Está en la página 1de 430

1

DERECHO PROCESAL I

I UNIDAD: SISTEMA PROCESAL ORGÁNICO.

Se distinguen dos ramas: derecho procesal orgánico y funcional.

a) Derecho Procesal Orgánico. Estudia el órgano encargado de administrar justicia, es
decir, los tribunales de justicia.

b) Derecho Procesal Funcional. Estudia los procedimientos que deben aplicarse para
que los tribunales ejerzan sus funciones. Y a su vez, éste se divide en:
b.1) Procedimiento Civil
b.2) Procedimiento Penal
Para determinar si un procedimiento es civil o penal se debe analizar la ley de fondo
aplicable.
El supuesto o motivo por el cual existe el derecho procesal es la existencia de conflictos
jurídicos entre partes. Los tribunales existen para dar solución al conflicto jurídico que se produce
entre las partes, siempre y cuando éstas no sean capaces de solucionarlo por sí mismas. Al derecho
le interesa la solución autocompositiva, esto es cuando ambas partes están de acuerdo.
La función que los tribunales ejercen se llama jurisdicción, ésta constituye la característica
fundamental de dicho órgano, o sea, un tribunal sin jurisdicción no es tal.
Los conflictos jurídicos se resuelven mediante la sentencia definitiva, la cual se pronuncia por el
tribunal durante un proceso.
El proceso es la forma o medio que utiliza el Estado para dar solución al problema jurídico; vale
decir, cuando no es posible el acuerdo de intereses entre las partes opera el proceso.
La jurisdicción, que se concreta con la sentencia, debe producir el efecto de cosa juzgada. Ello se
traduce en que la sentencia siempre va a favorecer a uno u otro pero jamás beneficiará a ambos.
A su vez, la cosa juzgada produce dos efectos o tiene dos aspectos:

a) Acción de cosa juzgada. Permite obtener el cumplimiento de la sentencia. Este efecto
de la cosa juzgada consiste en el cumplimiento de la sentencia, otorga eficacia al derecho mediante
los procedimientos ejecutivos.

b) Excepción de cosa juzgada. Impide volver a discutir el mismo asunto, entre las
mismas partes y por el mismo fundamento. Ello porque a las partes les interesa que el juicio
determinado tenga fin, que no se vuelva a discutir el mismo asunto.

Es preciso distinguir y establecer la diferencia entre jurisdicción y competencia. Así:

La competencia consiste en la jurisdicción singular de cada tribunal o juez, porque cada uno
de ellos resuelve los conflictos jurídicos según sus atribuciones específicas establecidas por las
leyes. Se puede concluir que todo tribunal tiene jurisdicción, pero no todos tienen la misma
competencia. Existen las llamadas Reglas de Competencia establecidas para determinar qué juez es
el competente para solucionar un determinado conflicto.












Conceptos Fundamentales del Ramo.

1. Jurisdicción
2. Acción
3. Proceso

JURISDICCIÓN
Consiste en resolver un
conflicto jurídico con
efectos de… Efecto de Cosa Juzgada
Excepción de Cosa Juzgada
Acción de Cosa Juzgada
COMPETENCIA Reglas de Competencia
2
La relación es la siguiente: para que un tribunal ejerza jurisdicción se requiere del ejercicio
de una acción (demanda, inicio del juicio) por alguna de las partes entre quienes se produce el
litigio; y la acción se ejercita a través de la demanda, iniciándose el juicio y el proceso es el medio
por el cual se ejerce o lleva a cabo todo el juicio. El acto culminante del proceso es la sentencia.

Órganos de la Jurisdicción.

Se refiere fundamentalmente a los tribunales de justicia. Y éstos se clasifican según la
competencia de cada uno de ellos en:

a) Tribunales Ordinarios
b) Tribunales Especiales
c) Tribunales Arbitrales (los cuales no forman parte del Poder Judicial).

Lo que caracteriza a los tribunales es el ejercicio de la jurisdicción, la cual consiste en una
función pública que corresponde a ciertos órganos para resolver conflictos jurídicos entre partes con
efecto de cosa juzgada, pudiendo exigir el cumplimiento de la sentencia (acción) o prohibir volver a
discutir aquello que ya ha sido resuelto (excepción).
La competencia es la cuota específica de jurisdicción que tiene cada Tribunal y que le
permite actuar en determinadas materias establecidas por las leyes.

Los tribunales no ejercen jurisdicción de oficio; es decir de iniciativa propia porque para ello
es necesaria la existencia de una acción, la cual se materializa a través de la demanda. Y ésta es la
potestad del sujeto que requiere la intervención del tribunal competente. Con la acción se inicia el
proceso y termina normalmente con la sentencia definitiva. A pesar de lo anterior, un proceso puede
terminar antes del pronunciamiento de la sentencia, es decir en forma anticipada o anormal y ello
ocurre cuando las partes se ponen de acuerdo en la solución del conflicto. Por ejemplo: a través de
avenimiento, transacción, conciliación entre demandante y demandado.











El proceso es el medio de solución del problema jurídico establecido por el Estado, está
compuesto por varios actos procesales unidos entre sí. El proceso comienza con la demanda y
finaliza con la sentencia.
El proceso debe tramitarse adecuadamente, para ello existe un procedimiento establecido por ley y
que es solemne. Si no se respetan las reglas del procedimiento surge un vicio o anomalía del mismo,
circunstancia que se encuentra sancionada con la Nulidad, ya sea de algún procedimiento o del
proceso completo.

Concepto de Derecho Procesal.

Se puede definir de muchas maneras.

a) “Aquella disciplina jurídica que estudia la acción, jurisdicción y el proceso”.

b) “Ciencia jurídica cuyo objeto es el estudio sistemático de las normas, principios e
instituciones que regulan el ejercicio del poder jurisdiccional del Estado” (Hugo Pereira).

c) “Conjunto de normas que estudian la organización de los tribunales, sus
atribuciones y competencias, y las normas de procedimiento a que deben sujetarse tanto las partes
como el tribunal”.

• Clasificación del Derecho Procesal.

La clasificación más importante distingue entre:

Inicio del Juicio Fin Anormal del Juicio Fin Normal del Juicio
PROCESO
Acción (Demanda) Sentencia Definitiva
3
a) Derecho Procesal Orgánico. Estudia el órgano jurisdiccional, es decir, los tribunales
de justicia.

b) Derecho Procesal Funcional. Estudia los procedimientos que deben aplicarse para que
los tribunales ejerzan jurisdicción.

• Solución del Conflicto.

1) Autotutela o Autodefensa. Tiene lugar cuando uno de los sujetos en conflicto
somete al otro a la solución del problema en forma directa. Es una forma unilateral de solución en la
cual se utiliza la fuerza física o moral. Es decir, el más fuerte somete al otro a la solución que él
plantea. Es una solución antijurídica.
Existen algunos casos donde se acepta el uso de la fuerza, esto tiene lugar en materia penal (legítima
defensa) y en materia civil (derecho legal de retención).

2) Autocomposición. Tiene lugar cuando ambas partes interesadas en el conflicto dan
solución al problema jurídico mediante el acuerdo, realizando concesiones recíprocas. Existe la
autocomposición bilateral como el avenimiento, transacción) y la Autocomposición unilateral
(renuncia, allanamiento). En esta forma de solución puede o no intervenir el juez o incluso algún
tercero.

• Formas de Autocomposición Bilateral.

2.1) Transacción. Las partes, mediante un acuerdo de voluntades, solucionan
extrajudicialmente (fuera del proceso y sin intervención del tribunal) un litigio pendiente o precaven
un litigio eventual.
No obstante el litigio puede ser objeto de un proceso (art. 2446 y siguientes del CC).
Aquí el juez no tiene ninguna intervención. Pero igualmente se debe cumplir con ciertos requisitos,
como los derechos disponibles.

2.2) Conciliación. Acuerdo entre los litigantes, necesariamente judicial porque debe
producirse durante un juicio. Consiste en un acuerdo a que llegan los litigantes para solucionar los
conflictos mediante concesiones recíprocas y con intervención del juez, pero éste no puede imponer
la solución sino sólo proponer las bases de arreglo.
En el procedimiento civil chileno éste es un trámite obligatorio, el juez debe citar a las partes para
buscar el acuerdo entre ellas, formándose un acta.

2.3) Avenimiento. Acuerdo que se produce durante un proceso en trámite, sin intervención
del juez (sin perjuicio de ser judicial). El acuerdo debe probarse mediante un escrito.

Las tres formas de solución del conflicto jurídico producen el efecto de cosa juzgada; es
decir, se puede hacer cumplir forzadamente las obligaciones que pueden surgir de dichos medios, y
no se puede volver a discutir entre las mismas partes, el mismo asunto y por el mismo fundamento.
Una doctrina (específicamente Carnelutti) denomina “equivalentes jurisdiccionales” a estos tipos de
Autocomposición.

3) Heterocomposición. Tiene lugar cuando la solución del conflicto proviene de un
tercero imparcial que está por sobre las partes, se encuentra en una posición jurídica superior a las
partes por lo cual impone su decisión en definitiva y después de agotar todos los medios que la ley
establece para que las partes no resulten agraviadas por la sentencia judicial. El juez impone la
solución a través del proceso.
En Chile existe doble instancia:









En la heterocomposición quien resuelve el problema o conflicto jurídico es un
tercero, el órgano jurisdiccional, específicamente el juez competente.

1ª Instancia
2ª Instancia
Corte Suprema
Tribunal Inferior
Tribunal Superior
Sentencia Definitiva 1ª Instancia
Sentencia Definitiva 2ª Instancia
Recurso de Apelación
Recurso de Casación
Es decir, la sentencia dictada en
primera instancia puede ser
revisada nuevamente para
analizar si se ajusta o no a
derecho, mediante el Recurso
de Apelación. Si no se está de
acuerdo con la sentencia
dictada en segunda instancia
por el tribunal superior se
puede recurrir ante la Corte
Suprema mediante el Recurso
de Casación, pero se deberá
estar a la sentencia que ésta
pronuncie.
4












La heterocomposición se vale de un proceso judicial, mejor medio de solución del
conflicto porque es una forma jurídica; es decir, importa una solución jurídica. Y el proceso finaliza
con la dictación de la sentencia definitiva, la cual debe ajustarse a derecho. Si no existe norma
jurídica para resolver el caso específico el juez está autorizado para aplicar la equidad. Y si el
tribunal comete errores en la aplicación del derecho la sentencia es anulable; ello referido a
cuestiones de fondo.
El proceso es el medio que otorga las mayores posibilidades de que la solución sea
justa, desde el momento que se dicta sentencia por un tercero imparcial (juez), cuya imparcialidad
no puede o no debe verse afectada; en caso contrario el juez debe abstenerse de conocer el asunto o
incluso resolver (dependiendo del motivo que afecta su imparcialidad). La ley establece causales
que prohíben intervenir en ciertos y determinados casos, circunstancia en que el juez debe ser
reemplazado (subrogado).
La justicia de la decisión se logra también porque en el proceso se permite intervenir a ambas partes
en igualdad de condiciones, permitiéndoles intervenir y defender sus intereses y derechos.
El proceso le sirve al Estado para mantener el orden jurídico y a los propios litigantes para resolver
sus conflictos (para que el proceso quede litigado). El proceso se compone de diferentes actos que se
desarrollan en forma sucesiva, en el orden indicado por la ley. Para que el proceso sirva de medio
idóneo de solución del conflicto jurídico es necesario que se tramite en la forma indicada en la ley,
siguiendo las reglas de procedimiento. Este conjunto de actos que conforman el proceso son
variables, dependen de la naturaleza de la acción que se deduce, ya que para cada acción existe un
procedimiento establecido por las leyes.

El procedimiento es un conjunto de condiciones establecidas por la ley para llevar a
cabo el proceso, como por ejemplo: quién ejecuta los actos, las formalidades, requisitos, plazos, etc.

Características del Derecho Procesal.

1) La mayoría de las normas del derecho procesal son de derecho público porque se
regula la actividad jurisdiccional, actividad pública cuyo ejercicio corresponde a un órgano del
Estado. Las normas procesales regulan una actividad llevada a cabo por órganos del Estado que se
encuentran en una posición de supremacía, como autoridad, por ende la relación es de derecho
público.

2) Las normas del derecho procesal orgánico son de orden público y las partes no
pueden sustituirlas porque existe un orden social comprometido. Las normas del procedimiento son
de orden público porque la ley regula dichos procedimientos.
Pero existen excepciones porque en ciertos casos las normas se encuentran establecidas a favor de
los litigantes y por ende son normas de orden privado, por ejemplo: las normas de procedimiento a
que deben someterse los árbitros arbitradores, en que las partes le dan las normas de procedimiento
a éstos; las reglas de competencia relativa en asuntos contenciosos civiles.
Que una norma sea de orden privado significa que las partes, a través de acuerdos, pueden renunciar
a lo establecido por ley; es decir, las partes sustituir la regla legal por otra. En cambio las normas de
orden público son irrenunciables, no admiten acuerdo.

3) Es un derecho instrumental (en oposición al derecho material o sustantivo) porque la
observancia de las normas procesales no constituyen un fin en sí misma, sino que constituyen un
medio, un instrumento para observar el derecho material.





Ordinarios

Especiales

Arbitrales

1. Juzgado de Letras
2. Corte de Apelaciones
3. Corte Suprema
Por ejemplo. Tribunales
del Trabajo, Familia,
Militar, etc.
No forman parte del
Poder Judicial
TRIBUNALES

5











4) Es un derecho formal porque las normas procesales se oponen a las normas
sustantivas ya que regulan la forma en que se lleva a cabo la actividad jurisdiccional.

5) Como rama del derecho es autónoma porque tiene su propio régimen, doctrina,
instituciones jurídicas, etc. Por ejemplo: el mandato judicial es totalmente distinto del mandato civil;
la nulidad procesal es diferente a la nulidad civil; etc.

Entre todas las ramas del derecho hay una correlación, todas interactúan directa o
indirectamente. Para calificar a una norma procesal se debe analizar su contenido que determina su
naturaleza.

Clasificación del Derecho Procesal.

a) Considerando el contenido de la norma:

a.1) Derecho Procesal Orgánico. Estudia los órganos jurisdiccionales, los tribunales de
justicia.

a.2) Derecho Procesal Funcional. Estudia las normas relativas a la forma de ejercer
jurisdicción.


b) Considerando la norma que sirve para resolver el conflicto:

b.1) Derecho Procesal Civil. Aquel que regula las contiendas en cuya resolución debiera
aplicarse una norma civil, o bien regula la intervención de tribunales en actos jurídicos no
contenciosos.

b.2) Derecho Procesal Penal. Aquel que regula las contiendas que deben solucionarse
aplicando normas del derecho penal. Todo lo que no es penal es civil (art. 1 CPC).

Fuentes del Derecho Procesal.

Se refiere a todo medio o antecedente del cual se genera este derecho.
Se clasifican de la siguiente manera:

a) Fuentes Directas. Constituyen medios que siempre deben observarse,
particularmente por los jueces y por las partes; son vinculantes y obligatorios.
Son fuentes directas: la ley (en sentido amplio) y los autos acordados.

a.1) LEY. Se refiere a la ley en sentido amplio. Comprende lo siguiente:

a.1.1) Constitución Política de la República. Principalmente se refiere al capítulo 6º (poder
judicial, art. 76 a 82) y 3º.

El capítulo 6º:
- Reconoce la función jurisdiccional en forma exclusiva a los tribunales de justicia, se
ejercita independientemente por los tribunales respecto los otros poderes del Estado.

- Principio de inexcusabilidad de los tribunales competentes (D.O 22/09/2005 con respecto al
art. 1º COT, art. 76 CPR).

- El tribunal debe ser requerido personalmente, a través de la demanda.
Conflicto Jurídico
Intereses de dos partes en contradicción
Que se rigen por normas abstractas
Contenido:
-Derecho Civil
-Derecho Penal
-Derecho Comercial

Las normas procesales están
establecidas como medio
para resolver un conflicto
sustentado sobre normas de
fondo.
6
- La CPR se refiere a la situación de los Magistrados, así el art. 78 dice relación con su
nombramiento, se consagra la composición de la Corte Suprema, principios aplicables a los
magistrados (responsabilidad, inamovilidad, organización, etc); se consagra que la Corte Suprema es
el órgano superior jerárquico dentro de la organización.

El capítulo 3º:
- El artículo 19 Nº 2 establece la igualdad ante la ley.

- El artículo 19 Nº 3 consagra la igual protección en el ejercicio de los derechos de las partes.
Esto significa que ante la ley procesal no existen privilegios; las normas de procedimiento otorgan a
ambas partes las mismas posibilidades de ejercer sus derechos y defenderlos. Este principio implica
que toda persona tiene derecho a defensa jurídica, la cual se materializa a través de los abogados y la
ley reglamenta dicha defensa. La ley debe establecer todos los mecanismos para que el
asesoramiento y defensa jurídica se realicen.

- Artículo 19 Nº 3 inc. 5 contempla el derecho a un debido proceso. Toda sentencia de un
órgano que ejerce jurisdicción debe fundarse en un proceso previo legalmente tramitado.
El debido proceso es aquel que cumple con todas las normas legales que garantizan el
correcto ejercicio de la acción y función jurisdiccional. Estas normas se refieren a los siguientes
aspectos: aquel que se lleva a cabo ante un tribunal establecido por la ley con anterioridad a la
ocurrencia del hecho (art. 2 CPP); el tribunal debe ser competente, es decir determinado a través de
las normas de competencia consagradas en la ley (juez natural); el procedimiento debe ser racional y
justo, así debe cumplir con una serie de requisitos (las partes deben tener efectivamente la
posibilidad de defenderse en igualdad de condiciones; las partes deben probar los hechos; el proceso
es racional y justo en la medida que la sentencia del tribunal sea motivada y fundada en derecho. Si
no existe ley que resuelva el conflicto la sentencia igual debe ser motivada, incluso en la equidad; el
proceso debe comprender medios de impugnación de las resoluciones judiciales para que las partes
afectadas con la resolución respectiva puedan reclamar; es necesario que el ordenamiento permita la
ejecución de lo juzgado, para ejecutar los fallos).

- El artículo 19 establece otras normas referidas a la libertad personal (art. 19 Nº 7) y al
proceso penal.

a.1.2) Leyes procesales propiamente tales. Pueden estar contenidas en diversos cuerpos
legales, principalmente en el CPC. Hay otras leyes complementarias de naturaleza procesal, por
ejemplo: ley de comparecencia en juicio (ley 18.120).

a.2) AUTO ACORDADOS. Normas jurídicas de carácter general que se dictan por los
tribunales superiores de justicia (Corte Suprema y Corte de Apelaciones), y provienen de acuerdos
de los Ministros. Su finalidad es llenar los vacíos legales de tipo reglamentario para mejorar el
servicio judicial (Art. 3 COT). Se dictan en virtud de la facultad económica de los tribunales de
justicia.
La ley puede señalar a la Corte Suprema las materias que pueden regularse por autos
acordados.
Tiene bastante importancia el hecho de que un auto acordado se dicte por la Corte Suprema o
por alguna Corte de Apelaciones, ello debido a la obligatoriedad ya que si se dicta por la primera
tiene obligatoriedad en todo el territorio nacional; en cambio si el auto acordado se dicta por alguna
Corte de Apelaciones tendrá fuerza obligatoria sólo en la jurisdicción de la Corte que lo ha dictado.
Los autos acordados no son ley pero tienen su jerarquía. Si es la ley quien da la facultad de
dictar el auto éste no puede ser derogado sino sólo en virtud de otra ley. Si se dicta para mejorar el
servicio judicial puede ser dejado sin efecto.
Los autos acordados dictados por la Corte Suprema deben ser publicados en el Diario Oficial
(ello también rige para las Cortes de Apelaciones). (Art. 96 inciso final del COT).

b) Fuentes Indirectas. Constituyen antecedentes que permiten una adecuada y correcta
aplicación de las fuentes directas. Ejemplo: Doctrina.
Son fuentes indirectas: jurisprudencia, derecho comparado, doctrina.

Aplicación de la Ley Procesal.

1) Aplicación de la ley procesal en cuanto al Tiempo:

En materia procesal, la ley rige desde su entrada en vigencia hacia el futuro.
7
La entrada en vigencia de la ley se produce mediante su publicación en el Diario Oficial o en
una fecha posterior que el mismo texto de la ley indique.
La ley procesal no puede tener efecto retroactivo, pero existe el fenómeno de la ultractividad,
es decir, que una ley derogada siga siendo utilizada en ciertas situaciones. La ley procesal rige in
actum, o sea de inmediato.

La ley procesal siempre debe ser analizada desde el punto de vista del proceso, no en
forma aislada; y el proceso puede encontrarse en tres estados:

a) Respecto el proceso no iniciado. Debe regirse por la ley vigente al tiempo de su
iniciación.
b) Respecto el proceso terminado. No debe verse afectado de manera alguna por la
dictación de una nueva ley. Proceso terminado es aquel en que se ha dictado sentencia definitiva
firme o ejecutoriada.
c) Respecto el proceso en trámite. Sí puede verse afectado por la nueva ley porque no
hay sentencia definitiva. Esta nueva ley rige in actum.

Por ejemplo: se suprimen los tribunales de menores. El problema surge al momento de
determinar cuál es la ley que debe aplicarse (ley anterior o la nueva). Ello tiene solución mediante
las disposiciones transitorias que idealmente debieran existir en el texto de la nueva ley. Pero no es
obligatorio que las leyes nuevas contengan disposiciones transitorias, sino que ello dependerá de la
buena técnica legislativa.
También se debe aplicar lo que dispone la LER: si el plazo está iniciado se sigue la ley antigua;
respecto las diligencias iniciadas se rige por la ley vigente al tiempo de su iniciación y en el caso de
la prueba se debe distinguir: respecto los medios de prueba se rigen por la ley vigente al tiempo de la
celebración; y las formas de rendir la prueba se rige por la ley nueva.

2) Vigencia de la ley procesal en el Espacio:

La ley, como expresión de la soberanía del Estado, debe regir dentro de los límites
territoriales de Chile; es decir, no puede ser aplicada en otros Estados. La jurisdicción de los
tribunales chilenos se ejerce en Chile, ello por aplicación del principio de territorialidad de la ley.
Pero existen casos excepcionales en que la ley chilena puede ser aplicada fuera del país. Por
ejemplo: puede juzgarse mediante la ley chilena y por tribunales nacionales ciertos delitos
cometidos en país extranjero (Art. 6 COT).
También se puede aplicar ley extranjera en nuestro país, por ejemplo: en Chile se pueden
ejecutar sentencias dictadas en el extranjero; también se pueden llevar a cabo ciertas disposiciones
emitidas por tribunales extranjeros.

3) Aplicación de la ley procesal en cuanto las Personas:

En Chile rige el principio de Igualdad ante la ley; es decir, la ley procesal se aplica por igual
a todas las personas que se encuentren en el país (sean chilenos o extranjeros). En Chile no existen
privilegios, teniendo las mismas posibilidades de ejercer sus derechos todas las personas. La ley
tampoco considera la calidad de las partes para establecer normas de procedimiento o de
competencia del órgano llamado a conocer el conflicto jurídico de que se trata. Además en el
proceso las partes tienen las mismas cargas y obligaciones procesales.
Puede presentarse para discusión la situación del Fueros, el cual es un elemento de la
competencia y dice relación con la dignidad de las personas en razón del cargo que desempeñan. Por
ejemplo: el P de la R, dignidades eclesiásticas, miembros de los tribunales de justicia, etc. Pero el
fuero no implica otorgarle ninguna ventaja o privilegio a aquellas personas ante la ley. Pero tiene
importancia para establecer que el Tribunal competente es de mayor jerarquía en los casos que una
persona goce de fuero; pero de todos modos existe la doble instancia, obviamente que el ministro de
primera instancia pertenece a la Corte de Apelaciones.
También es necesario destacar la situación de los menores de edad. Por ejemplo: los
Tribunales de Familia regulan principalmente asuntos relativos a los menores. En ellos se señala que
se debe considerar especialmente los derechos de los niños, niñas y adolescentes. A pesar de la
redacción de la norma en comento, en ningún caso quiere significar que los menores gocen de algún
privilegio. O sea, el hecho que ciertos asuntos sean regulados por tribunales especiales no es
sinónimo de un privilegio sino que ello se debe a la especialización del órgano para conocer y
resolver aquellos asuntos.



8
Interpretación de la Ley Procesal.

Debe realizarse según las reglas establecidas en el Código Civil, artículos 19 a 24. Para
interpretar correctamente la ley procesal se debe recurrir a los principios formativos del proceso y
del procedimiento. Estos principios formativos son las ideas fundamentales que inspiran una
determinada ley procesal, el juez no puede desconocerlos.

Integración de la Ley Procesal.

Se manifiesta en dos aspectos:

a) En lo relativo a las normas procesales cuando existe una laguna o vacío de la ley de
fondo aplicable. Puede existir alguna laguna al momento de solucionar el conflicto, lo cual no es un
obstáculo para que el juez resuelva. Como no hay norma jurídica en qué apoyarse se debe recurrir a
los principios de equidad (principio de inexcusabilidad de los jueces).

b) Con respecto a los vacíos o lagunas en las normas de procedimiento. Si el vacío
existe en la ley de procedimiento especial debe aplicarse las normas pertinentes del juicio ordinario.
Por ejemplo: en juicio sumario si no existe norma para establecer los requisitos específicos de este
tipo de procedimiento, se deben aplicar las normas del juicio ordinario (libro 2º del CPC), o en su
defecto sirve para llenar los vacíos esos principios formativos.

En materia de competencia no pueden existir vacíos porque la plenitud de
competencia la poseen los juzgados de letras (Art. 45 COT).

JURISDICCIÓN.

Consiste en resolver los conflictos jurídicos con efecto de cosa juzgada. Es una función
pública que ejercen los tribunales de justicia.
Para desempeñar la jurisdicción se necesita:

a) Tribunal competente
b) Requerimiento legal

El ejercicio de la jurisdicción es ineludible o inexcusable, siempre y cuando se cumplan con
ambas condiciones.

• Problemas que presenta el uso del término “Jurisdicción”.

Es un problema típicamente procesal y se refiere a las distintas acepciones de la palabra:

1) Jurisdicción como sinónimo de Territorio en el cual el órgano estatal ejerce sus
funciones. Por ejemplo: “en un juicio la prueba de testigos se cumplirá ante tribunales de diversa
jurisdicción”, ello quiere decir que ante jueces de distinto territorio.

2) Jurisdicción como sinónimo de Competencia. Sin embargo existe una relación de género
a especie entre ambas, porque la competencia es un límite de la jurisdicción. Todo tribunal tiene
potestad para resolver conflictos jurídicos entre partes pero para algunas materias no tienen
competencia sino aquellos tribunales que la ley indica expresamente.

3) Jurisdicción como facultad, potestad, prerrogativa de los tribunales para conocer
asuntos específicos. Se debe señalar que la jurisdicción es un poder y un deber. Es decir, el juez
debe ejercerla siempre (no sólo cuando él quiera) porque es una obligación ineludible.

4) Jurisdicción como sinónimo de Función. Así la concibe la doctrina moderna. La
jurisdicción es una función pública, una actividad o tarea propia del Estado; así como éste cumple
también otras tareas diferentes. No toda función implica el ejercicio de la jurisdicción. Esta última
tiene un aspecto jurisdiccional propiamente tal y un aspecto o función judicial (en que no se dirimen
conflictos jurídicos) (art. 2 y 3 COT referidos a los actos judiciales no contenciosos).
No toda función jurisdiccional le corresponde al órgano del poder judicial porque existen
otros órganos públicos que pueden ejercerla, que pertenecen al ejecutivo o legislativo
excepcionalmente, cuando éstos poderes intervienen en juicios políticos, cuando el Senado resuelve
conflictos de competencia entre la Corte de Apelaciones y alguna autoridad administrativa, etc. Hay
9
órganos ajenos al poder judicial que ejercen y actúan como tribunales, pero en la medida en que
ellos ejerzan funciones jurisdiccionales serán tribunales.

• Concepto de “Jurisdicción”.

a) Según Eduardo Couture. “La Jurisdicción es una función pública realizada por
órganos competentes del Estado con las formas requeridas por la ley, en virtud de la cual por acto
de juicio se determina el derecho de las partes con el objeto de dirimir sus conflictos y
controversias de relevancia jurídica, mediante decisiones con autoridad de cosa juzgada,
eventualmente factible de ejecución”.

b) Según Colombo. “la Jurisdicción es un poder-deber de los tribunales para conocer y
resolver por medio del proceso y con efecto de cosa juzgada los conflictos de intereses y con
relevancia jurídica que se promuevan dentro de la República y en cuya solución corresponde
intervenir”.

• Características de la Jurisdicción.

1) Es una función pública. En el sentido de que la tarea de resolver conflictos jurídicos entre
partes le corresponde al Estado. Esta función pública es autónoma porque sólo le corresponde a los
tribunales su ejercicio, no pueden intervenir otros órganos del poder del Estado.

2) Tiene rango constitucional en el derecho chileno (Art. 6 CPR).

3) Conceptualmente es unitaria. El término “jurisdicción” no admite clasificaciones si se
considera como función.

4) Se ejerce por los tribunales de justicia.

5) Es indelegable. Su ejercicio sólo corresponde a los tribunales de justicia, quienes no
pueden delegarla en otros órganos.

6) Es irrenunciable. El tribunal competente no se puede abstener de ejercerla, no se puede
denegar la aplicación de justicia. El juez no se puede negar.

7) Es improrrogable (en relación a las partes). En el sentido que las partes no pueden
convenir dar jurisdicción a un órgano distinto al determinado por la ley. En cambio, la competencia
puede ser delegada y prorrogada.

8) Es territorial. Porque es un atributo de la soberanía de los Estados, se cumple dentro de
los límites del país con ciertas excepciones.

9) Se ejerce a través del proceso. Específicamente mediante actos procesales. El más
importante es la sentencia definitiva. La jurisdicción se manifiesta mediante las diversas
resoluciones de los tribunales.

10) Produce efecto de cosa juzgada. Característica distintiva. En los actos legislativos,
administrativos no existe este efecto. Así por ejemplo, si las leyes tuvieses efecto de cosa juzgada no
se podrían modificar o derogar.

11) Está amparada por el imperio. Los tribunales pueden requerir el auxilio de la fuerza
pública para dar eficacia a sus resoluciones; lo que particularmente cobra importancia con la
dictación de la sentencia definitiva.

12) Es de ejercicio eventual. Significa que sólo actúa cuando las otras funciones son
insuficientes para mantener el imperio del derecho; y cuando las partes no han sido capaces de
resolver el conflicto jurídico. Es indispensable que se haya producido una transgresión del
ordenamiento jurídico.

13) El ejercicio de la jurisdicción es inexcusable. No puede ser negada. Es inexcusable para
los tribunales, por lo tanto éstos deben ser competentes y debe existir requerimiento legal (Art.10
inciso 2 COT).

10
El artículo 1º del COT y 76 de la CPR se refieren a la función jurisdiccional de los
tribunales; y se define de la siguiente manera:
- Artículo 1º COT: “La facultad de conocer las causas civiles y criminales, de juzgarlas y de
hacer ejecutar lo juzgado pertenece exclusivamente a los tribunales que establece la ley”.

De esta disposición hay que analizar lo siguiente:

1) ¿Qué es una causa?
2) Estudiar el desarrollo del ejercicio de la función jurisdiccional.
3) Diversas etapas que se cumplen a través del tiempo.

La jurisdicción no se ejerce instantáneamente, es una función compleja que se desarrolla a
través del tiempo, con diversas funciones del tribunal. Se distinguen 3 etapas o momentos en el
ejercicio de la jurisdicción, tales son:


a) Conocimiento de la causa.
b) Juzgamiento.
c) Ejecución de lo juzgado.


• Causa.

Para definir la causa hay que determinar primero alguno de sus elementos. La causa es
sinónimo de juicio, es el contenido del proceso; por ende cuenta con algunos elementos:

1) Existencia de controversia jurídica y actual. El conflicto debe estar referido a aspectos de
derecho; debe ser actual, o sea, la controversia debe referirse a un derecho en discusión (algo
concreto) no una mera expectativa.

2) Existencia de partes. El conflicto jurídico debe producirse, a lo menos, entre dos partes.
Los conflictos personales no interesan al derecho. Además las partes deben encontrarse en situación
de contradicción de intereses.
El principio que rige la materia es el llamado “Dualidad de partes”, entre las partes se promueve el
litigio. Son las partes directas y por lo tanto no pueden faltar.
A su vez, cada parte puede estar compuesta por una o más personas, naturales o jurídicas.

- La parte demandante es aquella que pretende, que formula las pretensiones en su demanda.
- El demandado es aquel que se resiste a las pretensiones del demandante. Es ante quien se
pretende.

3) Existencia del tribunal. Órgano que ejerce la jurisdicción.

En conclusión, la causa puede ser definida como: “Controversia actual y jurídica entre
partes, sometida al conocimiento y resolución de un determinado tribunal de justicia”.

¿Desde cuándo se entiende que hay juicio o causa pendiente?

Hoy se estima que existe juicio desde que la demanda se notifica legalmente al demandado,
ya que desde este momento se producen los efectos civiles y procesales (Art. 38 CPC).

- El principal efecto que se produce es el nacimiento de una relación jurídico-procesal, una
relación entre las partes y entre éstas y el tribunal.

- El juez queda obligado a conocer el juicio y a dictar la resolución respectiva (conocimiento
y resolución).

- Las partes quedan sometidas al proceso porque no se pueden desentender de él; y
específicamente las partes no pueden desentenderse de la sentencia que se puede dictar.

(Si en un proceso las partes llegan a avenimiento, el juez no puede dictar sentencia; por ende no hay
jurisdicción completa del juez porque aquélla implica fundamentalmente resolver el juicio).


De estas tres etapas deben cumplirse
necesariamente las dos primeras.
11
• Etapas o momentos jurisdiccionales.

a) Conocimiento de la causa. Dentro del juicio equivale al período de discusión. Aquí
el conflicto jurídico se plantea al juez a través de la demanda. Ésta se notifica legalmente al
demandado.
Luego opera el período de prueba, mediante el cual se acreditan los hechos a través de los
medios probatorios legales.

b) Juzgamiento. Dentro de la estructura del juicio equivale a la dictación de la
sentencia, específicamente la sentencia definitiva firme o ejecutoriada, la cual produce efecto de
cosa juzgada.

c) Ejecución de lo juzgado. Dentro del proceso equivale al momento en que el
ganancioso exige el cumplimiento de lo resuelto, y el perdidoso puede negarse a cumplirlo, caso en
que el primero puede pedir el cumplimiento compulsivo de lo fallado, ya que el juez no actúa de
oficio.

En el ejercicio de la actividad jurisdiccional siempre el punto culminante es el juzgamiento,
el cual se materializa en la sentencia.


• Poderes o Potestades de la Jurisdicción.

Algunos autores hablan de las “potestades o poderes de la jurisdicción” tema
indiscutiblemente relacionado con las etapas de aquélla y las atribuciones de los tribunales de
justicia. Se distinguen los siguientes poderes:

1) Notio: potestad del juez para conocer el litigio, la cual surge mediante petición de parte,
no de oficio. Con ella se inicia la actividad jurisdiccional.

2) Vocatio: potestad de hacer comparecer a las partes a la presencia del tribunal, para el
ejercicio de las acciones y derechos que la ley expresa en defensa de sus intereses, para que cada
parte ejerza su derecho a defensa. Esto constituye una carga procesal; es decir, es una conducta que
se debe adoptar durante el transcurso del proceso, no es una obligación de las partes ya que no se
puede obligar a las partes (específicamente al demandado) para que conteste la demanda, no existen
los medios procesales para cumplir con tal cometido.

3) Coertio: posibilidad de los tribunales de justicia de hacer uso legítimo de la fuerza pública
para dar eficacia al proceso y específicamente a las resoluciones que pronuncien. Por ejemplo:
multas, arresto, embargo de bienes en juicio ejecutivo, etc.

4) Judicium: facultad de los tribunales para dictar sentencia, para juzgar. Esta potestad se
debe ejercer exista o no una ley de fondo que resuelva el conflicto jurídico. Los jueces resuelven el
litigio planteado; es decir, la demanda y la contestación de la misma, los medios de prueba y los
escritos y demás medios admisibles. Además los jueces deben resolver todas y cada una de las
pretensiones que se formulan por ambas partes (Art. 170 Nº 6 CPC).

Artículo 170: “Las sentencias definitivas de primera o de única instancia y las de segunda
que modifiquen o revoquen en su parte dispositiva las de otros tribunales, contendrán: Nº 6: La
decisión del asunto controvertido. Esta decisión deberá comprender todas las acciones y
excepciones que se hayan hecho valer en el juicio; pero podrá omitirse la resolución de aquellas
que sean incompatibles con las aceptadas…”

5) Executio: equivale a la ejecución de lo juzgado en el caso concreto, es la posibilidad de
hacer ejecutar lo juzgado.









12
















Los jueces no actúan de oficio.


• Límites de la Jurisdicción.

Existen dos grandes limitaciones a la actividad jurisdiccional, tales son:

1) El tiempo durante el cual la función jurisdiccional se ejerce por los tribunales.

La regla general en Chile es que el órgano jurisdiccional (tribunales ordinarios) es perpetuo
porque ejerce jurisdicción por tiempo indefinido.
En cambio los jueces arbitrales están establecidos por un período determinado (Art. 234 Nº 4
COT), y se debe señalar el tiempo por el cual el tribunal arbitral competente ejercerá jurisdicción.
Este tiempo es determinado por las partes; si éstas no lo designan se aplica la disposición legal (Art.
235 COT). Si el árbitro no cumple su cometido dentro del plazo el juicio no se ha resuelto y se
deberá designar otro árbitro.

2) Ámbito espacial de la jurisdicción.

Se distingue entre límites internos y externos de la jurisdicción. Ello se relaciona con el
ámbito territorial, con las potestades de los órganos públicos desde el punto de vista de la
organización de los propios tribunales.

2.a) Límites Externos. Aquellos que se analizan desde fuera de los tribunales de
justicia.
a) Jurisdicción de otros Estados extranjeros. Porque el ejercicio de la jurisdicción es una
expresión de la soberanía, la cual existe dentro de ciertos límites geográficos o territoriales (Art. 5
COT).
b) Potestades de otros órganos públicos del propio Estado. La jurisdicción de los
tribunales tiene límites en las potestades de los poderes ejecutivo y legislativo, ya que en ellas no se
puede entrometer (Art. 4 COT). Se señala que está prohibido al poder judicial inmiscuirse en las
funciones de los otros órganos públicos y viceversa. Así, los demás poderes del Estado no pueden
dejar sin efecto las resoluciones judiciales.

2.b) Límites Internos. Aquellos que se analizan desde el punto de vista de los propios
tribunales. Tales son:

a) Competencia. Porque la ley asigna qué conflictos jurídicos pueden y deben ser
resueltos por un tribunal determinado, impidiéndole conocer y juzgar otros. Por lo anterior es que
existen jueces competentes e incompetentes.
La competencia se encuentra definida en el artículo 108 del COT, el cual prescribe lo que
sigue: “La competencia es la facultad que tiene cada juez o tribunal para conocer de los negocios
que la ley ha colocado dentro de la esfera de sus atribuciones”.
La competencia del tribunal o juez se determina en base a cuatro elementos: materia,
territorio (determina la competencia relativa), fuero (determina la jerarquía del tribunal) y cuantía.



Momentos Jurisdiccionales Proceso o Juicio
1.- Conocimiento de Causa
(Notio, Vocatio, Coertio)
2.- Juzgamiento
(Judicium)
3.- Ejecución de lo juzgado
(Executio)
1.- Discusión
2.- Prueba
3.- Sentencia
Demandante plantea
pretensión al juez
Contestación de la
demanda
Ambas partes deben
acreditar los hechos
Medios de Prueba
artículo 1.698 CC
Definitiva Firme o
Ejecutoriada
Produce Efecto de
Cosa Juzgada
Recursos
a) Ganancioso
b) Perdidoso
Exige el cumplimiento
Puede negarse a cumplir
13
• Equivalentes Jurisdiccionales.

Se definen como “sistema o medio que sirve para resolver idóneamente un conflicto jurídico
entre partes, pero sin que se ejerza la jurisdicción de los tribunales, aún cuando estos medios se
puedan utilizar dentro de un proceso”.
Los equivalentes jurisdiccionales sirven o realizan el mismo fin de la jurisdicción; es decir,
resolver un conflicto jurídico.
Colombo las define de la siguiente manera: “Actos procesales destinados a resolver ciertos
conflictos de interés y relevancia jurídica con efecto de cosa juzgada”.

- Requisitos o Presupuestos para que operen:

a) Debe existir un conflicto de interés y relevancia jurídica. Y este conflicto debe estar
referido necesariamente a ciertos derechos (no a cualquier derecho), los cuales son llamados
“derechos disponibles” para las partes.
Derechos disponibles son “aquellos respecto de los cuales las partes pueden realizar
acuerdos, convenios y transacciones”. Tienen carácter de renunciables. Estos
tienen por finalidad renunciar total o parcialmente a lo dispuesto por la ley respecto ese
derecho. Si los derechos fuesen irrenunciables no se podría celebrar acuerdos a su respecto.

b) Debe existir declaración expresa de voluntad de los sujetos en conflicto. De lo
contrario no hay solución. La voluntad debe expresarse formalmente y debe manifestarse para dar
solución al conflicto mediante el acuerdo.

c) El sistema u ordenamiento procesal debe autorizar expresamente la utilización de las
equivalentes jurisdiccionales. Porque la manera normal de solucionar el conflicto jurídico es a través
del proceso.


- Características de las Equivalentes Jurisdiccionales.

1) Su finalidad es dar solución al conflicto jurídico, produciéndose el efecto de cosa
juzgada para exigir el cumplimiento forzado de la solución planteada en el acuerdo.

2) Los equivalentes autocompositivos son bilaterales; en cambio hay otros que son
unilaterales, como por ejemplo: desistimiento, renuncia.

3) Se trata de actos jurídicos procesales.

4) La regulación de los equivalentes jurisdiccionales en la ley es propia del derecho
procesal, independientemente donde se encuentre ubicada la norma procesal pertinente.


- Clasificación de las Equivalentes Jurisdiccionales.

a) Considerando si le cabe o no intervención al juez.

a.1) Equivalentes en que sólo participan las partes. Ejemplo: transacción (la cual es
extrajudicial) puede o no ser objeto de un proceso.

a.2) Equivalentes en que interviene el juez. Ejemplo: conciliación (que siempre es judicial)
porque se produce durante el proceso y siempre con intervención del juez. Requiere necesariamente
de un proceso en trámite (trámite esencial, o sea, no se puede omitir de lo contrario el juicio es
nulo).

b) También se distingue entre:

b.1) Equivalentes que requieren de un proceso. Ejemplo: conciliación, avenimiento,
desistimiento de la demanda (este último opera después que la demanda sea notificada; o sea cuando
ya hay juicio).

b.2) Equivalentes extraprocesales. Ejemplo: transacción.

14
c) Dependiendo del número de voluntades que se requieren para que se produzca el
equivalente.

c.1) Equivalentes Unilaterales. Ejemplo: desistimiento, allanamiento.

c.2) Equivalentes Bilaterales o Autocompositivos. Ejemplo: transacción, conciliación.


- ¿Cómo se prueba que los Equivalentes Jurisdiccionales producen efecto de cosa juzgada?

a) Tratándose de la Transacción (Art. 2.460 CC) señala que la transacción produce
efecto de cosa juzgada en última instancia.

Art. 2.460 CC: “La transacción produce el efecto de cosa juzgada en última instancia; pero
podrá impetrarse la declaración de nulidad o la rescisión, en conformidad a los artículos
precedentes”.

b) Conciliación. (Art. 267 CPC) que señala que el acta de conciliación se estimará
como sentencia ejecutoriada para todos los efectos legales; ello significa que produce acción y
excepción de cosa juzgada (Art. 175 CPC).

Artículo 267 CPC: “De la conciliación total o parcial se levantará acta, que consignará
sólo las especificaciones del arreglo; la cual subscribirán el juez, las partes que lo deseen y el
secretario, y se estimará como sentencia ejecutoriada para todos los efectos legales”.

Artículo 175 CPC: “Las sentencias definitivas o interlocutorias firmes producen la acción o
la excepción de cosa juzgada”.

c) Avenimiento. Según artículo 434 Nº 3 CPC, el acta de avenimiento es un título
ejecutivo, como tal se puede hacer cumplir la obligación contenida en dicho título.

Artículo 434:”El juicio ejecutivo tiene lugar en las obligaciones de dar cuando para reclamar su
cumplimiento se hace valer alguno de los siguientes título: Nº 3: Acta de avenimiento pasada ante
tribunal competente y autorizada por un ministro de fe o por dos testigos de actuación”.

d) Desistimiento. Según artículo 150 CPC, la sentencia que acepta el desistimiento
extinguirá las acciones a que se refiere.

Artículo 150 CPC: “La sentencia que acepte el desistimiento, haya o no habido oposición,
extinguirá las acciones a que él se refiera, con relación a las partes litigantes y a todas las personas
a quienes habría afectado la sentencia del juicio a que se pone fin”.


ACTOS JUDICIALES NO CONTENCIOSOS.

Algunos autores, malamente, clasifican la jurisdicción señalando que se divide en
jurisdicción contenciosa y no contenciosa. Pero esta clasificación sirve para determinar distintas
funciones que cumplen los tribunales.
El artículo 1º del COT se refiere al ejercicio de la función jurisdiccional.
El artículo 2º del COT se refiere a los actos judiciales no contenciosos, son materia especial
del CPC, capítulo IV, artículos 817 y siguientes.

• Concepto.

Acto judicial no contencioso es “aquel en que no se promueve contienda alguna entre
partes, y en los cuales la ley exige la intervención de los tribunales”.

• Requisitos copulativos.

1) No debe existir litigio.
2) La ley debe regular el acto judicial no contencioso. Por ejemplo: se pide autorización
al juez para enajenar un bien de un incapaz.

15
La finalidad de la intervención de los tribunales es variada porque depende del acto
contencioso de que se trate; por ejemplo: en algunos actos los tribunales intervienen para proteger
los intereses de los incapaces; en otros casos para completar las solemnidades exigidas por ley; en
otros para evitar fraudes; etc.

• Diferencias entre la Jurisdicción y los Actos Judiciales no Contenciosos.

a) Siempre que se trate de un acto jurisdiccional el presupuesto es la existencia del
conflicto jurídico, el cual se promueve entre dos partes (“principio de la dualidad de partes”), y estas
partes se encuentran en contradicción de intereses.
En los actos judiciales no contenciosos no existe conflicto jurídico que resolver, por lo tanto
no hay partes sino que “solicitantes”, “interesados” o “peticionarios”. No habiendo conflicto no
existe juicio.

b) En cuanto la obligatoriedad de conocer y fallar el asunto.

En la función jurisdiccional los tribunales están obligados a conocer y resolver el asunto,
ello en base al principio de “Inexcusabilidad de los jueces”.
En los actos judiciales no contenciosos los tribunales sólo están obligados a intervenir en la
medida que exista ley que lo permita; si no existe ley, los tribunales deben excusarse.

c) En cuanto la apreciación de la prueba (apreciar la prueba es tarea del juez, quien le da
o no valor a la misma).

En los juicios los jueces aprecian la prueba de acuerdo a las normas que la ley establece, no
existe libertad de apreciación. Este es el sistema de la prueba legal o tasada, en que el juez no tiene
ninguna iniciativa.
En los actos judiciales no contenciosos los tribunales apreciarán prudencialmente la prueba
rendida por las partes, no existen medios legales sino que aquello queda entregado a su criterio (Art.
819 CPC: “Los tribunales en estos negocios apreciarán prudencialmente el mérito de las
justificaciones y pruebas de cualquiera clase que se produzcan”).

d) Otra diferencia es la siguiente:

En los juicios para determinar el tribunal competente se considera, entre otros, el factor
fuero.
En los actos judiciales no contenciosos el fuero no se considera para establecer la
competencia del tribunal (Art. 827 CPC: “En los asuntos no contenciosos no se tomará en
consideración el fuero personal de los interesados para establecer la competencia del tribunal”).

e) En cuanto la forma de dictar sentencia, específicamente en cuanto los requisitos
formales para fallar.

En los juicios la ley es muy exigente respecto la sentencia definitiva, la cual debe cumplir
con los requisitos prescritos en el artículo 170 CPC.
En los actos judiciales no contenciosos la ley es menos exigente; la sentencia definitiva
puede no contener las razones o fundamentos que la justifiquen (Art. 826 CPC: “Las sentencias
definitivas en los negocios no contenciosos expresarán el nombre, profesión u oficio y domicilio de
los solicitantes, las peticiones deducidas y la resolución del tribunal. Cuando éste deba proceder
con conocimiento de causa, se establecerán además las razones que motiven la resolución. Estas
sentencias, como las que se expiden en las causas entre partes, se copiarán en el libro respectivo
que llevará el secretario del tribunal”).

f) Otra diferencia es la siguiente.

En los juicios las sentencias definitivas, firmes o ejecutoriadas, producen el efecto de cosa
juzgada (principio absoluto) (Art. 175 CPC: “Las sentencias definitivas o interlocutorias firmes
producen la acción o la excepción de cosa juzgada”).
En los actos judiciales no contenciosos las sentencias que son negativas no producen el
efecto de cosa juzgada También sucede con las resoluciones afirmativas mientras no estén
cumplidas. Es decir, el efecto de cosa juzgada no es un principio absoluto en los asuntos no
contenciosos. (Art. 821 CPC: “Pueden los tribunales, variando las circunstancias, y a solicitud del
interesado, revocar o modificar las resoluciones negativas que hayan dictado, sin sujeción a los
16
términos y formas establecidos para los asuntos contenciosos. Podrán también en igual caso
revocar o modificar las resoluciones afirmativas, con tal que esté aún pendiente su ejecución”).

g) Otra diferencia.

En la jurisdicción no existe un sistema de informaciones sumarias.
En los actos judiciales no contenciosos existe un medio especial para acreditar los hechos,
que son las llamadas informaciones sumarias (Art 818 incisos 2º y 3º CPC: “…Así, pueden
acreditarse los hechos pertinentes por medio de informaciones sumarias. Se entiende por
información sumaria la prueba de cualquiera especie, rendida sin notificación ni intervención de
contradictor y sin señalamiento de término probatorio”).


FACULTADES CONSERVADORAS, DISCIPLINARIAS Y ECONÓMICAS.

Art. 3º COT: “Los tribunales tienen, además, las facultades conservadoras, disciplinarias y
económicas que a cada uno de ellos se asignan en los respectivos títulos de este código”.

a) Facultad Conservadora. Ciertas atribuciones que la ley otorga a los tribunales de
justicia y que tienen por finalidad dar eficacia y protección a las garantías constitucionales, y velar
siempre para que los órganos del Estado actúen dentro de la esfera de sus facultades, no se
extralimiten.
Estas facultades son reconocidas en la Carta de 1833, que reconocía la “Comisión
Conservadora”, la cual velaba por la protección de las garantías constitucionales.
La CPR y la ley reconocen algunas de estas facultades:

1) Recurso de Amparo (Acción Constitucional de Amparo) que tiene por finalidad dar
protección al derecho de la libertad personal y seguridad individual (Art. 21 CPR).

2) Recurso de Protección. Tiene por objeto proteger ciertos derechos y garantías
establecidas en el artículo 19 de la CPR (Art. 20 CPR).

3) Los tribunales tienen la facultad de otorgar el Privilegio de Pobreza para asegurar la
garantía constitucional de la igualdad ante la ley. Es un conjunto de beneficios que el tribunal da a
las personas que no cuentan con los recursos económicos para defenderse judicialmente, las cuales
son defendidas gratuitamente.

4) Las visitas que les corresponde realizar a los magistrados a las cárceles o
establecimientos donde se encuentren personas privadas de libertad (Art. 566 COT).


b) Facultad Disciplinaria. Atribuciones de los tribunales para reprimir, sancionar
faltas que puedan cometerse en la administración de justicia, de manera que exista siempre un
orden judicial o disciplinario.

Estas facultades dicen relación con todas las personas que participan en la administración de
justicia, son facultades amplísimas. Se vela por el respeto a la conducta ministerial de los jueces y
funcionarios; también se vigila el adecuado comportamiento de las partes, abogados, procuradores,
etc.
Se trata de evitar la ocurrencia de hechos que constituyen faltas disciplinarias que no llegan
a constituir delito (Art. 530 y siguientes COT).
Si se acredita la ocurrencia de una falta disciplinaria, ello lleva consigo la aplicación de una
sanción disciplinaria, que es variable dependiendo de la magnitud de la falta cometida. Por ejemplo:
multa, arresto, suspensión del cargo, etc.
Los tribunales pueden actuar de oficio o a petición de parte, hay dos formas de reclamar:

1) Utilizar la queja disciplinaria (procedimiento administrativo).
2) Recurso de queja.

La Corte Suprema tiene la superintendencia correccional sobre todos los demás órganos (es
decir, el órgano de mayor jerarquía ejerce dicha facultad sobre los demás).

17
c) Facultad Económica. Atribuciones de los tribunales de justicia para adoptar ciertas
medidas de carácter general para obtener un mejor procedimiento de administración de justicia,
para hacerla más eficiente.

Por ejemplo: dictación de autos acordados, otorgamiento de permisos o licencias por parte de
los tribunales a sus funcionarios, instrucciones que dicta la Corte Suprema para los tribunales
inferiores, confección de una terna o quina para optar a ocupar algún cargo judicial, etc. No son
medidas jurisdiccionales.


ÓRGANOS DE LA JURISDICCIÓN o TRIBUNALES DE JUSTICIA.

El ejercicio de la función jurisdiccional es lo que le da el carácter al órgano. La jurisdicción
se ejerce a través de órganos públicos.
La CPR establece normas de carácter general referidas a los tribunales, su organización,
atribuciones, principios aplicables a su funcionamiento, etc; y la carta fundamental dice que estos
temas son materia de ley.
Leyes procesales orgánicas:

La regulación de los tribunales es amplia, por ejemplo:

1) C.O.T. Es la norma fundamental. Todos los tribunales ordinarios y arbitrales se rigen
por él.
2) Código de Justicia Militar. Constituyen normas especiales frente al COT.
3) Código del Trabajo.
4) Ley Nº 20.022. Referida a los juzgados especiales de cobranza laboral y previsional.
5) Ley Nº 19.968. Crea los tribunales de familia.

• Concepto.

Los tribunales de justicia son órganos públicos cuya función primordial es la de resolver
conflictos de relevancia jurídica, con efecto de cosa juzgada; sin perjuicio de cumplir además otras
funciones que la ley le encomienda.

• Características generales de los Tribunales.

1) Son órganos del Estado, públicos, que cumplen una función pública; es decir, la
función jurisdiccional no puede ser ejercida por los particulares.

2) Están establecidos por la ley. Ello es manifestación del principio de legalidad de los
tribunales de justicia, incluso de los tribunales arbitrales. Deben actuar conforme a la ley en el
ejercicio de sus funciones.

3) Están dotados de imperio. Es decir, tienen la facultad de requerir el auxilio de la
fuerza pública, especialmente para el cumplimiento de las sentencias definitivas.

4) Cada uno tiene competencia. Que le permite conocer y resolver determinados asuntos
judiciales. La ley es la principal fuente de competencia.


• Clasificación de los Tribunales.

a) En consideración a las materias que pueden conocer (Art. 5 COT).

a.1) Tribunales Ordinarios. Son aquellos que presentan dos características:
- Están regulados por el COT, en éste se establece cuáles son su composición u
organización, funcionamiento, atribuciones, competencias, etc.
- Detentan la plenitud de la competencia. Lo cual les permite conocer toda clase de asuntos:
civiles, penales, contenciosos o no. Salvo que la ley especial le atribuya el conocimiento de alguno
de estos asuntos a un tribunal especial, o que alguna norma legal le entregue atribuciones a los
árbitros para conocer casos especiales.

a.2) Tribunales Especiales. Aquellos que se rigen por legislación especial, distinta al COT,
tienen un estatuto diferente (Art. 5 incisos 3º y 4º COT).
18
Quedan sometidos a las disposiciones del COT cuando su propia legislación lo establece.
Tienen competencia especial; a diferencia de los tribunales ordinarios, su competencia es
restringida a ciertos asuntos que la ley consagra expresamente.
Su existencia tiene una razón, ya que conoce de algunos asuntos complejos que no pueden
ser materia de tribunales ordinarios por la naturaleza del asunto.

a.3) Tribunales Arbitrales. Son jueces nombrados por las partes o por la autoridad judicial
en subsidio, para la solución del conflicto jurídico (Art. 222 COT: “Se llaman árbitros los jueces
nombrados por las partes, o por la autoridad judicial en subsidio, para la resolución de un asunto
litigioso”.
Difieren de los tribunales anteriores en cuanto a su nombramiento, ya que tanto los tribunales
ordinarios como especiales son nombrados por el ejecutivo a propuesta del poder judicial.
En cambio, los jueces árbitros son nombrados para cada caso en particular, antes o después
de producida la controversia jurídica. El nombramiento lo efectúan las partes de común acuerdo, o la
justicia ordinaria en subsidio de la voluntad de las partes.

- Competencia de los Tribunales Arbitrales. Tiene competencia para conocer asuntos
litigiosos, quedan excluidos los actos judiciales no contenciosos. Estos tribunales tienen
competencia para conocer aquellos asuntos que las partes voluntariamente someten a su
conocimiento y cuya resolución por árbitro no esté prohibida por la ley. Por ejemplo: no se pueden
someter a arbitraje los actos judiciales no contenciosos, las causas criminales, etc.
Hay casos en que la ley obliga a someter ciertos asuntos al conocimiento y resolución de los
árbitros (sólo de ellos), éstas son las materias de “Arbitraje Forzoso”. También existen materias de
“Arbitraje Prohibido”.

b) Considerando el número de jueces o magistrados que se requieren para ejercer la
actividad jurisdiccional.

b.1) Tribunales Unipersonales. Tienen lugar cuando el tribunal está compuesto por un juez
o magistrado, y sólo le corresponde a él ejercer jurisdicción. O bien el tribunal puede estar
compuesto por varios jueces pero la jurisdicción se ejerce individualmente por uno de ellos. Por
ejemplo: Juzgado de Letras (1 juez); Juzgado de Garantía (varios jueces); Juzgados de Familia (la
jurisdicción se ejerce individualmente).

b.2) Tribunales Colegiados. Son aquellos en que la jurisdicción se ejerce simultáneamente
por varios magistrados. Por ejemplo: Corte de Apelaciones, Corte Suprema, Tribunal de Juicio Oral
en lo Penal.

c) Considerando las normas de fondo aplicables a la solución del litigio.

c.1) Tribunales de Derecho. Aquellos que deben resolver el asunto sometido a su
conocimiento con estricto apego a la ley, aplicando normas constitutivas de derecho. Constituyen la
regla en nuestro sistema.

c.2) Tribunales de Equidad. Aquellos que resuelven los asuntos sometidos a su
conocimiento basados en normas o principios de equidad. Sólo algunos tribunales arbitrales son de
este tipo, específicamente los “Árbitros Arbitradores” (por ende no se exige que sean abogados).

d) Considerando la jerarquía que el tribunal tiene en la organización judicial.

d.1) Tribunales Superiores. Corte Suprema y Cortes de Apelaciones.

d.2) Tribunales Inferiores. Todos los demás.

Esta distinción tiene importancia por lo siguiente:
- Importancia en el aspecto disciplinario, ya que los tribunales superiores detentan
atribuciones disciplinarias sobre los inferiores.
- Para efectos jurisdiccionales, los tribunales superiores conocen los recursos que se
deducen contra las resoluciones dictadas por los inferiores.
- Para determinar la responsabilidad política, en algunos casos, por ejemplo: abandono
de deberes. Tienen responsabilidad política los jueces de tribunales superiores.



19
e) Considerando el tiempo por el cual se ejerce la jurisdicción.

e.1) Tribunales Perpetuos. En Chile, la regla es que los magistrados son nombrados en
forma indefinida. Lo normal es que los tribunales sean perpetuos.

e.2) Tribunales Temporales. Aquellos que ejercen jurisdicción por un tiempo definido o
determinado. Por ejemplo: jueces árbitros, el plazo se cuenta desde que el árbitro acepta el cargo o
arbitraje.

f) Considerando la permanencia o estabilidad del tribunal.

f.1) Tribunales Comunes o Permanentes. Aquellos que están establecidos como tales
desde antes que ocurra el hecho materia de su competencia, y una vez que resuelven, continúan
funcionando como tribunales.

f.2) Tribunales Accidentales o de Excepción. Aquellos que se constituyen
excepcionalmente o especialmente para conocer un asunto en particular, con posterioridad a la
ocurrencia del hecho materia de su competencia. Por ejemplo: Ministro de Corte de Apelaciones,
Ministro de Corte Suprema, Presidente de Corte de Apelaciones de Santiago, Presidente de Corte
Suprema.
No son tribunales especiales sino que ordinarios. Una vez que resuelven el asunto, dejan de
funcionar como tribunal excepcional. Estas atribuciones de los tribunales de excepción existen sin
perjuicio de las funciones que cumplen en la Corte a la cual pertenecen.

g) Considerando la fase jurisdiccional o etapa del procedimiento en que el tribunal
interviene.

g.1) Tribunales de Instrucción. Aquellos que intervienen en todas las actuaciones en que se
formulan las alegaciones de las partes y la actividad probatoria, de manera que este tribunal no
podría intervenir posteriormente en el fallo.

g.2) Tribunales Sentenciadores. Aquellos que sin intervenir en la fase instructiva,
intervienen en la dictación de la sentencia. Se mantienen en el procedimiento penal militar para
instruir el proceso.

COMPETENCIA

Existen “Reglas legales de Competencia” con el fin de limitar el ejercicio de la jurisdicción.
La competencia es un límite de la jurisdicción porque es imposible que los tribunales puedan
conocer todos los asuntos, por lo cual la ley señala una jerarquía en la organización de los tribunales,
para que cada uno de ellos pueda conocer casos determinados.
Cada juez, cuando ejerce jurisdicción en asuntos específicos, actúa dentro de su competencia
según lo establecido por la ley. Si excede sus límites de competencia será incompetente.
Los tribunales pueden actuar fuera de su competencia, sujeto a la validación del demandado
(si éste contesta la demanda), dependiendo del factor territorio. En cambio, un tribunal que regula
otra materia no podrá seguir el proceso, debe declararse incompetente sin esperar alguna reacción
del demandado.


• Concepto.

La competencia es la facultad que tiene cada juez o tribunal para conocer de los negocios
que la ley ha colocado dentro de la esfera de sus atribuciones (Art. 108 COT).

Esta definición del COT merece varias críticas, como las siguientes:

a) La definición es incompleta.
b) Utiliza la expresión “facultad”, la cual da a entender que la competencia es una
prerrogativa del juez, cuando en realidad es un poder-deber.
c) Es incompleta porque sólo se refiere a la competencia que emana de la ley
(competencia natural), pero aquella también puede emanar de otras fuentes. Así, un juez puede
conocer un asunto:
- Porque la ley le da la atribución (competencia natural).
20
- Porque las partes le dan competencia (competencia prorrogada), que opera sólo en
asuntos contenciosos.
- Porque otro tribunal le entrega la competencia (competencia delegada).
Pero el artículo 108 COT sólo se refiere a la competencia natural.
Para que las partes acuerden la competencia es necesario:
- Prórroga de Competencia. Opera sólo en asuntos contenciosos porque la actividad
jurisdiccional debe desarrollarse en un territorio diferente; es otro juez quien debe conocer y
resolver el asunto.
- La competencia delegada (que emana de otro juez) es más restrictiva, se trata de
facultades específicas que se otorgan a otro tribunal para conocer de ciertas materias. Por ejemplo:
para que declaren testigos en otro territorio jurisdiccional; así el Juez de Chillán le delega
atribuciones al de Arica, a través de exhorto.

Doctrinariamente, la competencia se define como “Poder-deber que tiene cada juez o
tribunal para conocer de los negocios que la ley, las partes u otro tribunal ha colocado dentro de
la esfera de sus atribuciones”.

• Elementos o Factores Legales que se consideran para determinar la Competencia.

Estos factores son los siguientes:

1) Materia
2) Fuero
3) Cuantía
4) Territorio

a) Materia: naturaleza del asunto judicial. Es el más importante dentro de los factores
de competencia absoluta. Sirve en algunos casos en materia de competencia forzosa a los árbitros, o
si es de materia civil o penal.

b) Fuero: es un factor personal porque dice relación con la persona de los litigantes, con
la calidad de éstos en atención a la investidura que la persona ostenta y que la ley considera como
elemento para distribuir la competencia a los tribunales. Todos estos elementos se analizan antes de
presentar la demanda.

c) Cuantía: se determina por el valor de lo disputado en juicio, esto en materia civil.
Pero en materia penal se determina por la pena que la ley asigna al delito.
La cuantía es siempre pecuniaria; cualquiera sea la cuantía los conoce los juzgados de letras,
sea civil o penal.





Según las leyes penales, los delitos se clasifican según su gravedad en:

1) Crímenes: penas entre 5 años y 1 día a presidio perpetuo.
2) Simples delitos: 61 días a 5 años.
3) Faltas: hecho sancionado por la ley penal, que fluctúa entre 1 y 60 días de prisión.

d) Territorio: espacio geográfico, lugar que la ley establece para atribuir competencia
a un tribunal. Es variable porque hay muchas reglas de competencia en base al territorio. Hay reglas
generales en materia penal y civil.
Ejemplo de lugares que establece el legislador para atribuir competencia: domicilio del
demandado; lugar en que se ubican los bienes inmuebles; lugar donde se contrajo la obligación;
lugar que las partes estipulan en el contrato; lugar de domicilio del pupilo; lugar correspondiente al
último domicilio del causante; lugar en que fallece el causante; etc.

Las Reglas Absolutas de Competencia son irrenunciables, son de orden público; las partes
no pueden convenir o modificar las reglas que establece la ley. Son insustituibles, se deben aplicar
siempre.
Las Reglas Relativas de Competencia en materia de asuntos civiles contenciosos son
renunciables y de orden privado. Admite prórroga (acuerdo de las partes), es decir, éstas la pueden
modificar.
Factores de Competencia Absoluta

Factor de Competencia Relativa

Cuantía
Penal
Civil Es pecuniaria ($)
Pena asignada al delito
21
Si no se respetan las reglas legales de competencia, sea por cualquiera de estos factores o
elementos, el tribunal es incompetente. Así:

- Si se infringe una regla de competencia absoluta, el tribunal deberá declararse de
oficio incompetente.
- Si se infringe un factor de competencia relativa, habrá que distinguir:
a) Se puede declarar de oficio incompetente en asuntos penales no contenciosos.
b) En juicios civiles habrá que esperar la reacción de las partes.


• Clasificación de la Competencia.

A diferencia de la jurisdicción, la competencia sí admite clasificaciones.

1) Considerando el origen o fuente de la competencia (de dónde emana la atribución del
juez).

1.a) Competencia Natural. La atribución emana de la ley.

1.b) Competencia Prorrogada. La fuente de la competencia es la voluntad de las partes.
Exclusivamente opera en asuntos contenciosos civiles, mediante acuerdo expreso o tácito. Mediante
la prórroga se le otorga competencia a un tribunal relativamente incompetente (territorio).

1.c) Competencia Delegada. La competencia del tribunal emana de otro tribunal. Para cuyo
efecto habrá que recurrir al sistema de “exhortos”; es decir, comunicaciones entre dos o más
tribunales en virtud de las cuales uno encomienda a otro la realización de determinadas diligencias
que se deben realizar en un territorio jurisdiccional diferente. La delegación se efectúa para realizar
ciertas y determinadas diligencias que deben detallarse, las cuales deben cumplirse en territorio
jurisdiccional diverso.

Paralelo entre Competencia Delegada y Prorrogada.



























2) Considerando la extensión de la competencia, la naturaleza de los asuntos que va a
conocer el tribunal.

2.a) Competencia Común. Atribución o potestad que tiene un tribunal para conocer
indistintamente asuntos civiles y penales a la vez. Por ejemplo: la competencia de la Corte de
Apelaciones y de la Corte Suprema.
COMPETENCIA DELEGADA COMPETENCIA PRORROGADA
Origen. En la autorización que concede un tribunal a
otro, cuando el primero le encomienda practicar
ciertas diligencias dentro de su territorio
jurisdiccional. Es decir, hay dos tribunales:


Origen. Voluntad de las partes, necesariamente debe
existir acuerdo expreso o tácito.
Trib. Exhortante Trib. Exhortado
Principio de “Territorialidad de la Jurisdicción”
El tribunal al cual se le delega la competencia tiene
atribuciones jurisdiccionales limitadas, por las
facultades específicas que le ha entregado el tribunal
exhortante. Son atribuciones específicas. En ningún
caso el tribunal exhortado va a fallar la causa, sino
una vez realizada la diligencia remitirá los autos.
La prórroga faculta al tribunal al cual se le otorga la
competencia para conocer íntegramente los asuntos
judiciales; es decir, el tribunal conoce y resuelve el
asunto.
La competencia delegada puede operar en asuntos
civiles y penales, contenciosos y no contenciosos.
La competencia prorrogada opera solamente
tratándose de asuntos civiles contenciosos.
22
2.b) Competencia Especial. Potestad que tiene un tribunal para conocer exclusivamente
materias de índole civil o penal.
Con la reforma procesal penal esto cambió y en primera instancia los tribunales inferiores
tienen competencia especial; los tribunales superiores tienen competencia común.

3) Considerando la existencia del litigio.

3.a) Competencia Contenciosa. Facultad que tienen los tribunales para conocer de los
juicios (donde existe contienda, partes, etc.).

3.b) Competencia no Contenciosa. Facultad que tienen los tribunales para intervenir,
cuando la ley así lo exige, en actos judiciales no contenciosos.

La regla en Chile es que los tribunales civiles tienen competencia contenciosa y no
contenciosa.

4) Considerando el número de tribunales que de acuerdo con la ley pueden conocer un
asunto determinado, una vez que han sido aplicadas las reglas de competencia.

4.a) Competencia Privativa o Exclusiva. Aquella potestad que tiene un sólo tribunal para
conocer un asunto determinado, excluyéndose a los demás tribunales. Constituye la regla general en
el sistema chileno.

4.b) Competencia Acumulativa o Preventiva. Potestad que tienen dos o más tribunales
para conocer de un mismo asunto. Pero aquel tribunal que previene el conocimiento del asunto
excluye a los demás. Esta competencia es excepcional. Por ejemplo: Art. 140 COT (dos domicilios
en comunas diferentes); Art. 147 COT (juicio de alimentos); Art. 335 COT; etc.
Es decir, por ley resultan competentes varios tribunales; y el demandante elige ante cual de
ellos interpone la demanda, quedando los demás excluidos.

5) Considerando el grado jurisdiccional en que el asunto es conocido por el tribunal.

5.a) Competencia de Única Instancia. Potestad que tiene un tribunal para conocer de un
asunto, sin que exista la posibilidad que el fallo dictado por ese tribunal sea revisado por un tribunal
superior a través del recurso de apelación. Específicamente, el asunto puede ser revisado pero no
admite apelación.

5.b) Competencia de Primera Instancia. Es la regla general en el sistema chileno, existe la
doble instancia.
Es la potestad que tiene un tribunal para conocer de un asunto, en que existe la posibilidad
que la sentencia que se dicta pueda ser apelada.
La ley contempla esta posibilidad de recurrir a la apelación contra la sentencia. La sentencia
dictada en primera instancia puede ser revisada por un tribunal superior mediante el recurso de
apelación (para enmendar a sentencia).

5.c) Competencia de Segunda Instancia. Potestad que tiene un tribunal para conocer de un
recurso de apelación, para revisar una sentencia dictada en primera instancia si se interpuso el
recurso de apelación.
Que la ley otorgue facultad a los tribunales de segunda instancia no implica necesariamente
que se llegue hasta ellos, ya que es necesaria la interposición del recurso de apelación y que éste sea
concedido.
Esta clasificación emana del artículo 188 COT.








La Instancia es cada uno de los grados jurisdiccionales en que un tribunal ejerce
jurisdicción para conocer un asunto.
La jurisdicción se puede ejercer en varias etapas o grados.

Grado Jurisdiccional Primera Instancia
Segunda Instancia
Única Instancia No hay apelación
Posibilidad de apelación
Apelación interpuesta y concedida
23
- Características de toda Instancia.

a) Las amplias atribuciones que tiene el tribunal para conocer y resolver todas las
cuestiones discutidas en la instancia y que han sido planteadas por las partes.

b) El tribunal debe pronunciarse sobre todas las pretensiones y excepciones formuladas
por las partes.

c) En Chile la casación no constituye instancia porque el tribunal que conoce del recurso
de casación (Corte Suprema) no tiene amplias atribuciones, solamente tiene la competencia para
pronunciarse respecto la causal o motivo específico que motivó el recurso.

6) Considerando la generalidad o precisión con la que se determina el tribunal que va a
conocer el asunto.

6.a) Competencia Absoluta. Potestad que detenta una determinada clase, jerarquía o
categoría de tribunales para conocer de un asunto, pero sin que sea posible determinarlo con
exactitud.

6.b) Competencia Relativa. Potestad que tiene un tribunal específico dentro de una clase,
jerarquía o categoría.





















Paralelo entre Competencia Absoluta y Relativa.





















Competencia
Absoluta
Competencia
Relativa
1.- Materia
2.- Fuero
3.- Cuantía
Territorio
Las Reglas de Competencia Absoluta permiten
determinar la clase, jerarquía y eventualmente la
categoría del tribunal que debe conocer el asunto.
Las Reglas de Competencia Relativa permiten
precisar el tribunal específico.
Clase Jerarquía Categoría
Trib. Ordinarios - Corte Suprema
- Corte de Apelaciones
- Juzgado de Letras

- Juzgado de Letras de Comuna.
- Juzgado de Letras de Asiento
de comuna.
Trib. Especiales
Trib. Arbitrales


Competencia Absoluta Competencia Relativa
En cuanto la finalidad. No se determina con exactitud el
tribunal que debe conocer el asunto.
Se puede singularizar el tribunal que va a conocer y
resolver el asunto. Permite precisar el tribunal utilizando
el factor territorio.
Tratándose de las reglas de competencia absoluta, el
legislador utiliza los factores: Materia, Fuero y Cuantía.
En la competencia relativa se utiliza exclusivamente el
factor: Territorio.
Las reglas de la competencia absoluta son de orden
público. Es decir, comprometen el interés público; por lo
mismo son irrenunciables, las partes no pueden modificar
las reglas legales.
Las reglas de la competencia relativa son de orden
privado tratándose de los asuntos contenciosos civiles.
Son renunciables, lo que significa que las partes podrían
de común acuerdo establecer un tribunal distinto, a través
de la prórroga de competencia.
En cambio, en asuntos penales y no contenciosos son de
orden público.
Si el tribunal advierte su incompetencia por cualquiera de
los factores, de oficio debe declararse incompetente, sin
que ninguna de las partes se lo pida.
Tratándose de asuntos contenciosos civiles, el juez no
puede declararse incompetente, ya que podría proceder la
prórroga. Debe declararse incompetente sólo si las partes
se lo piden.
24










7) Considerando la naturaleza de la materia del asunto; es decir, la norma sustantiva
aplicable al asunto.

7.a) Competencia Civil.

7.b) Competencia Penal.


• Oportunidad en que deben aplicarse los factores o elementos de competencia.
Determinación de la competencia en materia Civil.

Todos los factores de la competencia se deben analizar al momento de presentar la
demanda.
Tanto así que el juez antes de darle curso a la demanda debe estudiar su competencia. Si no
tiene atribuciones conforme a los factores materia, fuero y cuantía deberá declararse de oficio
incompetente y no darle curso a la demanda. No es inconveniente que lo haga tan pronto lo advierta,
sin perjuicio que las partes puedan reclamar.
En la competencia relativa si el juez resulta incompetente por factor territorio, el juez no
puede declararse incompetente, tendrá que esperar necesariamente la actitud que adopte el
demandado.

• Reglas de Competencia.

El COT establece un conjunto de reglas relativas a la competencia; tales son:

1) Reglas de competencia absoluta (clase, jerarquía, categoría).
2) Reglas de competencia relativa (tribunal preciso).
3) Reglas del turno y de distribución de causas.
4) Reglas o principios generales de competencia.

a) Se supone que si se aplican las reglas de competencia absoluta y relativa se llega a
determinar el tribunal preciso y único que debe conocer el asunto (un tribunal de comuna
determinada).

b) Podría ocurrir que en la comuna existan muchos jueces, entonces habrá que aplicar las
reglas de turno y distribución de causas, que son complementarias y sirven para resolver el problema
que se puede presentar en una comuna donde existen varios jueces o tribunales competentes.

c) Las reglas o principios generales de competencia se aplican o tienen lugar después que
está precisado totalmente el tribunal; son de carácter general y funcional.

Las reglas de competencia absoluta y relativa se aplican siempre, a diferencia de las otras.

Análisis de cada Regla.




Estas son normas legales que se refieren al ejercicio de la función jurisdiccional, y
constituyen principios orgánicos fundamentales que se deben tener presente en cada caso, después
de haber singularizado el tribunal. Ejemplo: determinar el alcance de la competencia, determinar el
grado jurisdiccional, determinar desde cuando la competencia se hace inalterable para el tribunal,
etc.

Reglas o Principios Generales de Competencia
En cuanto la prórroga de la competencia. Ésta opera
únicamente respecto la competencia relativa. En la
competencia absoluta no se admite.
La prórroga de competencia opera sólo en la competencia
relativa.
Competencia Relativa Competencia Absoluta
25
Las reglas o principios generales de competencia están reglamentadas en los artículos 109 a
114 del COT. Tales son:

1) REGLA O PRINCIPIO DE LA RADICACIÓN (Art. 109 COT).

Art. 109 COT: “Radicado con arreglo a la ley el conocimiento de un negocio ante tribunal
competente, no se alterará esta competencia por causa sobreviniente”.

Significa que una vez que el asunto está radicado no se puede modificar la competencia del
tribunal. Establece la inalterabilidad de la competencia, exclusivamente por seguridad jurídica.

- Supuestos o Requisitos de la Radicación:

a) Debe producirse el ejercicio de la jurisdicción, debe existir una actividad
jurisdiccional en ejercicio; el tribunal tiene que empezar a conocer un asunto judicial.

b) Es necesario que el tribunal sea competente, tanto conforme las reglas de la
competencia absoluta y relativa.

c) La intervención del tribunal debe ser con arreglo a derecho, de lo contrario habría
nulidad.

Si concurren todos estos supuestos, la competencia del tribunal posteriormente no puede
verse alterada y el asunto queda radicado pase lo que pase en relación a la competencia. Por
ejemplo: durante el juicio una de las partes adquiere fuero, pero aún así la competencia no se altera
porque el asunto queda radicado.
***La regla general es que la competencia no se altera por una causa sobreviniente
(cualquier hecho o circunstancia que ocurre en relación con la competencia o alguno de sus factores
después que el asunto está radicado ante un tribunal).

¿Cuándo se entiende que el asunto queda radicado?
(Y la competencia no se puede alterar)

- En materia civil y asuntos contenciosos: se entiende que el asunto queda radicado
ante el tribunal desde que se notifica la demanda al demandado, porque desde ese momento se
entiende que hay juicio pendiente.

- En asuntos judiciales no contenciosos: cuando el tribunal da curso al procedimiento.

La regla es que una vez que el conocimiento del asunto se radicó en el juez competente, no
puede modificarse o alterarse su competencia por alguna causa sobreviniente.

Excepciones a la regla de la Radicación.

Se refiere a casos en que no obstante radicado el asunto, la competencia se puede modificar.

a) Acumulación de Autos. Se tramitan separadamente dos o más procesos, incluso
puede ser ante el mismo tribunal o uno diverso. De acuerdo a los artículos 92 y siguientes del CPC,
estas causas corresponde que se reúnan o acumulen todas en un solo proceso.
Ejemplo: juzgado de Chillán, de Concepción y de Los Ángeles; si se acumulan ante éste
último, van a dejar de ser competentes los otros dos tribunales.
La acumulación se refiere a la reunión material en un proceso de varias causas que se
tramitan separadamente. Todas estas causas constituyen un solo juicio, dictándose una sola
sentencia (ello implica menores costos judiciales, menor esfuerzo, etc.).

b) Compromiso o Arbitraje. Un litigio está siendo conocido por un tribunal ordinario
competente y está radicado su conocimiento en él; y las partes del juicio convienen someterlo a
arbitraje. El asunto pasa a ser conocido y resuelto por un tribunal diverso, siempre y cuando no sea
un asunto de arbitraje prohibido.

c) Visitas que ordenan los tribunales superiores. El COT establece dentro de las
facultades disciplinarias de las Cortes de Apelaciones, la posibilidad de los magistrados de practicar
visitas a algún tribunal con el fin de asegurar y velar por una buena administración de justicia.
26
El ministro visitador, en el ejercicio de su función, puede fallar causas pendientes del
tribunal. Lo que aquí se produce es un cambio en la persona del juez, sin modificarse el órgano
jurisdiccional que dicta la sentencia.
Pero la excepción a la regla de la radicación se produce respecto al cambio del órgano
jurisdiccional.
La radicación no se produce desde que se presenta la demanda porque todavía no hay juicio
y el demandado puede retirar la demanda; sino que se produce desde su notificación. Ya que el
demandante puede desistirse y la acción se pierde.


2) REGLA DEL GRADO o GRADUALIDAD. (Art. 110 COT).

Art. 110 COT: “Una vez fijada con arreglo a la ley la competencia de un juez inferior para
conocer en primera instancia de un determinado asunto, queda igualmente fijada la del tribunal
superior que debe conocer del mismo asunto en segunda instancia”.

Esta regla es muy importante porque determina y precisa cuál es el tribunal de segunda
instancia que puede llegar a conocer un asunto que está siendo conocido en primera instancia por un
tribunal.
Este principio tiene dos supuestos:

1) Que se determine la competencia del tribunal inferior (aplicando las reglas de
competencia absoluta y relativa).

2) Que esa competencia del tribunal inferior sea de primera instancia (es decir, que
exista la posibilidad de apelar el fallo).

Este tribunal superior es el que corresponde según la jerarquía.
La importancia de esta regla es que siendo la ley la que determina el tribunal que puede
llegar a conocer un asunto en segunda instancia, no es posible que las partes modifiquen esta regla.
No se admite la prórroga en segunda instancia.


3) REGLA DE LA EXTENSIÓN. (Art. 111 COT).

Art. 111 COT: “El tribunal que es competente para conocer de un asunto lo es igualmente
para conocer de todas las incidencias que en él se promuevan.
Lo es también para conocer de las cuestiones que se susciten por vía de reconvención o de
compensación, aunque el conocimiento de estas cuestiones, atendida su cuantía, hubiere de
corresponder a un juez inferior si se entablaran por separado”.

Esta regla determina hasta dónde llega el ámbito del ejercicio de la jurisdicción. Es decir,
hasta donde llegan las atribuciones de un juez, qué materias puede conocer de todas aquellas que se
le presentan.
Por ejemplo, en un juicio siempre existe:
- Un asunto principal (determinado por la demanda y la contestación),
- Incidentes (que son cuestiones accesorias relacionadas con lo principal, regulados en los
artículos 82 y siguientes del CPC). Los incidentes son todas las cuestiones accesorias, distintas de
la cuestión principal, que se suscitan o promueven en un juicio, que requieren un pronunciamiento
del tribunal.
- También puede existir reconvención (acción del demandado contra su demandante, dentro
del mismo juicio y cuando corresponda. Constituye una nueva acción, ya que la acción principal es
aquella que da lugar al juicio. El mismo juez que conoce de la cuestión principal tiene competencia
para conocer de la acción reconvencional).

En definitiva, la competencia del juez que conoce del asunto principal se extiende a los
incidentes del juicio y a la reconvención o compensación.


4) REGLA DE LA PREVENCIÓN o INEXCUSABILIDAD (Art. 112 COT).

Art.112 COT: “Siempre que según la ley fueren competentes para conocer de un mismo
asunto dos o más tribunales, ninguno de ellos podrá excusarse del conocimiento bajo el pretexto de
27
haber otros tribunales que puedan conocer del mismo asunto; pero el que haya prevenido en el
conocimiento excluye a los demás, los cuales cesan desde entonces de ser competentes”.

Determina como tribunal competente, cuando existen varios, aquel que hubiere prevenido en
el conocimiento del asunto. A su vez, ninguno de estos tribunales puede excusarse de conocer el
asunto cuando sea requerido.
Esta regla supone dos aspectos:

a) Que exista pluralidad de tribunales competentes por ley (aplicadas las reglas de la
competencia absoluta y relativa). Por ejemplo: puede suceder que un demandado tenga varios
domicilios; el que prevenga el conocimiento del asunto va a resultar competente y los otros dejarán
de serlo. El demandante elige ante cuál de ellos presenta la demanda.

b) Que alguno de estos tribunales sea requerido para ejercer jurisdicción, que prevenga.

Consecuencias de la aplicación de esta regla:

a) Ningún tribunal, al ser requerido, se puede negar a ejercer jurisdicción.
b) Produciéndose la prevención, los demás cesan de tener jurisdicción.


5) REGLA DE LA EJECUCIÓN (Art. 113 y 114 COT).

Art. 113 COT: “La ejecución de las resoluciones corresponde a los tribunales que las
hubieren pronunciado en primera o en única instancia.
No obstante, la ejecución de las sentencias penales y de las medidas de seguridad previstas
en la ley procesal penal será de competencia del juzgado de garantía que hubiere intervenido en el
respectivo procedimiento penal.
De igual manera, los tribunales que conozcan de la revisión de las sentencias firmes o de los
recursos de apelación, de casación o de nulidad contra sentencias definitivas penales, ejecutarán
los fallos que dicten para su sustanciación.
Podrán también decretar el pago de las costas adeudadas a los funcionarios que hubieren
intervenido en su tramitación, reservando el de las demás costas para que sea decretado por el
tribunal de primera instancia”.

Art. 114 COT: “ Siempre que la ejecución de una sentencia definitiva hiciere necesaria la
iniciación de un nuevo juicio, podrá éste deducirse ante el tribunal que menciona el inciso primero
del artículo precedente o ante el que sea competente en conformidad a los principios generales
establecidos por la ley, a elección de la parte que hubiere obtenido en el pleito”.

Esta regla está contemplada en el COT porque los tribunales cuando ejercen jurisdicción
tienen la potestad de hacer ejecutar lo juzgado, y para ello los tribunales gozan del imperio para
hacer cumplir sus resoluciones, utilizando el auxilio de la fuerza pública. La regla de la ejecución
también se consagra en los artículos 231 y siguientes del CPC. Dentro de ellas se establecen los
procedimientos para obtener su cumplimiento.
***La regla general es que para la ejecución de las resoluciones judiciales se utilice el
procedimiento ejecutivo (ya que se hace cumplir una obligación que nace de una sentencia), primero
el derecho se declara y luego se ejecuta.








Para obtener el cumplimiento forzado de un fallo judicial, los tribunales pueden requerir
directamente el auxilio de la fuerza pública y éstas deben prestar el auxilio, no pueden calificar la
legalidad del fallo (Art. 11 COT).

- El artículo 113 inciso 1º establece la regla general en cuanto la ejecución de las
resoluciones judiciales. Consagra el tribunal competente para hacer ejecutar lo resuelto. El COT
indica que le corresponde a los tribunales que hubieren pronunciado la resolución en primera o en
única instancia.
Sentencia de condena (obligación
de dar, hacer o no hacer)
Obtener el cumplimiento de la
obligación
Procedimiento Declarativo

Procedimiento Ejecutivo

Después de determinar la
obligación, se procede a su
ejecución
28
De lo anterior se concluye que los tribunales que dictan resoluciones judiciales en segunda
instancia no tienen competencia para ejecutar los fallos (salvo ciertas excepciones). De manera que
una sentencia dictada en segunda instancia tiene que ser ejecutada por el tribunal de primera
instancia.

- Tratándose de las sentencias penales. La ejecución y medidas de seguridad que
establezca la ley penal son de competencia del juzgado de garantía que hubiere intervenido en el
respectivo procedimiento penal.
Siempre que se trate de un procedimiento penal le corresponde intervenir al juez de garantía
del lugar donde se comete el hecho, éste es competente para hacer ejecutar las sentencias penales
que son dictadas por otro tribunal (Art. 113 inciso 2º COT, debe concordarse con el artículo 14 letra
F COT). El juez de garantía debe hacer ejecutar el fallo, no obstante el caso va a ser conocido por el
tribunal de juicio oral en lo penal.

- Respecto los tribunales que conocen de ciertos recursos (Art. 113 inciso 3º COT). Se
refiere a la Corte Suprema y de Apelaciones.
















Tanto la Corte Suprema como la de Apelaciones tienen competencia para ejecutar las
resoluciones o fallos que dicten para la tramitación de estos recursos. El fallo lo ejecuta quien lo
dictó en primera instancia.

- Artículo 113 inciso final COT indica que los tribunales también tienen la facultad
para decretar el pago de costas adeudadas a los funcionarios que hubieren intervenido en su
tramitación, reservando el de las demás costas para que sea decretado por el tribunal de primera
instancia.

