Está en la página 1de 40
5/2001 - 40 cop CRITICA Y VERDAD b ROLAND BARTHES 205 ARCO FX 101 40 >» Siglo ventiuno edltores, 2, do ev. 208 40 ‘Lo que se llama “auevs critica” no data de hoy, Desde Is Liberacin se emprendis. (cost peefectamente normal) eiera revisién de mues- fra Titeratucs clsi al contacto de nuevas fi- lesofas, hecha por eriticas muy diferentes conforme a monografiasdiversr que termina: ton por abarear el conjunto de nucreos autores de Montaigne » Proust. Nada tiene de atoms Ero que un pair etome i periédicamente los objetos de su pasado lor deri de nuevo para saber qué puede hacer com ello: eos son, ‘os deberisn ser lor procelimientes regulates de valoracién. ero he aqui que bruscamente se acaba de scusar a este movimiento de impostura lan= zando contea sus obtas (0 al menos contesal- unas de elas) Ios interdictor que definen co imiinmente, por sepulsién, toda vanguardis: sc Adescubre que son obras vacias ntelectualmente, verbalmentesofisicadas, moralmente peligro, 'y que slo deben su éxito al einobisma, Los 0 ivan Sea Pu 1943, “MSY Peosulmene « 30f 40 a ~—S—~—te Eitan oral eee Sage Gomn mice blpndeaels 9 sient decaromettentons? orp ese Ata del primer reer fees ay ‘dsharn gue seeps) an ae pee _ ee eae ol aie es oe alice ycne secede tig pnts y donate ka een a - Sects ore de Sd eee Cr ‘a palgeoo. Dr all gue agen nde Se So Tiutioleaae de pelea a deen ‘atresia ig na et toavelall Coreen ae peo, Goods BOR Oo rer ee SR Se Fey nace slo tocado por ela, puesto que nosis elogia al ejecutor por su talento, sino que se le agra dece, xe lo felicia como 3 un jutiiero despucs dde haber hecho una limpieza: le habian pro ‘metido ya Ia inmortaidad; hoy se lo abraza Eo suma, la “ejecueién” de la nueva critics parece una tarea de higiene publica, ls que habia que atreversey cuyo eeiunfo eau alvio, ‘Como provienen de un grupo limitado, oe atagues tienen una suerte de marca idoldgica: se hunden en ess regién ambigua dela cultura donde algo indefectblemente politico, indepen. dente de las opciones del momento, satura ol inicio y el leaguaje* Bajo el Segundo Imperio, ‘ele Bian op Pend Bana des Soe, SE ae te Sa Syeken Sara es oe ee ‘Soscero Uvepestiom, cna de 15h) ST? * 4otao la nueva evtiea habria tbrelevado su proce: as que no hiete Ia razén, contraviniendo "lat reglas elementals del femamiento cientifco 0 Baste ximplemente aticulado"? 2Es que 20 cho- 2 lr moral, haciendo iatervenis por daquise "nna sevualidad obsesionente, desenfrenada, iow”? @Es que no desacredia nests instew cones nacionales ante los ojos dl extranero? En sama, gno es aeaso "Beligrou”*? Aplicada al epizitu, al Iengusje, al ace I palabrs “pe Tigrost” acuta inmediatamente todo pensimien- to regresvo. Este, en efecto, vive on el mor (de alli unidad de Inv imigenes de destruc. in); teme toda innovacién, denuncada sean pre como "vacia" (en genetl, es todo lo ue ‘encuentran para decir acerea de To nuevo). Sit ‘embargo, este tradicional temor se nor apsrece hoy complicado por un cemor opuestor el de sewlear anactOnico; se armoniza pue la spe cha de lo nuevo con algunar reverencias a "Iss, soliciaciones del presente” 0 a ls neceidad de “volver = pensar Tor problemas de a cries” se alia mediante un hermoso movimiento ors. trio "el vano regres al pasado” Hoy por hoy, Ia represin inspira vergilenza, exaceamente co mmo el expitaima™ De alli provienen sngultc Seer mimi "Suncts paride de J 1, Ti Vgnancoe tes sofrenadas se finge durante cesto tempo ‘encajonar la obras moderna de ls cuales hay {que hablar, puesto que de ells muchos hablans Tego, bruscamente, habiéndovealeaneade ciet= ‘amedida, se paras ejecuciincolectiva, Fstos proceso levados cabo periédicamente por ruposcerrados, no tenen nada de extsordina- To; surgen on el térming pris de ciertasrop- turas de equlbrio. Mas por qué, hoy, se eae zan con la Crities? Lo notable, en ests operacién, no etal pun- to gue oponga lo antiguo y To nuevo, sino que lance su interdicto, por una reaecién desnuda, conera cierto hablar en toeno a libros aque no se tolera es que ol lenguajepueds hablar del len tuaje La palabra desdoblada er objeto de una er- Pecal vigianeia por parte de lav insituciones, 4que la mancienen por lo comin sometida 4 un tstzecho eddigos en el Extado literiio la civiea debe ser tan "diciplinada” como una pole lerar aquells no seria menos "peligrow” que popularizar a sta: seria poner en eel de juicio poder del poder Lenguaje dal lengua Ha- cer una segunda escriturs con la primera esri= tars de ln obra er en efecto abrir el camino 2 smirgenesimprovsibls, susitar el juego infinito de los espejes, y es este devvio To sospecos. sepa wo mast aaa de pre iba SSRIS acide nas Yt at 1s Sof 40 al jeraae silo podia se conformatsy ey Gece Sonforse als interes de lor uscee Sin eee ioe, ia verdadera “ris” de lv ntiucions ¥ dean enguser no esse en "juzgatlny = "on disingnnon, en scarey en deadoblar= lot, Para ser subveniva, [series no necesita jugar: le Basa hablar del lengua en vez de serve ded Lo que hy reprochan sa aueva critica noe tan el er “nueva ee se ple- samente una erties, ee edible ls p= pales del autor y del comentador y de sent taint ell, al orden de lo enguaes Ser suficinte pas prwadinos observa el reco Gueleaponen yen el eualpretendenatorizune fara "ejcutade Lo venosi Ariel excblcdo fa ee- ‘chico ics dels palibes eis bain dove en lt exinencn de cierto ‘eros depoiad enc cprt de som tes por is tac To Sb yor a pan ite: Lo rin enna cr Sema ducur conte en que no conta ninguna ess steraes La vroimil nce ‘eogondefalments lo que hts (et poo viene del har) a gue debe ser Cato rovien dla sci), in enllomens To due el piblco cree poxble y que pucde sr en todo dlereate dey rea istreo oo pole Seti Dea el, faa sieve etzica del pic; hoy sla aplia 3 la obras de mss, quis Hegre a oeconstaut Ibveresiail de nuctesépocs porque tals rst ae contraicn jamis Toque el pubca crc por she gor pole qo agile, hits 9 Te antigua ctitica no carece de relcin con Joque we pa inayinae dena cia de maz aa, por pooo que auatrasocelad se lance al Sum del comentario citi de igual modo Ge ve entegs al convamo deli, de novela Ode la cane sl nivel dela comunidad cul- ‘oral, dopone dew public, rinse lt pag tes Tkeranas de algunos grandes dais 30 tmucre en el interior de wna Igicsinelectoal aie no peemive contradic fo que proviene de Ip tradi, ds Sabi de a opin arin es ee, Hay, en uma, un vers ert. ‘re vero ead no we exprest en declsh ciones de prinipn. Seo logue va de o430, permances mis act decode modo, pucro ae {linetodo e antes bien el sto de dus por e ful uao se interrogate el za ols natrae lee. Se capea sobre todo lo vere en att :worbros yw indigoaciones ante lt “extras fancae dela nuors eric: codon ala le Kee “abnrdo™, “mipetnente”,"aberenl " patlégico", insensato"; todo en ellale"nsph. 6 of 40 1 favor" *. Lo vorosimil critica gusta mucho dels “evdencias. Sin embargo, ere evidencias son inés que nada normativas Por un procedi= ‘miento de trasmutacign habitual, lo increible passa lo robbie dt dele plo Jos desacuerdos se conviertn en extraviag, los extcaviosen culpa, las eulpasen pesados”, los peeados en enfermedades, los cnfcerndader en ‘monsteueidades, Como ee sstema normativa es muy estecho, una nada To desbordassurgen re- sha, pereptibles en lot puntor de lo verorinl ‘que no se pueden transgeedie sin abordar uns Specs de critica antnatura y caer en aquello ‘que eaconces se llama "teratlogia” ™. Cues ‘pe insu” Sy surdo> (p90), eat ae 7 er Le Mend a an ena ‘oh FR Pad, of i 9.68 i son pues ls reglas de lo verosimil crtico en 1968? La oasertpap He agui ta primers, con que nos advan al vido: la objettie ad, Qué os pues Is objetvided en materia de cicia lieraria? ¢Cual es Is euslidad de ls abe ‘gue “enste fuera de novotros”®? De ese exter ‘or, tan precios puesta que debe limita ln ex ‘avagancia del critico y sobre el cual deberia ‘uno entenderse ficilments, ya que se sustrae + Jas variaciones de nucxro pemsemiento, no dejan sin embargo de dar definiciones diferentes ea ‘tro tiempo era a razén, la aaturalea, el gust, ‘65 aye, era la vida del autor, ls “leye del sénero” a historia. Y he aqui que todavia boy sos dan de Ia objetvidad tins definiiGn dife. fente. Nos dicen que la obra literais comporta “evidencias” que ex posible deducie apoy.indone en "las certidumbres det longuate lar inrlicas cioner de la coberencia bicolieg, los imper tivas de le estrnctra