Está en la página 1de 1

De vuelta es bueno ignorar a la vieja de las muletas, pues

ya se le salud. Hay un cable roto en aquel enlace


obligatorio. Complicidades podridas. CUando el humano
recorre solo las galeras de este laberinto gris y
atardeciendo, recin entonces es consciente de su
condicin. Por eso todos adoran el espectculo, todo el
juego del cielo es espectculo. Esplndido espectculo
es la noche. Kritsch, tenebroso sainete el de la gente. La
ms traicionera, la ms vil, la ms ufana, el animal
humano - teme la cada del teln.
Mas yo estoy acostumbrado a las tablas vacas y al palco
amargo. El sabor de la cerveza se mezcla con el de la
sangre de uno de mis dedos, y es agradable ver morir la
tarde con aquel manjar en la boca. El jazz suena sucio
en los malditos parlantes de mi radio. La noche ya est
aqu.
Por Gabriel Acosta