Está en la página 1de 24

AMERICA LATII{A

Y EL NUEVO ORDEN II'{TERNACIONAL
Joncp Gil-e¡Rr Css.AI-I-os'
Adiós tnun¡ de Berlín. Bient'enitlo nuevo slnpping muLl cle BerLút.
I NTRODUCCI ON
Con l a caída del muro de Berl ín y el desmantel ami ento de l a ex-Uni ón Sovi éti ca y 1os
"soci al i smos hi stóri cos", l a úl ti ma moda en el mundo económi co
y l a academi ¿i es habl ar del
neoi i beral i smo
y l a economía de mercado l i bre. Contrari o al entendi mi ento de este model o
cuando fue concebi do en Europa durante ei si gl o di eci nueve, el neol i beral i smo actual y st-l s
pol íti cas l i brecambi stas no buscan reproduci r ese vi ej o si stema, si no que por el contrari o, es
ul go qr" se engendra dentro de l o que se denomi na el
"nuevo orden i nternaci onal "'
"
bl capi tal i smo mundi al , especi al mente el de l as soci edades ri cas e i ndustri al i zadas del
Norte, están optimistas y hablan acerca de la democratización, transición y oportunidades de
creci mi ento,
áspeci al mente en regi ones como Asi a y Améri ca Lati na. Países como Tai wán,
Singapur, Costá Rrca, Chile se presentan al resto del mundo como modelos que han logrado
.o111bi nur exi tosamente un l i beral i smo económi co
j unto
a una democraci a pol íti ca2. De esta
manera. el Tercer Mundo es i nvi tado a segui r di chos model os para ai canzar una casi i nst¿rn-
tánea moderni dad
que l es permi ta el i mi nar sus subdesarrol l os cróni cos.
Este opti mi smo, si n embargo, se conffadi ce con l a real i dad del l l amado Tercer Mundo.
en donde l i desnutri ci ón
y l a mortal i dad i nfanti l , el hambre, l a pobreza y 1a cesantía han
aumentado dramáti camente durante l as décadas fi nal es del si -el o vei nte. Mucho se ha escríto
acerca de l as f-al l as de l os "soci al i smos hi stóri cos", pero muy pocos se atreven a coment¿l f
hoy día acerca de l as fal l as del "capi tahsmo desarrol l i sta" tal como se practi ca en l as l egi o-
nes del Sur.3
En el pasado, antes de l a cri si s frnal del soci al i smo hi stóri co el model o caprtal i sta ti re
nromovi doi omo
una forma de cl esanol l o en el Tercer Mundo, a través de l a promoci ón dc
un Estado al servi ci o de toda l a naci ón para el i mi nar l a desi gual dad
y l a pobreza de 1a pobl a-
ci ón. A pesar que este capi tal i smo desarrol l i sta nunca l ocró sus metas. si n embargo fue
I
Di r ect or del Cent er . f r t r l , ut i nAnt er i canst udi e, s
enl aci udaddc Ol r nt pr a. \ \ ' l i , ' hi ngt ont
pr r - , t csor deEst udi osLat i noani er i cl nos
cn el Evergreen Statc Col l ege.
- i Ver Joi at hanKandel l . " Fr ospcr i t yBor nof Pai n. ' l heNcu' Yor kTí nt ] l ¿q, t : i t t t ' .
Jul y7. 1991. pp. l 5' I 6 Ci t adopor Jor geNef f
en Demot rati c Trttttsi ti tttt
óont.i "n.. of Lati n Ameri can Studi es. Vancouvei . B.C. cel ebr¡da entre cl i I rl e l \' l arzo y el 11 de abri l de 1993.
- l
El t ér nl i noSu¡ ser ef i cr egeogr áf i cament eat or hsl asnaci onesdcAménc¡ Lat i na¡ , el
Car i be, Asi ayAf r i ca. Del mi smomodo'
el Norte comprende a l os ccn-troi de podcr que consti tu;cl os por l os príses al trmente i ndustri al i zl dos
y' l l ts cl ases pol íti cas quc l os
gobi ernan tal ós como Estados Uni dos. Europa
I
Japón'
t' t3
'EpARrAMENr"i,?lt#'3¡,i3'Í3k?,ÍJtt'rorr)ECHILE
defi ni do y organzado al rededor de di chos obj eti vos.
La percepci ón de l a real i dad del Tercer Mundo por parte de l os países ri cos e i ndustri a-
l i zados del Norte se basan en anál i si s si mpl i stas l os cual es l a mayoría de l as veces sól cr
i ntentan
j usti fi car el control y domi naci ón de l as economías del Sur de acuerdo a sus propi os
i ntereses. Así, estos anál i si s i ntentan expl i car un conj unto de el ementos obj eti vos di ferentes
e i nterconectados entre sí, como a l a vez, prescri bi r como sol uci ones ci ertos ti pos de demo-
craci as
"protegi das y restri ngi das", cuyas mctas fi nal es son: reducci ón de Ia tasa dc endcu-
dami ento externo, control de l a i nfl aci ón, di smi nr-rci ón de l os gastos públ i cos combi nados
con el ecci ones formal es
j unto
a l a apl i caci ón de pol íti cas de pri vati zaci ón. Estas son en
-eeneral ,
l as fórmul as promovi di ts por el Fondo Monetari o Internaci onal (FMI), ei Bancr-r
I nt erameri cano de Desarrol l o
(Bl D)
y el Banco Mundi al
(BM)
i i ul t o
l ot l as nsenci as
credi ti ci as i nternaci on¿i l es para al canzar l as ansi adas metas de l a modemi zaci ón y el desa-
rro1l o deAméri ca Lati na y otras re-si ones del pl aneta.+
Estudi os acerca de l a modemi zaci ón y de l as denomi nadas
"teorías
desarrol l i stas" co-
menzaron a popul ari zarse a parti r cl e l ¿i década de l os sesenta, exi sti endo hoy día un¿r abun-
dante bi bl i ografía al respecto.5 Los program¿rs desarrol l i stas el abor¿i dos por l r Comi si ón
tj conómi ca Para Améri ca Lati na
(CEPAL)
durante l a admi ni straci ón del Pt' esi dente: Jol i n
Kennedy consti tr-i yen un buen ref' l ej o de l os i ntentos de transfol maci ón de Améri ca Lati na,
Para el observador ca,\ual . a parti r de l a úl ti ma década del si gl o vei nte vi rri ¡.tr reci one' s
de Asi a, Afri ca y Améri ca Lati n¡r pueden aparecer como soci edades modernas y democráti -
cas, pero sobretodo. abi ertas al comerci o i nternaci onal . Si n ernbar-qo, esta l i -uera rmpresrón
requi ere de un anál i si s más detal l ado para entender como el model o neol i beral opera dentro
en el nuevo orden i ntemaci onal control ado por un
-grl l po
de cotporaci ones mul ti n¿rci onal es.
¿Cómo
es posi bl e entender l a economíi i de l i bre mercado y el neol i beral i smo cuando Ias
corporaci ones tr¿rnsnaci onal es con su control central i zado del di nero. sus regttl aci ones dc
preci os y gananci as, y sus si stemas central i zados de ¿rdmi ni straci ón domi n¿rn l a econonría
mundi al ? Antes de di scuti r esti .l s
)'
otra\ i mportantes cuesti ones. observemos el contexto del
nuevo orden i ntemaci on¿i l .
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL
Durante l os úl tl mos años el mundo ha carnbi ado drásti camente. La gran confrontaci ón
entre capi tal i smo y soci al i smo, l a cual empezó en I 917 con l a Revoh-tci ón Rusa, y conti nuó
a través de 1a Guena Fría después de l a Segr"rnd¿r Guerra l t' Iundi al hasta 1¿r década de l os
ochent a, t emi nóen
l 9S9conl ac¿i í dadel r nur odeBer l f u. El pr ol ongadoypr of undoconi l i c-
to que di vi di ó al mundo ori ental y occi dental . no exl ste nl i s.
Dentro de este contexto, si n embargo, ei mundo sc aprori nra al si gl o vei nti uno con Ll n¿t
nueva cri si s y confrontarci ón: esta vez, entre el Norte v el Sur o entre l as soci edades ri c¿i s e
i ndustri al i zadas del Norte en contra de l as soci edades pobres
1'
subdesan' ol l adas del Sur, o
sea entre el Pri mero y el Tercer Mundo. Al -sunos ej empl os srsni fi cati \.os de esta si tu¿rci ón
I
Cont ¡ adi ct or i ament e. al f i nal del si gJol ei nt c. cuandoel t nLr nl odel capi t al i snr oh: i si t 1. r ¡ nLl nci r d, r l t r l ¡ r é- . r l et odocl i nundt ¡ . ei
BancoN' f undi al publ i cósu1l i / br ni csr ¡ l ¡ r e¿| l esur r ¡ l | | onl undi ¿l l 990, enc1cua]
gr ande de l a década. I ) e ¡ cuer do al Banco N{ undi al
' ' mi l
mi l l r ¡ nes dc per sonas l t r ¡ r es del nl i r ni ' , r i t en eon i r n i nl t c: , r r nul t l
eoui val cnt e a 370 dól a¡ es".
: t
Al gunos de est os est udi os son: Osval t i o SL¡ nkcl ,
"N¿t r on¡ 1
I ) evel opment Pol i cl r nd Er t cr nl l Dcpt nt l cncc r n Ll t i n , ' \ ner i ca'
!ournti l r.,.f Devel opnent Stud¡es. t 1969-1 970); l l so
"T¡¿nsnati onal
Cl pi tl l and ¡"ati on¡i dcsi ntcgr.ati on i n L¡l i n Anteri c¡". Sat i ¡rl
al dEt : ¡ l t t ol t t i t : St ur 1i e' r . ( mar zoi 993) l Aní bal Pi [ t o, . . Not aS
Voi umen 39
( 2) , # 154
( abr i l - i unr o 1972) : Raúl Pr cbi sh.
"l nt cr nr t i onai
Tr adc l nd Pa1' nent s r n an Er a of Coexi st cncc. ". l ner i t t t ¡ t
Et r¡ t toní L' R¿r,l sw:
(XLIX. I 959).
111
AMERICA LATINA Y EL NUEVO ORDEN INTEI{NACIONAL
JORGE GI LBEKI C-
son l as i nvasi ones de Granada y Panamá, l os confl i ctos en Centro Améri ca durante l os ochenta
y pari e de l os noventa, l a
-guerra
en contra de Irak, el bl oqr-reo a Cuba y Li bi a. l as si tuaci ones
de Hai tí y Somal i a, etc. En este contexto no est¿i mos habi ando más acerca del Tercer Mundo.
si no que del írl ti mo mundo, el mundo de l os rnargi nal i zados y condenados de l a ti erra.
Los nuevos polos: el norte y el sur
A parti r del térmi no de l os "soci al i smos hi stóri cos" se observa nn mnndo con una al ta
concentraci ón de capi tal es en l as manos de unas pocas naci ones del Norte con-ere.eadas en el
denomi nado Grupo de l os Si ete: Al emani a, Canadi r, Estados Uni dos, Franci a, Ingl i i tcrra.
Ital i a y Japón. Estos si ete países, con una pobl aci ón de 800 mi l l ones de habi tantes, o sea el
207a de l a pobl aci ón mundi al , control an al resto del mundo, es deci r. 4.000 mi l l oncs de
habi tantes o el 80 Vo del as personas que habi tan en A{' ri ca, Asi a Aménca Lati na y El Cari bc.
Económi camente habl ando, el Norte con207o de l a pobl aci ón mundi al reci ben 82,' 7c/o del tt
ri queza mundi al mi entras que el Sul ti ene sól o acceso al 17.3 7o de l as mi sma (Ri chaLd:
1993: 34). En I960, el 20o/a de l a pobl aci ón mundi al más pudi ente tenían i ngresos 30 r' eces
más ai tos que el 20Vo más pobre; en 1990 estos ni vel es eran 60 veces más al tos. En l a
naci ones subdesarrol l adas l os sectores m¿i s ri cos concentran entre el 10 y 1,5 7c de sus pobl a-
ci ones l os cual es control an l a casi total i dad de l a economía y recLl rsos natural es. E,n Améri ca
LAt i na. el l 07a de l a pobl aci ón cont rol a el 95c/ c de l a t i erra arabl e
(Cast ro: 1993: 15).
El mi smo 20Va de l os habi tantes más pr-rdi entes del pl aneta que habi tan en el Pri mer
Mundo control an 81.27o del comerci o mundi al , 80.6V, de l as i nversi ones i nternas,94.6c/o de
todos l os préstamos y el 80.5 7o de l as i nversi ones mundi al es. Del rni smo modo, el 25c/c de
l a pobl aci ón que habi tan en l os países ri cos e i ndr-rstri al i zados cortsume n J)c/c de l a ener-eía
mundi al , l 5Vc de l os metal es, 80Vo de l as maderas y 60ck de l os al i mentos del pl aneta (f
bíd.).
De esta manera, el actual orden i nternaci onal no pr-rede exi sti r si n reproducl r' l a desi -eual dad
soci al . Si el resto de l os habi tantes de I pl aneta consumi eran con l os mi srnos ni vel es en cl ue i r-r
hacen l os países más poderosos y desarrol l ados del Norte, éste si mpl emente agotaría todos
sus recursos y no podríamos exi sti r. Así, para mantener l a actual estructura mundi al ha emer-
gi do una el i te i nternaci onal que control a l a economía y l as fi nanzas a ni vel mundi al , cl pocl er
mi l i tar, l a cul tura y l os medi os de comuni caci ones de masas. Este orden i nteruaci onal es
manteni do a un costo de U$ 900 mi l mi l l ones desti nados a equi pos mi l i tares por parte de l as
naci ones ri cas del pl aneta (Ri chard: 1993:34).
Debi do a que l a "amenaza roj a" del comuni smo se l a l l evó el vi ento y pi i ra l egi ti mrzar
a este nuevo orden i nternaci onal , se i ntenta i deol ogi zar l a nuer,a confrontaci ón regi ti ni i l
presentando al Sur como el nuevo enemi go del Norte. En esta vi si ón, se uti l i zan el ementos
tal es como l a exi stenci a de poderosos y pel i grosos productores de drogas y narcotri i fi cantes.
i nest abi l i dad
pol í t i ca, t errori smo. cri srs y conf l i ct os regi onai cs que producen una f ' uerl e i t t -
mi graci ón i l egal ,
j unto
a una al armante destrucci ón ecol ó-ui ca. todos productos del SLrr
¡-
l os
cual es ponen en seri o pel i gro l a exi st enci a mi sma de l os paí scs dei Nort e. A pcsl r que c¡t rl cs
una anti gua confrontaci ón entre ani bas regi ones, actuai rncnte ha al canzado Ll n¿i nucvn etapa
presentando caracteres cual i t¿rti vos muy di f' crentes a i os del pasado. Cual qr-ri er vi ol aci ón de
l as l eyes i nternaci onal es, si mi l ar a todos otros ti pos dc vi ol aci ones. el tcuentran
j Lrstrf
i caci o-
nes dentro del nuevo orden i nternaci onal . Así. l a si stenrítti ca y creci ente confrontactón Nor-
t e- Sur se
j r - r st i f i ca i deol ógi camer . l t e por medi o del neol i ber al i st no econónr i co y el
neoconservaduri smo
rel i gi oso, l os cual es cont ri buye a l eproduci r Ll l t t t l l evo modcl o
neocol oni al en el Tercer Mundo.
t 75
r) E
pA
RrA r\4 E Nr"1,?lt#' ¿]¡tt3r? 3k?'9J ft t, u o u DE C H I LE
Riqueza, Población y Pobreza
La concentraci ón
y central i zaci ón de capi tal es es posi bl e debi do a que l as naci ones
ri cas e i ndustnal i zadas del Norte han acumul ado tecnoi o-eías avanzadas l o que l es permi ten
depender cada vez menos del uso i ntensi vo de recursos natural es y l aboral es. Debi do a que
el Tercer Mundo ha sido tradicionalmente productor de materias primas y un mercado atrac-
ti vo para adqui ri r mano de obra barata, l a di stanci a entre el Norte y el Sur ha aumentado
consi derabl emente.