del genera” ‘Aqui se mezclan muchos modelos fantomsti- 0% El primero es de arden lesieagefico: hay. ue leer a Corneil, Racine, Moliée,teiendo = inusstrolado Le Francais classique de Cayeou 3 Obata de fins den Cad celgaue tsb tet din wea face A aed ob cp 7 of 40 dua, gquitn lo ha discutida jams? Peco gnu hacemos con el sentido conoid de las palabras? ‘Lo que se ama (quisiéramos que fueseirénica- mente) “ls eeridambres del Lenguaje” no 208 {ino lat certidumbees de a lengua frances, Ist certidumbres del diccionario. El tdio (0 pla- ‘et) esde en que el iioms no er nunes sno el ‘material de ote lenguaje, que no contradice at iprimero,y ave étese alla leno de inceridus- ‘bers Za que inserumeato de verficacién, a qué Aiccioasioiremos a someter ete spundo len- fguse, profundo, simbélico, con el cual esd Fach Is obra, ¥ que es precitsmente el lengusje elo sentidos maple? " Otro tanto eno g respects 2 la “coherencia pricoligies”. @Sepin {que clave habremor de less? Hay muchas ma~ fezss de nombrar los comporsamientos huma- nos y, habiéndolos aombrado, muchas maneeas e describ su coherencia: lat implieaciones de |i puicologiapsicoanalitica difieren de las de ls psleologia behaviors, ete. Queda, supremo ze- (Curso, la psiclogis “corsinte”, Is que todo el ‘mundo puede seconocer,y que da por ello un ‘gran sentimiento de seguridad lo malo & que eta puiologia esté hecka de todo lo que nos ensttaron en el colegio sobre Racine, Corneille, ‘tes lo que nos llers 2 comprender a ciencia Serta un suvor de scverdo con imagen adgui= sida que de él toniamas: jboaita tsutologia! Decir que los personajes (de Andvomague) son “individuos enloguecidos a quienes (a violencia desu pasion, ete", es evitar Io absurdo 3 conta de Ia chatusa, sin’ garantzarnos forzosimente ‘contra el error. Asimizmo, qusirams saber al fo mas acerca de la “estructura de. géncro” fice cen afor que diseuteen torao de la pa Iabra “estructura”; hay muchos estructural mos: genético, fenomenologico, ec; hay tim- bhién Ue estruccuraimo "ereaae", que consste en darnos el "plan" de una obra. De qué ce tuctusalsmo se teats? 2Cémo encontrar de ‘nuevo la estructura sin el ania de-un modelo ‘erodalgico? Admitémoslo en sles instancia respecto 2 Is tragedia, cuyo canon conocemos sracia 2 lor tericor cision; pero couil ser I> exteuctura” de Is novela que habri de oponer alas "extravagancia” de a neva eritca? 8 of 40 as evidencis no som pues sino cleccion. ‘Tomads al pe de la ler ls prsnerseirisora, ovsise preter, fuera de toda percinenca; nadie Ja discutido ni dseuted jams que el dicurso de ls obea tiene un sentido literal del cush en ‘es0 necsario, nos informa la flog a eues- tidn consist en saber si tenemos o no el derecho de leer en ese discurso literal otros entidor que no lo comtradigan; este problema no respon deri el diccionario sino una decision de conju 1 sobee la naturaleza sinbilica del lenguaie: Lo mismo sueede con las ott "evidencias”: 30m de autemano incerpretaciones porgue suponen la decciin previa de un modelo psicolipico 0 structural; ee cédigo —porque lo es—~ pucde varia; toda la ebjetividad del critic dependerd ‘pues, no de a elecein del eédig, sino del rigor on el cual aplique a Ta obra el modelo que aya legido "No o poco, por lo denis. Pero como la nueva critica nunca dio ota cota, fundando In objetvidad de sus desripcionesen la coh rencia de ess descripcioner miamas, no vala la pena lanzarse ala guerra contra ells, Lo vero nil erticoelge por fo comin el cédigo de a leer es una eleccion como cualquier ota, Ves- mos sin embargo lo que cuesta Scalia piblicamente que debe "conserva tel iguificado de las palabras”, en sama, que |s palabra no tiene mis que un sentido: el bue- Senet ey iin tt» no, Esa reg arrastra abusivameate un reelo, 9, lo que es peor, una teviakzacion general de Is imagens o bien se la probibe puss y lane ‘mente (no hay que decir que Titus zcsinn a Beréniee puesto que Bérénice ha muerco ass nda"); © bien se I sdiculiza simulando mis 9 menos irénicamente tomas al pie de a le- tra (lo que vincula Nerén solar alas Ligeia de Junie we reduce aa secién dl “iol que detect tH puntano”* 0-4 "an préstano becho a le we trologia”®) ; 0 bien se exige no reconocer en ella sino un cli de época (no hay que sentir | menor respiracin en respirar porque respirar ence sglo xv quiere decie calmarie). As lee amos singulareslecciones de lectura: hay gus Tee fs poetas sin evocar: prohibicign absluta de alzae la mieada mis alld de eas palabras ta simples y tan concretat ~sea cual fuere el dete- ‘oro de la époea y del tempo que son el puer= to, el serrllo, ls Ligeimas, En dltimo termi, las palabras no tienen ya valor referencia; slo tienen un valor meccante:sirven part comune ar, como en la me chata de las transicciones, no psa sugeri. Em suma, el Ieneusie no prop ne mis que una ceetduenbre: Ia de la trvili- dad: sella, pus, sempre ae ls lige ‘Ocra vietima de a lets: el personae, objeto den erédicoa la Ver excesvo einiorioy aunes 2 Revi Bremen, 18 de novi 196%, a 9 of 40 tiene ef derecho de engasarse a si mismo, de ceuivocarserespecto a sus sentimnentor Ia co31= ‘ada es una categoria desconocida para lo vero simileritio (Oreste y Titus no pueden mentir~ se1.si mismos), el fantasma tampoco (Eriohile ama a Achille Sin imaginarse nunca, sin duds, {gue ha sido poseida por el"). Fata claridad sor prendente de os seresy de sus relaciones no et reseevada 3 ices para lo verosimilersin, Ia vida misma es clara: una misma tcvilidad rige la elacin de los hombres en el libro yen el ‘mundo, No hay, dicen, el menor interés en ver tna obra de Racine un tetra de Is Cautividad, Des eta una stuacién corrente™: de igual ‘me, et intl insite em Is relacién de fuera (que Ls tragedia rcinians pone en ecena pest ‘Sue, nos recucedan, el poder contieuye tod sm iedid™, Ciertamente, esto significa comsiderar con haeta ecvanimidad la presencia de In fuer fn las relaciones humanay. Menos hastinda, fa feratura no ha ced de comentar el eaeter intolerable de las scuaciones teivials. puesto fave precisamente Ia palahes hace de wnt rela- im Corrente una relacdm fandamental y de fen ona rlaciin excandalor, Por em lo ¥ mil eitco we emplea pars ovitarle imnoreaneia 2 todos lo uc es trivial en la vide no debe des case; Jo ue mo To es en I obs debe, por To 2 Palo i 3% contrario, trivilzarse: singular extéticn, que oadena fa vida al silencio ya obra a la ins sifcancia Et custo Si pasamos a las demis repr de ip verorimil critic, babré que Akscener mis bajo, sboedar censor itor, near en dcater anaiuaon dilogar 3 tvs {i noetorvijrextion de hoy con los vcos {sition de antes de ayer, Niardo Népomuctne Cemmercie {Come designs ee conjunta de intrdictos gue provsneiniferentemente dea moray de IDestsca yen el ual a evities elven inte todos lor valor que no puede wanoprta a Is ‘Senca? Aer ster de prokibionsllmé- tla el “gute”. pDe gue peohibe habla el feo? De ey chjton Teasportado 3 un ds tx hn a ajo ep tins lncongracaca que peovens no de los ob- Jeter msmoy sino dt la morta de lo bstraeto Fe lo coctet (sempre etd probibide mer= {har lor gener); Toque parece ridicule que pueda habacse de eznece a propsito de ie= Fatare™ toque choea ef diancia dl objeto “Tics din de en lar 1008 40 casas piginas de a antigua critica son enters mente abstrictas* yy por lo contrarin las jobras dela nueva eriiea loon muy poco, pce, 40 que tratan de substanciae y de objeto, ees Slena es, alo que parece, de una abstraceain jnhumana, De hecho, lo ue Io verove lama “conezeto" noes, una Yer mds, sino lo habit ‘Lo habitwal detecmina el gusto de fo verosimil, pra &t Ia critica no debe sr hecha nde obj. {os (soa demasiado prosaic") ai de iden (soa demasiado abstracts), sino gnfeamente de wae lores Es sgut donde el gusto x muy sil: servidor vadnime de la moral y dela estética, hace ls eset de un eémodo torniguets entre lo Bello Y lo Bueno, confundidos dcretamente bajo In ‘secie de una simple medida. Sin embargo, est ‘medida tiene tado el poder de furs den ene jismo: cuando le eprochin al critico el hablae con exceso de sexuslidad, debe entenderse gue Fablar de sexuslidad er siempre excesv mash, nat por un instante que lor hésoes cision pu ddan esta provistes (0 90} de un sexo. es hacer ‘interuenir por doguier” wna servaldad “obaes siowante desenfrenada, cénica”™. Que la sexu. lidsd puede deseropefae un papel preciso fy no pinico) en lt configuescisn de fos