas futuras, sino una representación de las expectativas de las curvas futuras
que el mercado tiene al día de hoy. Son curvas muy utilizadas en la actualidad. Por ejemplo, sirven para la
proyección de los flujos variables de las patas de los swaps, o para la proyección de los flujos variables de
los bonos indexados a tasas variables como la LIBOR o la EURIBOR.
¿ ¿
=
+ +
=
+ + +
A ÷ A = A
n
i
n t n t
n
i
n t n t n t
R PS R AS MF
1 1
) . ( ) . (
n t
n
i
n t n t n t
R PS AS MF
+
=
+ + +
A ÷ = A
¿
. ) (
1
n t
acumlado
n t n t
R GAP GeR
+ + +
A =
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
133

Tabla 4 Ganancia en riesgo (GeR)
0-3
meses
3-6
meses
6-9
meses
9-12
meses
GAP -310 -150 40 90
GAP acumulado -310 -460 -420 -330
Sensibilidad 1% 1% 1% 1%
GER 3.1 4.6 4.2 3.3
Fuente: Dermine (2003)
Elaboración: propia
La GeR a 1 año es PEN 3.3MM. Lo que esto quiere decir es que si las tasas de interés se mueven
1% hacia arriba durante el próximo año, el margen financiero caerá en PEN 3.3 MM. Para colocar
esta cifra en términos relativos, se la suele dividir entre el patrimonio efectivo, o el margen
financiero proyectado a 12 meses.
2.3 La cuestión de la variación de las tasas de interés
En el ejemplo anterior, la GeR se calculaba utilizando una variación arbitraria del 1%, lo que la
haría similar –al menos, por la proporción de la variación- a lo que en renta fija se conoce como
delta. Sin embargo, se debía encontrar una variación que sea relevante con el riesgo al que está
sometido el balance del banco. En teoría, la idea es que la tasa de referencia debe ser de aquel
plazo al cual el banco pudiera cerrar la posición sin un impacto material en los precios de
mercado.
Esto es sumamente relativo. Cambiará por el tipo de banco (no es igual un banco universal, un
banco cuyo producto principal es la tarjeta de crédito, un banco especializado en microfinanzas, o
una caja municipal), o por el país que se está analizando. Habrá que poner atención especial en el
hecho de que cerrar la posición no necesariamente implica liquidar los activos y pasivos (que
puede significar largos períodos), sino que se hace referencia a cerrar el gap. Esto es, si el gap es
negativo, se deben adquirir activos; si el gap es positivo, se deberá tomar pasivos. Un banco
activo en los mercados internacionales podría cerrar su gap en un día, mientras que un banco
pequeño del Perú podría tomar más tiempo. Los plazos sugeridos son diversos: diez días es una
referencia habitual, pero también puede considerarse más tiempo.
2.4 El margen en riesgo (MeR)
Definido el plazo de cierre del gap, se debe calcular la volatilidad histórica de la tasa escogida.
Para esto, se debe tener una serie histórica de tasas de interés (uno o dos años suele ser lo que
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
134

se estila), calcular la variación diaria, y luego llevarla al plazo escogido por la raíz cuadrada del
plazo, asumiendo la no existencia de autocorrelación. Así, se tendría:
… (6)
Aunque esto mejoraría el cálculo arbitrario hecho líneas atrás, sigue siendo imperfecto, por lo que
puede definirse un nuevo indicador llamado margen en riesgo (MeR), que no es más que una
medición del value at risk aplicada al riesgo por el lado del margen financiero.
5
Para esto, primero
se debe definir un nivel de confianza, que puede ser 90%, 95% o 99%. Dependiendo del nivel de
confianza, se obtendrán distintos valores Z: si es 95% será 1.65. Si es 99% será 2.33
6
. Segundo,
considerando la volatilidad definida líneas atrás, se debe utilizar la siguiente fórmula:
… (7)
La definición del MeR es similar a la del VaR: con un nivel de confianza de 99%, es la máxima
pérdida que tendría el margen financiero del banco en un horizonte temporal de p días.
2.5 La sensibilidad de margen financiero (SMF)
El Club de Gestión de Riesgos de España (2005) sostiene que la sensibilidad de margen
financiero mide el cambio en los devengos esperados a un plazo determinado (normalmente un
año) ante una variación de las tasas de interés. La variación puede ser por movimientos paralelos,
cambios de pendiente en la curva de tasas de interés, o escenarios especiales en función de las
condiciones del mercado. El movimiento estándar que se utiliza es asumir movimientos paralelos
de las curvas de tasas de interés.
El impacto de las variaciones de las tasas de interés en el margen financiero (SMF) se calcula por
diferencia entre el margen financiero estimado con la curva de tipos de interés de mercado a la
fecha de análisis y el que resultaría al desplazar paralelamente dicha curva en una cantidad
prefijada, generalmente 100 puntos básicos:
… (8)
Donde MF' es el margen financiero estimado con la curva desplazada en ± 100 puntos básicos y
MF es el margen financiero estimado con la curva vigente de mercado. Esta es una medición
alternativa a la ganancia en riesgo.

