Editorial De Acero nº4

Por fin después de una época de trabajo intenso, tenemos el placer de poder sacar a la
luz nuestra revista teórica “De Acero” número 4.
La publicación de esta revista coincide con la buena noticia de la nueva extensión or-
gánica de la organización por dos territorios donde antes no teníamos presencia: Bilbao y
Cuenca. El largo proceso de integración de estos camaradas ha tenido un desenlace posi-
tivo para nosotros, con el consiguiente reforzamiento de nuestra organización.
En este número de nuestra revista teórica nos centraremos en la denuncia y confron-
tación con el revisionismo, tanto izquierdista con el artículo de Mesana respondiendo a un
grupo político izquierdista cadáver, como al derechismo con los artículos sobre el Socia-
lismo del Siglo XXI y Askapena.
Queremos dar especial difusión a la campaña de solidaridad con nuestro camarada
Alfon, por lo que publicaremos también tanto nuestra resolución sobre el tema, como el
de la plataforma unitaria.
También vamos a hacer público la convocatoria de nuestra primera escuela estatal de
formación comunista que tendrá lugar el 8-9-10 de Agosto en Madrid. En la próxima re-
vista haremos un pequeño reporte sobre la misma. En esta solo publicaremos el cartel.
Por último, siguiendo la línea de los anteriores números de la revista, seguimos tra-
bajando la cuestión de la memoria histórica revolucionaria. En esta ocasión trataremos el
tema de la restauración capitalista en Albania.
Esperemos que sea de su agrado.
Secretaría Ideológica Reconstrucción Comunista
- 2 -
De acero
De acero
- 3 -
De acero
De nuevo, por centésima vez, los defen-
sores de la verdad absoluta, garantes de la
verdad universal, vuelven a la carga ante
cualquier atisbo de represión a proclamar a
los cuatro vientos que vivimos en un Estado
fascista.
Para defender esta línea antidialéctica y
que no se corresponde con nuestra realidad
concreta, sino a elucubraciones de una línea
obsoleta y atrasada que corresponde a una
realidad de hace más de 30 años, digamos
que no han sabido adaptarse a la nueva rea-
lidad.
No es una única organización la que de-
fiende esta tesis errónea, aunque una de
ellas tenga más recorrido histórico, así que
no personalizaremos, por esto y porque ya
no tienen ninguna relevancia política. Basta
que no pongamos nombres para que nos
contesten, lo cual sería deseable puesto que,
a diferencia de ellos, a nosotros no nos im-
porta debatir y desmontar a los revisionis-
tas.
Para ellos todo es economicismo. Es muy
lógico que no sepan diferenciar el economi-
cismo y electoralismo del PCPE de las des-
viaciones de otros Partidos, teniendo ellos
una práctica anarquizante y espontaneísta (y
no hablemos ya de sus desviaciones ideoló-
gicas).
Acusan desde su altar de pureza (ignomi-
nia, diríase más bien) a todo el que no les
comulga de ser bolcheviques de pose, e in-
cluso anuncian a bombo y platillo que los
que no les hacen seguidismo volverán al re-
visionismo del que proceden pero, eso sí,
muchos confluirán hacia ellos. Es curioso
que estos personajes hablen de la vuelta de
otros al revisionismo cuando ellos mismos,
que tantos golpes en el pecho y medallas se
autoimponen (ya que nadie más allá de su
propio entorno se las reconoce), no han sa-
lido de él nunca. Primero, los originales en
el PCE y, posteriormente, en su propio Par-
tido desviacionista maoísta.
Hablan de rascar más allá del embadur-
namiento rojo y descubrir qué hay debajo.
Si les rascáramos a ellos solo veríamos que
son como una ciruela putrefacta, roja por
fuera y negra, putrefacta y corrompida por
dentro, no quedando nada de lo que un día
pudieran tener de revolucionarios. En otras
palabras, un cadáver a la espera de terminar
descomponiéndose hasta desaparecer. Pose
y vivir de los recuerdos de otra época en la
que fueron algo, época que como la realidad
se ha encargado de demostrar ya pasó.
Presentar como pruebas irrefutables (no
ya de un análisis marxista-leninista, sino in-
cluso desde el de alguien con sentido
común) para demostrar que vivimos en un
Estado fascista casos concretos e individua-
les de represión es de un bajo rigor que de-
muestra la falta de seriedad y capacidad de
estos grupúsculos, ahora va a resultar que
las democracias burguesas no usan la repre-
sión, especialmente contra los que desarro-
llan la lucha armada contra el Estado. Ahora
va a resultar que solo en el fascismo existe
la represión.
El Estado y su caracterización
- 4 -
De acero
Aquí podríamos poner bastantes extrac-
tos de autores marxistas al respecto, pero en
este caso es preferible no hacerlo, de manera
que evitemos como réplica la burda acusa-
ción de “escolásticos”.
Resulta que la alienación ya no es el ins-
trumento principal en la dominación demo-
crática de la burguesía en este estado, resulta
que es fascismo todo, como rezaban por las
redes sociales sus “simpatizantes” (o lo que
quiera que sean estos usuarios de internet)
el día de la proclamación del nuevo rey,
como reacción a un vídeo ampliamente di-
fundido en el cual le quitaban una bandera
republicana a una mujer: tal era la irrefuta-
ble prueba de que vivíamos en un Estado
fascista. Hasta estos puntos de necedad
hemos llegado. España sería la excepción
fascista en una Europa de democracias bur-
guesas. Cabría preguntarse si estos señores
han analizado mínimamente el fenómeno
del imperialismo en Europa. Si el hecho de
que las medidas represivas tomadas de ma-
nera aislada en España convierten este Es-
tado en fascista. Y es que, por una sencilla
regla de tres, los demás Estados europeos
serían también todos fascistas. Pongamos,
por ejemplo, el caso británico. Las masacres
de civiles católicos y la represión militari-
zada en el norte de Irlanda. Comparemos a
los grupos paramilitares unionistas con los
GAL o el BVE. Comparemos a los paracai-
distas británicos con la Guardia Civil. O ve-
amos los atentados terroristas de
paramilitares italianos apoyados por los ser-
vicios secretos en zonas públicas con dece-
nas de muertos. O el asesinato de militantes
de la RAF en la cárcel y la represión brutal
contra protestas antiimperialistas y antibeli-
cistas en Alemania. ¿De verdad se puede
afirmar que España vive en una especifici-
dad diferente del resto de Europa?
Hagamos un pequeño inciso para aclarar
los dos tipos de dominación de la burgue-
sía:
La dominación democrática:
Es la mejor envoltura que puede existir
dentro del capitalismo para la burguesía,
pues mantiene su poder por medio de la
alienación que puede ejercer sobre el prole-
tariado, controlando el Estado y todos sus
recursos, como son el control de la educa-
ción o la posesión de todos los medios de
comunicación relevantes. En la democracia
burguesa también existe, por supuesto, la re-
presión.
Sobre la dominación autoritaria.
El fascismo en el poder, camaradas, es,
como acertadamente lo ha caracterizado el
XIII Pleno del Comité Ejecutivo de la Inter-
nacional Comunista, la dictadura terrorista
abierta de los elementos más reaccionarios,
más chovinistas y más imperialistas del capi-
tal financiero.
La ofensiva del fascismo y las tareas de
la internacional en la lucha por la unidad de
la clase obrera contra el fascismo.
G. Dimitrov
Que nos perdonen estos señores desde el
altar de su Catedral de la pureza infinita por
citar a Dimitrov. ¿Cómo nos habremos atre-
vido?, además vamos a poner otra más ade-
lante, no se rasguen sus hábitos solo por
esto.
- 5 -
De acero
El método de dominación autoritario no
está solo basado en la alienación, que se
sigue produciendo, sino que su elemento
principal para mantener a la burguesía en el
poder es el uso del terror contra la clase
obrera y especialmente su vanguardia: el
Partido comunista.
1
Con el fascismo, la burguesía intenta ade-
lantarse a las fuerzas de la revolución, el
fascismo no es un poder por encima de las
clases, es el poder del propio capital finan-
ciero envuelto en un discurso supuesta-
mente obrerista y patriota.
2
Antes de poder seguir desarrollando esto,
hay que hablar de otro fenómeno que parece
que a estos señores se les ha olvidado y no
es otro que la “entelequia” de la fascistiza-
ción. Según ellos es un intento de conciliar
sus posiciones con las del revisionismo más
derechista, ¿para que íbamos nosotros a
querer conciliar las posiciones del revisio-
nismo de izquierda y derecha? No le vemos
ningún sentido.
Vamos a poner la segunda cita prometida:
Todo esto, sin embargo, no disminuye
la significación del hecho de que, antes de la
instauración de la dictadura fascista, los go-
biernos burgueses pasen habitualmente por
una serie de etapas preparatorias y realicen
una serie de medidas reaccionarias, que faci-
litan directamente el acceso del fascismo al
poder. Todo el que no luche en estas etapas
preparatorias contra las medidas reacciona-
rias de la burguesía y contra el creciente fas-
cismo, no está en condiciones de impedir la
victoria del fascismo, sino que, por el contra-
rio, la facilitará.
La ofensiva del fascismo y las tareas de
la internacional en la lucha por la unidad de
la clase obrera contra el fascismo.
Dimitrov
Yaquí está la famosa “entelequia” que no
se puede desarrollar en España por su su-
puesta especificidad. Una vez expuesta, po-
demos entrar en lo realmente importante.
Vamos a hablar de España. Vamos a ha-
blar del análisis concreto de la situación
concreta, algo de lo que parece que estos se-
ñores se han olvidado de todo excepto del
nombre.
Su principal problema es no haberse sa-
bido adaptar a los cambios materiales: la
afirmación de que no hubo ruptura demo-
crática, de que vivimos un franquismo sin
Franco, de que la transición fue un invento
(y, efectivamente, no hubo una ruptura
como tal, pero sí hubo una reforma, una re-
forma que a pesar de la resistencia que por
parte de ciertos destacamentos se dio, ter-
minó siendo un éxito para la burguesía, que
ya no podía mantener su dominación auto-
ritaria debido a la agudización de la lucha
de clases, por lo que comenzó, ante la posi-
bilidad de que se produjera un auge revolu-
cionario, a estructurar una reforma que
homologara a España con el resto de países
imperialistas y que sufrieron el fascismo en
Europa, los cuales sí depuraron a los res-
ponsables fascistas en un intento por desli-
garse de estos ante las masas). La transición
fue una estafa, pero es indiscutible que fue
- 6 -
De acero
un éxito estratégico para la actual clase do-
minante, la burguesía.
3
Negar esto es mentir a la clase obrera, es
tener una línea anclada en los 70, y este es
solo uno de los múltiples errores de análisis
que, llevados a la práctica, les ha llevado a
la situación precaria que viven.
En Europa no existe una “especificidad
española” que nos hace diferentes de una
manera fundamental al resto de países de la
Unión Europea: el proceso de fascistización
que vivimos es un proceso europeo y la es-
pecificidad de España, en el sentido en que
ellos lo hablan, desapareció en los 70.
Y se sorprenden de que se pueda afirmar
un proceso de fascistización en España, que
no es posible que dejara de ser fascista para
ser una democracia burguesa con elementos
autoritarios. Les parece un contrasentido.
Lenin decía que la época del capital finan-
ciero y los monopolios trae aparejada la
tendencia a la dominación y no a la libertad.
Si quieren, les señalamos la clave de la
cuestión. El concepto de tendencia. Como
se ha visto demostrado en otros Estados, la
tendencia implica que, bajo determinadas
condiciones, la dominación burguesa puede
derivar en fascista o puede dejar de serlo.
Que el proceso de fascistización puede
avanzar o puede retroceder. Que la demo-
cracia burguesa española podría ser mucho
más autoritaria en determinados años que en
los posteriores. Eso es perfectamente cohe-
rente con que, de avanzar el movimiento re-
volucionario del proletariado y quebrarse la
dominación mediante la alineación, lo más
probable es que acabemos en un Estado fas-
cista o reaccionario en toda línea. Pero ac-
tualmente aún no es así. Actualmente la
forma principal de control es la alienación.