- Artículo 114 COT se refiere a la ejecución de una sentencia definitiva. Cuando la
ejecución de ésta hace necesario iniciar un nuevo juicio (no siempre la ejecución de una sentencia
definitiva hace necesario un nuevo juicio, porque puede ocurrir que dentro del mismo juicio se
ejecute).
Establece cuáles son los tribunales competentes para conocer del nuevo juicio de ejecución
(Art. 232 CPC). La ley indica que el nuevo juicio se puede deducir ante el mismo tribunal que
pronunció esa sentencia en primera o única instancia, o bien otro tribunal que resulte competente
según las reglas de competencia absoluta y relativa; ello a elección de la parte que ha obtenido en el
pleito. Ejemplo: el tribunal del nuevo domicilio del demandado.
Cuando un solo tribunal es competente se trata de competencia exclusiva.
Cuando existen dos o más tribunales competentes, se habla de competencia acumulativa o
preventiva (cuando un tribunal previene su conocimiento, los otros quedan excluidos).





Su finalidad es determinar la jerarquía y categoría del tribunal que va a conocer de un asunto
determinado.
Los factores que la ley considera son: materia, fuero y cuantía.
Cualquier regla procesal que se refiera a estos factores es de competencia absoluta. Por
ejemplo: artículo 8 Ley Nº 19.968 que crea los tribunales de familia y determina su competencia.

Corte Suprema
Rec. Revisión
Rec. Casación de Fondo
Rec. Apelación
Rec. Nulidad
Exclusivo de la Corte Suprema
Corte de Apelaciones Rec. Apelación
Rec. Casación de Forma
Rec. Nulidad en materia penal
Reglas de Competencia Absoluta
29
- Características de estas reglas:

1) Estas reglas de competencia absoluta son de orden público; se encuentran
establecidas en interés de la sociedad y no en interés particular.

2) De lo anterior se deduce que son irrenunciables.

3) La infracción de estas reglas, el juez debe declararse de oficio incompetente, sin que
se lo pidan las partes; el juez debe actuar de propia iniciativa, lo cual en derecho procesal constituye
una excepción.


b.1) Factor Cuantía. Para determinarla hay que estarse a la naturaleza del asunto.

- En asuntos civiles: se determina por el valor de lo disputado en juicio (Art. 115 inciso
1º COT). Tiene significado económico.

- En asuntos penales: se determina por la pena que la ley asigna al delito. No tiene
valor pecuniario, porque se determina por la gravedad que la ley penal le asigna al hecho delictuoso.

En materia civil, para determinar el procedimiento aplicable, la cuantía es el factor menos
importante ya que hay juzgados de letras que conocen asuntos civiles cualquiera sea su cuantía
(cuestión que antes no era así). Por ejemplo: en ciertos procedimientos ordinarios existe el
procedimiento de mayor, menor o mínima cuantía.








En el juicio ejecutivo también tiene importancia la cuantía para analizar qué procedimiento
se aplica.
***Tiene importancia para determinar el grado jurisdiccional o la instancia en que un asunto
va a ser conocido por el tribunal, para determinar si el asunto va a ser conocido en única o primera
instancia por los juzgados de letras. Así:

a) Si la cuantía no excede de 10 UTM. El juzgado de letras va a conocer del asunto en
única instancia (sin posibilidad de apelación).

b) Si la cuantía excede de 10 UTM, el juzgado de letras va a conocer en primera
instancia (con posibilidad de apelación) (Art. 45 COT).

¿Cómo se determina la cuantía?

a) Asuntos Penales (Art. 115 inciso 2º COT) “En los asuntos criminales se determina
por la pena que el delito lleva consigo”. Esta pena determina la mayor o menor gravedad del delito
(Art. 132 COT). Los delitos se clasifican en crímenes, simples delitos y faltas. El hecho constitutivo
de falta lo conoce los juzgados de garantía.

b) Asuntos Civiles (Art. 115 inciso 1º COT) “En los asuntos civiles la cuantía de la
materia se determina por el valor de la cosa disputada”.
Hay materias en que es difícil determinar el valor pecuniario, por ejemplo: cuanto vale un
juicio de tuición o de divorcio. Como es de difícil determinación, habrá que aplicar ciertas normas
complementarias.

Normas Complementarias.

a) El Código enumera ciertas materias que las considera de mayor cuantía (Art. 130 y
131 COT). Ejemplo: materias relativas al estado civil de las personas; a la separación de bienes; al
nombramiento de tutor y curador; etc.
Mayor Cuantía
Menor Cuantía
Mínima Cuantía
Superior a 500 UTM y cuantía indeterminada.
Superior a 10 UTM hasta 500 UTM.
Hasta 10 UTM.
30
Que estas materias, entre otras, sean de mayor cuantía significa que procede el recurso de
apelación, según el artículo 189 COT: “Habrá lugar al recurso de apelación en las causas que
versaren sobre las materias de que hablan los artículos 130 y 131 de este código”.

b) Normas especiales que se refieren a determinados juicios o casos puntuales que el
legislador regula. Ejemplo: determinación de la cuantía en juicios de arrendamiento; juicios de
desahucio o restitución (éstos tienen por finalidad poner término al contrato de arrendamiento y
recuperar el bien arrendado); juicios de cobro de rentas adeudadas o de reconvenciones de pago
(tiene por objeto obtener el pago de la renta y poner término al contrato); etc.
En estos dos juicios se determina la cuantía aplicando el artículo 125 COT. Así:

- En juicio de desahucio la cuantía se determina por el monto de la renta convenida
para cada período de pago.
- En juicio de reconvenciones de pago la cuantía se determina por el monto de las
rentas insolutas (adeudadas o no pagadas).

c) Casos en que se deduzcan varias pretensiones en una demanda. Por ejemplo: en
demanda se pide un saldo de precio de compraventa, y se pide una indemnización de perjuicios.
El artículo 121 COT prescribe que en este caso la cuantía se determina por el monto total de
las pretensiones (se suman las pretensiones).

d) Si son varios los demandados en un mismo juicio. El artículo 122 COT señala que el
valor total de la cantidad debida determina la cuantía.

e) Si se demanda el resto insoluto de una cantidad mayor que se había pagado en parte.
El artículo 126 COT indica que se atiende a lo que realmente se adeuda (no a la cantidad inicial).


Acreditación de la Cuantía.

La cuantía siempre se determina al momento de interponer la demanda y no cuando el juicio
ya esté en tramitación. En algunos casos, es necesario acreditarla en el expediente. Así:

- Si el demandante acompaña documentos a su demanda y en ellos aparece
determinado el valor de lo disputado. La cuantía se acredita según lo que conste en dichos
documentos.
- Si el demandante no acompaña documentos que acrediten la cuantía, habrá que
distinguir:

1) Si es una acción real. La cuantía se determina de común acuerdo entre las partes (Art.
118 COT).
2) Si es una acción personal. La cuantía es determinada por el propio demandante en su
demanda (Art. 117 COT).


b.2) Factor Materia. Se determina por la naturaleza del asunto judicial; por el contenido
mismo del juicio. Hay asuntos civiles y penales. Dentro de los primeros, se distingue entre asuntos
contenciosos y no contenciosos.








Importancia del factor Materia.

1) Lo más relevante es que la materia sirve en ciertas ocasiones para atribuir competencia a
tribunales especiales.

- En los Juicios de Hacienda. Son juicios especiales y civiles, donde el Fisco es parte o tiene
interés. Que el juicio sea de hacienda significa que varía la competencia, en el sentido que cambia la
categoría del tribunal.
Materia
Penal
Civil
No Contencioso
Contencioso
31
Si el Fisco es el demandado el juez competente va a ser el juez letrado de la máxima
categoría de la comuna asiento de Corte de Apelaciones. La materia tiene importancia para la
determinación del tribunal.

- Para determinar la competencia de los tribunales de familia (Ley Nº 19.968).

- Para otorgar competencia a los juzgados de letras del trabajo.

- Los juzgados de cobranza laboral y previsional (Ley Nº 20.022). En las comunas donde no
existan los juzgados de cobranza laboral y previsional, estas materias son conocidas por los
Juzgados ordinarios del trabajo; ya que si bien son asuntos laborales y previsionales, el tribunal se
creó especialmente para los efectos de la cobranza. Todas las prestaciones que se deban y que
consten en un título ejecutivo se cobrarán ante los juzgados de cobranza laboral y previsional.

2) En otros casos, la materia sirve para determinar la competencia de los tribunales
arbitrales, ya que existen algunos asuntos que nunca pueden llegar a ser conocidos por este tipo de
tribunal (“Materias de Arbitraje Prohibido”) (Art. 229 y 230 COT). En cambio, existen también
“Materias de Arbitraje Obligatorio”, es decir, estos asuntos son de conocimiento exclusivo de los
árbitros debida a su tecnicismo. Además de existir materias de “Arbitraje Voluntario”.

3) En asuntos penales la materia tiene alguna importancia porque hay ciertos delitos que son
llamados “Delitos Militares”, los cuales están establecidos en el Código de Justicia Militar y que son
de competencia de los Tribunales militares, o también se encuentran reglamentados en leyes
especiales. Por la especialidad de los mismos, no son conocidos por los tribunales ordinarios; en
comparación con los delitos comunes contemplados en el Código Penal.

En resumen: la materia es el factor principal para fijar la competencia absoluta tratándose de
asuntos civiles. Porque dependiendo de la materia un asunto puede ser conocido por un tribunal
ordinario, especial o incluso un árbitro. La materia es preponderante. En asuntos penales, la materia
sirve para atribuir competencia a los tribunales militares, considerando la naturaleza o especialidad
del delito.


b.3) Factor Fuero. Tiene importancia en ciertos casos. Este factor está dado por la especial
calidad, condición o dignidad que revisten ciertas personas en un momento determinado, en virtud
de la cual cuando estas personas son parte del juicio, se puede modificar la jerarquía del tribunal
(esto en algunos casos). Cambia el tribunal, no el juez.

1) En materia Civil. Hay dos categorías de fuero, la doctrina lo clasifica en:

- Fuero Menor: lo tienen aquellas personas o autoridades que indica el artículo 45 Nº 2 letra
G COT. Esto es: Comandante en Jefe del Ejército, de la Armada y de la Fuerza Aérea, el General
Director de Carabineros, Ministros de la Corte Suprema o de alguna Corte de Apelaciones, Fiscales
de estos tribunales, Jueces Letrados, Párrocos y Vicepárrocos, Cónsules Generales, Cónsules o
Vicecónsules de naciones extranjeras reconocidas por el P de la R, Corporaciones y Fundaciones de
derecho público o de establecimientos públicos de beneficencia.
Si una de estas personas es parte en un juicio civil, y dicha causa civil o de comercio tiene
una cuantía inferior a 10 UTM, ese asunto debería ser conocido en única instancia, pero al existir
fuero va a ser conocido en primera instancia por el mismo Juzgado de Letras, no cambia el tribunal.
El único cambio que se produce por el fuero es la variación de la instancia en que el tribunal
va a conocer el asunto.

- Fuero Mayor: (o Fuero Grande) Se aplica a las personas o autoridades que señala el
artículo 50 Nº 2 COT, esto es: P de la R, Ex presidentes, Ministros de estado, Senadores, Diputados,
miembros de los tribunales superiores de justicia, Contralor general de la República, Comandantes
en jefe de las fuerzas armadas, General Director de Carabineros de Chile, Director General de la
Policía de Investigaciones, Intendentes y Gobernadores, Agentes Diplomáticos, Embajadores,
Arzobispos, Obispos, Vicarios generales, Provisores y Vicarios Capitulares.
Si una de estas personas es parte de un juicio civil, cambia la jerarquía del tribunal, ya no va
a ser competente el juzgado de letras sino que un Ministro de Corte de Apelaciones respectiva y
conocerá en primera instancia. En este caso, la segunda instancia le corresponde a la misma Corte de
Apelaciones de que forma parte ese Ministro, pero excluyéndolo; es decir, excluyendo de la segunda
instancia al ministro que conoció el asunto en primera.

32
Casos en que el Fuero no tiene aplicación.

Hay algunos casos en que el Fuero no tiene aplicación, no se considera como elemento de la
competencia absoluta. Estos casos son los siguientes:

a) Juicios de Minería.
b) Juicios Posesorios o interdictos posesorios o querellas posesorias.
c) Juicios sobre distribución de aguas (Código de Aguas).
d) Partición de bienes.
e) Juicios que se tramitan breve y sumariamente.
f) Los fueros que tienen los acreedores en juicio de quiebra.
g) Fuero que tienen los interesados en actos judiciales no contenciosos.
h) En los demás casos que determinen las leyes (Art. 133 COT).
i) ***Ya no existe fuero en materia penal. Antes de la entrada en vigencia de la reforma
procesal penal había fuero en esta materia, específicamente en el fuero mayor en materia
penal.
Un ministro de Corte de Apelaciones tendría que conocer de estas causas; pero
actualmente esto cambió ya que esta competencia se les eliminó a los ministros de Corte. Y hoy en
día son los Ministros normales los que van a juzgar a cualquier persona en materia penal.

2) En materia Penal. Hay que hacer un alcance que dice relación con los tribunales militares.
Si en un delito de la competencia de los tribunales militares intervienen personas que revisten la
calidad de militares y otros que no lo son: el tribunal militar juzgará a todos ellos.
Esa condición de la persona que es militar (fuero) arrastra o envuelve a todos los
demás, cualquiera sea su participación (Art. 169 COT).




Estas reglas siempre utilizan el factor territorio como referencia. Tiene por finalidad precisar
el tribunal que va a conocer de un asunto dentro de una determinada clase o jerarquía, tomando en
consideración el factor territorial.

c.1) Factor Territorio. Le ley no lo define. Pero se puede definir de la siguiente manera:
“lugar geográfico donde ocurre el evento o donde sucede el hecho que la ley considera para
atribuir competencia”.
Este lugar es variable porque la ley no siempre considera el mismo lugar para atribuir la
competencia. El territorio sirve para determinar la competencia horizontal y vertical.

1) Competencia Horizontal. Es la que se determina entre los distintos tribunales a lo
largo del territorio de la República.
La totalidad de las comunas del país nos determinan la competencia horizontal. Siempre se
da dentro de una misma clase o jerarquía de tribunal. Por ejemplo: los distintos jueces de letras de
Chile en distintas comunas, porque están en el mismo rango.

2) Competencia Vertical. Está dada por el principio de la gradualidad.
El mismo territorio nos sirve para determinar el tribunal en sentido vertical (superior).
Para determinar el tribunal que va a conocer del asunto en segunda instancia. Por ejemplo:
juez de primera instancia de comuna de Chillán, según la competencia vertical, le corresponde a la
Corte de Apelaciones de Chillán.

Características de estas reglas de Competencia Relativa.

a) Esta regla de competencia relativa en asuntos civiles contenciosos es de orden
privado porque se establecen en interés de las partes.

b) Son renunciables porque las partes pueden modificarlas de mutuo acuerdo, esto se
logra a través de la prórroga de competencia. En virtud de la prórroga se modifica el tribunal
competente de acuerdo al territorio. Se le otorga competencia a un tribunal relativamente
incompetente.

Como consecuencia de lo anterior: si una demanda se interpone ante un juez relativamente
incompetente, ese juez no está facultado para declarar de oficio su incompetencia relativa; sino que
tiene que alegarla el demandado.
Reglas de Competencia Relativa
33
Reglas de Competencia Relativa en materia Civil.

La regla general para los asuntos civiles contenciosos la establece el artículo 134
COT.
En general, es juez competente aquel del domicilio del demandado, sin perjuicio de
las reglas especiales establecidas en ciertos artículos, que constituyen reglas de excepción.
Lo primero que se debe analizar cuando hay que determinar el juez competente por
territorio es:

1) Determinar en cada caso en particular si las partes establecieron o no un tribunal
distinto por el territorio a aquel establecido en el artículo 134 COT.
Es decir, aquel tribunal que establecen las partes en la respectiva convención (Art, 135, 138
COT).
Primero va a ser competente el juez que establecen las partes en la respectiva convención o
contrato, sea una acción mueble o inmueble.


2) Si no existe convención entre las partes, habrá que distinguir la naturaleza de la
acción. Así:

2.a) Acción Inmueble. La ley establece dos tribunales competentes, a elección del
demandante.
- El juez del lugar donde se contrajo la obligación.
- El juez del lugar donde se encontrare la especie reclamada (inmueble) (Art. 135 COT).
Puede ocurrir que el inmueble, por su ubicación, se encuentre en distintas comunas, en tal
caso será competente cualquiera de los jueces en cuya comuna estuviere situado.

2.b) Acción Mueble. A falta de convención, se vuelve a la regla general, es decir, será
competente el juez del domicilio del demandado.
Si en una misma demanda se reclaman cosas muebles e inmuebles a la vez, será competente
el juez del lugar donde estén ubicados los inmuebles (Art. 137 COT).


3) Otra excepción a la regla del artículo 134 COT; es decir, casos en que el juez
competente no es el del domicilio del demandado dice relación con ciertos juicios especiales. Así:

- Juicio de Petición de Herencia, de Desheredamiento, testamento: aquí el juez
competente es aquel del lugar donde se hubiere abierto la sucesión del causante; o sea, el lugar de
apertura de la sucesión, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 955 CC. Y ese lugar corresponde al
último domicilio del causante (Art. 148 COT).

- Juicios Posesorios. Es competente el juez donde estuvieren ubicados los bienes.
Si estos bienes, por su situación, están ubicados en distintos territorios jurisdiccionales es
competente el juez de cualquiera de ello (Art. 143 COT).

- Juicios de Distribución de Aguas. Es competente el juez de la comuna donde se
encuentre ubicado el predio del demandado.
Si este predio se ubica en distintos territorios es competente el juez de cualquiera de ello
(Art. 144 COT).

- Juicios de Minería. Es competente el juez de la comuna en que está ubicada la
pertenencia minera de que se trata (Art. 146 COT). Sin perjuicio de las disposiciones especiales que
se establecen en el Código de Minas, COT y CPC.

- Juicios de Alimentos. Es competente el juez del domicilio del alimentante
(demandado) o del alimentario (demandante) a elección de este último.
En estos juicios cuando se trata de la demanda de cese, aumento o rebaja de la pensión
decretada, será competente el mismo juez que decretó la pensión (Art. 147 COT).

- En los Juicios de Quiebra. Es competente el juez del lugar en que el fallido o deudor
tuviere su domicilio (Art. 154 COT).

Para efectos procesales, el domicilio de una parte no está regulado en leyes especiales sino
que en el CC, hay que aplicar las reglas que éste prescribe. Así:
34
- Podría ocurrir que el demandado tenga varios domicilios en tal caso es competente el
juez de cualquiera de esos domicilios, a elección del demandante.

- Si se demandan varias personas que tienen domicilios diferentes, o sea, en distintas
comunas o territorios jurisdiccionales, en este caso es competente el juez de cualquiera de los
domicilios de los demandados. El demandante elige ante cual de ellos interpone la demanda, y el
resto de los demandados quedan sometidos a ese tribunal. Se notifica por exhorto la demanda a los
otros tribunales (Art. 141 COT).

- En caso de las personas jurídicas en juicio. Si el demandado es una persona jurídica
es competente el juez del domicilio donde tenga su asiento o casa matriz la respectiva persona
jurídica. De acuerdo con sus estatutos, éstas siempre deben tener domicilio, no obstante el
representante legal de la misma tenga un domicilio diferente.

Si la persona jurídica tiene varias sucursales o establecimientos en distintos lugares, debe ser
demandada ante el juez del lugar donde existe la sucursal o establecimiento que celebró el contrato o
que intervino en el hecho que da lugar u origen al juicio (Art. 142 COT).


Reglas de Competencia Relativa en Asuntos Judiciales No Contenciosos o Voluntarios.

La regla general es la siguiente: es juez competente para intervenir en actos judiciales no
contenciosos el juez del domicilio del interesado. Sin perjuro de otras reglas que se pudieran
establecer en la ley.

- Excepciones a esta regla:

1) Gestiones relativas a la Apertura de la Sucesión del difunto. Puede haber juicio o no.
Por ejemplo: formación de inventario de los bienes, posesión efectiva cuando es judicial, etc.
El juez competente es aquel del lugar donde se hubiere abierto las sucesiones (el del último
domicilio del causante) (Art. 148 inciso 2º COT).

2) En caso de Nombramiento de tutores y curadores. Es competente el juez del
domicilio del pupilo (Art. 150 COT). A pesar que el tutor o curador nombrado tenga su domicilio en
lugar diferente.

3) La gestión de declaración de Muerte Presunta. Es competente el juez del último
domicilio del desaparecido (Art. 151 COT).

4) Autorizaciones judiciales para enajenar o hipotecar un bien inmueble. Es juez
competente el del lugar donde están ubicados los inmuebles (Art. 153 COT).

Además existen otras reglas reguladas en leyes especiales.

Reglas de Competencia Relativa en materia Penal.

Es tribunal competente para conocer un delito el tribunal en cuyo territorio jurisdiccional se
hubiere cometido el hecho que da motivo al juicio (Art. 157 inciso 1º COT).
El juzgado de garantía del lugar de comisión del hecho es el competente para conocer de
todas las gestiones previas al juicio oral (Art. 157 inciso 2º COT).

Aquí es necesario precisar dónde se entiende cometido el delito. Existen algunos delitos en
que es muy fácil determinar el lugar, pero existen otros delitos de ejecución compleja. Por ejemplo:
secuestro, estafa, etc. La ley da la siguiente regla: el delito se entiende cometido en el lugar donde se
ha dado comienzo a su ejecución (Art. 157 inciso 3º COT), cuestión que habrá que determinar en
cada caso.




Se aplican en los casos en que determinado el tribunal competente de acuerdo a las reglas de
competencia absoluta y relativa, en la comuna existen dos o más tribunales competentes.
La ley regula dos sistemas para distribuir los asuntos: el sistema del turno y el de distribución
de causas.
Reglas del Turno y Distribución de Causas
35
Por ejemplo: en la comuna de Chillán existen dos juzgados de letras en lo civil, y en
Talcahuano también. En el supuesto que se debe presentar una demanda en ambos lugares. La
solución no es la misma. Así:

Para determinar la forma como se distribuyen estas causas habrá que analizar si en las
comunas existe o no Corte de Apelaciones. Por ejemplo: en Chillán si hay Corte, pero en
Talcahuano no.

a) En caso que no exista Corte de Apelaciones, todos los asuntos civiles contenciosos o
no, los conocerá el Juzgado de Turno (aplicación de las reglas del turno).
El turno se ejerce semanalmente (Art. 175 COT). Comenzará a desempeñarlo el juez más
antiguo y seguirán desempeñándolo todos los demás por orden de antigüedad. El juez conocerá
todos los asuntos judiciales que se promuevan durante su turno y seguirá conociendo de ellos hasta
su conclusión.
La regla del turno no se aplica a los nuevos tribunales penales (juzgado de garantía y tribunal
de juicio oral en lo penal) porque el juzgado de garantía puede estar compuesto por varios jueces,
todos competentes; por lo que las causas se distribuyen de otra manera.

b) Si en el lugar hay Corte de Apelaciones y se trata de asuntos contenciosos, las
demandas deben ser presentadas en la Secretaría de la Corte de Apelaciones, con la finalidad que el
Presidente de la Corte distribuya los asuntos entre los juzgados existentes en la comuna (Art. 176
COT). El juez que resulte designado conocerá hasta el término.
Si se trata de asuntos judiciales no contenciosos se deben presentar las demandas al
juzgado de turno (Art. 179 inciso 1º COT).
Esta regla en la práctica, en algunas Cortes ha sufrido alguna variación porque las Cortes han
dictado autos acordados sobre la materia.

Algunas Cortes de Apelaciones (por ejemplo: de Concepción, Santiago, Valparaíso) han
dictado autos acordados para regular la forma de distribución e ingreso de los distintos asuntos
judiciales contenciosos y no contenciosos. Estos autos acordados se dictaron cuando se implementó
el sistema computacional de los tribunales. En estos casos, los autos acordados establecen que todos
los asuntos (contenciosos y no contenciosos) deben presentarse ante la Secretaría General de la
Corte de Apelaciones; lo cual es una anomalía ya que si hay Corte de Apelaciones debe conocer el
juzgado de turno. Esto con el fin de llevar el control a través del sistema computacional, entonces la
misma Corte distribuirá estos asuntos sin que ello altere la regla del turno (discutible el sistema).

En cuanto los nuevos tribunales penales. Los asuntos penales NO se rigen por este sistema
(ni por el de turno ni de distribución de causas). Los nuevos tribunales penales son los Juzgados de
Garantía y el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal.
Tratándose de este último, el sistema de distribución de causas es válido cuando el TOP está
compuesto por varios jueces.
En el caso de los Juzgados de Garantía, dependiendo del número de salas; si tiene más de
una sala hay que distribuir las causas.
***Según lo dispuesto en los artículos 15 y 17 inciso final COT, en estos tribunales, la
distribución de causas se hace de acuerdo a un sistema determinado por un Comité de Jueces, es un
procedimiento objetivo y general; es un procedimiento interno, en que no interviene la Corte de
Apelaciones.

Naturaleza Jurídica de estas reglas.

Hay que determinar la naturaleza jurídica de las reglas de turno y distribución de causas; es
decir, determinar si son o no reglas de competencia.
Esto tiene importancia para el caso de que estas reglas se infrinjan y determinar su sanción.
La doctrina procesal no está de acuerdo. Así:

- Algunos autores sostienen que son reglas de competencia absoluta.
- Otros sostienen que son reglas de competencia relativa.
- Hay otros que sostienen que no son reglas de competencia sino que tienen distinto
carácter.
El hecho de adoptar una u otra tesis trae consecuencias diferentes:

a) Reglas del Turno y Distribución de causas como Reglas de Competencia Absoluta.
Posición minoritaria. Señala que son reglas que miran el interés general, esto se advierte cuando los
propios tribunales de oficio ordenan que estas reglas se cumplan. Por tanto, la infracción de estas
36
normas trae aparejada la incompetencia del tribunal, quien está facultado para declarar de oficio su
incompetencia.

b) Reglas del Turno y Distribución de Causas como Reglas de Competencia Relativa.
Ya que sirven para precisar un tribunal específico dentro del territorio. Para los autores que
sostienen esta tesis dichas reglas del turno y distribución de causas serían un nuevo elemento de
competencia. Es una postura minoritaria.

c) Reglas del Turno y Distribución de Causas No son Reglas de Competencia. Esta
teoría es mayoritaria. Postula que dichas reglas no son de competencia absoluta ni relativa. Por
cuanto los diversos tribunales que hay en la comuna donde el problema se presenta, son todos
competentes, de manera que estas reglas no son otra cosa que medidas de carácter administrativo
para una eficiente distribución de justicia. Su finalidad sería repartir equitativamente el trabajo
judicial entre los diversos jueces.
Aplicando esta teoría, la infracción de estas reglas no significa la incompetencia del tribunal.
Se podría aplicar otro tipo de sanción.

Actualmente, por lo menos en las ciudades grandes del país, es difícil que estas reglas de
turno y distribución de causas no se respeten, porque hoy no es posible presentar una demanda en
lugar distinto a la secretaría de la Corte de Apelaciones.

Excepciones a las Reglas de Distribución de Causas.

Se refiere a casos en que no obstante hay diversos tribunales en la comuna y existe Corte de
Apelaciones, incluso los asuntos judiciales no van a ser distribuidos por el Presidente de la Corte,
sino que serán de competencia del juez designado anteriormente o inicialmente (Art. 178 COT). Ello
en asuntos civiles. Tales excepciones son las siguientes:

1) Demandas en juicios iniciados por Medidas Prejudiciales.
Las medidas prejudiciales son peticiones que se hacen a los tribunales antes del juicio para
preparar la entrada o inicio del mismo. Por ejemplo: cuando el demandante quiere obtener algunos
datos que le faltan o cuando pretende rendir ciertas pruebas que después pueden desaparecer, etc.
Estas medias tienen el carácter de ser preparatorias. Están consagradas en los artículos 273 y
siguientes del CPC.
Por ejemplo: se pide una medida prejudicial en Chillán, para obtener una prueba anticipada.
El escrito se presenta en la secretaría de la Corte de Apelaciones. El Presidente de esta Corte
designa el 2º juzgado de Chillán (hasta este momento aún no hay juicio); luego viene la demanda, la
cual debería presentarse en la secretaría de la Corte, pero esta demanda va a ser presentada ante el
juez inicialmente designado (2º Juzgado).








2) Demanda en juicio que se ha iniciado por Medidas Preparatorias de la vía ejecutiva.
La demanda ejecutiva en un juicio iniciado por una media preparatoria de la vía ejecutiva se
presenta ante el mismo tribunal que conoció de esta medida.
Ejemplo de estas medidas: confesión de deuda, reconocimiento de firma, notificación del
protesto de una letra, cheque o pagaré, etc.





3) Demanda en juicio iniciado por notificación previa que dispone el artículo 758 CPC.




Por ejemplo: cuando se hace efectiva la hipoteca y el inmueble se encuentra en poder de un
tercero.
Medida Prejudicial
Preparatoria
Demanda

2º Juzgado de Chillán
Se presenta en la
Secretaría de Corte
de Apelaciones
Juez inicialmente
designado
Medida Preparatoria
de Vía Ejecutiva
Demanda
Notificación Art. 758
CPC
Demanda
37
La demanda va a ser conocida por el mismo juez que conoce de esta gestión (notificación).

4) Cuando se pide el cumplimiento de una sentencia.
El cumplimiento de una sentencia se pide a través de una demanda ejecutiva, el tribunal
competente para conocer del cumplimiento o ejecución de la sentencia es el mismo que la pronunció
en primera o única instancia, o el que resulte competente según la ley (Art. 114 COT).
Si el cumplimiento de la sentencia se le atribuye al mismo juez que la pronunció en primera
o única instancia, eso significa que esa demanda no se distribuye en la Corte de Apelaciones porque
el juez competente es el mismo que la pronunció en primera o única instancia, y ante éste debe
presentarse la demanda.

5) Diligenciamiento de exhortos (Art. 179 inciso 1º COT).
Los exhortos se presentan ante el juzgado que está de turno. En virtud de los autos acordados
dictados por la Corte de Apelaciones, los exhortos también se presentan en la Secretaría de la Corte
de Apelaciones.

PRÓRROGA DE COMPETENCIA.

Esta materia está regulada expresamente por el COT, en los artículos 181 a 187.
Cuando se habla de la “prórroga de la competencia” se trata de modificar el tribunal
naturalmente competente para conocer de un asunto. Esto a través de un acuerdo de las partes, en
virtud del cual se le otorga competencia a un tribunal que es relativamente incompetente.
“Tribunal Relativamente Incompetente”: aquel que es absolutamente competente, pero
territorialmente incompetente porque no tiene atribuciones en razón del territorio; y esas
atribuciones pasa a tenerlas en virtud del acuerdo de las partes.

***No constituye prórroga de competencia el acuerdo de las partes para entregarle
competencia a un árbitro (para someter un asunto a arbitraje), porque la prórroga opera únicamente
entre tribunales ordinarios.

• Concepto:

“Prórroga de Competencia es el acto por el cual las partes convienen expresa o tácitamente
en someter el conocimiento de un asunto civil contencioso a un tribunal relativamente
incompetente”.

Esta facultad la reconoce expresamente la ley, y establece una serie de requisitos para que
pueda operar la prórroga. Pero para que ésta se materialice es indispensable que el acuerdo de las
partes exista.
En cuanto los motivos que puedan tener las partes para prorrogar la competencia son
variados, no se encuentran establecidos porque a la ley no le interesa. Normalmente será por razones
de conveniencia.
El acuerdo constituye la base de la prórroga, es un acuerdo únicamente respecto el factor
territorial. El único factor de la competencia que se puede modificar es el territorio. Los otros
factores (materia, fuero y cuantía) no son objeto de prórroga, se tienen que respetar siempre las
normas que la ley establece en cuanto la competencia absoluta.


• Requisitos de la Prórroga de Competencia.

1) Debe existir un acuerdo o convenio entre las partes. Requisito principal. Consiste en
que debe haber voluntad de ambas partes para otorgarle competencia a un tribunal que es
relativamente incompetente.
Este acuerdo puede ser expreso o tácito, en consecuencia la prórroga también puede ser
expresa o tácita.

- Acuerdo Expreso: tiene lugar cuando en el contrato mismo o en un acto posterior
han convenido en ello las partes, designando con toda precisión el juez al cual se somete (Art. 186
COT).
Todo lo relativo a las reglas de competencia se refiere al órgano jurisdiccional (tribunal) no a
la persona del juez.
La prórroga es expresa cuando consta en términos claros y explícitos, no se puede deducir.
¿De qué manera se expresa la voluntad? Las partes deben designar específicamente el
tribunal al cual se someten, desde el punto de vista territorial. Por ejemplo: las partes se someten a la
38
jurisdicción de los tribunales de San Carlos (comuna). El convenio expreso tiene lugar antes de
iniciarse el juicio.
No necesariamente el acuerdo debe manifestarse en el contrato; pero obligatoriamente debe
constar por escrito.

- Acuerdo Tácito: no consta fehacientemente. El convenio tácito es el que se puede
deducir o desprender de ciertas actitudes de las partes en juicio ante el tribunal (a diferencia del
acuerdo expreso que tiene lugar antes del juicio).
La ley distingue entre la actitud que debe asumir el demandante y el demandado (Art. 187
COT). Así:

a) Actitud del Demandante. Para demostrar que tiene intención de prorrogar, debe
presentar su demanda ante el tribunal relativamente incompetente.

b) Actitud del Demandado. Debe haber comparecido o apersonado en el juicio que
inició el demandante ante un tribunal relativamente incompetente. Y además debe realizar alguna
gestión que no sea reclamar la incompetencia del juez. Por ejemplo: contestar la demanda.
Con esta gestión del demandado éste se encuentra manifestando su intención de prorrogar, o
que no le importa que la demanda haya sido presentada ante el tribunal relativamente incompetente.
Estas dos actitudes producen la prórroga tácita, son requisitos copulativos. Pero el
demandado podría, eventualmente, alegar la incompetencia. En tal caso no habrá prórroga.

2) Es necesario tener capacidad para prorrogar (Art. 184 COT). Pueden prorrogar
competencia todas las personas que según la ley son hábiles para comparecer en juicio por sí
mismas. Se refiere a la capacidad de ejercicio.
Si la persona es incapaz actuará su representante legal.

3) Debe tratarse siempre de un asunto civil contencioso. Se excluyen los actos
judiciales no contenciosos y los asuntos penales.
En virtud de este requisito se concluye que las reglas de competencia relativa en materia
penal y en asuntos no contenciosos son de orden público, las partes no pueden modificarlas.

4) Sólo procede en primera o única instancia (Art. 182 inciso 1º COT). Lo que no es
posible es que la prórroga proceda en segunda instancia; es decir, no es posible modificar nunca el
tribunal de segunda instancia porque se violaría el principio de la gradualidad.

5) Sólo procede entre tribunales ordinarios de igual jerarquía (Art. 182 COT). Por
eso en el arbitraje no procede la prórroga.

6) Procede únicamente en relación al factor territorio. Lo único que se puede modificar
es el tribunal desde el punto de vista del territorio.


• Efectos que produce la Prórroga de Competencia.

a) Atribuir competencia a un tribunal relativamente incompetente.
Desde otro punto de vista, se le quita competencia al juez que naturalmente es competente, y
que en virtud de la prórroga va a pasar a ser incompetente.

b) Solamente afecta o produce sus efectos entre las personas que han concurrido a
otorgarla (Art. 185 COT), y no respecto de otras personas que no la han otorgado. Por ejemplo:
fiadores o codeudores.

c) La prórroga de la competencia tiene como efecto que todas las actuaciones del
proceso que practique el juez al cual se otorgó competencia son válidas (las que de no mediar la
prórroga serían nulas). Esto es muy claro cuando se trata de la prórroga tácita.


• Conflictos de Competencia.

A pesar que el COT establece cómo se determina el tribunal competente, en la práctica se
originan ciertos inconvenientes ya sea porque las partes formulan estos conflictos, o bien porque el
conflicto se genera entre los propios tribunales.
39
En principio, si se infringe una regla de competencia absoluta, debería el propio tribunal
advertirlo y declarar de oficio su incompetencia.
Pero puede ocurrir que el juez no lo advierta inicialmente, si es así la parte interesada debe
alegar la incompetencia del tribunal. Es decir, la demanda puede presentarse ante un tribunal
relativamente incompetente.
Puede suceder que un tribunal se niegue a conocer un asunto, lo cual también podría dar
lugar a un conflicto.
Dependiendo del tipo de conflicto que se suscite, éstos se clasifican en:














a) Cuestiones de Competencia. Las plantean las partes, concretamente el demandado,
en casos en que estime que el tribunal que conoce del asunto no tiene las atribuciones para ello.
El demandado podría alegar la incompetencia ante:

- El propio juez que está conociendo de la causa, o
- El tribunal que él estima competente y que no está conociendo el asunto todavía.

Según lo anterior, existen dos formas de plantear o alegar una cuestión de competencia,
reguladas por el CPC dentro de los incidentes (Art. 101 a 112 CPC). Éstas son: por declinatoria e
inhibitoria. Cualquiera de estas dos formas que se utilice es válida y debe agotarse esa vía. Por
ejemplo: si elige la inhibitoria terminará con ella, no puede optar por la otra vía. Tampoco se puede
usar las dos simultáneamente.

a.1) Por Vía Declinatoria. Es la alegación o incidencia que se promueve ante el
tribunal que está conociendo de la causa o asunto, pero que se considera que es incompetente.
La parte demandada debe indicarle cuál es el tribunal que se estima competente. Pidiéndole
al tribunal que se abstenga de su conocimiento (el tribunal estimado incompetente) (Art. 111 CPC).

- Hay que considerar que el demandado cuando alega la cuestión de competencia por
declinatoria, frente al tribunal que conoce la causa deberá tener cuidado si se trata de la competencia
relativa (cuidado de no haber prorrogado tácitamente la competencia).
Tendría que promover la cuestión de competencia antes de realizar cualquiera otra gestión en
el juicio.

- Distinto es el caso si se alega la competencia absoluta, porque el tribunal tendría que
declarar su incompetencia de oficio. Pero si no lo hace, la cuestión es distinta porque no opera la
prórroga.

- Esta cuestión o alegación de competencia formulada por vía declinatoria da origen a
una tramitación incidental en el proceso, de acuerdo a las reglas de los incidentes.

a.2) Por Vía Inhibitoria. Alegación que formula la parte ante el tribunal que no está
conociendo de la causa pero que se lo estima competente.
Se le pide al juez que dirija comunicación al otro tribunal (al que está conociendo el asunto)
para que se inhiba y le remita los antecedentes.

- ¿Qué ocurre con el tribunal que está conociendo el juicio y que es requerido para que
remita los antecedentes por incompetencia?
Ese tribunal requerido podría aceptar su incompetencia, por lo cual le va a remitir los
antecedentes al otro tribunal.
También podría negarse, no remitiendo los antecedentes porque él se estima competente.

Cuestiones de Competencia Contiendas de Competencia
Alegación o incidencia formulada por alguna de las partes al
tribunal, acerca la falta de atribuciones de un tribunal para
conocer de un determinado asunto.
La cuestión de competencia siempre se plantea por alguna de las
partes.
En el caso de una cuestión de competencia, siempre se plantea
por la parte ante el tribunal; no hay un órgano distinto que tenga
que resolver sino que el propio tribunal ante el cual se plantea la
alegación.
Conflicto que se origina entre dos o más tribunales entre sí, o
bien entre tribunales de justicia y otros órganos o autoridades
políticas o administrativas, relacionado con la competencia para
conocer de un asunto determinado.
Se puede originar en sentido positivo cuando ambos tribunales se
estiman competentes para conocer del mismo negocio.
O bien en sentido negativo cuando ambos dicen ser
incompetentes.
Estas contiendas tienen señalado por la propia ley el órgano
encargado de darle solución al conflicto. Este órgano puede ser
un tribunal u otro órgano, pero siempre va a ser distinto de
aquellos que están en conflicto.
40
- Por ejemplo: está conociendo la causa el juez de Chillán, y el demandado vive en
Iquique, estima que éste es el juez competente y allí plantea la cuestión de competencia. Este
tribunal de Iquique envía un oficio al de Chillán para que éste se inhiba y le remita los antecedentes.

- En el caso que el tribunal requerido se niegue a aceptar su incompetencia, se produce
una contienda de competencia. En este caso, esa contienda tendrá que solucionarla el tribunal que
indica la ley.

- Los tribunales en general tratándose de la incompetencia absoluta están obligados a
declarar de oficio su incompetencia. Tratándose de las reglas de la competencia relativa y en asuntos
contenciosos civiles, los tribunales no pueden declarar de oficio su incompetencia, sino que hay que
esperar la reacción del demandado, ya que éste podría prorrogar tácitamente la competencia o
formular una cuestión de competencia, esto lo haría por vía declinatoria, pero la ley le da la
posibilidad por vía inhibitoria.


b) Contiendas de Competencia. Conflictos que se suscitan directamente entre
tribunales. no hay alegación de las partes.
Hay que hacer distinciones para los efectos de determinar cuál es el tribunal competente para
solucionar la contienda. El problema se origina cuando todos los tribunales se estiman competentes
o todos se estiman incompetentes. Se dan varias situaciones:

b.1) Contienda de competencia entre Tribunales Ordinarios entre sí. Por ejemplo: entre
juzgados de letras, o entre éste y el juzgado de garantía. Pueden ser de la misma o distinta jerarquía.
Así:

b.1.a) Si los tribunales son de la misma jerarquía. La contienda debe solucionarla el
tribunal superior común de aquellos que están en conflicto. Siempre y cuando tengan el mismo
superior común. Ejemplo: contienda de competencia entre juez de Chillán y el de San Carlos, va a
resolver la Corte de Apelaciones de Chillán.

b.1.b) Siendo los tribunales de igual jerarquía, pero con tribunales superiores
jerárquicos diferentes. La ley señala que resuelve la contienda aquel que sea superior del tribunal
que hubiere prevenido en el conocimiento del asunto (Art.190 inciso 3º COT). Por ejemplo: Corte
de Apelaciones de Chillán y la de Concepción.

b.1.c) Si los tribunales en conflicto son de diversa jerarquía. La contienda la
resuelve el superior de aquel que tenga la jerarquía más alta.

b.2) Contienda de competencia entre Tribunales Ordinarios y Especiales, o suscitados sólo
entre Tribunales Especiales. Por ejemplo: entre juzgado de letras y uno de familia o del trabajo.
Hay que distinguir si los tribunales en conflicto dependen o no de una misma Corte de
Apelaciones (Art. 191 COT).

b.2.a) Si dependen de la misma Corte. Corresponde a ésta solucionar la contienda.

b.2.b) Si dependen de distintas Cortes. Resolverá la contienda aquella Corte superior
del tribunal que hubiere prevenido el conocimiento.

b.2.c) Si no se puede aplicar ninguna de las reglas anteriores. Resuelve la contienda
la Corte Suprema. Por ejemplo: contienda entre Juzgado Militar con un juez de letras, porque el
primero no depende de ninguna Corte de Apelaciones.

b.3) Contiendas de Competencia entre Tribunales de justicia y Autoridades Políticas o
Administrativas. Es posible que en ciertos casos otros órganos del Estado ejerzan, eventualmente,
funciones jurisdiccionales. Por ejemplo: contienda de competencia entre Corte de Apelaciones y el
Director del SII. Aquí se distingue si la contienda se promueve entre tribunales inferiores o
superiores:

b.3.a) Entre Tribunales Inferiores y Autoridad Política o Administrativa. Por
ejemplo: entre juzgado de letras con el Director del SII. La contienda la resuelve el Tribunal
Constitucional, de acuerdo con la última modificación introducida a la CPR (Art. 93 Nº 12 CPR). El
COT no ha sido modificado, artículo 191 inciso final).

41
b.3.b) Entre Tribunales Superiores y Autoridad Política o Administrativa. Las
contiendas las resuelve el Senado (Art. 53 Nº 3 CPR).

b.4) Contienda entre Tribunales Arbitrales entre sí, y las contienda entre Árbitros y
Tribunales Ordinarios o Especiales. En ambos casos en que intervienen árbitros, la ley establece
reglas especiales al señalar que “los jueces árbitros tendrán por superior a la respectiva Corte de
Apelaciones” (Art. 190 inciso final COT). Esto se aplica sólo para los efectos de las contiendas de
competencia.
Es decir, esto no significa que la Corte de Apelaciones sea siempre el superior
jerárquico de un árbitro (el del domicilio de éste).

b.5) Contiendas de Competencia cualquiera sea el Tribunal que falle la contienda (Art. 192
COT). Esta norma indica “las contiendas de competencia serán falladas en única instancia”.
Situación que no se da en las cuestiones de competencia que se tramitan incidentalmente y el
recurso de apelación opera según la regla general.

ÓRGANOS DE LA JURISDICCIÓN:
TRIBUNALES DE JUSTICIA.

• Principios o Bases Fundamentales que rigen la Organización Judicial en Chile.

Constituyen normas establecidas por la CPR y las leyes, determinan la forma como se ejerce
la función jurisdiccional. Se señalan las reglas a través de las cuales los tribunales deben actuar.
Buena parte de ellas tienen rango constitucional. Algunos de estos principios son los siguientes:

1) Principio de la Independencia judicial o de los tribunales.
2) Principio de la Inamovilidad de los magistrados.
3) Principio de la Responsabilidad de los magistrados.
4) Principio de la Legalidad.
5) Principio de la Territorialidad de los tribunales.
6) Principio de Pasividad.
7) Principio de la Sedentariedad.
8) Principio de la Inavocabilidad.
9) Principio de Publicidad de las actuaciones.
10) Principio de Gratuidad.
11) Principio de Gradualidad.

Análisis de cada uno de estos principios:

a) Principio de Independencia Judicial.

Este principio se funda en diversos artículos: 7 y 76 de CPR; 4 Y 12 COT. Se puede analizar
desde dos puntos de vista:

- Los tribunales ejercen todas sus funciones sin que se puedan inmiscuir en ellas los
demás órganos públicos. Mirado esto desde la función jurisdiccional: los tribunales cuando
resuelven un conflicto jurídico lo hacen con exclusividad porque son los únicos órganos que
cumplen esta función y también con autonomía porque en el ejercicio de la función no se pueden
entrometer otros órganos públicos.
La CPR en el artículo 76 establece la exclusividad de la función jurisdiccional, señalando
que “ni el P de la R ni el Congreso pueden, en caso alguno, ejercer funciones judiciales. Tampoco
pueden avocarse causas pendientes, revisar los fundamentos o contenido de sus resoluciones o
hacer revivir procesos fenecidos”.

- Tampoco es lícito que los órganos del Poder Judicial se inmiscuyan en las funciones
de los demás órganos públicos.
El artículo 4 COT establece: “es prohibido al Poder Judicial mezclarse en las atribuciones
de otros poderes públicos y en general ejercer otras funciones que las determinadas en los artículos
precedentes”.
Esta norma hay que entenderla en sentido amplio porque se aplica en general a todos los
tribunales.

- Que los tribunales sean independientes significa que éstos cuando interpretan la ley y
la aplican al caso concreto, lo hacen soberanamente. Incluso cuando conocen de un asunto judicial
42
lo hacen con independencia de los propios tribunales superiores que forman parte del propio Poder
Judicial.
Pero esto no quiere decir que la resolución de un tribunal inferior no puede ser revisada o
modificada por un tribunal superior.
Algunos autores señalan que los tribunales están sujetos sólo a la ley.

- Es el principio más importante porque significa que los jueces o magistrados no
pueden estar al alcance de ninguna influencia. Esta independencia, referida a la función del órgano,
debe complementarse con la independencia personal o subjetiva de la persona del juez; y ésta se
demuestra por la imparcialidad de la persona del juez. La ley garantiza la imparcialidad personal en
el sentido que si el juez ve afectada de cualquier manera esa imparcialidad debe abstenerse de
conocer el asunto.
La ley indica causales de inhabilidad de los jueces, algunas constituyen verdaderas
prohibiciones para los jueces. Así se distingue entre causales de implicancia (son más graves) y de
recusación.


b) Principio de Inamovilidad de los Magistrados.

Este principio está consagrado en el artículo 80 CPR. Se refiere a que para que los jueces
puedan ser realmente independientes se requiere de cierta permanencia en el cargo. Es decir, la
permanencia garantiza su independencia.

- La inamovilidad es un derecho o garantía de los magistrados para que no sean
removidos de sus cargos, siempre y cuando observen un buen comportamiento en el ejercicio de sus
funciones. Solamente se podría poner término a este derecho en virtud de algún motivo o causa que
establece la CPR o las leyes.

- Si el juez no observa este buen comportamiento (por ejemplo: comete algún delito
ministerial o común; o incurre en hechos que sin ser constitutivos de delito son faltas disciplinarias),
ese magistrado va a ser sancionado de acuerdo a la gravedad del hecho en que incurra, ya sea
sanción penal o disciplinaria, pudiendo ser separado o destituido del cargo.

Motivos para hacer cesar la inamovilidad de los jueces.

Se refiere a casos en que los jueces sí pueden ser removidos de sus cargos.

a) Delitos. Sean éstos comunes o ministeriales (aquellos que sólo pueden ser cometidos
por el juez en su calidad de tal, llamados “Delitos de Prevaricación”). El juez, si resulta responsable
puede llegar a ser destituido de su cargo.

b) Mal comportamiento, sin llegar a constituir delito. Es decir, hechos constitutivos de
faltas disciplinarias. También el juez puede ser removido de su cargo. Hay varios procedimientos
para estos efectos, para determinar este mal comportamiento:

b.1) La Corte Suprema podría acordar la remoción del magistrado por la mayoría del total
de sus componentes (Art. 80 inciso 3 CPR). La Corte Suprema puede actuar a requerimiento de
cualquier persona o autoridad, o incluso de oficio.

b.2) Juicio Político, afecta solamente a los miembros de los tribunales superiores de justicia.
Es atribución exclusiva del Senado declarar la culpabilidad del acusado. La acusación tiene lugar
ante la Cámara de Diputados. Aquí la causal es el abandono de deberes. Si el Senado lo declara
culpable será destituido de su cargo (Art. 53 Nº 2 letra C CPR).

b.3) Juicio de Amovilidad. Procedimiento para determinar si los jueces tienen mal
comportamiento, y con ello separarlo de sus funciones (Art. 332 COT). Esta norma señala varias
causales, pero este procedimiento tiene muy poca aplicación.

b.4) Mala calificación de los magistrados. El COT regula la calificación en los artículos
273 al 278 bis.

c) Otras causales. Por las cuales cesa la inamovilidad. Por ejemplo:

c.1) Cumplimiento de 75 años de edad (límite).
43
c.2) Renuncia del magistrado.
c.3) Incapacidad legal sobreviniente (Art. 80 CPR).


c) Principio de Responsabilidad de los Magistrados.

Este principio es válido en toda la administración pública. Esto significa que si cometen
actos abusivos o contrarios a la CPR o las leyes recibirán la sanción que corresponda por haber
incurrido en la irresponsabilidad. Por ejemplo: la destitución, pero si además cometen delitos,
recibirán también una sanción penal.

- La Responsabilidad Ministerial tiene lugar ya sea por acciones u omisiones de los
jueces en el ejercicio de su cargo.
Este principio compensa la independencia de los jueces, pero siempre sometido al principio
de legalidad.

Tipos de Responsabilidad que pueden afectar al Juez.

1) Responsabilidad Disciplinaria o Administrativa. Se traduce en que el juez puede
ser sancionado cuando incurre en hechos u omisiones constitutivos de faltas o abusos en el ejercicio
de sus funciones; siempre que estos hechos no alcancen a constituir delito.
Su consecuencia es que el juez puede ser destituido. Esta responsabilidad administrativa se
puede hacer efectiva por dos vías: a través de los Reclamos que hagan los afectados (a petición de
parte), directamente al superior o a la Corte Suprema. La parte tiene dos formas de reclamar:

- Recurso de Queja. Se utiliza cuando la falta o abuso del juez se produce con motivo
de una resolución judicial. Opera en resoluciones no susceptibles de ningún otro recurso.

- Queja Disciplinaria. Cuando la falta o abuso se produce en el comportamiento del
juez, que no sea en la sentencia o resolución judicial. Por ejemplo: juez que llega tarde a ejercer su
cargo.

2) Responsabilidad Penal. Los jueces pueden cometer delitos, sean éstos comunes o
ministeriales. Interesándonos estos últimos.
En el caso de los Delitos Ministeriales, la CPR señala en el artículo 79: “los jueces son
personalmente responsables por los delitos de cohecho, falta de observancia en materia sustancial
de las leyes que reglan el procedimiento, denegación y torcida administración de justicia, y en
general, de toda prevaricación en que incurran en el desempeño de sus funciones”.
Artículos 223 y siguientes del Código Penal; artículo 324 COT; pena privativa o restrictiva
de libertad.

3) Responsabilidad Civil. Es de tipo pecuniario. Toda persona está obligada a reparar
cualquier daño que pueda causar a otro. Esto se traduce, de acuerdo al CC, en la indemnización
correspondiente.
Si el juez comete o causa un daño o perjuicio debe responder civilmente (Art. 325 y 326
COT).
Tratándose de los tribunales colegiados, la responsabilidad civil afecta solidariamente a
todos los magistrados que hubieren cometido el delito o concurrido con su voto al hecho o
procedimiento de que ella nace (Art. 327 COT). Esto significa que de los varios ministros de la
Corte, si uno no está de acuerdo, éste no será responsable (voto disidente).

4) Responsabilidad Política. Afecta únicamente a los magistrados de tribunales
superiores, por la causal de haber incurrido en notable abandono de deberes. Esto se analiza en cada
caso en particular.

Limitaciones a la Responsabilidad.

La ley establece algunas limitaciones para hacer efectiva la responsabilidad (civil o penal) de
los magistrados derivada de sus actos ministeriales, para evitar persecuciones infundadas contra los
jueces.

a) Si el agravio que se imputa al juez emana de una causa judicial, la ley prescribe que
no puede hacerse efectiva la responsabilidad civil o penal mientras la causa no está terminada por
sentencia firme (Art. 329 COT).
44
b) El perjudicado o agraviado por la acción u omisión del juez debe haber reclamado
previamente de la ocurrencia del agravio, entablando oportunamente todos los recursos que la ley
brinda durante el proceso (Art. 330 COT).

c) Se establece un plazo de prescripción corto para estas acciones: 6 meses desde que se
hubiere notificado al reclamante la sentencia definitiva (Art. 330 COT).

d) Esta responsabilidad (civil o penal) no se puede hacer efectiva directamente ante los
tribunales por el agraviado, sin que previamente no se haya declarado la admisibilidad por el
tribunal correspondiente (Art. 328 COT). Ejemplo: existencia de querella de capítulos en materia
penal (Art. 424 Código Procesal Penal).


d) Principio de Legalidad.

Se funda en el artículo 19 Nº 3 CPR, cuando habla de “debido proceso”. Significa lo
siguiente:

- Consiste en que el tribunal tiene que estar establecido por la ley.
- Los jueces tienen que ajustarse a la ley en lo relacionado al ejercicio de sus funciones.

- Esto significa que los tribunales o jueces que les corresponde conocer un asunto
tienen que estar previamente determinados por normas legales objetivas; en base a los factores de la
competencia.

- Ningún poder del Estado puede intervenir para determinar la composición de un
tribunal que debe conocer un asunto, porque esto le corresponde a la ley a través de las reglas de
competencia.

- Los jueces deben siempre someterse a la ley, en cuanto la forma de obrar, sea en el
ejercicio mismo de la función jurisdiccional, o en general, de cualquier actuación que les
corresponda a los magistrados.

- De ser pertinente, la ley debe establecer la forma objetiva y equitativa de resolver el
trabajo judicial.

- El principio que impera es el del “juez natural o legal”, y no le corresponde a
ningún órgano del Estado determinar la composición del tribunal en el caso concreto. La ley es la
que precisa la organización y atribuciones de los tribunales de justicia; para esto existen los estatutos
por los cuales se rigen los tribunales (COT).

- Los tribunales deben tramitar los procesos (ejercer jurisdicción) a través de lo que la
ley indica. La CPR en su artículo 19 Nº 3 asegura que toda sentencia de un órgano que ejerce
jurisdicción debe fundarse en un proceso previo legalmente tramitado.

- Si el juez se aparta de estas reglas de procedimiento, deja de ser un debido proceso
porque tiene anomalías o vicios de procedimiento, sancionándose esto con la nulidad procesal.

- Por otro lado, los jueces también deben ajustarse a la ley en cuanto al fallo o
sentencia que resuelve el conflicto, incluso la obligación de fallar es inexcusable. En consecuencia,
las partes no pueden sustituir o modificar los procedimientos que la ley contempla para tramitar los
juicios. Las normas de procedimiento son de orden público.


e) Principio de Territorialidad de los Tribunales.

En Chile todos los tribunales están establecidos en base a este principio.
Significa que los tribunales sólo pueden ejercer sus funciones dentro del territorio que la
propia ley le hubiere asignado respectivamente.
El territorio es variable, dependiendo del tribunal de que se trate, no es siempre el mismo.
Por ejemplo: juez de letras tiene competencia en las comunas; Corte Suprema: en todo el territorio
de la Nación. El territorio es asignado para cada tribunal (Art. 16, 21, 28, 55 COT, entre otros).


45
Excepciones al Principio de Territorialidad.

a) Que un tribunal ejerza jurisdicción o cumpla funciones jurisdiccionales dentro de un
territorio determinado por la ley no implica que en las causas que conoce ese magistrado no puedan
dictarse resoluciones o disponer ciertas diligencias que puedan cumplirse en un territorio diferente
(Art. 7 inciso 2º COT en relación con el artículo 71 CPC). Esto está referido a la principal excepción
que tiene esta regla, que es la delegación de competencia.
Esto se materializa a través de los exhortos. Se trata de diligencias que se van a practicar por
el juez del territorio determinado, pero que se encomiendan por un juez de otro territorio.

b) Otra excepción es la diligencia de inspección personal del tribunal. La ley dice
expresamente que éstas se pueden practicar aún fuera del territorio jurisdiccional del juez (Art. 403
inciso 2º CPC).

c) Tercera excepción dice relación con los Juzgados de Santiago, ya que en la región
Metropolitana los tribunales ejercen su jurisdicción en un territorio exclusivo, que está determinado
o demarcado por calles. No ejercen en toda la región Metropolitana, pero estos jueces pueden
practicar actuaciones en toda dicha región. Por ejemplo: Juez de Las Condes no necesita enviar
exhorto al de La Florida (Art. 43 inciso 2º COT).


f) Principio de Pasividad de los Tribunales.

Los tribunales pueden actuar de dos formas:

1) De Oficio
2) A petición de parte

Este principio se refiere a que la regla general en Chile es que los tribunales no pueden
ejercer sus funciones sino a petición de parte, a menos que la ley expresamente los autorice para
actuar de oficio.
Este principio opera en materia procesal-civil. El Artículo 10 del COT prescribe: “Los
tribunales no podrán ejercer su ministerio sino a petición de parte, salvo los casos en que la ley los
faculte para proceder de oficio. Reclamada su intervención en forma legal y en negocios de su
competencia, no podrán excusarse de ejercer su autoridad ni aún por falta de ley que resuelva la
contienda sometida a su decisión”.
Esta es una de las causas de la demora en la tramitación de los procesos. No puede el tribunal
avanzar en el juicio si las partes no se lo piden.

Este principio en materia Civil significa:

- ***El proceso sólo se puede iniciar con el ejercicio de la acción que le corresponde a
los litigantes, tiene que existir la demanda. No ocurre lo mismo en materia penal.

- Las partes fijan el objeto del proceso; es decir, el contenido del juicio. Esto es lo que
le da competencia específica a cada juez.
Así como las partes son libres para iniciar el proceso igualmente son libres para ponerle
término, porque el ejercicio o continuación de la acción entablada depende de las partes; tanto así
que el demandante se puede desistir de su demanda.

- Las partes son las que tienen la atribución de darle impulso al proceso; es decir, los
litigantes a través de sus peticiones le van dando actividad al proceso de que se trata. Si las partes
nada hacen, el proceso se estanca y el juez no puede hacer nada.

Este principio se ha ido atenuando paulatinamente. Por ejemplo: en los tribunales de familia,
donde cada vez más los jueces van teniendo más facultades para actuar de oficio.

Excepciones a este principio.

Se refiere a situaciones en que el juez puede actuar de oficio:

1) En razón de la nulidad los jueces pueden declarar de oficio la nulidad procesal, ello
con las restricciones que la ley establece (Art. 83 CPC).

46
2) Los tribunales superiores (Corte Suprema y Corte de Apelaciones) pueden anular de
oficio algunas sentencias e incluso el proceso, esto se llama “Casación de oficio”.

3) Declaración de incompetencia absoluta, o en su caso la de Competencia relativa; es
decir, cuando no procede la prórroga (en asuntos penales y no contenciosos).

4) Medidas para mejor resolver (Art. 159 CPC), son medidas de prueba que pueden
decretar los tribunales.

5) Declaración de Nulidad Absoluta, cuando aparece de manifiesto en el acto o contrato
(Art. 1683 CC).

6) El tribunal puede solicitar de oficio el Informe de Peritos.


g) Principio de Sedentariedad

Significa que los tribunales de justicia en Chile deben ejercer sus funciones en ciertos lugares
o territorios jurisdiccionales y en horas determinadas.
Este principio está relacionado con la idea de fijeza del órgano jurisdiccional para
administrar justicia en lugares y en horas determinadas. Con ello se pretende evitar la existencia de
tribunales ambulantes.
Las funciones judiciales se ejercen en la sede o lugar de asiento del tribunal, a través de
ciertas obligaciones o deberes que la ley le impone (Art. 311 y 312 COT). Tales son:

1) Deber de Residencia. El artículo 311 COT señala que los jueces están obligados a
residir constantemente en la ciudad o población donde tenga su asiento el tribunal en que
desempeñan sus funciones; salvo que la Corte de Apelaciones disponga lo contrario.

2) Deber de Asistencia y Permanencia. La ley señala que los jueces están igualmente
obligados a asistir todos los días a su despacho y a permanecer en él durante el tiempo mínimo que
la ley establece (Art. 312 COT). Este tiempo de permanencia es variable, dependiendo si el juzgado
es civil o penal; si existe o no atraso, etc. Por ejemplo: artículo 312 bis COT.

Estas obligaciones cesan durante los días feriados. Así el artículo 313 del COT indica: “Las
obligaciones de residencia y asistencia diaria al despacho cesan durante los días feriados. Son tales
los que la ley determine y los comprendidos en el tiempo de vacaciones de cada año, que comenzará
el 1º de febrero y durará hasta el primer día hábil de marzo. Lo dispuesto en este artículo no regirá,
respecto del feriado de vacaciones, con los jueces letrados que ejercen jurisdicción criminal,
laboral y de familia”.


h) Principio de Inavocabilidad.

Este principio está consagrado en el artículo 8 COT: “Ningún tribunal puede avocarse el
conocimiento de causas o negocios pendientes ante otro tribunal, a menos que la ley le confiera
expresamente esta facultad”.
Esto quiere decir que desde el momento que un asunto está siendo conocido por un tribunal,
no puede otro órgano jurisdiccional conocer ese mismo asunto porque para estos efectos se
determinó su competencia de acuerdo a reglas legales y además porque hay otro principio que
impide esto, el cual es la regla de la radicación.

Excepciones a este principio.

Excepcionalmente la ley puede permitir a un tribunal conocer un asunto que se encuentra
pendiente ante otro tribunal. Por ejemplo:

1) Esto puede ocurrir en el caso de las visitas extraordinarias que los ministros de Corte
llevan a cabo en los juzgados de su jurisdicción.

2) También, con algún matiz, en el caso de los exhortos en que un tribunal puede
conocer de un negocio que está siendo conocido por otro tribunal que es naturalmente competente.
Pero este es un caso distinto porque aquí hay delegación de competencia.

47
i) Principio de Publicidad de las actuaciones de los tribunales.

Está consagrado en el artículo 9 COT, el cual prescribe: “Los actos de los tribunales son
públicos, salvo las excepciones expresamente establecidas por la ley”.
Esta publicidad se puede analizar desde dos puntos de vista:

1) La publicidad vista como facultad o el derecho que tiene cualquier persona de
imponerse o de tomar conocimiento de las actuaciones judiciales, sea o no parte del juicio.

Esto ocurre después de que la actuación se produce, no es instantáneo. Pueden tomar
conocimiento los terceros. Lo que significa que se puede examinar materialmente el expediente.
Este principio está corroborado por una de las funciones que la ley asigna a los secretarios de
tribunales en el artículo 380 Nº 3 COT: “Son funciones de los secretarios: Nº 3: dar conocimiento a
cualquiera persona que lo solicitare de los procesos que tengan archivados en sus oficinas, y de
todos los actos emanados de la Corte o juzgado, salvo los casos en que el procedimiento deba ser
secreto en virtud de una disposición expresa de la ley”.

2) Está referida a que las actuaciones judiciales se deben realizar ante público.

Las diligencias judiciales se verifican ante público, de manera que se haga un conocimiento
instantáneo. Ello es propio de los procedimientos orales o verbales. Existe una percepción directa de
las actuaciones del juicio de que se trata.

En el procedimiento penal también hay ciertas actuaciones que se cumplen ante público. Por
ejemplo: los alegatos en tribunales superiores.

Excepciones a este principio.

Es decir, casos en que por ley debe existir secreto de las actuaciones:

1) En materia Penal. Las actuaciones de la investigación que le corresponde al
Ministerio Público son secretas para los terceros ajenos.

2) Los Acuerdos de los tribunales colegiados. Estos acuerdos son privados (Art. 82
COT). Son las deliberaciones para adoptar una resolución; todos sus acuerdos son reservados, sin
perjuicio que puedan llamar a funcionarios judiciales (relator).

3) En materia procesal-civil. Tratándose de la prueba de Confesión provocada en el
juicio por alguna de las partes (a petición de la contraparte). Dentro de esta diligencia de confesión
hay que acompañar una lista con las preguntas que debe responder al parte contraria (pliego de
posiciones).
Este pliego se mantiene en reserva hasta que la confesión de preste (Art. 387 CPC).


j) Principio de Gratuidad en la Administración de Justicia.

El Estado ejerce la función jurisdiccional y está prohibida la autotutela; como el Estado tiene
el monopolio de la administración de justicia esto significa que la justicia tiene que ser accesible a
todos y hacerlo así implica que el costo de aquélla tiene que ser de cargo del Estado, se considera
un servicio público. Desde este punto de vista los jueces y funcionarios judiciales son empleados
públicos.
Esto significa que las partes o interesados en un asunto no deben remunerar a los jueces y
funcionarios judiciales; sin perjuicio de que las partes paguen algunos derechos a otras personas que
son auxiliares de la administración de justicia; derechos que no son excesivos sino razonables.
Además los litigantes también deben soportar el pago de las costas judiciales; y esto le
corresponde al litigante que resulta vencido, salvo que el propio juez lo exima del pago (Art. 144
CPC).
La CPR establece en el artículo 19 Nº 3 que la ley contempla mecanismos para poder acceder
a la justicia; si alguna persona necesita defensa la ley le arbitra los medios. Por ejemplo: en materia
procesal penal, la Defensoría Penal Pública, en que ningún imputado puede carecer de abogado, el
cual es gratis. En materia procesal civil hay varios mecanismos, como la Corporación de Asistencia
Judicial; el Privilegio de Pobreza, en que las personas beneficiadas no pagan los derechos
correspondientes.

48
k) Principio de Gradualidad.

Significa que por regla general y de acuerdo al artículo 188 COT, en Chile los
procedimientos se tramitan en dos instancias o grados jurisdiccionales, lo que no significa que todo
juicio necesariamente se tramite en dos instancias.
A la segunda instancia sólo se puede acceder por el Recurso de Apelación, en la medida que
éste haya sido interpuesto y concedido por un tribunal inferior.
La segunda instancia significa que un tribunal superior revisa lo resuelto por uno inferior;
para estos efectos en Chile existe la organización jerárquica de los tribunales. Por ejemplo: cada juez
de letras tiene como superior jerárquico la Corte de Apelaciones respectiva.

El fundamento del principio de la gradualidad está en el interés del legislador de que se evite
en lo posible resoluciones injustas y arbitrarias (es más difícil que sean arbitrarias si se somete a
revisión).
La instancia viene a ser cada uno de los grados jurisdiccionales en que se ejerce la
jurisdicción, y en que se faculta al tribunal de esa instancia para que se pronuncie sobre todos los
aspectos de hecho y de derecho que se han planteado; a diferencia de lo que ocurre en la casación.

El tribunal de la segunda instancia podría confirmar la resolución anterior, modificarla o
revocarla, si de ese modo se elimina el agravio que sufre la parte que dedujo el recurso.
El tribunal superior confirma la resolución del inferior, ello significa que mantiene dicha
resolución.
La puede enmendar, ello significa que el tribunal superior le introduce algo nuevo a la
resolución. Por ejemplo: si la sentencia fijó una indemnización de perjuicios, en segunda instancia
se puede aumentar o reducir el monto de la misma.
También puede revocar la decisión del tribunal inferior, ello significa que cambia totalmente
el fallo.





Como ya señalamos con anterioridad, según las materias que pueden conocer, se distingue
entre:

a) Tribunales Ordinarios.
b) Tribunales Especiales.
c) Tribunales Arbitrales.

• Concepto.

“Tribunales Ordinarios de Justicia son aquellos que están establecidos y regulados en el
COT, y se encuentran además organizados jerárquicamente”.

Estos tribunales detentan la plenitud de la competencia, en principio todo asunto lo conoce
un tribunal ordinario; excepcionalmente la ley le atribuye competencia para conocer algunos asuntos
a tribunales especiales.
Los tribunales ordinarios se encuentran señalados en el artículo 5 del COT:

1) Corte Suprema.
2) Cortes de Apelaciones.
3) Tribunales Accidentales o de Excepción:
- Ministro de la Corte Suprema.
- Presidente de la Corte Suprema.
- Ministros de las Cortes de Apelaciones.
- Presidente de la Corte de Apelaciones de Santiago.
4) Tribunales de Juicio Oral en lo Penal.
5) Juzgados de Letras.
6) Juzgados de Garantía.

La mayoría de estos tribunales son permanentes, salvo el caso de los ministros y presidentes
de Corte.


TRIBUNALES ORDINARIOS DE JUSTICIA.

49
a) JUZGADOS DE LETRAS.

Están regulados en los artículos 27 y siguientes del COT, sin que se de un concepto de los
mismos.

• Concepto:

“Son tribunales unipersonales que les corresponde ejercer jurisdicción en una comuna o
agrupación de comunas, y en los cuales reside la plenitud de la competencia, tanto para conocer
asuntos contenciosos y no contenciosos”.

Estos tribunales han ido paulatinamente perdiendo la competencia penal, porque ésta pasó a
los nuevos tribunales creados por la reforma.

• Características:

1) Son tribunales Ordinarios.
2) Unipersonales (constituidos por un solo magistrado).
3) Letrados (ello significa que los jueces deben ser abogados) o de derecho (los jueces fallan y
tramitan las causas de acuerdo a la ley).
4) Tribunales Inferiores.
5) Algunos tienen competencia común y otros tienen competencia especial.
6) Su territorio jurisdiccional es la comuna, sin perjuicio que la ley establece la agrupación de
comunas.
7) Son permanentes.

El tratamiento que le corresponde al juez de letras es el de “Señoría” (Art. 306 inciso 2º
COT). “Cada uno de los miembros de estos mismos tribunales (Corte Suprema y de Apelaciones) y
los jueces de letras tendrán tratamiento de Señoría”.

• Clasificación de los Juzgados de Letras.

a) Considerando la competencia de estos tribunales:

a.1) Juzgados de Letras con Competencia Civil. Constituyen la regla general dentro de la
organización de los juzgados. Tienen competencia nada más que en materia civil, toda vez que
debido a la reforma procesal la ley le quitó competencia criminal a estos juzgados. Tienen
competencia especial, exclusivamente para materias civiles.

a.2) Juzgados de Letras con Competencia Común. Aquellos que pueden conocer materias
civiles y que además, por excepción, tienen competencia penal en las comunas donde no existe
juzgado de garantía (Art. 46 COT).
Se entiende que en la medida en que vayan creando los juzgados de garantía en todas las
comunas, los juzgados de letras van a quedar exclusivamente con competencia en materia civil.


b) Considerando el escalafón judicial o categoría del juzgado de letras:

b.1) Juzgado de Letras de Ciudad-Comuna asiento de Corte de Apelaciones (máxima
categoría).

b.2) Juzgado de Letras de Ciudad-Capital de Provincia.

b.3) Juzgado de Letras de Comuna o de Agrupación de Comunas.

Esta clasificación tiene importancia para los efectos del escalafón, para las remuneraciones
de los jueces y en algunos casos para la competencia.


c) En cuanto la organización del tribunal y el funcionamiento de los juzgados de letras.
Se refiere al análisis de los funcionarios que componen el tribunal.

c.1) Juez Letrado o Magistrado. Tribunal unipersonal, de manera que ese juez es el que
ejerce la jurisdicción.
50
c.2) Secretario del Tribunal (Art. 380 COT) Ministro de fe pública con que cuenta el
juzgado.
- Le corresponde autorizar las resoluciones que dicta el tribunal.
- Sin perjuicio de cumplir otras funciones, entre las que se destaca la subrogación del juez si
éste falta o es despedido por cualquier motivo.
- Sin perjuicio, también de dar publicidad o conocimiento de las actuaciones y de los actos
del tribunal a los interesados.
- Custodiar los procesos.
- Practicar cierto tipo de notificaciones, como la por el estado diario; etc.

c.3) Funcionarios o Personal de Secretaría del Tribunal. Su número es variable porque
depende de lo dispuesto en la ley en cada caso.
Este personal también tiene antigüedad en el Poder Judicial; de acuerdo al escalafón el más
antiguo es el oficial primero de secretaría (Art. 292 COT).
Este personal cumple funciones de colaboración al juez y secretario en el ejercicio de todas
las labores propias del tribunal.


d) En cuanto el funcionamiento de los Juzgados de Letras:

d.1) Funcionamiento Ordinario. Normal y habitual que cumple el juzgado de letras cuando
la tramitación de las causas está al día.

d.2) Funcionamiento Extraordinario. Aquel que tiene lugar cuando existe retardo en el
despacho de las causas. En este caso de retardo o también cuando un mejor servicio judicial lo exija,
la Corte de Apelaciones respectiva puede disponer que el juez del tribunal se avoque de manera
exclusiva a la tramitación de una o más materias de competencia del tribunal. Esto de acuerdo con el
artículo 47 y 47 letra A COT.


• Competencia de los Juzgados de Letras.

En general, los jueces de letras detentan la plenitud de competencia en materia civil
contenciosa y no contenciosa, en primera instancia; salvo aquellos casos en que la ley le atribuye
competencia a ciertos tribunales especiales. Por ejemplo: juzgados de familia, juzgado laboral, etc.
Los jueces de letras son el tribunal de primera instancia por excelencia, así como la Corte de
Apelaciones es el tribunal de segunda instancia por excelencia (pero esto no quiere decir que la
segunda instancia esté siempre radicada en la Corte de Apelaciones, ya que la Corte Suprema
también puede llegar a conocer ciertos asuntos en segunda instancia).


• Materias de competencia de los Juzgados de Letras.

a) Competencia de Única Instancia. Sin posibilidad de apelación del fallo.

a.1) Causas civiles y de comercio cuy cuantía no exceda de 10 UTM.

b) Competencia en Primera Instancia. Regla general.

b.1) Causas civiles y de comercio cuya cuantía exceda de 10 UTM (Art. 45 COT).

b.2) Causas civiles y de comercio cuya cuantía sea inferior a 10 UTM, donde formen parte o
tengan interés personas con fuero menor (que deberían conocerse en única instancia).

b.3) Causas de Minería. Aquellas en que se discuten derechos regulados en el Código de
Minería. Se conocen siempre en primera instancia, cualquiera sea su cuantía.

b.4) Actos Judiciales no Contenciosos. Cualquiera sea su cuantía, con excepción de los actos
judiciales no contenciosos que se entregan al conocimiento de tribunales especiales. Ejemplo:
juzgados de familia.

b.5) Causas de Trabajo y de Familia. Cuyo conocimiento no corresponda a los juzgados de
letras del trabajo o juzgados de cobranza laboral y previsional, o a los juzgados de familia en su caso
(Art. 4 letra H COT). Esta letra demuestra que estos tribunales detentan la plenitud de competencia.
51
• Competencia de otros Juzgados de Letras.

1) Situación del juez de letras que además de sus funciones como tal, cumple funciones
como Juzgado de Garantía (Art. 46 COT). Fuera de la competencia anterior, tienen atribuciones
para conocer de las cuestiones que señala el artículo 14 COT, generalmente competencia penal.
Ejemplo: conocer y fallar las faltas penales, éstas constituyen hechos ilícitos que se sancionan por
ley con 60 días de privación de libertad.

2) Competencia de juez de letras de Comuna asiento de Corte de Apelaciones. Tiene
competencia más amplia que el juez de una simple comuna porque la ley les agrega a estos jueces
una competencia de primera instancia para conocer juicios de hacienda (en los cuales es parte el
fisco) y cuyo conocimiento corresponde a los tribunales ordinarios (Art. 748 CPC). Estas causas de
hacienda en principio le corresponde su conocimiento a los jueces de letras de comuna asiento de
Corte de Apelaciones, pero la ley hace una distinción respecto la competencia, dependiendo si el
Fisco actúa como demandante o demandado. Así:

- Si el Fisco es Demandado. Esa demanda siempre debe presentarse ante el juez de
letras de comuna asiento de Corte de Apelaciones. Estos asuntos se conocen en primera instancia
cualquiera sea su cuantía.

- Si el Fisco es Demandante. La ley le da al Fisco el derecho de opción, y hay dos
tribunales que resultan competentes en este caso:

1) El juez de letras de comuna asiento de Corte de Apelaciones.
2) Juez competente del domicilio del demandado, cualquiera sea la naturaleza de la
acción. Y puede ser que éste no sea el juez de comuna asiento de Corte de Apelaciones (Art. 48
COT).

Estas mismas reglas se aplican respecto los actos no contenciosos en que el Fisco tenga
interés.


b) TRIBUNALES ACCIDENTALES o DE EXCEPCIÓN.

Están regulados en los artículos 50 y siguientes del COT; e inciso 2 del artículo 5 COT.
Tribunales unipersonales, son los siguientes:

1) Ministro de Corte de Apelaciones.
2) Presidente de Corte de Apelaciones de Santiago.
3) Ministro de Corte Suprema.
4) Presidente de Corte Suprema.

Aspectos Comunes:

• Características:

1) Tribunales Ordinarios.
2) De derecho.
3) Letrados.
4) Unipersonales.
5) Tienen competencia especial (conocen materias civiles o penales), actualmente sólo
conocen asuntos civiles.
6) Son tribunales de primera instancia (la segunda instancia le corresponde a la
respectiva Corte, pero con exclusión del Ministro o del Presidente respectivo en su caso).
7) La competencia de estos tribunales es bastante restringida, en contraposición con los
juzgados de letras. Conocen de algunos asuntos por excepción.

• Organización:

Esta organización es similar o casi idéntica a la de los Juzgados de Letras, en el sentido que
están conformados por:

a) El Magistrado o Ministro respectivo.
b) Secretario. Es el mismo secretario de la Corte a la que pertenece ese Ministro
52
c) Personal de secretaria. Se obtiene del mismo personal de la Corte del Ministro de que
se trata.

La sede de estos tribunales es la misma sede de la Corte respectiva. Es decir, estos tribunales
utilizan la infraestructura material de la respectiva Corte de Apelaciones o Suprema en su caso.
Estas funciones que cumplen los tribunales accidentales son totalmente independientes de las
funciones que cumple el Ministro o Presidente de Corte en el tribunal colegiado del que forma parte.
No es una función excluyente.

• Designación:

Como se trata de tribunales accidentales no están constituidos como tales desde antes del
litigio de su competencia. Sino que tiene que ocurrir el hecho que motiva la intervención del juez,
debe promoverse el conflicto y de esta manera el tribunal debe ser requerido para que se constituya
como tal. Hay que distinguir:

a) En el caso de los Ministros de la Corte de Apelaciones, se nombra según el turno que
la Corte fija (Art. 50 COT).

b) En el caso de los Ministros de la Corte Suprema, se nombran por la Corte Suprema
(no por turno), también puede ser designado.

c) En el caso de los Presidentes de la Corte Suprema y Corte de Apelaciones de
Santiago, el nombramiento se hace en razón del cargo que ostenta ese Ministro.

• Territorio Jurisdiccional:

El territorio en que cada uno de estos tribunales ejerce jurisdicción es el mismo territorio de
la Corte a la que pertenece ese Ministro.

• Competencia:

Hay que distinguir:

a) En caso de los Ministros de Corte de Apelaciones, conocen fundamentalmente dos
tipos de asuntos:

a.1) Causas civiles en que sean parte o tengan interés personas que gozan de fuero mayor
(Art. 50 Nº 2 COT).

a.2) Demandas civiles que se entablan contra jueces de letras, para hacer efectiva la
responsabilidad civil resultante del ejercicio de sus funciones ministeriales (Art. 50 COT).


b) En caso de Presidente de Corte de Apelaciones de Santiago.

b.1) También en primera instancia le corresponde conocer las causas de amobilidad de los
Ministros de la Corte Suprema (para hacer cesar la inamobilidad) (Art. 51 Nº 1 COT).

b.2) Conoce de las demandas civiles entabladas contra alguno de los miembros de la Corte
Suprema.


c) En caso de los Ministros de la Corte Suprema.

c.1) Conoce de las causas a que se refiere el artículo 23 de la Ley Nº 12.033.

c.2) De la extradición pasiva. Aquella que tiene lugar cuando un Estado extranjero le solicita
al gobierno de Chile que le entregue una persona para juzgarla en el extranjero en materia penal.

c.3) De los demás asuntos que otras leyes les encomiendan.

(Los artículos 52 Nº 2 y 96 Nº 1 están derogados).

53
d) En caso del Presidente de la Corte Suprema. En primera instancia puede conocer
de lo siguiente:

d.1) Causas sobre inamobilidad de los Ministros de Corte de Apelaciones.

d.2) Demandas civiles que se entablan contra alguno de los miembros de la Corte de
Apelaciones.

d.3) Causas de presas marítimas, que se dan en situaciones de guerras o conflictos bélicos.



c) TRIBUNALES PENALES.

Dentro de éstos se consideran el Juzgado de Garantía y el Tribunal de Juicio Oral en lo
Penal.

c.1) JUZGADO DE GARANTÍA.

Se encuentran regulados en los artículos 14, 15 y 16 del COT.
Desde que se implementó la Reforma Procesal Penal se crearon en el año 2.000 estos dos
tribunales nuevos.
La competencia penal, antes de la reforma, le correspondía en primera instancia a los
juzgados de letras; y en segunda instancia a la Corte de Apelaciones respectiva.
La razón de ser de los juzgados de garantía; es decir, estos tribunales se crearon para velar o
asegurar los derechos de los imputados y de las demás personas que intervienen en el procedimiento
penal nuevo. Esto se debe a que en el nuevo sistema, la investigación de los delitos está a cargo de
un órgano no jurisdiccional, que es el Ministerio Público; a través de los fiscales que a pesar de ser
abogados no son jueces, no es un tribunal y se rigen por su propia LOC.
En la investigación de los hechos constitutivos de delitos que practican los fiscales del
Ministerio Público es posible que se afecten derechos constitucionales; para evitar que tales
derechos sean desconocidos existen los tribunales de garantía. Incluso, algunas determinaciones de
los fiscales no se pueden llevar a cabo sin autorización de estos tribunales, justamente cuando se
afecta los derechos constitucionales. En cambio, los Tribunales de Juicio Oral en lo Penal se crearon
para que conozcan y resuelvan, a través del juicio oral, los delitos por los cuales sean acusados los
supuestos responsables. En el sistema antiguo, el Juez del Crimen era el que investigaba.

• Concepto de Juzgado de Garantía:

“Son tribunales ordinarios que están conformados por uno o más jueces con competencia en
un mismo territorio, y que actúan y resuelven unipersonalmente los asuntos sometidos a su
conocimiento”.

***No obstante que puede ser un tribunal que está compuesto por varios jueces, cada uno de
ellos actúa unipersonalmente. No son colegiados.

• Territorio Jurisdiccional.

Se extiende a una agrupación de comunas, con su sede en una comuna precisa de este
territorio.

• Características.

1) Tribunales Ordinarios.
2) De derecho.
3) Letrados.
4) Permanentes.
5) Unipersonales.
6) Inferiores.
7) Con competencia especial.
8) De primera instancia.



54
• Competencia de los Juzgados de Garantía.

Está regulada en el artículo 14 inciso 2 COT, consiste en lo siguiente:

1) Asegurar los derechos del imputado y demás personas intervinientes en el proceso
penal. Ejemplo: víctimas, querellantes, etc.

2) Dirigir personalmente ciertas audiencias. Ejemplo: audiencia de formalización de
investigación, de control de detención, preparatoria, etc.

3) Dictar sentencia cuando corresponda en procedimiento abreviado. Todo esto de
acuerdo al Código Procesal Penal.

4) Conocer y fallar las faltas penales y las infracciones a la ley de alcoholes (las faltas
son de competencia de estos jueces).

5) Corresponde la ejecución de las condenas criminales. La ejecución de las sentencias
penales condenatorias corresponde a estos tribunales, lo mismo que las medidas de seguridad que se
decretan en estos procedimientos (en relación con el artículo 113 inciso 2º COT). Si una sentencia la
dicta el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal, la ejecuta el Juzgado de Garantía.
El Juez de Garantía que haya intervenido en el respectivo procedimiento es el que hace
ejecutar la resolución.

• Distribución de las Causas.

En estos tribunales, cuando están formados por varios jueces, también es necesario distribuir
los asuntos al interior del juzgado.
Según el artículo 15 COT, la distribución se hace de acuerdo a un procedimiento objetivo y
general que debe ser anualmente aprobado por el Comité de Jueces del Juzgado a propuesta del
Juez Presidente.
Este Comité determina la forma de distribuir las causas en ese tribunal.


c.2) TRIBUNAL DE JUICIO ORAL EN LO PENAL.

Están regulados en los artículos 17 y siguientes del COT.

• Concepto.

“Son tribunales ordinarios, de única instancia, que están compuestos por varios miembros
que ejercen la jurisdicción simultáneamente, para lo cual funcionan en salas, y cuyo territorio
jurisdiccional lo señala la ley en el artículo 21, el cual corresponde a la agrupación de comunas”.

Cada sala funciona con tres miembros.

• Características del TOP.

1) Tribunales Ordinarios.
2) Permanentes.
3) Colegiados (están compuestos por varios jueces que ejercen jurisdicción
simultáneamente).
4) Inferiores.
5) De derecho.
6) Letrados.
7) Con competencia especial (conocen sólo de asuntos penales).
8) Tribunales de única instancia (el recurso de apelación no procede contra sus resoluciones.
Esto no quiere decir que la sentencia que dicte este tribunal no sea recurrible o
impugnable, ya que por ejemplo procede el recurso de nulidad).

• Funcionamiento.

Estos tribunales tienen un mínimo de tres jueces y un máximo de 21.
Estos tribunales de juicio oral en lo penal, desde el momento en que son colegiados,
funcionan de manera muy similar a la Corte de Apelaciones.
55
- Al igual que los Juzgados de Garantía, tienen una organización nueva de tipo
administrativo, cuya finalidad es que el juzgado pueda funcionar de manera eficiente y eficaz. De
manera que los magistrados cumplan únicamente con sus tareas propias, que son funciones
jurisdiccionales.

- El artículo 21 COT señala los lugares o comunas donde existen estos tribunales en el
país, con su respectiva sede cada uno de ellos en las comunas que se indican, extendiéndose su
competencia a una agrupación de comunas que la ley señala.

- Cada sala que compone el tribunal de juicio oral en lo penal es presidida por un juez
presidente de sala, siempre que haya un tribunal colegiado.
Esta sala, en cuanto integración, se determina anualmente mediante sorteo entre los diversos
jueces que integran el tribunal; y las causas que sean de competencia de este tribunal se distribuyen
entre las diversas salas de acuerdo al procedimiento que determina el Comité de jueces anualmente.

• Competencia.

1) La competencia principal es conocer y juzgar las causas por crimen o simple delito,
quedan excluidas las faltas penales que quedan en los juzgados de garantía. Salvo aquellos delitos
que sean de competencia de los juzgados de garantía.

2) Le corresponde resolver acerca la libertad o prisión preventiva de los acusados que
sean puestos a disposición de este tribunal.

3) Conocen de todos los incidentes que se puedan promover durante el juicio oral; se
refiere a todas las cuestiones accesorias que pueden ocurrir durante la audiencia del juicio oral.

• Decisiones o Resoluciones.

Como se trata de un tribunal colegiado, las decisiones se toman en conjunto; rigen las reglas
sobre los acuerdos de la Corte de Apelaciones (Art. 19 COT).
Estos acuerdos son las deliberaciones privadas que toman los jueces para adoptar la
resolución o fallo de que se trata. Aquí debe producirse mayoría de voto en un determinado sentido.

• Organización Administrativa de ambos tribunales penales.