penonsion lS il tad cm 2 De cho demasiado simblieag =F '9% {90 no se examina en ningin instante; que, por ‘tiadidur, ese papel pueda varia sexta sigumnos 2 fread 02 Ades por mpl mpc et por un instante en el espieieu del aneiguo ere 0: aqué sabe él de Feeud sino lo que he leido fs oleccién Que sje? El gusto es, de hecho un interdict de psla- bra. Si se condena al psicoandisis no et porque ‘te pens, sino porque habla; si pars te Aduirlo 2 ana pura prieties médica e inmovili- ar al enfermo (que ao lo es) sobre su divin, les proocuparia canto como ls scupuntues. Pero el psicoanslssabarcaen su dzcues al eer agra to por antonomasia (lo que se devearia set), ‘nada menos que al xeritor. Aun excritor moe demno, vaya y pase, 7per 4 wn eldsica! Racing el mas claro de fos poeta, el mis pidico de los parionad! ™| En verdad a imagen que la antigua critica se hha hecho del prcoandlss etd increblemente pasida de moda. Esta imagen se basa en unt clasficacién arcaica del cverpo humane. El hombre de la antigua critics we halla en efecto compuesto de dos regimes anatémicas. La pei= sera es, si as puede decir, superior externa Ia eabeza, la creacién atistea, a soatiencia no ble, To que se puede mostrar, lo auc se debe vers In Segunda es inferior-interna: ef sexo (que m0 wl mane ee Ran ayy nn 3 nies de 196. 110840 puede nome, nin as "mpai- Pima rg an {manish dt ara te ste —~—rti“< COe™~t imal; pot om sana Sata oe rin Alors oye eon sea Lr Sin bina vintnary bexeanernine concep pres on pcb cca iin! total gue pn ser ceinas Sign stan pion Sapte ies" aucno Decl Boa cere, oe Saat be plat suena LL ‘ime ips mers Beata hr ~h—rtr— Yona gure at pee) LULL fa um ericbe lew gee 1 too auc spor oo stor wl te ap io Gui prance ais linger pomics aay oe 2 Pla opi 186 ne ie en's ease SSE Lieto fo ora a oe PCR ote a. slvidarlo) ; que, por otra parte, e¢ una peticin 4e principio atibwir un valor superior «l"pen samiento conscinte” y portular amo algo que rade suyo el eseao valor de "lo inmelito > de lo elemental”; y que, pot lo demi, todas esas oposiciones estético-morales entre un hombre orginico, impulsive, automitie, informe bru tal ovcuro, ec, y una literatura voluntariasy, ieida, noble, glioma Fuerza de sugciones de exprsidn, son propiamente ett, dado ave tlhombre psicoanalticn no es geométrieamente divs y que, sein Is iden de Jacques Lactn, sutopologia no crla deadentvoy la deufucra™, yy ain menos lade o alto y de To bo, sno mds Bien a de un anverso y de un zeverso mévile, euyo lenguaje no cost precbamente de inter” ‘cambiar os paper y de dae vucles hs supesti= ies alrededor de algo que, para terminat ¥ park ‘omenzar, no ex Pero £2 gut insti? Ly ign tancia dea antigua eites respect al psiconn’ Isis tene el espesor y ls tenaeided de un mito (gracias alo cual acaba por tener algo fascinan- 12): no es una negativa; es una dsposcin, lla- sada a acravese inperturbablemente las eda dds “Tasting ew la obitinaciin de toda wre literatura dew bace cincucnta aio, sine iente on Francis, en proctamar ef rimado del Instint, de To inconsclente, de la ntuicibna de Ie voluntad en ol sentido domi, es dec for FM Ped ahi BK 1208.40 era maine Bato m0 ha sido cee ‘tito en 1965 por Raymond Picaed sino en 1927 por Julien Benda. La coantoan Abers yeamos aia cones de lo weroinl critic, Como Praliamos esperar edie al lengua ssn ers engi eon pcos a ren bs fo pretext de "erga Sele inpone un lengua. Jetinco:a“lardad™®, To DS Hace mucho tiempo que nuctea wciedad francs vive a “elardad mo como una simple cvsldad de In cominicacin verbal, como on arcibuto movil que pusda aplicar a varada lenguss, soo como un habla separada: se trata de ceribis cierto iioma sagrad, empaeenads on le lengua francesa, como we han eto os ieroslties el sinserto ol latin medieval ™ EI iioma en eustién, denominade "clsdad SIS er Se ote es frances es una lengus originarismente poli= ‘ea nacida en el momento en que las clases si periores han deseado —segin un proces ideo logico bien conocido— trocar Ia particularidad de su escritura, ergiéndola en lengusje univer- sal, y haciendo creee que la gies del francés uma légieaabuoluta: es lo ques llamabe el sgenio de In lengua: ef del francés comiste co Presentar primero el sujeto, en seguida la ae ‘én, por fin el pasente, conforme, decian, 3 lun modelo “aatural” Este mito ha silo viene ficamentsdesmontado pols lingdistie moder- sna el francs no esni mis ni menot “Iepico”™ gue otra lengua ‘Conocemos toda las mutilciones que las ns- tieuciones eisieas han hecho sufrir 4 nuestra Jengua. Lo curso es que los franceses se enor gullecen incansablemente de haber teaido sa Racine (cl hombre de Tas dor mil palabras) y no se quejan jaais de no haber tendo su Sha laspeare. Todavia hoy defienden con una Pas sién ridiculs su “lengua frances”: crdaicas coraculates, fulminaciones contra ae invaiones extranjeras,condeaas a muerte de certs pala: bras reputadas indesable, Hay que liepat ine Woe tecte tern sateen Spd Senhora fy 1308.40 esanuements, spa, poh, emir, peeser- Sat Renal I ors entrants mics oa que ls antigua crisis juga ly legis Sse po le plseen (clficndoiy de “plage Sov) que ponen de maifions fos sae te de enfermedad nacional qu lsmarin abe Stoo del longa. Seda a tnerp ;Singalaelenguae! Nos Hab dn here "i (in permit no alstane, ninguna sun a auseno)s trampor, {ada s una parol, tal expraiin hava ees por lo dems o gue ucedecoando I emo em EM carea de Sofoce Racine, que Gite, amiga de Albertine fa rdactado para obtenee, 5 cerifcado de etude ("lor coactore te viriles*"). Por Io demis, ¢qué hacian pues Gis y Andrée sno aig erisen cuando & to dl mismo Racine hablen del “enero tric. de"Taintiga” (aq ao encanto on ls eyes de gener) de "eatacters en onstruidos” (he sap "la coberenci de sf lactones pcoigis),sesand gue Athe- Tien eva "eageisantoco™ (deel = ners, nos reeverdan que Andromariue noes on drama patitco), te? El wocabulareci co en nombre del cul nor roprenden st de tna muchacha qu prepraba su certifcado de tstudias hice ees eure desig, Dou sin mbaego. eos teido s Maem. 2 Freuds 3 sol acy Nieexsche. Por lo dems, Lucien Febvee, Mee- leau-Ponty han reclamado el derecho de rebacer sin cesar la historia de a historia, la historia de ls fllosfia, de manera que el objeto pasado se2 Sempre un objeto tora :Por qué ao se leva ‘uns vor antiogs para axegurar el mismo derecho sla lteraura? Es posible sno explicae, al menos decir de ova manera al porgue de ae silencio, de ex fiacaso. El antiguo critica es victima de una “Isporicién que eonocen bie los sna del len- susie quellaman a axinbols ™: no puede per ie manejar los simbolos, es decir las coer tencias de seatides In funcidn simbatica muy Jeneral que permite 2 lor hombres construit less, imagenes obras, no bien sobrepasin los ‘aor esrechamente racionale del lengua, sts fancidn, en el antiguoeritco, se halla turbads, lmitada, 0 censurada. Fe posible, cietamente, hablar de una obra lteracia haciendo abrersesin de toda ceferencis alsimbolo, Esto depende del punto devises aue se cligey que baeez sunciar. Sin habla dal in- mento dominio dels istituciones iterarias, que proviene de a hiscora", v para ateneenos a a tra singular, no eabe dada de ques congo que ocuparme de Andromaqne desde el punto de tg Mae» Aner Patloi nee 1908 40, vista de fo ingresn de a cepresenticién, 0 de los manusertes de Proust dente el punco de vis- ta de Is macerialidad de sus achadurss, mee poco necesaro erer ono creer en ln naturleza Simbsliea dela obras literarias: un afsico pue~ ddemuy bien trenzareesos o haces earpinteria, Pero dee el momento en que e pretende tatae [a obra en si misma, seein el punto de vista de su constitucion, es imposible no planter en sh dimensign mis geande ls exigencis de una lee cura simbles, Es fo que a hecho la nueva erica. Todo el mundo sabe que hs trabsiado abiertamente, hasta ahora, pariendo de Ia naturalera sr lica de las obras y de lo que Bacbelard lamaba Ins defeccines de Is imagen. Sin embargo, en la contienda que acaban de provocatle, nadie ha parecide pensar un solo iniinte que pudo ta farse de sisbolos y que, por lo tanto, Io auc hnabia que dicutir foes Ins hbertades¥ Io Tt rites de una critics explicitamente simbolies se ha afiemado los derechos toeaitatios de ln leer, sin dejar munca eneender que ef smabolo pusies tence también for suvon que quiz ne som esas cusntas ibereades residuals que la lets se permite dejele. @Excluye la letra