Todo depende de las contradicciones de la
propia sociedad, que marcarán el avance o
el retroceso de la fascistización. Se llama
desarrollo dialéctico, en contraposición al
desarrollo mecánico del que hacen gala esta
gente.
Por último, cabría hablar de las acusacio-
nes de “escolásticos” por citar a los clási-
cos. Decir que comprendemos que ellos no
los citen, porque necesitan no citarlos por-
que son revisionistas, y, si se compara sus
posiciones con las que debería tener un co-
munista, saldrían desenmascarados como lo
que en verdad son.
Sus posiciones son dogmáticas, reniegan
de una autocrítica al respecto, porque ello
implicaría reconocer que su verdad absoluta
e inmutable hace aguas, con las reconside-
raciones estratégicas que ello implicaría.
Siempre como buenos defensores de la
verdad absoluta y divina, ante todo esto nos
pueden poner un ejemplo de los años 20
sobre curas y novicios, quizás así puedan di-
simular su falta de lógica y sustento material
a sus tesis. Quizás….
Alguno se preguntará por qué no pone-
mos nombres, que es lo que deberíamos
hacer, pero no les queremos dar el placer y
la publicidad de ponerlo. Si quieren contes-
tar no tienen más que poner el nombre ellos
en el articulillo de su revistucha de sep-
tiembre que tan gentilmente nos han dedi-
cado. Si no lo hacen, no nos vamos a volver
a molestar en decirles absolutamente nada.
- 7 -
De acero
Solo pedir que si quieren dedicarnos algo
nos lo hagan llegar, porque su capacidad de
difusión digamos que no es muy amplia ni
ágil, puesto que nos ha llegado ahora.
Juan Mesana
- 8 -
De acero
Notas:
Dado que la autoría de este artículo y de los citados corresponde a la misma persona, esperamos que no nos
lo tengan en cuenta, ya que en realidad no estamos citando a nadie.
1 2 3 Estado Español y Caracterización del mismo. De Acero, nº1
- 9 -
De acero
En el momento histórico en el que nos
encontramos, con una agudización de la cri-
sis estructural del sistema capitalista, que no
es más que el rumbo lógico de la fase impe-
rialista del modo de producción capitalista,
la que Lenin explicó de manera genial en su
obra “El imperialismo, fase superior del ca-
pitalismo”, no obstante, como desarrolló el
camarada Mesana en el artículo “El impe-
rialismo como última fase del capitalismo,
Marxismo-Leninismo y Partido de Nuevo
Tipo” publicada en el número dos de la Re-
vista teórica “De Acero”; en este contexto
comienzan a surgir –más bien, “resurgir”–
ideas y corrientes que se autodenominan
como superadoras del Marxismo-Leninismo
–como en su día ocurrió con el maoísmo, y
diversas tendencias revisionistas como el ti-
tismo y el eurocomunismo–, hoy en día nos
enfrentamos a una nueva corriente del revi-
sionismo: el Socialismo del siglo XXI.
Este Socialismo del siglo XXI no supone
más que una teoría antimarxista llevada a la
práctica en Latinoamérica con la intención
de fortalecer a las respectivas burguesías na-
cionales de carácter progresista, y frenar la
capacidad revolucionaria del proletariado en
pro de mantener una dictadura de la bur-
guesía encubierta y evitar la toma del poder
político por la clase obrera que debería cris-
talizarse en la dictadura del proletariado.
Para el combate ideológico contra esta
aberración al Socialismo hay que tener en
cuenta diversos aspectos que contradicen al
Socialismo Científico desarrollado por
Marx, Engels, Lenin y Stalin tanto a nivel
filosófico, ideológico, político, económico
y organizativo de los partidos y organiza-
ciones adalides del Socialismo del siglo
XXI.
¿Teoría revolucionaria sin una clase re-
volucionaria? La concepción de la clase
obrera y el sujeto revolucionario según el
Socialismo del siglo XXI
Sin teoría revolucionaria, no puede
haber tampoco movimiento revolucionario.
Nunca se insistirá lo bastante sobre esta idea
en un tiempo en que a la prédica en boga del
oportunismo va unido un apasionamiento por
las formas más estrechas de la actividad prác-
tica
¿Qué hacer? Lenin
A través de esta cita de Lenin pretende-
mos analizar que el surgimiento de una teo-
ría revolucionaria como es el
Marxismo-Leninismo, se debe a la existen-
cia de una clase revolucionaria como es el
proletariado y, como Marx desarrolló en su
prólogo a la obra “Contribución a la crítica
de la economía política”, «No es la con-
ciencia lo que determina el ser social, sino el
ser social lo que determina la conciencia»,
- 10 -
De acero
Desenmascarando el Socialismo del
siglo XXI
es decir, sin el desarrollo histórico y social
que evolucionó hasta el capitalismo no hu-
biera sido posible el desarrollo de la teoría
científica del Marxismo-Leninismo; por el
contrario, los teóricos del Socialismo del
siglo XXI niegan el carácter y el papel re-
volucionario del proletariado, algo que se
aprecia perfectamente en la teorización del
Socialismo del siglo XXI, cuya labor fue
obra de Heinz Dieterich Steffan en su obra
“El Socialismo del Siglo XXI”, e incluso
por quienes intentaron llevar a cabo este
“socialismo” a la práctica como es el caso
de Hugo Chávez, para fundamentar esta
afirmación enunciaremos dos frases muy es-
clarecedoras al respecto de ambas persona-
lidades:
Esperamos que este pequeño esfuerzo
ayude a que los de abajo se encuentren con la
teoría y que los teóricos se encuentren con los
de abajo, para construir entre todos el nuevo
sujeto de la emancipación universal.
Introducción a El Socialismo del
Siglo XXI. Dieterich
El mismo papel de la clase obrera hoy
en día es otro. Ya aquello de la clase obrera
como, ¿cómo se llama Juan?, “motor de la
historia”. Ya el trabajo hoy es otra cosa, es
distinto.
Discurso del 28 de junio de 2007.
Hugo Chávez
Negando el papel del proletariado como
clase revolucionaria muestran el desconoci-
miento que tienen sobre el desarrollo histó-
rico y la dialéctica, en definitiva, o
desconocen el Materialismo Histórico o se
lo saltan a la torera para defender unos inte-
reses que son ajenos a los del proletariado.
El Estado y el interclasismo para el
Socialismo del siglo XXI: La unidad
Además, con esta negación del proleta-
riado, terminan por desarrollar un intercla-
sismo pequeñoburgués que se plasma en sus
partidos, organizaciones –que trataremos
más adelante– e, incluso, en su concepción
del Estado.
El Socialismo del siglo XXI no concibe
el Estado como lo que realmente es, una he-
rramienta de opresión de una clase –la do-
minante– contra otra clase –la oprimida–
como bien desarrollaron Marx, Engels,
Lenin y Stalin. No obstante, para los adali-
des de este nuevo “socialismo”, el Estado
parece ser algo diferente, y las funciones
que éste tiene también, aquí se puede apre-
ciar según la definición de Heinz Dieterich
Steffan de lo que es un “Estado-clasista”:
Toda comunidad humana necesita orga-
nizar en forma conjunta tres grandes funcio-
nes que no pueden solucionarse de manera
individual: el trabajo, la guerra y el orden pú-
blico.
El Socialismo del Siglo XXI. Dieterich
Las tres grandes interacciones sociales
que generan la necesidad de una coordinación
colectiva o supraindividual, permiten en cier-
tas circunstancias y a partir de un determi-
nado nivel de la productividad del trabajo, la
- 11 -
De acero
explotación y dominación de la naturaleza y
del ser humano, causando, en consecuencia,
la división de la sociedad en clases antagóni-
cas y haciendo conflictiva la convivencia de
los ciudadanos a raíz de problemas de clase,
de patriarcado, de racismo y de destrucción
ecológica.
Cuando sucede esto, el proto-Estado
sufre un cambio cualitativo. Su razón de ori-
gen, ser administrador de las funciones co-
munes de la sociedad, se vuelve secundaria.
Su nueva razón de ser, la primordial y deter-
minante, consiste en la defensa de los intere-
ses de la elite económica y la protección de
los sistemas de explotación y dominación de
esta elite. De un comité o instancia de interés
público, de la representación de la voluntad
general del pueblo, se convierte en un Estado
al servicio de la voluntad particular de la
clase dominante y, por lo tanto, en un “Estado
de clase”.
El Socialismo del Siglo XXI. Dieterich
Para refutar esto, volveremos a citar frag-
mentos de Lenin y Engels en los que defi-
nen qué es el Estado y su función principal,
algo que nada tiene que ver con el carácter
del Estado que preconiza el Socialismo del
siglo XXI:
El Estado es producto del carácter irre-
conciliable de las contradicciones de clase.
El Estado y la Revolución. Lenin
El Estado, no es en modo alguno, un
poder impuesto desde fuera a la sociedad; ni
es tampoco “la realidad de la idea moral”, “la
imagen y la realidad de la razón”, como
afirma Hegel. El Estado es, más bien, un pro-
ducto de la sociedad al llegar a una determi-
nada fase de desarrollo; es la confesión de
que esta sociedad se ha enredado consigo
misma en una contradicción insoluble, se ha
dividido en antagonismos irreconciliables,
que ella es impotente para conjurar. Y para
que estos antagonismos, estas clases con in-
tereses económicos en pugna, no se devoren
a sí mismas y no devoren a la sociedad en una
lucha estéril para eso hízose necesario un
poder situado, aparentemente, por encima de
la sociedad y llamado a amortiguar el con-
flicto, a mantenerlo dentro de los límites del
“orden”. Y este poder que brota de la socie-
dad, pero que se coloca por encima de ella y
se divorcia cada vez más de ella, es el Estado.
El Origen de la familia, la propiedad
privada y el Estado. Engels
Este error del análisis en torno a la cues-
tión del Estado se refleja en sus organiza-
ciones y partidos políticos como el caso del
PSUV, Alianza PAÍS o el MAS en los tres
principales países en los que se está lle-
vando a cabo este proceso –Venezuela con
la Revolución Bolivariana, Ecuador con la
Revolución Ciudadana y Bolivia con la Re-
volución Indigenista–; sumándole su nega-
ción del proletariado como clase
revolucionaria a este análisis podemos ver
cómo aglutinan en dichos partidos a indivi-
duos de distintas clases sociales con intere-
ses antagónicos –proletarios,
pequeñoburgueses, burgueses, campesinos–
, es decir, algo que tienen en común todas
las tendencias del revisionismo. Esto se re-
sume en una negación de la lucha de clases
- 12 -
De acero
llamando a la “unidad” en abstracto para
construir una “nueva sociedad”. Esta unidad
que predican se refiere a la unidad en torno
al nacionalismo pequeñoburgués progresista
de estos países que hasta hace poco han sido
–y en cierta manera siguen siendo– depen-
dientes de los Estados imperialistas. No obs-
tante, para lograr la emancipación del
proletariado, Lenin también habló sobre la
unidad:
¡La unidad es una gran empresa y una
gran consigna! Pero la causa obrera necesita
la unidad de los marxistas, y no la unidad de
éstos con los enemigos del marxismo y con
quienes lo deforman.
La unidad. Lenin
La i deol ogí a y el pensami ent o:
t eorí a ecl éct i ca
Prosiguiendo con esta unidad llegamos a
sus planteamientos ideológicos, que podrían
calificarse de manera resumida como eclec-
ticismo. No se trata de ser unos dogmáticos
cuya teoría no avanza ni reacciona a los
cambios en la realidad, pero sí de que el
cuerpo teórico tenga una cohesión y cohe-
rencia científica, precisamente para que la
teoría que guíe al proletariado no sea un
conjunto de dogmas, frases vacías y fórmu-
las interpretables por el oportunista de
turno. En la Declaración de principios del I
Congreso Extraordinario del PSUV pode-
mos apreciar diversos elementos que nos
permiten comprender la concepción de “so-
cialismo” que tienen quienes abogan por el
Socialismo del siglo XXI, entre ellos la con-
cepción de partido –ya explicada y desarro-
llada con anterioridad, pero que citaremos
para que se comprenda mejor–, y respecto a
cuestiones ideológicas que no dejan de re-
sultar, cuanto menos, interesantes a la hora
de teorizar respecto a la construcción del
“Socialismo”:
El Partido Socialista Unido de Vene-
zuela debe ser propulsor de la participación
directa del pueblo y su instrumento para la
construcción del socialismo. Esa participa-
ción debe ser democrática y plena, de traba-
jadores y trabajadoras, campesinos y
campesinas, jóvenes, intelectuales, profesio-
nales, artistas, amas de casa, pequeños pro-
ductores, comerciantes del campo y de la
ciudad, pueblos indígenas y afro-descendien-
tes, en la conformación y funcionamiento de
todos los órganos del poder, en la elabora-
ción, discusión y resolución de programas y
estrategias y en la promoción y elección de
sus direcciones, en igualdad de condiciones,
para lograr la dirección colectiva del proceso
revolucionario.
