P. 1
2 Fundamento cooperación policial

2 Fundamento cooperación policial

|Views: 634|Likes:
Publicado porapi-19729787

More info:

Published by: api-19729787 on Nov 28, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

LA COOPERACIÓN POLICIAL INTERNACIONAL (II

)
II. FUNDAMENTOS DE LA COOPERACIÓN POLICIAL, NACIONAL E INTERNACIONAL Ante el fenómeno más reciente de la proliferación de la criminalidad transnacional e internacional, se plantea la intervención policial como reacción absolutamente necesaria y lógica. Sin embargo, hemos de partir del presupuesto de que la seguridad pública es competencia exclusiva del Estado y su mantenimiento corresponde al Gobierno de la nación (con la excepción de la participación limitada de las Comunidades Autónomas y las Corporaciones Locales). Debemos plantear el fundamento de la cooperación policial desde una doble perspectiva: La cooperación policial en el interior de los Estados, intentando acomodar su actuación a la relativa a otras instituciones estatales, y la cooperación policial en el exterior de los mismos y entre los mismos, con el fin de lograr la lucha eficaz contra los crímenes de perfiles internacionales, sean eminentemente internacionales o simplemente transnacionales.

1.-Los organismos de colaboración interna En el ámbito interno de los Estados, ya se ha puesto de manifiesto que era absolutamente necesaria la cooperación entre las distintas instituciones del Estado con el fin de luchar contra el crimen organizado. En nuestro ordenamiento interno, contamos con organismos financieros y de otro tipo, así como con organismos administrativo-policiales con competencias en materia de criminalidad organizada.

En primer lugar, abordaremos muy escuetamente los organismos financieros y de la administración: 1. En materia de prevención del blanqueo de capitales, contamos con: a. La COMISIÓN PARA LA PREVENCIÓN DEL BLANQUEO DE CAPITALES E INFRACCIONES MONETARIAS (CPBCIM), creada para vigilar el cumplimiento de las obligaciones impuestas por la Ley 19/2003 de Régimen Jurídico de los movimientos de capitales y de las transacciones económicas con el exterior y sobre determinadas medidas de Prevención del blanqueo de capitales, así como por el Reglamento 54/2005. b. EL SERVICIO EJECUTIVO DE LA COMISIÓN PARA LA PREVENCIÓN DEL BLANQUEO DE CAPITALES E INFRACCIONES MONETARIAS (SEPBLAC). Este Servicio depende del Banco de España, quien nombra a su Director, y se integra por funcionarios de distinta procedencia (policía, Banco de España, Ministerio de Hacienda). Cuando, al inspeccionar, encuentra indicios de delito, transfiere su información a los órganos encargados de persecución penal con los que está obligado a cooperar (Ministerio Fiscal, Policía Judicial). 2. En materia de financiación del terrorismo, destaca la COMISIÓN ACTIVIDADES
DE DE

VIGILANCIA

DE

FINANCIACIÓN

DEL

TERRORISMO. En España, y para adaptarnos a la

Resolución 1373 (2000) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, dictamos la Ley 12/2003, de 21 de mayo, de prevención y bloqueo de la financiación del terrorismo, así como la L.O.4/2003, de 21 de mayo, complementaria de la Ley de prevención y bloqueo de la financiación del terrorismo, por la que se modifica la L.O. 6/1995, de 1 de julio, del Poder

Judicial, y la Ley 29/1998, de 13 de julio, reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa.

Por otro lado, destacamos los siguientes organismos administrativo-policiales con competencias en materias relacionadas con el crimen organizado: 1. En materia de crimen organizado en general, destacan las Unidades especiales en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad españoles: a. LAS UNIDADES
DE

DROGA

Y

CRIMEN ORGANIZADO (UDYCO), dedicadas a la

investigación del tráfico de drogas y crimen organizado en general. De ella depende: i. La Brigada de Estupefacientes ii. La Brigada de Crimen Organizado y Blanqueo de Capitales iii. La Brigada de Investigación de Delitos Monetarios (investigación de hechos delictivos en esta materia y en particular los relacionados con el blanqueo de capitales). Esta Brigada está adscrita al Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (SEPBLAC), de la que depende también la Unidad de Investigación de la Guardia Civil. iv. La Brigada de Investigación del Banco de España, que asume la investigación de los delitos relacionados con la falsificación de moneda nacional y extranjera.