el simolo, (2, por lo ontravo, lo permite? ¢Ua obta sig fica lteralmente o bien simbslicimente —o in elusive sexi fs fase de Rimbaud "hderel- ‘mente en fades lor sent” Tal odin set pussa del debate. Los aniline de Sur Racine se enlazan todos con clerta Tigi simbslica, como se declara en el prefaco del libro, O bien habia que dscude en su conjunto la existencia ‘ols posiilidad de esta ldgiea (Jo que habia te- nido la ventaja de, eomo se die, "eleva la dis ‘cusibn”), 0 bien mostee que el stor de Ser Racine habia aplcsdo mal las reglas —lo que te habeia zeconacido de buena gana, sobce todo dos asos después de haber publicide vs libro ses aos despuds de hnberlo escrica, Es tnt singular leeign de leewura ls de discutir toxos fos deales de un libro sin dar + ponsat tn solo instance que heros perebida el proves to de conjunto,«¢ decc, Isa y Hlanamente, e sentido, La antigua eritica nos recuerds Gos reaicos", de los que habla Ombredane. du, caloeadon por primera vex ante It pantalla ne ven de toda Ta escens sino un pollo que araviees Ia plsza del pucblo. No es razonable hacer de ls leer un imperia abwoluto y diveute en seeuida, Sin prevent, cada simbolo en nombre de un Deicipio que no ers hecho pars dl. -Reprocha~ Flames 2 un chino (puesto due Is nueva erica Te parece 3 Ia antigua tuna lengua extranieta) aque cometiera fleas geamaticsles en francés fnaudo buble en china? ‘Mas por que, despuss de todo, er sanders a ‘res fon sa de te 2 dy 20 0f 40 los simbolos, 2 esimbola? Qué elo que el simbolo amensza? Fandsmento del libros por qué el sentido maltiple pone en peligro la pals bra acerea de un libro? ¢¥ por qué, una ver ris, hoy por hoy? 1 21 0f 40 Nada es mis esencial para una sociedad que la Flaifcecién de se lenguajes, Cambiar es cl Sfiaciéa, dasplazar la palabra, «8 hacer una revolucién. Durante dos siglos, el claicismo francés se ha definido por la separacién, Is je- requis y Ja etabildad de sur eectuess, y la rerolucién romantics seh considerado 3s mis- tma como un deorden de clafiezein. Ahora bea, desde hace cerea de cien ais, desde Ma- Iammé, sin dude, est4 en curso una reforms imporcante de los lugares de nesta licerstaca Ib quese intercambia, se pencta ¥ se unica es Li doble funcidn, postin y critics, de Ia ecie ura; no basta decir que los escritores mismos Ihsan critica: su obra, a menudo, emuncia las ‘condiciones desu nacimiento (Proust) o inclu sivede su ausencia (Blanchot); un misma len- {gusje tende a circular por doguier Is litera tra, y hasta detris de si mismos el Libro es asi acid de flanco y porla retaguardi por cl que Io hizo; no hay ya poses, ni novelist: no hay sis que una esritura ee de amar eS eines ” 22.01 40 ALncrss ox Y ocurce gus, por un mov contenrano mento complementato, eer : ‘cose vale a vay aster or supucsto, querer cite no uns pes Senta de Sats ino tes neni de ce Qué nos izipore er mie lop er novel. 13; poeta entaysta cron? Elector no Pee definine en temins del papel que de smpaia o de valor, in diamante por ieta Covcencade bbl Beto age pas un elengunecrea un problema, gue sentesupro- funddady no su instrumented su belles, isn puss nacido bor de ertca,ofestndore 2 la Tecrura sega las miss Vasque le obra Propiamenteleraris, aunque sus ior np Sein, por stats sao econ y no etre. S 4s celtics nueva tiene alguna realidad, ta Se tls, no ona waldad deur todos, menos atin en el enokibn gue, span dicen emote ‘mente, In Stine ino In sledad de acto critic, afimado ca aden, lejos de hs coat tadss dea cienciao de ls astitacioney, como tn acto deplena erieucr En otra soca sepa, sds por el ganado mito dl "uaberbio crestor 1 de bnnildesevidar, ambos necearin, cada Gaal en ts Inger, et", sora el eerie ah atitico se reine en isa diel concn, feat al mismo objet: a engusje Reamuy tue (Se gut une TOS ea anes Ss 6 Hmos visto qu ota ilkima transgseion se tolecz mal. Y sin embargo, aunque todavia sea ecesario batalla por elsy etd quied sobrepa- Sada por una nueva reforma que apazece en el horizonte: ya no sélo le critica comienza esta "eraveia dels excrituea” que tl ver haya de smarear nuesto siglo, sing ol dscueso intelectual entero, Hace ya cuateo sighs que el fundador de Is arden que mis ha hecho por I fesrics, Ignacio de Loyola, dejabs en sus Bjercicios Ex rituals el modelo de un ducusso dramatizado, fexpucio # una muy otra fucrza que la del silo” ‘gsmo o de la abstraccién, como la perspicacia ‘de Georges Baile no ha dado de sefalrlo Después, a través de esritores como Sade 6 Nictsshe, las regs de la exposciin inelecrual inn “ardido” peridicamente (en el dable sen- sido del término). Es eo, parece, lo que boy 7 abiertamente en tala de juicio. Hl inececto accede a otra Iégia, aborda [a regién desneda els experiencia interior”: wna misma ysniea ‘yendad ee busca, consi a toda habla, ya sea fic Bela, podtica 0 discursiva, porque en adelante rls verdad de la palabra misma. Cuando Jac os eng mee Sh torn Fis eencnta de geass tur io | p20). : - 23.01 40 ‘ques Lacan dicts su clase susttaye fs abseae~ iin tradicional de los conceptos con wna ex pans coral de la imagen en el campo del hablar, de manera que no sepace mis dl ejemplo de la ide, y sea el mismo la verdad, En ol oto ‘treme, rompiendo con ls nocidn atdinaria del “desarrollo”, Lo crado 9 fo cucdo, de Claude LéviSeeaus, propone sina tetsrica mucva de le ericiin y de tal modo compromete 2 una fes- ponsabildad de la forma que exainos poco ha bituados a encontearen los trabsjon de ciencise fhumanas. Se halls sin duda en curso una tras- formacién de ls palabra diseursiva, [1 mis {gue aproxims el eritic al estitor: entramos en luna crits general del Comentario, quied tan impovtante como la que ha mareado, con rela ‘én al mismo problema, el paso de Is Edad Media al Renacieiento, Esa eriss es en efecto inevitable desde el sno- mento on que se desubre —o redsieubre— Ia naturale simbéliea del lengusje, oy se prefie~ 1, a naturales lingiistica del simbolo, Eso fue hoy ocurte, bajo la acelin conjugads del Pacoandlsis y- del structuralisome. Durante ‘mucho tiempo Ia sociedad elisice-burguesa a visto ea a palabra un inetrumento o wns deco- raeidas akdea. vemor en ella un signo.y una verdad. Todo lo tocado por el lengusie & pues de cierta manera pueto de nuevo en tlt de juicos a filsofia, las eienciae bumanas, la li ‘Es Gatesin dds ol debate ene cus se nocesiea boy recolocar Ia eriticaliteraria, Ia puesta de que ell es en parte el objeto. ZCusles son las selacione de ls obra y el lengsaje? Si Is obra 6 simbélica, 22 qué eepls de lectura debemos Stenernos? ¢Puede haber uns cencia de lor sim- boos escitos? Puede ol lengua del eetico ver misma simbélica? La tNcua Como género, el Diario intime ‘puvmad ha sido teatado de dos maneras sauy diferentes por el seidloga Alsin Girard y el eseritor Maurice Blanchot Para uno, el Diario es Ia expresén de cierto mero de ciecunstancias sociales, familiares, profesonals, ec; para el otro, ce una maners ngustiosa de retrdar a soledad fatal dela «== ‘ritara. El disrio pues posee al menos dos sen- ‘dos, y cada cual es plausible porque es coke ‘ents Es ete un eho trivial del cual podemor ‘neontrat mil ejemplos en la historia de lx cri= ties y on Is variedad de las lcturss capaces de Jaspitar una misma obra: son al menos los he= Ali Gi Lo Jara ining, OE, ar 196. 