Durante l os úl ti mos 30 años por ej empl o, l os
j aponeses han si do capa-
ces de reduci r l a canti dad de materi as pri mas uti l i zadas en estos productos en un 337c
(Gorosti aga: 1993). Como resul tado.l os preci os real es de l as 30 materi as pri mas pri nci pal es
uti l i zadas en l a producci ón de ci ertos artícul os, l as cual es se exportan desde el sur. han caído
drásticamente.
Durante l as décadas pasadas, l as economías del Tercer Mundo han experi mentado un
dramáti co
proceso de descapi tal i zaci ón, en donde el creci mi ento del producto domésti co
bruto ha decl i nado drásti camente, de un 6.1c/c anual en el período l 96l y 1973, a un2.Bc/c
entre 1983 y 1990. Lo mi smo puede observarse con respecto al i ngreso per capi ta, el cual
cayóde t t n3. 3Vc ent r e 1961 y 1970 aun0. l c/ cenel per í odo 1980y 1990( Cast r o: 1993: l 4) .
El creci ente debi l i tami ento de l as economías de Afri ca, Asi a, Améri ca Lati n¿r y el Ca-
ri be nos l l eva a preguntamos si es que el Norte o el Pri mer Mundo aún necesi tan al Sur o al
Tercer Mundo. En l a medi da que hoy día podemos observar l a tendenci a de que l as matet i ¿rs
pri mas produci das en el Sur están si endo l eempl azadas por si ri téti cos i ndi can que l as ftterzas
producti vas ocupadas en di chos procesos l aboral es se h¿rn converti do en un el emento so-
brante. Las materi as pri mas de l a regi ón conti núan si endo extraídas, pero es i mposi bl e oci -r-
par toda l a fuerza l aboral di sponi bl e en di chos procesos extracti vos.
Esta si tuaci ón l l eva a una restructuraci ón del Tercer Mundo. Hoy día, a di ferenci a de l o
que ocurría un si gl o atrás, l a mayoía de l a pobl aci ón del Tercer Mundo es al go i nnecesari o
de acuerdo a l as perspecti vas económi cas del Pri mer Mundo. Lo que aún estír en demanda
son l os océanos, l os espaci os aéreos, l os recursos turísti cos, l a ener-eía natttral y l os arnbi en-
tes natural es del Tercer Mundo, aunque sól o sea para uti l i zarl os como vertederos de resi duos
tóxi cos i ndustri al es,
quími cos o atómi cos. Si n embargo, estas posi bi l i dades están total mente
suj etas al control económi co, tecnol ógi co y mi l i tar de l os países del Pri mer Mr-rndo.
Por estas razones el Norte no se ha reti rado del Sur, prefi ri endo presentarl a como Ll na
regi ón con un al to excedente de pobl aci ón, es deci r superpobl ada. Di cha sobrepobl aci ón.
contrari o a l o que sucedía en el pasado, es mi rada como una amenaza más que como Ll n
potenci al
l aboral favorabl e de ser uti l i z¿i do e i ncl uso expl otado para produci r. Mi entras l a
tasa de creci mi ento de l a pobl aci ón en l os países dei Pri mer Mundo entre 1960 y 1990 fue de
un 0,87o anual , en l os países del Tercer Mundo al canzó un promedi o de 2,3c/c en el mi smo
período. A parti r de 1990 hasta el año 2000 se esti ma que esta tasa aumentará un 2ol o en l o
países subdesarrol l ados
comparada a un 0,57o en l os países al tamente i ndustri al i zados. De
conti nuar esta tendenci ael g}c/o del creci mi ento de l a pobl aci ón mundi al ocurri rá, el .)tonces.
en i os países del Tercer Mundo (Ibíd: 16).
Así, el desarrol l o tecnol ógi co y l a estructura del capi tal i smo moderno ya no permi ten
l a expl otaci ón de Ia pobl aci ón excedente concentrada en el hemi sferi o Sur. Por l o tanto, tl na
pobl áci ón que no puede ser expl otada pasa a ser consi derada como al -so i nnecesari o. i níl ti l .
i ncl uso, como al go no debería ni exi sti r. Si n embargo, aútn estl t ahí y el nuevo cttpi tal i smo
tendrá nada que ver con el l a.
En este contexto, i ncl uso el concepto mi smo de expl otaci ón está cambi ando. La defi ni -
ci ón cl ási ca del concepto de expl otaci ón se refi ere a una fuerza l aboral di sponi bl e uti l i zada
116
AMEI{ICA LATINAY EL NUEVO ORDEN INTERNACIONAL
JORGE GILI]ERT C.
ef' ecti vamente en l a producci ón, en donde el producto del trabaj o es apropi ada por el capi ta-
l i sta. Esta fue l a tesi s fundamental desarrol l ada por Karl Marx durante cl srgl o 1 9. expresrda
a través del concepto de plusvalía.
El brasilero Ruy Mauro Marini (1914), unos de 1os fundadores de la teoría de la depen-
dencia, expandió la dimensión de este concepto dentro del contexto de América Latina refi-
riéndose a la superexplotación del trabajo. Marini demostró que la fuerza laboral latinoame-
ri cana estaba expuesta a un si stema más i ntenso de expl otaci ón al reduci rse l a parte del
trabajo social necesario cancelado a los trabajadores por los empresarios. Jaime Osorio ( 1 979)
basado en l as formul aci ones de Mari ni estudi ó l os efectos de l a superexpl otaci ón del trabaj o
en Méxi co, mi entras que André Gunther Frank, otro pi onero de l os estudi os de l a dependen-
ci a, l o hi zo extensi vo al Tercer Mundo.
Hoy día, si n embargo, l a si tuaci ón es tal que l a pobl aci ón del Grcer Mundo no puede
ser uti l i zada en su total i dad para l a producci ón capi tal i sta, como tampoco exi sten l as
i ntensi ones o l as posi bi l i dades de hacerl o en el futuro. Así, entonces, un mundo está emer-
gi endo en donde el ser expl otado, e i ncl uso superexpl otado, resul ta un pri vi l egi o. Mi entras
más i nnecesari a se consi dera a l a pobl aci ón l aboral de una soci edad l a noci ón de expl otaci ón
y superexpl otaci ón adqui eren una cada vez menor si gni fi caci ón e i mportanci a. i ncl uso en l a
conci enci a mi sma de l os trabaj adores. En efecto, l os trabaj adores ti enden a senti rse menos
expl otados cuando enti enden que son más pri vi l egi ados que aquel l os consi derado comcr
i nnecesari os o superfl uos en el proceso producti vo. Este ej érci to de mano de obra di spensa-
bl e no pueden i r a l a huel ga, tampoco ti enen ni nguna capaci dad negoci adora, y sus amena-
zas no ti enen si gni fi cado al guno.
El Pri mer Mundo necesi ta a l as naci ones del Tercer Mundo, pero no a sus pobl aci ones.
Este fenómeno coi nci de con l a transnaci onal i zaci ón de l os si stemas de producci ón, fi nan-
ci ami ento y mercado, l os cual es, por pri mera vez, permi ten l a creaci ón de un mercado gl o-
bal . En 1990, l a Naci ones Uni das esti maban que exi stían I .200 mi l l ones de personas vi vi en-
do baj o l os ni vel de pobreza en el Tercer Mundo. Por ej empl o, l a tasa de exportaci ón de
Améri caLat i naenel mercadomundi al cayódeun12, 4o/ o en 1980, aun3. 9o/ o en 1990(Gl yn
y Sutcl i ffe: 1992: 90).I¿s i nversi ones extranj eras decl i naron de tn 12.,3Vo a un 5,8ol o entre
1980 y 1989. Como resul tado, el número de personas que vi ven en l a pobreza en Amér' i ca
Lati na ha aumentado de 112 a 184 mi i l ones sol amente en una década; esto es, el 447c del
total de l a pobl aci én (Gorosti aga: 1993:23).
La parti ci paci ón de Asi a en el mercado mundi al fue 13,1 7a en 19-50, aumentó a l J
,BC/c
en 1980 para vol ver a decl i nar a un 14.07a nl l evamente en 1990. El caso de Afri ca es más
i mpresi onante. En 1950 al canzó un 5,2Va, en l 9B0 cayó a 4,l Vc, al canzado nn 1,9% sol a-
mente en 1990 (Gl yn y Sutcl i ffe: 1993:91). El efecto de esta si tuaci ón a ni vel mundi al es
desastroso 1o cual contribuirá a aumentar la deferencia
que
existe entre el Norte
y
el Sr-rr.
CAMBIOS MUNDIALES AL FINAL DEL SIGLO
Una vari edad de aconteci mi entos i nternaci onal es ocurri dos a fi nal es de si gl o vei nte
han i nfl uenci ado drásti camente el nuevo orden mundi al . Estos cambi os, si n l ugar a dudas,
tendrán un tremendo i mpacto en l as estructuras soci o-pol íti cas y económi cas del Tercer
Mundo, sus pobl aci ones y medi o ambi entes. Entre l as más si gnrfi cati vas podr' íamos men-
ci onar l as si gui entes: desi ntegraci ón del bl oqi -re soci al i sta, l a al i anza europea, el bl oqr-re del
Pacífi co, y el decl i nami ento de l a economía de l os Estados Uni dos. Anahcemos estos el e-
ment os en más det al l e.
171
DE
pA
RrA M E Nrollu"lt# 3f o3?3
t*?,9J
A t,, ^ I ) | ) E c I- I ¡ L E
Desintegración del bloque socialista
Este evento mundi al ha teni do una dramáti ca repercusi ón a ni vel i nternaci onal , abri en-
do una nueva etapa hi stóri ca en l as rei aci ones mundi ai es. Si n l ugar a dudas, en Améri ca
Lati na si empre exi sti ó una prudente cautel ¿r por pafte de muchos sectores de l a i zqui erda y
otros con respecto al mundo soci al i sta europeo, entenci i do como una al tern¿i ti va al si stema
pol íti co y económi co del capi tal i smo. Muchos i ntel ectual es e i ncl uso pol íti cos progresi sti ts
de l a regi ón i nsi sti eron en que l os países de l a Europa ori ental nunca desanol l aron un verda-
dero soci al i smo. Más aún, se argumentaba que di chas naci ones habían al canzado el stattl s de
soci al i sta
por decreto y no ¿r través de procesos revol uci onari os, l l egando i ncl ttso a fot' mar
una al i anza defensi va mi l i tar despr-rés de l a Segunda Guetl a Mundi al . durante el período de
l a Guerra Fría, con l a Uni ón Sovi éti ca a l a cabeza." En ese senti do, do-emati smo y model os
copi ados del bl oque ori ental afectaron a l os Parti dos Comuni stas de l ¿r i zqui erci a Lati no
Americana
y del Tercer Mundo.
Si n embargo, el coi apso del bl oque ori ental en Europa y de l a Uni ón Sovi éti ca ha
teni do graves i mpl i caci ones pam una gran canti dad de países del Tercer Mundo, especi al -
mente aquel l os que desafi aban el enorme poder y control ej erci do por el Norte. Por i i na
parte, pri vó a muchas naci ones de reci bi r apoyo económi co, técni co y mi l i tar por parte del
bi oque ori ental , en donde ei caso de Cuba, Mozambi que, Ni caragua (hasta antes de 1990) y
Vi etnam
(hasta 1995) consti tl l yen un buen ej empl o de esta si tuaci ón. Del mi smo modo, l ¿t
presenci a sovi ét i ca a ni vel mundi al cont ri br-ryó ¿r l i mi t ar y a oponerse a l os i nt ent os
i mperi al i stas de l os Estado Uni dos en el Tercer Mundo y aunque de una martera mÍs i l pat' etl -
te que real , l a Uni ón Sovi éti ca consti tuyó un constante desaño a l as pol íti cas i ntervenci oni stas
norteameri canas.
Así entonces, el bl oque soci al i sta con todas sus l i mi taci ones si rvi ó como
una murai l a de contenci ón
que permi ti ó al canzar un bal ance geopol íti co y como un factor de
apoyo para real i zar cambi os i mportantes en el Sur. El col apso del bl oqLre ori ental . si n em-
bárgo, dej a l as puertas abi ertas para desarrol l ar nuevos model os pol íti cos e i deol ó-ei cos en el
Tercer Muncl o, de acuerdo a sus cul turas, val ores y necesi dades específi cas.-
La unificación europea
El fi n del si gl o nos dej a cu una nueva Europa uni fi cada i deol ógi ca, pol íti ca y econó-
mi camente, un proceso el cual se desanol l ó en menos de medi o si gl o. Esta al i anza reútne a
enemi gos i rreconci l i abl es del pasado, tal es como Al emani a, Ital i a y España por un 1ado.
ó
Una buena i ndi caci ón de est a si t uaci r i n son l os escr i t os del Chc Guevar ¡
)
sus pl ant eaml ent os acer cc de i os i nccnt i vos nl of al es
vcr sus i ncent i vos mat e¡ i el es.
"Sobr e sacr i f i ci o y dedi cacr ón. " cont eni dos cn cl l t hr o Yet ucr ¿t t ns: t r ¿' r i l r ) s, r Di . st ur sos dal Cht
Guevunt . La obr a ut i l i zada en cst e t r ab¿Uo cor r esponcl e ¡ l a ver si ón r ngl csl . edi t ar i a por Jt t hn Ger assi . The l v{ acnl j l l an Companl .
New
yor k,
1968. Est e esc¡ i t o es uno cl e l os pr i mer os i nt cnt os de def l ni r al honbr c
¡
I 1l nt ul er soci al i st a el l el cont cxt o de Cuba.
como a l a vez. i mponer l os i ncent i vos mor al es sob¡ e l os econ( r mi cos a t r r r ' és de unr t Í pt c. r pol í t i ca económi cr est at al . Tl mbi én. r ' cr
el f amoso cl i scur sb
' ' Sobr e
el si st ema pr csupuest ar i o de f i nanci amj ent o. ' en dondc c1 Chc Guever a di scut e l as di l i ' r cnci r s ent l c el
si st ema económi co sovi ér i co
( basado
en i ncent i vos mat er i al cs)
¡ , el
si st eme cubano que el Ch¡ consi dcr aba nr í s apr opi adr . cs dcci r .
un model o basat l o en i ncent i vos mor al es ( Op. ci t . pp. 292- 3 I 6) . Fi nal ment e. r ' er l a r espuest a dcl Che Guer ar a a Char l es Bct t cl hei nl
t i t ul ada
' , pl ani f i caci ón
soci al i st ¿". cn el mi smo t r abaj o ci t ado. En cst a pol ómi ca. el Che Gt ¡ er ar . a c| i t i cl ba 1os post t r l ados soci al i st es
or t odoxos de Bet t el hei m apl i cados en l a Uni í r n Sovi ét i ca, basados cn l a def i ni ci ón capi t al i st a del val or . El Che r echazaba cst r
defi ni ci ón al mi snto ti empo que i ntentaba dcnrostrar que tal si steni i l de pl anrfi caci ón
-si stenl :i
de i i nanci ani i entt¡ autól l ol l l o- se
de¡ i vaba de una f al t a de l t en el hombr e y l a r nui e¡ soci al i st a ( Op. ci t . pp. 401- 409)
r
La denomi nada Guer r a del Gol f o de 1991 en cont ¡ a de l ¡ ak cs un buen ej eni pl o del
"nuevo
r - . r den nt undi al . Desde l os pl l l ner o\
i ni ci os del conf l i ct o f ue muy cl ar o quc l os Est ados Uni dos y sus al i ados eur opcos ut i l j zar j en l l i uer z¡ ml l i t ar en vez de l a negocl aci ót l
pol í t i ca o cl i pl omát i ca cn cont r a dél gobi emo de Sadam Hussci n. l vI á- s i npor t ant e. est : i l cci ón mi l i t ar por par t c dc l ¡ s nr ci or l ( ' :
pocl er osas i nt ent aba demost r ar r l ¡ est o de l os paí scs del Ter cer Mundo l o quc l es podr í a ocur ¡ i r a I os que i nt el l t ar ¡ n desaf l ar sLr :
i nt . r . r a, o
pl anes. Los sovi dt l cos. a t r ar , és dcl gobi er no dc Gor bachov. ol l t l r on est a \ cr por sumi l r se a l a dcci si ón de l as Nl ci ot l ¡ .