v. Unidades adscritas a la Fiscalía Anticorrupción, a la Fiscalía Antidroga y a la Audiencia Nacional, que desempeñan las tareas que dichos órganos les encomienden. vi. El Grupo de Respuesta Especial contra el Crimen Organizado (GRECO), depende de la UDYCO y de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta, y se creó por el Ministerio del interior el 18 de enero de 2005. b. LA UNIDAD CENTRAL OPERATIVA (UCO), que depende de la Jefatura de Información y Policía Judicial y con la misión de investigar y perseguir asuntos relacionados con la delincuencia organizada, económica e internacional. 2. En materia de tráfico de drogas y blanqueo de capitales: a. SECRETARÍA
DE

ESTADO

DE

SEGURIDAD, a quien le corresponde la dirección,

impulso y coordinación de las actuaciones del departamento en materia de tráfico de drogas, blanqueo de capitales y delitos conexos. Dependen de la misma: i. El Gabinete de Análisis y Prospectivas sobre Tráfico de drogas, blanqueo de capitales y delitos conexos, con la función de recibir, analizar y difundir la información y confeccionar estadísticas nacionales. ii. El Gabinete de Actuación Concertada sobre Tráfico de Drogas, Blanqueo de Capitales y delitos conexos, que se ocupa de coordinar la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

iii. Los Consejos Superior y Asesor de lucha contra el tráfico de drogas y el blanqueo de capitales. iv. El Consejo Asesor del Observatorio de seguimiento del uso de las nuevas tecnologías por las organizaciones criminales de traficantes de drogas ilegales, de blanqueo de capitales procedentes de dicho tráfico ilegal y de otros delitos conexos. También poseen funciones al respecto: la Dirección General de la Policía, la Comisaría General de Policía Judicial (con competencia para la investigación y persecución de infracciones supraterritoriales), la Dirección General de la Guardia Civil (actuaciones para evitar y perseguir el narcotráfico), y Jefatura Fiscal y de Fronteras. 3. En materia de tráfico ilegal de personas: a. LA DIRECCIÓN GENERAL DE LA POLICÍA , a quien corresponde dirigir, organizar y controlar el cumplimiento de lo dispuesto en materia de extranjería, y dentro de ella,
LA COMISARÍA GENERAL DE EXTRANJERÍA Y DOCUMENTACIÓN , UNIDAD CONTRA LAS REDES DE INMIGRACIÓN Y DIRECCIÓN GENERAL DE LA

dentro de la cual se sitúa la
FALSEDAD DOCUMENTALES. GUARDIA CIVIL,

Igualmente, dentro de la

se encuentra la JEFATURA FISCAL Y DE FRONTERAS, que se ocupa

de las actuaciones concernientes a evitar y perseguir todo tipo de tráficos ilícitos, lo que incluye el de personas, así como a controlar la inmigración irregular (le corresponde en general la custodia y vigilancia de las costas, fronteras, puertos, aeropuertos y mar territorial). 4. En materia de terrorismo:

a.

LA DIRECCIÓN GENERAL DE LA POLICÍA ,

aunque no contempla competencias

específicas, éstas vendrían comprendidas en las correspondientes a la
COMISARÍA GENERAL DE POLICÍA JUDICIAL. A LA DIRECCIÓN GENERAL DE LA GUARDIA CIVIL

se le atribuye la función de obtener, difundir y utilizar

operativamente la información de interés para el orden y la seguridad públicas en el ámbito de las funciones propias de la Guardia Civil, especialmente en materia antiterrorista. b. Con el fin de intensificar y acrecentar la coordinación entre los cuerpos de la Policía y Guardia Civil en materia de lucha antiterrorista, el Gobierno creó en 2004, dentro del Ministerio del Interior y bajo la dependencia directa del Ministro, el
COMITÉ EJECUTIVO PARA EL MANDO

UNIFICADO DE LA POLICÍA NACIONAL Y LA GUARDIA CIVIL.

El fin de este comité es

reforzar la dirección coordinada de las competencias sobre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en el desarrollo de sus funciones sobre cooperación policial internacional, seguridad ciudadana, información e investigación, policía judicial, etc…, en particular, tiene como cometido el procurar la constitución de unidades especiales conjuntas entre otras materias sobre criminalidad organizada y terrorismo, así como constituir una base de datos policial común y de acceso compartido de las Fuerzas de Seguridad del Estado. c. A su vez, el Comité Ejecutivo ha creado, dentro del Ministerio del Interior en el año 2004, el
ANTITERRORISTA, CENTRO NACIONAL DE COORDINACIÓN

unidad policial profesional de carácter permanente con

sede física propia e integrado inicialmente por 38 miembros de las Fuerza y Cuerpos de Seguridad del Estado, a los que se unirá el personal

del Centro Nacional de Inteligencia que el Ministerio de Defensa considere oportuno.

