Está en la página 1de 27

CAPÍTULO 20

C APÍTULO 20 C ONTRATOS ADMINISTRATIVOS ALGUNOS ASPECTOS DE LA LICITACIÓN PÚBLICA POR J ULIO R

CONTRATOS ADMINISTRATIVOS

ALGUNOS ASPECTOS DE LA LICITACIÓN PÚBLICA

POR JULIO RODOLFO COMADIRA

DE LA LICITACIÓN PÚBLICA POR J ULIO R ODOLFO C OMADIRA Es abogado, doctor en Ciencias

Es abogado, doctor en Ciencias Jurídicas y Sociales y docente en Derecho Público, en los tres casos egresado de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata. Ejerce la docencia universitaria desde hace más de veinticinco años. En ese ámbito, se desempeña actual- mente como Director del Master en Derecho Administrativo de la Univesidad Austral. Profesor Titular de Derecho Administrativo, por concurso de antecedentes y oposición en las Facultades de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires y de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universi- dad Nacional de La Plata. Es, asimismo, profesor titular de Derecho Administrativo I en la Facultad de Derecho de la Universidad Austral y de Derecho Administrativo en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino, de Mar del Plata. En el año 1985 fue incorporado al Instituto de Derecho Administrativo de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales de Buenos Aires, habiendo sido, también, Director del Instituto de Dere- cho Administrativo “Bartolomé A. Fiorini” de la Universidad Platense. Desarrolló una extensa trayectoria en la función pública como Auditor de la Armada Argentina, Direc- tor General de Asuntos Jurídicos en los ex Ministerios de Bienestar Social y de Obras y Servicios Públi- cos de la Nación y Asesor de la Procuración del Tesoro de la Nación. Fue asimismo Jefe de Gabinete de Asesores del Ministro de Justicia de la Nación (7-1997 a 12-1999) y representante del Poder Ejecutivo Nacional ante el Consejo de la Magistratura en el período 11-98 - 12-99. Actualmente está a cargo del Departamento de Derecho Administrativo del Estudio “Allende & Brea”. Es autor de numerosos artículos y cinco libros. Desde diciembre de 1997 dirige el Suplemento de Derecho Administrativo de la revista El Derecho.

1. NATURALEZA JURÍDICA

La licitación pública es un modo de selección de los contratistas de entes públicos en ejercicio de la función administrativa, por medio del cual éstos invitan, públicamente, a los posibles interesados para que, con arreglo a los pliegos de bases y condiciones perti- nentes, formulen propuestas de entre las cuales se seleccionará la más conveniente al interés público

Ahora bien, una primera cuestión que corresponde plantear al abordar su estudio, es la relativa a la de su naturaleza jurídica, siendo, entonces, posible, preguntarse: ¿es la lici- tación pública un acto complejo o configura, por el contrario, un procedimiento admi- nistrativo?

1.1. ¿Acto complejo?

La licitación pública no es un acto complejo.

El acto complejo tiene la particularidad de que, para su emisión, requiere de la interven- ción de dos o más órganos, sin cuya participación no se materializa, pues requiere del consenso de todos ellos para adquirir virtualidad. El acto complejo es un acto único.

La licitación, sí es, en cambio, una sucesión de actos, orientada, teleológicamente, a la selección de la oferta más conveniente para el interés público.

JULIO RODOLFO COMADIRA

1.2. La licitación como procedimiento administrativo

La licitación pública se inscribe en la órbita del procedimiento administrativo estando integrada por una serie ininterrumpida de actos y constituyendo una secuencia, ordena- da y metódica, de diversos estadios, cada uno de los cuales tiene un contenido propio, indispensable para su configuración, pero que, por sí solo, no es suficiente para darle vida.

En su momento, Marienhoff (Tratado de Derecho Administrativo, TII, Buenos Aires, 1993, p. 280) explicó que los diversos tramos que en su camino recorre este procedi- miento están dados por el pliego de bases y condiciones, la invitación o llamado a licitación, la presentación de propuestas, la apertura de los sobres, la adjudicación, y, eventualmente, el perfeccionamiento o formalización del contrato administrativo.

Hoy en día, pueden enunciarse, entre otros y según los casos, los siguientes actos

configuradores del iter licitatorio: (habilitación presupuestaria; autorización para realizar

el gasto; elaboración de los pliegos; acto de llamado; publicación del acto de llamado;

compra de pliegos por los particulares; pedido de aclaraciones de los eventuales oferentes; formulación de aclaraciones por la Administración; presentación de ofertas; acto de aper- tura (sobre n.1); impugnaciones recíprocas de los oferentes respecto de sus ofertas; etapa evaluativa a cargo de la Administración; preselección o precalificación discernida a los oferentes en relación con el sobre n.1; eventual impugnación de los oferentes no preseleccionados; decisión de las eventuales impugnaciones de los postulantes descalifi- cados y apertura del sobre n.2; preadjudicación; eventual impugnación por los oferentes no preadjudicados; decisión de las impugnaciones a la preadjudicación y adjudicación; suscripción del contrato; aprobación del contrato).

Ahora bien, caracterizar a la licitación pública como un procedimiento administrativo implica tornar aplicable a su respecto los principios propios del procedimiento adminis- trativo, con arreglo a las particularidades específicas de aquélla. Y, por supuesto, sobre la base de estas particularidades, derivar los principios específicos que le sean inherentes.

La elección para la que la licitación opera como cauce formal, es de fundamental importancia; porque si el fin último que persigue la Administración es asegurar con inmediatez el bien común en tanto causa final del Estado, el desenvolvimiento de la actividad de selección y su concreción suponen, por un lado, el cumplimiento de los condicionamientos jurídico formales del procedimiento y, por otro, su conclusión con un acto justo y eficaz.

2. EL LLAMADO A LICITACIÓN

2.1. La convocatoria como acto de alcance general no normativo

El llamado a licitación pública, por estar dirigido a un número indeterminado de intere-

sados, es, sin duda, un acto de alcance general; pero cabe preguntarse en qué categoría, dentro de esa clase de actos, se lo puede incluir.

A este respecto, debe responderse, en nuestra opinión, que se trata de un acto de esencia

no normativa, en razón de que sus efectos se agotan al cumplirse la finalidad perseguida, que no es otra que la de lograr, sobre la base de una concurrencia pública e igualitaria, la

presentación de la mayor cantidad posible de proponentes, de entre cuyas ofertas se seleccionará la más conveniente al interés público.

CONTRATOS ADMINISTRATIVOS

2.2.El llamado a licitación pública como invitación a formular ofertas

Cuando la Administración convoca a una licitación, sea pública o privada, no está efec- tuando una propuesta de contrato a los particulares; porque si así fuera, el acuerdo de voluntades quedaría perfeccionado al recibirse la primera aceptación, encontrándonos a las puertas de una contratación directa, con lo cual se verían frustradas las aspiraciones de la Administración de elegir, dentro del abanico de postulantes, al que efectuara la oferta más conveniente; porque, en tal caso, la proposición no provendría de los particu- lares, sino del órgano que los convoca; los interesados se limitarían a aceptarla, de modo que el acuerdo quedaría cerrado con el que llegara primero a prestar su consentimiento.

Estaríamos, pues, ante algo así como un remate público, en el que no resultaría compra- dor el que ofreciera pagar mayor precio, sino el que levantara la mano manifestando su conformidad con la propuesta antes que los demás; los intervinientes, de ese modo, en lugar de ser oferentes serían potenciales aceptantes.

Por eso es que el llamado a licitación consiste en una invitación a formular ofertas; y cuando la compulsa es pública, no se establecen en ella limitaciones; pueden participar todos aquellos que, satisfaciendo las exigencias de la legislación vigente, decidan pre- sentar propuestas.

3. PRINCIPIOS QUE LA RIGEN

3.1. Principios generales del procedimiento administrativo aplicables a la licitación pública

Como ya fue expuesto, la licitación es un procedimiento, por lo que rigen a su respecto los principios generales del procedimiento administrativo como instrumento fundamen- tal a través del cual, el Estado cumple su función administrativa.

Esos principios son los de juridicidad, oficialidad, verdad material, formalismo moderado, debido procedimiento previo y celeridad, sencillez, economía y eficacia en los trámites.

3.1.1. Juridicidad

Si el bien común es el conjunto de condiciones de la vida social que hace posible a asociaciones e individuos el logro más fácil y más pleno de su propia perfección, no es dudoso que una de esas condiciones es la vigencia irrestricta del orden jurídico. Y si la Administración, dentro del Estado, tiene a su cargo la gestión directa e inmediata de aquel bien, no es tampoco dubitable que ella deba actuar incondicionalmente sujeta al ordenamiento jurídico.

Generalmente formulado en relación con el procedimiento administrativo recursivo bajo el nombre de “legalidad objetiva”, ha sido entendido en el sentido de que el procedi- miento administrativo tiende no sólo a la protección del recurrente o a la determinación de sus derechos, sino también, a la defensa de la norma jurídica objetiva, con el fin de mantener el imperio de la legalidad y justicia en el funcionamiento administrativo.

Por nuestra parte, antes de ahora hemos preferido identificar al fenómeno que se quiere aprehender con este principio mediante la locución “juridicidad”, porque ella repre- senta mejor, en nuestra opinión, la idea de que el accionar de la Administración Públi- ca en la procura del bien común supone, necesariamente, el respeto de todo el orden jurídico.

JULIO RODOLFO COMADIRA

La juridicidad nuclea, en ese sentido, todo el sistema normativo, desde los principios generales del derecho y la Constitución Nacional, hasta los simples precedentes adminis- trativos en cuyo seguimiento esté comprometida la garantía de igualdad, pasando por los tratados internacionales, la ley formal, los actos administrativos de alcance general nor- mativo (reglamentos) y, eventualmente, ciertos contratos administrativos.

Este principio tiene plena vigencia en el procedimiento constitutivo de la licitación públi- ca y ha sido reconocido por la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, la cual, cuando hizo referencia a él, utilizó, preferentemente, la expresión “prin- cipio de legalidad”, tomando dicha expresión en sentido amplio, ya que la sujeción de la licitación pública al derecho vigente implica no sólo el deber de observancia de la ley formal, sino del ordenamiento jurídico todo.

Así, en sentido amplio, lo enunció la Corte Suprema en el el caso “Serra” (Fallos: 316:2454); pero, en relación específica con la licitación, sin perjuicio de haberlo aludido en la causa “Radeljack” (Fallos: 311:2831), es en “Espacio” (E.D. 159-43) donde el Alto Tribunal resaltó, en materia de contratos públicos, el significado del principio que venimos expo- niendo, al asignar, a éste, la virtualidad de desplazar, del ámbito de aquéllos, la autono- mía de la voluntad de las partes respecto de su celebración y contenido, al sujetarlos a formalidades preestablecidas y contenidos impuestos por la norma, respectivamente.

3.1.2. Oficialidad

Oficialidad significa que, en principio, corresponde a la autoridad administrativa adoptar los recaudos conducentes a la impulsión del procedimiento, hasta el dictado del acto final, y, asimismo, desarrollar la actividad tendiente a reunir los medios de prueba nece- sarios para su adecuada resolución.

