Está en la página 1de 1

NACIONAL | DOMINGO 6 DE MAYO DE 2007 | El Siglo de Torreón | 3A

Alcanza a Chiapas Se enfrentan a balazos


militares y sicarios
Integrantes de una de las Bases
de Operación Mixta (BOM) se
con rifles automáticos.
Los militares y policías al

ola de ejecuciones
enfrentaron con un grupo ar- repeler la agresión, dieron
mado en una colonia popular muerte al conductor de la
del norte deCuliacán, Sinaloa, unidad, identificado en forma
resultando muerto un presun- provisional con el nombre de
to sicario y uno más herido. Jesús Garcia y lesionaron a
El reporte de la Policía otro de los delincuentes, An-
Municipal de Culiacán esta- drés Juárez Ibarra, de treinta
blece que a las 0:45 de la ma- y dos años de edad.
Mata grupo armado El cuerpo del comandante, de 35 Ramos y una persona solamente identifi- ñana, en el cruce del bulevar En el interior de la camio-
años de edad, presentaba diversas lesio- cada como Julio o “El Mani”. La Pradera, en el fracciona- neta, color blanco, doble cabi-
a comandante nes, al parecer producidas por arma de La corporación señaló que los he- miento Las Huertas, una uni- na, la cual se impactó contra
policiaco en Tapachula fuego, en pómulo, parietal y oreja, así co-
mo detrás de la oreja, cuello, axila y co-
chos, en los que Francisco Vázquez Sote-
lo, resultó lesionado, ocurrieron en la vi-
dad mixta del Ejército y poli-
cías locales, se topó con los
otros vehículos, se encontra-
ron tres rifles AK/47, un AR/15,
AGENCIAS do, todas ellas en el lado izquierdo. vienda número 36 de la calle Cima Espi- ocupantes de una camioneta dos pistolas, una calibre 38 sú-
La FGE añadió que el vehículo en nada, entre Piedra del Río y Peñasco doble cabina, Silverado, ma- per, asi como un chaleco, con
SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, CHIAPAS.- La cuestión presentaba 11 orificios de en- Blanco de la colonia Nuevo Hermosillo, tricula TX 22832, los cuales siete cargadores abastecidos
ola de ataques en contra de policías al- trada producidos por arma de fuego en la propiedad de Coronado Morales. abrieron fuego en su contra para rifles automáticos.
canzó a Chiapas, donde un grupo armado puerta izquierda del conductor y ocho Explicó que las cuatro personas se
ejecutó en Tapachula, a Luis Manuel orificios de salida en el lado del copiloto. encontraban sentadas en el exterior
Córdova Ochoa, comandante de la Poli- Refirió también que para esclarecer del domicilio, cuando hasta el lugar lle-
cía Estatal Preventiva, cuando viajaba a estos hechos se inició la averiguación gó en forma repentina un vehículo con seis personas y desbarrancaron La esposa de Mario Rodríguez,
bordo de una camioneta. previa número 326/1A/2007, por el deli- varias personas a bordo, desde donde dos vehículos. María de los Ángeles Juárez Molina,
El comandante del Sector II de la Po- to de homicidio y los que resulten, en unos sujetos dispararon. Los hechos se registraron alre- fue llevada a un hospital de Urua-
licía Estatal Preventiva, con sede en Co- agravio del comandante policiaco, quien dedor de las 22:30 horas sobre la ca- pan todavía con signos vitales, don-
mitán, fue asesinado a balazos en la Ave- ayer se encontraba franco. EJECUTAN A 6 EN URUAPAN rretera Uruapan-Ziracuarétiro, de falleció minutos más tarde.
nida Central de Tapachula, frente a los Por otra parte, tres hombres, uno Además un ataque perpetrado por sica- donde fue hallado un auto Chevy Un hijo más del matrimonio,
velatorios del Instituto Mexicano del Se- de ellos presunto distribuidor de droga rios la noche del viernes en el municipio de Monza, color banco, de placas PMD- de unos seis meses de nacido, per-
guro Social (IMSS), hacia las 01:00 horas. al menudeo, fueron ejecutados frente a Michoacán costó la vida a seis personas. 5447, y en su interior fue encontrada manecía ayer delicado de salud y
El cuerpo sin vida del mando policiaco una vivienda en la colonia Nuevo Her- Entre las víctimas se encuentran los una familia acribillada a tiros. recibiendo atención médica debido
fue encontrado en el interior de un vehí- mosillo, ubicada al sureste de la capital cuatro integrantes de una familia, inclui- Del automóvil fueron sacados los a las lesiones que presentaba por
culo marca Dodge Ram, tipo pick up, de sonorense, informó la Policía Estatal dos dos menores de edad, que quedaron cadáveres de Mario Rodríguez Oro- los impactos de bala.
doble cabina, color gris, con placas de cir- Investigadora (PEI). en medio del fuego entre dos presuntas bio, de 37 años de edad y de sus me- Las autoridades informaron que
culación CZ-17502 del Estado de Chiapas. Detalló que las víctimas son Jesús bandas del narcotráfico, según los repor- nores hijas Ilse y Mitzi Rodríguez adelante del vehículo Monza se encon-
El vehículo estaba estacionado, con Coronado Morales, “El Chambitas”, tes de la Policía Ministerial del Estado. Molina, de siete y seis años, respec- traba una camioneta pick up, con el ca-
el motor encendido y la puerta derecha quien presuntamente era “tirador” de Los informes indican que en el ata- tivamente, todos ellos abatidos con dáver de Santiago Rodríguez Yépez a
abierta, precisó la Fiscalía. droga, así como Miguel Ángel Cabrera que, los presuntos sicarios mataron a tiros de fusiles tipo AK-47 y AR-15. un costado, también muerto a balazos.

RELATOS DE ANDAR Y VER


ERNESTO RAMOS COBO

Sin dirección
a casa
Estamos en Boston. Se respira una atmósfera
neoyorkina o viceversa: olores ventosos que
salen del subterráneo y rebanadas de pizza
simple de queso, como debe ser. Es posible en-
contrar algunas caras agresivas y engabardi-
nadas cruzando de esta a aquella acera y bas-
ta cualquier detalle para cerciorarnos de que
por aquí también palpita esa contracultura es-
tadounidense que tanto fascina. Justo aquí en
Boston están los todavía hijos de Kerouac, los
todavía hijos de Gingsberg y bajo una lluvia
nocturna y torrencial, es posible insertarnos a
esa corriente de batidos (beated), que apretu-
jados bajo un toldo esperamos que por fin
abran las puertas de ese sitio de jazz, para el
agridulce blues de la vida; este es el colofón
perfecto para un día deambulatorio.
Durante todo el día la ciudad estuvo solea-
da y el río Charles fluyó exquisito. Anduve
desde temprano sin dirección alguna, raspan-
do las suelas bajo los árboles, a la orilla del río,
por adoquinadas calles, hasta encontrar cerca
del Fenway la imagen perfecta del guitarrero
imperdible. Nada mejor que una esquina para
recargar el hombro y fumar un pitillo, disfru-
tando tranquilo la ambiciosa persecución del
sueño rocanrolero que permite saltar del Fat-
her & Son de Cat Stevens al Sonnet de Ri-
chard Ashcroft, par de ingleses ambos mons-
truos imperdibles, de los que dan de tomar
agua de la mano. Por ahora la de la guitarra
era una chica que andaba en mangas de cami-
sa, estuve viéndola recoger de su estuche las
breves monedas, antes de perderse calle arri-
ba entre ladrillos de demolición. Es fantástico
encontrar un Boston impregnado del olor a
Bob Dylan, ese espíritu sureño y rural de los
bluesman veteranos, la raíz contracultural de
este país y de todos esos que van por las calles
como piedras rodantes y sin dirección a casa.
Más tarde estuve charlando con algunos
despistados en un pub cercano al parque de los
Medias Rojas. Uno de ellos rebasaba los seten-
ta y era un viejón que cada cuanto cerraba los
ojos para frotarse lentamente la frente. Había
estado con los Marines y en el brazo tenía tatua-
da la palabra Coraje. Había conocido a Heming-
way no sé dónde y París era una Fiesta era su
libro de cabecera… hijo –me decía— carcajeán-
dose con toda la boca. Justo él fue quien me re-
comendó ese sitio de jazz nocturno, mas no qui-
so acompañarme, por aquello de que su doña lo
estaba esperando con una sopa caliente. No de-
bería decir que nos merendamos un par de
Guinness para no despilfarrar en obviedades.
Bastaría mejor mencionar que la tarde pasó
lenta y que nos despedimos con un abrazo, antes
de que se marchara calle arriba entre ladrillo de
demolición. Ignoro porque su imagen me hizo
recordar a los que dicen que J.D. Salinger conti-
núa escribiendo desde su refugio de ermitaño.
El caso es que me trepé al subterráneo co-
mo pude y me lancé al sitio recomendado,
aprovechando antes para merendarme un par
de simples de queso en alguna de esas pizze-
rías alargadas. Entonces fue cuando se aba-
lanzó la lluvia. Hubo que apretujarnos en un
grupúsculo bajo el toldo, en espera de que
abrieran las puertas y se apagaran las luces.
Bastaría decir que hasta el humo se detu-
vo ante la magia de los jazzman, mas preferi-
ría no ahondar en detalles; duele hacer san-
grar de nueva cuenta las heridas causadas por
los puyazos de esos negros.
Lo cierto es que como había dejado ya de
llover cuando salí del concierto, y sólo había
algunos charcos solitarios esparcidos, aprove-
ché junto a una legión de autómatas para aba-
lanzarme calle abajo como piedra rodante.
ramoscobo@hotmail.com