Decl araci ón de principios del
I Congreso Extraordinario del PSUV, 2.010
Siguiendo la máxima de Simón Rodrí-
guez, “inventamos o erramos”, el Socialismo
Bolivariano por el que lucha el Partido, será
original, propio, creativo y con un profundo
sentido colectivista del ejercicio del poder,
que busca construir una superestructura que
sirva de soporte al modelo económico socia-
- 13 -
De acero
lista, orientando y direccionando al mismo
tiempo políticas congruentes con el sentido
de identidad de nuestro pueblo y su historia
para la preservación de nuestra naturaleza.
El Partido se esforzará por formar a sus
militantes en el Árbol de las Tres Raíces –el
pensamiento y la acción de Simón Bolívar,
Simón Rodríguez y Ezequiel Zamora- y res-
catará con sentido crítico las experiencias his-
tóricas del socialismo, adoptando como guía
el pensamiento y la acción de revolucionarios
y socialistas latinoamericanos y del mundo,
como José Martí, Ernesto Che Guevara, José
Carlos Mariátegui, Rosa Luxemburgo, Car-
los Marx, Federico Engels, Lenin, Troski,
Gramsci, Mao Tse-Tung y otros que han
aportado a la lucha por la transformación so-
cial, por un mundo de equidad y justicia so-
cial, en una experiencia humana que tiene
antecedentes remotos, como la cosmovisión
indio afro americana, el cristianismo, la teo-
logía de la liberación. Se apoyará en los apor-
tes del socialismo científico y en los del
Marxismo en tanto a la filosofía de la praxis,
herramienta para el análisis crítico de la rea-
lidad y guía para la acción revolucionaria.
El Socialismo Bolivariano responderá a
la praxis creadora, al libre ejercicio de la vo-
luntad y los anhelos del pueblo venezolano.
No será “copia ni calco”, para usar la expre-
sión de José Carlos Mariátegui, sino “crea-
ción heroica”.
Nuestro socialismo reconoce la diversi-
dad de nuestros orígenes, y valora las raíces
indígenas, europeas y africanas que dieron
origen a nuestra gran nación suramericana.
Incorpora de la doctrina de Simón Bolívar;
particularmente su visión antiimperialista y
su planteamiento sobre la necesidad de unión
de los países nuestros americanos, de Simón
Rodríguez su lucha por la educación libera-
dora, popular y para todos, y de Ezequiel Za-
mora su lucha por la propiedad social de la
tierra, su enfrentamiento a los poderes oli-
gárquicos y su programa de protección so-
cial. Así mismo, asume la unión
cívico-militar como una de sus característi-
cas fundamentales.
Declaración de principios del I Con-
greso Extraordinario del PSUV, 2.010
El fragmento más extenso pertenece al
apartado de la definición del Socialismo del
siglo XXI –en el caso de Venezuela y el
“Socialismo Bolivariano”– como “original
y creativo”, sin embargo, no es más que
eclecticismo puro, en el que intentan crear
una ideología diferente utilizando una amal-
gama de tendencias ideológicas que van
desde el Marxismo-Leninismo (toma como
referentes a Marx, Engels y Lenin) y el re-
visionismo, pasando por el liberalismo de-
mocrático-burgués de José Martí. Dentro
del conglomerado que supone esta teoría,
resulta cuanto menos contradictorio que una
corriente de pensamiento que pretende ser
transformadora y revolucionaria beba del li-
beralismo burgués para superar un modo de
producción capitalista y burgués; pero a este
tipo de análisis lleva la incomprensión del
Materialismo Histórico y de la dialéctica,
considerar que algo que en su momento fue
revolucionario –como es el caso de las re-
voluciones liberal-burguesas que comenza-
ron a raíz de la Revolución Francesa– frente
- 14 -
De acero
al viejo orden feudal del Antiguo Régimen,
puede ser revolucionario hoy en día y luchar
por derribar el orden burgués que luchó por
implantar no es más que una clara muestra
de un idealismo tremendo, y de incompren-
sión del desarrollo histórico.
Estas muestras de idealismo no son ca-
suales, son un claro reflejo de la importan-
cia que tiene la religión católica en las
sociedades Latinoamericanas, esta influen-
cia religiosa desemboca en errores de análi-
sis que, a su vez, provocan errores en la
práctica política; un ejemplo de esto son las
declaraciones de Evo Morales y de Hugo
Chávez:
Nosotros somos revolucionarios, Jesu-
cristo fue el primer socialista del mundo que
ha dado su vida por los demás.
Declaraciones en un Acto Público
en La Paz. Evo Morales
Y soy revolucionario y también mar-
xista. Por primera vez asumo el marxismo.
Yo asumo el marxismo… lo asumo… como
asumo el cristianismo… y asumo el boliva-
rianismo, y el martianismo, y el sandinismo,
y el sucrismo, y el mirandismo; pero el mar-
xismo, que es la teoría más avanzada en la in-
terpretación científica de la Historia, de la
realidad concreta de los pueblos; y luego, el
marxismo es, sin duda, la más avanzada pro-
puesta hacia el mundo que Cristo vino a
anunciar hace más de 2.000 años.
Discurso ante la Asamblea Nacional
durante la presentación de Memoria y
Cuenta en 2009. Hugo Chávez
Todo esto no hace más que reafirmar y
demostrar que los fundamentos ideológicos
sobre los que se fundamenta el Socialismo
del siglo XXI son un conjunto de teorías de
diferente índole, las cuales se contradicen
en numerosos aspectos. Dentro de estas con-
tradicciones se encuentra la de declararse
marxista y cristiano, puesto que son con-
cepciones filosóficas que se han encontrado
históricamente enfrentadas, como es el caso
del idealismo –religiosidad católica– y el
materialismo –el marxismo–, una concep-
ción anticientífica del mundo y una concep-
ción científica. Es necesario desarrollar un
combate ideológico en torno a esta cuestión
con las enseñanzas del Materialismo Dia-
léctico y su aplicación al estudio de la reli-
gión para poder superarla. Ya explicaba
Lenin en “Actitud del partido obrero hacia
la religión” que es necesario llevar una
lucha frontal contra la religión, pues ésta es
enemiga del Materialismo Dialéctico, no
obstante la manera de desarrollar esta lucha
debe ser primero comprendiendo el surgi-
miento y el desarrollo de la religiosidad en
las distintas sociedades, hay que compren-
der por qué sigue presente la mentalidad re-
ligiosa en la sociedad –un caso interesante
resultaría el de América Latina, en el cual
está demostrado históricamente que su men-
talidad religiosa está marcada por el fata-
lismo, por lo tanto la “necesidad” social
respecto a la religión es mayor de la que
pueda ser en Europa–, y cómo es una forma
de alienación utilizada por la reacción bur-
guesa, las religiones surgieron en torno a
unas determinadas condiciones materiales,
y con la evolución de éstas desaparecerá;
- 15 -
De acero
pero no obstante, alguien que se declare So-
cialista debe luchar contra la religión y su
papel alienante que hace a favor de la clase
dominante y, además, señalar la importan-
cia que tienen estas autoridades religiosas
respecto al mantenimiento del orden social
burgués y la defensa de los intereses de la
clase burguesa.
Los planteamientos económicos
El aspecto económico resulta de vital im-
portancia para comprender la edificación
del Socialismo, para analizar si un Estado
se dirige hacia el Socialismo es necesario
estudiar la infraestructura. Partiendo de la
base de que la constitución de estas repúbli-
cas es de carácter democrático-burgués y
que no se plantea la posibilidad de cambiar
dichas constituciones, tenemos que tener en
cuenta que estas constituciones son hereda-
das de las revoluciones democrático-bur-
guesas redactadas durante los procesos de
independencia, estas constituciones garan-
tizan el derecho a la propiedad privada y a
un carácter democrático basado en la legali-
dad burguesa, de ahí se desprende la natu-
raleza reformista de los Estados que abogan
por el Socialismo del siglo XXI.
Un ejemplo más que destacable sobre los
aspectos económicos en la economía, du-
rante el periodo de transición al Socialismo,
promulgado por los “socialistas del siglo
XXI” se aprecia en las Bases Programáticas
del PSUV:
Bases del modelo productivo de la tran-
sición al socialismo: 1. Eliminación de pro-
piedad privada monopólica nacional y
extranjera sobre los medios de producción,
especialmente los esenciales. 2. Promoción
de la propiedad privada no monopólica con
función social. 3. Promoción de empresas
mixtas con mayoría accionaría del Estado y
progresivo control de los trabajadores y tra-
bajadoras, bajo las siguientes condiciones: (a)
Con empresas extranjeras: transferencia tec-
nológica y del conocimiento, realización de
inversiones sociales correlativa al monto de
la inversión, cumplimiento riguroso de las
leyes y el contrato establecido, garantía de
respeto a la madre tierra y la soberanía na-
cional. (b) Con Consejos Comunales: trans-
ferencia progresiva de propiedad estatal a
propiedad comunal, en función de la eficien-
cia, honestidad en la administración del bien
y acumulación comunitaria del excedente
económico. 4. Promoción de la propiedad co-
munal, forma de propiedad colectiva que sólo
puede usufructuarse en comunidad. 5. Pro-
piedad Estatal, como forma indirecta de la
propiedad colectiva. 6. Propiedad personal
consistente en el patrimonio personal y fami-
liar, que no puede usarse para la explotación
de trabajo ajeno.
Bases programáticas del Partido Socia-
lista Unido de Venezuela (PSUV)
Como apreciamos, los planteamientos
económicos resultan cuanto menos peculia-
res a la hora de afirmar que países como
Ecuador, Bolivia o Venezuela se dirigen
hacia el Socialismo. El planteamiento sobre
la cuestión de la propiedad privada monolí-
tica resulta similar a la que planteaba Mao
- 16 -
De acero
durante la guerra de liberación nacional en
China, en la que acusa como enemiga a la
burguesía dependiente del imperialismo,
pero mantiene como aliada estratégica a la
gran burguesía nacional, otro aspecto lla-
mativo consiste en abogar por la “economía
mixta” –al igual que desarrollaron los euro-
comunistas y los socialdemócratas– alter-
nando la propiedad privada en determinados
sectores con la propiedad estatal –para estos
“socialistas” equivaldría a una propiedad
social, olvidándose de que el carácter del
Estado determina cuán social sea esa pro-
piedad– en otros, en 1880 Engels ya res-
pondió de manera brillante a este
planteamiento:
[…] pues la nacionalización sólo repre-
sentará un progreso económico, un paso de
avance hacia la conquista por la sociedad de
todas las fuerzas productivas, aunque esta
medida sea llevada a cabo por el Estado ac-
tual, cuando los medios de producción o de
transporte se desborden ya realmente de los
cauces directivos de una sociedad anónima,
cuando, por tanto, la medida de la nacionali-
zación sea ya económicamente inevitable.
Pero recientemente, desde que Bismarck em-
prendió el camino de la nacionalización, ha
surgido una especie de falso socialismo, que
degenera alguna que otra vez en un tipo es-
pecial de socialismo, sumiso y servil, que en
todo acto de nacionalización, hasta en los dic-
tados por Bismarck, ve una medida socialista.