Este principio está expresamente acogido por la Ley Nacional de Procedimientos Admi- nistrativos en el Artículo 1º, inciso a, cláusula en la que, además, se deja a salvo la intervención que pueda corresponder a los interesados.

La idea que lo inspira adquiere singular significación en la licitación pública, pues es la propia Administración la que la origina y la orienta, a efectos de alcanzar por su interme- dio la adecuada satisfacción de sus fines de interés público.

Por eso es que el postulante verá acotada la amplitud de su participación en el desarrollo de la compulsa, a los límites válidos que le imponga el órgano licitante: deberá adherir a las claúsulas de los pliegos —salvo las situaciones que puedan resultar de impugnaciones procedentes— las que constituirán la ley del futuro contrato.

De lo único que puede disponer el interesado, es de la posibilidad de intervenir en la puja o de abstenerse de hacerlo; más si elige la primera posibilidad, será a sabiendas de su obligación de cumplir las pautas con las que fue concebido el llamado, que se carac- teriza, precisamente, por la exorbitancia de las cláusulas del pliego, que otorgan especia- les prerrogativas al ente estatal, las que, compensadas y equilibradas por las garantías protectoras de los interesados, tipifican, como una verdadera y específica categoría, al procedimiento licitatorio.

3.1.3. Verdad material

Según este principio, el procedimiento administrativo debe desenvolverse en la búsque- da de la verdad material, de la realidad y sus circunstancias tal cual aquélla y éstas son, independientemente de cómo hayan sido alegadas y, en su caso, probadas por las partes.

CONTRATOS ADMINISTRATIVOS

La mención de la verdad jurídica objetiva como fin de la actividad instructoria de la Administración, está expresamente contenida en la Ley Nacional de Procedimientos Administrativos (Art. 1º inc. f, ap.2º) y en el Reglamento de Procedimientos Administrati- vos (Art. 48).

Ella se desprende, asimismo, de la cláusula legal que permite incluir como objeto del acto administrativo a las peticiones no propuestas (Art. 7º, inc. c) y de diversas disposicio- nes reglamentarias que otorgan facultades instructorias amplias a la autoridad adminis- trativa (v.gr.Arts. 46, 48 y 78 del Reglamento).

Es que lo que todo procedimiento administrativo procura, es hacer honor a la verdad, que es única y objetiva, constituyendo el reflejo de una realidad ajena a las apetencias personales, de las que no depende, ya que lleva en sí misma la pauta cierta, a partir de la cual deberán deducirse las consecuencias jurídicas que de ella derivan.

Y el procedimiento licitatorio encarna, singularmente, esas connotaciones que, al poten- ciar el interés público que lo anima y el caracter exorbitante del régimen que lo regula, no pueden conducir más que a la meta que espera al final del camino: la verdad jurídica objetiva.

Es este un principio que gravita con pretensiones imperativas no sólo respecto de la autoridad licitante, sino, también, en relación con los propios oferentes sobre quienes pesa el deber de colaborar con la Administración; deber éste que cuando se incumple, genera consecuencias disvaliosas sobre ellos.

3.1.4. Informalismo. El oferente como colaborador de la Administración

La Ley Nacional de Procedimientos Administrativos consagra este principio en su Artícu- lo 1º, inciso c, en el que autoriza la excusación de la inobservancia por los interesados de exigencias formales no esenciales que puedan ser cumplidas posteriormente.

Dicho informalismo no es inexigibilidad de formas, sino sólo relativización de ellas en beneficio inmediato de los administrados, siempre que no sean esenciales.

La atenuación de las exigencias formales no esenciales en el procedimiento administrati- vo es consecuencia del papel de colaborador que, en él, y en principio, corresponde atribuir al administrado respecto de la gestión del bien común atribuida a la Administra- ción Pública.

La Procuración del Tesoro, desde antiguo, tuvo ocasión de acoger el principio del informalismo en el procedimiento administrativo, sosteniendo la inaplicabilidad en él del rigorismo propio del derecho procesal común puntualizando la necesidad de aten- der, en la interpretación de las impugnaciones deducidas por los particulares, a la intencionalidad de éstas antes que a la letra de las presentaciones.

Las características reseñadas se dan en el procedimiento de selección, pero con la parti- cularidad de que si bien los postulantes a la adjudicación son colaboradores de la Ad- ministración, compiten entre sí.

Por eso este principio general, guarda estrecha vinculación con otros, específicos de la licitación: la igualdad y la concurrencia; esa relación es la que explica por qué el forma- lismo moderado está sujeto a ciertas modulaciones, propias de la naturaleza de la com- pulsa.

Ocurre que al producirse la concurrencia de aspirantes, ésta ha de concretarse en un pie de igualdad, de modo que todos estén sujetos a los mismos requisitos.

JULIO RODOLFO COMADIRA

De todos modos, no debe perderse de vista que la concurrencia, como tal, no constituye, en sí misma, la finalidad de la licitación, porque ésta no tiene por meta obtener el mayor número de oferentes, sino la oferta más conveniente al interés público.

La eficacia debe informar, ciertamente, el desenvolvimiento del procedimiento licitatorio —ella es, por lo demás, un principio general del procedimiento administrativo—; pero no debe procurarse al costo de las garantías constitucionales. El incumplimiento de éstas, en un Estado de Derecho Democrático, es una variante de la ineficacia institucional si se acepta que ellas son, en sí mismas, objetivos de insoslayable respeto y, por ende, compo- nentes del bien común que condicionan, necesariamente, la gestión de éste a cargo de la Administración.

Ello evidencia la necesidad de apelar a un criterio de aplicación del formalismo moderado, que asegure que no se le otorguen, a unos, facilidades que se le nieguen, a otros, en iguales circunstancias, lo que se hace más evidente, cuando los interesados pujan entre sí.

La existencia de contrainteresados en la licitación no debe llevar, por tanto, a excluir la vigencia misma del principio del informalismo en aquélla, sino, precisamente, a su apli- cación igualitaria.

El informalismo a favor del administrado —como lo denomina la ley— o el formalismo moderado —como preferimos denominarlo— es, por eso, un principio que se debe apli- car en todos los procedimientos administrativos, haya, o no, en ellos, contrainteresados, siempre que, habiéndolos, se lo haga igualitariamente y circunscripto a sus exactos al- cances, esto es, limitado a la posibilidad de que los administrados —en el caso, los oferentes— saneen incumplimientos formales no esenciales.

Con estos alcances el formalismo moderado debe aplicarse, incluso en ausencia de pre- visión expresa en los pliegos.

Por todo lo expuesto, aun cuando compartimos el criterio de la Procuración del Tesoro de la Nación en tanto excluyó, en una licitación privada, al incumplimiento del plazo fijado para la presentación de las ofertas, de su subsanación por via del informalismo (Dictámenes: 213:147), no coincidimos, sin embargo, con la idea que sustenta el aseso- ramiento en el sentido de que aquel principio no rige cuando intervienen diversos parti- culares en el procedimiento. Esta última conclusión sentada por el Alto Organismo Ase- sor, reduce, injustificadamente, la vigencia del informalismo a favor del administrado a los casos en que exista sólo un particular como parte en el procedimiento. Y no hay por qué asumir esa reducción cuando el principio, circunscripto a sus verdaderos alcances, se aplica, igualitariamente, a todos los participantes en el procedimiento.

3.1.4.1. Una contracara hermeneútica de la colaboración: el criterio interpretativo de los pliegos en la relación contractual

Así como la valoración del particular como colaborador de la Administración -en gene- ral, en el procedimiento administrativo, y, en particular, en la licitación pública en tanto especie de aquél- contribuye a sustentar el principio del formalismo moderado y, en cierto modo, el criterio restrictivo de interpretación de los pliegos en orden a la exclusión de proponentes, también gravita para generar consecuencias disvaliosas para el oferente -ulterior contratista- cuando él no cumple debidamente con su deber de diligencia.

En ese sentido, la Corte Suprema de Justicia de la Nación ha dicho que a quien contrata con la Administración, se impone un comportamiento oportuno, diligente y activo que lo obliga a poner de manifiesto las circunstancias susceptibles de modificar las claúsulas

CONTRATOS ADMINISTRATIVOS

del contrato, con el fin de que el órgano estatal pueda evaluar si conviene al interés público celebrarlo o bien dejar sin efecto la licitación (“Radeljack”, fallo cit.).

Si el oferente, no cumple, entonces, con la diligencia colaboradora que le es exigible, de

acuerdo con las circunstancias del caso y la magnitud de los intereses en juego, las dudas interpretativas que se puedan originar durante el desarrollo contractual deben resolverse en su contra.

Esta conclusión es, por lo demás, coherente con la consideración del interés públi- co como standard de interpretación de la relación jurídico administrativa (Garrido Falla, Fernando, Las Transformaciones del Régimen Administrativo, Madrid, 1962, ps. 86/87).

3.1.4.2. La colaboración y las garantías de impugnación.

A partir de la sanción de la ley 23696 y su Decreto Reglamentario 1105/89, se ha genera-

lizado la práctica de exigir en los pliegos el pago de garantías, normalmente fijadas en un porcentual del monto de la oferta, como condición para deducir impugnaciones con- tra los actos de preselección, de preadjudicación y de adjudicación.

A nuestro juicio, esa exigencia contradice principios esenciales del procedimiento admi-

nistrativo, respecto de los cuales no existe motivo alguno para apartarse en el ámbito de la licitación pública.

En efecto, se contrapone a la idea que impone considerar al particular (en el caso, oferen- te) como un colaborador de la Administración, aun cuando concurra a la defensa de sus derechos subjetivos y es incoherente con la gratuidad característica del procedimiento administrativo.

Desde nuestro punto de vista, las impugnaciones particulares no deben ser vistas, institucionalmente, como obstrucciones al accionar administrativo. Ciertamente, puede haberlas de esa clase; y, de hecho, la experiencia administrativa lo demuestra. Sin embar- go, la regulación recursiva no puede partir de esa base patológica, porque la regla, en nuestra opinión, sigue siendo la contraria.

Por lo demás ¿no brinda el Artículo 12 de la LPA, al consagrar, como principio, el efecto no suspensivo de los recursos administrativos, y contemplar, asimismo, las excepciones a él, un instrumento adecuado para que el accionar administrativo no se entorpezca inde- bidamente a causa de los cuestionamientos privados?

A nuestro juicio, la exigencia de garantías de impugnación en el ámbito del procedimien-

to licitatorio es contradictoria con la esencia misma del procedimiento administrativo recursivo, y además, conspira contra la transparencia exigible al ejercicio de la función administrativa del Estado.

3.1.5. Debido procedimiento previo

Según establece la Ley Nacional de Procedimientos Administrativos, uno de los requisi- tos generales a los que deben ajustarse las normas rituales es el respeto del derecho de los interesados al “debido proceso adjetivo”, configurado con los elementos descriptos por su Artículo 1º, inc. f, apartados 1), 2) y 3) de la LPA.

