Está en la página 1de 1

En la semana santa de 1770, Mozart, entonces de 14 aos, y su padre fueron a la Capilla Sixtina en

Roma a escuchar el "Miserere" de Allegri. La obra era tan valorada que no se permita sacar una
sola nota de la partitura de la capilla. Mozart, sin embargo, la transcribi completa de odo una vez
de vuelta en el hotel.
"Slo nosotros la tenemos", escribi el padre de Mozart a su esposa, "Wolfgang la ha transcrito".