Si la nacionalización de la industria del ta-
baco fuese socialismo, habría que incluir
entre los fundadores del socialismo a Napo-
león y a Metternich. Cuando el Estado belga,
por razones políticas y financieras perfecta-
mente vulgares, decidió construir por su
cuenta las principales líneas férreas del país,
o cuando Bismarck, sin que ninguna necesi-
dad económica le impulsase a ello, naciona-
lizó las líneas más importantes de la red fe-
rroviaria de Prusia, pura y simplemente para
así poder manejarlas y aprovecharlas mejor
en caso de guerra, para convertir al personal
de ferrocarriles en ganado electoral sumiso al
gobierno y, sobre todo, para procurarse una
nueva fuente de ingresos sustraída a la fisca-
lización del Parlamento, todas estas medidas
no tenían, ni directa ni indirectamente, ni
consciente ni inconscientemente nada de so-
cialistas. De otro modo, habría que clasificar
también entre las instituciones socialistas a la
Real Compañía de Comercio Marítimo, la
Real Manufactura de Porcelanas, y hasta los
sastres de compañía del ejército, sin olvidar la
nacionalización de los prostíbulos propuesta
muy en serio, allá por el año treinta y tantos,
bajo Federico Guillermo III, por un hombre
muy listo.
Del Socialismo Utópico al Socialismo
Científico. Engels
Defendiendo la propiedad privada camu-
flándose con el término “propiedad indivi-
dual” defienden –como el caso del
maoísmo– que a través de ciertos tipos de
propiedad privada se puede transitar al so-
cialismo, sin tener en cuenta que de la pe-
queña burguesía se desarrolla la gran
burguesía; abogan de esta manera por «un
capitalismo no monopolista, que según ellos
reportaría un amplio beneficio a la nación,
en común de burgueses y proletarios, siendo
los afectados la burguesía burocrática –que
es la burguesía que está ligada a los impe-
rialismos– y los imperialismos extranjeros.
Por tanto aquí, a diferencia de lo que ha
planteado siempre el Marxismo-Leninismo,
no se busca destruir la burguesía nacional,
sino desarrollarla en todo su esplendor, ya
que la burguesía “apátrida” y el imperia-
lismo que dominaba el país no la ha dejado
emerger como debiera» (Pedro Madrigal y
- 17 -
De acero
Bitácora de un Nicaragüense: El Revisio-
nismo del Socialismo del siglo XXI).
La argumentación para justificar toda esta
serie de políticas es equiparar estos proce-
sos con los de la NEP desarrollada por
Lenin, la gran diferencia radica en el mo-
mento histórico en el que Lenin tuvo que
llevarla a cabo: no se habían producido re-
voluciones democrático-burguesas en todo
el mundo, la Unión Soviética estaba devas-
tada por la guerra civil, la alianza obrero-
campesina estaba en peligro en un momento
en que el proletariado seguía siendo muy
minoritario para poder sostenerse por sí solo
en el poder y, además, algo que siempre se
les olvida recordar a estos reformistas, es
que el papel dirigente en la NEP lo tenía el
proletariado, no la burguesía nacional. La
NEP fue algo excepcional, al contrario que
los capitalistas en Venezuela, cuyo caso no
es excepcional, sino una tendencia, y es que
pese a la intervención estatal y las naciona-
lizaciones, según datos oficiales, el PIB co-
rrespondiente al Estado ronda el 29%
mientras que en 1999 era del 32%. Es decir,
el proceso bolivariano no ha logrado -o no
ha querido- evitar que la burguesía saque
más tajada en comparación con el sector pú-
blico que anteriormente, ni reestructurar una
economía especulativa que sigue conser-
vando sus rasgos neocoloniales, como el
hecho de tener una industria escasa y poco
diversificada y, la poca que hay, concentrada
alrededor del petróleo. Habíamos dicho an-
teriormente que nacionalizar no significa ser
socialista, pero es evidente que la naciona-
lización es condición sine qua non para
poder socializar.
Continuando con los planteamientos eco-
nómicos, Dieterich propone la economía de
equivalencias entre los valores como forma
económica de llegar al socialismo, de esta
manera, estos nuevos revisionistas siguen en
su postura ecléctica hasta en los aspectos
económicos, intentando juntar elementos de
la socialdemocracia y el keynesianismo;
además, niegan la importancia de la econo-
mía política del Marxismo-Leninismo afir-
mando que Marx y Engels no desarrollaron
un programa sobre la economía en el Socia-
lismo, de esta manera el planteamiento eco-
nómico del Socialismo del siglo XXI se
distancia del Socialismo Científico desarro-
llado por Marx, Engels, Lenin y Stalin, ca-
yendo en el igualitarismo sin tener en cuenta
las condiciones materiales ni las leyes del
desarrollo económico.
Finalmente, como elemento de suma im-
portancia en materia de economía resulta el
papel de la industria pesada, la cual estos
sistemas “socialistas” se olvidan de incenti-
var; para explicar esto, utilizaremos un frag-
mento de “El Revisionismo del Socialismo
del siglo XXI”, en el cual aparece explicado
de manera muy sencilla y permite una mejor
comprensión:
[…] a lo largo de la historia los revisio-
nistas siempre han tratado de disipar el papel
de la industria pesada, la cual es pilar en la
construcción del socialismo. Claro que el re-
chazo, a veces silencio, sobre la industria es
normal si se tienen en cuenta las aspiraciones
pequeñoburguesas de los ideólogos, las cua-
les se reducen a desarrollar un capitalismo
más benigno y muchas veces ni siquiera a un
antiimperialismo sincero, sino a uno que
cambia de amo según quién les ayude más
económicamente, como una veleta; también
hay que considerar que la industria pesada
proletariza a las masas. Deduzcamos pues
que no han entendido, o no han querido en-
tender, que sin socialismo no hay indepen-
- 18 -
De acero
dencia, que esa independencia se conquista
bajo el desarrollo de las fuerzas productivas,
que dichas fuerzas productivas no las extien-
den ni las buenas cosechas del campo ni los
bienes de consumo de la industria ligera, sino
la industria pesada que es la industria encar-
gada de “producir más máquinas –medios de
producción”.
El Revisionismo del Socialismo del
Siglo XXI. Pedro Madrigal
Lo que se puede extraer de este frag-
mento es que para que una sociedad pueda
encaminarse hacia el socialismo, necesita
desarrollar una industria pesada con la que
producir medios de producción que sean
capaces de facilitar el desarrollo económico
y la producción en todas las ramas produc-
tivas. Con todo esto se desprende la necesi-
dad de mantener una independencia
económica y, también, política, para evitar
la necesidad del apoyo de potencias impe-
rialistas que desean verse beneficiadas por
esta nueva situación, como es el caso de la
Rusia de Putin, aliado de estos países de
“Socialismo del siglo XXI”.
Conclusión
Como se ha ido demostrando durante
todo el artículo, el Socialismo del Siglo
XXI, modelo a imitar y seguir por las orga-
nizaciones revisionistas y reformistas, no es
más que un conjunto de teorías de índole e
inspiración burguesas que pretenden ha-
cerse pasar por socialistas con la excusa de
la “particularidad nacional”, un argumento
utilizado para justificar todo tipo de desvia-
ciones ideológicas que no hacen más que
sustentar el Estado burgués.
El distanciamiento –lógico, por otra
parte– del Materialismo Dialéctico y del So-
cialismo desarrollado por Marx, Engels,
Lenin y Stalin, afirmando que este nuevo
“socialismo” supone una superación de la
doctrina científica del Marxismo-Leni-
nismo, esta revisión de los principios más
elementales del Marxismo-Leninismo no
puede denominarse de otra manera que no
sea revisionismo, por lo tanto no es Socia-
lismo. El revisionismo ya fue rebatido por
el propio Lenin, analizándolo en todos sus
aspectos fundamentales y comprendiendo
que éste surge por la interacción de la pe-
queña burguesía con el proletariado dentro
de la sociedad, de esta manera, al fomentar
el interclasismo, se favorece y alienta el des-
arrollo del revisionismo, cristalizado en el
Socialismo del siglo XXI.
Los diferentes errores de análisis teóricos
y su aplicación práctica por parte del Socia-
lismo del siglo XXI han supuesto el des-
arrollo de un capitalismo progresista
desarrollado por las burguesías nacionales,
habiendo disputado la hegemonía econó-
mica a la burguesía dependiente de las po-
tencias imperialistas –el caso más notable se
puede apreciar en Venezuela–; sin embargo,
por muy progresistas que hayan resultado,
no dejan de responder a los intereses de la
clase burguesa que, además, en el caso de
estos países latinoamericanos –como Ecua-
dor, Bolivia y Venezuela– se muestra tran-
sigente con la burguesía de las potencias
imperialistas de Rusia y China, de las cuales
dependen económicamente en gran medida.
El Materialismo Histórico ha demostrado
que todos los Estados son dictaduras de una
- 19 -
De acero
clase contra otra y, en la etapa del Socia-
lismo, esta dictadura la ejerce el proleta-
riado. En estos países de Socialismo del
siglo XXI la dictadura no la ejerce el prole-
tariado, la está ejerciendo otra clase: la bur-
guesía. Al ser una dictadura burguesa –por
muy progresista que sea en su forma demo-
crático-burguesa– no podemos hablar de
Socialismo. Ya lo dijo Lenin:
El “Estado popular libre” era una reivin-
dicación programática y una consigna co-
rriente de los socialdemócratas alemanes en
la década de los setenta. En esta consigna no
hay el menor contenido político, fuera de una
filistea y enfática descripción de la noción de
democracia. Engels estaba dispuesto a “justi-
ficar”, “por el momento”, esta consigna desde
el punto de vista de la agitación, por cuanto
con ella se insinuaba legalmente la república
democrática. Pero esta consigna era oportu-
nista porque expresaba no sólo el embelleci-
miento de la democracia burguesa, sino
también la incomprensión de la crítica socia-
lista de todo Estado en general. Nosotros
somos partidarios de la república democrá-
tica como la mejor forma de Estado para el
proletariado bajo el capitalismo, pero no te-
nemos ningún derecho a olvidar que la escla-
vitud asalariada es el destino reservado al
pueblo, incluso bajo la república burguesa
más democrática. Más aún. Todo Estado es
una “fuerza especial para la represión” de la
clase oprimida. Por eso, todo Estado ni es
libre ni es popular.
El Estado y la Revolución. Lenin
Camarada Alejo
- 20 -
De acero
- 21 -
De acero
Tras el secuestro y muerte de tres colo-
nos judíos provenientes de asentamientos
ilegales en Cisjordania
1
, las fuerzas arma-
das fascistas israselíes se lanzaron a la caza
indiscriminada de la población palestina en
este territorio ocupado para detener a quie-
nes, según las autoridades del Estado israelí,
eran culpables de la desaparición y poste-
rior muerte de los colonos. Fueron deteni-
dos cientos de palestinos en Cisjordania
acusados de pertenecer al movimiento islá-
mico Hamas, circunstancia que no ha sido
demostrada, ni ningún grupo palestino rei-
vindicó su autoría. Como muestra de ven-
ganza un adolescente palestino fue
secuestrado, torturado y su cuerpo quemado
en Jerusalén por ciudadanos judíos
2
. Los
proyectiles lanzados desde la Franja de
Gaza por diversas fuerzas armadas en Pa-
lestina, no sólo por el movimiento islámico
Hamás, sino los brazos armados del FPLP y
el FDLP
3
, como método de respuesta ante
la agresión de las fuerzas armadas sionistas
en suelo palestino, han sido el nuevo pre-
texto del Estado judío para lanzar la ené-
sima ofensiva de la maquinaria de guerra
del sionismo contra la Franja de Gaza.
Lamentablemente nada nuevo en este
viejo mundo. El sionismo, herramienta ide-
ológica del estado ultrareligioso y racista
judío, testimonía la descomposición del
mundo en su etapa imperialista. Un sio-
nismo que se apoya principalmente en el
respaldo político, económico y ético del im-
perialismo estadounidenese a la cabeza, sus-
tentado por atrás por la OTAN y la Comu-
nidad Económica Europea. Las disputas re-
lativas a lucha por mercados, esferas de
influencia y zonas de exportación de capi-
tales y explotación de riquezas, tan necesa-
rias para la expansión del imperialismo en
sus guerras de rapiña, se agudizan en este
caso por el carácter genocida y racista del
sionismo. Ésta era la idea final del delirio
de Teodor Herzl
4
, iniciado con la coloniza-
ción de Palestina en 1878 y culminado en
1948 otorgando la herramienta necesaria de
dominación a la burguesía judía, su Estado,
para perseguir hasta su expulsión o aniqui-
lación al pueblo palestino.