A su vez, el Artículo 7º, inc. d), de la ley citada, contempla como un requisito esencial del

acto administrativo, al cumplimiento de los procedimientos esenciales y sustanciales pre- vistos y los que surjan implícitos del ordenamiento jurídico.

JULIO RODOLFO COMADIRA

Es conveniente no identificar el requisito esencial “procedimientos”, enunciado por el Artículo 7º, inciso d), de la Ley, con el “debido proceso adjetivo” regulado por el Artículo 1º, inc. f), de la misma norma en tanto reglamentación procesal administrativa de la garantía de defensa consagrada por el Artículo 18 de la Constitución Nacional.

El concepto que corresponde afirmar en un Estado de Derecho Democrático es el del “debido procedimiento previo a todo acto administrativo”, del cual el “debido proceso adjetivo” constituye una manifestación especial.

El particular, en efecto, no sólo se defiende frente al accionar de la Administración, pues también colabora con ella y, de ese modo, participa en la gestión pública, mediante procedimientos garantizadores no sólo de su propio interés, sino también de la legalidad

y eficacia del accionar administrativo.

El incumplimiento grave del debido procedimiento previo a todo acto administrativo — en el cual, vale la reiteración, procede incluir al debido proceso adjetivo como especie— debe ocasionar la nulidad absoluta del acto pertinente.

Ahora bien, la licitación pública es, en sí misma, cuando ella se considere exigida por el ordenamiento, uno de los procedimientos esenciales y sustanciales a los que se refiere el inciso d) del Artículo 7º de la Ley de Procedimientos Administrativos, es decir, un supues- to de debido procedimiento previo al acto de adjudicación y consecuente contrato.

Su observancia no es, por consiguiente y conforme con la distinción antes expuesta, un modo de cumplimiento del debido proceso adjetivo, sin perjuicio de que éste sea apli- cable cuando, durante la sustanciación de la licitación, se generen situaciones afectantes de derechos subjetivos o intereses legítimos de los participantes, o, directamente, recursivas, en relación con las cuales sí procede apelar a la conceptuación del Artículo 1º de la LPA.

El debido procedimiento previo como principio propio de la licitación pública, viene a significar, entonces, que ella misma constituye, cuando resulta requerida por la norma o los principios aplicables, el procedimiento debido como requisito esencial para el dicta- do o la celebración del acto pertinente; e implica, asimismo, que su omisión o cumplimienrto gravemente defectuoso genera las consecuencias atribuídas por la ley a esa clase de vicios.

3.1.6. Celeridad, economía, sencillez, eficacia

La licitación pública parecería ser, para algunos, sinónimo de lentitud, dispendio, com- plicación e ineficacia.

Creemos que la eventual inaplicación, en la práctica, de los principios ahora considera- dos no es una razón que gravite en su contra; ella sería, en todo caso, una demostración más de la inoperancia administrativa en general. Si la Administración Pública cumple, en general, con los principios en cuestión, no hay motivo para que ellos no sean también realidad en la licitación pública; y si aquel cumplimiento no se da, inútil será esperarlo en la licitación.

Por lo demás, ante una administración descalificada por lenta, dispendiosa, complicada

e ineficaz ¿por qué habrá de esperarse de ella, un comportamiento distinto por los cami-

nos de la contratación directa o de otros procedimientos supuestamente más ágiles? Y, por lo mismo, ¿por qué no es de esperar una mayor posibilidad de corrupción con siste- mas de mayor discrecionalidad?

CONTRATOS ADMINISTRATIVOS

Pensamos, por ende, que la solución a los inconvenientes que origina el empleo de la licitación pública no radica en su supresión como procedimiento de selección del con- tratista del Estado; aquélla reside, en definitiva, en la articulación de los medios no jurídi- cos conducentes al logro de una organización y dinámica administrativa que, nutrida de un plantel funcionarial esencialmente moral e idóneo, responda a las concepciones más modernas de la Ciencia de la Administración.

3.2. Principios específicos de la licitación pública

Además de los principios generales del procedimiento administrativo aplicables a la lici- tación pública, existen otros, específicos de este instituto, ellos son: la igualdad, la con- currencia y la publicidad.

3.2.1. Igualdad

Este principio nace de la propia Constitución Nacional, ya que la igualdad ante la ley está asegurada por el Artículo 16 de la Norma Fundamental a todos los habitantes de la Na- ción, incluidos, claro está, los oferentes en una licitación pública.

El trato igualitario debe abarcar a todos los estadios del procedimiento de selección, desde su inicio hasta la adjudicación y firma del contrato; y mantiene su vigencia incluso luego de celebrarse el acuerdo de voluntades, porque la Administración no podrá duran- te el desarrollo de la relación contractual modificar las bases licitarias para favorecer ni para perjudicar a su contraparte.

Las situaciones que pueden resolverse en la licitación por aplicación de la garantía de igualdad son, ciertamente, muchas y variadas; a título de ejemplo y con una finalidad ilustrativa podrían indicarse, entre otras, las siguientes.

3.2.1.1. La igualdad y los pliegos

Es un principio inconcuso, que el pliego de condiciones constituye la ley de licitación o ley del contrato, porque es en él donde se especifican el objeto de la contratación y los derechos y obligaciones del licitante, de los oferentes y del adjudicatario, con las notas de aclaración o reserva que en el caso correspondan y resulten aceptadas por las partes al perfeccionarse el contrato respectivo.

Pues bien, a partir de esa premisa fundamental, interpretada de cara a la garantía de igualdad, es posible derivar diversas consecuencias, que van desde el propio proceso de elaboración de los pliegos y la eventual interpretación, aclaración o modificación de éstos, hasta la necesidad de guardar coherencia esencial entre ellos y el contrato que en definitiva se suscriba con el adjudicatario.

3.2.1.1.1. La igualdad y la elaboración de los pliegos

El contenido igualitario del pliego es decisivo para la transparencia de todo el procedi- miento licitatorio. Es en los pliegos, afirma Agustín Gordillo, donde se cometen verdade- ras tropelías, los grandes costos al erario público, las grandes bases de la corrupción ulterior: lo demás es mera continuación de lo ya empezado mal (Tratado de Derecho Administrativo, t.2, tercera edición, Buenos Aires, 1998, XII-13).

Por tal motivo, existen, en el reglamento de contrataciones del Estado, específicas dispo- siciones orientadas a garantizar el trato igualitario en la elaboración de aquéllos (v.gr:

inciso 32, apartado b, segundo párrafo, de la Reglamentación al Artículo 61 de la Ley de Contabilidad).

JULIO RODOLFO COMADIRA

Desde luego que la igualdad, correctamente interpretada, no obsta para que se puedan consagrar categorías objetivas de preferencia, razonablemente fundadas.

3.2.1.1.2. La igualdad y las aclaraciones al pliego

Como puntualiza Marienhoff, (Tratado de derecho administrativo, Buenos Aires, Tº III-A, 1994, p. 205) toda medida de la Administración en beneficio de un oferente que al mismo tiempo no favorezca a los restantes, atentará contra la igualdad; pero no la afecta- rán las aclaraciones que a pedido del adjudicatario efectúe el órgano interviniente, siem- pre que ello no vaya en desmedro de los otros oferentes.

Bien lo señala Escola, (Tratado integral de los contratos administrativos, Buenos Aires, 1977, Tº I, p. 336) la igualdad debe referirse tanto a la posición de los oferentes respecto de la Administración como a la de cada interesado frente a los restantes; por eso, toda aclaración que se efectúe a alguno de ellos, debe extenderse a los demás y cualquier dispensa de algún requisito no esencial que se efectúe respecto de un licitador debe otorgarse también a los otros.

Las consideraciones doctrinarias anteriores están referidas a la situación de los oferentes, pero son igualmente aplicables respecto de quienes, aun sin serlo, poseen legitimación en razón de su derecho a la participación en el procedimiento de selección convoca- do.

3.2.1.1.3. La igualdad y la modificación de los pliegos

Los pliegos de la licitación no pueden modificarse después de la publicación del llamado respectivo (Bercaitz, Miguel A, Teoría General de los Contratos Administrativos, Bs. As. 1980, p. 330; Escola, Héctor Jorge, Tratado Integral de los Contratos Administrativos, t. I, Bs. As. 1977, p.345); sin embargo, si la Administración lo hiciera, esa decisión debería considerarse tácitamente derogatoria o modificatoria de la convocatoria originaria y configuradora, por ende, de un nuevo llamado, el que debería, a su vez, quedar sujeto a las formalidades a él inherentes (Ver: Marienhoff, T. II, op.cit, pp. 212/213).

Si la modificación de los pliegos se realizara antes de la adjudicación, con ofertas presen- tadas, ella habilitaría, por un lado, a los oferentes a retirar sus propuestas sin hacerse acreedores a las sanciones normalmente previstas para el desistimiento incausado de la oferta, y obligaría, por otro, al licitante, a formular un nuevo llamado, si es que la nece- sidad pública motivante subsiste.

Una situación particular se genera cuando la autoridad administrativa decide efectuar un cambio en las bases del llamado, después de la apertura de ofertas, y obtiene, para ello, el acuerdo de los proponentes con el fin de lograr la continuidad del procedimiento.

¿Es válido este comportamiento?

El caso ha sido considerado y resuelto por la Procuración del Tesoro de la Nación (Dictá- menes: 107:015) con criterio, en principio, negativo, porque a su juicio, en opinión que compartimos, una adjudicación realizada sobre esas bases violaría los principios de pu- blicidad, concurrencia e igualdad que debe regir el procedimiento licitatorio.

Cabe consignar, no obstante, que en el dictamen citado se dejó a salvo la posibilidad de que, con sustento en las particularidades de cada contratación, pueda acreditarse, con intervención de los organismos técnicos especializados en la materia correspondiente, que sólo los proponentes están razonablemente en condiciones de ajustarse a las exigen- cias de los pliegos.

CONTRATOS ADMINISTRATIVOS

Se impone, siempre, salvaguardar la garantía de igualdad debida a quienes fueron exclui- dos, o se autoexcluyeron, del llamado originario en razón de las condiciones de éste; e, incluso, es preciso valorar la situación de los usuarios de los bienes o servicios licitados, afectados por las cambios indebidos en el marco jurídico de la selección.

3.2.1.1.4. La igualdad y la necesidad de coherencia entre los pliegos, y el contrato que en definitiva se suscriba con el adjudicatario

Una práctica lamentablemente habitual es incorporar en el contrato que se firma con el adjudicatario, cláusulas que no previstas en el pliego, o contempladas en éste de una determinada forma, conceden al contratista beneficios que no formaron parte de las re- glas del llamado.

Este comportamiento irregular, que vicia gravemente el procedimiento de selección, des- virtuándolo en su esencia, puede consumarse sea a raíz de negociaciones realizadas entre los funcionarios administrativos y el futuro contratista, que no reconocen base explícita en la oferta o en los pliegos, sea por adjudicarse la licitación y, consiguientemente, celebrarse el contrato, con oferentes que han formulado propuestas apartadas de aquéllos.

