Está en la página 1de 2

DURAZNO A CUARENTA EL CIENTO!...

Letra de Celedonio Flores Milonga Música de José F. Razzano

     


  
(Buenos Aires, Argentina 1896-1947) (Montevideo, Uruguay 1887-1960)
$
       
    
ff
             ff    
   
p

            
Piano Simile


   
Punteado deciso

    
 
6
 Canto

                         


              
p

                       
 
     


13

      
                            

     
          
           
     

  
20

                           
               

          
                   

    1.       
26 al $ 2.

          
         

  
       
ff

         
Fin

     
 

Editado por Ney Borba - Toronto 2009 - neyborba@rogers.com calaveraviejo@yahoo.ca


DURAZNO A CUARENTA EL CIENTO!...
Milonga

Letra de Celedonio Flores


(Buenos Aires, Argentina 1896-1947)
Música de José F. Razzano
(Montevideo, Uruguay 1887-1960)

I III
Al caminar el tobiano No hay bache que no conozca
diquea la cabezada de Belgrano a Mataderos,
más lustrosa y bien cuidada para él no hay pozo fulero
que cadena de italiano, de Villa Crespo a la Mosca;
un moño rojo, galano, en su hombría sana y tosca
le bate al sol su spamento, hay algo de sentimiento,
mientras el dueño contento lanza su pregón al viento
con la mano hace bocina en una nota alargada
y grita, mientras camina: y alborota la barriada:
¡Durazno a cuarenta el ciento! ¡Durazno a cuarenta el ciento!

II IV
Lleva alpargata de lona, La flor del monte, patrona!
a rayas el pantalón, ¡“lo brisco” y los “amariyo”!...
negra faja de algodón, y acariciando al potrillo
su camiseta aprisiona, un compás de tango entona;
el funghi no desentona tiene una frase burlona
la pinta en ningún momento y un piropo en un momento
porque en su requintamiento y mientras observa atento
sombrea su vista rana a una paica que transita
al batirle a una fulana: se sube la faja y grita:
¡Durazno a cuarenta el ciento! ¡Durazno a cuarenta el ciento!

Intereses relacionados