Ante esta realidad, la del genocidio del
pueblo palestino por parte del capitalismo
en su fase superior imperialista, el Movi-
miento Comunista Internacional ha demos-
trado sin ninguna vacilación su más
fehaciente denuncia y ayuda incondicional a
la causa del pueblo palestino, priorizando
por encima de estados y fronteras la con-
signa lanzada por Marx y Engels, "los obre-
ros no tienen patria", base sobre la cual se
sustenta el internacionalismo proletario, uno
de los principios elementales del marxismo-
leninismo. Principio que alenta la capacidad
de aprovechar siempre las contradiccones
sobre el terreno para elevar el nivel general
del espíritu revolucionario, en este caso
entre las masas populares palestinas, refor-
zando la postura de organizaciones revolu-
cionarias y antiimperialistas. Liderazgo que
- 22 -
De acero
Sobre Askapena, el revisionismo y su falso
antimperialismo
estaban llamadas a asumir organizaciones
como el FPLP o el Frente Democrático y
que no han sabido arrebatar a Hamás o Al-
Fatah, en parte por su abandono paulatino
de las posiciones teóricas revolucionarias y
de clase.
En Euskal Herria ese Movimiento Co-
munista llamado a elevar el espíritu revolu-
cionario, ha sido dirigido al foso del olvido,
entre otros factores, por el revisionismo del
PCE y el seguidismo de quienes denomi-
nándose "izquierda abertzale comunista"
(Euskal Herriko Komunistak que nace en el
seno de Batasuna como corriente en 2001)
no han asimilado el principio más elemental
de la teoría leninista: la construcción de la
organización de los comunistas, el Partido
Comunista. Hicieron oídos sordos a la rea-
lidad objetiva de que los movimientos de li-
beración nacional son un aliado
indudablemente fuerte e importante en el
derrocamiento del enemigo común, el im-
perialismo, incluso en una lucha conjunta
dentro de un frente común. Así eludieron
que solo el Partido Comunista puede ser el
Estado Mayor de la revolución. Sin un par-
tido revolucionario, la clase obrera es como
un ejercito sin Estado Mayor.
Tanto en Euskal Herria, en el Estado Es-
pañol, en nuestro continente y en el resto del
planeta, la teoría marxista-leninista nos ha
enseñado que el internacionalismo es el in-
terés del proletariado de todos los países y
naciones por derrotar al capitalismo, una ne-
cesidad de unión y ayuda recíproca entre
todos los revolucionarios. El deber de todo
partido y organización comunista es el de
apoyar y mostrar su compromiso con toda
organización que desarrolle una férrea lucha
contra los estados imperialistas, regímenes
burgueses y dictaduras fascistas. Es preciso
entender que para librar la batalla principal
ante la cual se encuentra la clase obrera, la
que se da entre el capitalismo y la revolu-
ción, es preciso apoyar la liberación de otras
naciones y pueblos del mundo. El interna-
cionalismo proletario es un imperativo de
los valores y principios teóricos del mar-
xismo-leninismo.
Pero la asimilación, desarrollo y aplica-
ción de este preclaro principio de la teoría
de la revolución, es arrastrado al campo de
la traición cuando su teoría es revisionada.
Es decir, que el internacionalismo proleta-
rio es despojado de su base marxista leni-
nista, de todo su contenido revolucionario y
de sus principios fundamentales, al recha-
zar y negar la lucha de clases, reforzando en
la práctica el imperialismo que se presume
combatir. En Euskal Herria, el caso más
claro es el de la organización Askapena.
Askapena
5
, revisionando el concepto bá-
sico del internacionalismo proletario, en el
que quien lidere los procesos revoluciona-
rios y de liberación nacional debe ser la
clase obrera, no le otorga a ésta ningún ca-
rácter revolucionario, ni de vanguardia.
Centra sus bases de actuación
6
en la identi-
dad de los pueblos, en sus luchas, sin tan si-
quiera llegar a diferenciar entre pueblos y
naciones, mencionando que las clases deben
desaparecer, no se sabe cómo, y que su
apuesta estratégica es la construcción de un
Estado socialista, euskaldun y feminista. La
única mención al socialismo, es la de una de
las características de ese nuevo Estado; el
proceso es un misterio. Para Askapena el in-
- 23 -
De acero
ternacionalismo es, "la solidaridad ante todo
como una práctica política que surge de la
toma de conciencia de los lazos estratégicos
que unen a los sectores y pueblos oprimi-
dos. El internacionalismo se convierte en el
componente necesario para cimentar la acu-
mulación de fuerzas a nivel internacional
para la consecución de un sistema ética-
mente superior basado en valores solidarios
e igualitarios. El internacionalismo será
abertzale o no será. El abertzalismo será in-
ternacionalista o no será". Casi nada. Algo
bastante alejado de la teorización marxista.
Otra cuestión acerca del revisionismo de
Askapena, sería la del apoyo abierto sin di-
vergencias a los gobiernos de carácter an-
tiimperialista, como podría ser el caso de
Venezuela, o su apoyo a los gobiernos de
Nicaragua, Ecuador, Bolivia o Uruguay, en
aras de la lucha contra las superpotencias.
Cuestión en la que no nos centraremos en
esta ocasión
7
.
Que Askapena no es una organización in-
ternacionalista, entendido desde la raíz, des-
arrollo y teorización revolucionaria, es
evidente. Pero de lo que se trata no es solo
de demostrar eso, sino además, de que As-
kapena es una organización que practica un
profundo revisionismo antiimperialista. De
su Manifiesto Internacionalista Vasco: "En
Euskal Herria, el internacionalismo no tiene
sentido fuera del proyecto político de cons-
trucción y liberación nacional y social de
nuestro pueblo. En efecto, la construcción
de un Estado socialista euskaldun y femi-
nista no sólo responde a los intereses estra-
tégicos de los sectores populares de nuestro
país, sino a los intereses de todos los pue-
blos trabajadores que luchan por la
sup er aci ón del sistema capitalista-impe-
rialista-patriarcal. Por ello, con la culmina-
ción de nuestro objetivo estratégico, un
Estado socialista para las siete provincias
vascas, nos dotaremos de la herramienta ne-
cesaria para llevar adelante una genuina po-
lítica internacionalista como pueblo y, en
este sentido, se convertirá en el mayor
aporte solidario del pueblo trabajador vasco
a los otros pueblos en lucha". Mismas tesis,
mismo desarrollo y mismos objetivos que la
izquierda abertzale. Idénticos. No son los
pueblos, así en general, la ciudadanía, ni las
naciones, las que están llamadas a dirigir la
revolución social, sino que es la clase tra-
bajadora la que constituye la fuerza decisiva
del desarrollo de la sociedad, la fuerza diri-
gente de la transformación revolucionaria
del mundo, de la construcción de un mundo
nuevo, la sociedad socialista, en el camino
hacia la emancipación total, el comunismo.
Pero según Askapena, su organización no
pertenece ya a la izquierda abertzale. Desde
2010 y la publicación de su Manifiesto, ha
elegido un camino propio. Mentira.
Cumple la tarea de cualquier organiza-
ción del seno de la izquierda abertzale, o so-
beranísta algo más apropiado para tiempos
de conciliación nacional, como Ernai o
LAB, postrados ante los dictados políticos
de Sortu. Cualquier persona que desde un
interés individual haya buscado poder con-
tribuir a la lucha del internacionalismo
desde posiciones de clase, se ha dado de
bruces con la realidad
8
. Askapena no sólo
se nutre de un amplío círculo de simpati-
- 24 -
De acero
zantes de la izquierda abertzale, sino tam-
bién de su militancia. Su línea es una
misma
9
.
Pero la razón imperante, la que nos lleva
a realizar este análisis sobre las causas del
revisionismo antiimperialista en Euskal He-
rria, nos obliga entrar de pleno en lo que se
ha denominado Proceso de Paz Vasco. No
podemos entrar a realizar un análisis amplio
de este proceso, debido a la extensión que
nos supondría. Pero dentro de ello sí pode-
mos hacer un análisis del papel de Aska-
pena, por su vínculo ineludible con la línea
política y disciplina de la izquierda abert-
zale
10
. Y aquí es donde entra el papel que
juega Askapena en la denuncia del sio-
nismo, del imperialismo del Estado Israelí,
de la denuncia del genocidio del pueblo pa-
lestino o del boicot económico y cultural a
Israel. Es ésta una tarea que no podemos
menospreciar en las actividades de Aska-
pena. Pero si podemos decir, y afirmamos
con la mayor de las rotundidades, que ésta
es una denuncia sesgada. Es una teoría ma-
niquea que no se corresponde en la práctica,
ya que Askapena denuncia el sionismo de
puertas afuera, pero no es capaz de decir
esta boca es mía y calla cobardemente,
cuando el sionismo viene invitado de la
mano de la izquierda abertzale hasta Euskal
Herria
11
.
Hay varios grupos de llamados expertos
internacionales, en lo que viene a llamarse
ahora "procesos de paz" pagados y finan-
ciados por el imperialismo, que operan en
Euskal Herria: El Grupo Internacional de
Contacto, la Comisión para el impulso del
Proceso de Paz y el Grupo Internacional de
Verificación; cada uno con una tarea deter-
minada. La mayoría se presentan como
grandes defensores de los derechos huma-
nos. Derechos humanos que siempre se han
agitado, para defender la democracia y la li-
bertad frente a la amenaza del "totalitarismo
comunista"
12
. En este caso se trata de aca-
bar con los últimos reductos de los grupos
armados europeos (como ya sucediera con
el P.IRA), resolver el paso a la actividad po-
lítica normalizada de los grupos políticos
que apoyaron en su momento una vía mili-
tarista, en este caso Sortu, y abrir el paso a
la persecución y represión de la disidencia
política. Disidencia que representa el último
reducto de resistencia del MLNV, en el caso
concreto de Euskal Herria, frente a la polí-
tica de asimilación imperialista y concilia-
ción nacional.
Entre una larga lista de politólogos, pe-
roidistas, magistrados y demás personalida-
des de extraordinaria relevancia para la
superestructura del Estado, nos encontramos
con nombres propios, como el de Alberto
Spektorowsky
13
. Spektorowsky, además de
impartir clases en la Universidad de Tel
Aviv, ha ostentado varios cargos de amplia
relevancia en el Estado sionista, tales como:
Consultor del Prof. Shlomo Ben-Ami
14
, ex
Ministro de Relaciones Exteriores y Minis-
tro de Defensa Publica de Israel, miembro
del equipo de la Cancillería israelí y del Mi-
nistro BenAmi durante las negociaciones de
paz de Camp David en julio de 2000. Es
decir, este individuo es un agente del impe-
rialismo y el sionismo, culpable directo de
la masacre del pueblo palestino en su papel
- 25 -
De acero
como asesor de defensa y de las fuerzas ar-
madas. «Israel se preocupa muy mucho en
hacer un asedio aereo muy puntual y muy
quirúrgico, es decir, duele, pero duele poco»
(Alberto Spektorovsky en declaraciones a
Radio Jai, 21 de noviembre de 2012). Este
tipo de individuos son los que envía el im-
perialismo a Euskal Herria, para ser recibi-
dos por la izquierda abertzale, mientras a su
alrededor todos callan y consienten. Siendo
el papel de Askapena doblemente repug-
nante. La suya no es una lucha contra el im-
perialismo, sino de conciliación con el
mismo. La más rastrera de las conciliacio-
nes, la más mezquina de las cobardías.
Dado que existe el imperialismo, existe
también la base, la posibilidad y su invaria-
ble política de intervenir en los asuntos in-
ternos de los demás países, de tramar
complots contrarevolucionarios, de derrocar
gobiernos legítimos, liquidar a las fuerzas
democráticas y progresistas y de asfixiar la
revolución
15
. Siendo estas muchas de las re-
alidades del proceso de paz en Euskal He-
rria y del trabajo de sus agentes
imperialistas
16
.