5
Para más detalles del value at risk, puede revisarse De Lara Haro (2002), Jorion (2002) o Vilariño (2001).
6
Lo más utilizado en los modelos de riesgo de interés estructural es usar un nivel de confianza de 99%
p
DIA p 1
o o =
p GAP MeR
DIA
acumlado
n t n t 1
33 . 2 o × × =
+ +
MF MF SMF
l
÷ =
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
135

3 La medición del riesgo de interés estructural en
el valor económico
El Club de Gestión de Riesgos de España (2005) dice que a diferencia de la sensibilidad del
margen financiero (SMF), que es una medida de corto plazo, la sensibilidad de valor económico
(SVE) mide el impacto de cambios de las tasas de interés en términos del valor de mercado de los
activos, pasivos y operaciones de fuera de balance en el largo plazo. Así se intenta reflejar todos
los efectos temporales generados en los flujos futuros derivados de movimientos en los tipos de
interés.
Figura 5 Técnicas de medición del riesgo de interés estructural en el valor económico

Elaboración propia
El valor económico (VE) se define como la diferencia entre el valor de los activos y el valor de los
pasivos, esto es, es el valor del patrimonio:
… (9)

pasivos activos
Valor Valor VE ÷ =
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
136

Siendo más precisos, el valor económico es el valor actual de los flujos futuros de cobro y el valor
actual de los flujos futuros de pago:
… (10)
Los flujos futuros de cobro tienen su origen en los activos y productos derivados que generan
entrada de fondos para la entidad en forma de principal o intereses, mientras que los flujos de
pago provienen de los desembolsos a los que hay que hacer frente por los pasivos y productos
derivados. Para hablar de posibles pérdidas en el valor económico, por lo tanto, se debe hablar de
pérdidas que vienen por movimientos en el valor del activo y el pasivo, originadas por movimientos
en las tasas de interés:
… (11)
Ya que se hace referencia a flujos de cobros y de pago, esta variación de valor económico puede
ser analizada de dos formas alternativas considerando a los flujos como tales: una manera,
considerando la duración modificada de los flujos. Ignorando el efecto de la convexidad; otra,
calculando el valor trayendo a valor presente los flujos y generando una sensibilidad, volviendo a
valorar los flujos con una curva con una cantidad determinada de puntos básicos hacia arriba.
3.1 La duración
La duración es un concepto que tiene dos significados:
 Mide el plazo promedio de un bono o el tiempo de recuperación del capital. A esta
definición se le llama duración de Macaulay (DMac)
 Mide la sensibilidad de un bono. Esto es, la variación de su precio ante movimientos de la
tasa de interés. A esta definición se le llama duración modificada (DMod)
Martín Mato (2007) dice que Frederick Macaulay desarrolló el concepto inicial de la duración en
1938
7
, calculándolo como la media ponderada de un flujo de caja, utilizando como base de
ponderación el tiempo y los valores presentes de cada componente del flujo. Estos resultados se
agregarán y esta suma se dividirá por el precio del bono de la fecha de análisis. Formalizando,
tendríamos lo siguiente:
… (12)

7
Para más detalles, puede revisarse Macaulay (1938).
flujosfut
pago
flujosfut
cobro
Valor VP VE ÷ =
flujosfut
pago
flujosfut
cobro
Valor VP VE A ÷ A = A
Precio
) 1 (
DMac
1
¿
=
+
×
=
n
t
t
r
t Flujos
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
137

La duración de Macaulay toma los supuestos de la TIR, es decir, que la tasa de rendimiento se
mantiene, y que los flujos recibidos se reinvierten a la misma tasa. Además, asume que los
movimientos de las tasas de interés son paralelos. La duración de Macaulay depende de tres
variables fundamentales:
 El tiempo hasta el vencimiento.
8

 La tasa cupón del bono analizado.
9

 El rendimiento del flujo hasta el vencimiento.
10

Retomando la fórmula de la duración de Macaulay. Allí se menciona al precio de un bono. La
fórmula es:
… (13)

Imagínese n flujos anuales. Expresando la ecuación sin sumatorias, se obtiene lo siguiente:
… (14)

Para tener un indicador de sensibilidad del precio respecto a la variable que lo determina (la tasa
de interés) se debe derivar la expresión P respecto a la tasa de interés. Haciendo esto, se obtiene
lo siguiente:
… (15)

Factorizando 1/(1+r), se tiene:
… (16)

La expresión entre corchetes puede ser re-expresada en forma de una sumatoria. Sería así:

8
A mayor tiempo, mayor duración.
9
A menos tasa cupón, más duración.
10
A menor rendimiento, mayor duración.
¿
=
+
=
n
t
t
r
Flujos
1
) 1 (
Precio
n
n
r
F
r
F
r
F
) 1 (
...
) 1 ( ) 1 (
P
2
2
1
1
+
+ +
+
+
+
=
1 3
2
2
1
) 1 (
) ( ...
) 1 (
) 2 (
) 1 (
) 1 (
dr
dP
+
+
÷ + +
+
÷ +
+
÷ =
n
n
r
F
n
r
F
r
F
(
¸
(

¸

+
+ +
+
+
+ +
÷ =
n
n
r
nF
r
F
r
F
r ) 1 (
...
) 1 (
2
) 1 ( ) 1 (
1
dr
dP
2
2 1
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
138


… (17)

Se divide en ambos lados de la ecuación entre P (el precio). Se obtiene:
… (18)

Si se observa bien el lado derecho de la ecuación (24), se notará que allí se encuentra la ecuación
(18), que es la expresión de la duración de Macaulay. Entonces, se puede expresar la ecuación
anterior así:
… (19)

Lo que lleva a la definición de la duración modificada:
… (20)

La duración modificada no es más que la variación porcentual aproximada del precio de un bono
ante movimientos de la tasa de interés, esto es, es el indicador de sensibilidad que buscábamos.
Lo interesante es que expresa la variación porcentual de la caída del precio (por eso el signo
negativo) ante subidas de la tasa de interés: si la duración modificada es, por ejemplo, 5, el
significado es que si las tasas de interés suben 1%, el precio del bono caerá aproximadamente
5%. Si la duración modificada es 9, entonces si las tasas de interés suben 1% entonces el precio
del bono caerá aproximadamente 9%
11
. Por ello, mientras más largo sea el plazo de vencimiento
de un bono, tendrá más duración; por lo tanto, será más sensible a los movimientos de las tasas
de interés.

