Está en la página 1de 1

Testimonio de Nahual Yussuf

Fue un día normal, eso creía, mande a mis hijas a la escuela como es de costumbre. Realmente
creía q era seguro. Supongo que fui un tanto, mandarles en plena matanza. Esa mañana parecía
común! Y bueno estaba en mi casa escuche pasar los aviones del ejército, en ese momento sentí
un frio recorrer por todo mi cuerpo, pasaron unos minutos, no soy consciente de cuánto tiempo
fue. Pero escuche caer las bombas, luego vino una vecina a decirme que habían bombardeado la
escuela, en ese preciso momento empecé a correr en dirección a la escuela, llegue y ya había
gente ahí ayudando a los heridos y otro grupo estaba moviendo los cuerpos, o lo que quedaba de
ellos. Vi a los compañeros de mis dos hijas todos heridos, también vi los cuerpos de algunos
muertos… totalmente calcinados. Yo solo rezaba a Dios y le pedía que mis hijas estén aunque en el
fondo un voz me decía que había muerto.
Me acerque a la zona donde estaban los fallecidos, mis amigas que habían identificado los cuerpos
estaban destruidas en un mar de llanto, yo solo rezaba.
Vi los cuerpos, mi mundo se me vino abajo (guardas silencio y sollozas) ahí estaba una y a unos
metros estaba la otra sus cuerpos semicalisinados pero sus rostros aunque ensangrentados eran
reconocibles.
En ese momento ya no tenía razones para quedarme, estuve un tiempo más en Alepo para darles
un santo sepulcro a mis hijas y en el entierro pude hablar con algunas personas que sabían que los
sobrevivientes estaban en un hospital de la zona, me dirigí ahí a hablar con sus compañeros ahí
me entere de los misiles que cayeron y pocos que huyeron, estaban ensayando para una
presentación……. (te tapas la cara y lloras)