La denuncia del imperialismo en la iz-
quierda abertzale se realiza de puertas aden-
tro, se susurra en los pasillos o se cuchichea
en las asambleas. Su conciliación con el im-
perialismo es la tónica habitual de una mili-
tancia que ha abandonado todo principio
revolucionario, ha renunciado a los intere-
ses de la clase trabajadora y ha traicionado
la causa de la liberación nacional de su pue-
blo, sirviéndolo en bandeja a la burguesía,
siendo conducidos a la completa negación
de la revolución. La coexistencia pacífica ha
sido presentada como una gran solución,
que representa un plan estratégico para lle-
gar a un amplio acuerdo con el imperia-
lismo, pudiendo así la IA conservar y
ampliar áreas de influencia entre la pobla-
ción de Euskal Herria. Un ejemplo lo ten-
dríamos en las campañas políticas, p.e. Gure
Esku Dago, donde se rezuma alegría y di-
versión, destinadas a desarmar a las masas
ideológica y politicamente de los principios
revolucionarios, para atraerlas a los postu-
lados de la burguesía y del nacionalismo
más deleznable. Nacionalismo que excita
pasiones turbias e irracionales, ocultando a
la población las causas reales de los proble-
mas que viven, embaucando a la clase
obrera para que no se rebele contra su opre-
sor con la predica abstracta del pacifismo y
escondiendo las estrategias de poder de los
grupos que las promueven
17
.
La dirección abertzale, el anquilosa-
miento de sus bases postradas ante la inopia
de la formación y el total desconocimiento
de la teoría de la revolución social, sumado
a la complicidad de organizaciones como
Askapena, son el caldo de cultivo idóneo
para arrancar de raíz y sepultar para siem-
pre cualquier atisbo de mínima conciencia
revolucionaria que pudiera existir en el seno
de una izquierda patriota que se ha envuelto
en el delantal del carnicero. La izquierda
abertzale legitima el poder del imperia-
lismo. Askapena legitima el poder de la iz-
quierda abertzale. Quien propicia el poder
de otro, labra su propia ruina.
- 26 -
De acero
Llegando a una conclusión detallada, par-
tiendo de la realidad del revisionismo an-
tiimperialista de Askapena, es absurdo
pretender que hace falta luchar únicamente
contra los enemigos imperialistas del exte-
rior, sin combatir ni golpear simultánea-
mente a los enemigos internos, aliados y
colaboradores del imperialismo. Atodos los
factores que obstaculicen esta lucha, como
es el caso del proyecto político que defiende
la Izquierda Abertzale. Hasta el presente
jamás ha existido lucha de liberación ni se
ha desarrollado alguna revolución nacional-
democrática y antiimperialista que no se
haya enfrentado a enemigos internos, a re-
accionarios, traidores y a elementos vendi-
dos y antinacionales. Es imposible
identificar como fuerzas antiimperialistas y
como base y factores que llevan adelante la
lucha contra el imperialismo, a todas las
capas de la burguesía sin excepción, inclu-
yendo a la burguesía compradora. El mar-
xismo-leninismo nos enseña que la cuestión
nacional debe ser siempre subordinada a la
causa de la revolución. Partiendo de este
punto de vista, los marxista-leninistas deben
apoyar todo movimiento que se opone efec-
tivamente al imperialismo y sirve a la causa
general de la revolución proletaria mundial:
Nosotros, como comunistas, sólo debe-
mos apoyar y sólo apoyaremos los movi-
mientos burgueses de liberación en las
colonias en el caso de que estos movimien-
tos sean verdaderamente revolucionarios, en
el caso de que sus representantes no nos im-
pidan educar y organizar en un espíritu revo-
lucionario a los campesinos y a las grandes
masas de explotados. Si no se dan esas con-
diciones, los comunistas deben luchar en di-
chos países contra la burguesía reformista, a
la que también pertenecen los héroes de la II
Internacional.
Informe ante el II Congreso de la
Komintern, 1920. Lenin
Uhaitz Arrizabalaga Moreno
- 27 -
De acero
Publicado en 2 julio, 2014
En la huelga general del 14 de Noviem-
bre de 2012 nuestro amigo, compañero y
vecino Alfon fue detenido, por lo que se le
piden 5 años y medio de prisión. Esta de-
tención es precedida por otro montaje poli-
cial contra el y algunos de sus familiares, en
el que le acusan falsamente de agredir a un
policía y por lo que hay una petición de 2
años y medio de cárcel. Todo ello suma un
total de 8 años de prisión, lo que significa
que, a través de dos montajes policiales se-
guidos, que demuestran un exhaustivo se-
gumiento de la persona, nuestro vecino,
amigo y compañero será privado de su li-
bertad, por el mero hecho de ser un joven
vecino de Vallecas implicado en la lucha so-
cial.
Es por esta implicación en la lucha por lo
que el día 14 de noviembre, en la huelga ge-
neral, se dirigía a participar en los piquetes
que se iban a desarrollar en el barrio. A es-
casos metros de su domicilio fue detenido y
acusado falsamente de tenencia de explosi-
vos, una vez en la brigada de información
fue amenazado y presionado para que se au-
todeclararse culpable, detención durante la
cual se produjeron numerosas contradiccio-
nes entre las declaraciones de los agentes.
Ninguna huella fue encontrada en las su-
puestas pruebas aportadas por la policía,
como ya reconoció el fiscal, no encontraron
nada que confirmase la versión policial en
los registros que se cometieron a continua-
ción en su domicilio, aun así siguieron pre-
sionando a sus familiares. Alfon no llevaba
nada de lo que se le acusa, nos encontramos
ante un montaje policial.
A pesar de todas las evidencias de que
Alfon está sufriendo un montaje policial no
fue puesto en libertad, y le enviaron a pri-
sión preventiva con la excusa de la supuesta
alarma social y el riesgo de fuga, lo cual era
un absurdo que no se sostenía de ninguna
manera. No les basto con esto, ya que Alfon
se mantuvo firme, le aplicaron el régimen
FIES, para restringirle el apoyo de su fami-
lia y amigos con la única intención de que se
derrumbase. Comenzaron con la presión a
su entorno, amigos y familiares.
El caso de Alfon es utilizado por el estado
para criminalizar la lucha social, le quieren
usar como cabeza de turco. La presión so-
cial hizo posible que Alfon saliera en liber-
tad a la espera de juicio. Este juicio se va a
producir en Septiembre, Alfon ha sido acu-
sado falsamente con la única intención de
causar miedo y criminalizar a todos los que
como el luchan contra este sistema injusto
y opresor. Como también les ha pasado a los
compañeros Miguel e Isma en el transcurso
de las marchas por la dignidad o a los com-
pañeros Carlos y Carmen y Jon Telletxea y
Urtzi Martínez en el marco de lucha de la
huelga general de Marzo de 2012.
No podemos quedarnos parados ante esta
ola de criminalización de la lucha social, los
familiares, amigos, vecinos y compañeros
de Alfon queremos hacer un llamamiento a
- 28 -
De acero
Comunicado por la libertad de Alfon
toda la clase obrera y a las organizaciones
sociales y políticas para que se sumen a la
campaña por la absolución de Alfon. Una
campaña unitaria, solidaria y amplia que
consiga defender la libertad de Alfon y evi-
tar que el estado le condene para usarlo para
dar ejemplo y criminalizar la protesta social.
No hay que tratar estos casos de forma
aislada, hay que enfrentarse de una forma
colectiva a la escalada represiva contra los
que participan en las luchas sociales.
¡Alfon Libertad!
¡Por la libertad y retirada de cargos
de todos los represaliados en la
lucha social!
¡Por la libertad de todos los presos
políticos!
http://alfonlibertad.wordpress.com
- 29 -
De acero
En el marco de lucha social contra la cri-
sis económica, de luchas parciales como la
sanidad, la educación, la lucha contra los re-
cortes y, en general, la lucha contra el go-
bierno reaccionario, se convocó ante la
presión y conflictividad social una huelga
por parte de los sindicatos del gobierno
CCOO y UGT para hacer de nuevo de apa-
gafuegos, desgastar a la gente y convertir la
lucha en un paseo a media tarde. No querían
que la situación se les fuera de las manos,
pues la huelga general hubiera terminado
saliendo sin ellos y de una manera comba-
tiva.
La huelga fue convocada el 14 de No-
viembre de 2012, las organizaciones revo-
lucionarias y sindicatos de clase también
participaron en esta huelga, por supuesto en
contrario al circo que montaron los sindica-
tos del gobierno, intentando transformar
ésta en una oportunidad para foguearse y
acumular fuerzas, pues somos conscientes
de que la lucha sindical es una cuestión se-
cundaria y parcial, que por sí misma no
lleva a nada. Sólo mediante la revolución se
solucionará el problema.
En este contexto nuestro camarada Alfon
fue detenido cuando se dirigía de camino
hacia los piquetes de dicha huelga. Se le
acusó de portar materiales explosivos y pasó
a prisión preventiva, siendo todo un mon-
taje policial para criminalizar la protesta so-
cial. Debido a las movilizaciones y con el
objetivo de presionarle más, se le aplicó ré-
gimen FIES, un régimen de aislamiento
dentro de la prisión; aun así, nuestro cama-
rada no claudicó y debido a la presión polí-
tica y social salió en libertad a la espera de
juicio.
Por si no basta con un montaje, este úl-
timo fue precedido de otro en el que se le
acusa de agredir a un agente de policía, lo
cual también es falso; con la suma de los
dos juicios le piden 8 años de cárcel.
Alfon es un comunista, y como tal, es un
activo luchador social. Su caso, como el de
Miguel e Isma y otros tantos, no son más
que un intento del Estado de criminalizar a
todos los que luchan, a todos los que se or-
ganizan.
Se ha constituido una plataforma de
apoyo a Alfon gracias, en gran parte, a la
implicación de su familia, en dicha plata-
forma tienen cabida organizaciones revolu-
cionarias, sindicatos, antifascistas,
demócratas, antiimperialistas y progresistas;
una plataforma amplia que busca la unidad
de todas las fuerzas progresistas y demo-
cráticas en torno a la solidaridad para de-
fender el caso de Alfon y hacer lo imposible
para que el montaje policial no triunfe y se
lleve a otro revolucionario a la cárcel. Desde
aquí pedimos a todas las fuerzas avanzadas
de nuestra sociedad que se sumen a esta
campaña.
La solidaridad no conoce fronteras y por
eso decidimos elaborar este comunicado,
para pedir a todos nuestros camaradas de
fuera del Estado que muestren su apoyo
hacia el camarada Alfon. Para hacernos lle-
gar las resoluciones o acciones por favor
mándenlas a reconstruccioncomu-
nista@gmail.com.
Libertad Presos políticos.
Por el socialismo y la revolución.
Reconstrucción Comunista
- 30 -
De acero
De nuevo, ¡ALFON LIBERTAD!
- 31 -
De acero
Desde Reconstrucción Comunista se me
ha encomendado la elaboración de un texto
sobre la restauración capitalista en Albania,
aunque posteriormente quiero profundizar
más en el tema, este breve texto sirve para
comprender el porqué de la restauración ca-
pitalista de una manera resumida y cuál es
nuestra percepción al respecto. He reducido
el artículo a cinco puntos principales.
Lucha contra el revisionismo en el
PTAantesdelamuertedeEnverHoxha
Desde su fundación el PTA tuvo una
lucha encarnizada con los revisionistas,
tanto internos como externos. Albania sufrió
injerencias continuas por parte de los países
donde el revisionismo había triunfado como
Yugoslavia, la URSS después del XX Con-
greso y China. Lo cual facilitó la labor de
zapa y dio fuerza a los revisionistas dentro
de Albania.
A pesar de esta situación consiguió neu-
tralizar muchas amenazas construidas por
los revisionistas titistas, jruchovistas y
maoístas. El Partido se depuró una y otra
vez eliminando a los revisionistas del Par-
tido, impidiendo el surgimiento de fraccio-
nes organizadas de manera pública.