Respecto de este último supuesto, es paradigmática la sentencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en la que el Alto Tribunal resolvió la nulidad, absoluta y manifiesta (por aplicación del sistema de invalidez resultante de los Artículos 1.044 y 1.047 del Código Civil y de la nota al Artículo 1.038 del mismo cuerpo legal ) de un contrato celebrado entre la Provincia de Mendoza y la empresa “Constructora P.H. Schmidt”, dejando sentada categóricamente la necesidad de que las propuestas de los oferentes coincidan con los pliegos de condiciones que la Administración hace saber al formular su llamado, subrayando, que si se procede de otra forma, se desnaturaliza el instrumento de la licitación, violándose las garantías e intereses por ella perseguida. (Fallos: 179:249)

3.2.1.1.5. La igualdad y la adaptación de las previsiones del pliego a las exigencias del contrato

El principio resultante del fallo comentado precedentemente, no excluye que, en aten- ción a las singularidades de la contratación de que se trate, los parámetros iniciales del pliego puedan experimentar adaptaciones, justificadas en la abstracta imprevisibilidad de ciertas situaciones.

La Procuración del Tesoro de la Nación sustentó esta idea en la necesidad de atender a la magnitud de la operatoria de que se trate o a la alta complejidad técnica de la contrata- ción, sin dejar de puntualizar, con acertado criterio, que los límites de los avances y adecuaciones del pliego deben sujetarse a la razonabilidad ínsita en el accionar adminis- trativo (Dictámenes:217: 115).

Esta tesitura responde, ciertamente, a las exigencias de la realidad: no es posible que en el pliego todo esté exactamente previsto, motivo por el cual hay aspectos de la contrata- ción que requieren, ineludiblemente, de un desarrollo contractual.

Ese desarrollo no puede asumir, sin embargo, un contenido innovador; en cierto sentido, podría trazarse un paralelo entre la ley y su reglamentación, ésta puede complementar a aquélla, pero escapa a sus posibilidades alterar su espíritu.

La garantía de razonabilidad que deriva del Artículo 28 de la Constitución Nacional debe irradiar su fuerza expansiva a todos los actos estatales; incluso a los contratos que instrumentan las licitaciones.

JULIO RODOLFO COMADIRA

3.2.1.1.6. La igualdad como pauta de interpretación de los pliegos licitatorios en relación

con los contratos subsiguientes. ¿Es invocable la igualdad cuando hay un solo oferente?

La igualdad debe ser también un valor informador de la hermeneútica de los pliegos y de los contratos, respecto del alcance a atribuir a aquéllos o a éstos, o a ambos simultánea- mente, porque aquélla quedaría en gran medida vaciada de contenido si la Administra- ción y el contratista pudieran alterar el contenido del vínculo sin respetar los condicionamientos derivados de la ley de la licitación o ley del contrato, es decir, de los pliegos.

Es ilustrativo, en ese sentido, el criterio sentado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en un caso donde resolvió que lo acordado por las partes en los pliegos, la oferta

y la adjudicación, no podían modificarse, a través de un contrato aclaratorio suscripto

con posterioridad a esta última, sin violar el principio de igualdad que debe presidir toda contratación administrativa.(“Vicente Robles”, LL 1993-E, 203)

Y lo hizo a pesar de que en la licitación había concurrido un solo oferente.

Compartimos la posición de la Corte. Pensamos, en efecto, que la igualdad en la contra- tación administrativa, cuando ella es precedida de una licitación pública o privada, o de procedimientos de selección equiparables, es un valor debido no sólo a quienes concre- tamente responden a la convocatoria de la Administración formulando sus propuestas, sino, también, a todos aquellos que, seria y objetivamente, estén en condiciones de compe- tir con arreglo a las bases fijadas por la autoridad licitante.

Si esto es así, la verdad jurídica objetiva, en situaciones como la comentada, no se inte-

gra sólo con la realidad de un único oferente —como equivocadamente, en nuestra opi- nión, sostuvo la disidencia— sino, además, con el plexo normativo-contractual en el ámbito del cual la Administración formula su invitación y con la potencialidad de oferentes que ese marco delimita.

3.2.1.1.7. La igualdad y el criterio restrictivo de interpretación de los pliegos

La jurisprudencia administrativa de la Procuración del Tesoro de la Nación es constante, respecto del caracter restrictivo que debe presidir la interpretación de los pliegos de condiciones como resguardo de la igualdad de los participantes (Dictámenes: 163:477; 188:001, entre otros). Así, el organismo asesor pone de relieve el sentido instrumental que la igualdad posee en relación con la concurrencia, pues a partir de esa pauta hermeneútica se deriva como conclusión que los pliegos deben interpretarse de modo tal que, frente a la alternativa que excluya al oferente de aquella que permita su participación en la selección, ante cualquier duda, debe prevalecer la admisión de la oferta, en tanto, de este modo, se favorece la concurrencia.

3.2.1.1.8. La igualdad y la presentación tardía de ofertas

El plazo que la autoridad administrativa determine para la presentación de ofertas, debe ser cumplido rigurosamente, motivo por el cual su vencimiento genera, inevitablemente, la inadmisión de las propuestas extemporáneas. La Procuración del Tesoro de la Nación así lo ha entendido reiteradamente (v.gr: Dictámenes: 199:1119; 213:147).

3.2.2. Concurrencia

La concurrencia tiene por objeto lograr que al procedimiento licitatorio se presente la mayor cantidad posible de oferentes; porque si lo que la Administración pretende, para

CONTRATOS ADMINISTRATIVOS

satisfacer en la mejor forma sus intereses públicos, es contratar con el particular que ofrezca las mejores garantías de solvencia científica, técnica, profesional, económica o financiera, es necesario que a la compulsa hayan podido acudir todos los interesados en participar que estén capacitados para brindar la prestación requerida.

Lo dicho no implica que en caso de que sólo se reciba una propuesta, la licitación no pueda seguir su curso hasta la adjudicación y la celebración del contrato, si aquélla es admisible y conveniente; porque el desinterés que demuestran quienes habiendo podido participar y estando anoticiados del llamado, no acuden a él, está evidenciando que la oferta obtenida es la mejor a la que puede aspirar la Administración, en un mercado en el que no abundan los interesados.

Distinto es si el licitante pone trabas, condicionamientos o limitaciones que restrinjan irrazonablemente la participación de los interesados; porque, entonces, la concurrencia se encontraría obstaculizada no por la falta de postulantes sino por el establecimiento de recaudos que no sólo frustrarían la oposición o competencia, sino que, además, atenta- rían contra la igualdad que, como ha quedado expuesto, constituye otro de los principios específicos del procedimiento de selección.

En la concurrencia existe oposición, la que consiste en un procedimiento selectivo que da lugar a que se comparen y evalúen las distintas ofertas, para escoger de entre ellas la más conveniente; pero no se da entre los postulantes una situación de contienda, de conflicto en el sentido técnico procesal, sino, en todo caso, de competencia industrial, comercial, profesional, técnica o de todas ellas combinadas, entre quienes pretenden ser admitidos en igualdad de condiciones en ese procedimiento y tratados con equidad.

3.2.3. Publicidad

También este principio es de raíz constitucional, porque la publicidad de los actos de los funcionarios públicos es una de las características de la forma republicana de gobierno, adoptada por el Artículo 1º de la Ley Fundamental. El carácter público del procedimiento licitatorio, no sólo permitirá la afluencia de intere- sados, con lo que se potenciará la concurrencia, sino que, además, asegurará la correc- ción en el trámite, porque estando a la vista la actuación de los funcionarios intervinientes, tal situación los conducirá a extremar el celo en la rectitud de sus actos, para evitar la responsabilidad que un obrar negligente o, aun doloso, les pueda deparar. Respecto a este punto es interesante hacer notar que en virtud de la Convención Interamericana contra la Corrupción, los Estados Parte convinieron en considerar la aplicabilidad, en sus ámbitos institucionales, de las medidas destinadas a crear, mantener y fortalecer sistemas para la adquisición de bienes y servicios por parte del Estado, que aseguren la publicidad, seguridad y eficiencia de tales sistemas (Artículo III, inciso 5).

Cabe agregar que el carácter público no se agota en la publicidad del llamado; no es únicamente el deber de que la convocatoria sea conocida por la mayor cantidad posible de interesados lo que importa; tan valioso como ello, es que durante la vigencia del procedimiento, la tramitación no tenga reservas indebidas, pudiendo ser seguida por todos los interesados en ella, quienes, en las etapas pertinentes, deberán tener amplio acceso a las actuaciones. El amplio acceso a las actuaciones que postulamos, no excluye la posibilidad de que en la etapa evaluativa de ofertas la Administración declare, con arreglo a las previsiones normativas vigentes, la reserva de aquéllas con el fin de asegurar la celeridad y eficacia del procedimiento.

JULIO RODOLFO COMADIRA

Dicha exclusión provisoria, no compromete el derecho al debido proceso adjetivo que a éstos les asiste, en tanto concluída la etapa de evaluación mediante la emisión del acto que la instrumente, se reabrirá, con toda amplitud, la participación de los oferentes quie- nes, si lo consideran pertinente, podrán deducir las impugnaciones habilitadas por el ordenamiento.

Autorizar el acceso de los participantes a la actividad administrativa cumplida durante la evaluación de las ofertas, implica, con seguridad, instaurar, anticipadamente, un debate entre los oferentes y la Administración, que sólo puede conducir a la demora indebida del procedimiento.

Las exigencias de amplia vista de lo actuado, sustentadas, en definitiva, en la garantía constitucional del debido proceso, se concilian, a nuestro juicio, adecuadamente, con la celeridad, sencillez y eficacia inrormadoras de todo procedimiento administrativo, circuns- cribiendo el acceso privado a las actuaciones a los momentos procesales pertinentes.

4. LICITACIÓN PÚBLICA: ¿PRINCIPIO O EXCEPCIÓN?

4.1. La cuestión en la doctrina y la jurisprudencia. Los criterios legales

Conforme al interrogante que encabeza este punto, cabe preguntarse si la licitación pú- blica constituye el principio que rige a las contrataciones del Estado, o si éste es libre de elegir a su cocontratante en forma discrecional.

La doctrina nacional ha señalado, en su mayoría, que el principio general en materia de selección de contratistas estatales debe ser el de la libre elección, conforme con el cual, en ausencia de una norma expresa —genérica o específica— en contrario, la Administra- ción puede elegir directa y discrecionalmente al cocontratante, sin más limitaciones que las que resulten válidamente oponibles a la actividad administrativa discrecional (Miguel Angel Bercaitz, Teoría General de los Contratos Administrativos, Buenos Aires, 1980,

p.312; Héctor Escola, Tratado Integral de losCcontratos

Mairal, Licitación Pública, Buenos Aires, 1975, p. 4, entre otros).