11
Esto es así porque la definición de la duración modificada no es más que la variación porcentual del
precio respecto a variaciones de la tasa de interés.
dr P
dP
¿
=
+
×
+
÷ =
n
t
t
r
t Flujos
r
1
) 1 ( ) 1 (
1
dr
dP
ecio
r
t Flujos
r
n
t
t
Pr
) 1 (
) 1 (
1
dr P
dP
1
¿
=
+
×
+
÷ =
) 1 ( dr P
dP
r
DMac
+
÷ =
) 1 ( r
DMac
DMod
+
÷ =
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
139

Lo poderoso de la definición de duración es que no solo sirve para flujos de renta fija, sino también
para cualquier otro tipo de flujo, y conserva siempre sus definiciones: plazo medio, y sensibilidad.
Por ello, puede ser de mucha utilidad al aplicarla en los flujos de un balance bancario, pudiendo
determinar las posibles pérdidas de los distintos epígrafes ante subidas (o bajadas) de las tasas
de interés.
Respecto a lo anterior, el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea (2004) dice que la duración
es una medida del cambio porcentual en el valor económico de una posición (esto es, el precio de
un epígrafe específico: préstamos hipotecarios, tarjetas de crédito, depósitos a plazo) que ocurrirá
dado un cambio pequeño en los niveles de tasas de interés.
3.2 El gap de duraciones (Duration Gap)
Martín Mato (2012) define la siguiente expresión:
… (21)
Donde:
VE(i,i): Valor económico, que está en función de las tasas activas y pasivas.
A(i): Valor de los activos, que está en función de las tasas activas
P(i): Valor de los pasivos, que está en función de las tasas pasivas.
El valor económico es el valor de una institución financiera, y este valor se define como los valores
presentes de todos los flujos existentes, activos y pasivos, tal cual se expresa en (21). Desde esta
misma ecuación puede generarse otras ecuaciones derivadas que exprese la sensibilidad del
valor económico a movimientos de las tasas de interés y para esto la duración modificada es de
mucha utilidad.
Como la duración modificada es un indicador de sensibilidad cuando se analizan los bonos, y
también las posiciones de un balance, puedo determinar la sensibilidad del activo y del pasivo en
función de sus respectivas duraciones modificadas. Para el caso del activo, tendría lo siguiente:
… (22)

Para el caso del pasivo, sería una expresión similar, solo cambiando la tasa de interés:
) ( ) ( ) , (
P A P A
i P i A i i VE ÷ =
) (
1
) (
A
A
A
A
A
r A
r
D
dr
r dA
+
÷ =
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
140

… (23)

Considerando la expresión (21), la sensibilidad del valor económico a los movimientos de las
tasas activas sería la siguiente:
… (24)

La expresión (29) tiene un pequeño problema: estamos sensibilizando al pasivo con los
movimientos de las tasas de los activos. Por lo tanto, hacemos un ajuste algebraico, multiplicando
y dividiendo a la expresión que contiene al pasivo por drp. Tras un pequeño ajuste, se obtiene lo
siguiente:
… (25)

Reemplazando en (31) las expresiones de la sensibilidad del activo y del pasivo —(28) y (29)—,
se tiene:
… (26)

Lo particular de la expresión anterior es:
… (27)
Que no es más que la relación de las variaciones de los tipos de interés del activo y del pasivo. Si
se asume que variaciones son iguales, la expresión será igual a 1. Por lo tanto, se tendría:
… (28)

Factorizando resulta:
… (29)
A
P
A
A
A
dr
r dP
dr
r dA
dr
dVE ) ( ) (
÷ =
A
P
P
P
A
A
A
dr
dr
dr
r dP
dr
r dA
dr
dVE ) ( ) (
÷ =
A
P
dr
dr
A
P
P
P
P
A
A
A
A
dr
dr
r P
r
D
r A
r
D
dr
dVE
) (
1
) (
1 +
+
+
÷ =
) (
1
) (
1
P
P
P
A
A
A
A
r P
r
D
r A
r
D
dr
dVE
+
+
+
÷ =
A
A
r
r A
+
÷
1
) (
(
¸
(

¸

+
+
÷
+
÷ =
) (
) (
1
1
1
) (
A
P
P
A
P A
A
A
A
r A
r P
r
r
D D
r
r A
dr
dVE
) (
1
) (
P
P
P
P
P
r P
r
D
dr
r dP
+
÷ =
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
141

La expresión dentro de los corchetes es el gap de duraciones (duration gap). Dentro de esa
expresión, se puede suponer que el cociente:
… (30)

Es aproximadamente igual a 1. Por lo tanto, la expresión final sería:
… (31)

Lo que está dentro del corchete, al igual que en (29), es el gap de duraciones. Por una sencilla
cuestión de expresión, se puede reescribir así:
… (32)

(32) es la variación en el valor económico ante movimientos en las tasas de interés (en este caso,
activas). Martín Mato (2012) propone el siguiente ejemplo simplificado del balance de un banco
(expresado en miles de soles):
Tabla 5 Balance simplificado con duraciones
Activo PEN Dur. Pasivo PEN Dur.
Efectivo 100 0.00 CD 1 año 600 1.00
Colocaciones 400 1.25 CD 4 años 300
Hipotecario 500 7.00 Total pasivo 900
Patrimonio 100
Total 1000 4.00 Pas + Pat 1000
Fuente: Elaboración propia a partir de Martín Mato (2012).
La Tabla 5 tiene los saldos de los activos y los pasivos, y duraciones, por epígrafe, ya calculadas.
Según el ejemplo, la duración promedio de los activos es 4.00 años, y la duración promedio de los
pasivos es 2.33 años. Con esa información, se utiliza la siguiente fórmula del gap de duraciones:
… (33)

P
A
r
r
+
+
1
1
(
¸
(

¸

÷
+
÷ =
) (
) (
1
) (
A
P
P A
A
A
A
r A
r P
D D
r
r A
dr
dVE
DGAP
r
r A
dr
dVE
A
A
A
+
÷ =
1
) (
) (
) (
A
P
P A
r A
r P
D D DGAP ÷ =
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
142

Se reemplaza los datos del balance simplificado de la Tabla 5 en la expresión (33), para calcular
el gap de duraciones. Se tendría lo siguiente:



El gap de duraciones debe expresarse en forma de porcentaje (1.90%). Con esto, el cálculo de la
sensibilidad ya es inminente. Se reemplazan los valores en la expresión (32), asumiendo un
incremento de tasas de 11% a 12%:




Lo que quiere decir la expresión anterior es que si las tasas de interés (específicamente las
activas, pero se puede generalizar refiriéndose a “las” tasas de interés) suben cien puntos
básicos, y considerando un gap de duraciones de 1.90%, el valor económico de la institución
financiera caerá en PEN 17.12M.
Se puede dar un paso más para simplificar el proceso, utilizando la siguiente fórmula alternativa
para el cálculo de la sensibilidad del patrimonio (donde las duraciones se expresan como
sensibilidades, es decir, como porcentajes), planteada por Mongrut (2012):
… (34)

Reemplazando los datos del balance simplificado en (29), se tiene lo siguiente:



1000
900
33 . 2 00 . 4 × ÷ = DGAP
90 . 1 = DGAP
% 90 . 1
% 11 1
1000
×
+
÷ =
A
dr
dVE
12 . 17 ÷ =
A
dr
dVE
P P A A
A
D r P D r A
dr
dVE
× ÷ × ÷ = ) ( ) (
% 33 . 2 900 % 00 . 4 1000 × ÷ × ÷ =
A
dr
dVE
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
143



El significado del resultado es el mismo: si las tasas de interés suben cien puntos básicos, el valor
económico caerá en PEN 19.00M.
Nótese que aquí no se depende de ningún valor de las tasas activas, lo que es en realidad una
simplificación: siempre será relevante saber el nivel de tasas de interés desde el cual se
sensibilizará el balance del banco
12
ya que no es lo mismo sensibilizar cuando las tasas están
cerca a cero por ciento que cuando están, por decir, a treinta por ciento. Sin embargo, en un
modelo en el que no se disponen de tasas de interés (por ejemplo, el modelo regulatorio de
cálculo del valor patrimonial en riesgo), la simplificación podría ser de utilidad.
Se puede plantear un segundo ejemplo más completo, si se basa en el balance mostrado para el
caso del gap contable. Se ampliará el cuadro allí presentado (el balance trameado por
vencimiento) incluyendo una tasa promedio de cada uno de los epígrafes, y el cálculo de la
duración modificada. Los saldos de todas las cuentas del balance son los mismos. El trameado
también es idéntico.

12
Nótese que si en la expresión
(
¸
(

¸

÷
+
÷ =
) (
) (
1
) (
A
P
P A
A
A
A
r A
r P
D D
r
r A
dr
dVE
suponemos que las tasas activas son
muy bajas y tienen a cero, la expresión tenderá a 1, por lo que la expresión final simplificada sería la
expresión propuesta aquí:
P P A A
A
D r P D r A
dr
dVE
× ÷ × ÷ = ) ( ) (

A
r + 1
00 . 19 ÷ =
A
dr
dVE
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
144

Tabla 6 Balance distribuido por tramos de vencimientos, con duraciones
Activo Total Tasas Valor
Duración
Mac
Duración
Mod
0-3
meses
3-6
meses
6-9
meses
9-12
meses
12-60
meses
60-120
meses
No
sensible
Plazo medio (en años) 0.125 0.375 0.625 0.875 3 7.5
Depósitos en el BCR 40 0.0% 0 0 0 0 0 0 40
Préstamos hipotecarios 350 12.0% 251.56 2.56 2.28 30 30 30 30 140 90 0
Préstamos a empresas 300 10.5% 292.66 0.25 0.22 200 50 50 0 0 0 0
Préstamos de consumo 0 20.0% - 0 0 0 0 0 0
Préstamos interbancarios 250 4.0% 244.92 0.52 0.50 50 50 100 50 0 0 0
Inversiones 130 5.0% 109.12 3.39 3.23 10 10 10 10 45 45 0
Activo fijo 30 0 0 0 0 0 0 30
Total 1100 898.26 1.50 1.37 290 140 190 90 185 135 70