24 0f 40 hon que atestguae que fs obra tiene muchos tentidos. Cua epoca puede crc, en fee oe dental sentido canico dea obra, pre aes & sl oe ina pares soe seid singulse en un std Play it eta cerrada en obra abies La defnicn ‘mma dela ba cama: ya no es un hecho Ausécico; pasa ser un fcho antopogicg cto que ninguna hitoca fo ago Ta vee, dud de os seaidos no prviene pus de un pus t0 de vista reltivita dels conumbrs has an; design, no un inbinacion de la sociedad al ervor, sino uns diposciin de la obra 2 a pear; la obra detent al mismo Gempo mi hot seatios, por steucturs no por fa nvalic ddr de squcn que a leas Pac ello eur simbicas el simbolo noe a imagen soe pluralidad de Io sentido” See pl sc See Sedo ‘ae pclae on frm hectic ttn Sear ec, Wife corny oc eae Sa 8 | | | | Fl simbolo cs constante, Slo pueden variae Jn concieneia que Is sociedad cist de &l y los derechos que le concede. La libertad simbolea ha sido reconocida y en alguna forma codificae dha, en Ia Fad Modis, como se ve ea Is tcoria ellos cunteo sentidos"; en cambio, la sociedad clisia por lo comén seh acomodalo muy ral ell: Ie ha ignorado, 0, como en sus supervi= vencias actusle, eenrarado: Ta historia de Uibertad dels simbolor er a menudo vilenes, naturalmence aqui tiene iguslmente ve sentido? no se censuran impunemence lo sieabolot. De Culler manent wn pales iis tional, y no, si puede deciese as, estructural sea Te que piensen o decreten Iss sociedades, Ia ‘bes la sobrepas, ae stravies, a la manera de tuna forma que vienen a lena, uno eat ote, los seotidor més 0 menos contingents, histércos: tuna obra es “term”, no porgue imponss un sentido inico 2 hombres diferentes, sino porave ‘sugiere sentidos diferentes un hombre tne, 4ue habla sempre Ia misma lengua simbalica 2 través de tiempos mili la obrs propane, “Thorsbredispone. Todo Ietor lo sabe, siempre que no te deie intionidar por lar centueas dela letras ?nosente pee or Roal Sel sp 33). ay Ee ana eae eee reas hrm = 25 0f 40 caso que rtoma contacto con cierto mis alld Gel texto, como se lenguaje primero dea obra Alesarollara en él oteas palabras y le ensehara 4 Fable una segunda lengua? Es lo gue se Lame sofiar. Peto el suo tiene sus avenidas, segin fave de Bacheloed,y este avenas ertin raz is ante Ia palabra por la segunds fengua de la obra. La literatura es exploracén del nombre: Proust ha stcado todo un munvlo de ess pocot sida: Guermantes, Ea fond, maior tiene sempre la ereencia de que les signos no som arbitrary y queel nombre er una propiedad na tual de Ia eos: ls escitores extdn del Indo de Cantilo, no de Hermdgenes. Ahora bien, feb nos ler coma se escrbe: «x entonce cuando "elorficamos” a Tteraturs ("alorficae™ os “marifestar en su eencia”) porque si ls eal= bras no cuvieean mir que un sentilo ef del iceionti, si una segunda lengua no viniera + turbar ya liberse “hs cereiumbres de leneur- {eno habra literatura". Pores le regs se Ja fieratuea no son as de a Ter, sino las de In alusiin: son reglas lingdlsticss, no reelas flo légieas oe 1a filologa em efecto ene por are iar send literal dean envncido pre exrse de {lo ptr bre lx sentido seponon. Por ‘Sct engin no trash pete inv ambiguedaer del lengui, sno para eo enero spud deine, pra isis Elling Comin apron ao ae fs poeasconocen dee hace mucho bsj el nom rece gern, de coveuibn, dando a flocescons dl sett un sexton cntfica, . obom ba insidoen anid con trative del mensje poston (Irani): em {tre deer queralabigiead no proven de Sin snfoquc ccc de bs "ibertader” da n= ferpetndns menor an de wna canta moe Sent plgran pest ee pero forma etm ei age i Seal pertencten i obras litacay Pore Smet una legis puta cavo cso ot eho de tal mode sue saa babi (oa brs) foe ensenad tne sentido mile Es Faostlin este ya en leneus peopsmente icin ae comport chasis iced: tre dello que se prtende —sbee To eval Torta comenra peveupune Sn mba en Sin de cin: ein Ms CEA J Steines Com de Somonqu, peal 26 of 40 0, ls ambigdedades del lengusje prtico nada son comparadas con las del lenguaje litera. Las primeras pueden en efecto raducicse por la situacinen que aparece: sgo fuses de la frase sis ambigua, un contexto, un gesto, un recu do, nos dicen eGo hay que comprendera, si ‘quetemos wtiizar Prdticemente ly informacion ‘gor ext encargada de esvmitirno: Ia contin sencia es lo que da elaidad al sentido, ads semejante con la obras la obra es paca rnototrs in eontingenci,y ello ee quizé lo que ruejor la define: Ta obra_no ests rodeada, de- gnada, protegds, dirgida por ninguna situa. ida, inguna vida préctia est alli para de- cimos el sentido que hay aue darle siempre tie- ne algo de “ctacional™ La ambigdedad en ella pura: por peli que sex, posee algo de Iz concisin pites, palabras conforms 3 un pti mer eédigo (la Pia no divagabs) y sin em- burgo abierea a muchor sentidos, porque ee ban pronunciads fuera de toa stuaciin —-sal- ‘ola stuscibn misma dela ambisvedad: Ts obra 88 siempre ea stuaciin profética, Sin sudo, agregando mi seuaci a Ia lectara que hago de tuna obra, puedo reducit su ambigiedad (To que sucede po lo comin). pera ests situa, eamm= Biante, compone Ta obra, y no da con ells: Ta obra no puede procestar contra el sentido gue ieee: ‘se le presto, dese el momento en que yo miszno sme someto a las sujcciones dl eédigosimbslico (que Ia Funds, es decir desde el momento en que acepto inscrbir mi leerra en el expacio de los simbolos; pero tampoco puede aucentficar ese sentido, porque el céigo segundo de Is obra es Timitativo, no peescriptivo:teuza voldmenes de send, node is ines Fads ambien, "Retiada de coda stuscin, In obea se pres por so mismo 2 rer explorada: ante aquel que In escube ola lee, se convierte en una cussion planteads al lenguaie,cuyos fundamentos sen Eimos y euyor limites toeamos. La obra se hace ssi depostaria de un iamenss, de una incesn= fe indagacidn sobre las palabras. Quereros Sempre que el simbolo no sea mis que una oro piedad de la imaginacién. El simbolo también tiene una funcién critica, y el obiewo de su cx ‘Sea ete lengusie misma. A las Critica de lo ‘y1zén que 20s ha dado Ta flsofin, x onsbe lmaginat que agresamor wna Crit del lee ‘tie, y ese fa liceraeura misma. ‘Abra bien, sies verdad que Ia obra detenta por estructura un sentido mip, debe dar har ie a dos dtcucws diferentes: porque e puede, or una parte apuntara todos ls sentdos que 27 of 40 eacubre, 0, fo qu e lo miso, al sentido vaio «2 que se basan todos; por tts parte, apuntat uo solo de eon setts, Enar dlearos ne deben en sing ca confuse, porque ‘con el mismo objeto i It mses scones, Podemos propones qu we lame ence de a Jevatna (0 dels extra) al discus gene yo objet es, no tl oval sentido sin plo taldad mise de los sentido dela obra, er tea trait a ec oteo dicuti qu ume Her. csments, su propo rio, a Itemid de dot un sentido parila 5 fo bea, Sin embargo, «st distincién nos sufcient- Como la a duciin de sentido puede ser ects o slenctn, Babes de separate la lectus de fa obra dew ‘vite a pinrs nis seu el smellatnads por un lengaaie intermatio que Ineseitra del ertco. Cvein Cree, Loctas sets son is toe palabras ue demon fe Sorter para eer en torn de Is obras cores a lengule La cencta De Poseemos una histora dels lic Us LITERATURA teratura, pero no una eiencit dea liceratura porqus, sin de a, no hemos podido ain rsconccer plenamen= te Ia satutaleza del objeto literaia, ue es un sbjeto eerto. Desde ol momento en ave por fin seadmite que Ts obra stl hecha con la ce Fy esivara (y se scan dealt 1s conecuencas) Ciertacienca dea Ineratua er poste Su obje~ {0 ( alptin dis exe) no poor toto que imponce ala obra un sentido, en nombre da eval se daria el deerho de echoes fr otros sentido y por close compromereria {come io’ hecho asta el pesente). No pods set tna ciecia de Tos contends (aie fos evales ‘3 puede cener pose a inci Hsedieamls trig), sino una cena des condiciones dl fontenido, es dvi de Ta formas’ Toque habs de iaerecle serin fr vaiaciones de sentot cagendeais yy 1 puede decine, engendrabls for las bras: no interpreta lo simbnon no {cicamente su polialencny en smn oer ton sry los setidosplnon dea cbr, in, 3 fo contrary el sentido vacio que I su. {enc 2 todoe St modelo serS erkentemente lnglistic, Golgedo ante i impos de dominae to dhs ls fess de una Tenguay el lings eps cxubecer un melo hipodtico de desrintin, 5 partir dl eal pueda explica cdma ton en fendraas lat fees infinitas de un ngs Caaleguiers sean las coreciones que neste introucie, no hay sing razdn pars eae mo intente apa tl métod aan obras del Tee satura: eas obras on en st samme mene eel ToS Sa ot aad »” 28 0f 40 sa “frases”, devivades de la lengua general de lee simbolos, 3 eavés de ieto marero de ras formacioneyreghmentads, oy de na manera mis general, a través de eirtalégica signif ante que se teat de decribe, Dicho de otra ‘manera fa linghises pucde dae a ls teratura «se modelo generativo que sl principio de toda cfencia pusto que se tats siempre de disponer de ciertas regs paca explicac certs eexultades {a cienca de a lieratura tendeé por objeto de- ‘erminar no por qué un sentido debe aceptarse ni siquiera por qué lo ha sido (esto, repitimoso, incumbe al historiador), sino por qué es acpte- ‘le, en modo alguno en funcién de las replay filolgicas dela letra, sino en funcién de lx res neta di tel, Encinas ‘qui, eranspuests a ls ecala de una iene del Atscurto, Is taren de fa Hingistcs reciente, que f deerbie ls gramaticaldad de las frases no 53 significacign, De ual manera, se eforcard én deseribir I apt de as obs. nos sentido, No se clasifiearielconjunto de los sen- fides poser eam un orden imei sino como Jog rastros de una inmensa disposiign “operan te" (puesto que permite hacer obras), ampline da del autoc a Ir sociedad, Respondiendo a Faculrad de lngiaje posads por Hombolit {YChomsky, ay auieds en el hombre una farn!