Marienhoff, precisó y sistematizó los fundamentos constitucionales que, en su opinión, sustentan esa conclusión, explicando que si el Artículo 86, inciso 1º de la Constitución Nacional (hoy habría que referirse al Presidente y al Jefe de Gabinete de Ministros, Arts 99, inc 1º y 100 inc.1º, respectivamente, de la Constitución Nacional), atribuye al Presi- dente de la Nación la administración general del país, siendo la contratación administra- tiva un caso de administración, y no conteniendo la disposición constitucional citada limitación específica alguna en ese sentido, no cabría sino concluir que para seleccionar a los contratantes tiene aquél amplia libertad. (“Contratos de la Administración Pública. La selección del cocontratante de Administración”. E.D. 110-1009)

op.cit. Tº I, p. 233 y ss; Héctor

Los distintos sistemas de restricción a esa libertad, serán, en consecuencia, exigibles, de acuerdo con este criterio, sólo excepcionalmente, lo que ocurrirá cuando una norma así lo imponga, requiriendo, por ejemplo, la licitación pública, la que constituirá, entonces, un requisito de cumplimiento inexcusable para el caso regulado.

Igual criterio es posible desprender de la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, pues al pronunciarse sobre la validez de un contrato cuestionado en razón de haber sido celebrado sin previa licitación pública, sostuvo: “Podrá discutirse en doc- trina si el principio que debe regir las contrataciones del Estado es la licitación pública o la libre contratación; pero en función jurisdiccional, ante la tacha de nulidad del acto

CONTRATOS ADMINISTRATIVOS

administrativo por vicio de forma, a falta de una norma expresa que exija la licitación pública para elegir cocontratante, o sea, ante la ausencia de fundamento legal, debe estarse por la validez del acto” (Fallos: 301:292; reiterado en Fallos:311:2385).

Otros autores proponen, en cambio, a la licitación pública como regla general para toda contratación administrativa, con el fin de asegurar la legalidad, moralidad, conveniencia

y limitación de la discrecionalidad de los agentes públicos intervinientes. (Osvaldo Bezzi, El contrato de obra pública, Buenos Aires, 1981, p. 38; Rafael Bielsa, Derecho Adminis- trativo, Buenos Aires, 1955, Tº II, p.162, entre otros).

Y, desde otra perspectiva, se ha planteado la selección misma del contratista estatal como

un principio básico y fundamental de la actividad contractual del Estado, configurado por la presencia de ciertos datos invariables, como la concurrencia, la correcta conducta de las partes en la puja y el caracter público del proceso (Bartolomé Fiorini- Ismael Mata, Licitación pública, Buenos Aires, 1972, p. 42 y ss).

Así propuesto, el principio de selección del cocontratante —también denominado seleccionabilidad (Fiorini, Bartolomé, Derecho Administrativo, Buenos Aires, 1976, TºI p. 607; asimismo, Barra, Rodolfo, Principios de Derecho Administrativo, Buenos Aires, 1980, p. 209)— adquiere el carácter de regla aplicable, en general, a la celebración de todo contrato administrativo, ubicándose a la licitación sólo como una de las variantes posibles de selección, junto a otras (v.gr: concursos, ciertos casos de contratación direc- ta, etc) igualmente receptoras de los elementos de aquel principio.

De acuerdo con esta postura, la oposición se daría, a nuestro juicio, no entre la libre elección y la licitación pública, sino entre libre elección —que excluiría toda selec- ción— y la seleccionabilidad.

Por otro lado, a partir de una posición que procura superar las antinomias tradicionales, se ha indicado que al implicar la libre elección, por imperio de las disposiciones consti- tucionales, el respeto de la concurrencia, el principio en la materia debería ser, en ausen- cia de previsión normativa en contrario, el de la libre elección por la Administración de cualquier mecanismo de selección que asegure la concurrencia de postulantes (Eduardo Mertehikian, Ley de Administración Financiera y Control de Gestión, Buenos Aires, 1997, pp. 212/213).

En lo que al régimen legal respecta, cabe puntualizar que, en el ámbito nacional, tanto la ley de contabilidad (Art. 55) como la de obras públicas (Art. 9), establecen la regla de la licitación pública, sin perjuicio de contemplar, como es razonable que ocurra, diversas excepciones a su exigibilidad general (Art. 56 de la ley de contabilidad; Art. 9º de la ley de obras públicas).

Por nuestra parte, en un trabajo elaborado en coautoría con Dora Paula Winkler, seña- lamos que si los valores que deben informar el desarrollo de toda actividad estatal precontractual son, en lo sustancial, la moralidad del accionar de los agentes administra-

tivos, la eficacia en la gestión del interés público y la igualdad en la distribución de los fondos públicos, dicho plexo valorativo debe, necesariamente, respetarse cualquiera sea

el medio escogido para elegir al contratista (Las contrataciones interadministrativas y el

principio de la libre elección, ED, 119:109).

A partir de esa idea, nos permitimos agregar, ahora, que cuando la Administración con-

trata siempre debe seleccionar, en el sentido de que al elegir al contratista, debe preser- var la moralidad de su accionar, la eficacia de la gestión y el trato igualitario a quienes

estén, objetivamente, en condiciones de aspirar a la contratación.

JULIO RODOLFO COMADIRA

A la luz de esta visión, no cabe oponer, entonces, libre elección a selección o

seleccionabilidad, sino, antes bien, afirmar a ésta última como un principio general inhe- rente a la contratación estatal, dentro del cual son distinguibles, como especies, la libre elección discrecional, por un lado, y los sistemas de restricción a la discrecionalidad funcionarial, por el otro.

En las dos situaciones existirá la decisión contractual resultante de la utilización de los procedimientos administrativos aplicables, prevalecientemente reglados o discreciona- les, pero, igualmente, en uno y otro caso esa decisión deberá ser moral, eficaz y lícita.

Así afirmado el principio de seleccionabilidad, corresponde, entonces, determinar si, dentro de él, procede, como criterio general, la selección discrecional (libre elección) o bien la reglada (alguno de los sistemas de restricción) y, dentro de ésta, cuál.

En ese sentido, estimamos que, en el marco de la Constitución Nacional, cabe afirmar como regla el principio de la seleccionabilidad reglada y pública, a través de sus posibles especies (licitación pública; concurso público, o, en fin, cualquier otro procedimiento que, limitando la libertad del funcionario, obligue a éste a contratar con sujeción a pau- tas concretamente predeterminadas de publicidad, concurrencia e igualdad).

Ya desde el preámbulo, la Constitución Nacional nos está indicando que el Estado que organiza, debe orientarse a afianzar la justicia y a promover el bienestar general, con lo que da una clara idea que va en pos del bien común, idea que refuerza cuando en la parte final de ese introito, al invocar la protección de Dios, alude a la razón y vuelve a proclamar la justicia.

Un fundamento de razón y de justicia indica que la Administración no debe actuar sin asegurar previamente el procedimiento que ampare, al mismo tiempo, el interés público

gestionado por el ente oficial y el privado del particular que está en condiciones objetivas

de acceder a la contratación pública.

No parece dudoso que, por el lado de la Administración, la obtención de las metas consagradas en el preámbulo constitucional, está mejor garantizada, al menos formal- mente, con el empleo de procedimientos licitatorios públicos, u otros equivalentes en la restricción de la libertad funcionarial, en tanto éstos obligan, concretamente, al agente estatal, a cumplir requisitos de actuación que, en el proceder discrecional, se libran a la razonabilidad del funcionario.

Mas también desde la óptica de los derechos de los particulares, la utilización de proce- dimientos reglados y públicos de selección resulta la opción apropiada.

A nuestro juicio, en tanto el Artículo 16 de la Constitución Nacional consagra la garantía de igualdad para el acceso a la función pública, sin otra condición que la idoneidad, es posible derivar de él el derecho de todo habitante de acceder a la contratación con el Estado en condiciones igualitarias.

Para esa conclusión no es necesario categorizar al empleo público como un contrato, porque aun cuando él sea valorado como un vínculo estatutario, lo cierto es que no se advierten razones para garantizar la igualdad en ese caso y excluirla, en cambio, respec-

to

de las relaciones contractuales.

En

efecto, cuando el Artículo 16 de la Constitución Nacional garantiza a todos los habi-

tantes la admisibilidad en los empleos sin otra condición que la idoneidad, se está refi-

riendo a quienes pretendan ingresar en relación de dependencia al régimen jurídico de la función pública; pero no debe suponerse que esa garantía alcance, únicamente, a éstos,

CONTRATOS ADMINISTRATIVOS

dejando desprotegidos a los que quieran vincularse con el Estado, a través de una rela- ción contractual que no los subordine a aquél.

Porque no resultaría razonable interpretar que la Norma Fundamental asegura a los habi- tantes de la Nación la posibilidad de relacionarse con el Estado sin otra condición que la idoneidad si ese vínculo va a ser de dependencia, y la niega, en cambio, si éste se con- creta sin subordinación. ¿Qué razón podría invocarse para justificar un trato diferente según que se trate de uno u otro supuesto, cuando el precepto en análisis proclama, enfáticamente, que todos los habitantes son iguales ante la ley?.

Si el Artículo 16 de la Ley Suprema no tuviera la amplitud a la que nos referimos, el Artículo 14 que reconoce el derecho a trabajar y ejercer toda industria lícita, tendría que completarse con la aclaración de que tal derecho se otorga “salvo que se trate de estable- cer una vinculación sin relación de dependencia con el Estado”.

La cláusula constitucional que comentamos está destinada a tener, pues, una fuerza expansiva suficiente como para trascender el limitado campo de la relación de función pública y abarcar, por ende, toda clase de contratación con el Estado.

La reforma constitucional de 1994 ha incorporado, además, textos de singular importan- cia en esta materia; así, el Artículo 75, inciso 23, encomienda al Congreso “Legislar y promover medidas de acción positiva que garanticen la igualdad real de oportunidades y de trato, y el pleno goce y ejercicio de los derechos reconocidos por esta Constitución y por los tratados internacionales vigentes sobre derechos humanos

Y no cabe duda que no tiene las mismas oportunidades reales, ni goza, en consecuencia, de iguales derechos, quien carece de la posibilidad de contratar con la Administración, porque ésta no invita, como regla, públicamente, a presentar ofertas a todos los que se encuentran en condiciones de hacerlo, para escoger, de entre ellas, la más conveniente, sino que determina en forma discrecional, el particular con el que habrá de relacionarse.

Por otra parte, si también la Constitución proclama en el segundo párrafo del Artículo 42, “la defensa de la competencia contra toda forma distorsión de los mercados”, ¿no se está dejando inerme a quien no se le permite competir?, ¿no se está distorsionando el merca- do si la Administración selecciona, como principio, discrecionalmente, a quien ha de ser su cocontratante, ante la mirada impotente de los restantes interesados, a los que no se les permite hacer llegar sus propuestas?

La discrecionalidad administrativa supone como límite inherente a su propia concep- ción, el respeto de los principios y garantías constitucionales; y, ni aquéllos ni éstas tie- nen garantizado formalmente su respeto cuando la Administración no está obligada, como principio, a encauzar formal, pública y regladamente su accionar selectivo.

No se trata, por cierto, de asegurar al interesado el derecho a la adjudicación; pero sí el de ser aceptado, en igualdad de condiciones, a participar en la puja pública que culmi- nará con la elección del oferente que demuestre la mayor idoneidad.

Por otra parte, en numerosos instrumentos internacionales —cuya enunciación ahora extendería excesivamente esta intervención— que han pasado a tener jerarquía constitu- cional según lo dispuesto en el Artículo 75 inc.22, segundo párrafo, de la Norma Funda- mental, es posible hallar disposiciones que no vienen sino a corroborar y reforzar el punto de vista que venimos desarrollando.