La ley señala que los Juzgados de Garantía y el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal se
organizan en unidades administrativas (Art. 25 COT). Para el cumplimiento eficaz y eficiente de
sus funciones propias, existen ciertas unidades administrativas: de sala, de atención de público, de
servicios, de administración de causas y de apoyo a peritos y testigos (esta última es propia del
TOP).
El artículo 25 COT señala las funciones que cumple cada una de estas unidades, así:

a) Unidad de Sala. Se ocupa de la organización y asistencia a las audiencias.
b) Unidad de Atención de Público. Está destinada a orientar y atender el público que
concurre al tribunal.
c) Unidad de Servicios. Se ocupa del sistema computacional.
d) Unidad de Administración de causas. Maneja todo lo relativo a los procesos.

Estos tribunales cuentan además con:

1) Administrador. O incluso un subadministrador. No existe el Concejo Técnico (a
diferencia de los tribunales de familia). El administrador está reglamentado en los auxiliares de la
administración de justicia, y no tiene que ser abogado. Él es responsable de que el tribunal funcione
adecuadamente. Artículo 389 letras A hasta G del COT.

2) Jefe de la unidad administrativa de administración de causas. Le corresponde
autorizar los mandatos judiciales según sea el caso. Esta función en los tribunales tradicionales la
cumplen los secretarios.
También le corresponde efectuar las declaraciones que la ley ordena.

3) Comité de jueces y su juez Presidente (Art. 22, 23 y 24 COT). Este Comité de Jueces
también es nuevo, no es un órgano que ejerza funciones jurisdiccionales sino que cumple tareas
56
administrativas para el buen servicio o funcionamiento del tribunal. Tiene una composición máxima
de 5 jueces (Art. 22 COT).

• Tribunales Ambulantes.

Estos Tribunales de Juicio Oral en lo Penal pueden constituirse y funcionar en localidades
que se encuentren situadas fuera de la comuna donde tenga asiento el tribunal de que se trata; ello
para facilitar la aplicación oportuna de la justicia penal (Art. 21 letra A).


d) CORTE DE APELACIONES.

Está reglamentada en los artículos 54 y siguientes del COT, hasta el 92 inclusive.

• Concepto.

“Es un tribunal ordinario de carácter colegiado, que ejerce por regla general competencia
en segunda instancia dentro del territorio jurisdiccional que la ley le asigna a cada una de ellas”.

El territorio de las Cortes de Apelaciones es variable porque no todas lo tienen configurado
de la misma manera. Por ejemplo: puede comprender toda una región o sólo una comuna.
Este tribunal, es el tribunal de segunda instancia por excelencia, propio del sistema judicial
chileno, es el “tribunal natural de segunda instancia”; excepcionalmente podría ser tribunal de
segunda instancia la Corte Suprema.
En Chile impera dentro del procedimiento, que éste sea de doble instancia, lo que significa o
implica la posibilidad de una doble revisión del fallo o sentencia, pudiendo ser modificada o
enmendada por un tribunal jerárquicamente superior, siempre que se interponga y conceda el
recurso de apelación.

• Características.

1) Tribunales Ordinarios.
2) Permanentes.
3) De derecho.
4) Letrados.
5) Con competencia común (conocen de asuntos civiles contenciosos y no contenciosos y
de asuntos penales.
6) Colegiados.
7) Por regla general, tienen competencia de segunda instancia (pueden conocer de ciertos
asuntos por vía de consulta).
8) Tribunales Superiores.
9) Los Ministros de la Corte de Apelaciones pueden ser destituidos por los miembros del
Congreso Nacional (ya que tienen responsabilidad política).

• Organización de la Corte de Apelaciones.

Es distinta a la que existe en el juzgado de letras y en los tribunales penales. Dentro de esta
organización se comprenden los siguientes funcionarios o miembros.

1) Presidente de la Corte de Apelaciones.
2) Ministros.
3) Relatores.
4) El o los Fiscales Judiciales.
5) Secretario.
6) Personal de secretaria.

a) Presidente de la Corte de Apelaciones. Es uno de los Ministros de dicha Corte.

- Según el artículo 57 COT dura un año en su cargo, período que se cuenta desde el 1º
de marzo.

- Este cargo va a ser desempeñado de acuerdo a los años de antigüedad que tengan en
el escalafón.

57
- El Presidente debe cumplir tareas primordiales, señaladas en el artículo 90 COT,
algunas de ellas son:

1) Presidir al tribunal en todas sus reuniones públicas.

2) Diariamente tiene que efectuar la “Instalación de las Salas”. Esto significa que el
Presidente es responsable de hacer llamar a los funcionarios que deben integrar la sala respectiva.
Como se trata de un tribunal colegiado, si falta un miembro (sea por enfermedad, vacaciones,
permiso, etc.) habrá que conformar el tribunal porque igual debe funcionar, entonces el Presidente
de la Corte debe llamar a los funcionarios que deben integrar dicho órgano. Dentro de estos
funcionarios están los abogados integrantes y también puede llamar al o los fiscales judiciales (que
no tienen relación con los fiscales del Ministerio Público). De esta instalación se levanta un acta
autorizada por el Secretario, en ella se deja constancia de el nombre de los Ministros asistentes y de
aquellos que no han concurrido, y los motivos respectivos (Art. 90 Nº 2 COT).

3) Formar, en el último día hábil de la semana, las tablas. Éstas son una nómina o lista
de los asuntos judiciales que la Corte de Apelaciones o cada una de sus salas van a tratar durante la
semana siguiente.
La Tabla se confecciona el último día hábil de la semana anterior; y su finalidad es permitir a
los abogados saber si su causa va a ser conocida por la Corte en un momento determinado (Art. 90
Nº 3 COT).

En ausencia del Presidente, lo reemplaza el Ministro más antiguo de la Corte que se
encuentre presente (Art. 91 COT). En las Cortes que tienen varias salas, cada una de ellas tiene su
Presidente, que es el Ministro más antiguo de la sala.


b) Ministros.

- Son el equivalente a los jueces; les corresponde el ejercicio de la jurisdicción (Art.
306 COT).

- No todas las Cortes tienen la misma cantidad de Ministros, ya que depende de lo
dispuesto expresamente en la ley (Art. 56 COT). El mínimo es 4 Ministros por sala.

- Existe dentro de ellos, un Ministro de Turno; este turno es semanal y por salas.

- El Ministro es el que redacta los fallos o resoluciones del tribunal.


c) Fiscales Judiciales.

- Son funcionarios auxiliares de la administración de justicia. Las Cortes de
Apelaciones tienen la cantidad de fiscales que la ley indica.

- No hay que confundirlos con los fiscales del Ministerio Público (Art. 350 y siguientes
del COT).

- Los fiscales judiciales representan el interés social ante los tribunales superiores; lo
hacen emitiendo informes escritos para dar a conocer su opinión acerca la materia que corresponda.
Estos informes los emiten en todos los casos que la ley los exige, o en los casos en que los tribunales
lo estimen pertinente (Art. 357 COT).

- Si los fiscales fueren varios, el ejercicio de sus funciones lo regula la propia Corte.

- La Fiscalía Judicial está organizada como un servicio en el Poder Judicial, y el jefe de
este servicio es el Fiscal Judicial de la Corte Suprema.


d) Relatores.

- En todas las Cortes de Apelaciones existen diferentes relatores, porque se trata de un
tribunal colegiado.

58
- Los relatores proporcionan a los Ministros la información sobre las diversas causas
que están consignadas en las tablas. En las Cortes, los Ministros no examinan personalmente el
expediente sino que esta función corresponde a los relatores.

- Existe un mínimo de dos relatores para aquellas Cortes de una sala; y un máximo de
veintidós relatores en la Corte de Apelaciones de Santiago. La ley los regula en los artículos 372 y
siguientes del COT.

- Les corresponde hacer la relación de los procesos o causas. Es decir, informar a los
Ministros de cada uno de los procesos que diariamente la Corte tiene que conocer y resolver.

- Les corresponde revisar los expedientes en las Cortes de Apelaciones para ver que
estén todos los antecedentes y que todos los trámites estén cumplidos, etc.


e) Secretario de la Corte de Apelaciones.

- Es el ministro de fe del tribunal. En esta materia rige lo dispuesto para los juzgados
de letras.

- También son funcionarios auxiliares de la administración de justicia. están regulados
en los artículos 379 y siguientes del COT.

- Las funciones de los secretarios están mencionadas en el artículo 380 COT, algunas
de ellas son:

1) Autorizar las resoluciones o providencias que recaen sobre las solicitudes.
2) Custodiar el proceso.
3) Llevar la cuenta corriente del tribunal.
4) Dar conocimiento a las partes de las actuaciones del tribunal, etc.

- La regla general es que la Corte tenga un secretario, con excepción de la Corte de
Apelaciones de San Miguel que tiene dos secretarios, y la Corte de Apelaciones de Santiago que
tiene tres (Art. 60 COT).

- El propio tribunal regula el ejercicio de las funciones de sus secretarios, por ejemplo:
uno para la secretaría civil. Esto lo determina soberanamente la autoridad.

- Dentro de esta organización están las secretarías. Este personal tiene antigüedad de
acuerdo al escalafón; el más antiguo es el Oficial Primero.

• Funcionamiento de la Corte de Apelaciones.

Como la Corte de Apelaciones es un tribunal colegiado, su funcionamiento es totalmente
distinto a un órgano unipersonal. La ley distingue diferentes tipos de funcionamiento, a saber:

a) Se distingue entre:

a.1) Funcionamiento Ordinario. Tiene lugar cuando la Corte de Apelaciones funciona con el
mismo número de salas que la ley indica (Art. 61 COT). Es un funcionamiento habitual, normal. Se
parte de la base que la Corte funciona con el número de salas que la ley indica.

a.2) Funcionamiento Extraordinario. Es aquel en que la Corte funciona con más salas que las
que la ley le indica. Hay que crear una nueva sala. Por ejemplo: si la ley prescribe que funciona con
dos salas pero en la práctica funciona con tres salas.
Este funcionamiento extraordinario se debe a un motivo o causal que la ley establece, y la
razón es que existe “Retardo en el despacho de las causas”, de acuerdo a lo señalado al efecto por
el artículo 62 inciso 2º. Así, hay retardo:






Operación Aritmética
Causas

Salas de la Corte

Si el resultado es superior a 100 hay retardo
59
¿Qué causas son las que se dividen?

1) No son todas las que están en la Corte. Son las causas en estado de tabla o en estado
de relación (es lo mismo).
Las causas en estado de tabla (de figurar en tabla) son aquellas que certifican los relatores. Y
en la Corte no están todas las causas certificadas.

2) De las apelaciones que se conocen en cuenta.

3) De las causas criminales.





La nueva sala hay que formarla porque no existe. Se forma con un Ministro titular de la
propia Corte. Y este funcionamiento extraordinario dura todo el tiempo necesario, hasta que la Corte
salga del estado de retardo.

b) También se distingue entre:

b.1) Funcionamiento en Sala. Está referido a si la Corte de Apelaciones funciona como un
solo cuerpo de jueces, o si para el funcionamiento de sus actividades se divide en pequeñas unidades
jurisdiccionales llamadas “salas”. Éstas son las unidades jurisdiccionales en las que se puede dividir
la Corte de Apelaciones para el ejercicio de sus funciones.

b.2) Funcionamiento en Pleno. Está referido a aquellos casos en que la Corte funciona en una
sola unidad, con todos los Ministros o la mayoría de los que componen la Corte. Por ejemplo: en
Concepción son 16 Ministros (puede funcionar con un mínimo de 9). En la Corte de Chillán esto es
imperceptible, se confunde el funcionamiento en pleno.

Interesa jurisdiccionalmente determinar el funcionamiento en Pleno o en Sala, pues depende
de las materias que la ley señale que son de competencia de cada tribunal.

Materias del Funcionamiento en Pleno (Art. 66 COT).

1) Ejercicio de las facultades disciplinarias, económicas y administrativas (dictar auto
acordado).
2) Conocimiento del desafuero de diputados y senadores.
3) Juicios de amovilidad contra jueces de letras.

En este funcionamiento en Pleno, la Corte solamente está integrada por Ministros Titulares.
En cambio, en el funcionamiento en Sala se puede llamar a otros funcionarios a integrar la sala.

Estos funcionamientos se pueden combinar: el funcionamiento ordinario puede ser en pleno
o en sala; y el funcionamiento extraordinario también puede ser en pleno o en sala.


• Conformación o Integración de la Sala.

a) En una Corte de Apelaciones, cada sala está conformada por 3 Ministros o
miembros.
b) Salvo la primera sala que está conformada por 4 Ministros porque el Presidente de
la Corte de Apelaciones queda de pleno derecho integrando la primera sala.

- Estos Ministros se sortean anualmente en el mes de enero (Art. 61 COT).

- Para el Presidente de la Corte es facultativo integrar o no la primera sala, no está
obligado.

- El Presidente de la Corte cumple también otras funciones protocolares,
administrativas, etc. Por ello normalmente cumple otras funciones más importantes que la
jurisdiccional.

1º+2º+3º
SALAS
= + 100= RETARDO
60
- Cada una de las salas de la Corte representa a la Corte de Apelaciones; esto lo indica
el artículo 66 inciso 2º. Y la regla general, en cuanto al funcionamiento es que la Corte funcione en
sala y no en pleno (Art. 66 inciso 1º).

- El quórum para funcionar es de 3 Ministros, no pude funcionar con dos. Y en el
funcionamiento en pleno el quórum lo indica el artículo 67 COT.

- En el caso del funcionamiento en sala, se puede llamar a otro Ministro para su
integración (en cambio, en funcionamiento en pleno sólo se trata de Ministros Titulares).

- La Corte no puede funcionar con la mayoría de abogados integrantes. Se llaman
primero a los fiscales judiciales (Art. 215 COT).

- Cada sala tiene un Presidente de sala; y ese Presidente es el Ministro más antiguo que
esté presente.

• Tramitación de los asuntos en la Corte de Apelaciones.

En un tribunal siempre es necesario tramitar las causas o los asuntos que conoce el tribunal,
por ejemplo: se presenta la demanda, notificación de la misma y de su providencia; etc.
Tramitar un asunto significa darle curso a las causas, disponiéndose todas las diligencias
necesarias para que el asunto pueda ser resuelto. Por ejemplo: una petición que hace la autoridad.
En una Corte de Apelaciones a quien le corresponde tramitar (al ser un tribunal colegiado),
dictar resoluciones de mero trámite o decretos es al juez.
Las resoluciones judiciales son los pronunciamientos que efectúa el tribunal (Art. 158 COT). Tales
son:
1) Sentencia Definitiva.
2) Sentencia Interlocutoria.
3) Autos.
4) Decretos.

En un proceso se dictan todas estas resoluciones, las que más se dictan son los decretos.

¿Quién dicta los decretos o resoluciones de mero trámite?

En la Corte de Apelaciones cuando hay más de una sala, le corresponde a la primera sala
tramitar; ésta es la denominada “Sala Tramitadora” (Art. 70 COT).
Para dictar las resoluciones de mero trámite se requiere la firma de un solo Ministro de esa
sala (no de los tres). No es igual con el resto de las resoluciones.

Excepciones a esta regla.

Se trata del caso en que una causa o asunto esté siendo conocido por alguna de las salas,
porque si está siendo conocido por una sala a ésta le corresponde dictar resoluciones de mero trámite
(Art. 70 COT).

• Conocimiento y Resolución de los asuntos por la Corte de Apelaciones.

Está referido a la forma de resolver las causas. En este tribunal hay un sistema diferente
porque es un tribunal colegiado. Existen dos sistemas:

1) Conocimiento de los asuntos en Cuenta: el artículo 68 COT señala que los asuntos,
las Cortes los resuelven mediante alguno de estos dos sistemas.
- En “Cuenta” se utiliza en la Corte de Apelaciones para resolver asuntos que son de
mera tramitación. Por ejemplo: dictación de decretos; dar curso a algún recurso interpuesto; etc. Y
también en aquellos casos en que la ley lo ordene.
- Siempre hay que tramitar los asuntos antes de resolverlos. La resolución debe decir:
“Dese cuenta en la segunda sala”, por ejemplo.






SD D
Recurso de Apelación
Fallo Recurso Escrito Recurso
61
Durante el juicio pueden dictarse otras resoluciones (distintas de la sentencia definitiva),
como por ejemplo: sentencias interlocutorias, decretos, autos, etc.

- Este sistema de conocimiento en cuenta consiste en la información que le proporciona
el relator (y eventualmente el secretario) a los Ministros de la Corte de Apelaciones respecto un
determinado asunto que deben resolver.

- En la Corte los Ministros no examinan personalmente las causas, pero no hay
problema en que lo hagan.
El relator da cuenta a la Corte de cada una de las causas; esto se hace privadamente y sin
mayores formalidades, en forma oral. “Privado” quiere decir, sin intervención de las partes; por lo
mismo no puede haber alegatos.
El relator informa o da cuenta a los Ministros y con esa información los Ministros resuelven.

- La ley ordena el conocimiento de los asuntos mediante este sistema en algún tipo de
apelaciones, por ejemplo: cuando se apela de una resolución que no sea sentencia definitiva (Art.
199 CPC).


2) Conocimiento Previa Vista de la Causa: sistema que está conformado por varios
trámites; por lo mismo se puede decir que es solemne en el sentido que deben cumplirse con ciertas
formalidades que la ley exige, y que de no cumplirse acarrean la nulidad de la vista de la causa.

- Es un sistema público (en comparación con el sistema de conocimiento en cuenta)
porque aquí pueden intervenir los abogados de las partes para hacer sus defensas orales.

- En este sistema también le corresponde a los relatores proporcionar la información a
los Ministros.

Actuaciones o Formalidades que componen este sistema.

a) Debe dictarse una resolución para iniciar la tramitación. Esta resolución debe decir
“En relación”, también debe procederse a su notificación legal a las partes.

b) Inclusión del asunto en tabla.

c) Anuncio de la causa.

d) Relación.

e) Alegatos.

Las dos primeras formalidades deben cumplirse antes del día de la vista de la causa. Las tres
últimas formalidades se deben cumplir en el mismo día de la vista.
La tabla establece el día (no la hora) en que se va a conocer la causa. Ese mismo día deben
cumplirse las tres últimas formalidades.

a) Dictación de la Resolución “En relación”. Significa que se va a utilizar este sistema
de conocimiento previa vista de la causa, y como toda resolución judicial, debe ser notificada
legalmente a las partes.
Esta resolución se dicta cuando se han cumplido todos los trámites iniciales en la Corte, y el
expediente o la causa ya ha sido ingresada o recibida por la Secretaría del tribunal.

b) Inclusión del asunto en Tabla. La “Tabla” es la lista o nómina de asuntos judiciales
que la Corte de Apelaciones o cada una de sus salas conoce durante la semana siguiente a la
confección de la misma.
El asunto debe estar incluido en tabla para comenzar con los otros trámites. Esta es la manera
en que los abogados de las partes toman conocimiento de que su causa va a ser tramitada en la Corte
un día determinado.
Esta tabla debe tener varias menciones, algunas de las cuales están señaladas por la ley (éstas
no se pueden omitir); y hay otras que se establecen o se cumplen en la práctica (éstas si pueden
omitirse y no acarrean consecuencias).
El artículo 69 COT establece la obligación de la confección de las tablas semanales: “Los
Presidentes de las Cortes de Apelaciones formarán el último día hábil de cada semana una tabla de
62
los asuntos que verá el tribunal en la semana siguiente, que se encuentren en estado de relación. Se
consideran expedientes en estado de relación aquellos que hayan sido previamente revisados y
certificados al efecto por el relator que corresponda” (inciso 1º).
El artículo 163 CPC señala las menciones necesarias o requisitos esenciales de la tabla.

Menciones o Requisitos de la Tabla.

Se distinguen los requisitos esenciales y no esenciales.

a) Requisitos Esenciales:

1) Individualización de la causa, de acuerdo al nombre de las partes. Esto según la forma
en que aparezca en la carátula del expediente respectivo.
Cuando en la individualización se indica la expresión “Con” significa que se trata de una
causa civil. Cuando utiliza la expresión “Contra” se trata de una causa penal.
En caso de los asuntos judiciales no contenciosos, se individualiza por el nombre del
solicitante.

2) El día en que cada uno de los asuntos debe ser tratado.

3) Número de orden que le corresponde a cada uno de los asuntos en la tabla.

4) Si la Corte tiene al menos dos salas, la tabla debe señalar a que sala corresponde la
causa.

Si se omite cualquiera de estos requisitos se puede anular la vista de la causa o la eventual
sentencia que pudiere dictar la Corte en esas condiciones, porque se estima que el abogado o la parte
quedan en estado de indefensión.


b) Requisitos No Esenciales.

1) Nombre del relator (el cual es el mismo para todas las causas de la sala en un día
determinado).

2) Número de suspensiones que pudo haber tenido la causa o circunstancias de haberse
agotado el derecho a suspenderla.
El abogado de una parte puede suspender la vista de la causa una sola vez, pero de común
acuerdo con la contraparte (Art. 165 inciso final CPC). Antes, este derecho podía ser utilizado
indefinidamente.

3) Al lado de cada causa se coloca una letra mayúscula, estas letras son:

D = significa que se apeló de la sentencia definitiva.
A = significa “Artículo”, y quiere decir que se ha apelado de una resolución distinta de la
sentencia definitiva. Por ejemplo: se apeló una sentencia interlocutoria.
C = significa “Casación en la forma”.

Se pueden combinar algunas letras.

¿En qué oportunidad un asunto debe ser incluido en Tabla?

La ley da algunas reglas respecto esta materia (Art. 162 CPC).

a) Para los efectos de incluir en tabla una causa de tribunales colegiados. Estas causas
deben incorporarse tan pronto se encuentren en estado de relación (la causa debe estar en estado de
ser incluida en tabla). Esto significa que esa causa debe haber cumplido todos los trámites iniciales.
La ley agrega que el expediente debe haber sido previamente revisado y certificado al efecto
por el relator que corresponda. Esto último significa dos cosas:

- El relator físicamente toma los expedientes y los revisa, con tal que se encuentren
completos ya que éstos pueden estar constituidos por varios tomos o cuadernos.
- Si el expediente ha sido revisado por el relator, éste luego debe certificarlo en el
proceso, debiendo indicar que los expedientes están en estado de relación.
63
¿En qué momento se incluyen las causas?

En la medida que vayan quedando en estado de relación, por orden de fecha.
Pueden existir causas que tengan preferencias y otras no. Estas preferencias las otorga la ley.
El hecho que una causa tenga preferencia tiene influencia para su inclusión en tabla.
Constituye una excepción a la regla general de que los asuntos deben ser incluidos en tabla tan
pronto como quedan en estado. Porque la causa que tiene preferencia debe ser incluida antes, no
respetando el orden. Por ejemplo: causa A quedó certificada en estado de relación el 25/03/06; causa
B el 10/04/06; causa C el 05/05/06; causa D el 17/06/06; todas estas causas se deben incluir en tabla.
Pero luego llega otra causa el 03/07/06 y goza de preferencia, no se respeta el orden y se agrega
primero en la tabla.
Las preferencias pueden ser de dos tipos:

a) Preferencias Generales. Dicen relación con la materia del juicio o causa. Estas
causas con preferencia general deben ser incluidas en la tabla ordinaria semanal antes que otras
causas que no tengan ninguna preferencia, y no obstante que dichas causas (con preferencia general)
hayan quedado en estado de tabla después que las otras.

Asuntos Judiciales que gozan de Preferencia General.

Se mencionan como ejemplos, las siguientes causas:

- Juicios Ejecutivos (por sobre los juicios ordinarios).
- Juicios Sumarios.
- Juicios de Alimentos provisorios.
- Juicios sobre Competencia.
- Juicios de Desahucio
- Etc. (Art. 319 COT y 162 CPC).

b) Preferencias Especiales. Se trata de ciertas materias que son urgentes en la vista del
asunto. Por lo mismo estas causas tienen que verse antes que aquellas que están en la tabla ordinaria.
Las causas con preferencia especial NO van a la tabla ordinaria sino que deben ser agregadas a una
tabla anexa o complementaria.
Las causas con preferencia especial se ven el día que corresponda, antes de las causas de la
tabla ordinaria. Se les denomina “Causas Agregadas”. El Presidente de la Corte confecciona la tabla
anexa.

Asuntos que gozan de Preferencia Especial.

- Apelaciones relativas a la Prisión Preventiva de un imputado, u otras medidas
privativas cautelares en su contra. Por ejemplo: arraigo.

- Recurso de Amparo (tiene por objeto poner fin a las prisiones arbitrarias).

- Las demás que determinen las leyes. Por ejemplo: recursos de protección, los cuales
nunca se agregan a la tabla ordinaria. Si un recurso de protección necesita ser visto por la Corte, es
una causa que se agrega extraordinariamente.

- Hay también otras causas con régimen especial en la Corte; éstas son las “Causas
Radicadas” (radicación de una causa en una sala determinada). Hay motivos que producen
radicación de la causa en aquella sala que la conoció por primera vez. Ejemplo: recurso de amparo;
apelaciones relativas a la libertad de los imputados u otras medidas cautelares personales (Art. 69
COT). Si una causa está radicada en una sala, no se sortea sino que va a la sala según la regla de la
radicación.

c) Anuncio de la Causa. Consiste en un aviso que se le da a los interesados o público en
general, de que la Corte de Apelaciones va a empezar a conocer de una causa que está en tabla.
El anuncio se efectúa poniendo en un lugar visible de la Corte, un número que corresponde al
número de orden que tiene la causa en la tabla.
Este número se mantiene en ese lugar todo el tiempo que dure la vista de la causa, hasta que
se pase al asunto siguiente (Art. 163 inciso 2º CPC).
Si se trata de causas con preferencia especial, tienen la letra A (Agregadas), por ejemplo: 7
A, esto quiere decir que la causa es la número 7 de la tabla ordinaria pero es una causa agregada.
64
El anuncio se hace únicamente respecto de las causas que efectivamente van a conocerse en
el día de que se trata, porque puede ocurrir que de todas las causas que están figurando en la tabla de
un día determinado, exista alguna que no va a ser conocida por la Corte, ello implica la “Suspensión
de la causa” por cualquier motivo, estas causas que están suspendidas no son anunciadas, y los
relatores dan cuenta de esta circunstancia antes de iniciarse la audiencia.

d) Relación. Es uno de los trámites culminantes. Consiste en la exposición verbal que
hace el relator a los Ministros de la sala respectiva, respecto de cada uno de los asuntos sometidos a
su conocimiento. Ya que los Ministros no se informan personalmente de los procesos (Art. 161
CPC).

- Según el artículo 374 COT esta relación o exposición debe ser hecha de tal manera
que la Corte quede completamente informada del asunto sometido a su conocimiento. Así el artículo
374 COT prescribe que: “Las relaciones deberán hacerlas de manera que la Corte quede
enteramente instruida del asunto actualmente sometido a su conocimiento, dando fielmente razón de
todos los documentos y circunstancias que puedan contribuir a aquel objeto”.

- Se trata de una información objetiva del material que hay en el proceso; el relator no
puede hacer observaciones de tipo personal.

- Si el relator observa vicios de procedimiento, debe informar al Presidente de la Sala.
El artículo 373 inciso 1º COT señala: “Antes de hacer la relación deben los relatores dar cuenta a
la Corte de todo vicio u omisión substancial que notaren en los procesos; de los abusos que
pudieren dar mérito a que la Corte ejerza las atribuciones que le confieren los artículos 539 y 540 y
de todas aquellas faltas o abusos que las leyes castigan con multas determinadas”.

- La relación no tiene duración determinada sino que durará todo el tiempo que sea
necesario para que la Corte quede instruida.

- Durante la relación los Ministros pueden formular todo tipo de preguntas a los
relatores acerca la causa (Art. 223 CPC).

- La relación se podría efectuar con la presencia de los abogados de las partes si éstos
tienen interés en asistir, para ello deben informar al relator que quieren asistir a oír la relación; pero
no pueden hacer ningún comentario, cualquier observación que tengan no pueden manifestarla en
esa instancia ya que no pueden interrumpir al relator, sino que tendrán que formularlas en los
alegatos.

e) Alegatos. Son defensas orales que realiza un abogado ante la Corte, en resguardo del
interés o derechos de las partes.

- Los alegatos sólo los pueden hacer los abogados habilitados para el ejercicio de la
profesión y excepcionalmente los postulantes que se encuentran haciendo su práctica en la
Corporación de Asistencia Judicial para recibirse de abogados, y respecto a los asuntos o personas
que están siendo patrocinadas por éstos.

- Los alegatos son voluntarios.

- De las cinco formalidades o requisitos que componen el sistema de vista de la causa,
los alegatos son los únicos que podrían omitirse dependiendo si el abogado hace o no uso de su
derecho (revisar auto acordado de la Corte Suprema de 1994 sobre la vista de la causa).

Reglas sobre los Alegatos.

1) En cuanto la duración. En principio se deben limitar a ½ hora por cada abogado (Art.
223 CPC).

2) El Presidente de la Sala puede prorrogar el plazo por el tiempo que estime
conveniente.

3) En cuanto la forma de los alegatos. Son defensas verbales u orales; no se pueden leer
sino que hay que exponer (Art. 226 CPC). La ley no establece mayores formalidades respecto la
forma de realizar los alegatos, en esto los abogados tienen absoluta libertad; sin perjuicio de que el
65
Presidente de la sala puede invitar a los abogados a que extiendan sus consideraciones a cualquier
punto comprendido en el proceso.

4) En cuanto al orden de los alegatos. Alegará primero el abogado del recurrente o
apelante (aquel que interpuso el recurso). Y posteriormente alegará el abogado del apelado.

5) Las audiencias de los alegatos son públicas.

6) Si son varios los apelantes, alegan los abogados en el orden en que se interpusieron
los recursos.

7) Si son varios lo recurridos o apelados, los abogados alegan según el orden alfabético
de los apellidos de las partes.

En conclusión, los alegatos duran hasta ½ hora, son orales pero libres en cuanto la forma de
realizarlos.
Cuando el abogado termina su alegato, el Presidente de la sala también puede pedir que haga
determinadas aclaraciones que el tribunal considera necesarias.

8) Si bien es cierto, el alegato es oral, la ley permite que los abogados puedan dejar a
disposición de la Corte una minuta escrita del alegato. No se trata de llevarlo íntegramente transcrito
sino que la minuta contiene los puntos más importantes que el abogado va señalando al juez.

¿Qué ocurre si un abogado se anunció para alegar y no lo hace?

Los alegatos son esencialmente voluntarios, porque los abogados son libres para alegar o no
una causa, nadie los puede obligar. Además esta es la única formalidad que se puede omitir en el
sistema de la vista de la causa.
***Si el abogado se anunció con el relator para alegar la causa en este caso el alegato va a
ser obligatorio.
Todo abogado que pretende alegar tiene que anunciarse previamente con el relator (Art. 223
CPC), antes que la Corte comience con las audiencias. Esto lo señala también el auto acordado de la
Corte Suprema sobre la vista de la causa.

El abogado tiene derecho a asistir a la relación y esto también los relatores lo preguntan. Así,
si el abogado le manifiesta que sí va a asistir a la relación, también pasa a ser obligatorio. De todo
esto los relatores dejan constancia en el proceso. Si no concurre el abogado, la ley prescribe que el
relator debe informar esta situación a la sala, y en este caso el abogado puede ser sancionado con
multa. Pero el abogado debe ser oído previamente para que explique las razones de su negativa a
alegar. Dependiendo de los motivos planteados, la Corte decidirá si lo va a sancionar o no. La multa
esta establecida en UTM.
***Mientras la multa no se pague, el abogado no puede alegar ninguna causa en la misma Corte.

En definitiva, cuando el abogado se anuncia para alegar y cuando manifiesta al relator que va
a asistir a la relación, en ambos casos, estas circunstancias se vuelven obligatorias, constituyen lo
que se denomina “Cargas Procesales” del abogado. Son cargas procesales porque se está exigiendo
una conducta a las partes, según la ley que regula la materia (las costas no son cargas procesales).

Fin de la Vista de la Causa.

Concluidos los alegatos se termina la vista de la causa. Esto no significa que necesariamente
deban alegar los dos abogados.
Terminada la vista de la causa significa que el asunto judicial acaba de ser conocido por el
tribunal y queda en condiciones de ser resuelto o fallado. Esta resolución o fallo se puede dictar
inmediatamente o bien se puede diferir.

Los sistemas en cuenta y previa vista de la causa son dos medios que los tribunales tienen de
conocer y resolver los asuntos.
El sistema en cuenta es privado y tiene lugar tratándose de asuntos de mero trámite, y la
resolución se dicta de inmediato; es decir, tan pronto como el relator da cuenta a la Corte.
En el sistema previa vista de la causa, una vez que se terminan los alegatos, la resolución se
puede dictar de inmediato o puede ser diferida para ser dictada más adelante, dependiendo de la
complejidad de la causa. Así las causas que son urgentes se deben resolver de inmediato, no pueden
66
ser diferidas. La causa puede ser diferida hasta un cierto plazo, el cual es variable porque depende
del estudio que los Ministros hagan de la causa, pero en general se habla de un plazo de 30 días.

Deliberación y Acuerdo.

En las Cortes de Apelaciones, para dictar resolución, el sistema existente es completamente
diferente al sistema que existe en un tribunal unipersonal.
Como la Corte de Apelaciones es un tribunal colegiado, la resolución debe ser adoptada por
todos los Ministros. En cambio, en el tribunal unipersonal el único que decide es el juez, por lo tanto
no se requiere de acuerdo.
Cuando el tribunal es colegiado son 3 los miembros que deben resolver. Los Ministros deben
ponerse de acuerdo; es decir, tienen que deliberar para adoptar la decisión.
La ley reglamenta estas materias referentes a los acuerdos en los artículos 72 y siguientes del
COT. En resumen, siempre en un tribunal colegiado debe producirse acuerdo porque como son
varios los Ministros, es la única manera de dictar resolución.

¿Qué se entiende por Acuerdo de un Tribunal Colegiado?

La ley no lo señala, pero se puede decir que son “las discusiones o deliberaciones de
carácter privado de los miembros de un tribunal colegiado, respecto un determinado asunto o
causa judicial que ha conocido, tendiente a obtener el fallo o resolución”.

¿Cómo se logra el Acuerdo?

El acuerdo se logra mediante las votaciones de los Ministros o miembros del Tribunal hasta
obtener la mayoría legal.
En esta materia la regla es que se exige mayoría absoluta de votos conformes (Art. 72
COT).
***El acuerdo se logra cuando se obtiene la mayoría legal sobre la parte resolutiva del fallo
y sobre un fundamento a lo menos en apoyo de cada uno de los puntos que el fallo contempla (Art.
85 inciso 1º COT).
De acuerdo al artículo 170 CPC, una sentencia tiene formalmente 3 partes:

1) Parte Expositiva (en que se expone e individualiza las partes del juicio).
2) Parte Considerativa (fundamentos o razones jurídicas).
3) Parte Resolutiva o Dispositiva (decisión final).

Cuando votan siempre lo hace primero el Ministro menos antiguo y el último voto es el del
Presidente (Art. 84 COT).
Los acuerdos de los tribunales colegiados son privados, no se permite que estén presentes los
abogados de las partes ni ninguna persona que no sea Ministro. Sin perjuicio que la ley faculta a los
Ministros para llamar a su presencia a los relatores cuando lo estimen necesario.
En los acuerdos tienen que formar parte todos los miembros de la sala que concurrieron a la
vista de la causa (Art. 65 y 66 COT).
Como una forma de acreditar quienes son los miembros del tribunal que estuvieron
presentes, existe una determinada lista, específicamente se trata de un “Acta de Formación del
Tribunal”, también a través de la constancia que debe dejar el relator en el expediente acerca los
nombres de los Ministros que intervinieron en la vista de la causa (Art. 372 Nº 5 COT).

Nueva Vista de la Causa.

Es posible que ocurran algunos hechos o circunstancias entre el término de la vista de la
causa y la adopción del acuerdo. Hechos de tal magnitud que pueden obligar a que se realice una
nueva vista de la causa. Por ejemplo: uno de los tres Ministros fallece o fue trasladado a otro
tribunal, lo que impediría el acuerdo.
Con la excepción de que no obstante algún Ministro tenga algún impedimento, el fallo se
acuerda por el voto conforme de la mayoría del total de jueces que hayan intervenido (Art. 77, 78 y
80 COT).

En materia penal se puede producir otro fenómeno que se llama “Discordia de Votos”. Por
ejemplo: cuando los votos se dispersan en el sentido de que se quiere imponer otra pena (Art. 74
COT), en este caso la ley señala que deben seguirse las reglas de los tribunales de juicio oral en lo
penal (Art. 19 COT).

67
Adoptado el acuerdo, hay que redactar el fallo por el Ministro Redactor, el cual debe ceñirse
a lo acordado por la mayoría (Art. 85 COT) y ante cualquier duda decide el tribunal.

Dependiendo lo que ocurra, específicamente si hubo o no unanimidad, el fallo puede
contener el voto de minoría o voto disidente y los motivos o razones para no estar de acuerdo con
el voto de mayoría. Eso tiene importancia para determinar la responsabilidad de los Ministros.


e) CORTE SUPREMA.

• Reglamentación.

En los artículos 93 y siguientes del COT. En forma general, se regula en las normas sobre el
Poder Judicial contenidas en la CPR.

Es el tribunal de más alta jerarquía dentro de la organización de los tribunales chilenos. Le
corresponde la superintendencia directiva, correccional y económica de todos los tribunales de la
Nación (Art. 82 CPR). Con la sola excepción de:

- Tribunal Constitucional.
- Tribunal Calificador de Elecciones.
- Tribunales Electorales Regionales.

• Características.

1) Tribunal Ordinario.
2) Permanente.
3) Colegiado.
4) De derecho.
5) Letrado.
6) Con competencia común.
7) Superior.
8) Ejerce jurisdicción sobre todo el territorio de la República. Esto significa que la Corte
Suprema puede llegar a conocer de cualquier asunto judicial (civil o penal), cuyos hechos se hayan
suscitado en cualquier parte del territorio de la Nación, o que hayan sido conocidos por cualquier
tribunal de los que componen la organización judicial chilena.

La sede de la Corte Suprema está en la capital del país (Art. 94 COT).
Este tribunal, a diferencia de otros, tiene una misión muy importante que precisamente se
pretende lograr a través del conocimiento que le corresponde a la Corte Suprema de los recursos de
casación.
Esta misión consiste en que a la Corte Suprema le corresponde ir uniformando la
jurisprudencia de los tribunales, ya que éste es el tribunal exclusivo que conoce del recurso de
casación en el fondo. A través de este recurso la Corte Suprema da la interpretación correcta a las
normas legales en un caso determinado.

• Organización.

Por ser la Corte Suprema un tribunal colegiado, su organización es similar a la de la Corte de
Apelaciones. Esto significa que dentro de la organización se contemplan los mismos funcionarios
que en la Corte de Apelaciones.
Está compuesta de Ministros, de los cuales uno de ellos es el Presidente.

a) Presidente de la Corte Suprema. Es designado por la misma Corte Suprema, de
entre sus Ministros.

- El Presidente dura 2 años en su cargo y no puede ser reelegido.
- La existencia del Presidente se debe a la naturaleza del tribunal colegiado.
- Tiene importantes funciones que cumplir (Art. 105 y siguientes COT) y que son
similares a las del Presidente de la Corte de Apelaciones. Algunas de ellas son:

1) Presidir la Corte Suprema en todas sus reuniones públicas.
2) Instalar diariamente las salas del tribunal.
3) Formar la tabla de cada una de las salas.
68
4) Realizar una serie de medidas de carácter administrativo, como estadísticas del
movimiento judicial de la Corte, tabla de desplazamiento, etc.

b) Ministros. (Incluido el Presidente de la Corte Suprema) Son los Magistrados de la
Corte Suprema, ya que son quienes ejercen la jurisdicción.

- Tienen orden de antigüedad según el escalafón.
- La Corte Suprema está constituida por 21 Ministros (incluido el Presidente) (Art. 93
COT y 78 inciso 2º CPR). De estos Ministros su composición se divide en:

b.1) 16 Ministros Provienen del Poder Judicial.
b.2) 5 Ministros Personas extrañas a la administración de justicia.
Esto tiene importancia porque con esta composición se logra una mezcla entre la experiencia
de los miembros del propio Poder Judicial, con la de otros abogados destacados que pueden aportar
su experiencia en el ejercicio de la profesión. Además esta distinción tiene importancia para los
nombramientos de los Ministros.

Nombramiento de los Ministros.

En la Corte Suprema la novedad es que para nombrar a los Ministros deben intervenir los
tres poderes del Estado, lo cual no ocurre en los otros tribunales.
En Chile existe un sistema mixto de nombramiento de funcionarios judiciales, esto porque el
Poder Judicial propone una terna o quina con los nombres de los candidatos, luego el Ejecutivo los
nombra o elige de esa propuesta. El P de la R los nombra a través de un Decreto Supremo, sin
ratificación de nadie.
En cambio, en el caso de los Ministros de la Corte Suprema, además debe intervenir el Poder
Legislativo a través del Senado. Y el sistema es el siguiente:

1) Los Ministros son nombrados por el P de la R (Ejecutivo), a propuesta de la Corte
Suprema (Poder Judicial) en nómina de 5 personas.

2) Se requiere el acuerdo del Senado (Legislativo), según los 2/3 de sus miembros en
ejercicio adoptado en sesión especialmente convocada al efecto. Así:

2.a) Si el Senado no aprueba el nombramiento, la Corte Suprema debe completar la
quina y proponer nuevos nombres en sustitución del rechazado. Este procedimiento se repetirá todas
las veces que sean necesarias.
En esta quina, por derecho propio, siempre figura el Ministro de Corte de Apelaciones más
antiguo.

2.b) Si el Senado aprueba el nombramiento. Se procede a través de un DS, como en
todos los casos.

En el caso que exista vacantes es importante determinar la composición del tribunal, porque
no es lo mismo que exista vacante de Ministro que proviene del Poder Judicial a que exista vacante
de los otros Ministros extraños a la administración de justicia, en este último caso, los interesados
deben postular.
Todos los Ministros de la Corte Suprema tienen antigüedad según el escalafón. No se hace
diferencias entre los Ministros pertenecientes al Poder Judicial y los ajenos a él. La importancia es
para llenar la vacante.

c) Fiscal Judicial. La Corte Suprema, a diferencia de la Corte de Apelaciones, tiene 1
fiscal (Art. 93 inciso final COT). Este fiscal judicial es el jefe del servicio que se llama “Fiscalía
Judicial”. La cual está para representar ante los tribunales superiores de justicia el interés general de
la sociedad en ciertos casos. Está constituida por el fiscal de la Corte Suprema y por distintos
fiscales judiciales de la Corte de Apelaciones (Art. 350 COT). “La Fiscalía Judicial será ejercida
por el fiscal judicial de la Corte Suprema, que será el jefe del servicio, y por los fiscales judiciales
de las Cortes de Apelaciones” (inciso 1º).
A los fiscales judiciales les corresponde intervenir en aquellos casos que la ley lo exige o
cuando el tribunal lo estime necesario.

d) Relatores. La Corte Suprema tiene 8 relatores. Su función es la misma que en la
Corte de Apelaciones porque ambos son tribunales colegiados.
69
Esto significa que los Ministros de la Corte Suprema no se imponen por sí mismos de los
procesos, ellos no toman conocimiento personal de las causas sino que a través de los relatores.
Además cumplen las mismas funciones que la ley establece (Art. 372 COT).

e) Secretario. Es el ministro de fe del tribunal. Le corresponde autorizar todas las
resoluciones o actuaciones emanadas de la Corte Suprema (Art. 379 y siguientes COT).

f) Pro Secretario. Esto constituye una novedad. Su función primordial es subrogar al
secretario en caso de ausencia o impedimento (Art. 285 bis COT). También es posible que tenga
otras funciones, como por ejemplo: desempeñar el cargo de relator, si la Corte lo estima
conveniente.

g) Personal de Secretaría. Igual que la Corte de Apelaciones.


• Funcionamiento de la Corte Suprema.

La Corte Suprema puede funcionar de las siguientes maneras (Art. 95 COT).

1) En forma Ordinaria o Extraordinaria.
2) En Pleno o en Sala.

***La novedad es que la Corte Suprema cuenta siempre con salas especializadas. Esto es
una diferencia importante respecto la Corte de Apelaciones.
Que una sala sea “especializada” significa que ella conoce únicamente de los asuntos que
corresponda de acuerdo con la especialización que tenga esa sala. Ejemplo: sala civil, conoce
solamente materias de índole civil y no penales.

1) Funcionamiento Ordinario. La Corte Suprema se divide en 3 salas especializadas.

2) Funcionamiento Extraordinario. La Corte se divide en 4 salas especializadas.

El artículo 98 COT señala la competencia de la Corte Suprema. La misma Corte debe determinar
uno u otro modo de funcionamiento (Art. 95 inciso 2º COT). Esto significa que la ley no establece
como causal de funcionamiento extraordinario el retardo en la vista de las causas (como sí ocurre en
la Corte de Apelaciones).

3) Funcionamiento en Pleno. Está referido a lo mismo que en la Corte de Apelaciones;
es decir, al hecho de que el tribunal funcione como un solo cuerpo o unidad jurisdiccional (reunión
de todos los Ministros o de la mayoría legal para conocer de un asunto determinado). El
funcionamiento en Pleno requiere de norma legal expresa que lo establezca (Art. 96 COT). El
quórum para el funcionamiento del tribunal en pleno es de 11 Ministros.

4) Funcionamiento en Sala. Tiene lugar cuando la Corte Suprema se divide para su
funcionamiento en unidades jurisdiccionales que constituyen las salas. El quórum para funcionar en
sala es de 5 Ministros (Art. 95 COT).

Lo normal es que la Corte Suprema funcione en salas, porque para el funcionamiento en
pleno se requiere de norma legal expresa.
***Le corresponde a la propia Corte Suprema, a través de un auto acordado, distribuir a sus
Ministros.
El Presidente de la Corte Suprema también puede integrar la sala, pero no queda incorporado
a la primera sala, puede integrar cualquier otra sala.
Cada sala tiene su Presidente, que es el Ministro más antiguo de los presentes, a menos que
esa sala esté integrada por el Presidente de la Corte Suprema.
De acuerdo al artículo 118 inciso 2º, la sala de la Corte Suprema no puede funcionar con
mayoría de abogados integrantes.
También le corresponde a la Corte Suprema establecer las materias que debe conocer cada
una de sus salas, tanto en el funcionamiento ordinario como extraordinario. Estas materias en
general las establece la ley (Art. 98 COT). Este artículo establece la competencia de todas las salas.
El artículo 96 COT establece la competencia en pleno. Considerando el artículo 98 COT, la
Corte Suprema a través de auto acordado consagra las materias que va a conocer cada una de sus
salas, según su especialidad.
70
El artículo 99 COT señala que la Corte tendrá que especificar la sala que conocerá de las
materias civiles, penales, constitucionales, contencioso-administrativas, laborales, etc. Esto es lo que
a hecho la Corte Suprema sucesivamente, dictando autos acordados para distribuir las materias entre
sus diversas salas.

• División al Interior de la Corte Suprema entre las Salas.

Según la especialidad de las materias, se distingue entre:

a) Funcionamiento Ordinario (auto acordado año 2001)

a.1) Primera Sala o Sala Civil.
a.2) Segunda Sala o Sala Penal.
a.3)Tercera Sala o Sala de asuntos Constitucionales y Contenciosos Administrativos.

b) Funcionamiento Extraordinario.

b.1) Primera Sala o Sala Civil.
b.2) Segunda Sala o Sala Penal.
b.3) Tercera Sala o Sala de asuntos Constitucionales.
b.4) Cuarta Sala o Sala Laboral o Previsional.

• Tramitación de los Asuntos.

“Tramitar” significa dar curso al recurso hasta que se falle.
En la Corte Suprema no existe una sala tramitadora (que es la que dicta resoluciones de mero
trámite).
En la Corte Suprema la tramitación de los asuntos corresponde al Presidente de la Corte
Suprema. El artículo 105 Nº 3 COT prescribe: “Corresponde al Presidente de la Corte Suprema, sin
perjuicio de las atribuciones que otras disposiciones le otorgan: Nº 3: Atender al despacho de la
cuenta diaria y dictar los decretos o providencias de mera sustanciación de los asuntos de que
corresponda conocer al tribunal, o a cualquiera de sus salas”
Si un asunto ya está siendo conocido por alguna de las salas de la Corte Suprema, le
corresponde a esa sala dictar las resoluciones de mero trámite (decretos, providencias o proveído).

• Competencia de la Corte Suprema.

Hay que distinguir:

a) Competencia en Pleno: (Art. 96 COT) El número 1º de este artículo está derogado
tácitamente. El artículo 93 Nº 6, 7 y 12 de la CPR establecen la contienda de competencia. Entre la
competencia del Pleno se destaca:

a.1) Apelaciones de las causas de Desafuero.

a.2) Conocer en 2ª instancia, los juicios de amovilidad fallados en 1ª instancia por la
Corte de Apelaciones o por el Presidente de la Corte Suprema.

a.3) Ejercicio de las facultades administrativas, disciplinarias y económicas. Por
ejemplo: dictación de autos acordados de la Corte Suprema.

a.4) según el artículo 96 Nº 5 COT, le corresponde al Pleno, emitir algunos informes
al P de la R cuando se lo solicite sobre cualquier punto relativo a la administración de
justicia.

a.5) Corresponde al Pleno, otorgar el título de abogado (Art. 521 COT).

b) Competencia de las Salas en General (Art. 98 COT):

b.1) Conoce de los recursos de Casación en el Fondo. Éste es un medio de
impugnación de resoluciones judiciales. Tiene por finalidad anular una sentencia que
se dictó con infracción de ley.

71
b.2) Conoce de los recursos de Casación en la Forma. Éste también tiene por objeto
anular sentencias cuando han sido dictadas con errores formales, interpuestos contra
sentencias de la Corte de Apelaciones o de un Tribunal Arbitral de 2ª instancia
constituido por árbitros de derecho.

b.3) Conoce de los Recursos de Nulidad interpuestos contra sentencias penales. Este
es un recurso nuevo que se creó por la Reforma Procesal Penal. Las sentencias del
TOP no son apelables, pero son susceptibles de recurso de nulidad; y éste lo puede
conocer otra Corte de Apelaciones o la Corte Suprema, dependiendo de la causal
invocada.

b.4) Apelaciones deducidas en recursos de Amparo y Protección.

b.5) Conoce de Recurso de Revisión.

b.6) Conoce de los Recursos de Queja.

b.7) Demás negocios que las leyes establezcan.
Esta competencia genérica que establece el artículo 98 COT se divide entre las salas
especializadas, considerando la distribución de estos asuntos que consagra los autos acordados. Por
ejemplo: recurso de casación que puede ser conocido indistintamente por la sala civil o penal,
dependiendo de lo que incida el recurso.
Los recursos de protección, considerando la proliferación que tienen, provocaron un recargo
en la sala Constitucional de la Corte Suprema.
La misma Corte Suprema sin alterar la especialidad de las salas, dispuso mediante auto
acordado que estos recursos fueran conocidos por todas las salas, para lo cual se fijó un criterio para
distribuirlos de acuerdo a la Corte de Apelaciones de que procedía el recurso. Por ejemplo: los
recursos de apelaciones que provienen de las Cortes de Chillán y Concepción se van a la 3ª sala de
la Suprema.


CAUSALES DE INCOMPETENCIA SUBJETIVA O PERSONAL.

Una vez establecido el tribunal competente que debe conocer de un asunto determinado,
puede ocurrir que el juez o magistrado esté de alguna manera impedido a título personal de conocer
un determinado asunto de su competencia. Por ejemplo: es competente el juez de letras de Quirihue,
pero dicho juez está afectado por alguna causal que lo inhabilita para conocer de cierta causa, ello
porque existen ciertas circunstancias que afectan su imparcialidad. Entonces, este juez debe
abstenerse de conocer la causa de que se trate; por lo mismo, este juez debe ser reemplazado para
mantener el principio de igualdad de las partes ante la ley.
El COT regula esta materia estableciendo causales en los artículos 194 y siguientes.
Aquí el juez, a título personal, pierde la competencia o atribuciones para conocer de una causa
determinada. El tribunal, como órgano jurisdiccional, sigue teniendo competencia; ésta la pierde el
juez personalmente.

Implicancias y Recusaciones.

Son medios que establece la ley procesal para impedir que un juez o magistrado intervenga
en un asunto judicial, por estar afectado por alguna causal determinada de inhabilidad que la ley
consagra y que afecta la imparcialidad de ese juez o magistrado.
Estas causales se aplican a todos los funcionarios judiciales no sólo a los jueces. Se aplican a
los abogados integrantes de las Cortes, a los jueces árbitros, partidores, etc.
***En cualquier caso que se admita alguna de estas causales, el asunto judicial continuará
siendo conocido por el mismo tribunal competente según las reglas de competencia, pero
reemplazándose a la persona del Ministro inhabilitado. Y para este efecto la ley consagra dos
sistemas de reemplazo:

1) La Subrogación, que opera generalmente respecto de los tribunales unipersonales.
2) La Integración, este sistema es propio de los tribunales colegiados.





72
• Diferencias entre las Implicancias y Recusaciones.

Existen diferencias entre las implicancias y recusaciones. Así:

a) Implicancias. Es la más grave de todas. Son verdaderas prohibiciones o
impedimentos absolutos para que un juez conozca de una causa o asunto determinado, y si el juez lo
hace comete delito. Estas causales constituyen normas de orden público, no admiten renuncia de las
partes, de manera que se aplican siempre.
Recusaciones. No tienen la gravedad de las implicancias. Tienen también por finalidad
impedir que el juez conozca de una causa si está afectado por alguna de estas causales. Pero se
establecen a favor de las partes, por lo cual son renunciables, y el juez podría conocer la causa. Si el
juez conoce el asunto no comete el delito.

b) Otra diferencia es que las implicancias deben declararse de oficio por el tribunal.
En cambio, las recusaciones se hacen valer a petición de parte (Art. 200 COT).

c) En el caso de las implicancias constituyen una causal de casación de forma (la
sentencia dictada por el tribunal implicado se puede anular).
En el caso de la recusación, la sentencia sólo podría anularse cuando la recusación haya sido
legalmente declarada o cuando esté en tramitación (si alguien la alegó).

d) Son distintos los tribunales que conocen de las implicancias y recusaciones.

En el caso de las Implicancias. Si el tribunal es unipersonal la ley dice que de las
implicancias de esos jueces conocen ellos mismos (Art. 202 COT). Si el tribunal es colegiado, la ley
dice que la implicancia la conoce el mismo tribunal colegiado de que forma parte, excluyendo al
miembro de cuya implicancia se trata (Art. 203 COT).
En el caso de las Recusaciones. La regla general es que conoce el tribunal superior
jerárquico inmediato del magistrado que se trata de inhabilitar (Art. 204 COT). Salvo en el caso de
los miembros de la Corte Suprema porque este tribunal no tiene superior jerárquico, y esta regla
tendría una excepción en que no lo va a conocer el superior jerárquico sino que podría ser el mismo
tribunal cuando se solicite la “Recusación Amistosa”. Esta situación la contempla el artículo 124
CPC y consiste en que la parte interesada le pide al propio juez afecto a la inhabilidad, exponiéndole
los motivos para que declare su recusación sin más trámite. En este caso, si el juez se resiste, se
reclama al tribunal superior jerárquico y se vuelve a la regla anterior.

• Forma como se hacen valer en la práctica.

a) Implicancias. (Art. 195 COT) La regla general es que se hacen valer de oficio; es
decir, el juez tan pronto advierte que está afectado por una causal de implicancia, está obligado a
declararlo de oficio en el proceso, a dejar constancia de aquello.
También pueden hacerse valer a solicitud de parte.
Si el tribunal es colegiado le corresponde hacer la declaración al respectivo tribunal (Art. 203
COT).

b) Recusaciones. La regla general es que se hacen valer a petición de parte; sin perjuicio
que los tribunales también pueden de oficio dejar constancia en el proceso de estar afectados por
alguna causal de recusación.

Si la parte interesada (aquella a quien pueda afectar la falta de imparcialidad del juez) no
alega la inhabilidad en el plazo de 5 días contados desde la notificación de la declaración, se
considera renunciada la causal (Art. 125 CPC).
El CPC regula esta materia en los artículos 113 y siguientes dentro de “los incidentes
especiales”.

Cuando se habla de “Implicancias y Recusaciones” éstos son motivos señalados en la ley,
que afectan la imparcialidad de los jueces (Art. 194 COT). Pero estos motivos inhabilitan a la
persona del magistrado; por lo tanto, no significa que el tribunal pierda su competencia, es decir, hay
que distinguir entre el tribunal u órgano jurisdiccional y la persona del juez, ya que el tribunal sigue
siendo competente porque el magistrado a título personal es quien queda inhabilitado para conocer
de ciertas y determinadas causas. En definitiva, el que pierde la competencia es el juez a título
personal, no el tribunal.


73




Esta materia es muy importante porque la justicia arbitral ha ido abriéndose paso
paulatinamente hasta constituirse en una fuente importantísima de competencia para estos
tribunales; sustrayéndole competencia a los tribunales ordinarios. Hoy en día se ve con bastante
frecuencia las “Cláusulas Arbitrales”; es decir, se pacta o somete anticipadamente un arbitraje para
resolver cualquier conflicto que se suscite en relación con el contrato.
Los tribunales arbitrales son órganos jurisdiccionales constituidos por jueces que la ley
denomina “árbitros”. La ley regula a los árbitros en el COT, artículos 222 y siguientes.

• Concepto.

La ley define al árbitro de la siguiente manera: “jueces nombrados por las partes o por la
autoridad judicial en subsidio, para la resolución de un asunto litigioso” (Art. 222 COT).

De este concepto se pueden extraer dos consecuencias:

1) …”para la resolución de un asunto litigioso”… Esta expresión quiere decir que el
árbitro sólo resuelve contiendas judiciales entre partes. Es decir, sólo intervienen cuando hay juicio,
y a contrario sensu no es lícito que actúen en actos judiciales no contenciosos.

2) Los árbitros siempre necesitan ser nombrados respecto de cada asunto que debe
conocer. Y el nombramiento puede ser hecho por las partes o por la autoridad judicial en subsidio,
esto marca una diferencia con los otros tribunales.

Aquí la regla es que las partes nombran a los árbitros; es decir, en la mayoría de los casos
debe haber acuerdo (origen contractual) entre las partes antes que se suscite el conflicto. La otra
posibilidad es que el árbitro se nombre por las partes pero después de ocurrido el litigio.
Hay algunos casos en que el arbitraje es obligatorio; se trata de ciertas materias que la ley
establece para que sean conocidas exclusivamente por árbitros. Se conocen como “Arbitraje
Forzoso”.
Pero si las partes no se ponen de acuerdo, debiendo hacerlo, el árbitro debe ser nombrado por
la justicia ordinaria, o sea, por el juez letrado competente (Art. 221 COT).
Este acuerdo que logran las partes es lo que comúnmente se denomina “Compromiso o
Arbitraje”, y en virtud de este acuerdo las partes quedan sometidas a la jurisdicción de los árbitros;
mediante este acuerdo se excluye el asunto del conocimiento de los tribunales ordinarios.
Si no hubiese acuerdo o si el arbitraje no se pacta entre las partes, esa controversia la
conocen los tribunales ordinarios, salvo que la materia sea de arbitraje forzoso.
Este acuerdo es privado, nadie obliga a someter un asunto a arbitraje, es voluntario.
Una vez nombrado el árbitro, las partes no se pueden retractar, salvo que exista acuerdo en
este sentido.

• Características de los Tribunales Arbitrales.

1) No forman parte del Poder Judicial, y por ello estos árbitros no son remunerados por
el Estado. Esta es una diferencia importante con el resto de los tribunales. Si no son remunerados
por el Estado, entonces las dos partes lo remuneran, pues ellos deciden someter el asunto a arbitraje.

2) Pueden ser letrados o iletrados (que no son abogados); esto depende de lo que las
partes acuerden y de la calidad que se le otorgue o facultades que se le dé al árbitro.
Si el árbitro fuere de Derecho o Mixto necesita ser abogado. Pero si fuere Arbitrador
podría no ser abogado. Por ejemplo: en un contrato de construcción de obra se establecieron como
árbitros a arquitectos, ingenieros, etc. Ya que estas son materias técnicas.

3) Estos tribunales son accidentales, en el sentido que los árbitros se constituyen una vez
que el litigio se ha producido y no antes. Inclusive, el árbitro podría estar nombrado
anticipadamente, es decir, antes del litigio pero el tribunal se constituye como tal una vez que éste se
ha producido.

4) La competencia de los árbitros normalmente emana de la voluntad de las partes, salvo
aquellas materias de arbitraje forzoso (obligatorio) donde es la ley la que determina la competencia.
TRIBUNALES ARBITRALES
74
Hay otras materias que son de arbitraje prohibido. Por ejemplo: las causas penales, actos
judiciales no contenciosos, asuntos sometidos a tribunales especiales, etc.
También están las materias de arbitraje voluntario, las cuales si no son sometidas al
conocimiento de árbitros, serán conocidas por tribunales ordinarios.

5) Los árbitros carecen de imperio, en el sentido que cuando se trata de hacer cumplir la
sentencia que dictan los árbitros, hay que recurrir a los tribunales ordinarios para su ejecución.
Por ejemplo: pedir el auxilio de la fuerza pública para hacer ejecutar una resolución de estos
tribunales arbitrales.

• Paralelo entre Tribunales Arbitrales y Ordinarios.





















• Fuentes del Arbitraje.

Se refiere al origen de la obligación de someter o no un asunto a arbitraje. Desde este punto
de vista serían dos fuentes:

a) Voluntad de las Partes. Significa que los sujetos del conflicto, libremente deciden
sustraer el conocimiento del asunto de la jurisdicción ordinaria para entregarlo a un árbitro. Esto
puede ocurrir antes o después de que el conflicto se produzca, en cualquier caso se requiere de la
voluntad de las partes.
Este acuerdo se puede materializar a través de dos actos judiciales distintos. Tales son:

a.1) Contrato de Compromiso. Es un acuerdo de voluntades, técnicamente sería una
convención en virtud de la cual las partes deciden sustraer un asunto litigioso, presente o futuro, del
conocimiento de los tribunales ordinarios, para ser sometido al conocimiento y fallo de uno o más
árbitros, que son designados en ese mismo acto.
En este contrato de compromiso las partes acuerdan dos cosas (doble acuerdo):

- Sustraer el asunto de competencia de los tribunales ordinarios y someterlo a arbitraje.
- Debe designarse el o los árbitros con nombre y apellido.

El Contrato de Compromiso es siempre solemne, necesita constar por escrito (Art. 234
COT). Esta escrituración del contrato de compromiso puede ser por instrumento público o privado;
y también tiene cláusulas que son esenciales y otras que no lo son.
Si faltan las cláusulas de la naturaleza de este contrato de compromiso, la ley suple el
silencio de las partes, señalando lo que tiene que ocurrir. En cambio, si faltan los requisitos
esenciales, no hay contrato de compromiso.

Cláusulas o Requisitos Esenciales del Contrato de Compromiso.

1) Nombre y apellido de las partes litigantes.
2) Nombre y apellido del árbitro.
3) El asunto sometido a juicio de arbitraje.
Tribunales Ordinarios Tribunales Arbitrales
Forman parte del Poder Judicial No forman parte del Poder Judicial
Su competencia emana de la ley La competencia emana, por regla general, de la voluntad
de las partes (Principio de la Autonomía de la Voluntad).
Están establecidos con anterioridad a la ocurrencia del
litigio. Una vez que dicta sentencia, el tribunal no
desaparece sino que sigue funcionando.
Hay que nombrarlos para cada caso en particular. Una
vez que dictan sentencia, el tribunal desaparece,
terminando la función del árbitro
Siempre están sometidos a reglas legales de
procedimiento (forma de cómo tramitar el asunto), sean
ordinarios o especiales los procedimientos. La regla es
que éstos san legales.
En algunos casos, el árbitro no está sometido a reglas de
procedimiento legal. En este caso, las partes le pueden dar
reglas de procedimiento al árbitro, siempre que el
arbitraje no sea de derecho. Esto ocurre en el caso de los
árbitros arbitradores.
En cuanto al fallo, la regla general es que estos tribunales
fallen de acuerdo a derecho, a la ley. El fallo está referido
a las normas aplicables en la solución del conflicto.
En este caso, podría no ser así, ya que el árbitro podría
fallar de acuerdo a la equidad, siempre que no sea
75
Cláusulas o Requisitos de la Naturaleza.

1) Las facultades que se conceden al árbitro.
2) El lugar en que el árbitro debe desempeñar sus funciones.
3) El tiempo de duración del arbitraje.

Respecto estas cláusulas de la naturaleza:

a) Si las partes nada dicen de la calidad del árbitro; es decir, de las facultades del
mismo, la ley indica que es un árbitro de derecho.

b) Si falta la expresión del lugar en que debe seguirse el juicio, la ley prescribe que será
el lugar donde se ha celebrado el compromiso o arbitraje.

c) Si faltare la designación del tiempo en que debe desempeñar sus funciones, se
entiende que el árbitro debe evacuar el cargo en el término o plazo de 2 años contados desde su
aceptación, y no desde que se nombra.

Hay que hacer algunos alcances respecto este plazo, la ley señala que el árbitro debe evacuar
el cargo en el término de “2 años”, y luego precisa lo que puede ocurrir con algunos hechos dentro
del plazo, por ejemplo: el árbitro dictó sentencia dentro de los 2 años, pero no alcanzó a notificarse;
si no se notifica a las partes la ley indica que si se ha pronunciado la sentencia en el plazo de 2 años,
se puede notificar válidamente después aunque el plazo esté vencido.
La ley también aclara que el árbitro está facultado para dictar todas las resoluciones
pertinentes respecto los recursos que se puedan deducir contra la sentencia, no obstante que el plazo
de los 2 años esté vencido.
Hay algunos tiempos que se descuentan dentro del plazo de 2 años u otro plazo, ya que
dentro de los 2 años pueden ocurrir ciertos hechos en que el árbitro está imposibilitado de actuar, y
el plazo sigue corriendo. Por eso, la ley precisa y señala que si durante el arbitraje el expediente se
ha elevado a un tribunal superior o el proceso quedó paralizado, el plazo se entiende suspendido
(Art. 235 inciso 4 y 5 COT).
En relación a las cláusulas, las partes son libres de pactar condiciones distintas a las que la
ley señala, por ejemplo: el plazo puede ser de un año.

Si las partes nada dicen sobre estos tres últimos requisitos, la ley suple el silencio y establece
cual es la solución. En cambio, si falta cualquiera de los requisitos esenciales el contrato de
compromiso es nulo (Art. 234 inciso final COT).

a.2) Cláusula Compromisoria. Las partes acuerdan lo mismo que en el contrato de
compromiso; es decir, sustraer un asunto presente o futuro del conocimiento del tribunal ordinario,
pero sin designar la persona del árbitro en ese mismo acto sino que están obligados a nombrarlo
posteriormente.

¿Qué ocurre si después no nombran al árbitro?

En este caso, lo nombra el Juez de Letras competente.

En cuanto la Cláusula Compromisoria, la ley no la regula expresamente, pero en el fondo
debe tener los mismos elementos o requisitos que el contrato de compromiso, salvo lo referente al
nombramiento del árbitro. Se sostiene que es un contrato, una convención que genera obligaciones,
la que consiste en nombrar posteriormente al árbitro.
La diferencia entre estas dos formas de pactar el arbitraje radica en que en el caso del
contrato de compromiso, la persona del árbitro es lo fundamental, es muy importante el
nombramiento del juez.

b) Ley. Es la segunda fuente de arbitraje. Es fuentes porque el legislador, en algunos
casos, impone el arbitraje y establece que ciertos asuntos o materias deben ser conocidos y resueltos
por árbitro.
Aquí se impone la voluntad del legislador por sobre la voluntad de las partes. Éstas no
podrían ir nunca en contra de la ley o voluntad del legislador.
En el caso del arbitraje forzoso, los tribunales ordinarios son absolutamente incompetentes
para conocer de estos asuntos; ello porque la ley señala que son materias muy técnicas o en que se
discuten cuestiones muy íntimas entre las partes. Por ejemplo: la partición de bienes, liquidación de
sociedad conyugal, liquidación de otras sociedades (Art. 227 COT).
76
Estas materias, en el caso que se generen conflictos, tienen que actuar árbitros; sin perjuicio
que los propios interesados pueden resolver estos asuntos por sí mismos, siempre y cuando todos
tengan la libre disposición de sus bienes y concurran todos al acto. Por ejemplo: una partición de
común acuerdo, la liquidación de la sociedad conyugal que sea de común acuerdo.

• Calidad de los Árbitros.

Esta materia está referida a las atribuciones que puede tener un árbitro, y dice relación con la
forma en que el árbitro tramita la causa o las reglas de procedimiento a que se somete.
Un segundo aspecto es la forma de fallar, de acuerdo a qué normas soluciona el conflicto.

***Las partes tienen plena libertad para darle el procedimiento que quieran o la calidad al
árbitro. Si las partes nada dicen, será la ley la que impone la calidad (Art. 223 COT).

1) Árbitro de Derecho.
2) Árbitro Arbitrador o Amigable Componedor.
3) Árbitro Mixto.
































• Requisitos del Árbitro.

Para ser árbitro se debe cumplir con ciertos requisitos (Art. 225 COT).

1) Debe ser mayor de edad.
2) Debe tener la libre disposición de sus bienes (que no sea incapaz o disipador).
3) Debe saber leer y escribir.
4) Si el árbitro es de derecho o mixto, debe ser abogado.

• Nombramiento de los Árbitros.

De acuerdo con el artículo 231 COT, las partes pueden nombrar dos o más árbitros para
solucionar el litigio. Cuando se designa más de uno, se denomina “Pluralidad de Árbitros”. Los
árbitros pueden ser nombrados:

Calidad Reglas de Procedimiento Forma de Fallar
ÁRBITRO DE DERECHO
(Debe ser abogado)
Falla con arreglo a la ley. Esto quiere
decir, que debe someterse a la ley en
todo lo relativo a las decisiones que
adopte en las sentencias que dicte.
En lo relativo a la tramitación del
juicio arbitral y los requisitos
formales de la sentencia, el árbitro de
derecho se somete a las mismas
reglas establecidas para los jueces
ordinarios, según la naturaleza de la
acción deducida; es decir,
procedimiento ordinario, sumario,
especial, etc. En consecuencia, no hay
un solo procedimiento para los jueces
árbitros de derecho.
ÁRBITRO ARBITRADOR
(Puede o no ser Abogado)
No falla de acuerdo a derecho sino
que según su prudencia y equidad
(Principios de Equidad).
Debe aplicar las reglas que le hayan
otorgado libremente las partes en el
acto constitutivo del compromiso. Las
partes tienen absoluta libertad para
darle las normas de procedimiento
que deseen.
En el mismo caso, si las partes no le
dan normas de procedimiento, el
árbitro arbitrador debe aplicar las
normas establecidas en el CPC,
artículos 636 y siguientes.
Es un árbitro de derecho con
facultades de arbitrador.
Falla de acuerdo a la ley.
El procedimiento es similar al del
árbitro arbitrador.
ÁRBITRO MIXTO
(Debe ser Abogado)
77
1) Por las Partes.
2) Por la Justicia Ordinaria.
3) Por el Testador.
4) Por la Ley.

a) Nombramiento del Árbitro por las Partes. Es la regla general. Se da específicamente
en el Contrato de Compromiso porque a través de éste las partes someten un asunto a arbitraje y
nombran al árbitro de común acuerdo.
También tendría que darse cuando existe Cláusula Compromisoria, ya que las partes están
obligadas a nombrar un árbitro posteriormente.
Pero el arbitraje se puede pactar previamente al juicio.

1) Cuando la ley obliga a someter un asunto a arbitraje, este nombramiento es solemne;
e decir, deben hacerse por escrito y con ciertas menciones esenciales indicadas en los números 1º, 2º
y 3º del artículo 234 COT. Por ejemplo: individualización de las partes litigantes, nombramiento y
designación de los árbitros, materia o asunto del arbitraje.

2) Este nombramiento tiene otras exigencias establecidas por ley, consiste en que es
necesario que el nombramiento se haga con el consentimiento unánime de las partes (Art. 232 inciso
1º COT).

3) En lo referente a la calidad que puede tener el árbitro, las partes necesitan tener
ciertas capacidades para darle atribuciones al árbitro:

- Si se trata de nombrar a un árbitro de Derecho. La ley no hace mayores
exigencias a las partes, porque este árbitro da mayores garantías ya que se asimila al
Juzgado de Letras.

- Para darle a un árbitro la calidad de Arbitrador, las partes deben ser mayores
de edad y tener la libre disposición de sus bienes.

- En cuanto los árbitro Mixtos, la exigencia es similar, con la particularidad que si
hay incapacidad debe aprobarse el nombramiento por la justicia ordinaria (Art.
224 COT).


b) Nombramiento del Árbitro por la Justicia Ordinaria. O por el Juez Letrado
competente. Este sistema se aplica cuando las partes no se ponen de acuerdo, o no existe
unanimidad respecto la persona del árbitro (Art. 222 y 232 inciso 2º COT).
Este nombramiento se efectúa de la siguiente manera:

Se trata de un procedimiento similar al que la ley consagra para nombrar a los peritos (Art.
414 CPC), ello por remisión expresa que hace el artículo 232 COT en su parte final.

1º Presentar la solicitud o escrito por cualquiera de los interesados, pidiendo al juez de letras
competente que nombre al árbitro y que cite a una audiencia a todos los interesados.

2º El tribunal resolverá dictando una resolución para citar a todos los interesados a una
audiencia. El juez debe fijar el día y hora de la misma.

3º Debe notificarse la resolución anterior a todos los interesados.

4º Celebración de la audiencia (o comparendo). Ésta se celebra con la parte que asista; es
decir, siempre debe celebrarse aunque no vayan todos los interesados.
Cuando no asistan todos, la ley presume que no hay acuerdo. Y en tal caso, el árbitro es
designado por el juez letrado competente.
Si asisten todos los interesados, pero no se logra unanimidad, el juez letrado también
nombrará al árbitro.

Esta audiencia tiene varias finalidades:

a) Nombrar al árbitro.
b) Determinar el número de árbitros.
c) Determinar las calidades o aptitudes del árbitro, o títulos (médico, ingeniero, etc.)
78
d) Determinar la materia del arbitraje.

Si no hay acuerdo, el que nombra al árbitro es el juez, y éste está facultado para nombrar 1
solo árbitro.
Si asistieren todos los notificados, pero no se pusieron de acuerdo, pero no obstante hubo
proposiciones de nombres, el nombramiento del juez no puede recaer en ninguna de las dos primeras
personas nombradas por las partes (Art. 414 inciso 2º CPC).

c) Nombramiento del Árbitro por el Testador. Está referido únicamente a la
designación que hace el causante para el sólo efecto de la partición de sus bienes. Esto debe hacerse
en el propio testamento o en instrumento público (Art. 1324 CC).
Se ha discutido si los herederos están obligados a respetar el nombramiento. En general, se
ha resuelto que los herederos podrían de común acuerdo modificarlo, ya que continúan la
personalidad del causante.

d) Nombramiento del Árbitro por Ley (Se discute). En algunos casos la ley establece de
manera permanente ciertos tribunales para que resuelvan un asunto de acuerdo a un procedimiento
arbitral. Por ejemplo: así ocurre con la Superintendencia de Seguros.
Aquí se discute si la ley puede nombrar al árbitro, si éste sería efectivamente un tribunal
arbitral o no, ya que estaría establecido de manera anticipada. Pero la doctrina mayoritaria, señala
que estaría frente a un tribunal especial que tiene que aplicar legislación arbitral, pero no sería
propiamente un árbitro.

• Constitución del Tribunal Arbitral.

Esta materia es importante porque estos tribunales no están preestablecidos y no están
funcionando al momento de producirse el litigio. Como todo tribunal accidental debe ser constituido
como tal para poder ejercer sus funciones. Se constituye de la siguiente manera:

1) Nombramiento del Árbitro. Éste puede ser anticipado al litigio o no.
Las partes son libres de designar el número de árbitros que quieran, y también para darles las
calidades que estimen pertinentes. Incluso pueden establecer el tiempo en que el árbitro debe
cumplir sus funciones jurisdiccionales.

2) Aceptación del o los Árbitros y Juramento para acceder al cargo.
El nombramiento del tribunal arbitral, sea por las partes o por el tribunal letrado, no obliga o
vincula al árbitro designado con los litigantes. Esto significa que el o los árbitros tienen absoluta
libertad de aceptar o no el nombramiento de que ha sido objeto; esto es voluntario desde el punto de
vista del árbitro.

2.a) La no aceptación del árbitro no le acarrea ninguna consecuencia. Así si el árbitro
no acepta, las partes o el juez en subsidio deben nombrar otro árbitro.

2.b) Si el árbitro acepta, debe declararlo expresamente. La ley no establece la
formalidad de esta aceptación, pero se ha resuelto que debe aceptar por escrito.
Tampoco hay formalidades en cuanto la forma en que se debe dejar constancia de la
aceptación. Por ejemplo: al momento de notificarle su designación.

Si el nombramiento se efectúa por escritura pública, se hace firmar al árbitro, aceptando el
nombramiento.
El artículo 236 COT consagra la obligación de dejar constancia de la aceptación del
nombramiento.

Importancia de la Aceptación y Juramento.

Si el árbitro acepta el nombramiento, éste pasa a ser obligatorio para él. Y la ley, incluso deja
en claro que el plazo que se le establece al árbitro se cuenta desde la aceptación del cargo y no desde
el nombramiento (Art. 235 inciso 3º COT).
Si el árbitro acepta, contrae una obligación de hacer. Si el árbitro incumple, puede ser
demandado para que responda de los perjuicios.
Si el árbitro es inhabilitado por alguna causal de implicancia o recusación se debe
reemplazar.
Junto con la aceptación, el árbitro debe jurar ocupar el cargo con la debida fidelidad y en el
menor tiempo posible (Art. 236 COT).
79
3) El Ministro de fe del tribunal arbitral se denomina “Actuario”. Y es encargado de
autorizar los actos y resoluciones del juez.

¿Siempre el árbitro debe tener actuario?

Hay que distinguir la calidad del árbitro. Así:

a) Árbitro de Derecho. Se asemeja al juez letrado ordinario, por lo que todas sus
actuaciones deben ser autorizadas por el ministro de fe designado por el propio árbitro (Art. 632
CPC).

b) Árbitro Arbitrador y Mixto. Habrá que estarse a lo que hayan acordado las partes
sobre este punto.
Si las partes nada han establecido, queda entregado al criterio del mismo juez árbitro
nombrar o no un Ministro de fe (Art. 639 COT).

De modo que perfectamente, el juicio arbitral podría tramitarse sin actuario. El único acto
que siempre debe estar autorizado por el actuario es la sentencia definitiva, ello se desprende del
artículo 640 inciso final CPC.

• Término de las funciones de los Árbitros.

Se encuentra regulada en el artículo 240 COT. En esta materia la regla general es que la
función del árbitro termina cuando pronuncie sentencia definitiva. Sin perjuicio de esto, hay otras
formas anormales o excepcionales de ponerle término a un arbitraje, tales son:

1) Si las partes ocurren de común acuerdo a la justicia ordinaria o a otros árbitros
solicitando la resolución del negocio.
Esto se refiere a la revocación del nombramiento del árbitro, la cual puede ser expresa o
tácita. Las partes de común acuerdo deciden dejar sin efecto el nombramiento. Por ejemplo: si las
partes deciden nombrar nuevos árbitros en reemplazo de los primitivos; las partes deciden que los
tribunales ordinarios conozcan del asunto.

2) Si fueren maltratados o injuriados por alguna de las partes.

3) Si contrajeren enfermedad que les impida seguir ejerciendo sus funciones.

4) Si por cualquiera causa tuvieren que ausentarse del lugar donde se sigue el juicio.
Esta ausencia del árbitro puede ser definitiva o muy prolongada.

En todos estos casos habrá que determinar la naturaleza del arbitraje para ver la forma en que
debe seguir el juicio arbitral; es decir, si persiste o no la obligación de nombrar nuevos árbitros.

• Competencia de los Árbitros.

Su competencia emana fundamentalmente de la voluntad de las partes, a diferencia de lo que
ocurre con el resto de los tribunales ya que éstos tienen competencia porque la ley es la fuente
primaria de esa competencia. Tanto en los tribunales ordinarios y especiales, la competencia no
emana de la voluntad de las partes. Excepcionalmente, existe el caso de la prórroga de la
competencia tratándose de los tribunales ordinarios.
***Pero en los tribunales arbitrales, las partes renuncian a la jurisdicción de los tribunales
ordinarios, para que el litigio sea conocido y resuelto por árbitros.
Frente a esta situación, hay otras circunstancias en que la ley atribuye competencia a los
árbitros, y la voluntad de las partes no interesa mayormente.
También hay otros casos en que el propio legislador prohíbe el conocimiento de ciertos
asuntos por árbitros.
De todos los elementos o factores de la competencia, para el arbitraje es relevante el factor
“Materia”.

Desde el punto de vista del arbitraje, las materias o asuntos se dividen en tres clases:

1) Materias de Arbitraje Prohibido. Quiere decir, que esos asuntos jamás pueden ser
sometidos al conocimiento de árbitros. En consecuencia se someterán a los tribunales ordinarios o
especiales, según lo determine la ley. Por ejemplo:
80
a) Causas Criminales.
b) Causas de Policía Local.
c) Causas que se susciten entre representante legal y su representado.
d) Causas que deben ser oídas por la Fiscalía Judicial.
e) Actos Judiciales No Contenciosos (Art. 222 COT).
f) Todos aquellos asuntos que están sometidos a jurisdicciones especiales. Por ejemplo:
causas que sean de competencia de tribunales de familia, juzgado del trabajo, etc.

En todos estos asuntos, el tribunal competente es el ordinario o especial.

2) Materias de Arbitraje Forzoso. Asuntos que necesariamente, en forma obligatoria,
tienen que ser conocidos y resueltos por árbitros, en el entendido que estas controversias se someten
a los tribunales de justicia. Esto sin perjuicio que las partes o interesados pueden resolver estas
causas por sí mismos; es decir, sin recurrir al árbitro. En la medida o bajo condición que concurran
todos los interesados y que tengan la libre disposición de sus bienes. Por ejemplo:

a) Partición de bienes.
b) Liquidación de sociedad conyugal.
c) Etc.

El artículo 227 COT establece cuales son las materias de arbitraje forzoso.
Puede ocurrir que un asunto judicial sea por una parte de arbitraje forzoso, y por otro lado de
arbitraje prohibido. Por ejemplo: la partición de bienes es de arbitraje forzoso, pero podría ocurrir
que esta partición se suscite entre un representante legal y su representado, lo cual es materia de
arbitraje prohibido. En esta situación, de acuerdo al artículo 230 inciso final del COT, prima el
arbitraje forzoso.

3) Materias de Arbitraje Voluntario. Aquellos asuntos que las partes libremente
pueden someter o no a arbitraje, siempre que no sean de arbitraje prohibido.
Esta situación abarca la regla general de los asuntos que conocen los árbitros.

• Grado Jurisdiccional en que los Árbitros conocen de las causas.

La pregunta que surge es ¿puede haber 2ª instancia? En tal caso habrá que estarse a lo que las
partes hayan establecido. Pero la ley da algunas reglas que hay que tener presente.
Analizando esta materia, según la calidad de los árbitros:

a) Árbitros de Derecho y Mixtos. La apelación es plenamente procedente, porque se
aplica el mismo procedimiento de los jueces letrados; salvo que las partes lo hayan renunciado
anticipadamente. El tribunal de segunda instancia será el que señalen las partes, y puede ser:

1) El mismo tribunal que hubiere conocido este recurso en segunda instancia en juicio
ordinario;
2) O bien podría ser el tribunal arbitral de segunda instancia designado por las partes
(Art. 239 inciso 1º COT).

b) Árbitros Arbitradores. El recurso de apelación sólo procede cuando las partes lo
hayan establecido (Art. 239 inciso 2º COT). Habrá que pactar anticipadamente el recurso de
apelación y designar el tribunal.

• Pluralidad de Árbitros.

Las partes no tienen límites para designar árbitros. Se habla de “Pluralidad de Árbitros”
cuando las partes nombran respecto del mismo litigio, dos o más árbitros.
***La justicia ordinaria sólo puede nombrar un árbitro.

¿Cómo actúan cuando son varios árbitros?

El artículo 237 COT prescribe lo que sigue: “Si los árbitros son dos o más, todos ellos
deberán concurrir al pronunciamiento de la sentencia y a cualquier acto de substanciación del
juicio, a menos que las partes acuerden otra cosa.
No poniéndose de acuerdo los árbitros, se reunirá con ellos el tercero, si lo hay, y la mayoría
pronunciará resolución conforme a las normas relativas a los acuerdos de las Cortes de
Apelaciones”.
81
Habrá que estarse a la voluntad de las partes. Así, si las partes no establecen ninguna regla, y
sean 2 o más los árbitros, todos ellos deberán concurrir al pronunciamiento de la sentencia; y
además a cualquier acto de procedimiento.
Esto quiere decir que todos los árbitros deben ponerse de acuerdo para dictar todas las
resoluciones.
Surgen problemas prácticos cuando no existe acuerdo de los árbitros, cuando no hay mayoría. Este
problema se soluciona analizando si las partes designan un tercer árbitro para decidir estas
discordias. En este caso, el tercer árbitro debe reunirse con los otros y se dictará resolución de
acuerdo a lo que diga la mayoría. Este tercer árbitro se denomina “Tercero en Discordia” (Art. 237
COT y 630 CPC). Lo grave es cuando no hay tercero en discordia.

a) Si los árbitros son de Derecho, y la resolución que provoca la discordia es apelable,
el asunto debe ser elevado al tribunal de 2ª instancia (de Alzada). Y cada opinión de los árbitros se
considera como una resolución separada (Art. 238 inciso 2º COT).
Si la resolución es inapelable, y el arbitraje es voluntario, se termina ante la imposibilidad de
solucionarlo (Art. 238 inciso 1º COT).
Si el arbitraje fuere forzoso, habrá que nombrar a nuevos árbitros.

b) Si fueren árbitros Arbitradores. Y la resolución es apelable, los antecedentes deben
elevarse al tribunal de 2ª instancia formado por árbitros arbitradores.
Si la resolución fuere inapelable, queda sin efecto el compromiso o arbitraje, siempre que
fuere voluntario.
Si es arbitraje forzoso, debe nombrarse un nuevo árbitro.

• Recursos en el Juicio Arbitral y Segunda Instancia.

Hay que determinar si el juicio arbitral se sigue en única o primera instancia y establecer si
es posible llegar a la segunda instancia; de ser así, a quien le corresponde conocer de la causa.
En materia de recursos se debe distinguir la calidad del árbitro.

Recurso: es un medio de impugnación de las resoluciones judiciales. El recurso supone un
agravio que causa la resolución judicial. Es una herramienta fundamental del procedimiento porque
permite revisar las sentencias judiciales.

En el arbitraje habrá que distinguir la calidad del árbitro. Así:

a) Árbitro de Derecho y Mixto. En cuanto al fallo deben apegarse estrictamente a lo
dispuesto por la ley; al igual que los jueces letrados. Estos fallos son susceptibles de ser impugnados
por los mismos recursos que podrían deducirse contra las sentencias que dictan los jueces ordinarios.
La sentencia del árbitro de derecho y mixto es susceptible de ser recurrida de Apelación, y
además de Casación en la Forma.
Contra la sentencia de un tribunal arbitral de derecho de 2ª instancia procede el Recurso de
Casación en el Fondo.

Estos tres recursos se interponen ante el mismo tribunal que pronunció la resolución que se
trata de impugnar, y para ante el tribunal superior que corresponda.
De los tres recursos mencionados, sólo el Recurso de Apelación da origen a la 2ª instancia
arbitral, ya que el recurso de casación (sean en la forma o fondo) no constituye instancia (Art. 239
inciso 1º COT).
Es posible que los Recursos de Apelación y Casación en la Forma puedan ser renunciados
anticipadamente por las partes; o bien pueden ser puestos al conocimiento de árbitros.

El tribunal superior jerárquico de un árbitro de derecho puede ser:

a) La respectiva Corte de Apelaciones, si las partes nada han pactado al respecto
(tribunal ordinario).

b) Si las partes han sometido los recursos a arbitraje, y se estableció el tribunal arbitral
de 2ª instancia, será éste quien conocerá del recurso porque la justicia ordinaria deja de ser
competente para conocer del recurso de Apelación.

b) Árbitros Arbitradores. Se parte de una premisa: estos árbitros no fallan conforme a
derecho, de manera que el Recurso de Casación en el Fondo queda excluido del juicio arbitral, ya
que tiene por finalidad anular una sentencia cuando ha sido dictada con infracción de ley o con error
82
de derecho (Art. 777 CPC). Los árbitros arbitradores, como no fallan conforme a derecho, no
pueden infringir la ley.
En lo que respecta al Recurso de Apelación, hay reglas diferentes porque aquí el recurso
procederá siempre que las partes así lo hayan establecido en el acto constitutivo del compromiso. Y
además tienen que establecer o designar los árbitros ante los cuales tendrá que deducirse este recurso
(Art. 239 inciso 2º COT, relacionarlo con 642 CPC).
En este caso, el tribunal superior jerárquico siempre será un tribunal arbitral que debe estar
previamente designado por las partes. La justicia ordinaria no puede conocer de estos recursos.

• Relación entre el Arbitraje (Compromiso) y la Prórroga de Competencia.

La Prórroga de Competencia tiene lugar cuando las partes acuerdan expresa o tácitamente ser
juzgados por tribunales distintos al naturalmente competente.
Es decir, en el acuerdo tienen semejanza absoluta con el compromiso, porque en éste las
partes acuerdan voluntariamente sustraer un asunto del conocimiento del tribunal naturalmente
competente (justicia ordinaria) para entregarlo a un tribunal distinto (justicia arbitral).
***En ambos casos las partes, haciendo valer el principio de la autonomía de la voluntad,
nombran un tribunal distinto al naturalmente competente para que conozca un asunto determinado.
Por tanto, el tribunal naturalmente competente deja de serlo.
La diferencia radica en que tratándose del Compromiso, junto con cambiar de tribunal, este
convenio de las partes afecta a la propia jurisdicción porque los tribunales pasan a no tener
atribuciones (queda derogada la jurisdicción ordinaria), se desplaza la jurisdicción ordinaria y se
reemplaza por la jurisdicción arbitral.
En cambio, la Prórroga de Competencia no afecta la jurisdicción ordinaria porque ésta se
mantiene ya que sigue siendo competente el juez letrado; lo que cambia es el juez territorialmente
considerado. O sea, ocurre un cambio territorial dentro de la misma jurisdicción ordinaria.
***Cuando se pacta la prórroga de competencia no es lícito someter el asunto litigioso al
conocimiento de árbitro, sino que sólo se puede someter el conocimiento del asunto a un juez
ordinario de la misma jerarquía y distinto territorio.





• Concepto.

Los Tribunales Especiales son “órganos jurisdiccionales que tienen competencia para
conocer ciertos y determinados asuntos que la ley les entrega, considerando la especialidad de la
materia”.

En aquellas comunas en que no existan tribunales especiales, la plenitud de la competencia
recae en los jueces ordinarios.
Buena parte de los tribunales especiales forman parte del Poder Judicial, así el artículo 5
inciso 3º COT prescribe: “… Forman parte del Poder Judicial, como tribunales especiales, los
Juzgados de Familia, los Juzgados de letras del Trabajo, los Juzgados de Cobranza Laboral y
Previsional y los Tribunales Militares en tiempo de paz, los cuales se regirán en su organización y
atribuciones por las disposiciones orgánicas constitucionales contenidas en la Ley Nº 19.968, en el
Código del Trabajo y en el Código de Justicia Militar y sus leyes complementarias,
respectivamente, rigiendo para ellos las disposiciones de este Código sólo cuando los cuerpos
legales citados se remitan en forma expresa a él.
Los demás tribunales especiales se regirán por las leyes que los establecen y reglamentan,
sin perjuicio de quedar sujetos a las disposiciones generales de este Código”.

Entonces, para calificar un tribunal como “especial” se debe considerar dos aspectos:

1) La especialidad de la Competencia.

2) Están sometidos a una legislación especial que los rige en cada caso. Y en
consecuencia, las normas del COT rigen supletoriamente. Esto significa que las normas del COT se
aplican cuando las normas especiales así lo permiten (Art. 5 COT).

Estos tribunales normalmente cuentan con procedimientos especiales para tramitar los
asuntos sometidos a su conocimiento.
Nosotros estudiaremos sólo los tribunales de familia.
TRIBUNALES ESPECIALES.
83
TRIBUNALES DE FAMILIA.

• Regulación.

Estos tribunales se rigen por la Ley Nº 19.968. Dicha ley comenzó a regir el 01/10/2005,
junto con comenzar a regir estos tribunales, se suprimieron los Juzgados de Menores; no obstante su
desaparición es paulatina hasta que dejen de conocer las causas pendientes.
La ley consagra un sistema para concluir la vista de las causas pendientes en los tribunales de
menores.

• Características de los Juzgados de Familia.

1) Tribunales Especiales (Art. 5 COT y 1º Ley 19.968).
2) Forman parte del Poder Judicial.
3) Unipersonales, sin perjuicio que pueden estar constituidos por varios magistrados.
4) Competencia especial (Art. 5 Ley 19.968).
5) Letrados.
6) De derecho.
7) Permanentes.
8) De primera instancia.
9) Su territorio jurisdiccional es la comuna o una determinada agrupación de comunas.

Tienen una particularidad cuando deben practicar actuaciones en otras comunas. Lo normal
sería recurrir a la competencia delegada; pero en los Juzgados de Familia es posible que cuando se
trata de cumplir diligencias en una comuna distinta de la del juez de familia (otro territorio
jurisdiccional) pero siempre que dependan de una misma Corte de Apelaciones, es posible que esas
diligencias las ordene directamente el Juez de Familia que conoce de la causa, sin necesidad de
recurrir al sistema de los exhortos.

Así el artículo 24 Ley 19.968 señala: “Extensión de la competencia territorial. Los juzgados
de familia que dependan de una misma Corte de Apelaciones podrán decretar diligencias para
cumplirse directamente en cualquier comuna ubicada dentro del territorio jurisdiccional de dicha
Corte.
Lo dispuesto en el inciso anterior se aplicará a los juzgados dependientes de la Corte de
Apelaciones de Santiago, respecto de las actuaciones que deban practicarse en el territorio de la
Corte de Apelaciones de San Miguel y a los dependientes de esta última, respecto de las actuaciones
que deban practicarse en el territorio jurisdiccional de la primera”.

• Organización.

Según el artículo 2 inciso 1º de la Ley 19.968: “Conformación. Los juzgados de familia
tendrán el número de jueces que para cada caso señalan los artículos 4 y 4 bis. Contarán además,
con un concejo técnico, un administrador y una planta de empleados de secretaría y se organizarán
en unidades administrativas para el cumplimiento eficaz y eficiente de las siguientes funciones…”

Los tribunales de familia se componen de los siguientes funcionarios:

1) Jueces. Su cantidad es variable, depende de lo establecido por la ley. Si son varios los
jueces que conforman un juzgado, será necesario distribuir internamente las causas, de acuerdo a un
procedimiento que aprobará el Comité de Jueces (lo mismo que en los tribunales penales).

2) Concejo Técnico. Está conformado por profesionales que tienen formación
especializada en materia de familia e infancia.
Su función es asesorar individual o colectivamente a los jueces para que éstos queden en
óptimas condiciones de resolver el asunto sometido a su conocimiento. Y la ley establece, entre
otras cosas, por ejemplo: los miembros del Concejo Técnico pueden concurrir a las audiencias que
el juez disponga; el tribunal les puede pedir su opinión acerca la evaluación de si es o no
conveniente que un asunto de menores sea sometido a mediación, señalar al juez la mejor manera de
hacer comparecer al menor, etc.
Se trata de un concejo interdisciplinario, la ley determina el número de integrantes, el cual es
variable.
Los miembros del Concejo Técnico son funcionarios auxiliares de la administración de
justicia.

84
3) Administrador. Funcionario auxiliar de la administración de justicia, cuya función
es organizar y controlar la gestión administrativa del tribunal. Por lo mismo, este funcionario no es
abogado sino que debe poseer un título en áreas de la administración y gestión. Se debe preocupar
de que el tribunal funcione como corresponda.

4) Funcionarios de Secretaría. Se refiere a la planta de empleados de secretaría. Su
número es variable, tiene escalafón.

• Organización Administrativa de los Tribunales de Familia.

Los Tribunales de Familia se organizan en base a unidades administrativas, que son las
siguientes:

a) Unidad Administrativa de Sala. Que consistirá en la organización y asistencia a la
realización de las audiencias.

b) Unidad Administrativa de Atención de Público y Mediación. Destinada a otorgar
una adecuada atención, orientación e información al público que concurra al juzgado, especialmente
a los niños, niñas y adolescentes, a manejar la correspondencia del tribunal y a desarrollar las
gestiones necesarias para la adecuada y cabal ejecución de las acciones de información y derivación
a mediación.

c) Unidad Administrativa de Servicios. Que reunirá las labores de soporte técnico de
la red computacional del juzgado, de contabilidad y de apoyo a la actividad administrativa, y la
coordinación y abastecimiento de todas las necesidades físicas y materiales para la realización de las
audiencias.

d) Unidad Administrativa de Administración de Causas. Que consistirá en
desarrollar toda la labor relativa al manejo de causas y registros de los procesos en el juzgado,
incluidas las relativas a las notificaciones; al manejo de las fechas y salas para las audiencias; al
archivo judicial básico, al ingreso y al número de rol de las causas nuevas; a la actualización diaria
de la base de datos que contenga las causas del juzgado, y a las estadísticas básicas del mismo.

e) Unidad Administrativa de Cumplimiento. Que, dada la particular naturaleza de los
procedimientos establecidos es esta ley, desarrollará las gestiones necesarias para la adecuada y
cabal ejecución de las resoluciones judiciales en el ámbito familiar, particularmente de aquellas que
requieren de cumplimiento sostenido en el tiempo.

El inciso final del artículo 2 Ley 19.968 sostiene: “La Corte Suprema, por intermedio de la
Corporación Administrativa del Poder Judicial, velará por el eficiente y eficaz cumplimiento de las
funciones a que se refiere este artículo en los tribunales de letras con competencia en familia. Será
aplicable lo dispuesto en el artículo 26 del COT”.

Dentro de esta organización existe un Comité de Jueces (Art. 22 y 23 COT). A este Comité
le corresponde, entre otras funciones, aprobar el procedimiento para distribuir los asuntos al interior
del juzgado. Dentro de este Comité hay un juez Presidente.

• Competencia de los Juzgados de Familia.

Los tribunales de familia tienen competencia para conocer asuntos contenciosos y no
contenciosos que digan relación con materias de familia (Art. 8 Ley 19.968).
Los juzgados de familia tienen importancia porque todas las materias que ahora la ley otorga
a estos tribunales antes eran conocidas indistintamente por los juzgados de letras de menores, o bien,
por los juzgados de letras en lo civil; ello dependía si existía o no interesados menores de edad. Si
los había, era competencia de los Juzgados de Menores.
Algunas materias de competencia de estos tribunales son las siguientes:

1) Causas relativas al derecho de cuidado personal de los niños, niñas o adolescentes.

2) Causas relativas al derecho y el deber del padre o de la madre que no tenga el cuidado
personal del hijo, a mantener con éste una relación directa y regular.

85
3) Causas relativas al ejercicio, suspensión o pérdida de la patria potestad; a la
emancipación y a las autorizaciones a que se refieren los párrafos 2º y 3º del título X del libro I del
CC.

4) Causas relativas al derecho de alimentos.

5) Los disensos para contraer matrimonio.

6) Las guardas, con excepción de aquellas relativas a pupilos mayores de edad, y
aquellas que digan relación con la curaduría de la herencia yacente, sin perjuicio de lo establecido en
el inciso segundo del artículo 494 del CC.

7) Todos los asuntos en que aparezcan niños, niñas o adolescentes gravemente
vulnerados o amenazados en sus derechos, respecto de los cuales se requiera adoptar una medida de
protección conforme al artículo 30 de la ley de menores.

8) Las acciones de filiación y todas aquellas que digan relación con la constitución o
modificación del estado civil de las personas.

9) Todos los asuntos en que se impute la comisión de cualquier falta a adolescentes
mayores de 14 y menores de 16 años de edad, y las que se imputen a adolescentes mayores de 16 y
menores de 18 años, que no se encuentren contempladas en el inciso 3º del artículo 1º de la Ley Nº
20.084. Tratándose de hechos punibles cometidos por un niño o niña, el juez de familia procederá de
acuerdo a lo prescrito en el artículo 102.

10) La autorización para la salida de niños, niñas o adolescentes del país, en los casos en
que corresponda de acuerdo con la ley.

11) Las causas relativas al maltrato de niños, niñas o adolescentes de acuerdo a lo
dispuesto en el inciso 2º del artículo 62 de la Ley Nº 16.618.

12) Los procedimientos previos a la adopción, de que trata el título II de la Ley Nº
19.620.

13) El procedimiento de adopción a que se refiere el título III de la Ley Nº 19.620.

14) Los siguientes asuntos que se susciten entre cónyuges, relativos al régimen
patrimonial del matrimonio y los bienes familiares:

a) Separación judicial de bienes.
b) Las causas sobre declaración y desafectación de bienes familiares y la
constitución de derechos de usufructo, uso o habitación sobre los mismos.

15) Las acciones de separación, nulidad y divorcio reguladas en la Ley de Matrimonio
Civil.

16) Los actos de violencia intrafamiliar.

17) Toda otra materia que la ley les encomiende.

• Procedimiento.

Se refiere a principios generales en los cuales se basa el procedimiento. El artículo 9 Ley
19.968 indica: “Principios del Procedimiento. El procedimiento que aplicarán los juzgados de
familia será oral, concentrado y desformalizado. En él primarán los principios de la inmediación,
actuación de oficio y búsqueda de soluciones colaborativas entre partes”. Tales son:

a) Principio de Oralidad (Art. 10 Ley 19.968) “Todas las actuaciones procesales
serán orales, salvo las excepciones expresamente contenidas en esta ley.
Sin perjuicio de lo dispuesto en el inciso anterior, el juzgado deberá llevar un sistema de registro de
las actuaciones orales. Dicho registro se efectuará por cualquier medio apto para producir fe, que
permita garantizar la conservación y reproducción de su contenido.
Asimismo, la conciliación que pudiere producirse en las audiencias orales deberá consignarse en
extracto, manteniendo fielmente los términos del acuerdo que contengan”.
86
La oralidad constituye un principio formativo del procedimiento de los tribunales de familia.
Significa que la gran mayoría de las actuaciones se deben verificar de palabra; para estos efectos se
realizan las audiencias ante el juez.
Que una actuación sea oral significa que se verifica de palabra, sin perjuicio que exista un
medio de registro de las actuaciones (éstas se registran y graban).

b) Principio de Concentración (Art. 11 Ley 19.968, reemp.) “Concentración. El
procedimiento se desarrollará en audiencias continuas y podrá prolongarse en sesiones sucesivas,
hasta su conclusión. El tribunal sólo podrá reprogramar una audiencia, en casos excepcionales y
hasta por dos veces durante todo el juicio, si no está disponible prueba relevante decretada por el
juez. La nueva audiencia deberá celebrarse dentro de los 60 días siguientes a la fecha de la
anterior.
Asimismo, el tribunal podrá suspender una audiencia durante su desarrollo, hasta por dos veces
solamente y por el tiempo mínimo necesario de acuerdo con la causa invocada, por motivos
fundados diversos del señalado en el inciso precedente, lo que se hará constar en la resolución
respectiva.
La reprogramación se notificará conforme a lo dispuesto en el inciso final del artículo 23, cuando
corresponda, con a lo menos 3 días hábiles de anticipación. La resolución que suspenda una
audiencia fijará la fecha y hora de su continuación, la que deberá verificarse dentro de los 30 días
siguientes, y su comunicación por el juez en la audiencia que se suspende se tendrá como citación y
notificación suficientes”.

Un procedimiento es concentrado cuando se realiza el mayor número de actuaciones posibles
en un determinado momento. Los juicios escritos son totalmente al revés. En los tribunales de
familia, la idea es que el procedimiento se realice en audiencias, y en éstas se concentre la actividad
procesal.

c) Principio de Inmediación (Art. 12 Ley 19.968, mod.) “Inmediación. Las audiencias
y las diligencias de prueba se realizarán siempre con la presencia del juez, quedando prohibido,
bajo sanción de nulidad, la delegación de funciones. El juez formará su convicción sobre la base de
las alegaciones y pruebas que personalmente haya recibido y con las que se reciban conforme a los
dispuesto en el numeral 9 del artículo 61”.

Este principio va de la mano con la oralidad. Significa que siempre es necesaria la efectiva
presencia del juez en las audiencias, ello con la finalidad de que todas las alegaciones y pruebas se
rindan en su presencia, y no ante funcionarios intermediarios. Los jueces se forman su convicción
personal.
Además queda prohibida la delegación de funciones jurisdiccionales en otros funcionaros
judiciales. Esto a diferencia del sistema escrito.

d) Principio de Actuación de Oficio (Art. 13 Ley 19.968, reemp.) “Actuación de
oficio. Promovido el proceso y en cualquier estado del mismo, el juez deberá adoptar de oficio
todas las medidas necesarias para llevarlo a término con la mayor celeridad. Este principio deberá
observarse especialmente respecto de medidas destinadas a otorgar protección a los niños, niñas y
adolescentes y a las víctimas de violencia intrafamiliar.
Asimismo, el juez deberá dar curso progresivo al procedimiento, salvando los errores
formales y omisiones susceptibles de ser subsanadas, pudiendo también solicitar a las partes los
antecedentes necesarios para la debida tramitación y fallo de la causa”.

Este principio significa que el juez de familia está facultado para adoptar de propia iniciativa
todas las medias que estime pertinentes para que el proceso pueda terminar con la mayor rapidez
posible, para darle celeridad al proceso.

e) Principio de Colaboración (Art. 14 Ley 19.968) “Colaboración. Durante el
procedimiento y en la resolución del conflicto, se buscarán alternativas orientadas a mitigar la
confrontación entre las partes, privilegiando las soluciones acordadas por ellas”.

Se pretende que mediante los procedimientos de familia se busquen ciertas alternativas de
solución del conflicto, mitigando una confrontación entre las partes y privilegiando las soluciones
que las propias partes acuerden (soluciones autocompositivas). La ley privilegia, más bien, las
soluciones consensuadas.

f) Principio de Publicidad (Art. 15 Ley 19.968, reemp) “Publicidad. Todas las
actuaciones jurisdiccionales y procedimientos administrativos del tribunal son públicos.
87
Excepcionalmente y a petición de parte, cuando exista peligro grave de afectación del derecho a la
privacidad de las partes, especialmente niños, niñas y adolescentes, el juez podrá disponer una o
más de las siguientes medidas:

a) Impedir el acceso u ordenar la salida de personas determinadas de la sala donde se
efectúa la audiencia.
b) Impedir el acceso del público en general u ordenar su salida para la práctica de
diligencias específicas”.

g) Principio del Interés superior del niño, niña o adolescente y derecho a ser oído
(Art. 16 Ley 19.968) “Esta ley tiene por objetivo garantizar a todos los niños, niñas y adolescentes
que se encuentren en el territorio nacional, el ejercicio y goce pleno y efectivo de sus derechos y
garantías.
El interés superior del niño, niña o adolescente, y su derecho a ser oído, son principios
rectores que el juez de familia debe tener siempre como consideración principal en la resolución del
asunto sometido a su conocimiento.
Para los efectos de esta ley, se considera niño o niña a todo ser humano que no ha cumplido
los 14 años y, adolescente, desde los 14 años hasta que cumpla los 18 años de edad”.

Este principio en ningún caso puede significar que la ley establece un privilegio, ya que las
partes litigan en igualdad de condiciones y tienen los mismos derechos; de lo contrario dejaría de ser
un debido proceso.
Lo que la ley quiso expresar es que el juez, al momento de resolver el litigio, debe tener
presente las normas que se refieren específicamente a estas materias o derechos, como por ejemplo:
tratados internacionales sobre los derechos del niño.





• Reglamentación.

Están regulados en los artículos 350 y siguientes del COT.

• Concepto.

“Son funcionarios que les corresponde una importantísima función en la administración de
justicia, colaborando directa e indirectamente en las funciones de los Magistrados”.

Si bien es cierto que los jueces son quienes resuelven los conflictos jurídicos, para que ello
sea posible hay que tramitar el proceso, hasta que quede en estado de fallo, y en todas estas etapas
colaboran estos funcionarios.
Algunos de ellos son:

1) Relatores (Art. 372 y siguientes COT). Su existencia obedece a la necesidad de dar a
conocer los procesos o causas a los miembros de los tribunales colegiados.
- No existen en los tribunales inferiores porque éstos son unipersonales.
- Su función principal es hacer la relación de los procesos o causas. Esto consiste en
informar a los miembros del tribunal para que éstos queden enteramente instruidos de los asuntos
sometidos a su conocimiento y puedan resolver de la mejor manera posible (Art. 374 COT).
- La relación debe ser objetiva, metódica, en el sentido que el relator debe informar a
los jueces del material que efectivamente consta en el expediente, sin hacer consideraciones a título
personal.
- Dentro de sus funciones, destacan las siguientes:

a) Revisar los expedientes de las Cortes y certificar que se encuentran en estado de relación.
En esta labor no se puede equivocar, no debe faltar ningún antecedente o trámite. Si algo
falta, debe informar al Presidente.
b) Hacer la relación.
c) Dejar constancia en el proceso, el mismo día de la vista de la causa, de los nombres de
los Ministros que concurrieron a la vista de la causa; ello cuando no se falle el asunto de
inmediato.
d) Antes de hacer la relación, debe darle cuenta a la Corte o sala respectiva de todo vicio u
omisión importante que notaren en los procesos. Ello para evitar nulidades (Art. 373
AUXILIARES DE LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA
88
COT). Por ejemplo: que se hayan cumplido todos los trámites esenciales, etc. Si nota
alguna anomalía debe informar al Presidente para que la Corte adopte alguna medida.

2) Secretarios (Art. 379 y siguientes del COT) Ministro de fe pública, encargado de
autorizar, salvo excepciones legales, todos las actuaciones y resoluciones del tribunal. Y mantener la
custodia del proceso y la documentación que debe llevar el tribunal.
Dentro de sus funciones destacan las siguientes:

a) Dar cuenta al tribunal de todas las solicitudes que se presenten.
b) Autorizar las resoluciones del tribunal y hacerlas notificar en secretaría.
c) Dar publicidad de los actos del tribunal.
d) Subrogar al juez en la medida que el secretario sea abogado.
e) Autorizar los mandatos judiciales.
f) Llevar la cuenta corriente del tribunal.

3) Receptores Judiciales (Art. 390 y siguientes COT) Son Ministros de fe (parecidos a
los secretarios) encargados fundamentalmente de practicar notificaciones.
Notificar significa dar a conocer una resolución judicial que ha sido pronunciada por un
tribunal (tarea muy importante). Lo normal es que las resoluciones se notifiquen en la secretaría del
tribunal; si es así no interviene el receptor. Si es necesario notificar fuera de las oficinas de
secretaría, deberá hacerlo el receptor. Por ejemplo: notificación de la demanda.
Además deben evacuar todas las demás diligencias que los tribunales les encomienden.

- Reciben informaciones sumarias de testigos en juicios civiles o actos de jurisdicción
voluntaria (Información Sumaria es una especie de prueba que se aplica en los actos judiciales no
contenciosos).

- También les corresponde actuar en juicios civiles como Ministros de fe en la
recepción de la prueba de testigos. Lo mismo ocurre en la diligencia de absolución de posiciones;
esto es sinónimo de la prueba de confesión, en que se contestan ciertas preguntas que están
consagradas en el pliego de posiciones.

- Estos receptores están al servicio de la Corte Suprema, de las Cortes de Apelaciones
y de los Juzgados de Letras del territorio jurisdiccional al que están adscritos (Art. 391 inciso 1º
COT).

- Sus funciones las cumplen dentro del territorio jurisdiccional del respectivo tribunal
(Art. 391 inciso 2º COT). En algunos casos, para practicar ciertas diligencias pueden actuar asistidos
de la fuerza pública para dar eficacia y hacer cumplir las resoluciones judiciales. Por ejemplo:
diligencia de lanzamiento (personas y muebles), en juicio ejecutivo (embargo). Pero antes hay que
agotar las vías pacíficas (Art. 393 inciso 4º COT).

4) Procuradores del Número (Art. 394 y siguientes COT) Son auxiliares de la
administración de justicia, cuya función consiste en representar en juicio a las partes; es decir,
actúan como mandatarios judiciales.

- Son funcionarios que representan a las partes ante los tribunales superiores de
justicia, porque para comparecer, por ejemplo, ante la Corte Suprema la parte debe hacerlo
solamente por abogado habilitado o por procurador del número (Art. 398 COT). En las Cortes de
Apelaciones, las partes pueden comparecer personalmente o por medio de abogado habilitado o por
procurador del número.

- Los procuradores del número deben cumplir fielmente la ejecución del mandato que
se les encomienda, también debe dar aviso a las partes sobre el estado del asunto que tiene a su
cargo (Art. 397 COT).

5) Administradores del Tribunal. Auxiliares nuevos que se crearon con motivo de la
Reforma Procesal Penal, y se debe a la nueva organización que presentan los tribunales penales,
también en algunos tribunales civiles nuevos. Por ejemplo: Juzgado de Familia (Art. 389 letra A a G
COT).
- Estos funcionarios tienen a su cargo la organización y control de la gestión
administrativa de los respectivos tribunales. Esto significa que debe velar para que el tribunal
funcione en forma eficiente para el cumplimiento de todas las funciones que la ley dispone. Por
89
ejemplo: que las audiencias se realicen cuando corresponda, que esté todo dispuesto para ello. Sus
funciones las indica el artículo 389 letra B COT.

6) Concejo Técnico (Art. 457 COT) Son nuevos auxiliares incorporados al COT desde
el año 2004, cuando se crearon los tribunales de familia.

- Son organismos auxiliares de la administración de justicia, compuestos por un
número determinado de profesionales de acuerdo a lo que dispone la ley.

- Su función consiste en asesorar a los jueces de familia, porque como estos asuntos
son muy especializados para un mejor análisis de ellos, es necesario que los Concejeros asesoren
individual o colectivamente a los jueces. Por ejemplo: deben indicar al juez la mejor manera de
hacer comparecer a un menor de edad.

7) Notarios (Art. 399 y siguientes COT) Son Ministros de fe pública por excelencia,
porque tienen funciones más amplias que los otros ministros de fe.

- Su función es autorizar y guardar en su archivo los instrumentos que ante él se
otorgan. Por ejemplo: escritura pública.

- Dar a las partes las copias que le pidieren.

- Practicar las demás diligencias que la ley prescriba. En general, sus funciones las
indica el artículo 401 COT, algunas de ellas son:

a) Extender instrumentos públicos con arreglo a las instrucciones que le dieren las partes. El
Notario no da fe del contenido del instrumento, sino sólo de la identidad de quienes
comparecen.
b) Efectúan los protestos de las letras de cambio y demás instrumentos mercantiles, por
ejemplo: pagarés.
c) Autorizar firmas en instrumento privado.
d) Otorgar certificados o copias de los actos celebrados ante ellos. Por ejemplo: copia
autorizada de escritura pública. La ley reglamenta especialmente la escritura pública en
los artículos 403 y siguientes.
e) Protocolización de documentos. Es decir, éstos se agregan materialmente a un registro
por voluntad de las partes (Art. 415 y siguientes COT). La Protocolización “es el hecho
de agregar un documento al final del registro de un notario, a pedido de quien lo
solicita”.

8) Conservadores (Art. 446 y siguientes COT) Ministros de fe pública que llevan
ciertos registros (libros) que la ley les ordena. Por ejemplo: registro conservatorio de bienes raíces,
de comercio, de minas, de prenda, etc.
Estos Conservadores les dan a las partes copias o certificados de los actos que se celebran
ante ellos.

9) Abogados. Todos los cargos fundamentales en la administración de justicia
corresponde a los abogados, desde el punto de vista de la Magistratura hasta la defensa de los
intereses de las partes.

- Los abogados no son propiamente auxiliares en la administración de justicia, pero son
el personaje central. El COT los regula en el título XV, artículos 520 y siguientes del COT.

- Concepto: “Los abogados son personas revestidas por la autoridad competente de la
facultad de defender ante los Tribunales de justicia los derechos de las partes litigantes” (Art. 520
COT).

Esta definición es incompleta porque sólo se refiere a la función más característica que es la
defensa de los derechos de las partes ante los tribunales.
Esta función no la puede cumplir nadie más que no sea un abogado, porque para ejercer la
defensa hay que tener conocimientos de derecho, hay que ser profesional.
“Defender” significa ejercer adecuadamente los derechos en el juicio. En el juicio se
defienden tanto el demandante como el demandado.
90
Esta definición no comprende otros ámbitos del ejercicio de la abogacía. Por ejemplo: hay
abogados que son consultores, asesores, concejeros, éstos se limitan a evaluar informes en derecho,
otros están en el Poder Judicial (magistratura).

¿Por qué la ley en el artículo 520 COT define al Abogado desde el punto de vista de
la Defensa?

Porque el COT está orientado a la organización de los tribunales y señala la intervención que
le corresponde dentro de los tribunales a los abogados.
El abogado debe realizar las defensas porque:

a) El abogado conoce el derecho y está en las mejores condiciones de hacer valer los
derechos de las partes litigantes.
Exponen a los jueces los conflictos jurídicos para que se resuelvan; facilitándole la tarea al
juez.

b) La Ley Nº 18.120 sobre comparecencia en juicio, en su artículo 1º exige
expresamente la intervención o patrocinio de abogados en todas las causas y ante todos los
tribunales. Esta obligación es para las dos partes. El patrocinio consiste en asumir la defensa.

- Requisitos para ser Abogado (Art. 523 COT), tales son:

a) Tener más de 20 años de edad.
b) Tener el grado de licenciado en ciencias jurídicas, otorgado por una Universidad (el título se
obtiene una vez que se apruebe la memoria y el exámen de grado).
c) No haber sido condenado o estar actualmente acusado por crimen o simple delito que
merezca pena aflictiva (Delito con pena aflictiva es aquel que merece una pena contemplada
en la ley, igual o superior a 3 años y 1 día, independientemente de la condena que resulta
impuesta por la sentencia definitiva ).
d) Tener antecedentes de buena conducta.
e) Haber cumplido satisfactoriamente una práctica profesional por 6 meses en la Corporación
de Asistencia Judicial.
Reunidos estos requisitos legales se quedará en condiciones de solicitar el título de abogado
ante el Pleno de la Corte Suprema. Se presenta una solicitud escrita, acompañando todos los
antecedentes que justifiquen el cumplimiento de esos requisitos. Tales como:

1) Certificado de Nacimiento (para justificar la edad).
2) Certificado de la Universidad.
3) Extracto del Registro Civil, testigo.
4) Certificado que indique que se ha aprobado la práctica profesional.

Todo esto sin perjuicio de las averiguaciones que la Corte Suprema estima necesarias
practicar respecto de cada postulante, pudiendo pedir informes a la Universidad o a la Corporación,
entre otras.
Con todos estos antecedentes, la Corte Suprema fija un día y hora para hacer entrega del
título, lo cual se realiza en una audiencia pública, y para ello la Corte Suprema se reúne en Pleno
(Art. 521 COT). De toda audiencia se levanta un acta, dejando constancia de lo que allí ocurra.
Independientemente de estos requisitos, hay otros que se exigen para ejercer la profesión de
abogado en Chile, una vez que el título ha sido obtenido, tales son:

1) La ley establece que sólo los chilenos pueden ejercer la profesión de abogado en Chile; sin
perjuicio de lo que señale al respecto los tratados internacionales (Art. 526 COT).
2) La imposición del título de abogado otorgado por la Corte Suprema.
3) Estar habilitado para el ejercicio, o no tener prohibición el abogado para poder ejercer la
abogacía. Prohibición que debería ser impuesta por resolución judicial ejecutoriada.
4) El pago de la correspondiente patente municipal. En esto hay discusiones respecto que
sucede si el abogado no paga la patente oportunamente.
Algunos dicen que el abogado queda inhabilitado. Otros dicen que el no pago de la patente
oportunamente no suspende el ejercicio de la profesión sino que se contemplan otras
sanciones como multas, intereses y reajustes a beneficio municipal.




91




Esta materia es importante porque las normas legales que la establecen dicen relación con el
Principio de la Continuidad en la administración de justicia, estimada ésta como una especie de
servicio público que se le da a la comunidad; esto significa que el ejercicio de la función
jurisdiccional no puede quedar paralizado por cuanto los tribunales están obligados a ejercerla en
forma continua y permanente. Y si de hecho existen interrupciones en la administración de justicia,
la ley debe establecer algún sistema para impedir que eso ocurra, para mantener la continuidad.
Se podría ver alterada la continuidad de la administración de justicia por cualquier hecho o
circunstancia que traiga aparejada en un momento determinado la falta de magistrado en un tribunal.
Esto puede deberse a una simple ausencia física momentánea del juez, o puede deberse a algún
impedimento que no le permite intervenir en la vista de la causa no obstante estar presente
(inhabilidades).
Cualquiera que sea el motivo por el cual el Magistrado falte y no pueda ejercer sus funciones
jurisdiccionales, debe ser reemplazado mientras dure el impedimento.
El impedimento puede ser de tipo general o específico; temporal o definitivo.

a) Impedimento General. Aquel que se genera cuando el juez está ausente del tribunal
por cualquier motivo y no puede ejercer la jurisdicción respecto de todos los asuntos.

b) Impedimento Específico. Aquel que le impide al juez ejercer la jurisdicción en uno o
más procesos determinados (inhabilidad respecto una causa en particular).

c) Impedimento Definitivo. Por ejemplo, la muerte del juez.


SUBROGACIÓN.

• Reglamentación.

La subrogación se encuentra regulada en los artículos 206 y siguientes del COT.

• Concepto.

“Es el reemplazo que se hace por el solo ministerio de la ley, respecto de algún Magistrado
cuando está impedido de realizar sus funciones como tal”.

Si el juez falta la ley establece la manera en que debe operar el reemplazo, y el funcionario
llamado a reemplazarlo.
En cada caso se subrogación no se requiere de un nombramiento, pues el reemplazo es
automático (opera por el solo ministerio de la ley). Y el reemplazante actúa como juez subrogante
mientras dure el impedimento del juez titular.
***La regla general es que la subrogación opera fundamentalmente respecto de los
tribunales unipersonales, como por ejemplo, los Juzgados de Letras. Excepcionalmente puede operar
en los tribunales colegiados, cuando todos sus miembros están inhabilitados, porque cuando en una
Corte falla algún magistrado, se llama a integrar, no opera la subrogación.

• Forma en que opera la Subrogación.

a) Subrogación de los Jueces de Letras.

a.1) La regla es que los jueces letrados son subrogados por el Secretario Abogado del
mismo tribunal, de manera que siempre que el juez falte, lo subroga el secretario abogado del
tribunal, y solamente a falta de éste opera el resto de las reglas (Art. 211 COT).

a.2) Si en la comuna existe un solo Juez de Letras, la subrogación recae en el Secretario
(Art. 213 COT).

- A falta de secretario, lo subroga el Defensor Público (auxiliar de la administración de
justicia).

SUBROGACIÓN e INTEGRACIÓN DE LOS TRIBUNALES.
92
- Si en la comuna hubiere más de un defensor público, subroga de acuerdo al orden de
antigüedad de los mismos.

- A falta de Defensor Público, subroga alguno de los Abogados subrogantes que existan
para ese tribunal. Para ello hay una terna que anualmente forma la Corte de Apelaciones respectiva,
y van subrogando de acuerdo al orden en que aparecen en dicho terna.

- Si no se pueden aplicar estas reglas, debe subrogar el Secretario Abogado del Juzgado
del territorio jurisdiccional más inmediato. Y si éste no puede, debe subrogar el Juez del
tribunal del territorio más inmediato (Art. 213 COT).

a.3) Si en la comuna existe 2 Jueces de Letras, a falta del Secretario del mismo tribunal,
debe subrogar el Secretario Abogado del otro Juzgado.
- A falta de este secretario del otro Juzgado, debe subrogar el Juez del otro Juzgado
(Art. 212 inciso 1º COT).

a.4) Si hay 3 o más jueces en la comuna y que sean todos de una misma jurisdicción o
competencia civil. A falta de secretario abogado del tribunal, debe subrogar el Secretario Abogado
del Juzgado que el siga en el orden numérico. Por ejemplo: si falta el juez del 1º juzgado, le
subroga el juez del 2º juzgado.

- A falta de estos secretarios, debe subrogar el Juez del Juzgado que siga en el orden
numérico.

a.5) Si en la comuna existen 3 o más jueces de distinta jurisdicción, a falta de secretario
abogado del tribunal de que se trata, le subroga el Secretario Abogado del Juzgado de la misma
jurisdicción que le siga en el orden numérico.

- Si esto no es posible, le subroga el Juez de ese mismo Juzgado (de igual
jurisdicción) que le siga al tribunal en el orden numérico.

- Si esto no es posible debe subrogar el Secretario Abogado del Juzgado de la otra
jurisdicción, la ley dice que al que le corresponde el turno siguiente correspondiente (que no esté de
turno en la semana que se produce ese problema) y en su defecto el Juez de ese Tribunal.

• Facultades del Juez Subrogante.

Para determinar las facultades del juez subrogante hay que distinguir la calidad del
subrogante. Así:

1) Si el subrogante es un Juez de Letras, Defensor Público o el Secretario Abogado
del mismo tribunal, ellos cuentan con las mismas atribuciones que tendría el magistrado subrogado
en este caso. Por ejemplo: podría fallar las causas sin limitación.

2) Si se trata de los Abogados subrogantes o de Secretarios de otros tribunales, la
regla es que sólo pueden tramitar los procesos hasta dejarlos en estado de fallo, pero sin llegar a
pronunciar sentencia; salvo que el reemplazo se deba a una causal de implicancia o recusación (Art.
214 inciso 4º COT).

b) Subrogación del Juez de Garantía.

Si falta el Juez de Garantía por el motivo que sea, va a ser subrogado de la siguiente manera:

b.1) Si el Juzgado tiene 1 Juez de Garantía va a ser reemplazado por el Juez del juzgado
con competencia común de la misma comuna o agrupación de comunas.

- A falta de este juez, va a ser reemplazado por el Secretario letrado de este último
tribunal (Art. 206 inciso 2º COT).

b.2) Si el Juzgado de Garantía contare con varios jueces, en tal caso va a ser subrogado por
otro juez del mismo juzgado (Art. 206 inciso 1º COT).

b.3) Si no se puede aplicar estas reglas, regirán las siguientes:

93
- Subrogará en este caso el juez del Juzgado de Garantía de la comuna más cercana
que pertenezca a la jurisdicción de la misma Corte de Apelaciones.

- Si lo anterior no es posible, subrogará el juez con competencia común de la
comuna o agrupación de comunas más cercana, y en su defecto, el secretario letrado del último
tribunal (Art. 207 y 208 COT).

c) Subrogación en el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal.

La subrogación tendrá lugar cuando una sala del juzgado no pueda constituirse por falta de
jueces; la ley contempla un orden de subrogación:

c.1) En primer lugar debe ser llamado el Juez del mismo TOP.

- A falta de éste se llama a otro juez de otro TOP de la jurisdicción de la misma
Corte (Art. 210 COT).

- Si no es posible aplicar lo precedente, debe subrogar un Juez de Garantía de la
misma comuna.

- Si tampoco es posible lo anterior, debe subrogar un Juez perteneciente a un TOP
que pertenezca a la Corte de Apelaciones más cercana. En su defecto, un Juez de Garantía de la
jurisdicción más cercana.

d) Subrogación en la Corte de Apelaciones.

Esto es un fenómeno excepcional porque las Cortes se integran cuando faltan los miembros.

d.1) En la Corte de Apelaciones puede ocurrir que cuando la Corte tiene varias salas, el
impedimento afecte a todos los miembros de esa sala. En este caso el conocimiento de esas causas o
asuntos judiciales debe pasar a otra sala del mismo tribunal; ahí la subrogación se da entre las
propias salas de la Corte.

d.2) Que el impedimento afecte a todos los miembros de la Corte de Apelaciones, es posible
en las Cortes pequeñas. Esto ocurre por ejemplo: cuando la Corte Suprema le invalida una sentencia
por casación (donde todos los ministros quedan inhabilitados). En tal caso debe procederse a la
subrogación de la Corte completa, y para estos efectos la ley dispone un “Sistema de Subrogación
Recíproca entre las Cortes de Apelaciones (Art. 216 COT).

¿Qué significa que una Corte se subrogue “recíprocamente”?

Esto significa que los Ministros tienen que constituirse en la otra Corte donde se hace el
reemplazo (Art. 216 COT). La ley señala que si este fenómeno se produce “pasará” el asunto a la
Corte que le subrogará; ello quiere decir que el expediente se remitirá a la Corte, pero no hay una
constitución material de esta Corte, es decir, no implica el traslado de los Ministros.

e) Subrogación en la Corte Suprema.

En el caso de la Corte Suprema hay que hacer una distinción, dependiendo si este tribunal no
puede funcionar por la inhabilidad de todos sus miembros o de la mayoría de ellos. En tal caso debe
procederse a la subrogación de todos los Ministros por orden de antigüedad (Art. 218 inciso 1º
COT). Debiendo tener presente que las salas de la Corte Suprema no pueden funcionar con la
mayoría de abogados integrantes.

INTEGRACIÓN.

• Concepto.

“La Integración es el reemplazo por el solo ministerio de la ley, de algún o algunos de los
miembros de los tribunales colegiados cuando éstos se encuentran impedidos de ejercer sus
funciones”.

Este reemplazo se hace para alcanzar el quórum mínimo que para estos efectos exige la ley.
En estos casos, cuando alguno de los Ministros Titulares de la Corte está impedido de ejercer sus
94
funciones como tal, el Presidente de la Corte respectiva debe llamar a los funcionarios para integrar
el tribunal. El artículo 215 COT señala como debe procederse a completar el tribunal en estos casos.

a) Integración de la Corte de Apelaciones.

a.1) Se llama a los Ministros no inhabilitados de esa propia Corte, esto en la medida que
sea posible.

a.2) Si lo anterior no es posible, se llama al respectivo Fiscal Judicial. Y si se cuenta con
varios, se llaman de acuerdo al orden de antigüedad.

a.3) En tercer lugar, si no tiene lugar ninguna de las reglas anteriores, se recurre a los
Abogados integrantes de la Corte; éstos son llamados en el orden de su designación en la lista de
nombramiento (Art. 219 COT). Esto es variable, según lo disponga la ley.

b) Integración de la Corte Suprema.

Habrá que distinguir si los miembros impedidos son menos que la mayoría o todos.

b.1) Si los miembros impedidos de la Corte Suprema son menos que la mayoría habrá que
integrarla; y esto es similar a lo que ocurre en la Corte de Apelaciones (Art. 217 COT). A través de
los miembros no inhabilitados de la Corte Suprema, se llama al Fiscal Judicial y si no fuera posible,
a los abogados integrantes.
En la Corte Suprema hay abogados integrantes de acuerdo a la especialidad de los abogados
(Art. 217 inciso 3º y 4º COT).

b.2) Si los miembros impedidos de la Corte Suprema constituyen la mayoría o totalidad de
la misma, ésta debe ser subrogada, y se llaman a los Ministros de la Corte de Apelaciones de
Santiago.

En el caso de los abogados integrantes de la Corte de Apelaciones, es la propia Corte la que
hace la proposición y el Presidente de la República es quien elige.
Estos abogados integrantes, a diferencia de los otros miembros de la Corte, reciben
remuneraciones por cada audiencia a que concurran (Art. 221 COT).


II UNIDAD: SISTEMA PROCESAL FUNCIONAL.

CÓDIGO DE PROCEDIMIENTO CIVIL.

Está estructurado sobre la base de 4 libros; tiene 925 artículos, más un título final con un
artículo final.

Libro I: “Disposiciones Comunes a todo Procedimiento”.
Libro II: “Del Juicio Ordinario”.
Libro III: “De los Juicios Especiales”.
Libro IV: “De los Actos Judiciales No Contenciosos”.

Cada uno de estos libros se divide en títulos, párrafos y artículos.

a) Libro I “Disposiciones comunes a todo procedimiento”. Este es un libro de
aplicación general; es decir, se aplica siempre, salvo que exista una norma especial distinta. Incluso
resulta aplicable a los asuntos judiciales no contenciosos.
Se trata de normas de aplicación general porque no pueden faltar en ningún tipo de
procedimiento. Por ejemplo:
- Reglas relativas a la forma de comparecer en juicio.
- En el CPC también se habla de las partes.
- De la formación del proceso.
- De las actuaciones judiciales desde el punto de vista de los tribunales.
- Notificaciones.
- Resoluciones que se dictan en los procesos.
- Plazos de las actuaciones.
- Reglas sobre los incidentes.
- Efectos de las resoluciones judiciales. Etc.
95
b) Libro II “Del Juicio Ordinario”. Precisamente se regula el juicio ordinario de
mayor cuantía.
Este libro es también sumamente importante porque este procedimiento ordinario es el
procedimiento común que utilizan los tribunales. Está regulado el juicio tipo, de normal aplicación,
salvo que la ley regule un procedimiento especial.
Además, estas normas del procedimiento ordinario se aplican supletoriamente en el caso de
que en un procedimiento especial exista algún vacío en la tramitación; esto significa que puede
haber lagunas en el procedimiento especial, pero se le aplican las reglas del procedimiento ordinario.
Este procedimiento ordinario está regulado con bastante detalle desde la presentación de la
demanda hasta la resolución del conflicto.

c) Libro III “De los Juicio Especiales”. Estos juicios especiales se someten a una
tramitación distinta a la tramitación del juicio ordinario; y dentro de los procedimientos especiales
se destacan las reglas del juicio ejecutivo y normas referentes al juicio sumario, sobre los interdictos
posesorios, partición de bienes, juicios de hacienda, etc.
Cualquier vacío en el procedimiento especial se llena con las normas pertinentes del libro II.

d) Libro IV “De los Actos Judiciales No Contenciosos”. Contiene algunas
disposiciones generales que se aplican a todos los actos judiciales no contenciosos sin distinción;
además, en este libro se regulan algunos actos judiciales no contenciosos en particular.

A este Código se le han hecho algunas críticas (razonables en parte). Algunas más
importantes como por ejemplo: aquella que dice relación al tratamiento de los recursos como medio
de impugnación de resoluciones judiciales. El CPC debió haber reglamentado los recursos en un
solo título para un mejor orden. Así en el libro I está regulado el recurso de apelación, de recusación
y recurso de hecho. En el libro III se regula el recurso de casación en la forma y fondo, el recurso de
revisión, entre otros.

• Aplicación del CPC.

1º) Las disposiciones del CPC rigen el procedimiento de las contiendas civiles entre partes.
Es decir, procedimientos jurisdiccionales. Se aplica el libro II y III (no son complementarias sino
que supletorias).

2º) El procedimiento de los actos judiciales no contenciosos, cuyo conocimiento corresponde
a los tribunales de justicia. Aquí se aplica el libro IV.

El CPC no se aplica:

a) A las contiendas o asuntos de índole penal, porque esto se rige por sus propias
normas, sin perjuicio de poder aplicarse algunas normas del CPC.

b) A todos aquellos asuntos judiciales no contenciosos regulados en leyes especiales.

c) A los procedimientos que están regidos por leyes especiales. Salvo el libro I, el cual
se aplica siempre, es de aplicación general. Pero si la normativa especial excluye la aplicación del
libro I, éste no podrá aplicarse.

d) A los asuntos referidos el ejercicio de la llamada “Jurisdicción conservadora,
disciplinaria y económica”.

• Aplicación de las normas del CPC en un caso concreto.

Habrá que distinguir si se trata de un asunto contencioso o no contencioso.

1) Si se trata de Actos Judiciales No Contenciosos. A su vez, hay que distinguir si está
o no regulado en el libro IV del CPC. Así:

1.a) AJNC regulado en el CPC. Se aplicará las normas especiales correspondientes,
complementadas con las reglas del título 1º del mismo libro IV. Y complementada además por las
normas del libro I del CPC (comunes a todo procedimiento).

1.b) AJNC no regulado en el CPC. Su tramitación se rige por la ley especial que lo
reglamenta, complementada con el título 1º del libro IV, y con las normas del libro I del CPC.
96
2) Si se trata de una Contienda, también habrá que distinguir.

2.a) Si la acción que se va a deducir tiene reglamentación especial en el libro III del CPC.
Esto se complementa con las normas del libro I.
Si hay algún vacío, se suple aplicando el libro II en la materia que corresponda (no todo el
libro).

2.b) Si la acción deducida no está reglamentada especialmente en la ley. Se aplica el
procedimiento ordinario.

Existen tres tipos de procedimientos ordinarios:

a) Procedimiento Ordinario de Mayor Cuantía (Libro II CPC).
b) Procedimiento Ordinario de Menor Cuantía.
c) Procedimiento Ordinario de Mínima Cuantía.

Es decir, la cuantía tiene importancia para determinar las reglas del procedimiento ordinario
que se debe aplicar. Las reglas del libro II se aplican también complementadas con las normas del
libro I siempre.




• Concepto.

Al respecto existen muchas definiciones.

a) “Conjunto de normas o disposiciones legales que determinan la forma como los
tribunales deben ejercer la jurisdicción, la forma como los tribunales conocen y juzgan las causas
civiles y como hacen ejecutar lo juzgado; también la forma como deben intervenir en los actos
judiciales no contenciosos”.

b) “El procedimiento supone un conjunto de actos ordenados y sucesivos que tienen que
ejecutarse de acuerdo a ciertas formalidades”.

c) “El proceso es un conjunto de actos procesales; éstos se ejecutan respetando las
normas de procedimiento preestablecidas en la ley”.

Respecto los actos que forman el proceso la ley de procedimiento indica lo que sigue:

- Número de actos qua hay que ejecutar. Describe los distintos trámites o actos.
- Requisitos o formalidades que el acto debe cumplir para ser eficaz.
- La persona a quien corresponde ejecutar un acto determinado en el proceso.
- La oportunidad para ejecutar un acto (de ahí la importancia de los plazos).

El proceso debe cumplir con las normas del “Debido Proceso”, tendrá este carácter en la
medida que se respeten las normas de procedimiento. Este proceso ofrece garantías a las partes en el
legítimo ejercicio de sus derechos, el más importante es el derecho a la defensa.
En Chile, las normas de procedimiento se ubican en el Código Procesal; sin perjuicio que
existan otras leyes de carácter procesal. Como por ejemplo: Código de Justicia Militar, Ley de los
Tribunales de Familia, Ley que establece los procedimientos del Juzgado de Policía Local, etc.
Al CPC se le hacen algunas críticas referentes al tratamiento de los recursos, porque no
existe un libro destinado a esta materia sino que están regulados en el libro I y III.

• Características del Procedimiento Civil en Chile.

Esta materia está cambiando paulatinamente porque se está tratando de modernizar.

1) En Chile predomina el procedimiento civil escrito.
La mayoría de los procedimientos son escritos, salvo el caso de los procedimientos de
familia y el juicio sumario. La ley señala que el procedimiento es verbal pero en la práctica es
escrito. Que sea “escrito” significa que predominan las actuaciones escritas; no quiere decir que todo
el procedimiento sea escrito ya que existen algunas actuaciones que son verbales. Por ejemplo: las
declaraciones de testigos, algunas audiencias, alegatos ante tribunales superiores, etc.
PROCEDIMIENTO.
97
2) Las actuaciones que constituyen el procedimiento son públicas. La publicidad se
puede considerar desde dos puntos de vista:

a) La publicidad considerada como la característica que permite tomar conocimiento de
la actuación después que ésta se ejecuta. Por ejemplo: leer el expediente (este conocimiento lo
pueden tomar las partes o los terceros).

b) La publicidad como la característica que indica que la actuación se verifique ante
público. Esto es propio de los procedimientos verbales.

3) El procedimiento es desconcentrado, en el sentido que todas las diligencias se
efectúan en etapas sucesivas, no en un solo momento. Esto a diferencia de los tribunales de familia
porque éste se centra en audiencias.

4) Impulso de las partes en el procedimiento. Esto significa que para que el juicio vaya
avanzando es necesario que las partes lo activen. El juez no puede disponer la realización de las
actuaciones de oficio ya que las partes tienen el impulso del proceso en general.

5) La mediatividad del juez. No existe una relación directa entre el juez y las partes
sino que existen muchos intermediarios en el proceso civil. Por ejemplo: los escritos no se presentan
directamente al juez sino que a secretaría del tribunal. En los procedimientos especiales es
totalmente distinto, por ejemplo: tribunales de familia.

6) El procedimiento está sometido o sujeto a doble instancia o doble revisión. Ello
significa que siempre existe la posibilidad de revisar la sentencia de un tribunal inferior.
Particularmente la sentencia definitiva, siempre que el recurso de apelación esté interpuesto y
concedido.
Nuestro procedimiento garantiza a las partes la enmienda de las resoluciones que se pudieren
dictar erróneamente.

7) Las normas de procedimiento son legales. Esto significa que las partes no pueden
modificar o sustituir las normas de procedimiento. Este es la regla general, la única excepción son
los árbitros arbitradores.
Que el procedimiento sea “legal” significa que si las normas legales son desconocidas o si no
se respetan, las sentencias que pudieren dictarse en esas condiciones pueden ser anuladas o incluso
puede anularse el procedimiento completo (el juicio mismo). Para estos efectos existe el recurso de
casación en la forma.

• Clasificación del Procedimiento.

a) Atendiendo la naturaleza de la materia objeto de la controversia.

a.1) Procedimiento Civil. Aquel que rige la contienda civil; en él para dar solución al litigio
hay que aplicar una norma sustantiva civil.

a.2) Procedimiento Penal. Aquel que rige las contiendas penales. En él para dar solución al
litigio hay que aplicar una norma sustantiva penal.


b) Atendiendo la tramitación (Art. 2 CPC).

b.1) Procedimiento Ordinario o Común. Aquel que se aplica a la generalidad de los casos.

b.2) Procedimiento Extraordinario o Especial. Aquel que se rige por normas específicas.


c) Considerando la Forma o Ritualidad del procedimiento.

c.1) Procedimiento Oral o Verbal. Aquel en que predominan las actuaciones que se
verifican de palabra en las distintas fases del proceso.

c.2) Procedimiento Escrito. Aquel en que predominan las actuaciones que se verifican por
escrito o literalmente.

98
c.3) Procedimiento Mixto. Combinación de los dos anteriores. Dentro de las modificaciones
al CPC se intentó establecer un procedimiento mixto.


d) Considerando la Finalidad que persigue el actor. Es decir, según la naturaleza de la
pretensión que se formula.

d.1) Procedimiento Declarativo o de Conocimiento. Aquel en que lo pretendido por el
demandante es el reconocimiento o declaración de un derecho controvertido, que obedece al típico
procedimiento que se utiliza cuando existe juicio.
A través de este procedimiento se da certeza o precisión a este derecho controvertido. El
juez se limita a declarar el derecho a favor de la parte a quien le asiste el mismo. Por ejemplo:
procedimiento ordinario o sumario.
A su vez, estos procedimientos declarativos pueden subclasificarse dependiendo de la
naturaleza de la acción deducida en:

d.1.a) Procedimiento de Condena. Aquel en que se pretende obtener la condena civil del
demandado; es decir, que el juez le imponga una prestación. Por ejemplo: que lo condene a
restituir un inmueble o que se pague cierta cantidad de dinero.

d.1.b) Procedimiento Meramente Declarativo. Aquel en que lo que se pretende es que el
juez de certeza a un derecho controvertido. Aquí no hay condena. Por ejemplo: se discute si
el contrato de matrimonio es nulo o válido.

d.1.c) Procedimiento Constitutivo. Aquel en que el juez crea situaciones o estados jurídicos
nuevos. Por ejemplo: procedimiento de divorcio.

d.2) Procedimiento Ejecutivo o de Ejecución. Este procedimiento es procedente cuando la
pretensión del demandante es obtener el cumplimiento forzado de una determinada prestación o de
una obligación que consta fehacientemente. Por lo anterior, el procedimiento declarativo siempre es
anterior al ejecutivo, porque primero el derecho se declara o reconoce y luego se puede exigir su
cumplimiento.

d.3) Procedimiento Cautelar o Precautorio. Aquel que procede cuando lo pretendido por
el demandante es asegurar el resultado de una acción distinta y principal. La finalidad es asegurativa
de otra acción. Es decir, este procedimiento es instrumental, no tiene una finalidad en sí mismo.


e) Considerando el valor económico de lo disputado (clasificación propia del juicio
ordinario).

e.1) Procedimiento Ordinario de Mínima Cuantía. Aquel que corresponde aplicar cuando
el valor de lo disputado en juicio no excede las 10 UTM, y siempre que no tenga señalado en la ley
otro procedimiento especial distinto. Se rige por las reglas consagradas en los artículos 703 y
siguientes del CPC.

e.2) Procedimiento Ordinario de Menor Cuantía. Aquel que corresponde aplicar en
aquellos juicios en que el valor de lo disputado es superior a 10 UTM hasta las 500 UTM. Este
procedimiento se rige por los artículos 698 y siguientes del CPC.
Hoy en día, este procedimiento tiene mucha aplicación.

e.3) Procedimiento Ordinario de Mayor Cuantía. Aquel que corresponde aplicar cuando
la cuantía de lo disputado es superior a 500 UTM o tratándose de los casos no susceptibles de
estimación pecuniaria, siempre que por ley no tenga señalado un procedimiento especial.
Corresponde aplicar las normas del libro II del CPC.

Esta última clasificación tiene importancia para determinar la procedencia o improcedencia
del recurso de apelación contra el fallo. Es decir, para determinar si el juicio se va a tramitar en
única o en primera instancia.





99
• Teoría General del Proceso.





Los tribunales para ejercer la jurisdicción necesariamente requieren del ejercicio de la
acción. Este es el concepto inicial, y que viene a ser una potestad que tiene cada persona para
provocar el ejercicio de la jurisdicción. La acción se ejerce para que los tribunales puedan conocer y
resolver un conflicto jurídico materia de su competencia.
Para que una controversia entre partes pueda llegar a ser conocida por un tribunal de justicia
y pueda ser resuelta se requiere del ejercicio necesario de la acción. En Chile el sistema y la forma
de materializar el ejercicio de la acción es a través de la interposición de la demanda.
***Deducida o ejercida la acción a través de la demanda, y en la medida que el tribunal sea
competente y que la demanda cumpla con las formalidades legales, el ejercicio de la jurisdicción
pasa a ser inexcusable; o sea, el tribunal no puede negarse a intervenir. En este caso se inicia el
proceso, el cual es el medio idóneo para el ejercicio de la actividad jurisdiccional.
Cuando en derecho se habla de la “Acción”, primero hay que aclarar su acepción ya que ésta
es distinta según la rama del derecho de que se trate. Así:

• Acepciones del término “Acción”.

La acción en sentido procesal se ha utilizado con diversos significados, a saber:

a) Algunos asimilaban el término “acción” como sinónimo de derecho subjetivo. Estos
autores adhieren a la Teoría Clásica o Civilista de la acción. Por ejemplo: el CPC.

b) Algunos la utilizan como sinónimo de demanda. La demanda es el instrumento a
través del cual se ejercita la acción; no se debe confundir con la acción misma.

c) Otros utilizan la expresión “acción” como sinónimo de pretensión. La pretensión es el
contenido de la acción o el contenido que debe tener toda demanda porque consiste en la petición
concreta que el demandante le plantea al juez en la convicción que el actor tiene un derecho. No se
puede confundir la acción con la pretensión.

d) ***La verdadera acepción es aquella que utiliza la acción como un acto provocatorio
de la actividad jurisdiccional. Es decir, como el poder o facultad que tiene una persona para exigir la
intervención de un tribunal determinado.

Mediante la acción se consigue que el Estado ponga en movimiento la actividad
jurisdiccional que le compete.
Ejercitando la acción lo único que se logra es que el juez actúe y conozca un asunto; es decir,
no se asegura una sentencia favorable o desfavorable. En materia civil ningún juez puede iniciar un
juicio de oficio.

• Teorías sobre la Acción.

Para explicar la naturaleza jurídica de la acción existen dos teorías fundamentales:

1) Teoría Clásica, Civilista o Monista de la Acción. Aquella que postula que existe
plena identidad entre el concepto de acción y el concepto de derecho subjetivo (privado), son lo
mismo. Si se desconoce ese derecho, la acción se pone en movimiento.
Nuestro CPC se redactó bajo este concepto civilista. Antes el derecho procesal era mirado
como secundario. No había ninguna diferencia entre la acción y el derecho subjetivo. El derecho
procesal lo único que hacía era regular la forma de ejercer esta potestad jurídica privada.
Era titular de esta acción aquel titular del derecho subjetivo. Por eso, si este derecho era
desconocido o lesionado, el titular puede exigir que se le reintegre ese derecho, o en su defecto
puede pedir una indemnización.

- Problemas de esta teoría:

a) Esta teoría está totalmente en desuso porque esta concepción no sirve para explicar
algunos fenómenos que suceden en el ejercicio de la acción. Por ejemplo: existen algunos derechos
que no tienen acción para exigir su cumplimiento (obligaciones naturales).
ACCIÓN PROCESAL
100
b) La teoría civilista no puede explicar el caso en que el demandante pierde el juicio por no
ser titular del derecho (acciones infundadas).

c) Hay otro tipo de acciones (acciones posesorias) que están destinadas a proteger la
posesión; la cual es un hecho y no un derecho. Es decir, aquí hay una acción sin derecho.


2) Teoría Publicista o Dualista de la Acción. Los autores que adhieren a esta teoría
distinguen claramente entre la acción y el derecho subjetivo como cuestiones distintas y que no se
pueden confundir.
Se identifica la acción como un derecho subjetivo pero de naturaleza pública, porque el
ejercicio de ese derecho está destinado a que actúen los tribunales en el caso concreto.
Algunos sostienen que lo que pretende el actor es obtener una tutela jurisdiccional favorable.
Esto no es algo discrecional o facultativo de los jueces ya que el Estado está obligado a proteger el
orden jurídico. Por eso se le denomina “Teoría Concreta de la Acción”, ya que se pretende la tutela
que el demandante exige.


3) Teoría Correcta. Aquella que sostiene que la acción es sólo un derecho a la tutela
jurisdiccional abstracta. Es decir, el objeto de la acción sería simplemente la actividad jurisdiccional,
cualquiera que sea el resultado del juicio.
No se trata de una teoría concreta (como las otras) porque no se puede saber anticipadamente
el resultado. Pero lo único seguro es que con el ejercicio de la acción se va a abrir el proceso y el
juez va a conocer y resolver un asunto determinado.

• Acción en el CPC.

El CPC no contiene ninguna definición de la acción, pero se puede desprender de su
articulado que se acoge la teoría clásica o civilista. O sea, se tuvo en consideración que la acción era
un elemento del derecho sustancial y que no era un derecho autónomo. Esto explica algunas cosas
que no podrían entenderse de otra manera. Por ejemplo: artículos 17 y 290 del CPC.

• Elementos de la Acción (según teoría publicista).

1) Sujeto Activo (actor) Éste puede ser cualquier persona (natural o jurídica; capaz o
incapaz), ya que todos tienen capacidad de goce.

2) Sujeto Pasivo. Para las teorías modernas, el sujeto pasivo es el Estado no el
demandado. Esto porque la acción se dirige contra el Estado a través de los tribunales, pero para que
sea el Estado el que ponga en movimiento la actividad jurisdiccional. El demandado es el
destinatario de la pretensión contenida en la demanda; pero la acción se ejercita ante el tribunal. Al
juez se le reclama que intervenga y conozca del asunto.

3) Existencia de un Objeto. Éste constituye la finalidad que se persigue, la cual es
provocar el ejercicio de la actividad jurisdiccional del Estado para dar solución a un conflicto
jurídico.

4) Causa. Es el fundamento de la acción. Dicho fundamento hay que encontrarlo en la
existencia misma del conflicto jurídico no resuelto.

• Relación entre Acción y Pretensión.

a) Los dos conceptos no son sinónimos.
b) La acción se ejerce para pretender algo.
c) La pretensión tampoco es equivalente al derecho subjetivo.
d) Para formular una pretensión basta la afirmación del actor. Por ejemplo: yo podría
iniciar una demanda señalando que soy dueña de un bien porque me autoatribuyo el derecho de
dominio, pero a lo mejor no lo tengo. Entonces, para pretender basta la autoatribución del derecho;
si soy o no titular de él, lo determinará el juez.
e) La pretensión es el contenido de la acción, que está graficado o determinado por las
peticiones que se hacen en la demanda, independientemente que las peticiones concuerden con los
derechos subjetivos privados.
f) La acción sería el derecho que tiene toda persona de acudir a los órganos
jurisdiccionales haciendo valer sus pretensiones.
101
g) A su vez, la pretensión es la petición fundada del actor dirigida a un órgano
jurisdiccional, y frente a otra persona (demandado) respecto de un bien determinado.


• Elementos de la Pretensión.

1) Sujeto Activo (actor o demandante) Es aquel que formula las peticiones en la
demanda.

2) Sujeto Pasivo (demandado) La existencia de las dos partes es necesaria. Por ello en
los actos judiciales no contenciosos no hay pretensiones porque aquí no se da el principio de la de
“Dualidad de partes”.

3) Objeto de la Pretensión. Esto respondería a la pregunta ¿qué es lo que se pide en la
demanda? Es el beneficio jurídico que se reclama en la demanda. Está relacionado con el derecho
cuyo reconocimiento se pretende. Por ejemplo: que se le reconozca la calidad de heredero al
demandante.
No hay que confundir el beneficio jurídico con la cosa material que se puede pedir. Por
ejemplo: puedo demandar para que me entreguen un piano porque digo que soy su dueño. Aquí el
beneficio jurídico es que me reconozcan la calidad de dueño del piano; pero el objeto físico o
material es el piano.

4) Existencia de una Causa. Obedece a la pregunta ¿por qué se pide algo? En los
derechos personales este fundamento habrá que encontrarlo en los contratos.

• Clasificación de las Acciones.

Si se acepta la teoría que la acción es un derecho autónomo, independiente del derecho
subjetivo, no corresponde hablar de clasificaciones porque la acción siempre es la misma e
invariable. Es decir, la acción consiste siempre en lo mismo: provocar la actividad jurisdiccional del
Estado a través de la intervención del tribunal. Pero los tratados, libros, manuales antiguos, entre
otros, clasifican la acción.
Estas clasificaciones atienden a la pretensión más que a la acción, porque el contenido de la
primera puede cambiar o variar, no así la segunda que es invariable.

a) Considerando el objeto o finalidad de la acción (en realidad de la pretensión).

a.1) Acciones de Conocimiento o Declarativas. Aquellas en las que se pretende que
el juez haga declaración, dando certeza de un derecho controvertido. A su vez, estas acciones
pueden ser de condena, meramente declarativas o constitutivas.

a.2) Acciones Ejecutivas.

a.3) Acciones Precautorias o Cautelares.

Esta clasificación apunta a la finalidad que pretende el actor en la sentencia.


b) Considerando el procedimiento establecido para ejercitar la acción.

b.1) Acciones Ordinarias. Aquellas que se tramitan de acuerdo a un procedimiento
común.

b.2) Acciones Sumarias. Aquellas que se tramitan de acuerdo a un procedimiento
más breve y concentrado.

b.3) Acciones Ejecutivas. Aquellas que se someten a un procedimiento caracterizado
por el apremio o por el uso de medios compulsivos.

b.4) Acciones Cautelares. Aquellas que se tramitan de acuerdo a un procedimiento
de tipo asegurativo de una acción diferente o principal; procedimiento instrumental porque
no tiene sentido por sí mismo.


102
c) Considerando la naturaleza del derecho que garantiza la acción.

c.1) Acciones Patrimoniales. Las cuales, a su vez, se dividen de la siguiente manera:

c.1.a) Acciones Reales.
c.1.b) Acciones Personales.

c.2) Acciones Extrapatrimoniales. Como por ejemplo, las del derecho de familia.


d) Considerando los bienes a los cuales se refiere la acción.

d.1) Acciones Muebles.

d.2) Acciones Inmuebles.


e) Considerando la importancia que tiene la acción en el proceso. Es decir, según si la
acción puede subsistir por sí sola.

e.1) Acción Principal. Aquella que subsiste por sí sola al ejercitarse.

e.2) Acción Accesoria. Aquella que no puede subsistir por sí sola sino que requiere
de otra acción principal. Por ejemplo: acción reconvencional; acción precautoria; etc.


f) Considerando la materia de la controversia sobre la cual se ejecuta la acción.

f.1) Acciones Civiles. Dentro de éstas existen muchas subclasificaciones.

f.2) Acciones Penales.


• Importancia de estas Clasificaciones.

1) Una misma acción puede participar de diversas características. Estas clasificaciones
no son excluyentes.

2) La clasificación puede importar para efectos de la competencia; o sea, establecer el
tribunal competente para conocer de la demanda. Artículos 185 y siguientes del COT.

3) Tiene importancia desde el punto de vista del juez, específicamente para los efectos
de dictar sentencia. Artículo 170 Nº 6 CPC, porque cuando el juez falla la causa, su decisión debe
comprender todas las acciones. Interesa determinar cabalmente cuales son las pretensiones y su
naturaleza para que el juez las decida todas.

4) Para determinar el procedimiento aplicable, específicamente cuando ciertas acciones
se someten a tramitaciones especiales, no al procedimiento común u ordinario.

• Ejercicio de la Acción.

El ejercicio de la acción es una manifestación de voluntad del actor o demandante. Se dice
que es un derecho potestativo del actor porque su ejercicio depende exclusivamente de la voluntad
de su titular. Si quiere ejerce el derecho o no. Esto significa que nadie puede ser obligado, en Chile,
a ejercitar una acción. El demandante sólo debe tener cuidado de que el ejercicio de esa acción no
haya prescrito. El medio a través del cual se ejerce la acción es la demanda.
La demanda puede definirse desde diversos puntos de vista:

Demanda. “Medio idóneo para ejercer la acción, pidiendo al tribunal la satisfacción de una
o más pretensiones”.

Demanda. “Actuación procesal del demandante (la regla es que sea escrita), en que éste
hace valer al tribunal sus pretensiones”.

103
Esta demanda debe cumplir con ciertas exigencias; hay varios tipos de requisitos, los propios
del escrito están establecidos en el artículo 254 CPC:

1) Debe indicar el tribunal ante el cual debe presentarse la demanda. Como la demanda
es una petición debe dirigirse a alguien (tribunales).
2) Individualización de las partes (demandante y demandado).
3) Debe exponer claramente los hechos en que se funda y los fundamentos de derecho.
4) Debe contener peticiones. Es decir, lo que se solicita al juez.

La persona que ejerce la acción debe tener capacidad de goce y de ejercicio, porque para
ejercer la acción hay que demandar y para presentar la demanda hay que comparecer ante los
tribunales (hay que tener capacidad para ello). Si el demandante es incapaz debe actuar a través de
su representante legal. Si se trata de una persona jurídica, debe comparecer a través de su
representante, administrador, gerente, etc.

• Requisitos de Forma para el ejercicio de la Acción.

a) Capacidad del Demandante. Se refiere a la capacidad de goce y de ejercicio del
actor. Si la persona es incapaz debe actuar a través de su representante legal.

b) Capacidad del Demandado. El demandante debe preocuparse que el demandado sea
capaz. Para que la acción surta de algún efecto válido es necesario que el demandado sea capaz;
porque si carece de ella puede hacer valer una excepción. El demandado también requiere de
capacidad de ejercicio. Si carece de capacidad tendrá que dirigirse la acción contra el representante
legal.

c) Cumplimiento de las Formalidades Legales. La ley es exigente con los escritos,
especialmente con la demanda, la cual da inicio al juicio. El escrito de demanda debe cumplir con
los requisitos del artículo 254 del CPC y con otras condiciones establecidas en otras normas. Por
ejemplo: si es la primera presentación deben aplicarse las normas de la Ley Nº 18.120 sobre
comparecencia en juicio. En algunos casos, también se tendrá que cumplir con los requisitos que se
han establecido en autos acordados de la Corte de Apelaciones, etc.
Si la demanda no cumple con los requisitos señalados en el artículo 254 CPC, también el
demandado puede deducir una excepción. Incluso dependiendo de la gravedad del requisitos
omitido, el juez puede decidir no dar curso a la demanda.

d) La acción debe ser presentada ante Tribunal Competente. Al menos un tribunal
absolutamente competente, ya que una demanda se puede presentar ante un tribunal relativamente
incompetente.
La acción debe presentarse ante el tribunal que establece la ley. Si se presenta una demanda
ante un tribunal relativamente incompetente, el juez debe aceptar la tramitación y será el demandado
quien debe alegar la incompetencia.

La demanda tiene la importancia de que como escrito fundamental contiene las pretensiones
que el demandante hace valer, las cuales están determinadas por las peticiones que aquel formula al
tribunal (Art. 254 Nº 5 CPC).
Las pretensiones tienen importancia dentro del juicio porque le dan la competencia
específica al juez, en el sentido de que esas son las cuestiones que tendrá que resolver
posteriormente en la sentencia. El juez en la sentencia debe resolver exactamente las mismas y todas
las pretensiones que se le formulan; excepto cuando algunas de ellas sean incompatibles. De lo
contrario la sentencia tendría un defecto porque adolecería de un vicio ya que no estaría decidiendo
el juicio.
La demanda se puede definir desde dos puntos de vista:

a) Desde el punto de vista Jurisdiccional. “Medio idóneo de ejercer la acción; es decir,
de dar inicio a la actividad jurisdiccional del tribunal”.

b) Considerándola como Actuación. “Acto procesal del demandante en el cual éste hace
valer sus pretensiones al tribunal”.

c) Formalmente. “La demanda es un escrito”, aún cuando en algunos procedimientos
debe presentarse verbalmente. Por ejemplo: procedimiento de familia.


104
• Oportunidad para ejercer la Acción o presentar la demanda.

***La regla general es que la ley no establece una oportunidad específica para presentar la
demanda, porque el ejercicio de la acción es un derecho potestativo del actor. Esto significa que el
demandante decide soberanamente si ejerce o no la acción. El demandante no puede ser obligado a
ejercer la acción; pero debe tener cuidado que la acción no esté extinguida, por ejemplo: por la
prescripción.
***Pero hay algunos casos en que esta regla cambia; algunas situaciones en que la acción
debe ejecutarse en un plazo determinado indicado en la ley; y si así no se hace, la acción se extingue
o se producen consecuencias negativas para el demandante. Esto constituye una carga procesal para
el demandante, en el sentido que si no demanda se van a producir consecuencias negativas en su
contra. Por ejemplo: va a perder la acción. Al demandante no se puede obligar a demandar, por eso
se habla de carga procesal y no de obligación.
La doctrina denomina esta situación como “Ejercicio Forzado de la Acción”, ya que el
demandante debe interponer la acción, o de lo contrario sufre consecuencias negativas.

Casos de Ejercicio Forzado de la Acción.

1) Situación que contempla el artículo 21 CPC.

Artículo 21 CPC: “Si la acción ejercida por alguna persona corresponde también a otra u
otras personas determinadas, podrán los demandados pedir que se ponga la demanda en
conocimiento de las que no hayan ocurrido a entablarla, quienes deberán expresar en el término de
emplazamiento se si adhieren a ella.
Si las dichas personas se adhieren a la demanda, se aplicará lo dispuesto en los artículos 12
y 13; si declaran su resolución de no adherirse, caducará su derecho; y si nada dicen dentro del
término legal, les afectará el resultado del proceso, sin nueva citación. En este último caso podrán
comparecer en cualquier estado del juicio, pero respetando todo lo obrado con anterioridad”.

Esta norma parte del supuesto de que la acción le corresponde a varias personas, hay varios
titulares de la acción. De estos varios titulares sólo algunos han ejercido la acción que les
corresponde. En tal caso, el artículo 21 otorga un derecho al demandado, el cual podría pedir al juez
que conoce de la demanda que ordene poner en conocimiento dicha demanda de las otras personas
que no la dedujeron, para que ellos manifiesten si se van a adherir o no a la demanda. Este es un
derecho previo que la ley da al demandado antes de defenderse en el juicio (Art. 21 inciso 1º).
Frente a esta situación pueden surgir varios casos:

a) Una vez notificados los titulares que no ejercieron la acción, pueden decidir adherirse
la demanda. Y en este caso, pasan a ser demandantes.

b) Podrían declarar expresamente que no van a adherirse (ello mediante un escrito). Esta
declaración de los titulares de la acción no ejercida produce el efecto de extinguir la acción que
tienen, ya que no pueden demandar en el futuro.

c) Estos titulares pueden guardar silencio, en tal situación van a quedar afectos al
resultado del juicio (Art. 21 inciso 2º).

Los titulares tienen un plazo para expresar su voluntad, el cual es el mismo plazo
contemplado para asumir su defensa en el juicio (término de emplazamiento), y es variable porque
depende del lugar en que el sujeto ha sido notificado en relación con el lugar donde se sigue el
juicio.

2) Jactancia (Art. 269 CPC).

Artículo 269 CPC: “Cuando alguna persona manifieste corresponderle un derecho de que
no esté gozando, todo aquel a quien su jactancia pueda afectar, podrá pedir que se la obligue a
deducir demanda dentro del plazo de 10 días, bajo apercibimiento, si no lo hace, de no ser oída
después sobre aquel derecho. Este plazo podrá ampliarse por el tribunal hasta 30 días, habiendo
motivo fundado”.

La Jactancia es la situación que se produce cuando una persona manifiesta tener un derecho
de que realmente no es titular, y dicha declaración afecta al verdadero titular de ese derecho o le
causa un perjuicio.

105
La ley entiende que hay jactancia:

a) Cuando la manifestación consta por escrito (Art. 270 CPC).
b) Cuando la manifestación se hace de viva voz y delante, a lo menos, dos personas que
puedan testificar.
c) Cuando una persona es parte en un proceso penal, del cual emanan acciones civiles
contra el acusado, y no ejercita estas acciones.

En cualquier caso de jactancia, el afectado puede recurrir al tribunal competente y solicitarle
que obligue al jactancioso a deducir la acción que corresponda respecto ese derecho que él dice
tener. También existe un plazo para estos efectos: 10 días, el cual puede ampliarse por motivo
fundado. Si no se ejercita la acción, ésta se extingue. Esta demanda se llama “Demanda de
Jactancia”, y la ley indica que se tramita de acuerdo a las normas del juicio sumario.

3) Otra situación de ejercicio forzado de la acción tiene lugar en el Juicio Ejecutivo, en
el cual puede tener lugar lo que se denomina “Reserva de Derecho”. Tiene lugar cuando alguna de
las partes le pide al juez que conoce del juicio ejecutivo que le haga reserva de su derecho para
hacerlo valer en un juicio diferente. Por ejemplo: el ejecutado puede defenderse formulando una
excepción; entonces podría ocurrir que ese deudor no tenga en ese momento los medios suficientes
para acreditar su derecho, por lo cual le pide al juez que le reserve su derecho para ejercerlo
posteriormente en un juicio ordinario. En tal caso (cuando solicita la reserva de su derecho) estará
obligado a deducir la demanda dentro del plazo de 15 días contados desde que se le notifique la
sentencia definitiva; de lo contrario caduca la reserva y el juicio ejecutivo sigue adelante en su
tramitación (Artículos 473 y 474 CPC).

4) Tratándose de las Medidas Prejudiciales Precautorias. La parte que obtiene alguna de
estas medidas estará obligada posteriormente a deducir la demanda pertinente.
Las medidas precautorias son aquellas cuya finalidad es asegurar el resultado del juicio.
Normalmente se solicitan durante el juicio. Por ejemplo: si el demandado en el juicio se desprende
de todos sus bienes y no se va a poder ejecutar la sentencia. Pero podría ocurrir que se pidan con el
carácter de prejudicial (antes de empezar el juicio) ciertas medidas. Se encuentran reglamentadas en
los artículos 279 y siguientes del CPC. Si el juez accede a la solicitud y decreta alguna medida
prejudicial precautoria, el solicitante deberá presentar su demanda en el término de 10 días y pedir
que se mantengan las medidas decretadas. Este plazo podrá ampliarse hasta 30 días por motivos
fundados (Art. 280 inciso 1º).
Si no se deduce demanda oportunamente, o no se pide en ella que continúen en vigor las
medidas precautorias decretadas, o al resolver sobre esta petición el tribunal no mantiene dichas
medidas, por este solo hecho quedará responsable el que las haya solicitado de los perjuicios
causados, considerándose doloso su procedimiento (Art. 280 inciso final).
En conclusión las consecuencias son las siguientes:

- Si no demanda dentro de plazo, la medida prejudicial precautoria decretada queda sin
efecto.

- El solicitante que no demanda, deberá responder de los perjuicios que el acto haya
ocasionado y se considera doloso su procedimiento.

Aquí NO se extingue la acción, las consecuencias son sólo las dos anteriores.

• Pluralidad de Acción.

Nuestro CPC está inspirado en la teoría clásica de la acción, teoría civilista, donde se
confunde la acción con el derecho subjetivo. No hay autonomía de la acción procesal; a diferencia
de hoy en día. En la actualidad rigen las teorías dualistas o publicistas de la acción, donde ésta se
encuentra totalmente desvinculada del derecho subjetivo y tiene vida propia.
Cuando el CPC habla de “Pluralidad de Acción” en realidad se refiere a la “Pluralidad de
Pretensiones”, porque sólo se va a presentar una demanda, la cual puede contener varias
pretensiones.

Casos en que se puede pedir varias Pretensiones.

a) La pretensión es el objeto del juicio, y en principio cada pretensión que se formula se
somete a un procedimiento determinado. La ley permite al demandante que en una misma demanda
formule varias pretensiones, y esto se llama “Acumulación Inicial de Pretensiones” en una
106
demanda. Esta es una acumulación que se produce al inicio del juicio, y su fundamento es la
conexión o relación que hay entre las distintas pretensiones.
Los requisitos que se exigen para que pueda existir acumulación de pretensiones los indica el
artículo 17 CPC, éste prescribe lo siguiente: “En un mismo juicio podrán entablarse dos o más
acciones con tal que no sean incompatibles. Sin embargo, podrán proponerse en una misma
demanda dos o más acciones incompatibles para que sean resueltas una como subsidiaria de otra”.

El gran requisito que se desprende es que las pretensiones que se formulan en la misma
demanda deben ser Compatibles. Una pretensión es “compatible” cuando el juez simultáneamente
puede acogerlas a todas en la misma sentencia. Por ejemplo: se permite en los contratos bilaterales
demandar el cumplimiento del contrato y una indemnización de perjuicios (se trata de dos
pretensiones compatibles).
Pretensiones Incompatibles son aquellas que no pueden acogerse simultáneamente porque
son contradictorias. Por ejemplo: no se puede pedir el cumplimiento y la resolución del contrato en
una misma demanda.
Si las pretensiones son incompatibles no se pueden formular simultáneamente para ser
conocidas en una misma vez. Pero la ley sostiene que se pueden hacer valer pretensiones
incompatibles, pero para que sean resueltas una como subsidiaria de la otra. Por ejemplo: artículo
1489 CC que señala que en los contratos bilaterales se podría pedir, en lo principal del escrito, que
el contrato se cumpla; o bien en subsidio, se puede pedir que el contrato se deje sin efecto.
El demandante debe señalar en su demanda el orden en que hace valer sus pretensiones,
señalando cual es la acción principal y subsidiaria.

b) Acumulación de Pretensiones Sobrevenidas (posterior al inicio del juicio). Algunos
de estos casos son los siguientes:

b.1) Ampliación de la Demanda. La ley le da este derecho al demandante, una vez que está
notificado legalmente de la demanda y antes que la conteste. La ampliación de la demanda significa
que el demandante puede agregar nuevas pretensiones a su demanda inicial. El artículo 261 CPC
indica: “Notificada la demanda a cualquiera de los demandados y antes de la contestación, podrá
el demandante hacer en ella las ampliaciones o rectificaciones que estime convenientes.
Estas modificaciones se considerarán como una demanda nueva para los efectos de su
notificación, y sólo desde la fecha en que esta diligencia se practique correrá el término para
contestar la primitiva demanda”.
Si el demandante agrega nuevas pretensiones, éstas se acumulan a su escrito inicial.

b.2) Réplica en el Juicio Ordinario. Escrito que presenta el demandante después que la
demanda ha sido contestada. También puede agregar pretensiones, sin modificar la pretensión
principal. El artículo 312 CPC dispone: “En los escritos de réplica y dúplica podrán las partes
ampliar, adicionar o modificar las acciones y excepciones que hayan formulado en la demanda y
contestación, pero sin que puedan alterar las que sean objeto principal del pleito”.

b.3) Reconvención. La plantea el demandado, el cual pasa a ser el demandante
reconvencional. Regulada en los artículos 314 y siguientes del CPC.
La reconvención es “la acción que hace valer el demandado contra su demandante, en un
mismo juicio ya iniciado, que puede tener o no relación con la pretensión del demandante”.
Como se trata de una nueva demanda, el juicio va a tener dos demandas con distintas
pretensiones (la demanda inicial o primitiva y la demanda reconvencional).

b.4) Intervención de Tercero Excluyente o Independientes en el Juicio. Los terceros son
partes que no dan inicio al juicio, pero que intervienen posteriormente por tener un interés en el
resultado del mismo. Por ejemplo: tercero que en juicio ejecutivo alega una tercería de dominio
sobre los bienes embargados (Art. 22 y 23 CPC).

Efectos o Consecuencias de las Acumulaciones.

Los efectos son los mismos tanto en la acumulación inicial de pretensiones como en la
acumulación de pretensiones sobrevenidas. Tales son:

1) Todas las pretensiones se discuten en un mismo juicio. Esto significa que todas las
pretensiones deben someterse al mismo procedimiento, debe existir la “Identidad de Procedimiento”
entre las distintas pretensiones; de lo contrario no se pueden formular.

107
2) Todas las pretensiones se resuelven en una misma sentencia. Ésta tendrá tantos
pronunciamientos como pretensiones se hayan hecho valer.
Hay que tener presente el artículo 170 Nº 6 del CPC que señala que la sentencia definitiva
debe contener la decisión del asunto controvertido, y ésta también debe contener todas las
pretensiones y excepciones hechas valer en el juicio. Es decir, una sentencia con todos los
pronunciamientos, si ello no se cumple, adolecerá de un vicio de nulidad ya que no estaría
decidiendo el juicio.

• Extinción de la Acción.

Materia respecto de la cual los autores no están de acuerdo en la terminología utilizada.

1) La única manera clara en que la acción se extingue es a través de la renuncia que
haga el titular del derecho.
Algunos autores sostienen que la renuncia al ejercicio de la acción es más bien un
equivalente jurisdiccional unilateral, la cual produce excepción de cosa juzgada.
Debe expresarse claramente la voluntad del titular en el sentido de no ejercer su acción.

2) Otros autores hablan de la prescripción de la acción. Aquí surge la discusión si lo
que realmente prescribe es la acción o el derecho subjetivo.

3) Hay otras acciones llamadas “Acciones Personalísimas”, las cuales se extinguen con
la muerte de titular.

4) Otros dicen que la acción se extingue con la sentencia definitiva o con el
desasimiento de la demanda. Pero éstas son más bien formas de extinguir el proceso.




• Concepto.

“La Notificación de la demanda es la comunicación que se hace al demandado para darle a
conocer la interposición de una demanda en su contra”.

La utilización de la expresión “notificación de la demanda” no es correcta, porque las
notificaciones se hacen respecto de las resoluciones judiciales (no las demandas).
Entonces, en realidad, lo que se notifica al demandado es la resolución del tribunal que recae
en el escrito de la demanda. Y como esta notificación normalmente es personal, se le entrega
además una copia del escrito de la demanda.
El objetivo de la notificación es que la resolución judicial que se dictó pueda producir
válidamente sus efectos. Ello lo dispone el artículo 38 CPC: “Las resoluciones judiciales sólo
producen efecto en virtud de notificación hecha con arreglo a la ley, salvo los casos expresamente
exceptuados por ella”.

Una vez practicada legalmente la notificación al demandado, a éste le empieza a correr un
plazo para defenderse o contestar la demanda. Este es un plazo prudencial o suficiente para que
pueda defenderse adecuadamente; dicho plazo es variable porque depende del lugar donde se ha
notificado la demanda al demandado, en relación con el lugar en que se sigue el juicio.
Cumplidos dos requisitos (notificación legal de la demanda al demandado y el transcurso
íntegro del plazo para defenderse o contestar la demanda) se produce el emplazamiento, el cual es
un trámite o diligencia esencial de todo juicio (el emplazamiento es la piedra angular del juicio).

El emplazamiento “es un trámite o diligencia esencial de los juicios civiles, que está
compuesto por dos elementos que son: la notificación legal de la demanda al demandado y el
transcurso íntegro del plazo para defenderse o para contestar la demanda”.
Como está compuesto por dos elementos constituye un trámite complejo. Cualquiera de estos
elementos que no concurra, trae como consecuencia que NO hay emplazamiento. Ahora, si el
emplazamiento no se cumple en el juicio ello trae como consecuencia la nulidad de todo lo obrado
en el juicio.




NOTIFICACIÓN DE LA DEMANDA
108
• Efectos que produce la notificación de la demanda en el proceso.

a) Efectos Procesales. Se producen respecto a:

a.1) El Tribunal. La notificación de la demanda implica lo siguiente:

- El tribunal está obligado a conocer y resolver el asunto judicial.
- El juez debe tramitar el proceso, darle curso a petición de parte, dictando todas
las resoluciones que sean necesarias y que correspondan según la ley.
- Se produce la radicación del conocimiento del asunto ante el juez correspondiente
en la medida que sea competente. Es decir, no se puede modificar la competencia
de ese juez cualquiera que sea la causa sobreviniente.
- El juez está obligado a fallar el asunto; es decir, a dictar sentencia definitiva.

a.2) Las Partes. Los efectos que se producen son:

- El demandante ya no puede retirar su demanda del tribunal; está obligado a seguir
adelante con su acción. La única posibilidad de retiro de la demanda puede
suceder antes que ésta se notifique (Art. 148 CPC) y en este caso la demanda se
considera como no presentada para todos los efectos legales. Si el demandante no
quiere perseverar con la acción tendrá que desistirse de la demanda; con lo cual
se produce la extinción de la acción.
- Notificada la demanda no se puede iniciar un nuevo juicio, entre las mismas
partes y respecto del mismo asunto (Art. 177 CPC). En este caso no se puede
hablar de cosa juzgada, pero se consideran los mismos elementos que aquella.
Este fenómeno se denomina “Litis Pendencia” (juicio pendiente). Cualquiera de
las dos partes que intente demandar nuevamente se le va a oponer la excepción
de litis pendencia. Ésta es una excepción que se anticipa a la cosa juzgada porque
esta última opera cuando la sentencia está ejecutoriada (Art. 303 Nº 3 CPC).
- Respecto a ambas partes, notificada la demanda surge una carga procesal para el
demandado: de comparecer ante el tribunal, y para el demandante: comparecer a
las demás diligencias que componen el proceso. El hecho que no se comparezca
no anula lo ya obrado.
- Las partes quedan obligadas ante el juez a acatar la sentencia definitiva,
específicamente queda obligado aquel que resulta vencido, después de haber
agotado todos los recursos e instancias respectivas. Si no se acata la sentencia, se
puede hacer ejecutar forzadamente a través del procedimiento ejecutivo,
utilizando los medios compulsivos para esa finalidad.
- Los efectos que produce la sentencia se retrotraen a la fecha de la notificación de
la demanda, salvo que se trate de una sentencia constitutiva de estado civil.

b) Efectos Civiles. La notificación de la demanda produce los siguientes efectos:

- El deudor queda constituido en mora.
- Desde que se notifica la demanda se entiende que el derecho se transforma en
litigioso para los efectos de la cesión de ese derecho (Art. 1911 CC).
- Se interrumpe civilmente la prescripción.

• Responsabilidad del actor cuando interpone una demanda.

En esta materia se aplican las reglas generales respecto la responsabilidad.

1) Si la demanda resulta totalmente infundada, el demandante puede incurrir en
responsabilidad civil en la medida que cause perjuicios. Por ejemplo: medida prejudicial
precautoria.

2) Podría surgir responsabilidad penal cuando el actor o demandante incurre en injurias.
En este caso el actor también responderá de acuerdo a las normas generales sobre la responsabilidad
penal.

3) Podría surgir también responsabilidad de tipo procesal, que se traduce en que el
demandante al interponer su demanda, si ésta es desestimada, va a quedar sujeto al pago de las
costas del juicio, de acuerdo a las reglas del artículo 138 y siguientes del CPC.

109
• Actitud del demandado frente la Acción.

Esta materia se conoce genéricamente como “Reacción del Demandado” y está dada por las
diversas actitudes que éste podría asumir. Está referido a las distintas formas o medios de defensa
que el demandado puede utilizar para oponerse a las pretensiones del actor.
Así como la acción es un derecho potestativo del actor para pretender algo, la reacción es un
derecho del demandado, es potestativo porque depende de su voluntad. Hay dos derechos en juego:
el del actor (el cual formula las pretensiones) y el derecho del demandado (el cual se resiste a las
pretensiones del demandante o actor).

Posibilidades del demandado frente a la Demanda.

1) Defenderse, compareciendo ante los tribunales.

2) No defenderse, no comparecer ante el tribunal; pero igualmente va a estar sujeto a lo
resuelto por el juez. El hecho que no comparezca a defenderse dentro de los plazos legales, no
significa que no pueda ejercer otros derechos en el proceso.
La actitud normal del demandado es comparecer.

3) Comparecer y allanarse a la demanda interpuesta en su contra. Es decir, aceptar la
demanda en todos sus puntos de hecho y de derecho. Allanarse a la demanda significa aceptar la
sentencia condenatoria.





Genéricamente se dice que la excepción es todo medio de defensa que utiliza el demandado
para oponerse a las pretensiones del actor. Esto se hace mediante argumento y razonamiento
jurídico. La excepción está destinada contra el actor pero se hace valer ante el tribunal.

• Clasificación de las Excepciones.

Las excepciones se pueden clasificar de la siguiente manera:

a) Excepciones Dilatorias. Aquellas alegaciones que formula el demandado, y que se
refieren a la corrección del procedimiento sin afectar el fondo de la acción deducida (Art. 303 Nº 6
CPC). Por ejemplo: excepción de litis pendencia. Son excepciones netamente procesales, que se
oponen cuando hay vicios en el procedimiento, por tanto lo paralizan hasta que el juez resuelva. Por
ejemplo: demanda que no cumple con los requisitos; incompetencia del juez (este último vicio es
incorregible en el mismo proceso, sino que debe volverse a presentar otra demanda). El efecto de la
interposición de estas excepciones es paralizar el curso de la acción deducida sin extinguirla.
Se hacen valer antes de contestar la demanda y están reguladas en el CPC.

b) Excepciones Perentorias. Alegaciones que hace valer el demandado y que dicen
relación con el fondo de lo discutido. Estas excepciones tratan de extinguir la acción, no son
procesales sino que formales (de fondo), por lo que se encuentran reguladas en leyes sustantivas.
No están enumeradas, no son taxativas sino que dependen de la pretensión del actor.
Normalmente están dadas por los medios de extinguir las obligaciones. Por ejemplo: pago,
prescripción, etc.
Siempre se resuelven en la sentencia definitiva porque forman parte de lo que se denomina
“Cuestión Controvertida en juicio” (a diferencia de las excepciones dilatorias que se resuelven antes
de la sentencia obligatoriamente ya que a través de ellas se trata de corregir un vicio de
procedimiento y dependiendo de esto se determina si el juicio continúa o no).
Las excepciones perentorias se hacen valer en el escrito de contestación de la demanda (a
diferencia de las dilatorias, que se hacen valer antes de contestar la demanda, es previa).

Parte de la doctrina clasifica las excepciones perentorias o de fondo en:

b.1) Excepciones Perentorias propiamente tales de fondo.

b.2) Defensas. Todas aquellas alegaciones que puede formular el demandado con la
finalidad de destruir la acción, pero en este caso negando los hechos que invocó el demandante en la
demanda.
EXCEPCIONES.
110
c) Excepciones Mixtas. Aquellas que participan de las características de las dos
anteriores. Su naturaleza es perentoria, pero se pueden hacer valer como dilatorias. No obstante, ser
una excepción de fondo, el legislador permita hacerlas valer anticipadamente (antes de contestar la
demanda). Depende lo que se resuelva, se decidirá si el juicio continúa o no.

• Diferencias entre las Excepciones y las Defensas.

1) Cuando se formula una excepción perentoria el demandado debe alegar un hecho
jurídico que sirve para extinguir o destruir la acción; y este es un hecho que el juez desconoce y por
tanto debe acreditarlo el demandado a través de los medios de prueba legales.
En cambio, si el demandado se defiende sin oponer una excepción perentoria, significa que
el demandado no va a alegar ningún hecho jurídico nuevo sino que se va a limitar a negar los hechos
consignados en la demanda. Por ejemplo: se está cobrando una deuda producto del crédito, una
defensa del demandado sería sostener que nunca ha existido la deuda (negarla). Cuando el
demandado invoca una simple defensa, el que tiene que probar es el demandante. Pero si el
demandado formula una excepción quien debe probar es el demandado; es decir, se invierte el peso
de la prueba.

2) Otra diferencia es que la defensa supone un desconocimiento de la existencia del
derecho que es objeto de la acción.
En cambio la excepción supone que el derecho existió pero no obstante ha caducado o
terminado por haber ocurrido un determinado hecho.

Pero el CPC no hace diferencias entre la excepción y la simple defensa; por el contrario,
utiliza el término genérico “excepción”.

• Ejercicio de la Excepción.

Hay que hacer distinciones porque existen distintas oportunidades para hacerlas valer. Así:

a) Excepciones Perentorias. Por regla general se hacen valer en el escrito de
contestación de la demanda.
El artículo 309 establece en el Nº 3 que la contestación de la demanda debe contener las
excepciones que se opongan.

b) Excepciones Dilatorias. No se oponen en el escrito de contestación de la demanda
sino que en otro escrito antes de contestarla, dentro del término de emplazamiento.

c) Excepciones Mixtas. Se oponen antes de contestar la demanda. También se podrían
oponer como perentorias o como mixtas, antes que conteste la demanda. Es mejor oponerla como
excepción mixta porque si se acoge se termina el juicio.

d) Simples Defensas. Deben ser opuestas necesariamente en el escrito de contestación
de la demanda.

• Responsabilidad del Demandado.

El demandado cuando formula sus excepciones podría incurrir en:

a) Responsabilidad Civil. Está obligado a indemnizar cuando la excepción es
infundada.

b) Responsabilidad Penal. Si a través de su escrito comete delito

c) Responsabilidad Procesal.

El ejercicio de las excepciones por parte del demandado (como manifestación del derecho a
defensa) también es un derecho potestativo. El demandado tiene derecho a defenderse, queda
entregado a su voluntad resistirse o no a las pretensiones del demandante y no puede ser obligado a
oponer excepciones.
Cuando se notifica legalmente la demanda al demandado se genera una carga procesal a su
respecto, ya que éste debe comparecer ante el juez a defenderse; es decir, a su respecto nace el
derecho de ejercer las excepciones.

111
• Consecuencias de que el demandado NO formule Excepciones.

El hecho que el demandado no ejercite su derecho a defensa lo va a poner en una situación
de desventaja frente al actor. Esta actitud de no defenderse trae como única consecuencia lo anterior,
ya que el juicio seguirá tramitándose íntegramente.
Y si el demandado no comparece se dice que está en situación de rebeldía, pero esto desde el
momento en que la demanda fue legalmente notificada al demandado; éste queda obligado a acatar
la sentencia porque desde que la demanda ha sido legalmente notificada se genera la relación
jurídico-procesal entre las partes.
El demandado en estas condiciones de no oponer excepción, puede comparecer al juicio en
cualquier momento de la tramitación y ejercer otros derechos, pero no puede oponer excepciones.




• Importancia del Proceso.

El Proceso es el único medio jurídico que utiliza el Estado para dar solución a los conflictos
jurídicos. Por ejemplo: el sistema de la heterocomposición a través de un tercero imparcial (juez).
La doctrina ha señalado que el Proceso es el medio que ofrece las mejores posibilidades de
lograr una decisión jurídica y justa del litigio. El juez debe aplicar la ley en la solución del litigio por
regla general.
El proceso es un medio para logar la solución más justa posible porque las partes están en
una condición de igualdad, pero también de contradicción; es decir, permite un debate y acreditar a
cada parte sus alegaciones en igualdad de condiciones.
Otros dicen que el proceso es un medio destinado a satisfacer pretensiones judiciales.


• Contenido del Proceso.

El proceso tiene un contenido concreto: Juicio o Causa. El juicio es el problema que se ha
planteado ante el juez. Para estos efectos, el juicio puede considerarse como sinónimo de “causa”
(Art. 1º COT y 76 CPR).

Juicio: “Controversia actual y jurídica entre partes sometida al conocimiento y fallo de un
tribunal”.

Para que el juicio sea válido debe cumplir ciertas condiciones:

1) El tribunal que va a conocer del juicio debe ser competente, porque de lo contrario, el
juicio es inválido.

2) También es indispensable que las partes del juicio sean capaces. Si no tienen
capacidad deben hacerse representar legalmente (se refiere a la capacidad de ejercicio). De lo
contrario, el juicio también sería anulable.

3) Se deben cumplir las formalidades que la ley establece; esto es el respeto a las
normas de procedimiento. Si no se observan las normas de procedimiento el proceso deja de ser un
“Debido Proceso”, ya que deja de estar debidamente tramitado, por lo que la sanción es la nulidad.


• Conformación del Proceso.

El proceso se conforma a través de la ejecución de los distintos actos procesales. Estos actos
procesales son muy variados, de la más diversa especie ya que se contempla respecto de cada
procedimiento diversas actuaciones, ejecutadas por diversos sujetos.
Hay algunos actos que sólo pueden ser ejecutados por las partes, otros por el juez, por los
auxiliares de la administración de justicia, etc. Siempre respetando las formalidades legales.
También existe una oportunidad precisa establecida por la ley para ejecutar las actuaciones,
porque el proceso está estructurado en base a etapas y en cada una de ellas se ejercitan distintos
actos procesales. Si un determinado acto procesal no se ejecuta en la etapa que la ley establece,
posteriormente no puede ser ejecutado; ya que opera aquí el “Principio de Preclusión” (extinción).
La ley también establece el orden en que deben ejecutarse los actos procesales, porque el
proceso es una sucesión de actos procesales ordenados.
PROCESO.
112
• Acepciones del término “Proceso”.

El Procedimiento “es un conjunto de formalidades que la ley establece para el desarrollo
del proceso” (desde el inicio hasta el final).

En general, existen muchas acepciones del término “Proceso”, incluso en el lenguaje
procesal se utiliza con sentidos que no son correctos. Así:

a) En algunas oportunidades se utiliza la expresión “Proceso” como sinónimo de
“Juicio”. Pero en realidad el juicio es el contenido del proceso. Y el proceso es el medio de solución
del conflicto.

b) También se emplea la palabra como sinónimo de “Expediente Judicial”. Esta
acepción es más aceptable que la anterior porque el artículo 29 del CPC se refiere al proceso
utilizando este sentido. Pero este artículo se refiere más bien a la formación material del proceso, ya
que éste es abstracto. Incluso la ley se encarga de establecer en qué consiste la materialidad del
proceso (Art. 21 CPC).


• Naturaleza Jurídica del Proceso.

Este es un tema muy discutido en la doctrina. Al respecto existen teorías privatistas (de
carácter civilista) y las teorías publicistas. Pero ambas están absolutamente abandonadas.

1) Teorías Privatistas del Proceso. Se distinguen varias etapas:

1.a) La primera teoría fundamentaba la naturaleza jurídica del proceso en un Contrato Civil;
es decir la relación jurídica que unía a demandante y demandado es similar a la que existe en los
contratos civiles.
Esta teoría se fundamentaba en el Derecho Romano, específicamente en el “Contrato de Litis
Contestatio”.
Pero esta teoría no lograba explicar ciertos fenómenos que ocurrían a través del proceso.

1.b) Como el derecho civil era muy fuerte, se buscó una explicación en virtud de la cual el
proceso se fundara en un Cuasicontrato Civil, porque la teoría anterior era insatisfactoria.


2) Teorías Publicistas del Proceso.

2.a) Está la teoría que considera al proceso como una Relación Jurídica, porque existen
varios sujetos que están investidos de ciertas potestades que la ley determina, y que todos ellos
actúan por la obtención de una finalidad determinada (solución del conflicto jurídico).
Estos sujetos son demandante, demandado y el juez; cada uno de ellos tiene una esfera de
potestades de acuerdo a lo que la ley dispone.
Pero aún dentro de esta teoría existen matices, ya que algunos señalan que la relación
jurídica se da entre demandante y demandado; otros señalan que la relación surge entre demandante,
demandado y el juez. Se crean deberes y obligaciones recíprocas.

2.b) Está la teoría que considera al proceso como una Situación Jurídica. Se abre paso a
otra noción de tipo procesal: “Litis Pendencia” o juicio pendiente. Esta teoría nació como una crítica
a la tesis anterior.
Se sostiene que el proceso no crea relaciones jurídicas sino que constituye una situación
jurídica determinada porque en él hay un conjunto de expectativas o posibilidades de cargas para
cada una de las partes. La relación que puede existir entre las partes deriva de esta situación jurídica
(proceso).
En este caso no habría derechos ni obligaciones porque éstos emanan de los contratos; sino
que existiría expectativas o cargas procesales.

Diferencias entre la “Carga” y la “Obligación”.

1) La Carga es un imperativo que establece la ley, una forma determinada de actuar
dentro del proceso en beneficio propio y no de la otra parte.

En cambio, la obligación se establece en beneficio del acreedor y no del obligado.
113
2) Si no se cumple la carga procesal, surge una situación de desventaja para la propia
parte. Por ejemplo: el demandado cuando ha sido notificado, tiene la carga procesal de comparecer
al tribunal; si no lo hace surgirán consecuencias negativas en su contra. Otro ejemplo: las partes
tienen que acompañar dentro de cierto plazo la lista de testigos. La carga procesal es de ejercicio
facultativo, pero existe un riesgo si no se cumple.
Por el contrario, si se incumple una obligación se puede exigir su cumplimiento forzado;
existe un derecho del acreedor que puede derivar en la ejecución forzada de la obligación. En
cambio, si la carga se incumple no hay derecho de la otra parte.


• Aspecto Material del Proceso o Exteriorización del Proceso.

Esta materia se refiere a la forma como se materializa físicamente el proceso en la práctica.
Surge la idea del “Expediente Judicial”, esta es la forma de materializar el proceso. Se logra
a través de la realización de los distintos actos procesales que están relacionados. En la medida que
éstos se ejecutan se va dejando constancia de los mismos y se va materializando el proceso (Art. 29
CPC).
El artículo 29 del CPC indica la forma de materializar toda la actividad procesal, provenga
de quien provenga. Las actuaciones procesales provienen de:

- Los órganos jurisdiccionales (juez o magistrado).
- Los auxiliares de la administración de justicia.
- Las partes.
- Terceros, etc.

Entonces, la forma de materializar el proceso puede ser a través de:

1) Escritos. Solicitudes o presentaciones formales que realizan las partes, formulándole
peticiones concretas al juez. Por ejemplo: demanda, contestación de la demanda, escritos en que se
interponen recursos, etc.
Estos escritos deben ser resueltos, debe existir una resolución del juez porque se trata de una
petición. La resolución tiene como contrapartida su notificación, para que la resolución produzca sus
efectos válidamente (Art. 38 CPC).

2) Documentos. Instrumentos públicos o privados que se pueden acompañar a juicio en
parte de prueba, pero técnicamente no es un escrito o petición. Por ejemplo: escritura pública,
certificados, etc.
Estos documentos sirven para acreditar los hechos que se están alegando.

3) Actuaciones de toda especie. Está referido a los distintos actos procesales que se
deben ejecutar en el juicio, cualquiera sea el sujeto u órgano de donde emanen dichas actuaciones.
Por ejemplo: resoluciones judiciales, notificaciones, realización de audiencias, declaración de
testigos, información de peritos, etc.

¿Cómo se logra en la práctica esta materialización?

Se distingue entre actuaciones orales y escritas, ya que el proceso es una combinación de
actuaciones de diversa especie.

a) Actos Procesales Orales. Debe dejarse constancia de este acto por escrito, registrar
los actos procesales con todas las formalidades que la ley exige. Esta constancia se denomina
“Documentación de la Actuación”.

b) Actos Procesales Escritos. Estos actos hay que incorporarlos o agregarlos
materialmente al proceso, y esto se denomina “Incorporación o Agregación Material” (Art. 34
CPC). Por ejemplo: demanda, contestación de la demanda, etc. Todas estas agregaciones son
cronológicas y sucesivas. Por ejemplo: primero se agrega la demanda y luego la contestación de la
misma.

• División Material del Proceso.

El proceso forma un conjunto unitario de actuaciones procesales, incluso el artículo 34 CPC
señala que debe ir enumerándose cada actuación. Por ejemplo: todas las fojas del expediente tienen
un número correlativo.
114
Independientemente de lo anterior, es posible dividir el proceso en ciertos casos para los
efectos de facilitar el manejo del proceso.
Se pueden efectuar dos tipos de divisiones:

1) Por la cantidad de las actuaciones. En tal caso se habla de “Tomos”, su número lo
determina el juez. La ley no establece cual es el número de tomos necesarios para formar la división.

2) Según la calidad o materia de las actuaciones. En este caso se habla de “Cuadernos
o Ramos”. Por ejemplo: los cuadernos de incidentes, en que la finalidad es tramitarlos
separadamente de la cuestión principal. Por ejemplo: en los juicios ejecutivos existen los cuadernos
de tercería, de apremio.
Esto de los cuadernos presenta ventajas que dicen relación con la posibilidad de mantener un
mayor orden en el expediente, ya que inciden en tramitaciones que deben resolverse separadamente
de la cuestión principal, específicamente para que no se entorpezca la tramitación de la cuestión
principal.


• Principios Formativos del Proceso.

Están referidos a ciertas ideas inicialmente elaboradas por la doctrina y que han servido de
antecedente para ir configurando el proceso de acuerdo a su desarrollo. Paulatinamente se han ido
incorporando en forma expresa a la legislación, ya no se deducen.
La importancia que presentan estos principios se refiere a que son fundamentales para
interpretar la ley procesal en casos de vacíos en ciertas materias.
Estos principios se pueden dividir:

a) Principios Básicos o Naturales del Proceso. Sin ellos no se puede concebir el
proceso. Tales son:

a.1) Principio de Contradicción o de Bilateralidad de la Audiencia. Consiste en que toda
persona que puede verse afectada en su posición jurídica por una resolución judicial debe
tener siempre la efectiva posibilidad de tener influencia en el contenido de esa resolución.
Este principio permite que tanto el demandante como el demandado puedan tener alguna
influencia en la sentencia antes que ésta se dicte. Se refiere a la influencia en los
fundamentos que el juez tiene que indicar en su resolución.
En cuanto el contenido de este principio:

- Las dos partes deben contar con la posibilidad real y efectiva de ser oída (carga
procesal). Esto significa que tengan el derecho real y efectivo de hacer uso del derecho a la
defensa jurídica; por ello es necesario notificar la demanda al demandado.
- Las partes deben tener la posibilidad real de formular las peticiones que estimen
convenientes, y la posibilidad real de probar los hechos. Cada una de las partes debe tener la
posibilidad de intervenir en la prueba de la contraparte.

El principio se traduce en la posibilidad de la contraparte de intervenir efectivamente frente a
las peticiones o formulaciones de la otra parte. El juez dictará sentencia habiendo existido la
posibilidad que las dos partes se manifiesten.

a.2) Principio de Igualdad. Complementa al principio anterior. Si hubiese desigualdad en el
proceso no podría haber contradicción efectiva entre las partes y sus intereses.
Se basa en el principio de “Igualdad ante la ley” consagrado en el artículo 19 Nº 2 de la CPR.
En el campo procesal tiene manifestaciones concretas:

- Igualdad de las partes en el acceso a los tribunales para obtener la tutela de sus
derechos. Se traduce en la posibilidad de deducir la acción (desde el punto de vista del
demandante).
- El demandado accede a la jurisdicción defendiéndose o resistiéndose a las
pretensiones del demandante.

Este principio significa que una vez iniciado el proceso, las partes deben tener los mismos
derechos y estar sometidos a las mismas cargas procesales. No pueden existir privilegios.
Esto constituye una garantía para que el juez pueda dictar una resolución más justa. Tanto
demandante como demandado tienen las mismas posibilidades para formular una acción y
para defenderse.
115
b) Principios Técnico-Jurídicos del Proceso. También llamados “Principios del
Procedimiento”. Estos principios se pueden estudiar en pareja, ya que cada uno de ellos tiene su
contrapartida. Dependiendo del sistema, se pueden regir por unos u otros.

b.1) Principio Dispositivo- Inquisitivo.

- Principio Dispositivo. Está referido a que principalmente le corresponde a las partes
la tarea de iniciar el proceso; así como la tarea de aportar y coaportar los antecedentes y
probar los hechos que alegan y que van a servir posteriormente a la solución del litigio.
Le da preponderancia a la iniciativa de las partes en cuanto al inicio del juicio y a los aportes
de antecedentes. Este principio se manifiesta de la siguiente manera:

- La actividad jurisdiccional sólo se puede iniciar a petición de parte (por demanda
deducida por el actor).
- Le corresponde a las partes determinar el objeto del proceso, a través de las
pretensiones que formula el demandante y las excepciones o resistencia del
demandado.
- Le corresponde a las partes la acreditación de los hechos trascendentes para la
resolución del litigio.
- Las partes son libres para poner término al proceso.

- Principio Inquisitivo. El juez tiene la labor preponderante (no exclusiva) de aportar
los antecedentes con el objeto de comprobar los hechos sometidos a su conocimiento, y
puede actuar de oficio. Por ejemplo: el antiguo proceso penal era esencialmente inquisitivo y
el juez investigaba.


b.2) Principio de Oralidad- De la Escrituración.

- Principio de Oralidad. Consiste en que las diversas actuaciones o diligencias que
conforman el proceso se llevan a efecto de viva voz o de palabra, y ante la presencia directa
del juez.

- Principio de Escrituración. Las actuaciones judiciales se cumplen por la forma
escrita y sin la presencia directa del juez.

Nunca el proceso es 100% oral o escrito, por eso para determinarlo habrá que analizar la
característica predominante.


b.3) Principio de Mediatividad- De Inmediación.

Ambos principios están referidos a la vinculación del juez con respecto a las partes o sujetos
que intervienen en el proceso.

- Principio de Inmediación o Inmediatividad. Consiste en que el procedimiento se
caracteriza por la presencia efectiva del juez (o jueces) en la audiencia respectiva y ante las
partes y terceros. Estos jueces reciben directamente las alegaciones y pruebas que formulan
las partes. Por ejemplo: el actual proceso penal, procedimiento de los tribunales de familia.
Por tanto el juez se forma su convicción personalmente.

- Principio de Mediación. Aquí no existe la presencia directa ni personal del juez. No
hay vinculación directa entre el juez y las partes. Es un sistema propio de los procedimientos
escritos, éstos se presentan ante el secretario del tribunal no ante el juez. La comunicación no
es directa.


b.4) En relación al impulso de la actividad procesal, es decir, está referido a determinar a
quien le corresponde la preponderancia de la actividad procesal.

- Principio de Instancia de Parte. El impulso procesal le corresponde a las partes.
Esto significa que el proceso avanza y se substancia fundamentalmente a través de las
peticiones que formulan las partes. Si éstas no formulan pretensiones, el proceso se estanca.
Este sistema prevalece en el procedimiento civil chileno.
116
- Principio de Impulso Oficial (o de Oficio). El juez tiene facultades para disponer
diligencias de oficio y hacer avanzar el juicio. Por ejemplo: nuevo procedimiento de familia.


b.5) En cuanto la valoración o ponderación de la prueba. Está referido al sistema que tiene
que imperar en el proceso para que el juez de por acreditado los hechos.

- Principio de Prueba Legal o Tasada. Esto significa que el juez tiene que atenerse
estrictamente a lo que establece la ley en esta materia, en cuanto los medios probatorios
admisibles y su forma de ponderar o el valor de los mismos.
El juez sólo debe aplicar la ley, no puede salirse del marco legal. Este principio impera en el
procedimiento civil chileno.

- Principio de Prueba Libre o de Libre Convicción. El juez tiene amplias
atribuciones para darle el valor que él estime conveniente a los medios probatorios, y no está
sujeto a las normas legales.


b.6) Principio de Continuidad- De Concentración.

- Principio de Continuidad. El proceso se desarrolla a través de etapas bien
delimitadas. Cada etapa de desarrollo del proceso está conformada por diligencias propias de
cada etapa. La ley determina el orden de esas actuaciones.

- Principio de Concentración. El proceso no se desarrolla en etapas sino que la
actividad procesal se concentra en una o más audiencias. Se da principalmente en los
procesos orales. La tendencia actual es atender al principio de la concentración.


b.7) Principio de Publicidad- De Secreto.

- Principio de Publicidad. Está referido a que las actuaciones que conforman el
proceso pueden ser conocidas por todos. Cualquiera, sea parte o no, tiene derecho a
imponerse de las actuaciones que conforman el proceso. Este principio se puede enfocar
desde dos puntos de vista:

- En procedimientos Escritos cualquier persona puede imponerse de la actuación,
luego que ésta se ha cumplido o verificado.

- En procedimientos Orales las actuaciones se verifican ante el público; es decir, la
presencia del público en audiencias.

- Principio de Reserva o Secreto. Los terceros o extraños no pueden tomar
conocimiento de las actuaciones que se verifican en el proceso; incluso en algunos tipos de
procedimientos se llegó a impedir a las propias partes tomar conocimiento de ciertos
aspectos del proceso. Por ejemplo: en el antiguo proceso penal la etapa sumaria era secreta.


b.8) Principio de Preclusión- De Libertad o Elasticidad Formal.

- Principio de Preclusión. Esta palabra deriva de una expresión latina que es “cerrar,
impedir el paso”. En virtud de este principio, en un proceso la actividad procesal de las
partes debe ejercerse dentro de un momento o dentro de una etapa precisa.
Si lo ejerce fuera de ese momento que la ley indica, se extingue el ejercicio de tal derecho
porque hay una etapa precisa dentro de la cual la actividad debe ejercerse. Por ejemplo: el
demandado tiene un plazo de 15 días para contestar la demanda; si lo hace el día 16, ya no es
válido. Todos los procedimientos civiles de nuestro país están establecidos en base a este
principio.
Un juicio tiene en general tres etapas: discusión, prueba y resolución; y dentro de cada una
de ellas se pueden ejercer ciertas actuaciones.
***Este principio es válido para los actos y actuaciones que deben cumplir las partes; pero
no se aplica a los actos propios del tribunal ya que podría implicar que el juicio quede
paralizado o estancado.
117
Nuestros procedimientos, en general los civiles, si tienen etapas, tienen un orden para el
ejercicio de las actuaciones que deben cumplirse, son bastantes rígidos.

Manifestaciones del Principio de Preclusión

1) A través de los Plazos, en nuestros procedimientos los plazos en general son fatales.
Esto significa que vencido el plazo se extingue absolutamente el derecho a ejercer la
actividad más allá del plazo. El plazo fatal es preclusivo porque una vez vencido, por el solo
ministerio de la ley ya no se puede cumplir con dicha diligencia que la parte debió realizar
dentro del plazo. Todos los plazos legales son fatales, pero si el juez otorga un plazo (plazo
judicial) a lo mejor la actuación podría cumplirse al día siguiente.

2) Consumación Procesal. Consiste en que una actividad procesal se extingue por su
ejercicio válido y oportuno dentro del proceso. Por ejemplo: si el demandado teniendo 15
días para contestar la demanda, la contesta en el día 5, no puede pretender volver a ampliar
esa acción por quedarle 10 días para que termine el plazo. Ahí se consumó la actividad por
el hecho de hacerse ejercido. Consiste en el impedimento que tiene la parte para pretender
cumplir por segunda vez una actividad procesal determinada que ya ejerció válidamente con
anterioridad.

3) Eventualidad Procesal. Hay algunos casos en que la ley establece diversos medios
ya sea para accionar o para defenderse, en cuyo caso la parte debe ejercer todos esos medios
conjuntamente pudiendo preveer que alguno de ellos pueda ser desestimado. Y si así no lo
hace, precluye el derecho de ejercer posteriormente esos medios que debió haber ejercido en
el momento que la ley establecía. Por ejemplo: el demandante si tiene diversas pretensiones,
debe hacerlas valer todas en la demanda, aunque sean incompatibles. El demandado cuando
tiene diversas excepciones debe hacerlas valer todas en el escrito de contestación de la
demanda.

4) Incompatibilidad Procesal. Aquí la ley establece o le brinda a las partes la
posibilidad de utilizar varios medios, pero con la condición de que sólo puede hacer uso de
uno de esos medios que la parte elige; y una vez que se escoja uno de esos medios, quedan
descartados los otros. Por ejemplo: para alegar la incompetencia del juez puede utilizar la vía
declinatoria o la inhibitoria.

5) Efecto de Cosa Juzgada. La vía procesal queda agotada; es preclusión porque se
impide volver a discutir en un mismo juicio lo que ya ha sido resuelto o decidido por el
tribunal. Impide una nueva discusión.

- Principio de Elasticidad Formal. En virtud del cual la parte puede realizar
actuaciones pero con cierta libertad. Le corresponde a la parte elegir el momento más
oportuno para cumplir con una determinada diligencia. En nuestro sistema este principio no
recibe aplicación. Tal vez, en cierta medida puede tener lugar en las audiencias.


b.9) Principio de Fundamentación o Fundabilidad- Infundabilidad.

- Principio de Fundabilidad. Consiste en que tanto las partes como el juez, incluso
los terceros, cuando realizan una actuación determinada no basta que se limiten a ejercer esa
actividad sino que deben exponer las razones o motivos que justifiquen el ejercicio de la
misma. Por ejemplo: el tercero, no basta que diga que un hecho es como él lo está declarando
sino que debe decir y exponer los fundamentos de sus alegaciones; de lo contrario no tiene
mayor validez probatoria. Los testigos deben dar razón de sus dichos; el demandante y
demandado deben dar razones cuando formulan peticiones. En el caso del juez ver artículo
170 Nº 4 del CPC. En el caso de las partes, el demandante debe fundamentar su demanda
según el artículo 254 Nº 4 CPC, y en el caso del demandado lo indica el artículo 309 Nº 3
CPC, ya que en la contestación de la demanda debe indicar sus excepciones y la exposición
clara de los hechos y fundamentos de derecho en que se apoya.

- Principio de Infundabilidad. En virtud del cual las partes y los jueces no tendrían
que dar razones en relación a sus pretensiones o las resoluciones que dicte. Hay algunos
escritos como las peticiones de las partes para que el juez de curso al proceso, que son de
mera tramitación así que no requieren de fundamento. También algunas sentencias
interlocutorias. Entonces no es absoluto el principio de que todo deba ser fundamentado,
118
pero sí se exige la fundamentación para las alegaciones o peticiones más importantes
(demanda, contestación de la demanda, sentencias, etc.).


b.10) Principio de Formalismo-Aformalismo.

- Principio de Formalismo. Está referido a la legalidad de las formas procesales. Aquí
es la ley la que regula detalladamente los requisitos o formalidades de las actuaciones que
componen el juicio. Esta es la regla que impera en nuestro sistema.

- Principio de Aformalismo. Se limita a establecer las actuaciones, pero dejando
libertad a las partes para ejecutar el acto de la mejor forma posible, cumpliendo con las
finalidades que se persiguen con él.

En la actualidad, la tendencia que se sigue es el Aformalismo, por ejemplo: el procedimiento
de los tribunales de familia. Ninguno de los dos extremos es bueno porque no se puede
pretender que en un procedimiento estén reguladas todas las actuaciones y que haya un
exceso formal que impida ejercitar los actos, tampoco puede ser un libertinaje. Normalmente
el formalismo se exige para las actuaciones que son esenciales como la demanda, la
contestación, sentencias, etc. Así, en el proceso civil, los alegatos no tienen una forma
establecida en la ley sino que ésta sólo establece su duración.


b.11) Principio de Economía Procesal.

No tiene un principio contrario. A través de él se persigue varias cosas:

a) Que el proceso se lleve a efecto en el menor tiempo posible. Es decir, con el menor
número posible de actuaciones y con los menores gastos para las partes. Con lo cual se
produce un ahorro en actuaciones, tiempo y gastos. Ello significa que para lograr la
realización de este principio en los procedimientos el debate debe simplificarse, se deben
reducir los recursos, debe concentrarse en determinadas etapas del proceso la práctica de la
mayoría de las actuaciones. Por ejemplo: el hecho que se le permita al demandado
reconvenir dentro del mismo juicio porque así se evitaría un segundo juicio.

b) Dentro del mismo juicio se pueden formular incidentes.

c) La acumulación de autos o procesos.


b.12) Principio de Buena Fe Procesal, Moralidad o Inmaculación del Proceso.

Significa que los litigantes tienen la obligación de ser veraces; cada uno dentro de su postura
jurídica debe actuar siempre en búsqueda de la verdad, tratando de evitar confundir al juez.
En general, este principio implica actuar rectamente en todas las actuaciones, cumpliendo
con la conducta que la ley exige. Por ejemplo: que el demandante a sabiendas interponga una
demanda infundada, en este caso atentaría contra el principio de buena fe procesal. Otro
ejemplo: es el deber de cada parte de aportar pruebas fidedignas, documentos y testigos
verdaderos, etc.




• Concepto.

Son los sujetos de la controversia. Se podrían definir de la siguiente manera: “aquel que
pretende (formula las pretensiones), y por otro lado, frente a quien se pretende”.
Es decir, se refiere al demandante y demandado, que constituyen las dos partes de todo
juicio. El concepto de “parte” está referido a la titularidad activa o pasiva de la pretensión.
En todo juicio se distingue dos tipos de partes:

a) Partes Directas o Principales del Juicio. Se refiere a demandante y demandado, por
lo que nunca pueden faltar en ningún juicio. Las partes directas pueden ser personas naturales o
jurídicas.
PARTES DEL PROCESO
119
Entre estas partes se promueve la contienda o juicio. Es una denominación de carácter
genérico porque dependiendo del tipo de juicio, estas partes pueden tener otras denominaciones. Por
ejemplo: en juicio ejecutivo se habla de ejecutante y ejecutado; en juicio de alimentos se habla de
alimentante y alimentario; en juicios posesorios se habla de querellante y querellado, etc.

a.1) Demandante. Es la parte que formula la pretensión al tribunal, y que al hacerlo a
través de la demanda provoca con ese acto el ejercicio de la actividad jurisdiccional. Es el que pide
el reconocimiento o declaración de un derecho.

a.2) Demandado. Aquella parte en contra de la cual se pretende. Puede ser una
persona natural o jurídica.

***Lo normal es que en los juicios las partes tengan una determinada calidad; es decir, o son
demandantes o demandados. Lo habitual es que una misma persona detente una sola de estas
calidades.
***Excepción a esta regla sería el caso de la reconvención, en virtud de la cual las partes
pasan a tener un doble carácter. Así, el demandante principal pasa a ser el demandado
reconvencional; y a su vez, el demandado principal pasa a ser el demandante reconvencional.
Hay que recordar que el concepto de “parte” es propio de los juicios porque en éstos se
promueve contienda entre partes; situación que no ocurre en los actos judiciales no contenciosos ya
que aquí se habla de “Interesados”, “Solicitantes” o “Peticionarios”.

b) Partes Indirectas o Terceros. Son aquellas personas jurídicas o naturales que sin ser
partes directas intervienen en el juicio con posterioridad a su inicio por tener interés actual en el
resultado del mismo.
Nunca el tercero interviene desde el inicio del juicio. Los terceros pueden ser de dos clases:

b.1) Terceros que pueden ser parte indirectas del juicio (también formula pretensiones).

b.2) Terceros que no son parte del juicio y que intervienen por otros motivos. Ejemplo:
testigos, peritos, y en general ciertas personas que cumplen otras funciones.

***El hecho de formular sus pretensiones le da el carácter a las partes.
El CPC regula tres tipos de terceros, tales son:

1) Terceros Coadyuvantes.
2) Terceros Excluyentes.
3) Terceros Independientes.

La intervención del tercer (como parte indirecta) se denomina “Tercería”.


• Composición de las Partes en el Juicio.

a) Lo normal es que en el juicio la relación procesal que se crea sea simple; es decir,
entre una parte demandante y demandada compuesto cada una por una sola persona.

b) También puede surgir una relación procesal compleja, en donde cada parte está
compuesta por varias personas, indistinta o simultáneamente. Por ejemplo: puede haber varios
demandantes y un solo demandado, o al revés.
Siempre que se de una relación procesal múltiple y existan varias personas conformando una
parte, se habla de “Pluralidad de Partes” o “Colitigantes” o “Litis Consortes”.

Clasificación de la Litis Consorcio.

1) Dependiendo de dónde se de la pluralidad.

1.a) Litis Consorcio Activa. Aquella que se origina cuando hay varios demandantes y un solo
demandado.

1.b) Litis Consorcio Pasiva. Aquella que se origina cuando hay un demandante y varios
demandados.

120
1.c) Litis Consorcio Mixta. Aquella que se origina cuando hay varios demandantes y
demandados.


2) Considerando el momento en que se produce la litis consorcio.

2.a) Litis Consorcio Inicial. En este caso la pluralidad de partes se da al inicio del juicio,
cuando se interpone la demanda (Art. 18 CPC).

2.b) Litis Consorcio Sucesiva o Sobrevenida. Aquella en que la pluralidad de partes se forma
después de iniciado el juicio. Por ejemplo: caso que ocurre cuando se da la situación del
artículo 21 CPC, por ejemplo: intervención de terceros, los cuales se hacen parte del juicio
una vez que éste está iniciado.


3) También se distingue entre:

3.a) Litis Consorcio Obligatoria o Necesaria. Aquella en que la ley establece la necesidad
que las partes actúen simultáneamente (Art. 19 CPC). Por ejemplo: cuando se deducen las
mismas pretensiones o cuando siendo varios demandados éstos oponen las mismas
excepciones o defensas. La ley exige que todos actúen a través de un mandatario común.

3.b) Litis Consorcio Facultativa o Voluntaria. Aquella en que la pluralidad de partes nace en
forma espontánea, por la propia voluntad de los sujetos (Art. 18 CPC).

Requisitos de la Litis Consorcio.

a) Pluralidad de sujetos (demandante, demandado o ambos).
b) Que la pluralidad ocurra dentro de un mismo juicio; es decir, un mismo
procedimiento aplicable a todos los sujetos.

Cuando ocurre la acumulación de autos no se habla de pluralidad de partes sino que
acumulación de procesos.

Casos en que procede la Pluralidad de Partes (Art. 18 CPC).

1) Cuando se deduzca la misma acción: la acción corresponde a varios. Por ejemplo:
varios comuneros hacen valer la acción reivindicatoria; varios acreedores hacen cobrar una misma
deuda, etc.

2) Cuando se deduzcan acciones que emanan directa e inmediatamente de un mismo
hecho. Por ejemplo: diversas acciones indemnizatorias de perjuicios ocasionados con motivo de un
mismo accidente. No tienen por que ser idénticos.

3) Cuando la ley autoriza que se proceda conjuntamente por muchos o contra muchos.
Por ejemplo: procede contra muchos cuando el Fisco cobra impuestos a varios deudores.

Nombramiento de Mandatario Común.

Cuando existe Litis Cosorcio a veces es obligatorio actuar a través de un “Mandatario
Común”. Así el artículo 19 CPC dispone: “Si son dos o más las partes que entablan una demanda o
gestión judicial y deducen las mismas acciones, deberán obrar todas conjuntamente, constituyendo
un solo mandatario.
La misma regla se aplicará a los demandados cuando sean dos o más y opongan idénticas
excepciones o defensas”.

- Esto presupone que todas estas personas que conforman la parte deben designar al
mandatario de común acuerdo; el artículo 12 CPC prescribe: “En los casos de que trata el artículo
19, el procurador común será nombrado por acuerdo de las partes a quienes haya de representar.
El nombramiento deberá hacerse dentro del término razonable que señale el tribunal”.

- Puede ocurrir que las partes no se pongan de acuerdo para nombrar al procurador
común, en cuyo caso le corresponde al juez hacer dicho nombramiento.

121
- El procurador común deberá ceñirse a las instrucciones y a la voluntad de todas las
partes que representa (Art. 15 CPC). Si se llega a producir algún problema en que las partes no se
ponen de acuerdo, el procurador tendrá que hacer lo que le aconseje su prudencia.

- En principio el procurador común durará en el ejercicio de sus funciones todo el
juicio; sin perjuicio que las partes pueden revocar el nombramiento de común acuerdo. O en su
defecto, el mandato podría revocarse por el juez, si lo pide específicamente alguna de las partes.

- Puede ocurrir que alguna de estas partes no esté conforme con el procedimiento del
procurador común, caso en que separadamente puede hacer las alegaciones que estime conducentes
(Art. 16 CPC). Esto ocurriría en cualquier etapa del juicio en que surja algún tipo de
incompatibilidad entre las partes.


• Capacidad de las Partes.

Si existe algún defecto o anomalía en materia de capacidad, esto puede traer aparejada la
nulidad del juicio. Por ejemplo: si el demandante que dedujo la acción es incapaz, el demandado
puede oponer una excepción dilatoria. Ejemplo: si el demandado es incapaz tampoco va a producir
algún efecto legal el emplazamiento.
La ley procesal no regula esta materia relativa a la capacidad sino que le corresponde al
derecho civil. Sin embargo en relación a la comparecencia ante los tribunales hay que distinguir tres
situaciones:

1) Capacidad para ser parte de un Juicio. Significa tener la aptitud para poder ser titular de
una relación jurídico-procesal; para ser demandante y demandado.
Para este efecto basta con tener capacidad de goce. Por ejemplo: pueden ser parte de un
juicio un niño y un demente. Pero esta capacidad no los habilita para presentarse ante el juez
(comparecer).

2) Capacidad para comparecer ante los Tribunales. También llamada “Capacidad Procesal”.
Le permite a la parte poder ejercer directamente la acción; poder formular directamente la
pretensión y le da la posibilidad de poder ejercer su derecho de defensa.
Se asimila a la capacidad de ejercicio regulada por leyes sustantivas. Pero esta capacidad no
habilita a la persona para hacer ella misma la pretensión. Por ejemplo: menor de edad debe
comparecer representado por su padre, si éste es ingeniero civil no está en condiciones de formular
peticiones al juez.

3) Capacidad de pedir en juicio o Jus Postulandi. Aptitud que tiene una persona, propia del
derecho procesal, para formular peticiones al juez.

El proceso requiere de una capacidad especial, distinta de las anteriores. El manejo del
proceso es una cuestión técnica. La ley confiere esta capacidad a determinadas personas. Está
consagrada en la Ley Nº 18.120 que establece normas sobre comparecencia en juicio.

En cuanto las Personas Jurídicas, también pueden actuar como parte, y para los efectos de la
comparecencia actuarán a través de sus representantes (administrador, presidente, gerente, etc.
Dependiendo lo señalado en los estatutos de la misma). Pero estos representantes también deben
contar con Jus Postulandi, de lo contrario deberá hacerse representar a su vez por una persona
habilitada para formular pretensiones al juez.





En principio, el juicio comprende la relación jurídica entre demandante y demandado, como
partes originarias. Sin embargo, la relación jurídica puede ser compleja. Es posible que durante un
juicio ya iniciado se puedan ver vinculadas otras personas (terceros) porque la sentencia que se dicta
en el juicio les podría causar algún perjuicio; es decir, podrían tener interés en el resultado del juicio.
Los terceros van a ser siempre personas distintas del demandante y demandado.

Terceros: persona que sin ser parte directa del juicio, interviene en él después de iniciado
por tener un interés actual en su resultado, y para cuyo efecto puede formular alegaciones
TERCEROS Y TERCERÍAS.
122
armónicas o concordantes, contradictorias o incluso independientes de las formuladas por las
partes directas.

Tercerías: es la intervención de un tercero durante un juicio en tramitación, formulando o
haciendo valer alegaciones que pueden ser concordantes, excluyentes o independientes de las
alegaciones de las partes directas.

¿Nuestra legislación admite la intervención de los terceros de manera irrestricta o le
pone algunas trabas?

a) En principio, se admite la intervención de los terceros sin mayores limitaciones,
cumpliendo con ciertas condiciones mínimas (Art. 22, 23 y 24 CPC).

b) Frente a esta regla general hay casos excepcionales en que la ley restringe la
intervención de terceros porque la ley autoriza que puedan formular ciertas alegaciones específicas.
Situación que ocurre puntualmente en el juicio ejecutivo, así el artículo 518 CPC establece qué tipo
de reclamación pueden hacer los terceros en el juicio ejecutivo, tales son:

1) Tercería de Dominio, en que el tercero alega derecho de propiedad sobre un bien que ha
sido embargado.

2) Tercería de Posesión.

3) Tercería de Prelación, en que los terceros alegan derecho a ser pagado preferentemente.

c) Existe otro tipo de procedimiento en que la ley no admite la intervención de terceros
por la especialidad del procedimiento. Por ejemplo: procedimiento de realización de prenda.


• Requisitos de la Persona para ser considerada “Tercero”.

1.- Debe tener la calidad de tercero, es decir ser una parte distinta del demandante y
demandado.

2.- El juicio debe estar iniciado (juicio en tramitación). El juicio está iniciado después que la
demanda ha sido legalmente notificada al demandado.

3.- La existencia de un interés actual en el resultado del juicio. Esto significa que el tercero
debe tener un derecho comprometido y no una mera expectativa (Art. 23 inciso 2º CPC).


• Clases de Terceros.

a) Terceros Coadyuvantes (Art. 23 inciso 1º CPC) “Aquel tercero que sin ser parte
directa del juicio, hace valer una pretensión armónica o concordante con la de alguna de las partes
directas”.
De manera que este tercero se asimila con la parte directa con la cual está coadyuvando; de
manera que quedan ambos en la misma posición jurídica, existe un solo interés.
Una vez que el tercero interviene en el juicio, éste continúa en el mismo estado en que se
encontraba al momento de la intervención, no vuelve al punto inicial.
El tercero tiene derecho a intervenir en cualquier estado del juicio. Puede intervenir en
primera o segunda instancia, incluso ante la Corte Suprema.
Una vez que se admite la intervención del tercero por el juez, este tercero debe actuar
conjuntamente con la parte que está coadyuvando, por lo que tendrán que constituir un solo
mandatario.
El tercero debe respetar todo lo obrado en el juicio. Su intervención se hace a través de la
presentación de una solicitud escrita. A este escrito el juez le da una tramitación incidental, por lo
que tendrá que oír lo que dicen las partes principales antes de resolver.

b) Terceros Excluyentes u Opositores. “Aquellos terceros que comparecen al juicio
después de iniciado, haciendo valer pretensiones incompatibles con las formuladas por ambas
partes directas o principales”.
En este caso, las pretensiones del tercero son contrarias a las de las dos partes directas del
juicio. Por ejemplo: es lo que sucede en el juicio ejecutivo con la tercería de dominio.
123
El tercero excluyente, desde el momento en que sus intereses son incompatibles con los
intereses de las partes directas, en el fondo está deduciendo una acción en contra de las partes
directas. Este es un típico caso de manifestación del “Principio de Economía Procesal” (Art. 22
CPC).
El tercero puede intervenir en cualquier momento o estado del juicio, y debe respetar todo lo
obrado con anterioridad a su intervención.
La petición del tercero (tercería) debe tramitarse incidentalmente. Pero existen algunas
diferencias respecto el tercero coadyuvante, tales como:

- Surge el problema de determinar cómo continúa tramitándose el juicio después de la
intervención del tercero. Al respecto hay dos opiniones fundamentales:

a) Algunos sostenían que el juicio principal se debe suspender o paralizar hasta que se
resuelva por el juez la situación del tercero, acerca si se admite o no la intervención de éste.

b) Otros sostienen que el juicio no debería suspenderse sino que con la intervención del
tercero se da origen al surgimiento de otra cuestión controvertida, en donde el tercero es el
demandante y los demandados son las partes directas del juicio principal. En consecuencia, debería
haber dos cuadernos en el juicio. Esta teoría se acepta, y en tal caso se falla todo en una sola
sentencia.

c) Terceros Independientes. “Aquel que hace valer o sostiene un interés propio,
particular, autónomo, que no se identifica con el derecho de las partes directas, pero tampoco los
excluye” (Art. 23 inciso final CPC).
Por ejemplo: la situación que podría ocurrir en juicio de nulidad del testamento contra un
heredero, si en ese juicio interviene un legatario, el cual podría ser considerado como tercero
independiente.
Para los efectos procesales, este tercero se encuentra en la misma situación jurídica del
tercero excluyente, porque considerando la naturaleza de la pretensión que se formula, este tercero
independiente actúa separadamente, no hay un procurador común. Acá es similar porque estos
terceros deben actuar a través de su propio mandatario.
Se hacen los mismos alcances que el tercero excluyente, y el mismo planteamiento acerca
cómo continúa el juicio.





Está referido a cuál es la forma que establece nuestro sistema procesal para comparecer ante
los tribunales determinados, ya sea en juicio o en gestión no contenciosa. Puede ser un tribunal
ordinario, especial o arbitral.
En doctrina hay dos sistemas de comparecencia, ambos sistemas son válidos, incluso en
Chile se aplican los dos porque en algunos casos se acepta la comparecencia personal para ciertas
materias.

1) Sistema de Comparecencia Personal. La parte comparece por sí misma, sin ningún
tipo de representación.
Se refiere a que la parte que tiene capacidad de ejercicio, permitiéndolo la ley, puede
comparecer personalmente ante ciertos tribunales o tratándose de determinados asuntos. Por
ejemplo: en los Juzgados de Familia, Tribunales de Menores, etc.

2) Sistema de Comparecencia mediante Representante o Mandatario Judicial.
Constituye la regla en nuestro sistema en la mayoría de los casos. Aún cuando la parte sea
plenamente capaz de acuerdo a las normas del derecho civil. El problema de la representación es un
tema de la ley procesal porque para hacer peticiones al tribunal hay que tener “Jus Postulandi”. Esta
es una capacidad técnica, propia del derecho procesal.

Esta materia sobre comparecencia está regulada en varias normas:

- CPC (libro I, artículos 4 y siguientes).
- Ley Nº 18.120 que establece normas sobre comparecencia en juicio.
- Artículo 398 del COT.
La Ley Nº 18.120 y el título 2º del libro I del CPC hablan de “Comparecencia en Juicio”, hay
que entender que están referidos a la comparecencia en asuntos contenciosos y no contenciosos.
COMPARECENCIA ANTE LOS TRIBUNALES.
124
El artículo 4 del CPC establece en forma muy escueta que toda persona que debe comparecer
en juicio, en su propio nombre o en representación de otro, deberá hacerlo en la forma que
determina la ley (principalmente la Ley Nº 18.120). Esta ley prescribe que para comparecer ante los
tribunales hay que cumplir ciertas cargas procesales, principalmente dos:

1.- Designación de MANDATARIO JUDICIAL. Persona habilitada de acuerdo a la ley
para representar en juicio los derechos de las partes o sus intereses en asuntos no contenciosos.
En cambio, el abogado patrocinante es quien asume la defensa.
El mandatario judicial va a actuar en el juicio por la parte, haciendo todas las peticiones que
sean necesarias; él va a comparecer ante los tribunales.
Estos mandatarios judiciales son personas que por ley tienen el “Jus Postulandi” o capacidad
de pedir o de postulación.
La ley Nº 18.120, en su artículo 2º, nos indica qué personas pueden desempeñarse ente los
tribunales como mandatarios judiciales. Tales personas son:

a) Abogado habilitado para el ejercicio de la profesión. Al respecto existe bastante
discusión en doctrina. Así:
- Algunos entienden por “abogado habilitado” aquel que no ha sido suspendido del
ejercicio de la profesión por sentencia judicial ejecutoriada. De lo contrario tendría un impedimento.

- Otros postulan que “abogado habilitado” es aquel que tiene su patente municipal
pagada. Pero indican que aquel abogado que no paga la patente debe sufrir la sanción que establece
la Ley de Municipalidades, esto es que queda afecto al pago de intereses y multas.

b) Procurador del Número.

c) Estudiantes actualmente inscritos en 3º, 4º o 5º año de las escuelas de Derecho de la
Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de algunas de las Universidades autorizadas. Esta
situación se acredita mediante certificado que otorga la autoridad competente de la respectiva
universidad, a petición del interesado.

d) Egresados de estas mismas escuelas, hasta 3 años después de haber rendido los
exámenes correspondientes. Se entiende por tal aquel que terminó sus estudios de pregrado. Esta
condición la mantiene hasta 3 años después de que rinde sus exámenes.

e) Egresados de las mismas escuelas, cualquiera que sea el tiempo de egreso, que se
encuentren efectuando su Práctica Profesional en la Corporación de Asistencia Judicial, con el
requisitos de obtener el título de abogado. Este egresado tiene esta capacidad para representar en
asuntos que sean propios de la práctica. Esta calidad se acredita mediante certificado que otorga la
Corporación de Asistencia Judicial.

Las partes se pueden hacer representar por cualquiera de estas personas indistintamente.

***Hay algunos casos de excepción en que la ley no exige nombrar mandatario judicial sino
que autoriza la comparecencia personal, esto ocurre en varias situaciones:

1) Cuando alguna ley procesal exige la comparecencia personal de la parte en alguna
actuación determinada. Por ejemplo: diligencia de absolución de posiciones (confesión), cuando el
juez en audiencia de conciliación exige la comparecencia personal, etc.

2) En aquella comunas en que la cantidad de abogados en ejercicio es inferior a 4.

3) En asuntos que conozcan ciertos tribunales. Por ejemplo: caso de los Juzgados de
Familia; Árbitros Arbitradores; Juzgados de Menores; Juzgados de Policía Local, etc.

4) Cuando el juez autoriza expresamente a la parte para que actúe personalmente. Esto
queda entregado al criterio del juez, éste da o niega la autorización considerando la cuantía y/o
naturaleza del asunto.

Otros casos los indica el artículo 2º de la Ley Nº 18.120, tales son:

5) En algunos procedimientos, como las causas electorales.

6) Recursos de Amparo y de Protección.
125
7) Causas de mínima cuantía.

En suma, todas las excepciones deben estar expresamente establecidas en la ley. De lo
contrario se debe proceder a través de mandatario o procurador judicial.
Para materializar esta comparecencia la parte o el interesado debe contar con un mandato
judicial.

2.- Designación de ABOGADO PATROCINANTE. Éste asume la defensa de la parte en
juicio, ya que no es lo mismo representar a la parte (función del mandatario judicial) que defenderla
(abogado patrocinante).
***No obstante, el abogado patrocinante también puede ser mandatario.
De todas las personas que tienen Jus Postulandi solamente los abogados habilitados para el
ejercicio de la profesión pueden asumir el patrocinio.
El patrocinio no significa necesariamente representación, no obstante que un mismo abogado
pueda tener ambas calidades.

¿Cuándo deben cumplirse estas cargas (designación de mandatario y abogado patrocinante)?

Cada parte o interesado debe cumplir con estas dos cargas procesales en la primera
presentación que hagan al tribunal. La cual podría no ser la presentación de la demanda. Por
ejemplo: solicitud de medida prejudicial, escrito en que se formulan excepciones dilatorias, etc.


PATROCINIO.

• Naturaleza Jurídica.

Jurídicamente cabe calificarlo como un contrato de mandato, porque a través de él el
cliente le encomienda a un abogado habilitado la defensa de su derecho en juicio o asunto judicial.
El artículo 528 del COT señala que el patrocinio es un mandato y está sujeto a las normas del
Código Civil para estos efectos.
La “defensa de los derechos en juicio” significa que el abogado acepta dirigir el negocio
judicial en todo lo relacionado con la oportunidad de hacer valer las alegaciones, el contenido de las
mismas, forma de enfrentar la defensa judicial, etc. Por ejemplo: debe establecer cual es el orden
para formular las defensas, el momento oportuno para alegar una excepción.
***En definitiva, el patrocinio es un mandato porque a través de él se encarga un negocio
judicial. Pero se trata de un mandato especial porque se encomienda una cuestión específica.

• Forma de constituir el Patrocinio.

La ley procesal no reglamenta el patrocinio en lo relativo a su perfeccionamiento como
contrato, ya que como tal se rige por las normas pertinentes del Código Civil.

Este contrato se perfecciona consensualmente porque basta el acuerdo de voluntades entre
el abogado patrocinante y su cliente, en que el primero acepta defender los intereses de la parte y
ésta se obliga a pagar los honorarios correspondientes.

• Cumplimiento práctico del Patrocinio en el Proceso.

Desde el punto de vista procesal y en conformidad a la Ley Nº 18.120, esta carga se cumple
de otra forma, no basta el acuerdo (como en su perfeccionamiento) porque el patrocinio debe quedar
acreditado en el proceso.
***Así, en la primera presentación de la parte, se entiende cumplida esta carga por el hecho
que el abogado estampe su firma en el escrito, indicando su nombre, apellido y domicilio.
Esto es válido para todas las partes, tanto directas como indirectas. La carga procesal está
establecida para los asuntos contenciosos y no contenciosos, ante cualquier tribunal de la República,
sea ordinario, arbitral o especial.
Estas son exigencias procesales para acreditar la existencia del patrocinio, ya que como
contrato queda perfeccionado mucho antes (acuerdo de voluntades). Este es uno de los pocos casos
en que la ley exige la firma en los escritos.

***Si no se cumple de esta manera con la carga procesal; es decir, si no hay patrocinio en la
primera presentación, no podrá ser proveída la solicitud, o sea, no se le da curso y se tendrá por no
presentada para todos los efectos legales.
126
Si la ley considera estas alegaciones como “no presentadas” hay que volver a presentarlas y
subsanar los errores.


• Facultades del Abogado Patrocinante.

Por definición, el abogado patrocinante asume la obligación de la defensa, pero éste no es
mandatario de la parte (aunque igualmente puede serlo). A diferencia del mandatario o representante
judicial, quien formula las peticiones al tribunal correspondiente.
***El abogado patrocinante excepcionalmente puede asumir la representación de su cliente
en el proceso, en forma transitoria o accidental en cualquier actuación del juicio. Esto se utiliza en
casos transitorios, cuando el mandatario sufre algún inconveniente, pero ello es excepcional. Esta
situación está contemplada en el artículo 1º inciso 3.


• Duración y Extinción del Patrocinio.

El patrocinio durará todo el tiempo que sea necesario, mientras en el proceso no haya
constancia de que ha cesado (Art. 1 inciso 3º).

En cuanto los motivos o causales por las cuales el patrocinio se extingue, de acuerdo con la
ley hay 3 causales:

1.- Renuncia. Se entiende por tal, la manifestación de voluntad que hace el propio abogado
patrocinante para dar por terminado el vínculo que lo unía con la parte a la que patrocinaba.
***Pero el abogado no puede llegar y renunciar, y dejar a la parte en la indefensión. La ley
establece un mecanismo para evitar la situación de indefensión. Así prescribe que el abogado
renuncia a través de un escrito que presenta al juez. Y la ley exige que este escrito debe ser puesto
en conocimiento del patrocinado, junto con el estado de la causa o negocio. Esto se hace a través de
notificación judicial, así el artículo 1 inciso 4 Ley Nº 18.120 señala: “Si la causa de la expiración
fuere la renuncia del abogado, deberá éste ponerla en conocimiento de su patrocinado, junto con el
estado del negocio, y conservará su responsabilidad hasta que haya transcurrido el término de
emplazamiento desde la notificación de su renuncia, salvo que antes se haya designado otro
patrocinante”.
Esta renuncia no necesita expresión de motivos.


2.- Revocación del Patrocinio. Es el acto en virtud del cual el patrocinado va a poner
término al patrocinio por la sola manifestación de voluntad, expresa o tácita, de la parte
Tampoco requiere expresión de motivos. La revocación debe constar en el proceso.

a) Revocación Expresa. El patrocinado manifiesta al juez su voluntad de dejar sin
efecto el patrocinio por escrito.

b) Revocación Tácita. Aquella que se puede deducir cuando la parte ejecuta ciertos
actos que inequívocamente demuestran que ha habido revocación. Por ejemplo: la parte designa otro
abogado patrocinante.
La ley no establece el número de patrocinantes.


3.- Fallecimiento del Abogado Patrocinante. En este caso la parte debe proceder a designar
un nuevo abogado patrocinante en la primera presentación que haga después del fallecimiento (Art.
1 inciso final Ley Nº 18.120).


• •• • Casos en que no es necesario designar Abogado Patrocinante.

Hay algunos casos excepcionales en que no es necesario cumplir con la carga procesal de
designar abogado patrocinante. Se trata de los mismos casos en que la ley acepta la comparecencia
personal de la parte.
En este caso no se cumple con la carga de designar al abogado patrocinante ni al mandatario
judicial (Art. 2 inciso 9 y siguientes Ley Nº 18.120).


127


MANDATO JUDICIAL.

• Regulación Jurídica.

El mandato judicial está reglamentado en el CPC, en los artículos 6 y siguientes. Sin
perjuicio de las normas que existen en la Ley Nº 18.120 sobre comparecencia en juicio.

Hay que partir de la norma que establece el artículo 4 del CPC, el cual dispone: “Toda
persona que deba comparecer en juicio (o gestiones no contenciosas) a su propio nombre o como
representante legal de otro, deberá hacerlo en la forma que determine la ley”.

La ley establece normas al respecto en las siguientes disposiciones:

a) Artículos 6 y 7 del CPC.
b) Ley Nº 18.120 sobre comparecencia en juicio.
c) Artículo 398 del COT.

La Ley Nº 18.120 señala que también constituye una carga procesal para todas las partes:
comparecer ante los tribunales representado por persona habilitada que cuente con Jus Postulandi;
estas son las personas que la ley entiende habilitadas para ello (Art. 2 Ley Nº 18.120). El Jus
Postulandi permite realizar peticiones a los tribunales de justicia, porque tiene esta capacidad de
postulación.


• Naturaleza Jurídica.

El mandato judicial es “un contrato en virtud del cual una persona le encarga o
encomienda a otra que se encuentra habilitada por la ley, que la represente ante los tribunales de
justicia en una determinada gestión o en un juicio, y para cuyo efecto le otorga las facultades
correspondientes”.


• Partes del Mandato Judicial.

En todo mandato existen dos partes:

1) Mandante. Aquella persona que confía el encargo.
2) Mandatario. También llamado “Apoderado o Procurador”.

De acuerdo al Código Civil, el mandato se puede conferir para todos los negocios del
mandante (mandato general); o bien puede ser un mandato específico; es decir para uno o más
negocios determinados.
***El mandato judicial siempre es un mandato especial, ya que a través de él se confiere un
asunto especial para que el mandatario realice gestiones específicas.


• Diferencias entre el Mandato Civil y Mandato Judicial.















MANDATO JUDICIAL MANDATO CIVIL
1.- En cuanto la persona del Mandatario.

En el Mandato Civil, el mandante tiene amplia libertad para
escoger a su mandatario. Sin necesidad que éste tenga
alguna aptitud especial. Por ejemplo: el mandatario no
necesita tener Jus Postulandi.
1.- En cuanto la persona del Mandatario.

En el Mandato Judicial el mandante no tiene libertad para
escoger a su mandatario. Porque el mandato judicial
necesariamente debe ser concedido a favor de alguna de las
personas que indica el artículo 2º de la Ley Nº 18.120, y se
trata de personas que tienen Jus Postulandi.
En el Mandato Judicial, el mandatario requiere contar con
conocimientos especiales, jurídicos respecto el proceso.

El Jus Postulandi también se exige a la persona a quien se
delega el mandato judicial. El Delegado es “aquella
persona a quien el mandatario judicial le entrega sus
mismas facultades de representación”.
128
































































MANDATO JUDICIAL MANDATO CIVIL
3.- Respecto las facultades del Mandatario.

En todo mandato (sea civil o judicial) es fundamental
establecer las atribuciones del mandatario; es decir,
consagrar en forma precisa aquello que el mandatario puede
o no hacer en representación de su mandante.

En el Mandato Civil el mandatario tiene las facultades que
el mandante libremente le otorga; o en su caso, el mandante
tiene la facultad de restringir el mandato.
3.- Respecto las facultades del Mandatario.

En el Mandato Judicial no existe libertad en cuanto las
facultades del mandatario, porque existen ciertas facultades
que nunca se pueden restringir o que están implícitas en
todo mandato judicial. En cambio, hay otras facultades que
sí pueden ser restringidas.
Entonces, tratándose del Mandato Judicial, la ley distingue
dos tipos de facultades:

a) Facultades Ordinarias. Aquellas que nunca
pueden faltar en el mandato judicial. Siempre se entienden
incorporadas, cualquiera sea la redacción del mandato,
incluso si el mandante las restringe.
No pueden ser negadas porque se entiende que son
facultades imprescindibles para que el mandatario se pueda
desempeñar o desenvolver adecuadamente en el juicio.
Están regulas en el artículo 7 inciso 1º del CPC.

b) Facultades Extraordinarias o Especiales.
Aquellas que no se entienden incorporadas de pleno derecho
en el mandato sino que se requiere mención expresa del
mandante. Están reguladas en el artículo 7 inciso 2º del
CPC. Si no hay mención expresa se entienden como no
conferidas. Incluso pueden restringirse o no otorgarse, y
esto no significa que se le impida al mandatario
desenvolverse en el juicio.

***Siempre que se confiere un mandato judicial a
cualquier persona con Jus Postulandi, hay que indicar las
facultades que se le otorgan. Si nada se dice al respecto se
entiende que cuenta con las facultades ordinarias.
Si el mandato judicial requiere de atribuciones
extraordinarias, pero no se las han atribuido y necesita
realizar algún acto que diga relación con el artículo 7 inciso
2º del CPC, el mandatario no lo podrá realizar. Y si llega a
realizarlo se declarará nulo el acto celebrado bajo estas
condiciones.
2.- En cuanto la forma como se perfecciona o constituye.

El Mandato Civil es consensual. Se perfecciona por el solo
consentimiento o acuerdo de voluntades entre el mandante y
mandatario.
2.- En cuanto la forma como se perfecciona o constituye.

El Mandato Judicial es solemne porque debe constar por
escrito. Para estos efectos la ley establece diversas formas
de constituir el mandato judicial. Algunas de estas formas
las contempla el artículo 6 del CPC:

a) Por Escritura Pública otorgada ante notario u
oficial del Registro Civil.

b) Por Acta otorgada o extendida ante el juez letrado
o juez árbitro, y suscrita por todos los otorgantes.

c) Por Declaración escrita del Mandante,
autorizada por el Secretario del tribunal que está conociendo
de la causa.
Esto normalmente se cumple en la primera
presentación. O en su defecto, en los tribunales nuevos,
debe ser autorizada por los Jefes de la Unidad
administrativa que tiene a su cargo la Administración de
Causas.

Estas son tres formas que establece el artículo 6 del
CPC, sin perjuicio que el mandato judicial se constituya de
otras formas, como las que siguen:

d) A través de las reglas que establece la ley,
específicamente el artículo 12 y siguientes del CPC, para
nombrar Procurador Común.

e) Otra forma se refiere al caso de los Instrumentos
Privados Mercantiles, mediante el endoso del documento en
comisión de cobranza o por la cláusula “Valor en Cobro”
hecho a favor de un abogado, en que la ley entiende en tal
caso, que tiene las atribuciones de un mandatario judicial.
Ello de acuerdo al artículo 29 de la Ley Nº 18.092 sobre
Letras de Cambio.

f) También hay normas especiales en el artículo 54
de la Ley Nº 19.718 sobre Defensoría Penal Pública.

129
















• ¿Qué pasa si no se cumple con la carga procesal de designar correctamente al
Mandatario Judicial?

Si no se cumple esta carga procesal, respecto el patrocinio, el juez no proveerá la solicitud,
no le da curso a la presentación que hace la parte y se la tiene por no presentada para todos los
efectos legales (Art. 1 inciso 2º Ley Nº 18.120).

En el caso del mandato judicial, si no se otorga conforma a la ley (porque por ejemplo: no lo
autorizó el secretario del tribunal, o no se adjuntó la escritura pública, o cualquier otro defecto) la
misma Ley Nº 18.120 establece que si al momento en que la ley debe pronunciarse respecto del
mandato no estuviera bien constituido, el tribunal debe limitarse a la debida constitución del
mandato dentro del plazo máximo de 3 días. Si el plazo se extingue y el mandato sigue mal
constituido, la ley entiende que la solicitud no ha sido presentada. En cualquier caso, las sanciones
son importantes porque el hecho de incumplir estas cargas procesales establecidas por ley implica
que las partes queden en una situación de desventaja.

• Estudio en particular de las Facultades del Mandato Judicial.

a) FACULTADES ORDINARIAS. Aquellas que están establecidas en el artículo 7
inciso 1º del CPC.
Le confieren al mandatario las atribuciones necesarias para desempeñar normalmente su
función en todos los trámites del juicio.

Características de las Facultades Ordinarias.

1.- Son facultades legales. Las establece el legislador, por lo que no pueden ser negadas, si
así lo hicieren el acto sería nulo.

2.- Son facultades esenciales del mandato judicial porque existen, incluso, contra la voluntad
de las partes, ya que la ley las considera indispensables para una determinada actuación.

3.- Son facultades generales porque el mandatario puede actuar en una cantidad ilimitada de
actos en el proceso; la ley no establece el número de actos. No son atribuciones taxativas, a
diferencia de las facultades extraordinarias.

Contenido de las Facultades Ordinarias.

El mandato judicial se entenderá conferido para todo el juicio en que se pretende, también es
válido para toda gestión no judicial.
Estas facultades le permite al mandatario judicial:

1) Tomar parte o intervenir en todos los trámites e incidentes del juicio.

El mandato judicial faculta al mandatario para intervenir durante todo el juicio, hasta la
ejecución completa de la sentencia definitiva. Esta ejecución implica un procedimiento distinto,
independiente del juicio declarativo y posterior a éste.
El procurador puede intervenir en todas las diligencias que componen el juicio. Por ejemplo: no se
puede conferir el mandato para que sólo represente hasta la etapa probatoria; en tal caso se estaría
4.- Respecto la Delegación del Mandato.

Tratándose del Mandato Civil, para que el mandato se pueda
delegar se requiere de autorización del mandante. Los actos
que realiza el delegado no afectan al mandante.

4.- Respecto la Delegación del Mandato.

En el Mandato Judicial no se requiere de esta autorización.
Si se delega el mandato judicial el delegado también debe
ser una persona con Jus Postulandi.
El artículo 7 inciso 1º del CPC establece que el mandato
judicial no se podrá delegar cuando esta facultad ha sido
negada por el mandante.

130
limitando el mandato. La ley dice que toda restricción, limitación o negación de las facultades del
artículo 7 inciso 1º son nulas.

2) Tomar parte o intervenir en todas las cuestiones que se promuevan por vía de
reconvención; salvo que la ley exija la comparecencia personal de la parte.
La reconvención es “la acción que deduce el demandado en contra de su demandante en un
mismo juicio y valiéndose del mismo procedimiento”. Es una cuestión que tiene que fallarse en el
mismo juicio.

El mandato judicial habilita al mandatario para intervenir en todas las cuestiones hasta la
ejecución completa de la sentencia definitiva; ésta se puede hacer ejecutar a favor de la parte a la
cual le ha sido declarado un derecho. La ejecución de la sentencia equivale al ejercicio de la acción
de cosa juzgada.
La ejecución puede tener lugar dentro del miso expediente donde consta la resolución que se
quiere hacer cumplir, o se puede iniciar una juicio ejecutivo distinto (teniendo como título ejecutivo
al sentencia definitiva condenatoria).
Se discute si el mandato judicial otorgado para casos específicos, serviría para iniciar un
juicio ejecutivo. La conclusión es que el mandato sirve para dar cumplimiento a la resolución,
cualquiera que sea el sistema que se utilice para ello ya que la ley no distingue.

Delegación del Mandato Judicial.

El inciso 1º del artículo 7 del CPC contempla la posibilidad de delegar el mandato judicial. Y
tratándose de esta delegación existen diferencias entre el mandato civil y el judicial. Así:

- En el Mandato Civil. Para que el mandato se pueda delegar se requiere de
autorización del mandante. Los actos que realiza el delegado no afectan al mandante.

- En el Mandato Judicial. No se requiere de esta autorización. Si se delega el mandato
judicial el delegado también debe ser una persona con Jus Postulandi.
El artículo 7 inciso 1º del CPC establece que el mandato judicial no se podrá delegar cuando
esta facultad ha sido negada por el mandante.


b) FACULTADES EXTRAORDINARIAS o ESPECIALES. Aquellas que están
consagradas en el artículo 7 inciso 2º del CPC. Se refiere a aquellas facultades que requieren de
mención expresa en el mandato al momento en que se otorga. De lo contrario, el mandatario judicial
no cuenta con dichas facultades.
Estas facultades permiten al mandatario judicial ejercer ciertos y determinados actos
judiciales, los cuales son de gran trascendencia para el mandante ya que generalmente afectan su
patrimonio.

Características de las Facultades Extraordinarias.

1.- Son convencionales. Su origen no es la ley sino que emanan de la voluntad del mandante;
éste podría no conferirlas.

2.- Son accidentales al mandato (no le pertenecen ni esencial ni naturalmente). Para
entenderlas incluidas es necesaria una mención expresa del mandante.

3.- Son de carácter dispositivo porque dicen relación con actos de disposición de bienes, en
el sentido que van a afectar de alguna manera el patrocinio del mandante.

¿Qué se entiende por “Mención Expresa”?

Al respecto se generó una discusión doctrinaria:

a) Algunos autores sostenían que las facultades habría que enumerarlas una por una.

b) Otros postulaban que lo anterior no era necesario, sino que bastaba con una referencia
genérica a las facultades extraordinarias.

131
c) La doctrina y jurisprudencia están de acuerdo en el sentido que se cumple con el
requisito de “mención expresa” por el hecho de hacer una mención genérica de las facultades
extraordinarias.
Si el mandato judicial nada dice al respecto, estas facultades extraordinarias no se entienden
incorporadas porque no habría ninguna mención de ellas.

Contenido de las Facultades Extraordinarias.

1) Facultad de desistirse en primera instancia de la acción deducida. Equivale a
retractarse de la demanda, con lo cual se pierde la acción.
No es normal que la parte se desista de la demanda, por ello requiere de mención expresa.
***Se ha presentado la duda respecto a si el desistimiento podría hacerse en segunda
instancia. Se ha entendido que es posible por cuanto el desistimiento se puede presentar en cualquier
estado del juicio, siempre que exista juicio pendiente (Art. 148 y siguientes del CPC).

2) Facultad de aceptar la demanda contraria. Esto se denomina “allanamiento” a la
demanda. Esta situación tampoco es normal. También es una facultad dispositiva.

3) Facultad de absolver posiciones. Es el medio o sistema que se utiliza para que se
provoque en el juicio la confesión de la parte contraria. Las “posiciones” son las preguntas que se le
formulan a las partes.
***En el mandato judicial se puede otorgar facultad al mandatario judicial para que confiese
por su mandante. La parte contraria igualmente puede pedir al juez que la confesión sea hecha
personalmente por la parte y no por su apoderado judicial.

4) Facultad para renunciar los recursos o los términos legales. La renuncia es siempre
anticipada al ejercicio de un derecho (de lo contrario habría desistimiento). Todas estas renuncias
requieren de mención expresa porque son limitativas del ejercicio del derecho a la defensa.

5) Facultad para transigir. El apoderado puede celebrar el contrato de transacción; esto
significa, la facultad para llegar a un acuerdo o para preveer un litigio eventual. Implica el ejercicio
de principios dispositivos.
Se ha planteado la discusión acerca la extensión de esta facultad, es decir, si ésta
comprendería también otras figuras procesales similares a la transacción. Por ejemplo: avenimiento,
conciliación. En general se ha entendido que sí, porque se producen los mismos efectos (todas estas
figuras producen el término del juicio por acuerdo de las partes).

6) Facultad para comprometerse. Esto se refiere a someter un asunto determinado al
conocimiento de árbitros; porque lo normal no es esto sino que los asuntos sean conocidos y
resueltos por tribunales ordinarios.

7) Facultad para otorgar a los árbitros las facultades de arbitradores. Esto implica dos
posibilidades:

7.a) Que al pactarse un arbitraje se establezca que va a ser de competencia de un arbitrador.
7.b) O bien, significaría darle a un árbitro de derecho facultades de arbitrador (transformarlo
en árbitro mixto).

8) Facultad para aprobar convenios. O acuerdos a que puede llegar un deudor o fallido
con sus acreedores para los efectos de solucionar o pagar las deudas. Esta es una facultad netamente
dispositiva.

9) Facultad de percibir. Significa que el mandatario judicial tiene atribuciones para
recibir sumas de dinero o cualquier otra especie a que sea condenada la parte contraria.

***Si en el mandato judicial no se otorgan algunas o todas estas facultades extraordinarias, y
resultan necesarias en el juicio para que el mandatario ejecute algún acto en relación a dichas
facultades que no le dieron, en tal caso la parte debe firmar junto con el mandatario judicial los
escritos que digan relación con las facultades extraordinarias, ante el secretario del tribunal o el jefe
de la unidad administrativa que tenga a su cargo la administración de causas en el caso de los
juzgados de garantía y de los TOP (Art. 2 inciso 6 Ley Nº 18.120).



132
• Delegación del Mandato Judicial.

En la delegación del mandato participan el mandante, mandatario y el delegado.
En el mandato judicial, si el mandante nada dice sobre la delegación, se entiende incorporada
en el mismo, o sea, se puede delegar. Pero si expresamente el mandante se negare, no se podrá
delegar el mandato.
***Por tanto no se trata de una facultad ordinaria ni extraordinaria sino que es especial (sui
generis).

Pluralidad de Mandatarios Judiciales.

Se refiere a determinar si se puede o no otorgar un mandato a varias personas naturalmente
habilitadas.

a) Tratándose del Mandato Civil. El otorgamiento del mandato se puede hacer a
varios mandatarios. Es decir, se acepta el mandato común.

b) Tratándose del Mandato Judicial. Se ha discutido si se puede otorgar a varias
personas. La doctrina está dividida, pero en general no se acepta, considerando el especial carácter
que reviste el juicio y la naturaleza de la representación judicial. No se acepta para que no haya
discrepancias.
En cambio, con el Patrocinio se ha entendido que no hay inconveniente en que una misma
parte pueda tener más de un abogado patrocinante; ya que éste asume la defensa, no se producen los
problemas de la representación o mandato común.


• Situaciones que contempla la Ley Nº 18.120 en relación al ejercicio doloso de las
funciones de Abogados o personas habilitadas.

La ley distingue dos situaciones:

1.- El que sin ser abogado ejecute cualquiera de los actos a que esta ley (18.120) se refiere; es decir,
la persona que sin ser abogado asuma o ejerza el patrocinio en algún juicio o gestión judicial ante
cualquier tribunal de la República.

2.- O bien, el que sin ser abogado asume la representación en juicio o gestión judicial de la parte.

En ambas situaciones, estas personas incurren en delito, e incurrirán en la pena de reclusión
en su grado mínimo a medio (61 días a 3 años). Ello según el artículo 3 de la Ley Nº 18.120.
Esta misma disposición agrega que en la misma pena incurrirá el que sin tener alguna de las
calidades que señala su inciso 2º, represente a otro ante los tribunales; o sea, el que sin ser
procurador del número, estudiante egresado de derecho, o en la práctica represente a otra persona en
un asunto contencioso o no contencioso.
La ley, para evitar estos problemas, en la práctica le impone una obligación a los secretarios
del tribunal o en su caso al jefe de la unidad administrativa que tenga a su cargo la administración de
causas. Dicha obligación consiste en que para autorizar un mandato judicial estos funcionarios
deben cerciorarse que el mandatario reúna alguna de las calidades legales (Art. 4 Ley Nº 18.120).

• Situación especial en relación a la Comparecencia.

a) Agencia Oficiosa o Comparecencia Oficiosa ante los Tribunales. La ley parte del
supuesto que cuando una persona comparece en juicio a nombre de otra desempeñando un mandato,
debe exhibir el título que acredite la representación; hay que demostrar de dónde emana el mandato
judicial (Art. 6 inciso 3 y 4 CPC).

Supuesto de la Agencia Oficiosa.

No obstante, en la práctica puede ocurrir que una persona deba comparecer en juicio o en
una gestión judicial en beneficio de otra persona sin tener mandato o poder, este es el supuesto de
la agencia oficiosa.
Como esta situación no es normal la ley es exigente; por tanto es necesario que el juez
admita esta comparecencia.
***La persona que comparece en este caso se llama “Agente Oficioso o Gestor”, y éste no es
mandatario ni representante legal.
133
Requisitos para que el tribunal acepte la Comparecencia del Agente Oficioso.

Para que el tribunal pueda aceptar esta comparecencia, el agente oficioso debe ofrecer una
garantía de que el interesado aprobará lo que éste haya obrado en su nombre; debe explicar además
cuáles son las circunstancias del caso.

Actitud del Tribunal.

El tribunal, en estas condiciones, debe:

1.- Calificar las circunstancias que se hacen valer,

2.- Verificar la garantía ofrecida, y

3.- Fijar un plazo para que el interesado rectifique lo obrado.

Esa garantía o fianza del agente oficioso se llama “Fianza o Garantía de Ratificación” o
simplemente “Fianza de Rato”; y su finalidad es ratificar las actuaciones que hizo la persona sin
poder. O sea, puede suceder que el tribunal acepte o no la comparecencia del agente oficioso.


Requisitos del Agente Oficioso.

1.- El agente oficioso debe ser una persona con capacidad de ejercicio.

2.- Debe ser capaz de comparecer ante los tribunales.

De lo contrario, si no reúne estos requisitos, el agente oficioso debe hacerse representar por
una persona que tenga Jus Postulandi.


¿Qué ocurre con las actuaciones que hay practicado en el juicio el agente oficioso? ¿Son
válidas?

En principio, estas actuaciones son inválidas porque no tiene poder, y el juez admitió la
comparecencia sujeto a rectificación posterior del interesado. Por lo cual hay que ver si el interesado
ratifica o no la actuación en el plazo que le otorga el juez.

1.- Si se ratifican las actuaciones o todo lo obrado por el agente oficioso, dichas actuaciones
se validan (son válidas).

2.- Si esas actuaciones no se ratifican, serán nulas. Es decir, las actuaciones que realiza el
agente oficioso no producen efecto en el proceso, porque no tiene poder.

b) Representación de las Personas Jurídicas. En el juicio, las partes pueden ser
personas naturales o jurídicas.
En cuanto la representación de las personas jurídicas, esta materia se encuentra regulada en
la ley sustantiva. Es materia del derecho civil o comercial en su caso.
El artículo 8 del CPC establece algunas reglas y dice:

1.- En el caso de las sociedades anónimas (típica persona jurídica) las representa el Gerente.

2.- En el caso de las sociedades de responsabilidad limitada las representan los
Administradores.

3.- Tratándose de las corporaciones o fundaciones las representa el Presidente.

Estos representantes se establecen en los estatutos de la respectiva persona jurídica, es un
requisito esencial.
Los representantes se entienden autorizados para litigar a nombre de las personas jurídicas
que representan (Art. 8 CPC) y tienen las facultades establecidas en el artículo 7 inciso 1º CPC
(facultades ordinarias del mandato judicial). No obstante cualquiera limitación establecida en los
estatutos.
134
Los representante deben tener capacidad, si no la tienen deben hacerse representar
debidamente por aquella persona que cuente con Jus Postulandi.

c) Representación Judicial de los Ausentes. El ausente es aquella persona que ha
hecho abandono del territorio de la República (Art. 11 CPC).
Al respecto se pueden dar varias situaciones:

c.1) Cuando existe motivo para temer que una persona que va a ser demandada se va a
ausentar.
En tal caso la ley establece que se puede solicitar al juez una medida prejudicial que consiste
en que esta persona cuya ausencia se teme constituya en el lugar en que se sigue el juicio un
apoderado. Es decir, debe dejar un mandatario que lo represente en juicio, bajo apercibimiento de
nombrarse un procurador de bienes (Art. 285 CPC). Esta situación supone el conocimiento de que el
futuro demandado va a abandonar el país.

c.2) Otra situación dice relación cuando derechamente ha abandonado el país. En tal caso,
habrá que distinguir si dejó o no un mandatario en Chile. Así:

c.2.1) Si dejó mandatario constituido, habrá que analizar los términos en que se otorga el
mandato.

- Una posibilidad es que el mandatario esté facultado para contestar demandas. Esto
significa que la demanda se puede notificar válidamente al mandatario. Y el juicio se sigue
adelante con el mandatario.

- La otra posibilidad es que habiendo dejado mandatario, el ausente no lo facultó para
contestar demandas. Por tanto, en tal caso no se puede demandar al mandatario sino que
habrá que averiguar el domicilio del mandante en el extranjero. Así:

- Si tiene domicilio conocido, se le debe notificar la demanda en dicho
domicilio. Y aquí se recurre al “exhorto internacional”, cumpliendo las formalidades
del artículo 96 del CPC.

- Si el ausente no tiene domicilio conocido, debe asumir su defensa judicial en
Chile el Defensor de Ausentes, a éste se le notifica la demanda (Art. 846 CPC).

c.2.2) Si el ausente no ha dejado mandatario. Habrá que distinguir si se conoce o no el
domicilio del ausente en el extranjero.

- Si tiene domicilio conocido. La demanda se notifica por exhorto internacional.

- Si no tiene domicilio conocido. Se pide al juez que nombre un “Curador de
Bienes”, quien asumirá su representación (Art. 473 CC y 845 CPC).

d) Interrupción de la Instancia. Puede suceder que durante un juicio en trámite
ocurran ciertos hechos que traigan como consecuencia que la instancia, el juicio propiamente tal, se
suspenda durante cierto tiempo, reanudándose posteriormente.
La instancia se puede interrumpir por dos causas:

1.- Por el fallecimiento de la parte; siempre que litigue personalmente.

El artículo 5 del CPC prescribe que cuando fallece una de las partes que obra por sí misma,
quedará en suspenso el juicio por este hecho. Es decir, se interrumpe o suspende la instancia.
La ley indica que se debe poner en conocimiento de los herederos el estado del juicio; o sea,
se debe notificar judicialmente a los herederos para que comparezcan a hacer uso de sus derechos
dentro del plazo que establece el artículo 5. Todas las actuaciones que se produzcan después del
fallecimiento y mientras no se notifique a los herederos son nulas. Pero transcurrido el plazo, el
juicio debe continuar.

2.- Por término de la representación legal de una persona.

Esta situación está reglamentada en el artículo 9 del CPC.
135
También se puede interrumpir la instancia por haber terminado la representación legal de una
persona, cuando ocurre el hecho que la ley sustantiva establece para poner término a esa
representación. Por ejemplo: cuando el hijo cumple la mayoría de edad.
Esta situación se analiza desde dos puntos de vista:

a) Desde el punto de vista del derecho civil. Se acaba la representación legal del padre.
Esto opera de pleno derecho.

b) En cambio, para el derecho procesal no es suficiente y se exigen además dos
requisitos. Tales son:

b.1) Que en el expediente conste que la representación terminó,
b.2) Que el representado comparezca al juicio.

La ley exige estos requisitos para evitar que el representado quede en situación de
indefensión. Hay que notificar al representado, es su responsabilidad el cumplimiento de esta
diligencia.


DERECHO PROCESAL II.




El Código de Procedimiento Civil está compuesto por 4 libros que regulan las siguientes
materias:

Libro I. Disposiciones Comunes a todo Procedimiento. Este libro contiene ciertas reglas
básicas del procedimiento, reglas aplicables a todo juicio sin distinción, incluso se aplican a los
actos judiciales no contenciosos. Por ejemplo: acción procesal, comparecencia en juicio, formación
del proceso, actuaciones judiciales, resoluciones judiciales, notificaciones, partes, etc. También, en
forma impropia, se contemplan ciertas materias como: algunos recursos (apelación y reposición)
debiéndose haber regulado todos los recursos conjuntamente en un mismo libro.

Libro II. Del Juicio Ordinario. Este libro es sumamente importante, ya que el juicio
ordinario es el procedimiento tipo o típico aplicable a los juicios cuando la pretensión que se
formula no tiene establecida una regulación especial.
Este libro es de aplicación general, y sus normas se deben aplicar supletoriamente en algunos
casos; o sea, en caso de vacíos en la regulación del procedimiento especial, éstos se solucionan
aplicando las normas pertinentes del libro II.

Libro III. De los Juicios Especiales. Este libro regula varios tipos de juicios especiales.
Éstos se caracterizan por tener una tramitación distinta a la establecida para el juicio ordinario. Por
ejemplo: juicio ejecutivo, de hacienda, de partición de bienes, etc.
Este libro es muy importante porque si un juicio está totalmente regulado por el libro III, es
sólo este libro el que debe aplicarse.
Las normas de los libros II y III son complementarias con las normas del libro I. Es decir, si
en un procedimiento especial existe un vacío legal, se debe recurrir a las normas pertinentes del libro
II.
En este libro III también se regulan impropiamente los recursos de casación y el de revisión.

Libro IV. De los Actos Judiciales No Contenciosos. Este libro reviste bastante importancia.
Al enfrentarse a un caso concreto y determinado, lo primero que se debe analizar es si dicho asunto
es contencioso o no contencioso.

Tratándose de cualquier controversia jurídica que no sea solucionada directamente por las
partes, puede ser llevada a los tribunales de justicia mediante el ejercicio de la acción
correspondiente, esté o no regulado dicho procedimiento en la ley. Si no está regulado se aplicarán
las normas del Juicio Ordinario.
Respecto de los asuntos en que no existe contienda entre partes, no necesariamente van a
llegar a la esfera judicial.
Los actos judiciales no contenciosos son aquellos en que no se promueve contienda alguna
entre partes, en que la ley debe regularlos y exigir la intervención del tribunal respectivo.

ESTRUCTURA DEL CÓDIGO DE PROCEDIMIENTO CIVIL
136




A) FORMACIÓN DEL PROCESO.

El Proceso “es el instrumento que el legislador pone a disposición de las partes para hacer
valer pretensiones judiciales; y es el instrumento de que se valen los tribunales para el ejercicio de
la jurisdicción”.
Nuestro CPC se refiere al proceso desde un punto de vista material, ya que el concepto de
“proceso” es una abstracción jurídica. En definitiva, nuestro legislador cuando se refiere a la
formación del proceso hace alusión a la materialidad del proceso o a la formación del expediente.

El artículo 29 del CPC dispone lo siguiente: “Se formará el proceso con los escritos,
documentos y actuaciones de toda especie que se presenten o verifiquen en el juicio.
Ninguna pieza del proceso podrá retirarse sin que previamente lo decrete el tribunal que conoce de
la causa”.

En conclusión, el proceso se conforma por:

1.- Escritos. Presentaciones o solicitudes de las partes a través de las cuales se hacen valer
peticiones que se formulan ante el tribunal.

2.- Documentos. Instrumentos públicos o privados que se acompañan al juicio,
fundamentalmente en apoyo a las alegaciones que las partes formulan”. Por ejemplo: certificado de
nacimiento, escritura pública, etc.

3.- Actuaciones de toda especie. Diligencias que componen el proceso.

Todo este conjunto de piezas o diligencias se van verificando por orden estrictamente
cronológico, por fecha de realización de la actuación de que se trate. Por ello, el proceso es una
secuencia de actos ordenados cronológicamente.
En el manejo del expediente, cada hoja de éste se va numerando en cifras y letras; esto se
conoce como “Foliación del Expediente”.


a.1) ESCRITOS.

• Concepto.

Los escritos son “Presentaciones o solicitudes de las partes a través de las cuales se hacen
valer peticiones que se formulan ante el tribunal”. Por ejemplo: demanda.

No todos los escritos son peticiones, por ejemplo: en algunos escritos las partes hacen valer
observaciones respecto alguna situación determinada del proceso que le interesa.


• Requisitos Generales de los Escritos.

1.- Encabezado por una suma que indique su contenido o trámite de que se trate. Así, el
artículo 30 del CPC prescribe: “Todo escrito deberá presentarse al tribunal de la causa por
conducto del secretario respectivo y se encabezará con una suma que indique su contenido o el
trámite de que se trata”. Por ejemplo: escrito de demanda:

Demanda
En lo principal, demanda.
En el primer otrosí, acompaña documento con citación y custodia.
En el segundo otrosí, patrocinio y poder.

2.- Redactado en idioma castellano; aún cuando la persona que lo presente sea de otra
nacionalidad.

3.- Deben ser firmados. Este requisito no lo indica la ley, pero se exige por motivos de
certeza y seguridad jurídica, para asegurar que el escrito provenga de la persona que corresponda.
DISPOSIONES COMUNES A TODO PROCEDIMIENTO.
137
Normalmente los escritos llevan la firma del apoderado o mandatario judicial de la parte que lo
presenta; por lo que en consecuencia, no se requiere de la firma de la parte o de su abogado
patrocinante, salvo en el escrito en que se constituye el patrocinio en la primera presentación. Por
ejemplo: el artículo 6 inciso 2° N° 3 respecto la formación del mandato judicial, el mandante debe
firmar el escrito. En definitiva, uno de los pocos casos en que la ley exige la firma del escrito es en
el patrocinio.

4.- Los escritos se acompañan con copias; tantas copias cuantas sean las partes que haya que
notificar la resolución que recae en el escrito (Art. 31 inciso 1° CPC).

5.- Los escritos se presentan en papel simple o común y corriente. Antiguamente se
presentaban en papel sellado.

Siempre que alguna de las partes presenta un escrito, viene como acto inmediato, la dictación
de la resolución respectiva que recae sobre dicho escrito. Luego viene la notificación de la
resolución.




El artículo 38 CPC indica que la resolución debe notificarse legalmente para producir los
efectos pretendidos.
Desde el punto de vista formal o material de que habla el CPC, el artículo 29 trata de los
documentos y actuaciones.

Los documentos son “todos los instrumentos que las partes pueden acompañar al juicio,
fundamentalmente para acreditar los hechos que le interesan”.
Tanto los escritos como los documentos o actuaciones del proceso se constatan o
documentan en el mismo.


• Presentación de los Escritos.

a) ***Los escritos se presentan siempre en la secretaría del tribunal, no directamente al
juez. Así el encabezado del artículo 30 señala “Toso escrito deberá presentarse al tribunal de la
causa por conducto del secretario respectivo…”.

b) Los escritos se encabezarán con una suma que indique su contenido o el trámite de
que se trata.

c) Se presentan ante el secretario del tribunal que conoce de la causa respectiva, de
manera que la mayoría de las causas se presentarán ante el secretario del juzgado de letras. Sin
perjuicio de lo anterior, existen algunos casos de excepción en que los escritos debe presentarse en
la secretaría de la Corte de Apelaciones.

d) Estos escritos deben acompañarse con el número de copias pertinentes. Estas copias
serán en cantidad suficiente para notificar a las partes la resolución que recae en el escrito.

e) Las copias de los escritos deben acompañarse en papel simple, y debe tratarse de
copias fieles, o sea, idénticas al escrito original. No pueden existir diferencias sustanciales entre
ambos. El secretario del tribunal debe velar para que no existan dichas diferencias entre el escrito y
sus copias. Así el artículo 31 del CPC indica “… y confrontadas dichas copias por el secretario…”.

f) Existen algunos escritos respecto de los cuales no es necesario acompañar copias; y
que en general, son los escritos que recaen en diligencias o actuaciones de mero trámite. Al respecto,
el artículo 31 inciso 2° del CPC indica “Se exceptúan de esta disposición los escritos que tengan por
objeto personarse en el juicio, acusar rebeldías, pedir apremios, prórroga de términos,
señalamiento de vistas, su suspensión y cualesquiera otras diligencias de mera tramitación…”.

g) Además el tribunal debe ordenar que la parte acompañe la copia dentro de tercero día,
bajo apercibimiento de tener por no presentado el escrito. El artículo 31 inciso 4° indica “…el
tribunal ordenará, además, que la parte acompañe las copias dentro de tercero día, bajo
apercibimiento de tener por no presentado el escrito”.

Escrito Resolución del Tribunal Notificación de la Resolución
138
• ¿Qué ocurre si no se entregan los escritos con copias? ¿Qué sucede si existe
disconformidad sustancial entre la copia y el escrito?

La ley señala que en cualquiera de estos casos a la parte contraria no le corre el plazo
mientras la copia no se presente. El artículo 31 inciso 3° CPC “…si no se entregan las copias o si
resulta disconformidad substancial entre aquéllas y el escrito original, no le correrá plazo a la
parte contraria y deberá el tribunal, de plano, imponer una multa de un cuarto a un sueldo vital…”.
Por ejemplo: demandante en juicio objeta un documento acompañado por el demandado,
dicha objeción debe ser comunicada a la parte contraria (demandado) para que éste exponga lo que
crea conveniente o debe entregar copia del escrito de objeción.

Esto de entregar copias de los escritos que se presentan ante el tribunal constituye una carga
procesal para las partes.


• Funciones que cumple el Secretario cuando se presenta un escrito.

a) La ley dispone que entregado un escrito al secretario, a éste le corresponde en su
calidad de ministro de fe, estampar en cada foja la fecha y su media firma; o en su defecto, un sello
autorizado por la respectiva Corte de Apelaciones.
Este sello se conoce como “cargo” e indica la oficina (juzgado) y la fecha de presentación
del escrito (Art. 32 CPC).
El sello es importante porque contiene la fecha de presentación del escrito, lo cual es de
primer orden ya que es la única constancia fehaciente o material que sirve para demostrar la época
de presentación.

b) El secretario debe dar recibo de los documentos que se le entreguen junto al escrito o
acompañándolo.
El secretario hace la custodia de los documentos que las partes acompañan, la cual es una
medida cautelar o asegurativa. Por ejemplo: en el escrito se acompaña un pagaré (título), para que
no se pierda y pueda ser agregado efectivamente al expediente, el secretario lo dejará bajo su
custodia; por ello se le puede exigir la emisión de un recibo (Art. 32 inciso 2° CPC).

c) En cuanto al escrito mismo, el secretario debe presentarlo al tribunal para su
despacho; es decir, debe hacer llegar materialmente el escrito al juez para que éste lo provea o emita
resolución (Art. 33 CPC). La resolución recaída en un escrito puede ser de mero trámite o una
resolución de fondo.

Ejemplo de Escrito:
En lo principal, demanda.
En el primer otrosí, acompaña documento con citación y custodia.
En el segundo otrosí, patrocinio y poder.

Ejemplo de Resolución:
Chillán, ocho de marzo de dos mil siete.
A lo principal, por presentada la demanda. Vengan las partes a comparendo a la audiencia
del día cinco de abril de dos mil siete, a las 9:30 horas.
Al primer otrosí, por acompañado el documento en la forma solicitada. Custódiese.
Al segundo otrosí, téngase presente.

***El juez debe pronunciarse respecto de todas las peticiones formuladas por las partes en
sus respectivos escritos. Éstos siempre salen resueltos al día hábil siguiente al de su presentación.
Existen casos en que se solicita el despacho inmediato o urgente. Esto debe ser calificado por el
juez que conoce la causa.

• ¿Cómo se forma el proceso compuesto por escritos, documentos y actuaciones?

a) La ley prescribe que todas las piezas que forman el proceso se tienen que ir
agregando sucesivamente, según el orden de su presentación, o en la medida en que las actuaciones
se vayan realizando. Esto significa, por orden cronológico. El artículo 34 prescribe que “Todas las
piezas que deben formar el proceso, en conformidad al artículo 29, se irán agregando
sucesivamente según el orden de su presentación…”.

139
b) Al tiempo de ir agregando las piezas al proceso, el secretario debe ir numerando cada
foja que compone el expediente.
La única excepción son aquellas piezas o antecedentes que por su naturaleza no pueden
agregarse materialmente al proceso, o que por motivos fundados se manden reservar fuera del
proceso. El artículo 34 sostiene que “…al tiempo de agregarlas, el secretario numerará cada foja
en cifras y en letras. Se exceptúan las piezas que, por su naturaleza no puedan agregarse o que por
motivos fundados se manden reservar fuera del proceso”.
Por ejemplo: si se pide la custodia de un documento, como un libro de contabilidad; y éste no
se agrega materialmente al proceso, se deja constancia de él en el expediente.

c) Todo proceso o expediente tiene un número de orden o rol, que permite identificar a
cada uno de ellos. Dicho número de orden se le asigna al proceso en la primera resolución que se
dicta.

d) Todo expediente tiene una carátula, que es la tapa donde va identificada la causa. La
ley no se refiere particularmente a la carátula sino que el artículo 163 del CPC hace mención a ella
cuando se refiere a la tabla de los tribunales colegiados.
En la carátula, se indica:
- El número de rol.
- Identificación del tribunal que conoce de la causa.
- Nombre y apellido del juez.
- Nombre y apellido del secretario del tribunal.
- Materia del juicio.
- Nombres de las partes del juicio.
- Apoderados de las partes.


• ¿Es posible retirar materialmente alguna pieza del proceso?

La ley contempla la posibilidad de que esto ocurra y da una regla: el principio es que ninguna
pieza o antecedente del proceso se puede retirar sin que previamente lo decrete o autorice el tribunal
que conoce la causa (Art. 29 inciso 2° CPC). Es decir, existe una prohibición absoluta de que las
partes o cualquier otra persona retire materialmente algún antecedente del expediente sin la
autorización previa del juez. De lo contrario se estaría cometiendo un delito porque el expediente
como tal es un instrumento público.
Para que el juez lo ordene, la parte interesada debe solicitar o pedir la devolución de los
documentos. Y el juez debe decretarlo. Esto opera sólo respecto de los documentos; o sea, sólo se
devuelven documentos.
Si el juez accede a la devolución de los documentos, se puede proceder al retiro de dichas
piezas. Pero se debe reemplazar la foja en que se encontraba agregado el documento por otra foja;
esto se conoce como “Desglose” del documento. En la nueva foja se deja constancia del documento
o antecedente que se retira y la resolución del juez que lo ordenó. El artículo 35 del CPC sostiene
“Siempre que se desglosen una o más fojas del proceso, deberá colocarse en su lugar una nueva
foja con la indicación del decreto que ordenó el desglose y del número y naturaleza de las piezas
desglosadas”.
***Nunca se alterará la foliación original del expediente. Así lo sostiene el artículo 35 del
CPC “…No se alterará, sin embargo, la numeración de las piezas que queden en el proceso, y se
conservará también la de las que se hayan separado, en el nuevo expediente de que pasen a formar
parte, agregándose la que en éste les corresponda”. Por ejemplo: podría pedirse el retiro de una
escritura pública que consta de 10 páginas, si se retira sólo se va a dejar una foja de reemplazo.


• Custodia, Consulta y Retiro del Expediente.

La custodia del expediente le corresponde al secretario del tribunal que conoce de la causa.
Para este efecto, el proceso se mantiene en la oficina del secretario, bajo su custodia y
responsabilidad. Esto último significa que el expediente no se puede retirar materialmente de la
secretaría, salvo por las personas y en los casos que indica expresamente la ley. Por ejemplo: puede
retirar un expediente algún funcionario o auxiliar de la administración de justicia (como receptor
judicial, el defensor público, etc.) que de acuerdo a la ley necesite practicar cierta actuación; siempre
y cuando lo requiera o solicite. En estos casos, el secretario les hace entrega del expediente bajo
recibo (Art. 37 CPC).
Pero por regla general, las partes sólo pueden consultar el expediente en la secretaría del
tribunal.
140
La consulta del expediente es válida para las partes, y en general para cualquier persona, ya
que las actuaciones del tribunal son públicas (principio de publicidad del proceso). Salvo que el
proceso por ley deba ser secreto o reservado, o cuando la ley faculte al juez para establecer dicha
reserva. Por ejemplo: en los tribunales de familia.

Podría ocurrir, a solicitud del tribunal, que sea necesario remitir el expediente a un tribunal
distinto de aquel que conoce la causa. Por ejemplo: es relativamente frecuente que en los recursos de
apelación, las Cortes de Apelaciones pidan la causa para tenerla a la vista; que puede ser el mismo
expediente en que recayó el recurso de apelación. Entonces la Corte de Apelaciones podría estimar
pertinente que el juzgado le remita completamente el expediente.
O bien, el proceso podría ser solicitado por otro juez. Por ejemplo: en la acumulación de
procesos, y el otro juez para resolver necesita tener el expediente a la vista.
Cuando se solicita por otro tribunal la remisión del expediente original, esta diligencia se
cumple enviando (habitualmente) fotocopia debidamente certificada, autorizada por el secretario del
tribunal que conoce de la causa. Si se puede o no remitir el expediente original, lo determinará el
juez a quien se le presenta la solicitud correspondiente. Lo normal es remitir el expediente por un
plazo breve, para que se cumpla la diligencia específica que el juez solicitante señala (Art. 37 inciso
2° y 3° CPC).


a.2) ACTUACIONES JUDICIALES o ACTOS PROCESALES.

Cuando se habla de “actos procesales” se está refiriendo a las distintas actuaciones o
diligencias que componen un proceso determinado.
El proceso está compuesto por un conjunto variable de actos procesales sucesivos, todos los
cuales persiguen la substanciación del juicio de que se trata.
El proceso se lleva a cabo a través de una serie compleja de actos procesales sucesivos que
provienen, ya sea de las partes, o bien del tribunal y de sus auxiliares, o incluso provienen de
terceros. Se dice que todos estos actos conforman una cadena, en la cual cada eslabón constituye un
acto procesal. La manera de realizar estos distintos actos constituirá el procedimiento. Como se trata
de una cadena, cada uno de estos actos es requisito para practicar el que sigue. Es decir, un acto
cualquiera es consecuencia de uno anterior, están todos relacionados.
Lo anterior es muy importante porque como hay conexión entre los distintos actos, la ley
establece que algunas de estas actuaciones son indispensables para que el proceso se tramite
adecuadamente, y existen otras actuaciones que no son tan relevantes.
Si existe un vicio en alguno de los actos esenciales, esos vicios repercuten en los actos
siguientes; es decir, se transmite el vicio. O sea, existiendo estas anomalías procesales hay que
analizar la incidencia que tiene el vicio en el proceso. Por ejemplo: si se pide la nulidad de la
notificación de la demanda, como consecuencia se anulan todos los actos sucesivos (todo el
proceso).
Estos actos procesales representan la voluntad de las partes o del tribunal, o incluso de los
terceros. Toda manifestación de voluntad relativa al desenvolvimiento del proceso constituye una
actuación procesal, cualquiera sea el sujeto del cual emane esa declaración de voluntad.
La voluntad de la parte se manifiesta a través del escrito, porque en éste se formulan las peticiones al
tribunal. En cambio, los tribunales manifiestan su voluntad a través de la resolución judicial. Y los
terceros se manifiestan a través de las distintas actuaciones que les corresponde cumplir.
En la realización de cada acto procesal debe respetarse el procedimiento o cumplirse las
formalidades legales. Los actos procesales deben llevarse a cabo por la persona que corresponda, en
la oportunidad y con las formalidades correspondientes. Opera aquí el principio de “Preclusión”; es
decir, para cada acto existe una oportunidad para ser ejecutado.
Si no se respetan las formalidades o el procedimiento en la ejecución de los actos procesales, habrá
vicios de nulidad. O sea, la actuación puede ser dejada sin efecto y no sólo ésta sino que también el
proceso completo, dependiendo de la magnitud del vicio, o de la magnitud e importancia que tenga
el acto en que el vicio incida.


• Clasificación de las Actuaciones Judiciales.

Existe una clasificación muy importante de las actuaciones procesales, tal es:

1.- Considerando el origen del acto; es decir, atendiendo al sujeto que realiza la actuación.

141
1.a) Actos Procesales que provienen de las Partes. Se determinan principalmente por las
peticiones que hacen las partes. Se materializa a través de la presentación de los escritos
correspondientes. Por ejemplo: la demanda es un acto típico del demandante.

Las partes pueden tener distintas finalidades cuando realizan un acto procesal. Así:

- Las partes ejecutan los actos procesales con la finalidad de obtener una resolución
judicial; por ello los actos más importantes de las partes son los actos de petición. Por ejemplo:
demanda.

- Pero las partes también pueden presentar escritos con otras finalidades. Por ejemplo:
los escritos de parte en que éstas aportan pruebas al proceso con la finalidad de acreditar los hechos
de que se trate.

- Las partes pueden presentar escritos en los cuales formulan ciertas apreciaciones,
críticas sobre las alegaciones efectuadas en el proceso y sobre las pruebas que han rendido. Estos
escritos se presentan con la finalidad de que el tribunal pueda apreciar o considerar dichas críticas,
pero estas apreciaciones no son vinculantes. Por ejemplo: el artículo 430 del CPC que señala
“Vencido el término de prueba, y dentro de los 10 días siguientes, las partes podrán hacer por
escrito las observaciones que el examen de la prueba les sugiera” (escritos de observaciones a la
prueba).

- Hay otro tipo de actuaciones judiciales en que la finalidad de las partes no es obtener
una resolución judicial sino que son escritos que por sí solos crean una determinada situación
procesal, por lo que no conlleva una petición por sí mismo. Por ejemplo: escrito de allanamiento a la
demanda, escrito de renuncia, transacción judicial, avenimiento, etc. Sin perjuicio de que en estos
casos, también puede dictarse una resolución judicial.

1.b) Actos Procesales que provienen del Órgano Jurisdiccional y de los Auxiliares de la
Administración de Justicia. Las actuaciones provenientes de este órgano son fundamentalmente
las resoluciones judiciales, término que dice relación con los distintos pronunciamientos del juez en
el proceso, no sólo la sentencia definitiva.
Existen cuatro clases de resoluciones judiciales:

a) Sentencia Definitiva.
b) Sentencia Interlocutoria.
c) Autos
d) Decretos.
En todos estos casos el juez está haciendo un pronunciamiento judicial.

También existen otros actos de los auxiliares de la administración de justicia, existen
actuaciones que no solo emanan del juez. Por ejemplo: la notificación de la resolución recaída en la
demanda es practicada por el secretario del tribunal u otro funcionario.
También están las actuaciones que practican los relatores (relación del proceso, entre otras),
etc.

1.c) Actos Procesales que provienen de Terceros. Se refiere a los terceros que son ajenos
al juicio, son extraños, no son parte del juicio. Por ejemplo: testigos, peritos, los cuales nunca van a
ser parte del juicio, pero sin embargo pueden realizar actuaciones en éste.

Nuestra ley de procedimiento establece a quien le corresponde la ejecución de determinados
actos; también la oportunidad o momento en que ese acto se debe ejecutar. Respecto este último
aspecto, cobra importancia los plazos o el tiempo en que la actuación se debe practicar.
En las actuaciones de las partes, si no se respetan los plazos, el derecho a ejecutar ese acto
precluye (se extingue) para la parte, ya que en nuestro CPC los plazos son fatales.
También la ley procesal indica la forma o modo de ejecutar un acto procesal. No se exigen
las mismas formalidades para ejecutar todos los actos, ya que hay algunos más importantes que
otros. Por ejemplo: la demanda es un escrito muy importante y tiene mayores exigencias legales, el
escrito de casación, etc. Las resoluciones judiciales deben cumplir con ciertos requisitos, pero la ley
es más exigente con la sentencia definitiva, a diferencia de las resoluciones de mero trámite.




142
• Importancia de las formas o modos procesales.

En la medida en que se respeten las formas, a su vez se está respetando las reglas de
procedimiento, por lo que de esta manera el proceso será idóneo; o sea un debido proceso, por lo
que serviría para solucionar un conflicto, cuestión que no sucedería si las normas de procedimiento
fuesen transgredidas.
El hecho que se incumpla una forma procesal puede traer las siguientes consecuencias:

1.- Nulidad del acto.
2.- Preclusión (ya que la ley indica la oportunidad para ejecutar el acto).

El hecho que existan formas procesales es una garantía para las dos partes que ejecutan el
acto, porque permite ejercer adecuadamente tanto el derecho de acción como el derecho a resistirse
a las pretensiones por parte del demandado.
No se debe exagerar con las formalidades sino que debe existir un equilibrio entre esta
exageración y la libertad absoluta.
Nuestro CPC reglamenta las actuaciones judiciales en el libro I y establece varios tipos de
normas. En primer lugar, se consagran algunas reglas para las actuaciones judiciales en general, que
permiten determinar los requisitos de validez del acto procesal (requisitos que se deben cumplir para
que la actuación produzca efectos jurídicos). La ley también reglamenta especialmente ciertas
actuaciones, como las notificaciones (art. 38 y siguientes), las resoluciones judiciales (Art. 158 y
siguientes).


• Reglamentación de las Actuaciones Judiciales en general.

Interesa determinar los requisitos que la ley exige para que una actuación sea considerada
válida.

a) Requisitos de Validez.

1.- La actuación procesal debe ser practicada en día y horas hábiles.

El artículo 59 CPC señala: “Las actuaciones judiciales deben practicarse en días y horas
hábiles. Son días hábiles los no feriados. Son horas hábiles las que median entre las ocho y las
veinte horas”.
Esto es particularmente válido para las actuaciones del tribunal y de los funcionarios
auxiliares de la administración de justicia.
Los feriados son determinados por ley, así el artículo 313 del COT sostiene que “…Son tales
los que la ley determina y los comprendidos en el tiempo de vacaciones de cada año, que
comenzará el 1° de febrero y durará hasta el primer día hábil de marzo”.
Es decir, son feriados todos aquellos que la ley indique, lo cual puede variar en el tiempo.
También son días feriados los comprendidos en el feriado de vacaciones o feriado judicial; o
sea, desde el 1° de febrero hasta el primer día hábil de marzo inclusive. Durante el feriado de
vacaciones no se pueden ejecutar actuaciones judiciales, salvo aquellas que la ley permite. Por
ejemplo: los juicios penales no se suspenden; cierto tipo de procedimiento como los de familia; en
materia laboral; en materia de jurisdicción voluntaria; entre otros. En definitiva, las causas que se
suspenden son las civiles propiamente tales.

***Los tribunales están facultados, a petición de parte, para habilitar días y horas inhábiles
para la práctica de ciertas actuaciones judiciales, cuando haya causa urgente que lo exija (Art. 60
CPC). En definitiva, el juez califica la urgencia y se requiere petición de los interesados. Pero la
norma en comento indica en su inciso 2° que “Se estimaran urgentes para este caso, las actuaciones
cuya dilación pueda causar grave perjuicio a los interesados, o a la buena administración de
justicia, o hacer ilusoria una providencia judicial”.

2.- Las actuaciones judiciales deben ser practicadas por el funcionario que indica la ley.

***La regla es que este funcionario es el juez o tribunal que conoce la causa, ello según el
artículo 70 inciso 1° primera parte del CPC que indica “Todas las actuaciones necesarias para la
formación del proceso se practicarán por el tribunal que conozca de la causa…”.
Pero la regla anterior tiene algunas excepciones, reguladas en el inciso 1° segunda parte del
artículo 70 del CPC, se mencionan las siguientes:

143
a) Cuando la propia ley encomienda la práctica de la diligencia a otro funcionario
distinto del juez. Por ejemplo: las notificaciones de las resoluciones deben ser practicadas por el
secretario, el receptor, etc.

b) En los casos en que la ley permita delegar la actuación en otros funcionarios, pero
debe existir texto legal expreso que permita la delegación. Por ejemplo: en tribunales colegiados la
facultad de regular las costas se puede delegar en otros miembros del tribunal (Art. 140 inciso 2°
CPC).
En el caso de la prueba de confesión, a través de lo que se denomina “absolución de
posiciones”, que se trata de la manera de provocar la confesión de la parte contraria. En este caso el
juez puede delegar en el secretario la práctica de esta diligencia (Art. 388 CPC).
Otro ejemplo es la diligencia de inspección personal, en los tribunales colegiados se puede
delegar su ejercicio en otro miembro (Art. 405 inciso 2° CPC).

c) En el caso que la diligencia o actuación deba ejecutarse en territorio jurisdiccional
distinto a aquel en que se sigue el juicio. Se aplica el principio de “Territorialidad de los
Tribunales”. Por ejemplo: tomar declaración a testigo que no reside en territorio jurisdiccional del
tribunal que conoce de la causa. En esta situación, este tribunal debe delegar competencia porque el
juez bajo ningún respecto puede ejecutar esa diligencia; y esto se cumple o materializa a través de
los exhortos. Siempre la delegación de competencia es para practicar ciertas y determinadas
actuaciones procesales, indicando con precisión las facultades que tendrá el juez delegado. Esto
presenta una excepción tratándose de la diligencia de inspección personal del tribunal, la cual se
puede practicar por el juez que conoce de la causa en un territorio jurisdiccional distinto, sin
necesidad de delegar competencia (obviamente también se puede delegar). El mismo juez que
conoce del proceso se puede constituir en el otro lugar y practicar la diligencia (Art. 403 inciso 2°
CPC).

EXHORTOS.
1.- Concepto.

Los exhortos son comunicaciones que se dirigen los tribunales de distinto territorio
jurisdiccional entre sí, para practicar ciertas y determinadas diligencias”.
En ellos se encuentran todas las explicaciones, instrucciones y se otorgan todas las
facultades al tribunal exhortado.


2.- Tipos de exhortos.

Los exhortos pueden ser de dos tipos:

1) Exhortos Comunes. Comunicación que dirige un juez a otro, para que practique una
determinada actuación; una vez practicada dicha diligencia se remiten los antecedentes al tribunal
exhortante.

2) Exhortos Ambulantes o Circulantes. Consiste en que un tribunal le dirige
comunicación a varios tribunales para que éstos vayan practicando actuaciones sucesivas en su
respectivo territorio jurisdiccional; una vez producida la intervención de cada uno de ellos, la
comunicación pasará al tribunal siguiente, y así sucesivamente hasta que el último remita los
antecedentes al tribunal exhortante (Art. 74 CPC).


3.- Contenido del exhorto.

En cuanto al contenido del exhorto como comunicación, debe contener todas las piezas del
proceso necesarias para practicar la diligencia de que se trata (Art. 71 inciso 2° CPC). La claridad
del exhorto depende mucho de lo que la parte pida, ya que esta es una actuación de parte.

El exhorto debe ser firmado por el juez y el secretario. Si el tribunal es colegiado, basta que
firme el presidente de la sala (normalmente).





144
4.- Diligenciamiento del exhorto.

El diligenciamiento consiste en tramitar el exhorto en el tribunal exhortado. Si en éste no
existen sujetos interesados en tramitarlo, el exhorto muere.

a) ***Siempre ante el tribunal exhortado debe intervenir una persona encargada de
diligenciar el exhorto (un mandatario); dicha persona debe estar indicada en el exhorto, así lo indica
el artículo 73 del CPC al expresar: “En las gestiones que sea necesario hacer ante el tribunal
exhortado, podrá intervenir el encargado de la parte que solicitó el exhorto, siempre que en éste se
exprese el nombre de dicho encargado o se indique que puede diligenciarlo el que lo presente o
cualquiera otra persona”. Este encargado debe reunir las condiciones del mandatario judicial; o sea,
debe tener Jus Postulandi.


b) Los exhortos se remiten directamente de juez a juez, sin intermediarios; a través de
correo, a no ser que la parte interesada en el exhorto le pida al juez que le entregue la comunicación
para diligenciarla personalmente (no a través de correo). Esto se conoce como “Diligenciamiento
Personal del Exhorto”, regulado en los artículos 75 y 77 del CPC.

Artículo 75 del CPC: “Toda comunicación para practicar actuaciones fuera del lugar del
juicio será dirigida, sin intermediario alguno, al tribunal o funcionario a quien corresponda
ejecutarla, aunque no dependa del que reclama su intervención”.

Artículo 77 del CPC: “Toda comunicación dirigida por un tribunal a otro deberá ser
conducida a su destino por los correos del Estado, pudiendo, en casos especiales calificados por el
tribunal, entregarse a la parte que la haya solicitado, para que gestione su cumplimiento”.

Estas normas sólo son aplicables a los exhortos nacionales.


c) Diligenciamiento de exhorto chileno dirigido a tribunal extranjero.

Si la comunicación es de un tribunal chileno a extranjero, el exhorto debe dirigirse por
conducto de la Corte Suprema chilena, y ella lo hace llegar al Ministerio de Relaciones Exteriores
chileno, y éste le da curso de acuerdo a las normas internacionales.






d) Diligenciamiento de exhorto extranjero dirigido a tribunal chileno.

Si la comunicación es de un tribunal extranjero a chileno, se debe recibir por el mismo
conducto y en la misma forma que los otros. Así, el Ministerio de Relaciones Exteriores chileno lo
envía a la Corte Suprema y ésta determina su cumplimiento.






e) Si el exhorto proviene del extranjero, debe legalizarse en Chile y según sea el caso,
debe traducirse (aunque el juez conozca el idioma).


3.- Las actuaciones judiciales deben ser autorizadas por el funcionario competente.

Este funcionario será aquel al cual le corresponde dar fe de la actuación. Normalmente ese
funcionario será el secretario del tribunal que está conociendo la causa. “Autorizar” significa dar fe
de la actuación.
En caso de la prueba testimonial o la prueba de confesión, corresponde a los receptores
judiciales dar fe de dichas actuaciones.

Tribunal Chileno
Exhortante
Corte Suprema
Chilena
Ministerio RR.EE
Chileno
Tribunal Extranjero
Exhortante
Ministerio de RR.EE
Chileno
Corte Suprema Chilena
145
***Esta autorización es esencial para la validez de la actuación (Art. 61 inciso final CPC).
Por ejemplo: la resolución judicial la dicta el juez pero la autoriza el secretario; así que una
sentencia sin la firma del secretario es nula.


4.- De toda actuación procesal debe dejarse constancia o testimonio escrito en el proceso.

La constancia debe cumplirse de acuerdo a las formalidades que la ley establece. El artículo
61 CPC prescribe: “De toda actuación deberá dejarse testimonio escrito en el proceso, con
expresión del lugar, día, mes y año en que se verifique, de las formalidades con que se haya
procedido, y de las demás indicaciones que la ley o el tribunal dispongan.
A continuación y previa lectura, firmarán todas las personas que hayan intervenido; y si
alguna no sabe o se niega a hacerlo, se expresará esta circunstancia.
La autorización del funcionario a quien corresponda dar fe o certificado del acto es esencial
para la validez de la actuación”.

También debe dejarse testimonio de la hora en que se verifica la actuación, cuando
corresponda de acuerdo a la naturaleza de la actuación.
Respecto de la constancia de las formalidades con las que se debe proceder, esto es variable
porque no todas las actuaciones tienen las mismas formalidades. Por ejemplo: en un comparendo de
conciliación habrá que indicar si las partes asistieron personalmente o no. Y habrá que dejar
constancia de las demás indicaciones que la ley o el tribunal disponga.


• Forma en que pueden ser decretadas, ordenadas o autorizadas las actuaciones
judiciales.

Al respecto se señala que hay tres formas, tales son:
1.- Diligencias con conocimiento de la parte contraria.
2.- Diligencias con citación de la parte contraria.
3.- Diligencias con audiencia de la parte contraria.

Esta clasificación tiene importancia para determinar en qué momento exacto se debe cumplir
la actuación que ha sido ordenada por el juez.
El artículo 336 inciso 1° del CPC prescribe: “El aumento extraordinario para rendir prueba
dentro de la República se otorgará con previa citación; el que deba producir efecto fuera del país
se decretará con audiencia e la parte contraria…”.

a) Diligencias con Conocimiento. Esto significa que la actuación se va a cumplir tan
pronto como la resolución que dispuso la diligencia se notifique a la parte contraria. Esta
notificación se debe hacer legalmente. Es la regla en nuestro sistema.
El artículo 69 inciso 2° CPC señala “Cuando se mande proceder con conocimiento o
valiéndose de otras expresiones análogas, se podrá llevar a efecto la diligencia desde que se ponga
en noticia del contendor lo resuelto”.






b) Diligencias con Citación de la parte contraria. En este caso, si la ley lo dispone, la
diligencia no puede llevarse a efecto sino después de transcurridos 3 días de la notificación legal a la
parte contraria de la resolución que la dispuso.
El artículo 69 inciso 1° CPC sostiene “Siempre que se ordene o autorice una diligencia con
citación, se entenderá que no puede llevarse a efecto sino pasados 3 días después de la notificación
de la parte contraria, la cual tendrá el derecho de oponerse o deducir observaciones dentro de
dicho plazo, suspendiéndose en tal caso la diligencia hasta que se resuelva el incidente”.





Resolución Judicial que
accede a la petición (decreta la
diligencia)
Notificación Legal de la
Resolución (Art. 38 CPC)

Escrito Petición
Diligencia

Se cumple
la diligencia

Resolución
Judicial: “Como se
pide con citación”
+ 3 días
Ahora se cumple
la diligencia
Notificación Legal
de la Resolución
Escrito Petición
Diligencia

146
El plazo de 3 días es para que la parte contraria pueda manifestar lo que crea conveniente
respecto la diligencia, pudiendo oponerse o formular observaciones dentro de dicho plazo, o no
oponerse. Al respecto:

a) Si la parte contraria no se opone dentro de los 3 días: la diligencia se lleva a efecto.
Por ejemplo: la parte pidió aumento extraordinario del plazo de término probatorio para rendir
prueba en territorio jurisdiccional distinto. En este caso hay que exhortar.

b) Si la parte contraria se opone: se formula un incidente y se debe tramitar, por lo que
se suspende la diligencia hasta que se resuelva el incidente. Cuando hay un incidente debe oírse a la
parte contraria, y el tribunal resolverá con o sin la respuesta de la parte contraria.
El juez puede resolver lo siguiente:

b.1) Podría dar o no lugar a la oposición.
b.2) Si el juez acoge la objeción, la diligencia no se practica.
b.3) Si el juez rechaza la oposición, la diligencia se practica o cumple.


c) Diligencia con Audiencia de la parte contraria. Significa que la diligencia no es
posible llevarla a efecto sin que previamente el tribunal oiga a la parte contraria.
El artículo 89 del CPC dispone “Si se promueve un incidente, se concederán 3 días para
responder y vencido este plazo, hay o no contestado la parte contraria, resolverá el tribunal la
cuestión, si, a su juicio, no hay necesidad de prueba…”.






“Traslado” significa oír a la parte contraria o darle plazo de 3 días para que responda. Pero
en esta etapa, el tribunal aún no se ha pronunciado respecto la diligencia. El término de prueba
puede ampliarse para los efectos de rendir prueba en el extranjero.


• Diferencia entre la diligencia con Citación y con Audiencia.

Si el tribunal decreta una diligencia con citación, puede o no generarse un incidente,
dependiendo si la parte contraria se opone o no, o formula objeción.
En cambio, en las diligencias con audiencia, siempre se genera un incidente porque la ley
señala que hay que oír a la parte contraria (Art. 89 CPC).

Algunos autores (como Cassarino) indican que podría existir una cuarta forma de disponer la
diligencia, que sería de plano y sin que sea necesario notificar. Cuestión que en nuestro
ordenamiento prácticamente no se da.


B) PLAZOS.

El plazo está referido al tiempo en que debe cumplirse los diferentes actos procesales.
En esta materia, y a pesar que la ley no hace distinciones, se debe señalar algunos casos en
que la ley establece un momento preciso en el cual el acto debe practicarse, y eso significa un día
determinado. En este último caso se habla de “término”.

• Concepto.

El plazo es “el período prolongado en que un acto se puede ejecutar válidamente”.

• Regulación del Plazo.

El plazo está regulado en el Código Civil, específicamente en los artículos 48 a 50; éstas son
las normas fundamentales, y deben entenderse modificadas o complementadas por las normas del
CPC en sus artículos 64 a 68.


Resolución Judicial,
en que el Juez confiere
“Traslado”

+ 3 días
Escrito Petición
Diligencia

147
• Clasificación de los Plazos.

Todo procedimiento tiene un plazo.

1.- Considerando el origen del plazo.

1.a) Plazos Legales. Es aquel que se señala en la ley. Es la regla general en materia de
procedimiento. Por ejemplo: plazos para contestar la demanda (Art. 258, 259 y 260 CPC);
plazos para deducir recursos; plazos para apelar; plazos para rendir prueba; etc.

1.b) Plazos Judiciales. Aquel que señala el juez cuando la ley lo faculta. Por ejemplo: el
plazo que establece el artículo 9 del CPC en cuanto la representación de los derechos en
juicio; artículo 37 inciso 2° para los efectos de la evacuación de informes.
***Siempre debe existir una disposición legal que autorice al juez para fijar los plazos.

1.c) Plazos Convencionales. Aquel que emana, cuando corresponda, del acuerdo de
voluntad de las partes o contratantes, en los casos que la ley lo permita.
El artículo 64 inciso 2° dispone “Las partes, en cualquier estado del juicio, podrán acordar
la suspensión del procedimiento hasta por un plazo máximo de 90 días. Este derecho sólo
podrá ejercerse por una vez en cada instancia, sin perjuicio de hacerlo valer, además, ante
la Corte Suprema en caso que, ante dicho tribunal estuviesen pendientes recursos de
casación o de queja en contra de sentencia definitiva. Los plazos que estuvieren corriendo se
suspenderán al presentarse el escrito respectivo y continuarán corriendo vencido el plazo de
suspensión acordado”.
Las partes pueden, de común acuerdo, reducir el término probatorio; así lo sostiene el
artículo 328 inciso 2° del CPC “Podrá, sin embargo, reducirse este término por acuerdo
unánime de las partes”.


2.- Considerando el momento en que el plazo se inicia (Art. 65 CPC).

2.a) Plazos Individuales. Aquel que comienza a correr para cada parte desde el momento de
la notificación legal a la respectiva parte. Por ejemplo: si se dictó sentencia definitiva, ésta se
notifica al demandante el día 05/03 y al demandado el día 07/03; el plazo para apelar de la
sentencia es individual y empieza a correr para cada parte desde el día en que se le notificó.
El artículo 189 inciso 1° del CPC indica “La apelación deberá interponerse en el término
fatal de 5 días, contados desde la notificación de la parte que entabla el recurso, deberá
contener los fundamentos de hecho y de derecho en que se apoya y las peticiones concretas
que se formulan”.

2.b) Plazo Común. Aquel que empieza a correr conjuntamente para todas las partes desde el
momento en que se practica la última notificación. Por ejemplo: al demandante se notifica el
04/03 y al demandado el 20/03. El plazo empieza a correr para ambas partes desde el 20/03
(última notificación). Para ello deben estar todas las partes legalmente notificadas. Por
ejemplo: el artículo 327 inciso 1° del CPC indica “Todo término probatorio es común para
las partes y dentro de él deberán solicitar toda diligencia de prueba que no hubieren pedido
con anterioridad a su iniciación”.

Lo normal es que los plazos sean individuales, para que un plazo sea común la ley debe
indicarlo.


3.- Considerando el momento en que expira el derecho para la parte (Art. 64 CPC).

3.a) Plazos Fatales. Aquel a cuyo vencimiento se extingue el derecho de la parte que debió
ejercitarse dentro del período o tiempo de duración del plazo. Aquí lo que se extingue es el
derecho (ya que todos los plazos vencen) a realizar la actuación de que se trata.

3.b) Plazos No Fatales. Aquel en que por el solo vencimiento del plazo no se extingue el
derecho de la parte a realizar la actuación que corresponda. Para que el derecho de la parte se
extinga se requiere que el tribunal, a petición de parte interesada, de por cumplido el trámite
o declare la “rebeldía” respecto esa actuación. ***Mientras el tribunal no efectúe esa
declaración, la parte puede ejercerla, aunque el plazo esté vencido.
Todos los plazos judiciales tienen el carácter de no fatales.
148
En nuestro sistema la regla general es que los plazos sean fatales, al menos desde el punto de
vista del ejercicio del derecho de las partes. Así el artículo 64 inciso 1° del CPC señala “Los plazos
que señala este Código son fatales cualquiera sea la forma en que se exprese, salvo aquellos
establecidos para la realización de actuaciones propias del tribunal. En consecuencia, la
posibilidad de ejercer un derecho o la oportunidad para ejecutar el acto se extingue al vencimiento
del plazo. En estos casos el tribunal, de oficio o a petición de parte, proveerá lo que convenga para
la prosecución del juicio, sin necesidad de certificado previo”.
Es decir, la excepción (o sea, no son fatales) los plazos establecidos para la realización de los
actos propios del tribunal.
***Los jueces no están facultados para darle el carácter de fatal a un plazo judicial.


4.- Considerando la unidad de tiempo que conforma el plazo. Clasificación muy importante
para efectos del cómputo del plazo.

4.a) Plazo de Días. Es la regla general.

4.b) Plazo de Meses. Constituye la excepción. Por ejemplo: plazo para que se declare el
abandono de procedimiento.

4.c) Plazo de Años. También constituye la excepción. Por ejemplo: plazo para la
prescripción.

***Esta clasificación es importante porque el artículo 66 del CPC establece que los plazos de
días se suspenden durante los feriados. Por lo mismo, no es igual decir un plazo de 30 días o un
plazo de un mes.


5.- En cuanto la posibilidad de interrupción del plazo.

5.a) Plazo Continuo. Aquel que transcurre sin interrupciones. Se cuentan todos los días.

5.b) Plazo Discontinuo. Aquel que admite interrupción, porque se descuentan los días
feriados.

De acuerdo al artículo 66, los plazos de días se entienden suspendidos en los días feriados,
por lo tanto serían un plazo discontinuo. En cambio, los plazos de meses y de años son continuos, al
igual que los plazos de días que se encuentran establecidos en otras leyes diferentes al CPC.


6.- Considerando la posibilidad de extender el plazo más allá de su duración (Art. 67 y 68
del CPC).

6.a) Plazo Prorrogable. Aquel que es posible extender su duración, más allá de la fecha de
su vencimiento.
El artículo 67 del CPC sostiene “Son prorrogables los términos señalados por el tribunal.
Para que pueda concederse la prórroga es necesario:
1°. Que se pida antes del vencimiento del término; y
2°. Que se alegue justa causa, la cual será apreciada por el tribunal prudencialmente”.

6.b) Plazo Improrrogable. Aquel que no es posible extender su duración una vez que ha
vencido.
El artículo 68 del CPC indica “En ningún caso podrá la prórroga ampliar el término más
allá de los días asignados por la ley”.
En principio, los plazos legales son improrrogables. En cambio, los plazos judiciales si
pueden ser prorrogados.

Nuestra ley hace sinónimas las expresiones “término” y “plazo”.






149
REBELDÍAS.

• Regulación.

Esta materia tiene regulación en los artículos 78 y siguientes del CPC.

• Concepto.

No se encuentra definida en la ley; pero en general se puede indicar que la Rebeldía es “una
declaración que hace el tribunal sobre la pérdida o extinción de un derecho que no se ha ejercido
dentro de un plazo judicial, y que puede realizarse de oficio o a petición de parte, y en virtud de la
cual, dicha diligencia o trámite se tiene por cumplida y el juez provea lo que corresponda para que
el juicio continúe su tramitación”.

La rebeldía sólo opera en virtud de una resolución judicial que tiene por cumplida la
diligencia o trámite que no se realizó.
Se suele asociar la rebeldía con la incomparecencia de la parte, pero no son exactamente lo
mismo.

• Efectos de la Rebeldía.

La rebeldía produce distintos efectos, según si ésta tiene lugar en 1° o 2° instancia. Así:

a) Rebeldía en Primera Instancia. La rebeldía respecto de un trámite o diligencia sólo
afecta a ese trámite o diligencia. Por ejemplo: el demandado no contesta la demanda o no cumple
con cierto trámite, va a estar rebelde sólo respecto dicho trámite que no se cumplió en la
oportunidad debida, pero no respecto de la instancia completa.
Esto no obsta a que la parte, posteriormente, practique otras diligencias que corresponda.
***En definitiva, en primera instancia la rebeldía produce efectos particulares, respecto del
trámite de que se trata; pero no es posible desentenderse de la parte en rebeldía. Por ejemplo: igual
debe ser notificado de la resolución.

b) Rebeldía en Segunda Instancia. A diferencia de lo anterior, en la segunda instancia
(apelación) la rebeldía produce efectos generales.


• ¿Qué sucede con el Recurso de Apelación si el apelado no comparece?

El artículo 202 del CPC indica que si no comparece el apelado, se seguirá el recurso en su
rebeldía por el solo ministerio de la ley y no será necesario notificarle las resoluciones que se dicten,
las cuales producirán sus efectos respecto del apelado rebelde desde que se pronuncian. El rebelde
podrá comparecer en cualquier estado del recurso, representado por el procurador del número.
Mientras el apelado no comparezca, la ley se desentiende de él.


C) RESOLUCIONES JUDICIALES.


Todo el procedimiento descansa sobre la base de la dictación de diversas clases de
resoluciones judiciales.
El acto procesal típico de los tribunales es la dictación o pronunciamiento de la resolución
judicial, porque a través de ésta el tribunal manifiesta su voluntad. Estos pronunciamientos se
producen a lo largo de todo el juicio, el más importante es la sentencia definitiva.
Los jueces, a través de las resoluciones hacen fundamentalmente dos cosas:

1.- Resolver peticiones y fallar las cuestiones planteadas.
2.- Disponer diligencias.

• Concepto.

Las Resoluciones Judiciales son “Actos procesales del tribunal, a través de los cuales se
resuelven peticiones de las partes; o bien se ordena el cumplimiento de determinados trámites o
medidas procesales”.

150
Las resoluciones judiciales sirven para sustanciar el proceso, o bien se puede fallar o resolver
las distintas cuestiones que se van planteando en el proceso, incluida la cuestión principal.


• Características Generales de las Resoluciones Judiciales.

1.- En cualquier caso, son pronunciamientos del órgano jurisdiccional. Es la manera a través
de la cual los tribunales manifiestan su voluntad.

2.- Son formales, están sujetas a ciertas formalidades porque deben cumplir con cierto
contenido dependiendo de la clase de resolución de que se trate. Nuestra ley es más estricta con las
sentencias definitivas, incluso si ésta no cumple con los requisitos formales se puede anular a través
del recurso de casación en la forma.

3.- Todas constituyen actuaciones judiciales, y deben cumplir con los requisitos legales.

4.- Son pronunciamientos escritos de los tribunales. Sin perjuicio que en ciertos
procedimientos o actuaciones orales, los tribunales pueden llegar a dictar resoluciones verbales, en
las audiencias respectivas. Por ejemplo: procedimiento sumario es verbal (Art. 682 del CPC);
procedimiento de los tribunales de familia, etc.

5.- Su finalidad es resolver cuestiones, incluyendo la cuestión controvertida principal, o
disponer diligencias de tramitación o de ordenación procesal.


• Clasificación de las Resoluciones Judiciales.

1.- La doctrina hace la primera gran clasificación atendiendo la clase de pronunciamiento
que contiene la resolución.

1.1) Resoluciones de Ordenación Procesal. Aquellas que deciden sobre trámites del
juicio. Sirven para darle curso progresivo a los autos o al proceso, para determinar la
substanciación del mismo.

1.2) Aquellas resoluciones referidas al objeto del proceso, que está determinado por las
pretensiones que se hicieron valer y por el contenido o fundamento de dichas pretensiones.
Son las que deciden sobre el fondo de lo discutido y no sobre cuestiones de mero trámite.


2.- Clasificación que atiende al contenido de la resolución. Esta distinción se consagra en el
CPC, artículo 158. Cada una de estas resoluciones persigue distintas finalidades.

2.1) Sentencia Definitiva.
2.2) Sentencia Interlocutoria.
2.3) Autos.
2.4) Decretos, Providencias o Proveídos.


3.- Considerando la nacionalidad del tribunal que dicta o emite la resolución.

3.1) Resoluciones dictadas por Tribunales Chilenos.
3.2) Resoluciones dictadas por Tribunales Extranjeros.

El CPC utiliza esta clasificación, es muy importante porque el CPC se refiere a ella cuando
trata la ejecución de las resoluciones judiciales ya que el procedimiento de ejecución es diferente en
uno u otro caso (Art. 231 y siguientes; artículos 242 y siguientes del CPC).


4.- En cuanto la instancia en que se emite la resolución.

4.1) Resolución de Primera Instancia.
4.2) Resolución de Segunda Instancia.
4.3) Resolución de Única Instancia.

151
5.- Atendiendo la materia de la resolución.

5.1) Resolución sobre Asuntos Contenciosos.
5.2) Resolución sobre Asuntos Judiciales No Contenciosos.


• Clasificación Legal de las Resoluciones Judiciales contenida en el artículo 158 del
CPC.

Esta es una de las clasificaciones más importantes, y repercute en los siguientes aspectos:

a) Para determinar los requisitos de cada una de las resoluciones, tanto respecto de su
forma como su contenido.

b) Para determinar la procedencia de los recursos procesales que pueden utilizarse en
cada caso para impugnar la resolución cuando sea procedente. Porque no proceden todos los
recursos respecto las mismas resoluciones.

c) Para determinar, tratándose de tribunales colegiados, el número de ministros que
deben dictarlas. En los Juzgados de Letras, los secretarios abogados están autorizados para firmar
los decretos o resoluciones de mero trámite, y el oficial primero las autoriza (Art. 33 inciso 2° CPC).

d) Dependiendo la clase de resolución de que se trata, se pueden producir distintos
efectos jurídicos, particularmente la cosa juzgada que es producida por la sentencia definitiva.

e) Para los efectos de las notificaciones, para determinar la forma en que se debe
notificar la resolución.

f) Tiene importancia respecto del recurso de apelación, para determinar la forma en que
el tribunal superior conocerá y resolverá dicho recurso.


• Análisis particular de cada una de las Resoluciones del artículo 158 del CPC.

1.- DECRETOS, PROVIDENCIAS o PROVEÍDOS. Se encuentran regulados en el
artículo 158 inciso final del CPC, en relación con el artículo 70 del COT.

Concepto.

El artículo 158 inciso final del CPC prescribe que “Se llama decreto, providencia o proveído
el que, sin fallar sobre incidentes o sobre trámites que sirvan de base para el pronunciamiento de
una sentencia, tiene sólo por objeto determinar o arreglar la substanciación del proceso”.

En definitiva, el decreto es una resolución judicial que se pronuncia o que determina la
substanciación del proceso. O sea, la substanciación del proceso es su único objeto.

Finalidad u Objeto.

Se trata de una resolución que no falla incidentes ni tampoco se pronuncia sobre ningún
trámite básico para pronunciar una sentencia. Es una resolución de mero trámite porque tiene por
finalidad dar curso al proceso.
***Tiene por objeto darle curso progresivo a los autos; no decide ni prejuzga ninguna
cuestión discutida. Sólo sirven para disponer resoluciones de mero trámite.
Se trata de la resolución más simple desde el punto de vista formal porque la ley es poco
exigente con ellas. Debe determinar el trámite sobre el cual se está pronunciando. Por ejemplo:
resolución que da curso al escrito de demanda en juicio ejecutivo; la resolución que confiere
traslado.

Características de los Decretos.

1.- Su única finalidad es dar curso progresivo a los autos o proceso.

2.- No deciden ni prejuzgan ninguna cuestión discutida.

152
3.- Debe cumplir los requisitos generales de toda resolución judicial, señalados en el artículo
169 del CPC.


2.- AUTOS. Se encuentran regulados en el artículo 158 inciso 4 del CPC.

Concepto.

“Se llama auto la resolución que recae en un incidente no comprendido en el inciso
anterior”.

En conclusión se dice que “auto” es toda resolución que resuelva incidentes, aquellos que no
establecen derechos permanentes a favor de las partes. Por ejemplo: la resolución que se pronuncia
sobre una medida precautoria (esencialmente revocatorias); la resolución que se pronuncia sobre los
alimentos provisorios en un juicio.

Diferencia entre Autos y Decretos.

Los autos no le dan curso al proceso sino que su objeto es resolver incidentes o cuestiones
accesorias que requieren especial pronunciamiento del tribunal, porque debe ser resuelta a través de
auto o a través de sentencia interlocutoria (Art. 82 CPC). Por tanto, la ley es un poco más exigente
en relación a los decretos.
Los autos, a lo menos, deben contener una parte resolutiva (en que se resuelve la incidencia)
(Art. 171 CPC). Si la naturaleza del acto lo permite, el auto debe contener las consideraciones que
tuvo en vista el juez y las citas de las leyes en virtud de las cuales fue resuelto.


3.- SENTENCIA INTERLOCUTORIA. Se encuentra regulada en el artículo 158 inciso 3
del CPC.

Concepto.

El artículo 158 inciso 3 sostiene “Es sentencia interlocutoria la que falla un incidente del
juicio, estableciendo derechos permanentes a favor de las partes, o resuelve sobre algún trámite
que debe servir de base en el pronunciamiento de una sentencia definitiva o interlocutoria”.

Clasificación de las Sentencias Interlocutorias.

Existen las siguientes clases de sentencias interlocutorias:
a) En primer lugar se distingue entre:

a.1) Aquellas interlocutorias que resuelven incidentes.

a.2) Aquellas interlocutorias que se pronuncian sobre un trámite que debe servir de base para
el pronunciamiento de una sentencia posterior (sea definitiva o interlocutoria). Por ejemplo:
la resolución que recibe la causa a prueba.

Aquí surge un problema respecto ¿qué se entiende por establecer “derechos permanentes a
favor de las partes”? Esta es una cuestión de hecho que se verifica en cada caso. Se dice que el
derecho es permanente cuando se incorpora definitivamente al patrimonio de la persona. Por
ejemplo: sentencia interlocutoria que se pronuncia sobre una excepción dilatoria; la que acepta o
rechaza la impugnación de un instrumento; la que se pronuncia sobre el abandono de procedimiento;
la que se pronuncia sobre el desistimiento de la demanda; etc.

b) Otra clasificación de las interlocutorias que sirve para determinar la procedencia del
recurso de casación.

b.1) Interlocutoria que pone término al juicio o hace imposible su continuación. Por ejemplo:
aquella que acepta el desistimiento de la demanda. ***La casación sólo procede respecto éstas.

b.2) Interlocutorias que no ponen término al juicio o no hacen imposible su continuación.



153
4.- SENTENCIA DEFINITIVA. Está regulada en el artículo 158 inciso 2 del CPC.

Concepto.

“Es sentencia definitiva la que pone fin a la instancia, resolviendo la cuestión o asunto que
ha sido objeto del juicio”.

***La sentencia definitiva debe reunir ambos requisitos copulativos.

Sentencia Definitiva y Grado Jurisdiccional

En un juicio podrían pronunciarse dos sentencias definitivas; esto es la de 1° y de 2°
instancia, caso en que prevalece esta última. Es importante determinar el grado jurisdiccional en que
se pronuncia la sentencia definitiva para establecer los requisitos que debe cumplir una u otra.
En cuanto las sentencias definitivas de segunda instancia, pueden ser confirmatorias,
modificatorias o revocatorias de la dictada en primera instancia. Esto va a depender de la decisión
que adopte el tribunal de segunda instancia, así:

a) Sentencia Confirmatoria. Aquella que mantiene íntegramente la sentencia de
primera instancia; mantiene las decisiones del fallo.

b) Sentencia Modificatoria. Aquella que hace algún tipo de variación a la sentencia de
primera instancia, de manera que el fallo no queda exactamente igual. Por ejemplo: sentencia que
aumenta o disminuye la indemnización.

c) Sentencia Revocatoria. Aquella que cambia completamente una resolución anterior.
Se resuelve una cuestión totalmente distinta a la decidida en primera instancia.


• Otras clasificaciones de las Sentencias.

Independientemente de la clasificación del artículo 158 del CPC, existen otras
denominaciones que utiliza este Código para referirse a las sentencias. Tales son:

a) SENTENCIA DE TÉRMINO. El artículo 98 del CPC utiliza esta expresión. No
existe definición legal, pero doctrinariamente se ha sostenido que Sentencia de Término “es
aquella sentencia, que puede ser definitiva o interlocutoria, que pone fin a la última instancia del
juicio de que se trata”.
Esta última instancia se determina caso a caso. Por ejemplo: si el juicio se falla en única
instancia, la sentencia definitiva o interlocutoria va a ser la sentencia de término.

Si el juicio está sometido a doble instancia se debe determinar si se apeló o no. De esta
manera:

1.- Si se apeló, y el recurso de apelación se tramitó y hubo sentencia en segunda instancia,
ésta será la sentencia de término.

2.- Si no se dedujo recurso de apelación, la sentencia de término es la de primera instancia.

Para estos efectos no se considera la sentencia de casación porque la casación no es
instancia.

b)
c) SENTENCIA FIRME O EJECUTORIADA. Se manifiesta esta expresión en los
artículos 231 inciso 1° CPC; artículo 175 CPC, etc.).
Tampoco existe definición legal sino que la ley se refiere al momento en que una sentencia
se entiende que va a quedar firme o ejecutoriada.
Se puede señalar que sentencia firme o ejecutoriada es “aquella respecto de la cual no
proceden recursos”. Por lo anterior, la sentencia puede cumplirse sin dificultades porque produce
efecto de cosa juzgada.

Contra una sentencia no proceden recursos porque:

1.- La ley no contempla la posibilidad de proceder contra la resolución de que se trata.
154
2.- La ley, contemplando la posibilidad de deducir recursos, éstos han sido interpuestos y
resueltos.

3.- Porque procediendo recursos contra la sentencia, transcurrió el plazo y las partes no los
dedujeron (“Principio de Preclusión”).

Interesa determinar con toda exactitud cuál es el momento en que se entiende que la
sentencia queda firme porque desde ese momento se puede cumplir. Esto lo establece el CPC en el
artículo 174; esta norma prescribe: “Se entenderá firme o ejecutoriada una resolución desde que se
haya notificado a las partes, si no procede recurso alguno en contra de ella; y, en caso contrario,
desde que se notifique el decreto que la mande cumplir, una vez que terminen los recursos
deducidos, o desde que transcurran todos los plazos que la ley concede para la interposición de
dichos recursos, sin que se hayan hecho valer por las partes. En este último caso, tratándose de
sentencias definitivas, certificará el hecho el secretario del tribunal a continuación del fallo, el cual
se considerará firme desde este momento, sin más trámites”.

Para determinar el momento en que una sentencia queda firme, primero hay que hacer varias
distinciones:

Respecto si proceden o no recursos contra la resolución:

1.a) Si no proceden recursos en su contra: se entiende firme o ejecutoriada la sentencia
cuando se notifica legalmente a las partes, y se puede cumplir desde ese momento.

1.b) Si proceden recursos contra la resolución: hay que volver a distinguir:

1.b.a) Si se dedujeron los recursos. Se entiende que la sentencia queda firme una vez
que terminan los recursos deducidos, específicamente desde que se notifique el
decreto que ordena cumplir la sentencia. Desde que se notifica el “Cúmplase”,
resolución que ordena cumplir la sentencia. Por ejemplo:

- Con fecha 03/03 se dicta sentencia de primera instancia.
- Con fecha 05/03 se notifica legalmente a las partes.
- El 07/03 se deduce el recurso de apelación.
- El 23/03 se dicta sentencia de segunda instancia.
- El 24/03 se notifica legalmente a las partes.
- El 26/03 se dicta la resolución del “Cúmplase”.
- El 26/03 notificación del “Cúmplase”. En este momento queda ejecutoriada.

El “Cúmplase” lo dicta el tribunal que ha pronunciado la resolución en 1° o única
instancia (Regla de Ejecución, artículos 113 COT y 231 CPC).

1.b.b) Si los recursos no fueron interpuestos. Se entiende firme o ejecutoriada la
sentencia desde que transcurren íntegramente los plazos.


d) SENTENCIA QUE CAUSA EJECUTORIA. El artículo 231 inciso 1° del CPC
utiliza esta expresión.
Se puede definir de la siguiente manera: “Aquellas que sin estar ejecutoriadas es posible
cumplirlas, existiendo recursos pendientes o en tramitación”. Estas resoluciones no producen cosa
juzgada.
El cumplimiento de esta resolución siempre queda supeditado a lo que se resuelva en los
recursos en trámite; es un cumplimiento condicionado a lo que se vaya a fallar en el recurso que está
pendiente. Por ejemplo: esto ocurre en algunos casos del recurso de apelación, cuando éste se
concede en el solo efecto devolutivo. El recurso de casación tampoco suspende la ejecución de la
sentencia.


• Requisitos de las Resoluciones Judiciales.

Existen requisitos comunes a todas las resoluciones, y hay otros específicos o especiales para
cada tipo de resolución.


155
a) Requisitos Generales comunes a toda resolución.

1.- Debe expresar en letras la fecha y lugar de expedición (Art. 169 CPC).
2.- Firma del juez o jueces que la han dictado o que han intervenido en el acuerdo.
3.- Autorización del secretario del tribunal.

Las resoluciones de mero trámite en los juzgados pueden ser dictadas por los secretarios,
caso en el cual van a ser autorizadas por el oficial primero del respectivo tribunal (Art. 33 inciso
final del CPC). Nada obsta que estas resoluciones puedan ser dictadas por el juez.


b) Requisitos Especiales.

b.1) Requisitos de la Primera Resolución que se dicta en el proceso.

1.- Debe asignar un número de orden o rol al proceso, que sirve para identificarlo. Es un
número correlativo (Art. 51 CPC). También el rol es importante para practicar la notificación por el
estado diario. Con este número el proceso perdurará hasta su terminación.

2.- Debe señalar la cuantía del juicio. Esto no siempre se cumple, depende del procedimiento
de que se trate. En juicio ordinario interesa la cuantía para determinar el procedimiento aplicable.
No es un requisito obligatorio.

b.2) Requisitos de los Decretos.

Estas son las resoluciones más simples desde el punto de vista formal; es decir, desde el
punto de vista del cumplimiento de los requisitos porque no se pronuncian sobre cuestiones de fondo
sino que su objeto es dar curso progresivo a los autos. Así que desde este punto de vista no tiene
ningún requisito que cumplir; salvo indicar o disponer cual es el trámite que dispone la resolución, o
en virtud del cual se va a dar curso al proceso. Por ejemplo: autos en relación; resolución que
dispone traslado.

b.3) Requisitos de los Autos.

1.- Como se trata de una resolución que resuelve incidentes, la ley le exige que contenga la
decisión del asunto controvertido; o sea, el incidente.

2.- También debe contener, cuando el juez lo estime, los numerales 4 y 5 del artículo 170 del
CPC. O sea, debe contener los fundamentos necesarios y en su caso, la enunciación de las leyes o
principios de equidad.

3.- Además, debe contener un pronunciamiento sobre las costas del incidente (Art. 144
CPC). Puede ser que condene al pago de las costas o exima del mismo.

b.4) Requisitos de la Sentencia Interlocutoria.

La interlocutoria que resuelve un incidente debe contener:

1.- La decisión del asunto controvertido (incidente).
2.- Requisitos de los numerales 4 y 5 del artículo 170 del CPC.
3.- Pronunciamiento de las costas del incidente.

ºLa interlocutoria que se pronuncia sobre trámites del proceso (por ejemplo: resolución que
recibe la causa a prueba), debe contener:

1.- Las enunciaciones propias del trámite de que se trate y que en cada caso la ley señala.

b.5) Requisitos de la Sentencia Definitiva.

1.- El legislador ha sido más exigente porque es la más importante resolución que se dicta en
el juicio. Debe cumplir con lo dispuesto en el artículo 170 del CPC y otros requisitos establecidos en
otras normas.
Por ejemplo: cumplir con requisitos que establece el auto acordado dictado por la Corte
Suprema sobre la forma de las sentencias de 1920
156
2.- También debe contener el pronunciamiento sobre las costas del juicio (Art. 144 CPC).

3.- Sin perjuicio, además de otros requisitos que deben reunir las sentencias que son dictadas
por los tribunales superiores (colegiados). Por ejemplo: la sentencia debe hacer mención a aquel de
los miembros del tribunal que tiene voto disconforme con la mayoría o voto disidente (Art. 189
COT). También debe dejarse constancia del ministro del tribunal colegiado que redactó el fallo.


• Requisitos Especiales de la SENTENCIA DEFINITIVA.

En las sentencias definitivas es importante el artículo 170 del CPC. Esta norma hace
distinción de los requisitos dependiendo de la instancia en que se pronunció la sentencia. Tratándose
de la sentencia definitiva de segunda instancia, va a depender también de que la sentencia de
primera instancia cumpla con los requisitos. Así se distingue:

a) Sentencia Definitiva de Primera o Única Instancia.

Estas sentencias se componen de tres partes, y los requisitos del artículo 170 del CPC están
referidos a ellas: parte expositiva, considerativa y resolutiva (o dispositiva).
En Chile, los fallos deben ser fundados, los jueces deben dar explicaciones de sus
resoluciones en determinado sentido. El artículo 170 del CPC contiene los requisitos,
específicamente son seis.
A la parte expositiva se refieren los numerales 1, 2 y 3 del artículo 170 CPC.
A la parte considerativa se refieren los numerales 4 y 5 del artículo 170 CPC.
A la parte resolutiva se refiere el numeral 6 del artículo 170 del CPC.

Si la sentencia no cumple con alguno (os) de estos requisitos, dicha sentencia se puede anular
porque la ley entiende que tiene defectos graves. Se puede anular a través del recurso de casación en
la forma.

a.1) Parte Expositiva (Art. 170 N° 1, 2 y 3) Esta parte tiene por finalidad hacer una breve
síntesis o resumen de la cuestión que es objeto del juicio y la individualización de las partes.
Mediante esta parte expositiva se puede saber entre que personas se sustenta la controversia jurídica
y la materia del juicio. Aquí se efectúa una breve síntesis de las pretensiones de cada parte y sus
fundamentos.

a.2) Parte Considerativa (Art. 170 N° 4 y 5 del CPC). Es la parte más importante de la
sentencia ya que contiene la fundamentación del fallo. En Chile la regla general es que las
resoluciones judiciales deben ser fundadas; deben contener las razones del por qué los jueces
resuelven el asunto controvertido de determinada manera, ello para evitar la arbitrariedad judicial.
Esta parte dice relación estrecha con el principio de “Inexcusabilidad” de los jueces.
Algunos autores hacen la distinción entre “fundamentación” y “motivación” de la sentencia.
Señalan que “fundar” una sentencia implica referirla a normas jurídicas concretas. En cambio,
“motivar” sería cuando el juez hace una apreciación crítica de las cuestiones planteadas.

Es necesario hacer el alcance respecto a que la parte considerativa debe guardar
concordancia con la parte resolutiva, porque si existiese contradicción entre ambas (considerandos y
resolución) la jurisprudencia ha resuelto que la sentencia carecería de considerandos, por lo que no
cumpliría con los requisitos del artículo 170 del CPC y sería anulable mediante el recurso de
casación en la forma porque los considerandos deben guardar relación con los fundamentos por los
cuales se está resolviendo.

Considerandos Erróneos.

Si la sentencia contiene considerandos erróneos, dicha sentencia cumple con los requisitos
del artículo 170 del CPC, porque los errores en la apreciación del juez escapan a la nulidad;
entonces la sentencia sería susceptible de recurso de apelación, pero no anulable.

a.3) Parte Resolutiva o Dispositiva (Art. 170 N° 6 CPC). Debe contener la decisión del
asunto controvertido. Aquí el juez resuelve la cuestión que es objeto del pleito en concordancia con
la parte considerativa. La ley señala en qué debe consistir esta decisión del asunto.



157
¿Cuándo se entiende que un juicio queda decidido?

La decisión debe comprender todas las acciones y excepciones que se hayan hecho valer en
juicio. El juez debe pronunciarse sobre todo esto, pudiendo sólo omitir la resolución de aquellas
pretensiones que sean incompatibles con las planteadas (el juez debe pronunciarse sobre todas las
pretensiones compatibles).

Los jueces tienen la obligación de pronunciarse sobre todas las acciones y excepciones
compatibles deducidas oportunamente, y debe fallar las mismas acciones y excepciones; esto se
conoce como “Identidad Legal de Objeto y de Causa de Pedir”. Ello se debe a que la sentencia debe
tener congruencia con la alegación de las partes; el juez no puede extralimitarse y resolver
cuestiones distintas a las planteadas, no puede otorgar más de lo pedido. Esto lo establece el artículo
160 del CPC, el cual señala que las sentencias se resuelven según el mérito del proceso y los
antecedentes de prueba que hay en el mismo. La sentencia no puede extenderse a puntos que no
hayan sido expresamente sometidos a juicio por las partes.
Los jueces podrían emitir su pronunciamiento sobre materias no sometidas a juicio por las
partes cuando la ley los faculte o les permita pronunciarse de oficio. Por ejemplo: el juez puede
declarar la nulidad absoluta de un acto o contrato cuando sea manifiesta en ellos.
El juez únicamente podría dejar de pronunciarse sobre las alegaciones incompatibles que
formulen las partes, en relación con aquellas alegaciones aceptadas (sean acciones o excepciones).


Infracción del Artículo 170 del CPC.

Si no se cumplen los requisitos del artículo 170 del CPC surge una causal específica de
casación en la forma, que permite deducir el Recurso de Casación en la Forma, dicha causal se
encuentra establecida en el artículo 768 N° 5 del CPC.


Otros Requisitos de las Sentencias Definitivas de Primera o Única Instancia.

1.- Esta sentencia definitiva, además de cumplir con los requisitos del artículo 170 del CPC,
debe cumplir con otras exigencias relacionadas con la forma de la sentencia, las cuales están
contenidas en el auto acordado de la Corte Suprema de 1920, que agrega otros requisitos. Por
ejemplo: N° 3 y 4 del auto acordado dicen relación con la parte expositiva e indican que debería
indicar si se recibió o no la causa a prueba y si las partes fueron citadas por sentencia.


¿Qué sucede si se omite un requisito del auto acordado?

Hay que señalar que si el requisito omitido está contemplado únicamente en el auto acordado
y no en el artículo 170 del CPC, no es motivo para recurrir de casación en la forma.
En cambio, si dicho requisito omitido se encuentra también en el artículo 170 del CPC, aquí
sí procedería interponer el Recurso de Casación en la Forma (pero por infracción del artículo 170
del CPC).

2.- Debe contener un pronunciamiento sobre las costas del juicio. Esto significa que la
sentencia debe indicar si hay condena en costas o si se exime del pago de las mismas (Art. 144
CPC). Las costas del juicio pueden ser personales y procesales; éstas últimas deben tasarse.

3.- Si la sentencia es pronunciada por un tribunal colegiado, en el fallo debe quedar
constancia de la opinión de los jueces que están en contradicción con la opinión de mayoría (voto
disidente).

4.- En los tribunales colegiados debe indicarse el nombre del ministro que redactó el fallo
(Art. 89 y 85 del COT; Art. 14 y 15 del auto acordado).


b) Sentencia Definitiva de Segunda Instancia.

Hay que distinguir según la clase de sentencia de segunda instancia de que se trate. Así:

158
b.1) Sentencia Confirmatoria de Segunda Instancia. Es aquella que se limita a ratificar en
su integridad el fallo apelado; el juez de segunda instancia no le introduce ninguna modificación a lo
resuelto por el juez de primera instancia porque dicho fallo está ajustado a derecho.
***Por lo tanto esta sentencia confirmatoria no tiene que cumplir con ningún requisito
especial, la única declaración que debe tener es que confirma la sentencia apelada.
Pero podría llevar los requisitos del artículo 170 del CPC cuando la sentencia apelada no
reúne todos o algunos de ellos. Cuando la sentencia de primera instancia no reúne todos los
requisitos, el tribunal de segunda instancia tiene varias posibilidades:

a) Que confirme, y dicho fallo confirmatorio agregue los requisitos omitidos.
b) Devolver al tribunal inferior el expediente para que complete la sentencia (requisitos
omitidos).
c) Que el juez de segunda instancia anule de oficio la sentencia en que se omiten los
requisitos.

b.2) Sentencia Modificatoria o Revocatoria. La sentencia es modificatoria cuando altera
en parte lo resuelto; es decir, mantiene la decisión pero introduce ciertos cambios en ella. Por
ejemplo: la sentencia que en primera instancia otorga una indemnización, y la sentencia de segunda
instancia aumenta su monto o lo disminuye.
La sentencia revocatoria es aquella que cambia totalmente lo decidido; es decir, se resuelve
en sentido contrario.
Ambas deben cumplir con los requisitos del artículo 170 del CPC, pudiendo únicamente
omitirse la parte expositiva.

***El tribunal de segunda instancia podría pronunciarse por primera vez sobre ciertas
acciones y excepciones; esto ocurre en los siguientes casos:

1.- Cuando en segunda instancia se aleguen ciertas excepciones perentorias (lo cual no es
normal). Estas excepciones están indicadas en el artículo 310 del CPC (excepciones de prescripción,
de cosa juzgada, transacción y pago efectivo de la deuda) las que se pueden oponer en cualquier
estado del juicio.

2.- Sobre aquellas acciones o excepciones que son incompatibles con las que se aceptaron
por el tribunal de primera instancia.

3.- El tribunal de alzada (superior), cuando se trata de sentencia dictada en juicio sumario,
está facultado para pronunciarse a petición de parte, sobre todas las cuestiones que hayan sido
debatidas en primera instancia, y aún cuando no hayan sido resueltas por la sentencia apelada.

4.- Declaraciones de oficio del tribunal de alzada.


D) NOTIFICACIONES.

Institución procesal íntimamente relacionada con las resoluciones judiciales, esto debido a lo
señalado en el artículo 38 del CPC.
Su objeto es dar a conocer en forma oficial a las partes o a terceros, una resolución judicial y
de esta forma ésta puede producir efectos válidos en el juicio.
El objetivo que se persigue es que la resolución judicial produzca los efectos deseados, para
ello debe cumplir con dos condiciones:

1.- Que la resolución se notifique, que se comunique a quien corresponda.
2.- Que la notificación se haga con arreglo a la ley, en la forma que prescribe la norma
jurídica respectiva.

Lo normal es que se notifiquen resoluciones judiciales, pero en algunos casos la ley establece
reglas diferentes. Por ejemplo: en juicio de partición de bienes, la ley establece que respecto de la
sentencia lo que se notifica a las partes es el hecho de haberse pronunciado la sentencia (Art. 663 y
664 del CPC). Otro ejemplo lo constituye el artículo 235 N°3 inciso 2° parte final.

En el procedimiento fundamentalmente escrito como el nuestro, la notificación es importante
porque no hay inmediación.

159
El artículo 38 del CPC prescribe “Las resoluciones judiciales sólo producen efectos desde
que se notifican legalmente a las partes”.
Entonces:

a) La resolución debe notificarse. Debe practicarse la actuación judicial de la
notificación por el funcionario competente.

b) La notificación debe hacerse con arreglo a la ley. La notificación debe practicarse
cumpliendo la forma que la ley establece, según el tipo de notificación de que se trate.


• ¿Por qué existen las Notificaciones?

Esto se debe a que en los procedimientos escritos (la gran mayoría) las partes no toman
conocimiento de inmediato de las resoluciones judiciales que pronuncia el tribunal, porque no hay
presencia efectiva de las partes en el momento mismo en que la resolución es dictada. No existe el
principio de la Inmediación en el procedimiento escrito.
Esta idea de comunicar las resoluciones judiciales se aplica a toda clase de procedimiento y a
todo tipo de gestión (contenciosa y no contenciosa).


• Precisiones Conceptuales.

Hay que hacer distinciones entre conceptos que pueden parecer sinónimos pero que
realmente no lo son:

1.- Notificación. Actuación procesal que consiste en comunicar a las partes del juicio o a
los terceros, utilizando las formalidades legales, de la dictación de una determinada resolución
judicial.

2.- Citación. Acto que emana del tribunal y que se caracteriza porque impone al afectado
una obligación de comparecer ante el tribunal en un día, hora y lugar determinado, que se cumple
también a través de una notificación judicial.

3.- Emplazamiento. Se puede considerar desde dos puntos de vista:

a) En sentido amplio. Significa que el tribunal ordena a la parte o a terceros, que
comparezcan ante el juez dentro de un plazo variable (no dentro de día y hora determinada como en
la citación) con la finalidad de cumplir alguna actuación o ejercer un determinado derecho. El
plazo lo fija normalmente la ley.

b) En sentido restringido. Está tomado desde el punto de vista del demandado, y se
refiere al llamamiento que hace el juez al demandado para que éste comparezca a defenderse
dentro de un plazo. Por ejemplo: en juicio ordinario, el demandado tiene 15 días para contestar la
demanda.

4.- Requerimiento. Se impone aquí una obligación o conducta al notificado que consiste en
hacer o no hacer algo (no de comparecer). Es decir, que no consista en comparecer. Por ejemplo:
requerimiento de pago en juicio ejecutivo.

Lo común entre la citación, el emplazamiento y el requerimiento es que se trata de
notificaciones en que se comunica una resolución judicial que consiste en un acto de intimación
procesal porque impone al notificado la realización de una conducta. Y cuando los tribunales
ordenan la ejecución de cierta conducta, la parte es libre de cumplir o no, lo cual puede traer
consecuencias en su contra.
En los cuatro casos mencionados (notificación, citación, emplazamiento y requerimiento)
estamos en presencia de actuaciones judiciales que consisten en actos de comunicación de
resoluciones.






160
• Reglas comunes a toda Notificación.

1.- Para la validez de la notificación no se requiere el consentimiento del notificado (Art. 39
CPC).

2.- La diligencia de la notificación que se estampa en el proceso no contendrá declaración
alguna del notificado; salvo que la propia resolución lo ordene o que por su naturaleza la diligencia
requiera de dicha declaración (Art. 57 CPC).

3.- Las notificaciones deben cumplir con los requisitos propios y comunes de las actuaciones
judiciales, establecidos en los artículos 59 y siguientes del CPC.


• Clases o Tipos de Notificaciones en nuestro sistema.

Se reconocen diversos tipos de notificaciones, a saber:

a) Notificación Personal.
b) Notificación especial del artículo 44 del CPC.
c) Notificación por Cédula.
d) Notificación por el Estado Diario.
e) Notificación por Avisos en el Diario.
f) Notificación Tácita o Presunta.

Sin perjuicio que en otras leyes puedan establecerse otros tipos de notificaciones especiales.
De todas estas formas mencionadas de notificación debe utilizarse la que corresponda según
la naturaleza de la resolución judicial que se debe notificar. En virtud del artículo 38 del CPC se
debe cumplir las formalidades que la ley establece para cada tipo de notificación.
Las notificaciones propias son: la personal, por cédula y por el estado diario, ya que las otras
formas son una especie de variación de alguna de estas tres originales. Así: la notificación especial
del artículo 44 del CPC es una variante de la notificación personal; la notificación por avisos en el
diario tampoco es propia sino que la ley la considera en ciertos casos en que no es posible notificar
personalmente o por cédula; la notificación tácita o presunta la doctrina señala que no es una forma
de notificar en sí misma sino que se trata de una ficción del legislador.





• Definición.

Se encuentra regulada en el artículo 40 del CPC. Se puede definir como “aquella que se
practica respecto la persona misma del notificado, y se efectúa entregándole una copia íntegra de
la resolución judicial y de la solicitud sobre la que ha recaído si es escrita”.

Considerando su formalidad, esta notificación personal es la más segura y efectiva, porque el
funcionario que la practica entra en contacto directo con el notificado, sin intermediarios, por lo que
el conocimiento de aquel es inmediato.
Como se practica entregando copias íntegras, es necesario que se dé cumplimiento por las
partes a la norma del artículo 31 del CPC, específicamente a su inciso 1° que señala: “Junto con
cada escrito deberán acompañarse en papel simple tantas copias cuantas sean las partes a quienes
debe notificarse la providencia que en él recaiga…”. Debe tratarse de copias fieles. Se entiende por
“copias íntegras” la copia de la resolución judicial que se intenta notificar y de la solicitud sobre la
cual recae dicha resolución.

• Constancia o Testimonio de la Notificación.

Una vez que se practique la notificación debe dejarse constancia o testimonio de ella en el
proceso. La constancia debe indicar:
- Fecha.
- Hora.
- Lugar en que se realizó la notificación.
- Y debe indicar también el medio que utilizó el funcionario para reconocer la
identidad del notificado, o sea, debe dejarse constancia de la persona a quien se notifica.
a) Notificación Personal.
161
• Funcionarios que pueden practicar esta Notificación.

Son funcionarios aptos para llevar a cabo la diligencia:

1.- Secretario del Tribunal que está conociendo de la causa. Sólo puede practicar la
notificación personal en su oficio (en la oficina de la secretaría del tribunal) (Art. 380 N° 2 COT).
No es común que este funcionario notifique personalmente porque significa que el notificado
debe ir a tomar conocimiento a la secretaría del tribunal.

2.- Oficial Primero de Secretaría del Tribunal que conoce la causa (Art. 58 inciso 1° CPC).
También debe practicar la notificación en la secretaría.

3.- Receptor Judicial. Funcionario propio para practicar las notificaciones personales porque
está facultado para llevarlas a cabo en cualquier otro lugar que no sea la oficina de secretaría del
tribunal. Por ejemplo: puede notificar personalmente en la calle pública.

4.- Notarios Públicos, Oficiales del Registro Civil en aquellas localidades en que no haya
receptor judicial.

5.- Si en la localidad determinada no existe notario público ni oficial del registro civil, el juez
puede designar como ministro de fe ad hoc para practicar la notificación personal a un empleado del
tribunal (Art. 58 inciso 2° CPC).


• Resoluciones que deben notificarse personalmente.

La notificación personal es excepcional, considerando las dificultades que puede originar.
Procede en los siguientes casos:

1.- Se utiliza este sistema para efectuar la primera notificación a las partes o personas a
quienes haya de afectar los resultados del juicio (Art. 40 CPC). Esto es válido para todos los
procedimientos. La primera notificación al demandante no es necesario realizarla personalmente. La
notificación persona implica un costo, ya que los receptores judiciales cobran sus honorarios.

2.- De acuerdo al artículo 47 del CPC, también se utiliza esta notificación cuando la ley
disponga que se notifique a alguna persona para la validez de ciertos actos. Por ejemplo: el CC
establece que la cesión de créditos requiere de notificación.

3.- Cuando los tribunales lo ordenan expresamente. En tal caso se requiere de una resolución
judicial que ordene practicar la notificación personal; lo cual es determinado por el juez.

4.- Según el artículo 47 inciso final del CPC, “podrá usarse en todo caso”; es decir, cualquier
resolución judicial que se notifique personalmente está bien notificada.

5.- Cuando la ley expresamente lo disponga. Por ejemplo: cuando han transcurrido más de 6
meses en el proceso sin que se haya dictado una resolución (Art. 52 CPC).

6.- Cuando deba notificarse a un tercero que no es parte del juicio, o a personas a que no
afecta sus resultados (Art. 56 CPC). Por ejemplo: notificación a testigos, peritos, etc.

En definitiva, esta notificación es sumamente restrictiva en su aplicación.


• Lugares en que se puede practicar la Notificación Personal.

Está regulado en el artículo 41 del CPC.

a) Lugares y recintos de libre acceso público. Por ejemplo: plaza de armas. Se puede
efectuar la notificación en cualquier día y a cualquier hora. Es decir, para estos efectos no hay días
ni horas inhábiles. Se debe realizar la notificación procurando causar la menor molestia posible al
notificado.
En los juicios ejecutivos no podrá efectuarse el requerimiento de pago en público.

162
b) En la morada o en lugar en que pernocta el notificado. Se puede notificar en cualquier
día, entre las 6 y las 22 horas. La jurisprudencia ha dicho que esta expresión debe entenderse
referida al lugar que le sirve de alojamiento al notificado aunque sea transitoriamente. Por ejemplo:
hotel. No se refiere a la estricta definición del CC.

c) Lugar donde el notificado ordinariamente ejerce su industria, profesión o empleo
(puede tratarse de lugar abierto o cerrado).

d) Cualquier recinto privado en que se encuentra el notificado y al cual se permita el
acceso del ministro de fe.

e) El oficio del secretario.

f) La casa que sirva para despacho del tribunal (demás dependencias del tribunal).

Los jueces no pueden ser notificados en los lugares de su despacho (donde ejercen sus
funciones). También es lugar hábil el oficio del receptor judicial (oficina).


• Habilitación de días y horas inhábiles.

Es posible que los tribunales, a petición de parte, puedan habilitar para la práctica de
actuaciones judiciales días y horas que en principio son inhábiles, cuando haya causa urgente que lo
exija (Art. 60 CPC). Por ejemplo: cuando el demandando está eludiendo la decisión del juez.





• Fundamento u Origen.

También tiene importancia porque es una variante que puede experimentar la notificación
personal, ya que ésta supone que la persona notificada reciba por sí misma las copias respectivas que
la ley exige. Pero en algunas ocasiones, en la práctica esta situación se ve dificultada o
imposibilitada ya sea porque el notificado es inubicable por lo que no se le puede entregar
personalmente dichas copias. Entonces la ley creó esta forma de notificación del artículo 44 del CPC
para notificar en los casos anteriormente descritos.
Esta es otra forma de practicar la notificación personal, pero sin entregar la copia a la
persona misma del notificado. Esta notificación sólo es una modalidad o forma de practicar la
notificación personal.

• Denominaciones.

Se le otorga diversas denominaciones:

- Algunos hablan de la “Notificación del Artículo 44 del CPC”.
- Otros se refieren a la “Notificación Especial del Artículo 44 del CPC”.
- Otros hablan de la “Notificación Sustitutiva o Subsidiaria de la personal”.

• Precisiones.

***No es una modalidad de la notificación por cédula. Pero una similitud con ésta es que en
ambas las copias se entregan a cualquier persona adulta que se encuentre en el domicilio del
notificado; si no hay nadie, las copias se dejan en el domicilio.
Pero una diferencia entre la notificación por cédula y la notificación del artículo 44 del CPC
consiste en que esta última debe ser ordenada por el juez; en cambio, la notificación por cédula es
una forma directa de notificar las resoluciones, por lo que no requiere de la orden del juez.

• Requisitos o condiciones para que la notificación pueda practicarse.

La ley ha sido bastante rigurosa o exigente con la notificación del artículo 44 ya que parte de
la base que la notificación debe hacerse personalmente.

b) Notificación especial del Artículo 44 del CPC.
163
1.- Para practicar esta notificación es necesario que en el proceso se haya dictado una
resolución de aquellas que deben ser notificadas personalmente.

2.- Es necesario que el Ministro de Fe (receptor judicial) haya buscado a la persona a la que
hay que notificar en 2 días distintos, sin que la persona sea habida. Por ejemplo: un Lunes y un
Miércoles. Esta búsqueda debe realizarse en los lugares que la ley indica.

3.- Acreditar en el proceso que la persona a notificar se encuentra en el lugar del juicio. Y se
debe acreditar cuál es su morada o su lugar de trabajo. Esto se comprueba con la debida certificación
del ministro de fe.

4.- Cumplidos los requisitos anteriores, la parte interesada en que la notificación se realice
debe solicitar al juez por escrito que ordene o autorice eta forma de notificación del artículo 44 del
CPC.

5.- Resolución judicial expresa del juez que conoce de la causa, ordenando la notificación.
Esta resolución judicial no se puede dictar de oficio, ello por el principio de la “Pasividad de los
Tribunales”. Específicamente se trata de un decreto.

Sin la petición y la resolución judicial esta notificación no se puede practicar (Art. 44 inciso
2 CPC).

6.- Otro requisito posterior a la práctica de la notificación es que el Ministro de fe debe dar
aviso de la práctica de la notificación al notificado, para lo cual debe enviarle carta certificada por
correo, dentro del plazo de 2 días contados desde la fecha de la notificación, o en su defecto desde
que se reabran las oficinas del correo si la notificación se hubiere efectuado en día Domingo o
festivo (Art. 46 del CPC).
También hay que dejar constancia de esto en el testimonio de la notificación. El comprobante
de la carta certificada deberá ser pegado al expediente a continuación del testimonio de la
notificación.
*** La omisión en el envío de la carta o cualquier imperfección en relación a ello, no
invalidará la notificación, pero hará responsable al infractor de los daños y perjuicios que se
originen.


• Forma de practicar esta Notificación.

a) Se efectúa entregando las mismas copias del artículo 40 del CPC (esto es, copia
íntegra de la resolución judicial y de la solicitud en que haya recaído cuando sea escrita) a cualquier
persona adulta que se encuentre en la morada o lugar donde la persona a notificar ejerce su industria,
profesión o empleo.

b) Si no hay personas en estos lugares o si por cualquier otra causa no es posible
entregar dichas copias, se fijará en la puerta un aviso que de noticia de la demanda, con
especificación exacta de las partes, materia de la causa, juez que conoce en ella y de las resoluciones
que se notifican (Art. 44 inciso 2 del CPC).

c) En caso que la morada o el lugar donde pernocta o el lugar donde habitualmente
ejerce su industria, profesión o empleo, se encuentra en un edificio o recinto al que no se permite el
libre acceso (recinto cerrado, por ejemplo: condominio), el aviso y las copias se entregarán al
portero o encargado del edificio o recinto, dejándose testimonio expreso de esta circunstancia.

d) De toda diligencia realizada para llevar a cabo esta notificación debe dejarse
constancia escrita en el proceso, incluso de todos los pormenores, y de todas las circunstancias
previas y posteriores a la notificación (Art. 45 y 43 del CPC).

Como corolario de todo lo anterior, la persona queda legalmente notificada de la resolución
de que se trata, una vez cumplidas todas las exigencias legales, salvo la última que se podría omitir
(envío de la carta certificada).





164




Esta notificación se practica entregando una cédula, la cual es un documento que debe
contener la copia íntegra de la resolución judicial y los datos necesarios para su acertada inteligencia
(Art. 48 inciso 1 del CPC).
Estas cédulas (o copias) se entregarán por un ministro de fe en el domicilio del notificado, en
la forma establecida en el inciso 2 del artículo 44; es decir, a cualquier persona adulta que se
encuentre en el domicilio. Pero la notificación por cédula es distinta a la del artículo 44, porque hay
diferencias en cuanto a lo que se entrega en el domicilio a la persona, o sea, en cuanto al contenido,
ya que en la notificación del artículo 48 se entregan las copias íntegras de la resolución y los datos
necesarios para su acertada inteligencia.

• Datos Necesarios para su acertada inteligencia.

La inteligencia es la comprensión por el notificado de la resolución. Se refiere a los
antecedentes necesarios para que el notificado pueda entender medianamente lo que se le está
notificando. Por ejemplo: indicar el juzgado o tribunal que pronunció la resolución; el número de rol
de la causa; individualización de las partes; materia del juicio; etc.

***Esta notificación no requiere de resolución previa del tribunal para practicarse sino que
se aplica en los casos que la ley lo dispone.

• ¿A quién se entrega la Cédula?

La cédula se puede entregar a:

1.- Cualquier persona adulta que se encuentre en el domicilio del notificado.
2.- Si lo anterior no es posible, se deja un aviso con las copias pertinentes en la puerta del
domicilio.

• Funcionario competente para practicar esta notificación.

Siempre debería practicarse por el receptor judicial; siempre debe tratarse de un ministro de
fe que no sea el secretario del tribunal, ya que no se debe practicar en secretaría sino que en el
domicilio del notificado. Por lo mismo, también queda excluido el oficial primero de secretaría.

• Oportunidad para practicar la Notificación.

La ley no da reglas al respecto sino sólo se refiere al domicilio (Art. 48 inciso 2 del CPC).
Por lo tanto, el lugar hábil para practicar esta notificación por cédula es el domicilio del notificado
(sea su habitación o morada, el lugar donde ejerce su industria, profesión o empleo).

• Carga Procesal para las partes: Designación de Domicilio Conocido.

Para estos efectos el artículo 49 señala o contiene una carga procesal ya que indica que todo
litigante deberá en su primera gestión judicial (primera presentación ante el juez) designar un
domicilio conocido dentro de los límites urbanos del lugar en que funciona el tribunal respectivo. Y
este lugar que señala la propia parte es hábil para practicar la notificación por cédula.
Se trata de una carga para el demandante y el demandado; hay sanciones para aquella parte
que no cumpla con ella. Así se indica que si no se designa domicilio, las resoluciones que han
debido notificarse por cédula se van a notificar por el estado diario, conforme al artículo 50 del
CPC, y ello mientras la parte no cumpla con la carga procesal de designar correctamente el
domicilio.

• Resoluciones que deben notificarse por Cédula.

1.- Las sentencias definitivas (Art. 48 inciso 1 CPC). La ley no distingue el tipo de definitiva
de que se trata (si es de 1°, 2° o única instancia), por lo cual se debe entender que se refiere a la
sentencia definitiva de 1° y de única instancia, ya que la sentencia definitiva de 2° instancia se
notifica válidamente por el estado diario (Art. 221 CPC).

c) Notificación por Cédula.
165
2.- Las resoluciones en que se recibe la causa a prueba. Esto es, aquella que se dicta cuando
en el juicio hay hechos controvertidos que deben acreditarse. No es lo mismo que la resolución que
recibe a prueba un incidente, ya que esta última resolución se notifica por el estado diario (Art. 323
inciso final CPC).

3.- Las resoluciones que ordenan la comparecencia personal de las partes. Por ejemplo: la
resolución que cita a las partes a audiencia de absolución de posiciones.

4.- Cuando el tribunal lo ordena expresamente. Al respecto debe existir una resolución
judicial que lo disponga.

5.- Cuando haya que notificar a terceros que no participan en el juicio (Art. 56 CPC).

6.- Cuando han transcurrido más de 6 meses sin que se dicte resolución en el proceso (Art.
52 CPC).

7.- Cuando la ley expresamente lo ordene en ciertos casos.

• Importancia de la correcta designación del domicilio de las partes en el proceso.

Esto constituye una carga procesal para el demandante y el demandado, y se debe cumplir en
la primera presentación que haga cada una de las partes.
La ley exige la designación del domicilio en el escrito de la demanda y en los escritos de
contestación de la demanda (Art. 254 y 309 N° 2 del CPC).
El domicilio debe estar ubicado en el lugar que facilite la práctica de la diligencia.

***Si no se cumple con esta carga, ya sea que se omita o cuando el domicilio está ubicado en
lugar distinto al que señala el artículo 49, la sanción para las partes es que las resoluciones del
artículo 48 se van a notificar por el estado diario y no por cédula.
Esta sanción es temporal, ya que se mantiene mientras la parte no haga la designación de
domicilio correctamente en el proceso.
Esta misma sanción se debe aplicar al litigante rebelde (demandado) que no comparece o no
contesta la demanda.

• Constancia de esta Notificación.

De la práctica de la notificación por cédula debe dejarse constancia o testimonio escrito en
el proceso, con indicación de todos los pormenores correspondientes (Art. 48 inciso final CPC).
Dicha constancia debe practicarla el ministro de fe que realiza la diligencia.





Es una forma principal de notificación; lo normal es que la mayoría de las resoluciones se
notifiquen de acuerdo a este sistema.
Se encuentra regulada fundamentalmente en el artículo 50 del CPC.
La notificación por el estado diario constituye una forma ficticia de practicar una
notificación. Las partes se “entienden” notificadas porque realmente por el hecho de confeccionarse
el estado la parte no toma conocimiento efectivo del contenido de la resolución.

• ¿En qué consiste el Estado Diario?

Es una nómina o lista que confecciona diariamente el secretario del tribunal respectivo, y en
la cual se deben incluir todas las causas en que se ha dictado resolución ese mismo día en que el
estado se confecciona.
Aquí se individualizan todas las causas en que se ha dictado resolución ese mismo día.

Individualización de las Causas.

Las causas se individualizan de la siguiente manera:

1.- Por su número del rol, en letras y números (Art. 51 CPC).
2.- Nombre de las partes o interesados.
d) Notificación por Estado Diario.
166
3.- Número de resoluciones dictadas en cada una de estas causas.
4.- Lleva el sello y firma del secretario del tribunal.

Al respecto el artículo 50 inciso 2 del CPC sostiene lo que sigue: “Se encabezará el estado
con la fecha del día en que se forme, y se mencionarán por el número de orden que les corresponda
en el rol general, expresado en cifras y en letras, y además por los apellidos del demandante y del
demandado o de los primeros que figuren con dicho carácter si son varios, todas las causas en que
se haya dictado resolución en aquel día, y el número de resoluciones dictadas en cada una de ellas.
Se agregará el sello y firma del secretario…”.

Por el hecho de que una determinada causa se incluya en esta nómina o estado se entiende
que la (s) parte quedan legalmente notificadas de la resolución o resoluciones dictadas en ese
proceso.
El estado diario no señala el contenido completo de la resolución sino que la única manera de
conocer éste es analizando físicamente la causa en el expediente.

• Casos de Procedencia de esta Notificación.

Toda resolución que no se notifica personalmente o por cédula debe notificarse por el estado
diario (Art. 50 inciso 1 del CPC), de manera que esta es la regla general.
***También procedería excepcionalmente como sanción en caso que alguna de las partes no
haya cumplido con la carga de indicar adecuadamente su domicilio en la primera presentación (Art.
49 CPC); esta sanción la indica el artículo 53 del CPC.

• Forma en que se practica esta Notificación por Estado Diario.

1.- Confección del estado. Éste se confecciona todos los días, y esta tarea le corresponde al
secretario del tribunal (Art. 380 COT). Sin perjuicio que también sería posible que esta función la
cumpla el oficial primero de secretaría, autorizado y bajo la responsabilidad del secretario (Art. 58
CPC). En este último caso el estado lleva la firma y sello del oficial primero.

2.- Contenido de la nómina o estado. Este aspecto está regulado en el artículo 50 inciso 2 del
CPC. Se expresa que la nómina debe indicar:

a) Fecha en que se confecciona.
b) Número de rol en letras y cifras.
c) Apellidos de las partes o interesados.
d) Número de resoluciones que se han dictado ese día respecto la causa específica.

Estas menciones son esenciales en el estado porque permiten a la parte saber que la
resolución se ha dictado en el proceso que les interesa y no en otro.

3.- Constancia en el proceso de la realización o práctica de la notificación. Esto le
corresponde al secretario o al oficial primero de secretaría, porque el estado diario es una nómina
que no se agrega al proceso sino que queda en secretaría del tribunal a disposición de las partes y del
público en general.
Los errores que pueda tener esta constancia no invalidan la notificación. No así los errores u
omisiones que pueda tener el estado diario mismo.

4.- Otra formalidad posterior a la práctica de la notificación es que el estado debe mantenerse
en un lugar accesible al público durante 3 días, cubierto con vidrios o en otra forma que impida
hacer alteraciones en ellos. Y se encuadernarán por orden riguroso de fecha, archivándose
mensualmente (Art. 50 inciso 3 del CPC). Esta formalidad se exige para la publicidad de la
diligencia.

• ¿Qué ocurre si una determinada resolución no se incluye en el estado diario del
mismo día en que se dictó?

Ante esta situación, el secretario no puede incluir en los estados de los días siguientes la
causa respectiva porque eso significaría alterar la verdad.
***La solución es que la parte interesada en que la resolución quede notificada por el estado
diario debe pedirle al tribunal que ordene practicar esa notificación, incluyendo la causa en un
estado diario que corresponda a un día posterior al de la dictación de la resolución. Pero esa
resolución sigue teniendo la fecha que corresponda.
167



Es una forma impropia de notificar porque es sustitutiva de la notificación personal o por
cédula. Esta notificación debe practicarse siempre, previo decreto judicial; es decir, requiere
siempre de la orden previa del juez.
Materialmente se practica mediante la publicación de avisos en los diarios que la ley señala
(Art. 54 CPC). Estos avisos deben contener los mismos datos que se exigen para la notificación
personal, a menos que el tribunal disponga que se confeccione un extracto.

• Requisitos para practicar esta Notificación.

1.- En el proceso debe dictarse resolución de aquellas que deben notificarse personalmente o
por cédula.

2.- Debe tratarse de algunos de los casos de procedencia de esta notificación que
taxativamente señala la ley.

Se trata de requisitos copulativos.


• Casos de procedencia de esta Notificación (Art. 54 CPC).

1.- Cuando haya que notificar a persona cuya individualidad sea difícil de determinar. Por
ejemplo: se trata de notificar a miembros de una comunidad determinada.

2.- Cuando deba notificarse a personas cuya residencia sea difícil de determinar.

3.- Cuando se deba notificar a personas que por su número dificulten considerablemente la
práctica de la notificación.

En estos tres casos, la resolución debe ser notificada personalmente o por cédula.


• Forma como se lleva a efecto esta Notificación.

1.- Debe existir solicitud de la parte interesada en que se practique esta notificación, la cual
se presenta ante el juez que conoce la causa.

2.- Como consecuencia, debe haber una resolución expresa del juez que ordene practicar esta
notificación. En esta resolución el tribunal debe indicar:

a) Los diarios en que se debe publicar los avisos y,
b) El número de veces de la publicación, que no puede ser inferior a 3 veces.

Debe tratarse de diarios que se publiquen en el mismo lugar en que se lleva a cabo el juicio;
o en su defecto, diarios de la cabecera de provincia o de la capital regional.

3.- El tribunal debe proceder con conocimiento de causa, esto significa que el tribunal debe
constatar la ocurrencia efectiva de los requisitos que la ley exige.

4.- Si la notificación que se realiza de esta manera es la primera que se practica en el
proceso, debe además publicarse un aviso en el Diario Oficial correspondiente a los días 1° o 15 de
cada mes, o al día siguiente según corresponda. Esta publicación en el D.O debe realizarse sin
perjuicio de aquella que debe hacerse en el periódico del lugar en que se lleva el juicio.

5.- En cuanto al aviso, debe ser redactado previamente a su publicación en el diario, esto le
corresponde al secretario (aunque en la práctica la redacción la realiza la propia parte).
Debe contener los mismos datos que se exigen para la notificación personal. Es decir, se
debe transcribir íntegramente la resolución judicial que se ha dictado y la solicitud sobre la cual ha
recaído.
***En este aspecto existe una excepción, indicada en el artículo 54 inciso 1° del CPC:
“Cuando haya de notificarse personalmente o por cédula a personas cuya individualidad o
residencia sea difícil determinar, o que por su número dificulten considerablemente la práctica de
e) Notificación por Avisos en el Diario.
168
la diligencia, podrá hacerse la notificación por medio de avisos publicados en los diarios del lugar
donde se sigue la causa, o de la cabecera de la provincia o de la capital de la región, si allí no los
hay. Dichos avisos contendrán los mismos datos que se exigen para la notificación personal;
***pero si la publicación en esta forma es muy dispendiosa, atendida la cuantía del negocio, podrá
disponer el tribunal que se haga un extracto redactado por el secretario…”.

6.- La notificación se practica publicando avisos en los diarios que el juez indica, y por la
cantidad de veces que el tribunal disponga.

7.- Posteriormente habrá que dejar constancia de ello en el proceso. Esta función le
corresponde al secretario del tribunal (Art. 61 del CPC). El inciso final de esta norma indica “…La
autorización del funcionario a quien corresponda dar fe o certificado del acto es esencial para la
validez de la actuación…”.
Para los efectos de la constancia, el interesado debe acompañar materialmente los diarios en
que se efectuaron las publicaciones; y el secretario certificará esta circunstancia, pegando los avisos
materialmente en el expediente.





No es realmente una notificación, ya que es una especie de ficción que consiste en que
ocurrido ciertos hechos en el proceso la ley entiende que la parte queda notificada de la resolución
pertinente, pero no hay un acto de comunicación de la resolución.

• Casos que contempla el artículo 55 inciso 1° del CPC.

Se refiere a los casos en que una parte se va a entender legalmente notificada de una
resolución, aún en el caso en que ésta no se haya realmente notificado o cuando se haya notificado
de manera distinta a la legal.
En casos como estos, la parte se va a entender legalmente notificada desde que ésta realice
cualquier gestión que suponga el conocimiento de dicha resolución, sin reclamar antes la nulidad o
la falta de notificación.
Por ejemplo: el demandado que contesta la demanda sin que se le haya notificado la
resolución. Ese demandado normalmente no toma conocimiento efectivo de la resolución.

• Supuestos para que opere la Notificación Tácita.

1.- Que la resolución judicial de que se trata no haya sido notificada de manera alguna.

2.- Que la resolución judicial haya sido notificada, pero en una forma distinta a la que la ley
dispone.

3.- Es indispensable, para que la resolución se entienda notificada, que la parte realice en el
juicio cualquier gestión que suponga conocimiento de la resolución.


• Casos que contempla el artículo 55 inciso 2° del CPC.

En este caso también la ley entiende que una parte va a quedar notificada de una resolución
determinada por ocurrir ciertos hechos; esto es, cuando una de las partes solicita o alega la nulidad
de una notificación. Y la norma parte del supuesto de que el tribunal va a acoger ese incidente de
nulidad de la notificación; o sea, el juez va a declarar que una determinada notificación del proceso
es nula.
Por ejemplo: el demandado es notificado de la demanda por el estado diario y pide la nulidad
de dicha notificación (esto genera un incidente de nulidad).

Si el tribunal acoge el incidente de nulidad, y en consecuencia declara nula la notificación de
la demanda, la resolución judicial que declara la nulidad debe notificarse a ambas partes. En este
caso y por el solo ministerio de la ley, la parte que promovió el incidente de nulidad se tendrá por
notificada de dicha resolución cuya notificación se anuló, por el hecho de notificársele la resolución
o sentencia que declara la nulidad.
f) Notificación Tácita o Presunta.
169
Antes de la modificación del artículo 55, cuando se anulaba una notificación había que
volver a practicarla legalmente. En cambio, ahora cuando se notifica la resolución que declara la
nulidad se entiende que la otra también queda notificada.


• ¿Si la Nulidad de la Notificación la declara un Tribunal Superior?

Esta notificación se tendrá por efectuada al notificársele el “Cúmplase” de dicha resolución
(que lo ordena el tribunal inferior que le corresponde hacer ejecutar el fallo).
Esto constituye un buen avance para que los juicios no se detengan por la nulidad de las
notificaciones.


• Forma en que opera esta Notificación.

1.- La parte interesada debe alegar la nulidad de una notificación.

2.- El juez debe pronunciar una resolución declarando la nulidad de dicha notificación.

3.- Esta resolución debe notificarse a la parte.


E) EFECTOS DE LAS RESOLUCIONES JUDICIALES.

Estudiamos dos efectos: el desasimiento y el efecto de cosa juzgada.

a) DESASIMIENTO. Es un efecto de las resoluciones judiciales que consiste en que
una vez que una sentencia (definitiva o interlocutoria) ha sido notificada a alguna de las partes, el
mismo tribunal que pronunció esa resolución pierde toda atribución para alterarla o modificarla de
manera alguna (Art. 182 inciso 1° del CPC).

No es necesario que se notifique a ambas partes, basta una sola de ellas.
***Esto no quiere decir que la sentencia no pueda ser modificada. Es decir, la sentencia
puede ser modificada por el tribunal superior pero no por el mismo órgano que la pronunció. Esto en
virtud del “Principio de la Segunda Instancia”, por lo que le corresponde al tribunal de segunda
instancia enmendar la sentencia.
***Este efecto sólo lo producen las sentencias, por lo que no opera tratándose de los autos y
decretos.

Supuestos o Requisitos para que opere este Efecto.

1.- En el proceso debe haberse dictado sentencia definitiva o interlocutoria.

2.- Esa resolución debe estar legalmente notificada a cualquiera de las partes.
Si la sentencia no está notificada el principio del desasimiento no rige, y el mismo tribunal
que la pronunció puede hacer las enmiendas que crea conveniente, esto por aplicación de artículo 38
del CPC que indica que las resoluciones judiciales sólo producen efectos desde que han sido
legalmente notificadas.

Excepciones al Desasimiento.

Se refiere a casos en que el mismo tribunal que pronunció la sentencia sí podría modificarla
o alterarla.

1.- El mismo tribunal que pronunció la sentencia, a petición de parte y cuando se deduce el
recurso correspondiente, podría efectuar las siguientes modificaciones a la sentencia:

a) Aclarar los puntos oscuros o dudosos del fallo. Esto se cumple a través del
correspondiente recurso de aclaración.

b) Podría salvar las omisiones del fallo (omisiones menores de la sentencia) a petición
de parte y a través del recurso de agregación.

170
c) Podría rectificar errores de copia, referencias o de cálculos numéricos que aparezcan
de manifiesto en la sentencia, a través del recurso de rectificación.

En estos casos es la parte interesada en que la sentencia se modifique o altere de algún modo,
la que debe interponer los recursos respectivos.

2.- Otro caso dice relación con la rectificación de oficio que puede hacer el tribunal que
pronunció a sentencia, dentro de los 5 días siguientes a la primera notificación de la sentencia a
alguna de las partes (Art. 184 CPC).

3.- Podría el mismo tribunal que pronunció la sentencia interlocutoria, en los casos que la ley
lo señale, enmendarlas o modificarlas o incluso dejarlas sin efecto. Esto a petición de parte, la que
debe interponer el respectivo recurso de reposición. Por ejemplo: resolución que recibe la causa a
prueba (Art. 319 del CPC); o la resolución que cita a las partes a oír sentencia (Art. 432 CPC).

4.- Se refiere a la situación que surgiría cuando se interpone un incidente de nulidad de lo
obrado por falta de emplazamiento, que se puede plantear ante el mismo tribunal que dictó la
sentencia en el juicio (y ésta puede ser dejada sin efecto). Esta situación ocurre con el demandado
rebelde.

¿Qué sucede con los Autos y Decretos en relación al principio del Desasimiento?

Los Autos y Decretos no producen este efecto, quedan fuera del desasimiento. De manera
que pueden ser modificados o dejados sin efecto por el mismo tribunal que los pronunció y a pesar
de estar notificadas las partes. Para que esto se haga efectivo es necesaria la petición de parte a
través del correspondiente recurso de reposición (Art. 181 CPC).


b) EFECTO DE COSA JUZGADA. Las partes cuando deciden llevar un conflicto
jurídico a los tribunales, persiguen obtener de éstos la respectiva declaración que resuelva
definitivamente la cuestión que ha sido objeto del juicio.
Se persigue que el conflicto no se vuelva a discutir posteriormente, ya sea en el mismo
proceso o en otro posterior, de manera que lo decidido constituye la verdad inamovible. Y en el caso
que la decisión del conflicto implique una condena, que esa condena pueda ser ejecutada sin nueva
revisión.
Estos dos aspectos constituyen el efecto de cosa juzgada:

1.- Tiene un aspecto negativo en virtud del cual las partes no pueden volver a discutir la
misma cuestión que ya ha sido decidida por sentencia judicial en un nuevo juicio posterior.

2. Tiene un aspecto positivo que consiste en que aquella parte cuyo derecho ha sido
reconocido por una sentencia, puede actuar u obrar en consecuencia con ese derecho;
específicamente puede exigir el cumplimiento de la obligación correspondiente que pudo haber
impuesto la sentencia.

Características de la Cosa Juzgada.

1.- La cosa juzgada es coercitiva porque la parte que perdió en el juicio está obligada a
cumplir la prestación que le impone la sentencia. Es decir, cumple voluntariamente o cumple por la
fuerza mediante medios compulsivos.

2.- La cosa juzgada es inmutable, no cambia porque las partes del juicio deben respetar la
decisión contenida en el fallo judicial en un momento determinado, sin cambiar dicha decisión.

3.- La cosa juzgada tiene un fundamento que es mantener el orden social o velar por la
seguridad jurídica, porque es necesario que los pleitos tengan fin; y tratar de evitar que se estén
renovando continuamente en el tiempo. Y esto se logra impidiendo que el juicio se vuelva a
plantear; y si esto llega a ocurrir se alega la excepción de cosa juzgada, la cual actúa como un medio
de defensa.

Clasificación de la Cosa Juzgada.


Esta clasificación se realiza desde el punto de vista doctrinario.
171
a) Se distingue:

a.1) Cosa Juzgada Formal. El efecto que permite cumplir lo que ha sido resuelto en
una sentencia en forma provisional, impidiendo que ese asunto se vuelva a discutir en el
mismo juicio en que se resolvió; pero sería posible o permitiría una revisión del asunto
en un juicio posterior (volver a plantearlo en juicio posterior), normalmente en juicio
ordinario posterior.
Esta situación se produce en algunos procedimientos especiales como en materia de
arrendamiento. Esta cosa juzgada formal es excepcional; para esto se requiere de norma
legal expresa que lo establezca.
Por ejemplo: en ciertos casos la sentencia dictada en juicio ejecutivo (Art. 478 CPC)
produce cosa juzgada formal cuando existe lo que se llama “Reserva de Derecho”. Otro
ejemplo lo constituye el artículo 563 del CPC en materia de Interdictos Posesorios; los
artículos 564 y 615 CPC en los juicios de arrendamiento.

a.2) Cosa Juzgada Material o Sustancial. Aquella que autoriza para cumplir lo
resuelto en juicio sin ninguna restricción, impidiendo que lo que se ha fallado pueda
volver a discutirse en el mismo juicio o en un juicio posterior. Esta es la regla dentro de
nuestro sistema.
Nuestro CPC no contiene ningún concepto o definición sino sólo se limita a señalar el
efecto.

- La doctrina a indicado que la Cosa Juzgada Material es “La presunción de lo
que ha sido fallado por el juez es la verdad”. La presunción de verdad que encierra
un fallo judicial; y este efecto se le atribuye a las sentencias firmes.

- Otros autores distinguen entre “Cosa Juzgada” y “Autoridad de Cosa
Juzgada”, siendo esta última el efecto que produce esa presunción de verdad (de que
el fallo es la materialización de la verdad).

Efectos o Consecuencias Jurídicas de la Cosa Juzgada.

1.- Acción de Cosa Juzgada. Permite obtener el cumplimiento de lo que ha sido resuelto.

2.- Excepción de Cosa Juzgada. Impide o evita que entre las mismas partes y existiendo
identidad en la cosa pedida y en la causa de pedir, se vuelva a discutir lo que ya ha sido resuelto a
través de una sentencia firme o ejecutoriada (Art. 177 CPC).
Debe darse la triple identidad: de personas, de cosa pedida y de causa de pedir (o
fundamento). Si alguna de estas identidades no concurre, no hay cosa juzgada.

B.1) ACCIÓN DE COSA JUZGADA.

“Este es el efecto que producen las sentencias firmes o ejecutoriadas y también aquellas
sentencias que causan ejecutoria; en virtud del cual es posible que aquella parte a cuyo favor se ha
declarado un derecho en el juicio pueda solicitar al tribunal competente el cumplimiento de lo
resuelto o la ejecución del fallo”.
Lo anterior se desprende de los artículos 175 y 176 del CPC.

Hay que tener presente que cuando una sentencia judicial queda firme o ejecutoriada hay dos
posibilidades en cuanto a su cumplimiento:

a) Que aquella parte que resulta vencida pueda acatar voluntariamente la sentencia y dar
cumplimiento al fallo. Y en tal caso el cumplimiento se ha logrado sin utilizar a los tribunales.

b) Otra posibilidad es que exista resistencia a cumplir lo que ha sido fallado, y en tal
caso se habla de la verdadera ejecución de la sentencia en virtud de un procedimiento de apremio.
Este es el caso que nos interesa, cuando el deudor se resiste a cumplir la obligación.

Requisitos de procedencia de la Acción de Cosa Juzgada.

Se trata de requisitos copulativos, tales son:

172
1.- En el proceso debe haberse dictado una sentencia que tiene que cumplir varias
condiciones; esto es, debe encontrarse firme o ejecutoriada (es inamovible) (Art. 174 CPC). Art. 231
CPC.
También podría tratarse de una resolución que causa ejecutoria; esto no lo dice el artículo
175, pero se puede concluir de otras normas, como el artículo 231 inciso 1° CPC.
Esta resolución que causa ejecutoria se puede cumplir no obstante existir un recurso
pendiente en su contra.

2.- Debe tratarse de sentencias de carácter condenatorio. Es decir, una sentencia declarativa
no da lugar a un proceso de ejecución propiamente tal.

Que la sentencia sea condenatoria significa que debe imponer una determinada prestación,
que consistirá en dar, hacer o no hacer alguna cosa. Por ejemplo: sentencia ordena pagar una
determinada suma de dinero, o celebrar un contrato, o restituir alguna cosa, u ordena construir un
muro, etc.
Si la sentencia es condenatoria y ordena hace algo, hay un acreedor y un deudor, que es
quien debe cumplir la prestación correspondiente.

3.- Para que opere la acción de cosa juzgada es necesario que la parte que ha obtenido en el
juicio solicite el cumplimiento de la sentencia al tribunal competente (Art. 233 CPC). Esto es
importante ya que en materia civil los tribunales se rigen por el principio de “Pasividad” y éste les
impide a los jueces ordenar de oficio la ejecución de las sentencias civiles; y además si llegara a
ordenar de oficio, tendría que tener certeza de que la sentencia no se ha cumplido, circunstancia que
no es posible cuando se solicite la ejecución de una sentencia (Art. 233 CPC).

4.- Es necesario que la prestación que impone la sentencia sea actualmente exigible. No lo
será si por ejemplo está sujeto a alguna modalidad como condición, plazo o modo (Art. 437 CPC).

5.- Se requiere que la acción ejecutiva no esté prescrita. La acción ejecutiva prescribe en 3
años desde que la obligación se hace exigible; y la acción ordinaria prescribe en 5 años.
Puede suceder que el beneficiado no ejerza la acción dentro del plazo de prescripción, aquí
ya no será posible ejercitar la acción y en tal caso lo único que le queda es deducir la acción
ordinaria por el resto del tiempo que le queda (Art. 441 y 442 CPC).

Procedimiento para obtener el cumplimiento de la Sentencia.

a) Siempre en materia de procedimiento se debe determinar primero si la ley establece
reglas especiales de procedimiento.

b) Estos procedimientos son de carácter ejecutivo porque lleva aparejado la práctica de
medidas compulsivas, se puede recurrir a métodos de fuerza para obtener el cumplimiento de lo
resuelto si hay resistencia de la parte obligada o vencida. Es decir, si el cumplimiento de la sentencia
se pide fuera del plazo de 1 año se utiliza el procedimiento ejecutivo (la acción ejecutiva prescribe
en 3 años contados desde que la obligación se hace exigible).

c) Puede variar el procedimiento a utilizar, veremos sólo el cumplimiento de las
sentencias dictadas por tribunales chilenos.

d) El procedimiento se inicia directamente ante el juez competente.

e) Procedimientos que existen:

e.1) Una posibilidad es iniciar el correspondiente juicio ejecutivo ante el tribunal
competente; esto es aquel que hubiere pronunciado la sentencia en primera o única instancia; o
según las reglas generales, esto es, el juez del domicilio del demandado a elección del demandante
(Art. 231 y 232 CPC).

e.2) Se puede utilizar el procedimiento que indica el artículo 233 y siguientes del
CPC, siempre y cuando el cumplimiento de la sentencia se pida ante el mismo tribunal que conoció
la causa en primera o única instancia, dentro del plazo de 1 año contado desde que la obligación se
hizo exigible.
***Este procedimiento del artículo 233 y siguientes es muy usual porque el
cumplimiento de la sentencia se pide tan pronto como ésta queda ejecutoriada. Y lo ventajoso de
este procedimiento es que el cumplimiento o ejecución se solicita al mismo tribunal que dictó la
173
sentencia. No se debe iniciar un juicio independiente. Aquí se pide el cumplimiento al mismo juez
con citación de la persona contra la cual se pide.

e.3) Se pueden utilizar otros procedimientos, también ejecutivos, que la ley
contempla especialmente para ciertos procedimientos. Si hay reglas especiales de ejecución, primero
se aplican éstas. Por ejemplo: cumplimiento de sentencias dictadas en juicios de hacienda a través de
un DS; en materia de arrendamiento, cuando se restituye un inmueble se pide el lanzamiento de los
ocupantes del mismo.

B.2) EXCEPCIÓN DE COSA JUZGADA.

Tiene como fundamento evitar la repetición indefinida de los juicios entre las mismas partes
jurídicas, sobre la misma materia y con idéntico fundamento. Ello repercute en la seguridad jurídica
y en la tranquilidad social.
Con la existencia de este efecto se pretende mantener el prestigio de la justicia porque se
evita la posibilidad que los tribunales puedan llegar a dictar fallos contradictorios.

Concepto.

La excepción de cosa juzgada es “un efecto en virtud del cual las resoluciones judiciales,
específicamente las sentencias definitivas e interlocutorias firmes, no permiten volver a discutir lo
que ya ha sido resuelto en dichas sentencias en un juicio posterior, entre las mismas partes
jurídicas, acerca la misma materia y haciendo valer las mismas razones o fundamentos”.

Una diferencia respecto la acción de cosa juzgada es que en virtud de ésta última se puede
pedir el cumplimiento de sentencias, aún cuando no esté firme la sentencia pero que causa
ejecutoria.

Aquí no interesa el contenido de la sentencia, el efecto lo producen indistintamente
cualquiera de esas resoluciones. Se trata de evitar las repeticiones de los juicios.

Este efecto reviste la mayor importancia práctica porque al evitarse la repetición
indiscriminada de los juicios, disminuye la posibilidad de dictar sentencias contradictorias, en la
medida que sean alegadas.

Resoluciones que no producen Excepción de Cosa Juzgada.

Las sentencias que causan ejecutoria no producen este efecto sino sólo las sentencias firmes
o ejecutoriadas, porque la verdad que emana del fallo judicial tiene que ser total, absoluta,
inmodificable.

¿Qué sucede con los juicios pendientes, en que no se ha dictado sentencia ejecutoriada o firme?

La ley también prevé la situación que sucede cuando un juicio está pendiente sin que se haya
pronunciado sentencia ejecutoriada; en que tampoco es posible volver a plantearlo porque si así
ocurre el demandado puede oponer la excepción de litis pendencia (Art. 303 N° 3 CPC). Por eso la
doctrina sostiene que la excepción de litis pendencia se anticipa a la cosa juzgada porque opera
cuando el juicio todavía se encuentra pendiente.

Titular de la Excepción de Cosa Juzgada.

La ley en el artículo 177 del CPC señala que la excepción de cosa juzgada puede ser alegada
por:
a) El litigante que haya obtenido en el juicio y,
b) Todos aquellos a quienes según la ley aproveche el fallo.

De manera que la puede hacer valer tanto el ganancioso como el perdidoso, éste último para
evitar una condena más perjudicial en otro juicio posterior.

Características de la Excepción de Cosa Juzgada.

1.- Es renunciable, tiene que ser alegada expresamente en el otro juicio que se llegase a
plantear; y tiene que plantearse oportunamente y de acuerdo a la forma que la ley prevé. Y si no se
hace valer de esta manera, se entiende renunciada.
174
El tribunal no puede declararla de oficio sino que tiene que ser alegada (Art. 177 CPC). Es
una excepción mixta. Si no se alega, el juez está obligado a fallar el segundo pleito.

2.- Es relativa, la presunción de verdad que arroja la sentencia judicial solamente beneficia a
quienes han sido parte del juicio, y se puede extender desde luego a sus herederos. Pero un tercero
no puede utilizarla a su favor si no ha sido parte del juicio.

3.- Es irrevocable en el sentido de que no es posible cambiar, alterar lo que ha sido resuelto
en una sentencia ejecutoriada, lo impide la firmeza del fallo.
***La única excepción a esta regla se da en ciertos casos en que algunas sentencias producen
cosa juzgada formal, lo que ha sido decidido en una sentencia podría modificarse en un segundo
juicio, debido a la naturaleza de ese procedimiento en que el fallo se dictó.

4.- Es imprescriptible, desde el punto de vista de la excepción que es, porque en la medida en
que se interponga un juicio posterior, la excepción se puede hacer valer.
No hay plazo de prescripción, a diferencia de la acción, no corre el transcurso del tiempo.

Requisitos para hacer valer la Excepción de Cosa Juzgada.

a) La ley exige que entre el juicio ya resuelto por sentencia ejecutoriada y el nuevo
juicio que se llegase a plantear, debe darse una triple identidad legal (Art. 177 CPC). Esto es:

1° Identidad Legal de Personas.
2° Identidad Legal de Cosa Pedida.
3° Identidad Legal de Causa de Pedir.

Estas identidades son copulativas, ninguna de ellas pueden faltar. Si alguna falla no hay
excepción de cosa juzgada.

a.1) Identidad Legal de Personas. Esta es una identidad jurídica; en ambos juicios las
partes deben ser las mismas, no se refiere a una identidad física sino que jurídica. Es decir, puede
actuar una misma persona a título personal, y en el otro juicio como representante de una de las
partes.
Normalmente, la identidad física va ligada con la identidad jurídica, pero no siempre es así.

a.2) Identidad Legal de Cosa Pedida. No hay que confundirla con el objeto físico del
juicio. Sino que se refiere al objeto jurídico del juicio, el beneficio jurídico que se reclama, que
atiende al beneficio discutido.
La cosa física puede ser la misma, pero el objeto jurídico distinto. Por ejemplo: en un juicio
se reclama el fundo “Santa Aurora” porque la parte asegura que lo heredó; y en el otro juicio se
reclama el mismo fundo, por otro concepto.
Podría también reclamarse objetos físicos distintos y darse la identidad de cosa pedida. Por
ejemplo: se reclama que un sujeto es heredero de Juan y por tanto exige la entrega de un piano; y el
juez no acoge la demanda. Luego reclama un fundo porque es heredero de Juan.
El objeto jurídico de un juicio se obtiene examinando la parte petitoria de la demanda.
Obedece a la pregunta ¿Qué se pide?

a.3) Identidad Legal de Causa de Pedir. Se refiere al fundamento inmediato del derecho
deducido en juicio. O sea, equivale a preguntarse ¿Por qué se pide algo?
Este fundamento se encuentra normalmente en los títulos. Por ejemplo: se reclama ser dueño
porque compró cierto objeto, la causa de pedir sería haber celebrado la compraventa.
En definitiva la causa de pedir es el hecho jurídico que engendra la obligación.

Formas de hacer valer la Excepción de Cosa Juzgada.

Siempre se alega frente a una segunda demanda que se intente, concurriendo los requisitos de
la triple identidad, considerando que ya hubo un pronunciamiento judicial por sentencia ejecutoriada
sobre la misma materia, entre las mismas partes y por el mismo fundamento.
Existen diversas formas de invocar la excepción de cosa juzgada, y puede ocurrir en diversas
oportunidades procesales para alegarla. Así:

1.- Se puede alegar como excepción perentoria (o de fondo), podría invocarse en el escrito de
contestación de la demanda, o en cualquier estado de la causa (Art. 310 CPC).

175
2.- Podría invocarse como excepción mixta, sin necesidad de contestar la demanda (Art. 304
CPC).

3.- Como fundamento de Recursos Procesales. Por ejemplo: recurso de apelación, casación
en la forma, etc. Incluso como fundamento del recurso extraordinario de revisión.


Paralelo entre Acción y Excepción de Cosa Juzgada.




































F) PREPARACIÓN Y ASEGURAMIENTO DE LOS JUICIOS.

En ciertos casos la entrada al juicio se prepara por actos preliminares o preparatorios. Lo que
se busca es asegurar el derecho de defensa de las partes, obteniendo ciertos antecedentes o medios
de prueba que con posterioridad pueden desaparecer. Se trata de las “Medidas Prejudiciales”, las
cuales en sí mismas no constituyen juicio.
También existe otro tipo de medidas, aquellas cuya finalidad es asegurar el resultado de la
acción que se deduce, éstas son las “Medidas Precautorias o Cautelares”.
***No se debe confundir ambos tipos de medidas, ya que las prejudiciales son anteriores al
juicio, son de tipo preparatorio. En cambio, las medidas precautorias son asegurativas del resultado
del juicio. Lo que sucede es que existe cierto tipo de Medidas Precautorias que pueden ser
solicitadas con el carácter de prejudiciales; y éstas se denominan “Medidas Prejudiciales
Precautorias”. Pero lo normal o habitual es pedir al tribunal competente que decrete una medida
precautoria una vez que el juicio esté en trámite.

F.1) MEDIDAS PREJUDICIALES.

• Regulación.

Las Medidas Prejudiciales están reguladas en el libro II del CPC.
ACCIÓN DE COSA JUZGADA EXCEPCIÓN DE COSA JUZGADA
1.- Relativo a la Naturaleza de la sentencia que produce el
efecto.

La Acción nace de las sentencias condenatorias
exclusivamente.
1.- Relativo a la Naturaleza de la sentencia que produce el
efecto.

La Excepción nace de las sentencias condenatorias y
absolutorias, porque el objeto que persigue es evitar la
repetición de juicios, cuando existe la triple identidad
legal.
2.- Relativo al titular.

La Acción puede ejercitarse por aquel a cuyo favor se ha
declarado un derecho en juicio.
2.- Relativo al titular.

La Excepción puede ejercitarse por aquel que ha obtenido
en el juicio y por todos aquellos a quienes según la ley
aproveche el fallo. Es decir, puede ejercitarla tanto el
ganancioso como el perdidoso.
3.- Relativo a la forma de hacerla valer.

La Acción se hace valer mediante una solicitud de
cumplimiento de carácter ejecutivo. Da origen a un
proceso de ejecución.
3.- Relativo a la forma de hacerla valer.

La Excepción se puede hacer valer de diversas maneras,
tales como:
a) Excepción Perentoria.
b) Excepción Mixta.
c) Fundamento de Recursos Procesales.
4.- Relativo a la Prescripción.

La Acción prescribe de acuerdo a las reglas del CC (Art.
2515). Así:

a) La acción ejecutiva prescribe en 3 años.
b) La acción ordinaria en 5 años.
4.- Relativo a la Prescripción.

La Excepción, por su naturaleza es imprescriptible,
porque siempre hay derecho a invocarla; siempre que se
plantee el segundo juicio.
5.- Relativo a la Naturaleza de la Sentencia que produce el
efecto (o Condición de la Sentencia).

La Acción es producida por sentencias firmes o que causan
ejecutoria.
5.- Relativo a la Naturaleza de la Sentencia que produce el
efecto (o Condición de la Sentencia).

La Excepción es producida únicamente por las sentencias
firmes o ejecutoriadas.
176
• Problema de Interpretación.

Existe un problema de interpretación porque estas medidas se encuentran reguladas en los
artículos 273 y siguientes del CPC; es decir, dentro del juicio ordinario. Pero en ningún caso se debe
entender que sólo se aplican al juicio ordinario.
La pregunta que surge es ¿estas medidas prejudiciales se aplican a cualquier procedimiento o
sólo al juicio ordinario? La respuesta es que no obstante su ubicación en el libro II, dichas medidas
son de aplicación general. En último caso (si persisten las dudas) tendría que aplicarse el artículo 3
del CPC a todos los procedimientos. Por ejemplo: incluso el juicio ejecutivo puede ser preparado
mediante las “Medidas Preparatorias de la Vía Ejecutiva”, las cuales tienen el carácter de
prejudiciales.

• Concepto.

La ley no contiene una definición, por eso la doctrina ha elaborado algunas.

a) Las Medidas Prejudiciales son “diligencias o providencias que pueden solicitar los
futuros litigantes (demandante o demandado) antes del inicio del juicio, con el objeto de preparar
la demanda, o bien para obtener en forma anticipada un medio de prueba, o para asegurar el
resultado de la futura acción que se deduzca”.

b) Don Mario Cassarino las define de la siguiente manera: Las Medidas Prejudiciales
son “Medios que la ley franquea a las partes litigantes para preparar la entrada al juicio”.


• ¿Se puede iniciar un juicio a través de las Medidas Prejudiciales?

Las Medidas Prejudiciales podrían entenderse como una manera de iniciar un juicio, de
acuerdo al artículo 253 del CPC al señalar: “…Sin perjuicio de los dispuesto en el título IV de este
libro…”. Título que se refiere a las Medidas Prejudiciales.
***Pero realmente, el artículo 253 quiere expresar que todo juicio comienza siempre con la
demanda; sin perjuicio que se pueda preparar por medio de alguna medida prejudicial. Nada puede
reemplazar al escrito de demanda en ningún procedimiento; así la demanda es la única forma de
empezar un juicio, porque aquí se concretan las pretensiones.


• Tribunal Competente.

El tribunal competente para conocer la solicitud de una medida prejudicial se determina por
la competencia en el juicio futuro.
El tribunal que ha conocido una medida prejudicial es el que tiene que conocer después de la
demanda. Esta regla constituye una excepción al sistema de distribución de causas.


• Fundamento de las Medidas Prejudiciales.

1.- Existen para evitar que se presenten demandas infundadas, y consecuencialmente se trata
de evitar juicios estériles (que no producen nada).

2.- También sirven para asegurar en forma adecuada el derecho de defensa de ambas partes,
pues algunas medidas permiten obtener anticipadamente ciertos medios de prueba o antecedentes
que con posterioridad al inicio del juicio pueden desaparecer. Por ejemplo: declaración de testigos,
inspección personal del tribunal.


• Finalidad de las Medidas Prejudiciales.

1.- Preparar la demanda, mediante la obtención de ciertos antecedentes de que el demandante
no dispone para formular debidamente su demanda. Por ejemplo: que el futuro demandante pide al
futuro demandado una declaración jurada acerca algún hecho relativo a su capacidad o personería.

2.- Obtener en forma anticipada ciertos medios probatorios. Esto reviste gran importancia
tratándose de ciertos medios de prueba que posteriormente puedan desaparecer, o que sean difíciles
o imposibles de obtener durante el juicio.
177
3.- Asegurar el resultado de la acción que se va a deducir por el futuro demandante (Art. 280
CPC). Esta materia dice relación con el ejercicio forzado de la acción, en que aquel que obtiene una
medida prejudicial precautoria está obligado a deducir la correspondiente demanda.


• Características de las Medidas Prejudiciales.

1.- Constituyen gestiones previas o anteriores al juicio, o a la formación de la relación
jurídico-procesal entre las partes.
La solicitud de estas medidas prejudiciales no constituye una demanda propiamente tal.

2.- Son de carácter condicional porque están estrechamente vinculadas al juicio posterior, o a
una futura demanda posterior que tenga que deducirse.
Si la demanda no se presenta, la medida prejudicial no produce ningún efecto.
Si se trata de una medida prejudicial precautoria, y no se deduce la demanda, dicha medida
caduca (Art. 280 inciso 2° CPC), y se considera doloso el procedimiento de la parte que solicitó la
medida; es decir, se considera que actuó de mala fe.

3.- En general, son de carácter preparatorio. Sirven para preparar un juicio futuro,
recopilando datos y antecedentes necesarios para formular adecuadamente la demanda u obteniendo
medios probatorios anticipadamente.

4.- Son aplicables a todo tipo de procedimientos, no obstante su ubicación en el CPC (este
aspecto constituye otra crítica a la estructura de dicho Código).

5.- Estas medidas para preparar la demanda son solicitadas por el futuro demandante.
También puede pedirlas aquel que tema ser demandado, como una forma de preparar su defensa. Por
ejemplo: las medidas prejudiciales de prueba.

6.- Son taxativas, están enumeradas en el CPC, artículo 273.


• Clasificación de las Medidas Prejudiciales.


1.- Considerando la finalidad que se puede perseguir con la obtención de estas medidas.

1.a) Medidas Prejudiciales Preparatorias de la Demanda. Su finalidad es que el futuro
demandante obtenga determinados datos o antecedentes que permitan entablar adecuadamente su
demanda.
*** Sólo las puede solicitar el futuro demandante. Dichas medidas las indica el artículo 273
del CPC.

1.b) Medidas Prejudiciales Probatorias. Aquellas cuya finalidad es obtener pruebas
anticipadas (antes del inicio del juicio correspondiente), por tratarse de pruebas que posteriormente
pueden desaparecer o de difícil reproducción en el juicio. Por ejemplo: inspecciones personales del
tribunal, informes de peritos, etc.
***Estas medidas las pueden solicitar tanto el futuro demandante como quien tema ser
demandado.

1.c) Medidas Prejudiciales Precautorias. Su finalidad es asegurar el resultado de la futura
acción que va a deducirse o entablarse, de manera que en su momento se puede ejecutar
exitosamente la sentencia que se dicta en el juicio.
***Las puede solicitar sólo el futuro demandante.


2.- Considerando la persona que pueda solicitarlas.

2.a) Medidas Prejudiciales del Futuro Demandante.

2.b) Medidas Prejudiciales que puede impetrar el futuro o presunto Demandando.



178
3.- Considerando la naturaleza de la medida solicitada.

3.a) Medidas Prejudiciales Propiamente Tales. Obedecen al concepto de ser preparatorias
propiamente tales. Están reguladas en el título IV del libro II, artículos 273 y siguientes del CPC.

3.b) Medidas Prejudiciales Precautorias. Tienen un régimen especial. Las ley permite
solicitarlas antes del inicio del juicio.


4.- Considerando la forma en que se conceden.

4.a) Medidas Prejudiciales que pueden decretarse en todo caso. Por ejemplo: la que establece
el artículo 273 N° 5 del CPC.

4.b) Medidas Prejudiciales que se pueden decretar cuando, a juicio del tribunal, sean
necesarias para que el demandante pueda entrar en el juicio. Por ejemplo: artículo 273 N° 1, 2, 3 y 4
del CPC.


5.- Considerando si es necesario o no dar conocimiento previo de la medida para poder
practicarla.

5.a) Medidas Prejudiciales que se decretan previo conocimiento de la persona en contra de
quien se piden (Art. 281 y 286 CPC).

5.b) Medidas Prejudiciales que no requieren de conocimiento previo.


• ¿El procedimiento a que da origen estas medidas constituye un juicio?

Se presenta el problema de determinar si estas medidas, o el procedimiento a que da origen
una medida prejudicial constituye o no un juicio.
Al respecto existen dos teorías:

1.- Una posición minoritaria sostiene que dichas medidas podrían dar origen a una
controversia, y consecuencialmente a un juicio.

2.- La posición mayoritaria señala que en ningún caso se podría originar un juicio, porque se
estima que estas medidas son preliminares y preparatorias de un juicio posterior, pero que en sí
mismas no constituyen técnicamente un juicio. Cuando se solicitan no hay ninguna pretensión en
relación al juicio futuro que se hace valer.
El solo hecho de que algunas medidas prejudiciales las pueda pedir quien tema ser
demandado, está indicando que estamos frente a una situación que no da origen al juicio mismo.

En definitiva, estas medidas podrían calificarse de “Gestiones”.


• Requisitos para obtener una Medida Prejudicial.

Esto se refiere a las medidas prejudiciales propiamente tales. La ley procesal establece dos
tipos de requisitos.

a) Requisitos Generales o Comunes exigidos para decretar cualquier Medida
Prejudicial (Art. 287 CPC).

1.- Solicitud del interesado, el cual puede ser cualquiera de los futuros litigantes.
Dicha solicitud debe ser escrita, y cumplir los requisitos generales de todo escrito. Además
debe acompañarse el patrocinio y poder, porque se trataría de la primera presentación.

2.- El solicitante debe expresar en su solicitud cuál es la acción que se propone deducir
posteriormente, y someramente sus fundamentos.
Esto lo exige la ley porque mediante su cumplimiento se da seriedad y demuestra el interés
de la persona en solicitar la medida. El fundamento de las medidas debe ser somero, sin detalles.

179
Estos son requisitos para el futuro demandante.


b) Requisitos Especiales para decretar las Medidas Prejudiciales.

Dichos requisitos son variables, en cada caso van a depender de lo que la propia ley señale
para cada medida prejudicial en particular. Por ejemplo:

- De acuerdo al artículo 279 del CPC, si se solicita como medida prejudicial una
precautoria, hay que señalar el monto de los bienes sobre los cuales debe recaer la medida y rendir
fianza u otra garantía.

- De acuerdo al artículo 281 del CPC, cuando se solicita la inspección personal del
tribunal o el informe de peritos, habrá que señalar en el escrito en qué consisten estos hechos que
pueden fácilmente desaparecer.


MEDIDAS PREJUDICIALES PRECAUTORIAS

• Concepto.

“Medidas cautelares que se utilizan para asegurar el resultado de la acción o asegurar la
ejecución de la sentencia cuando se obtenga un fallo favorable” (Art. 289 y 290 del CPC).

Éstas tienen un régimen especial. Solamente pueden ser solicitadas por el futuro demandante,
considerando la finalidad que persiguen. Sirven también para asegurar la existencia de bienes sobre
los cuales se puede hacer efectivo el cumplimiento.

Es una novedad que estas medidas precautorias puedan pedirse prejudicialmente, porque
según los artículos 290 y siguientes del CPC es normal que se pidan en cualquier estado del juicio.
Están sometidas a determinadas exigencias.
***Tienen un doble carácter, porque por su naturaleza son cautelares o precautorias, pero en
cuanto a la oportunidad en que se solicitan son prejudiciales.


• Requisitos de procedencia.

1.- Solicitud escrita del interesado (futuro demandante).

2.- Que existan motivos graves y calificados (Art. 279 CPC). Esto lo determina el juez.

3.- Determinar el monto de los bienes sobre los cuales va a recaer la medida.

4.- Debe rendirse una fianza u otra garantía suficiente a juicio del tribunal, para responder de
los eventuales perjuicios que se originen, o por las eventuales multas.

Podría ocurrir que si se obtiene una de estas medidas prejudiciales precautorias, queda
inmediatamente afectado el patrimonio del futuro demandado. Las medidas prejudiciales
precautorias equivalen al embargo.

Es correcto que la ley exija una fianza o garantía porque podría ocurrir que una vez obtenida
una de estas medidas, el futuro demandante no entable su demanda. Esto puede causar grave
perjuicio al futuro demandado; y justamente la fianza es para responder de dichos perjuicios que
pueda acarrear la obtención de esta medida.


• Ejercicio Forzado de la Acción.

Se trata de un caso de ejercicio forzado de la acción (Art. 280 CPC); la persona que obtiene a
su favor alguna de estas medidas está obligada a ejercer la demanda dentro de un plazo legal de 10
días, y pedir que se mantenga la medida decretada. Dicho plazo se puede ampliar hasta por 30 días
por el juez.
Si no se deduce la demanda oportunamente, o no se pide en el escrito que continúen en vigor
las medidas precautorias decretadas, o al resolver sobre esta petición el tribunal no mantiene las
180
medidas; en estos casos, aquel que las haya solicitado queda responsable de los perjuicios causados,
considerándose doloso su procedimiento.


• Tramitación de las Medidas Prejudiciales.

Esta es una materia debatida, la ley es escueta al respecto, sólo el artículo 289 del CPC se
refiere a esto, el cual ha dado origen a muchas interpretaciones.
La gran mayoría de los tratadistas sostienen que las medidas prejudiciales deberían tener una
tramitación breve y simple, porque de lo contrario se pierde el objetivo, ya que se trata de asuntos
que requieren de cierta urgencia. Esto significa que el juez las resuelve a la brevedad, sea
acogiéndolas o rechazándolas.

Existen dos posiciones de la doctrina, entre los jueces no existe un criterio unánime para
tramitarlas. Así:

1.- Un grupo de autores (José Quezada Meléndez) estiman que frente a la petición de una
medida prejudicial, el juez debería tramitarla sin audiencia; es decir, sin oír a la persona en contra de
la cual se pide. Frente a la solicitud, el juez da lugar a la misma o la deniega. Esta es la teoría
correcta.

2.- Otra postura señala que frente a la solicitud, si no se cumplen los requisitos, el juez
debería rechazarla. Y si los requisitos se cumplen, el juez podría acceder a la medida con o sin
audiencia. En el fondo quedaría a criterio del juez oír o no a la parte contraria.

Todas estas interpretaciones surgen por la redacción del artículo 289 CPC.

Una vez que el juez accede a la medida, para efectos de cumplir la resolución, tendría que
notificarse pero la medida está resuelta.


• Naturaleza Jurídica de la Resolución que falla una Medida Prejudicial.

Se ha entendido, en cuanto la naturaleza jurídica de la resolución que falla una medida
prejudicial, que se trataría de una sentencia interlocutoria que resuelve los trámites que debieran
servir de base a la dictación de una sentencia posterior. Y de acuerdo con esto, proceden los recursos
según las normas generales.


F.2) MEDIDAS PRECAUTORIAS.

Están reguladas en los artículos 290 y siguientes del CPC. Se trata de una pretensión
cautelar, que no es declarativa ni ejecutiva.

• Objetivo o Finalidad de estas Medidas.

El objetivo que se persigue reviste gran importancia porque se pretende que el futuro
demandante pueda tener cierta seguridad de ver prosperar su acción en la sentencia definitiva, en
tener éxito en la ejecución del fallo o cumplimiento de la sentencia; y no ver frustrado su intento de
ejecución ante una situación patrimonial desfavorable de la parte que debe cumplir el fallo.
Es evidente que quien tema ser demandado puede hacer “maniobras” con la finalidad de
desprenderse de sus bienes, con el objeto de eludir la acción de la justicia.

• Concepto.

La ley no da un concepto sino que se refiere a su finalidad.

a) Don Mario Rojas define a las Medidas Precautorias como “Providencias de
naturaleza cautelar que, sirviendo para facilitar el cumplimiento práctico de la sentencia, pueden
solicitarse por el demandante para asegurar el resultado de su acción”.

b) Don José Quezada Meléndez las define como “Actos procesales que tienen por
objeto asegurar los resultados de la acción deducida o que se va a deducir”.

181
Sea que se pidan como “medidas precautorias” o como “medidas prejudiciales
precautorias”, su finalidad es la misma; esto es: asegurar el resultado de la acción que se ha
deducido o que se va a deducir, evitando que el demandante vea burlado su derecho.
El proceso cautelar es un instrumento destinado a aminorar un riesgo que significa que el
demandado ejecute actos que posteriormente impidan o dificulten llevar a efecto la sentencia.

• Oportunidad en que se solicitan.

Estas medidas se pueden pedir en cualquier estado del juicio, aún cuando no esté contestada
la demanda. Es decir, desde que se notifica legalmente la demanda al demandado se puede solicitar
alguna de estas medidas precautorias.

• Características de las Medidas Precautorias.

1.- Son esencialmente provisionales, esto significa que no obstante ser decretadas u
ordenadas por el juez, podrían cesar (Art. 301 CPC).

2.- Son instrumentales porque estas medidas no constituyen un fin en sí mismas sino que
sirven para garantizar o asegurar el resultado de la acción principal. No tienen un fin propio en sí
mismas sino que van relacionadas con otra acción.

3.- Pueden ser acumulables, se puede pedir una o más.

4.- Son limitadas a los bienes necesarios para responder a los resultados del juicio (Art. 298
CPC).

5.- Son sustituibles por otra, que garantice de mejor forma el derecho de pretensión del actor.

6.- No son taxativas porque se puede pedir, de acuerdo al artículo 300 del CPC, medidas
precautorias que no están expresamente contenidas en la ley; casos en los cuales se va a pedir
caución. Serían las llamadas “Medidas Innominadas”.

7.- En cuanto a su campo de aplicación, se aplican a toda clase de procedimiento, ello por
disposición del artículo 3.

• Clasificación de las Medidas Precautorias.

a) Se distingue entre:

a.1) Aquellas medidas expresamente señaladas en el artículo 290 del CPC, dentro del
libro II, título IV.

a.2) Aquellas que autorizan las leyes, pero que no están reguladas en dicho título del
CPC, de acuerdo a las reglas del artículo 300 del CPC. Por ejemplo: la medida de
alimentos provisorios mientras se tramita el juicio de alimentos; el derecho legal de
retención; nombramiento de administrador pro indiviso en la partición; etc.

a.3) Aquellas no señaladas o autorizadas expresamente por la ley, llamadas “Medidas
Innominadas”, se refiere a aquellas medidas que el futuro demandante estime solicitar
para asegurar el resultado de su acción. Por ejemplo: se pide al tribunal la custodia del
título de crédito por parte del secretario.


b) Considerando la reglamentación legal.

b.1) Medidas Precautorias Ordinarias. Aquellas reglamentadas expresamente en la ley.

b.2) Medidas Precautorias Extraordinarias. Aquellas que no están expresamente
reguladas en la ley. Son las llamadas “Innominadas” del artículo 298 parte final del CPC.


c) Considerando la oportunidad en que se piden.

c.1) Medidas Precautorias Judiciales. Aquellas que se solicitan durante el juicio.
182
c.2) Medidas Precautorias Prejudiciales. Aquellas que se solicitan antes del inicio del
juicio.


d) También se distingue entre:

d.1) Medidas Precautorias que no requieren caución.
Constituyen la regla general. Por ejemplo: medidas precautorias ordinarias.

d.2) Medidas Precautorias que requieren caución.
Las que exigen caución se dan en el caso de las medidas precautorias cuando no se
acompañan los antecedentes a la pretensión o cuando se pidan como prejudiciales.

d.3) Medidas Precautorias que pueden requerir caución.
Aquellas que pueden requerir caución son las llamadas “Innominadas” (Art. 298 parte
final del CPC), es atribución del juez exigir o no esta caución.


• Requisitos para conceder una Medida Precautoria.

Se debe distinguir entre las exigencias de carácter general y aquellas particulares.

a) Requisitos Generales.

1.- Solicitud escrita del interesado (actor) ya que es éste quien es titular para solicitar alguna
de estas medidas (Art. 290 CPC).

2.- Estas medidas deben limitarse a los bienes que sean necesarios para responder a los
resultados del juicio, porque esa es la finalidad precisa que persiguen; por ello en principio no
pueden exceder lo que se pretende obtener en el juicio.

3.- Se exige que se acompañen comprobantes (antecedentes) que constituyen presunción
grave del derecho que se reclama. En caso contrario, el juez exigirá caución. Sin perjuicio a lo que
señala el artículo 299 del CPC, que en ciertos casos puede no acompañarse inicialmente estos
comprobantes: en ciertos casos graves y urgentes.

4.- Es necesario que las facultades del demandado no ofrezcan las garantías suficientes de
seguridad del resultado del juicio. Este es el peligro que se trata de evitar (Art. 301 CPC).
El fundamento de la medida precautoria está en el “Peligro en la demora”; desde que se
inicia un juicio hasta que termina, las facultades del demandado pueden variar. Por ejemplo: se
puede convertir en solvente o en insolvente.

b) Requisitos Particulares.

Pueden existir también requisitos particulares de cada una de estas medidas. Por ejemplo: el
artículo 295 del CPC respecto la medida de retención de dinero o de bienes, exige haber motivo
racional para creer que procurará ocultar sus bienes.

• Tramitación de las Medidas Precautorias.

Esta materia ha dado lugar a varias interpretaciones doctrinarias, producto del artículo 302
del CPC que se refiere al “incidente”.
El espíritu de estas medidas es que los jueces las decreten con la rapidez que se requiere para
tramitar el juicio.

a) Una posición estima que cuando se pide una medida precautoria, ésta no se decreta de
inmediato sino que da lugar a un incidente, el cual debe ser tramitado y resuelto. Esta posición se
basa en el tenor literal del artículo 302.
En virtud de esta postura:

a.1) Solicitada la medida, el juez debe decretar traslado a la parte contraria.
a.2) Dependiendo de lo que ésta exponga el juez resolverá.

Con esta interpretación surge el peligro de que el derecho del demandante quede burlado.
183
b) Otra postura señala que si bien es cierto, las medidas son cuestiones accesorias del
juicio, y que como tales se tramitan incidentalmente; cuando alguna de estas medidas se solicita al
juez, éste debe pronunciarse de plano, ya sea denegando o dando lugar a la solicitud respectiva.
Esto significa que no habría tramitación incidental en principio. Así:

b.1) Solicitada la medida, el juez debe pronunciarse de plano, acogiéndola o rechazándola.
b.2) Luego, la resolución del juez debe notificarse al demandado y éste tiene derecho a
oponerse.
b.3) Si el demandado se opone, aquí se originaría un incidente, el cual tendría que tramitarse
de acuerdo a las reglas generales. Y al resolver dicho incidente, el juez decidirá si mantiene o no la
medida precautoria.

c) ***Una tercera opinión, que en la práctica sigue la mayoría de los tribunales, indica
que una vez presentada la solicitud de la medida precautoria, el juez competente le da tramitación
incidental (o sea, confiere traslado), pero no obstante, los tribunales están autorizados para conceder
de inmediato y en forma provisional la medida, mientras se tramita y resuelve el incidente.

El artículo 302 inciso 2 del CPC establece que es posible llevar a efecto estas medidas antes
de notificarse a la persona en contra de quien se solicitan (demandado), existiendo razones graves; y
transcurridos 5 días sin que la notificación se efectúe, la medida queda sin valor.
Respecto de todas estas medidas precautorias, el espíritu del legislador es darle una
tramitación sencilla.
***En el caso de las Medidas Precautorias que se piden como Prejudiciales, se aplican los
artículos 279 y 280 del CPC, con la particularidad que si se concede esta medida se está en el caso
en que es obligatorio para el futuro demandante interponer su demanda y pedir que las medidas se
mantengan; es decir, es un caso de ejercicio forzado de la acción. Si no se deduce la demanda en el
plazo de 10 días, o si el tribunal decide no mantener las medidas decretadas, la ley considera que el
procedimiento del demandante es doloso.


G) PROCEDIMIENTOS DECLARATIVOS o COMUNES.

Dentro de este tipo de procedimientos estudiamos los siguientes:

1.- Procedimiento Ordinario.
2.- Procedimiento Sumario.
3.- Procedimiento Incidental.






• Regulación.

El juicio ordinario está regulado en el libro II del CPC, artículos 253 a 433 inclusive. Es el
procedimiento más importante, típico que aplican los tribunales civiles.
A pesar que el libro II nada dice, se trata del juicio ordinario de mayor cuantía. Por
aplicación de otras normas contenidas en el libro III, artículos 698 (juicio ordinario de menor
cuantía) y 703 (juicio ordinario de mínima cuantía), se llega a la conclusión que el procedimiento
regulado en el libro II es el juicio de mayor cuantía.

• Características del Procedimiento Ordinario.

1.- Es declarativo porque a través de este procedimiento, el actor persigue el reconocimiento
o declaración de un derecho controvertido que no le ha sido respetado.
Este procedimiento, de acuerdo a la naturaleza de la pretensión que se hace valer, puede ser:

a) Puramente Declarativo.
b) Constitutivo.
c) De condena.

G.1) JUICIO ORDINARIO.
184
2.- Es un procedimiento común, de aplicación general. Esto significa que este
procedimiento corresponde aplicar siempre, cuando la pretensión no tenga por ley señalada una
tramitación especial (Art. 3 CPC).

3.- Se trata de un procedimiento de carácter supletorio; esto significa que en algunos casos
y tratándose de procedimientos especialmente reglamentados, corresponde en tal caso aplicar la
normativa pertinente del libro II cuando existen vacíos en la tramitación especial. Por ejemplo: si
nada se dijera respecto el escrito de demanda en el procedimiento especial, o nada se dijera acerca
las formalidades para que declare un testigo.

4.- Considerando la cuantía, este procedimiento se aplica respecto aquellos asuntos no
regulados en procedimientos especiales cuya cuantía sea superior a 500 UTM, o bien cuando se trata
de asuntos de cuantía indeterminada (o no susceptibles de apreciación pecuniaria). Por ejemplo:
juicio de quiebras, de petición de herencia, juicio sobre apertura de sucesión, etc.

5.- Este procedimiento está sometido a doble instancia; esto significa que la sentencia
definitiva que se dicta es posible que sea revisada por el tribunal superior jerárquico cuando se
interpone el respectivo recurso de apelación (Art. 45, 188 COT).

6.- Es un procedimiento escrito; es decir, la gran mayoría de las actuaciones que componen
este procedimiento se deben verificar mediante la forma de escrituración. No tiene cabida la oralidad
como forma de practicar las actuaciones, salvo ciertas excepciones.

De todas las actuaciones que conforman el juicio ordinario debe dejarse constancia escrita en
el proceso, aún cuando la actuación sea verbal. Por ejemplo: declaraciones de testigos.

• Estructura del Juicio Ordinario.

En todo juicio declarativo hay, a lo menos, tres etapas clásicas que constituyen el
procedimiento. Tales son:

1.- Etapa o Período de Discusión.
2.- Etapa o Período de Prueba.
3.- Etapa o Período de Sentencia.

Sin perjuicio que además existen ciertos períodos o etapas intermedias que la ley contempla
en algunos procedimientos.
Este es un esquema “ideal” del juicio ordinario; es decir, de un procedimiento que se ha
tramitado íntegramente, lo cual no siempre ocurre. Por ejemplo: si las partes llegan a acuerdo no hay
etapa de sentencia. Podría no haber etapa probatoria en los casos en que la discusión es
eminentemente jurídica, ya que el derecho no se prueba sino que los hechos.





“Aquella etapa del juicio en que el conflicto jurídico entre las partes queda planteado ante
el tribunal, abriéndose la instancia”. Es decir, la controversia queda planteada por la discusión de
las partes.

Demanda (Dte.)
Contestación (Ddo.)
Réplica (Dte.)
Dúplica (Ddo.)






La audiencia de conciliación se llevará a cabo en la medida que se cumplan los requisitos
que la ley establece para ello.
Esta diligencia o etapa se verifica mediante la realización de la audiencia respectiva, a la cual
debe comparecer ambas partes.
a) Etapa de Discusión
Con estos cuatro escritos queda planteado el
asunto ante el juez competente. El juez va a tomar
conocimiento a través de estos escritos.
b) Llamado Obligatorio a Conciliación
185
El objetivo es buscar un arreglo entre las partes; el juez busca el avenimiento. Si éste se llega
a producir, el juicio tiene éxito y se levantará un acta donde consten los puntos del acuerdo; con lo
cual terminaría el juicio.





Se puede distinguir dos períodos:

c.1) Dictación y Notificación de Resolución que Recibe la Causa a Prueba.
c.2) Término Probatorio.

Básicamente en esta etapa se prueban los hechos que sirven de fundamento a las alegaciones
de las partes litigantes.
Esta etapa se inicia con el pronunciamiento de la resolución que recibe la causa a prueba, la
cual una vez notificada legalmente a las partes, se inicia el término probatorio o plazo para rendir
prueba. Por ejemplo: la prueba testimonial sólo se rinde en esta etapa.





Las partes pueden formular comentarios escritos al tribunal acerca la prueba que se ha
rendido en el juicio, con la finalidad de dar a conocer su punto de vista acerca lo que creen que debe
estar por acreditado en el proceso.





Se distinguen varios momentos, tales son:

e.1) Dictación y Notificación de la resolución que cita a las partes a oír sentencia.
e.2) Medidas para Mejor Resolver, dentro del plazo para dictar sentencia.
e.3) Sentencia Definitiva.

En esta etapa el juez decide la controversia sometida a su conocimiento.

1.- Comienza con la dictación de la resolución que cita a las partes a oír sentencia, y su
notificación legal a las partes.
***Notificada esta resolución, ya no es posible que las partes presenten más escritos o
pruebas porque el juicio queda en estado de fallo.

2.- Empieza a correr el plazo para que el juez dicte sentencia, plazo que es de 60 días desde
la notificación de la resolución.
Dentro de este plazo, el juez de oficio puede dictar Medidas para Mejor Resolver (medidas
de carácter probatorio), y las partes están obligadas a cumplirlas.

3.- Culmina el período con la dictación misma de la sentencia definitiva.
Como el juicio está sometido a doble instancia, puede estar sujeto a otros períodos como: la
impugnación.





Esta etapa tiene lugar cuando alguna de las partes estima que la sentencia definitiva es
perjudicial para su derecho.
Se inicia mediante el ejercicio del Recurso de Apelación, con la finalidad de enmendar la
resolución. También podría impugnarse la sentencia con la debida interposición del Recurso de
Casación en la forma (ocasión en que no hay doble instancia) y se utiliza para anular la sentencia.


c) Etapa de Prueba
d) Período de Observaciones a la Prueba
e) Etapa de Sentencia
f) Impugnación de Sentencia Definitiva
186



Dicha ejecución se puede solicitar ante el mismo juez que conoció la causa y en el mismo
proceso. Sin perjuicio que la ejecución puede dar lugar al inicio de un nuevo juicio o procedimiento
(juicio ejecutivo).


• Análisis de cada etapa del Juicio Ordinario.




1.- Forma de iniciar el Juicio Ordinario.

***Se inicia exclusivamente por la interposición de la demanda del actor (Art. 253 CPC).
Sin perjuicio que el procedimiento se puede preparar a través de las Medidas Prejudiciales, de
acuerdo a los artículos 273 y siguientes del CPC. Pero nada sustituye a la demanda.

• Concepto de Demanda.

Se encuentra regulada en el libro II, título I del CPC. No existe definición legal sino que el
legislador se limita a señalar los requisitos de aquella. En doctrina hay diversas definiciones:

a) Según el profesor Ortells: “la demanda es un acto procesal de la parte actora, que da
lugar si es admitida a la iniciación del proceso de declaración”.

b) El profesor Montero Aroca indica: “la demanda es el acto procesal de parte, por el
que se ejercita el derecho de acción y se interpone la pretensión”.

c) El profesor Gómez Orbaneja postula que “la demanda es el acto que contiene la
petición del demandante de que se le otorgue determinada tutela jurisdiccional mediante la
sentencia”.

d) La jurisprudencia chilena indica que: “La demanda es el medio legal que tiene el
demandante para deducir una acción, siendo esta la forma de hacer valer el derecho que se
reclama”.

En los sistemas accidentales para que la actividad jurisdiccional pueda ser ejercitada por el
Estado, necesita que la persona interesada en ello provoque el inicio de esta actividad, no se efectúa
de oficio. ***El juez nunca puede incoar de oficio un proceso en materia civil. No existe el
“ejercicio espontáneo de la acción” por el tribunal. Son los interesados los que deben requerir esto
formalmente a través de la demanda, es la parte quien pide determinada tutela al tribunal
competente.
La demanda siempre va a ser el acto iniciador del proceso.

• Importancia de la Demanda.

1.- La demanda es la base del juicio, según las palabras de Ignacio Rodríguez Papic.
Depende del planteamiento que haga el actor en el escrito de demanda, alcanzar el éxito o fracaso
del litigio. Es importante la redacción del escrito y el cumplimiento de los requisitos exigidos por la
ley.

2.- La demanda es el acto que concreta las pretensiones del demandante, con lo cual se fija y
delimita la competencia del juez o tribunal llamado a conocer esa demanda. Especialmente en el
llamado “Deber de Congruencia de los Tribunales”, esto significa que las sentencias deben ser
concordantes con las peticiones contendidas en el escrito de demanda y en el escrito de contestación
de la demanda, y esto porque existe una norma (art. 160 CPC) que establece que los jueces
resuelven de acuerdo al mérito del proceso.

3.- Tiene importancia para los efectos de la prueba, porque solamente se pueden rendir
pruebas sobre los hechos que señalen las partes en sus escritos respectivos; y esto es lo que
determina los “hechos controvertidos del juicio”.

g) Ejecución de Sentencia Definitiva
A) ETAPA DE DISCUSIÓN
187
4.- La demanda debe redactarse adecuadamente, cumpliendo los requisitos que la ley
establece en el artículo 254 del CPC, para que la misma pueda ser admitida a tramitación.
Una demanda defectuosamente planteada no puede acogerse a tramitación porque ello
atentaría contra el derecho de defensa del demandado. En tales condiciones, el demandado puede
oponer una excepción dilatoria por faltar requisitos legales, específicamente la excepción del
artículo 303 N° 4 (ineptitud del libelo).
Si los defectos de que adolece la demanda son muy graves, es el juez quien no debe acogerla
a tramitación hasta que no se corrija el defecto.


• ***Requisitos del Escrito de Demanda.

Se distingue tres tipos de exigencias:

1.- Requisitos Comunes a todo Escrito (visto anteriormente).
2.- Requisitos Especiales del Escrito de Demanda establecidos en el artículo 254 del CPC.
3.- Requisitos de la Demanda consagrados en otras normas.

A) Requisitos de la Demanda contenidos en el artículo 254 del CPC:

a.1) Designación del tribunal ante quien se entabla. Basta indicar la jerarquía del tribunal
(no el nombre del juez). Fundamentalmente se cumple esta exigencia a través de siglas. Por ejemplo:
SJL (Señor Juez de Letras) o SJA (Señor Juez Árbitro). Si en la comuna existen varios jueces con la
misma competencia no es necesario indicar el número del Juzgado.

a.2) Nombre, domicilio y profesión u oficio del demandante, y de las personas que lo
representen y la naturaleza de la representación. Debe existir la individualización correcta y
completa del demandante, sea persona natural o jurídica.
En el caso de las personas naturales, esta exigencia se cumple indicando los nombres y
apellidos del demandante.
Tratándose de las personas jurídicas, se cumple indicando la razón social (no el nombre de
fantasía). En este caso siempre habrá que indicar el nombre y apellidos de la persona que la
representa.
Cuando el artículo en comento exige indicar la “naturaleza de la representación”, se refiere a
señalar la fuente de donde emana la representación de la parte (representación convencional, legal,
judicial, etc.).

a.3) Nombre, domicilio y profesión u oficio del demandado. Debe tratarse de una
individualización correcta y exacta de la persona del demandado. En el evento que éste actúe
representado, deberá además indicarse la individualización de la persona que lo representa y la
naturaleza de dicha representación.

Los requisitos de las letras a.2) y a.3) (individualización de ambas partes litigantes) son
fundamentales en la demanda porque permiten determinar claramente a quienes va a afectar la
sentencia o resultado del juicio; ello en base al principio de los efectos relativos de las sentencias.
Además es importante la individualización de las partes porque delimita las pretensiones que
se hacen valer desde un punto de vista subjetivo en cuando a los sujetos.

a.4) Exposición clara de los hechos y fundamentos de derecho en que se apoya. Esto implica
señalar las razones de la interposición de la demanda. Ésta debe ser fundamentada y debe referirse a
ciertos hechos. Los hechos constituyen el supuesto de la norma jurídica.
Se señalan los motivos del juicio; esto es, el demandante debe consignar la causa de pedir y
en qué consiste la cosa pedida.
Estos hechos son importantes para los efectos de la prueba, porque son estos hechos los que
hay que acreditar.
Los fundamentos de derecho están referidos a señalar las razones de derecho en virtud de
las cuales el demandante hace valer su pretensión; no siendo necesaria la cita de los artículos o
normas legales concretas.

a.5) Enunciación precisa y clara, consignada en la conclusión, de las peticiones que se
sometan al fallo del tribunal. Esto se denomina “Parte Petitoria” de la demanda.
El demandante formulará todas las peticiones que estime necesarias, y respecto de las cuales
pretende que el tribunal se pronuncie.
188
Pueden ser una o varias pretensiones, por lo que hay que tener cuidado con la compatibilidad
de las mismas.
La parte petitoria debe guardar relación con la exposición de los hechos y fundamentos de
derecho. El CPC exige claridad de la demanda; si ésta no es clara, pasará a ser incomprensible lo
cual perjudica el derecho de defensa del demandado.

¿Qué pasa si una demanda omite alguno (s) de estos requisitos especiales del artículo 254, o
si se cumplen de manera imperfecta?

La ley establece en este caso que la demanda no es un acto apto para que el proceso pueda
abrirse o iniciarse. La demanda dejaría de ser clara, por lo que podría no admitirse a tramitación; o a
pesar de ser admitida, el juicio podría paralizarse por adolecer de algún defecto si el demandado
reclama.
Hay que distinguir:

a) Si la demanda omite cualquiera de los 3 primeros requisitos del artículo 254
(individualización del tribunal y de las partes litigantes), el juez está facultado para no dar curso a la
demanda de oficio (Art. 256 CPC). En esa resolución el juez debe expresar cuál es el defecto de que
adolece la demanda. Esto es facultativo, por lo que queda entregado al criterio del juez.

b) En general, la omisión de cualquiera de los requisitos del artículo 254 del CPC,
autoriza al demandado para oponer en forma previa a la contestación de la demanda, una excepción
dilatoria, específicamente la indicada en el artículo 303 N° 4 (ineptitud del libelo). Aquí la expresión
“libelo” se utiliza como sinónimo de “demanda”. Esta excepción dilatoria produce la paralización
del juicio hasta que se subsane el defecto respectivo.
***Existen algunas excepciones dilatorias que producen efectos absolutos o permanentes,
que no permiten la subsanación de los defectos de la demanda. Por ejemplo: incompetencia del juez.
Pero en otros casos, la forma de corregir un defecto es presentando un nuevo escrito
complementario que lo corrija.

Si el juez no hace uso de la atribución del artículo 256, le corresponde al demandado
reclamar de ese vicio a través de la misma excepción dilatoria de la ineptitud del libelo.

B) Requisitos de la Demanda establecidos en otras Normas.

Si la demanda fuere la primera presentación del demandante, deberá contener:

b.1) La designación del abogado patrocinante, ello según lo dispuesto en el artículo 1° de la
Ley N° 18.120 sobre comparecencia en juicio. Esta exigencia se cumple “poniendo el abogado su
firma en el escrito de la demanda, indicando además su nombre, apellidos y domicilio”; de lo
contrario el escrito no será proveído y se tendrá por no presentado para todos los efectos legales.
Que el escrito “no sea proveído” significa que el juez no le dará curso o tramitación a la
demanda, y se tiene por no presentada (Art. 1 inciso 2° Ley N° 18.120).

b.2) Debe contener la designación referente al mandatario judicial al cual se le entrega
poder para representar a la parte demandante.
Lo normal es que la demanda sea la primera presentación del demandante, y por tanto lo
habitual es que en ese mismo escrito se confiera el mandato judicial.
Si no se cumple con este requisito, el juez deberá ordenar dentro del plazo máximo de 3 días,
la correcta constitución del mandato (dicta una resolución, ordenando que el poder o mandato venga
en forma para poder dar curso a la demanda).

b.3) El escrito de demanda debe contener ciertos datos que deben anteponerse al texto de la
suma del escrito, los cuales han sido fijados por un auto acordado. El objetivo es que dichos datos
sirvan para los efectos del ingreso de la demanda al sistema computacional de la Corte respectiva.
Estos datos se refieren a lo siguiente

a) Materia de la demanda. Por ejemplo: indemnización de perjuicios.
b) Procedimiento que le corresponde para su tramitación.
c) Nombre completo y rut del demandante (s).
d) Nombre completo y rut del abogado patrocinante.
e) Nombre completo y rut del apoderado.
f) Nombre completo del o los demandado; con indicación del rut si fuere conocido.

189
• Documentos que deben acompañarse a la demanda.

En esta materia debe hacerse una distinción, según la clase de documentos de que se trate.
Así:

a.- Documentos Habilitantes (o Documentos Procesales). Aquellos que sirven para
acreditar las personerías o representación de quienes actúan a nombre del demandante; o en su caso,
los que sirven para acreditar la postulación procesal (en el caso de apoderados o mandatarios
judiciales).
***Estos documentos necesariamente se deben acompañar al escrito de demanda (Art. 6
inciso 1 CPC). Con esto se evita que el demandado alegue a través de una excepción dilatoria, la
falta de personería o representación.

b.- Documentos Fundantes de la demanda. Son todos aquellos referidos a la cuestión de
fondo discutida, y que operan como medio de prueba en el proceso.
***No es necesario acompañarlos junto con el escrito de demanda; es decir, es facultativo
del actor acompañarlos o no. Si eventualmente se acompañan junto al escrito de demanda, el
demandado podrá impugnarlos dentro del plazo para contestar la demanda (término de
emplazamiento) (Art. 255 CPC).

• Efectos que produce la interposición de la Demanda.

a) Se da inicio o se abre la instancia judicial; y el juez está obligado a conocer las
pretensiones que formule el actor y dar tramitación a la demanda.

b) De acuerdo al artículo 187 y siguientes del COT, desde el punto de vista del
demandante se entiende que éste prorroga tácitamente la competencia (supeditado a lo que haga el
demandado).

c) Respecto el derecho que se reclama en juicio, lo normal es que se produzcan desde
que la demanda se notifica, pero en algunos casos se retrotraen a la fecha en que la demanda se
presenta. Por ejemplo: alimentos.


2.- Providencia recaída en el escrito de Demanda.

• Lugar en que debe presentarse el escrito de demanda.

El escrito debe ser presentado en el Juzgado competente por conducto del secretario (Art. 30
CPC).
Pero en las comunas en que existen varios Juzgados y hay Corte de Apelaciones, se
presentan en la secretaría de la respectiva Corte, con la finalidad que el Presidente de ésta distribuya
las causas en un Juzgado determinado de esa comuna.
Si en la comuna hay varios Juzgados pero no existe Corte de Apelaciones, el escrito debe
presentarse en el Juzgado que se encuentre de turno.

• Importancia del cumplimiento de los requisitos de la demanda.

La resolución que recae en el escrito de demanda puede variar dependiendo si la demanda
cumple o no con los requisitos y de la magnitud de los requisitos omitidos. Así:

a) Si la demanda no cumple con los requisitos del artículo 254 N° 1, 2 o 3 del CPC; no
se va a admitir a tramitación.

b) ***Si la demanda cumple con todos los requisitos, la providencia conferirá traslado
al demandado (Art. 257 CPC). Esta norma indica: “Admitida la demanda, se conferirá traslado de
ella al demandado para que la conteste”.
Traslado: providencia que se dicta cuando el juez, para resolver una petición, debe oír a la
parte contraria dentro de un plazo determinado en la ley para que el demandado pueda defenderse.

Con esto se cumple un principio fundamental del proceso, esto es el principio de la
“Contradicción o de la Bilateralidad de la audiencia”.


190
Ejemplo de escrito y providencia del mismo:

Suma
En lo principal, demanda.
Primer otrosí, acompaña documentos con citación.
Segundo otrosí, patrocinio y poder.

Resolución
Chillán, diez de mayo de dos mil siete.
A lo principal, traslado.
Al primer otrosí, por acompañado en la forma solicitada.
Al segundo otrosí, téngase presente.
Cuantía indeterminada.
Rol N° 25.540.

3.- Notificación de la Resolución recaída en el escrito de Demanda.

Se aplica la regla general contenida en los artículos 38 y siguientes del CPC. Hay que
distinguir:

a) Si es la primera notificación: esa resolución debe notificarse:
a.1) Al demandante por el estado diario (Art. 40 inciso final CPC).
a.2) Al demandado, personalmente.

b) Si no es la primera notificación: sería suficiente notificar por el estado diario, no obstante
la notificación personal. También podría proceder la notificación especial del artículo 44
del CPC; o eventualmente la notificación por avisos en el diario si se cumplen los
requisitos de procedencia de ésta.


• Modificaciones a la Demanda.

Es posible que una vez presentada y proveída la demanda por el juez, el actor o demandante
se da cuenta que debe hacerle modificaciones porque tiene ciertos defectos. En tal situación, se
pueden dar diversas circunstancias:

a) Que la demanda se encuentre presentada y proveída, pero todavía no se ha
practicado su notificación. En este caso, el demandante puede hacerle todas las modificaciones y
rectificaciones que estime pertinentes, a través de la presentación de un nuevo escrito que
complementa al primitivo.
También es posible que el demandante retire su escrito de demanda antes que se notifique al
demandado; así el artículo 148 primera parte del CPC indica: “Antes de notificada una demanda al
demandado, podrá el actor retirarla sin trámite alguno, y se considerará como no presentada…”.

b) Que la demanda esté proveída y haya sido notificada legalmente al demandado,
pero éste no la ha contestado. El demandante tiene derecho a desistirse de la demanda si no quiere
continuar adelante con la acción respectiva, extinguiéndose ésta.
También puede hacerle las rectificaciones necesarias, pero la ley establece que en este caso
las rectificaciones se considerarán como una nueva demanda para los efectos de su notificación (Art.
261 CPC). El artículo 261 del CPC prescribe: “Notificada la demanda a cualquiera de los
demandados y antes de la contestación, podrá el demandante hacer en ella las ampliaciones o
rectificaciones que estime conveniente. Estas modificaciones se considerarán como una demanda
nueva para los efectos de su notificación, y sólo desde la fecha en que esta diligencia se practique
correrá el término para contestar la primitiva demanda”. Es decir, se debe notificar la resolución
recaída en esta ampliación a la demanda primitiva, y desde la fecha en que se practica esta última
notificación empieza a correr el plazo para contestar la demanda primitiva.

c) Que la demanda proveída y notificada haya sido contestada por el demandado. En
este caso el demandante no puede hacerle alteraciones o modificaciones libremente, pero puede
desistirse. El artículo 148 segunda parte del CPC señala: “Después de notificada, podrá en
cualquier estado del juicio desistirse de ella ante el tribunal que conozca del asunto, y esta petición
se someterá a los trámites establecidos para los incidentes”.
***En tal circunstancia, las únicas modificaciones que el demandante podría realizar son las
referidas en el artículo 312, y que tendría que completar en su escrito de réplica. El artículo 312
191
indica: “En los escritos de réplica y dúplica podrán las partes ampliar, adicionar o modificar las
acciones y excepciones que hayan formulado en la demanda y contestación, pero sin que puedan
alterar las que sean objeto principal del pleito”.

4.- Emplazamiento (Diligencia esencial).

Está referido a que el tribunal hace una especie de llamamiento al demandado con el objeto
que éste concurra al tribunal a defenderse o a hacer uso de los derechos que la ley le otorga, dentro
de un plazo establecido en la ley.
***El juez no cita al demandado a comparecer, solamente le hace un “llamado” para que
comparezca dentro de un plazo adecuado a defenderse.
Nuestra ley tiene al emplazamiento elevado a la categoría de “diligencia esencial”, por tanto
si se omite produce la nulidad de todo lo obrado en el juicio. Un juicio que se siga en rebeldía del
demandado es nulo, y se puede interponer un recurso de casación en la forma.

• ***Elementos del Emplazamiento.

El emplazamiento es una diligencia procesal compleja porque está formado por dos
elementos o trámites copulativos, tales son:

1.- Notificación legal al demandado de la resolución recaída en la demanda.

2.- Transcurso íntegro del plazo que la ley confiere al demandado para contestar la demanda
o para defenderse.

El emplazamiento es un trámite esencial porque de esta diligencia depende el juicio. El juicio
no quedaría bien estructurado si hay algún defecto en el emplazamiento.
No está definido en la ley; los elementos se obtienen de ciertas disposiciones, salvo lo que se
indica a propósito del Recurso de Casación (Art. 795 N° 1 y 800 N°1 CPC).

• Omisión del Emplazamiento.

Si se omite el emplazamiento o éste es defectuoso se puede anular todo lo obrado en el juicio
porque éste quedaría defectuosamente construido.

• Diferencias entre el Emplazamiento y la simple Notificación.

La notificación es un acto en virtud del cual se comunica una resolución judicial, sin
importar mayormente el contenido.
En cambio, cuando se trata de la notificación del emplazamiento es importante su
contenido. Significa que el tribunal hace un verdadero llamado al demandado para que comparezca a
defenderse dentro de un plazo determinado, éste es el objetivo del emplazamiento. Al demandado le
interesa el contenido de lo que se le está notificando porque de acuerdo a ello, él toma una
determinada posición ante el juez.

• Diferencias entre el Emplazamiento y la Citación.

El emplazamiento tampoco es una citación porque ésta también impone al notificado una
obligación de comparecer, pero a ejecutar determinada actuación en un día y hora precisa, no dentro
de un plazo. La citación afecta o puede afectar ya sea a las partes o a terceros. En cambio, el
emplazamiento se hace siempre respecto las partes, no opera respecto terceros.

• Efectos de la Notificación de la Resolución recaída en la Demanda.

Dicha notificación produce ciertos efectos importantes, tanto civiles como procesales.
***El efecto principal es que con la notificación de la demanda al demandado nace la
relación jurídico-procesal; es decir, el vínculo entre las partes y entre éstas y el tribunal. Por
ejemplo: las partes no pueden desentenderse entre sí, ni tampoco pueden desentenderse de las
actuaciones del tribunal.

a) Efectos Civiles.

a.1) El deudor queda constituido en mora.
a.2) Se transforman en litigiosos los derechos, para los efectos de ser cedidos (vendidos).
192
a.3) Se interrumpe la prescripción.

b) Efectos Procesales.

b.1) Nace para el demandado una carga procesal de comparecer ante el juez,
interviniendo en el juicio y debiendo ejercer los derechos para defenderse. Es una carga
porque si no se cumple, no hay ningún medio efectivo para obligar al demandado a esta
comparecencia. Si el demandado no comparece va a quedar en una situación
desventajosa.

b.2) El demandante pierde el derecho a retirar su demanda. Solamente podría desistirse.
En cambio, antes de que la demanda se notifique si la puede retirar (Art. 148 CPC).

b.3) Se produce la radicación del juicio ante ese tribunal. La competencia del tribunal
para conocer ese juicio no se puede alterar posteriormente por causas sobrevinientes.

b.4) El demandante no podría iniciar un nuevo juicio en que ejercite la misma acción,
respecto el mismo demandado, por el mismo objeto o cosa pedida y causa de pedir. Si así
fuera, el demandado puede oponer la excepción de litis pendencia (en el segundo juicio).

b.5) Se entiende para todos los efectos legales que hay juicio pendiente (hay litis
pendencia).

b.6) Por regla general, los efectos de las sentencias que se dictan en el juicio se retrotraen
a la época de la notificación de la demanda, salvo norma en contrario.

b.7) Si el demandado pretende hacer rectificaciones o modificaciones a la demanda, lo
puede hacer pero dichas modificaciones se considerarán como una nueva demanda para
los efectos de la notificación (esto antes de que conteste el demandado).

• Plazo para Comparecer ante el Tribunal o Término de Emplazamiento

El plazo es variable en la mayoría de los procedimientos. ***No tiene carácter uniforme,
varía dependiendo del lugar en que el demandado haya sido notificado en relación al lugar donde
funciona el tribunal que conoce de la causa.

Existen varias reglas al respecto:

1. En caso que el demandado sea notificado dentro del mismo territorio jurisdiccional en
que funciona el tribunal que conoce del juicio, se aplica el artículo 258 del CPC, el cual distingue
dos situaciones:

1.a) Caso que el demandado sea notificado en la misma comuna donde tiene su sede
el tribunal, el término de emplazamiento es de 15 días (Art. 258 inciso 1 CPC).

1.b) Caso que el demandado sea notificado en el mismo territorio jurisdiccional, pero
fuera de los límites de la comuna que sirve de asiento al tribunal, el término de
emplazamiento se aumentará en 3 días más; o sea, será de 18 días para comparecer
(Art. 258 inciso 2 CPC).

2. En caso que la notificación sea practicada en un territorio jurisdiccional diverso o
fuera del territorio de la República, el plazo para contestar la demanda será de 18 días + un aumento
variable, que corresponde al lugar en que el demandado es notificado. Esto en conformidad a una
tabla que elabora la Corte Suprema cada 5 años, y que se denomina “Tabla de Emplazamiento”,
tomando en consideración la distancia y la facilidad de las comunicaciones.
La tabla de emplazamiento se forma en el mes de noviembre del año anterior al del
vencimiento, y comienza a regir el 1° de marzo del año siguiente. Se publica en el Diario Oficial
(Art. 259 inciso final CPC).
***Esta tabla establece un aumento máximo de 60 días (+ los 18 días originales).

3. En caso que los demandados sean varios, el término corre para todos los demandados
a la vez, y se cuenta hasta que expire el último término parcial que corresponda a los notificados.
Esto significa que si los demandados son tres, a cada uno de ellos le empieza a correr desde el día
que lo notifican (Art. 260 CPC). Pero termina para todos el mismo día.
193
4. En caso en que sean varios los demandantes el plazo se determina según los artículos
258 y 259 (Art. 260 inciso 2° CPC). El plazo puede ser de 15 días, 18 días o este último + el
aumento que indique la tabla de emplazamiento. Y a estos plazos se le aumenta en 1 día por cada 3
demandantes sobre 10. Sin que este plazo adicional pueda exceder de 30 días.

Características de estos Plazos.

Todos los plazos para contestar la demanda son:

a) Legales.
b) Fatales (el simple transcurso del plazo extingue el derecho del demandado).
c) No son prorrogables.
d) Son plazos de días hábiles.

***Para que en cualquiera de los casos señalados, el demandado quede debidamente emplazado,
es necesario que estos plazos transcurran íntegramente (hasta las 24 horas del último día del plazo).

5.- Actitudes que puede adoptar el Demandado.
















Se refiere a las actitudes que puede adoptar el demandado una vez que ha sido legalmente
notificado.

a) No comparecer al Juicio. No realizar ninguna actividad.

Esto es sinónimo de ausencia inicial del demandado en el proceso, o inactividad total. Esto
sucede cuando el demandado, habiendo sido legalmente notificado, deja transcurrir el término de
emplazamiento sin realizar ninguna gestión.

***La ausencia del demandado significa que su derecho a defenderse precluyó (nada más
respecto de este trámite de contestación de la demanda) una vez expirado el término fatal de
emplazamiento por el solo ministerio de la ley (sin declaración del juez), el cual solo debe dictar la
resolución que corresponda para que el juicio siga su tramitación normal. Parte de la doctrina llama
a esta situación de la preclusión del derecho del demandado como “Contestación Ficta de la
Demanda”.
El silencio del demandado no significa que éste acepte las pretensiones del actor contenidas
en su demanda; a no ser que la ley le otorgue significado a ese silencio (éste no es el caso de la ley
procesal). De ser pertinente, el demandante deberá probar los hechos en que fundamenta su
demanda. No se puede desentender del demandado rebelde en 1° instancia.

b) Comparecer ante el tribunal para ejercer los distintos derechos que la ley otorga.

a.1) Comparecer y allanarse a la demanda (aceptarla).

- El allanamiento es un “acto procesal que consiste en una expresa declaración de
voluntad del demandado, por la cual decide no formular resistencia a las pretensiones del
demandante y acepta tanto los hechos como el derecho alegado en la demanda”.
En otros términos, el allanamiento es “un acto procesal por el cual el demandado acepta la
legitimidad de las pretensiones del actor”.

Demanda
Traslado al Demandado
Notificación
Plazo para defenderse o contestar demanda
Emplazamiento
Oír a la parte contraria
O Término de Emplazamiento
Notif. en Territorio Jurisdiccional del Tribunal
Notif. Fuera Territorio Jurisdiccional del Tribunal
15 días *Art. 258 inc. 1°
18 días *Art. 258 inc. 2°
18 días + aumento variable
de Tabla de Emplazamiento.
Art. 259 CPC.
194
- El juez está obligado a dictar sentencia favorable al actor. Se estima que el
allanamiento es un acto puro y simple porque no está sujeto a condiciones.

- Se aplica el artículo 313 del CPC. Este allanamiento significa que el demandado
acepta la demanda deducida en su contra, tanto en los hechos como en el derecho invocado por el
actor en su escrito. Es decir, el demandado acepta una sentencia condenatoria en su contra.

- Este allanamiento debe ser un acto expreso, e implica que el demandado no se resiste
a las pretensiones sino que las acepta. Cuando existe allanamiento, el juez queda obligado a dictar
en su momento una “Sentencia Estimatoria de la Demanda”; o sea, el juez debe admitir la demanda
en la sentencia.

- ***En tal caso, en el juicio se omite la etapa probatoria, porque no hay hechos
controvertidos que acreditar. Se termina el período de discusión completamente, luego se cita a las
partes a oír sentencia y finalmente, aquella se dicta. El allanamiento puede ser total o parcial.

- El artículo 313 del CPC equipara al allanamiento el caso en que el demandado no
contradiga de manera sustancial y pertinente los hechos del juicio. Esta “no contradicción” está
referida a los hechos del pleito. El artículo 313 del CPC también advierte la situación en que las
partes piden que el pleito se falle sin más trámite. En ambos casos el efecto es el mismo; esto es, el
juez debe citar a las partes a oír sentencia.

- Hay que tener presente que el allanamiento es posible en la medida en que los
derechos discutidos en el juicio sean disponibles, o no sean irrenunciables; porque el allanamiento
podría implicar la renuncia de ciertos derechos.
Para hacer valer el allanamiento (para que el demandado pueda allanarse) es necesario que su
procurador judicial tenga facultades extraordinarias del mandato judicial, porque éste es un acto
dispositivo, ya que afecta el patrimonio del demandado.

a.2) Comparecer a defenderse.

La defensa equivale a la resistencia que formula el demandado frente a las pretensiones del
actor. Esta actitud implica una reacción del demandado; esta defensa se asume a través de las
excepciones que puede hacer valer el demandado, o a través de las simples defensas (o alegaciones).
Esta resistencia implica cualquier tipo de defensa en virtud de la cual el demandado se resiste
u opone a las pretensiones del actor.
Puede tener un sentido más restringido cuando el demandado ataca los aspectos formales (no
la cuestión de fondo); esto significa que puede haber excepciones de fondo y otras de carácter
formal o procesal. Unas son de carácter dilatorio (las procesales o formales) y otras perentorias (las
de fondo).
Si el demandado deduce excepciones dilatorias, el juicio se paraliza hasta que el juez la
resuelva.

***El demandado puede defenderse contestando la demanda u oponiendo excepciones sin
contestar la demanda.

Situaciones del Demandado cuando se Defiende.

a) Oponer excepciones dilatorias (sin contestar la demanda).

b) Oponer excepciones mixtas (perentorias, pero se interponen como dilatorias).

c) Contestar la demanda, sin oponer excepciones previas.

c.1) Contestar la demanda en forma pura y simple (limitándose a defenderse o
resistirse a las pretensiones del actor).

c.2) Contestar la demanda para resistirse y también para accionar; es decir, para
formular reconvención.
La reconvención implica ejercer una acción y debe contener pretensiones (nueva
demanda o proceso que se acumula). La reconvención no es una defensa.



195
5.a) EXCEPCIONES.

• Tipos de Excepciones.

En general, se distinguen dos tipos de excepciones:

a) Excepciones Procesales. Todas aquellas alegaciones referidas al proceso por falta de
algún presupuesto o requisito de carácter procesal para la correcta constitución de la relación
procesal o del juicio.
Cuando se hacen valer estas excepciones, el demandado pretende obtener una resolución en
que no se resuelva cuestiones de fondo. Por ejemplo: excepciones dilatorias.
Las excepciones de tipo procesal son previas, se interponen antes que el demandado se
defienda. Y el juez debe resolverlas antes que pronuncie sentencia definitiva.

b) Excepciones Materiales o de Fondo. Aquellas que se refieren al derecho subjetivo
alegado por el actor. La finalidad del demandado es que se desestime la pretensión, que no se dé lugar
a la demanda. El demandado aspira a la dictación de una resolución absolutoria a su favor.
Las excepciones materiales forman parte de la cuestión controvertida (constituyen el juicio
mismo).

• Regulación de las Excepciones.

Las excepciones procesales están reguladas en el CPC; en cambio, las excepciones
materiales están reglamentadas en leyes de fondo o sustantivas.




• Concepto.

“Son todas aquellas alegaciones de orden procesal que formula el demandado dentro del
término de emplazamiento, pero sin contestar la demanda, que se refieren a la corrección del
procedimiento sin afectar el fondo de la acción deducida” (Art. 303 N° 6 CPC).

La característica de la actitud del demandado cuando interpone excepciones dilatorias, es que
éste se abstiene de contestar la demanda. Las excepciones dilatorias se interponen dentro del término
de emplazamiento, pero sin contestar la demanda.

• Regulación.

El artículo 303 del CPC hace la enumeración de las excepciones dilatorias; norma que se
discute si es o no taxativa.
Se puede decir que dicha norma es taxativa pero con cierta amplitud, particularmente por la
regla del N° 6.

• Efectos de la Interposición de las Excepciones Dilatorias.

La interposición de estas excepciones también produce la paralización del procedimiento, de
la cuestión principal debatida en el juicio. Paralizan el procedimiento hasta que el tribunal se
pronuncie y las resuelva, y si es pertinente, hasta que se corrija el vicio procesal de que se trata.

• Clasificación de las Excepciones Dilatorias.

Dependiendo exclusivamente si va a ser posible o no continuar con la tramitación del juicio,
una vez fallada la excepción; se distingue entre:

a) Excepciones de Efectos Permanentes. Cuando el vicio de procedimiento es
insubsanable en el juicio. Por ejemplo: incompetencia del tribunal.

b) Excepciones de Efectos Transitorios. Aquellos defectos que pueden subsanarse.




1.- EXCEPCIONES DILATORIAS (o Procastinatorias).
196
• Enumeración y Análisis de las Excepciones Dilatorias

1.- Incompetencia del Tribunal ante quien se haya interpuesto la demanda (Art. 303 N° 1).
Es una excepción de efectos permanentes, porque si es acogida el tribunal no puede seguir
conociendo la causa. Se refiere tanto a la incompetencia absoluta como relativa.
***Si el demandado no alega esta incompetencia, y procede a realizar alguna gestión, estará
prorrogando tácitamente la competencia. Esto es sin perjuicio de la facultad del tribunal para
declarar de oficio su incompetencia absoluta.
Esta excepción es alegada por vía declinatoria porque se deduce ante el mismo juez que está
conociendo el asunto para que se abstenga.
Aquí se incluye la situación que se produce cuando se ha pactado un arbitraje.

2.- Falta de capacidad del mandante, o falta de personería o representación legal del que
comparece a su nombre.
La falta de capacidad del mandante se refiere a lo que señalen las leyes sustantivas sobre la
materia.
La personería está referida a que la persona que dice representar al demandante no tiene esa
representación legal. Esa personería emana del mandato, para lo cual éste debe revisarse, o los
estatutos en el caso de las personas jurídicas. En el caso de la representación legal, habrá que estarse
a lo que señale la ley.
Estos también son defectos insubsanables en el juicio, porque todas estas condiciones
referidas a la capacidad hay que mirarlas al momento en que se interponga la demanda.

3.- Litis pendencia. Significa juicio pendiente anterior. Esta excepción supone la existencia
previa de un juicio distinto, que esté pendiente y sin resolver, entre las mismas partes, con el mismo
objeto y en que haya también identidad de causa de pedir.
Esta excepción tiene semejanza con la cosa juzgada respecto la triple identidad. Y se
pretende evitar la dualidad de fallos.
La litis pendencia está referida a la triple identidad, pero no significa necesariamente que las
partes tengan en ambos juicios el mismo papel procesal. Por ejemplo: en un juicio es demandante y
en el segundo juicio es demandado.

4.- Ineptitud del libelo por razón de falta de algún requisito legal en el modo de oponer la
demanda. Aquí el término “libelo” es tomado como sinónimo de demanda.
Esta excepción es de efectos transitorios; está referida a una demanda que no cumple con los
requisitos del artículo 254 del CPC.
El artículo 256 establece la facultad del juez para no darle curso a una demanda de oficio
cuando no contiene alguno de los tres primeros requisitos del artículo 254. Si el juez no hace uso de
esta facultad, el demandado deberá alegar la ineptitud del libelo.
La jurisprudencia al respecto es abundante porque ésta es la excepción más utilizada, ya que
cualquier defecto que tenga el escrito de demanda autoriza para interponerla. Por ejemplo: nombre
mal escrito. Al respecto la jurisprudencia ha entendido que “para acoger dicha excepción la
deficiencia debe ser de tal magnitud que la demanda sea incomprensible o ininteligible, o lo
señalado en ella sea vago o ambiguo”. Con ello se protege el derecho de defensa del demandado.

5.- Beneficio de Excusión. Excepción que puede oponer el fiador, siempre que no sea
codeudor solidario (Art. 2355 a 2357 CC).

6.- En general, las que se refieran a la corrección del procedimiento, sin afectar el fondo de
la acción deducida. Se trata de vicios al inicio del proceso.
Está referido a cualquier vicio que se produzca al inicio del juicio, antes que se conteste la
demanda. Por ejemplo: que se utilice un procedimiento distinto al que corresponda.

• Oportunidad para deducir las Excepciones Dilatorias

Estas excepciones deben deducirse dentro del término de emplazamiento, antes de contestar
la demanda (Art. 305 CPC).
Sin perjuicio de que la excepción de incompetencia y la de litis pendencia se pueden oponer
en segunda instancia (en forma de incidente); y sin perjuicio además de lo señalado en el inciso 2°
del artículo 305, que excepcionalmente permite formular estas excepciones en el curso del proceso
por vía incidental.
***Todas las excepciones dilatorias se deben oponer en un mismo escrito.


197
• Tramitación de las Excepciones Dilatorias

La ley dice que se tramitan como incidentes (Art. 307 inciso 1 CPC). Esto quiere decir lo
siguiente:

1.- Una vez formulada la excepción dilatoria, el tribunal debe conferir traslado por el plazo
de 3 días a favor del demandante para que responda (Art. 82 y siguientes del CPC).

2.- Vencido el plazo de 3 días y si no hay necesidad de prueba, el tribunal debe fallar de
inmediato o dentro de tercero día.
En caso contrario, si el tribunal estima que la excepción dilatoria debe recibirse a prueba,
dictará resolución recibiéndola a prueba.
La resolución que recibe a prueba una excepción dilatoria se notifica por el estado diario
porque no es la resolución que recibe la causa a prueba.

3.- Para efectos de la prueba, se establece un plazo de 8 días. Vencido el término probatorio
el tribunal falla de inmediato o dentro de tercero día.
Estas excepciones son de previo y especial pronunciamiento, lo cual significa que el juicio
no puede continuar adelante mientras el tribunal no falle estas excepciones dilatorias.

***El artículo 306 del CPC prescribe que todas las excepciones propuestas conjuntamente se
fallarán a la vez. Pero si se interpone la excepción de incompetencia del tribunal y éste la acepta,
debe abstenerse de pronunciarse sobre las demás.

• Fallo de las Excepciones Dilatorias

El fallo de las excepciones dilatorias puede ser de dos tipos:

a) Si el tribunal acoge las excepciones dilatorias. Significa que el tribunal reconoce que
hubo vicios de procedimiento. Por lo cual, el actor tendrá que corregir los defectos en la medida que
sea posible; es decir, en la medida que la excepción no sea de efectos permanentes. La ley no
establece plazo para corregir estos defectos.

b) Si el tribunal rechaza las excepciones. Significa que el demandado no tenía razón. Por
tanto no existen vicios de procedimiento y el juicio debe continuar adelante en su tramitación.

***La ley prescribe que desechadas las excepciones dilatorias; o bien, subsanados los
defectos de que adolece la demanda, corre un plazo de 10 días al demandado para contestar la
demanda (plazo único), cualquiera que sea el lugar en que el demandado haya sido notificado (Art.
308 CPC.
La resolución que se pronuncia sobre las dilatorias es una sentencia interlocutoria.

















• Naturaleza.

Se trata de excepciones perentorias que pueden ser interpuestas como dilatorias. Están
reguladas en el artículo 304 del CPC.


Excepciones Dilatorias Artículos 89 y 90
Se tramitan incidentalmente
1.- Traslado

3 días.
2.- Recibe a prueba la excepción (si hay hechos controvertidos)

8 días.
3.- Fallo de la excepción.
3.a) Ha lugar a la excepción dilatoria.
3.b) No ha lugar a la excepción dilatoria.
Se suspende la
tramitación del juicio
principal
2.- EXCEPCIONES MIXTAS
198
• Tipos de Excepciones Mixtas

Se trata de dos tipos de excepciones mixtas: Excepción de Cosa Juzgada y Transacción.
A través de ellas se busca extinguir la acción, pero por su importancia la ley permite hacerlas
valer como dilatorias, lo que no obsta a que el demandado quiera hacerlas valer antes de la
contestación de la demanda; esto por una razón de economía procesal.

• Oportunidad para tramitarlas.

a) Si el demandado decide tramitarlas como dilatorias, se suspende el juicio.

b) En caso contrario, deberá tramitarlas en el escrito de contestación de la demanda, lo
cual significa tramitar el juicio completo.

c) Hay una excepción en que no obstante haberse interpuesto como excepciones mixtas,
el juez podría reservar el fallo igualmente para la sentencia definitiva; ello si el juez estima que son
de lato conocimiento. Es decir, en los casos que el juez estime que por su complejidad deben
tramitarse a lo largo del juicio.

5.b) CONTESTACIÓN DE LA DEMANDA.

“Es un acto procesal del demandado que se hace valer dentro del término de
emplazamiento, y mediante el cual el demandado se resiste a las pretensiones del actor”.

En el escrito de contestación de la demanda el demandado debe hacer valer las excepciones
perentorias o las simples defensas.
El demandado, cuando contesta la demanda pretende que se dicte una sentencia absolutoria que lo
favorezca; se pide que el juez rechace la demanda.
Algunos hablan de “Contestación Ficta de la Demanda” en los casos en que el escrito de
contestación no se presenta dentro del término de emplazamiento determinado por ley, expresión
que no es correcta, ya que el escrito se presenta o no es nada.
Este escrito tiene tanta importancia en el juicio como el escrito de demanda. Ambos son los
escritos fundamentales del proceso ya que mediante ellos queda planteada la cuestión controvertida
entre partes. Es decir, ambos escritos enmarcan las potestades del juez en el juicio de que se trata,
porque ningún juez se puede desentender de los escritos de demanda y de contestación a la misma
(Art. 170 N° 6 CPC). Para fallar, el juez debe ajustarse a lo planteado por las partes en sus
respectivos escritos. Y si el magistrado no lo hace, el fallo adolece de un vicio de nulidad, y
eventualmente la sentencia puede ser invalidada a través del Recurso de Casación en la Forma. El
juez debe atenerse únicamente a las pretensiones a las pretensiones y excepciones hechas valer; de
lo contrario falla ultra petita, por lo que también habría un vicio en la sentencia y puede ser anulada
a través del Recurso de Casación en la Forma (Art. 768 causal N° 4 y 5 del CPC).
En esto consiste el llamado “Principio de Congruencia de la Sentencia”; los pronunciamientos del
juez deben coincidir con las pretensiones y excepciones de las partes.
Los hechos que esgrime el demandado tienen importancia para los efectos de la prueba en el
juicio, ya que en la medida en que los hechos sean controvertidos con los del actor, el juez debe
considerarlos para efectos de recibir la causa a prueba.

• Requisitos del Escrito de Contestación de la Demanda.

Están consagrados en el artículo 309 del CPC. Tales son:

1.- Designación del tribunal ante quien se presenta. Esta exigencia se cumple indicando una
sigla que corresponda a la jerarquía del tribunal ante quien se presenta el escrito. No implica indicar
el nombre propio de juez ni el número del Juzgado.

2.- Nombre, domicilio y profesión u oficio del demandado. Esto tiene importancia para
determinar la incidencia del efecto de cosa juzgada; y también para efectos de la notificación de las
distintas resoluciones que se pronuncien durante el proceso.
Si estos escritos son los primeros que se presentan al tribunal, debe indicarse un domicilio
dentro de los límites urbanos del lugar que sirve de asiento al tribunal.
Nada dice la ley sobre las personas que eventualmente pueden representar al demandado,
pero este aspecto hay que entenderlo en los mismos términos que indica el artículo 254 del CPC
(demanda).

199
3.- ***Debe contener las excepciones que se oponen a la demanda. Este requisito es
medular. Estas son excepciones perentorias; las cuales no están enumeradas en la ley porque dicen
relación con el derecho sustantivo.
Además, debe contener la exposición clara de los hechos y fundamentos de derecho en que
se apoya.

4.- ***La enunciación precisa y clara, consignada en la conclusión, de las peticiones que se
sometan al fallo del tribunal. Esta es la parte petitoria del escrito, y es la que delimita las potestades
o facultades del juez.
La petición fundamental del demandado será que se rechace la demanda, indicando los
fundamentos respectivos o motivos que la sustentan.

Hay algunos casos en que el demandado podría limitarse a no formular excepciones
perentorias propiamente tales sino que a hacer valer simples defensas o alegaciones, las cuales no
son propiamente excepciones.
El CPC no distingue, la doctrina es la que hace distinciones. Así señala:

Las Defensas consisten en la total negación del derecho reclamado. En este caso la
obligación debe probarla el demandante.
En cambio, la excepción normalmente implica el reconocimiento de ese derecho reclamado,
pero se alega que éste ha caducado o se ha extinguido. En este caso es el demandado quien debe
probar la extinción de la obligación.

• Efectos jurídicos que produce la Contestación de la Demanda.

1.- La doctrina indica que queda integrada la relación procesal en el juicio, en el sentido que
ambas partes han comparecido y han hecho valer sus pretensiones.

2.- Queda absolutamente delimitado el objeto del proceso o lo que constituye la cuestión
controvertida del juicio.

3.- Como este escrito es normalmente el primero que presenta el demandado, se produce (de
ser posible) la prórroga tácita de la competencia; en el entendido que la demanda se entabla en el
tribunal relativamente competente.

4.- El demandado, una vez contestada la demanda, no puede oponer excepciones dilatorias,
sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 305 del CPC.


5.b.1) CONTESTACIÓN PURA Y SIMPLE DE LA DEMANDA.

El demandado se limita a defenderse o resistirse a las pretensiones del actor.


5.b.2) CONTESTACIÓN Y RECONVENCIÓN.

Esto es una manifestación del principio de economía procesal, ya que para reconvenir el
demandado debe ejercer una acción distinta de la acción principal, que es independiente a la defensa
por lo que no afecta mayormente el derecho de defensa sino que es un agregado del escrito; es una
nueva demanda.
Por el hecho que el demandado reconvenga en el juicio, las partes pasan a tener desde ese
momento un doble carácter procesal. El demandado mantiene su carácter inicial, en cuanto que el
demandante inicial se transforma en demandado reconvencional; y el demandado inicial pasa a
convertirse en demandante reconvencional.
Nada obsta que este demandado inicial pueda deducir su acción en un juicio independiente.

• Requisitos para que proceda la Reconvención en el Juicio Ordinario.

1.- El juez que está conociendo el juicio ordinario debe ser competente para conocer de la
acción reconvencional, estimada como una demanda (Art. 315 CPC), o cuando sea admisible la
prórroga de la competencia.

200
2.- La acción reconvencional debe estar sujeta al mismo procedimiento que la acción
principal; debe existir identidad procesal, ambos deben estar sometidos al procedimiento ordinario
de mayor cuantía.

3.- La reconvención debe formularse en el escrito de contestación de la demanda.
La reconvención se considera como una demanda y como tal está sujeta a los requisitos de la
demanda. Este escrito tiene dos características:

a) Es contestación de la demanda.
b) Es demanda (reconvencional).

Este escrito tiene doble carácter, debe cumplir por una parte con los requisitos del artículo
309, y por otra con las exigencias del artículo 254 del CPC.

La ley no indica el orden que debe llevar el escrito, en cuanto a la contestación o la
reconvención. Lo lógico es señalar en lo principal la contestación de la demanda, y en el primer
otrosí se formula la reconvención.

• Tramitación de la Reconvención.

Según el artículo 316 del CPC, la reconvención se tramita y substancia conjuntamente con la
demanda principal. Esto significa lo siguiente: Formulada la demanda reconvencional, el tribunal
debe conferir traslado de la reconvención, para que el demandado reconvencional (demandante
principal) la conteste.
En relación a la acción reconvencional, habrá réplica y dúplica una vez evacuado el traslado.


























5.c) DEFENSAS.

Existen ciertas excepciones perentorias que la ley permite hacerlas valer fuera de la
contestación de la demanda, en otras etapas del proceso, debido a su importancia. Por ejemplo:
artículo 204 del CPC.

El artículo 310 del CPC establece cuatro excepciones de carácter perentorio, que son:

a) Prescripción.
b) Cosa Juzgada.
c) Transacción.
d) Pago efectivo de la deuda.

Traslado para la Réplica
Réplica
Traslado para la Dúplica
Dúplica
Traslado para Contestar Reconvención
Contestación de la Reconvención
Traslado para Réplica Reconvencional
Réplica Reconvencional
Traslado para Dúplica Reconvencional
Contestación de la Demanda
Demanda
Traslado al demandado para que conteste y/o se defienda
Reconvención
201
• Oportunidad en que se pueden deducir

Se pueden oponer en cualquier estado de la causa. Así:

1.- En 1° instancia: deben alegarse por escrito antes de la citación para oír sentencia.

2.- En 2° instancia: en cualquier estado del proceso hasta antes de la vista de la causa (el día
efectivo de la vista). Artículo 310 inciso 1° CPC.
En estos casos, se tramitan incidentalmente.

En la contestación de la demanda no es necesario acompañar documentos fundantes de la
misma, pero pueden acompañarse los documentos habilitantes referidos a la personería.

¿Cómo se provee la Contestación de la Demanda?

La resolución del tribunal frente al escrito de contestación es “Traslado” para la réplica por el
término de 6 días (Art. 311 CPC). Contestada la demanda o transcurrido el plazo para contestar la
demanda, se confiere traslado para la réplica.
Presentado el escrito de réplica o transcurrido el plazo, el juez debe conferir traslado para la
dúplica al demandado. Esto en el caso en que la contestación de la demanda sea pura y simple. En
cambio, si hay reconvención, se confiere traslado para la réplica y para la reconvención.


6.- Réplica y Dúplica.

Son escritos que, si bien constituyen trámites obligatorios en el juicio, eventualmente las
partes podrían renunciar a presentar dichos escritos; lo que no tiene mayor significación. Y en este
caso, el juez deberá atenerse a los escritos de demanda y de contestación de la demanda.

Contestada la demanda y conferido el traslado para la réplica, si el actor no evacúa este
trámite sencillamente precluye su derecho, y deberá otorgarse el correspondiente traslado para la
dúplica. Y si este trámite tampoco se evacúa, no hay mayores consecuencias, el juicio sigue con su
tramitación normal, independiente si se presentan estos escritos.

• Finalidad de estos Escritos.

Según el artículo 312 del CPC, las partes pueden ampliar, adicionar o modificar las
acciones y excepciones que hayan formulado las partes tanto en la demanda como en la contestación
respectivamente. ***Pero con la limitación que no se puede modificar o alterar las acciones o
excepciones que sean objeto principal del pleito.

La cuestión controvertida queda fijada normalmente por los escritos de demanda y de
contestación de la demanda. Por ejemplo: si se presentan escritos de réplica y dúplica, mediante
ellos se puede ampliar o modificar la demanda o contestación respectivamente.






Terminado el período de discusión, viene esta etapa intermedia del llamado obligatorio a
conciliación. Sin embargo, los jueces no lo utilizan con la finalidad que la ley lo establece.

• Finalidad de esta etapa.

La finalidad que la ley establece es que las partes traten de llegar a un acuerdo; en cuyo caso
el juicio termina sin sentencia definitiva (se trata de una terminación autocompositiva del juicio).

La ley establece también que este llamado procede bajo ciertas condiciones y en la medida
que el trámite sea procedente constituye una diligencia esencial del juicio. Que un trámite sea
“esencial” significa que no se puede omitir; y en caso de omitirse surge en vicio de nulidad (Art. 795
CPC), en los casos que corresponda según la ley.
La conciliación en una etapa que tiene lugar entre el período de discusión y la etapa
probatoria.
B) ETAPA DE LLAMADO OBLIGATORIO A CONCILIACIÓN.
202
• Reglamentación de la Conciliación.

La Conciliación está reglamentada en los artículos 262 a 268 del CPC.

• Concepto.

El Llamado a Conciliación “consiste en una citación que dispone el tribunal a las partes a
una audiencia (actuación oral) o comparendo que debe tener lugar en la oportunidad que la ley
señala”.

El objetivo es que las partes traten de llegar a un acuerdo para darle solución al litigio, con
lo cual queda de manifiesto que el legislador pretende en lo posible que sean las partes litigantes
quienes den solución al litigio. Si no es posible solucionar el conflicto por este medio, habrá que
dictar una sentencia.

• Requisitos de procedencia del Llamado Obligatorio a Conciliación

Se trata de las condiciones que la ley establece para que el juez de curso a este trámite.
Si se omite algún requisito, el trámite es improcedente. Y en tal caso el juez deberá,
terminado el período de discusión, recibir la causa a prueba.
Los requisitos son los siguientes:

1.- Debe tratarse de un juicio civil.

2.- Que en dicho juicio civil, sea legalmente admisible la transacción, la cual es otra forma
autocompositiva de dar solución a un litigio.

La transacción es admisible en un juicio cuando en éste se discuten materias referidas a los
llamados “Derechos Disponibles para las partes”. Las partes tendrían plena disposición de sus
derechos. De manera que no se puede transigir respecto derechos indisponibles para las partes. Por
ejemplo: derechos relativos a la personalidad, derechos de familia, derechos establecidos en la
legislación laboral, derechos personalísimos, en materia de arrendamiento, etc.

3.- Que no se trate de procedimientos en que esté exceptuado este trámite por la ley. Se
trata de los procedimientos civiles que se tramitan de acuerdo a procedimientos especiales de los
títulos I, II, III, V, XVI del libro III del CPC. Estos procedimientos se refieren a los procedimientos
ejecutivos. Así:

Título I: Procedimiento Ejecutivo de Obligaciones de Dar.
Título II: Procedimiento Ejecutivo de Obligaciones de Hacer y No hacer.
Título III: Efectos del Derecho Legal de Retención.
Título V: Citación de Evicción.
Título XVI: De los juicios de Hacienda.

4.- No debe tratarse de los casos enumerados en el artículo 313 del CPC. Esta norma se
refiere a:

a) No se debe tratar del allanamiento.
b) Cuando el demandado no contradice en sus escritos de manera sustancial y permanente
los hechos sobre los que versa el juicio.
c) Cuando las partes piden que el pleito se falle sin más trámite.

Si estos casos llegan a ocurrir, el juez debe ordenar la citación de las partes a oír sentencia; es
decir, el juicio se adelanta y se omite todo el período probatorio.
Estos cuatro requisitos son copulativos; cualquiera que falle hace inaplicable el llamado a
conciliación.

• Oportunidad para efectuar el Llamado a Conciliación.

Para que la Conciliación tenga lugar deben estar agotados los trámites del período de
discusión, y antes que se reciba la causa a prueba.
Para determinar el momento en que agota el período de discusión hay que distinguir
dependiendo si hubo o no reconvención. Así:

203
a) Si no hubo Reconvención: el período de discusión termina cuando se presenta el escrito
de dúplica o vencido el plazo para presentar dicho escrito.

b) Si hubo Reconvención: el período de discusión termina cuando se presenta el escrito de
dúplica reconvencional, o vencido el plazo para presentar dicho escrito.

• Forma en que se dispone esta Diligencia.

La ley establece que para efectos de llamar a conciliación, el juez debe citar a audiencia a
las partes, no antes del día 5° ni después del día 15° contados desde la notificación de la resolución
que dispone el trámite. Por ejemplo: el juez podría resolver: “Vengan las partes a audiencia de
conciliación para el día 10” (Art. 262 inciso 2° CPC).

En los procedimientos verbales o en aquellos en que hay una audiencia para contestar la
demanda (por ejemplo: juicio sumario), en esa misma audiencia debe cumplirse con el trámite del
llamado obligatorio a conciliación.
Independientemente de este llamado, el juez puede volver a llamar a las partes a
conciliación; pero ya no sería un trámite obligatorio sino que facultativo (Art. 262 inciso final del
CPC).

• Evacuado el trámite de Contestación de Demanda ¿cómo se procede?

1.- El juez debe dictar la resolución respectiva. Por ejemplo: “Cítese a las partes a audiencia
de conciliación del día 20 de marzo de 2010, a las 9:30 horas”.

2.- Esta resolución debe notificarse legalmente para que produzca sus efectos. Se notifica
por cédula (Art. 48 CPC), porque se trata de una resolución que ordena la comparecencia personal
de las partes.
El plazo se cuenta desde que se practica la última notificación a las partes.

***El CPC agrega que a los comparendos de conciliación las partes pueden concurrir
personalmente o a través de apoderado judicial. Sin perjuicio que el juez pueda exigir la
comparecencia personal (Art. 264 CPC).
La audiencia se celebra con los que asistan, y debe dejarse constancia de la celebración del
comparendo.

3.- En la audiencia de conciliación, al juez le corresponde una intervención muy importante
porque debe tratar de obtener el arreglo o avenimiento total o parcial entre las partes del juicio, ésta
es su misión (Art. 263 CPC).
En esta audiencia el juez obrará como “Amigable Componedor”, y las opiniones que emita
no lo inhabilitan para seguir conociendo de la causa.

• Suspensión y Postergación de la Audiencia de Conciliación.

Eventualmente, la audiencia de conciliación puede suspenderse o incluso postergarse.

a) Suspensión de la Audiencia de Conciliación. Si los interesados (partes) lo solicitan
la audiencia puede suspenderse hasta por ½ hora para deliberar. No se trata de suspender el inicio de
la audiencia sino que es una especie de “recreo”.

b) Postergación de la Audiencia de Conciliación. Significa que la audiencia se va a
reanudar dentro de 3° día (Art. 265 CPC).

El juez, junto con promover el avenimiento, debe proponer personalmente las bases de
arreglo. Pero esto no significa que el juez esté imponiendo soluciones.

• Resultado de la Audiencia de Conciliación.

Como resultado de la audiencia, se puede producir o no la conciliación entre las partes. Éstas
son libres de aceptar o no el acuerdo. El acuerdo puede ser total o parcial. En cualquier caso, debe
levantarse un acta en el proceso, hay que documentar la actuación realizada (Art. 267 CPC).

204
Si la conciliación no se produce, el juicio debe continuar adelante en su tramitación. Ahora,
si la conciliación es parcial, el juicio seguirá adelante respecto los puntos no comprendidos en la
conciliación o acuerdo (Art. 268 CPC, 318 CPC).
Como no hay acuerdo entre las partes, o si la conciliación es parcial, el juez debe dictar la
resolución que recibe la causa a prueba.

Acta de Conciliación.

En el Acta de Conciliación debe dejarse constancia si se llegó o no a conciliación,
consignándose sólo las especificaciones del arreglo. El acta será suscrita por el juez, las partes que
lo deseen y el secretario del tribunal (Art. 267 CPC).
Si la conciliación no se produce, esto también debe quedar consignado en el acta (Art. 268
CPC).
***En el artículo 267 parte final del CPC se indica que: “el acta se estima como sentencia
ejecutoriada para todos los efectos legales”. Por ello se estima que el acta de conciliación es un
equivalente jurisdiccional. Por ejemplo: si el acta da cuenta de obligaciones, se puede pedir su
cumplimiento forzado (Art. 175 CPC). En este caso, el juicio termina porque produce acción y
excepción de cosa juzgada. El juez sólo se limita a constatar la conciliación, si es que el acuerdo es
total. Por tanto, si en el juicio se llega a conciliación, el proceso termina en virtud del acta que se
levanta, la cual se estimará como sentencia ejecutoriada.





C.1) RESOLUCIÓN QUE RECIBE LA CAUSA A PRUEBA.

• Supuesto de procedencia.

El artículo 268 del CPC señala que si la reconvención se rechaza, o si el acuerdo no es total,
debe seguirse adelante con el juicio. Esto significa que el juez debe hacer un estudio del proceso
para los efectos de recibir la causa a prueba. Esta materia está regulada en los artículos 318 y
siguientes del CPC.
Esta posibilidad de recibir la causa a prueba va a tener aplicación siempre que el juez estime
que hay o puede haber controversia sobre un hecho substancial y pertinente en el juicio. Para estos
efectos es indiferente que se haya procedido con la contestación expresa de la demanda por el
demandado, o si el juicio se sigue en su rebeldía (Art. 318 CPC).
Esto significa que el tribunal debe dictar una resolución judicial disponiendo la recepción de
la causa a prueba. En dicha resolución se debe fijar los hechos sustanciales y pertinentes sobre los
cuales existe controversia, y deben probarse. Solamente se pueden fijar como puntos de prueba, los
hechos substanciales controvertidos en los escritos anteriores a la resolución que ordena recibir la
causa a prueba.

• Requisitos para dictar la Resolución que recibe la causa a prueba

Dicha resolución es un trámite o diligencia esencial del juicio ordinario en los casos en que
corresponda de acuerdo a la ley, según el artículo 795 N° 3 del CPC.
Los requisitos para que el juez dicte la resolución que recibe la causa a prueba son:

1.- Que en el juicio exista controversia, y que éste se encuentre referida a hechos (ya que el
derecho no se prueba). Se excluye la controversia sobre el derecho. El juez no puede fijar puntos de
derecho para que se acrediten, ya que el derecho se presume conocido (Art. 8 CC).

2.- Los hechos sobre los cuales recae la controversia deben ser substanciales. Esto quiere
decir que deben ser hechos relevantes en el juicio.

3.- Los hechos deben ser pertinentes; o sea, deben tener relación con la materia que se
discute. El hecho será impertinente cuando es extraño a la cuestión discutida en el juicio.

• Naturaleza Jurídica de la Resolución que recibe la causa a prueba

Jurídicamente, la resolución que recibe la causa a prueba es una sentencia interlocutoria,
porque está resolviendo acerca un trámite que es la recepción de la causa a prueba, el cual sirve de
base para el pronunciamiento de una sentencia posterior.
C) ETAPA PROBATORIA.
205
No obstante que en la práctica, en los tribunales se habla de “autos de prueba” para referirse
a esta resolución.

• Notificación de la Resolución que recibe la causa a prueba.

De acuerdo a la ley, la resolución que recibe la causa a prueba debe notificarse por cédula
(Art. 48 CPC). Salvo que alguna de las partes no haya designado correctamente el domicilio en la
primera presentación, ya que en tal situación se notificará por el estado diario (como sanción).
En el caso de la resolución que recibe a prueba un incidente se notifica por el estado diario
(Art. 323 CPC).

• Pronunciamientos que debe contener la Resolución que recibe la causa a prueba

a) Debe contener la orden expresa de que se reciba la causa a prueba por el término
legal.

b) Debe fijar los hechos substanciales y pertinentes controvertidos del juicio (los
hechos sobre los cuales debe recaer la prueba de las partes).

c) Puede contener (en la práctica siempre se cumple) o fijar audiencias para que las
partes puedan rendir la prueba de testigos si procede.
Si el juez no fija audiencias para la prueba testimonial, debe solicitarse por las partes
interesadas en rendir dicho medio probatorio.

Los dos primeros requisitos son obligatorios; el tercero es facultativo del juez, aunque en la
práctica siempre se cumple.

• Ejemplo de Resolución que recibe la causa a prueba

Chillán, treinta y uno de mayo de dos mil siete.
Vistos:
- Se recibe la causa a prueba por el término legal.
- Se fijan como hechos substanciales, pertinentes y controvertidos, los siguientes:

1.- Efectividad de haberse celebrado entre las partes el contrato de compraventa
referido en la demanda.

2.- Efectividad de adeudar el demandado un saldo de precio por $5.000.000.-

Para la recepción de la testimonial se fijan las audiencias de los tres últimos días del
probatorio, a las 10:00 horas”.

El juez determina los hechos controvertidos de los escritos anteriores de las partes (demanda
y contestación).
Con excepción de la sentencia, ésta es la resolución más importante que se dicta en el juicio
ordinario; ya que de los hechos controvertidos que fija el juez en la resolución depende el éxito del
juicio.
La fecha en que se practica la notificación es importante para determinar cuándo empieza a
correr el término probatorio (que es de 20 días).

• Impugnación de la Resolución que recibe la causa a prueba

El artículo 319 del CPC señala que el juez podría cometer errores en la redacción de la
resolución y las partes son las encargadas de controlar la legalidad de dicha resolución; y en general
de todas las resoluciones que emite el juez. En consecuencia las partes podrían pedir:

1.- Que se modifiquen los hechos controvertidos.
2.- Que se eliminen ciertos hechos controvertidos. Por ejemplo: si el juez fija un hecho
insubstancial.
3.- Que se agreguen hechos nuevos que el juez no incluyó en la resolución.

***Esta resolución puede ser impugnada a través del Recurso de Reposición o el Recurso
de Apelación en subsidio. Ambos se deben interponer en un mismo escrito. Esto significa que no se
206
puede apelar derechamente de esta resolución; esto constituye una excepción a la regla general que
postula que el recurso de apelación es principal y no subsidiario.
El Recurso de Reposición es principal; si el juez no acoge la reposición, se pronuncia sobre
la apelación (Art. 319 CPC). “Pronunciarse” significa que el juez va a conceder o denegar el recurso
deducido. Por ejemplo:

“En lo principal, reposición.
Al primer otrosí, recurso de apelación”.

El recurso de reposición lo resuelve el mismo tribunal que dictó la resolución que recibe la
causa a prueba que se pretende impugnar. En cambio, el recurso de apelación va a ser resuelto por el
tribunal superior jerárquico que corresponda. Pero ambos recursos se deducen juntos, en el mismo
escrito, uno en subsidio del otro.

Recurso de Reposición.

El recurso de reposición es un medio de impugnación que se interpone ante y para ante el
mismo tribunal que dictó la resolución que se pretende impugnar, y para que sea este mismo tribunal
quien la modifique o la deje sin efecto.
En tal caso, el recurso de reposición debe interponerse dentro del plazo de 3 días contados
desde la notificación de la resolución a la parte que entabla el recurso. Éste es un plazo individual,
como en todos los recursos. En este caso, también el plazo es excepcional, ya que el plazo normal
del recurso de reposición es de 5 días.

La finalidad de la reposición es solicitar la modificación, eliminación o agregación de hechos
controvertidos.
El tribunal debe resolver la reposición de plano (sin oír a la parte contraria); o bien, la ley
permite al juez tramitarla como un incidente.

Recurso de Apelación.

En el mismo escrito en que se deduce el recurso de reposición, la parte agraviada por la
resolución que recibe la causa a prueba debe deducir el recurso de apelación (Art. 319 inciso final
del CPC).
Aquí el recurso de apelación se deduce subsidiariamente; o sea, una vez que el juez no da
lugar a la reposición. Y en este caso, la apelación se concederá en el solo efecto devolutivo; esto
quiere decir que no obstante concederse la apelación por el tribunal superior, el tribunal inferior
debe continuar tramitando el juicio e incluso puede fallar eventualmente la causa.

¿Qué sucede si el juez no recibe la causa a prueba, debiendo hacerlo?

También puede ocurrir que el juez niegue el trámite de la recepción de la causa a prueba
debiendo hacerlo. Esa resolución que niega lugar a la recepción de la causa a prueba, sea en forma
explícita o implícita, es apelable en el solo efecto devolutivo.

***En definitiva, ante la interposición del recurso de reposición y apelación en subsidio
contra la resolución que recibe la causa a prueba, pueden darse las siguientes situaciones:

a) Que el juez acoja el Recurso de Reposición. Esto quiere decir que el juez modifica
dicha resolución, ya sea alterando, agregando o eliminando ciertos hechos controvertidos fijados por
el tribunal en la resolución que recibe la causa a prueba.
En este caso es innecesario que el juez se pronuncie sobre el recurso de apelación. Sin
perjuicio de que la parte afectada con esta modificación de la resolución que recibe la causa a
prueba, podría apelar de esta nueva resolución (Art. 326 inciso 1° CPC).

b) Que el juez no acoja el Recurso de Reposición. En cuyo caso debe pronunciarse sobre
la apelación interpuesta en forma subsidiaria. Si el recurso de apelación está bien deducido desde el
punto de vista formal, el juez debe concederlo para ante el tribunal superior jerárquico (Corte de
Apelaciones). En cambio, si el recurso de apelación no cumple con los requisitos formales, se
deniega.




207
• Ampliación de la Prueba.

También podría ocurrir que sea necesario agregar hechos nuevos que tengan que ser
acreditados. Esta situación se denomina “Ampliación de la Prueba”, y puede tener lugar en los
siguientes casos:

a) Puede ocurrir que durante el término probatorio ocurra algún hecho que esté
directamente relacionado con el asunto que está siendo discutido (Art. 321 CPC);

b) O bien podría suceder que la prueba deba ampliarse a hechos que si bien es cierto
ocurrieron, no fueron alegados antes de que se reciba la causa a prueba por las partes por
desconocimiento de los mismos (Art. 322 CPC).

Ambas circunstancias dan origen a cuestiones incidentales. En estos casos, la ley indica que
puede ampliarse la prueba y es motivo de aumento del término probatorio (Art. 327 CPC).

***Esto significa que se puede ampliar en 8 días más el término probatorio, o hasta un
máximo de 15 días.

• Prueba Testimonial.

Aquella parte que desee rendir prueba testimonial en el juicio debe cumplir con algunas
cargas procesales, las cuales consisten principalmente en:

1.- Acompañar la lista o nómina de testigos. Para ello el artículo 320 del CPC establece
una oportunidad para cumplir con esta carga.

2.- Acompañar una minuta de puntos de prueba, que se refiere al detalle de los hechos
controvertidos.

Ambas constituyen una carga procesal porque si no se cumplen las partes no pueden rendir la
prueba testimonial a su favor. En cuanto la minuta de puntos de prueba, la jurisprudencia ha resuelto
que dicha minuta constituye un beneficio para las partes; y si éstas no la acompañan no es un
impedimento para rendir la prueba testimonial.
El testigo sólo puede declarar sobre los hechos contemplados en la resolución que recibe la
causa a prueba.

Oportunidad para acompañar la Lista de Testigos.

Hay que distinguir:

a) No se ha deducido Recurso de Reposición. Según el artículo 320 del CPC, la lista de
testigos debe acompañarse dentro de los 5 días siguientes a la última notificación a que se refiere el
artículo 318 (resolución que recibe la causa a prueba). Este término probatorio es un plazo común, y
la lista de testigos debe acompañarse dentro de los 5 primeros días del probatorio.

b) Si se dedujo Reposición contra la resolución que recibe la causa a prueba. En este
caso, el plazo de 5 días se cuenta desde la fecha en que se notificó por el estado diario la resolución
del tribunal que se pronunció sobre la última solicitud de reposición (Art. 320 CPC). Por ejemplo:

14/03 Se recibe la causa a prueba.
17/03 Se notifica dicha resolución al demandante.
21/03 Se notifica al demandado.
23/03 El demandante deduce reposición contra la resolución que reciba la causa a prueba.
24/03 El demandado deduce reposición de la primera resolución.
25/03 Resolución del Recurso de reposición deducido por el demandado.
26/03 Acompaña lista de testigos (si no se pidió reposición).
27/03 Notificación por el estado diario (porque la última resolución no se modificó).

Si la última resolución no se notificó, debe pedirse por las partes que se practique dicha
diligencia.
Aquella parte que no presenta la lista de testigos en la oportunidad que corresponda, no
podrá rendir la prueba testimonial en el juicio ordinario.

208
C.2) TÉRMINO PROBATORIO.

Etapa del juicio que constituye una consecuencia que se sigue necesariamente del hecho de
haberse recibido la causa a prueba, y de estar dicha resolución notificada legalmente a las partes, ya
que desde este momento comienza a correr el plazo para rendir la prueba.

El término probatorio es “un plazo o período del juicio ordinario que la ley consagra para
que las partes soliciten diligencias probatorias y suministren los medios para acreditar los hechos
que constituyen el fundamento de sus pretensiones”. Esto conforme a los hechos controvertidos
fijados por el juez en la resolución que recibe la causa a prueba.

Dentro del término probatorio las partes pueden solicitar la práctica de toda diligencia
probatoria que no se había pedido con anterioridad. ***Se trata de un plazo fatal para rendir la
prueba testimonial, ya que ésta sólo se puede rendir en esta oportunidad.
En los procedimientos más nuevos, en que rige el principio de la oralidad, se establece una
audiencia o comparendo para rendir la prueba; no hay término probatorio.
Dentro del término probatorio únicamente le corresponda la actividad procesal a las partes,
ello por aplicación del principio de la “Aportación de la Prueba”. El juez se limita a dirigir los
medios de prueba que se van a rendir.

• Diligencias Probatorias

Las diligencias probatorias deben practicarse previa orden del juez competente; es decir, el
magistrado debe dictar una resolución judicial que disponga la práctica de la diligencia probatoria
que ha sido solicitada; y dicha resolución debe notificarse legalmente a las partes (Art. 324 CPC). Si
esta resolución del juez que dispone la diligencia de prueba no se notifica legalmente, y no obstante
igualmente se lleva a cabo la diligencia probatoria, considerándola el juez en su sentencia, ésta
adolecerá de un vicio susceptible de Casación en la Forma.
Estas diligencia probatorias deben ser cumplidas por el juez que conoce de la causa, sin
perjuicio que delegue esta facultad. En el caso de los tribunales colegiados, las diligencias
probatorias se llevan a efecto ante uno de sus miembros comisionado al efecto por el propio tribunal.
Y esta es una facultad que se utiliza para facilitar el funcionamiento de los tribunales colegiados,
para que no tengan que estar todos los miembros presentes, aunque podrían hacerlo (Art. 325 del
CPC).
***Estas resoluciones judiciales que disponen diligencias probatorias son inapelables (Art.
326 inciso 2 CPC).

• Características del Término Probatorio.

1.- Es un plazo fatal porque el artículo 64 del CPC dispone que los plazos que establece el
CPC son fatales. Pero en realidad el término probatorio sólo es fatal para efectos de rendir la prueba
testimonial.

2.- Es un plazo legal porque se encuentra establecido en la ley, en el artículo 328 del CPC.
Sin perjuicio que en ciertos casos puede llegar a ser un plazo judicial (cuando la ley faculta al juez
para establecer el plazo) o convencional (cuando las partes deciden reducirlo).

3.- Es un plazo común; esto significa que se cuenta desde que se practica la última
notificación a las partes (Art. 327 CPC).

4.- No se suspende en caso alguno, salvo que todas las partes lo soliciten de común acuerdo
(Art. 339 CPC).

5.- Es un plazo improrrogable, ello por tratarse de un plazo legal.

6.- Es un plazo de días, no se cuentan los feriados.

7.- La duración del término probatorio puede ser variable, dependiendo del tipo de término
probatorio de que se trate. Ya que se distingue entre el término probatorio ordinario, extraordinario y
especial.




209
• Cómputo del Término Probatorio.

Para contar el inicio del término probatorio hay que distinguir si se dedujo o no el recurso de
reposición contra la resolución que recibe la causa a prueba. Así:

a) Si no se interpuso el Recurso de Reposición: el plazo se empieza a contar desde que
se practica la última notificación (por cédula) de la resolución que recibe la causa a prueba.

b) Si se dedujo Recurso de Reposición: el término probatorio se cuenta desde que se
notifica por el estado diario la resolución recaída en el última solicitud de reposición.

• Clasificación del Término Probatorio.

En general se distingue tres tipos de término probatorio, tales son:

1.- Término Probatorio Ordinario. Es el período de 20 días que establece la ley para rendir
prueba, de acuerdo al artículo 328 del CPC. Destinado principalmente a rendir prueba dentro del
territorio jurisdiccional del tribunal en que se sigue el juicio.
***La duración de 20 días, es sin perjuicio de que dicho plazo se pueda reducir de común
acuerdo entre las partes.
***No hay ningún inconveniente en que además se pueda rendir prueba en un territorio
jurisdiccional diverso, incluso fuera de la República. En principio la prueba se rinde ante el mismo
juez que está conociendo de la causa. Pero existen casos de excepción, como cuando los testigos son
de otro territorio jurisdiccional, caso en que pueden declarar ante el tribunal de su jurisdicción (Art.
334 que complementa al 328 del CPC). Esto, en la medida que la duración del término probatorio
ordinario lo permita.

2.- Término Probatorio Extraordinario. Es el aumento que la ley concede en el caso que
deba rendirse prueba en un territorio jurisdiccional diverso al del juez que conoce de la causa, o
incluso fuera de la República. Es un aumento adicional al plazo anterior de 20 días (Art. 329 CPC).

¿Cómo opera el aumento?

Se aumentará con un número de días igual al que concede el artículo 259 para aumentar el
término de emplazamiento. Se aplica sólo el aumento de la tabla de emplazamiento, por lo mismo,
es un aumento variable que dependerá en cada caso del lugar en que se haya de rendir la prueba en
relación al lugar en que haya de seguir el juicio.

¿Prueba en Chile o en el Extranjero?

Es importante distinguir si se trata de término probatorio para rendir prueba en Chile o en el
extranjero, porque la manera en que el tribunal concede el aumento es distinta en uno u otro caso.
En uno de ellos exige caución y deben cumplirse ciertos requisitos; en cambio en el otro caso no.

Forma en que se solicita el Aumento Extraordinario.

Tratándose del aumento extraordinario, debe solicitarlo la parte interesada (sea en Chile o en
el Extranjero), ello según lo dispone el artículo 332 del CPC. Así:

a) Dicho aumento extraordinario debe solicitarse.
b) Tiene que pedirse antes que venza el probatorio ordinario.
c) El solicitante debe indicar el o los lugares en que la prueba se va a rendir, porque
justamente se concede el aumento en relación al lugar.

Este aumento corre ininterrumpidamente, tan pronto como vence el probatorio ordinario, sin
interrupción (Art. 333 CPC). Sólo durará para cada localidad el número de días fijado en la tabla
respectiva.
Queda prohibido, vencido el probatorio ordinario, rendir prueba en aquellos lugares para los
cuales no se haya otorgado aumento extraordinario del término (Art. 335 CPC).

Tramitación de la Solicitud de Aumento Extraordinario del Término Probatorio.

En este caso, para determinar la tramitación de la solicitud hay que distinguir:

210
a) Si la prueba se va a rendir en Chile. Por ejemplo: juicio se lleva a cabo en Chillán,
pero se rinde prueba en Iquique.
***El aumento se otorgará con previa Citación de la parte contraria (Art. 336 primera
parte del CPC). Y el CPC agrega que el aumento se concederá siempre que se solicite, salvo que
haya justo motivo para creer que se pide maliciosamente, con el sólo propósito de demorar el curso
del juicio (Art. 330 CPC).
En este caso la providencia del tribunal será: “Como se pide con citación”, por lo cual se
debe esperar que transcurran 3 días contados desde su notificación para que se lleva a cabo la
diligencia.
Si aquí se origina un incidente (o sea, la parte contraria se opone) se tramita en pieza
separada y no se suspende el término probatorio (Art. 336 inciso final CPC). Es decir, el plazo que
dure la tramitación del incidente no se computa.

b) Si la prueba se va a rendir en el Extranjero. La ley indica que el aumento
extraordinario se decretará con Audiencia de la parte contraria (Art. 336 CPC). Y en tal
circunstancia la providencia del tribunal será: “Traslado de la petición”.
***El juez no puede resolver la solicitud de aumento sin oír previamente a la parte contraria.

***Además, para los efectos del probatorio extraordinario en el extranjero, es necesario para
dar curso a la solicitud que se consigne una caución; es decir, una determinada cantidad de dinero
que se deposita en la cuenta corriente del tribunal respectivo (Art. 338 CPC). Caución cuyo monto
no podría fijarse en menos de ½ sueldo vital, ni en más de dos.

Circunstancias que deben concurrir para el Aumento Extraordinario en el Extranjero.

La ley establece que deben concurrir ciertas circunstancias o condiciones, tales son:

1.- Se debe hacer valer ciertos antecedentes con la solicitud, en que se exprese al juez la
necesidad de rendir la prueba y que permitan creer al tribunal que los medios probatorios existen en
el extranjero. Por ejemplo: artículo 331 del CPC indica que en caso de la prueba instrumental debe
indicarse la clase de documentos de que el solicitante piensa valerse.

2.- El artículo 331 del CPC indica las condiciones para rendir la prueba fuera de la
República, tales son:

2.a) Del tenor de los antecedentes del juicio debe aparecer que los hechos a que se refieren
las diligencias probatorias solicitadas han acaecido en el país extranjero en que han de
practicarse.

2.b) Que se determine la clase de documentos de que el solicitante pretende valerse, y el
lugar en que se encuentran.

2.c) Tratándose de la prueba testimonial, debe señalarse la individualización de los testigos y
antecedentes que hayan de presumir la conveniencia de obtener sus declaraciones.

3.- Respecto la caución, si la parte que pidió el aumento extraordinario del probatorio no
rinde la prueba o rinde prueba impertinente, se producen dos consecuencias:

3.a) Pierde la caución que rindió la parte, la cual pasa a beneficio fiscal (Art. 338 inciso 2°
CPC).

3.b) Si la parte no rinde prueba o si ésta es impertinente, será obligado a pagar a la parte
contraria los gastos que le causó su traslado al lugar para diligenciar la prueba (Art. 337
inciso 2° del CPC.

La condena se impondrá por el juez en la sentencia definitiva, y podrá el tribunal exonerar de
ella a la parte que acredite no haber rendido la prueba por motivos justificados.







211
Diferencias entre el Aumento Extraordinario en Chile y en el Extranjero























3.- Término Probatorio Especial. Durante el transcurso del probatorio pueden ocurrir
ciertas circunstancias extraordinarias que impiden la rendición de la prueba, hechos ajenos a las
partes litigantes.
Como la regla es que el probatorio no se suspende, si llegan a ocurrir estos hechos las partes
quedan impedidas de rendir la prueba; siendo estas situaciones ajenas a la voluntad de los litigantes,
lo justo es permitirles a éstos rendir su prueba en el juicio. Por estos motivos, el tribunal va a
conceder el término probatorio especial.

Casos de Procedencia del Aumento Especial.

a) Cuando durante el término probatorio ocurren entorpecimientos que imposibilitan la
recepción de la prueba, sean en forma absoluta o en relación a un lugar determinado (Art. 339 inciso
2° CPC). En este caso el juez puede conceder aumento por los días que dura el entorpecimiento, y
para rendir la prueba en el lugar donde ocurre el entorpecimiento.
Para hacer uso de este derecho, la parte interesada debe reclamar el obstáculo que le impide
producir la prueba; dicha reclamación debe hacerse en el mismo momento; o bien, dentro de los 3
días siguientes a la cesación del impedimento de que se trata (Art. 339 inciso 3° CPC).

b) Cuando sea necesario en el juicio rendir nueva prueba de acuerdo con la resolución
del tribunal en el caso que acoja la apelación subsidiaria de la resolución que recibe la causa a
prueba (Art. 339 inciso final del CPC). Se debe rendir la prueba en un número de días que fije
prudencialmente el tribunal, pero que no puede exceder de 8 días.

c) En caso de la prueba de testigos que sólo se puede rendir en el término probatorio,
normalmente los jueces determinan los 2 últimos días del mismo. Podría ocurrir que la prueba de
testigos se inicie en tiempo hábil y no se pueda terminar por impedimento que no haya dependido de
la parte interesada. En cuyo caso podrán practicarse dentro de un breve término que el tribunal
señalará por una sola vez para este objeto. La ley prescribe que sea en un “breve término”. Este
derecho debe ser reclamado dentro del probatorio o dentro de los 3 días siguientes a su vencimiento.

d) La ley señala que el entorpecimiento podría ser la inasistencia del juez de la causa,
entendido que no se puede subrogar (Art. 340 inciso final del CPC). Deberá el secretario del
tribunal, a petición de parte, certificar el hecho. Con la certificación el tribunal debe fijar un nuevo
día para la recepción de la prueba.

Además existen otros casos en que el tribunal puede fijar términos especiales de prueba, tales
como:

e) En el caso en que se hagan valer ciertas excepciones perentorias que se pueden
oponer en cualquier estado del juicio, tanto en 1° como en 2° instancia. En tal caso, el tribunal
2.- En cuanto la forma de concederse. Para rendir prueba en
Chile, la solicitud respectiva se concede por el tribunal con
citación de la parte contraria.
2.- En cuanto la forma de concederse. Para rendir prueba en
el extranjero, el juez da lugar a la solicitud respectiva con
audiencia de la parte contraria.
3.- En cuanto la Caución. Para rendir prueba en Chile, no se
requiere rendir caución.
3.- En cuanto la Caución. Para rendir prueba en el
Extranjero sí se requiere rendir caución.
Aumento Extraordinario para rendir Prueba en Chile Aumento Extraordinario para rendir Prueba en Extranjero
1.- En cuanto la Resolución del Tribunal. Para rendir
prueba en Chile, el tribunal siempre concede el aumento
solicitado, por el solo hecho de pedirse.
1.- En cuanto la Resolución del Tribunal. Para rendir
prueba en el extranjero, el juez no siempre concede el
aumento solicitado sino que deben acreditarse algunas
circunstancias.
212
concede un término especial de prueba que se rige por el artículo 90 del CPC (referido a los
incidentes).

f) Cuando tiene lugar la ampliación de la prueba, de acuerdo a los artículos 321, 322 y
327 inciso 2° del CPC.

g) En caso de las Medidas para Mejor Resolver del artículo 159 del CPC. Que son
medidas probatorias que puede disponer de oficio el juez. Aquí el tribunal puede fijar un aumento
especial no superior a 8 días (Art. 159 inciso 4° del CPC).


ASPECTOS GENERALES DE LA PRUEBA.

Esta es una materia muy difícil de calificar porque está regulada indistintamente en el
Código Civil y en el Código de Procedimiento Civil. No se puede afirmar que toda la
reglamentación del CC sea de carácter sustantivo ni que todo lo establecido en el CPC sea
netamente procesal.
El CC reglamenta la “prueba” en los artículos 1698 y siguientes, referido principalmente a la
prueba de las obligaciones. El CPC regula esta materia en los artículos 318 y siguientes.

• Acepciones de la expresión “Prueba”.

No existe ninguna definición en los Códigos antedichos. En general se distinguen diversas
acepciones de dicha palabra, algunas de ellas son:

a) Procesalmente: “Probar es demostrar la verdad de un hecho controvertido dentro de
un juicio, por los medios que la ley establece como idóneos para estos efectos”.

b) Acepciones Jurídicas:

b.1) Prueba. Se puede utilizar para referirse a la tarea de suministrar los medios probatorios
o los elementos de convicción al juez. En este sentido, se habla que le corresponde probar a
una u otra parte litigante. Es sinónimo de carga o peso de la prueba.

b.2) Prueba. Para referirse específicamente a los elementos de convicción legales en sí
mismos. Por ejemplo: prueba testimonial, prueba instrumental, etc.

b.3) Prueba. Para determinar los resultados que se obtienen en la tarea de probar
(valoración). Por ejemplo: se dice que la prueba del demandado es insuficiente. Se refiere al
resultado en cuanto a la apreciación de la prueba, a la eficacia del medio de prueba.

Todas estas acepciones son válidas porque la prueba es una institución compleja; pero a
nosotros nos interesa analizar la tarea de producir la prueba en el juicio. Importa determinar cómo se
obtienen los distintos medios probatorios y cómo se produce o suministra la prueba en el juicio; y el
valor probatorio (es decir, la eficacia de los medios probatorios).

• Objeto de la Prueba.

Esta materia responde a la pregunta ¿qué debe probarse en el juicio? Al respecto se dan
diversas posturas.

a) Don Juan Montero Aroca: señala que el objeto de la prueba son las realidades que
han de ser acreditadas en un proceso. Lo que debe probarse son las afirmaciones que hacen las
partes y que recaen sobre los hechos. Este autor postula que el objeto de la prueba serán los hechos o
afirmaciones de hechos realizados por las partes. Estos hechos constituyen el supuesto básico de la
norma jurídica.

b) Rodríguez Papic: indica que el objeto de la prueba son los hechos que se alegan como
fundamento de lo que se pretende. Se trata de probar los hechos controvertidos, si éstos quedan mal
fijados, la prueba será inútil.
En definitiva, existe unanimidad en la doctrina en que la prueba debe estar referida a ciertas
realidades bien determinadas que están constituidas por las afirmaciones que realizan las partes
sobre ciertos hechos.
213
El objeto de la prueba se refiere a los hechos afirmados por las partes, no a los hechos
negados por éstas. Ya que éstos últimos pueden constituir prueba diabólica o imposible.
***Si se trata de hechos admitidos por las partes o no controvertidos, estos hechos no
requieren de prueba.

• Prueba del Derecho.

***El derecho no se prueba porque se encuentra establecido en la ley; además el artículo 8
del CC establece una presunción de conocimiento de la ley. Por ello se sostiene que lo que se prueba
son los hechos esgrimidos por las partes. El derecho no se prueba sino que sólo se invoca por las
partes (sirve de fundamento).
Sin perjuicio que en ciertos casos es necesario acreditar el derecho. Por ejemplo: cuando en
Chile se pretender acreditar el derecho extranjero.
En el caso de la costumbre lo que se debe probar son los hechos constitutivos de la misma.

Cuando se trata de acreditar los hechos, hay que distinguir:

1.- Hechos Materiales. Por ejemplo: daños causados.
2.- Hechos Jurídicos. Por ejemplo: acreditar la existencia de un contrato.

• Hechos Notorios y Hechos Negativos.

Surge un problema con los hechos notorios y con los hechos negativos, ya que buena parte
de la doctrina señala que estos hechos no se acreditan, más si lo que se dice es que se prueban los
hechos afirmados por las partes.

a) De ahí que los hechos negativos, en principio no se prueban; esto es lo que sucede
por ejemplo cuando el demandado se defiende. Pero en ciertos casos es posible probar un hecho
negativo, acreditando el hecho afirmativo contrario, por cuanto toda negación lleva implícitamente
comprendida una afirmación y viceversa.

b) En cuanto los hechos notorios, Montero Aroca señala que es: “aquel cuyo
conocimiento forma parte de la cultura normal propia de un determinado grupo social, en el tiempo
en que se produce la decisión judicial”.
Esto no significa que todo el mundo deba conocer el hecho notorio sino que la mayoría del
grupo social. Y este hecho, por ser notorio, no sería necesario probarlo.

***La ley no contiene ninguna regla sobre los hechos negativos y notorios; lo cual significa
que estos hechos deben igualmente acreditarse. Solamente en materia de incidentes, la ley se refiere
en parte a esto en el artículo 89 del CPC, cuando expresa: “hechos de pública notoriedad” y en que
se indica que el juez puede resolver las cuestiones accesorias de plano (lo cual no es normal porque
el juez en el procedimiento confiere traslado); es decir, la ley permite resolver de plano los
incidentes cuyo fallo se pueda fundar en hechos de pública notoriedad, lo que el tribunal consignará
en su resolución. Pero esta regla, no se puede decir que sea aplicable al juicio ordinario porque está
establecida para los incidentes.

• Carga o Peso de la Prueba.

Esta materia dice relación con la pregunta ¿a quién le corresponde probar?
El artículo 1698 del CC, más que a la prueba de las obligaciones, se refiere a la prueba de los
hechos, a la causa de las obligaciones.

***La regla es que la carga de la prueba recae en aquella parte que tiene interés en afirmar
una situación que es contraria a la normalidad.
Carnelutti sostiene que aquel litigante (demandante) que pretende debe acreditar los hechos
constitutivos de su pretensión, porque es él quien tiene interés. Quien excepciona (demandado) debe
probar los hechos extintivos que alega o en su caso las condiciones impeditivas o modificativas,
porque el demandado cuando formula excepciones está alegando hechos.
Otros autores sostienen lo mismo pero en otros términos, indicando que el peso de la prueba
se determina según la naturaleza de las pretensiones que se hagan valer, sea por el demandante o por
el demandado. Es decir, no interesa el papel procesal de las partes ya que todo litigante que alega
una situación contraria al estado normal de las cosas debe acreditar, le incumbe probar.
La tarea de probar le corresponde a las partes, ya que en el proceso civil los jueces no
investigan los hechos. Rige el principio de la “Aportación de la Prueba”; el juez no tiene nada que
214
verificar, sin perjuicio que los jueces cada vez tienen mayores facultades en esta materia y pueden
disponer de oficio la práctica de ciertas diligencias probatorias como Medidas para Mejor Resolver.

¿A cuál de las partes corresponde la tarea de suministrar la prueba?

La necesidad de acreditar un hecho afirmado le corresponde a aquel litigante que alegue un
hecho contrario a lo normal; o bien, a aquel que alegue un hecho que modifica una situación jurídica
existente.
Por ello se dice que normalmente corresponde al demandante probar los hechos en que funda
su demanda, y le corresponde al demandado probar los hechos en que se fundan sus excepciones.

Excepciones a la regla del artículo 1698 del CC.

Estas reglas tienen excepciones; es decir, casos o situaciones en que varía la regla prescrita
en el artículo 1698 del CC, principalmente cuando ha existido pacto o acuerdo entre las partes en
que se altere la carga de la prueba (onus probandi).

Hechos favorecidos por Presunciones Legales.

En el caso de las presunciones legales, la parte que se favorece con dicha presunción queda
liberada del peso de la prueba, lo que no significa que la parte contraria no pueda destruir o
desvirtuar la presunción.
Siempre en esta materia va a ser necesario probar los indicios que sirven de base para
construir la presunción de que se trata.

• Reglas Reguladoras de la Prueba.

“Conjunto de normas legales contenidas tanto en el Código Civil como en el Código de
Procedimiento Civil, y que como reglas generales que son, deben ser observadas por las partes y
por los jueces”.

Estas reglas reguladoras de la prueba se refieren a los siguientes aspectos:

a) Los medios de prueba, particularmente lo que se refiere a la admisibilidad o
procedencia de los distintos medios probatorios.

b) Forma de producir la prueba en el juicio; la forma de hacer valer un medio de prueba
específico ante los tribunales (aspecto netamente procesal).

c) La eficacia de los medios probatorios; el valor probatorio de cada uno de estos
elementos de convicción. La preferencia que debe darse a un medio de prueba en particular cuando
se producen contradicciones entre los distintos medios probatorios; esto es lo que se denomina
“apreciación comparativa de la prueba”.

Estas reglas reguladoras de la prueba son obligatorias para:

a) Las Partes. Porque del cumplimiento de estas reglas depende el éxito del juicio. Las
partes debe cumplir fielmente los dos primeros aspectos, de lo contrario, el hecho no va a quedar
acreditado lo que significa perder el juicio.

b) Los Jueces. Porque si se infringen estas reglas significa que van a fallar mal. Por
tanto la sentencia es anulable a través del Recurso de Casación en el Fondo. Cuando un juez infringe
las reglas reguladoras de la prueba, lo puede llevar a establecer mal los hechos del pleito, y lo
conduce a fallar contra la ley.

¿Cuándo se entiende que el juez infringe estas Reglas Reguladoras de la Prueba?

Esto lo ha determinado la jurisprudencia, y se indican cuatro situaciones claras:

a) Cuando en la sentencia el tribunal admita un medio de prueba que la ley no
contempla. Por ejemplo: hay algunos juicios en que no se admite la confesión.

b) Cuando el juez rechaza en su sentencia un medio de prueba que la ley autoriza
utilizar.
215
c) Cuando el juez en su sentencia dé por acreditado un hecho, invirtiendo el peso de la
prueba.

d) Cuando en la sentencia se altera el valor probatorio de los medios de prueba. El CPC
establece el sistema de la Prueba Legal o Tasada, en que la norma legal establece la valoración de
cada medio en particular.

Todas estas infracciones autorizan a deducir el Recurso de Casación en el Fondo, que puede
llevar a la invalidación de la sentencia dictada con infracción de estas reglas reguladoras de la
prueba; por lo que deberá dictar una nueva sentencia conforme a derecho (sentencia de reemplazo).
La Corte Suprema, cuando invalida por Casación en el Fondo, normalmente no modifica los hechos
sino que se limita a determinar si el derecho está o no bien aplicado.

• Sistemas Probatorios.

Este tópico está en directa relación con el sistema de valoración de la prueba. Existen tres
sistemas fundamentales, que se refieren a la manera cómo el juez valora la prueba.

1.- Sistema de Prueba Legal, Formal o Tasada. Aquel sistema en que el legislador señala
cuáles son los medios de prueba que se pueden utilizar e indica al juez el valor o eficacia de los
distintos medios probatorios. En este sistema no interesa la convicción íntima del juez. Este sistema
adopta el CPC.

2.- Sistema de la Sana Crítica. Sistema intermedio que adquiere fuerza en nuestro país, en
que el juez debe valorar la prueba de acuerdo a los principios de la lógica, reglas de la experiencia y
los conocimientos científicamente afianzados. Por ejemplo:
- Artículo 32 de la Ley N° 19.968 sobre tribunales de familia;
- Artículo 8 Ley N° 18.101 sobre Arrendamiento de Predios Urbanos;
- Artículo 297 del Código Procesal Penal, que trata sobre la libertad probatoria.

En este sistema el juez debe fundar su fallo, dar razones; en cambio en el sistema de libre
convicción el juez no debe dar razones.
Incluso este sistema permite utilizar “Medios de Prueba No Convencionales”. La ley de
tribunales de familia y el Código Procesal Penal admiten todo tipo de pruebas, por ejemplo:
grabaciones, videos, etc.

3.- Sistema de la Prueba Libre o de Libre Convicción. Sistema en que el juez valora los
distintos medios de prueba según su convencimiento subjetivo. La valoración no está sometida a la
ley.

• Medios Probatorios.

Esta materia obedece a la pregunta ¿con qué se debe probar? Se deben acreditar los hechos
mediante los medios probatorios. Pero la doctrina española distingue entre fuente de prueba y
medios de prueba, así:

a) Fuente de Prueba. Se refiere a todos los elementos o antecedentes que existen en la
realidad antes de que se forme el proceso. Por ejemplo: testigo que vió el accidente, el cual existe
con anterioridad al inicio del proceso. Se señala por los autores que la fuente de prueba es un
concepto extrajurídico.

b) Medios de Prueba. Es un concepto netamente jurídico, siempre se considera en
relación al proceso. Y se refiere a los antecedentes o elementos aportados al proceso mediante la
realización de la actividad probatoria por las partes, con el objeto de incorporar una fuente de
prueba al proceso. Por ejemplo: el testigo se incorpora al proceso mediante su declaración; un
documento se incorpora mediante su acompañamiento al proceso; una confesión mediante la
absolución de posiciones. Todo medio de prueba conlleva una actividad que se debe desplegar.
El medio de prueba es la “fuente probatoria llevada al proceso”.

• Medios de Prueba en Particular.

Se encuentran regulados tanto en el Código Civil como en el Código de Procedimiento Civil.
Cada vez hay mayor consenso en la doctrina respecto a que la prueba es una materia o tema
procesal.
216
El CPC trata esta materia en los artículos 341 y siguientes, en que los enumera y luego los
trata individualmente. El CC los reglamenta en los artículos 1698 y siguientes.

MEDIOS DE PRUEBA DEL ARTÍCULO 341 DEL CPC.

1.- Instrumentos.
2.- Testigos.
3.- Confesión de parte.
4.- Inspección Personal del Tribunal.
5.- Informes de Peritos.
6.- Presunciones.

Este orden del CPC no tiene mayor relevancia. No se encuentran enumerados según su orden
de importancia, tampoco indican preferencia. La jurisprudencia ha ido admitiendo otros medios
probatorios que surgen a partir del avance científico y tecnológico, siempre encasillándolos dentro
de estos medios tradicionales. Por ejemplo: la fotografía podría equipararse a una prueba
instrumental o si la aporta un testigo podría igualarse a la prueba testimonial; lo mismo sucede con
las películas, filmaciones, etc. Esto ha ido cambiando con las nuevas leyes procesales que se han
dictado; es decir, el CPC no se ha modificado pero la ley de los tribunales de familia incorporó estos
modernos medios probatorios. Así el mismo CPC permite probar a través de los medios
tradicionales como por cualquier otro medio; por eso los jueces en estos procedimientos nuevos
aprecian la prueba de acuerdo a las reglas de la sana crítica, ya que la ley no enumera todos los
medios de prueba nuevos.


• Clasificación de los Medios de Prueba.

Se distinguen distintos criterios, tales como:

1.- Atendiendo el momento en que el medio de prueba se produce:

1.a) Medios de Prueba Preconstituidos. Aquellos que las partes han creado o se
producen antes del inicio del proceso en que deben obrar, y su finalidad es que si se llega a producir
el litigio, el medio sirva como principal antecedente probatorio, o también sirva para evitar los
conflictos jurídicos. Por ejemplo: instrumentos.

1.b) Medios de Prueba Circunstanciales. Aquellos que se producen durante el
transcurso del proceso y permiten reconstruir un hecho producido con anterioridad al juicio. No se
trata de medios creados a priori por las partes. Por ejemplo: informes periciales; inspección personal
del juez; declaración de testigos; etc.


2.- Considerando el valor probatorio del medio de prueba:

2.a) Medios de Prueba que hacen Plena Prueba. Aquellos que por sí solos son
suficientes para acreditar los hechos en el proceso, la verdad de un hecho controvertido; por ello no
requieren la concurrencia de otros elementos de convicción. Por ejemplo: la confesión de parte
(“hecho confesado, hecho probado”).

2.b) Medios de Prueba que hacen Semi Plena Prueba. Aquellos que por sí solos no
son suficientes para acreditar la verdad de un hecho controvertido sino que requieren de otros
medios. Por ejemplo: informes de peritos.


3.- Considerando la forma en que el tribunal se va a formar la convicción del hecho:

3.a) Medios de Prueba Directos. Aquellos que permiten al tribunal formarse la
convicción por la percepción propia y directa del hecho de que se trata. Por ejemplo: hechos que el
juez toma conocimiento en una inspección personal.

3.b) Medios de Prueba Indirectos. Aquellos que permiten al tribunal formarse
convicción a través del conocimiento o percepción de otras personas distintas del juez. Por ejemplo:
testigos.

217
4.- Considerando la forma como se produce el medio probatorio, independiente de cómo se
deje constancia de él en el proceso.

4.a) Medios de Prueba Orales. Aquellos que se generan de palabra o utilizando la
expresión verbal. Por ejemplo: testigos, independiente de la constancia que se deja por escrito de la
declaración del mismo. Estos medios orales se documentan en el proceso.

4.b) Medios de Prueba Escritos. Aquellos que se producen por medio de la
escrituración. Por ejemplo: instrumentos, informe pericial, etc. El antecedente o documento escrito
se incorpora materialmente al proceso.


• Medios de Prueba en Particular.




Se debe distinguir entre “Documento” e “Instrumento”; entre ambos existe una relación de
género (documento) a especie (instrumento).

• Acepciones de los términos “Documento” e “Instrumentos”.

En sentido amplio Documento es “toda representación material destinada e idónea para
reproducir una cierta manifestación del pensamiento”. Por ejemplo: voz gravada. Los documentos
más importantes son los escritos.

La Prueba Instrumental “es aquella que se produce en el proceso por medio de los
instrumentos”. Se trata de una prueba escrita.

El CPC establece los instrumentos públicos y privados que pueden ser utilizados en el juicio.
Esta prueba es la mejor estimada por el legislador, no así la prueba testimonial, que es corrompible.
En general, el instrumento es todo escrito en el cual se consigna un hecho de cualquier clase.

Instrumento Público.

“Aquel que es autorizado con las solemnidades legales por el competente funcionario” (Art.
1699 del CC).

• Requisitos del Instrumento Público.

Existen dos requisitos fundamentales para considerarlo como tal:

1.- Que el instrumento sea autorizado por el funcionario competente; esto es, aquel que está
autorizado por la ley para este efecto. El funcionario debe actuar dentro del ámbito de las facultades
que la ley establece; y debe actuar dentro de su territorio jurisdiccional.

2.- El instrumento debe ser otorgado con las formalidades legales, las cuales varían
dependiendo del instrumento de que se trate. Por ejemplo: el juez es funcionario competente para
dictar resoluciones judiciales, notarios, etc.

Nuestra ley, dentro de los instrumentos públicos, destaca la escritura pública.

• Clasificación de los Instrumentos Públicos.

Se distingue entre:

a.1) Instrumentos Públicos Propiamente Tales. Por ejemplo: certificado de nacimiento.

a.2) ***Escrituras Públicas. Todo lo relativo a ellas está tratado en el COT. El artículo 403
del COT define la escritura pública como “instrumento público o auténtico otorgado con las
solemnidades que fija esta ley, por el competente notario e incorporado en el protocolo o registro
público”.

La escritura pública es una especie de instrumento público.
1.- Prueba Instrumental
218
Requisitos de la Escritura Pública.

1.- Que sea autorizada por notario competente y con las solemnidades legales.

2.- Que la escritura se incorpore al protocolo o registro público del notario (Art. 429 COT).

***Hay que hacer la salvedad que la escritura pública no es lo mismo que un instrumento
protocolizado ante notario, ni tampoco es lo mismo que un instrumento privado firmado ante
notario, ya que este último sigue siendo privado ya que lo que autoriza el notario es la firma.

El COT también regula en el artículo 415 y siguientes la protocolización como “el hecho de
agregar un documento al final del registro de un notario, a pedido de quie