Gógol en El historiador palmesano, Revista de España, La Iberia y El imparcial

Alfredo Hermosillo
Universidad de Guadalajara
He dedicado mi trabajo a explorar la presencia de Gógol en la prensa española
–específicamente en El historiador palmesano, Revista de España, La Iberia y El
imparcial–. En un primer momento de mi investigación explor la presencia de Gógol
en La revista europea, La revista contemporánea y España Moderna, tradicionalmente
reconocidas por !aber publicado de forma asidua obras literarias rusas y artículos
críticos dedicados a "usia. #ero no se encontraron referencias significativas$ extendí,
entonces, la b%s&ueda a publicaciones periódicas españolas de toda índole y condición'
el resultado &ue presento seguidamente reseña todas la menciones encontradas, &ue
revelan el modo en &ue fue interpretada la obra gogoliana en España.
He ampliado, de todas formas, un poco la franja temporal de trabajo ()*+*,
)*-*., pues no existen traducciones al español en estos años (la primera traducción,
Tarás Bulba, aparece en )**/, pero en formato de libro.. 0on todo, sólo !e encontrado
referencias a su nombre y obra. El destino de Gógol estuvo marcado por el absurdo y la
paradoja, ello no varía gran cosa despus de su muerte. 1e forma similar, las alusiones a
Gógol en la prensa española est2n plagadas de malentendidos y detalles extraños.
). 3E40564 1E 748 9:"8 ;7E 47408 <E #7:=506
0uando !ojeaba en El historiador palmesano de )*>-, llegu a creer &ue !abía
reali?ado un gran descubrimiento –un significativo paso adelante en los estudios
gogolianos– pues, en su Boletín literario, anunciaban la próxima publicación de @Ares
novelas originales de autores justamente apreciados' una de 1icBens, traducida del
ingls$ otra de costumbres de "usia, por Gógol, traducida al castellano$ otra de Carr,
vertida del francs...D ()*>-'E.. Era definitivamente un gran !alla?go, ya &ue, seg%n
afirman todos los especialistas gogolianos, la primera obra de Gógol en español
apareció en )**/. <in embargo, !asta a!ora, nadie !a podido encontrar a&uella primera
novela de Gógol traducida al español en )*>-. F;u pasó con esta traducciónG Es
imposible saberlo, pero lo cierto es &ue no fue publicada. <ólo podemos establecer
conjeturas, pues no puede decirse a ciencia cierta &u fue de a&uella promesa. #or otra
parte, no deja de ser por lo menos curioso &ue la revista francesa Illustration –julio de
)*>H– anunciara la próxima aparición de Almas muertas, traducida al francs por el
escritor ruso 5v2n Aurgunev. 9tra falsa promesa, pues Aurgunev nunca llegó a traducir
la obra maestra de su compatriota.
)

2. 05A8 1E <7 I8=<9 0E4AE48"59
Gógol fue un escritor tan adelantado a su tiempo, &ue antes de cumplir los oc!enta ya se
le consideraba centenario. En la Revista de España podemos leer un segundo e&uívoco'
@4o se !abía olvidado "usia del centenario de Gógol, cuando se decidió celebrar nuevo
centenario de un poeta a%n m2s ilustre &ue el mismo Gógol$ 8lejandro #us!BinD (=. J.
)***' ))>.. F#or &u se !abla en )*** del centenario de un escritor &ue nació en )*/-G
=o descono?co, la %nica explicación &ue se me ocurre es &ue se le confunde con
:atius!Bov, un poeta ruso nacido en )K*K. #odría decirse &ue los dos errores citados no
dejan de ser una mera ancdota$ sin embargo, otras referencias a su obra muestran el
modo acrítico y descuidado en el &ue se leyó la obra gogoliana en sus primeros años,
pues es citado, discutido, ensal?ado y menospreciado por personas &ue apenas lo !an
leído o no lo !an leído nunca. 0omo #ompeyo Gener, &uien en su libro Literaturas
malsanas asegura &ue Gógol es el autor de la novela El idiota, y &ue es un mero
imitador de 0ervantes. 0larín, en un morda? artículo publicado en El Imparcial, se mofa
de este desli?'
1ice el señor Gener &ue Gogol, en su libro El idiota, imita a 0ervantes, seg%n declara l mismo.
Esto lo asegura Gener dos veces. L ya se sabe &ue El idiota no es de Gógol, sino de 1ostoievsBi$
)
"esulta imposible determinar por &u no llegó a traducirla. 4o debemos excluir, sin embargo, &ue
Aurgunev, al enterarse de las protestas de Gógol por la publicación de Almas muertas en alem2n, se
negara a traducir esta obra al francs. 8 Gógol le pareció @inconvenienteD &ue se conociera su obra en el
extranjero, pues la consideraba inconclusa (recordemos &ue, tras la reacción del p%blico lector de su
poca, a Gógol le dio por decir &ue en la primera parte de Almas muertas !abía &uerido pintar el infierno
cotidiano ruso, y &ue estaba preparando –seg%n el modelo de 1ante– dos partes m2s' el purgatorio, y el
paraíso, en donde podría apreciarse todo el esplendor de la vida rusa.. 8 Gógol le preocupaba
sobremanera &ue los extranjeros tomaran lo &ue l llamó @a&uel est%pido errorD (la primera parte de
Almas muertas, &ue es, en realidad, la mejor lograda, y la %nica &ue llegó a publicar. por un retrato de
"usia. =a novela se publicó en francs a finales de los cincuenta, cuando Gógol ya !abía muerto.
de modo &ue no pudo leer en Gógol lo &ue dice$ donde Gógol recuerda algo el ;uijote es en su
obra maestra Almas muertas, &ue nuestro crítico ni si&uiera cita. F0on &u autoridad se pone
Gener a mirar por encima del !ombro a Gógol, a Aolstói, 1ostoievsBi, etc. etc.G (8las, )*->'K..
8lgunas líneas m2s adelante remata diciendo' @Aambin dice Gener &ue la doctrina de
<c!open!auer es m2s profundamente moral &ue la cristiana F!abr2 estudiado Genr a
<c!open!auer y el cristianismo como al latín y como a GógolGD
M
(8las, )*->'K..
Jimos ya una misteriosa primera referencia a 4iBol2i Gógol en )*>-$ pues bien, a
partir de esta fec!a desaparece de escena por varios años. Aenemos &ue esperar a &ue
Emilia #ardo :a?2n dicte su segunda conferencia en el 8teneo de 3adrid para verlo
rondar otra ve? por la prensa española. En )**K, 1oña Emilia #ardo :a?2n, la gran
propagadora de la literatura rusa en España, lleva el agua a su molino ya &ue sostiene
&ue Gógol es el verdadero @jefeD del naturalismo, antes &ue el mismo Nola. =as palabras
de esta escritora tienen pronta resonancia, pr2cticamente todas las referencias a Gógol
en el periodo revisado son una respuesta explícita o velada a esta aseveración. En La
Iberia, un anónimo y exaltado comentarista !ace un resumen de lo dic!o por la #ardo
:a?2n en el 8teneo'
Habló de Gógol como de un genio a &uien llama el 0ervantes ruso. Oste acabó con los libros de
caballería y a&uel con el romanticismo, escuela &ue privaba en "usia cuando apareció PQR Explica
&ue Gógol de modesto empleado aprendió a conocer el mecanismo burocr2tico y entre el polvo de
los manuscritos y los expedientes encontró, dice, las p2ginas m2s bellas de sus obras, en &ue se
muestra, si antes como pico grandioso a!ora como satírico y morda?, ridiculi?ando en uno de sus
m2s notables trabajos, la comedia El inspector, la manera de funcionar la m2&uina administrativa
del imperio. #ero la obra por excelencia, la obra inmortal, la imperecedera, la &ue vivir2 tanto
como El Quiote es, a juicio de #ardo :a?2n, la titulada Almas muertas, en &ue se inicia y dibuja la
tendencia realista &ue !abrían de desarrollar los !ermanos Goncourt, :al?ac, y Nola, a &uienes
precede con muc!a anterioridad. (8nónimo, )**K'M.
