Está en la página 1de 2

 Hay dos maneras de conocer la voluntad de Dios: La primera es leyendo

la Biblia, aquí está buena parte de la voluntad de Dios para nuestra vida,
lo que Dios quiere hacer, establecer, cómo quiere que viva y lo que
desea que experimente.

 Y número dos, es lo que se conoce como el propósito de Dios para mi
vida. Le menciono algunos nombres: Abraham, Moisés, Jesús, todos
tenían propósito en su vida. ¿El propósito que Jesús debía cumplir sobre
la tierra es el mismo para nosotros? No. El de Jesús era salvar a la
humanidad. ¿Ese propósito de ir a la cruz, de dar su vida, de
sacrificarse, de que lo crucificaran es el mismo propósito para mí? ¿Me
tienen que tratar de la misma forma que a Jesús? No, ese era el
propósito específico de Dios para su Hijo.

 Hay un propósito que es únicamente para ti, no para mí, y sólo tú lo vas
a cumplir, porque Dios te ha dotado de todo lo que necesitas para
hacerlo; tu propia misión, tu propia responsabilidad. Hay un plan hecho
por Dios para que lo cumplas.

 A que vienes a la tierra?

Jueces 13. LA VIDA DE SANSON

 A mí me interesa algo: Que conozcas la razón de tu vida, porque
entonces vas a vivir feliz y sabrás que mientras respiras, harás cosas
que te lleven a cumplir tu propósito en la vida. Si tu expectativa es ser
profesional, hazlo, pero no es sólo eso. Tienes que pensar en tu
profesión, pero ¿para qué? Para ser de beneficio a la humanidad, a
alguien más. Una persona está lista para casarse cuando está lista
para vivir para hacer feliz a otra persona.

 Todos tenemos que tener una razón de existir; no podemos levantarnos
y ver qué pasará. Si no le dices a la vida lo que va a suceder, la vida te
lo va a decir a ti.

 Es importante conocer la voluntad de Dios para cada uno de nosotros,
porque mientras la conozca, voy a saber qué tengo, qué soy, a dónde
llegar

 Nosotros fuimos diseñados para hacer lo que Dios dijo que debíamos
hacer, fuimos hechos de tal manera que lo que vamos hacer es algo para
lo cual Dios nos preparó y nos hizo de esa manera.

 estamos para hacer que aquí en la tierra se cumpla la voluntad del cielo.