Pasivo
Depósitos a la vista 500 0.5% 499.69 0.13 0.12 500 0 0 0 0 0 0
Depósitos a plazo 300 5.0% 292.78 0.50 0.48 0 150 150 0 0 0 0
Depósitos interbancarios 240 4.0% 237.47 0.27 0.26 100 140 0 0 0 0 0
Bonos emitidos 0 6.0% - 0 -
Deuda subordinada 20 7.0% 16.33 3.00 2.80 0 0 0 0 20 0 0
Fondos propios 40 0.0% 0 0 0 0 0 0 30
Total 1100 1,046.26 0.32 0.30 600 290 150 0 20 0 30
Fuente: Dermine (2003) y datos propios
Elaboración: Propia
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
145

Del cuadro anterior, podemos extraer lo siguiente:
Duración activo ( D
A
): 1.37
Duración pasivo ( D
P
): 0.30
Saldo activo ( A (r
A
) ): 1100
Saldo pasivo ( P (r
P
) ): 1040
La información anterior la reemplazamos en (29):
30 . 0 1040 37 . 1 1100 × ÷ × ÷ =
A
dr
dVE


El significado es símil a los anteriores: si las tasas de interés suben cien puntos básicos, el valor
económico caerá en PEN 11.90M. La ventaja de este método es su relativa sencillez. La
desventaja principal es que es difícil calcular las duraciones de algunos epígrafes específicos, y
que la sensibilidad considerada puede ser muy distinta a la que se presentó en la realidad.
3.3 Curva a utilizar para el descuento de los saldos de vencimiento de un
balance
La teoría financiera básica dice que la valoración de cualquier flujo (esto es, traerlo a valor
presente) debe hacerse con una curva que refleje su riesgo. Entonces, en búsqueda de rigor, se
debería descontar cada epígrafe del balance de un banco con curvas diferenciadas y específicas:
los hipotecarios con una curva, las tarjetas de crédito con otra curva, los depósitos a plazo con
otra muy distinta, los adeudados con bancos del exterior con una diferente. Esto, aunque se precie
de ser más preciso y exacto, tiene muchas dificultades en la práctica.
Lo más resaltante es que no existen curvas por epígrafe en la realidad, lo que obligaría a
construirlas. ¿Cómo hacerlo para un producto como las tarjetas de crédito, donde existen distintas
marcas, tipos, tarifas y segmentos bien diferenciados? ¿Cómo hacerlo en el mundo de los
pasivos, donde se encuentra un escenario similar? ¿Cómo construir curvas si no existe un
mercado secundario, por ejemplo, de hipotecas que marque la referencia del nivel de las tasas de
mercado? ¿Se tendría un gran modelo con tantas curvas como epígrafes tengamos? Esto no
90 . 11 ÷ =
A
dr
dVE
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
146

ayudará en tener un modelo con pocos parámetros que permita entenderlo con claridad y que
refleje la realidad de una manera aceptable.
Son conocidas las dificultades para la valoración teórica de los bonos corporativos peruanos, que
transan con muy poca frecuencia en el mercado, lo que obliga a utilizar modelos diversos que
entregan un precio que es teórico. Cada modelo, un precio distinto. Entonces si hay esas
dificultades para valorar bonos corporativos, el asunto será más serio en los epígrafes de un
balance bancario. Por lo tanto, es necesario buscar otra alternativa que simplifique el proceso: el
descuento con una sola curva en todos los epígrafes.
Al descontar con múltiples curvas, de cierta manera hay un efecto de neteo entre el activo y el
pasivo, lo que haría el descuento con una sola curva una especie de aproximación. Además, es
más fácil la construcción de una sola curva que, por ejemplo, la construcción de veinte curvas.
¿Cuál sería esa única curva? En mercados líquidos existe la curva swap, que representa el riesgo
AAA o, también, el riesgo monetario, de intercambio de flujos, en el que están inmersos los
bancos por la propia naturaleza de su negocio.
13
Esta curva es líquida, y sistemas de información
como Bloomberg o Reuters la actualiza en tiempo real.
En el Perú, esta curva swap no está en Bloomberg o Reuters. Lo que se tiene son curvas
soberanas (en PEN y USD), construidas de distintas maneras. En PEN, se utiliza la cotización de
CDBCR y bonos soberanos. En USD, se utiliza la cotización de CDS peruanos (existen a 6M y 1A)
y bonos globales. Desde estas curvas puede estimarse un spread para construir una curva swap
teórica y con ésta descontar los flujos de los epígrafes de un balance bancario. Aunque este
spread sigue siendo teórico, el procedimiento es mejor que el anterior que planteaba la
construcción de múltiples curvas. Aquí tendremos solamente dos curvas, una por divisa.
14

Otro aspecto que puede discutirse es el uso de una curva de rendimiento o el uso de una curva
cupón cero. Chacón (2004) dice que existen dos inconvenientes respecto al uso de la curva de
rendimientos. Primero, es el uso de una sola tasa de interés para descontar todos los flujos de un
activo o pasivo, a la que se supone que se reinvierten los cupones. Es un supuesto fuerte que
asume que todos los tramos temporales de un flujo tienen el mismo riesgo, lo que no es cierto.