No se nos escapa que el seguimiento de procedimientos de selección reglados y públi- cos, no excluye, necesariamente, la arbitrariedad administrativa y la consumación de

JULIO RODOLFO COMADIRA

contrataciones pergeñadas en perjuicio del interés público y de las garantías constitucio- nales en juego.

Y esto es así, porque la selección reglada y pública, en tanto garantía procedimental,

reviste un caracter ineludiblemente formal. Dificulta seriamente la arbitrariedad y cuan- do ésta de todos modos se comete, la pone de relieve con más evidencia. Pero, en defi- nitiva, no la puede evitar, del mismo modo que el escrupuloso cumplimiento de las formalidades de un sumario disciplinario no asegura la justicia de la decisión que en él

se adopte.

No obstante, aun así es preferible, en nuestra opinión, el efecto disuasivo de las formas y

la inexcusable exigibilidad de éstas, a la resignada aceptación de procederes discrecio-

nales difícilmente reversibles.

Ahora bien, el hecho de que la selección reglada y pública, de acuerdo con el criterio que hemos expuesto, constituya el principio general que deba regir en materia de contra- taciones del Estado, no significa que él deba ser absoluto, porque pueden darse situacio- nes en las que, por sus características, no resulte posible o conveniente su implementación; en tales supuestos, podrá, naturalmente, acudirse a otros criterios de selección reglada o, directamente, discrecionales.

Las excepciones, cuando se fundan en pautas objetivas y razonables, no hacen más que confirmar la regla. La urgencia, el fracaso de la licitación en ciertos casos, las contrata- ciones interadministrativas, las contrataciones reservadas, son, entre otros supuestos, ejem- plos de situaciones normalmente contempladas en los reglamentos de contrataciones como supuestos habilitantes de la libre elección.

4.2.Consecuencias interpretativas del principio que se adopte

Sin abrir juicio, por ahora, sobre la constitucionalidad del punto de partida que se adop- te, éste es importante, porque según él variarán los alcances que se asignen a las normas legales de contrataciones antes mencionadas, u otras similares.

Así, si se supone como regla general, dentro de la seleccionabilidad que antes propusi- mos, a la libre elección, será coherente interpretar restrictivamente el sentido de la enun- ciación contenida, por ejemplo, en el Artículo 55 de la Ley de Contabilidad y, consiguientemente, considerar excluidos de ella a los contratos administrativos no enu- merados.

Si, por el contrario, se parte de la “restricción” como pauta general, dentro también de la denominada seleccionabilidad, será lógico aceptar que disposiciones como la contem- plada en el citado artículo irradien su fuerza reguladora para abarcar, en principio, a toda contratación administrativa, debiendo interpretarse con criterio restrictivo las excepcio- nes a aquella pauta.

Con sustento en la postura que hemos expuesto respecto de la seleccionabilidad reglada como principio constitucional, consideramos que si una norma legal o reglamentaria fijara, como regla de la contratación estatal, la libre elección elección del contratista o la seleccionabilidad reglada con invitación privada a contratar, ella sería inconstitucional, en tanto guardaría contradicción con las disposiciones y principios constitucionales a los que antes nos referimos.

Lo dicho no excluye, naturalmente, admitir la existencia de situaciones especiales habilitantes de la libre elección o de otros procedimientos de selección reglada, no pú- blica —algunas de las cuales consideraremos posteriormente—; sin embargo, el

CONTRATOS ADMINISTRATIVOS

cuestionamiento constitucional sí es dirigible a la adopción de ese criterio como pauta general.

Una norma legal así concebida debería, incluso, se inaplicada por el órgano administra- tivo competente con arreglo a la doctrina que acepta ese excepcional proceder adminis- trativo en ciertos casos (Comadira, Julio Rodolfo, Derecho Administrativo, Buenos Aires, 1996, p. 73 y ss).

Las contrataciones realizadas al amparo de normas de esa índole y sin observar, por ende, el debido procedimiento previo de selección, serían nulas de nulidad absoluta en razón de su inconstitucionalidad, y su situación encuadrable, legalmente, en lo dispuesto por los Artículos 7º, inciso d, y 14, inciso b, de la LPA.

La omisión del procedimiento licitatorio, o de otros equiparables, puede derivar, lisa y llanamente, de su omisión total cuando él es exigible por aplicación directa de la Cons- titución, o de la norma legal o reglamentaria que lo establezca, o bien de su falseamien- to, como ocurre, por ejemplo, cuando los pliegos se alteran indebidamente con el acuer- do expreso o tácito de los oferentes, o en el contrato se incluyen claúsulas que benefician sin causa jurídica válida al adjudicatario.

En los dos casos se desnaturalizan los principios informadores de la seleccionabilidad, y, con ello, los intereses públicos y privados protegidos por aquélla, de modo que también en este caso el acto de adjudicación y el contrato serán nulos, de nulidad absoluta, en los términos de los ya mencionados Artículos 7º, inciso d, y 14, inciso b, de la LPA.

4.3. Algunos supuestos de excepción a la licitación pública

4.3.1. El caso de la urgencia

Las razones que dan fundamento a la licitación pública, y los principios que informan su sustanciación, se relativizan significativamente cuando la satisfacción de la necesidad pública a la que la contratación sirve debe atenderse con una inmediatez que no admite el transcurso del tiempo insumible por aquélla.

La urgencia, por eso, es normalmente contemplada —aunque con matices diversos— en los reglamentos de contrataciones estatales, como causal de excepción a la licitación pública.

Ahora bien, la configuración de la urgencia es una situación que no puede quedar sujeta a la valoración estrictamente subjetiva del funcionario, quien, con su sólo juicio podría, así, dejar habilitada la excepción.

La urgencia, pues, sea que se la valore como un supuesto generador de discrecionalidad, sea que se la considere como un concepto jurídico indeterminado, requiere, necesaria- mente, de circunstancias objetivamente verificables a través de informes técnicos serios y previos a la contratación.

Un contrato celebrado directamente, con sustento en la urgencia sin que ésta aparezca debidamente justificada del modo antes indicado, adolecerá, por ende, de nulidad abso- luta e insanable.

Una cuestión que puede plantearse acerca de la urgencia como causal de excepción a la licitación pública, es si ella puede invocarse, a ese efecto, cuando la norma vincula su configuración a la existencia de circunstancias imprevistas (v.gr: Artículo 56, inciso 3, apartado d, de la Ley de Contabilidad).

JULIO RODOLFO COMADIRA

Pensamos que la imprevisibilidad debe valorarse objetivamente y respecto, por consi- guiente, de la existencia misma de la necesidad a satisfacer. De tal manera, presente una necesidad pública que no pueda atenderse debidamente mediante el procedimiento licitatorio, se justificará acudir al mecanismo de excepción que resulte procedente.

Desde esta perspectiva, la imprevisibilidad actuará como condicionante de la eventual

responsabilidad del funcionario, el que, si ésta concurre, actuará, en este aspecto, legal- mente en el marco de la excepción, mientras que si por el contrario aquélla no aparece configurada del modo requerido, aquél resultará responsable, disciplinaria, patrimonial

y, en su caso, penalmente.

4.3.2. El fracaso de la licitación

Un llamado a licitación pública puede fracasar por la ausencia de ofertas (licitación desierta), por haberse formulado propuestas inadmisibles, o bien porque las ofertas pre- sentadas resultan inconvenientes. La Procuración del Tesoro de la Nación ha distinguido, claramente, entre los conceptos de oferta inadmisible y oferta inconveniente, señalando que el primero corresponde a la propuesta apartada de las exigencias específicas del Pliego, mientras que el segundo, en cambio, se refiere a la situación que se configura cuando la oferta, aun ajustándose al Pliego, resulta, no obstante, inconveniente por razones de precio, financiación u otras circunstancias. (Dictámenes: 75:165; 77:43 y 265; 103: 5; 146:157; 198:178; 203:148, entre otros) Ahora bien, de conformidad con lo dispuesto por el Artículo 56, inciso 3, apartado e, de la Ley de Contabilidad, cuando una licitación pública resulta desierta, o ha recibido ofertas inadmisibles, procede la contratación directa.

Y en el caso de fracaso por ausencia de ofertas, el inciso 10) de la Reglamentación al

Artículo 62 de la Ley de Contabilidad (aprobada por el Decreto Nº 5.720/72), requiere, sin embargo, como trámite previo a la contratación directa, el pedido de ofertas a tres casas del ramo, excepto que existan razones que impidan seguir ese procedimiento.

El Artículo 9º, inciso f, de la Ley de Obras Públicas (13.064), determina, a su vez, que

cuando no haya habido proponentes o no se hubieran hecho ofertas admisibles, las obras pueden ser licitadas privadamente o contratadas en forma directa.

Se advierte, pues, que, en ambas legislaciones, el fracaso de una licitación pública por ausencia de oferentes o por haberse presentado propuestas inadmisibles, autoriza a pres- cindir de ella para una contratación posterior; aunque es también observable que la concurrencia no es excluida en forma absoluta.

El inciso 7, de la Reglamentación al Artículo 61 de la Ley de Contabilidad impone la sujeción de la contratación directa que procede ante el fracaso de una licitación pública, a las mismas bases y condiciones del llamado fracasado, sea que éste derive de la ausen- cia de propuestas o de ser éstas inadmisibles.

Esta última disposición reglamentaria, consagra, en nuestra opinión, un criterio que de- bería aplicarse a todo regimen contractual del Estado que no tenga una previsión expresa sobre el punto, porque él favorece, sin duda, la transparencia administrativa, al dificultar comportamientos irregulares tanto de la Administración como del sector privado.

En lo que se refiere, finalmente, a la licitación pública fracasada por ofertas inconvenien- tes, ella no justifica una contratación directa, pues como ha sostenido la Procuración del Tesoro de la Nación, si así fuera bastaría con declarar inconvenientes todas las ofertas

CONTRATOS ADMINISTRATIVOS

para, luego, contratar directamente con el oferente escogido (Dictámenes: 203:148 y sus citas). En cualquier caso, siempre es posible, antes del perfeccionamiento del contrato, dejar sin efecto el llamado y contratar directamente por razones de urgencia —con cambio, si es necesario, de las bases de la convocatoria— a través de un acto administrativo debida- mente fundado en el que se demuestre, inequívocamente, la configuración de aquella causal de excepción.

4.3.3. Las contrataciones interadministrativas

En un trabajo anterior en coaturía, tuvimos ocasión de referirnos en particular a esta cuestión (Comadira-Winkler, Las contrataciones, art. cit).

Ahora, sólo queremos reiterar que para que el encuadramiento de una contratación di- recta en esta causal de excepción a la licitaciión pública sea válida, se requiere, necesa- riamente, que el objeto de aquélla corresponda al fin existencial, a la especialidad, del ente con el cual se contrata, pues de lo contrario la excepción operaría como un medio de evadir la licitación.