2. La cooperación policial internacional En el ámbito interno, organizamos la cooperación policial internacional, conforme a la actuación de los siguientes órganos: a.
GABINETE DE COORDINACIÓN, SUBDIRECCIÓN GENERAL DEPENDIENTE DE LA

SECRETARÍA DE ESTADO DE SEGURIDAD,

tiene como función la coordinación de

la ejecución de los planes en materia de cooperación policial internacional, así como las actuaciones que correspondan al Ministerio del Interior, en relación con el Sistema de Información de Schengen (art.2.3 a) RD 1599/2004). b. LA DIRECCIÓN GENERAL DE LA POLICÍA. A este órgano le corresponde disponer la colaboración y prestación de auxilio a las policías de otros países, en concreto a un órgano inscrito en la misma, como es la
DE POLICÍA JUDICIAL, COMISARÍA GENERAL

dependiente de la Subdirección General Operativa,

quien dirige además las oficinas nacionales de INTERPOL y EUROPOL. c. La Orden de 10 de septiembre de 2001, que reorganiza la estructura orgánica de la policía adscribe a la
TÉCNICO JEFATURA DE COORDINACIÓN Y APOYO

(Unidad que integra la Comisaría General de Policía Judicial):

i. UNIDAD NACIONAL DE INTERPOL, con las misiones de cooperación técnica y prestación de auxilio a las Policías de otros

países conforme a lo establecido en los Tratados y Acuerdos Internacionales. ii. UNIDAD NACIONAL DE EUROPOL, con las funciones de canalizar la cooperación técnica con la organización Europol en el marco de sus competencias. *Dentro de la Dirección General de la Guardia Civil es la Secretaría de Cooperación Internacional, dependiente del

Gabinete Técnico, la ocupada de canalizar las peticiones de cooperación internacional que reciba la Guardia Civil (art.3 de la Orden de 29 de octubre de 2001, que reorganiza la estructura orgánica de la Guardia Civil). En cambio, los aspectos operativos de la cooperación se llevan a cabo desde la Jefatura de Información y Policía Judicial (art.7.1 de la Orden).

Un ejemplo destacado de cooperación policial internacional, en la lucha contra delitos como el terrorismo o el tráfico ilegal de personas son las COMISARÍAS CONJUNTAS entre España y los países fronterizos, Francia y Portugal. Con Francia, estos órganos se crean después del Acuerdo entre el Reino de España y la República Francesa sobre la Creación de Comisarías Conjuntas en la Zona Fronteriza Común, de 3 de junio de 1996. La Orden de 10 de septiembre de 2001, que reorganiza la estructura orgánica de la policía, regula las Comisarías Conjuntas o Mixtas (art.22), destinadas a desarrollar en la zona fronteriza la cooperación policial con los Estados con los que compartimos fronteras. La cooperación policial con este país se concreta en el Convenio de Cooperación Transfronteriza en materia Policial y

Aduanera entre el Reino de España y la República Francesa, de 7 de julio de 1998. En este Convenio se dispone la creación de CENTROS
DE

COOPERACIÓN

POLICIAL Y ADUANERA

cerca de la frontera común e instalados en las Comisarías comunes. Dichos Centros estarán a disposición del conjunto de los servicios encargados de misiones de policía y aduana con vistas a favorecer el buen desarrollo de la cooperación transfronteriza en materia policial y aduanera, y en particular, de luchar contra la inmigración irregular, la delincuencia fronteriza, la prevención de las amenazas contra el orden público. Mención aparte merece el Centro Nacional de Inteligencia, creado por la Ley 11/2002. Cuando ya existía este Centro bajo la denominación de CENTRO SUPERIOR INFORMACIÓN
DE LA DE

DEFENSA, tenía unidades dedicadas al crimen organizado. La Ley de

2002 define genéricamente el ámbito de las funciones de los servicios de inteligencia españoles, por lo que se puede incluir la información en materia de crimen organizado, inclusive del terrorismo. Así, el art.4 B) hace referencia a la función de prevenir, detectar y posibilitar la neutralización de aquellas actividades de grupos o personas que pongan en riesgo, amenacen o atenten contra el ordenamiento constitucional, los derechos y libertades de los ciudadanos españoles, la soberanía, integridad y seguridad del Estado, la estabilidad de sus instituciones, los intereses económicos nacionales y el bienestar de la población. No podemos olvidar que no se trata de un organismo policial ni sus agentes tienen el carácter de agentes de la autoridad. Se trata de un organismo adscrito al Ministerio de Defensa, aunque la coordinación de los servicios de inteligencia se atribuye a la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos de Inteligencia. 3. Los nuevos perfiles de la cooperación policial internacional Como ya se ha puesto de manifiesto a través de la exposición de los órganos dedicados a la cooperación policial internacional, dicha cooperación es fundamental de