Uni das
y nó vet ar l a al t er nat i va mi l i t ar
178
AMERI CA LATI NA Y EL I ; UEVO ORDEN I NTERNACI ONAL
JORGE CI LBERT
( - .
j unto
al resto de l as naci ones el l ropeas. Cual qui era que hr-rbi eran si do l os probl emas, l a Uni ón
Europea conti núa movi éndose en aras de l a consol i daci ón y sol i di fi caci ón de cl i cha ¿i l i i i nza
pol íti ca y económi ca. De esta manera, l ¿rs bases para l a creaci ón de un Estado f' ederal sl l pra-
naci onal que asl l ma l a responsabi l i dad de i mpl ementar Ll na gran canti dad de acti vi dades,
rnci uyendo asuntos pol íti cos cl aves. pol íti cas externas, y defensa, conti núran consol i dári dose
acel eradamente.
Las doce naci ones envuel tas en esta al i anza vi sual i zan al mercado europeo.
formado por vari os mi l l ones de consumi dores. como un l ugar estraté-gi co para detener el
desafío i ntemaci onal representado por Japón y i os Estados Uni dos.
En efecto, una Europa uni da podría l l egar l convr-rti l se.
j Lrnto
al Japón, en Ll n centro
mundi al comerci al y fi nanci ero. Esta si tuaci ón ha comenzado ¿i crearl e al -eunos probl emas a
l a hegemonía mundi al ej erci da hace ya un rato por l os Estados Uni dos, pudi endo i ncl uso
l l evarnos a una nueva
"est' era
de i nfl uenci a" a ni vel mundi al . Este es el desafío enfrentado
por l a Admi ni straci ón del Parti do Democráti co encabezada por el Presi dente Bi l l Cl i nton.
para evi tar futuras consecuenci as probl emáti cas para l a economí¿r de l os Estados Uni dos.
Potenci al mente, esta si tuaci ón podría abri r l as posi bi l i dades para Améri ca Lati na y otras
naci ones del Sur para tomar ventaj as de i a decl i naci ón del poder económi co norteameri cano
para sus propi os benefi ci os. a través de tratados comerci al es y otros arre-u1os fi nanci eros.
Emergencin del bloque de la cuenca del Pacífico
Si n l ugar a dudas que a fi nal es del si gl o vei nte el sureste asi áti co y l a regi ón de l a
cuenca del Pacífi co han emergi do como podercsos centros comerci al es y producti vos, al rc-
dedor del poder económi co del Japón. En una extensi ón menor. tambi én ha emergi do l a
asoci aci ón de l os l l amados Nuevos Países Industri al i zados del Asi a del este, i ncl uyendo l a
Asoci aci ón de Naci ones del Sureste Asi áti co
(ASEAN).3
Si n embargo, Japón aún no si do capaz de resol ver probl emas pol íti cos y de segr"rri dad
en l a re-ei ón para
j ugar
un rol coffespondi ente a su poderío económi co. Estos asuntos tto
resuel t os han i mpedi do que Japón consol i de un vi srbl e y cohesi vo bl oque si mi l ar a l a Uni -
dad Europea o al NAFTA
(North
Antericcttt Free Trctde Agreentent).
La ASEAN y otras al i anzas económi cas de l a regi ón i ncl uyen a aqr-rel l os países con
al tas tasas de creci mi ento baj o l a hegemonía del Japón. formando el área económi ca más
próspera a ni vel mundi al . En ese senti do, esta regi ón se ha transformado en Ll na zona de vi tal
i mportanci a
y atenci ón por parte de l os
j aponeses.
Durante l a década de l os ochenta. casi ei
J\o/a de l a ayuda ofi ci al para programas de desarol l o proporci onada por el gobi erno del
Japón fue di ri gi da haci a l os países asi áti cos, un I 57o al Afri ca, y sol amente un 1Ocl c a Amé-
ri ca Lati na. Del mi smo modo, un gfan canti dad de l as exportaci ones
j aponesas, cerca del
30a/o, se canal i zan haci a l os países asi áti cos
(Itoh: 1992:201).
A pesar de l a i nvasi ón y ocupaci ón ni pona durante l a Segr-rnda Guerra Mr-rndi i rl y su
vi si ón i mperi al con respecto al Asi a en el pasado. el ementos col rtunes tal es como rcl i gi ón y
cul tura,
j unto a fuertes senti mi entos anti mpel i al i stas en contra del mutl do occi dental . pro-
porci onan a Japón un ambi ente favorabl e para l l evar a cabo est¿r al i anza económi ca. El el e-
vado rendi mi ento económi co de l a economía ni pona cortsti tuyen. al mi smo ti empo, Ll n po-
deroso i mán para ci mentar esta poderosa al i anza entre l as naci ones de l as regi ones asi áti cas.
Así, en l a medi da que el Mercado Común Europeo y el NAFTA se exti enden y foftal ecen. e,
Japón necesi ta l a al i anza económi ca con Asi a como Ll na forma de escapar dei ai sl ami ento y
competenci a
por parte del resto de sus ri val es europeos y norteameri c¿l l tos. I)entro de este
s
Est a asoci aci ón est á f or mada po¡ Mal asi a. Tl r l andi a. l ndoncsi r . Bl unei . St ngl pur
- u-
1l s Fi l i pt nl s
119
D E
pA
K f A r\,r E N r.,ir?i?ff ¿li iá'r? ¡9 k?f
'J
t,,, o', D E c H I L E
contexto cabe preguntarse si al gunas áreas del Tercer Mundo, y en nuestro caso, de Améri ci t
Lati na pueden benefi ci arse de estas acti vi dades comerci al es.
Jápón es una naci ón pragmáti ca. Desde el fi nal de l a Guerra Mundi al . esta n¿rci ón
adoptó l a posi ci ón de trabaj ar asoci ado con l os Estados Uni dos más que como Lrrl país l ído-
i ndépendi ente.
Esta estrategi a económi ca ha probado trabaj ar exi tosamente y por l o tarl to no
ti enen razones para cambi arl a por el momento. Desde esta perspecti va, a pesar qr-re l os
j apo-
neses no son bl ancos ni mucho menos cri sti anos, 1a di ni rmi ca del Grr"rpo de l os Si ete ti el l de ¿t
atraer este país dentro de l a órbi ta del Norte. Al mi smo ti empo, el Japón está consci ente del
control
y de l os i ntereses geopol íti cos de l os Estados Uni dos en Amél ' i ca Lati na y otras
regi ones del Tercer Mundo y no ti ene, por el momento, ni ngítn i nterós en antagotl i zar ¿r l os
norteameri canos.
En ese senti do. l a di stanci a entre el Norte y el Sur se l tcLcci cnta.
El declinantiento del poder económico de los U.S.
Al mi smo ti empo que el Presi dente George Bush procl amaba el tri unfo del nuevo or-
den mundi al después de l a caída del muro de Berl fu, l a economía de su país estab¿r si cnd<-r
afectada por una severa recesi ón. El probl ema pri nci pal consi ste en qLl e l os Estados Uni dos
ha si do i ncapaz de control al su défi ci t fi scal y comerci al mi entras c1ue, al tni smo ti empo. se
encuentra atrapado en un enorme gasto mi l i tar.
El défi ci t fi nanci ero, el cual ha teni do un profundo i mpacto en el país. ha genendo un
enorme endeudami ento
cl e su economía. El peri ódi co Fi nanci cLl T' i ntes deI l 0 de Jul i o de
I 99 I
,
i ndi caba que i a de uda públ i ca había al canzado l a astronómi ca suma de 300 mi l mi l l o-
nes de dól ares a fi nal es de 1989. El dól ar, una moneda tradi ci onal mente uti l i zada como
fuente de reserva i nternaci onal , ha perdi do gradual mente sl t statl l s pref' el cnci al cayendo de
unJl , 4c/ c, al comi cnzo de 1973. aun5€/ c af i nal es de 1990. Durant e el mi smo perí odo. por
el contrari o, l a parti ci paci ón del marco al enán aumentó de un 5,5 7c aün 19,JCl c, mi entras
que l a del yen
j aponés
aumenté de cero a 9,1V0
(Gl yn & Sutchf' e: 1992: 911.
Por otra parte, l os Estados Uni dos han perdi do su competi ti vi dad tecnol ó-ui ca y pro-
dr.rcti vi dad, debi l i tando l as posi bi l i dades de mantener su he-eemonía mundi al a menos que
conti núe uti l i zando su poderoso aparato mi l i tar e i deol ógi co. En efecto, di cha hegernonía ha
si do posi bl e a través de i nverti r 300 mi l mi l l ones dt: dól ares al año en arnamentos. y ¿1 stl
capaci dacl de control ar dos terci os de l os medi os de comuni caci ones de m¿rsas del pl i i neta.
Si n embargo, debi do a l a aguda cri si s econti mi ca que ¡travi esa este país, l a admi ni straci ón
del Presi dente Cl i nton se vi o fbrzada a reconsi derar sus pol íti cas i nternaci onal es y donl i ni o
mi l i tar, l l evándol o
gradual mente a abandon¿rr parte de su model o neo-i mperi al i sta. Lo mi s-
mo puede observarse en l a i nsti tuci ones fi nanci eras en l as cual es l os Estados Uni dos han
ganádo hegemonía económi ca tal es como el Banco Il tterameri cano de Desarrol l o. el Banco
Mundi al , el GATT, y 1a Organi zaci ón para l a Cooperaci ón Económi ca y Desarrol l o. Esta no
es una deci si ón vol untari a
y l os Estados Uni dos está aútn i ntentando mantener sr"r posi ci ón
domi nante, l a cual se encuentra actual mente desafi ada por sl l s al i ¿i dos. y a l a vez, competl -
dores europeos y
j aponeses.
El si Jtema de expl otaci ón i mpuesto en el Tercer Mundo tambi én se ha expandi do al
Pri mer Mundo. afectando a l os Estados Uni dos mi smos, como al resto de l as regi ones deJ
Nor t e. i ncl uyendo ahor a a Eur opa del est e. Act Lt ul meni e no e\ i \ t e t l l l \ i \ t el ni l expl ot at i r o
di ferente para l os Estados Uni dos y el resto de l as Améri cas v el Cari be. La búsqueda de
mano de obra barata, materi as pri mas y mercados ha sobrepasado l as fronteras i nternaci ona-
l es. Hace ya Ll n rato que l a i ndustri as nol teani eri canas comenzaron a ser transferi das haci ¡
180
AN' I ÉRI CA LATI NA Y EL NUE\ ¡ O ORDEN i N' I EI I . NACI ONAI -
JOI I GE GI LI ] EI { I C,
Améri ca Lat i l l a y ol . ras regi ones pl ovocl rndo t l c: pi dos ml t si ro: y t t nl r l rl t l t cesl t t l t i l t L' l l t rc : t '
pobl aci ón, l a cuál tambi én ha sufi i i l o l a el i mi n¿rci ón de servi ci os soci al es tanto a ni vel esta-
tal como federal , y en donde l a pobrezi r se expande a tr¿rvés de toda l a naci ótl . Durante l os
úl ti mos I 5 años, éi i ngr.to rl el 57, de l os sectorcs más pudrentes de este país ha ¿i umentado
50 veces, mi entras
que l as entradas del 60c/o de l os sectores más baj o de l a pobl aci ón han
vi sto sus i ngresos reduci cl os si gni fi cati v¿i mente.
Actuai mente, uno de cada ci nco ni ños vi ve
en l os ni vel és de pobreza
(Burbach: 1992:240¡. Del mi smo modo. es muy l ' recuente cncon-
trar hoy día en l aJentradas de l os moderno s sho¡t¡ti rtg ce nters o nrcl l s de l os Estados Uni dos.
u gr,,pt5, de i ndi vi duos con l etreros sol i ci tando trabqo a cambi o de ¿i l i mentos
(v' ork.f' or
f ood); '
Si n l ugar a dudas, el nuevo orden económi co mundi al está afectado severamente a l ¿r
economía
dé l os Estados Uni dos. Apesar de que l l o cs rventLtrado afi rnl ar qLl e unl ntl eva
etapa hi stóri ca se ha i ni ci ado no sól o por el col apso del soci al i smo hi stóri co y l a Unrón
Sovi éti ca, el futuro no se ve muy proml sori o para el Sur y para un ampfi o sector de l a
pobl aci ón de l os Estados Uni dos
y Canadá'
EL MODELO NEOLIBERAL
El model o neol i beral actual promueve, fundamental mente,
l a total Ii berl ad de movi -
mi entos de capi tal es, bi enes y servi ci os,
j unto a una ampl i a apeftura de l as economías de l as
naci ones
y reñci ones de competenci a en eL mercado mundi al , dentro de una absol uta i nde-
oendenci á. En contraste, 1a fuerza l aborai es l a úni ca mercancía
que no posee l i bertad de
mercado, exi sti encl o constantes
presi ones por parte del Estado para reduci r su val or y costo.
Di chas medi das
puecl en i ncl ui r desde mecti das l egal es, pasando por 1a represi ón de l os nl ovi -
mi entos l aboral es, coaptaci ón de l os si ndi catos
y or,sani zaci ones de l os trabqadores
y st-ts
1íderes.
El neol i beral i smo
promueve enérgi camente
l a el i mi naci ón de l as funci ones regul adoras
del aparato Estado,
j unto a l a desnaci onai i zacrón
y pri vati zaci ón de sus bi enes y servi ci os.
En oi ras pal abras. en vez de uti l i zar al Estado, tal como ocuría en el pasado, este model o
económi óo
promueve ql l e sea el mercado el encargado de determi nar el creci mi ento de l a
nroducci ón, di stri buci ón,
renovaci ón tecnol ógi ca, e i ncl uso, l as necesi dades soci al es. Aquí.
el probl ema pri nci pal es que una vez que se reduce y debi l i ta el rol del Estado, se di smi nuye
l a capaci dad de l i economía naci onal para detener y confrontar l as presi ones fi nanci eras
externas. Más aún, el Estacl o es el úni co mecani smo que exi ste en un¿l naci ón que puede
crear l as i nstanci as necesari as
para suavi zu l os efectos de l as presi ones, l as cri si s i nterna-
ci onal es
y otros probl emas si mi l ares.
pará
al i vi ai l as consecuenci as soci al es negati vas del model o neol i bel al . l os promoto-
res de este si stema económi co han el i mi nado ci ertos espaci os tal es como 1a ncgoci aci ón
col ecti va cl e l os confl i ctos l aboral es, favoreci do el creci mi ento de l a economía i nformal ,
¡'
l a
puesta en marcha de al gunos programas de asi stenci a soci al . 1os cual es ti enetr un efecto más
propagandísti co
que ,"á1"t, tál eJcomo l a extensi ón de pagos de cesantí¿i y bi enestar soci al
i "n
"l -.uro
de l as naci ones desanol l adas)
y l a creaci ón programas de empl eo míni mo, en el
q
ñr*..'¿.¡.
*' l"r** r I p t.**iffi
'
,.ru-l t-udo J. un^ pérrl i da de 4,5 mi l mi l l ones cl c dól arei cl úr¡rnte ese ati o. En ese mi sno períod0.50.000 eni pi eos fueron el rmti l ados
.n
"i ' ,n*i .i pi o
ci e 1os A¡gel es. haci endo que l a txsa cl e desenpl co.aurncnl arr,de 6,l c/c ¡().' 1c/c
(Mi l l i band y P.rni tch: 1992' l )'
-' ¡n
oi i u¡r.' ¿. I 99 I
,
cl nñmero de norteameri canos rec i brentl o al udt I trar' ós de programas al i menti cl os
(Food Stanps) al canzaban
u i ,i ' .i i i on., ¿. p.rronur. .r,t..i i . .i
g,Oq"
O. l u pobl acrci n. Onci meses entes, l ai mi smas estadísti cas i ndi caban que sol amente 3' 2
mi l l ones de i ndi vi duos est aban acogi dos a est e pl an de l yuda al i nent i ct l i '
181
REVISTA I)E SOCIOLOGIA
DEPAKI' AMENTO f)E SOCIOLOCIA UNIVERSIDAD I)E CH]LE
caso de al gunos países de Améri ca Lati na.
El di scurso neol i berai acentúa l a i deol ogía que pregona l a i nca¡raci dad del Estado como
admi ni st r ador y empr esar i o.
j unt o
a ur ) a sel i e de noci one: . i nt er pr ct aci oncs. y
¡ r i nci pi o:
esgri mi dos para promoci onar di cho model o económi co. Entre estas noci ones y prrnci pi os
el evados a l a categoría de dogmas uni versal es por parte de l os neol i beral es. se pueden men-
ci onar l a competenci a, una fuerl e di sci pl i na l aboral , pragmatrsmo, y el reempl azo de l as
agrupaci ones soci al es de masas por grupos pequeños o i ndi vi duos, como l os agentes i nter-
medi ari os e i nterl ocutores pnnci pal es en l a soci edad.
Los proponentes del neol i beral i smo tambi én enfati zan que l a reorgani zaci ón de l a eco-
nomía mundi al de acuerdo a l os nuevos i ntereses y necesi dades del capi tal i smo y l as corpo-
raci ones mul ti naci onal es. son el resul tado de l a evol uci ón hi stóri ca de l as soci edades. Más
i mpoÍante, esta evol uci ón hi stóri ca se presenta como un proceso al cual todas l as naci ones
ti enen que uni rse i nevi tabl emente. De este modo, esta l ógi ca se uti l i za para
j usti fi car
l a
desnaci onal i zaci ón de i os Estados deAméri ca Lati na como parte del costo que l a regi ón
debe pagar para i ntegrarse al
"nuevo
orden económi co mundi al ". Reprtamos, l o anteri or se
refuerza con l a caída del l ,' l oqr-re soci al i sta y el desmantel ami ento de l a Uni ón Sovi éti ca.
Fi nal mente, de acuerdo al model o neol i beral , el concepto de soberanía. desarrol l o.
j usti ci a soci al y democraci a, tambi én han si do redefi ni dos. Desarol l o, por ej empl o, se des-
cri be como una meta que todos l os países pueden al canzar si estos se unen al proceso neol i -
beral , el cual se presenta como una etapa que requi ere
"ti empo y sacnfi ci o". Así. l a
j r"rsti ci a
soci al se defi ne como Ll na funci ón de l as oportuni dades creadas por el esfuerzoi ndi vi dual de
l as personas, mi entras que l a democraci a es un val or uni versal si n un conteni do de cl ase o
cal i fi caci ones pol íti cas de i zqui erda y derecha.
EL MODELO NEOLIBERAL LATINOAMERICANO
La i mpl ement aci ón de l os model os neol rberal es en Améri ca Lat i na muest ran t rcs ct e-
pas muy cl aras. El pri mer período, i ni ci ado cerca de l os fi nal es de l a década de l os sesenta.
cuando l as economías de l a regi ón había promovi do l a i mpl ementaci ón de l os procesos
desarol l i stas de i ndustri ai i zaci ón, basados en un protecci oni smo de Estado. A pesar que
al gunos neol i beral es durante ese período no formul aron pol íti ctrs bi en pensadas y raci ona-
l es, l os precursores de este model o cri ti caron
"l a
apertura" de l as economías de Améri ca
Lati na. Al rni smo ti empo, sns proponentes sostenían que l a esta-tnaci ón que afectaba l a i n-
dustri al i zaci ón de ci ertos países era el resul tado de l a i nefi ci enci a. pri nci pal mente del Esta-
do, el cual se ha caracteri zado hi stóri camente por ser un pésrmo admi ni strador. Los neol i be-
ral es atri buían bási camente esta fal ta de efi ci enci a por parte del Estado a l a carenci a de
competenci a extema, y en donde l a i nfl acrón se atri buía a l os esi l erzos de l os gobi ernos
regi onai es para esti mul ar el empl eo y ei creci mi ento económi co.r" A mcdi ados de l os seten-
ta, l a tendenci a para abri r l as economías regi onal es a l os i nversi ones y crédi tos extranj eros
se acentuaron. El model o del economi sta Mi l ton Fri edman
l Ll nto
a sus segui dores, rn/rs co-
r 0Est as
"aber l ur as" en l as economí as Lat i noamer i canas no f uer on apl i cades ¡ t od, r - \ l ( ) 5
¡ r í scs
de l : i r . ' gi r i n. En cf cct o. , : l desanol i 0
del pr oceso de i ¡ dust r i al i zaci ón sr gui ó di f er ent es pr ocesos en cl cont i nent e. Pr í - ses t ¡ l c' s c¡ no, \ r g! ' nt i n: i . Br asi l . Col onr bi a. Chi l c.
Ur uguay y NI éxi co comenzar on di cho pr oceso a f t nal es del si gl o di eci nueve como r esLl l t ¡ di r de dl l er ent es - si t uaci oncs. Du¡ anl c l os
per í odos quc van ent r e l as dos Gue¡ r as Mundi al es. est e pr oces0 de i ndust ¡ i al i zaci Li n sc l nt ensr f i có en i os sci s paí sr ' s menci onados
baj o el al er o del Est ado, f i nanci ado con capi t al cs naci onai es. Ot r o gr upo de naci ones. Per ú
¡
Venczuel a. pr omovi er on el
pr oceso
i ndustri al después de l a Segunda Guerra Mundi al , pero baj o l a i ni ci ati va di recta del capi tai c\tranj ero. Ll s naci oncs centroanrcri canas.
Ecuador, Paraguay y Bol i vi a en Sud Améri ca, sól o comenza¡on l a i ndustri al i zaci ón a partrr de l os sesenta. tamhi én baj o el controi
di recto del capi tal extrani cro, promovi do por
l os gobi ernos l ocal es
1,
l a Al i anza para c1 Progreso del Presi dcntc Kcnncdr' . Par¡i
mayor det al l esdel ospr ocesosdei ndust r i al i zaci ónenAmér i c¿Lat i navcr cl t r abaj ode Vanr aBr r nbi r r a. I ' ) l t a¡ l i t t l i r nr dt l t er r l i et ut ,
I uti ttoume rí catu¡.
(Si gi o XXI: N' l éxl co: I 973).
182
AMÉIi ICA LATINA Y EL NUEVO ORDEN INTEI{NACIONAI,
JORCE GI LBERT C'
noci dos
como l os Chi cctgo bor-s y sus pol íti cas neol i ber¿rl es'
comenzaron
a predomi nl r ett
Aménca
Lati na.
Durante
l a segunda
etapa, este model o neol i berai se apl i có.en
una forma radi cal en
uuri o,
i ái r"r.
Si n ei mbargo,
como una.precondi ci ón
a su ap¡caci ón'
fue necesa' o l l evar a
cabo una seri e de gotpesi e estacl os ori l ntados
a l a i ' stal aci ón
de drctaduras
mi l i tares
parn
que se hi ci eran
cargo del Estacl o
(Vasconi : 1974)' E' ste fue el casode
Brasi l en 1964
y I 968'
i l ; ; , *"; i q¿6l cl , i l ""n
l gTj , Argent i nayUrr-rgr-rzryen
1976. ' Enpaí sescomoChi l e' por
;j ;;;i l I;"ono.níu
se abri ó total mente a l ós capl tai es,y
servi ci os
extrani eros'
El rol dei
Estado. entendi do.o-o
un t"gul ador económi co
i
benefactor
soci al ' tal como ocl l rría en el
pasado, fue rápl damente
el i mi nado'
"
A1 fi nal del
período ci e l os regímenes
mi l i tares
que control aron
l a re-si ón entre i 964
¡'
1990, 1os nuevos
gobi emos ci vi l es
que asumi ercn se el l contraron
total mente atrapados
por
una enorme
¿"uOu
"*t"Áu.
Los gobrl nos del Cono Sur i ntentaron
ap¡car al gunos fórmr"rl as
soci al -demócratas
como model ó económi co,
desarrol l adas
por Conti si ón
Económi ca
para
Améri ca
Lati na,
más conoci da como l a CEPAL, en parte porque el neol i beral i smo
estaba
cl emasi ado
asoci ado
con l os mi l i tares,
pero tambi én, debi cl o al temor de que l os efectos
negati vos
de este model o económi co
pó,i ríon afectl r sus pretensi ones el ectoral es'
A esto
debemos
agregarl e,
el t emor de al gr-rnas de l as l l l l evas' aut ori dades
cl vi l es de poder
sobrevi vi rcon
sus frági l es
gobi emos d"emocráti cos
debrdo a 1a conti nua
presi ón de i os mi l i -
tares
y sus asoci ados'
el gran capi tal naci onal
y extral uero'
La transi ci ón
A" üi "gí*Énes
mi l i tares a t.egímenes el ectoral es
ci vi l es se asoci ó rápi -
damente
con
..democrati zac' rón".
La real i dad, si ri embargo,
vi no a demostr¿rr
que esto fue
sól o un cambi o
de régi men
que no al teró o cl esafi ó el pocl er de l as. i nsti tuci ones
más críti cas
del Estado tal es como l as Fuerzas
Armadas, i os servi ói os de i ntel i genci a'
i os servi ci os ci vi -
l es, l os bancos central es
y el poder
j ucl i ci al . Tambi én se hi zo evi dente
que mi entras
l os
mi l i tares
habían retomado
et goui .rrl ó a l os ci vi l es, l as fuerzas armadas
retenían un srgni fi -
cati vo
poder de veto sobre el
i ro."ro
de
"redemocrati zaci ón"' Los crímenes de l esa mz¡es-
i rJ, f.' -"f"ci ón
de l os dereóhos
humanos,
l a si tuaci ón de l os mi l es de desapareci dos
y
^.ri nu¿o,
por l as mi l i tares,
l a corrupci ón
y otros hechos i mportantes
fueron si l enci ados
y
;;L;;;"r
pór l a i mpuni dad.
Las nuevas autori dades
ci vi l es el egi das
deci di eron abandonar
estas controversi al es
materi as, concentrándose
en l a protecci ón
y prornoci ón del model o
neoliberal
puesto en práctica por las fuerzas armaclas'
La tercera
"rupá
d"l model o neol i beral
se cl esarrol l ó
con l a cri si s ocurri da durante l a
década
del ochenta,
"uando
l a profundi zaci ón
de l a deuda externa
forzó ttmuchos
p¿íses de
ia r"giOn a abandonar
sus experimentos
social demócratas'
Al respecto, dos elementos
pue-
den señal arse
para
"^pri .ui
Jsta tendenci a.
En pri mer l ugar. 1os gobi emos ci vi l es no pudi e-
ron crear un model o
que l es permi ti era
"rputi ' 1.
adecuadamente
el creci ente costo de l os
u¡ur*,
económi cos.
en ,"grnao l ugar, l os países de An-rér.i ca
Lati na experi mentaron
un
enorme
presi ón en sus económías
poi parte del capi tal extranj ero'
a través de 1a deuda exter-
na. Como resul tado,
al fi nal de l oi ochentu
y .onri "nro de l os noventa, el model o neol i beral
se consol i dó
en Améri ca
Latrna. De acuerci o a Petras
¡r
Morl ey
(1992: l 3). durante este
p"ri "Já
"f
Producto
Oo*¿rti .o
Bruto. cayó más de un 8%. Países como Arge¡ti ¡a'
Bol i vi a'
'lerri
y Venezuela,
por su parte, experimenfaron
caídas entre Lln 24 y ttn 26 7o
Tbíd)'
.
El ori gen de l a cri si s de l a década cl e l os ochenta
que permi ti ó l a consol i daci ón
del
model o
neol i beral
en Améri ca Lati na requi ere al guna atenci én'
A parti r de l os ci ncuenta
hasta l os ochenta,
l a masi va afl uenci a
cl e óapi tal ei tranj ero transnaci onal
produi o un c13cr-
l r para
un anál i si s más detal l ado dcl Estado Nl i l l tar, ver cl trabaj o cl e Tonl ás A. Vascotl i ' Gr¿r¿ cu¡ti tttl
I
nti l i ttri z' ¿ti ti n en Anti ri t ¿
L¿¡i ¡¡u,
(Méxi co: Edi tori al EIIA' 1978)
183
REVI STA DE SOCI OLOCI A
DEPARTAMENTO DE SOCIOLOCIA UNTVERSIDAD DE CHILE
miento promedio anual de 570 (Sánchez-Otero:
1993: 19). Como resultado de esta expan-
sión económica dependiente, las economías de América Latina se insertaron dentro del mar-
co general del capi tal i smo i mperante en esa época y l as i ndustri as de l a regi ón y sus model os
de substitución de imporlaciones perdieron su carácter nacional. Ciertas áreas del sector
agrario también se adecuaron paraalcanzar el mercado internacional, pero lo más importan-
te fue que los sectores más críticos de las economías re-{ionales pasaron a ser controladas
por capitales extranjeros, produciendo una casi total subordinación en áreas como las cien-
ci as y l a tecnol ogía.
La resi stenci a i ntema por parte de al gunos sectores y gobi emos naci onal i stas y popu-
l i stas
--baj o
el l i derazgo de l a burguesía i ndustri al -- l os cual es se habían ori gi nado duranre
l as pri meras décadas del si gl o di eci nueve, fracasaron en sus i ntentos de proteger sus proyec-
tos económi cos. Di chos model os fueron, entonces, rápi damente dej ados de por l ado y l a
burguesía abandonó sus esfuerzos ori gi nal es de resi stenci a para termi nar fi nal mente uni én-
dose a l os i nversi oni stas extranj eros y converti rse en sus asoci ados menores.
Los gobi ernos de Arnéri ca Lati na
v el Cari be comenzaron a sol i ci tar crédi tos extranj e-
ros, l os cual es, a parl i r de l os setenta estuvi eror.l rápi damente di sponi bl es para pal ear l os
efectos negati vos de esta nueva subordi naci ón al capi tal i ntemaci onal . Por medi o de estos
crédi tos extranj eros, l os gobi ernos de l a regi ón i ntentaron resol ver el probl ema del deteri oro
de l os térmi nos comerci al es, el sobreprecro del val or del dól ar, l a fuga de capi tai es, l a care-n-
ci a de i ngresos para fi nanci ar l as necesi dades bási cas del Estado y otros efectos de l a trans-
naci onal i zaci ón. Las i nyecci ones de di nero obteni do a través de préstamos en el exi ran-
j ero
si gni fi caron que vari os gobi ernos pudi eron conti nuar apoyando sus compl ej os i ndus-
tri al es y sus correspondi entes model os de susti tuci ón de i mporl aci ones por Lrn rato, aunql l e
i gual mente termi naron atrapados por l as agenci as credi ti ci as y el capi tal foráneo. Si n embar-
go, l os compl i cados y perni ci osos mecani smos de l a deuda externa vi ni eron a agravar esta
cri si s al fi nal de l os setenta, conti nuando durante l os ochenta.r2
Concl uyendo, el nuevo orden económi co mundi al , baj o l a hegemonía del Grupo de l os
Si ete, ha acrecentado l a cri si s no sól o en Améri ca Lati na si no que, tambi én, en el Tercer
Mundo a través de i mponer a l as naci ones deudoras del Sur l a i mpl ementaci ón de aj uste
económi cos extremadamente pesados y onerosos para sl l s pobl aci ones. Di chas medi das
draconi anas por parte del Norte ti enen como funci ón pri nci pal asegurar l a cancel aci ón de l a
enorme deuda externa acumul ada por el Sur Si n embargo, est¿i estrategi a tambi én apunta a
apoderarse de l os abundantes recursos natural es, bi enes y servi ci os del Tercer Mundo en
compensaci ón por l a reducci ón de sus deudas extemas, especi ai mente cuando cada vez es
más evi dente para el Pri mer Mundo l a i mposi bi l i dad real que l as empobreci das y subdesa-
rrol l adas naci ones del Sur enfrentan para conti nuar canal i zando sus capi tal es l íqui dos haci a
el Norte.
CONSECUENCIAS DEL NEOLIBERALISMO
Los efectos del neol i beral i smo en l a mayoúa de l os países de Arnéri ca Lati na ha si do.
si n l ugar a dudas, desastrosos, cuyas característi ca pri nci pal es se expresan a través de l :
privatización y el control extranjero de sus economías. En efecto, la re-etón se encuentra er
medi o de un profundo y acel erado proceso de restructuraci ón económi ca y apropi aci ón ci e
' t
Acerca de l os mecani smos que generan l a deuda externa ver cl capítul o III dc nuestro trl bqo 77i e Bri tl ge Betw,eart Curtutl tt
Lut i nAmer i t ' a( conMar i oLee) . Tan. t bi ét t Lt l cunt : el uci óndcl ut | eLr l nel | er t t r l l ' el t t u¿l ' ot l l
en l a Habana en 1985.
184
AMÉR] CA LATI NA Y EL NUEVO ORDEN I NTERNACI ONAL
JORCE GILBET{T C.
sus si stemas
producti vos. En Méxi co, por ej empl o, de 1050 empresas estatal es en 1983'
úni camenre
285 permanecían como tai ei en 1990
(Tei chman: 1993). Al térmi no del período
presi denci al
de Sal i nas de Gortari en 1994, Méxl co conservaba
prácti camente ni nguna tn-
áustri a estatal si gni fi cati va. Un poco más tarde, el gobi erno mexi cano compl etó el proceso
de repri vati zaci ón
de todos l os bancos naci onal i zados en 1 982'
' Tan
pronto el Presi dente Sal i nas de Gol tari tomó el poder, su gobi erno comenzó a abri r
rápi damente
l a economía de su país a l os i nversi oni stas extranj eros. En mayo de 1989, l as
i "i ", *"^i .unas
fueron modi fi cádas
para permi ti r l a operaci ón de corporaci ones foráneas y
.l a
entrada de capi tal es i nternaci onal és
en l as áreas control adas
por el Estado. En
j r-rni o del
mi smo año 1989, el Presi dente Sal i n¿rs de Gortari i ni ci ó conversaci ones
i nformal es con el
presi dente
George Bush y el Pri mer Mi ni stro canadi ense Bryan Mal roney
para est¿i bl ecer Ll n
tratado de l i brei omerci b.
Mi entras el gobrerno mexi cano ofrecía abol i r prácti camente l a
*.V".f, de sus tari fas aduaneras
y restri ccrones
pari r l os i nversi oni stas
extranj eros, al mi s-
;;ii;;p"
se preparaba para vend-er el poderoso sector de comunicaciones
controlado
por el
Estudo, fel éfónoi de M3xi co,
j unto a rn paq.t"te cl e otras empresas públ i cas. Lai ntenci ón
del gobi erno era recol ectar 2Ó mi l mi l l ones de dól ares a i a brevedad
posrbl e (Lederrna:
1990: 1) .
El caso de Argenti na tambi én es si gni fi cati vo.
A mi tad del año 1989, el gobrerno
j usti ci al i sta del Presi dente Menem, un soci al demócrata conveni do al neol i beral i smo'
se
Lmbarcó en un a-gresivo
plan de pnvatización y medidas de austeridad orientados a renovar
i á
".ono-fu
de s"u país. burante ese período, i mportantes i ndustri as estatal es en el área de
l as comuni caci ones
y el transporl e fueron vendi das a corporaci ones
mul ti naci onal es euro-
f"o,
y norteameri canas.
Del mi smo modo, 60c/a de l a poderosa compañía estatal de tel éfono
h," aáqri ti Oa
por dos consorci os, Ll no europeo
y el otro de l os Estados Uni dos' De acuerdo
u-p"i ro' r
y Uoi tey
(1992:54), de un total de-2,3 mi l l ones de obreros en Argenti na. un mi l l ón
de el l os perdi eron sus empl eos entre l os meses de octubre de 1989 y octubre de 1990'
De acuerdo a l os estándares uti l i zados en l os países desanol l ados,
l as i ndustrtas cafac-
teri zadas
por una baj a producti vi dad y tecnol ogía anti cuada en manos de pequeños y rnedi a-
nos propi etari os, han i i do el i mi nadas
y sus productos reempl azados
por artícr-rl os i mporta-
dos.
La rápi da apertura de l as economías regi onal es al capi tal extranj ero responden a l as
necesi dadei
i nmedi atas de generar i ngresos para servi r su enorme deuda extenl a. Si n emb¿rr-
-qo,
esta si tuaci ón ha si gni ñcado
practi camente desm¡rntel ar el Estado, l o cual ,
j unto a l i rs
i ri vati zaci ón
de l as emi resas estatal es
y l os drásti cos cortes i i l presupuesto de l a naci ón. han
ori gi nado un al armante
i ncremento de 1a cesantía y un al armante creci mi ento de l os ni vel es
de pobrezas de una manera nunca antes observados en ese pal s'
Chi l e, uno de l os más orgul l osos ej empl os del mocl el o neol i beral , en 1969, es deci r
cuatro años antes del gol pe mrñtar que dárroóara al Presi dente Sal vador Al l ende. 28.57c de
l a pobl aci ón vi vía en i á p^oUr"ru. En 1919, después de sei s años_de gobi erno rrri l i tar, el ni vel
de pobreza había aumen tado a 36To,l l egando a 42a/o en 1 989
(Rui z hgl e: 1991 : 46)'
En Costa Ri ca, el porcentaj e de l a pobl aci ón que vi ve baj o l os l íni i tes de pobreza,
tambi én ha aumentado dramáti camente
en .sól o ci nco años: desde un 18,67c en 1987 a 24,4c/n
en 1991. Del mi smo modo se esti ma que al redecl or del 3JC/c, de l os trab¿tl adores recl bían
sal ari os i nferi ores al míni mo requendo por l a l ey
(l nforpress: 1992: 6).
En el caso de México. la iasa cle cesantí¿i es de alrededor del 20c/a mientras que el
subempl eo
es casi el dobl e
(Escobar: 1991: 9). El creci mi ento del sector i nformal de l a
."ono*íu
-i ndi vi duos
subempl eados
y pequeñas empresas- creci ó un 80c/o durante l a década
de l os ochenta, 1o que consti tuye un i ncl i cacl or si -eni fi cati vo de 1a i nestabi l i dad
que caraci eri -
185
REVI STA DE SOCI OLOCI A
DEPARTAMENTO DE SOCIOLOCÍA UNTVERSIDAD DE CHILE
za el model o neol i beral mexi cano y su i nhabi i i dad para crear empl eos sufi ci entes.
En Ni caragua, después de l os dos años de estabrl i zaci ón y aj ustes estructural es que
si gui eron a l a derrota el ectoral de l os sandi ni sta (1990-1992),53.000
ni caraguenses perdi e-
ron sus trabaj os, afectando fundamental menteal sector producti vo en comparaci ón con aque-
l l os que l aboraban en l os sectores de servi ci os y comerci o. La recesi ón en l a producci ón
si gni fi có l a pérdi da de otros 36.000 empl eos en l os grzi ndes compl ej os agrícol as e i ndusrri a-
l es y en l as empresas de l a construcci ón. El sector más afectado por l os aj ustes económi cos
del nuevo model o neol i beral fue el manufacturero en donde un terci o de l os traba.j adores
(16.000 obreros) fueron despedi dos durante este período (Envío: Mazo de 1993: 19-20).
La Igl esi a l ati noameri cana tambi én ha deci di do hacerse presente en el debate acerca
del neol i beral i smo y sus efectos en l a pobl aci ón. El Obi spo de Chi mbote. Perúr. Lui s Arman-
do Bambarón, en un mi ti n del Consej o Epi scopal Lati noameri cano (CELAM)
sostenía que
en su país l a pri vati zaci ón de l as compañías públ i cas y l a reducci ón de l a oportuni dad se
traduj eron en despi do masi vo de 500.000 empl eados. Más aún, de acuerdo al prel ado. sól o
el l Va de l a pobl aci ón l aboral reci be un sal ari o
j usto, "debi do
a que el neol i beral i smo esrá
sól o preocupado de l a efi ci enci a, haci endo al éxi to económi co más i mportante qLl e l os seres
humanos, y en donde el puebl o paga por sus errores" (L. P.: 8 de abri l de 1 993: p. l
).
El Arzobi spo de Cal i , Col ombi a, Pedro Rubi ano, agregaba a l o sosteni do por el Obi spo
Bambarón que el neol i beral i smo l ati noameri cano "ha permeado todos l os países como re-
sul t ado de una real i dad común. Apesar que est e model o t i ene al gurros ¿rspect os posi rrro: .
l os costos soci al es son muy al tos, i ncl uyendo l a tremenda separaci ón entre pobres y ri cos. l a
cual en vez de di smi nui r está si endo cada vez más ampl i a" (Ibíd.).
La preocupaci ón de l os obi spos parece ser correcta. De acuerdo a l a CEPAL, en 1990
aproxi madamente 44Vo de l a pobl aci ón de Améri ca Lati na (183 mi l l ones de personas) ri -
vían dentro de l o que se desrgna como l os ni vel es de pobreza. E,sta ci fra representa Ll n au-
mento de 112 mi l l ones de habi tantes con respecto al año 1970. Aproxi mad¿rmente l a mi taci
de este grupo, es deci r BB nl i l l ones de l ati noameri canos fueron señal ados por el i nformc
estar vi vi endo i ncl uso baj o di chos ni vel es míni mos de
pobreza (i ndi gentes).
EL NUEVO ORDEN MUNDIAL YEL NEOCOLONIALISMO
Como resul tado del model o neol i beral , l os gobi emos de Améri c¿r Lati na han si do r i r' -
tual mente forzados a abandonar sus esfuerzos para al canzar pl ena soberanía naci onal y un
verdadero desarrol l o económi co. A parti r de l a rndependenci a. r' runc¿t antes l as pol íti cas
-eu-
bernamental es de l a re-ei ón fueron control adas y rnanej adas tan di rectumente pof a-{cnci r.r.
extranj eras como l os son hoy día, a través del BID. el Banco N{undi al y otras organi zaci one.
credi ti ci as i nternaci onal es. En ese senti do, el neol i beral i srno se haconverti do en si nóni nl o
de neocol oni al i smo tanto en Améri ca Lati na como en el Cari be. cuyos úni cos benefl ci ari o:
han si do l as corporaci ones t ransnaci onal es y sus al i ados resi onal es: un grupo reduci do de
l as cl ases domi nantes de cada uno de esos países.
Pol íti cas con respecto l aj ustes estl uctnral es h¿rn si do l l asi r,amente adoptadas pol l o.
nuevos
"regímenes
el ectoral es" de Améri ca Lati na y del Canbe. En gran medi da, e stas pol í-
ti cas han si do el resul tado de severas presi ones por parte de agenci as credi ti ci as extranl era\.
l as cual es han
j ugado
un i mponante rol en l as procesos i uternos de l os países de l a resi ón
Estas agenci as que i ncl uyen al Bl D, al Banco Mundi al . al Fondo Monetari o l ntemaci onal . el
Chemi cal Bank, están todas conectadas con gobi emos. b¿i ncos pnvados y
grupos
que l ci úrLr-
como i ntermedi ari os del Norte,rr l as cual es e.j ercen Lrn enorme controi de l as econoni ías r
18ó
AMÉRI CA L, { TI NAY EL NUEVO ORDEN ] NTERNACI ONAI -
JORGE GI LBERI C.
gobl ernos de l os países de Améri ca Lati na y el Cari be. La mayoría de di chas pol ítrcas
i i ""tuA"n
a l os organi smos
naci onal es, una si tuaci ón
que reduce l as posi bi l i dades de auto-
áLi"rminu"ión,
leglimidad de los regímenes políticos y autonomía
para desarrollar e rmpo-
ner sus propi as oPci ones' rl
ttl uy
i o"ot
i i sputarán
que l a l egi ti maci ón domésti ca de un gobi emo y sus autori dades
ofi ci al es,
programas
po1íti coi , e i nsti tuci ones
púrbl i cas se encuertran
general mente l i mi ta-
das a menos
que ese gobi erno pueda mej orar l os ni vel es de servi ci os
que proporci onrl i .l sLl s
ci udadanos.
Este no es el caso cl e l as soci edades de Améri ca Lati na l as cual es nada pueden
h;;;;
t"r
sus pobl aci ones cuancl o cuentar con reduci dos i ngresos y ttn subdesarrol l o cróni -
co. La apl i caci ón
de pol ítrcas que contempl an aj ttstes estructLtral es
i ntol erabl es tal es como
recl ucci ón de i mpuestos a l as córporaci ones,
recl ucci ón de l a barreras
protecci oni stas, el i mi -
naci ón de s¡bsi ái os
y pri vati zaci ón de l as empresas púrbl i cas, especi al mente
Ias más renta-
bl es. conducen
a i a transferenci a
y acumul aci ón de l i qtrezas el r l l ts manos de una pequeña
él i te cl omésti ca
y sus asoci ados i nternaci on¿rl es'
En Chi l e,
por ej empl o, l a tasa de i ngreso de|20c/o más ri co de l a pobl aci ón en 1969 era
44,5ck,.onl porudo
óoni ,Oqo del 2}c/c más pobre de l os chi l enos.
En 1988. el radi o entre
ambos sectores soci al es cl e este país fue de 54.6% y 1.4ch, respecti vamente
(Rui z Tagi e:
l gg2: 46).
Ent re l 9B2 y 1989. l a remi si ón de ut i l i drdes
y pagos de i nt ereses a l as corpora-
ci ones mul ti naci onal es
y bancos total i zaron 281,5 mi l Ini l l ones de dól ares'
De acuerdo
al Ti mLs rf the Ame ri cas ( 1 0 ci e e¡ero de 1990, p. 3), ' na ' ez deduci dos i os
nuevos
préstamos e i nversi ones, Améri ca Lati na conti nua si endo ttn exportador neto de ca-
pi rut"r, i o, qu" esti man en 200 mi l mi l l ones de dól ares. Ett este senti do, l a i ntensi dad de l ¿rs
presi ones externas
y apoyo a este model o económi co al l mel -l tan
mi el l tras que' al mi smo
ii"*po, se reduce ei upóyo intemo de la economía' una sitr-ración
que se traduce en coÚes y
debi i i tami ento
de l a educaci ón,
programas de sal ud, bi enestar soci al y servi ci os
públ i co.s'
Como resul tado, se produce unui t"ói "nte al i enaci ón de l os sectores
popul ares, ori gi na' do
J"r"onr"nro
y mobilizaciones
sociales las cuales abren las pllefias a nllevas estrate-eias disi-
áentes
para ési sti r di chas medi das. De esta manera, l a credi bi l i dad de l as estructuras
pol íti -
;;r-t,.i r
autori dades
comi enzan a ser severamente cuesti onadas a pesar de l os esfuerzo de l a
or"nru
ofi ci al i sta
para conti nuar
promovi endo el model o neol i bsal . Lo anteri or se ref-uerza
a través de l as di si repanci as
que
".erg.n
entre l a retóri ca de l a l egi ti maci ón de l os regíme-
nes l ocal es
y l a i mpl émentaci bn
de l oi programas
pol íti cos y económi cos
de l ¿rs él i tes l oca-
l es.
Confi ontados
con l os desafíos al mi to pol íti co del neol i berahsmo
de l a regi ón y l a
creci ente
oposi ci ón
popul ar cl e l os sectores m¿' i s postergados, l as cl ases domi nantes debert
recuri r at vi e¡o trucó de l a represi ón. si n embargo. entre má.s dependi ente se tr¿rnsforma
r-tn
Estado del ust de l a fuerza, más se debi l i ta en térmi nos pol íti cos y económi cos' A pesar de
esta antrgua verdad,
para mantener l a estabi l i cl ad soci oeconónti ca
en l os pi i íses de Aménca
Lati na ei necesari o i mponer l a i nestabi l i dad
pol íti ca. una si tuaci ón
que desl egi ti ma a l os
denomi nados
gobi emoi
"democráti cos" el egi dos despuí:s del retomo de l os mi l i tares a sl rs
cuaÍel es.
EstJtambi én
vi ene a cl emostmr
que 1a
"cl emocni ti zaci ón" pol íti ca y soci o-ccotl ó-
mi ca no pueden reconci l i arse dentro cl el cl esarrol l o dependi ente
expresado a través de l a
i r par a
una di scusi on accr c: l de l os ví ncul os cl c l os gr upos l nt er nos
] ,
c\ t el nr r s . : l Ll c r f ect an l a: i j l ol í l i cas de cl csat t ol l o' 1' l os pr occst t s
de Amér i ca I - at i ne,
ucL el t r abaj o r l c Dou- gl as Chal nt ; r s. l l ) | \ el opi ng i n t hc I ) cr . i pher l : Exi cr nai Fact or s i n L¡ t i n , \ nl et i cr n Pol i t r cr ' .
el l Pot t ' er t l l u1Sot : i t t l Ct l t t t r ol : soci . r 1j ' ¡ r ] l r ¡ ¿i r ¿sLt l t t l : l l ¿l r
r l El
Banco l nt cr amencano de Dcsa¡ r ol l o
( BI D) . pot c. j e nl pl t t . es Lr n. i or gt l t i zaci ón i i nar cl er a l nt er nacl onal i i bi cr i dacn\ \ ' asht l l gt ol l
D. C. dcsde l g5g. El l l l D . u. n, o. o, r 28 pai scs mi cmbi os i i el hei l l i sl er i J occi dent al
1'
17 l l er a t l e l a r egr i i n' . En t odos sus años cl t
í p. . . i j ". . 1- i i i u
r * pi opor ci onar l o l 5Ó mi l mr l l ones de dól ¡ r es en pr ést amos r , l i l cr ent es. pt nycct os
del
- f cr cer
i \ 4undo Esl c
orsani smo cuenta con o,,a,nu, ,afi *at.i cn Án,¿t.i c,r Lati na
1
cl cari be para rcl aci onarsc con hs auk)ri d¡des l ocai cs y supcrvi sl r
l as-fórmul as )' -
proyectos patroci nados por cl Bl l )'
t B7
DE'ARTAT\4ENr,,L?¡#8ttisít8k?,9JAt'oooDECHrLE
pol íti ca de l os aj ustes estructural es apl i cados en Améri ca Lati na y el Cari be.
Esta realidad fuerza a los gobiernos regionales a enfrentar severas contradicciones
respecto a l a bonanza neol i beral y l os efectos en sus pobl aci ones respecti vas. En pri mer
l ugar, cuesti ona l a noci ón de que l os profundos cambi os soci al es que se ori gi nan en l a soci e-
dad pueden ser "arbi trados" y resuel tos a través de l os mecani smos propuesto por l as
"de-
mocraci as el ectoral i stas" en soci edades dependi entes y subdesarrol l adas. En segundo l u-uar,
l a i dea de que el Estado es un mecani smo neutro en l a soci edad, cuyas si tuaci ones y deman-
das confl i cti vas
pueden ser
"arbi tradas", pi erden credi bi l i dad entre l as cl ases soci al es que
forman di chas soci edades.15 En ese senti do, como un tercer aspecto, l a creenci a de que l os
cambi os de l a actual estructura soci o-económi ca de l as soci edades de Améri ca Lati na pue-
den l ograrse si n al terar el rol del Estado, se convi efte en Lrna materi a al tamente cuesti on¿i bl e.
Fi nal mente, el model o neol i beral i mpl antado en Améri ca Lati na y el Cari be consti tuye un
seri o desafío a 1a noci ón de que un Estado naci onal es el encargado del bi en común de l a
naci ón demostrando,
por el contrari o, que estos operan como mecani smos que manti enen l a
natural eza dependi ente y el subdesarrol l o de esas naci ones, una si tuaci ón que sól o benefi ci a
al gran capital nacional y extranjero.
El sector informal
El neol i beral i smo
produce neo-margi nal i dad, eufemísti camente desi -snado como ei
"sector i nformal de l a economía", compuesto por vendedores cal l ej eros de di f' erentes artícu-
l os, i ncl uyendo
j ugos y comi das, l ustrabotas, cui dadores de automóvi l es, acarreadot' es de
bul tos, músi cos y arti stas cal l ei eros, etc. En real i dad, este sector de l a economía es uno de
l os efectos más promi nente y pemi ci oso del model o neol i beral tanto en sus di mensi ones
humanas como económi cas, pol íti cas e i deol ógi cas. Dentro de esta reconceptual i zaci ón neo-
l i beral de l a margi nal i dad l as sol uci ones pri vadas y fami l i ares han veni do a reempl azar a l a:
soci al es, dando l ugar a una vari edad de ti pos de economías mezcl adas y di ferenci adas i uter-
namente en Améri ca Lati na y el Cari be. Estas fbrmas de economías i nfbrmal es hetn adopta-
do di versas característi cas dependi endo fr-rndamental mente de l as necesi dades y ni vel de
oportuni dades
para l os habi tantes en sus respecti vas l ocal i dades.
Una de l as modal i dades adoptada por estos sectores se refl ej a en el expl osi vo des¿rrro-
l l o de mi croempresas
que trabaj an con l os grandes con-el omerados o prestan scrvi ci os ¡l
sector i ndustri al en áreas tal es como l a i nformaci ón. l a publ i ci dad, mercado, seguri dad. r' e-
paraci ones y manteni mi ento y l i mpi eza. Los propretari os de estas peqr.reñas empresas a me-
nudo se encuentran en l os l ími tes mi smo de l os ni vel es de pobreza, en donde l os tmbqado-
res asal ari ados de l as mi smas reci ben i ngresos que bordean l os márgenes de subsi stenci ¡
míni mos, si n benefi ci os soci al es, ni seguri dad l aboral .
En el caso de Chi l e, por ej empl o, el sector i nformal empl ea actual mente el 45c/o de l i
fuerza de trabajo
(Van Hemeyrick: 1992 154). El pago de bajos salarios también han forza-
do el i ngreso de l as muj eres a l as di versas f uent es product i vas baj o condi ci ones de
superexpl otaci ón,
l as cual es en 19J6, consti tuían e\21,6% de l a pobl aci ón l aboral del paí:.
aumentando al 34,6 en 1989. La mayoría de estas muj eres trabaj an en l os sectores má:
desorgani zados de l a economía y que al mi smo ti empo pagan l os sal ari os más baj os" El 2,5c,
r 5Est af or mul aci ónpol í t i cadel Est adonoesal goor i gi nal enAmé¡ r caLat i na. Enel pasado. l anoci óndcunEst adoubi cado
sci : .
l as cl ases soci al es" en l a soci edad. cuyo rol es actuar como medi ador entre l os di ferentes sec¡ores soci al es fue uti l i zado durant¿ .
regímenes popul i stas de fugenti na (Rosas y l uego Perón). Jani o Cuadros y Gctul i o Vargas en Brasrl . Pedro Agui rre Cerda
¡
-l ¡.--
Ant oni oRí ósenChi l e. Est af or madeEst adocor r espondeal anoci ón"bonapar t i st a"del ni smo. anal i zadaext cnsi vant ent epot
h-
Ma¡x en su obra cl ási ca, El di edocho de Bntnarío.
r 88
AMÉRICA LATINA Y EL NUEVO ORDEN INTERNACIONAL
JORGE GILBER| C.
de estas muj eres,
por ej empl o, se desempeñan como si rvi entas domésti cas'
Del mi smo modo'
lu, nu"uu, ápott*iOuáes
de emplms támporales en la agricultura son llenadas con mujercs
las cuales trubu¡un durante los péríodos de cosechas
y recolección de frutas, contratadas
por
sal ari os
míni mos
y con prohi bi ci ón absol uta de organi zarse
para negoci etr sus condi ci ones
l aboral es
y val or del t rabaj o. r6
En óosta Ri ca, ci ertás fuentes i ndl can que entre 1980 y 1990 l a expansi ón del sector
i nformal de l a fuerza de trabaj o urbano aumentó del l 4 al 22a/o
(Lati n Ameri ca Weekl y
n"pon, Octubre 29, 1gg2). De.spués de mantenerse
prácti camente.constante.
ah' ededor de
l l i k entre 1980 y 1986, l a cate-eoría
"empl eado por cue nta propi a" di o un sal to al canzado un
22,9Vaen
1987 y un24,8c/o
"n
i 9g I . Si n émbargo, el 53% de esos trabaj adores
i ndePendi en-
tes se ubi caban
-baj o
l os ni vel es míni mos cl e
¡robreza
en l 99l ,
mi etrtras
que sól o e1 39,8% de
l os trabaj adores
ai al ari ados de ese país escapaban de esa cl asi fi caci ón
(CEPAS: 41-49)'
E' Méxi co, l a economía i nformal creci ó un 807o durante l a década de l os ochent¿r
(Escobar: 1991: 9). At ravés
de l os parques i ndust ri al es, crédi t os
1'
f aci l i dades admi ni st rat r-
uas, el gobi erno de ese país promovi ó entre i os comerci antes margi nal es
y l os
"empresarl os
i nformál es"
a i ntegmr sus aóti vi dades
con l as grandes cotporaci ones
mr¡l ti naci onal es, espe-
ci al mente
a través del si stema de l as maqui l adoras'
El model o neol i berai tambi én ha ci eado un ti po de economía
popul ar traduci da en l a
creaci ón de pequeños tal l eres, negoci os fami l i ares, i ndustri as caseras, o peqtl ei l os negocl os'
con tres o cuatro asoctados, tal esi omo
pequeñas amasanderías,
coci nerías, artes¿rnías' ti en-
das y al macenes
pequeños, restaurantes, café, bares, etc. Este ti po de acti vi dades económi -
.u, óp"run al recl edoi de un dueño cl e casa, frecuentemente con l a col ¿rboraci ón de 1a fami l i a'
Dependi endo
de sus resui tados operaci onal es,
estos peqti eños negoci os
puede n l l e-l ar a trans-
formarse en ml croempresas,
cl ear unos pocos trabaj os más, y produci r al -Qunas r-rti l i dades
para l os rnuni ci pi os, estados o provi nci as, vi a i mpuc' stos'
Otra exprési ón económi ci desarrol l ada a parti r del neol i beral i smo es l ¿r fbrmaci ón de
organi zaci ones
popul ares económi cas consi stentes en grupos pequeños en un barri o' gl ' Ll po
u"?i nut u orgoni ri ci ón
que recurren a formas coi ecti vas
para t' esol ver l ¿rs necesi dades
y
nrobl emas so;,oi "r,
económi cos, l egal es y cul tural es más i nmedi atos. Así. es posi bl e obser-
' var
l a masi fi caci ón
de ol l as col nunes' comedores popul i i res, formaci ón de coopel ati vl t
para
aornptu, o vender al i mentos, cooperati vas cl e artesanos, cl íni cas l egal es. etc' pl l fe resol vcr
l os pi obl emas de l os sectores más postergacl os de l a pobl aci ón. Otras i ni ci ati vas han consl s-
i i Jo' .n
programas de entrenami eni o
auspi ci ados
por organi zaci ones de i gl esi as y agenci as
no grb"mJ-ental es
(ONGs) como, por ej empl o, srupos
de sa1ud, comi tés de construcci ón
cl e vi vi endas,
comi tés de obreros cesantes, etc'
Las l ni ci ati vas
i ndi vtdual es cl enomi nad¿rs como i nformal es i ncl ttyen acti vi dades tal cs
como vendectores
cal l ej eros. servi ci os domésti cos
-l i mpi adores
de I' ent¿ttras.
j ardi neros'
aseadores de casas. recoi ectores cl e basuras, músi cos cal l ej eros, cui di rdores de al ttomór¡i l es.
!
muchos ot ros t i pos de of rci os si mi l ares. Est as act i vi dades si rven pat ' a cornpl ement rt t ' al gu-
nos vacíos del mercado, aunqtl e, si n embargo. l a nl ayoría de l as veces son el rcsul tado de l a
Í,
En su edi ci ón cl cl
,1
cl e abri l de l
gg-.1.
el Ne w Yo¡k Ttmc i nl i r¡l nrbi i cl l tl l sl Astante nl e. que c1 Gobi erno dc chi l e esti i br exhl bLel l (1('
. , ' é; ; t ; ' ; g; i encl desanol l or | el r r ogr i i ml sor i ent l doShaci al osl l cg( ) c1( ) s
. ' u". go. . , i . p. , i ódi conor t el mer t canosost ení eqt l eest as. . cc¡ r npr ñi ¡ snor cgt st l achs. qLl cnop] gl nl nl p| l eSt oS. s( ) 11
l ) I oÚuct | \ as. cunpof Jspr oo, o' , ' . ] . , cl . ' . ] e. r p, n. l i r ' . . l un. ¡ l l l . ] l l t . l | l ncl l l .
i ;;;;;;;i ,;;;' ..ti .i
l i .*pt.r.,"
rrabaj an ncnos dc ci ' co person.s
¡
sr-.n críti crts para i i r cconomía ci cl pi rís ya qLrú cnrpl crn er
+0% de l a fuerza l aboral y al 806/r dc l os sectorcs mís pobrcs dcl
pl ís
Cual qur cr a
que sean est os pr ogr ar nas. l a r eel i t l ad ar . i l : ^ un i mpi r r t l nt e scct or dc i al ucr za l abor l l chi l cnl no t i encl l acccso 1l t l l ' )
empl eodccent epar asu0sl st l f . i ar ef e¡ cnci ecl cl pcr i t i r ] i ct l nor t canl cr i cl n! . : t ccl - cacl el as' . er l pl L: sl . s. . i nt o¡ l n¡ l esq| l enopagl I
;' ' ró;!i ;. ;i ;;' d;o L.n .rurl *",i ,.rá basr¿nre i i si bl e. P¡reci crr scr quc el N¿rr' /¡rrt Ti arc rl api audi r 1arl rc¡l or,d¡nrent!. rl
gobi crno chi l eno estuvtcrr promovi encl o un i n,puerto públ i co a l t pobrcz:i para segLr ír pri val i zl ndo l as enpr esas pú bl i cas v i i nl i nc i ¡r
: ] l ; i ; ; ; ; ; ; ar Áa¿. s
y poi i . i . l . , quc r epr i mcn a l os pobr es dcl paí s cLr ando est os demandan t mpl eos
¡ "
sr l ar i os cl t guos'
189
REVISTA DE SOCIOLOGIA
DEPARTAMENTO DE SOCIOLOGIA UNIVERSIDAI] DE CHfLE
i ncreíbl e creati vi dad de l os sectores empobreci dos para ori gi nar acti vi dades l aboral es que
l es permi tan generar i ngresos para sobrevi vi r y subsi sti r. Al gunas veces, estas acti vi dades
empresari al es popul ares pueden operar vi ncul adas a empresas formal es e i ncl uso corpora-
ci ones, cumpl i endo funci ones auxi l rares que di chas empresas no qui eren l l evar a cabo para
de, esta forma, el udi r el pa-9o de benefi ci os l e-9al es a sus trabaj adores e i mpuestos a l as
muni ci pal i dades o
-eobi ernos.
Esta fórmul a consti tuye otra forma de acceso a m¿tno de obra
barata y un mecani smo para esti mul ar e i ncrementar l a tasa de
-gananci a
por parte de l as
grandes empresas.
Otras i ni ci ati vas de sobrevi venci a tambi én han si do desanol l adas por ci ertos sectores
de l a pobl aci ón para pal ear l os efectos del model o neol i beral . Estas varían desde subsi di os
estatal es a l os i ndi gentes hasta pedi r l i mosnas en l as cal l es. Como resul tado, l os sectores
más empobreci dos cuentan con mLl y pocas oportl rni dades económi cos debi endo, por l o tan-
to conformarse con sobrevi vi rforzadamente dentro de espaci os muy r:duci dos, i ncl uyendo
acci ones del i cti vas como hurtos, e i ncl uso ¿rcci ones vi ol entas tal es como asal tos y robos a
mano atmada. Las acti vi dades que se real i zan fuera de 1a l ey han aumentado notori amente.
especi al mente al rededor de l os centros urbanos más densamente pobl ados de Améri ca Latt-
na y el Cari be. Las zonas margi nal es de estas regi ones se han transformado en l u-eares con
al tas tasa de cri mi nal i dad, ni vel es de vi ol enci a y acti vi dades i l egal es debi do a l a cesantía.
empobreci mi ento y mi seri a de ampl i os segmento de sus pobl aci ones. Entre el l as podemos
señal ar l a prosti tuci ón de muj eres, hombres y ni ños, secuestros. ventas de ni ños, de órsanos.
tráfi co y venta de drogas, robos de casas, al l tomóvi l es
¡,
otros.
La respuesta a l as acci ones del i ctual es de l os sectores más empobreci dos ha si do repre-
si ón y brutal i dad por pafi e de l as autori dades de gobi erno y l as a_genci as credi ti ci as i nterna-
ci onal es. Grandes canti dades de recursos económi cos han si do nsi gnados al entrenami ento r
"modemi zaci ón" de l as numerosas fuerzas pol i ci al es para detener ei cri men en vez de con-
centrase en l a creaci én de centros producti vos y programas capaces de generar recurso\
económi cos y empl eos para l os ej érci tos de cesantes que asol an l a regi ón.
Desartículación de los trabajadores, reerticulación de las élites.
Una característi ca notori a del neol i beral i smo es su al armante tendenci a a restri nsi r
cada vez l os empl eos permanentes y l a seguri dad l aboral . De este modo, el sectol i nfol mai
se transforma en l a ruta abi erta no sól o para compensar el creci ente desempl eo, si no que, a l a
Yez,para obstrui r l os esfuerzos de l os trabaj adores r resi si i r estc ti po de pol íti ca y a fbrzarl o.
a buscar sol uci ones i ndi vi dual es. Como resul tado de l as pol íti cas apl i cadas por l os l e-9íme-
nes neol i beral es de Améri ca Lati na y del Cari be l as bases soci al es y econóni i cas de i o:
sectores l aboral es se han debi l i tado enormemente.
La i deol ogía neol i beral sosti ene que todas l as personas en l ¿i soci edad son i gual es. en
donde l a competenci a i ndi vrdual permi te tri unfar en cual qui era de sl l s ni vel es. En ese senti -
do. esta i nterpretaci ón i deol ógi ca es un esfuerzo consci ente a l i mi tar l os mecani smos de
negoci aci ón col ect i va de l os si ndi cat os y f ederaci ones I aboral es. Por est a razón, ei
neol i beral i smo se opone a l a si ndi cal i zaci ón de l os trabaj adores o l a l i mi ta al máxi mo para
evi tar confl i ctos l aboral es y otros mecani smos de presi ón uti l i zados para defender l os i nte-
reses, derechos y conqui stas de l os sectores asal ari ados. l o que permi te crear un ambi ente
favorabl e para l as i nversi ones del gran capi tal naci onal e i r.Iternacronal . En consecuenci a.
dentro de este model o, l os trabaj adores se encuentran muy débi l rnente representados a di fe-
renci a de l as sól i das organi zaci ones y movi mi entos hi stóri camente desarrol l ados y observl -
190
AMÉRI CA LATI NA Y EL NUEVO ORDEN I NTEI TNACI ONAL
JORGE GI LBERT C.
dos en el pasado. Si n l ugar a ducl as, l as organi zi rci ones
l aboral es l tan experi tnentl do
un
,i gni fi .uti uo
debi l i tami en' to
y fragmentaci ón como resul tado de l as acci ones de l os gobi er-
no' s mi htares
que predomi nai on en l a regi ón entrc 1964
r-
1990,l uego de sufi i r una severa
derrota
"n
*uno, i e l as fuerzas armadai del conti nente
y l a admi ni straci ón
de l os Estados
Uni dos. Códi gos
l aboral es
y consti tuci ones
pol íttcas aprobadas como resul t¿rdo de l os go-
bi ernos castre"nses,
si n l a pai ti crpaci ón de l os sectores l aboral es, prácti camente han pal al i za-
á" i ., p"ri Ui l i dades
Oe tos traUá¡adores i i negoci ar
y a defender sus dercchos
y oportLtni da-
des.
Las consecuenci as
de l a derrota mi l i tar del movi l ni ettto obrero
por pal te de l as i uefzas
armacl as
ha si do dramírti co, especi al mente
en al gunos
países del Cono Sur' Chi l e' pof e-l el n-
pl o, un país camcteri zaci o
por una hi stót' i ca tradi ci ón l aboral , constl tuye ul l caso n-]Ll y sl gl l l -
i :i cati vo.
En efecto, el número r1e trabaj adores si ndi cal i zados'
que en 1912 cotrespondían al
417o cl el a fuerza l aboral del país, durante l os pri meros años de 1a década de l os ochenta tro
al canzaban
a más del l 3%
(ñui z-Tagl e: 1985). Hast a el año 1973, cuando el gol pe mi l i t ar
encabezado
por el general Pi nochet á"rro.oru al presi dente consti tuci otl al . S¿i l v¡rdor Al l en-
á",
"^i ttl u
una ,ol Jcentral
Uni ca cl e Trabaj adores
(CUT), 1a cual t' epresentaba a casi todos
i o, traU4uOores
del país. Actual mente exi sten nueve central es
que i nchtyen 3' l confedera-
ci ones
yi 5 f"d"ro.i ónes,
si endo l a Conf"ederaci ón
Uni da de Trabaj adores l a más nurnerosa'
A pesar que esta organi zaci ón
ti ene l as nl i sma si gl as que l a otrora poderosa CUT' ésta no es
*á* qr" un fantasma del poderoso pasacl o l aboral chi l eno. La actual CUT agrupa a no rri ¿i s
de 411.000 mi embros,
repres"ntando
cerca del 1' 7c/c de l os tnbaj adores
organi zados
y sol a-
mente a|4c/o del a fuerza l aboral del paísr7
(Letel i er. l 2 de octl rbre de 1990)'
Tambi én exi sten muchas otras al armantes consecuenci as
bi en conoci das
y vi si bl es del
neol i beral i smo,
tal es como l a reapari ci ón de enfermedades
y epi demi as erradi cadas
en el
f
osudo, como el caso del cól era, tubercul osi s,
pol i omi el i ti s,_etc-,
j unto a l os al armantes índr-
i "r ¿" cri mi nal i dad
y tráfi co de dro-qas ya menci onacl os. Del mi smo modo, es posi bl e obset' -
var cada vez más ni ños en l as cal l es deái cacl os a cr-ral qui er ti po de acti vi dades' l ncl uyendo l a
del i ncr-renci a
y l a prosti tuci ón, anci anos
y
j ubi l ados carentes de todo ti po de recursos para
sobrevi vi r,
una cróci ente
prol etari zaci ón de i as cl ases medi as o pequeña bur-Quesía' mo.v.t-
mi entos
y concenraci onei
de pobl aci ones en sectores urbanos, i ncl uyendo l a i nmi -traci órl
masi va e i l egal haci a el Norte'
Neoliberalismo'
el Tercer Mundo
y eI Medio Ambiente
Durante
l as úl ti mas décadas, e1 tema del medi o ambi ente se ha transformado etl ttn
tópi co de gran preocupacrón en l os países i ndustri al i zados
dei Norte. Los hi i bi tantes de esc¡s
;;l ;";
hui com"nrado
a mostrar una creci ente
preocupaci ón
y-conci enci a acerca del arn-
i l i ente ecol ógi co,
a pesar de que mucho del daño ambi ental al pl aneta ha al canzado
ni vel es
;;;;;i;""i"
i*poiiut"
de remedrar. A través de tomar ventajas de los drásticos cambios
i ^p.rrrn"nrudos
en l a bal anza de l as fuerzas económi cas
y pol íti cas mundi al es' l as naci ones
ái ,
foá"roras
e i ndustri al i zadas
procl aman en todas di recci ones
l a natural eza e i mpacto
;i ;t;l
de l os probl emas
que afectan al medi o ambi ente
y sus repercusi ones'
l ¡s eval uaci o-
nes del probl ema ambi ental es
l l evadas a cabo por parte de l as naci ones desarrol l adas
del
ñ;", ,in e-burgo,
las eximen de sus propias rósponsabilidaclgs
y por el contrario. señalan
o i o, pui *", s' bdl sanol l ados
y .*pobr".i dos
del Sur como l os responsabl es
drrectos del
r
Estos datos l ueron proporcronados el por parl amcnt¡rri o ri el P¡rti ci o por l a Democractr
(PPD). di putado Juan Pabl o Letcl i er' er
un di scurso
pronunci ado el I 2 de octubrc de 1 990
19r
I i EVI STA I ) E SOCI OLOCI A
) EPARTA] VI ENTO DE SOCI OLOGI A UNI VEI TSl I ) AI ) I ) E CHI LE
deteri oro ecol ógi co que afecta al pl aneta. Esta si tuaci ón, si mi l armente a l as fórmul as econó-
mi c¿rs, se uti l i za para i mponer drásti cos aj ustes y medi das en l as regi ones del l ' ercer Mundo.
De esta manera, por medi o de l a i nternal i zaci ón de l os probl emas ambi ental es. l a preocl rpa-
ci ón y movi mi ento ecol ógi co es tr¿rnsformado en Ll n el emento del nuevo orden mundi al .
Si n pretender negar l a i mportanci a de que el probl ema ambi ental es caóti co en l as
regi ones del Sur, no es
j usto
acusar a di chas naci ones por el daño de sus ecosi stem¿i s, tal
como l o sugi eren al gunos medi oambi ental i stas y gobi ernos de l os países i ndustri al i zados
del Norte. Organi zadas como col oni as en un pasado no l ej ano, y como naci ones dependi en-
tes hoy día, estas regi ones consti tuyen una base i mportante para l a apl i caci ón dc pol íti cas
neocol oni al es, i ncl uyendo l as pol íti cas neol i beral es actual es que producen nuevas formas
de preservar el subdesaruoi l o y pobreza hi stóri ca del Tercer Mundo.
Mi entras se cul pa al Sur del deteri oro del medi o ambi ente, el Norte. con sol amente el
207o de l a pobl aci ón mundi al consume dos terci os de todos l os metal es y tres cuartos de l os
recrl rsos energéti cos que se producen en nuestro pl aneta. Para al canzar l os actual es ni vel es
de vi da y consumo de l os países ri cos e i ndLrstri al i zados, el Norte ha contami nado el ai re y
saturado l a atmósfera con gases, al terando i ncl uso l as condi ci ones ci l máti cas de l as di feren-
tes regi ones. Los bosques están desapareci endo y l os desi ertos extendi éndose acel erada-
mente. En ese senti do, es evi dcnte que Ias patrones consumeri stas de l as naci ones desaro-
l l adas const i t uyen, si n l ugar a dudas, l a amenaza mayor de l os ecosi st emas mundi al es.
Los pobres del Sr-rr, hi stóncamente pri vados del consumo de pr-rductos bási cos, i ncl u-
yendo al i mentos, necesi tan entonces tornar l o cl ue puedan encontrar en sLl s medi oambi entes
natural es para sobrevi vi ¡ i ncl uso, al costo de destrui ri os. La conducta consumeri sta de1
Norte y l as necesi dades de sobrevi venci a de l as pobl aci ones del Sur son, entonces. si steml s
económi cos ambi ental mente i nsosteni bl es. De este modo, l as preocupaci ones ambi ental es
de l os países i ndustri al i zados son total mente di ferentes de l as naci ones subdesarol l adas del
Tercer Mundo. En otras palabras, nüentras Las preoc'upac:íón central rJel l"lorte es la calidatl
de vida de la población, el problema en el Sur es la vitlct ntism.o: ctLimentos, aguct potable,
t,ivienda, saLud, educación, empleos, etc.
En este contexto val e entonces preguntarse:
¿Cómo
pueden mi l l ones de i ndi vi duos
preocuparse del medi o ambi ente cuando sus vi das se consumen en una desesperada y
angusti ante batal l a por sobrevi vi r baj o 1as más angusti antes condi ci ones de mi seri a y pobre-
za?
El debate i nternaci onal acerca del medi oambi ente ha generado el concepto de
"desa-
rrol l o sosteni bl e", entendi do como una forma de i ni ci ati va que permi ta sati sf' acer l as necesi -
dades actual es de l a pobl aci ón si n comprometer l as de l as
-seneraci ones
futuras. O sea, este
ti po de desanol l o aspi ra a una etapa superi or de evol uci ón del medi oambi ente que asegure
condi ci ones humanas mas equi tati vas para l os habi tantes del pl aneta.
Este concepto ubi ca correctamente a l a ecol ogía en el contexto gl obal de nuestra soci e-
dad y se concentra en l a necesi dad de ori gi nar acci ones a ni vel mundi al para proteger l as
fuentes de vida para las generaciones venideras. En este contexto, tanto la pobreza como el
crecimiento demográfico son identificados apropiadamente como aigunos de los aspectos
fundamental es de este model o de desarrol l o sosteni bl e, en donde tanto l a ecol ogía y el desa-
rrol l o son entendi dos como el ementos i nterconectados entre si y no como al go i rrecoci l i abl e
como ha ocuni do tradi ci onal mente.
Si n embargo, l a tesi s del desarrol l o sosteni bl e conti ene al -eunas contradi cci ones y l i mi -
taci ones que requi eren ser señal adas dentro de este nuevo ordenami ento mundi al . Una de
el l as consi ste en que este model o i denti fi ca a l as di spari dades económi cas y soci al es que
afectan actualmente al Tercer Mundo,
pero
no reconoce los mecanismos históricos
que ge-
192
AMEI {I CA LATI NA Y EL NUEVO ORDEN I NTEI I NACI ON. AL,
JORGE GI Lt sERT C.
neraron di chas desi gual dades. Una coffecta y honesta i nterpretaci ón de l as probl enas socra-
l es que afectan al pl aneta debería reconocer que el proceso de subdesarrol l o, qr"re por más de
ci nco si gl os ha afectado a l os países del Tercer Mundo. es el resul tado di recto de l a expl ota-
ci ón y el pi l l aj e por pafte de l as naci ones más avanzadas del Norte. Actual mente, medi das
tal es como l a di vi si ón i ntemaci onal del trabaj o que crean y perpetúan l a deuda externa. el
protecci oni smo, el comerci o desi gual . l a tuga de capi tal es, emi sraci oncs ml i si vl s. eLe .. sorl
l as consecuenci as del daño ecol ó-ei co.
Otra l i mi l aci ón de esta tesi s es entender el desarrol l o sosteni bl e como Ll na fórmul a en
donde l a conservaci ón ecol ógi ca. l a i -sual dad soci al y l os mej orami entos econónl i cos de l a
pobl aci ón,
j unto
a l as fuerzas del mercado, pueden trabaj ar armóni camente. Baj o esta mode-
1o, el desarrol l o sosteni bl e se transforma en Ll na utopía. dando l a i mpresi ón de que todos i os
sectores de l a soci edad se encuentran tcl dos i gual mente comprometi dos en l a protecci ón del
medi o ambi ente y l a el i mi naci ón de l a pobreza mundi al . Desde esta perspecti va, conceptos
tal es como "mercado verde" y l a
"al dea
gl obal " han si do ampl i amente di fundi dos y promo-
vi dos al rededor del mundo académi co y pol íti co del Pri mer Mundo.' n
Esta si tuaci ón nos l l eva haci a otra severa contradi cci ón. De acuerdo ¿r esta i nterprctti -
ci ón neol i beral , l as mi smas corporaci ones mul ti naci onal es de l os países i ndustri al i zados
que han si do l os agentes más acti vos del deteri oro ecol ógi co y ambi ental en el Tercer Mun-
do, deberían estar a cargo de l a transi ci ón haci a un desarrol l o ambi ental afl uente, l i mpi o y
j ust o.
No exi sten dudas al respecto que en l a búsqueda de sol uci ones comunes para l ograr
resul tados exi tosos con respecto al desarrol l o ambi ental del l os países atrasados se requi ere
del apoyo i nternaci onal . Si n embar-qo, este compromi so i nternaci onal se desvanece al mo-
mento de l a transferenci a de recurso fi nanci eros, regul aci ones tecnol ógi cas y comerci ai es.
Este es el momento en que la teoda liberal del
"mercado
perfecto" elaborado durante la
década de l os ochenta adqui ere una i mporti i nte di mensi ón en el debate mundi al acerca del
rnedi oambi ente. La resurrecci ón de l a fi l osofía del l i bre
j uego
del mercado como una sol u-
ci ón i nfai i bl e para resol ver l a cri si s económi ca que afecta al mundc ha si do fl l ertemente
promovi da por l os nuevos sectorers fi nanci eros del i ndustri al i zado Norte.
La creci ente i nfl uenci a de l as pol íti cas neol i beral es no sól o están provocando i mpactos
consl derabl emente ne-qati vos en l as estmcturas soci o-pol i ti cas y económi cas del Tercer
Mundo, si no que, además, a sus ambi entes ecol ógi cos, como resul tado de l as medi das res-
tri cti vas monetari stas y el enfoque pri vati zador el aborado por el Fondo Monetari o Interna-
ci onal para l as naci ones deudoras. Al gunas de estas recomendaci ones reducen l a parti ci pa-
ci ón del Estado al míni mo
v
fi l erzan a rntrocl uci r profundos cortes en l os gastos públ i cos. De
esta m¿l nera. l os presupuestos desti nados a l a conservaci ón ambi ental . entre otros. son unos
de l os pri rneros i tems sui rri tni dos en l os pro-eramas de recuperaci i i n y austeri dad ec:onómi ca
rmpuestos por di chas agenci as credi ti ci as i nternaci onal cs. VIi rs i mportante . como rr.' sul tacl o
di recto del esfuerzo para al canzar un equi l i bri o en l a bal anza de pa-ucl l o ¿rntes
posi bl e,
l as
naci ones deudoras son forzadas ¿l aul l entar l a afl ucnci a de sus recl l rsos natrral e:s haci a el
Pri mer Mundo vía exportaci ones, i gnoranc' i o total mente su i mpacto ecol ógi co.
j "
Como resul tado, l os aj ustes neoi i ber¿l i i :s en l as ecor.l ornías del Tercel Mul l do no sól o
l | l ) t ¿cue¡ dcl acsi econcept o' l asi . uc¡ zasdt i nl ei cadJsol anl cni L: . gad] ] L, / 1f . 1l 1
l i oi 1el ost l ci oect l nómi coyai l bi ent ¿l cqui t al i r , ci . Eni ' cr dar l . Cst econc. pt t ) dei ' . me¡ cado
i nf l uenci a del neol i beml i smo cn di scusi ones ac. r ea dcl dcsei ¡ r ; l l o' , , cl medi o¿i r nbi ent c. Est ¡ t cndr ndi a f avor . . ' ce. . nt or 1ccs. ! ' n
l r i mcr a i nst anci a. e aquel l as cnpr esas ccon( i ¡ ni cas quc buscan i cgi l i r ui ul r el uso y l a comer cl ai i zaci r j n del ¡ ner l i t l : r ; ubi enl r :
_r '

ccol ogr a.
1"En
el c¡ so de Chi l e, por ej empl o. l os pr oduct , l s mader ei os se han con' , ' cl i r t l o cn el segLr ndor uhr , r de expor l ; l ci a) n: r l l i i nr ¡ or t ani r '
después del cobr c. al canzat l o a l os 1. 6 mr l ni i l i oncs de dói ar es en 1994. Si ¡ embr ag, . r . soi r i l nent e cl l 2% ci ei t er r i l or i o chi i t ' no
ncr manecer ef or est l cl ocompLr l di ¡ con, : j 66, ¡ . t : . l l ' l } l asi I ¡ ' 21| . 1c] i i : i A[ gcni i nl l NA( ] l . ' l \ . \ bi . X) ' i X. N. : . \ r . r i l ' ) l :
t 93
D E
pr
nrA N{ E N r"L?"1?11 8idt3r? 3 kf"9l t r
",
^', DE c H I r.E
-con responsabl e por l a creci ente desi -uual dad
¡'
pobreza de esas naci ones si no que. tambi én.
ti enen un enorme costo y efecto ecol ógi co y ambi ental . En consecttenci a. l as fórmul ¿i s neo-
l i beral es consti tuyen l a causa di recta de l as condi ci one-c del sLrbdesarrol l o que at' ecta a
di chas regi ones y del daño ecol ógi co qne hi i caracteri zado al Tercer Nl undo desde cl mo-
mento mi smo cl e su i nserci ti n en el si stem¿i capi tal i sta tnundi al .
MIRANDO HACIA EL FUTURO
Deci di ren fi i vor del desarrol l o
¡,
el medi o ambi ente, es deci r, i ncl i narse por sl l conser-
vaci ón y mej orarni ento. necesrri l mr-nte si sni ti c¿r i ntrocl uci r drásti cos cantbi os l os ante' .s po-
si bl e. Como pri mera medi da, l as soci edades ¿rl tamente i ndustri al i zadas del Norte, como l os
grupos soci al es con i ngresos económi cos el evados en el Sur, necesi tan cambi ar sus costum-
bres abi ertamente derrochadoras y consumeri stas. El rnodel o e,conómi co basado en el pl i n-
ci pi o de l a gananci a, que enf' ati za el ccl nsumeri smo ostcntoso y ql te promueve el bi enestar'
i ndi vi duai en vez del col octi vo, es i ncompati bl e con l as preocupaci ones y probl emas ecol ó-
gi cos que preocupan a nuestras soci ed¿rdes. Por ej empl o, el 16% de tocl as l as carreteras que
exi sten
para l a ci rcul aci ón de vehícul os en el mundo se encl l entran en l os países al tamente
i ndustri al i zados" Si n l ugar a dudas, este ti po de cul tura debe ser reempi azadi i por Ll n esti l o de
vi da que conduzca a una uti l i zacl ón más raci on¿i l de l os recursos natur¿l l es y del medi oarn-
bi ente, si n sacri fi car l os ni vel es materi al es exl stentes.
Una segunda medi da consi st e en i nt l oduci r cambi os radi cal es en l as condi ci ones so-
ci oeconómi cas del Tercer Nfundo para erradi car l as oprobi osas condi ci ones ci e mi seri a qne
at' ecf¿rn a sus pobi aci ones. Estos cambi os rec¡:i eten drásti cas transformaci ones del si stema
de rel aci ones i nternaci onal es actual es como. a l a vez. de sus estntctr¡ras soci al es y ecortómi -
cas. En otras pal abras. este es un desafío el model o neol i beral y a l a economía de l i bre
mercado
que promueven l a pobreza, el hambre, enf' erni edades. pobl aci ones sobrante e i gno-
rante en l a mayoría de l as naci ones subdesarol l adas del Sur.
Obvi amente, esta etapa requi ere cl ue l as naci ones del pl aneta, desanol l en una conci en-
ci a general i zada acerca de l as condi ci ones en que se debate el Tercer Mr,rndo, que a l a vez.
consti tuyen l a fuente de ori -uen de l os i nnumerabl es probl emas ambi ental es y ecol ógi cos.
Esta conci enci a podría l l egar a generar un nl l evo modei o pol íti co basado en ul ta verdadera
cooperaci ón i nternaci onal para confront¿rr l a cri si s ecol ó-ei ca, entendi da de cst¿r manertl .
La caída del soctal i smo hi stóri co en i a Europ;r del este y el desmi urtel ami ento de i ¿i ex
Uni ón Sovi éti ca puso térmi no a l os temores pol íti cos y mi l rtares por parte de l as
-erandes
potenci as del Norte. Si n ernbargo, l a canti dad de di nero que conti núa gastándose
-i nneces¿i -
ri amenre- en armamentos, es aún muy al ta, sobrepasando l os 800 mi l mi l l ones de dól al es al
año. Las naci ones subdesarrol l adas del Sur, por sl l part e. cont ri buyen a est a carrera
armamenti sta con 120 mi l mi l l ones dól ares anual mente. Así, como pdmera medi da, resul ta
cruci al entonces termi nar con este i núti l derroche de recursos para l a destrucci ón y extermi -
naci ón de l a humani dad y l a natural eza, reori entándol os a l a prcservaci ón y desanol l o de l a
vida humana y del planeta.
Insi stamos una vez más que, tanto el probl ema del subdesarrol l o como el del medi o-
ambi ente no pueden ser resuel tos en formas separadas, tal como l o sugi ere el nuevo orden
i ntemaci onal . La sol uci ón debe consi derar un pl an en donde tanto el medi oambi ente como
el desarrollo económico reconcilien las necesidades de los países pobres del Tercer Mundo
y sus ecosi stemas. Debi do a que l as vícti mas hi stóri cas de l as consecuenci as del subdesano-
l l o han si do l os habi tantes de esas regi ones resul ta i ndi spensabl e crear, entonces, un foro
194
AMEI{ICA LATINA Y EL NUEVO ORDEN INTERNACIONAL
JORGE GI LBERT C.
permanente en el Sur para l a protecci ón y di versi fi caci ón bi ol ó-srca
j unto
a un desanol l o
bi o-tecnol ógi co.
Tal como se di scuti era en l a conferenci a mundi al acerca del medi oambi ente cei ebrada
en Brasi l , en
j uni o
de 1992, esteforunr debería consi derar el desarrol l o de vari os mecani s-
mos para di scuti r, anal i zar, eval uar, formul ar, propol rer y ej ecutar si mul táneamente nreca-
ni smos y fórmul as tanto para el desarrol l o, col r.)o l a preservaci ón ambi ental . Al gunos de l os
el ementos a ser consi derados, di scuti dos y anal i zados, debeían i ncl ui r, por ej empl o, aspec-
tos tal es como si es posi bl e o no encontrar una sol uci ón a l os desastrosos ef' ectos de l a
i mpagabl e deuda extema que está ani qui l ando a l as economías del Tercer Mundo, haci endo
el desarrol l o económi co, pol íti co y soci al i mposi bl e en esas regi ones.
¿Es
posi bl e fbrmul ar tratados comerci al es i nternaci onal es y pol íti cas de mercados c1r"rc
i ncl uyan l os puntos de vi stas y l as necesi dades de l as naci ones productoras del Sur/
¡.Se
encuentran l os países del Norte preparados a competi r sobre bases de equi dad. si n i mponer
barreras proteci oni sta y el si stema de cuotas a l as naci ones del Sur?
¿Está
el Norte di spuesto
a no conti nuar uti l i zando l os al i mentos y l as medi ci nas como armas pol íti cas para i mponer
sus propi as fórmul as a aquel l as naci ones que demandan el derecho i nternaci onal de autode-
terminación
y no intervención, tal como ocure con Cuba?
Estas no son l as úni cas i nterrogantes que conci ernen al Tercer Mundo y muy especi al -
mente a América Latina.
¿Es
posible formular un sistema legal común para laprotección de
l os recursos genéri cos que i ncl uyan procedi mi entos para asegurar una compensaci ón
j usta y
adecuada a l as naci ones del Sur por el acceso a sus ri cos recursos natural es?
¿Es
posi bl e
i mpl ementar mecani smos comunes para faci l i tar acceso a l a bi otecnol ogía uti l i zando mate-
riales genéricos, tanto en el Norte como en el Sur?
Por otra parte, tambi én exi sten al gunas preocupaci ones concemi entes a l as pobl aci o-
nes mi smas.
¿Es
posi bl e l l egar a un acuerdo sobre proyectos y pol íti cas que aseguren l as
cul turas, l enguas, esti l os de vi da y tradi ci ones de i os puebl os i ndí-eenas
j unto
al ri co conoci
miento que poseen acetca de como vincular adecuadamente a los seres humanos con el
medi oambi ente?
¿Es
posi bl e crear mecani smos de def' ensa común para proteger el resul tado
de las investigaciones realizadas en el Tercer Mundo?
Fi nal mente, y qui zás más i mportante, no está demás pl antearse l a si -eui ente pregnnta:
¿Es
posi bl e desanol l ar una conci enci a pol íti ca, económi ca y ecol ógi ca en l a pobl aci ón de
i os países i ndustri al i zados del Pri mer Mundo, para que trabaj en conj untamente con l os pue-
bl os del Tercer Mundo, para atacar y erradi car todos l os probl emas di scuti dos hasta aquí?
BIBLIOGRAFi A
Il urbach, Roger. "Rupture Fronti ers: The Transl brma' ,i on ¡-.f ti re US-Lati n Ameri can System" aparcci da cn el .Soci ,rl rsl Re¡ts/cr
i 992. edi tado por Mi l i band, Ral ph y Pani tch. Leo. (The N' l eL!i n P¡ess. I 992).
Castro Fi del . Tt¡morrrnt' Wi l l Il ¿
' k,
Iri ¡e (Ocean Pi ess. I993).
Chal mer s, Do' , r gl as.
"Devel opi ng i n t ht Per r phci y: Ext ei n¡ l Fact or s i n Ll t i l Al ncr i cen Pol i t i cs". publ i cado en Povver unl St ¡ t í ¡ t i
(
ontn¡L: Sotíal Struúures atd thei r I-nns¡ormdti i ns. cdi te d h¡, Tom tl u¡n-s and $i l ter B uckJe
,v. 1B
tvt' rl y H i l l s: Sage . i 9761.
Gi l ber t .
j or ge.
Tf u Af t ennut h t ¡ l t he Mí l i t or v St t t t ¿ i t t I ' t t i n ' \ nt ¿r l r ¿.
( TESC:
Ol ympi l . l 99l )
Gor ost i aga. Xabi er . AnuLl r i odt I Cent r l r egi r l l l t i i r l eI l t l ' ¿. r f i { ¡ ¡ t - i r l l ¿, ¡ l
.r!),1
).
l r 0h. N, l akot o.
"Japan i n t he r r - er v Wr r l d". put r i i cado en f he Sot ' i dl i st l l cgi st cr 1992. edr t ado por Ral ph N' l i l i banci
; v
Leo Pant t ch.
I he N{ er l i n Pr css: I 992) .
i 95
REVISTA DE SOCTOLOGIA
DEPARTAMENTo DE sol i toLoGí¡, uxl vtnsl o.q.D DE cHILE
Lcder ma, Mi chael . "sal i nasPl ansMaj or sel l - Of f ' cnel
l Var / r ül gt r r r Repor t ot t r he Het ni spl r cr t . del I ' 1 denovi embr e de 1990.
acerca de Ai l éri ca Lati nt. Rockc¡' Mountai l l Conl erenci :. ccl cbracl a en l a ci udl d de \ancouVer. Bi l ti sh Col uni bl a. Ci i i l adi i . entre !' i
- 11 de mar zo. v el
, l
de abr i l de i 993.
Mar x. Ka¡ i . "l l l t h Ur unai r r " et scl ect ed l . i / or *
( un
vol umen) .
( l \ { oscou' :
Pr ogr ccs Publ i sher s. N. \ ' . . i 965) .
Pet r as. Janr es¡ , - N{ or l ey,
I \ { o¡ r i s. l a¡ ü¡ Ar ¡ l r ' r i r ; t t i nTi nt t ' . s, t l 0l t r t l r ' r r . { l l r ¡ i r l l ct l gc. l 99l l .
Ri char d. Pabl c.
'
Li ' ocr t t i on Theol ogy: T heol ogy oi t hc Soul h
' .
r par cc i do cn i a r ' ¡ r ' i st l t ür ¡ t ¿o. vol unt en 1 1. N' I ' 1 3 dc
j uni o
dc
i 993.
Saunt l er s. John.
' Opcn
Season on I ndi gent
1992.
Vasconi , Tomás A,. Grat tupi tul t mi l i turi :
Anreri cans" publ i cado cr, cl
(11¿á¿:
atd i l l t¡i l l l e¡tort ott Basi ;¡¿sr, dcl I 8 ri e encro dc
l L: i t ' , ¡ t ¿t t Anór í t Lt L¡ l i t t t t .
( El U\ : Móxi co. 19761.
196

Intereses relacionados