4.3.4. Las contrataciones reservadas

La Corte Suprema ha decidido que todo supuesto de exención de la licitación pública, obliga, con mayor razón, a justificar en las actuaciones la relación entre el precio de los bienes y servicios contratados y los de plaza, y a explicar, en su caso, el porqué de la diferencia.

Y ello es así, tanto más en los casos de operaciones gubernamentales reservadas, pues si bien el secreto es aceptable respecto de ciertos actos con el fin de asegurar el fin de éstos, ello no implica, en modo alguno, excluir al accionar reservado del principio de legali- dad, ni de la obligación consiguiente de dar cuenta de los antecedentes fácticos y jurídi- cos de la decisión y del fin de ésta (CSJN, “S.A. Organización Coordinadora Argentina c. Secretaría de Inteligencia de Estado”, considerando 8, suplemento de Derecho Adminis- trativo de El Derecho, 13/4/1998, con nuestro comentario “La observancia de la causa y el fin en la contratación administrativa reservada. La revocación por ilegitimidad del contrato administrativo en cumplimiento”).

5. LAS IMPUGNACIONES DE LOS PLIEGOS

5.1. Concepto y naturaleza de los pliegos

Entendemos por pliego de bases y condiciones, genéricamente, al documento elaborado por la Administración Pública en el cual ésta regula el procedimiento de selección de su futuro contratista y, asimismo, el regimen de ejecución del contrato de que se trate.

En ese concepto, como dijimos, genérico, deben distinguirse, a los efectos que ahora nos interesan, dos especies: el pliego de bases y condiciones generales que contiene las dis- posiciones relativas a todos los contratos de una misma clase (v.gr: obra pública, suminis- tro, etc) y el pliego de bases y condiciones particulares que se refiere, por el contrario, a un contrato en particular, cierto y determinado (v.gr: el contrato de suministro de víveres para una unidad militar, durante el primer trimestre del año).

La determinación de los medios de impugnación de los pliegos de una licitación pública, depende, como otras cuestiones, de la naturaleza que se asigne a éstos, porque aquéllos varían según se trate de actos de alcance general o particular.

JULIO RODOLFO COMADIRA

Así las cosas, cabe, entonces, preguntarse: ¿todos los pliegos de bases y condiciones tienen la misma naturaleza jurídica? ¿O procede diferenciar entre ellos?

Entendemos que los pliegos de bases y condiciones generales son actos de alcance gene- ral normativo, es decir, reglamentos, en tanto regulan, con vocación de permanencia, una pluralidad de casos indeterminados, incorporándose, así, al ordenamiento, sin con- sumirse, por ende, con su aplicación, revistiendo esa condición todas las disposiciones del pliego general, sean las relativas a la selección, sean las que disciplinan el contrato, porque ambas clases de disposiciones están destinadas a regular todos los contratos de la misma índole que celebre la Administración.

En lo que se refiere a los pliegos de bases y condiciones particulares, consideramos que tanto las claúsulas relativas al procedimiento de selección, como las específicamente regulatorias del contrato, revisten la calidad de generales no normativas, porque ambas clases de prescripciones son aplicables a una pluralidad, por los menos indeterminada, de personas (los potenciales oferentes), y se consumen con la sustanciación de la selec- ción y el desarrollo del contrato.

La circunstancia de que la fuente inspiradora de la LNPA, y la propia letra de ésta, no distingan entre los actos de alcance general normativo y no normativo podría hacer pensar en la inutilidad de la distinción enunciada, si se acepta que esa ausencia de dife- renciación importa la identidad regulatoria de los actos generales a todos los efectos.

No obstante, del hecho de que los actos generales normativos o reglamentarios se incor- poren al ordenamiento y los generales no normativos se agoten, en cambio, con su cum- plimiento, se deriva, por lo pronto, una diferencia esencial: los primeros condicionan todos los contratos de la misma especie que celebre la Administración y no es posible cambiar sus disposiciones de un contrato a otro, salvo derogación o modificación; los segundos, en cambio, más allá de su generalidad, son, en el marco del pliego general, esencialmente mutables de un contrato a otro.

Por eso, en principio, los pliegos particulares no pueden contradecir los generales; éstos, en efecto, tienen valor normativo; aquéllos, no. La relación de contradicción entre un pliego particular y uno general, aunque ambos sean generales —en el sentido antes indi- cado—, no es un supuesto de derogación, sino, simplemente, de incumplimiento del segundo por el primero.

Y esta diferencia entre los pliegos, justifica, en ciertos casos, como luego se advertirá, distinciones en materia impugnatoria.

5.1.1. Los pliegos de bases y condiciones generales

La impugnación directa de esta especie de pliegos, debe ser realizada por las vias previs- tas en el ordenamiento para los actos de alcance general.

En ese sentido, cabe recordar que, de acuerdo con doctrina sentada por la Procuración del Tesoro de la Nación, aquélla sólo procede, en sede administrativa, a través del recla- mo contemplado en el Artículo 24, inciso a, de la LPA (Dictámenes: 210:137).

La impugnación indirecta, a su vez, por medio de actos particulares de aplicación, debe efectuarse a través del sistema recursivo.

Al ser estos pliegos verdaderos reglamentos, están, además, amparados por una posibili- dad impugnatoria amplia, recogida, incluso, en algunos proyectos de Códigos Conten- cioso Administrativos (Artículos 13 del Proyecto de 1994, elaborado por una Comisión

CONTRATOS ADMINISTRATIVOS

de Juristas designada por el Ministerio de Justicia, y 14 del Proyecto confeccionado por el mismo Ministerio en 1999).

Nos referimos al criterio según el cual la falta de impugnación directa de un acto de alcance general, o su desestimación, no impide la impugnación de sus actos de aplica- ción individuales; del mismo modo que la falta de impugnación de éstos no obsta a la impugnación ulterior de aquél, sin perjuicio de los efectos propios de la firmeza de los actos de aplicación individuales. El fundamento de esta idea radica en la necesidad de abrir posibilidades impugnatorias amplias, respecto de actos con fuerza normativa y capaces, por tanto, de irradiar un espectro amplio de ilegalidades. Por ello, cuando un legitimado para impugnar se considere afectado por claúsulas del pliego general, podrá impugnarlo directamente, pero si no lo hace, o si haciéndolo, su pretensión es desestimada, puede impugnarlo indirectamente, en su oportunidad, a tra- vés de los actos individuales de aplicación; y a su vez, si no lo impugna indirectamente por medio de éstos, podrá, también, impugnarlo directamente, con posterioridad, sin perjuicio de las consecuencias de la firmeza de los actos individuales no impugnados. (salvo, cuando existan en el pliego claúsulas que imponen su aceptación por la sola presentación de la oferta, situación a la luego aludiremos).

5.1.2. Los pliegos de bases y condiciones particulares

Hemos afirmado que estos pliegos, llamados particulares en razón de referirse a un cierto

y determinado contrato, son actos de alcance general —en tanto están dirigidos a una

pluralidad indeterminada de personas— no normativo —porque no se incorporan al or- denamiento y se agotan con el cumplimiento en el caso concreto.

También indicamos que la diferencia de la que hacemos mérito —actos generales nor- mativos y no normativos— no aparece en la fuente de la LNPA, ni en ésta.

Lo dicho lleva, en principio, a considerar que estos pliegos están sujetos a los medios de impugnación directa e indirecta, propios de los actos generales, sin distinciones, resul- tante de la LNPA y su reglamentación.

Y decimos en principio, porque, a nuestro de modo de ver, no es viable, respecto de esta

clase de pliegos, acudir a la posibilidad impugnatoria antes comentada recogida en algu- nos proyectos de códigos. Esto es así, porque al carecer de fuerza normativa, no concu- rre, en relación con ellos, la razón que da fundamento a la referida alternativa impugnatoria.

Por tal motivo, el legitimado para cuestionar las disposiciones del pliego de condiciones particulares, no tendrá acceso a aquella posibilidad impugnatoria: la falta de impugna- ción directa del pliego, o la desestimación de ella, le impedirá recurrir los actos indivi- duales de aplicación de aquél; y, a su vez, la falta de impugnación de los actos de aplica- ción individuales del pliego le impedirá cuestionar a éste directamente.

5.2. Legitimación; oportunidad de la impugnación y cláusulas que imponen la acepta- ción de los pliegos por el hecho de presentar la oferta

5.2.1. La legitimación

5.2.1.1. El oferente

Hoy en día ya no se discute en doctrina que quien presenta una oferta en un procedi- miento de selección, aun cuando no posea derecho subjetivo a la adjudicación, es titular, sin embargo, de un derecho subjetivo a la regularidad de dicho procedimiento, motivo

JULIO RODOLFO COMADIRA

por el cual le asiste, a nuestro juicio, legitimación amplia para impugnar, tanto en sede administrativa como judicial, los hechos y actos administrativos —en este último caso, particulares o generales y sean éstos normativos o no, que afecten esa prerrogativa.

Ahora bien, es habitual que en los pliegos se incluyan claúsulas a tenor de las cuales la presentación de la oferta importa el pleno conocimiento y aceptación de todos los docu- mentos del acto licitario, circunstancia de la cual es razonablemente derivable la impro- cedencia de impugnaciones posteriores a aquella presentación.

La Procuración del Tesoro tiene dicho, en ese sentido, que la circunstancia de que los oferentes hayan aceptado las cláusulas generales y particulares de la licitación sin obser- vaciones ni reparos, excluye la admisibilidad de las impugnaciones posteriores por su extemporaneidad (Dictámenes: 115:410; 119:184; 150:52).

Por lo expuesto, cuando existen cláusulas de la índole de la comentada, el oferente debe deducir sus impugnaciones contra los pliegos cuando adquiere la condición de tal, es decir, al momento de presentar la oferta, siendo esta oportunidad la instancia preclusiva en este aspecto.

De todos modos, como el supuesto de oferta e impugnación simultáneas supone, nor- malmente, el incumplimiento del pliego en sus aspectos impugnados, la alternativa con- siderada, implica el riesgo de que, cuando la autoridad competente para admitir o califi- car la oferta no es la autora del pliego cuestionado, rechace aquélla por inadmisible, lo cual, cuando sucede, obliga al oferente a sumar a su impugnación inicial, una nueva contra el acto de rechazo. Por tal motivo, en estos casos, el órgano competente para resolver la impugnación contra el pliego debería, de oficio, suspender el llamado, de concurrir alguno de los supuestos previstos por el Artículo 12 de la LPA.

Cuando hipotéticamente no existan, en cambio, cláusulas como las antes indicadas, en- tendemos que, por aplicación de la idea de amplitud impugnatoria, el oferente puede impugnar el pliego general, directa o indirectamente, incluso después de la oferta.

Los pliegos particulares, por el contrario, los deberá impugnar, directamente, al momen-

to de la oferta, habida cuenta su carencia de fuerza normativa.

5.2.1.2. Los potenciales oferentes

¿Puede impugnar los pliegos de una licitación, quien no ha formulado oferta en ella?

A nuestro juicio, la posibilidad impugnatoria corresponde no sólo a los oferentes, en las

condiciones indicadas en el punto anterior, sino, también, a quienes, aun sin haber for- mulado ofertas, y habiendo, o no, comprado los pliegos, puedan demostrar su derecho a participar en el procedimiento de selección convocado por la Administración.

Y, en nuestra opinión, ese derecho se configura cuando el particular, en razón de sus

antecedentes empresariales, económicos, financieros, científicos, técnicos, profesiona- les, o de otra índole equivalente, está en condiciones objetivas de formular una oferta

admisible ante la convocatoria pública.

En algunos casos cabe presumir ese derecho, como cuando la Administración convoca a una licitación pública en un ámbito en el que ha organizado registros positivos de contra- tistas, y alguno de los inscriptos pretende cuestionar los pliegos. En otros supuestos la existencia del derecho deberá ser demostrada concretamente por el eventual oferente. En cualquier caso, la legitimación debería, en nuestra opinión, valorarse con criterio amplio con el fin de asegurar la real vigencia de los principios propios de la licitación pública.

CONTRATOS ADMINISTRATIVOS

Como es lógico la actuación en calidad de potencial oferente se extiende hasta la presen- tación de la oferta, momento a partir del cuál comienza a aplicarse el régimen propio del oferente, al que nos hemos referido.

6. LA ADJUDICACIÓN. ¿DECISIÓN REGLADA O DISCRECIONAL?

Mientras en la actividad preponderamente reglada la conducta administrativa debida está predeterminada concretamente por la norma, en la preponderantemente discrecio- nal, en cambio, la norma atributiva de competencia utiliza, normalmente, en la cópula de enlace entre el antecedente y el consecuente, la locución podrá, además de contener en el primero o en el segundo, o en ambos, fórmulas habilitantes de más de una actua- ción válida.

La teoría de los conceptos jurídicos indeterminados, por otro lado, en tanto excluyente de la discrecionalidad, viene a considerar como supuestos generadores de actividad re- glada casos que, de otro modo, configurarían habilitación de discrecionalidad. Como es sabido, el concepto jurídico indeterminado sólo admite una solución justa y excluye, por tanto, la existencia de más de una posibilidad de elección.

La cuestión de la índole de la decisión adjudicatoria se presenta, especialmente, cuando la norma utiliza como criterio de adjudicación la locución oferta más conveniente, u otras equiparables, pues mientras para un sector de la doctrina se habilita en esos casos actividad discrecional, para otro, por el contrario, esa clase de fórmulas constituyen su- puestos típicos de conceptos jurídicos indeterminados.

La diferenciación tiene consecuencias decisivas respecto del alcance del control judicial del acto de adjudicación, porque de aceptarse que éste, en el caso en consideración, traduce discrecionalidad, aquél sólo podría referirse a la luz de los principios generales del derecho, mientras que de considerarse configurado un concepto jurídico indetermi- nado él abarcaría la extensión propia de la actividad reglada, incluyendo los poderes sustitutivos del juez.

Por nuestra parte, entendemos que la locución oferta más conveniente no contiene un concepto jurídico indeterminado, es decir, no alberga, en su ámbito, una única solución justa, porque cuando la Administración decide elegir, de entre las propuestas presenta- das, a la más conveniente, no realiza un proceso intelectivo o de conocimiento, sino, antes bien, una actividad estrictamente volitiva en virtud de la cual escoge, esto es, valo- ra a la luz de parámetros extrajurídicos, que dependerán, en cada caso, de la materia de que se trate.

Ciertamente, la elección deberá encuadrarse en el marco de los principios generales del derecho, los que operán como límites jurídicos negativos de la discrecionalidad y que, por tanto, no podrán ser violados; empero, fuera de ese condicionamiento, el proceso valorativo es libre y en él, la autoridad administrativa despliega su potestad gestora del interés público.

Si la decisión adjudicatoria fuera ilegítima, por transgredir los límites indicados, los oferentes vencidos podrían impugnarla administrativa y judicialmente, en tanto titulares de un derecho subjetivo a la regularidad del procedimiento de selección, pero escaparía al contenido de su pretensión el requerimiento jurisdiccional de la adjudicación, porque ello importaría reconocer al Juez el ejercicio de funciones administrativas ajenas a su cometido judicial en la especie, el que no podría exceder, en nuestra opinión, de la posibilidad anulatoria del acto ilegítimo.

JULIO RODOLFO COMADIRA

7. REVOCACIÓN DEL LLAMADO A LICITACIÓN PÚBLICA

7.1. Potestad Administrativa para revocar un llamado a licitación pública

La Procuración del Tesoro de la Nación ha recordado que el desistimiento administrativo de una licitación es una prerrogativa administrativa que todos los regímenes de contrata- ciones públicas reservan a favor del organismo licitante (Dictámenes: 174:078).

Así lo establece, por ejemplo, el inciso 77, apartado a, de la Reglamentación al Artículo 61 de la Ley de Contabilidad (aprobada por el Decreto Nº 5.720/72) y se desprende, asimismo, del Artículo 18, segundo párrafo, de la Ley de Obras Públicas.

No obstante dicha regulación, pensamos que aun cuando la potestad en estudio no estu- viera reconocida, expresamente, por normas de nivel legal o reglamentario, ella le com- pete al Presidente de la Nación o al Jefe de Gabinete -o a las autoridades legítimamente delegadas por éstos- como Jefe de la Administración y titular de su ejercicio, respectiva- mente (Artículos 99, inciso 1, y 100, inciso 1, de la Constitución Nacional).

En efecto, si la función administrativa importa la gestión directa e inmediata del interés público, y su contenido incluye la potestad inherente, o razonablemente implícita, de revocar actos y contratos administrativos, no cabe sino aceptar que el desistimiento de una licitación pública también es válidamente posible sin norma legal o reglamentaria que la habilite.

Reconocer esa prerrogativa a la Administración, implica exigir, correlativamente, que el acto que la instrumente se ajuste a todos los requisitos resultantes de los Artículos 7º y 8º de la LNPA.

7.1.1. Ejercicio legítimo de la potestad revocatoria

Si la autoridad licitante deja sin efecto, válidamente, un llamado a licitación pública con sustento en razones de oportunidad, mérito o conveniencia, se está, a nuestro juicio, ante una situación que compromete la responsabilidad del Estado por su accionar lícito, pu- diendo los particulares interesados, que han hecho frente a determinados gastos, pedir que éstos le sean reintegrados (Procuración del Tesoro de la Nación, Dictámenes: 174:078).

Dicha reparación se sustenta, en primer lugar, en la protección conferida por la Constitu- ción al derecho de propiedad, reglamentado, respecto de la extinción de actos por razo- nes de oportunidad, mérito o conveniencia, por los Artículos 18 de la LPA y 83 de su Reglamentación.

Escapa al objeto de esta intervención, estudiar, en profundidad, el régimen indemnizatorio propio de la responsabilidad del Estado por su actividad lícita, tema que hemos aborda- do, con mayor extensión en un trabajo anterior (Comadira, Julio Rodolfo, Derecho Admi- nistrativo, Buenos Aires, 1996, p. 415 y ss).

Sólo cabe reiterar ahora, que, a nuestro modo de ver, la regla en esta última materia es la indemnización, exclusivamente, del daño emergente, entendido como el derivado, di- recta e inmediatamente, de los trabajos, gastos y desembolsos realmente efectuados por el oferente en exclusivo interés del contrato tenido en vista y para facilitar u obtener su adjudicación (Procuración del Tesoro de la Nación, Dictámenes:100:057 bis).

Ello es, así, coherente, con la situación jurídica del oferente, quien no puede invocar otro derecho subjetivo que no sea el de la sustanciación regular del procedimiento de selección.

CONTRATOS ADMINISTRATIVOS

Por otra parte, al ser, por hipótesis, legítima la actividad revocatoria ahora considerada, no cabría realizar tampoco, respecto del criterio indemnizatorio expuesto, distinciones fundadas en el grado de avance de la licitación, toda vez que la situación de quien no es contratista, sino, simple oferente, no puede ser mejor que la del propio contratista, el que, como expusimos en otra ocasión, no está en condiciones de pretender, frente a la revocación por oportunidad, mérito o conveniencia, más que el daño emergente ocasio- nado por la extinción del contrato.

7.1.1.1. El caso de la revocación por ilegitimidad del llamado a licitación pública

Si el llamado a licitación pública se revoca por razones de ilegitimidad, la situación debe

resolverse por aplicación de los principios que resultan de los Artículos 17 y 18 de la LPA.

En ese sentido, pensamos que, en este caso, la revocación no origina, en si misma, dere- cho a indemnización, salvo los perjuicios que se hubiesen derivado de la ejecución del acto y únicamente a favor de quienes no hubiesen conocido el vicio ni hubieran debido, razonablemente, conocerlo.

7.1.2. Ejercicio ilegítimo de la potestad revocatoria

No es infrecuente que la Administración deje sin efecto llamados a licitación pública, a través de actos ilegítimos. Un supuesto habitual, es dejar sin efecto el llamado, invocando, genérica y dogmáticamente, razones de mérito, oportunidad o conveniencia, sin explicitar cuáles son esas razones y cómo ellas se orientan a la satisfación del interés público. La decisión de extinguir una licitación pública, es, sin duda, discrecional; empero, ella debe resistir el test demostrativo del cumplimiento, en lo pertinente, de sus elementos reglados y de su no violación de los principios generales del derecho. Así, él deberá deberá estar correctamente estructurado desde el punto de vista causal (Artículo 7º, inciso b, de la LPA) —no puede responder sólo a la voluntad del funciona- rio—; de la motivación (Artículo 7º, inciso e, de la LPA) —no debe ser aparente, sino exteriorizadora concreta de la causa y de las razones que inspiran su dictado— y teleoló- gico (Artículo 7º, inciso f, primer párrafo, primera parte, de la LPA) —debe enunciar inequívocamente el fin público perseguido—. Y por supuesto, no podrá ser irrazonable (principio general del derecho defivado del Artículo 28 de la Constitución Nacional y 7º, inciso f, primer párrafo, segunda parte, de la LPA). Pues bien, cuando la Administración deja sin efecto, ilegítimamente, un llamado a licita- ción pública, se compromete, como es lógico, la responsabilidad del Estado por su acti- vidad ilegítima, con las consecuencias indemnizatorias inherentes a esa clase de respon- sabilidad administrativa.

Y en ese sentido, pensamos, de acuerdo con la jurisprudencia de la Corte Suprema de

Justicia de la Nación, que si el actuar administrativo es irregular o irrazonable “no hay norma que autorice a eximir al Estado de la justa e integral reparación de los perjuicios que causare” (recordada por la minoría del Alto Tribunal en la causa “Sánchez Granel”, Fallos 306:1409). Por ello, sí tendría sentido, en este caso, atender, para la determinación del quantum indemnizatorio, al estadio procesal de la licitación, pues éste puede originar, como indica Bianchi, perjuicios diferentes (Bianchi, Alberto, “El crédito legal previo como requisito pre- supuesto de una licitación”, comentario al fallo de la Corte Suprema en la causa “Libedinsky, Jorge S.A. c. Municipalidad de la ciudad de Buenos Aires”, 12/3/87, ED, t. 125, p. 272.).