Los revisionistas fueron aplastados una y
otra vez, y decidieron cambiar de estrategia,
pasarían a actuar de forma encubierta. Es-
condiendo sus acciones contrarrevoluciona-
rias a ojos de los miembros del Partido, para
poder ascender en su organigrama espe-
rando el momento propicio.
A la muerte de Enver Hoxha los revisio-
nistas vieron su oportunidad con el cambio
de liderazgo, y aunque esperaron un tiempo
para poder preparar las bases materiales
para la contrarrevolución, terminaron, como
veremos más adelante, saliendo a la luz y
como todos sabemos restaurando el capita-
lismo en Albania.
La restauración del capitalismo no es
fruto del actuar de unos pocos hombres, eso
es un absurdo, es idealismo, debe existir una
base material para esa restauración.
En el tercer apartado, hablaré sobre la
cuestión de cómo se crearon las bases para
esa restauración por parte de Ramiz Alia y
sus esbirros. Pero quiero puntualizar que
hubo unos estratos de la sociedad Albanesa
que sirvieron de trampolín para sus accio-
nes contrarrevolucionarias para cimentar las
condiciones materiales para la restauración
capitalista.
Estos estratos fueron: Los elementos que
formaban parte de la Burguesía que dominó
el país, que estaban infiltrados dentro del
proceso productivo
1
. Los técnicos y admi-
nistradores (tecnócratas) y los burócratas
del Partido.
- 32 -
De acero
Algunos aspectos sobre la restauración
del Capitalismo en Albania
Ascenso del revisionismo en 1985.
Factores internos y externos.
Como ya he dicho, el desarrollo del revi-
sionismo se vio afectado por factores tanto
internos a los que me referiré en el siguiente
apartado, como externos, que influyeron de
forma aguda en los internos. Así hubo tres
fechas en las que los factores externos hi-
cieron una especial labor, 1948, 1956 y la
década de los 70, cuando Albania rompió
sucesivamente con los revisionistas Yugos-
lavos, Rusos y Chinos, iniciándose una pre-
sión mayor por parte de estos para intervenir
en los asuntos Albaneses.
Al no poder corromper al PTAcon dinero
o reconocimiento, hicieron lo imposible por
desestabilizar el país para acabar con el so-
cialismo e implantar un régimen satélite o
capitalismo de estado.
Hasta después de 1985, los revisionistas
funcionaron en Albania de forma oculta, ya
que cada vez que lo habían intentado de
forma pública habían sido derrotados. Así,
esperando su momento, lograron hacer lle-
gar a la Secretaría General del PTA, por solo
un voto, a Ramiz Alia. Antiguo dirigente de
la Juventud Comunista y militante del Par-
tido desde hacía décadas que había vendido
una imagen de revolucionario ejemplar leal
al marxismo-leninismo de manera convin-
cente. Este traidor no tardó en desenmasca-
rarse, comenzó a tomar una serie de
medidas desde la Secretaría General que
prepararon las bases para la restauración ca-
pitalista. Como el mismo admite en sus me-
morias.
2
Como ya he dicho, el cambio de un hom-
bre o de un grupo de hombres no puede de-
cidir el futuro de una nación, como en este
caso la restauración del capitalismo, se han
de dar las bases materiales para que pueda
producirse ese cambio. Los revisionistas
con Ramiz Alia a su cabeza apoyándose en
lo ya existente, procederían a crear esas
bases materiales para restaurar el capita-
lismo.
La creación de las bases para la
restauración del capitalismo. Refor-
mas económicas. Culto a la perso-
nalidad. Liberalización del Partido
Ramiz Alia y su grupo comenzaron por
ganarse el apoyo de los militantes del Par-
tido por ensalzar la figura del líder histórico
de la revolución Albanesa, Enver Hoxha,
para aprovecharse de su buena imagen entre
las masas para ocultar sus verdaderas inten-
ciones. Así procedió a erigir estatuas a
Enver Hoxha, a construirle un museo y a fo-
mentar un culto monstruoso a la personali-
dad. Lo que se terminó volviendo contra la
propia revolución Albanesa.
Enver Hoxha fue muy claro con respecto
a qué hacer tras su muerte:
Para mí, no hagan ningún monumento;
iré a mi guerra, a los partisanos, a los márti-
res de la lucha de liberación nacional
3
Los revisionistas usaron la figura de
Hoxha en su propio beneficio.
- 33 -
De acero
Aunque existían problemas económicos,
estos no fueron en inicio el problema fun-
damental por el que cayó el socialismo, fue-
ron las medidas de Alia las que condujeron
a Albania a una crisis económica terrible.
Las reformas económicas y políticas de
Alia condujeron a Albania a perder su efi-
cacia productiva, a que se produjera escasez
de productos básicos, lo cual empeoró gra-
vemente la situación social. Con la excusa
de dar el salto en la economía destruyó esta
hasta sus cimientos.
Se produjo una liberalización del Partido,
en el cual ahora por la gracia de Alia cual-
quiera podía ser miembro, y participar en las
reuniones. Perdonó a los traidores y revi-
sionistas y con la excusa del mejoramiento
del funcionamiento del Partido, llevó a este
a su destrucción en el X Congreso del PTA.
Separó al Partido de las masas, recluyén-
dolo a debates vacíos con contrarrevolucio-
narios que se hicieron con un hueco en el
Partido y de manera pública.
Ramiz Alia y su grupo de revisionistas
sentaron las bases materiales para la restau-
ración capitalista que se produciría de su
mano.
X Congreso
El X Congreso materializó el momento
culmen del golpe de estado que se produjo
en Albania.
Ramiz Alia, como Primer Secretario del
Partido, sin someterlo al Comité Central,
impuso la creación de una comisión a parte
del Comité Central para la elaboración de
los documentos del congreso. Esta comisión
estaba compuesta por miembros reacciona-
rios del Comité Central. Esta comisión exi-
gió la disolución del Comité Central 4 días
antes del Congreso.
El X Congreso se convirtió en un ajuste
de cuentas por parte de “las nuevas perso-
nalidades del Partido” contra los marxistas-
leninistas de la antigua dirección. Se
convirtió en un ataque continuado contra la
historia revolucionaria del PTA y de la fi-
gura de Enver Hoxha. Un ajuste criminal de
los revisionistas que se cerraría con la diso-
lución el PTA y la creación del Partido So-
cialista de Albania, miembro de la
Internacional Socialista.
La restauración capitalista era ya un
hecho.
Conclusión
La restauración capitalista de Albania no
se produjo mágicamente por la muerte de
Enver Hoxha, al igual que en la restauración
en la URSS había una base previa que sirvió
a los revisionistas de plataforma para crear
las condiciones materiales para la restaura-
ción capitalista. Apesar de estos errores que
posibilitaron la restauración, hay que rese-
ñar la experiencia Albanesa como una de las
más importantes al movimiento revolucio-
nario internacional.
Desde la restauración capitalista en la
URSS en 1956, con todo lo que supuso eso
- 34 -
De acero
en todos los regímenes de democracia po-
pular, el único país socialista que quedaba
en pie, como faro del marxismo-leninismo,
fue Albania.
Una Albania que resistió durante décadas
a todo tipo de revisionismo, que resistió he-
roicamente en la lucha contra el imperia-
lismo que intentaba aplastarla. Tenemos
mucho que aprender de la experiencia Al-
banesa.
De su desarrollo como Partido, de la Gue-
rra por la liberación del país de las ocupa-
ciones fascistas, de cómo tratar el asunto de
la religión, sobre la lucha contra el revisio-
nismo, sobre su ejemplar internacionalismo
proletario, etc…Tenemos mucho que apren-
der de esta gran experiencia revolucionaria.
Actualmente Albania se encuentra gober-
nada por la mafia, esclava del imperialismo,
con analfabetismo, con éxodos de población
(especialmente juvenil), con escasez de ali-
mentos, sin industria, en la más profunda de
las miserias. Con todas las conquistas de la
época socialista destruidas.
Pero no cabe duda que el pueblo Albanés,
con el Partido Comunista a su cabeza, serán
capaces de devolver a Albania su dignidad,
y erradicar de nuevo todas estas inmundi-
cias. Solo el socialismo le devolverá a Al-
bania su lugar en el mundo, solo el
socialismo volverá a hacerla libre.
¡VIVAALBANIASOCIALISTA!
Juan Mesana
- 35 -
De acero
Notas:
1
Una vez más sobre la restauración Capitalista en Albania. M. Pierre.
2
Los acontecimientos políticos en Albania desde la muerte de Enver Hoxha. Partido Comunista Unificado
de Albania.
3
Entrevista con Laver Stroka. Alliance M-L.
- 36 -
De acero
- 37 -
De acero
- 38 -
De acero
- 39 -
De acero
Apéndice
Sobre Askapena, el revisionismo y su
falso antimperialismo (Notas):
(1) Antes de los Acuerdos de Oslo y de la
Primera Intifada había en Cisjordania
200.000 colonos; hoy son ya 500.000.
(2) El Estado de Israel concede la nacio-
nalidad judía, no israelí, a sus habitantes de
origen exclusivamente judío. Árabes, o per-
sonas no judías están excluidas de dicha
identidad étnica y religiosa, aunque se haya
naturalizado su residencia en el Estado sio-
nista, habiendo p.e., contraído matrimonio
con una persona de nacionalidad judía.
(3) Las Brigadas de Abu Ali Mustafa (Se-
cretario General asesinado por Israel) son el
brazo armado del FPLP. Las del Frente De-
mocrático de Liberación, son las Brigadas
de Resistencia Nacional. El FDLPes una es-
cisión del FPLP de 1969. El FPLP es la
única organización de la OLP que sigue
oponiéndose a los Acuerdos de Oslo y re-
clama las fronteras de 1948. Realiza una
leve crítica a la política de derechas de la au-
toridad en Gaza, Hamas, así como de la di-
rección de Al-Fatah, principal organización
de la OLP; El FPLP es la segunda. La tibiez
en sus críticas a la contrarevolución en Pa-
lestina, como es el caso de los colaboracio-
nistas de Fatah o los yihadistas de Hamás,
se materializan en, p.e., el 46 aniversario de
la organización, donde junto a los símbolos
del FPLP, ondeaban pancartas con la cara de
Yasser Arafat o el Jeque Ahmed Yasín, fun-
dador de Hamás. Por su parte, el FDLP,
abandonó las tesis de construcción de un
partido dirigente marxista-leninista en 1971.
Un año más tarde, en su Primera Conferen-
cia Nacional General, se definiría como
"Frente Izquierdista Unificado" u "Organi-
zación Democrática Revolucionaria Unifi-
cada". El tercer Congreso de 1994, acabó
por definir al FDLPcomo un "renovado par-
tido vanguardista de masas"; un partido tí-
pico de la II Internacional. A pesar de estas
desviaciones, los dos Frentes, siguen man-
teniendo un línea militar activa contra las
fuerzas de ocupación israelíes. No así, el
Partido Comunista Palestino, que es contra-
rio a la lucha armada. Lo cual no implica
que deba defenderse ciegamente la línea
ideológica de estas dos organizaciones.
(4) Teodor Herzl, burgués húngaro de ori-
gen judío, conocido como el padre del sio-
nismo.
(5) En el documento interno de Batasuna
de octubre de 2009 de la izquieda abertzale,
el borrador de lo que sería el Zutik Euskal
Herria, hoja de ruta actualizada en el nuevo
documento Euskal Heria Bidean por el que
se guían Sortu, LAB y Ernai, se hacia men-
ción a que: "el socialismo del S.XII no se
- 40 -
De acero
basa en la erradicación de clases mediante
decreto, sino en un proceso que irá alcan-
zando su objetivo progresivamente llevando
a cabo un cambio estructural del sistema".
Evidentemente, para la izquierda abertzale
no existe la fase de construcción del socia-
lismo, la dictadura del proletariado, en la
cual la maquinaria del Estado es asumida
por la clase obrera, sino que el Estado se re-
forma y se reestructura a los intereses eco-
nómicos y de clase del nacionalismo vasco,
es decir, de la burguesía. Además se acusa a
los comunistas de querer eliminar clases por
decreto. Falacias y mentiras de la derecha
nacionalista.