13
Esta curva estará siempre por encima de la curva de deuda del gobierno. Por ejemplo, siempre hay un
spread entre la curva treasury USA y la curva swap USA en USD, estando siempre la curva swap por
encima de la treasury.
14
Se podría plantear el uso, por ejemplo, de la curva soberana en PEN y USD que construye diariamente la
Superintendencia de Banca, Seguros y AFP, debido a su disponibilidad. En estricto, la curva soberana
refleja el riesgo del gobierno, no del mercado monetario o de los bancos, lo que la hace no adecuada. Sin
embargo, es una referencia de mercado (casi la única en el largo plazo) que podría llevar a utilizarla si es
que no queremos depender del uso del spread para la construcción de la curva swap.
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
147

Segundo, menciona el “efecto cupón”: dos bonos pueden tener el mismo vencimiento, pero
distinta tasa cupón debido a que seguramente fueron emitidos en fechas distintas, por lo que el
descuento a la misma tasa es inadecuado. Julio, Mera y Revéiz (2002) resaltan las ventajas que
tienen las curvas spot (cupón cero), entre las que resaltan el hecho que este tipo de curva son las
bases de los sistemas de riesgo actuales; son útiles para determinar si un instrumento financiero
está subvaluado o no; permiten la calibración de los modelos de evolución de las tasas de interés
con las que se valoran los derivados de tasas de interés; y permiten estudiar los factores que
afectan a la curva de rendimiento tramo por tramo, descomponiendo sus movimientos. Por estas
razones, se considera que es mejor hacer el descuento de los flujos de los saldos de los balances
de los bancos con una curva cupón cero.
Figura 6 Elección de curva de descuento de los flujos del balance

Elaboración propia
3.4 La Sensibilidad de Valor Económico (SVE)
Se definió la expresión (21), donde podía verse que el valor económico es la diferencia entre el
valor del activo menos el valor del pasivo. Se puede simplificar la expresión, solo por cuestión de
notación, de la siguiente manera:
… (35)


) ( ) ( ) ( i P i A i VE ÷ =
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
148

El impacto de las variaciones de los tipos de interés en el valor económico, o sea, la sensibilidad
de valor económico (SVE) se calcula por diferencia entre el valor económico estimado con la
curva de tipos de interés de mercado a la fecha de análisis y el que resultaría al desplazar
paralelamente dicha curva en una cantidad prefijada, generalmente cien puntos básicos:
… (36)
Donde VE' es el valor económico estimado con la curva desplazada en ± 100 pb y VE es el valor
económico estimado con la curva actual de mercado. Para calcular el valor económico, se parte
del balance a una fecha determinada (saldos y tipos de interés) y se estiman sus flujos de cobro y
de pago futuros año a año según sus fechas de vencimiento, y se descuentan a la curva de
mercado determinada en la sección 3.3.
Una vez definido el asunto de la curva de descuento de los flujos del balance, se procederá a
calcular el valor económico. De manera simplificada se utilizará la siguiente información
15
:
S0 = Saldo inicial de un epígrafe a la fecha de análisis.
V1, V2,... Vk = Vencimientos de S0 durante los períodos 1, 2,… k
i1, i2, i3 ... ik = Curva de tasa de interés de los períodos 1, 2, 3, ... k
SP = Spread sobre la curva de tasas de interés.
FD1, FD2,...FDk = Factores de descuento
16
de los períodos 1, 2, 3, ... k
Con la información anterior, calculare el valor económico de un epígrafe del balance:
… (37)
Es posible, entonces, calcular el valor económico total suponiendo un total de n epígrafes en el
balance
17
:
… (38)

15
Digo de manera simplificada porque para que el modelo gane más precisión deberíamos considerar, por
ejemplo, las repreciaciones contractuales, los tipos de interés de los vencimientos de las repreciaciones
contractuales, asumir comportamientos sobre las masas sin vencimientos contractuales, supuestos de
prepagos, entre otros.
16
En realidad, las tasas y los factores de descuento deben ser del punto medio del tramo en cuestión. Es
decir, el tramo 4 años (donde se registrarán todos los vencimientos entre 4 años y 5 años) debe ser
descontado con el factor de descuento que se calcula con la tasa de interés a 4.5 años.
17
Los epígrafes se agregarán con todo y signo: activos positivos, y pasivos negativos
) ( )' (
100 ±
i VE i VE SVE
pb
÷ =
k k
FD V FD V FD V i VE ... ) (
2 2 1 1 1
+ + =
¿
=
=
n
i
i
i VE i VE
1
) ( ) (
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
149

Ahora, se desplazará paralelamente la curva de interés de mercado, cien puntos básicos hacia
arriba y hacia abajo, y se calcularán nuevos factores de descuento sensibilizados.
FD’1, FD’2,... FD’k = Factores de descuento de los períodos 1, 2, 3, ... k
Con ellos, se tendrá lo siguiente:
… (39)
De manera análoga a la forma no sensibilizada, se calculará el valor económico total
sensibilizado:
… (40)

De acuerdo a la expresión (31), la sensibilidad de valor económico no es más que la diferencia del
valor económico sensibilizado y el valor económico sin sensibilizar. Tomando el balance que
hemos venido trabajando como ejemplo en el gap contable y el gap de duraciones, cuyos
vencimientos de saldos están distribuidos por tramos temporales (V1, V2, V3,... Vk), y la curva de
rendimiento cupón cero swap (i1, i2, i3 ... ik) detallada líneas atrás (la cual generará los
respectivos factores de descuento FD1, FD2,... FDk), se tendrá lo siguiente para el caso del
epígrafe préstamos hipotecarios (que tiene un saldo total (S0) de 350 mil soles):
0-3
meses
3-6
meses
6-9
meses
9-12
meses
12-60
meses
60-120
meses
No
sensibles
Plazo medio (en años) 0.125 0.375 0.625 0.875 3 7.5
Curva 3.00% 3.50% 3.70% 4.00% 5.00% 6.00%
Factor de descuento 0.996 0.987 0.978 0.966 0.864 0.646
Préstamos hipotecarios 30 30 30 30 140 90 0
Préstamos hipotecarios a valor
presente
29.89 29.62 29.33 28.99 120.94 58.14 -
Valor económico (hipotecarios) 296.89
Fuente: Elaboración propia en base a Dermine & Bissada (2003) y datos propios.
La línea “Préstamos hipotecarios a valor presente” multiplica el vencimiento del saldo en un tramo,
por el factor de descuento del mismo tramo. Por ejemplo, en el tramo 0-3 meses, se multiplica el
vencimiento del saldo (30) por el factor de descuento del mismo tramo (0.996), y el resultado es
29.89. Esto es V
1
FD
1
. Se hace lo mismo en los demás tramos y la sumatoria (296.89) no es más
que la expresión (38), que no es otra cosa sino el valor económico del epígrafe “Préstamos
l
k k
l l
FD V FD V FD V i VE ... ) (
2 2 1 1
l
1
+ + =
¿
=
=
n
i
l
i
l
i VE i VE
1
) ( ) (
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
150

hipotecarios”. De manera similar se hace con los demás epígrafes del activo y del pasivo, y
tendría lo siguiente:
Tabla 7 Valor económico del activo y pasivo


0-3
meses
3-6
meses
6-9
meses
9-12
meses
12-60
meses
60-120
meses
No
sensibles
Plazo medio (en años) 0.125 0.375 0.625 0.875 3 7.5
Curva 3.00% 3.50% 3.70% 4.00% 5.00% 6.00%
Factor de descuento 0.996 0.987 0.978 0.966 0.864 0.646
Depósitos en el BCR 40 - 0 0 0 0 0 0 40
Préstamos hipotecarios 350 296.89 30 30 30 30 140 90 0
Préstamos a empresas 300 297.50 200 50 50 0 0 0 0
Préstamos de consumo 0 - 0 0 0 0 0 0 0
Préstamos
interbancarios
250 245.24 50 50 100 50 0 0 0
Inversiones 130 107.21 10 10 10 10 45 45 0
Activo fijo 30 - 0 0 0 0 0 0 30
Total 1100 946.85 290 140 190 90 185 135 70

Depósitos a la vista 500 498.16 500 0 0 0 0 0 0
Depósitos a plazo 300 294.71 0 150 150 0 0 0 0
Depósitos interbancarios 240 237.84 100 140 0 0 0 0 0
Bonos emitidos 0 - 0 0 0 0 0 0 0
Deuda subordinada 20 17.28 0 0 0 0 20 0 0
Fondos propios 40 - 0 0 0 0 0 0 30
Total 1100 1047.98 600 290 150 0 20 0 30
Fuente: Elaboración propia en base a Dermine (2003) y datos propios.
Agregando los valores económicos de cada epígrafe
18
, se tiene finalmente:
VE activo 946.85
VE pasivo -1,047.98
VE -101.13


18
Precisamente aquí se encuentra la principal fortaleza de este método: se valoriza todo el balance del
banco, revalorizándolo para así calcular la sensibilidad. No obstante, en el proceso de revalorización está la
principal debilidad del método: los spreads considerados son completamente arbitrarios, pudiendo con
frecuencia no conversar con la realidad.
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
151

Lo que el cuadro anterior quiere decir es que el valor del banco (valor patrimonial) es de PEN
101.13 MM, utilizando una curva de tasas de interés para la valorización de los flujos.
Ahora habrá que sensibilizar la curva con +100 puntos básicos. El resultado es el siguiente:
Tabla 8 Valor económico del activo y pasivo sensibilizado +100pb


0-3
meses
3-6
meses
6-9
meses
9-12
meses
12-60
meses
60-120
meses
No
sensibles
Plazo medio (en años) 0.125 0.375 0.625 0.875 3 7.5
Curva 4.00% 4.50% 4.70% 5.00% 6.00% 7.00%
Factor de descuento 0.995 0.984 0.972 0.958 0.840 0.602
Depósitos en el BCR 40 - 0 0 0 0 0 0 40
Préstamos hipotecarios 350 288.89 30 30 30 30 140 90 0
Préstamos a empresas 300 296.79 200 50 50 0 0 0 0
Préstamos de consumo 0 - 0 0 0 0 0 0 0
Préstamos
interbancarios
250 244.02 50 50 100 50 0 0 0
Inversiones 130 103.96 10 10 10 10 45 45 0
Activo fijo 30 - 0 0 0 0 0 0 30
Total 1100 933.76 290 140 190 90 185 135 70

Depósitos a la vista 500 497.55 500 0 0 0 0 0 0
Depósitos a plazo 300 293.30 0 150 150 0 0 0 0
Depósitos interbancarios 240 237.22 100 140 0 0 0 0 0
Bonos emitidos 0 - 0 0 0 0 0 0 0
Deuda subordinada 20 16.79 0 0 0 0 20 0 0
Fondos propios 40 - 0 0 0 0 0 0 30
Total 1100 1044.87 600 290 150 0 20 0 30
Fuente: Elaboración propia en base a Dermine (2003) y datos propios.
Agregando los valores económicos de cada epígrafe, se tiene el siguiente resultado:
VE activo 946.85
VE pasivo -1,047.98
VE -101.13

ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
152

Lo que el cuadro anterior quiere decir es que el valor del banco (valor patrimonial) es de PEN
111.11 MM, utilizando una curva de tasas de interés para la valorización de los flujos sensibilizada
en +100 puntos básicos.
Por último, sensibilizamos la curva con -100 puntos básicos. El resultado es el siguiente:
Tabla 9 Valor económico del Activo y Pasivo sensibilizado -100pb


0-3
meses
3-6
meses
6-9
meses
9-12
meses
12-60
meses
60-120
meses
No
sensibles
Plazo medio (en años) 0.125 0.375 0.625 0.875 3 7.5
Curva 4.00% 4.50% 4.70% 5.00% 6.00% 7.00%
Factor de descuento 0.995 0.984 0.972 0.958 0.840 0.602
Depósitos en el BCR 40 - 0 0 0 0 0 0 40
Préstamos hipotecarios 350 305.27 30 30 30 30 140 90 0
Préstamos a empresas 300 298.22 200 50 50 0 0 0 0
Préstamos de consumo 0 - 0 0 0 0 0 0 0
Préstamos
interbancarios
250 246.49 50 50 100 50 0 0 0
Inversiones 130 110.68 10 10 10 10 45 45 0
Activo fijo 30 - 0 0 0 0 0 0 30
Total 1100 960.65 290 140 190 90 185 135 70

Depósitos a la vista 500 498.76 500 0 0 0 0 0 0
Depósitos a plazo 300 296.14 0 150 150 0 0 0 0
Depósitos interbancarios 240 238.46 100 140 0 0 0 0 0
Bonos emitidos 0 - 0 0 0 0 0 0 0
Deuda subordinada 20 17.78 0 0 0 0 20 0 0
Fondos propios 40 - 0 0 0 0 0 0 30
Total 1100 1051.15 600 290 150 0 20 0 30
Fuente: Elaboración propia en base a Dermine (2003) y datos propios.
Agregando los valores económicos de cada epígrafe, tenemos:
VE activo 960.65
VE pasivo -1,050.15
VE -90.50

ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
153

Lo que el cuadro anterior quiere decir es que el valor del banco (valor patrimonial) es de PEN
90.50 MM, utilizando una curva de tasas de interés para la valorización de los flujos sensibilizada
en -100 puntos básicos.
Con el valor económico calculado con curva de descuento sin sensibilizar, y con curvas de
descuento con +100 puntos básicos y -100 puntos básicos
19
, se calcula las sensibilidades de valor
económico por simple diferencia:
Normal +100pb -100pb
VE activo 946.85 933.8 960.7
VE pasivo -1,047.98 -1,044.90 -1,051.10
VE -101.13 -111.10 -90.50
SVE -10.0 10.6

Lo que el cuadro anterior quiere decir es que si las tasas se mueven 100 puntos básicos, el valor
económico del banco (el valor patrimonial) caerá PEN 10 MM (o PEN 10.6 MM, dependiendo de lo
que hayamos definido como referencia).


19
En teoría, la sensibilidad con +100 puntos básicos y -100 puntos básicos debería ser bastante similar,
siendo indistinto el uso de alguna de ellas para la gestión.
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
154

Referencias
Basel Committee on Banking Supervision. (2004, julio). Principles for the Management and
Supervision of Interest Rate Risk. Recuperado de http://www.bis.org/publ/bcbsca09.pdf.
Bessis, J. (2010). Risk Management in Banking (3ra ed.). West Sussex: John Wiley & Sons.
Club de Gestión de Riesgos de España. (2005). Riesgo estructural de balance. Madrid: Club de
Riesgos de España.
Chacón Mosquera, R. (2004). Construcción de la curva cupón cero: caso colombiano. Bogotá. I
Simposio de Docentes de Finanzas. Recuperado de
http://sigma.poligran.edu.co/politecnico/apoyo/decisiones/simposio/documentos/30_curva_
cupon_cero_chacon.pdf.
De Lara Haro, A. (2002). Medición y control de riesgos financieros (2da ed.). México D.F: Limusa.
Dermine, J. (2009). Bank Valuation and Value-based Management. New York: McGraw Hill.
Dermine, J. & Bissada, Y. (2003). La Gestión de Activos y Pasivos Financieros. Madrid: Pearson
Educación.
Jorion, P. (2002). Valor en Riesgo. México D.F: Limusa.
Julio, J., Mera, S. & Revéiz, A. (2002). La Curva Spot (cupón cero): Estimación con Splines
cúbicos suavizados, usos y ejemplos. Recuperado de
http://www.banrep.gov.co/docum/Lectura_finanzas/pdf/lectura6.pdf.
Macaulay, F. (1938). Some Theoretical Problems Suggested by the Movements of Interest Rate,
Bond Yields and Stock Prices in the United States Since 1856. New York; National Bureau
of Economic Research.
Martín, M. Á. (2012). Apuntes de clase del curso “Riesgos de Mercado” de la Maestría en
Finanzas. Lima: ESAN
Martín, M. Á. (2007). Inversiones. México: Pearson de México.
Mongrut, S. (2012). Apuntes de clase del curso “Asset and Liability Management” de la Maestría
en Finanzas. Lima: ESAN.
ISSN 2306-6431 SeI - Año 2, Vol. 1 – ene-jun 2014

García García, A. (2013). Consideraciones Básicas del Riesgo de Interés Estructural. Sinergia e Innovación,
2(1), 121-155.
155

Vilariño Sanz, Á. (2001). Turbulencias Financieras y Riesgos de Mercado. Madrid: Pearson
Educación.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful