Está en la página 1de 12

Aluvión de Fuego es una novela que relata las vicisitudes de Mauricio Santa Cruz, un joven hijo de terratenientes que

descubre un mundo ideológico más allá de su entorno social y familiar. Abandona la ciudad de La Paz, donde vive con su
familia, para enrolarse en la guerra que Bolivia entabla en territorio del Chaco contra Paraguay. Sin embargo, nunca llega a
la región en conflicto, sino que su aventura se restringe al altiplano boliviano. Este viaje, que es geográfico e ideológico, lo
transformará de un sujeto burgués a un sujeto revolucionario. Mauricio muere, finalmente, en una revuelta luego de haber
entrado a trabajaren las minas y de haberse unido a la actividad sindical.


En el año 1932, comienza en el territorio del Chaco boliviano una guerra que fue la consecuencia de largos años de
conflictos territoriales y de profundas crisis en el seno del Estado. Intentando superar los traumas producidos tanto por el
fracaso de la guerra del Pacífico, como por la pérdida de territorio en la guerra del Acre, el por entonces presidente de
Bolivia, Daniel Salamanca, intentó unir a la nación en este nuevo conflicto contra Paraguay. Una nación que se encontraba
escindida por las disputas entre conservadores y liberales; por el afán de la consecución del poder por parte de los mineros
de la plata y de los mineros del estaño; por la derrota de los latifundistas frente a los grandes grupos mineros y con ella la
pérdida del poder político; por las sublevaciones indígenas y mineras. Es, sin embargo, la Guerra del Chaco la que
provocará irreversibles cambios nivel, económico y social.

Mauricio Santacruz es un joven burgués de Bolivia. Vive con su madre, su hermana y su tía. Tiene un buen pasar, sin
preocupaciones. En realidad, vive enajenado y alienado de lo que ocurre en su entorno: nada le afecta; nada le
(pre)ocupa. Su estada en el campo, en el latifundio familiar constituyó un período de vacaciones; no despertó de manera
alguna su interés por el trabajo ni por los demás. Sus hermanas Clotilde e Isabel y su novia, Clara Eugenia, son su
ocupación, el centro de su vida.
Mauricio Santacruz es un soldado en la Guerra del Chaco. El asco que en un principio le ocasionaron los piojos, las ratas,
las aguas servidas, el rancho, la miseria y suciedad en que debía subsistir, a pesar de no estar en el frente, sino en un
perdido pueblo de la puna, ha ido metamorfoseándose hasta devenir en una suerte de desidia, de indiferencia ante su
situación. Es más, hábitos básicos de higiene (para una persona de su origen socio-económico), han quedado atrás y los
percibe/recuerda como hábitos de dandy, seudo-afeminados. A su suciedad física le contrasta una fuerte limpieza ética,
limpieza que le permite enfrentar a un grupo de sus pares que ha violado (masiva y reiteradamente) a una imilla del pueblo
cercano a donde está asentado el regimiento. Esta limpieza también le permite/obliga a cuestionar a su superior y el
atentado contra la propiedad privada que éste ha cometido. Es este Mauricio a quien se confina para luego enviarlo a la
capital para juicio por insubordinación. Su prisión no es larga: junto al Coto escapa.
Mauricio Santacruz muere y da lugar a Laurencio Peña, un minero trabajador, callado, con ideas “socialistas” (según el
gobierno boliviano) mas no líder. Su vida citadina, enajenada, aburrida, ha cambiado. Laurencio se (pre)ocupa por la
situación de los mineros, de sus familias, por la situación (política, institucional y económica) de su país; la vive en carne
propia, entiende los cánceres antiguos (la tríada del latifundista, el sacerdote y el teniente político) y nuevos (el inversor
extranjero) y las conductas de opresión (y su jerarquía) de los oprimidos. La lucha de los oprimidos —los mineros en este
caso— es suya también. Y así muere, luchando por los derechos de los oprimidos, en la huelga realizada tras un derrumbe
en la mina y la negativa de la empresa (personificada en los capataces e ingenieros) de rescatar a los
sobrevivientes. Laurencio, un luchador por la causa de los oprimidos muere contemplando el cielo, de manera semejante a
la que el enajenado Mauricio, desde su apatía, abre la novela
Leída tradicionalmente como uno de los cantos eximios y pioneros de la «narrativa de la Guerra del Chaco», Aluvión de
fuego no agota sus sentidos en la referencia al conflicto bélico con el Paraguay (1932-1935). Visionaria en más de un
aspecto, la novela que Cerruto escribió a los 23 años encara también los acontecimientos sociales y políticos más
importantes de esa coyuntura: los de la guerra, obviamente, pero también la represión que despliega el Estado boliviano en
el «frente interno»; en una palabra, la quiebra del estado liberal y los gérmenes de la recomposición social que capitalizaría
luego el llamado «nacionalismo revolucionario» (proyecto modernizador cuyo hito es la revolución de 1952: voto universal,
reforma agraria, nacionalización de las minas, etc.). Doncel de buena familia que muy patrióticamente decide enrolarse en el
ejército, que sin embargo nunca llega al frente (pues su regimiento estaba más bien destinado a la represión de
sublevaciones indígenas en el Altiplano), doncel que finalmente llega a «hacerse hombre» política, sexual y humanamente
como desertor y bajo una nueva identidad (Lorenzo Peña es el nombre con el que muere, como minero en huelga,
masacrado por la tropa), la figura y la gesta de Mauricio Santacruz se prestan ciertamente a ser leídas como parábola. Así
se ha leído allí el nacimiento y el perfil del «nuevo sujeto nacional» que encara y asume las transformaciones de la sociedad
boliviana de las primeras décadas del siglo xx. Planea una sombra de duda, sin embargo, en esta épica interpretación que
ha consagrado la moderna segunda mitad del siglo. Y es que Aluvión de fuego, como novela digna del nombre, además de
todos los méritos referidos tiene también el de «dramatizar» la imagen del héroe y, de este modo, poner en cuestión el
propio sentido de su gesta.
Se habrá entendido, aun sin violentar el protocolo del «romance nacional», el indiscutible valor histórico de Aluvión de fuego
no sería si la novela no asumiera, ante todo, la exigencia y la sutileza de un cuestionamiento radicalmente crítico y propio al
género novelesco. El desafío, para la ocasión, pasa por una muy sutil pero contundente ruptura de la ecuación que rige el
«tradicional realismo boliviano» . Precoz también en este sentido, la novela de Cerruto no deja de poner en conflicto las
rebeldes aventuras de Mauricio; sin censurarlas ni consagrarlas, tan sólo mostrándolas en sus tribulaciones desde cierta
distancia crítica. Al estilo de Brecht, si se quiere, o de Shakespeare que muestra a sus «personajes considerando sus
propios discursos y siendo alterados por esa consideración» . Así, en lugar de la consabida epopeya nacional que celebra la
formación de un «nuevo sujeto», Aluvión de fuego despliega más bien un escenario trágico con el que la novela no sólo
echa otras luces sobre nuestra historia, sino también interroga ámbitos más íntimos que no han dejado de incidir sobre estas
tierras. En efecto, el drama de Mauricio Santacruz se revela más bien como ese «certamen en torno a los dioses y en torno
al sentido de las cosas» (Jaspers) donde el héroe, en conflicto con su mundo, asume la búsqueda de un sentido más allá de
la impostura que rige entre los hombres. Se trata de un conflicto con un orden caduco, ciertamente, pero también con ese
nuevo orden que se revela como una caricatura del primero. Mauricio respondería así al perfil del héroe clásico, ciertamente,
de no aparecer también como héroe escéptico que no cree, ni en la ley impuesta ni en las máscaras con las que
sucesivamente enfrenta dicha ley. La unión con la mujer minera que, supuestamente, culmina el nacimiento del «hombre
nuevo», aparece también como una pálida reminiscencia del pequeño seno que Mauricio añora desde la infancia (el de la
hermana). La muerte supuestamente heroica del héroe al final de la novela insinúa, sacrificialmente, la comunidad de los
muertos como la única posible en este mundo.
La novela trabaja en compartimentos estanco enlazados por Mauricio Santacruz, quien se convierte al final en Laurencio
Peña y por los vasos comunicantes de una correspondencia que rompe las paredes de la trama, que invade escenarios
aislados que explican ese todo frustrante de la Bolivia de los años treinta discriminadora y desvertebrada. La construcción
narrativa tiene una linealidad aparente que servirá para explicar a Mauricio, para construirlo desde su ávida y cándida
adolescencia hasta su madurez en el fuego de las redadas y los fusilamientos que hace el ejército contra los indios y que
termina en su convicción revolucionaria de la última parte. Más allá de los saltos ideológicos gigantescos y quizás
inverosímiles del protagonista, Mauricio es ciertamente un testigo, primero, y un instrumento, después, para desarrollar una
tesis, el cambio hacia una sociedad sin clases que, por otros caminos -los del nacionalismo revolucionario- se resolvería
históricamente de una manera clara al pasar de una sociedad pre-moderna a una sociedad moderna tras la Revolución. Ese
es quizás el elemento detonante en Aluvión de fuego que lo separa del naturalismo de sus contemporáneos, la capacidad de
intuir el camino de la historia, la lucidez del análisis de clases y personajes. No importa aquí el alineamiento del autor en las
banderas del marxismo, importa la comprensión de ese mundo al revés que se empeñó en vivir la clase dominante boliviana
que la condujo a su destrucción (casi) final.
Deja el cargo de director en la academia diplomática. En 1977 aparece la revista de la literatura hipótesis. En 1979 se
publica Felipe delgado de Jaime Sáenz. En 1980 reflexiones maquiavélicas de pedro shimose.
En 1979 se realiza nuevas elecciones donde al no haber mayor absoluto se tiene que elegir transitoriamente a Walter
Guevara Arce presidente del congreso. Entre 1979 y 1980 hay una intensa inestabilidad política producida por los intentos
de volver a un régimen democrático y las tendencias dictatoriales de grupos militares

Biografía
OSCAR CERRUTO: (LA PAZ, 1912-1981) ES UNODE LOS GRANDES
ESCRITORES DEL SIGLO XX Y UN CLASICO DE LSA LETRAS BOLIVIANAS
DE TODOS LOS TIEMPOS. SUS OBRAS ABARCA NOVELA. CUENTO,
POESISA Y ENSAYO. ALGUNOS DE SUS TITULO SON: CERCO DE
PENUMBRAS (CUENTO), PATRIA DE SAL CAUTIVA (POESIA), ESTRELLA
SEGREGADA (POESIA), ESTRELLA SEGRADA (POESIA), LA MUERTE MAGICA
(CUENTO) Y ENCICLOPEDIA GRAMATIL DEL IDIOMA CASTELLANO.

CUESTIONARIO
1.-¿Cómo se llama el autor de la obra aluvión de fuego?
R.- se llama óscar cerruto
2.-¿Qué género es esta obra?
R.- pertenece al género narrativo
3.-¿en qué año se publicó la obra aluvión de fuego?
R.- en el año 1935
4.-¿ en qué parte de la ciudad se publicó por primera vez la obra?
R.- en la ciudad de Santiago de chile
5.-¿ cuantos años tenía cuando termino de escribir la obra?
R.- óscar cerruto tenía 23 años
6.-¿Cómo se llama su tía de Mauricio?
R.- se llama doña transito
7.-¿Cómo se llama su mama de Mauricio?
R.- se llama doña flora
8.-¿en que se convierte al final Mauricio Santacruz?
R.- se convierte en un laurencio peña

9.-¿el joven Mauricio para que se alista?
R.- el joven Mauricio se a lista para una inflamado por la visión entre romántico y épica de una guerra
9.- ¿cómo se ha hecho ver el ejército?
R.-el ejército otra vez se hace ver la mano asesina que obedece a los blancos y mestizo
10.- ¿el ejército a quienes destruían y maltrataban?
R.- a los bolivianos y a los indios
11.- ¿Cómo se llama la chica que se enamoró de Mauricio?
R.- se llama clara Eugenia
12.- ¿Mauricio a quien defendía?
R.- defendió a cristilito avaranga
13.-¿Mauricio a quien empezó a odiar?
R.- A don francisco Javier
14.- ¿Quién estaba a cargo del batallón?
R.- estaba a cargo el mayor Florencio cárdena
15.- ¿los indios como estaban entre ellos?
R.- se sentían un poco confusos parecían no entenderse se tropezaban
16.- ¿Cuántas eran las persona que estaban enfermo y que eran lo que tenían?
R.- eran muchos los enfermos de disentería
17.- ¿Qué recibió el coronel gallegos?
R.- recibió una comisión compuesta por dos hombres de a caballo que los indigentes eran aportadores
18.- ¿Quién fue quemado por el pueblo?
R.- fue quemado el cura de Ayaviri vivo
19.- ¿Quién más fue quemada junto con el cura?
R.- fue quemada la mujer del corregidor
20.- ¿Qué era lo que ordenaba el coronel?
R.- el coronel ordena devolver la consigna y una compañía de rifleros dispara
21.- ¿Mauricio de donde salió cuando lo llamaban laurencio?
R.- Mauricio salía de una de las casas situadas sobre la plaza del pueblo


MENSAJE


QUE HAY QUE SABER SALIR A DELANTE A PESAR SOBRE
TODAS LAS COSAS QUE NOS DA LA VISA YA SE LO QUE SEA
Y SE ES POR UN VIENESTAR PARA NUESTRA PATRIA HAY
QUE LUCHAR Y SALIR ADELANTE.