= Jed de literatura, una energis de palabra ue no tiene nada aue ver con el "genio" porone fst ech, ao de inspiraioneso-de voluntades [psomale, sino de reas acumuladas mucho tesalls del stor, Noaon ndgenes dessorer> {fo qu la vou mica de la Mata sur a srt: ey ln gran ligiea de lo simon, son is grandes Crmas vation que permiten hablar opera. ueden imaginars los sacrifice que tl cien- cia podria const alo que gustamos o exer over eal tersturaevundo hablamos de ell Fque oa menudo el auior Y sin embargo, isto Is encs podria hablar de wn auto? La Sencia de atest. no pede sino empara tur ls obra literara, aunque ote firma al mito, que no To ti, Generalmente nor incl tans lo tenor boy, a reer que t eit puede revindca el soil de ou bea y defi tire sentido como legal deaf waa inera- [pei iraonable dss por el ertco al = (tor muereo, a su via, 2 lr ratcon de ss inencone, pata que fl mateo cot segore de In que sigafia wu obra: se quire 3 toa crea leer Habla al murtoo 3 sus sustutoy, 2 Apocs l géner, al Lsio, en stay a tale lo {oem orineo dl autor, propietati por the. tonimin del derecho del esrsr proyectadoso- iesu eresegn, Mis aa oorpden que aguar- dbanos que el ceritoe hays merto pars poder (tor comigncnecelpminc’y ti. Shag "he Myc Code afaape wpe Mors, ware e168) a 2901 40 al con “ojala ease ‘eno: ene moment en qu obra vate mics hay que tats como un hecho east. Muy cet ols importinca dela ure incall firma dl sey ace de a obra un mito fs verdad del anton opts en Sn estan defeat fa vara de ys alos Bical be a eainientopopeleso sino awe epeesctae “amass Ge Racine, Sin "a Racine a manera gue vamos 4 inten eiro momento de mae scnany pats alimentens, an poco de a setanels de fn gran mito; novamor aves Pld sno a Berta en Phide", como leriamor 9 Sofole Freud, Hilla y Keenan Eloy figons. Yeas em ls vrs, porque nts ne fimo etonces a gue lo munta se apodere de Ib viv, lberamos la obra de Is suecones de inintencin, enconesmes el tenblor mitloico den entdon Borcando I fina datos i ‘cre fund verdad dels ob, ee ni sm Sin dds, Is obra “clad” no puede trata como unineme seta ctmologco Ail eemino; pro a dfreneis eiba mens en Jn fa del monje queen stan: ma tng ful oe a omni de oe tras obras esti ecetas, cosa que les enpone 5 isciones de sentido que el mito oral no podis ‘conocer: nos espera uns miclogia dla esertu- 1a; ella tended por objeto no abras determin dyes dece inserits en un proceso de determi ‘clin euyo origeneela ui persona (el tor), pero obras eirucsades por In gran excritura frites en la eval le humanidad incenca #08 sig Aficaciones, es decir sus desos Hlabed pues que aceptar el redseibuir los cbjetor de la cineialceraria. E autor, la obta, fo son mis que el punto de partide de un ands Tis cuyo horizante es tun lengusje: 20 puede haber una eieneia de Dane, de Shakespeare 0 4e Racine, sno snieamente una ciencia dl dis- curso, Esta ciencia tended dor grandes treto- Flos segin los signos que habri de tratar; el primero abarcard oe sgnos inferiores 2 Ia fase, fale como las antiguas figuras lor fendmenos ‘de conaotacia, Ia anomalias seminticas””, fn em resumen, todos ls rsgos del lengua Titetario en su conjuncoy el segundo abaecari los signor tuperiores a ia frag, las partes del dis- ‘ume de donde pueden inducirse ona estructura {el relato, del mensaje posico, del texto dise furs" ote. Grandes y pequedasunidades del e 30 of 40, sdscusso estén evidentemente en una eslacién de integridad (como lor fonemas en eleciSn con las palabras y las palabras en relacién con 1a frase), pero se consituyen en niveles inde pendientts de deseripeién. Tomad de esta ms neta, el texto lteravi we ofrecers 2 anil se ‘70, pero es evidente que ess andlissdejarin fuera'de su aleance un esiduo enoeme. Este esiduo corrsponderi bastante slo que hoy juz ‘amos eencialen [a obra (el genio personal, el arte, Is humanidad), a menor que eeadquicamos interés y amor por la verdad de los mits La objetvidad requerida por sta nueva cien- cis de I literatura habeé de drigirs, m0 yaa Ja obra inmediata (que proviene de la historia lierarin @ dela filologia), sito s su intligibi= lidad. Asi como la fonologiay sin nega las ve~ tlflaciones expeeimentales de la fonétcay ha fundado una nueva objesvided del sentido nica (y no silo del sonido fsico), de igual modo hay una abjeividad del simbolo, diferente de [a que es nectsaria pata el crtablecmiento de bs sertT jalan, ina se Linetsig guaire, Mi, best Note awes “amas Sete ie i Canpuone dee de Sy Sac ‘Piped dt Heat atta E'S Daal” Crom 90D, Cy ak phar nde Reali Soak ae ht (Bb Cac er one Sout acon 4 lecra, El objeto procusa sujeciones de substan «ing no reglas de significacion: Ia “geamitiea’ Aes cbra no ce dal idioma en el cual xt ox. ‘rita, yl objtividad de Is nueva ciencia depen Sede eta segunda geamdtica, node la primers, No interesrd a Ia'clencis de fa Biteratura que Jn obra haya existid, sino que hays sido com prendila y que lo sea ain: Io inteligible sera la fuente de su “objeividad “Tendremos pues que despedirnos dela idea de «que Is cincia de la ieratuca pueda ensefarnes cliente que hay que ateibuir infaliblemence a tum obras no dard, mi siquiers encontrard le ‘evo ningin sentido, pero deseubrirs sepin ‘1ué Topi lo sentidos som engendeados de una manera que puedaseracepiads po a lgica sim blca de Tos hombres, ai como las frases de la Kengua fesnce som "sceptadss” por el "senti- rieneo lingietco” de los frances, Queda sin dada por recorcer ua Largo cating antes que podamordisponer de una lingistics del discur= %o, decir de uns verdaders cieneia de Is lite- riturs,conforme a Jz natursezs verbal de su objeto, Porguest la inglisies puede ayadaenes, to puede por si sola resolver las cuertones que Je plantean esos nuevos objetos que son las par- tes del dscurso¥ los debe sentidos. Seed nece- sario principalmente la ayuda de Ia historia, qae le diré la duracién, 2 menudo inmensa, de los cédigos segundos (tl como el ciigo retrico) lade Is antropologia, que permities deseribir 6 31 0f 40 fa Bigica general de los sgnificanter mediante ‘compacacionese integraciones suceivas. Laeninica La eritica ao sla ciencia sta trata de for sentido; aqua los produce. Ocupa, como se ha dicho, un lugar Incermedio entre Ia cienciay la lectuess da wna Tengua a Js pura habla que lee y da un habla {entre otras) a la lengus miica de que esti hiecha la obra y de la cual erta la cienca 1 relicion de la critica con La obra ela de tun sentido con uns forms. Imporible pars Is critica el pretender “taducz” ln obra, princi palmente con mayor laridad, pocqve nada hay nis cago que la obra. Lo que puede es "engen- Grae” cierto sentido deeivindolo de una forma {que cs ly obra, Si lee “la fille de Minos et de Pasiphaé”, su papel no consstra en establecer aque se rata de Phide (Ls fillogos lo harin ‘muy bien), sino en concebi una red de son fidos tal que en ella se ubiquen, sein creas ‘exigenciasMigicas sobre his cuales volveremos dentro de un instante, el tema ctonitno y el tema solae. La critica deobls lp sentdos, hace flocar ws segundo lenguaje por encima del pei- mer lenguaje dela obra, es deci, na coheren ia de signor. Se tests en soma de unt xpocie Ae anamorfoss,dejando bien sentado, por une parte, que Is obra no se presta jamée 2 tee un puro refleo (ao «+ un abjeo expocular come {una manzana © una €3j2) Jy Por ofa que Lx fnamorforis misma es una trnsformacin visi lads, ambss somesidas a sujecionee dptias: de lo que sells debe eansformarla Yodo; no ttansfocmna siguiendo iets eyes transforma: Sempre en el mismo sentido, Estas son las tres sujeciones de la critica 1a erties no puede decir “cualquier cos”, Lo que conceals su propésito noes sin embargo cl temor moral a “delist”; primero porque deja 4 otros el cuidado indigno de distinguir peren~ toriamente la locura de la sineazéa, en el siglo Imo ca que so delinde ha sido puesto en tela Ae juicio";desputs, porque el derecho de deli- rar" e+ und conguita de Iteratura desde Lau fréamont, # lo menos, y la critica bien podria tntearen una cris de deltio obedeciendo'a mo- tivos podticos, por poco que lo declare; por Sltimo, porque los