Del camarada Enver Hoxha: "Nuestra re-
volución popular promulgó leyes que de
hecho nacionalizaron la tierra, puso en prác-
tica la reforma agraria y suprimió la propie-
dad que era utilizada para explotar el trabajo
de los demás. Gradualmente, mediante la
persuasión y avanzando por el «camino eco-
nómico», como aconsejan Marx y Engels,
nuestro campesino llegó a la colectivización
de la tierra y del resto de los medios de pro-
ducción. Conserva únicamente la pequeña
parcela individual que trabaja personal-
mente. Por ese mismo «camino econó-
mico», el campesino va reduciendo también
esa parcela hasta liquidarla por completo
como propiedad de uso personal e integrarla
en la colectiva, a la que, después de un pro-
ceso todavía prolongado, transformará, así
mismo, de propiedad colectiva de grupo en
propiedad de todo el pueblo. Precisamente
es lo no se hará mediante decretos, sino que
será la «resultante» histórica de un proceso
de constante desarrollo económico, social,
ideológico y político de todo el país, y prin-
cipalmente del campo y de las masas coo-
perativistas". (Enver Hoxha, Estudiemos la
teoría M-L en estrecho enlace con la prác-
tica revolucionaria. Extractos del discurso
pronunciado en la reunión conmemorativa
con ocasión del XXV aniversario de la fun-
dación de la Escuela del Partido «V. I.
Lenin», 8 de noviembre de 1970).
(6) Manifiesto Internacionalista Vasco:
http://www.askapena.org/eu/content/aska-
penak-euskal-manifestu-internazionalista-
plazaratu-berri-du-altsasun
(7) ¿Por qué ese apoyo incondicional de
los llamados internacionalistas vascos, a
procesos de construcción de democracias
burguesas que no atentan contra la base del
estado burgués, contra su superestructura, ni
su base económica? Pues porque el suyo es
el camino del revisionismo, de marchar
hacia el socialismo, el de cara amable, por
medio de las elecciones parlamentarias y sin
revolución, de confundir diciendo que el
movimiento comunista quiere eliminar a los
enemigos del pueblo por decreto, de cons-
truir el socialismo no solo sin la destrucción
del viejo aparato estatal de la burguesía,
como es el caso de Venezuela, Uruguay, El
Salvador, Nicaragua, Bolivia o Ecuador,
sino incluso con su ayuda. Las teorias de la
coexistencia pacífica y del transito pacifico
parlamentario, no son mas que las viejas
ideas preconizadas en primer lugar por el re-
visionismo soviético y en segundo lugar por
el eurocomunismo, actualizadas de la mano
- 41 -
De acero
de la socialdemocracia que huye de los prin-
cipios más elementales de la ciencia socia-
lista, para preconizar un enfrentamiento con
el enemigo de clase, desde el diálogo y la
proximidad humana.
(8) Cualquier persona militante honrada,
que haya viajado a la R.B. de Venezuela con
Askapena tras la aprobación del Zutik Eus-
kal Herria, debería poder admitir que, ade-
más de reunirse con cualquier organización
venezolana con la mínima expresión an-
tiimperislista, sin ningún tipo de línea roja,
una de las tareas principales era hacer pro-
xenitismo de la nueva línea política de la iz-
quierda abertzale, enfatizando su acertado
cambio de estrategia consensuado en el
Zutik Euskal Herria.
(9) http://www.youtube.com/watch?v=
oXwAoc0-vNE (min. 4:10)
http://www.youtube.com/watch?v=dj_4o
m4izZ8 (Sin desperdicio, de principio a fin).
(10) A modo de curiosidad, que resulta
muy gráfica, de la disciplina interna y el se-
guidismo ciego que gobierna en las bases
abertzales. Desvincularse y seguir un ca-
mino propio distanciado de la IA, tal y como
preconiza Askapena, siempre en petit co-
mité, resulta dificil de creer, ya que en la
presentación del Manifiesto Internaciona-
lista Vasco, se leyó una carta desde prisión
de Arnaldo Otegi, actual secretario general
de Sortu. Curioso modo. Para poder desta-
car tanto el afán por desvincularse de la IA
de algunos, como la legitimidad que se le
otorga a la propia izquierda abertzale para
hacer uso de unas siglas o movimiento his-
tórico, como el MLNV, dictaminando quien
está fuera y quien dentro, es tan sencillo
como echar un vistazo a sus propios docu-
mentos. En el anteriormente mencionado
documento de discusión interna de Batasuna
de octubre de 2009, el mismo decía: "...se
puso de manifiesto la necesidad de la nego-
ciación, como el hecho de que la Izquierda
Abertzale (ETAmás concretamente) era un
interlocutor necesario". Más tarde, frente al
Fiscal General del Estado, Arnaldo Otegi no
era tan claro en identificar quien pertenece y
quien no a la izquierda abertzale.
(http://vimeo.com/29123062 min16:30
"según ella, sí").
(11) De igual forma que ocurre con la de-
nuncia del sionismo en el seno del Proceso
de Paz Vasco, Askapena es incapaz de de-
nunciar la toma del poder del fascismo en
Ucrania y la guerra abierta de éste, finan-
ciado por EEUU y la CEE, contra la pobla-
ción que resiste las embestidas de la
maquinaria de guerra fascista. Ya se ha en-
cargado I. Larrea de hacer la denuncia con
un artículo suyo http://borrokagaraia.word-
press.com/2014/07/07/el-este-ucraniano-
parece-estar-mas-lejos-que-kurdistan-o-pale
stina/#, donde lo deja bien claro: "Tampoco
parece importar que las víctimas sean euro-
peas, mucho más cercanas en lo cultural y
social y formas de vida que kurdos y pales-
tinos. La masacre no parece ir con nosotros
y nosotras. Es más vivificante no meternos
en camisas de once varas y apoyar lejanas y
“exóticas” luchas de pueblos oprimidos.
- 42 -
De acero
Cuanto más lejos mejor". Es lamentable ver
como la izquierda abertzale o Askapena (es-
cribieron tres líneas al respecto en un artí-
culo de índole general) no hacen una
condena férrea del golpe de estado fascista
en Ucrania, pero más curioso es ver como
eluden la cuestión de la proclamación de las
Repúblicas Populares de Donetsk y Lu-
gansk. Larrea comenta: "Lo de definir su
ejercicio de soberanía como “autoprocla-
mada” república, me pregunto si también
utilizarán esa terminología, en el caso de
que se dé la misma situación en Catalunya
o Kurdistán Sur".
(12) José Antonio Egido. ¡Aquellos chi-
cos tan majos! Sociología de la disidencia
anticomunista en los países del Este euro-
peo en los años 70 y 80 del S.XX. Página 7.
Pravda Edicions.
(13) Alberto Spektorowsky: http://gic-
paisvasco.org/miembros/alberto-spekto-
rowski/
- Spektorowsky, apoya masacre pueblo
palestino: http://www.youtube.com/watch
?v=UmW4sApaHkY#t=14
- Spektorowsky, universidad de Uruguay,
Israel y el conflicto en Medio Oriente:
http://www.youtube.com/watch?v=e4dU3x
nOCfA#
- Alberto S. y otros agentes imperialistas,
reunidos con representantes del EPPK:
http://www.youtube.com/watch?v=e4dU3x
nOCfA#
- Spektorowsky con dirigentes de la Iz-
quierda Abertzale: http://www.kazeta.eus/
euskalherria/aieteko-prozesuan-parte-hartu-
dut en-zonbai t -adi t u-el kart uko-di ra-
hilaren-14an-donostian
(14) Amargan la fiesta al ex ministro is-
raelí Shlomo Ben Ami: (http://www.rebe-
l i on. org/ not i ci a. php?i d=22157), “l os
violentos” portaban banderas independen-
tistas catalanas e“intentaron agredir” a Ben
Ami.
Ben Ami y el genocidio Palestino
(http://www.rebelion.org/noticia.php?id=22
313) "[...] mientras el Sr. BenAmi ocupaba
el cargo de ministro de seguridad, las fuer-
zas de ocupación y los colonos israelíes ase-
sinaron un total de 297 civiles palestinos
inocentes".
Shlomo Ben Ami: La guerra une, la paz
divide. (http://lasillavacia.com/historia/la-
guerra-une-y-la-paz-divide-shlomo-ben-
ami-sobre-el-post-conflicto-en-colombia)
(15) Enver Hoxha. Los trágicos aconte-
cimientos de Chile, para los revolucionarios
de todo el mundo. 2 de octubre de 1973.
Zëri ipopullit.
(16) Varios de las personas expertas de
estas comisiones en este proceso son ya ve-
teranas en otros procesos imperialistas de
intervención, como es el caso de Nepal, El
Salvador o Sudáfrica. Especial relevancia
recibe el caso de aquellos agentes que han
- 43 -
De acero
- 44 -
De acero
trabajado en el intento de desmantelamiento
del movimiento republicano irlandés, como
es el caso de las comisionadas Nuala O'loan
(http://gicpaisvasco.org/miembros/nuala-
oloan/) o Chris Maccabe
(http://www.ivcom.org/miembros/). To-
mando el caso irlandés, claro ejemplo que
sirve para demostrar el objetivo de conci-
liación entre clases que buscan estos proce-
sos, cabría señalar el caso de varios viajes
que bajo el nombre "construyendo puentes
de reconciliación" organizó Lokarri para
que una representación de dirigentes de las
Juventudes Socialistas de Euskadi, EGI,
Gazte Abertzaleak (las organizaciones ju-
veniles del PNV y EA, respectivamente),
Gazte Independentistak (juventudes de la
izquierda abertzale aún no constituido
Ernai; su representante en dichos viajes fue
Andoni Rojo), Iratzarri (juventudes de Ara-
lar) y Alternatiba, fueran de viaje al norte
de Irlanda para conocer de cerca y de mano
de los principales grupos políticos implica-
dos en la firma del Acuerdo de Viernes
Santo, los grandes logros de la política de
pacificación imperialista. El primer viaje en
2010 y el segundo en 2012. La primera vi-
sita se hizo apenas unos meses después de
que los prisioneros políticos de la prisión de
Maghaberry finalizaran la protesta de su-
ciedad (de idéntica forma que sus compa-
ñeros presos hicieran 20 años antes en los
Bloques H) que habían iniciado meses atrás.
Evidentemente en ninguno de los viajes se
interesaron por la situación de los, a día de
hoy, más de 100 presos políticos irlandeses.
Obviamente, tampoco se entrevistaron con
ninguna de las organizaciones republicanas,
excepto con los nacionalistas del Sinn Féin,
legítimas herederas de las históricas aspira-
ciones del movimiento republicano y revo-
lucionario del norte de la isla.
Primer y segundo viaje. Buen rollito
entre clases. El enemigo es común:
http://www.lokarri.org/index.php/es/acerca-
de-lokarri/publicaciones/construyendo_
puentes-reconciliacion
(17) Jose Antonio Egido, ibídem.
(18) Enver Hoxha. La teoría y la práctica
de la revolución. 7 de julio de 1977. Zëri i
Popullit, órgano oficial del Partido del Tra-
bajo de Albania.
Desenmascarando el Socialismo del
siglo XXI (Bibliografía):
Bases programáticas del Partido Socia-
lista Unido de Venezuela –PSUV–.
Declaración de principios del I Congreso
Extraordinario del PSUV, 2.010.
DIETERICH STEFFAN, Heinz; El So-
cialismo del Siglo XXI.
ENGELS; Del Socialismo Utópico al So-
cialismo Científico.
ENGELS; El Origen de la familia, la
propiedad privada y el Estado.
LENIN; ¿Qué Hacer?
LENIN; El Estado y la Revolución.
LENIN; La Unidad.
LENIN; Marxismo y Revisionismo.
MADRIGAL, Pedro; El Revisionismo del
Socialismo del Siglo XXI.
RÍOS, Alejandro; Socialismo del Siglo
XXI. Nueva teorización de viejas ideas an-
timarxistas. Editorial Templando el Acero,
2.009.
- 45 -
De acero

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful