Está en la página 1de 2

Puntos reflexivos de la película si señor

Carl Allen (carrey) tiene la vida de un parásito. No es feliz. No


sale nunca, no tiene pareja, tiene amigos pero no les contesta
las llamadas, no ayuda a nadie, va de la casa al trabajo y del
trabajo a la casa . Para colmo, vive enamorado de su ex
esposa que tiene años saliendo con otro.

Un día se encuentra con uno de sus amigos que creen que la


solución a tus problemas es mantener una mente positiva y lo
invita a una platica, le hace caso y -sorpresa- el mensaje
funciona. De ser un ermitaño amargado, pasa a ser un
entusiasta de todo lo que se le ponga enfrente: a decirle sí a
todo, incluso a una ancianita coqueta.

Esta nueva actitud lo lleva a conocer a Allison , una chica


totalmente opuesta al viejo Carl, pero muy parecida al nuevo:
rockera, artista, que vive el momento sin hacerse preguntas
complicadas. Surgen el romance y al final de cuentas Carl se
da cuenta de que la plática era solo una mentira y que no a
todo tendría que decirle que si, si no a todo a aquello que
realmente su corazón le pidiera.

Un punto de reflexión que encontré en el transcurso de la


película fue:

Cuando a carl le digo uno de sus amigos que si seguía con la


actitud de seguir en la rutina, amargado y sin divertirse
terminaría como un ermitaño, Ya que con esto carl se puso a
reflexionar y fue donde se dio cuenta de que estaba
perdiendo la alegría de su vida.

Otro punto de reflexión fue: Cuando clarl se dio cuenta de que


el ser positivo traía cosas buenas y quería seguir así aun y
cuando había personas que aprovechaban de esto para su
beneficio.
El punto de reflexión que mas me llamo la atención fue
cuando el expositor de si señor le dice a carl que sus pláticas
eran una mentira pero que hiciera lo que realmente su
corazón le pidiera.

“No hagamos lo que los demás nos ordenen o por


compromiso hagamos lo que en verdad queremos y lo que
nos haga sentirnos realizados y felices.”