deren de hoy son 4 veces Ins verdades de madana: gno habrin Taine pa- reco “delirante” a Boileau, Georges Blin a Bew= petitre? No, 81 el eritico esth mado « decir algo (y no cualquier coma) esque concede a Ia pelabra (Ua del autor y Ix says) una funcion 320f 40 ‘ugmbcante y que en comsecuenca Is anamor- fosis que imprime a ls abra (y 3 la que nadie sn el mundo tiene el poder de sustraerse) etd ‘uiada por las sujeciones formales del sentido to se halls un sentido de cualquier modo. (en co de duds, inténtes hllalo} la sancion el ‘ritico no es el sentido dela obra, sino el at do de lo que dice sobre ella 1a primera sujecida et Ia de considerar que ss la obra todo es signficante: una gramatics no esté bien desrita si far los frases no pue= den explicarse en ella un sistema de sentido no cumple su fanciéa si fodar las palabras no pee dden encontrar en lun orden ¥ un lugae ince- Higible: basta com que un solo easgo ete demis para que Ia descripcséa no sea buena. Fsta te- i de exhaustivdad, bien conacda por los line ‘lists, es de muy otro aleance que la specie e control estaistco que intentan imponer al exitico®. Una npinién obstinads, peoveniente ‘una vez mis de un presunto modeia de a cen ‘las fisies, le dice al ofdo que slo puede rete. nner en Is obra dlementor frecuentes, repetids, a menos de hacesse culpable de "generalizacio. pes abusivas”y de "extrapclciones aberrant") usted no puede, le dicen, eetar como “geneca les siuaciones que slo se encuentran en dot 0 ‘es tragedias de Racine. Hay que recordar una vez mis que, etructaralment, el sentido no ice por cepeticin sino por diferencia de two: doque un termine rato, dexde que ed capes fun hema de exclosones ¥ de eelactonen, {nites tanto coma um ring fescuente: en {fancts a palabes baad no tene meni re. ‘ot sentido que ls palabea amigo. Eldest de Tar unidadssignifcants ene su inercey deal coup una parte del lings; peo crs decane lc frac, ‘Sifcecion, Dede el punto de vata critic, to puede conduc sin tn ealejin sn slide, Porque dede l momento en que se define ei ier dun notin ye ai ed de peas de un asgo, por el nGmeco de sus curren, hay que decide metBliesmente et trimero: gpartndo de evinea trageliat ten Un yo ef derecho de "generale una stn- iin Fainiana? Cinco, Se, ee? eDebo wbee- pane el "ermian medio” para que e go sea otabley el sentido sora? ZO har de Toe Inno ator? gLibrarme de ells dindoes {ico nombre de “excepciones", de "desvion"? (Gero tantorabardor que la semntien permite preciamente evar, Porque "generaliz™ no {kn ag won operacioncuantativa indue Cir del nero de sus couerencias a verdad de 33 0f 40, sn rsa so uaniaura (isertes fade tbe ‘nin, ae at em un Conjunto Bones de Te Iacioner) Sin dada, por ela sol una imagen 1 hace lo imaginsra®, pero lo iaginaros no Dede decribine nin mage por fg 9 ‘oltaria que sa, si ele indesteveble, de tl imagen, Lat "geneaiccions” dl lenguaje et fico estan vinculadas com la extensn de as r= laciomer de lar eles forts parse una note, 10 co el mimo de as acsrrcis materials de ra notin: un término puede no forms lane mis quo una vez en tls le obra sin embargo, pos efeeto de cierto mero de trans. ormacionesquedsfinen preckanonte el hecho estructural tar presence "on fr pede”) “sempre” Tas teunsormaones tienen su sujeciones tambon las de Te lgiensmblcas Al "e- fia dela nue erica se oponen las rsles elementals del fensamientacetfico 0 inl Live implemente erticalada”®; x eto; hay tuna gies de sigificante Sin dua no a onoce bien y todavia no es fel saber de qué “conocimiento" puede ser ebjro al mena ponbleacercare cl, com ala cual seapican el pricanilisi yf exteacturalionoy al menos ‘abemor que no pucde hablrse de simbulos de cualquier manera ens, diponcmnos—non- que silo sex proviionslmente— de cierto mo= Selor que permiten explicar seqiin qué dificul- tades ae establecen las cadenas de sibs. Eso ‘modelos deberian prevenir contra el aombro Xoo ai bavtance asombroso— que ls antigua critica sence al ver gue se aproximan Ta sofo- ceién y'el veneno, et hielo y el fuego. Faas formas de transformacin han sido enunciadss = laver por el prcoandlinsy a setériea”. Son, por ejemplo, Is sustitucién propiamente dicha (metifora), 1a omisiin (ips) Ia condensa ida, (homonimia), el desplazamiento.(meto- ima), la denegacién (antifrase)- Lo que et Civico eats de encontrar serin pus transfor- ‘acones replamentads, no aleatorss, que ata- fen a cadenas muy extendidas (cl pajard, ol tulo, la flor, el fuego de arifcio, ol abenico, a maripos, te bailarina, en Mallarmé), que permiteneeacionesIsjanas pero legales (el gre Fo ealmo yl érbol otonal), de suerce que la bra, lejos de sr leida de una manera “deliran- Sethlle penctrada por una unidad cada vez mf vast Son files esas elciones? No mis que las dela poesia misma, EX ibe es un mundo. El eritco experiments ance el libro las misoas condisioner de habla Tad, 3067 ” 340f 40 aque cl ecritor ante el mundo. Es aqui donde Iegamos a I cercerasujecién de a eritica. Cox ‘mo la del sritr, la anamorfosis que el eritico imprime «su objeco ext sempre dirigdas debe siempre ie en el mismo sentido. ZCuil cs ese sent? (Es el de la “subjetividad, com el eval aturden al nuevo eritco? Pot le comin se en- ende por critica “subjetiva" un dicurso de jado a Ta entera dserecin del rajt0, que no iene en eventa para nads al objeto, y que se supone (para mejor sbrumarla) reduc 4 te cexpresin aniequica y chalatana de seatimnen tos individuals A lo cual podria ya responder se que una subjetividad sttematizada, o decit cullvada (proveniente de wna cults), some fida 2 sujeciones iamensas, surgidas elle minmas elon simbolas de la obra, tiene mr probabili= dades, quizi, de apcoximarse al objeto liveraio ‘que una objetvidad ineules,cegada con respec toa si misma y amparindose derie de [letra como deteis de una natucilea, Poros a decir vera, no se trata exactamence de es: bri ‘ica no esl ciencia: en critica no eal objeto lo que hay que opoaer 3! ajeto, ino su peed cau. Se diri de otra manera que li critica afronta un objeto que no et Ia obra, sno su propio lengusje. Qué eelactin puede tener un xitico con el lengusje? Es por ee lado qu de- bomos tratar de definic Ix "subjtivilad™ del La citia liscs tiene ls ercenca ingenva de que el sujewo es un “pleno”, y de que las rela- ones del sujeto con el lenguaje son las de un ‘contenido con ae expresién. El recurso al dis- fara simbilico conduce, al parecer, a una creenciainversa: el sujeto no cs una plenitud Individual que tenemos 0 no el derecho de eva- ‘uae en el enguaje (segtin el “género" de lice- fturs que se cia), no por el contrario un ‘acio en trno del cual el ecrtor teje una pa lubes infinitamente transformada (insert2 en ‘una cadena de transformacion, de suerte que toda eecricura gue no miewle deigna, 10 los triburos interiores del sujet, sino su ausen ‘Gi. Fl lengusje no e el predicado de un suje- to, inexpresble,o que aquél servria pars ex presar: es el sjeto™. Me pacece (¥ no ereo see 1 Gnico en pensae) que eso es muy precsa~ tence lo que define a fa literatura: sso tatara ‘eacillameate de exprear 0 de exprimir (como ‘un limén) sujetos y objets igualmente plenos por “imdgence”, 2para qué ls Iteratues? Bast Fa el diseuro de mala fe. Lo que acrastra con~ ‘igo et simbolo es la neceidad de-designar in- Canaablemente Is made del 90 que soy- Agre- SESE, Reape dle oad pewter” ny Ego PT ae parame 8 35 0f 40 ‘sano au senguye al el autpe y sus simbolos 4 los de a obra, el ezitico no “deforma” el obje- to para expresirseen no hace el predicado de s propia person; reproduce una vex mais, co. so un signo desprendilo y vaiado,e signa de lay obras mismas cuyo mensje, infinitaments «xaminado, noes tal "subjcividad sing la com sin misma del sujeto y del lengua, de modo ‘que el critic y Ia obea digan sempre: sy lfe- Yaturs, y que, por sus voces conjugadas, la lic ‘eratura no enuncia jamie ausenca del sujet, Giertamente, la critics es una lectura pro- funda (0 mejor dicho, ferfitade) ; docubee en |a obra cierto inteligible y en ello, es verdad, ddscifea y participa de una interpreacion. Sin embargo, lo que devcls no puede ser un signifi ‘ado (porque ese signifieado retrocede sin cesar hasta el vacio del sujet) sino solamente cade~ fas de simbolos, homologia de relaiones: el “sentido” que da de pleno derecho ala obra 80 finalmente sino una nuers eflorecencia de los simboles que constiuyen Is obras Cusndo tun critio