Está en la página 1de 2

Digenes

Encontr a Digenes,
estaba en muchos sitios,
pero desde su casa,
sala para viajar por las nubes,
y lleg muy lejos,
me pareci verle en la plaza Dam,
y si estaba all,
estaba tambin
en todas las plazas,
hurao transente.

Digenes, mi compaero,
le tiene respeto a la gente,
no es de malos instintos,
mas bien nobles impulsos,
lo hacen amar el desuso,
ama la compaa de algo sin valor,
como si fueran piedras de un castillo,
les da significados, las apila, las necesita;
para un despus, para un negocio,
para un adorno, para cuando sea rico.

No piensa en la avaricia,
pero junta, apila, arrumba,
todo aquello que no tiene valor,
tiene cierto aire de olvido,
es errabundo y peregrino,
y me indaga por la direccin perdida,
me pregunta sobre la hora,
ha olvidado al mundo moderno,
no lo acepta,
o el mundo le olvid a l,
y fue dejado en un rincn,
oscuro abandonado,
se convirti en un hurao coleccionista,
y el anticuario desprecia sus proyectos.

Digenes est tambin en mi mente,
lo descubro cuando rechazo la sociedad,
o cuando lo ilgico,
se apodera de lo real,
me aferro a un documento antiguo,
una fotografa, un libro ,
aquellos ejemplares sin copia,
o cuando guardo aquello sin valor,
los pensamientos, las discusiones,
los rencores, las deslealtades,
el olvido, la segregacin.

No es preciso desconectarse;
Digenes se desconect,
se llama Ral, Claudio,
Mario, Eugenio y Marcos,
tienen nombres de olvido;
yo te los recuerdo,
fueron compaeros,
madre, padre o hermano,
no saben reconciliarse,
con el mundo, con ste mundo,
con ustedes, eso es todo.



Rodrigo Carrasco Casanova
(no usa seudnimo)
09 de Agosto 2014
03:55 a.m.
Digenes : Pertenece a las Poesas de Trasnoche.