En respuesta, Suan Jalera proclama &ue Gógol es apenas un escritor de medio pelo. En
su artículo @0on motivo de las novelas rusasD publicado en Revista de España, asegura
adem2s &ue cual&uier literatura europea es muc!o m2s relevante &ue la rusa.
E
<in
embargo, al igual &ue !ace 0larín con Gener, podemos preguntarnos con &u autoridad
miraba por encima del !ombro a los autores rusos, pues confiesa &ue ignora su idioma y
&ue sólo conoce por traducciones y crítica algo de sus poetas (no especifica cu2les.. En
realidad, la referencia a Gógol le sirve de pretexto para iniciar una polmica contra lo
M
En el mismo artículo, 0larín se mofa del involuntario latín macarrónico de Gener, y de sus
incorrecciones sint2cticas y gramaticales en castellano.
E
@#usc!in, =ermontoff, Gógol, Aurgunev, 1ostoievsBi y Aolstói son seis !enios" pero Fno !abr2 seis
!enios del mismo calibre en cual&uiera otra tierra de la Europa occidental menos extensa y en cual&uiera
otra nación menos populosaGD (Jalera, )***' )M),)MM..
&ue l llama @la ofensiva insolencia de Irancia, la reina de las modasD. Suan Jalera
establece cuatro causas de &ue se muestre tanta predilección por lo ruso (&ue
seguidamente explicitamos.'
). =a gratitud por la admiración &ue produce en "usia todo lo francs. #ues antes
de &ue :al?ac y Nola fuesen admirados en Irancia, lo fueron en "usia.
M. =a grande?a y el poder de a&uel imperio colosal.
E. =a vanidad patriótica de los franceses, &uienes ven en casi todo literato ruso un
!ijo adoptivo &ue lleva a su patria la filosofía, los gustos literarios, tendencias y
opiniones de #arís.
>. 0ierto presentimiento de &ue en caso de nueva guerra entre Irancia y 8lemania
"usia ser2 la aliada de Irancia.
En este artículo, Jalera asegura &ue gran parte de la popularidad rusa proviene
de la gracia &ue !ace a los críticos franceses &ue un b2rbaro, en el fondo, a fuer?a de
vivir en #arís, de aprender filosofía y de leer versos y novelas occidentales, se llene la
cabe?a de melancólicas confusiones, se ponga in&uieto y angustiado, y se lance a
escribir @reproduciendo ideas, sistemas y ensueños, &ue fundidos y vaciados en el molde
de su calenturiento cerebro, parecen originales despusD (Jalera, )**K')E/.. Es cierto
&ue Jalera se deslinda de inmediato de estas opiniones, poniendo bien claro &ue
simplemente trata de reproducir lo &ue –seg%n l– piensa un francs de los rusos. <in
embargo, no podemos ocultar &ue en sus #artas desde Rusia ya !abía revelado algunos
prejuicios' @Entre estos personajes &ue rodean el trono, m2s bien nota uno cortesanía y
extrema elegancia, como para disimular &ue son b2rbaros PQR no tienen ning%n escritor
de nota PQR a&uí nadie leeD (Jalera, M//+' E/H,E/+..
#or su parte, <oledad 8costa de <amper aprovec!a la referencia a Gógol para
refutar a #ardo :a?2n, y, de paso, arremeter contra el realismo literario en boga. En un
artículo publicado en Revista de España, la escritora colombiana sostiene &ue Gógol no
pertenece a la escuela de Nola'
Gógol no fue el maestro de la escuela de Nola, &ue sólo pretende pintar lo &ue ve, sin ninguna
idea de morali?ar y mejorar la sociedad, Gógol no sacó a la lu? tanta infamia sólo para ejercitar
su gr2fico pincel$ su intención era noble, era la de implorar piedad !acia los desgraciados !ijos
del pueblo ruso e invocar remedio para tanta injusticia. PQR Gogol era sensible, demasiado
sensible, lloró amargamente la miseria !umana y fue tanto el dolor &ue le causó a&uel sombrío
espect2culo, &ue murió de pesadumbre. (8costa, )***' >HM,>HE..
