Está en la página 1de 5

Si un día te da la locura de

llorar...
llámame.
No prometo hacerte sonreir,
pero puedo llorar contigo ...
Si algún día resuelves fugarte,
no dudes en llamarme.
No prometo pedirte que te
quedes,
pero puedo fugarme contigo.
Si un día te da la locura de
no
hablar con nadie...

llámame. En ese momento


prometo quedarme bien
Pero...
si un día me llamas y no
respondo...
Ven corriendo a mi encuentro...

talvez YO te esté necesitando.