extrae del pijao y del absico ma- Iarmeanos un “sent” conan, el deide tuck. fa, del virtual *, no design wa ilkima verdad el imagen, sino nieamente una nueva ima sen, ella misma suspendida. La critica no e una ttaduccin, sino uaa peeifrns, No puede pee- tender encontrar de nuevo el “Tondo” de la J.P Mae oy Vt obra, porque ee fonda es el sujeto mismo, 6 decir una ausencia: toda metéfora es un signe sin fondo, y es ese lejano del significado lo que sl proceso simbilic, en = profwsién, designs lito slo puede continuat las metiforss de la ob, no eaduielas: una vez mis, si hay en a bra un significado “oculea™ y “objetivo, of simbolo no es mis que eafersimo la literatura ro es mis que disfar y la ertica no es mas que fillogia. Vs estelleear de nuevo la cra 3 To caplicito puro, pusto que entonces no hay e ‘eguife mada mis que deci y Ls fancin de la bra no puede consiste en sllar los labios de saquellos que Ia len; pero apenas ex menoe vano tf busear en Is obra lo que diia sin decilo y fuponer ef ells a accra ttimo, al cual una ver descubierto, no habeiaigualmente nada gue agregar: digae To que se diga de Is obra, queda Sempre, como ct prime moment lengua 1a medida del discurso exticn es su jaefze. Ask como ea misies, aungue una nota jsta no sen una nota “veedaders", In verdad del canto Aepende, sumanda y restando, de so junera, porgue ia justera ei esha de un vnisono © tle una armoaias de igual modo, pies ser verde dero, es menester que el critica soa justo y auc Jntenterepreducir ens propio lengua, segin alguna puesta en escene esptitaal evacta™ 2% Maan Pn «One ig de dees ae 36 of 40, 2 gonna de brs dm cero sy poeiamente, ro Puede “espera Hay en efecto dr mancing cverdal goede fail doigul de no sccrar con stale nna yal von bats exper sone teen nego cl simbol, carder toc prs {i sgnfiune de Is ors ls ehaars es fal lers oa encerraro ene calle in sla de ana tautolgia, Opuita a ell Is negund onsite en interpretar cintiiammnte ef sn Balor dearer. por uns pare, que ls beac alse al dastiamieno (on cha ea soos noc simblics), pero por ot, lear 8 caby 6 dsifamiento medane una pales en anima litera, sin peofundids, sin fuga ene Gecgada de deener Is merSfor intnite de cles para poser enc desencon sa “verdad 4s et ipo son ls erticrsmbios de nten iin ciemifie oxigen © pconaise) En ls dos cas ls dipardad areas de os lengua, el dela obra y ede a eves, to aque hace rarelsimbolo: queer edacit ci, Bolo an excesvo como obstineen no er sin la letra. Es monster gue slo eapes fnscr ls, meee ue una lengus fle plenamene ots longus: ois fines $, como se rope a lees dela ebrt No ‘ine ee aco gue devusie por final ence al ieratura: permite char Contes ons ble Eimenass hablar dena ors exponen coos {voles en uaa palabra muy sr eho ss tecio oe una palabra reificante que iamov liza en uns lia letra el significado que cree Iaer encontrado, En ceca, Ia palabra joes sélo cy ponble iia revponabidad dl “incre Prete aca la as entfca cos la respon ‘bila dl ereico hacia su propia paabr, Frente sla ciencia dela Iiersturay aun iI entreve el rico permanessinfintamente de ssrmado, porque no puede disponer dl lengusie Como den bien o de un instrument: tage! fue wo eae a qu atners sobre Le ciencla de I erat stng eden cn como puramente“exponente” (7 0073 exp catia), se encontrarin tambien separado de cll: logue expone te engsaie mismo, no s bjen Sin embargo, ea catancia no spor en Tero dficria wi permite ala clic dearolor 1b que fata precuamente sl eencia y guest plea Hamar con una palabras ironfe Ta iro- in noe ors cor que a cuetin plancada al lengusie por et lengusje”. Lx coxtumbre que Iemes tomado de dara stolo ua hoczonte ‘elgowo potion nos impide peri que hay ‘Grom Rw ean d aoe ea 37 of 40 tuna iron de los simbolo, uns manera de po- tet en tela de juicio al lengusje por los excess apacontes,declarados, del lengusje. Freate a Ia Pobre iconia volterians, producto narcsta de uns lengua demasiado confiads en st mismo, ppuode imaginarse otes irons que, a falta de ‘sombre mejor, lamariamos barrocs, porque jue 2 con las formas y no con lossees, porque am- plia el lenguaje en ver de redusilo, cPor qué le seria vedada a la ceties? Es quicd a daica plabea sera que ge Tea dejado, hasta ante cl status de la cencia y del lenguaje no s halle bien cstablecido —lo que hoy parece ser el caso. 1 ironia es eatonces fo que fe dado inme- iatamentest critica: noo ve la verdad egn Ia frase de Katha, sino ol serlo®, de modo que tengamos derecho de peitle, no Aiganor creer ‘lo que nied dice, sino: bdganoseveer en vt deciin de devil ‘ses auc nde aia ced doa as ‘Eidly, "Se Goomna's Fal Que iin w parce 1 ie smano me peak re eras pedo Latectuna. An quot un eltma fusion 2 2 fue deberemanremuncie: l critica no puadesutiuiee ea nada al let. En vano se atibuir el derecho os le pedi- ide prestar una v2, por eespetuoss qe 2s lesa de Tos dems, de no see miso Sino un cor en el eu ozo Tecors han de- Tegndo la exprestn de ass prop seninentos, fortazin des saber 0 de juss, en suas de fcpreentat lor derechos de una colectividadso- evn ara Porque? Pocque asta se define a1 erie como un leer que ete, woth Ghctcndo dee que we lector enouentsa en el miso um meddoetemibe: Ta eriary "Rota bien scab ea cierto mondo, frac turseel mundo (libra) y raced, Penemos dur en Tr manera profanda y sus, segan 8 CSycambre, con que fs Edad Medi Rabin 3hs- {suo fs elaciones del Libro (toro antiguo) ¥ Sie agullos que tenan a cargo de reconducir ‘Sea materia solver abolutamente espe Gh) a rsvesde'una nueva palabra Hoy alo onocem al soriadory a extiza (eels Sine pretends acces cet ndebidament, Gur hay gue confit); Ta Edad Mea Hinestableie en torn del bro custo funcio- pesdisntr:licibfor (gue reopia sin a= fa nadn), lcomplator (que no spre n= Eepor cuca propia) sel commentator (que fneervenia en el text reepiado sino po hat fer intlgible) por limo cl auctor (que 38 0f 40 peas propias ide, poyindse empre cot autordada). Tal seen cess expiciamente cone sao finder "ela ‘ettontaun ihn scone (puede ns mire mayor "rapes qual de fed Me, dino Ares 0 Prscano}) stem protucidin enbargo tna imcepeescg te 1 Anti que ls madenad se apres rad en recuary gue parecer» cea ots 2 aie fecnmene cane ue de hecho Is visén erica enpioes ca ‘ompletor mismo: no eoeceatiorgstce ‘2 ropa un texto pcs “lores ses Sita dei recorte: un nacre nce inmeditamente; ete inligble poade oe ‘iso menos acetal no pr lo eel meee Const. El ertco now eet ton gue ae Commentator, pero lowe pleninste ene But pars exponro): pus, por ass pee un tor eprce ums mates mee (ae menady lr nceits porque fa de evens eno tine Resin guns deuce George Poult, Vesaine con Jen Pree chard?) :y, por otra parte, eum oped redutibe hor elemestor de obs de odo Ae dre cere inaligeni, dea, eees “iti Vee” ots Bloat Cad et « tea sprain entree oe ya xt ce ante que no saben em lector bale Susie ecco eid bade scoot cece Nene yo am, sumanto 7 rata, bo pote in amine Herts pose uy Cin dodary eof ens mien dota maners ‘sbre panto percept par ln ldo ne pe one Src Com protean de made de 8 aS prudence rboriopreender aquivar Scie Iubci que food tol sees fon das signe collate, cco lov omer {is pods paste La cece dase 7 Pores acters, zn pois, in ala fe erica icecrageti, opin 0 debit Sra poute qe woe y Gon ar prvetment cones de micro a eo pe Hits, a alesstivsinucable de i see Siderrfato?o que dee el dogmatio dea sin, lo bay el, en compromn un Crthuiee ora cane wo Shes actn ce poo dea que rbacon Er a Eamo “oar” un ea, no con st sino con eis, cca nabs ear i tris ya lectura que w el mio qe ola Sgalfcactin eabese ere a Borde nial chr yu bore igede Pocqe me he tds a ets Gos a ieeus fea a oes tomo enifead, gunk porque ee setae a 39 0f 40 send el devo, se extabl {Bela lengun, Solo la lctura anima la bra, man~ ‘Gene con ella una relaciin de deseo. Leer & de~ Searls obra, es querer ser La obra 6 negasse 2 oblar la obra fuers de toda ocra palabra que fp palabra mites de Ta obra: el tinico comen- falo que posia producirun puro lector, ¥ a8 Je quedaia, seria el “pastiche” (como Jo indi- arise ejemplo de Proust, aficionado 2 las lee~ furasy alos “pastches”). Pasar de la leceura 2 [rcriics 1 cambiar de deseo, es desea, m0 y Ih obra, ino su propio lengusje. Pero por ello thigoo caremitir la obra al deseo de la seitars, ela cual habia saldo, Ast da vuelta Ia palabra SB torna del libro: eer, eseribir: de un deseo al Gero ea toda Heeraeucs.