En su af2n por distinguir a Gógol de los escritores franceses, <oledad de <amper lo
define como un @naturalista compasivoD, aun&ue, a decir verdad, tampoco parece
!aberlo leído con detenimiento, pues comete del error de considerarlo seguidor de
Her?en, un escritor &ue comen?ó a tener influencia cuando Gógol ya !abía escrito sus
principales obras. <u confusión de fec!as y la insistencia en incluir a Gógol en el
movimiento ni!ilista –junto con escritores @políticosD como Her?en y 0!ernis!evsBi–,
revelan &ue su conocimiento de la literatura rusa es de segunda mano.
=as referencias citadas pueden ayudarnos a proponer algunas conclusiones.
;ueda claro &ue en la prensa española del periodo revisado se !abla de Gógol sin
conocer apenas su obra o incluso sin !aberlo leído. #or otra parte, las opiniones vertidas
por los &ue sí lo leyeron –por lo menos en francs– est2n marcadas por una @tendencia
de los tiemposD
>
(una predisposición a entender el mundo en general, y las obras de arte
en particular. &ue los orilló a permanecer ciegos ante ciertos valores. Esta tendencia de
los tiempos puede explicar el !ec!o de &ue un escritor como Suan Jalera escatimara el
valor de la literatura rusa. 9 &ue #ardo :a?2n asumiera de manera acrítica la
interpretación francesa trasladando a España la imagen de un @Gógol socialD. Estas
primeras opiniones son en gran parte responsables de la recepción &ue !a tenido Gógol
en nuestra lengua, pues determinaron de alg%n modo la actitud de traductores y críticos,
&uienes pusieron de relieve @el contenidoD de su obra en menoscabo de su ri&ue?a
lingTística. Gógol !a tenido &ue esperar muc!o tiempo para ser estudiado como un
autor muc!o m2s complejo de lo &ue las primeras interpretaciones (y traducciones.
permiten suponer. <in embargo, a pesar de los avances reali?ados al respecto, todavía
&ueda muc!o por !acer. Aenemos como tarea pendiente lograr &ue los lectores !ispanos
puedan !acerse una idea fidedigna de la ri&ue?a &ue la obra gogoliana tiene en su
lengua original.
"EIE"E4058< :5:=59G"UI508<
809<A8, <. ()**K.' “7n nuevo libro de doña Emilia #ardo :a?2n. =a revolución y la
novela en "usiaD. Revista de España, E+, >E*,>HK.
8=8<, =. ()*->.' @"evista literaria, sumarioD. El Imparcial, +,K.
8464539 ()*>-.' @:oletín literarioD. El historiador palmesano, -, >.
8464539 ()**K. @=a #ardo :a?2n en El AteneoD. La Iberia, -.-+), M.
=. J. ()***.' @=a literatura de todo el mundo en )**KD. Revista de España, +-, )/-,))*.
>
@0uando !ablamos de la atmosfera cultural de una era, es sólo una aproximación simplificante y
estabili?ante. =a atmósfera cambia tan constante aun&ue lentamente &ue es para la gente de una era dada,
casi imperceptible. 0ada periodo, adem2s, esconde los momentos desconectados e inco!erentes. 4o
obstante, en el conjunto total de corrientes cru?adas, tendencias, actitudes, etc., puede ser claramente
distinguida una Vtendencia de los tiemposW específica, una &ue se nota sobre todo en el estilo de las obras
de arte creadas en una poca dadaD (5ngarden, )--*'>/K..
54G8"1E4, ". ()--*., La obra de arte literaria$ 3xico, Aaurus.
J8=E"8, S. ()**K.' @0on motivo de las novelas rusas. 0arta a 1oña Emilia #ardo
:a?2nD. Revista de España, E+, ))K,)EM.
Jalera, S. (M//+.' #orrespondencia$ :arcelona, =inBgua.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful