Está en la página 1de 1

. Jim Thompson .

. Jim Thompson .
. Jim Thompson .
. El asesino dentro de mí .
. El asesino dentro de mí .
. El asesino dentro de mí .


En muchos libros que he leído, el autor parece
descarrilar, enloquecer en cuanto llega el momento
culminante. Empieza a olvidarse de los signos de
puntuación, suelta todas las palabras de una vez y
divaga acerca de estrellas que parpadean y se sumergen
en un profundo océano opaco. Y no hay forma de
enterarse si el protagonista está encima de la chica o
de una piedra. Creo que este tipo de manía pasa por
tener un gran valor intelectual... Un montón de
críticos lo pone por las nubes, y me he dado cuenta.
Pero tal como yo lo veo, el escritor es un maldito
perezoso que no sabe hacer las cosas bien. Yo seré lo
que quieran, pero perezoso no. Lo voy a contar todo.