cara a dos propósitos fundamentales: la represión y la prevención del crimen organizado. Sin embargo, se enfrenta al problema de la desconfianza respecto de la revelación de datos reservados y fuentes de información, puesto que se trabaja con informantes secretos. Es de destacar que la cooperación policial es más antigua que la judicial y se desarrolla de un modo más fluido. En la cooperación policial se ha dado una evolución, de modo que podemos hablar de unos nuevos perfiles que dotan a la misma. Tradicionalmente, se utilizaba el intercambio de información entre servicios policiales. Actualmente, se tiende hacia un concepto de policía preactiva que se proyecta igualmente sobre la cooperación policial internacional. Entre las nuevas formas de cooperación, resaltan las autoridades centrales y funcionarios de enlace, los equipos mixtos de investigación, la cooperación activa mediante observaciones ultrafronterizas, la persecución en caliente transfronteriza y la cooperación en el marco de entregas controladas, algunos instrumentos a caballo entre la cooperación judicial y la penal. Algunas de estas nuevas formas de cooperación suscitan críticas desde la perspectiva del respeto a los derechos humanos. Otra de las características de la nueva cooperación policial internacional es el establecimiento, con carácter reciente, de cuerpos de naturaleza interestatal que poseen dicho fin, así INTERPOL, EUROPOL, OLAF. Sin embargo, estos órganos no poseen la capacidad de intervenir directamente. Su actividad principal consiste, más bien, en el intercambio de información y la búsqueda internacional de personas. Para este fin, se crean bases de datos comunes. En cambio, la actividad policial directa, con carácter operativo, se deja en manos de las policías nacionales. En el ámbito más limitado de la UE, se prevé que EUROPOL asuma alguna facultad de intervención directa, aunque con ciertas restricciones, puesto que no existe un sistema procesal penal a este nivel, lo que dificultaría dicha asunción.

4. Las formas de cooperación policial internacional a. En el ámbito universal: i. INTERPOL La INTERPOL es el principal instrumento de cooperación policial internacional de carácter universal, que tiene su sede en Lyon (Francia). Es un organismo intergubernamental, que procede de la cooperación policial internacional, concepto que nace en el Congreso de Viena de 1815, aunque su objetivo era la persecución de opositores políticos y no de criminales. Dicha cooperación se vio interrumpida por la I Guerra Mundial, sin perder de vista que el mismo año en que comienza la guerra, 14 países estudian la posibilidad de establecer una oficina internacional criminal de enlace. En 1923 se celebró el II Congreso Internacional de Policía Criminal, en el seno del cual se estableció la Comisión Internacional de Policía Criminal (International Criminal Police Commission, ICPC). Esta comisión constituye precisamente el antecedente de la INTERPOL. La ICPC tiene su sede en Viena, y se revitaliza después de la II Guerra Mundial, con ocasión de una conferencia internacional que se celebró en 1946. A partir de ese momento, se elaboraron nuevos estatutos y se trasladó la sede general a París. En 1956 la ICPC se transforma en ICPO-Interpol, como organización intergubernamental. Su sede se trasladó de las afueras de París a Lyon en 1989. Las funciones de INTERPOL se encaminan a posibilitar la cooperación entre los Estados con el fin de luchar contra el crimen con perfiles internacionales, particularmente el crimen organizado. Para dicho fin, se elaboran una serie de ficheros computerizados con datos sobre la materia que permitan compartir información, planificar acciones coordinadas y la organización de encuentros de trabajo sobre la

materia. Es de resaltar que no tiene competencias de investigación, y que sólo actúa a solicitud de los miembros.

ii. La cooperación policial internacional prevista en Tratados Internacionales, en el marco de las Naciones Unidas Los Convenios Internacionales sobre Terrorismo y Delincuencia Organizada contienen disposiciones relativas a mecanismos de cooperación policial internacional. Así la Convención de Naciones Unidas contra la criminalidad transnacional organizada del año 2000 contiene previsiones sobre mecanismos de esta naturaleza en los artículos 27 a 29. Se establece, de este modo: el intercambio de información, la cooperación en la realización de investigaciones, la recogida de pruebas del delito, la utilización de oficiales de enlace, la formación y asistencia técnica, etc….

b. En el ámbito europeo: En el Tratado de Ámsterdam de 2 de octubre de 1997 se establece, entre los objetivos de la UE, una mayor cooperación entre las fuerzas policiales, las autoridades aduaneras y otras autoridades competentes de los Estados miembros (art.29). En el ámbito europeo contamos con: EUROPOL y OLAF, entre otras instituciones dedicadas a funciones de lucha contra el crimen organizado.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->